Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 8. Piezas bifaciales diversas con filo lateral u oblicuo, en pedernal

Texte intégral

1En este capítulo reunimos, arbitrariamente, unas veinte piezas bifaciales cuyo único rasgo en común es el hecho de tener un filo lateral u oblicuo, simple o doble (figs. 102 y 103).

2Las piezas cuyo filo es oblicuo (figs. 102 y 103-1) están emparentadas con las raederas provistas de retoques bifaces, tal como lo hemos señalado más arriba.

3Otras piezas bifaciales son ovales y presentan un filo sobre la totalidad —o sobre una parte— de su periferia (fig. 103-2 a 5).

4Una pieza alargada y gruesa —cuyo contorno evoca el de una hoja con dos puntas— presenta dos filos opuestos bastante homólogos entre sí. A pesar de tal semejanza, da la impresión de que uno solo de estos filos laterales era funcional, en tanto que el otro ha conservado huellas de goma, al parecer provenientes de la colocación de un mango longitudinal (fig. 103-6).

5Otra pieza tiene un contorno irregular (fig. 103-7). Uno de sus lados mayores es cortante, mientras que el otro —de filo bastante poco esmerado— probablemente estuvo inserto en un enmangamiento longitudinal.

6Por último, dos piezas —bastante extrañas— presentan una forma pedunculada, provista de un extremo discoide, con filo lateral (figs. 103-8 y 9).

Piezas bifaciales gruesas, con filo convexo y oblicuo

7Nueve ejemplares, 4 proceden de excavaciones (de san viii) y 5 de superficie (1 de san sp 1, 1 de san sp 2, 2 de san sp 7 y 1 de san sp 10) (foto 23-23 y fig. 102-1 a 6).

Dimensiones en milímetros

8Longitud: de 56 a 66 mm. Promedio: 60 mm.

9Ancho máximo: de 32 a 40 mm.

10Promedio: 35 mm.

11Espesor máximo: de 13 a 21 mm.

12Promedio: 17 mm.

Relaciones entre las dimensiones

13Relación ancho-longitud: de 51/100 a 67/100.

14Promedio: 57/100.

15Relación espesor-longitud: de 23/100 a 33/100. Promedio: 28/100.

Forma

16Pequeñas piezas bifaciales, gruesas, que generalmente tienen una cara más llana y la otra más convexa. Forma general alargada, disimétrica, con una punta en un extremo; y, en el otro, una base a veces rectilinea o redondeada pero casi siempre gruesa, labrada sin esmero y en algunas ocasiones incluso quebrada oblicuamente.

17Por lo general, la punta es chata, disimétrica y poco aguda. Uno de los bordes laterales es siempre convexo, provisto de una arista cortante, con retoque rasante generalmente unifacial. Algunas veces, esta arista cortante se extiende sobre toda la longitud de la pieza, pero suele detenerse a 20 o 25 mm de la punta. El otro borde lateral tiene una arista no cortante, o poco cortante, con retoques poco esmerados o abruptos. Algunas veces, esta arista roma es reemplazada por un verdadero “canto” más o menos llano, o que ha conservado su pedernal. Por lo general, el ancho máximo de la pieza se ubica en la mitad o bien en la base. Éste siempre está más cerca del “canto” que del borde cortante.

Materia

18Pedernal generalmente mediocre, lustroso o mate, gris claro, a veces amarillento, gris oscuro o negro.

Técnica

19Algunas de estas piezas —habiendo conservado restos de cortex sobre ambas caras— fueron evidentemente talladas en riñones enteros de pedernal. Otras fueron obtenidas a partir de lascas espesas. Da la impresión de que, para fabricar este género de herramientas, no se exigía mucho en cuanto a la calidad de la materia prima. El tallado es poco esmerado, salvo en el borde cortante, y a veces en la punta. Él es siempre bifacial, con retoques cubrientes delgados sobre la cara más llana.

Utilización

20El filo convexo pudo servir especialmente para cortar, pero también para raspar, sobre todo en los ejemplares donde una cara plana se opone a otra convexa.

