Version classiqueVersion mobile

La Tierra de Manuel Lozada

 | 
Jean Meyer

Segunda Parte. Manuel Lozada

Capítulo IV. Documentos

Texte intégral

1. El ascenso de Lozada

*

documento 1. Bandidos a la puerta de Tepic (septiembre de 1857)

1Manuel Lozada en Campaña.= Bandidos á las puertas de Tepic.= Robo de la hacienda de Puga.= Asesinatos.

2El “Mosquito” de Tepic se aplaude en su número de 22 del corrienté, de que los ladrones habian disminuido un poco en el Canton; parece temer por otra parte que los crimenes y los ecsesos no viniesen á tomar á poco un nuevo y terible acresentamiento. El famoso Manuel Lozada que parecia arepentido y se habia hecho cultivador, habia vuelto à la campaña uniendose de nuevo con su antigua banda, en la Sierra de Alica, donde se decia, engrosaba sus filas con los indios de San Luis, de Pochotitan y de Tequepispan.= Los temores del “Mosquito”, no eran sino muy fundados, por que tuvo tiempo de anunciar, en el mismo numero, que los bandidos en numero de 90, habian asaltado la hacienda de Puga.= Se nos han enviado de Guadalajara los detalles de este nuevo crimen que pone colmo á todos los otros, ved la carta que nos ha llegado, con este motivo, el correo de ayer.

3Guadalaja. 24 de Sete. de 1857.

4Senor Réné Masson.= Mejico.= Muy Señor mio.= Acabamos de recibir de Tepic la noticia que, el 22 del corriente a las tres de la mañana, la hacienda de Puga habia sido asaltada, por el famoso bandido Lozada, con una gavilla de 90 hombres, habiendose cometido bárbaros asesinatos, violencias, y todos los horrores que caracterizan á estos canibales; el Canton esta de nuevo sumergido en el espanto y la desolación.= Lozada tuvo la audacia de enviar de Puga un criado á Tepic, con un pliego pa. el Jefe Político, declarando que saceaba la hacienda por que no aprobaba las autoridades actuales de la ciudad. Las personas que fueron testigos del pillage disen que los bandidos han cometido sus crímenes al grito de “Viva la Religión”.= Dos jóvenes alemanes recientemente llegados de Europa, para beneficiar los productos de la hacienda, fueron los unicos que resis-tieron el ataque defendiendose heroicamente y teniendo a los bandidos dos horas en jaque; ellos mataron muchos, mas sucumbieron por fin al numero y fueron barbaramente asesinados.= El autor de estos crimenes es el famoso Lozada, el mismo que durante años enteros ha regado el solo tantos pueblos de sangre de sus inumerables victimas y cuyas crueldades causarian horror a los salvages; el mismo que indultado del todo, ó al menos tolerado por el gobierno á servido durante algun tiempo en la persecucion de los malhechores; el mismo que robaba y asesinaba cuando le venia á la imagination, y que el brazo de la justicia de Jalisco no pudo alcanzarle!= Todos los caminos estan infestados de ladrones, y en nuestra capital, se cometen, á cada paso los robos mas escandalosos. Hace dos dias que se ha robado, durante dos horas, sobre el puente de Medrano, á todos los que volvian del paso de San Pedro. Sabra U. sin duda que este puente se encuentra á un tiro de fusil de los cuarteles de San Franco. En fin la acordada salió al encuentro de los ladrones; un tiroteo comenzó; uno de los bandidos quedo muerto sobre el campo de batalla, mas no se hizo ningun prisionero. Esto pasaba á las ocho de la noche, á algunos pasos del Palacio!= Durante la serenata, en la plaza de armas, los sombreros fueron ultimamte. robados á muchos paseantes; y nuestra cronica esta llena de los robos y asesinatos que se cometen, a toda hora del dia en nuestra capital y en los alrededores.= Que Dios nos protega puesto que los hombres duermen!= Tenga U. la bondad de insertar estas lineas en el estimable periodico qe. redacta de una manera tan digna; pueda ser sirvan de estimulo para convencer al Supremo Gobierno, que no es solo la Divina Providencia quien debe proteger los pueblos!

5G. D. Je.

6El “Mosquito” declara que mientras que los bandidos de Lozada saqueaban la hacienda de Puga, había una guarnición de 400 hombres en Tepic.

(ahj 1857, Seguridad Pública. Publicado en Le Trait d’Union núm. 119, Boletín 4.)

