Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 7. Raederas y piezas similares, en pedernal

Texte intégral

1Las raederas constituyen una parte importante de las herramientas del paleolítico medio y superior europeo. Tantas formas existen, que es difícil darles una definición que sea al mismo tiempo precisa, simple y breve. Por nuestra parte, nos atendremos aqui a la fórmula restrictiva de André Vayson de Pradenne (1938: 62), para quien la raedera —al menos en su forma simple— es una lasca “cuyo lado mayor fue tallado a modo de filo ligeramente convexo mediante retoques unifaciales”.

2Vayson de Pradenne compara fácilmente la raedera paleolítica con el cuchillo de pedernal o de esquisto empleado por las mujeres esquimales, y denominado por ellas “oulouk” (ibid.: 62 y fig. 47, núms. 3 y 4: 231). Por lo tanto, él consideraba a la raedera como una herramienta cortante, al mismo tiempo que como un instrumento raspador.

3Por el contrario, Bordes (1961: 25) estima que los retoques de la raedera no tienden a agudizar su filo, sino “a mitigarlo parcialmente, regularizándolo, y de tal modo a darle más resistencia para un trabajo de raspado, trabajo efectuado perpendicularmente a la prolongación del objeto”.

4García Cook halló numerosas raederas en la gruta de la Nopalera. Por su parte, Mac Neish parece que no individualizó claramente este género de herramientas en la sierra de Tamaulipas. En cambio, en el valle de Tehuacán encontró una cierta cantidad de ellas, que califica como lascas (“flakes”) de borde retocado.

5Siendo pobre en cuanto a herramientas sobre lascas, el sitio de San Antonio Nogalar no suministró sino un reducido número de raederas simples. La más típica fue encontrada en san viii, lo cual demuestra que formaba parte del local en el momento de la fase principal de ocupación del sitio.

6Por otra parte, San Antonio Nogalar suministró un buen número de piezas bifaciales llanas, con filo lateral convexo y más o menos oblicuo. Entre éstas, las que cuentan con una cara llana y la otra convexa, tienen un filo parecido al de las piezas unifaciales, y se asemejan notablemente a las raederas propiamente dichas, de función cortante o rascante. Aquellas cuyo filo está ubicado en un plano medio, entre dos grandes caras casi llanas, debieron ser empleadas más bien para cortar que para rascar.

Raederas simples convexas

7Tres ejemplares de excavaciones (2 de san viii y 1 de san ix), más dos de superficie (de san sp 1 y de san sp 5) (foto 23-20 y figs. 101-1 a 5).

Dimensiones en milímetros (de las piezas enteras)

8Longitud: de 42 a 66 mm. Promedio: 55 mm.

9Ancho máximo: de 28 a 45 mm.

10Promedio: 35 mm.

11Espesor máximo: de 5 a 14 mm.

12Promedio: 9.6 mm.

Relaciones entre las dimensiones

13Relación ancho-longitud: de 53/100 a 77/100.

14Promedio: 66/100.

15Relación espesor-longitud: de 11/100 a 21/100.

16Promedio: 17/100.

Forma

17Piezas unifaciales, de formas diversas (amigdaloides, subtriangulares o incluso alabeadas), pero todas ellas presentando un borde lateral retocado, oblicuo y convexo. El borde lateral opuesto es siempre más o menos rectilíneo, y nunca tiene retoques. Base recta o redondeada.

Materia

18Pedernal gris de calidades diversas. Cuando la piedra no es homogénea, la mejor parte está reservada para el filo retocado, y el córtex para la base.

Técnica

19Piezas unifaciales, talladas en lascas de diversos tamaños. Los retoques del borde convexo —por lo general delgados y rasantes— están hechos esencialmente sobre la cara dorsal convexa, pero de vez en cuando hay también algunos, muy finos, sobre la cara ventral plana. El otro borde lateral convergente es siempre más o menos rectilíneo, pero puede presentar un agudo corte de lasqueo, o bien una especie de “canto” formado por una superficie de lasqueo. Cuando la base está constituida por una cara plana, ella suele verse limitada en su ancho, por extracciones laterales.

Utilización

20El filo lateral oblicuo y convexo de estas piezas es, evidentemente, la parte útil de éstas.

Comparaciones

21Mac Neish no señala la presencia de piezas de este género en la sien-a de Tamaulipas. En el valle de Tehuacán, él encontró raederas simples, más toscamente labradas (Mac Neish 1967: 50 y fig. 33), en todos los niveles. Numerosas raederas simples convexas, bastante toscas, fueron halladas por García Cook (1967: 82, foto. XIX y cuadro 16) en los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera.

