Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Primera parte. El sitio arqueológico y las excavaciones

Capítulo 4. Los edificios del sitio principal

Texte intégral

1Hemos dicho que fue posible inventariar, en el sitio principal, un total de 234 estructuras catalogadas de la siguiente manera: 167 plataformas, 54 terrazas, 2 banquetas de juego de pelota y 11 muretes mal definidos (ver plano 1, en el sobre de contratapa).

2Ahora vamos a examinar estos diferentes tipos de estructuras, y hacer el intento de distinguir subtipos; pero no sin señalar, de antemano, lo que una clasificación como esta puede tener de provisorio y de hipotético.

3En efecto, el plano sobre el cual nos basamos fue levantado, no sin mérito, bajo penosas condiciones de trabajo debidas al calor, a la maleza, a los insectos, etc. Para ello fue necesario abrir, a través del monte, dos series de brechas rectilíneas, orientadas respectivamente en dirección este-oeste y norte-sur. Tanto Grootenboer como nosotros mismos hicimos el esfuerzo de anotar cuidadosamente la ubicación, la forma y las dimensiones de cada edificio, aunque el avanzado estado de destrucción en que se encontraban casi todos tomaba un tanto ilusoria la precisión.

4Sólo una excavación sistemática de cada estructura hubiera podido proporcionar datos suficientemente seguros. Sin embargo, debido al hecho de que un trabajo de tal envergadura es irrealizable en la actualidad, debemos conformamos con utilizar lo mejor posible los datos que están a nuestra disposición.

Las plataformas

5En la sierra de Tamaulipas, al igual que en una gran parte de la Huasteca, las plataformas son estructuras rodeadas por un muro de contención y rellenas de tierra, de piedras o de diversos residuos. Originalmente se hallaban en un plano más o menos superior al del nivel del suelo circundante y, por tal causa, solían estar provistas de una escalera. Sobre un terreno en declive, la superficie horizontal de las plataformas formaba un ángulo con la superficie del suelo, alejándose de él en mayor medida ladera abajo que ladera arriba.

6Dentro de un conjunto que incluya una gran cantidad de plataformas, se puede intentar hacer una clasificación de éstas según sus plantas, según sus dimensiones horizontales y según sus alturas.

Clasificación de las plataformas según sus plantas

7En ocasión de su visita efectuada hacia 1953-1954, Mac Neish había observado que las plataformas de San Antonio Nogalar mostraban una gran variedad de formas (Mac Neish 1958: 49).

8En efecto, de las 167 plataformas del sitio principal, 145 nos pareció que tenían una base circular, 13 una base aproximadamente semicircular, y 9 una base cuadrada u oblonga (fig. 12):

Plataformas de base circular

145

86.8%

Plataformas de base semicircular

13

7.7%

Plataformas de base rectangular, cuadrada u oblonga

9

5.3%

9Así pues, se ve que el predominio de las plataformas de base circular es abrumador, lo cual coincide con los hechos observados por Mac Neish en toda la sierra. Por el contrario, los otros dos tipos de base revelan ser aberrantes. No obstante, tengamos en cuenta que los tres tipos son comunes en la arqueología de la Huasteca.

Clasificación de las plataformas circulares según su diámetro

10De 145 estructuras de base circular, fueron medidos o evaluados los siguientes diámetros:

11Es así como, de 145 plataformas de base circular, 115 —o sea el 79%— tienen un diámetro de entre 5 y 10 metros. El diámetro de 7 a 9 metros puede ser considerado como el más frecuente, con 67 plataformas, es decir, un 46% del total. En términos generales, estas cifras son un tanto más elevadas que las cifras promedio calculadas por Mac Neish para el conjunto de la sierra.

12Diecinueve plataformas de base circular superan los 10 metros de diámetro, pudiéndose estimar que rebasan el promedio en cuanto a sus dimensiones horizontales, que son las siguientes:

Diámetro en metros

núm.

11 u 11.50

51, 93, 127

12 o 12.50

1, 23, 65, 66, 71

13

22.

14 o 14.50

63, 69, 88, 90, 122

15 o 15.50

96, 97.

16

13.

18

12, 15.

13Ninguna de estas “grandes” plataformas se encuentra ubicada en el sector norte ni en el sector oeste del sitio.