Comparaciones

21Estas piezas, indudablemente contemporáneas de la principal fase de ocupación de San Antonio Nogalar, parece que no tienen equivalentes entre el material encontrado por Mac Neish en la sierra de Tamaulipas, ni en el valle de Tehuacán. Tal vez, den lugar a que se las compare con ciertas raederas de los niveles clásicos de la gruta de la Nopalera (Garcia Cook 1967: 82. foto. XIX núm. 7 y cuadro 16). Algunas de estas piezas se asemejan, en miniatura, a las raederas bifaciales tipo Quina del Paleolítico europeo.

Piezas bifaciales, delgadas, desviadas, con filo convexo oblicuo

22Tres ejemplares, 2 de excavaciones (1 de san I y 1 de san ix) y 1 de superficie (de san sp 7) (foto 23-24 y figs. 102-7 a 9).

Dimensiones en milímetros

23Longitud: de 51 a 60 mm. Promedio: 57 mm.

24Ancho máximo: de 30 a 33 mm.

25Promedio: 31 mm.

26Espesor máximo: de 9 a 11 mm.

27Promedio: 9.6 mm.

Relaciones entre las dimensiones

28Relación ancho-longitud: de 51/100 a 59/100. Promedio: 55/100.

29Relación espesor-longitud: de 15/100 a 18/100. Promedio: 17/100.

Forma

30Pequeñas piezas bifaciales, delgadas, foliáceas, disimétricas, alargadas y alabeadas. Punta roma. Base recta, adelgazada. Uno de los bordes laterales es uniformemente convexo, con un filo provisto de retoques esmerados y generalmente rasantes. El otro borde lateral es recto o cóncavo-convexo, con una arista irregular, incluso a veces una especie de canto rebajado, con retoques abruptos.

Materia

31Pedernal generalmente mate y de calidad en apariencia mediocre, de color gris claro, gris oscuro o amarillento.

Técnica

32Piezas aparentemente obtenidas a partir de lascas, pero cuya talla es enteramente bifacial, con retoques cubrientes sobre ambas caras. Una de las piezas ha conservado un resto de pedernal en su base. Punta aparentemente poco aguda y poco esmerada. Arista convexa cortante con retoques laterales rasantes, y finos retoques marginales. Arista dorsal recta, roma o zigzagueante, con retoques irregulares, a veces abruptos o muy hundidos. Base adelgazada sin acanaladura.

Utilización

33Empleo no determinado. El borde lateral activo, de filo convexo, pudo servir para diversos usos, particularmente para el descuartizamiento o desollamiento de animales.

Comparaciones

34Este tipo parece ser bien definido y contemporáneo de la principal fase de ocupación del sitio. Parece que no está representado en el material litico de la sierra de Tamaulipas recogido por Mac Neish. En el material del valle de Tehuacán, dicho tipo corresponde aparentemente bastante bien a los “Half-Moon Side-Blades” definidos por Mac Neish (1967: 92, fig. 78) y hallados por él en niveles clásicos y posclásicos. Por otra parte, es muy análogo a las “raederas convexas-cóncavas” de los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera (García Cook 1967: 82, foto. XX-5 y cuadro 16).

Pequeñísima pieza bifacial, delgada, triangular, desviada, de bordes cortantes

35Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 3 (foto 23-25 y fig. 103-1).

Dimensiones en milímetros

36Longitud: 40 mm.

37Ancho máximo: 26 mm.

38Espesor máximo: 5 mm.

Relaciones entre las dimensiones

39Relación ancho-longitud: 65/100.

40Nivel del ancho máximo: 12/100.

41Relación espesor-longitud: 12/100.

Forma

42Pequeñísima pieza bifacial, delgada, netamente disimétrica. Contorno en forma de triángulo escaleno, desviada, de bordes ligeramente convexos. La punta más aguda, desportillada, está entre dos bordes laterales cortantes.

Materia

43Pedernal negro, lustroso.

