Version classiqueVersion mobile

La Tierra de Manuel Lozada

 | 
Jean Meyer

Segunda Parte. Manuel Lozada

Capítulo V. Biografía de Manuel Lozada

Texte intégral

1. Orígenes y formación

1En este capítulo trataremos únicamente de completar la cronología desarrollada en el capitulo III de este volumen, para documentar aspectos más personales de la vida de Lozada, a pesar de lo difícil que es descubrir al hombre privado detrás del hombre público.

2Se trata también de proporcionar elementos para emitir un juicio sano y desinteresado, sin descartar las acusaciones que ennegrecen el cuadro de su vida militar y política, haciéndolo aparecer con el mote de “El Tigre de Alica”, asi como acusaciones semejantes hicieron aparecer 50 años después a Emiliano Zapata como “El Atila del Sur”.

3El Ensayo Histórico del Ejército de Occidente, escrito por José María Vigil y Juan B. Híjar y Haro, impreso en México en 1874, contiene un acervo interesantísimo de documentos sobre esa época; pero como lo comprobó don José Ramírez Flores, “se advierte en él el espíritu de hacer resaltar los méritos del general Ramón Corona, personaje en ese tiempo de gran porvenir y con tamaños de presidenciable”.

  • 1 De Ixtlán y San José. (N. del E.)

4Don José ha hablado mucho de Lozada y nos ha procurado mucha de la documentación de que hemos podido disponer. Conviene recordar lo que nos dijo: “Debo advertir que mis apariencias se inspiran en una completa justicia, ya que desde pequeño oí en mi casa comentarios sobre el amo y señor de Nayarit narrados con terror, por haber sido la causa de la emigración de mis familiares”.1

  • 2 En combate contra Lozada. (N. del E.)

5Con las armas en la mano, y a las órdenes de Corona, lo combatieron su abuelo el coronel graduado don Marcos Ramírez Sánchez; el hermano de éste, don José Trinidad, en cuyo honor, después de su muerte,2 su tropa recibió la nominación de “Batallón Ramírez”, y el sobrino carnal de éstos, don José María Macías Ramírez, muerto en Tepic el 30 de marzo de 1861 defendiendo la ciudad, cuando era Comandante de la Guardia Nacional “Libres de Ixtlán”.

6Como don José, pretendemos emprender nuestro relato sin prejuicio alguno y deseosos de conocer la verdad.

7Sobre el apellido Lozada no se puede decir mucho. La tradición quiere que sea el nombre de un tío pero como no conseguimos los segundos apellidos de los padres de Manuel no pudimos aclarar nada. El apellido Lozada aparece en muchos documentos del siglo xix referentes a la región alicantina.

8En el siglo xviii un fray Juan de Lozada consulta al obispo de Guadalajara “acerca de la administración de sacramentos a hijos indios infieles y apóstatas” (bnm ms. ofm 50/1082-1 ff. l-2v 19 de julio de 1732), y conocemos la costumbre de los indios de tomar apellidos de los misioneros.

  • 3 Por lo menos, eso es lo que afirman varios autores consultados.

9Lozada nació en San Luis “a las 4 de la mañana del jueves 22 de septiembre” de 1828, siendo sus padres Norberto García y Cecilia Gonzalez.3

10El pueblo de su nacimiento, situado en la sierra, fue fundado al terminar el siglo xvi o principios del siguiente por Fr. Luis Navarro, franciscano Guardián del Convento de San Juan Bautista de Jalisco, quien logró reunir en dicho lugar a los naturales del pueblo de Cuauholtlán (“lugar en el corazón del bosque”), al mismo tiempo que agrupaba en Pochotitlán a los de Alica y Coyotán.

11Al niño Manuel correspondían los apellidos García González, que él quiso cambiar en gratitud a su tío protector, José María Lozada.

12Su infaneia la pasa en la oscuridad en un ambiente de labriegos ocupados en sus faenas agrícolas, en donde conoció los problemas y necesidades de ese olvidado sector social. Sabía leer y escribir y poseía un talento natural que lo hizo experimentar las injusticias cometidas con los de abajo, sus compañeros en las labores del campo. De aquí debe haber nacido su idea de reivindicación, que puso en práctica años después.

13No sabemos cuándo ingresó y por qué al movimiento de la revolución. Se dice que por maltratos que recibió su madre; lo cierto es que cuando contaba 28 años de edad ya sonaba su nombre en las intrigas de la política del Cantón.

14Su influencia fue creciendo día a día, y llegó a tener el control de los pueblos de la Sierra de Alica.

15El mismo hecho de haber logrado la unificación de los indígenas de la comarca nos hace comprender que no era un guerrillero vulgar. Conocía el medio y logró atraerse la voluntaria sumisión de los pueblos, que supo mover admirablemente, formando un ejéreito respetable con el cual logró obtener el dominio completo de Nayarit por largos años. Es importante tener en cuenta que logró ese predominio absoluto debido principalmente a que supo poner el dedo en la llaga al proclamarse defensor de los humildes.

16La unificación de Nayarit quedó sellada con el “Pacto Social” que logró celebrar con representantes de varios pueblos, haciendo comprender a los representados la trascendencia de su cumplimiento, y poniendo a la región en pie de guerra. (Apuntes de don José Ramírez Flores.)

2. El general y político

17Lozada entra a la política en diciembre de 1856, en el marco de la lucha entre los clanes locales, dirigidos por un lado por los Castaños, aliados de los liberales puros de Guadalajara y en particular del gobernador Santos Degollado, y por otro lado, por los Rivas y por don Eustaquio Rarron, inglés residente en la ciudad de México, dirigente de la poderosa casa Barron and Forbes.

18En diciembre de 1855 el grupo de Barron estuvo implicado en un pronunciamiento en San Blas y Tepic. Degollado corre a restablecer el orden, expulsa a E. Barron hijo y a Guillermo Forbes, lo que desencadena un grave conflicto entre México e Inglaterra y provoca la renuncia de Degollado. Barron regresa, recibe una indemnización y se le prepara un proceso al ex gobernador. El 16 de febrero de 1857 el gran jurado declara que no habia lugar a formarle causa. En la defensa de Degollado, publicada en periódicos y folletos a lo largo de 1856, se encuentra el único documento que menciona una liga entre la Casa Barron y Manuel Lozada: Degollado escribe que la Casa Barron impulsé a la gente de Tepic a firmar la solicitud de indulto a favor de Lozada en septiembre de 1855 (El País núms. 42 a 44, 53 a 67, 72,77 y 87, de 1856). Tal afirmación será retomada sin ninguna documentation 16 años después, en 1872-1873, por el periódico tapatío Juan Panadero. Más adelante le dará popularidad Ireneo Paz en su libro Algunas campañas noveladas de 1895, y luego la retomarían sin más averiguación escritores e historiadores.

19En diciembre de 1856, el grupo de los Castaños fomenta un motín contra los Rivas. La intervención de Lozada a favor de los Rivas determina la Victoria de estos últimos, sin efusión de sangre. (Véase el capítulo III.) De 1857 a 1860 Lozada participa en la Guerra de Tres Años en el campo conservador. Cuando triunfan a nivel nacional, los liberales no pueden acabar con Lozada y ofrecen 10 000 pesos por su cabeza (Decreto del gobernador Ogazón con fecha del 17 de junio de 1861).

20Agotados todos los recursos que la potencia de su partido daba a Ogazón para reducir a su gobierno a las invencibles fuerzas de los señores Lozada, Rivas y Cadena; ocurrié al universalmente reprobado medio de asesinar vil y cobardemente al primero y al segundo, ofreciendo a un miserable asesino como precio inicuo de ambas existencias, la suma de diez mil pesos.

21Mandó confeccionar unas pastillas de chocolate de Guadalajara, dícese que en la botica de Ocampo; las cuales fueron entregadas al asesino Guadalupe Brambila, que habiendo servido a las inmediatas órdenes del Sr. Lozada, se obligó por aquella cantidad a brindárselas o asesinarlos a mano armado si por este medio no se lograba su infame proyecto.

22Brambila, como decimos, había militado con las fuerzas del Territorio, pero habiendo asesinado a un individuo de Pochotitlán, estando preso en la cárcel por este delito, llegó a sustraerse a la justicia, fugándose para Guadalajara. Permaneció algún tiempo en esta ciudad y creyendo olvidado el agravio inferido por su crimen en Pochotitán, ofrecióse volver a presentarse a sus antiguos jefes, dándose por amigo de nuestra causa y adicto a sus personas. Con tal conato se presentó a D. Manuel Lozada, y luego al Sr. Rivas, que efectivamente lo recibieron creyéndole de buena fé.

23Estando con el Sr. Rivas díjole: —Señor, traigo bastimento nuevo, buen chocolate y pan fresco. ¿Quiere que le sirva un pocillo?

24—Guárdatelo para más tarde, contestó el señor Rivas, — que ahora más que el chocolate, nos importa batir al enemigo, que ya ves lo tenemos al frente.

25Fuese Rrambila donde estaba el señor coronel Lozada, hallóle a caballo, caminando y acompañado de doce personas, y ocupado en disponer la batalla que se estaba esperando contra las fuerzas constitucionales pertenecientes al estado de Jalisco.

26Brambila saludó y como uno de los de la comitiva, se colocó detrás del último que marchaba. Llevaba una carabina de dos cañones, disparó el primero y le faltó la ceba: fue observado y al tiempo de voltearse el Sr. Lozada, que exclamó con ademán de írsele encima, ¡ah canalla!; Brambila disparó el segundo que dió fuego y felizmente no le acertó.

27Brambila huyó a todo escape, iba montado en buen caballo; uno de los que acompañaban al Sr. Lozada le disparó de cerca, pero tampoco le dió. Siguióle el Comandante D. Antonio Velázquez, pero no pudo darle alcance, y Brambila llegó en momento a las filas de Corona que a muy poca distancia se encontraba presenciando el hecho que se dió por toda la prensa constitucional como consumado.

28Ogazón en carta que escribié a su secretarió Vallarta, le decía: —“El individuo con quien traté el asesinato de Lozada ha cumplido lo que prometió dándole con un buen mosquete, dos balazos en la rabadilla. Esto lo han presenciado el Coronel Corona y otros jefes que lo vieron de muy cerca”.

29En tal virtud, en todos los pueblos sometidos al poder constitucional, se festejé la muerte del Sr. Coronel D. Manuel Lozada, con iluminaciones, música y creyendo fuera de escena el hombre más original de nuestra época.

(Apuntes de Don José Ramírez Flores)

30Estos festejos se hicieron a principios de diciembre de 1861, cuando Antonio Rojas el Hachero anunció la muerte de Lozada:

ALCANCE

¡al número 54 del porvenir

jViva la causa de la Civilización y la Reforma!

Triunfo Completo de las
Armas Constitucionales
sobre los Bandidos de Alica

¡¡muerte de manuel lozada!!

31Nos apresuramos á publicar sin comentarios, el siguiente parte que acaba de recibir el gobierno del Estado.

