Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 5. Raspadores convexos y piezas asimiladas, en pedernal

Texte intégral

1El sitio de San Antonio Nogalar suministró 13 piezas en pedernal que pueden ser clasificadas entre los raspadores convexos (“scrapers”). Esta serie, aunque reducida, es notable por su diversidad, puesto que distinguimos en ella 11 formas diferentes, a saber:

  1. Raspador simple, alargado, de frente redondeado.
  2. Raspador pedunculado, de frente convexo ensanchado.
  3. Raspador simple, corto, de filo rectilíneo.
  4. Raspador sobre navaja, de frente redondeado.
  5. Raspadores “carenados” (gruesos con ángulo dorsal marcado).
  6. Pequeño raspador-“hocico” (distal angosto y redondeado)delgado.
  7. Pequeñísimo raspador unguiforme.
  8. Pequeñísimo raspador discoidal.
  9. Pequeñísimo raspador semicircular, denticulado.
  10. Pequeñas hojas bifaciales, de extremo tallado como raspador.
  11. Pieza prismática, unifacial, estrecha y alargada, que puede formar raspador.

2Es notable que casi todos estos raspadores procedan de recolecciones de superficie, cuyo fechado sigue siendo muy incierto. Sólo dos ejemplares fueron hallados en excavaciones: corresponden a las dos últimas formas que acabamos de enumerar.

3Es común que los raspadores convexos pasen por ser herramientas de grupos cazadores, empleadas sobre todo en la preparación de las pieles. Por lo tanto, cabría la tentación de considerar a los raspadores de San Antonio Nogalar como que datan de los periodos precerámicos de la zona. Pero no hay que apresurarse a llegar a una conclusión en tal sentido pues, en su mayor parte, las formas que vamos a describir se encuentran con bastante frecuencia en el centro de México, en niveles de civilización agrícola.

4En las regiones mexicanas consagradas a la producción del pulque, los raspadores convexos de frente ancho pasan por haber servido, entre otros usos, para raspar el corazón de los agaves. No hay certeza de que los indios de la sierra de Tamaulipas hayan fabricado pulque, en la principal época de ocupación de nuestro sitio arqueológico.

Raspador simple, alargado, de frente redondeado

5Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 1 (foto 23-6 y fig. 99-1).

Dimensiones en milímetros

6Longitud: 50 mm.

7Ancho máximo: 34 mm.

8Espesor máximo: 15 mm.

Relaciones entre las dimensiones

9Relación ancho-longitud: 68/100.

10Relación espesor-longitud: 30/100.

Forma

11Pequeña pieza más bien alargada y bastante gruesa, sobre lasca cóncavo-convexa. Contorno sub-amigdaloide con un extremo ancho y redondeado, y bordes laterales convergentes hacia el otro extremo, angosto mas no puntiagudo.

Materia

12Pedernal negro, veteado, lustroso, que se talla mal. Restos de cortex en el extremo redondeado.

Técnica

13Esta pieza está formada a partir de una lasca gruesa y alargada, cuyo plano de percusión y partes dorsales vecinas conservan restos de córtex. El hecho de que esta base sea ancha, con un contorno redondeado, que el plano de lasqueo sea netamente cóncavo y que la concoide de percusión sea muy poco protuberante, permitió hacer de esta pieza un raspador. Sin embargo, este raspador debe ser calificado como atípico, pues su frente ancho y redondeado no está formado por retoques regulares. En cambio, el borde lateral izquierdo sí está retocado y presenta un filo continuo hasta el extremo angosto, que es poco esmerado y sin retoques.

Utilización

14Por lo general, las herramientas de este género son interpretadas como destinadas a la preparación de pieles.

Comparaciones

15En la sierra de Tamaulipas, Mac Neish (1958: 78 y fig. 26) encontró algunas piezas de este género, a las cuales denomina “Snub-nosed Scrapers”. Al parecer, proceden, principalmente, de los más antiguos niveles precerámicos (periodo Lerma).

16Entre el material del valle de Tehuacán, la pieza que nos ocupa encuentra homólogos más o menos comparables en niveles muy diversos, incluyendo los niveles cerámicos recientes (Mac Neish 1967: 34-43).

