Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Primera parte. El sitio arqueológico y las excavaciones

Capítulo 9. Excavación san viii: pequeña plataforma baja (estructura núm. 52 del sitio principal)

Texte intégral

Ubicación y aspecto previo a la excavación

1La importancia del material recogido en la estructura núm. 51 nos condujo, al año siguiente, a elegir una estructura vecina y de aspecto muy análogo: la estructura núm. 52, ubicada a unos treinta metros al oeste de la precedente (fig. 22).

2Esta estructura también se hallaba en pleno monte, pero los árboles con que nos encontramos en su superficie o sobre su periferia no eran de gran diámetro. Salvo en el suroeste, ella no presentaba protuberancia notable con respecto al terreno circundante. Sin embargo, se distinguía el afloramiento de su muro circular de contención, cuyo diámetro aproximado era de 8 metros. Sus dimensiones horizontales correspondían sensiblemente al término medio local (foto 7 A).

3Al despejar su superficie de hojas muertas y otros residuos, fueron encontrados allí alrededor de sesenta tiestos más o menos erosionados, una punta de pedernal en forma triangular y un pequeño fragmento de navaja de obsidiana.

Ejecución de la excavación

4Toda la superficie fue subdividida en cuadros de un metro por lado, siguiendo una cuadrícula dispuesta en sentido este-oeste y norte-sur con respecto al norte magnético (la declinación local es de aproximadamente 10° Este). El nivel exacto del suelo en el lugar de cada uno de los cuadros, delimitados mediante estacas, fue determinado en forma precisa con relación a un punto de base escogido arbitrariamente. Este trabajo se llevó a cabo con la ayuda de un teodolito Wild.

5Cada uno de los 60 cuadros delimitados fue identificado mediante la combinación de una letra y de una cifra (fig. 23). La sucesión de letras se hizo avanzando en sentido este-oeste; y la de las cifras, desde el norte hacia el sur. Más tarde, la presencia de las murallas redujo un tanto el número de los cuadros a excavar, así como la superficie de algunos de ellos.

6La excavación propiamente dicha comenzó al escombrar la cara externa del muro de contención de la antigua plataforma. Para tal fin se excavó, alrededor de dicho muro, una fosa de más o menos un metro de ancho. La apertura de esta zanja suministró un cierto número de piedras aparentemente caídas del muro, así como grandes cantidades de tiestos de cerámica y de objetos arqueológicos diversos.

7A continuación fueron excavados los cuadros del interior del edificio, uno por uno, hasta llegar al nivel del subsuelo rocoso: una caliza dura, de superficie muy escabrosa, rematada por guijarros más o menos aglomerados.

8Esta excavación no tardó en revelar, hacia el noreste de la plataforma, la existencia de una muralla interna completamente sumergida bajo los materiales de relleno, la cual puso de manifiesto una ampliación parcial del edificio (fig. 24 y foto 8 A).

9Además de numerosas piezas o fragmentos de piezas arqueológicas, esta excavación puso al descubierto varias sepulturas de infantes, una escudilla aislada de base anular y destino dudoso, y dos emplazamientos de fogones.

10Fueron tomadas fotos y medidas en el transcurso de toda la operación, hasta el momento en que la plataforma apareció enteramente vacía, con sus murallas completamente aisladas.

11Los objetos recogidos fueron clasificados en costales, por cuadros y por niveles. La ubicación de los más importantes fue indicada en forma precisa.

12Por otra parte, fueron practicados cuatro sondeos de cuatro metros cuadrados cada uno, a una distancia aproximada de seis metros del borde externo de la estructura: al norte, al sur, al este y al oeste (fig. 22).

13Una vez concluidos estos trabajos, se procedió a efectuar el terraplenamiento total de los sondeos, de la zanja periférica y del interior de la antigua plataforma, con el fin de restituir al emplazamiento el aspecto que presentaba antes de la excavación. Las murallas, conservadas intactas, se hallaron protegidas contra las inclemencias del tiempo y contra los deterioros causados por el tránsito del ganado.

Murallas y escalera

14La primera plataforma construida era casi circular, con un diámetro aproximado de 7 metros. Sus murallas se hallaban muy maltratadas y reducidas a poco menos que nada por el lado oeste, es decir de cara a la pendiente. Estas murallas estaban formadas por una sola hilera de piedras dispuestas en varias hiladas superpuestas. En la actualidad, no es frecuente ver sectores donde aún subsistan 3 hiladas de piedras en su lugar; sin embargo, originalmente la altura del muro debió alcanzar unos veinte centímetros al este y unos treinta al oeste. Los constructores de este murete no buscaron apoyar sus cimientos sobre el subsuelo rocoso, sino más bien sobre los guijarros que cubrían el lecho de roca fijo.