32República mejicana.—Ejército Federal.—Primera Division.—General en gefe.—El 18 del corriente salió de esa capital, con dirección á esta ciudad, la brigada de reserva que traje á mis órdenes para abrir la campaña contra los bandidos de la Sierra de Alica, en union de las fuerzas que existian ya en ésta. La marcha siguió sin detenerse, a pesar del gran número de cargas de parque y atajos con víveres que traia custodiando. El 26 salió de Compostela dicha brigada, y al avistar á las cumbres, apareció el enemigo posesionado de los puntos mas dominantes. Nuestros soldados, llenos de entusiasmo, se lanzaron sobre las cuestas y demas posiciones enemigas, creyendo llegada la hora de castigar la insolencia de los que han querido constituirse en árbitros de la suerte de Tepic; pero se engañaron, porque luego aquellos emprendieron su retirada, dejando en la carrera varias armas y caballos. Seguí mi marcha en su persecucion, hasta el rancho del Platanar, en donde reunidos con el grueso de las gavillas de Alica, compuestas de mas de mil seiscientos hombres, intentaron resistirnos, mas al emprender el ataque, huyeron precipitadamente hácia la hacienda de San Cayetano, punto en que establecieron su cuartel general, en que tenian un depósito de víveres.

33Como esto sucedia á las cinco y media de la tarde, creí mas conveniente continuar la marcha para Tepic, á donde llegamos en la noche, causando una verdadera sorpresa con nuestra presencia, á la poblacion entera y á las fuerzas, porque no se tenia noticia de nuestra venida, á causa de que los bandidos habian logrado interceptar todos los caminos.

34Ayer, despues de haber dado á la tropa el descanso indispensable, mandé formar una gran parada en las lomas de la Cruz, en donde se reunieron cinco mil hombres de las tres armas, resueltos todos à sacrificarse, por conseguir el esterminio de los bandidos de Alica.

35Seguro de contar con los recursos suficientes para dejar guarnecida esta ciudad y hacer salir la mayor parte de las fuerzas en persecucion del enemigo, dí las ordenes consiguientes, y hoy á la madrugada emprendieron su marcha por distintos rumbos y sin que lo notaran los bandidos, la segunda y tercera brigada y la seccion de Tepic á las ordenes de mi segundo en gefe ciudadano coronel Antonio Rojas, dirijiéndose á San Cayetano, donde comenzó un reñido combate; pues los indios envalentonados con los asesinatos que habian cometido antes en algunas pequeñas poblaciones casi indefensas, tuvieron la temeridad de hacer frente á los valientes que los atacaban. El éxito ha sido brillante y mas feliz de lo que podia esperarse de un simple reconocimiento, porque desalojados de aquella posicion, se retiraron replegándose distintas veces á otras mas ventajosas por el rumbo de San Luis, y de todas fueron lanzados con gran pèrdida, siendo la mayor la muerte de su caudillo el execrable bandido MANUEL LOZADA, y la pérdida de otros gefecillos de importancia.

36El enemigo ha dejado en nuestro poder multitud de muertos, heridos y prisioneros, así como una cantidad considerable de armas, caballos, víveres, &c.

37Me abstengo de fijar el número de muertos, heridos y prisioneros, porque espero el parte detallado de la accion para trascribirlo; pero aseguro á V. que el triunfo obtenido por nuestras armas, ha sido de grande importancia.

38Todavía nuestras fuerzas siguen persiguiendo á los dispersos hasta el rio de Alica.

39Sírvase V. comunicar por extraordinario violento, este plausible suceso al Supremo magistrado de la República y á los ciudadanos gobernadores de los Estados, particularmente al de Zacatecas, suplicándole que á la mayor brevedad mande avanzar sus fuerzas á las inmediaciones del rio de Alica, para lograr la aprehension y castigo de los bandidos dispersos que consigan pasarlo; en el concepto de que pronto seguiré mi marcha por la Sierra, con el fin de limpiarla completamente de los que quieran ocultarse en ella.

40Felicito à V. por el triunfo de nuestras armas, reiterándole mi particular aprécio.

41Dios, Libertad y Reforma.—Cuartel general en Tepic, Noviembre 30 de 1861.—A las doce de la noche.—Pedro Ogazon.—C. Ignacio L.

42Vallarta, Secretario del Supremo Gobierno del Estado de Jalisco.— Guadalajara.

43(El Porvenir, núm. 53,12 de diciembre de 1861. Aguascalientes, Tipografía de Ávila y Chávez)

3. Lozada y el Imperio

44La intervención francesa permitió a Lozada tomar control absoluto de Tepic a partir de junio de 1862. Parece haber tenido simpatía hacia la persona de Maximiliano, ¿o será hacia el título imperial con toda la carga simbólica que tenía para el pueblo? ¿O será hacia el emblema heráldico de la águila bicéfala de los Habsburgo, tan difundido y popular entre los indígenas? Lo que es seguro es que siempre desconfió de los “gabachos” y no les permitió instalarse en Nayarit. El general francés Niox (L'expédition du Mexique, París, 1874, p. 365) cuenta cómo Lozada rechazó las invitaciones del mariscal Bazaine y luego del general Douay. No acudió a la cita prevista en Tequila en marzo de 1864; desconfiado, se reportó enfermo y mandó en su lugar a Carlos Rivas.

45Ireneo Paz propaló la versión de que los franceses condecoraron a Lozada con la Legión de Honor. Mis investigaciones en París, tanto en la gran caneillería de la Legión de Honor como en el Museo Nacional de la misma y en la Sociedad de los miembros de la Legión de Honor no han permitido confirmar ni tampoco descartar ese dato. El 17 de enero de 1980 Claude Ducourtial, conservador del Museo, me precisó: “Todas nuestras investigaciones en los archivos han sido vanas; no he encontrado rastro de nominación del general mexicano Lozada en la Orden de Honor. Sin embargo, eso no permite afirmar que dicho personaje no ha sido condecorado. En efecto, la mayor parte de los archivos de la época de Napoleón III desaparecieron en el incendio de Palacio en 1871”.

46A principios de 1866 Lozada tomó sus distancias y el Imperio intentó conservar su apoyo, multiplicando nombramientos y honores.

47El 28 de junio de 1866 un documento de la dirección militar de la Secretaría Privada del Emperador dice:

48Se adjuntan para la firma de SM los despachos de los generales D. Carlos Rivas y D. Manuel Lozada.

49Teniendo en consideración los importantes y reiterados servicios del General Don Manuel Lozada, Comandante de la División de Nayarit, y la confianza que abrigamos de que los seguirá prestando en bien de aquellos pueblos como lo ha acreditado constantemente; Hemos tenido á bien investirlo con amplios poderes en la administración, política del territorio de su mando.

50Nuestro Ministro de Gobemación expedirá las órdenes convenientes á las autoridades á quienes corresponda el conocimiento de esta revolucion, y al expresado General como un nuevo testimonio de Nuestro aprecio hacia su persona y particulares servicios.

51Dado en Chapultepec a 14 de sept. 1866.

(agn, Segundo Imperio, caja 29 2898/3113)

52Lozada respondió al ministro de Gobernación:

53San Luis, octubre lo. de 1866
Exmo. Sr.

54Con positiva satisfacción me he impuesto de la muy respetable comunicación de V. Ex. fecha 14 de Septiembre pp que acabo de recibir en la que V.E. se sirve insertarme el Acuerdo de S.M.I. relativo a investirme con amplios poderes en la admon política de este Departamento. Las repetidas muestras que he recibido de grande aprecio y confianza que S.M.I. se ha dignado darme, solo por efecto de su benevolencia, me hacen estar tan agradecido como obligado, y siento sobremanera no encontrarme en aptitud de poder corresponder debidamente a tanta bondad. [...] me he visto en la necesidad dé manifestarle por conducto de el S. Ministro de Guerra y del Sr. General en Gefe de la 4a. División las dificultades que me impiden poder continuar prestando mis servicios, cuales son el mal estado de mi salud y principalmente por haber disuelto las fuerzas de mi mando, en cumplimiento de lo dispuesto por el Ministerio de la Guerra en fecha 7 de noviembre de 1864 [...] respecta de los auxiliares que estuvieron a mi mando no sucede lo mismo, porque estando vigente el Supremo decreto que dispuso su licenciamiento y en virtud del cual los mandé dar de baja, no encuentro un motivo plausible en que fundarme para hacerles un nuevo llamamiento, sin que se llegase a presumir que lo hago por ambición o por otras miras particulares, que no abrigo, ni puedo abrigar, sin faltar a mis compromisos.

55La lealtad ha sido siempre mi divisa y por eso me escuso de colocarme en una situation que aparentemente pudiera dar lugar a que se me tache de alguna inconsecuencia. [...]

56Al margen de su carta, el Ministre apuntó: “Noviembre 3. Manifiéstese al Gral. Lozada que los intereses de la Patria exigen sus servicios y que el gobierno de S.M. cuenta con su abnegación para que desista de su retraimiento y se ocupe desde luego del mando y defensa del departamento del Nayarit, bajo el concepto de que este Ministerio ya se dirige al de Guerra para significarle lo que espera sobre la resolucion de noviembre de 1864”.

57Pero mientras, se le había mandado a Lozada un autógrafo de Maximiliano, firmado en Cuernavaca el 30 de septiembre de 1866:

58En atención a los méritos y circunstancias que concurren en el General Don Manuel Lozada, Hemos venido en nombrarlo Prefecto del Departamento de Nayarit.

(agn, Gobernación 1213, exp. 7/8)

59Al cual Lozada contesté:

60“San Luis, octubre 18 de 1866
Ecsmo Señor [Gobemación]

61[...] En devida contestación tengo el honor de manifestar a V.E. que, para poder desempeñar, con buen écsito este empleo me sería indispensable contar con la aquiescencia de estos pueblos, la que estoy seguro de que no me negarían, supuesto que, cuando les manifesté mi resolución de permanecer separado de los negocios públicos, me renovaron sus votos de confianza y me hicieron nuevas protestas de adheción y obediencia; pero cavalmente estas manifestaciones de aprecio y deferencia exsijen de mi parte una correspondencia franca y leal, que me impide obrar de por si y me obliga a acatar la voluntad de los mismos pueblos, la que, por delicadeza no me resuelbo a explotar, cuando se trata de mi persona para elevarme a la Prefectura del Departamento y mucho menos cuando no encuentro un motivo ostencible en que fundarme para hacer un nuevo llamamiento a mis antiguos compañeros de armas, por razón de estar vigente el Spmo. decreto que determinó su licenciamiento.

62Por tan poderosas razones, yo ruego a V.E. con todo encarecimiento se digne inclinar el animo de S.M.I. en mi favor, a fin de que se me ecsonere de estos nuevos empleos [...]

