Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 3. Navajas y herramientas sobre navajas, en pedernal o en obsidiana

Texte intégral

1La industria lítica de San Antonio Nogalar, que no suministró ningún núcleo prismático, no era una industria productora de navajas. Las 23 navajas o navajillas en obsidiana, halladas en su mayor parte en excavaciones, nos parece que fueron importadas ya elaboradas. Solamente dos herramientas sobre lasca, en pedernal, pueden ser consideradas como de fabricación local.

Navajas y navajillas en obsidiana

2Veintitrés ejemplares, sólo dos de ellos hallados en superficie (en san sp 1) y el resto en excavaciones (6 en san vi, 1 en san vii, 11 en san viii, 2 en san ix y 1 en san x) (fig. 98-1 a 15).

Dimensiones en milímetros

3Longitud actual: de 8 a 43 nun. Ancho máximo: de 6 a 15 mm. Promedio: 8.8 mm.

4Espesor máximo: de 1.5 a 2.5 mm Promedio: 2 mm.

Forma

5Niguna de estas piezas está entera. Se trata solamente de tiestos, de longitudes diversas, sólo 4 de los cuales han conservado su talón, y ninguno ha conservado su extremidad distal.

6La gran mayoría de estas piezas (16 de un total de 23) tiene un ancho de 7 a 9 mm. Sólo 4 ejemplares tienen un ancho comprendido entre los 13 y los 15 mm. El espesor es por lo general de 2 mm; rara vez desciende a 1.5 mm y rara vez se eleva a 2.5 mm. La sección transversal es de forma trapezoidal, con un reverso —o cara de lasqueo— ligeramente convexo y un anverso —o cara dorsal— provisto de dos costillas longitudinales, más o menos paralelas, cuya separación varía de I a 6 mm. En el sentido longitudinal, estas piezas presentan una muy ligera curvatura, que se traduce por una convexidad del anverso o cara dorsal. Sin embargo, hay una excepción, donde la curvatura se da en sentido inverso.

Materia

7Obsidiana verdosa perfectamente translúcida, e incluso transparente bajo un reducido espesor. Sólo en cuatro casos, la materia contiene algunas impurezas que la toman un poco más opaca.

Técnica

8Evidentemente, estas navajas o navajillas provienen de núcleos más bien cilíndricos que cónicos. Parecen haber sido desprendidas por presión, o por percusión indirecta, con base en una técnica que la civilización mesoamericana parece haber llevado a su perfección. Los restos de planos de percusión conservados por 4 navajas de San Antonio Nogalar son minúsculos, pero lisos y perpendiculares al plano de lasqueo de la navaja. La superficie de ellos es mate y no brillante. Esto parece corresponder a núcleos con plano de percusión preparado, llano, pulido o rugoso. Pero ninguno de tales núcleos fue descubierto sobre el terreno.

Utilización

9Estas pequeñas navajas de bordes afilados debieron ser utilizadas para cortar materias diversas. Sus filos presentan casi siempre pequeñas melladuras. Su reducido espesor las tomaba particularmente frágiles, y, sin duda, la escasez de la materia prima hacía que fueran utilizadas hasta el final; de ahí la total ausencia de piezas enteras y el gran número de pequeños tiestos. Mac Neish (1967: 25 y fig. 10) presenta un caso de enmangamiento de una navajilla de este género, por simple envoltura parcial con papel de corteza y atadura mediante una fibra vegetal. Esta pieza procede de la gruta de Coxcatlán, en el valle de Tehuacán.

Comparaciones

10En los niveles cerámicos de la sierra de Tamaulipas, Mac Neish (1958: 81 y fig. 26) halló alrededor de veinte navajas aparentemente idénticas a las de San Antonio Nogalar. La ausencia de núcleos en obsidiana y la escasez de lascas lo condujeron a pensar que estas navajas no eran fabricadas localmente, sino que más bien eran importadas.

11Ekholm (1944: 489 y fig. 55) encontró lascas de obsidiana en la región de Pánuco-Tampico desde el preclásico medio (Pánuco I o periodo Chila), pero sólo encontró navajas prismáticas a partir del clásico reciente (Pánuco IV o periodo Zaquil). Las tres navajas que él presenta como procedentes de excavaciones son del periodo posclásico antiguo, y sólo dos de ellas parecen ser translúcidas. Por impreciso que sea, este hecho merece ser señalado, pues en el posclásico reciente de la Huasteca, casi todas las navajas son de obsidiana negra opaca.

12Mac Neish (1954: 602), quien excavó, en Pánuco, niveles preclásicos más antiguos que los alcanzados por Ekholm, no halló en ellos navaja alguna, y comprobó que las lascas en obsidiana, ausentes en el periodo Pavón —hacia 2000 a.C.— aparecen en el periodo Ponce, hacia 1600 a.C.

13En el centro de México, donde los yacimientos de obsidiana son numerosos, el empleo de este material se remonta a los tiempos más antiguos. En el valle de Coxcatlán, las navajas prismáticas de bordes y aristas paralelos hacen su aparición hacia 3500 a.C.; las navajas con plano de percusión bien preparado, hacia 1500 a.C; y las navajas con plano de percusión pulido o rugoso, solamente en la época posclásica (Mac Neish et al., 1967: 17-29).