Técnica

44Pieza poco gruesa, de talla bastante hábil. Sobre las caras, rastros de extracciones irregulares bastante grandes. Sobre los bordes laterales, retoques paralelos, transversos, bifaciales, bastante cortos y bastante angostos, rasantes o muy oblicuos, a veces completados por muy finos retoques marginales. Los retoques de la base son irregulares y menos esmerados.

Utilización

45Esta pieza pudo servir como raedera con retoque bifacial, debido a sus aristas laterales convexas y cortantes.

Comparaciones

46Pieza tal vez comparable al “cuchillo recto-convergente” ilustrado por García Cook (1967, foto. IV, núm. 4 y cuadro 7) y hallado por él en numerosos ejemplares en los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera.

Pequeña pieza bifacial, delgada, ovalada, con bordes laterales cortantes

47Un solo ejemplar, hallado en la excavación san viii (foto 23-26 y fig. 103-2).

Dimensiones en milímetros

48Longitud: 52 mm.

49Ancho máximo: 41 mm.

50Espesor máximo: 9 mm.

Relaciones entre las dimensiones

51Relación ancho-longitud: 79/100.

52Nivel del ancho máximo: 48/100.

53Relación espesor-longitud: 17/100.

Forma

54Pieza bifacial, delgada, ancha, casi simétrica, de contorno elíptico, un poco irregular en los extremos. Bordes laterales muy convexos, en filo regular.

Materia

55Pedernal gris blancuzco, mate en los dos tercios y gris lustroso en el resto.

Técnica

56Pieza poco gruesa, hábilmente tallada, aunque sus extremos hayan sido bastante descuidados. Sobre ambas caras, retoques cubrientes, delgados e irregulares. Bordes regularizados, sobre las dos caras, por muy finos retoques marginales, salvo en los extremos.

Utilización

57Pieza probablemente empleada como raedera con retoque bifacial, debido a sus bordes laterales convexos, de aristas cortantes.

Comparaciones

58Pieza tal vez comparable a ciertas “Ovoid Bifaces” halladas por Mac Neish (1958: 83) en diversos niveles de la sierra de Tamaulipas, y a ciertos “Cuchillos Ovalados” encontrados por García Cook (1967: 48, foto III) en la gruta de la Nopalera.

Pequeñas piezas bifaciales, ovaladas, de bordes cortantes

59Cuatro ejemplares, uno solo de excavación (de san viii) y los otros 3 de superficie (2 de san sp 1 y 1 de san sp 7) (foto 23-27 y fig. 103-3 a 5).

Dimensiones en milímetros

60Longitud: de 47 a 60 mm. Promedio: 52 mm.

61Ancho máximo: de 27 a 36 mm.

62Promedio: 33 mm.

63Espesor máximo: de 9 a 11 mm.

64Promedio: 10.2 mm.

Relaciones entre las dimensiones

65Relación ancho-longitud: de 57/100 a 72/100.

66Promedio: 62/100.

67Relación espesor-longitud: de 17/100 a 23/100.

68Promedio: 19/100.

Forma

69Piezas bifaciales, pequeñas, bastante delgadas, de longitud mediana, simétricas o casi simétricas, de contorno ovalado. Extremos más o menos redondeados, estando uno de ellos, en general, bastante cuidadosamente retocado; y el otro es irregular y bastante poco esmerado. Bordes laterales convexos, a veces con arista sinuosa, en ocasiones muy regulares y esmeradamente retocados. El ancho máximo se da hacia el medio de la pieza. Estas piezas parece que fueron una especie de cuchillas, cuyas aristas cortantes estaban, ya sobre los bordes laterales convexos, ya sobre un extremo redondeado, ya finalmente sobre un extremo y sobre uno de los bordes laterales.

Materia

70Pedernal mate o lustroso, de color gris claro.

Técnica

71Piezas de talla enteramente bifacial, una de cuyas caras es con frecuencia claramente más convexa que la otra. Retoques cubrientes irregulares sobre las caras. Regularización de algunos bordes mediante retoques delgados, y a veces mediante retoques marginales finos y cortos.