14El problema de las alturas será examinado más adelante, para todo el conjunto de las plataformas. Por ahora, digamos que la mayoría de las estructuras de base circular tienen menos de 50 cm de altura, y que las que superan los dos metros deben ser clasificadas aparte. Nuestras excavaciones estudiaron tres plataformas circulares, dos de ellas bajas y diversos diámetros (las núms. 51 y 52), y una alta y de gran diámetro (la núm. 22).

Clasificación de las plataformas semicirculares según su diámetro

15Bajo esta denominación identificamos arbitrariamente un conjunto de estructuras cuya forma es más a menudo en herradura que en media luna (fig. 12). Tales estructuras son comunes en los sitios posclásicos de la Huasteca, donde por lo general están provistas de una escalera ubicada en medio del sector derecho de su muro de contención. Mac Neish no señala edificio alguno de este género en la sierra de Tamaulipas. Es lamentable que no nos haya sido posible excavar, en detalle, alguno de los edificios que nos parecieron presentar esta forma, a fin de asegurarnos de la real existencia de tal género de construcciones.

16En San Antonio Nogalar hemos inventariado 13 estructuras semicirculares dispersas en el sector oriental del emplazamiento principal. Sus diámetros son, aproximadamente, los siguientes:

17Aunque sea difícil hablar de porcentajes con cifras tan débiles, se puede notar que 10 de 13 de estas estructuras, o sea el 75%, tienen un diámetro comprendido entre los 7 y los 11 metros.

18Todas estas plataformas son muy bajas. La única que supera los 50 cm de altura está situada sobre un terreno en pronunciado declive.

19A causa de que sus dimensiones horizontales escapan del promedio, es posible poner aparte la núm. 70 (12 x 15 m, con 0.50 m de altura), y sobre todo la núm. 84 (14.50 m, con una altura de 0.50 a 3.00 m).

Clasificación de las plataformas cuadradas u oblongas

20En el sitio principal de San Antonio Nogalar sólo hemos observado 4 estructuras cuya planta nos pareció que podía considerarse casi cuadrada (fig. 12). Ninguna de ellas alcanza nn metro de altura. Éstas son:

núm.

metros de lado

11

6 x 7

41

3 x 4

87

11 x 12

117

7.5 x 7.5

21La plataforma núm. 41, de 3 x 4 metros de lado, está unida, a modo de una especie de altar, a una gran plataforma semicircular.

22Las cinco plataformas que hemos clasificado como “oblongas” no suelen ser más oblongas que ciertas plataformas que hemos clasificado como “cuadradas”, pero sus extremos parecen redondeados. Éstas son:

núm

metros de lado

29

4 x 8

44

6.5 x 7

136

6.5 x 10

149

5.5 x 6.5

165

6.8 x 8

23Así pues, estas plataformas oblongas tienen una longitud promedio de aproximadamente 7 metros. Su altura es siempre muy reducida, con excepción de la núm. 165, que está ubicada sobre un terreno en pronunciado declive.

24En su prospección de los sitios de la sierra de Tamaulipas, Mac Neish al parecer no vio plataformas rectangulares bajas, aun cuando haya señalado un cierto número de pirámides truncas, de base rectangular y cuya altura varía entre 1.50 y 12 metros.

25La forma oblonga, con extremos redondeados, parece corresponder a la planta llamada “absidal”, que es la de una buena cantidad de viviendas indígenas de la Huasteca.

Clasificación de las diversas plataformas según su altura

26Esta clasificación es importante, pues existe una presunción de que las plataformas bajas sostenían habitaciones, en tanto que las más altas —o por lo menos algunas de ellas— tal vez estuvieron destinadas a usos ceremoniales (fig. 12).

27Desafortunadamente, la evaluación de la altura de una estructura implica una dosis de arbitrariedad casi inevitable. En primer término, hay generalmente más bien estimación que medición precisa. Por lo demás, la estructura pudo haber perdido parte de su altura original, por acción del hombre o de los elementos. Asimismo, el suelo en torno de ella pudo elevarse o erosionarse. Finalmente, y sobre todo, resulta difícil determinar la altura de una plataforma construida sobre un terreno inclinado, puesto que tal altura puede ser nula en el punto superior del declive, e importante pendiente abajo.