15Por el costado suroeste, se tenía acceso a esta plataforma mediante una escalera entrante de aproximadamente un metro y medio de ancho, al parecer sin rampas laterales inclinadas. El primer escalón de dicha escalera estaba formado por dos lajas bastante anchas; y el segundo, por dos lajas largas y angostas, que tal vez hayan constituido sólo un reborde y que se encontraban muy hundidas. Es probable que algunas piedras fueran los restos de otros escalones. En la actualidad, la altura de estos escalones es incierta, puesto que las lajas se apoyaban sobre la tierra, misma que debió irse hundiendo y aplastando durante el transcurso de los siglos (fig. 24 y foto 8 B).

16En una fase posterior, los ocupantes de la plataforma decidieron extenderla ligeramente, conservando su escalera y manteniendo su forma circular. De esta manera, ampliaron su diámetro a unos 8 metros, construyendo un nuevo muro de contención que se enlaza al anterior, en forma bastante torpe, y que lo sobrepasa a casi un metro de distancia del borde norte y del borde este. El espacio entre ambos muros, donde existía, fue rellenado con tierra mezclada con algunas piedras y algunos fragmentos de cerámica. El nuevo muro fue construido con menos parsimonia que el antiguo, pero siguiendo los mismos principios. En la actualidad, su altura no supera los 40 centímetros, con 3 —o excepcionalmente 4— hiladas de piedras superpuestas (fig. 24 y foto 8).

17El conjunto de las murallas había implicado la utilización de aproximadamente 200 piedras, casi todas lajas de caliza cretácea. Dentro de este total, figuraban sólo unos quince bloques de rocas eruptivas, o sea, menos de la décima parte. Algunos parecían ser los desperdicios de la fabricación de metates. Por otra parte, cabe estimar en una cincuentena, a lo sumo, el número de piedras Paitantes que pudieron escapar a nuestra cuenta debido al estado de destrucción del edificio. Asimismo, algunos árboles de dimensiones intermedias habían crecido entre estas murallas, dificultando a menudo su escombra. De todas maneras, ellas se hallaban, la mayoría de las veces, sumamente deterioradas, sobre todo en los puntos de empalme entre el anterior y el nuevo muro.

Pendiente del terreno: acción de la erosión y de la acumulación

18Antes de la excavación, la superficie de la plataforma presentaba una pendiente del 5% aproximadamente, siendo de casi 41 centímetros la diferencia de nivel entre el punto más elevado, en el borde noreste, y el punto más bajo, en el borde sureste.

19Da la impresión de que, sobre este suelo en declive, los antiguos indígenas intentaron construir una plataforma cuyo plano superior habría sido aproximadamente horizontal, como en el caso de la estructura núm. 51 (excavación san vi).

20Más tarde, la erosión se produjo sobre todo en el costado suroeste, donde el monumento presentaba su máxima altura relativa con respecto al terreno circundante. El muro, que debía superar los cuarenta centímetros de altura, fue derribado y reducido, en algunos sectores, a una sola hilada de piedras. Las capas superiores del relleno fueron arrastradas por la corriente.

21En cambio, en el costado noreste, el muro permaneció casi intacto, mientras que sobre él se acumulaban desechos diversos, y luego humus forestal. Así se llegó a la situación actual, donde la superficie de la antigua plataforma tiene notoriamente el mismo nivel y la misma pendiente que el terreno circundante.

Estratigrafía (figs. 25 a 29)

22A/ En la base, la roca del lugar era una caliza dura. La superficie de esta caliza era muy irregular y muy accidentada, con diferencia de nivel que algunas veces llegaba a los treinta centímetros. Las partes huecas se hallaban generalmente rellenas con piedras angulosas o con cantos rodados, encontrándose algunos de estos elementos más o menos compactados entre sí por una especie de arena endurecida, semiconsolidada, de color blanco amarillento.

23B/ Encima, sobre unos diez centímetros de espesor, las piedras y los cantos rodados se volvían más escasos. Eran reemplazados por una tierra de color blanquecino o gris claro, la cual contenía guijarros redondeados que por lo común tenían un diámetro aproximado de dos centímetros, y más raramente de cuatro.

24Pensamos que la cima de esta capa debió corresponder a la superficie del suelo antes de la construcción de la estructura núm. 52. Indudablemente, se hallaba entonces cubierta por un delgado manto de tierra vegetal, cuyo carácter húmico debió alterarse más tarde y ya no se le distingue.

25En efecto, los niveles superiores de esta capa de guijarros nos suministraron un fogón y algunos objetos arqueológicos: fragmentos de cerámica, puntas, restos de huesos y hasta una cabeza de figurilla del tipo Retrato. Excepcionalmente, y sin duda a consecuencia de circunstancias fortuitas, algunos restos de cerámica fueron encontrados un poco más abajo, a veces incluso entre los bloques de la masa pedregosa inferior.

