Versión clásicaVersión móvil

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 6. Raspadores cóncavos y piezas con muescas, en pedernal

Texto completo

1El sitio de San Antonio Nogalar suministró 9 ejemplares de raspadores cóncavos y piezas con muescas (“spoke-shaves”). Entre ellos distinguimos 3 formas principales, a saber:

  1. Raspadores cóncavos anchos (6 ejemplares) (fig. 100-1 a 6)
  2. Raspadores cóncavos angostos, de extremidad (2 ejemplares) fig. 100-7 y 8).
  3. Navaja con muesca lateral angosta (1 ejemplar) (fig. 100-9).

2El cincuenta por ciento de estas piezas fue hallado en excavaciones, y su contemporaneidad con la fase principal de ocupación del sitio no puede ser puesta en duda. Tales piezas debieron servir para raspar objetos largos y duros de madera, hueso o cuerno. Algunas pudieron ser empleadas particularmente para alisar y calibrar astas de dardos.

Raspadores cóncavos anchos

3Cinco ejemplares, 3 encontrados en excavaciones (san vi, san viii y san ix) y 2 en superficie (en san sp 1), más un tiesto casi completo, hallado en superficie (en san sp 1) y que no será tomado en cuenta en las medidas (foto 23-17 y figs. 100-1 a 6).

Dimensiones en milímetros

4Longitud: de 43 a 70 mm. Promedio: 56 mm.

5Ancho máximo: de 33 a 39 mm.

6Promedio: 36 mm.

7Espesor máximo: de 9 a 15 mm.

8Promedio: 12.6 mm.

Relaciones entre las dimensiones

9Relación ancho-longitud: de 48/100 a 64/100. Promedio: 61/100.

10Relación espesor-longitud: de 17/100 a 26/100. Promedio: 22/100.

Forma

11Piezas bastante gruesas, generalmente plano-convexas, de forma alargada, a menudo subtriangulares y que cuentan, sobre uno de sus lados más largos, con un borde afilado cóncavo de gran radio de curvatura. Este borde afilado, generalmente muy esmerado, está formado por la intersección de la cara plana de la pieza con una superficie de retoque oblicua. El borde opuesto a este filo cóncavo consiste la mayoría de las veces en un verdadero canto liso, con plano de fractura o de vez en cuando con una arista irregular no cortante. Uno de los extremos es casi siempre liso, con plano de fractura, y el otro es redondeado o termina en una punta roma. Pero el extremo liso no siempre está del mismo lado con respecto al filo cóncavo.

Materia

12Pedernal gris más o menos oscuro, lustroso, conservando a veces restos de córtex.

Técnica

13Piezas obtenidas a partir de lascas, por medio de ablaciones transversales (de san sp 1, fig. 100-4), o longitudinales (de san vi, fig. 100-2). En general, la cara plana del raspador está constituida por la cara de lasqueo, o anverso de la lasca, y, en este caso, los retoques del filo cóncavo son directos, rodeando el anverso de la lasca. Pero, por excepción, en el caso de la pieza de san viii (fig. 100-1), la cara plana del raspador está formada por una de las grandes facetas del canto de preparación de la lasca, y entonces, en este caso los retoques del filo cóncavo son inversos, e hicieron desaparecer el plano de lasqueo de la piedra. Estos retoques son siempre unifaciales. Los cantos o extremos lisos presentan más bien grandes superficies de fractura que superficies escodadas o tratadas mediante retoques abruptos.

Utilización

14Piezas utilizadas como raspadores cóncavos, probablemente para raspar piezas cilindricas óseas o leñosas. Las partes chatas de los bordes debieron facilitar la prensión.

Comparaciones

15Tipo bien definido e indudablemente contemporáneo de la principal fase de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar. Algunos raspadores cóncavos (“spoke-shaves”) fueron hallados por Mac Neish (1958:79 y fig. 26) en diversos niveles, precerámicos o de cerámica, de la sierra de Tamaulipas. Estas piezas son raras o están ausentes en el centro de México. No figuran entre el material de la gruta de la Nopalera, y Tolstoy (1971) tampoco las menciona en su presentación de la industria lítica del México central. Los raspadores cóncavos hallados en una gran cantidad en todos los niveles del valle de Tehuacán (Mac Neish 1967: 47 y fig. 27) son más bien lascas desgastadas, con pequeñas muescas laterales o terminales.

Raspadores cóncavos angostos, de extremidad (lasca con muesca terminal)

16Dos ejemplares, hallados en superficie; uno en san sp 1, y el otro en san., sin precisión de lugar (foto 23-18 y figs. 100-7 y 8).

Dimensiones en milímetros

17Longitud: 45 y 54 mm. Promedio: 50 mm.