28Respecto a este último problema, y al cabo de diversos tanteos, nos pareció factible atribuir a las plataformas ubicadas sobre un terreno en declive una altura promedio, tomada a la mitad del trecho comprendido entre los extremos superior e inferior de la pendiente. Los gráficos de frecuencias revelan que, al aplicar esta evaluación de altura a las plataformas construidas en áreas de pendiente ligera, se obtienen porcentajes comparables a los de las plataformas construidas sobre terreno llano. En cambio, en zonas de declives pronunciados, parece que esta evaluación tiende a arrojar promedios de altura elevados, lo cual exige ciertas reservas.

29Si, a pesar de estas reservas, consideramos de tal modo el conjunto de las 167 plataformas del sitio principal de San Antonio Nogalar, obtenemos las siguientes cifras:

30Del cuadro anterior puede deducirse que el 91.5% de las plataformas de este sitio tienen menos de un metro de altura, y que las 14 plataformas que rebasan dicho nivel pueden ser consideradas como superiores al promedio.

31Estas 14 plataformas llevan los números 12, 14, 18, 22, 84, 89, 90, 137, 165, 167, 174, 178, 197 y 204. Todas ellas son redondeadas, a excepción de la núm. 84, que es semicircular; y de la núm. 165, que es oblonga. Ambas excepciones bastan, de todos modos, para sugerir que no existía una necesaria relación entre la forma de la planta y la altura.

32En su clasificación general de los edificios de la sierra de Tamaulipas, Mac Neish (1958: 130-133) distingue las plataformas de habitación —siempre circulares y generalmente bajas, con muros de contención más o menos verticales— y las pirámides truncas —de base circular o rectangular, generalmente altas, con muros de contención más o menos inclinados—. Piensa que probablemente todas las pirámides tuvieron escaleras, mientras que una buena cantidad de plataformas de habitación no presenta vestigios de ellas.

33El empleo de la palabra pirámide exige hacer algunos comentarios. En la mencionada clasificación general, Mac Neish sólo la utiliza para designar a las plataformas altas, de flancos inclinados y de base rectangular que supuestamente, habrían sostenido templos en su parte más alta. En cambio, emplea el término “conos truncos” para designar las plataformas altas y de flancos inclinados, pero de base circular, que, supone, sostuvieron viviendas.

34Sin embargo, en la parte dedicada a sus excavaciones y reconocimientos arqueológicos. Mac Neish utiliza indistintamente la palabra pirámide para todas las plataformas altas y de flancos inclinados, sea su base circular o cuadrangular (1958: 41, 47, 51, etc). Sus comentarios y sus plantas muestran que las grandes estructuras troncocónicas solían ocupar, en torno a las plazas de los antiguos pueblos, posiciones reveladoras de una importancia particular y probablemente de uso ceremonial, sin que pueda determinarse si sostuvieron, o no, templos o casas de dignatarios.

35Incluso en San Antonio Nogalar, Mac Neish habló de siete pirámides circulares alrededor de una plaza. A título personal, pensamos que las estructuras circulares núms. 12 y 14, que tienen respectivamente 3.20 m y 2.50 m de altura, debieron tener escaleras y debieron estar sostenidas por muros de piedra inclinados. Pueden ser consideradas como pirámides troncocónicas, con destino ceremonial. Hicimos un sondeo en la cumbre de la estructura núm. 12, pero no nos fue posible poner de relieve sus murallas ni su escalera.

36Más dudoso aún nos parece el hecho de clasificar como pirámides a las otras doce estructuras cuya altura varía entre 1 y 2 metros. Excavamos una de ellas y nos pareció que pudo haber estado dedicada a usos más bien ceremoniales. Pero sus etapas sucesivas de construcción nos demostraron que no había sido concebida como una pirámide, sino que se trataba de una simple plataforma, al principio muy baja y que luego se había ido elevando.

Las terrazas de la parte norte del sitio

37Al norte del sitio principal, el plano levantado por Grootenboer enumera 48 estructuras que hemos designado con el nombre de terrazas, casi todas están ubicadas en los sectores más elevados, donde la pendiente del terreno alcanza su máxima inclinación (fig. 13 y foto 1, en el sobre de contratapa).

38Se trata de amontonamientos de piedras dispuestos en líneas rectas o ligeramente combadas, de manera casi paralela a las curvas de nivel. Cinco de estas estructuras enlazan dos plataformas. Otras diecisiete están vinculadas, cada cual por separado, a una plataforma. Las veintiséis restantes se encuentran aisladas.