17Por otra parte, en los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera, García Cook (1967: 84-100) halló raspadores en abanico comparables con nuestra pieza, algunos de ellos hasta provistos de un filo retocado sobre un borde lateral.

18Aun cuando este raspador haya sido encontrado en superficie, es posible que pertenezca a la fase principal de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar.

Raspador pedunculado, de frente convexo ensanchado lateralmente

19Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san s, sin precisión de lugar (foto 23-7 y fig. 99-2).

Dimensiones en milímetros

20Longitud: 49 mm.

21Ancho máximo: 32 mm.

22Espesor máximo: 12 mm.

Relaciones entre las dimensiones

23Relación ancho-longitud: 65/100.

24Relación espesor-longitud: 24/100.

Forma

25Pequeña pieza sobre lasca; medianamente gruesa y que consta, por un lado, de una especie de pedúnculo de extremo redondeado y adelgazado, y por otro lado, de una parte terminal ensanchada, con un frente retocado convexo.

Materia

26Pedernal gris oscuro, lustroso.

Técnica

27Plano de percusión muy reducido, ubicado en el extremo del pedúnculo. Este plano de percusión fue adelgazado por extracciones o por esquirlas que, además, suprimieron el bulbo de percusión. El ancho primitivo de la lasca fue reducido mediante retoques laterales oblicuos bastante grandes, algunos son huecos. Son estos retoques los que individualizan el pedúnculo, en relación con el extremo distal ensanchado. En el reverso de la pieza, la cara de lasqueo —marcada por muy amplias ondas de fractura— tiene un perfil longitudinal sinuoso, con una concavidad cerca del filo suprimiendo la curvatura de una última pequeña onda de lasqueo.

Utilización

28Por lo general, las herramientas de este género son interpretadas como destinadas a la preparación de pieles.

Comparaciones

29Esta pieza se asemeja a las dos piezas pedunculadas, de extremos discoidales, encontradas en la excavación san viii. Pero ellas tienen un filo lateral que sugiere un empleo a modo de raedera, mientras que la nuestra presenta un decidido aspecto de raspador, con su filo de extremo en bisel y su cara de lasqueo cóncava.

30Las piezas pedunculadas halladas por Mac Neish en diversos niveles de la sierra de Tamaulipas —y denominadas por él “Stemmed Scraper-like Tools”— tienen las dos caras convexas e igualmente retocadas, lo cual las ubica en el género de las raederas con retoque bifacial (Mac Neish 1958: 78 y fig. 26).

31Sin embargo, el descubrimiento de un raspador pedunculado de época indeterminada en Pánuco (Ekholm 1944: 490 y fig. 55) y el de numerosos raspadores pedunculados en los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera (García Cook 1967: 84-90, fotos XXII, XXIII y XXV, y cuadro 18), nos parecen justificar la inclusión de nuestra pieza en la categoría de raspadores. Tolstoy (1971: 283 y fig. 4-d) señala la abundancia de este tipo —que él denomina “key shaped”— en Teotihuacán y en Amantla, particularmente según Linné (1942, fig. 267).

Raspador simple, corto, de filo rectilíneo

32Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 1 (foto 23-8 y fig. 99-3).

Dimensiones en milímetros

33Longitud: 48 mm.

34Ancho máximo: 49 mm.

35Espesor máximo: 17 mm.

Relaciones entre las dimensiones

36Relación ancho-longitud: 102/100.

37Relación espesor-longitud: 35/100.

Forma

38Pequeña pieza sobre lasca; ancha, corta y bastante gruesa. Una de las caras es lisa y la otra muy inegular. El filo útil está sobre un borde casi rectilíneo. Otro filo rectilíneo, que se observa sobre una parte del borde opuesto, tal vez haya fonnado una raedera. Los bordes laterales, un poco más cortos, son muy poco esmerados.

Materia

39Pedernal gris claro, que se talla mal. Córtex calcáreo sobre uno de los bordes laterales.

Técnica

40Pieza formada a partir de una lasca gruesa y corta, cuyo plano de percusión se hallaba en un ángulo lateral del principal borde útil actual. Talla muy poco esmerada en una deplorable materia prima. El filo útil principal está formado por retoques oblicuos, de longitudes variables. El filo opuesto está formado por retoques marginales muy cortos, que se asemejan a aplastamientos. Una gran porción de córtex calcáreo se conserva en el ángulo de uno de los bordes laterales.

