Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Primera parte. El sitio arqueológico y las excavaciones

Capítulo 3. Los sitios anexos

Texte intégral

El “patio de don Perpetuo”, al norte del pueblo actual

1Hemos dicho que el pueblo actual de San Antonio Nogalar se encuentra sobre la margen izquierda del Arroyo del Cojo, en la confluencia del valle muerto por donde antiguamente pasaba el arroyo Almagre (fig. 9, fotos 1 y 2 C).

2Una de las últimas casas del pueblo actual, hacia el norte, es la de don Perpetuo Hernández, construida sobre una terraza fluvial de unos diez metros de elevación, que la pone a resguardo de las crecidas del rroyo.

3A unos metros de esta casa se ven restos de una estructura arqueológica de aproximadamente 1.50 metros de altura y 5.00 de largo, hecha de gruesas piedras amontonadas sin orden y unidas con tierra. Este montículo fue antes una plataforma elevada, probablemente de uso ceremonial. Sus dimensiones debieron ser considerables, a juzgar por la cantidad de materiales que don Perpetuo extrajo de ella para construir muros de piedra sin argamasa (fig. 18).

4Inmediatamente al sur de esta estructura se extiende el "patio” contiguo a la casa de don Perpetuo. Es en este patio donde fueron descubiertas y destruidas, entre 1963 y 1966, algunas sepulturas cuyo número puede estimarse por lo menos en alrededor de veinte. En nuestras excavaciones san ii, san x y san xi no hubo alguna que se conservara intacta.

5Al norte de la estructura se extiende un terreno arado, del que se extrajeron puntas de proyectiles, una azuela, un machacador de corteza y fragmentos de barro. No obstante, los sondeos que hicimos fuera del reducido sector de las antiguas sepulturas revelaron una escasa cantidad de éstos, lo cual no parece corresponder a un área de viviendas.

6Según el testimonio de don Perpetuo Hernández y de sus vecinos, la destrucción casi total de dicha plataforma elevada parece que no dejó al descubierto material arqueológico muy notable. Las recolecciones de superficie hechas en el mencionado tereno y los pocos restos salvados del saqueo del antiguo cementerio, son perfectamente comparables al material hallado en el sitio principal. Así pues, todo el conjunto parece de la misma época.

7Cabe pensar, razonablemente, que no se debe a una mera casualidad el hecho de que en un mismo lugar se hallaran reunidos un verdadero cementerio y una plataforma ceremonial de dimensiones bastante grandes. Este conjunto aislado, ubicado a más de 600 metros hacia el oeste del antiguo pueblo indígena, debió tener un valor ritual, particularmente para las prácticas funerarias.

Campos situados al noroeste del pueblo actual

8Estos campos, ubicados sobre la margen derecha del Arroyo del Cojo, no revelan rastros de estructuras antiguas, pero es posible que hayan existido algunas muy bajas, y que éstas fueran posteriormente arrasadas por el arado sin dejar rastro (fig. 9 y foto 2 C).

9Los campesinos nos aseguraron que habían encontrado en estos lugares tepalcates y puntas de proyectiles análogos a los del sitio principal, pero en número reducido.

10Entre las piezas que nos fueron entregadas figuraban una cabeza de piedra y un metate de arista dorsal, objetos que, según se nos dijo, habían sido hallados en esos terrenos.

Campos situados al sur del pueblo actual

11Estos campos, ubicados sobre la margen derecha del Arroyo del Cojo y llamados “Potrero del Patito”, no muestran actualmente huellas visibles de estructuras antiguas (fig. 9).

12Sin embargo, parece que el arado puso allí al descubierto algunos fragmentos de cerámica y puntas de pedernal similares a los del sitio principal. Nos fue entregado un malacate como proveniente de esos sitios.

Campos situados al sur del Cerro de los Bueyes

13Estos terrenos cultivados se ubican al sur de la colina llamada “Cerro de los Bueyes”, y al este de la confluencia actual de los dos torrentes. Se prolongan hacia el sur sin límite natural, pues por este lado se abren sobre las llanuras del norte de la Huasteca. Fueron rozados desde mucho tiempo atrás, pues se hallaban cerca del pueblo mestizo de San Juanito, que existía en el siglo pasado y cuyos habitantes emigraron luego hacia San Antonio Nogalar (fig. 9, fotos 1 y 2 A).

14Aquí es posible ver los restos de una decena de estructuras parcialmente destruidas. Los agricultores recuerdan haber arrasado algunas otras. Las extracciones de superficie suministran esencialmente fragmentos de cerámica, figurillas y puntas de proyectiles comparables a los del sitio principal. Parece ser que, en la época clásica, hubo en este lugar un pueblo secundario aparentemente contemporáneo al pueblo principal; asi como en el siglo xx existieron, durante algunos años, dos pueblos mestizos vecinos: San Juanito y San Antonio.

15Es importante señalar que el “Potrero del Cerro de los Bueyes” suministró algunas piezas posclásicas recientes, testigos de una expansión septentrional de la civilización huasteca. Se trata de un hacha en bronce, de un fragmento de cerámica Negro sobre Blanco, y de otro de cerámica policroma.

Valle del arroyo Almagre

16Los pobladores actuales de San Antonio Nogalar rozaron algunos campos sobre terrazas fluviales bajas ubicadas en el valle del arroyo Almagre, aguas arriba del sitio principal. Hoy, estos campos ya no muestran estructuras. Uno de ellos, llamado “Potrero de los Palmitos”, habría suministrado algunas piezas, entre ellas un dije de jadeíta pulida (?) (fig. 9 y foto 1).

Barranco situado al noreste del sitio principal

17A una distancia aproximada de 700 metros al noreste del sitio principal, una pequeña plataforma baja se eleva sobre un área plana que domina, en algunos metros, el lecho de un torrente encajonado y casi siempre seco, afluente por la derecha del arroyo Almagre (fig. 9). El suelo de los alrededores es poco profundo, con fuertes declives. La cubierta forestal no ha permitido extraer restos cerámicos. El lugar parece haber sido poco favorable para la vida humana. Cabe preguntarse si acaso la estructura aislada descubierta en este paraje no habrá tenido una finalidad ritual. La existencia de dicha estructura nos fue revelada por Grootenboer.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search