26En cambio, cuando ciertas manifestaciones importantes de la industria humana fueron halladas en contacto directo con el subsuelo rocoso, a menudo pudimos advertir que eran intrusas, habiendo sido puestas allí por excavación. Tal fue el caso de las sepulturas, de una escudilla aislada y de la base de uno de los dos fogones.

27C/ Por encima de este antiguo suelo, aparecía una capa de tierra gris, más oscura, bastante homogénea y con muy poca cantidad de guijarros o de gravas. El escaso material arqueológico que encontramos allí, estaba formado por objetos o fragmentos aislados o dispersos.

28Evidentemente, esta capa de tierra color gris oscuro correspondía al relleno de la primera plataforma, de siete metros de diámetro. En el costado noreste, su espesor era bastante reducido con relación a la altura del muro interno: veinticinco centímetros, a lo sumo. Más al suroeste, este espesor aumentaba hasta sobrepasar los treinta centímetros. Sin embargo, el plano superior de la primera plataforma, así realizado, no era totalmente horizontal, sino en pendiente muy leve (1 o 2%) hacia el suroeste.

29Antiguamente, este plano superior debió estar cubierto con un revestimiento de piso en tierra batida y quemada, cuyos restos, de nueve centímetros de espesor y de varios decímetros cuadrados de superficie, fueron descubiertos en medio del cuadro F 8. Casi al mismo nivel, pero a una distancia aproximada de sesenta centímetros, algunos restos de un revestimiento de piso análogo, pero más delgado, fueron observados por encima de las capas de cenizas del fogón núm. 2, en el ángulo sureste del cuadro H 8. Es probable que este revestimiento haya sido sólo parcial, pues, de suponer que en aquella época hubiera sido total, seria necesario admitir que más tarde quedó sistemáticamente destruido en la mayor parte de su extensión. También cabe pensar que se conservó únicamente donde fue suficientemente cocido por la acción de un fuego intenso.

30D/ Por el lado del norte y del este, en el intervalo entre la antigua y la nueva muralla, el relleno inferior al parecer fue realizado con una tierra distinta de la precedente, más hundiera y más rica en material arqueológico. Este último, diseminado de una manera muy irregular, estaba constituido sobre todo por pequeños tiestos, aunque también incluía huesos de animales, algunas puntas de pedernal y una cabeza de figurilla del tipo Retrato.

31E/ Finalmente, la capa superior, formada de humus negruzco, debió corresponder a una última fase de aumento de altura, que sin duda siguió de cerca la ampliación lateral de la estructura. En efecto, esta capa negruzca que cubre el muro “interior” del que ya hemos hablado, y se prolonga, hacia el norte y hacia el este, hasta el muro externo más reciente (fotos 7 C y D). Esta capa parece que tuvo, originalmente, un espesor uniforme de entre quince y veinte centímetros. A diferencia de las precedentes, ésta contenía abundantes restos de cerámica, grandes y pequeños; así como huesos, conchas, piezas de pedernal, fragmentos de figurillas, etc., cuyo conjunto formaba, sobre todo en su base, un verdadero nivel arqueológico. Este nivel, muy rico al norte y al este, desaparecía completamente en el suroeste, donde la capa de tierra negra había sido destruida por la acción de la erosión (figs, 29 y 33).

32Es probable que, para elevar la altura de esta plataforma, sus usuarios se contentaran con extraer, de las cercanías inmediatas, una tierra superficial enriquecida con numerosas muestras de acüvidad humana. Esta hipótesis halló un principio de confirmación al encontrar fragmentos de una misma escudilla en dos lugares diferentes: por una parte, al despejar la cara externa del muro de contención y, por la otra, en un sondeo realizado a ocho metros de distancia.

Los fogones

33Fueron descubiertos dos emplazamientos de fogones en la excavación de la estructura núm. 52, ambos ubicados en el interior de la plataforma original, de siete metros de diámetro (fig. 25).

  1. El fogón 1 (fig. 28) fue localizado sobre el límite de los cuadros G 6 y G 7, en una ubicación central. Su base se hallaba a unos centímetros encima de la superficie del lecho de roca fijo. Los rastros de fuego ocupaban un hueco entre grandes piedras, cuyo emplazamiento natural no parecía haber sido modificado. Tales rastros consistían en una tierra cenizosa grisácea, al oeste, y en una tierra rubificada pulverulenta, al este. Su espesor era aproximadamente de trece centímetros. Allí no encontramos restos de cerámica ni huesos. El fogón 1 estaba enteramente inserto en la capa de tierra y de guijarros sobre la cual debió hallarse la superficie natural del suelo antes de la construcción de la plataforma. Por lo tanto, era anterior a esta última.