Utilización

41Pieza que pudo haber sido utilizada para el raspado de pieles, huesos, madera, etc.

Comparaciones

42Este raspador no tiene equivalentes exactos en el material de la sierra de Tamaulipas, o del valle de Tehuacán, publicado por Mac Neish. La gruta de la Nopalera suministró raspadores con filos rectilíneos de forma general bastante diferente.

43No parece que una pieza única, de talla tan poco esmerada, y encontrada en superficie, pueda ser considerada como típica.

Raspador sobre navaja, de frente redondeado

44Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 1 (foto 23-9 y fig. 99-4).

Dimensiones en milímetros

45Longitud: 50 mm.

46Ancho máximo: 26 mm.

47Espesor máximo: 8 mm.

Relaciones entre las dimensiones

48Relación ancho-longitud: 52/100.

49Relación espesor-longitud: 16/100.

Forma

50Pequeña pieza; unifacial, delgada y medianamente larga. Talón bastante angosto, con plano de percusión liso. Extremidad distal redondeada, bastante ancha. Bordes laterales convergentes hacia la base. Retoques en la punta y sobre una parte de los bordes laterales. Cara de lasqueo ligeramente curvada en la extremidad distal.

Materia

51Pedernal blanco mate, con una veta lustrosa sobre el costado. Buena materia prima.

Técnica

52Pieza tallada en una navaja bastante corta. Anverso con una arista longitudinal cerca de la base, y más allá retoques invasores. Reverso provisto de un bulbo de percusión poco apreciable y una superficie de lasqueo casi plana, un poco curvada cerca del extremo. Retoques marginales finos y cortos, que se tornan oblicuos y un tanto más largos en el extremo. Plano de percusión casi perpendicular al plano de lasqueo.

Utilización

53Pieza tal vez empleada para el raspado de pieles.

Comparaciones

54En la sierra de Tamaulipas, Mac Neish (1958: 81 y fig. 28) halló, en niveles posclásicos, algunos raspadores sobre puntas de navaja, pero siempre muy cortos. En el valle de Tehuacán, los raspadores delgados, sobre navajas, son comunes desde el posclásico hasta la conquista española. Estos raspadores son también comunes en los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera.

Raspadores gruesos con ángulo dorsal marcado

55Dos ejemplares, hallados en superficie, en san sp 1 (foto 23-10 y fig. 99 5a y 5b).

Dimensiones en milímetros

56Longitud: 52 y 55 mm. Promedio: 53 mm.

57Ancho máximo: 29 y 87 mm. Promedio: 58 mm.

58Espesor máximo: 19 y 22 mm. Promedio: 20 mm.

Relaciones entre las dimensiones

59Relación ancho-longitud: 56/100 y 67/100.

60Promedio: 61/100.

61Relación espesor-longitud: 35/100 y 42/100.

62Promedio: 38/100.

Forma

63Piezas unifaciales o casi unifaciales; alargadas, gruesas y con un extremo redondeado, relativamente angosto, con flancos tallados oblicuamente. El otro extremo es informe o bien está tallado de un modo más descuidado. Bordes laterales algunas veces convexos y regularmente retocados, y otras dejados en bruto. El anverso o dorso es fuertemente convexo. El reverso es llano o incluso ligeramente cóncavo.

Materia

64Pedernal gris claro, lustroso y conserva importantes restos de córtex.

Técnica

65Piezas unifaciales, talladas a partir de lascas gruesas que conservan una parte de su ganga. Plano de percusión con ligera concavidad cerca del filo. Por el lado de la base, este plano de percusión fue descuidado o fue retocado mediante extracciones delgadas, las cuales hicieron desaparecer el bulbo de percusión. El filo es redondeado y relativamente angosto, formado por extracciones abruptas de laminillas estrechas, delgadas y bastante largas. Uno de los bordes laterales de la pieza de san sp 1 (fig.99-5a) es convexo, retocado del mismo modo que el extremo en “hocico” (distal angosto y redondeado) y presentando un perfil de filo análogo.

