Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 16. Manos de metate, y cantos rodados machacadores, en foyaíta, basalto o sienita

Texte intégral

Generalidades

1Cinco manos de metate al parecer enteras, 20 fragmentos y 5 bosquejos, fueron hallados en el sitio de San Antonio Nogalar. De este total de 30 piezas, 13 fueron encontradas en excavación y 17 en superficie. Casi todas son en foyaíta, frecuentemente de mala calidad. Un fragmento único, en basalto vacuolar, hallado en superficie en san sp 3, es todavía más pobre; en cambio, otro fragmento, encontrado en superficie en san sp 4, está hecho con una sienita nefelínica con egirina, lo suficientemente dura y compacta como para haber tomado un bello pulido (figs. 126 a 131).

2Todas estas piezas son cortas o muy cortas. La más larga de las piezas enteras no alcanza a tener 20 cm. Pero con base en la forma de varios fragmentos de manos de metate y de dos tiestos de bosquejos, puede sacarse en conclusión —sin temor a equivocarse— que algunas debieron alcanzar o superar los 35 cm de longitud. Un fragmento recortado, de 24 cm, correspondía incluso a una mano de metate de más de 50 cm de largo.

3La clasificación de un material tan fragmentario como este es, forzosamente, muy artificial y arbitraria. Proponemos distinguir de un modo provisorio cinco categorías, basándonos principalmente en la forma de la sección transversal.

Manos de metate de sección transversal circular o aproximadamente circular (en foyaíta)

4Son las más numerosas de todas. En esta categoría es posible incluir cuando menos 2 de las piezas que parecen enteras, 10 de los tiestos y tal vez 4 de los bosquejos. Por otra parte, estas manos de metate raramente tienen una sección perfectamente circular, ya que muchas de ellas son ligeramente achatadas o presentan una faceta de desgaste longitudinal (fig. 126).

5En su mayoría, parece que fueron más o menos fusiformes, es decir, más gruesas en el centro que en los extremos. Así, uno de los tiestos más regulares —hallado en san sp 3— presenta en su extremidad una sección notablemente circular, de 49 mm de diámetro, mientras que a 9 cm más cerca del centro, su sección —achatada por el desgaste de ambos lados opuestos— mide 57 por 63 mm. Otro fragmento —hallado en san sp 1— presenta cerca de su extremidad una sección de 49 a 51 mm, en tanto que a 9 cm. más cerca del centro, su sección —achatada por el desgaste de un solo lado— mide 53 por 60 mm.

6Al parecer, el diámetro central de la mayoría de estas manos de metate debió aproximarse a los 70 mm. Excepcionalmente, el diámetro de algunas extremidades fusiformes, de punta redondeada, pudo disminuir hasta los 40 mm. En cuanto a su longitud, según la forma de los tiestos de que disponemos, estimamos que debió ser de unos 30 a 35 cm. Las 2 piezas “enteras” no deben engañamos, pues son simples tiestos cuyas extremidades rotas fueron vueltas a tallar y redondeadas, para que se pudiera seguir utilizándolas. Ambas proceden de recolecciones de superficie. Una de ellas, de san sp 2, tiene 175 mm de longitud (fig. 126-1) y la otra, de san sp 1, sólo tiene 126 mm de largo (fig. 126-3).

7Un fragmento vuelto a tallar y aparentemente convertido en mano de mortero, fue encontrado en superficie, en san sp 8. Este fragmento tiene 24 cm de largo; y su diámetro, uniformemente creciente, indica que representa menos de la mitad de la longitud total de la mano de metate quebrada. Por lo tanto, ésta debió tener entre 50 y 60 cm de largo (fig. 130-2).

Manos de metate de sección transversal ovalada (en foyaíta o en sienita)

8Están representadas sólo por 5 tiestos, en su mayoría probablemente provenientes de mano de metate de sección circular deformadas por un desgaste prolongado. Todas ellas, salvo una, son en foyaíta.

