Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Segunda parte. El material cerámico de San Antonio Nogalar

Capítulo 7. Tipos cerámicos raros o aberrantes

Texte intégral

Cerámica gris grabada o incisa: ¿Panuco Gris?

1La excavación del cuadro C 10 de san vi suministró 14 tiestos de un recipiente cilindrico de tipo aberrante. Aun cuando la pieza estaba muy incompleta, pudo ser llevado a cabo un intento de reconstitución de superfil (fig. 86-1).

2La pasta es dura, homogénea y fina, de color gris intermedio que se vuelve gris claro un poco amarillento, aproximadamente 0.5 mm de espesor, en la cercanía de las superficies. Los elementos no plásticos son bastante abundantes, pero finos y casi imperceptibles a simple vista. Consisten en granos de arena de origen eruptivo, entre los que es posible reconocer feldespatos, un poco de cuarzo y de arena, y también elementos ferro-magnesianos, como el anfíbol o piroxeno. El espesor de las paredes es escaso: 4 a 5 mm.

3Las superficies están tratadas con mucho esmero; el interior pulido y el exterior alisado, pero sin dejar de ser mate. El color es un gris (Munsell 10 YR 5/1) o gris pardo (10 YR 5/2) bastante claro. En algunas de sus partes, la superficie externa presenta una decoración que no se sabe bien si clasificarla como grabada o como incisa. El aspecto irregular de la mayor parte de los trazos de esta decoración revela que fueron hechos cuando la superficie ya se había endurecido, seca pero antes de ser cocida.

4Esta decoración puede ser considerada como intermediaria entre el grabado y el tallado en hueco. Por una parte incluye lineas, rectas o curvas, de aproximadamente 1 mm de ancho y 0.5 mm de profundidad; y por las otras áreas, de más o menos 1 mm o 1.5 mm de profundidad, cuyo nivel fue rebajado mediante extracción de materia. Estas áreas ahuecadas tienen una superficie finamente rugosa, que contrasta con la superficie lisa del recipiente. Los motivos son abstractos y constan de líneas rectas con ángulos redondeados y extremidades levemente encorvadas.

5El recipiente tenía una forma cilindrica, con paredes laterales ligeramente ensanchadas y de perfil externo cóncavo. En su parte inferior, estas paredes se expandían, formando una especie de reborde de aproximadamente 10 mm de prominencia y de por lo menos 25 mm de altura. La base falta en su totalidad, pero de un modo razonable puede suponerse que era plana o ligeramente convexa y que estaba provista de soportes huecos, o prismáticos, de fomra indeterminada. El diámetro en el borde era de 29 cm, y el espesor de las paredes era de 4 a 5 mm. El labio era redondeado. La decoración externa era incisa o estaba grabada sobre el reborde basal y sobre ciertas partes de las paredes laterales.

6Esta pieza, hallada en excavación, evidentemente es contemporánea de las otras vasijas de barro de San Antonio Nogalar, pero se distingue perfectamente de ellas tanto por su materia como por su ornamentación. Su forma, en cambio, que es bastante típica de Teotihuacán III (cf. por ej.

7Linné 1934, figs. 32 y 33: 64), vuelve a encontrarse en diversas piezas de Nogalar Negruzco, particularmente en la pieza núm. 31, de san x, la cual también presenta una protuberancia basal hueca.

8Puede pensarse que esta pieza, fina y esmerada, era un objeto de comercio, proveniente de otra región, sin duda de la Huasteca.

9En efecto, es probable que se trate de un ejemplar del tipo Pánuco Gris de Ekholm (1944: 346 y 351), el cual, en la Huasteca, está presente desde el periodo I hasta el periodo IV, pero con un máximo de frecuencia a finales del periodo III (Pitahaya). El Pánuco Gris tiene una pasta bastante tosca, pero bien cocida y muy dura. Los recipientes de este tipo tienen paredes delgadas, con una superficie alisada, a veces incluso bien pulida y ocasionalmente decorada por incisión. Sin embargo, hasta hoy no se conoce la existencia de recipientes cilindricos en Pánuco Gris.

10En la región de Buenavista-Huaxcamá y Río Verde, estado de San Luis Potosí, los recipientes con decoración incisa son más bien de color negruzco o gris negruzco que gris claro. Lo mismo sucede en la Sierra Gorda (Franco 1970: 29-31 y fig. 20-27) y también en la región de Toluquilla y Ranas, estado de Querétaro, donde Noguera (1945: 77 y foto VI-1) observó sobre un tiesto cerámico una especie de tallado en hueco. En Teotihuacán mismo, la cerámica de color crema (grupo 3 de Séjourné) suministró recipientes cilindricos cuyo estilo de ornamentación no deja de tener cierta similitud con la pieza que nos ocupa (Séjourné 1966, fig. 50).

11La hipótesis de una procedencia de la región de El Tajín no nos parece probable con respecto a esta pieza, pues la cerámica incisa (“rayada”) de El Tajín está hecha por lo general de una pasta anaranjada muy fina, sumamente característica, y sus motivos tampoco parecen muy comparables (Du Solier 1945: 154-155 y foto XVI).

Tiestos aberrantes diversos

12Un tiesto de escudilla (fig. 86-2), hallado en el cuadro J 9 de san vi, tiene una pasta medianamente fina, de color gris, el cual se toma amarillento o crema un poco rosáceo en la cercanía de las superficies. Su desgrasante, abundante y fino, está formado por granos de arena de naturaleza y colores diversos. Sus superficies muy bien alisadas, casi pulidas, son ae color rosa crema (Munsell 5 YR 7/4), a veces un tanto anaranjadas sobre el borde interno. Falta el fondo, pero puede suponerse que era plano o ligeramente convexo. El flanco tiene un perfil convexo levemente entrante. El borde es grueso arriba de la parte entrante del flanco; luego se ensancha, adelgazándose hasta terminar en un labio casi cortante. Diámetro en el borde: aproximadamente 14 cm. Espesor promedio de las paredes: 4 a 5 mm, pero aumentando hasta 11 mm en el nacimiento del borde.