Utilización

66Estas herramientas tienen uno o dos filos bien hechos para raspar, formados por el encuentro de un plano de lasqueo ligeramente cóncavo con retoques largos y abruptos o casi abruptos.

Comparaciones

67Si bien la sierra de Tamaulipas suministró —en sus periodos precerámicos— un número bastante considerable de raspadores gruesos o “carenados” (gruesos con ángulo dorsal marcado), éstos no son en forma de “hocico” (con distal angosto y redondeado). En el valle de Tehuacán, los raspadores “carenados” (gruesos con ángulo dorsal marcado), y toscamente labrados, corresponden a los periodos precerámicos más antiguos. En sus niveles clásicos y posclásicos, la gruta de la Nopalera suministró raspadores gruesos, pero los ilustrados por García Cook (1967, fotos XXVI y XVII) son más bien raspadores circulares que raspadores en “hocico” (con distal angosto y redondeado). Tolstoy (1971: 283 y fig. 4) señala una abundancia de raspadores gruesos, alargados y “carenados” (espesos con ángulo dorsal marcado), en los periodos cerámicos del México central.

Pequeñísimo raspador-“hocico” (con distal angosto y redondeado) liso

68Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 8 (foto 23-11 y fig. 99-6).

Dimensiones en milímetros

69Longitud: 33 mm.

70Ancho máximo: 27 mm.

71Espesor máximo: 9 mm.

Relaciones entre las dimensiones

72Relación ancho-longitud: 82/100.

73Relación espesor-longitud: 27/100.

Forma

74Pequeña pieza bifacial; plano-convexa, bastante corta y medianamente gruesa. Talón recto. Bordes laterales rectos y paralelos, que luego convergen hacia un extremo distal redondeado formando un raspador.

Materia

75Pedernal gris claro, de muy buena calidad.

Técnica

76Pieza probablemente tallada sobre lasca, pero cuyo plano de lasqueo fue modificado por retoques cubrientes irregulares. Base rectilínea formada por fractura. Los retoques que forman el frente del raspador son cortos y oblicuos. Además de afectar el extremo redondeado, afectan una parte del borde convergente de la derecha, que es ligeramente convexo.

Utilización

77Esta pieza pudo ser una herramienta compleja, pues su borde funcional se extiende más allá del “hocico” (con distal angosto y redondeado) sobre un borde lateral convexo.

Comparaciones

78Esta pieza no tiene un equivalente exacto en el material lítico de la sierra de Tamaulipas publicado por Mac Neish. Es probable que este autor haya clasificado tal material dentro de sus “Flake Endscrapers”, sobre todo de la época posclásica (Mac Neish 1958: 81-82 y fig. 28). Tampoco en el valle de Tehuacán hay piezas totalmente idénticas a ésta; pero numerosos raspadores lisos, de diversas formas, están allí presentes en todos los periodos cerámicos. Lo mismo ocurre respecto a la gruta de la Nopalera.

Pequeño raspador unguiforme

79Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 1 (foto 23-12 y fig. 99-7).

Dimensiones en milímetros

80Longitud actual: 22 mm.

81Ancho máximo: 20 mm.

82Espesor máximo: 7 mm.

Forma

83Pequeñísima pieza unifacial; corta, casi cuadrada, probablemente tiesto terminal de una navaja más larga. Canto de una sola arista longitudinal, con diversas desconchaduras. Cara de lasqueo plana, ligeramente curvada en el extremo. Bordes laterales en agudos filos de lasqueo, con algunas pequeñas huellas de utilización. Extremidad distal convexa, un poco irregular, con retoques abruptos.

Materia

84Pedernal gris claro, lustroso, translúcido y aparentemente de muy buena calidad.

Técnica

85Fragmento de navaja con una sola arista, de sección triangular. Extremidad distal provista de cortos retoques abruptos, unifaciales. La otra extremidad está rota, y la ausencia total de bulbo de percusión muestra que el plano de percusión de la navaja se hallaba bastante alejado de ese plano de fractura.

Utilización

86Tal vez se trate de un tiesto de una pieza más larga, que debió ser empleada como raspador sobre punta de navaja.

