Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Segunda parte. El material cerámico de San Antonio Nogalar

Capítulo 11. Las figurillas en barro cocido

Texte intégral

Generalidades

1Sobre un total de 150 tiestos de figurillas descubiertos en San Antonio Nogalar, 88 fueron hallados en excavaciones (mayoritario en san viii) y 62 fueron recogidos en superficie. Eu su mayor parte, estos últimos proceden de san sp i, el campo de cultivo situado en medio del sitio; pero once fueron recolectados en 1973 y provienen de la reciente labranza del sector oriental del sitio arqueológico.

2A pesar de su diversidad de materias y formas, este conjunto parece de una misma época. En efecto, los diferentes tipos factibles de ser distinguidos en él, se encuentran, en proporciones análogas, tanto en el lote de las piezas de excavaciones como en el de las piezas de superficie.

3Sólo cuatro piezas pueden ser consideradas como casi completas: con su cabeza, su cuerpo y por lo menos una parte de sus miembros. Tres de ellas son animales o semianimales, y una sola es humana. Sin embargo, las figurillas humanas eran mucho más numerosas; aun así, su estado fragmentario obliga a clasificarlas con base en las cabezas, que son más características y generalmente están mejor conservadas.

4De 40 cabezas humanas recolectadas, solamente 9 proceden de excavaciones. Las 31 restantes, recogidas por nosotros, fueron halladas en superficie, no obstante estimamos que pueden ser utilizadas para nuestro estudio. Los tiestos de cuerpos o de miembros aparentemente humanos suman 104. Por lo general se encuentran en pésimo estado de conservación, y sus vinculaciones con las distintas clases de cabezas son poco evidentes. Hay cuatro tiestos de figurillas animales, y dos piezas que son semihumanas, semianimales.

5De 150 tiestos de figurillas, alrededor de 132 son en barro cocido rosa-crema y 15 en barro cocido rojizo, más o menos tosco. Hay 3 tiestos bastante dudosos, a cuyo respecto se titubea en atribuirlos a la cerámica Nogalar Pasta Fina Clara.

6Entre las figurillas en barro cocido rosa-crema, distinguimos un tipo Retrato, abundantemente representado (29 cabezas), y un tipo Panuco, que se reduce a unos pocos ejemplares (4 cabezas y un tiesto de tocado). Entre las escasas figurillas en barro cocido rojizo, distinguimos un tipo con ojos en granos de café (2 cabezas) y otro, muy mal definido, cuyos ojos son generalmente incisos (5 cabezas, una de ellas en cerámica de color bastante claro).

Materias y superficies

7Barro cocido rosa-crema. En su gran mayoría, las figurillas de San Antonio Nogalar están hechas de un barro cocido rosa, fino y homogéneo, donde los elementos no plásticos están represen tados por pequeños granos de arena, de formas y colores variados. Generalmente, la pasta es de un color rosa-crema tendiendo al pardo claro (Munsell 7.5 YR 7/4, 7.5 YR 8/6, o 5 YR 8/4), algunas veces rosa franco (5 YR 7/4) o rojizo (2.5 YR 6/4), y raramente rosa grisáceo (5 YR 6/2). Estos matices de color parece que se deben sobre todo a diferencias de cocción. Las fisuras muestran que, con bastante frecuencia, en la parte interna la pasta toma un color gris más o menos oscuro, mientras que, en otros casos, la pasta conserva el mismo color en todo su espesor. Por lo general, la dureza es deficiente.

8Las superficies dan la impresión de haber sido tratadas con esmero, pero a menudo se encuentran muy alteradas por las inclemencias del tiempo. Algunos ejemplares, mejor cocidos que los otros, parece que tienen rastros de pulido. Dos o tres piezas guardan débiles restos de un revestimiento blanco, de aspecto gredoso. Algunos tiestos de miembros parece que conservan huellas de engobe rojo.

9Casi todas las figurillas en barro cocido rosa eran sólidas. En su fabricación, el modelado y el pastillaje eran esenciales, pero los rostros del tipo Retrato estaban hechos en molde.

10Dos o tres tiestos de miembros (figs. 92-16 y 26) parecen haber sido fabricados con la misma materia que las vasijas cerámicas del tipo Nogalar Pasta Fina Clara. Su pasta, blancuzca y homogénea, contiene escasos elementos no plásticos. Su superficie está bien alisada. Dos de esos tiestos son huecos, con paredes bastante delgadas, lo cual parece clasificarlos aparte de las demás figurillas de San Antonio Nogalar (fig. 92-26). Sin embargo, subsiste una duda con respecto a ellos, pues no es totalmente descartable la posibilidad de que tales tiestos hayan sido soportes de recipientes.