14Es probable que las navajas en obsidiana de San Antonio Nogalar hayan sido importadas, y no elaboradas localmente.

Raedera sobre navaja doble, en pedernal

15Un solo ejemplar, hallado en la excavación san viii (foto 23-1 y fig. 98-16).

Dimensiones en milímetros

16Longitud: 50 mm.

17Ancho máximo: 20 mm.

18Espesor máximo: 7 mm.

19Relaciones entre las dimensiones Relación ancho-longitud: 40/100.

20Relación espesor-longitud: 14/100.

Forma

21Pequeña pieza unifacial, larga y delgada, tallada en una navaja ligeramente encorvada, más ancha en el extremo que en la base. Anverso con dos aristas. Extremidad distal convexa, poco retocada, con pequeño ápex central. Bordes laterales retocados, uno sobre la cara ventral y el otro sobre la cara dorsal. Talón muy reducido.

Materia

22Pedernal amarillento, mate en la mitad de la base y brillante en la otra mitad.

Técnica

23Navaja con dos aristas longitudinales, desprendida —aparentemente por percusión— de un núcleo tal vez prismático, de flanco un poco convexo. Plano de percusión muy pequeño, ligeramente cóncavo, en ángulo recto con el plano de lasqueo. Reverso con bulbo de percusión muy discreto, un tanto astillado, y con una onda de lasqueo terminal. El borde lateral recto y un poco convexo, tiene pequeñísimos y finos retoques marginales, unifaciales, inversos (sobre la cara de lasqueo. El borde lateral izquierdo tiene finos y delgados retoques rasantes, unifaciales, directos (sobre la cara dorsal), formando un filo cóncavo de aproximadamente 20 mm de longitud.

Utilización

24Herramienta compuesta: raedera lateral cóncava sobre un borde y ligeramente convexa sobre el otro. Es más dudoso que el extremo haya sido utilizado, a causa de la onda de lasqueo que lo torna poco cortante.

Comparaciones

25Esta pieza constituye una de las raras herramientas sobre navaja del sitio de San Antonio Nogalar. En la sierra de Tamaulipas, Mac Neish (1958: 81 y fig. 28) halló 28 navajas en pedernal con aristas dorsales longitudinales, de 35 a 80 mm de longitud, cuyos bordes laterales presentan a veces huellas de uso, pero una sola está realmente retocada. Estas navajas aparecen en los niveles precerámicos más recientes (periodo Almagre), y permanecen en uso hasta la Conquista española. En el valle de Tehuacán, las navajas en pedernal, más o menos toscas, aparecen desde los periodos más antiguos, pero no tardan en ser reemplazadas, en gran medida, por las navajas de obsidiana, más finas y más regulares (Mac Neish 1967: 17-26). Los niveles clásicos y posclásicos de la gruta de la Nopalera suministraron exclusivamente navajas en obsidiana (Garcia Cook 1967: 76-82), sólo con dos excepciones.

Navaja-raedera y raspador, en pedernal

26Un solo ejemplar, hallado en superficie, en san sp 1 (foto 23-2 y fig. 98-17).

Dimensiones en milímetros

27Longitud: 63 mm.

28Ancho máximo: 25 mm.

29Espesor máximo: 7 mm.

Relaciones entre las dimensiones

30Relación ancho-longitud: 40/100.

31Relación espesor-longitud: 11/100.

Forma

32Pequeña pieza unifacial, larga y delgada, tallada en una navaja más ancha en la punta que en el talón. Anverso provisto de dos aristas longitudinales, una está carcomida por retoques marginales. Extremidad distal ensanchada, oblicua, con retoques, formando raspador sobre punta de navaja, de filo oblicuo. Pero, por otra parte, los retoques sobre el borde longitudinal izquierdo hacen también de esta pieza una raedera recta o un poco cóncava.

Materia

33Pedernal gris claro, brillante, bastante bueno. En el talón, una pequeña parte en pedernal gris mate constituye, al parecer, un resto de pedernal.

Técnica

34Navaja con dos aristas longitudinales, desprendida —aparentemente por percusión— de un núcleo tal vez prismático. El talón de la pieza está formado de córtex sobre una longitud aproximada de 8 mm. La superficie del plano de percusión parece natural. Esta superficie, actualmente muy reducida, forma un ángulo casi recto con el plano de lasqueo. El reverso de la pieza muestra un bulbo de percusión bastante pequeño y anchas ondas en el plano de lasqueo. Los retoques del borde lateral, en escamas, son unifaciales, directos y rasantes. Ellos forman un filo algo irregular, lo cual tal vez sea una señal de desgaste debido a un empleo demasiado brutal. Los retoques del extremo oblicuo son marginales, finos, cortos y rasantes

Utilización

35Herramienta compuesta: por una parte, raspador sobre punta de navaja, de filo oblicuo; por la otra, raedera lateral recta o ligeramente cóncava.

Comparaciones

36Esta pieza constituye una de las escasas herramientas sobre navaja del sitio de San Antonio Nogalar. Ver, más arriba, las comparaciones hechas a propósito de la navaja-raedera doble.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search