Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 4. Perforadores en pedernal

Texte intégral

1El sitio de San Antonio Nogalar suministró 4 ejemplares de perforadores, todos en pedernal. Tres proceden de la excavación san viii, y el cuarto fue recogido en superficie en san sp 3 (foto 23-3 a 5 y fig. 98-18 a 21).

Dimensiones en milímetros:

2Longitud: de 24 a 52 mm. Promedio: 35 mm.

3Ancho máximo: de 11 a 25 mm. Promedio: 17 mm.

4Espesor máximo: de 5 a 9 mm. Promedio: 6.5 mm.

Relaciones entre dimensiones

5Relación ancho-longitud: de 32/100 a 83/100. Promedio: 51/100.

6Relación espesor-longitud: de 12/100 a 25/100. Promedio: 19/100.

Forma

7Pequeñas piezas unifaciales, delgadas, de ancho máximo variable, pero caracterizadas por una base no retocada y por una extremidad distal delgada, angosta y más o menos aguda.

Materia

8Pedernal de diversos colores: negro, negruzco, gris, rosa-violáceo.

Técnica

9La punta es generalmente obtenida reduciendo el ancho de la lasca o de la navaja, ya sea por extracciones longitudinales o por el retoque abrupto con un borde afilado, lo que produce secciones vagamente cuadradas o pentagonales.

10Por excepción, el perforador más grande de todos es simplemente una lasca de arista longitudinal, cuyo extremo delgado y puntiagudo, de sección triangular, tiene finos retoques sobre uno de sus bordes.

Utilización

11Piezas aparentemente empleadas para horadar materias no identificadas.

Comparaciones

12Mac Neish no señala verdaderos perforadores en la sierra de Tamaulipas, pues no cabe dar tal nombre a los bifaciales gruesos y puntiagudos hallados por él, en reducido número, en los más antiguos niveles precerámicos (Lerma y Nogales).

13En el valle de Tehuacán, Mac Neish (1967: 89 y fig. 75) encontró perforadores bifaciales de base ancha y cuadrada, con punta bien individualizada, factibles de ser atribuidos a los periodos clásico y preclásico. El México central suministró perforadores típicos en los niveles clásicos y posclásicos (Tolstoy 1971: 284 y fig. 4); Linné (1942, fig. 268) presenta uno de éstos, en obsidiana, de Teotihuacán, muy esmerado, de base ensanchada, oval. En la gruta de la Nopalera, García Cook (1967: 90 y 96, foto XXX y cuadro 19) encontró una buena cantidad de perforadores, de época clásica o posclásica, aparentemente en obsidiana y de factura muy esmerada, algunos de los cuales están hechos con puntas de flechas recortadas.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6631/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 49k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search