Utilización

72Piezas probablemente empleadas como raederas con retoques bifaciales, debido a sus aristas cortantes.

Comparaciones

73Sin duda, estas piezas pueden ser comparadas con las “Ovoid Bifaces” halladas por Mac Neish (1958: 85 y fig. 29) en la sierra de Tamaulipas y en el valle de Tehuacán (Mac Neish et al. 1967: 90-91 y fig. 75-77), y también con ciertas “raederas bilaterales’’de la gruta de la Nopalera (García Cook 1967: 82).

Pequeña pieza bifacial, gruesa, alargada, con huellas de enmangamiento lateral

74Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 5, o sea, en el sector cubierto de maleza del sitio principal (foto 23-28 y fig. 103-6).

Dimensiones en milímetros

75Longitud: 60 mm.

76Ancho máximo: 32 mm.

77Espesor máximo: 14 mm.

Relaciones entre las dimensiones

78Relación ancho-longitud: 53/100.

79Relación espesor-longitud: 23/100.

Forma

80Pequeña pieza bifacial, simétrica, alargada, ovalada, gruesa en su parte central, adelgazada sobre sus bordes, con una especie de nervadura longitudinal en relieve sobre una de sus caras. Extremos en puntas ojivales, uno liso y cortante, el otro más redondeado y tal vez un poco desportillado. Bordes laterales cortantes y regularmente convexos. Huellas de una goma negra, que tal vez haya sido asfalto y con chapopote a lo largo de uno de los grandes bordes laterales. Estas huellas son numerosas sobre una cara y están casi ausentes de la otra, salvo a lo largo del borde.

Materia

81Pedernal blanco mate, un poco crema o grisáceo, con cristales de cuarzo insertados, visibles sobre la nervadura.

Técnica

82Pieza de talla enteramente bifacial. Es posible que la nervadura, en fuerte relieve, sea debida en parte a defectos del pedernal, que, en ese lugar, contiene pequeñas incrustaciones de cuarzo cristalizado. Los bordes laterales y los extremos tienen un filo adelgazado mediante retoques rasantes bifaciales, y regularizado por medio de finos retoques marginales.

Utilización

83Las huellas de goma de sujeción hacen pensar que esta pieza debió tener un enmangamiento lateral abarcando totalmente uno de sus grandes bordes. Por lo tanto, el otro borde convexo debió ser la arista cortante activa de la herramienta. Tal vez ésta haya funcionado a la manera del cuchillo “oulouk” de las mujeres esquimales.

Comparaciones

84Sin las huellas de enmangamiento, una pieza de este género podría ser clasificada con las puntas de base redondeada.

Pieza bifacial rectangular, con filo lateral

85Un solo ejemplar, hallado en la excavación san viii (foto 23-29 y fig. 103-7).

Dimensiones en milímetros

86Longitud máxima: 60 mm.

87Ancho máximo: 52 mm.

88Espesor máximo: 14 mm.

Relaciones entre las dimensiones

89Relación ancho-longitud: 87/100.

90Relación espesor-longitud: 23/100.

Forma

91Pieza bastante gruesa, con retoque bifacial. Forma general casi rectangular. Uno de los grandes bordes está constituido por una arista cortante, ligeramente convexa, acondicionada por medio de retoques unifaces esmerados. Los otros tres bordes no son cortantes; muestran aristas en zigzag, planos de percusión más o menos oblicuos, o restos de pedernal. Las caras tienen superficies muy irregulares.

Materia

92Pedernal negro lustroso, que aparentemente se talla bastante mal. Restos de córtex blancuzco sobre uno de los bordes, y tal vez una huella del mismo sobre un punto del borde opuesto.

Técnica

93Pieza obtenida a partir de una lasca gruesa, pero de talla enteramente bifacial. Retoque cubriente de las caras realizado por grandes extracciones irregulares, a veces muy hondas, partiendo de planos de percusión más o menos oblicuos, ubicados sobre los bordes. La arista cortante está labrada por retoques unifaces, delgados y rasantes, con algunos finos retoques marginales. Talla muy tosca, salvo sobre esta arista.