9La más completa (fig. 127-1) fue recogida en superficie, en san sp 3. Tiene 182 mm de largo y presenta huellas de desgaste en toda su longitud, por ambos lados opuestos. El desgaste de uno de estos lados es mucho más fuerte que el del otro. Sus diámetros son de 45 mm por 50 mm en las cercanías del extremo, y de 50 mm por 72 mm en la fractura. Su longitud debió aproximarse a los 35 cm.

10Otros dos tiestos están demasiado rotos como para que sus diámetros puedan ser medidos con exactitud. Uno de ellos, encontrado en la excavación san vi, debió tener 52 por 70 mm. El otro, en sienita nefelínica con egirina, hallado en superficie en san sp 4, debió tener aproximadamente 54 por 70 mm (fig. 172-2). Los dos últimos fragmentos, uno de san vi y el otro de san sp 2, son simples residuos.

Manos de metate de sección transversal subtriangular (de foyaíta)

11Están representadas por 2 piezas enteras, o que parecen enteras, y por 2 fragmentos. Algunas de ellas probablemente deban su forma a una talla descuidada, otras provienen sin duda de manos de metate de sección circular u ovalada, defonnadas por un desgaste prolongado.

12La pieza aparentemente entera hallada en superficie en san sp 3, tiene 192 mm de largo, pero parece un fragmento recuperado, cuya extremidad quebrada fue vuelta a tallar y redondeada esmeradamente (fig. 127-4). Su forma se aproxima a la de un prisma triangular, con aristas muy redondeadas. Su cara grande presenta huellas de desgaste.

13Una de sus otras caras fue tallada en forma poco cuidadosa, pues hasta presenta una ligera concavidad. Su sección mide aproximadamente 59 por 66 mm.

14La pieza entera hallada en superficie, en san sp 2, tiene una sección ovoide, de unos 52 por 74 mm, con dos facetas de desgaste convergentes. Esta pieza tiene 195 mm de longitud y parece entera, siendo sus dos extremos notoriamente homólogos (fig. 127-3).

Mano de metate de sección transversal rectangular (de basalto)

15Esta forma sólo está representada por una pieza única, muy aberrante, hallada en superficie en san sp 3. Evidentemente se trata de un fragmento de extremidad de mano de metate, aun cuando esté hecho en basalto muy vacuolar, materia que era empleada con mucha frecuencia en la Huasteca para los metates de inferior calidad, pero que en general era sistemáticamente descartada para la fabricación de manos de metate (fig. 128-1).

16La longitud de este fragmento es de 126 mm. Su sección es de 40 por 52 mm en uno de los extremos, y de 47 por 59 mm en el otro. El extremo más pequeño es redondeado, y el otro parece que se quebró. Una de las grandes caras laterales presenta huellas de desgaste. Si realmente se trata de un fragmento de mano de metate, cabe pensar que la pieza entera tuvo entre 30 y 35 cm de longitud.

Mano de metate rectangular, aplastada, corta y ancha (de foyaíta)

17Este tipo está representado por una pieza única, en foyaíta compacta, hallada en superficie, en san sp 2 (fig. 128-2). Esta pieza parece completa, aunque es más ancha y más gruesa en un extremo que en el otro. Su longitud es de 157 mm. Su sección, un poco triangular, tiene aproximadamente 54 por 74 mm en la cercanía de uno de los extremos, y alrededor de 45 por 70 mm junto al otro.

18Esta pieza está pulida por un prolongado uso sobre la más aplastada de sus grandes caras. Está un poco menos usada sobre la gran cara opuesta, que se conservó más cóncava. Los extremos parece que sirvió para machacar, sobre todo el más pequeño.

Bosquejos de manos de metate (en foyaíta)

19El sitio de San Antonio Nogalar suministró 5 fragmentos de bosquejos de manos de metates, todas en foyaíta, 3 de los cuales proceden de la excavación san viii y 2 de recolecciones de superficie (de san sp 1 y de san sp 2). Por lo tanto, la producción de estos objetos era activa en la época de la ocupación principal del sitio (fig. 129).