  2. El fogón 2 (fig. 29) fue localizado sobre el límite de los cuadros G 8, G 9, H 8 y H 9, o sea, en una ubicación un tanto marginal. Su base se apoyaba sobre la roca caliza o sobre los escasos guijarros que la cubrían. Los rastros de fuego, de casi treinta centimetres de espesor, ocupaban una superficie alargada en sentido este-oeste, de más o menos veinticinco centímetros de ancho por cuarenta y cinco de longitud. La capa inferior, de unos diez centímetros de espesor, estaba formada por una tierra rosácea, pulverulenta. En su plano superior, subsistía un revestimiento de piso en tierra batida y quemada de aproximadamente un centímetro de espesor y un decímetro cuadrado de superficie.

34La base del fogón 2 se encontraba en la capa de tierra y guijarros que cubría el lecho fijo de roca caliza. Por lo tanto, cabía preguntarse si su origen no era anterior a la construcción de la estructura núm. 52. Sin embargo, su parte superior se ubicaba en las capas de relleno de la primera plataforma, de siete metros de diámetro; así pues, nos pareció que el fogón 2 debía ser atribuido a los ocupantes de esta primera plataforma, suponiendo que hayan tenido por costumbre cavar un pozo donde acumulaban las cenizas de sus fogones.

35A este respecto, cabe recordar que las excavaciones de Tamtok, en un emplazamiento posclásico de la civilización huasteca, dejó al descubierto revestimientos de piso en estuco, donde la ubicación del fogón estaba señalada por una especie de depresión llena de cenizas. En la lengua huasteca, la palabra correspondiente a “fogón” significa “el hoyo para la leña”. El hábito de recoger las cenizas con el fin de emplearlas en lavado de ropa como lejía, tal vez explique esta costumbre de ubicar el fogón doméstico en un hoyo o encima de un hoyo.

36En cuanto al pedazo de revestimiento de suelo en tierra quemada, que está un poco debajo del nivel superior de la primera plataforma, pudo corresponder a la supresión del fogón 2, o bien al deseo de contar con un hoyo menos profundo para la ceniza.

Las sepulturas

37En el interior de la estructura original, de siete metros de diámetro, el cuadro E 6 y la parte vecina del cuadro D 6 suministraron dos sepulturas de infantes y los restos de una tercera. Las tres estaban, o habían estado, protegidas por escudillas de perfil aristado. Considerando como sepultura 1 y sepultura 2 de San Antonio Nogalar los dos cráneos descubiertos en el sondeo san i, hemos asignado a estas sepulturas de infantes los núm. 3,4 y 5 (figs. 30 a 32, y foto 9).

38a) La sepultura 3 (fig. 32 A) era la de un infante de menos de un año de edad, que había sido objeto de un entierro secundario. Los restos óseos estaban contenidos en una escudilla de perfil aristado, de borde festoneado, en cerámica parda, de treinta a treinta y dos centímetros de diámetro. Tales restos consistían en algunos residuos de bóveda craneal y en algunas esquirlas de huesos largos, todo el conjunto en desorden. Ningún diente pudo ser hallado, lo cual indica la muy corta edad del individuo. La mencionada escudilla estaba cubierta por otra, invertida, cuya forma era la misma pero de diámetro un poco menor. Ambas piezas se habían quebrado bajo la presión del terreno y sus bordes ya no coincidían entre sí.

39Esta sepultura se hallaba ubicada casi al centro de la mitad meridional del cuadro E 6. El fondo de la escudilla inferior estaba en contacto con el lecho fijo de roca caliza. En el momento de ser descubiertos, los restos ocupaban unos diez centímetros de espesor. Pero cuando ambas escudillas habían sido colocadas, intactas y perfectamente superpuestas, su conjunto debió tener veinticinco centímetros de altura, o sea un poco más que el espesor de la capa de tierra pedregosa cuya cima formaba la superficie natural del suelo, antes de la construcción de la plataforma.

40b) La sepultura 4 (fig. 32 B) se hallaba a unos cincuenta centímetros de la precedente, sobre el límite de los cuadros E 6 y D 6. Como lo veremos más adelante, sus elementos estaban mezclados con los residuos de una sepultura anterior. También en este caso es probable que se tratara del entierro secundario de un infante. El esqueleto se hallaba reducido a algunos huesos largos en desorden y a un cráneo dislocado que parecía haber sido puesto de cara al sur.

41La señora André Burg de Genovés tuvo a bien examinar los dientes hallados con los restos de este cráneo, estimando que se trataba de una primera dentición casi completa, más dos molares de adulto y el germen de un incisivo permanente. Ninguna raíz estaba cerrada. la señora Genovés dedujo que se trataba de un infante de aproximadamente dos años y medio de edad, cuyos incisivos y caninos eran indiscutiblemente en forma de “pala”.

