Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Primera parte. El sitio arqueológico y las excavaciones

Capítulo 5. Recolecciones de superficie

Texte intégral

Generalidades

1Durante los primeros días que estuvimos en San Antonio Nogalar, nos dedicamos a hacer recorridos de superficie bastante productivos, sobre todo con referencia al campo de cultivo en torno al cementerio actual, y al camino que bordea dicho terreno sobre el costado sur. Por el contrario, las investigaciones hechas en el monte resultaron muy poco fructíferas. Para el 20 de abril de 1968, ya habíamos recorrido los campos de cultivo ubicados al sur del Cerro de los Bueyes y al este de la actual confluencia de los dos torrentes, donde, el año anterior, los campesinos habían hallado en la superficie un hacha de bronce. Ahí yacía también un gran molcajete de piedra, fue medido, fotografiado y, debido a su peso, dejado luego en su lugar. Más tarde, y hasta el final de la segunda temporada, ocasionalmente fueron llevadas a cabo recolecciones de superficie (figs. 9 y 15).

2Cierto coleccionista privado tuvo la amabilidad de permitirnos examinar y dibujar el hacha de bronce mencionada que él había adquirido.

3De hecho, con anterioridad a nuestra visita, las personas que habían venido a excavar el antiguo cementerio indígena de San Antonio Nogalar, habían adquirido de manos de los campesinos diversos objetos arqueológicos, en particular puntas de pedernal.

4No obstante, pudimos conseguir un cierto número de objetos, enteros o fragmentados, que nos fueron ofrecidos espontáneamente. Tales objetos provenían de recolecciones de superficie, no de excavaciones clandestinas. La esposa de don Perpetuo Hernández, quien nos hizo numerosos obsequios, merece recibir aquí nuestro agradecimiento.

5Además de una cierta cantidad de puntas y algunas cabezas de figurillas, tales regalos consistieron sobre todo en abultadas piezas que los campesinos habían descubierto al trabajar en sus campos. Se trató principalmente de metates, de manos de metate, de morteros y de tejolotes, sin olvidar la única escultura de piedra de la región. Entre los objetos pequeños, el más notable fue un colgante de jadeíta, único en su género.

6Ante cada oferta, sistemáticamente exigíamos que nos fuera revelada la procedencia de la pieza. Algunos individuos confesaron que no la recordaban. Las indicaciones que nos fueron suministradas, muchas son imprecisas y otras deben ponerse en duda. Sin embargo, en términos generales, consideramos que estos datos de procedencia pueden ser tomados como válidos.

7Una sola pieza puesta en tela de juicio desde un principio, terminó por reconocerse como falsa: se trataba de un objeto de alfarería quebrado, aparentemente de fabricación local moderna.

8Los objetos de superficie sin procedencia precisa, fueron señalados simplemente bajo la identificación de “san s.”. Los que habían sido recogidos por nosotros, o adquiridos con datos precisos de origen, fueron identificados bajo la sigla de “san sp.”, seguida de una cifra que indica el sector de procedencia. Las localizaciones de estos diez lugares de extracciones, han sido especificadas sobre un plano especial (fig. 15).

9Las recolecciones de superficie y las donaciones recibidas sumaron un total de 776 piezas, distribuido de la siguiente manera: 436 fragmentos de cerámica, 62 fragmentos de figurillas, 11 objetos varios de barro cocido, 196 piezas de pedernal, 4 piezas de obsidiana, 60 piezas de piedras diversas, 1 estatua o elemento de estatua, 1 pieza de bronce y 4 pequeños objetos de piedra.

Lugares de recolección

10Damos a continuación la lista de los diez lugares de recolecciones superficiales, con la indicación del número total de objetos suministrados por cada uno de ellos. El detalle de las piezas figura en los cuadros incluidos en el apéndice (fig. 15).

11san s. Lugar de recolección no especificado: 51 piezas.

12san sp. 1. Campo en torno al cementerio moderno: 326 piezas. Este terreno cultivado, por donde con frecuencia nos vimos obligados a pasar, suministró el lote más importante, particularmente con una gran cantidad de piezas en pedernal y de fragmentos de figurillas (foto 2 B).