20Estas piezas eran primeramente desbastadas mediante grandes extracciones de materia, tal como se ve sobre un grueso fragmento de extremidad, hallado en la excavación san viii (fig. 129-3). Luego se procedía a hacer extracciones más pequeñas hasta obtener una forma vagamente cilindrica, de extremos adelgazados y redondeados, como se ve sobre el mayor fragmento también hallado en san viii (fig. 129-1). Por último, el acabado se realizaba mediante un martilleo tosco, y luego más fino (fig. 129-2). La materia era bastante pobre, y la rotura debía ser importante.

21El fragmento en fase de desbaste tiene un diámetro máximo de 12 a 13 cm y un contorno pentagonal. El fragmento labrado por medio de pequeñas extracciones es vagamente redondeado y tiene un diámetro de 8 a 9 cm. Los fragmentos en proceso de martillado tienen diámetros que varían de 65 a 90 mm, con extremidades adelgazadas y redondeadas. El perfil longitudinal de los fragmentos mayores permite suponer longitudes de 30 a 35 cm, a veces con un lado más chato y otro más cóncavo.

Conclusiones sobre las “manos de metate” y su empleo

22De todo lo anterior, podemos sacar en conclusión que la mayoría de las manos de metate de San Antonio Nogalar eran piezas en foyaíta, fabricadas in situ, de forma subcilíndrica, con una parte central un poco más ancha y extremidades fusiformes, de puntas redondeadas. Su longitud era generalmente de 30 a 35 cm, pero a veces podía superar los 50 cm. Su diámetro debió ser de 5 a 7 cm en la parte central. Su sección era por lo general aproximadamente circular, pero algunas veces se volvía elíptica u ovalada, a causa de las facetas de desgaste más o menos paralelas o convergentes. Excepcionalmente, una de estas piezas era en basalto vacuolar y tenía una sección transversal rectangular.

23Sin embargo, es preciso notar que varias manos de metate, de forma general subcilíndrica, se distinguen por una reducida longitud, no mayor de 20 cm. Algunas parecen fragmentos de otras más largas, vueltas a poner en uso tras el retoque de su extremo quebrado. Pero al menos una de ellas parece que está entera y que fue tallada, desde el principio, con su actual longitud de 195 mm. A este respecto, se recordará que algunos metates hallados en San Antonio Nogalar tienen un ancho del orden de los 20 cm.

24Por último, es necesario poner aparte una de estas piezas, aplastada, muy corta, de 157 mm de largo y de contorno rectangular, con dos grandes facetas de desgaste opuestas y más o menos convexas.

25Estas diversas manos de metate debieron ser utilizadas para moler el maíz, y eventualmente otras substancias, sobre metates como los que fueron descritos más arriba, cuya cara superior operativa presenta, en general, una cierta concavidad en el sentido longitudinal.

26Todas estas manos de metate, incluso las más cortas, debían ser sostenidas con ambas manos, y debían manejarse mediante un movimiento de vaivén. En nuestros días, como la substancia a moler es colocada en el extremo proximal del metate, las mujeres indias ponen una pequeña cantidad de ella bajo su mano de metate, que hacen girar ligeramente con un movimiento de muñecas. Entonces muelen esta pequeña cantidad, varias veces, con movimientos de vaivén y luego la desplazan hacia el extremo distal para repetir el procedimiento con una nueva porción. En los tiempos precolombinos, la técnica era indudablemente la misma.

Reutilización de los fragmentos de manos de metate

27Los fragmentos de manos de metate rotas en el proceso de fabricación o durante su uso, eran casi siempre vueltos a utilizar. El procedimiento más simple consistía en redondear el extremo roto, mediante extracciones y luego por picoteo. Varias piezas permiten seguir las fases de este trabajo de recuperación (fig. 130).