39Da la impresión de que se las puede interpretar como murallas de contención más o menos derruidas, las cuales, en su estado primitivo, debieron servir para contener la tierra sobre la ladera en declive, constituyendo especies de terrazas donde la superficie del suelo era horizontal.

40Es probable que su mal estado de conservación se explique por el hecho de que a menudo eran construidas con bloques de rocas eruptivas de forma redondeada, con las cuales resultaba muy difícil levantar, sin argamasa, murallas sólidas.

41De un total de 48,40 terrazas, o sea el 81%, tienen entre 5 y 25 metros de longitud. Hay dos máximos de frecuencias, uno de ellos correspondiente a las longitudes entre 10 y 15 metros (30%), y el otro a las longitudes entre 20 y 25 (20%).

42Las alturas de estas terrazas no han sido anotadas en forma sistemática. Varían generalmente entre 0.50 y 2 metros. El mayor número se ubica entre 1.00 y 1.50 metros.

43Estos modestos muros de contención no recuerdan sino muy lejanamente las terrazas de cultivo de las regiones mediterráneas de los Andes o de las Filipinas. Las superficies planas así logradas parecen demasiado exiguas como para haber tenido un interés agrícola. Más bien nos inclinamos a pensar que los antiguos habitantes de la vertiente intentaron crear, junto a sus viviendas, lugares apropiados para su vida familiar o sus pequeñas labores al aire libre.

44A los actuales indios de la Huasteca les complace tener cerca de su vivienda un espacio llano y libre de vegetación, en el cual realizan diversas tareas artesanales o domésticas. Es allí donde gozan de la brisa fresca al atardecer, y donde permiten que sus niños jueguen libremente.

45Las terrazas de San Antonio Nogalar bien pudieron tener un destino análogo, pues, sobre las laderas en pronunciado declive, las plataformas de habitación —construidas con grandes esfuerzos— eran muy exiguas, y ofrecían justo el espacio suficiente para construir una pequeña vivienda.

Las terrazas del Cerrito de la Cruz

46Las seis terrazas del Cerrito de la Cruz (estructuras núms. 2, 5, 7, 8,9 y 10) difieren sensiblemente de las ubicadas en la parte norte del emplazamiento principal (fig. 12 y 13, láms. 5 A y B). En primer término, y a excepción de la estructura núm. 6 —que se eleva sobre la vertiente sur de la colina—, ellas se encuentran sobre una cresta que desciende poco a poco hacia el sureste. Por tal razón, la curvatura de tales terrazas es más acentuada, puesto que sus extremos se conectan con dos vertientes opuestas. Además, en su mayor parte se encuentran mejor conservadas, debido a que sus muros de contención están construidos en lajas calcáreas planas, y de tal modo se prestan a la formación de hiladas regulares y estables.

47Una de estas estructuras, la núm. 5, situada sobre una cara plana, se presenta como una gran plataforma oblonga, sostenida por una muralla casi a todo lo largo de su perímetro. Su extremo noroeste muestra una parte recta y una saliente semicircular. Aproximadamente al centro de esta terraza se eleva una pequeña plataforma circular. La estructura núm. 5 constituye, de alguna manera, un caso intermedio entre una plataforma y una terraza.

Las terrazas en la sierra de Tamaulipas, según Mac Neish

48En toda la sierra de Tamaulipas, Mac Neish encontró terrazas análogas a las de San Antonio Nogalar, en sitios correspondientes a las épocas clásica y preclásica. Observó longitudes que variaban de 3 a 70 metros, señalando que algunas reunían plataformas de habitación construidas a un mismo nivel sobre una ladera inclinada (Mac Neish 1958: 133 y 43-54). Todas las terrazas observadas por Mac Neish parecen haber sido construidas en lajas calcáreas, lo cual las asemeja a las del Cerrito de la Cruz. En el emplazamiento del Cerro Tres Horas, cerca de El Olivo, al sureste de la sierra, algunas terrazas sostenían plataformas de habitación (Mac Neish 1958: 51), evocando así el caso de nuestra estructura núm. 5, mencionada más arriba.

49Al igual que nosotros, Mac Neish pone en duda el destino agrícola de tales terrazas, sospechando que ellas debieron ser construidas for landscaping rather than for agriculture, “para adornar el paisaje y no para la agricultura” (ibid.: 133).