42Estos restos óseos descansaban directamente sobre el suelo, pero estaban cubiertos por una escudilla de perfil aristado, invertida, en cerámica parda de unos treinta y cinco centímetros de diámetro. Naturalmente, la presión del suelo había reducido esta escudilla a fragmentos. En la tierra cubierta por estas escudillas, fue hallado un pedazo de navaja en obsidiana translúcida, de reflejos verdosos, cuya presencia allí tal vez haya sido fortuita.

43Por otra parte, apoyada contra el borde de esta escudilla, por el lado sur, encontramos una olla en miniatura, de cerámica parda, de un diámetro máximo de once centímetros, cuyas partes aún se hallaban unidas. La posición de este pequeño recipiente indicaba que había sido depositado allí después de haber sido colocada la escudilla protectora, y que ciertamente él formaba parte del ajuar funerario de la sepultura 4 (no era el caso de un brazo de figurilla hallado justo más abajo). Dentro de esta olla en miniatura, habían sido puestas una canica de piedra caliza, de veinticinco milímetros de diámetro, y dos minúsculas sonajas esféricas. Una estaba completamente disgregada, mientras que la otra tenía un diámetro de treinta y siete milímetros (fig. 32 B, foto 9 D).

44Al igual que la precedente, la sepultura 4 se encontraba en la capa de tierra pedregosa cuya cima formaba la superficie del suelo raso, antes de la construcción de la plataforma.

45c) La sepultura 5 ya no se hallaba representada más que por algunos restos, mezclados con el material de la sepultura 4. El individuo estaba reducido a fragmentos de cráneo, aplastados bajo el borde de la escudilla de la sepultura 4, por el lado noroeste; y a algunas esquirlas de huesos largos y de vértebras, recogidas fuera de la mencionada escudilla, por el lado este (fig. 32 B).

46Andrée Burg de Genovés nos hizo el favor de examinar también los dientes recogidos en esta sepultura; pero los restos óseos habían sido tan maltratados que la dentición se hallaba incompleta.

47Los clientes recogidos sumaban seis. Maxilar superior: dos incisivos izquierdos de primera dentición, ambos con el borde quebrado, un primer molar izquierdo de primera dentición, con caries oclusal, y un segundo molar izquierdo también de primera dentición. Maxilar inferior: un molar derecho de primera dentición, y un molar derecho permanente. Genovés dedujo que se trataba de un individuo de entre tres y cuatro años de edad, con una deplorable dentición de leche. El mal estado en que se hallaban los incisivos, impidió determinar si eran en forma de “pala” o no.

48La sepultura 5 también debió estar cubierta por una escudilla invertida. Varios fragmentos de esta vasija pudieron ser recuperados, sobre todo en el borde sur de la sepultura 4. Éstos permitieron reconocer que se trataba de una escudilla trípode de perfil aristado, en cerámica negra, cuyos soportes eran huecos.

49Parece evidente que la sepultura 5 había sido, al principio, un entierro secundario de niño, cubierto por una escudilla invertida. Pero luego una nueva fosa fue excavada, más o menos fortuitamente, en el mismo lugar, lo cual ocasionó la fractura de la escudilla protectora. Entonces fueron dispuestos los elementos de la sepultura 4, sin prestar atención alguna a lo que pudiera subsistir de la precedente, y sin siquiera extraer sistemáticamente sus restos. Esta conducta, bastante irrespetuosa o, cuando menos, marcada por la indiferencia, fue repetidas veces observada por nosotros en sepulturas posclásicas de la Huasteca.

50d) Es evidente que las tres sepulturas de infantes descubiertas en la excavación san viii están estrechamente emparentadas entre sí: mismo carácter de entierro secundario, mismo nivel estratigrafía), mismo empleo de escudillas de perfil aristado pardas o negras.

51Aun cuando las tres hayan estado ubicadas en el nivel de la tierra blanquecina y pedregosa que cubre directamente la roca caliza, no creemos que puedan ser atribuidas al periodo anterior a la construcción de la estructura núm. 52. En efecto, la sepultura 3 debió tener una altura aproximada de veinticinco centímetros, cuando sus dos escudillas superpuestas todavía se hallaban intactas. Puesto que el espesor de la capa de tierra pedregosa es reducido, esta sepultura habría aflorado o sobrepasado el nivel del suelo, mientras que las otras dos habrían estado a poca profundidad.

52Por lo tanto, es casi seguro que estas sepulturas fueron depositadas en fosas excavadas a partir de la superficie de la plataforma, durante la ocupación de esta última. En efecto, encima de ellas, no se observa señal alguna de perturbación o de discontinuidad en el nivel arqueológico con grandes fragmentos de cerámica que se encuentra en la base de la capa superior de tierra negruzca.