Comparaciones

87Mac Neish no señala la presencia de raspadores obtenidos de punta de navaja en la sierra de Tamaulipas. En el valle de Tehuacán, este tipo de raspadores aparece en niveles precerámicos antiguos y perdura hasta la conquista española. Los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera suministraron una cantidad muy elevada de raspadores sobre punta de navaja, con extremo útil generalmente redondeado, que en su mayor parte parecen estar hechos en obsidiana.

88Si tuviéramos que considerar esta pieza como entera, y no como un tiesto, sería bastante comparable a los “raspadores unguiformes” del Paleolítico del Viejo Mundo (cf. por ejemplo. Bordes 1961, foto. 33, núm. 11).

89En tal caso, ésta tendría algunas similitudes con los pequeños raspadores circulares, ovalados o unguiformes hallados en Tamaulipas y en el valle de Tehuacán (Mac Neish 1958: 85 y fig. 26-6 y Mac Neish 1967: 41 y fig. 22).

Pequeño raspador discoidal

90Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 1 (foto 23-13 y fig. 99-8).

Dimensiones en milímetros

91Longitud: 31 mm (aproximadamente).

92Ancho máximo: 33 mm (aproximadamente).

93Espesor máximo: 10 mm.

Relaciones entre las dimensiones

94Relación ancho-longitud: 106/100.

95Relación espesor-longitud: 32/100.

Forma

96Pequeña pieza unifacial convexa-cóncava, bastante gruesa, de contorno irregular y vagamente redondeado. Dorso muy convexo. Reverso muy cóncavo.

Materia

97Pedernal gris claro, lustroso.

Técnica

98Pequeña pieza unifacial, tallada a partir de una lasca oblicua, de extremo redondeado. Plano de percusión liso, triangular, desfasado, pero perpendicular al plano de lasqueo. Anverso convexo, tallado abruptamente en grandes lascas irregulares. Reverso con plano de lasqueo muy cóncavo y provisto de pequeñísimos retoques marginales, unifaciales, inversos, aproximadamente sobre un tercio de los bordes.

Utilización

99Probable utilización como pequeño raspador semicircular, facilitada por la curvatura de una parte del borde.

Comparaciones

100Mac Neish (1958: 85 y fig. 28-6) encontró un número muy elevado de pequeños raspadores discoidales en los niveles recientes de los sitios costeros de Tamaulipas. La presencia de pequeños raspadores ovalados es también sumamente común en los niveles de cerámica del valle de Tehuacán (Mac Neish 1967: 42 y fig. 24). Los raspadores circulares de la gruta de la Nopalera parecen, por lo general, de mayores dimensiones.

Pequeño raspador semicircular, denticulado

101Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 3 (foto 23-14 y fig. 99-9).

Dimensiones en milímetros

102Longitud: 22 mm.

103Ancho máximo: 29 mm.

104Espesor máximo: 7 mm.

Relaciones entre las dimensiones

105Relación ancho-longitud: 131/100.

106Relación espesor-longitud: 32/100.

Forma

107Pequeñísima pieza unifacial; unguiforme, más ancha que larga, medianamente gruesa y vagamente semicircular. Denticulaciones sobre el borde redondeado.

Materia

108Pedernal gris bastante claro, lustroso.

Técnica

109Pieza unifacial, labrada en una pequeña lasca ancha y corta. Plano de percusión ancho, irregular y despostillado. Plano de lasqueo ligeramente convexo y sin bulbo de percusión apreciable. Anverso con retoques irregulares cubrientes. Denticulaciones formadas por pequeñas extracciones huecas, unifaciales y directas, las cuales determinan 7 u 8 festones dentados.

Comparaciones

110Mac Neish halló en Tamaulipas pequeños raspadores lisos, pero no señala ejemplares denticulados. Los raspadores denticulados de la gruta de la Nopalera (García Cook 1967: 90 y foto XXIX) son de forma irregular y escasamente comparables al que nos ocupa.

Pequeñas hojas bifaciales, con extremo tallado en forma de raspador

111Dos ejemplares: 1 de excavación (san viii) y 1 de superficie (sin localización precisa) (foto 23-15 y figs. 99-10a y 10b).