Utilización

94Pieza provista de una afilada arista activa, que pudo ser empleada para cortar o para raspar.

Comparaciones

95Una pieza bastante análoga a esta, pero en foyaíta, proveniente de la superficie de san vi, será descrita más adelante.

96No parece que piezas de este género hayan sido encontradas por Mac Neish en Tamaulipas ni en el valle de Tehuacán, como tampoco por García Cook en la gruta de la Nopalera. Es posible que esta raedera sea comparable a los tres “cuchillos de piedra rectangulares” (“rectangular stone knives”) hallados por Linné (1942: 145) en niveles clásicos del sitio arqueológico de Tlamimilolpa, en Teotihuacán, pero no ilustrados por él. Linné compara estos “cuchillos” con las lajitas cortantes utilizadas en nuestros días por ciertas mujeres otomíes para raspar las hojas de agave. Él agrega que el “cuchillo cuadrado” es una herramienta extremadamente arcaica, la cual se encuentra esporádicamente en diversos puntos de ambas Américas. Al parecer, esta forma corresponde a lo que Leroi-Gourhan (1946: 303 y ss.) denominó “cuchillo con filo transversal”.

Piezas pedunculadas, con extremo discoidal y filo lateral

97Dos ejemplares, ambos hallados en la excavación san viii (foto 23-30 y fig. 103-8 y 9).

Dimensiones en milímetros

98Longitud: 47 y 65 mm. Promedio: 56 mm.

99Ancho máximo: 37 mm.

100Espesor máximo: 6 y 14 mm. Promedio: 10 mm.

Relaciones entre las dimensiones

101Relación ancho-longitud: 57/100 y 79/100.

102Promedio: 68/100.

103Relación espesor-longitud: 13/100 y 21/100.

104Promedio: 17/100.

Forma

105Piezas que incluyen una especie de pedúnculo y una parte terminal discoidal, desviadas o no. Una de ellas es delgada y unifacial; la otra, gruesa, es bifacial del género plano-convexo. Ambas piezas presentan retoques sobre el borde izquierdo de la parte discoidal. La pieza delgada tiene también retoques sobre el borde izquierdo del pedúnculo.

Materia

106Pedernal gris, veteado, bastante pobre. La pieza más gruesa tiene una parte de pedernal gris mate en su base, y el resto es de pedernal gris lustroso.

Técnica

107Ambas piezas fueron fabricadas a partir de lascas, cuyo plano de percusión es aún visible en el extremo de sus respectivos pedúnculos. La pieza más delgada es una lasca casi en bruto, exceptuando algunos retoques a lo largo de su borde izquierdo. La pieza más gruesa fue vuelta a tallar enteramente —sobre sus dos caras— por medio de retoques cubrientes, con un resultado pobre debido a defectos del pedernal. Los retoques del borde izquierdo saliente de su parte discoidal, son medianos o pequeños, bifaciales y en escamas.

Utilización

108Ambas piezas pudieron servir como cuchillas de filo convexo. La más delgada pudo también haber servido como raedera cóncava.

Comparaciones

109El tallado de estas piezas es tan pobre que cabe preguntarse si acaso no se trata de bosquejos o de piezas truncas. Sin embargo, Mac Neish (1958: 78 y fig. 26) señala el descubrimiento —en la sierra de Tamaulipas— de 6 piezas pedunculadas, de extremo discoidal, que denomina “Stemmed Scraperlike Tools”. Todas ellas fueron descubiertas en un nivel precerámico extremadamente antiguo (Lerma), a excepción de una encontrada en el más reciente nivel precerámico (Almagre) y de otra hallada en un nivel posclásico (Los Ángeles). El valle de Tehuacán no suministró piezas comparables a éstas. La gruta de la Nopalera dio piezas de contorno análogo, pero se trata de verdaderos raspadores pedunculados (García Cook 1967: 68 y foto XXIII) y no de piezas con arista lateral cortante.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search