63En cuanto al nombramiento de Lozada como caballero de la Orden de Guadalupe, fue algo efectivamente realizado por el emperador Maximiliano bajo el núm. 575. El original está en poder de don Salvador Gutiérrez Contreras, el historiador de Nayarit, quien nos proporcionó generosamente copia del documento, cuyo encabezado es el siguiente: “Maximiliano, emperador de México, queriendo dar una prueba de Nuestra benevolencia a favor del General Lozada Lo Nombramos caballero de la Orden de Guadalupe. Dado en Chapultepec el diez y seis de... Por el Emperador, el Gran Canciller de Peza. Firma autógrafa de Maximiliano”.

64Lozada rechazó todos los nombramientos y proclamó la neutralidad de los Pueblos Unidos. En 1867 hizo su paz con Juárez, la cual duró hasta la muerte del Benemérito. En 1868 Manuel Payno pudo afirmar en el Congreso de la Unión: “En obsequio de la justicia, Tepic es modelo de orden, de seguridad y de buena administración”, eso cuando se daba “en todo el país el desarrollo del más desenfrenado bandidaje [...] y bien pronto volvió a reinar la más completa inseguridad [...]. En Jalisco la alarma de la Sociedad fue inmensa y la impotencia del Gobierno manifiesta” (Pérez Verdía, Historia de Jalisco, 1910, pp. 347-348).

65Los años de Juárez fueron óptimos para Lozada, cuya fortuna no sobrevivió a la muerte del presidente oaxaqueño, indio como él. En la batalla de la Mojonera, seis meses después de la muerte de Juárez, Lozada perdía todo su poderío y todas sus esperanzas. Por primera vez, el gobierno federal y el gobierno de Jalisco unían sus fuerzas para acabar con él.

4. La muerte

66En el libro de defunciones de la parroquia de Tepic está bajo el núm. 483 el acta siguiente, adornada con cuatro calaveras en las cuatro esquinas:

67El Sor. General D” Manuel Lozada 48 años San Luis Gaveta +25$

68En el Camposanto de Tepic, á diez y nueve de Julio de mil ochocientos setenta y tres: se sepulto en Gaveta al cadáver del Sor General D” Manuel Lozada, casado con Da Eligia Montes, de cuarenta y ocho años de edad: hijo legitimo de Norberto Garcia y de Cecilia Gonzalez; mas este Sor lleva el apelativo de los tios que es el ya indicado, originario y vecino de San Luis: murió en esta Ciudad en la Loma de los Metates; fué pasado por las armas por delitos politicos y recibió todos los Sacramentos, Y para constancia lo firmé

69Ignacio Ayala (Rúbrica)

70De ser absolutamente fiable este documento, habría que modificar la fecha tradicionalmente aceptada del nacimiento de Lozada (1828) y cambiarla por 1825, si fuese cierto que murió a los 48 años.

71El juicio sumarísimo fue así:

72C. General en Jefe:

73De las diligencias practicadas en esta acta, por orden de usted, a fin de que hiciese la averiguacion correspondiente, respecto de la culpabilidad de Manuel Lozada, con arreglo a la ley de 3 de mayo último, se desprende: que dicho Lozada fué aprehendido infraganti delito, al frente de una gavilla de salteadores, con la que merodeaba por los pueblos y rancherias de la Sierra, arrastrando con él a multitud de desgraciadas familias, y considerando:

741o. Que Manuel Lozada no tiene más fin que cometer crímenes y depredaciones en contra de los habitantes pacíficos del Distrito.

752o. Que el acto excecrable de obligar por la fuerza a dichas familias a acompañarlo en sus excursiones, exponiéndolas a morir de hambre, de cansancio o por el fuego de las fuerzas perseguidoras, constituye un verdadero delito de plagio según el espíritu de la ley.

763o. Que todos los actos los ha estado repitiendo contínuamente desde que salió para la sierra, con el fin de resistir a las armas del Supremo Gobierno.

774o. Que según los partes oficiales de los jefes que han expedicionado a la Sierra, ellos protegieron a esas familias hasta arrancarlas de las garras de Lozada; y sin embargo, en esta ocasión en que fué capturado, se salvaron muchas que ya tenía en su poder, lo que demuestra claramente una porfiada reincidencia en tan abominable crímen.

785o. Que si bien el articulo 9 de la ley de 3 de mayo, exime a los rebeldes al Supremo Gobierno de ser juzgados según ella, esto, según allí mismo se expresa, comprende sólo a aquellos rebeldes que no hayan cometido plagio alguno; el reo Manuel Lozada, además del plagio antedicho de las familias de la Sierra y de multitud de desgraciados que en gran número sacó de sus casas y poblaciones, forzándolos a seguirlo, es culpable del plagio cometido en la persona del Sr. don Fernando Menchaca, cuyo hecho ha sido tan público que no hay quien lo ignore en la mayor parte de la nación.

796o. Que si no ha repetido sus actos de barbarie en las poblaciones, ha sido por la eficacia y oportunidad del auxilio que las fuerzas del Supremo Gobierno les han llevado, debido todo a la sabia y acertada dirección en la campana por el Jefe del Ejército.

80Considerando, por último, que están cubiertos los requisitos que marca la primera parte del 3o. de la repetida ley de 3 de Mayo y con fundamento en la misma parte de dicho articulo y del 8o. de esa Ley, creo que debe castigarse al salteador y plagiario Manuel Lozada con la pena de muerte, sin más recurso que el que le concede el articulo 5o. de la misma ley.—Tepic, julio 17 de 1873.—Antonio Morelos.

81Tepic, julio 18 de 1873.

82Como parece, el Asesor, con apoyo en los mismos fundamentos en que se basa y de conformidad con los artículos de la ley que cita, se condena al reo Manuel Lozada a la pena de muerte. Notifíquese al reo y remítanse estas diligencias originales al C. Jefe Político y Comandante Militar del Distrito para los fines del articulo 5o. de la ley de 3 de Mayo último: todo esto por conducto del C. Fiscal.— Ceballos.

83En la misma fecha se recibió la presente causa, y en cumplimiento del decreto que antecede y enterado de él dijo: que apela al indulto y firmó con el C. Fiscal y presente Secretario.—Rafael Barrón. Manuel Lozada.—Manuel González.

84En seguida, el C. Fiscal dispuso pasar al alojamiento del C. General en Jefe a hacer entrega de este expediente, para que resuelva lo que a bien tenga.—Rafael Barrón.—Manuel González.

85Tepic, julio 18 de 1873.—Pase a la Jefatura Política como está mandado.—Ceballos.

86Gobierno y Comandancia Militar del Distrito de Tepic, Tepic, julio 18 de 1873.—Recibidas estas diligencias, pasadas a la Jefatura Politica y Comandancia Militar por el C. General en Jefe del Ejército de Operaciones, para que conforme al art. 5o. de la ley de 3 de Mayo último, conceda o deniegue la gracia al salteador y plagiario Manuel Lozada, se ha tomado en consideración: — Que con una persistencia y tenacidad inquebrantables, Lozada sostuvo una guerra desesperada contra la sociedad, amagando pueblos, arrastrando consigo familias enteras para obligar a los hombres a empuñar las armas, desoyendo las excitativas de sus mismos compañeros para dejar su vida criminal y acogerse a la clemencia del Gobierno, dictando medidas atroces contra los que reconocían sus errores y pedían gracia, ordenando la muerte de los soldados que fieles a su deber se batían por la pacificación del Distrito, alentando a los suyos con las promesas inmorales de que se apropiaran cuanto se robaban y luchando hasta el último momento en que una gavilla, y sin que pudiera invocar ninguna causa honesta, sostuvo un combate en que fué hecho prisionero.

87Además, se sabe oficialmente que aun conserva relaciones con los suyos y que su hijo Jerónimo asaltó el pueblo de Jesús María y cometió todo género de infamias.

88Y por todas estas causas, se ha venido en resolver que la vindicta pública y la seguridad de los habitantes del Distrito, exigen imperiosamente que se deniegue la gracia de indulto que solicita él reo.

89Devuélvanse las presentes diligencias al Cuartel General.—Sanromán.

90Tepic, julio 18 de 1873.

91Ejecútese la sentencia pronunciada por este Cuartel General én contra del reo Manuel Lozada, en la forma que se expresa por orden extraordinaria.—Notifíquese a dicho reo.—Ceballos.

92En el acto se pasó a la prisión al reo Manuel Lozada y se le hizo la notificación.—Lo anotó. Rafael Barrón.—Manuel González.

93El 19 de julio del mismo año y en virtud de la orden extraordinaria del día dieciocho, del Cuartel General, se procedió a la ejecución de la sentencia dictada por el mismo en contra del reo Manuel Lozada, en el orden siguiente: Formaron el cuadro el 25o. Batallón y una Compañía de cada uno de los cuerpos existentes en esta plaza, en el punto llamado “La Loma de los Metates”, fuera de la población, mandado por el C. General Prisciliano Flores, sirviendo de escolta, que condujo al reo al lugar de ejecución, el 17o. Batallón y el 14o. Cuerpo de Caballería.

94Formado el cuadro, se leyó el bando, por el C. Mayor General del Cuerpo de Ejército en la forma prevenida en la Ordenanza General.— Concluido este acto fué introducido el reo al cuadro y colocado en el punto designado para la ejecución, que verificó inmediatamente una escolta del 17o. Batallón, nombrada de antemano, entregando el cadáver al cuerpo de ambulancia que allí se encontraba para el efecto y lo condujo al hospital para hacer la autopsia.

95En seguida se retiraron las fuerzas para sus cuarteles, con lo que concluyó este acto, que firman para constancia el presente Fiscal y Secretario.—Rafael Barrón.—Manuel González.

96En seguida pasó el Fiscal al alojamiento del C. General en Jefe a hacer entrega de este expediente, cuya entrega se verificó.—Rafael Barrón.—Manuel González.

97Tepic, julio 19 de 1873.

98Sáquense copias certificadas de las presentes diligencias para remitir al Ministro de la Guerra y al C. General en Jefe del Ejército de Operaciones; remítanse originales para su publicación en el “Periódico Oficial” y archívence.—Ceballos.

captura y ejecución de lozada

99Detalles curiosos e interesantes.

100Telegramas especiales de El Federalista.

101Recibido de Tepic el 24 de julio de 1873 a las 4 y 45 minutos de la tarde.

102Sr. D. Alfredo Bablot

103Conforme a las instrucciones de Ud. que recibí por el telégrafo, le transmito a continuación los pormenores exactos de la aprehensión y ejecución de Lozada.

104El coronel de auxiliares D. Andrés Rosales, antiguo jefe que militó a las órdenes de Lozada, aprehendió a este en el punto de la sierra llamado “Cerro de los Arrayanes”.

105Lozada se encontraba con su querida y veinticinco compañeros formando ranchería. Al ser capturado, no opuso gran resistencia. Fue conducido inmediatamente a San Luis de Lozada. El general Ceballos, en cuanto tuvo noticia de este importante suceso, mandó violentamente al general Carbó con quinientos caballos para conducir a ésta al prisionero.