11Barro cocido rojizo. Quince tiestos de figurillas fueron hechos con un barro cocido rojizo bastante tosco, a menudo gris en su parte interna. La pasta contiene elementos no plásticos abundantes y algunas veces bastante gruesos, al parecer provenientes de rocas eruptivas. En su mayor parte, estos elementos son blancuzcos y parecen de naturaleza feldespática. Otros son oscuros y deben ser ferromagnesianos. Estas figurillas estaban modeladas a mano, con elementos añadidos por pastillaje. Ninguna había sido hecha en molde. Su factura es generalmente tosca y su superficie, rugosa. Sin embargo, una de ellas está bien cocida y es dura, con una superficie roja esmeradamente alisada.

Cabezas del tipo Retrato en barro cocido rosa

12En su mayoría, las cabezas de figurillas halladas en San Antonio Nogalar pueden ser clasificadas dentro del tipo Retrato, definido por Ekholm (1944: 446-451) en Pánuco (fig. 88 a 90, foto 21).

13Todas las cabezas de este tipo están hechas en barro cocido rosa-crema, con los matices de color señalados más arriba. Dos o tres de ellas conservaron algunos rastros de revestimiento blanco. Todas son sólidas, salvo una que es parcialmente hueca, con un tubo de ventilación hacia atrás (fig. 89-1). La parte posterior es casi siempre plana; sin embargo, en un par de casos, muestra una ligera concavidad (fig. 90-2), y en otros dos una ligera convexidad (figs. 89-3 y 5).

14Actualmente, todas estas cabezas están quebradas a nivel del cuello, y una sola (fig. 88-1) está unida a un cuerpo. Otra, de pequeñas dimensiones y de modelado bastante mediocre (fig. 90-6), estaba simplemente sujeta sobre un cilindro hueco de más o menos 4 cm de diámetro. Cabe suponer que este tubo perteneció a un brasero del tipo de los que fueron descubiertos en Teotihuacán (Séjourné 1966, foto 8, figs. 15 y 16).

15Los rostros son bastante realistas, en general con rasgos finos y graciosos, de apariencia femenina. Su expresión es casi siempre apacible y serena. Los ojos se encuentran simplemente evocados por la protuberancia de las cejas y la de los globos oculares. La pupila no está marcada, lo cual suele reflejar un estado como de sueño. Incluso en uno o dos casos, los párpados parecen estar cerrados (fig. 88-3). La boca está cerrada o apenas entreabierta. Las comisuras de los labios están, en general, ligeramente inclinadas hacia abajo.

16Casi todos los rostros se encuentran enmarcados por grandes orejeras discoidales, algunos tienen una perforación central (fig. 88-5) y otros no (figs. 88-1, 2 y 4). La única cabeza desprovista de tocado tiene un orificio de suspensión en medio de la frente, sin por ello presentar la concavidad posterior de las máscaras (fig. 88-6). Los tocados son bastante variados. Pueden estar constituidos por un conjunto de pastillaje liso (fig. 89-2), incisos (figs. 89-3 y 4; fig. 90-3) o perforados (figs. 89-5 y 6). Con frecuencia incluyen una banda, simple (fig. 88-3) o incisa (fig. 90-2 y 4), sobre la cual suelen aparecer flecos verticales que tal vez representen cabellos (fig. 88-1, 2 y 4). No se excluye la posibilidad de que ciertas bandas anchas y gruesas hayan podido constituir una especie de turbantes. La pequeña cabeza de la figura 90-6 parece haber tenido una cabellera en desorden, representada por ranuras hechas en diversos sentidos.

17Cinco cabezas de figurillas —una sola está más o menos bien conservada (fig. 88-7)— se clasifican aparte y representan a un anciano de rostro arrugado. Se trata, evidentemente, del viejo dios del fuego, al que los aztecas llamaban Huehuetéotl, “el viejo dios”. Sus orejeras, vagamente ovales, estaban adornados con 4 perforaciones irregulares en la parte superior y con otra, más grande y redondeada, en la parte inferior. El tocado, muy simple y ornamentado por incisiones paralelas, parece que representa mechones de cabellos (fig. 88-7) o una especie de banda o de turbante. Tres de estas cabezas de ancianos fueron encontradas en excavaciones (una en san vi y dos en san viii), lo cual demuestra que son muy contemporáneas de la ocupación principal del sitio.

18El examen de las cabezas del tipo Retrato de San Antonio Nogalar induce a pensar que el rostro era hecho en molde, generalmente sin tocado, y luego cuidadosamente acomodado sobre una prolongación del cuello. Los ornamentos de orejeras y algunos elementos del tocado eran agregados a continuación por pastillaje. Esta hipótesis técnica está confirmada por el hallazgo de un molde en el sitio arqueológico de La Torrecilla, vecino y aparentemente contemporáneo del de San Antonio Nogalar. En efecto, dicho molde permite reproducir rostros de apariencia femenina, muy análogos a los de nuestro tipo Retrato.