Dimensiones en milímetros

112Longitud: 67 mm.

113Ancho máximo: 32 a 33 mm.

114Espesor máximo: 12 mm.

Relaciones entre las dimensiones

115Relación ancho-longitud: 48/100 y 49/100.

116Relación espesor-longitud: 18/100.

Forma

117Pequeñas hojas bifaciales; medianamente gruesas, alargadas. Bordes laterales convexos, siendo al menos uno de ellos más o menos ondulado. Uno de los extremos es redondeado y se lo ha labrado en forma de raspador “hocico” (distal angosto y redondeado) delgado, mediante extracciones laminares, aprovechando la ventaja de que a este nivel una de las caras es plana, en tanto que la otra es más o menos convexa. En una de las piezas, el extremo opuesto es ancho y redondeado; en la otra, remata en una punta ojival chata y poco aguda, labrada en pedernal. Los bordes laterales de esta pieza presenta —hacia su parte media— dos pequeñas muescas, que tal vez sirvieron para la colocación de un mango.

Materia

118Pedernal gris o blancuzco. En los puntos donde la calidad de la materia es dispareja, el extremo que sirve de raspador siempre está labrado en un buen pedernal.

Técnica

119Piezas de tallado bifacial, aun cuando a veces una de las caras sea plana, o menos convexa que la otra. Retoques cubrientes irregulares sobre cada cara. Bordes con aristas esmeradamente regularizadas. La parte más trabajada es el extremo redondeado labrado en forma de raspador. En este extremo, el retoque bifacial de la pieza es incompleto, lo cual produce una cara plana y una cara ligeramente convexa. Esta cara convexa está modificada por extracciones laminares, rasantes, oblicuas o abruptas.

Utilización

120Uno de los extremos de estas piezas debió ser empleado como raspador “hocico” (distal angosto y redondeado). Posibilidad de colocación de un mango mediante muescas laterales sobre la pieza hallada en superficie.

Comparaciones

121Mac Neish no señala la presencia de raspadores de este género en la sierra de Tamaulipas ni en el valle de Tehuacán. García Cook, al parecer, tampoco los halló en la gruta de la Nopalera.

Pieza prismática unifacial, angosta y alargada, que pudo servir como raspador

122Un solo ejemplar, hallado en la excavación san vi (foto 23-16 y fig. 99-11).

Dimensiones en milímetros

123Longitud: 77 mm.

124Ancho máximo: 15 mm.

125Espesor máximo: 20 mm.

Relaciones entre las dimensiones

126Relación ancho-longitud: 19/100.

127Relación espesor-longitud: 26/100.

Forma

128Pieza unifacial, particularmente larga y angosta. En un principio más gruesa que ancha en las proximidades de su base, con caras planas laterales, disminuye progresivamente de espesor, y finalmente también de ancho en las cercanías de la extremidad distal. La cara dorsal presenta una arista que es reemplazada por una cara plana en la parte media. En su parte distal, el borde izquierdo es regularmente convexo y retocado. El pequeño extremo no es puntiagudo, sino más bien chato y redondeado.

Materia

129Pedernal gris claro lustroso, a veces un poco amarillento, con una parte —en la base— que parece tallada en el córtex.

Técnica

130Esta pieza aberrante tal vez sea un producto de talla más fortuito que intencional. A partir de un plano de percusión liso, el pedernal se talló bajo una forma prismática, a no ser que después su ancho haya sido disminuido más por extracciones laterales. La cara de lasqueo es perfectamente plana, sin vestigios de concoide de percusión. La parte distal, convexa, del borde izquierdo, tiene un retoque bifacial continuo. Sobre la cara dorsal, o anverso, este retoque es en escamas, oblicuo y a veces casi abrupto. Sobre la cara de lasqueo, o reverso, este retoque es muy fino y simplemente marginal. El pequeño extremo, que está un poco desportillado en un costado, parece que presenta pequeños retoques de raspador, de diversas dimensiones, que le dan un contorno redondeado.

Utilización

131Herramienta compuesta, tal vez raedera lateral y pequeño raspador de extremo, muy angosto.

Comparaciones

132Con respecto a una pieza tan aberrante como ésta, no puede esperarse hallar elementos de comparación.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search