13Los tipos cerámicos Eslabones Rojizo y Nogalar Negruzco de San Antonio Nogalar suministraron algunos tiestos cuyo complejo perfil era análogo a éste, pero no idéntico, y cuya pasta y superficies eran diferentes. El perfil de la pieza que nos ocupa no es señalado ni por Mac Neish (1958) ni por Ekholm (1944).

14Otro tiesto hallado en un cuadro vecino (J 8) de la misma excavación, san vi, tiene una pasta medianamente fina, de color pardo amarillento claro. Debió pertenecer a una escudilla poco profunda, de flanco casi vertical y de aproximadamente 30 cm de diámetro. Otro tiesto cerámico de san vi proviene de una pieza cuya materia y forma eran bastante análogas a las de esta última, pero se encuentra adornado por una ancha ranura, en la base de una pared lateral de perfil externo ligeramente convexo.

15Estos tiestos son aberrantes por sus materias, pero no por sus formas, puesto que San Antonio Nogalar suministró escudillas de este género en los tipos cerámicos Eslabones Rojizo, Nogalar Negruzco y Zaquil Rojo.

16Un tiesto de una gran escudilla trípode de base redondeada o convexa, con soporte cónico mediano de extremidad redondeada (fig. 86-4), tampoco se deja clasificar dentro de los tipos que hemos definido. Fue hallado en el sondeo E 3 de san viii, a 10 metros al este de la estructura núm. 52. Su pasta, muy fina, de aspecto estirado, y dura, es grisácea en el centro, tornándose rosa crema en la cercanía de las superficies. Contiene elementos no plásticos escasos y poco visibles, formados por granos de arena de naturaleza diversa, algunos son negros y otros rojos. La pared tiene un espesor de 5 a 7 mm. La superficie externa (inferior) es de color rosa y se encuentra mediocremente emparejada. La superficie interna está engobada de pardo y esmeradamente alisada.

17El mismo sondeo de san viii suministró, a escasa profundidad, un tiesto proveniente de una escudilla muy ensanchada, de borde curvo divergente y un tanto engrosado, cuyo diámetro debió aproximarse a los 20 cm (fig. 86-3). La pared, cuyo espesor varía de 7 a 10 mm. presenta una ligera doble curvatura. El fondo falta. La pasta, vacuolar y de color rosa crema, es fácilmente desmenuzable y tiene una apariencia tosca. Los elementos no plásticos, escasos, están formados por algunos granos de arena, blancos o grises y poco aparentes. La superficie externa, mediocremente emparejada, tiene un color rosa crema (Munsell 2,5 YR 6/4) y presenta numerosas vacuolas. La superficie interna, ligeramente grisácea, está un poco mejor emparejada. Este tiesto parece asemejarse al tipo Nogalar Pasta Fina Clara, pero es netamente más grueso, su superficie es menos esmerada y su materia es mucho más tosca y más fácilmente desmenuzable.

18Varios tiestos, procedentes de diversos puntos de la excavación san viii, parecen de un tipo de cerámica gris bastante tosca. El más notable de ellos es un tiesto de borde que proviene de un recipiente de forma mal definida, el cual debió tener unos 30 cm de diámetro. La pared tiene un espesor aproximado de 10 mm, que disminuye hasta quedar reducido a no más de 3 mm cuando llega al labio. Este último es aplastado. La pasta es vacuolar, fácilmente desmenuzable, y de color gris claro. Los elementos no plásticos incluyen particularmente granos blancuzcos, de contornos mal definidos, y partículas negras alargadas y mates. Las superficies, mediocremente emparejadas, tienen un color gris claro más o menos sucio (Munsell 10 YR 6/1).

19Un último tiesto aberrante fue hallado en superficie en san sp 3, al norte del antiguo cementerio indígena. Se trata de un soporte de molcajete, con la parte de fondo a la que estaba adherido (fig. 86-5). Este soporte es particularmente largo y delgado, con una forma elegantemente torneada y una extremidad bastante puntiaguda. Tiene 40 mm de altura, con un diámetro de 32 mm en la base y de 15 mm en el medio. Su extremidad parece que fue sometida a una temperatura muy elevada, y que sufrió un principio de vitrificación. Las incisiones que caracterizan el fondo de los molcajetes, están separadas entre si por una distancia de 3 a 4 mm. Son rectilíneas en un lado, tornándose netamente curvas en el otro. La pasta, bastante tosca, tiene un color que varía del crema grisáceo al rosa pálido. El desgrasante, abundante, está compuesto por granos de arena fácilmente visibles con lupa. Dichos granos parecen formados de feldespato blanco y otros elementos de rocas eruptivas. Las superficies, emparejadas, pero no alisadas, son grisáceas en el lado externo y de un color rojo pálido en el lado interno.

20Tanto por su materia como por su forma, este soporte no puede ser clasificado fácilmente dentro de ninguno de los tipos que hemos definido. Pero como se trata de un hallazgo de superficie, tal vez proceda de una época diferente, la cual, por otra parte, resultaría difícil determinar con precisión.

Tiestos cerámicos vitrificados

21Diecinueve tiestos cerámicos, todos ellos encontrados en la excavación san ix, habían sido sometidos a temperaturas lo bastante elevadas como para provocarles un principio de vitrificación. Debido a que el aspecto original de estos tiestos había sufrido profundas alteraciones, ya no era posible reconocer a qué tipo pertenecieron. Por lo tanto, fue necesario clasificarlos aparte.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search