Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Segunda parte. El material cerámico de San Antonio Nogalar

Capítulo 8. La cerámica posclásica

Texte intégral

1Cincuenta tiestos cerámicos hallados en excavaciones, el 0.22%. pudieron ser atribuidos a la época posclásica. En su totalidad, fueron encontrados en niveles superficiales. Salvo uno, descubierto en san ix, dichos tiestos proceden de la excavación de san vii, donde casi todos estaban agrupados en el ángulo este de la cancha de juego de pelota (sondeos F 3-F 4 de la estructura núm. 19).

2Por otra parte, otros 6 tiestos cerámicos posclásicos fueron recogidos en superficie: 5 en san sp 2, al sur del Cerro de los Bueyes; y 1 en san sp 5, es decir, en el sector este del sitio principal.

Cerámica Tosca Grisácea

3Cuarenta y dos tiestos de este tipo, hallados en san vii agrupados sobre un área de varios metros cuadrados, aparentemente provienen de dos ollas. Clasificados al principio como tiestos aberrantes, luego fueron reconocidos como posclásicos, por comparación con tiestos análogos hallados en una sepultura posclásica del vecino sitio arqueológico de Los Laureles.

4Su pasta es tosca, muy dura y de un color gris más o menos oscuro. El desgrasante es muy abundante y está formado por arena cuyos elementos, algunas veces muy gruesos (1 a 3 mm), provienen esencialmente de rocas eruptivas (feldespato, mica negra y otros minerales ferromagnesianos).

5Una de ambas ollas tenía un diámetro en el borde aproximadamente de 23 cm, un labio redondeado y paredes de más o menos 7 mm de espesor (fig. 87-3). Sus superficie eran grises y se hallaban mediocremente emparejadas; la parte interna presentaba resquebrajaduras. La otra olla, de pasta más tosca y de paredes más gruesas (8 a 9 mm), tenía un diámetro en el borde de aproximadamente 22 cm. Su torneado había sido hecho con mucho menos esmero: el labio presenta fuertes rebabas por su lado externo, y la superficie interna del cuerpo muestra un aspecto netamente rugoso, probablemente logrado por frotamiento con una mazorca de maíz.

6Los tiestos conservados revelan que se trataba de dos ollas de borde curvo divergente, cuyos diámetros en el borde y en las bocas internas eran casi los mismos. Por comparación con la pieza de Los Laureles, cabe suponer la presencia de un cuerpo globular, fuertemente ensanchada en su parte mediana, y de una base cóncava.

7A pesar de un cocimiento aparentemente realizado a temperatura alta, la factura de estas dos ollas parece que fue muy descuidada en comparación con la de las vasijas en cerámica Tosca que datan de la principal fase de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar.

Cerámica huasteca Negro sobre Blanco

8Seis tiestos de este tipo fueron descubiertos en los sondeos F 2-F 3, en el ángulo este de la cancha del juego de pelota. Fue posible volver a pegar entre sí estos tiestos, que formaban parte de un mismo recipiente (fig. 87-1). A pesar de algunas diferencias, los hemos vinculado con el tipo “Huasteca Black on White” definido por Ekholm (1944: 364 y fig. 12).

9La pasta de estos tiestos, que está bien cocida, es dura, blanca y bastante fina, con pequeñas vacuolas. Contiene un desgrasante abundante, más bien fino, formado por granos de arena de diversos aspectos. En su mayoría, estos granos parecen feldespatos y minerales ferromagnesianos de origen eruptivo.

10La superficie interna, de color blanco sucio o grisáceo, está mediocremente emparejada y presenta un aspecto rugoso en líneas horizontales, probablemente conseguido por frotamiento con una mazorca de maíz encorvada. La superficie externa, algunas veces manchada, es blanca y está bien alisada, con una ornamentación pintada en negro. Sobre la parte conservada, los elementos de esta decoración consisten en líneas rectas o curvas de 4 o 5 mm de ancho y, en algunas grandes áreas negras, de contorno ovalado o semicircular.

11Debido a que falta el borde, resulta difícil reconstituir la forma de la pieza. Es probable que se haya tratado de una olla de borde curvo divergente, con flancos de perfil externo convexo, fuertemente abultados en su parte central. Espesor de las paredes: 7 a 12 mm.

12Hay otros 3 tiestos que también pertenecen a este mismo tipo cerámico. Uno de ellos, con 1 cm de espesor y sin bordes —encontrado en la excavación san ix—, procede del escombro de las semiderruidas murallas de la estructura núm. 22 y, por lo tanto, puede ser considerado un hallazgo de superficie. No tiene ni engobe ni pintura. Un segundo tiesto fue recogido en superficie, en el sector este del sitio principal (san sp 5). Se trata de un soporte sólido, cuya extremidad está actualmente quebrada, pero que debió ser de forma alargada y más bien angosta. A este soporte se encuentra adherida una porción de fondo de un mortero para chile, de forma cóncava y provista de ranuras paralelas, bastante separadas entre sí. Espesor de las paredes: 7 a 8 mm.