106Lozada estaba tranquilo y parecía convencido de que no le habían de fusilar.

107Abrazó a Carbó diciendo que tenía gusto en conocerle. Aquí, cuando se supo la captura, hubo una gran demostración de júbilo; repiques, músicas, cohetes, numerosos grupos por las calles y felicitaciones del municipio al general Ceballos a nombre de la ciudad. Las casas de comercio y las oficinas públicas se cerraron, y se suspendieron todos los negocios una hora antes de la llegada de la comitiva.

108A la una del día entró Lozada en medio de una columna de caballería. Venía en un caballo de tropa que un soldado tiraba del diestro. Estaba vestido de un pantalon y una chaqueta de dril rayado, llevaba un fieltro negro, tenía un pie calzado y el otro no, por enfermo. A quince o veinte pasos detrás de él, venia la querida por quien se interesaba vivamente. Su actitud era de la más completa indiferencia, a lo menos al parecer.

109He aquí su retrato: pequeña estatura, nariz aguileña y gruesa, pómulos muy salientes, ojos hundidos (perdió uno de un cohetazo), boca grande algo caída de las extremidades, frente con prominencias pronunciadas sobre el entrecejo, y la parte superior completamente cubierta con el pelo, mirada torva y sin franqueza: veía generalmente, durante el tránsito, con la cabeza inclinada y de abajo para arriba.

110Fué conducido al cuartel del 17o. Batallón.

111El 16 se comenzé a instruir su causa, conforme a la ley de 3 de mayo último.

112La tarde de ese día le vio el general Ceballos; lo primero que solicitó fue que le permitieran tener allí a su querida. Su pensamiento lo ocupa casi exclusivamente en ella, y se resistió tenazmente a ver a su madre, y a su mujer e hijo legítimos.

113Propuso pacificar la Sierra, yendo en persona a combatir o a desarmar a los que permanecían en estado de rebelión. Esto le fue negado, pero le pidieron cartas para los jefes sublevados; las prometié y las dio al dia siguiente.

114El 17 fue fotografiado. Nunca antes había querido retratarse, y para estimularlo y hacerlo consentir, se dijo que era necesario su retrato para la Historia. Las adulaciones de tantos años le tenían muy infatuado.

115El 18 fue sentenciado a muerte.

116Pidió indulto y le fue negado.

117Llamó con instancia varias veces al señor D. Juan San Román, jefe político, para que impidiese de alguna manera la ejecución de la sentencia; pero el señor San Román nada pudo prometerle.

118Cuando se convencié de que sería irremisiblemente ejecutado, sé exasperó bastante y dijo que él era general de división y no debía ser juzgado de esa manera; que pedía un juicio amplio en el que podría probar que él no era culpable sino otros.

119Se le persuadié que recibiera a su familia; consintió en ello al fin y recomendó su querida a su esposa, encargándolas que vivieran juntas.

120Se confesé.

121Después, se le ocurrió que habían de fusilar a la querida junto con él, porque ella le había jurado que habian de morir juntos; y la desgraciada temblaba, pero no se atrevía a protestar. Tanto así era el temor que le inspiraba ese hombre aún en aquella situación.

122Instó mucho porque los generales que se hallaban en ésta presenciaran su ejecución.

123A las de la mañana escribió al señor San Román para que también concurriera y convidara a sus amigos. El señor San Román se excusó, como era natural.

124A las seis de la mañana del 19 fue llevado a la loma de los Metates, punto señalado para la ejecución; pidió hablar y con energía y entereza dijo que no se arrepentía de lo que había hecho; que él siempre había procurado el bien de los pueblos; pero que no siempre eran ejecutadas y fielmente interpretadas sus órdenes.

125Después se hincó; rehusó que le vendaran los ojos y recibió la muerte con mucho valor.

126Su cuerpo fue conducido al hospital militar y la tarde de ese mismo día fue sepultado.

127El Corresponsal

128Vicente Riva Palacio cita el texto anterior en la página 288 de su Historia de la Administración de S. Lerdo de Tejada, México, 1875.

129J. B. Híjar y José Ma. García Vigil habian asi de los últimos momentos del caudillo nayarita:

130“En el acto el General mandó procesar al jefe insurrecto, conforme a la Ley de 3 de mayo anterior, no como a un caudillo revolucionario, no con ese aparato de dignidad que Lozada en su ambición hubiera podido esperar, sino como a un salteador de caminos, como a un plagiario vulgar, y el 17 de julio fué sentenciado por el mismo General Ceballos a ser pasado por las armas, previa identificación de la persona, señalándose el 19 para la ejecución. Este último día, denegado el indulto por el Jefe Político D. Juan Sanromán, en los momentos de estar dentro del cuadro para ser fusilado, pidió permiso de hablar, y con gran entereza de ánimo dijo lo siguiente:

131“Pido hablar dos palabras al cuadro y a los habitantes de Tepic.

132“Soldados de la Federación:

133“Tengo el honor de dirigiros la palabra, para manifestaros que abrigo la conciencia de que durante diez y seis años que goberné los pueblos de Nayarit, siempre he procurado su progreso, engrandecimiento y prosperidad.

134“Jamás he echo mal, y doy con gusto mi vida en estos momentos por los pueblos que goberné. Os suplico que me perdonéis el sacrificio de los que sucumbieron en los distintos combates, sostenidos contra las fuerzas que mandé, y os suplico, también, que los tiros que me disparéis, los dirijáis a una parte de mi cuerpo en que me hagan al momento dejar de existir.

135“Pueblos del distrito de Tepic:

136“Tengo la conciencia de que jamás hice mal a nadie; no me arrepiento de mis hechos, pues si alguna vez los que me rodeaban no cumplieron con mis disposiciones, la culpa no fué mía. Si la desgracia en lo de adelante, se apodera de estos pueblos, la culpa sera de varios, y más particularmente de Domingo Nava. No me culpéis a mi, pues como he dicho antes, mis intenciones eran buenas para con vosotros.”

137“Muero con gusto.”

138“Al pronunciar estas ultimas palabras, recibió la muerte, de la misma manera con que había vivido, es decir, como un valiente, pues cualesquiera que hayan sido sus vicios y sus crímenes, no le puede negar el historiador esta cualidad, que conservé durante su larga carrera”. (Ensayo histórico del Ejército de Occidente (1874), Guadalajara, 1970, p. 202.)

5. Los “tesoros” de Lozada y sus herederos

139“El depositario de los bienes de Lozada ha entregado 1 116 pesos 50 cent., productos de la venta del ganado que se ha recogido perteneciente a los bienes de dicho Lozada”, escribe el lo. de noviembre de 1873 el general Ceballos al Jefe Político del Distrito. Ramón Corona había dictaminado que de los bienes de Lozada se pagaran los perjuicios y pérdidas que éste había causado, pero no alcanzaron a satisfacer los reclamos de Prajedis Nuñez y de sus acompañantes. (arc)

140Por testimonios orales, puedo decir que quizá Lozada había comprado una hacienda en Zacatecas, a nombre de unos cornerciantes Soto, de Zacatecas (Sr. Muro Ríos, 14 de febrero de 1979, Guadalajara), y que seguramente compró una buena casona en Ahuacatlán (José Ramírez Flores, misma fecha, mismo lugar).

141En los archivos de Tepic (Notarías y Registre Público de la Propiedad) he encontrado los datos siguientes:

1421) Notaría de Vicente González, 1866, f. 36.

143“Don Cesáreo Rubio de esta vecindad y comercio, mayor de edad, dijo que el Sr. Gral. Manuel Lozada por favorecerlo le ha facilitado la suma de mil pesos en efectivo con la condición de que le otorgue la presente escritura con hipoteca de sus bienes actuales y futures y para cumplir con lo estipulado:

  • $1 000, con plazo de 6 meses
  • Hace hipoteca de todos los bienes mercantiles.”

1442) Idem, f. 92. “Compareció el Sr. Gral. Don Manuel Lozada, dijo que da y confiere su poder, a Don Dionisio Navarre para que cobre al coronel Tabio García la cantidad de 4 500 pesos y todo lo demás por daños y perjuicios a que está obligada según escritura otorgada en la villa de Mazatlán a 12 de mayo del corriente año.”

1453) Idem, 1870, f. 167. “El Sr. General Don Manuel Lozada vecino de San Luis da su poder al Sr. Evaristo Jiménez para que en su representación cobre la testamentaria de Don Isac V. Fowler o de la persona que se halle encargada de sus bienes la cantidad de 5 000$.”

1464) Idem, 1870, f. 4. “La ciudad de Tepic a dos de enero de mil ochocientos setenta, ante mi el Escribano Público Vicente Gonzalez y testigos que al fin se denominaran, compareció el Sor. General Don Manuel Lozada, vecino de la ciudad de San Luis cuya persona mayor de edad doy fe conocer, dijo que es tenedor de una libranza con valor de cinco mil pesos que giró el mismo á cargo de Don Ysaac Fowler, quien la aceptó a pagarla el dia primero del presente, cuya libranza ha exhivido y doy fe tener á la vista siendo su tenor literal el que sigue:

147“Un sello que dice: Cuarta Clase. Para el bienio de mil ochocientos sesenta y ocho y sesenta y nueve = cincuenta centavos. Para todo giro de 2 500 á 5 000 pesos. Otro sello, que dice: Administración Principal de la renta del papel sellado de Jaliseo. Tepic, Junio veinte de mil ochocientos sesenta y nueve. A primero de Enero de mil ochocientos setenta, se servira Ud. mandar pagar por esta de cambio á la orden del que suscribe la suma de cinco mil pesos valor que anotara Ud. en cuenta segun aviso de S.S.L.B.L.M. Manuel Lozada. Al Señor Don Ysaac Fowler. Presente. Aceptada. Ysaac Fowler.”

148“Siguió diciendo el espresado Señor compareciente que como se vé de la libranza inserta que yo el Escribano doy fe concuerda con su original, el día de su vencimiento fué el dia de ayer en cuya fecha debia haberle sido pagada la cantidad que ella espresa, lo que no ha sucedido asi porque no se encuentra en esta ciudad el aceptante ni sabe donde se halla, ni que haya dejado encargado el pago á alguna persona; por cuya razon pidió al presente Escribano indagase por el espresado señor Fowler y lo requiriese de pago y habiendo procedido á ello certifico y doy fe no haberlo encontrado en esta ciudad ni á persona alguna que tuviese encargo de pagar la dicha libranza, é instruido que fué el Señor Gral. Don Manuel Lozada del resultado que dió la diligencia que solicitó dijo que protesta una, dos tres y las mas veses en derecho necesarias por la falta de pago de la cantidad de cinco mil pesos que espresa la libranza que se ha insertado, asi como tambien protesta por los gastos, daños y demas prejuicios que se evoquen y causen en el cobro por falta de puntual pago todo lo que exijira donde, como y contra quien corresponda. Asi otorgo este protesto que firmó siendo testigos D. Pablo Breton y D. Vicente Llanos de esta vecindad, habiendosele devuelto su libranza rubricada y anotada: doy fé. P. Breton. (Vicente González — protocolo—, año 1870, f. 4.)