18Ancho máximo: 30 y 37 mm. Promedio: 34 mm.

19Espesor máximo: 16 y 17 mm. Promedio: 16.5 mm.

Relaciones entre las dimensiones

20Relación ancho-longitud: 67/100 y 68/100.

21Relación espesor-longitud: 31/100 y 35/100. Promedio: 33/100.

Forma

22Pequeñas piezas unifaciales gruesas, que presentan una cara plana o ligeramente cóncava y una cara fuertemente convexa. Base muy poco esmerada, conservando a veces un poco de pedernal. Extremidad distal que incluye una muesca de escaso radio de curvatura, con retoques directos, oblicuos o abruptos. Bordes laterales a veces retocados de un modo rudimentario en raspadores levemente cóncavos o convexos, o algunas veces formados en cantos rebajados, al parecer para facilitar la prensión.

Materia

23Pedernal gris o negro, de calidad mediocre, con restos de córtex.

Técnica

24Piezas talladas a partir de lascas gruesas. Una de éstas piezas conservó intacto su plano de lasqueo. Mediante grandes extracciones, el plano de lasqueo de la otra se hizo a partir del otro ligeramente cóncavo, lo que proporciona a los bordes retocados un filo más eficaz para su función como raspadores. Los retoques son siempre directos y más o menos abruptos, salvo algunos pequeños retoques inversos rasantes sobre el borde lateral izquierdo de la menor de ambas piezas.

Utilización

25Herramientas dobles: raspadores con muesca en su extremo, y por otra parte, secundariamente, raspadores laterales ligeramente cóncavos o convexos.

Comparaciones

26Los escasos raspadores cóncavos (“spoke-shaves”) hallados por Mac Neish (1958: 79 y fig. 26) son más bien navajas con muescas laterales. Los del valle de Tehuacán (Mac Neish 1967: 47 y fig. 27) están tallados de un modo muy rudimentario y parece que también tienen generalmente su muesca sobre un borde lateral. Los raspadores cóncavos parecen prácticamente ausentes del Altiplano central mexicano.

NAVAJA CON MUESCA LATERAL ANGOSTA

27Un solo ejemplar, hallado en la excavación san viii (foto 23-19 y fig. 100-9).

Dimensiones en milímetros

28Longitud: 71 mm.

29Ancho máximo: 28 mm.

30Espesor máximo: 10 mm.

31Ancho de la muesca: 27 mm.

32Profundidad de la muesca: 9 mm.

Relaciones entre las dimensiones

33Relación ancho-longitud: 39/100.

34Relación espesor-longitud: 14/100.

Forma

35Pieza unifacial constituida por una navaja alargada, de bordes paralelos y con extremos notoriamente rectos, provistos de pedernal. Esta navaja es bastante gruesa a lo largo de uno de sus grandes bordes laterales, pero se adelgaza progresivamente hasta el borde opuesto. El borde lateral grueso presenta un canto liso y recto en toda su longitud. El otro borde, muy delgado, es más irregular. En su parte media fue dispuesta una muesca redondeada, de corto radio de curvatura, con un borde cortante cóncavo.

Materia

36Pedernal gris claro, con córtex calcáreo amarillento.

Técnica

37Esta pieza, probablemente fue fabricada a partir de una lasca, cuya longitud estaba limitada por las dimensiones del riñón de pedernal utilizado como núcleo. El plano de percusión natural era el cortex de este riñón. El plano de lasqueo es muy llano, salvo en la extremidad distal donde el córtex forma una protuberancia. El canto llano corresponde a una superficie de fractura longitudinal, que redujo el ancho de la lasca transformándola en navaja. El borde cortante es el borde natural de la lasca. Los retoques de la muesca son unifaciales, directos, oblicuos o abruptos. El filo fue regularizado mediante muy finos retoques marginales.

Utilización

38Sin duda alguna, esta pieza sirvió para raspar la superficie de objetos cilindricos alargados, de reducido diámetro, como huesos, varillas, astas de dardos, etc.

Comparaciones

39Esta pieza es muy análoga a las escasas navajas con muescas laterales halladas por Mac Neish (1958: 79 y fig. 26) en diversos niveles, precerámicos o recientes, de la sierra de Tamaulipas. Las piezas con muescas encontradas en todos los niveles del valle de Tehuacán (Mac Neish 1967: 47 y fig. 27) están más desgastadas y sus muescas son generalmente más pequeñas. Las piezas con muescas y los raspadores cóncavos parecen estar ausentes del Altiplano central mexicano.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Esta publicación digital es el resultado de un proceso automático de reconocimiento óptico de caracteres.

Comprar

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search