La cancha del juego de pelota

50Habiendo sido objeto de la excavación san vii, la cancha de juego de pelota será descrita más adelante, en el capítulo 11. Por ahora, nos bastará con mencionar que se trata de una cancha de extremos abiertos, esencialmente formada por dos banquetas de veinte metros de longitud, orientadas de noroeste a sureste y separadas entre sí por un pasillo de 9.90 metros, de ancho (figs. 40 y 42). Las estructuras 19 y 20, que formaban dichas banquetas, no fueron incluidas en la enumeración de las plataformas rectangulares oblongas, mencionadas más arriba.

Las líneas de piedras

51Bajo esta denominación fueron catalogadas 11 estructuras en total. Se trata de hileras de piedras, rectas o ligeramente curvas, que apenas rebasan el nivel del suelo. Su orientación no responde a regla alguna. Su longitud oscila de 3 a 20 metros y, para la mayoría, de 6 a 10 metros. Todas ellas están ubicadas en la mitad este del sitio principal, y exclusivamente sobre los sectores de terreno plano o en declive ligero. Cuatro de ellas se hallan vinculadas, cada cual por separado, a una plataforma. Las demás parece que están aisladas.

52Es posible que estas líneas, o por lo menos algunas de ellas, constituyan los restos de estructuras desgastadas por la erosión, o destruidas intencional mente por el hombre.

Casos de algunas estructuras comunicadas o unidas

53Ya hemos mencionado el caso de plataformas vinculadas a terrazas o a líneas de piedras, así como los cuatro casos de terrazas que enlazan dos plataformas.

54Asimismo, conviene señalar que las estructuras núms. 34 y 35 parecen dos plataformas semicirculares, unidas por su cara recta. Por lo contrario, las plataformas circulares núms. 90 y 91 se tocan sin deformación alguna. La pequeña plataforma rectangular núm. 41 está unida a la gran plataforma semicircular núm. 40 como una especie de anexo (fig. 12).

Materiales de construcción

55Entre las plataformas bajas de habitación, Mac Neish (1958: 132-133) distingue aquellas cuyo muro de contención está formado por lajas planas (“slabs”), de aquellas otras donde tal muro está formado por bloques redondeados (boulders) de 15 a 60 cm de diámetro. Considera a estas últimas como más arcaicas y como características de su fase Laguna, correspondiente a los últimos siglos previos al inicio de nuestra era.

56Nos inclinamos a pensar que este problema de materiales de construcción compete más bien a la geología local que a la cronología. En la sierra de Tamaulipas, las calizas del cretáceo superior tienen tendencia a trozarse en lajas y en placas, mientras que la erosión tiende a fragmentar las rocas emptivas en bloques irregulares, de formas redondeadas. La región de Llera, donde Mac Neish pudo observar varios sitios de la época Laguna, está caracterizada por la presencia de grandes “mesas” de basalto, cerca de las cuales los bloques de lava deben ser particularmente abundantes.

57En San Antonio Nogalar, es posible encontrar bloques de foyaita o lajas de caliza en las murallas de una misma estructura. No obstante, se observa que la caliza predomina en las estructuras de la parte baja del sitio, y la foyaita en las estructuras ubicadas en los sectores elevados.

58Es probable que ambos tipos de materiales no hayan sido empleados indistintamente. En efecto, los bloques de rocas eruptivas —de formas redondeadas— se amontonan mal y se desploman con facilidad. Por lo contrario, empleando lajas de caliza, no resulta difícil construir muros bien asentados y durables. De hecho, en San Antonio Nogalar, las estructuras ubicadas en el fondo del valle se encuentran mejor conservados que los de las partes altas.

59Cabe pensar que los antiguos indígenas de la sierra de Tamaulipas fueron bastante indiferentes en cuanto a la elección de sus materiales, cuando se trataba de construir terrazas o plataformas bajas de habitación. En cambio, debieron preferir las lajas de caliza para construir murallas más elevadas. Y, precisamente, Mac Neish (1958: 130-132) señala que los muros de las “pirámides” siempre están formados por lajas.