Pequeñas raederas convexas, con retoque bifacial

22Tres ejemplares, todos ellos encontrados en superficie, en san sp y en san sp 3 (foto 23-21 y fig. 101-6 a 8).

Dimensiones en milímetros

23Longitud: de 42 a 57 mm. Promedio: 48 mm.

24Ancho máximo: de 28 a 34 mm. Promedio: 32 mm.

25Espesor máximo: 13 mm.

Relaciones entre las dimensiones

26Relación ancho-longitud: 60/100 a 75/100.

27Promedio: 67/100.

28Relación espesor-longitud: 21/100 a 33/100.

29Promedio: 28/100.

Forma

30Pequeñísimas piezas ovaladas, medianamente gruesas, talladas en lascas, pero con retoque bifacial. Forma plano-convexa, siendo la cara ventral bastante llana y la cara dorsal netamente convexa. Uno de los extremos es redondeado, mientras que el otro forma una especie de punta poco aguda, redondeada u ojival. Uno de los grandes bordes laterales tiene una arista en zigzag, y conserva vestigios del plano de percusión: el otro cuenta con un filo convexo, esmeradamente retocado.

Materia

31Pedernal gris lustroso o amarillento mate.

Técnica

32Piezas unifaciales, pero con retoque bifacial. El plano de percusión (o lo que subsiste de él) es visible sobre uno de los grandes bordes laterales. La cara ventral de la lasca fue recortada sobre una parte de su superficie mediante extracciones generalmente bastante delgadas. El gran borde donde se ubicaba el plano de producción está labrado en grandes lascas irregulares bastante huecas. El gran borde opuesto, presenta una arista cóncava con delgados retoques en escamas sobre la cara dorsal, y algunas veces finos retoques marginales sobre esta misma cara.

Utilización

33El gran borde convexo con arista cortante, debió ser utilizado para cortar o para raer.

Comparaciones

34Este género de herramientas no ha sido señalado por Mac Neish en la sierra de Tamaulipas. En el valle de Tehuacán, las raederas parece que tienen retoques sólo sobre la cara dorsal (Mac Neish 1967: 50-51). Las raederas de la gruta de la Nopalera, tampoco presentan formas totalmente comparables.

Pequeñísima raedera doble, convergente, convexo-cóncava, con retoque bifacial.

35Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 1 (foto 23-22 y fig. 101-9).

Dimensiones en milímetros

36Longitud: 38 mm.

37Ancho máximo: 30 mm.

38Espesor máximo: 10 mm.

Relaciones entre las dimensiones

39Relación ancho-longitud: 79/100.

40Relación espesor-longitud: 26/100.

Forma

41Pequeña pieza bifacial, plana-convexa, disimétrica, alabeada. Base rectilínea. Punta aplastada, poco aguda. Uno de los bordes laterales convergentes es fuertemente convexo, y el otro ligeramente cóncavo. Ambos bordes están retocados y son cortantes.

Materia

42Pedernal gris claro, lustroso, translúcido y de bastante buena calidad. Resto de córtex blanco en la base.

Técnica

43Pieza tallada a partir de una lasca, pero con retoque bifacial. La antigua cara ventral fue recortada enteramente por medio de retoques cubrientes, que la tornaron ligeramente cóncava e hicieron desaparecer por completo el bulbo de percusión. La cara superior, convexa, fue configurada mediante retoques invasores, irregulares, delgados y rasantes, que, sin embargo, permitieron subsistir —cerca de la base— una parte de uno de estos costados o aristas que servían para sacar lascas, con la superficie de lasqueo adyacente. El borde cóncavo de la pieza tiene retoques marginales muy finos, y el borde convexo presenta retoques en escamas menos finos. Casi todos estos diversos retoques de borde son directos, y reducen la cara dorsal convexa de la pieza.

Utilización

44Ambos filos laterales, el cóncavo y el convexo, pudieron ser utilizados para cortar o para rascar.

Comparaciones

45Mac Neish no señala la presencia de este género de piezas en la sierra de Tamaulipas. En el valle de Tehuacán, encontró raederas dobles, unifaciales y más burdamente labradas (Mac Neish 1967: 50 y fig. 32). Una cantidad bastante elevada de raederas dobles convexas-cóncavas, muy toscas, fue descubierta por García Cook (1967: 82, foto XIX y cuadro XVI) en los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search