28Se obtenían así objetos alargados, de forma generalmente troncocónica, que podían ser utilizados como tejolotes (fig. 130-1 y 2) o, a pesar de su asimetría, como manos cortas. Otros fragmentos eran, sin duda, vueltos a tallar para formar pequeños machacadores para chile (fig. 130-3 y 4).

Cantos rodados trituradores

29Tres cantos rodados, todos en foyaíta y todos encontrados en la excavación san viii, tienen una forma un poco alargada, con una cara superior cóncava y una cara inferior chata, y presentan huellas de desgaste. Estas huellas son muy claras sobre la más pequeña de las tres piezas, y más débiles sobre las otras dos. Las dimensiones son las siguientes:

30fig. 131-1 / Longitud: 151 mm. Ancho max.: 81 mm. Espesor max.: 50 mm.

31fig. 131-2 / Longitud: 105 mm. Ancho max.: 75 mm. Espesor max.: 52 mm.

32fig. 131-3 / Longitud: 142 mm. Ancho max.: 99 mm. Espesor max.: 65 mm.

33Es probable que estas piezas fueran manejadas con una sola mano, y utilizadas para moler substancias diversas sobre metates o sobre lajas chatas cualesquiera. Sobre los metates de superficie operativa cóncava en el sentido longitudinal, indudablemente era necesario imprimir a estos cantos rodados un movimiento de vaivén. En cambio, sobre los metates de superficie plana o de superficie hundida, y también sobre las simples lajas, probablemente fuera ventajoso el empleo de un movimiento circular.

Comparaciones generales

34En la sierra de Tamaulipas, Mac Neish (1958: 91) halló cantos rodados-trituradores (“pebble manos”) en todos los niveles, desde 5000 a.C. hasta la conquista española. En el valle de Tehuacán, están presentes a través de toda la serie estratigráfica. Mac Neish (1967: 106-107) los designa bajo el nombre de “ovoid mullers”. Parece que no ocurrió lo mismo en Chiapas ni en el Valle de México. Mac Neish (ibid.: 108) observa que es un utensilio característico de la tradición de las regiones subdesérticas del norte de México y del suroeste de los Estados Unidos actuales.

35Las manos de metate subeilíndricas (“cylindrical manos”) son señaladas por Mac Neish (1958: 91) en la sierra de Tamaulipas, desde el preclásico hasta la conquista, con longitudes que varían de 150 a 750 mm. Son comunes en la Huasteca, durante el mismo periodo, aunque a menudo están más aplastadas por el desgaste (Ekholm, 1944: 493). Muy rara vez se las encuentra en el centro de México (Tolstoy 1971: 288) y en el valle de Tehuacán (Mac Neish et al., 1967: 112), durante los mismos periodos.

36En la Huasteca y en el México central, estas manos de metate superaban con frecuencia el ancho de los metates, de manera que sus extremidades terminaban por formar protuberancias, cuando la parte central estaba muy usada. Era la forma “en hueso” con epífisis protuberantes, que se presenta en el Valle de México en la época clásica; y, según parece, tanto en la Huasteca como en Tehuacán solamente en la época posclásica, pero que nosotros no hemos encontrado en San Antonio Nogalar y que tampoco ha sido señalada en el resto de la sierra de Tamaulipas.

37La mano de metate alargada con sección rectangular de San Antonio Nogalar, sólo tiene equivalentes en el México central y en el valle de Tehuacán, en los periodos clásico y posclásico. Pero esta pieza, hallada en superficie y cuya materia prima es excepcional, no puede ser considerada como un producto típico de la principal fase de ocupación de nuestro sitio arqueológico.

38Mac Neish (1958: 93) encontró una docena de manos de metate achatadas, rectangulares y cortas (“rectangular manos”), en toba volcánica, en todos los periodos cerámicos de la sierra de Tamaulipas. Esta forma no ha sido señalada en la Huasteca, pero es común en el México central desde el preclásico (Tolstoy 1971: 288 y fig. 5 k) y en el valle de Tehuacán a partir de la época clásica (Mac Neish 1967: 112).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search