19En la estratigrafía de la excavación san viii, fueron halladas en las capas profundas cabezas del tipo Retrato (2 ejemplares), intermedias (1 ejemplar) y superficiales (1 ejemplar).

20Las cabezas de este tipo de San Antonio Nogalar corresponden totalmente con las que Ekholm (1944: 446-451 y fig. 37) halló en Pánuco. Una de las cabezas con apariencia femenina de Ekholm (1944, fig. 37-J) presenta una perforación frontal análoga a la de una de las piezas de San Antonio (fig. 88-6). Ekholm (1944, fig. 37-P) también ilustra, sin comentarla, una cabeza de anciano con el rostro arrugado. No obstante, en su gran mayoría, las cabezas del tipo Retrato de Pánuco carecen de tocado, al igual que sus homologas de Teotihuacán; mientras que, por lo contrario, casi todas las de San Antonio Nogalar tienen tocado. De tal manera, por la importancia relativa de sus tocados, las cabezas del tipo Retrato de San Antonio Nogalar se asemejan a las del tipo Moldeado (“Mould Made figurines”) de Ekholm (9144: 451-452 y fig. 38). Esta analogía llega incluso a ser asombrosa en el caso de dos piezas de concavidad posterior, cuyo tocado parece haber sido moldeado al mismo tiempo que el rostro (fig. 90-2).

Cabezas de los tipos Pánuco A, B y C

21Estos tipos son denominados con base en la clasificación hecha por Ekholm en Pánuco (Ekholm 1944: 441-446, fig. 33-35). El sitio de San Antonio Nogalar suministró 4 cabezas del tipo Pánuco B, todas ellas procedentes de recolecciones de superficie (fig. 91. foto 22). Sin embargo, es necesario agregarles un tiesto de tocado alto (fig. 91-6), hallado en san viii y sin duda alguna proveniente de una gran figurilla del tipo Pánuco C. Por otra parte, cabe recordar que Mac Neish (1958: 50) encontró, en este mismo sitio, una cabeza de figurilla del tipo Pánuco A, la cual es mencionada en su texto pero sin que figure explícitamente en las ilustraciones de su libro.

22Los 5 tiestos de figurillas de los tipos Pánuco hallados por nosotros, son sólidos y están hechos en barro cocido color rosa-crema. No obstante, uno de ellos (fig. 91-1) es rosa pálido, otro es rosa oscuro (fig. 91-6), un tercero (fig. 91-4) es más bien grisáceo, y los dos restantes tienden al pardo (figs. 91-2 y 3). Estos dos últimos están particularmente bien cocidos, con una superficie conservada lisa y dura. La parte posterior de la cabeza es plana o ligeramente convexa. El rostro está fonnado por una simple planchuela de barro aplicada sobre la prolongación del cuello. La nariz, la boca, el tocado y las joyas fueron añadidos después por pastillaje. Los ojos están figurados mediante tres puntuaciones, una central redondeada y dos laterales oblicuas. Los ornamentos de orejas son circulares, con un agujero central.

23Los cuatro ejemplares que hemos clasificado dentro del tipo Pánuco B, tienen un tocado bajo, ya se trate de una simple banda (fig. 91-1, 2 y 4), o bien que la propia cabellera esté representada por incisiones paralelas (fig. 91-2 y 3). La pieza de la fig. 91-1, que está casi completa, representa un personaje sentado, con las manos apoyadas sobre los muslos. Lleva un collar con colgante, pero no muestra indicación alguna de su sexo. Su altura es de 7 cm. La estatuilla de la fig. 91-2, que ha conservado una parte de su torso, lleva un doble collar y, al parecer, tiene senos femeninos. Sobre su boca pastillada, la comisura de los labios está indicada por dos incisiones oblicuas. La pieza de la fig. 91-4 es aben-ante, tanto por su materia como por ciertos rasgos de su factura. Los ojos están marcados por dos perforaciones en lugar de tres. La boca es deprimida, con 4 perforaciones para indicar los dientes. Esta boca deprimida, enmarcada en una especie de rictus, hace pensar en una representación del viejo dios del fuego, que se habría intentado realizar en el estilo del tipo Pánuco B, imitando un modelo del tipo Retrato.