53De tal manera, puede deducirse que estas tres sepulturas datan probablemente de la época en que los indios ocupaban la primera plataforma, la que aún tenía solamente siete metros de diámetro y una altura aproximada de veinte a treinta centímetros.

El caso de la escudilla de base anular (¿sepultura 6?)

54Una escudilla de base anular invertida fue encontrada a unos sesenta centímetros al suroeste de la sepultura 3, sobre el límite entre los cuadros E 7 y F 7. Sus fragmentos, aún en contacto unos con otros, yacían en la superficie misma de la roca caliza del subsuelo, sobre una parte relativamente protuberante de ésta. Nada se halló bajo estos restos de vasija, pero algunas esquirlas de pequeños huesos indeterminables fueron recogidas en las cercanías inmediatas (fig. 30 y foto 9 A).

55Por su materia, por su color y por su forma, esta escudilla es bastante anormal dentro del conjunto de la cerámica de San Antonio Nogalar, donde las piezas de base anular parecen excepcionales. Sus flancos son acampanados, con una doble curvatura; y su diámetro en el borde es de aproximadamente veintitrés centímetros. Tal escudilla está hecha de una pasta negruzca, que se toma gris y luego anaranjada en la cercanía de la superficie. Parece hallarse recubierta, interior y exteriormente, por un engobe pardo rojizo claro. La hemos clasificado, no sin ciertas reservas, dentro de la cerámica Eslabones Rojiza.

56Sin que pueda tenerse una absoluta certeza al respecto, es probable que esta escudilla invertida haya tenido también un carácter funerario, y que constituya los restos de una sepultura de un infante, a la cual cabría asignársele el núm. 6. El hecho de que ningún vestigio de huesos haya sido descubierto debajo de ella, puede explicarse suponiendo que se trató del entierro de un nonato, cuyos huesos, apenas calcificados, no se habrían conservado.

57A este respecto, cabe mencionar un caso más o menos análogo, citado por Mac Neish (1958: 46) a propósito del sitio de “Cerro Refugio”, que él atribuye a su fase “Laguna”. Al excavar el relleno de una plataforma de habitación, Mac Neish descubrió dos escudillas de perfil aristado superpuestas, la superior se hallaba invertida y cubría a la otra, tal como en el caso de nuestra sepultura 3. Sus obreros le dijeron que, por lo general, esas escudillas contenían o cubrían huesos. Sin embargo, solamente encontró entre ellas una cuenta esférica de jadeíta. Este objeto, precioso e indestructible, tal vez hubiera sido colocado allí para reemplazar un cadáver desaparecido, destruido o quemado, según una tradición mesoamericana.

58Puesto que la escudilla de base anular de san viii yacía en la misma capa de terreno pedregoso y al mismo nivel que las vecinas sepulturas 3,4 y 5, parece lógico pensar que se trató de un entierro llevado a cabo en la misma época y en iguales condiciones.

59Sin embargo, tomando en consideración el carácter anormal de la pieza de cerámica utilizada, es legítimo preguntarse si acaso esta sepultura no se remonte a una época un poco más antigua, tal vez anterior a la edificación de la primera plataforma.

Sondeos de san viii

60Cuatro sondeos fueron practicados alrededor de la estructura núm. 52, a una distancia de más o menos diez metros de su centro. Estos sondeos estaban aproximadamente ubicados hacia los cuatro puntos cardinales (fig. 22).

61Cada uno de los sondeos tenía dos metros de lado y estaba subdividido en cuatro sectores de un metro cuadrado cada uno. Por falta de tiempo no siempre se llegó con la excavación hasta el lecho de roca en los cuatro sectores de cada sondeo.

62En el sondeo del este, la roca caliza se hallaba a una profundidad de entre veinte y treinta centímetros. Se hallaba cubierta por una masa pedregosa poco espesa y luego, casi de inmediato, por la tierra negruzca humífera. Fueron hallados algunos tiestos hasta el mero contacto con la roca. Este sondeo suministró un fragmento de figurilla de barro cocido.

63En el sondeo del oeste, la roca se hallaba a treinta centímetros de profundidad, cubierta por una masa pedregosa y luego por una tierra negruzca, con escasos restos cerámicos.

64En el sondeo norte, el subsuelo rocoso fue encontrado a treinta o cuarenta centímetros de profundidad, según los sectores; y se hallaba cubierto por una capa de cascajos y de tierra amarillenta. Aparecieron algunos tiestos en la parte superior de una tierra negra humífera. Entre ellos, dos del tipo Zaquil Rojo provenían de una escudilla trípode, de la cual fue hallado otro fragmento a ocho metros de allí, al despejar el contorno de la estructura núm. 52 por el costado noreste. Asimismo, este sondeo suministró una punta de proyectil con muescas laterales, encontrada a cinco centímetros de profundidad.