1495) El 27 de noviembre de 1869, Lozada le escribió a M. García Vargas: “No quedo muy enterado de este negocio por no saver quienes son los arrendatarios ni quien es el depositario de dicha suma y por que motibos lo desea que el Sr Sanrroman sea el depositario. Por lo mismo nesesito informarme para dar a Ud una contestación bien fundada” (Antropología Ia s. leg. 50-0 doc. L. 29).

1506) En 1871, Lozada hizo un testamento. Maria Chávez, nieta de Lozada, dio este documento a don Salvador Gutiérrez Contreras, quien gentilmente nos facilitó copia de él:

151Al márgen un sello con el escudo nacional que dice: Segunda clase. Para el bienio de mil ochocientos setenta y setenta y uno. República. Cincuenta ctvs. Otro sello con el escudo nacional que dice: Administración Subalterna de la Venta del papel sellado. Tepic. Al centro: En la Ciudad de San Luis a veintisiete de Octubre de mil ochocientos setenta y uno, digo yo Manuel Lozada que por la presente conste que reconozco por mis hijos naturales a María Francisca Lozada y Delgado, hija de Santos Delgado, así como a la proie que dé a luz la misma Santos del embarazo en que se haya actualmente. Y mediante este reconocimiento declaro: que de mi libre y espontanea voluntad les pago donación pura, mera, perfecta é irrevocable tanto a mi hija María Francisca Lozada y Delgado como a la proie ya referida, de los bienes siguientes:

152Una casa de terrado con solar cercado de piedra y adove situada en el barrio de San Luis.

153El menaje de la misma casa y todos los intereses que se encuentran dentro de ella, sea cual fuere su valor y especie.

154Siete yuntas de bueyes.

155Una mula

156Un caballo

157Siete vacas paridas

158Una vaca horra

159Cien y ocho reses de cria

160Un azno

161Tres fanegas de sembradura en el monte redondo Una y media fs de sembraduras en el potrero de Comunidad cuyo terreno fué de — —

162Quinientos cincuenta pesos en dinero efectivo.

163Cuya donation la hago á mi hija nacida y á la proie por nacer, en pago del haber que les corresponde de mis bienes, debiendo ser legal y valor... de la parte que les pertenece entre los que tienen derecho al 5/o de mi caudal.

164Los bienes que quedan anotados, han sido entregados á Santos Delgado para su cuidado y aumento, con la condición de q. nadie podrá quitárselos mientras permanezca soltera y obre dando buena conducta; pues si se casare ó cometiera algunos desarreglos que ocasionen la pérdida ó demerito de la tutela, mis hijos legítimos si existen, tendrán derecho de recoger á mi hija Ma. Francisca y el que está por nacer juntamente con sus intereses para que se atienda á su mantención y educación y en caso de que no exista ninguno de los deudos de mi casa la autoridad de este pueblo se encargará de corregir las faltas que note; pero se abstendrá de tocar los intereses pues prohibo expresamente que intervengan en ellos personas extrañas.

165Y para la debida constancia lo firmé ante el Juez y testigos que se escriben y en la fecha al principio citada.

166Manuel Lozada (Rúbrica)

167El Juez 2o.

168Porfirio Moreno (Rúbrica)

169Testigo. Crisanto Oceguera. Rúbrica. Testigo. Miguel Oceguera. Rúbrica.

1707) Notario Vicente González, 1872, f. 106.

171“Manuel Lozada, vecino de San Luis, dijo que vende a Don Isidro Cobiello la finca urbana que esta en Acaponeta, compuesta de una pieza de terrado y solar de 38 varas de oriente a poniente y 40 de sur a norte; lindando al oriente con solar de la Señora Petra Barrón, el poniente con Carmen Martínez, al sur con el Pbro. José María Ledón, calle de por medio y al norte con el ciudadano Ignacio Villela. Cuya finca adquirió por pago que con ella le hizo Don Nario (sic) Ledón, y la vende en 350$.”

  • 4 Es raro que no aparezca la firma del general. Solamente firmó el notario y uno de los testigos. (N (...)

172Renunciaba a la retroventa y demás.4

1738) Idem, f. 110.

174“Compareció Timoteo Medina juez de primera instancia de este lugar y dijo que el 27 de febrero de 1869 y ante el presente escribano otorgó Don Manuel Choza a favor del Sr. General Don Manuel Lozada escritura de retroventa por 1894$ de una finca urbana de su propiedad que se halla en la villa de Santiago cuya finca es de terrado, compuesta de altos y bajos con 6 piezas y 2 comedores, linda con casa de Leonarda Quintero (oriente); con la de Juan Hernández (poniente); con un solar de Susana Sevilla, finada (norte) y sur calle de por medio con casas consistoriales 17 varos frente X 30 de fondo.

175Dijo que cede a favor de dicho Lozada la propiedad y dominio que a dicha finca tiene.”

1769) Idem, 1874, ff. 134-136 (extracto).

177Compareció Doña Eligia Montes (viuda de Lozada); dijo que Don Fernando Menchaca la demondó por $5 200 que le adeudaba su finado esposo, como resto de $30 000 que le habían sido exigidos violenta y arbitrariamente y sustanciado. Condenada a pagar, vendió sus pocos bienes (una finca urbana en la Villa de Santiago, que Lozada había comprado a Manuel Choza en 1869, a mitad con Miguel Oceguera). Esa mitad valía 750 pesos. Además le cedió 2 fincas urbanas en Tepic.

178Otra, donde Lozada compra una casa en 1860 a José María Ruiz y la viuda la vende a Andrés Rosales (jefe lozadeño, pasado a Corona en 1872) en $1500 para pago de la deuda.

17910) En el Registre Público de la Propiedad de Tepic, libre 2, f. 70, del 10 de junio de 1886, se lee que Custodio Hernández compra en 600 pesos a Eligia Montes, viuda de Lozada, unos terrenos que fueron del difunto, o sea seis fanegas de sembradura en la comunidad del pueblo de San Luis.

18011) En el mismo f. 125, del 5 de abril de 1887, se lee que la viuda retrovendió por 500 pesos la finca urbana de la manzana 52 del 6o. cuartel de Tepic (Durango y Mina), o sea 2 piezas. Sigue como inquilina.

18112) Idem, libre 4, f. 48. En 1889 Valentina y Luciano Losada (sic) venden las Ladrilleras en 935 pesos (al oriente de Tepic) al Lic. Alfredo Narváez. Aparecen como herederos de Isabel Arambula, por lo cual no sabemos si son hijos de Lozada (con z).

18213) Id. libre 13, f. 134. Del 26 de abril de 1900. Eligia Montes vende 8 predios rústicos en San Luis a Dolores Valencia de Viruete (1898).

18314) En cuanto a la familia de Lozada, tenemos la prueba de que él se casó legalmente con Eligia Montes y que tuvieron cuatro hijos: Francisca, Alejandro y otros cuyos nombres ignoramos y que vivían con su madre en 1894. Con Santos Delgado, Lozada tuvo por lo menos una hija, María Francisca. En 1871 Santos estaba encinta de Lozada, según se ve en el testamento a su favor.

184En 1949 vivía en Ruiz, Nayarit, una Catalina Lozada que se decía hija de Manuel y de Valentina Madrigal.

185Vive actualmente en Ruiz, Nayarit, una viejecita de ojos papujados, morena, pelo entrecano, de cuerpo y estatura mediana, erecta, dientes gruesos y ralos, risueña, afable, llamada Catalina Lozada, hija del famoso guerrillero nayarita Gral. Don Manuel Lozada y de la Sra. Valentina Madrigal.

186Ella explica así su vida: “En aquel tiempo de la revolución lozadeña, mi padre el Sr. Don Manuel Lozada, al llegar a Tepic con su artillería, repartía dinero a los pobres, regalaba ropa, comida y tequila a todo mundo; gozaba de fama de enamorado. Por eso las muchachas cuando arribaba mi padre, se arreglaban con sus mejores ropas y se echaban a pasear por el cuadro para verlo. Mi madre que tenía 12 años, vivía al lado de sus padres que eran pobres, pero honrados. Como mis tios, hermanos de mi madre, eran músicos y formaban un buen mariachi, los servicios de ellos eran muy solicitados por el que después habría de ser mi padre: en esta forma conocio a mi madre y en una de sus visitas ocasionales se la llevó hacia rumbo que no puedo precisar. Ella lo acompañó en sus correrías por Guaristemba, Santiago y diversas partes de la Sierra, tocándole presenciar y actuar en algunos de sus combates. Al año de vida marital vine yo al mundo; nací en el monte al abrigo de una simple cueva; mi madre nunca me pudo explicar con seguridad el lugar de mi nacimiento. Cuando fusilaron a mi padre yo tenía un año de edad, pero ya entonces vivíamos en Tepic, pues mis tíos insistieron ante mi padre que permitiera nuestra estancia en la ciudad. Al ocurrir su fusilamiento, temerosos de que las fuerzas del Gobierno dieran contra nosotros por los lazos de parentezco que existían, acordaron dispersarse. Mi madre cargo conmigo hacia la Costa radicándonos en ranchos cercanos a Santiago Ixcuintla, donde ella se dedico a los trabajos agrícolas especialmente al corte de algodón y ensarte del tabaco. Poco tiempo después, cuando yo alcanzaba 2 años de edad, mi madre se unió con el señor Leoncio Escalante, domiciliándonos en Tuxpan. De ahí pasamos a este lugar donde me casé por la iglesia con Valentin Arias con quien vivo actualmente. Valentín es hijo de Francisco del mismo apellido, fundidor que fabricó las campanas de la Catedral de Tepic. Tiene 95 años de edad y heredó el oficio de su padre; se dedica a los trabajos de fundición y su especialidad es la fabricación de campanas, él ha hecho casi todas las de la región. Con distintas mujeres mi padre tuvo dos hijos varones que hasta hace poco vivían, uno en Navarrete y otro no sé en que rancho cercano a Santiago y nos reconocimos, el último llamado Mariano Gutiérrez. Siento no haber tenido hijos, porque si Dios me los hubiera dado, ellos se sentirían orgullosos de ser descendientes de un hombre como el General Manuel Lozada que era tan inteligente, tan valiente y tan bueno. Mi madre me platicaba que mi padre tenía tratos con la Casa Forbes Barron y Cía. y mucho de lo que quitaba entre el camino Tepic-San Blas, lo dejaba en poder de esos ricos; otra parte de sus robos los repartía o lo gozaba con los pobres y la gente que formaba su ejército, por eso lo seguía muchísima pobrería; sabía de más de un entierro de dinero y otros valores que mi padre se vió obligado a hacer porque el enemigo se le acercaba peligrosamente. Los hacendados y los ricos no querían a mi padre porque decían que era bandido, incendiario, y sabe cuantas cosas más, pero esos malquerientes no comprendían que él nada dejaba para sí, todo lo regalaba. Quemaba los archivos y las Oficinas de los Juzgados porque creía que de esa manera las causas que formaban a sus adictos por este delito no se seguirían al no contar con los elementos para sus procesos...”