24El tiesto de tocado proveniente de una figurilla del tipo Pánuco C (fig. 91-6), incluye una especie de corona cubierta de pastillas incisas, con una protuberancia mediana vertical sobre la frente. El conjunto está rematado, en la parte de atrás, por una alta planchuela erguida, marcada por dos líneas verticales incisas. Este tiesto parece que fue roto y vuelto a pegar en la época precolombina, pues su fractura conserva vestigios de chapopote. Dicho tocado tiene un parecido bastante sorprendente con los de las tres cabezas del tipo Pánuco C ilustradas por Ekholm (1944, figs. 35 A, B y C). Una de ellas (ibid., fig. 35-B) presenta, al igual que la nuestra, una protuberancia vertical sobre la frente, pero ésta tiene dos pequeñas pastillas laterales redondeadas, probablemente semejando ojos. Puede pensarse, tal como lo hace Jiménez Moreno (1959: 1079, foto Xb-8), que este tipo de tocado representaba, o evocaba la imagen de un gran guaco (Crax rubra) macho pavoneándose durante su cortejo. Por lo tanto, el personaje portador de este tocado probablemente haya sido el equivalente local del dios que los aztecas denominaban Xochipilli, dios del amor, que también se le ha relacionado con la danza y los deportes, el cual tenía al gran guaco como símbolo, o como equivalente animal.

Tocado que representa al gran guaco pavoneándose. Pánuco (según Ekholm).

25Junto con las cabezas de los tipos Pánuco B y C, hicimos aparecer un tiesto de miembros, el cual puede atribuirse a estos tipos (fig. 91-5), por comparación con una pieza entera ilustrada por Ekholm (1944, fig. 34-T). Tal tiesto proviene, sin duda alguna, de una figurilla sedente con las piernas cruzadas. La pasta es de color rosa crema. El muslo era hueco. Los dedos del pie están representados someramente mediante incisiones.

26La altura de las figurillas de los tipos Pánuco B y C debió variar desde 7 cm (fig. 91-1) hasta más de 30 cm (fig. 91-6). Algunas estaban representadas sentadas, y otras probablemente de pie.

Cuerpos y miembros humanos de los tipos Retrato y Pánuco

27Entre las cabezas de figurillas que acabamos de describir, solamente dos conservaron una parte o la totalidad de su cuerpo. Pero, por otra parte, el sitio de San Antonio Nogalar suministró unos treinta tiestos de miembros y casi otros tantos tiestos de cuerpos que, por su materia y su forma, parece que estan relacionados con los tipos Retrato o Pánuco. Muchos otros tiestos están demasiado estropeados para ser verdaderamente identificables (fig. 92).

28Del examen de estos restos se deduce, en primer lugar, que las figurillas sólidas constituían la gran mayoría. Sólo un tronco hueco pudo ser identificado (fig. 92-11). Su forma es muy esquemática, y él parece contener varias bolitas formando cascabel. Solamente cuatro tiestos de miembros presentan una cavidad interna, dos de los cuales, en Pasta Fina Clara, fueron señalados antes como dudosos.

29Sexo. Entre los tiestos de cuerpos, seis torsos conservados —de un total de nueve— presentan senos femeninos. De nueve tiestos mostrando la parte inferior del cuerpo, ninguno muestra indicación de sexo. Un tiesto muy estropeado parece representar una mujer encinta (fig. 92-12); pero, en los demás casos, los individuos representados son casi siempre muy esbeltos. Los cuerpos femeninos en particular, tienen un aspecto juvenil, con una cintura fina y senos pequeños y salientes. A pesar de la pobreza de estos datos, puede deducirse que las figurillas femeninas constituían la gran mayoría y que representaban sobre todo imágenes de niñas o de mujeres muy jóvenes.

30Postura. De 14 tiestos donde la postura es más o menos posible de discernir, 7 personajes parece que estaban de pie y 7 sentados. En su mayor parte, las figurillas de pie (fig. 92-12 y 20) probablemente estaban adosadas para poder mantenerse en posición vertical. A menudo, la postura sedente está representada de manera esquemática, con las piernas figuradas como simples muñones en la parte inferior de un cuerpo aplastado (fig. 92-6), cilindrico (fig. 92-11), o realista (fig. 91-1). Una figurilla, probablemente del tipo Pánuco C, mostraba a un personaje sentado, con las piernas cruzadas (fig. 91-5). Otro tiesto, más incompleto, parece corresponder a la misma posición. Las figurillas sedentes no tenían necesidad de estar adosadas. En algunos casos, donde el modelado es bastante esquemático, la estabilidad está asegurada mediante una protuberancia modelada en la parte baja de la espalda, lo cual hace que la figurilla sea trípode (figs. 92-9 y 10).