60En algunos sitios de la sierra, Mac Neish notó que los muros de ciertas pirámides habían sido recubiertos de estuco (mortero de cal), cuya superficie solía estar pintada de rojo. No hemos observado este hecho en San Antonio Nogalar. En cambio, al igual que él, descubrimos revestimientos de suelo hechos en tierra batida y quemada, así como restos de viejas paredes en bajareque. Aparentemente, estos últimos provenían de edificios que antiguamente se levantaban sobre la mayor parte de las plataformas, los cuales tal vez fueron destruidos por incendios.

El problema del centro ceremonial

61Ya hemos dicho que el plano levantado por Grootenboer no muestra la “plaza” de media hectárea de superficie, la cual, según lo señala Mac Neish, se hallaba rodeada por siete pirámides de más de tres metros de altura.

62Sin embargo, es probable que el sitio incluyera un centro ceremonial, agrupando algunos edificios distintos de las simples plataformas de habitación. De inmediato se piensa en la cancha de juego de pelota, formado por las dos banquetas minis. 19 y 20. La plataforma núm. 12, cuya altura (3.50 m) y diámetro (18 m) son excepcionales, aparece como una verdadera "pirámide” y era ciertamente el edificio principal del sitio. También puede agregársele la plataforma núm. 14, más pequeña, pero cuya altura supera los 2 metros.

63Más difícil resulta hacer una selección entre los demás edificios del sitio. Para lograrlo, puede recurrirse al criterio de altura, con frecuencia bastante revelador de los monumentos de uso ritual. Aparte de la núm. 12 y la núm. 14, las doce plataformas que se elevan a un metro de altura, o más, son las siguientes:

64Sin titubeo alguno, debemos eliminar de esta lista las seis últimas plataformas (núms. 165 a 204), todas ellas ubicadas en posición excéntrica, arriba del sector norte del sitio. Efectivamente, liemos visto que las estimaciones de altura promedio tendían a exagerar la altura de las plataformas ubicadas en los puntos elevados del sitio, donde la pendiente del terreno es más pronunciada. La altura de estas estructuras no puede ser atribuida a preocupaciones rituales, pues simplemente tiene por objetivo compensar las incomodidades de un suelo en pronunciado declive.

65Nos falta, entonces, comentar las estructuras núms. 18, 22, 84, 90 y 127, todas las cuales se hallan agrupadas en la parte central del sitio, cerca de la cancha de juego de pelota y de las dos “pirámides” (núms. 12 y 66). A excepción de la núm. 18, estas cinco plataformas son notables, no sólo por su altura sino también por un diámetro superior al promedio. Así pues, parece posible retener en su favor una cierta presunción de que fueron edificios destinados a usos ceremoniales.

66Más adelante veremos que las excavaciones de la estructura núm. 22 aportaron a tal hipótesis un principio de confirmación, al demostrar que dicha estructura parecía diferir de las simples plataformas de habitación, tanto por sus numerosas superposiciones como por la naturaleza y cantidad de los materiales arqueológicos suministrados por ella.

67De tal modo, es probable que el sitio de San Antonio Nogalar incluyera una especie de centro ceremonial (fig. 14), extendiéndose sobre el sector noreste del actual “Potrero del Campo Santo” e invadiendo, hacia el este, la parte oriental del sitio, actualmente cubierta de maleza (con anterioridad a la acción de rozar y quemar el monte, llevada a cabo en 1972-1973).

68Hoy, una parte de ese sector se muestra libre de toda construcción antigua. Tal vez hubo allí una “plaza” dedicada al mercado o a las reuniones públicas, aun cuando no tuviera la forma rectangular regular hallada por Mac Neish en otros sitios arqueológicos de la sierra de Tamaulipas.

69Sin embargo, puesto que este paraje fue convertido desde mucho tiempo atrás en una tierra de labranza, no se excluye la posibilidad de que en otras épocas hayan existido en él plataformas bajas, fácilmente destruidas por la acción del arado.

70Finalmente mencionemos que, fuera del centro ceremonial, cuya existencia acabamos de suponer, en el emplazamiento principal se da la presencia de varias estructuras de poca elevación, pero cuyas dimensiones horizontales superan el promedio. Se trata de las plataformas núms. 63, 66, 67, 68, 69, 70, 96 y 97, así como de la gran terraza núm. 5 del Cerrito de la Cruz. Tal vez, algunos de estos edificios hayan tenido una función especial, que nos es desconocida.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search