187Este es el relato que la viejecita todavía fuerte y sin achaques, con la risa a flor de labios, pobre, me hizo el 26 de septiembre de 1949 en Ruiz, Nayarit (Rubén S. Rosas, El Nayar, lo. de diciembre de 1949).

188Otro hijo de Lozada se llamaba Gerónimo, pero no sabemos quién fue su madre. Fue arrestado en San Luis el 11 de agosto de 1873 por Andrés Rosales, luego remitido a la ciudad de México con destino a Yucatán. El 29 de septiembre escribié a Ramón Corona negando toda complicidad con “el finado mi padre”. Afirmaba haber vivido “en medio de la esclavitud, sufriendo cosas lamentables [..] nunca podría llebarse mi padre de mis ideas, y esto es lo que me hacía sufrir al lado de él y lo que me resultó despues de esto nombrarme destierro a Jesus Maria [...] por no ser consecuente con las ideas del finado mi padre”. (arc)

189No se sabe qué le contestó R. Corona, pero hay documentos que señalan su muerte en Tepic en febrero de 1880: “G.L., que se decía hijo de D. Manuel y que se encontraba preso, esperando ser enviado a San Juan de Ulúa, de donde era préfugo, murió —según el parte respectivo— a consecuencia de las heridas que recibió en una riña que tuvo con otros presos” (E. Peña Navarro, op. cit., p. 424).

190¿Podrían relacionarse estas tensiones entre Gerónimo y su padre con el rumor que publicó L’Estafette del 19 de noviembre de 1864, núm. 268 pág. 2, según el cual Lozada, al descubrir una conspiración contra él en San Luis, encontró entre los conjurados a “su esposa y tres de sus hijos, que este nuevo Bruto hubiera mandado pasar por las armas”?

191Ese rumor lo recogió treinta años después Julio Pérez González al escribir que ocurrieron “varias ejecuciones en su mismo Pueblo de San Luis en 1865, porque habiendo sabido que algunos de sus subordinados intentaban rebelarse contra él, salió sigilosamente del pueblo una noche, reunió en las rancherías inmediatas algunos de sus adictos, y al amanecer sitió al pueblo, mandó aprehender a los descontentos que eran unos 15 o 16, y los hizo fusilar en el acto; varios de éstos eran sus parientes inmediatos” (op. cit., p. 559).

192Tampoco hemos podido averiguar los cuentos relacionados con la madre de Lozada. Según el fantasioso Ireneo Paz (Algunas campañas, 1895, pp. 292-293),

Placido Vega, alguna vez gobernador de Sinaloa, amigo de Lozada, complotador porfirista, le hubiera contado que Lozada “tenía una madre y siempre iba á recibir su bendición antes de salir a campaña, cuidando de que en todas circunstancias no le falta lo necesario. En consecuencia era buen hijo. Tenía varias mujeres que reputaba como lejitimas pero vivia con una que le habia dado un hijo llamado Manuel y á esta era á la que prefería y respetaba: en consecuencia era buen esposo y buen padre [...] Era enemigo del robo y lo perseguia últimamente con una tenacidad asombrosa. Tenía dotes de mando y sobre todo de administración pues que se vivia allí como en familia y á nadie le faltaba que corner pudiendo ser trasmitidas sus órdenes con la mayor violencia aun á los puntos mas lejanos ó mas escarpados, resultando que en 3 días podia reunir un ejército desde 3 hasta 10 mil hombres.

6. Leyenda y mito

193Sangre y oro, sombra y luz... “Dícese que los tesoros de Lozada quedaron en la cueva del Diablo, la cual hasta la fecha no ha sido encontrada”.

Leyendas literarias

194El español Salvador Quevedo y Zubieta ha sido uno de los primeros en recoger y dar a concer muchos episodios de la vida de Lozada cuya realidad no ha podido comprobarse. Su libro Mexico: recuerdos de un emigrado, publicado en Madrid en 1883, ha sido la fuente de inspiración de todos los autores ulteriores y, como pasa muchas veces en la historia, lo que al principio de la cadena era un rumor termina siendo, 50 o 100 años después, una verdad de todos aceptada.

195Don Salvador dedicó 80 páginas a El indio de Nayarit y el Tlatoani Manuel Lozada. Él fue el primera en afirmar que Lozada era mestizo y mulato, fruto de tres razas; él afirmó que, después de robarse a la “hija de ricacho de la hacienda de Mojarras” tuvo que meterse de bandido, de cuatrero, empujado por la misma muchacha a robar el ganado de la hacienda (p. 68). Narró sus prisiones y sus evasiones, de todo lo cual no ha quedado huella que hayamos podido encontrar en los archivos.

196De don Salvador también es el episodio de la madre de Lozada golpeada a chicotazos por Simón Mariles y vengada después de terrible manera por su hijo (pp. 73-75); de don Salvador igualmente el cuento espléndido del mensajero imperial que encuentra en Lozada un nuevo Cincinato.. (pp. 112-113).

197Ireneo Paz, Salado Alvarez y Mariano Azuela no hicieron más que bordar sobre la misma trama.

198La revolución de 1810 y la consumacion de la independencia mexicana que á ella sucedió, no alteró esa situacion de tranquilidad; pero no bien habia concluido la primera mitad del presente siglo, cuando las tierras del Nayarit empezaron á experimentar un sacudimiento más desastroso que el que les produce la explosion de sus volcanes: el drama sangriento se hizo allí donde sólo reinaba la bucólica de un pueblo sencillo dado á las faenas del campo, se vió al indio laborioso trocar la esteva de su arado por el arma de la rapiña y de la matanza, y se vio al indómito montañés de los tiempos de la conquista convertir aquellos sus antiguos baluartes de la Sierra-Madre en sacrificaderos inmensos, donde sirviendo á la invasion y al poder reaccionario, hicieron morir á más de cincuenta mil mexicanos, soldados todos ellos de la libertad y de la independencia de su patria.

199El europeo que se desvela à caza de guerras turcas y convulsiones africanas, no conoce esa historia, escondida en un repliegue de la cordillera americana, historia extraordinaria cuanto triste, rica en luchas, en heroismos silenciosos, en levantamientos de nuevos combatientes sobre la sangre de mil vencidos; leyenda muy nueva, pero de colores antiguos, con algo de la guerra de Yughurta y de los movimientos asoladores de Gengis-Khan, en la cual el fogonazo de la fusilería, la luminaria del campamento al borde de la cañada, y el resplandor de las cabañas y los trigales incendiados proyectan su luz sobre una figura de terror reclamada mucho tiempo y ganada al fin por el patíbulo, y en que los gritos del soldado republicano, los alaridos del indio rebelde y los ayes de un pueblo consumido por una guerra de veinte anos, resuenan á porfía como para formar las sdabas de un nombre temido: Lozada. [...]

200Vivía allí, por los años de 185... en uno de los pueblos que se agrupan en torno de Tepic, ciudad principal del Nayarit, un hombrecillo medio indio, medio europeo, medio mulato, porque de todo habia en su faz de color cobrizo, de frente deprimida y pómulos salientes, acentuada por una áspera barba que acusaba en él el predominio de una raza distinta de la indígena. Procedia, segun es fama, de español y de mulata; pero nacido en un centra de indios, adquirió de ellos los hábitos [...]

201La invasion extranjera hace oir entre tanto por todo el país el ruido creciente de sus tacones, y el poder supremo de la República llama á su lado, desde el Oriente, á todos los hombres de lucha. El soldado moribundo estrella su arma contra las rocas de la sierra al escuchar una palabra como esta: Capitulación. ¡No hay remedio! Las primeras autoridades capitulan con el bandido del Nayarit, para concentrar todas las fracciones liberales en el interior y oponerlas al paso del ejército francés que avanza. En virtud de tal capitulacion, Lozada queda dueño del campo, dueño de su tlatoanazgo del Nayarit, y en tanto que el ejército de Corona se retira exhausto y diezmado, se le ve á él volver victorioso á Tepic, capital del departamento. El gañancito de Mojarras es ya un personaje oficial, consagrado por la Iglesia y condecorado por el Estado. Los obispos se mueven desde lejanos puntos para bendecirle, y los gobernadores le reconocen sus despachos de general del ejército y comandante militar del departamento de Alica. Los jefes franceses consiguen despues su alianza con ruegos, viéndose entónces á aquel indio semisalvaje imponer su autoridad y su estrategia en las batallas á los generales de Napoleón que llegan á México cubiertos con el polvo dorado de Solferino.

202Maximiliano de Austria, apénas instalado en su trono imperial, no vacila en hacer notar entre sus primeras actos de gobierno la presentacion de sus altas consideraciones y respetos á Su Excelencia Manuel Lozada, y uniendo la dádiva al mensaje, le manda una riquísima espada y un retrato suyo, encerrado en un marco de brillantes. El mensajero imperial, en compañía de algunos militares de alta graduación, después de un largo y difícil viaje por todo el interior del país, llega al pueblecillo de San Luis, donde reside Lozada ordinariamente.—«¿Está en casa su Excelencia?—pregunta a una india con aspecto de criada, y que no es más que una de tantas mujeres del cacique.—¿Qué Excelencia?—pregunta esta, que oye por primera vez la palabra.—El seiior general.— ¡Ah! ya entiendo... Manuel no esta aquí; se ha ido á las yuntas.» El mensajero y sus acompanantes se dirigen al sitio indicado, y encuentran á un hombre vestido con calzon y camisa de burdo lienzo, cubierto con un ancho sombrero de palma y calzado con guaraches de ásperas correas, el cual, con una mano en la esteva del arado y armada la otra con el otate que le sirve para hostigar á la yunta de bueyes, escarda tranquilamente la tierra. —«¡Eh!... diga V., hombre, ¿dónde esta Su Excelencia el señor general Lozada?» El hombre, sin soltar la esteva, se echa hacia atras su ancho sombrero, y encarando su mala catadura con el interpelante, le contesta de altiva manera: «Usted mande!—;Y bien! decid donde esta el señor general!—Presente esta: yo soy Manuel Lozada...»

203Así fué, poco más ó ménos, como llegó á su destino el mensaje, la espada y el retrato de S. M. Maximiliano de Hapsburgo (Quevedo y Zubieta, pp. 157-159 y 110-113).

Algunas campañas (1895) y Leyendas históricas (1885) de Ireneo Paz

204Ireneo Paz, quien acompañó a los generales Plácido Vega y Porfirio Díaz en su estancia tepiqueña en 1872, retomó por su cuenta todos los episodios que mencionamos, enriqueció la leyenda con hazañas sexuales y sádicas de Lozada y de sus capitanes Galván, Rosales y Núñez, y terminó su cuento con una fantástica invención, a saber, de cómo un tal coronel Caloca pacificó la sierra mandando asesinar en el banquete de la amnistía a los cuarenta (cuarenta, como los ladrones de Alí Babá) cabecillas lozadeños, entre los cuales se encontraban un hijo y varios parientes del difunto Lozada.