31Vestimentas. Todos los cuerpos conservados tienen el torso desnudo. En cuanto a la parte inferior del cuerpo, subsisten de ella 9 tiestos, 7 están totalmente desnudos y los 2 restantes se encuentran provistos de una especie de faja (fig. 92-20). No existe representación alguna de enaguas, ni de taparrabos pasando entre las piernas.

32Es necesario considerar aparte el caso de un tiesto de figurilla sedente trípode, muy esquemática, procedente de la excavación san viii, y cuya cabeza está quebrada (fig. 92-9). El cuerpo, figurado sin brazos, parece de forma ovoide y está como envuelto en una especie de coraza, cuya superficie está marcada por series de ranuras horizontales, anchas y cortas. Este atuendo está abierto por delante, y se ha desescamado o desprendido en la parte posterior. Parece evocar una especie de coraza en tiras. Otro tiesto (fig. 92-10), hallado en superficie, es análogo al anterior, pero de factura más tosca. La parte delantera del cuerpo está quebrada, pero la espalda se encuentra cubierta por una gruesa capa de barro cocido, cuya superficie está ranurada con numerosas incisiones oblicuas. Cabría preguntarse si no hay aquí una evocación de las esclavinas tejidas con correas de piel de conejo, que antiguamente eran fabricadas por diversas tribus del norte de México y del suroeste de los Estados Unidos.

33Miembros. Todos los miembros o fragmentos de miembros descubiertos son sólidos, a excepción de dos muslos (uno de los cuales es el de la fig. 91-5), de una pierna (fig. 96-17) y de un pie aislado que está rematado por un resto de pierna hueca (fig. 92-21). Por comparación con ciertas figurillas huastecas inéditas, probablemente de época más reciente, hemos considerado posible interpretar como pies humanos los dos tiestos huecos de extremidad aplastada, uno de los cuales está representado por la fig. 92-26. Pero no se excluye que ambos tiestos, muy delgados y aparentemente hechos en Pasta Fina Clara, puedan ser interpretados más bien como que fueron simples soportes de recipientes. Los brazos podían ser colgantes (figs. 88-1 y 92-13 a 16), o estar doblados (fig. 92-6). El brazo ilustrado en la fig. 92-13. debió pertenecer a una figurilla de casi 40 cm de altura. Ya hemos señalado que las piernas de las figurillas sedentes están a menudo representadas por simples muñones (figs. 91-1; 92-9 a 11). Lo mismo sucede, algunas veces, con las figurillas de pie (fig. 92-12). Las manos, aplastadas o ensanchadas por pellizco (fig. 92-25), están casi siempre adornadas con incisiones destinadas a evocar los dedos (figs. 92-13 a 16, 18, 19, 22, 23 y 24). Es muy raro que las uñas estén individualizadas (fig. 92-19). La figuración de los dedos de los pies era también muy constante, aunque menos esmerada (figs. 91-5; 92-9 a 11 y 21).

34Collares y brazaletes. Varias estatuillas o tiestos de ellas, de los tipos Retrato o Panuco, llevan collares. En general, éstos se encuentran representados por una banda aplicada, bastante ancha, que puede ser lisa (fig. 91-1) o estar decorada con incisiones transversales (fig. 92-17) o longitudinales (figs. 90-2 y 4). Dicha banda es doble en el caso de la fig. 88-1. El collar de la fig. 91-2 está formado por pastillaje que aparentemente representan gruesas cuentas de piedra. Lo mismo sucede con el brazalete de la fig. 92-23. Es probable que el brazalete de la fig. 92-13 haya constado de tres vueltas de cuentas, indicadas por incisiones. El brazalete de la fig. 92-14 consistía, al parecer, en una simple banda. En todos los casos, los brazaletes dan la impresión de haber sido incompletos, al estar figurados solamente en un lado del brazo: negligencia intencional que es común en las figurillas de la Huasteca.

Pequeñas cabezas en barro cocido rojizo, con ojos “en granos de café”

35Dos pequeñas cabezas, con ojos “en granos de café”, fueron encontradas en superficie, en SAN SP 1, en la milpa ubicada en medio del sitio principal. Ambas son sólidas, y su pasta es rojiza (fig. 93 y foto 22).

36La primera y la más fina es de barro duro, muy cocido, con una superficie roja bien alisada (fig. 93-3). La cabeza propiamente dicha, muy aplastada de adelante hacia atrás (como por una deformación craneana tabular oblicua), está formada por una especie de pastilla circular inclinada. Su unión con los hombros está oculta por una banda que aparentemente representa un collar provisto de un colgante central. Los ojos son figurados por pequeñas pastillas salientes, hendidas como granos de café. Algunos rastros revelan que la nariz y la boca también estaban pastilladas, pero más tarde ambas se desprendieron. La cabellera, dividida por una raya central, es evocada mediante finas incisiones. A cada lado del rostro, una pequeña pastilla redondeada, con perforación central, representa una orejera. Subsiste uno de los brazos, el cual se presenta como un corto muñón de extremidad redondeada. La figurilla completa no debió haber tenido más de 7 cm de altura.