13san sp. 2. Campos al sur del Cerro de los Bueyes: 266 piezas. Estos campos cultivados, donde aún subsisten algunos restos de antiguas plataformas (fotos 2 A y 3 B), fueron objeto de una recolección especial y fructífera, realizada por nosotros el 20 de abril de 1968. En ellos recolectamos principalmente 223 fragmentos de cerámica, 5 de ellos posclásicos. Pudimos ver allí un gran mortero de piedra, el cual había sido arrastrado hacia el borde para que no obstaculizara las tareas de labranza. Anteriormente, un labriego había hallado en ese lugar una hoja de hacha de bronce.

14san sp. 3. Campos contiguos a la vivienda de don Perpetuo Hernández, al norte del pueblo actual: 49 piezas. Estos campos, ubicados cerca del antiguo cementerio indigena (foto 2 C) nos suministraron sobre todo objetos correspondientes a la industria lítica. La pieza más notable fue una especie de cincel para madera, hecho en tinguaíta cuidadosamente pulida.

15san sp. 4. Campo ubicado en el valle del arroyo Almagre y llamado —al parecer— Potrero de los Palmitos (foto 2 B). Este lugar suministró cinco piezas, entre ellas un notable pendiente en jadeíta pulida.

16san sp. 5. Sector este del sitio principal: 10 piezas. Bajo esta rúbrica, hemos clasificado las piezas encontradas en la sección del sitio principal que se encuentra al este del cementerio actual (foto 2 B). Este sector se hallaba por entonces cubierto de maleza, lo cual no facilitaba las recolecciones de superficie. (en 1973, tras su desmonte, éste suministró particularmente algunas figurillas interesantes).

17san sp. 6. Campo ubicado entre los dos torrentes, en su punto de confluencia: 5 piezas. Este lugar fue visitado por nosotros solamente de pasada.

18san sp. 7. “Potrero del Patito”, al sur del pueblo actual: 20 piezas. Este campo se halla ubicado sobre la margen derecha del Arroyo del Cojo. Principalmente suministró un malacate de barro cocido.

19san sp. 8. Campos al noroeste del pueblo actual: 15 piezas. De estos predios, ubicados sobre la margen derecha del Arroyo del Cojo (foto 2 C), nos fue posible obtener una escultura en forma de cabeza humana esquemática.

20san sp. 9. “Potreros de San Juanito”: 6 piezas. Estos terrenos estan ubicados en la llanura, cerca del antiguo pueblo de San Juanito, actualmente abandonado.

21san sp. 10. “Cerrito de la Cruz”: 23 piezas. Ninguna de las piezas ha sido recogida sobre la abrupta cima de esta colina aislada.

Conclusiones sobre las recolecciones de superficie

22Estas recolecciones demuestran que los terrenos, actualmente cultivados por los habitantes de San Antonio Nogalar, ya eran utilizados y frecuentados por los antiguos indígenas.

23La abundancia de hallazgos en los terrenos ubicados al sur del Cerro de los Bueyes confirma la primitiva existencia, en ese lugar, de un pueblo secundario donde hemos visto que subsisten todavía algunas plataformas, no obstante la acción del arado.

24Casi todos los objetos recuperados pueden considerarse pertenecientes a la fase principal de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar, es decir —como lo veremos—, a la época clásica.

25Sin embargo, algunos dan testimonio de una ocupación de dicho sitio en la época posclásica reciente, como es el caso de seis fragmentos de cerámica Negro sobre Blanco y de una hacha de bronce. Su escaso número induce a pensar que esta ocupación posclásica fue un episodio poco importante y de breve duración.

26Por el contrario, algunas piezas correspondientes a la industria lírica, tal vez sean los restos de un campamento de los tiempos precerámicos (puntas de tipo Tortuga, fig, 114-1 a 3).

27En cuanto a las piezas halladas mediante excavación —por tratarse de aquellas cuya ubicación cronológica es más digna de fe— han sido identificadas por nosotros mediante la letra ‘F’ en las páginas correspondientes a la figuras.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search