Victariano Salado Àlvarez

205Publicó en 1901-1902 sus famosos Episodios nacionales mexicanos reeditados en 1984 por el Fondo de Cultura Económica. Hombre de Occidente, sabía mucho de la cuestión de Nayarit y enriqueció el mito del “Tigre de Alica”.

206—Andele, amigo, que no tenemos tiempo de irnos deteniendo. Podemos caer en manos de Lozada, y entonces, anda vete; nos fastidiamos... ¿De modo que usted no conoce á Lozada? ¿Pues entonces á quién conoce, amigo? Le dicen el rey del Nayarit... ¡Epa, mula, Golondrina, no te espantes!... Si hasta los animales le tienen miedo: no más de oirle mentar hasta se les arruga el cuero.

207Este indio, este pobre que ve, con su costalito al hombro y su cara de idiota, luego que recibe la orden de Lozada sale más que de prisa: con armas si tiene armas, desarmado si no tiene machete ni fusil, siempre con su guaje para el agua y su saca de pinole... Y cómo se transmite la noticia de Acaponeta á Santa Teresa, de Santa Teresa á Mezquitic, de Mezquitic á Santa Catarina, de Santa Catarina á las Lajas, es cosa que sólo ellos saben; es el caso que ya quisieran nuestro gobierno ó el de Maximiliano ó cualquier gobierno del mundo, contar con los medios de comunicación con que este bandido cuenta...

208Volvió el rostro el guía, que iba andando delante de nosotros sin más envoltura que su taparrabo adornado con grecas, y el buen Parapilla prorrumpió, luego de descabezar un cigarro:

209—¿Que quién es? No se lo digo porque se necesitaría un año para contárselo: Manuel Lozada, como se llama el rey del Nayarit, nació en el pueblo de San Luis —San Luis de Lozada le dicen ahora por más señas—. Era un muchacho cerril y sin instrucción cuando se le ocurrió jurtarse á una indita de la propia hacienda en que vivía. El propietario montó en cólera, y como el muchacho había huído, mandó poner presa, meter en el cepo y azotar á la madre del delincuente, que murió á consecuencia del bárbaro recurso. Nunca lo hubiera hecho; volvió el indio, entró á la finca, hirió al dueño, se llevó consigo animales y aperos de labranza, reclutó á la mayor parte de los hombres útiles del rancho y se marchó á la sierra. A poco las persecuciones del gobierno y la protección de los Barron, que necesitaban de él para sus contrabandos de platas, le hicieron grande: empezó á hablarse del indio fuera del cantón de Tepic, de Guadalajara se enviaron tropas destinadas á llevarle vivo ó muerto, se organizaron batidas, se puso á precio la cabeza de Lozada, se le dió varias veces por muerto... Todo aquello no servía más que para que el muy bribón se creciera y para que los indios pensaran: pues tanto nos le persiguen, debe de valer mucho. Se formó entonces una guardia de honor de Lozada; todos los indios se creían obligados á morir por él, todos buscaban su compañía y hasta hubo gentes civilizadas que en papeles escritos le llamaran «el vengador de la raza indígena», «el que había de rescatar su país del dominio de los blancos», «el que había de devolver á los pueblos las tierras que les habían quitado los hacendados»...

210De Lozada se dice todo: unos cuentan que es generoso, honrado, valiente y bondadoso; otros le pintan como un indio que por vengativo, cruel é ingrato debe espantar á los de razón. Lances sobre el rey del Nayarit... los hay á montones: cuentan que cuando le gusta una muchacha la manda traer, la mima, la agasaja, vive en su compañía; pero á la hora que la chica le fastidia ó tiene otra en puerta, lleva á la primera á un precipicio de los muchos que abundan en estas sierras, la hace voltear la espalda al desfiladero, la empuja por el pecho y la hace caer al fondo del barranco... Por allá se ve el cuerpo flotante en el aire, y en las peñas, en los palos y en los picos se miran trozos de enaguas, sangre, algún ceñidor... Horríble ¿verdad? [...]

211—Como feo, es feo el tal Lozada; es de cuerpo regular, más bien alto que bajo, tiene el color moreno, la nariz ancha, los pómulos salientes y el cabello alborotado; usa por barba unos cuantos pelos, y tiene tuerto un ojo, que perdió pescando con cohetes en un río. Usa traje medio indio, medio catrín; pero podía muy bien ponerse el que deseara: Maximiliano acaba de mandarle el uniforme de general de división, el bastón correspondiente, y por supuesto, el despacho que que le acredita para recibir la paga y las consideraciones anexas á su empleo. ¿Qué tal? (Salcedo Àlvarez, t. VI, pp. 445-448).

Mariano Azuela

212En 1935 este gran autor jalisciense publicó Los precursores (hay que entender “de la revolución”), entre los cuales contaba a Manuel Lozada. Le dedicó 50 páginas (las págs. 365-408 del tomo III de sus Obras completas, publicadas por el Fondo de Cultura Económica, reedición de 1976).

213No aporta nada nuevo, pero a diferencia de los tres autores anteriores, Mariano Azuela es todo un maestro, por lo cual es de lectura obligatoria.

214De recuperar los fueros del decoro nacional fue encargado un ameritado militar. Un tal Caloca, a nombre de la oficialidad de Tepic, a efecto de celebrar dignamente la terminación de la guerra de Alica y sellar con abrazo fraterno el restablecimiento del orden y de la paz, invita a los cabecillas lozadeños rendidos a un suntuoso banquete. Cerca de cincuenta de los más connotados acuden con su corazón sano. Otros tantos oficiales, aparte de los asistentes y soldados de servicio, se encargan de agasajarlos y hacerles los honores de la casa, al son de una ruidosa charanga. Apretones de manos, abrazos efusivos, reconocimientos, recuerdos y amistosas bromas. Todo al calor del aperitivo; del mezcal más puro y rico del cantón.

215Se ponen a la mesa alternando un federal y un cabecilla, para el mejor servicio y aumento de la confianza. Reina la desenfrenada alegría de quienes tienen el mismo oficio y son iguales en efectos y gustos. Terminado apenas el primer platillo del caldo de guajolote con arroz y menudencias, uno de los jefes quiere brindar.

216A ejemplo de los oficiales, los cabecillas se ponen en pie y levantan sus vasos al aire.

217Todo pasó como un relámpago: los cincuenta cabecillas se desplomaron a un tiempo en borbotones de sangre, apuñaleados maestramente por sus camaradas, que en seguida remataron su faena vaciándoles las pistolas. Luego los llevaron a rastras y pesadamente los echaron por las ventanas. (Op. cit., p. 408).

218Esto lo había inventado Ireneo Paz.

Mitos indígenas

2191. El etnólogo alemán Robert Mowry Zingg (The huichols, Heidelberg, Berlín, 1936) relata en las páginas 34,62 y 64 de su libro, cómo un viejo huichol de Tuxpan le contó que su gente había peleado bajo las órdenes de Lozada en tiempo de Juárez y de los franceses. Él mismo se había unido a una tropa de coras y de huicholes cuando marcharon con Lozada para tomar Guadalajara (1873). Recordaba la derrota sufrida en aquel entonces a manos del general Corona. Zingg comenta: “Esa tradición parece mantenerse en la mitología huichol, ya que este hombre (Ramón Corona) es uno de los tres mexicanos que deciden al gobierno a traicionar al Santo Cristo, entregándolo a los judíos en el Palacio Nacional de la ciudad de México”.

2202. Roberto Téllez Girón (Investigación folklórica en México. Materiales, vol. II, 1964, pp. 117-121) recogió esta leyenda que le contó Javier Ocampo, del Zopilote, Nayarit. Ocampo había sido guía del profesor Baqueiro Foster en 1933. En 1939 era director de la escuela rural federal de Santa Teresa, Nayarit.

221Leyenda india de Manuel Lozada. Se cuenta que el protagonista de esta leyenda nació en la capital del gran reino del Nayar, La Mesa. Cuando aún era muy pequeño murió su madre. Su padre, que se dedicaba al comercio clandestino de pieles y animales robados, se asoció un día con un antiguo compadre, cuyo nombre se ha perdido, originario del Estado de Durango, en el que por mucho tiempo había ejercido actividades de gambusino, pues entendía y conocía algo de minas, aunque en verdad su actividad era idéntica a la de su amigo y compadre, es decir, robo y venta de animales.

222Empezaron a trabajar juntos, desde luego con un enorme éxito, robando grandes cantidades de animales que después vendían a buen precio.

223En una ocasión juntaron varios cientos de cabezas de ganado, que entregaron en determinado lugar a un traficante a cambio de una fuerte suma de dinero. Consumada la operación, decidieron regresar a la Mesa del Nayar los dos hombres, acompañados del niño. En una de las noches que pasaron en el camino, mientras el padre de Manuel dormía profundamente, su compadre se levantñ sigilosamente y lo mató, con objeto de quedarse con todo el dinero; después quiso hacer otro tanto con el pequeño, pero se compadeció de él y lo dejó.

224El niño procedió a dar sepultura al cadáver. Se encontró absolutamente solo, entregado al designio de su destino. Entonces inició una marcha sin rumbo que desde ese instante decidía su turbulento futuro.

225Tres largos días vagó incansable por intrincados parajes de la Sierra, sin tener noción del lugar en que se encontraba, hasta que al fin llegó a un pequeño rancho. Contó entonces todo lo que le había ocurrido a los buenos moradores de aquella pobre casita. Compadecidos ellos de la triste situación del niño, ahí lo retuvieron. Así creció, cuidando rebaños, actividad por la que sentía gran cariño y cumplía con la mejor voluntad.

226Uno de los hijos del dueño llegó a sentir por él una gran estimación, le agradaba su buen trato, y la simpatía entre las ideas de ambos contribuyó poderosamente a que naciera una íntima amistad entre ellos.

227Manuel Lozada, conforme crecía albergaba en su corazón un creciente deseo de vengar la traidora muerte de su padre. Su amigo le aconsejó que para que todo saliera bien consultara a un hechicero, pues sería el único capaz de aconsejarle un buen plan, ya que él ignoraba el paradero del compadre asesino.

228Sin esperar más, se fue a ver al hechicero que podría revelarle secretos en absoluto ocultos para los demás hombres; pero aquél sólo pudo aconsejarle por el momento una larga espera, durante la cual fue en aumento su deseo de venganza. Según las palabras del brujo, Manuel Lozada debería esperar el ver cumplidos sus dieciséis años de edad, para estar más formado y en plena posesión de su fuerza juvenil. Manuel Lozada esperó.