37La otra figurilla, de factura mucho más tosca (fig. 93-1), es en barro cocido Gris-Negruzco, que se torna rojizo sobre una parte de la superficie. No tiene alisado alguno. Al igual que en el caso precedente, la cabeza, muy aplastada, está levantada de manera que el rostro se halla vuelto hacia arriba. Los ojos son pequeñas pastillas salientes, hendidas como granos de café. La nariz está torpemente pastillada. La parte baja del rostro, exageradamente saliente y provista de una ligera incisión para evocar la comisura de los labios, le da al conjunto una expresión arrogante y desdeñosa. No hay orejeras, pero sí ciertos restos de un collar. El cuerpo, quebrado a nivel del vientre, es sólido, con senos femeninos cónicos, muy protuberantes. Los brazos están ausentes o estuvieron representados por simples muñones, actualmente quebrados o desprendidos. La figurilla completa no debió rebasar los 10 u 11 cm de altura.

38Varios tiestos de cuerpos, bastante pequeños, en Cerámica Rojiza, hallados en la excavación san viii (figs. 93-7 a 9), tal vez hayan correspondido a figurillas de este género.

39Las relaciones entre este tipo y ciertas figurillas de apariencia “primitiva”, ilustradas y descritas por Ekholm (1944, fig. 39: 453), son bastante dudosas. Sin embargo, señalemos que en Panuco se encuentra de vez en cuando el carácter de una cabeza muy levantada, al punto de que el plano del rostro forma un ángulo de aproximadamente 45° con la línea del cuerpo. Las relaciones con los tipos “Coffee-Bean Eye” y “Bulging Eye” de Ekholm (1944: 436 y 446; figs. 30 y 36) son aún menos probables.

Otras cabezas en barro cocido rojizo tosco

40Otras cinco cabezas, más grandes pero de apariencia igualmente “primitiva”, fueron halladas en San Antonio Nogalar. Una de ellas (fig. 93-5) procede de un nivel elevado de la excavación san viii. Otra proviene de un hallazgo de superficie no localizado (fig. 93-6). Las tres restantes, encontradas en 1973, son de san sp 5 y proceden de la reciente labranza del sector oriental del sitio principal (fig. 93, núms. 4. 10 y 12). Las cinco están hechas en barro cocido más o menos rojizo, toscamente trabajadas, con una superficie rugosa sin acabado. Todas están quebradas a nivel del cuello, salvo una (fig. 93-12), que conservó una parte del torso.

41La cabeza procedente de san viii (fig. 93-5) tiene 3 cm de altura. Es más ancha que alta y ligeramente aplastada, con una cara posterior casi vertical. El rostro, muy ancho, de contorno redondeado, está indicado por tres burdas incisiones que representan los ojos y la boca. La nariz está apenas marcada por una vaga protuberancia. No hay rastros de joyas ni de tocado.

42La cabeza sin procedencia localizada (fig. 93-6) tiene de 5 a 6 cm de diámetro y debió formar parte de una figurilla bastante grande, de 20 a 25 cm de altura. Muy aplastada, con una parte posterior casi vertical, presenta —vista de frente— un contorno vagamente circular. Los ojos y la boca están figurados, individualmente, por una incisión circular poco profunda. La nariz está quebrada. No hay rastros de joyas. La cabellera tal vez esté evocada por una nervadura chata y retorcida, pastillada sobre la parte izquierda de la frente, y por otras dos nervaduras análogas que se cruzan detrás de la cabeza.

43La primera cabeza procedente de san sp 5 tiene un aspecto caricaturesco, con un cráneo exageradamente deformado (en parte quebrado), una nariz deforme, ojos globulares en ancha hendedura, y una boca pastillada asimétrica, de comisuras cómicamente levantadas (fig. 93-10).

44Otra de las cabezas procedentes de san sp 5 (fig. 93-4) es de color crema grisáceo con matices rojos atenuados, por sectores. El cráneo está aplastado oblicuamente y el plano del rostro muy levantado. La cabellera, indicada por incisiones, incluye una raya en medio. Ojos y boca están figurados por una protuberancia oval no pastillada, con una incisión horizontal mediana. Las orejeras son pequeñas, circulares y provistas de una perforación central.