65El sondeo sur alcanzó el lecho rocoso a aproximadamente treinta centímetros de profundidad. A cinco centímetros por debajo de la superficie, produjo una punta triangular y un fragmento de punta.

66Los cuatro sondeos mencionados suministraron un total de 2 134 tiestos, un promedio de 133 por metro cuadrado. Este total fue incorporado a la cuenta general de los fragmentos de la excavación san viii. Es preciso señalar que, de estos 2 134 fragmentos, hubo 1 227 de cerámica Tosca, 262 de Eslabones Rojizo, 379 de Nogalar Negruzco, 1 de Zaquil Negro Inciso, 34 de Zaquil Rojo (3 de ellos del subtipo Tosco), 24 de Nogalar Pasta fina Clara y 7 aberrantes.

67Esta notable riqueza en cerámica pone de manifiesto una ocupación humana prolongada; y contrasta abrumadoramente con la pobreza de los sondeos san iii, san v y san x.

Material recolectado en la excavación san viii

68La excavación san viii suministró un total de 14 773 fragmentos, 66 de los cuales provinieron de la superficie de la plataforma, 7 436 del relleno de la misma, 5 137 del contorno exterior de la muralla, y 2 134 de los sondeos.

69De esos 14 773 fragmentos, 8 492, el 57.7%, eran de cerámica Tosca; 2 614, el 17.7%, eran de Nogalar Rojiza (Eslabones); 3 259, el 22%, de Nogalar Negruzca; 213, el 1.4%, eran de Nogalar Pasta Fina Clara; 166, el 1%, eran del tipo Zaquil Rojo, y 14 de Zaquil Negro Inciso. Hubo unas quince piezas aberrantes y no clasificadas.

70Por otra parte, fueron halladas 42 piezas completas, o pudieron proporcionar un perfil completo. Sus pedazos no fueron incluidos en la cuenta de los tiestos. 12 eran de cerámica Tosca, 7 de Eslabones Rojiza, 21 de Nogalar Negruzca y 2 de Zaquil Roja. Entre dichas piezas figuraban 12 ollas, 9 escudillas de perfil aristado y base cóncava, 4 escudillas trípodes de perfil aristado, una escudilla trípode de perfil aristado en nervadura basal, una ensanchada de base anular, 2 escudillas de borde vertical, cuatro molcajetes, 1 vasito globuloso de borde entrante, 2 vasos cilindricos trípodes, 1 plato, 1 tapa de brasero, 3 vasos y 1 disco.

71Asimismo, la excavación san viii suministró 7 cabezas de figurillas en barro cocido, 5 de ellas del tipo Retrato; 20 fragmentos de cuerpos, 13 fragmentos de miembros y 13 fragmentos diversos, además de 1 cuerpo de figurilla zoomorfa, 1 sonaja esférica y 21 partes de sonajas esféricas, 3 de pipas, 4 cuentas o colgantes de barro cocido, y, finalmente, 106 fragmentos de adobe quemado.

72La industria lítica en pedernal incluía, particularmente, 49 puntas, 20 de ellas pedunculadas; 13 bifaciales, 5 raederas, 2 raspadores cóncavos y 2 perforadores. Figuraron, por otra parte, 12 fragmentos de navaja de obsidiana.

73La industria lítica en piedra tenaz comprendía 1 hacha de piedra verde, 1 canica de caliza dura, 1 pulidor de albañil, 5 fragmentos o bosquejos de metates, 9 de manos de metate, 9 cantos rodados trituradores, 2 tejolotes y 2 percutores. En este grupo, igualmente figuraron 7 nodulos de pirita, de empleo incierto, y 1 cuenta de calcita verde translúcida.

74La excavación también suministró restos de conchas. De 34 fragmentos de pelecípodos fluviales, 6 contenían huellas dudosas de trabajo humano. Dos conchas de gasterópodos marinos, del género Oliva, habían sido perforadas para servir como sonaja.

75El material óseo animal era abundante. De 178 fragmentos, 127 provenían —con mayor o menor certeza— de cérvidos, 3 de pecaríes, 3 de conejos, 3 de liebres, 3 de tuzas, 3 de armadillo, 3 de cánidos, 2 de zorrillos y 1 de tlacuache. Por otra parte, 28 eran partes de huesos largos de pequeños mamíferos o de pájaros indeterminables, y 2 habían sido labrados a modo de herramientas (buril y espátula). Rastros de labrado o de empleo alimenticio eran bastante frecuentes en los huesos de cérvidos o de pecaríes.

76Aparte de los restos de los tres individuos infantiles, el material óseo humano incluyó solamente un fragmento aislado de astrágalo derecho, proveniente de un individuo adulto de talla pequeña. Éste fue hallado en el sondeo norte.