13Un pequeño tiesto, procedente de san sp 2, presenta una decoración negro sobre blanco muy nítida, con un espesor de tan sólo 5 mm (fig. 87-5).

14Los tres tiestos que acabamos de describir se distinguen por una pasta blanca y por una pintura negra aplicada directamente sobre una superficie blanca no engobada, mientras que, en el caso del tipo “Huasteca Black on White” de Ekholm, la pasta era de color gris pardo o rojo ladrillo, y la decoración de pintura negra estaba trazada sobre un engobe blanco. En cambio, otros tres tiestos cerámicos se aproximan más que estos últimos al tipo descrito por Ekholm.

15Uno de ellos tiene una pasta de color crema un tanto más rosado (Munsell 5 YR 6/3 “light reddish brown”) y superficies pulidas, de color anaranjado (Munsell 5 YR 6/4), las cuales tal vez recibieron un ligero engobe. Sobre la superficie externa se perciben los rastros de una decoración pintada, color pardo negruzco, formada sobre todo por líneas paralelas al borde (fig. 87-2). Este tiesto cerámico, recogido en superficie en san sp 2, parece de una gran escudilla con borde entrante, de una forma bastante común en el posclásico reciente de la Huasteca.

16Los otros dos tiestos, de la misma procedencia, tienen una pasta análoga, un tanto más tosca y algunas veces un poco más rojiza. Sus superficies están mediocremente alisadas y no tienen ni engobe ni pintura. Uno de ellos es un tiesto de escudilla trípode con paredes de 7 nun de espesor y provista de un pequeño soporte cónico, más bien alargado, de flancos cóncavos (fig. 87-4). El otro consiste en un tiesto de molcajete cuyas ranuras están muy desgastadas; tiene paredes de 8 a 9 mm de espesor, y un soporte fracturado que debió ser cónico, alargado y relativamente esbelto.

Cerámica tancol policroma

17Un tiesto correspondiente a este tipo fue descubierto en el sondeo F 10-F 11 de la excavación hecha en la cancha de juego de pelota (fig. 87-6). La pasta de este tiesto, que está bien cocida, es dura, blancuzca y muy fina. Contiene un desgrasante en abundancia, de arena con elementos de origen eruptivo. Las superficies son blancas, aparentemente no engobadas y bastante bien alisadas, sobre todo en el lado externo, donde, por otra parte, se observa una decoración abstracta pintada en color pardo negruzco y rojo. Espesor: 7 a 8 mm. Forma de la pieza entera: indeterminable. Evidentemente, se trata de un tipo que difiere de la cerámica Huasteca Negro sobre Blanco sólo por la presencia del color rojo en la ornamentación externa pintada. Se observará que la pasta es blanca y no crema.

18Otro tiesto, cuyo espesor es de 6 mm (fig. 87-7), fue hallado en superficie, al sur del Cerro de los Bueyes. Su pasta es de color blanco crema, con superficies esmeradamente alisadas. La superficie interna está cubierta por un engobe pardo oscuro casi pulido (Munsell 5 YR 3/3). La superficie externa, cubierta por un engobe blanco grisáceo liso, presenta dos áreas pintadas bastante amplias: una roja y la otra negruzca.

Conclusiones sobre la cerámica posclásica

19La presencia de estos tiestos y el hallazgo de una hacha de bronce, atestiguan que el sitio de San Antonio Nogalar fue ocupado episódicamente en la época posclásica reciente, ya por huastecos, ya por indios provistos de estrechos contactos con la civilización huasteca.

20Es preciso relacionar este hecho con el descubrimiento de una sepultura huasteca posclásica en el vecino sitio arqueológico de Los Laureles. Dicha sepultura será descrita más adelante.

21Mac Neish (1968: 120) descubrió, en diversos sitios recientes de la sierra de Tamaulipas, 31 tiestos de cerámica Huasteca Negro sobre Blanco y 5 tiestos de Tancol Policromo. Por otra parte, se sabe que la cerámica huasteca del posclásico reciente estaba difundida, a lo largo de la costa, hasta Texas (Mason 1935: Mac Neish 1968: 176,186 y 189).

22Por último, señalemos que en la Huasteca potosina, la cerámica Huasteca Negro sobre Blanco y la cerámica Tancol Policroma se presentan, la mayoría de las veces, con una pasta blanca o blancuzca, diferente de la pasta de las cerámicas correspondientes a ellas en la región de PánucoTampico.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search