45El último tiesto procedente de san sp 5 (fig. 93-12) es rojizo, con manchas de fuego grises. El rostro se encuentra enmarcado por una especie de tocado semicircular, formado por una tira de barro aplicada. Los ojos están figurados por dos perforaciones oblicuas. La boca y la nariz están quebradas. Los ornamentos de orejeras son pequeños, circulares y con una perforación central. Subsiste una parte del torso, mostrando un collar simple, senos femeninos y brazos quebrados. Esta pieza puede ser considerada como un elemento de transición con las piezas del tipo Pánuco B.

Cuerpos y miembros en barro cocido rojizo

46En San Antonio Nogalar fueron encontrados ocho tiestos de cuerpos o de miembros en barro cocido rojizo tosco, cinco de ellos en la excavación san viii. Todos son sólidos. Por su aspecto general y por sus reducidas dimensiones, se asemejan a las cabezas con ojos en granos de café. Uno de estos tiestos, procedente de san viii (fig. 93-2), tiene piernas en muñones que recuerdan la factura de los brazos mostrados en la fig. 93-3. Tres de los cuerpos son femeninos, con senos cónicos protuberantes (fig. 93-9). Uno de ellos tiene indicadas las partes sexualesy, además, muestra sobre la espalda finas incisiones paralelas que, aparentemente, representan una cabellera colgante. Todos son bastante esbeltos, sin prominencia exagerada de caderas ni de nalgas. Uno de ellos (fig. 93-8) tenía un cimiento trípode, con dos piernas en muñones y una protuberancia en la base de la espalda que servía de soporte trasero.

47Un tiesto en barro rojizo tosco, sin procedencia precisa, es de máximas dimensiones y de factura bastante rudimentaria. Quebrado y muy incompleto, parece representar un cuerpo humano sin brazos, cuya espalda llevaría una gruesa protuberancia en forma de V, decorada con numerosas incisiones (fig. 93-11).

Figurillas zoomorfas, en barro cocido rosa o rojizo

48Fueron encontradas cuatro figurillas zoomorfas fragmentarias. Otras dos, casi enteras, parece que representan seres fantásticos, semianimales, semihumanos. En su totalidad son de pequeñas dimensiones. Todas, salvo una, están hechas en barro cocido (fig. 92 y foto 22).

49La primera, no ilustrada, descubierta en la excavación san viii, es de barro cocido rojizo tosco. Representa un cuadrúpedo de cuerpo alargado, cuyos cuatro miembros, cabeza y cola están quebrados. Lo que queda de la cola indica que estaba levantada, este detalle induce a pensar que probablemente se trata de un perro.

50La segunda, hallada en la excavación san vi, representa sin lugar a duda la imagen de un perro, paticorto, de hocico alargado, con las orejas erguidas y la cola levantada (fig. 92-3). Un tiesto de hocico encontrado en 1973, tal vez proviene de una figurilla hueca, pero más probablemente de un recipiente efigie (fig. 96-15). Parece que representa una cabeza de perro. Este tiesto no está incluido en la cuenta de estatuillas.

51La tercera figura localizada en superficie en san sp 3, representa una cabeza de ave, aplastada lateralmente, provista de un pico bastante corto y ojos saltones, redondos, con perforación central (fig. 92-2). La parte superior de la cabeza forma una especie de cresta protuberante, adornada con rayas negras, que tal vez represente el penacho de la Penelope (Penelope purpurascens), más bien que el del Gran Guaco, el cual debería tener, además, su típica carúncula encima del pico.

52Otra cabeza de ave, proveniente de la reciente labranza de san sp 5, tiene el cráneo liso, los ojos redondos, y el pico cónico y grueso (fig. 92-4). Su interpretación zoológica es dudosa.

53La primera figurilla semihumana, semianimal es una pequeña pieza casi entera, sólida, hallada en superficie, en san sp i (fig. 92-1). Su cuerpo es ovoide. Su cabeza tiene un hocico redondeado y orejeras discoidales con perforación central. Los ojos de este monstruo se encuentran ubicados muy alto y unidos entre sí por una especie de nervadura central. Cada uno de ellos está formado por un agujero redondo rodeado de una ligera protuberancia circular. Esta figurilla, desprovista de brazos, tenía una cimentación trípode, sostenida por dos piernas en muñones y por una protuberancia en la base de la espalda. Su altura era de aproximadamente 45 nun.

54Otra figurilla humanoide, con cabeza de animal, fue también hallada en superficie, en san sp i. Tiene 25 mm de altura y parece que fue modelada con muy poco esmero (fig. 92-5). Representa la imagen de un pequeño personaje sedente, con piernas en muñones. El brazo derecho, el único que se conserva, está doblado, y tiene la mano apoyada sobre el vientre. La cabeza es animal, con orejas puntiagudas y un hocico saliente. Cada uno de los ojos está formado por una pastilla redondeada, perforada en su centro. Tal vez haya sido un equivalente de Xólotl, el dios azteca con cabeza de perro.