Fases de construcción y de ocupación

77Consideramos que la historia de la estructura núm. 52 puede ser resumida en cuatro fases (fig. 33).

  1. Primera fase, anterior a toda edificación.— Ocupación de un suelo algo pedregoso y en leve pendiente, con diseminación de algunos restos cerámicos y objetos en pedernal, algunos de los cuales penetraron a escasa profundidad. Es probable que a esta fase corresponda el fogón 1.

  2. Segunda fase.— Construcción de un muro de contención de aproximadamente siete metros de diámetro y de veinte a treinta centímetros de altura, según los sectores. Luego, relleno interior con una tierra gris, probablemente recogida a corta distancia y conteniendo escasos vestigios arqueológicos. Viene entonces un periodo de ocupación de la plataforma baja asi construida, con inhumación de por lo menos tres infantes; empleo del fogón 2; creación, y luego destrucción parcial de un revestimiento de piso en tierra batida y quemada; acumulación de desechos diversos en torno a las murallas; etc.

  3. Tercera fase.— Ampliación de la plataforma mediante la construcción, al norte y al este, de una nueva muralla que alcanza un diámetro total de ocho metros en lugar de siete. Relleno del intervalo entre ambas murallas. Luego, aumento de la altura total de quince a veinte centímetros, por medio del agregado de una capa de tierra vegetal recogida en las cercanías inmediatas, y que contiene numerosos vestigios de la industria humana. Viene entonces un nuevo periodo de ocupación de la plataforma así elevada de nivel, con acumulación de desechos diversos al pie de los muros.

  4. Cuarta fase.— Abandono de la plataforma. En el transcurso de más de un milenio, la erosión atacó el borde suroeste que miraba hacia la pendiente, destruyendo la cima del muro y arrastrando una parte de la capa superior de tierra vegetal negruzca. Simultáneamente, el humus forestal se acumuló alrededor de la antigua plataforma, sobre todo en el costado noreste. Un cierto equilibrio fue finalmente logrado cuando el plano superior de la estructura núm. 52 llegó a tener más o menos el mismo nivel y la misma pendiente que el terreno circundante.

Conclusiones sobre la excavación san viii

78No cabe duda de que la estructura núm. 52 era una plataforma de habitación. En su relleno, sobre su perímetro y en los sondeos vecinos, fueron hallados numerosos testimonios de la vida cotidiana: armas, herramientas, utensilios domésticos, restos de alimentos, etc.

79No obstante la presencia de objetos rímales y de algunas cerámicas de lujo, se tiene la impresión de que los ocupantes de este monumento fueron más bien gente común que dignatarios civiles o religiosos. La presencia de bosquejos de metates, principalmente, parece indicar actividades artesanales.

80Es probable que haya sido construida una casa redonda sobre esta plataforma, y es de lamentar que durante la excavación no se haya podido encontrar vestigios de sus murallas o la ubicación de las bases de sus pilares.

81Esta casa redonda debió tener unos seis metros de diámetro, durante la segunda fase evocada más arriba. Efectivamente, las sepulturas cavadas en el transcurso de esta etapa, indican que las paredes exteriores debieron hallarse muy cerca del muro de contención. El fogón de entonces estaba en posición un tanto excéntrica, lo cual se ajusta a las costumbres de los indios huastecos actuales.

82Tras la ampliación de la plataforma, en la tercera fase, es probable que la pequeña casa original haya sido reemplazada por otra más grande, de aproximadamente siete metros de diámetro. En ambos casos, la puerta debió hallarse frente a la escalera, o sea, orientada hacia el sureste. Esta dirección era poco más o menos la del centro del pueblo.

83La casa debió estar construida en madera, con un techo de rastrojos de forma cónica. El hallazgo de numerosos fragmentos de adobe cocido, algunos contienen huellas muy claras de hierbas y de junquillos, induce a pensar que las paredes estaban revestidas de lodo seco, mezclado con tallos de gramíneas. Cabe suponer que el techo estuviera guarnecido de hojas de soyate (Beaucarnea inermis), tal como aún hoy se las utiliza en San Antonio Nogalar. El aspecto general de esta casa debió ser análogo al de una gran cantidad de viviendas indígenas actuales del noroeste de la Huasteca.

84Es evidente que la estructura núm. 52 y la estructura núm. 51 guardan entre sí una estrecha semejanza. Ambas fueron edificadas sobre un sitio ya ocupado anteriormente, y señalado por las cenizas de un fogón. Sus materiales de construcción y de relleno son análogos. Sus fases de edificación son comparables. Suministraron un material arqueológico similar, y debieron tener el mismo tipo de habitantes. La única diferencia notable entre ellas consiste en que la estructura núm. 51 —por el hecho de tener desde el principio un diámetro mucho mayor que la otra— no planteó, posteriormente, la necesidad de ser ampliada.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search