229Cuando llegé el momento ansiado durante largos años, se presentó otra vez ante el hechicero, que le dio las siguientes instrucciones: “Irás —le dijo— a una pequeña meseta que se encuentra situada frente a la planicie de la Mesa del Nayar, a una altura aproximada de un metro sobre el nivel de ésta. Su tamaño es de unos dos metros y medio de largo por un metro y diez centímetros de ancho. Allí deberás permanecer durante cinco días completos, y en todo ese tiempo te está vedado corner y beber en lo más mínimo. Es una difícil prueba, pero si la resistes, al quinto día se te presentará el dios y él te dará las demás instrucciones”.

230Manuel Lozada escuchó con toda atención a aquel hombre de aspecto grave, poseedor de la suprema sabiduría, que lo iniciaba en una gran empresa, la más trascendental de su vida. Cuando el hechicero terminó de hablar, ya en su corazón existía la firme resolución de afrontar cualquier situación por difícil que pareciera. Cuando llegó el momento de partir para la misteriosa mesetita designada para escenario del sacrificio, pidió a su amigo que lo fuera a ver allí al quinto día y le llevara algún alimento, que mucha falta le haría, en caso de que para entonces aún viviera.

231En seguida partió lleno de fe y valor hacia el lugar designado, dispuesto a vencer el primer obstáculo. Pasado el término señalado, fue su amigo a verlo con una vasijita de atole. Lo encontró medio muerto de hambre y sed. Le dio poco a poco el atole y le hizo beber, procurando reanimarlo. Cuando en algo lo logró, lo condujo casi a cuestas a su casa. A partir de ese momento hubo de pasar ocho veces el sol por el punto más alto de su camino; sólo entonces sintió recuperadas las fuerzas necesarias para poder cumplir todo aquello que le había ordenado el dios.

232Salió del rancho con rumbo a Chúsite siguiendo hacia abajo por el río, y así llegó a un lugar situado un poco antes de Los Bules, que era el indicado por el dios para que diera la primera afilada al machete que él mismo le había proporcionado. El lugar se conoce con el nombre de Camarones. La afilada consistió en darle al machete una sola pasada por uno de sus lados en determinada piedra; hecho esto siguió con rumbo a Huaynamota. Después de pasar por este lugar, más abajo, en donde hasta la fecha se encuentra la Piedra de Amolar —que ha dado nombre al sitio—, dio una segunda afilada al machete por el otro lado. De allí regresó por el mismo camino, y poco antes de llegar a Chúsite, en un lugar llamado Las Huertitas, encontró, según le había anunciado el dios, un niño de cuatro o cinco años, al cual, en cumplimiento estricto de las instrucciones recibidas, decapitó de un solo tajo. Manuel Lozada bebió hasta la última gota la sangre que brotó de aquel cuerpo infantil. Hecho esto quedó convertido en el más valiente de todos los hombres, además de poseer la virtud de ser inmune a toda enfermedad, herida o accidente de cualquier naturaleza.

233Fue entonces cuando se dirigió hacia el lugar en que se encontraba el asesino de su padre, según las indicaciones del dios; lo encontró, y conforme lo había anhelado por tantos años, lo mató. Y fue alli donde se inició la carrera azarosa del que fue el peor azote de los Estados de Nayarit, Durango y Jalisco. Los indígenas por su parte lo veían con un respeto supersticioso, casi veneración, y tenían en él una ilimitada confianza, pues significaba para ellos un baluarte formidable de sus creencias y costumbres.

234Fue precisamente en este tiempo cuando entró en la Sierra del Nayarit una tropa procedente de Guadalajara, la Nueva Galicia. Los indios vieron en ello una seria amenaza y comprendieron que sólo Manuel Lozada estaba capacitado para emprender la defensa; fue entonces cuando todos se agruparon a su alrededor.

235Una junta de ancianos se reunió, como primera providencia, para deliberar sobre la difícil situación. Tomadas las resoluciones del caso, dijeron a Lozada que les ayudara yendo a entrevistar al dios, a fin de ver qué les decía sobre el caso. Él así lo hizo y pasó al Cerro de las Estrellas. Alli permaneció durante tres días, que fueron de constante ayuno, para poder estar en condiciones de ver al dios Rzurave (también dios de la guerra). Esto ocurrió al tercer día, y efectivamente, recibió las instrucciones precisas y detalladas sobre la forma como habían de proceder él y las tribus para defenderse del invasor. (El Cerro de las Estrellas está situado al poniente de La Pulga, una de las eminencias de la Sierra nayarita.)

236Una vez que arregló todas sus cosas, partió al cumplimiento de lo que le había ordenado el dios Rzurave. Fue al cerro que en la actualidad se llama Cerro de las Ollas (al oriente de Tepetates, lugar éste que se encuentra en el camino de San Pedro Ixcatán a la Mesa del Nayar y que constituye el paso más elevado de todo el trayecto). Allí encontró la boca de una oscura cueva. Su misión consistía en entrar en ella para sacar un caballo escondido en su interior. Se internó provisto de alimentos, cera y medios para producir fuego, a fin de alumbrar su camino durante dos días, con sus respectivas noches. Así inició una penosa travesía por entre un verdadero laberinto de enormes y fantásticas galerías, hasta que llegó a una parte donde la bóveda era tan elevada que no se podían distinguir sus límites. Se encontró entonces en las orillas de una rara laguna, ya anunciada por el dios; en sus riberas crecían multitud de extrañas hierbas, especie de floración marina, entremezclada con profusión de corales; en medio de ella estaba comiendo plácidamente un gigantesco caballo negro, muy flaco, que era el que él buscaba. Ya con el caballo siguió su tortuoso camino por aquellas extraordinarias y lóbregas galerías en las que moraba todo un ejército de horribles vampiros que hacían más lento y penoso su andar, pues con los golpes de sus rasposas y oscuras alas, a cada momento apagaban la débil luz que lo guiaba. Pasaban en grandes bandadas, rozando su cara, y lanzando espantosos gritos que rompían el silencio de una noche sin fin. Así transcurrieron cinco indescriptibles días. Al fin del último terminó el tormento de aquellas jornadas llenas de horror y fantasía, y se encontró al otro lado del lugar por donde se había internado en la caverna; salió a un cerro llamado Cerro de las Guacamayas (al suroeste de Santa Teresa), y de ahí regresó al lugar en que le esperaban todos sus partidarios. Una vez reunido con ellos, se puso al frente de su ejército, que no poseía más armas que machetes, palos, macanas, etc., y él mismo sólo iba armado con el machete que le había dado el dios Rzurave.

237En el primer encuentro derrotaron al enemigo en un lugar al que en memoria de ese acontecimiento llamaron La Primera Guerra, nombre que hasta la fecha conserva al norte de Chúsite). Allí tuvieron oportunidad de apoderarse de una gran cantidad de armas de fuego. Desde ese momento mantuvo en pie de lucha un numeroso ejército que hizo vandálicas correrías por los Estados de Nayarit, Durango y Jalisco, dejando a su paso por todo lugar el recuerdo y las huellas de una horda salvaje que todo lo destruía, sin que nada pudiera detener su ímpetu desencadenado al amparo de oscuras pasiones y nefastas ambiciones. Las incursiones eran llevadas a cabo principalmente en todas aquellas regiones y lugares en que había mucho dinero. Aquel grupo estaba animado por una sed insaciable de pillaje, cuyos caudalosos productos eran sistemáticamente enterrados en diversos lugares. Fue entonces cuando un español ambicioso, de apellido Aguirre, se asoció en forma solapada con el bandido, al que “protegió” proporcionándole dinero y abundante material de guerra a cambio del amparo a sus propiedades y una gran cantidad de ganado robado. Así fue como la casa Aguirre extendió su radio de acción y elevó sus actividades comerciales a un nivel fantástico, ya que llegó a extenderlas a las tres cuartas partes del entonces Cantón de Jalisco, después Territorio de Tepic y actual Estado de Nayarit.

238Con el tiempo llegó a fundar lo que hoy es la ciudad de San Luis de Lozada, al oriente de Tepic, al pie del legendario Sangangüey, hermoso volcán que estaba en pleno período de erupción en la época de los conquistadores españoles.

239Pero el tiempo pasaba, las riquezas de Manuel Lozada eran cada vez más fabulosas; insensiblemente su vida se transformaba en un mundo de artificio. Sus consejeros indios le decían que no fuera a Tepic porque corna un gran peligro, pero él no les hacía caso, y un día decidió instalarse en aquella ciudad. Todavía allí le acompañaban dos de sus consejeros indios, que, por cierto, no hablaban “castilla”, y no se resolvían a abandonar por completo a aquel que había sido su jefe por tantos años en circunstancias tan difíciles y comprometidas.

  • 5 Vale la pena notar que según Santoscoy, la autoridad suprema en la sierra a principios del siglo x (...)

240Pero un día, cuando Lozada estaba dedicado a la pesca, su deporte favorito, en el río de Tepic, al arrojar un “bombillo” de dinamita en una charca, éste hizo explosión antes de llegar al agua y un chorro de fuego le hizo perder un ojo.5 Sus consejeros que lo acompañaban se asustaron mucho con éste sucedido y lo tomaron como un fatal presagio. Le rogaron entonces con más ahínco que nunca que volviera con ellos a sus primitivas tierras; él no se dejó convencer con ningún argumento y entonces ellos, desesperados, se fueron llenos de pánico.

241Lozada por su parte procedió a levantar un gran ejército compuesto de 10 000 indígenas, y marchó con él rumbo a la codiciada Guadalajara, hermosa, graciosa y llena de alucinantes atractivos para el conquistador. Llegó cerca de ella dispuesto a sitiarla y tomarla a viva fuerza; pero acostumbrado a luchar en el terreno accidentado de la Sierra, su estrategia era vulnerable en alto grado tratándose de acciones en terreno llano.

242Dispuso que su ejército se dividiera en dos columnas de 5 000 hombres cada una. El general Corona, que estaba al frente de la guarnición de la plaza amenazada, salió al encuentro de una columna, a la que destrozó materialmente; entonces fue en busca de la segunda, la que no corrió mejor suerte; la persiguió incansable, y cerca de Tepic, en el Cerro de los Metates, Manuel Lozada fue hècho prisionero y fusilado.

243Y es así como terminó su carrera, llena de aventuras y episodios truculentos, un hombre cuya vida los indios han envuelto en velos de leyenda y cuyo nombre pronuncian con respeto y acentos de veneración.

Notes

1 De Ixtlán y San José. (N. del E.)

2 En combate contra Lozada. (N. del E.)

3 Por lo menos, eso es lo que afirman varios autores consultados.

4 Es raro que no aparezca la firma del general. Solamente firmó el notario y uno de los testigos. (N. del E.)

5 Vale la pena notar que según Santoscoy, la autoridad suprema en la sierra a principios del siglo xvii, el Nayarit, o Nayerit, o Naye, bautizado con el nombre de Francisco, “en sus últimos días estaba tuerto” (Nayarit, Guadalajara, 1899, p. xl).

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6486/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 28k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

leslibraires.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search