Ubicación cronológica de las figurillas de San Antonio Nogalar

55Las figurillas en barro cocido rosa-crema de San Antonio Nogalar, del tipo Retrato o de los tipos Pánuco, son tan semejantes a las de la Huasteca, que cabría preguntarse si no se trata de objetos importados. Mac Neish (1968: 122-128) encontró cabezas similares —en numero reducido— en diversos sitios arqueológicos más septentrionales de la sierra de Tamanlipas, lo cual podría explicarse por la hipótesis de un comercio, cuyos objetos se tornaban cada vez. más escasos conforme aumentaba la distancia desde su centro de producción. Sin embargo, el hecho de que un molde para rostros del tipo Retrato haya sido descubierto en La Torrecilla, al norte de San Antonio Nogalar, induce a pensar que tales figurillas pudieron ser fabricadas local mente. En cuanto al labrado de las cabezas del tipo Pánuco, su realización no presentaba problemas técnicos.

56En Pánuco, las figurillas del tipo Retrato aparecen en gran cantidad durante la última parte del periodo Ill (Pitahaya) y se encuentran en número decreciente a todo lo largo del periodo IV (Zaquil). La cabeza de anciano arrugado (Huehuetéotl), ilustrada por Ekholm (1944, fig. 37 P). fue hallada por él en el nivel 10 de su excavación del sitio arqueológico Pavón, nivel correspondiente al comienzo del periodo IV.

57A pesar de ciertas reservas, expresadas particularmente por Paddock (1972: 234), da la impresión de que las figurillas del tipo Retrato de Pánuco tuvieran un parentesco con las figurillas de este tipo del periodo III de Teotihuacán. Sin embargo, aquéllas presentan a menudo un tocado y orejeras discoidales que, generalmente, faltan en Teotihuacán. En las figurillas de San Antonio Nogalar, el tocado y las orejeras casi se convierten en requisito indispensable.

58Por otra parte, hemos observado que ciertos ejemplares de este tipo, hallados en San Antonio Nogalar, suelen presentar ciertas características que los asemejan al tipo Moldeado ("Mold Made") de Ekholm: concavidad ligera de la superficie posterior de la cabeza, tocado importante hecho en molde al mismo tiempo que el rostro, restos de engobe blanco gredoso. Este tipo Moldeado, emparentado con las figurillas de Teotihuacán IV, no se manifiesta en Pánuco sino a principios del periodo IV (Zaquil) y parece que perdura hasta finales del periodo V (Ekholm 1944: 451-452). Mac Neish lo señala en la sierra de Tamaulipas, bajo una forma por otra parte bastante poco típica. Cabe suponer que las escasas figurillas híbridas mencionadas, descubiertas en nuestro sitio arqueológico, indican una fase transitoria en la cual el tipo Moldeado empezaba a individualizarse, separándose poco a poco del tipo Retrato.

59San Antonio Nogalar suministró ejemplares de los tipos Pánuco A, B y C. En la Huasteca, el tipo Pánuco A está presente —según Ekholm (1944: 441-442)— desde el periodo II hasta mediados del periodo IV. El tipo Pánuco B aparece a principios del periodo III y se prolonga hasta los inicios del periodo VI (ibid.: 442). El tipo Pánuco C sólo es atestiguado en el periodo III. pero su uso tal vez haya persistido aun en el periodo IV (ibid.: 442-445). Por lo tanto, en principio, la coexistencia de los tres tipos Pánuco —A, B y C— sólo es asegurada respecto al periodo III, aun cuando los inicios del periodo IV no estén totalmente excluidos.

60De todo esto puede sacarse en conclusión que, por sus figurillas de los tipos Retrato, Pánuco y tal vez Moldeado, el sitio arqueológico de San Antonio Nogalar se ubica cronológicamente hacia finales del periodo III (Pitahaya) o a principios del periodo IV (Zaquil) de Pánuco, lo que teóricamente correspondería a las postrimerías de Teotihuacán III o a los primeros albores de Teotihuacán IV, en el Valle de México.

61Independientemente de que hayan tenido los ojos incisos o en forma de granos de café, las figurillas de barro cocido rojizo son de aspecto más primitivo que las precedentes, y parece que no tienen equivalentes muy evidentes en la Huasteca. Su materia prima se asemeja al barro rojo del sitio de La Torrecilla, al norte de San Antonio Nogalar Tal vez se haya tratado de piezas fabricadas localmente en el interior de la sierra de Tamaulipas.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6610/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 51k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6610/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6610/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 39k
Légende Tocado que representa al gran guaco pavoneándose. Pánuco (según Ekholm).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6610/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 52k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search