*

documento 2. El gobernador Parrodi y el general Juan N. Rocha sobre la campaña contra Lozada (octubre-diciembre de 1857). Convenios de Paso del Caimán. Solicitud de indulto de Lozada y de los pueblos. Contestación (enero de 1858)

7Brigada de operación. Gral en Jefe.= E. S.= En virtud de estar sumamte. convencido de q. cuando los malhechores pasan al conocimto. de los jueces geralmte. salen libres desacatando la vendicta publica i el prestigio del S. Gobno., he creido de mi mas ecstricta obligacion conservar a los bandidos q. se han aprehendido, bajo mis ordenes hasta esperar la alta determinación de V. E. haciendole presente q. estos son acusados por personas de crédita como á los q. fueron de los q. cometieron sus depredaciones en Puga i asesinaron la fuerza del Go. = Todos esos pueblos estan plagados de ladrones los q. en mi humilde juicio solamte. acabarán haciendo uso de medidas ecsepcionales para purgar el país de tantos i tan indecibles males q. cada dia lo sumen en una deplorable situación distrayendo al Gobno. i entorpeciendo las fuentes de mejora i adelantamiento.= Si á estos monstruos de iniquidad, se les aplicara la pena de destierro, tendriamos una pronta paz, de la q. tanto necesitamos pa. atender a las ecsigencias de la epoca q. atravezamos sembrada en su camino de asperidades.= Dios i S. Tepic Obre. 22 de 1857 = Juan N. Rocha = E. S. Gobernr. i Jefe de la guarnicion del Estado de Jalisco. Guadra.

8Es Copia

9Brigada de operaciones = General en Jefe

10Excmo. Sr. = La pintura que generalmte. se ha hecho la multitud de malhechores que abundan en estos rumbos, es solamte. un pequeno razgo, cuando de cerca, se palpa la inmoralidad tipo que ha invadido vitalmte. á algunos pueblos. En todos los lugares del transita vine recibiendo datos que me han evidenciado esta verdad, resultando fuera de toda duda que San Luis y Pochotitan, en su totalidad, se componen de bandidos que desolan el Canton, sembrando por todas partes la muerte, la desonra, la miseria el terror y toda clase de la mas punible iniquidad. Por esta razon y por la conservacion de la humanidad, me parece conveniente que V. E. escite á la Legislatura del Estado, á fin de que ella decrete la extincion de los espresados pueblos. Es duro E. S. pensar en medidas de tamaña cuantia; pero estoy seguro de su necesidad porque de ellas se inferirian precisamte. el mejoramto. de la situacion y la prosperidad de esta parte interesantísima del Estado, en la que ha puesto la naturaleza una multitud de fuentes de riqueza que estan en deterior, como resultado directo de las depredaciones perpetradas por esos iniquos y constantes enemigos de la propiedad.=

11Dios y Libertad. Tepic, Otbre. 16 de 1857.= Juan N. Rocha= E. S. Gobor. y Jefe de la Guarnición del Estado de Jalisco.

12Es copia. Guada., Otbre. 29 de 1857. (Rúbrica)

13Las copias adjuntas de las comisiones que el Gral. D. Juan N. Rocha ha dirijido desde Tepic á este Gobno., pidiendo en una, la estincion de dos pueblos de aquel Canton por formarse de puros bandidos, i en otra promoviendo se aplique la pena de destierro á los ladrones qe. ha aprehendido, acusados por personas de crédita, de ser unos de los varios que robaron en Puga i asesinaron la fuerza del 5o. Ratallon; pero que puestos a disposicion de los Trales, quedarian impunes, quiza por faltar las pruebas que el derecho exige para condenarlos; esas copias repito impondrán á la H. Legislatura del Estado de la necesidad que hai de dictar una providencia ecsepcional respecta de ladrones i asesinos, capaz de remediar un mal de tantas i tantas trascendencias, cuanto mas dificil se presenta la situacion gral. del pais. [...] El Ejecutivo pues, no cuenta por ahora otro remedio que el que otra voz ha indicado á la Legislatura; esta es, una lei de procedimientos sumarísimos, y que en materia de pruebas tenga fuerza de taies la convicción moral de los Jueces en casos como los que presentan los ladrones de Tepic, señalándose para ellos una pena proporcionada al tamaño del delito i calidad de la prueba. [...]

14Dios i Lib. Guada. Obre. 29 de 1857.

15A. Parrodi (Rúbrica)

16Jesús Jiménez (Rübrica)

17C.C. Srios. del H. Cong. del Estado.

(ahj, Seguridad Pública, 1857-1858)

Carta del general Rocha sobre la situación militar en Nayarit

18En oficio fha. 2 del presente dice a la Secretaria de este Gobno. él Sor. Jefe político del 7o. Canton:

19“El Sor. Gral. D. Juan N. Rocha con fha. 31 del mes pp. y en carta particular me dice desde Mojarritas. Por cuantos medios han estado á mi alcance he procurado llevar adelante mis operaciones contra el enemigo; pero he palpado grandes dificultades originadas de la position que este guarda, que es sumamente ventajosa en todos los pasos, los que además de estar sumamente encajonados, estan dominados por eminencias de dos mil á dos mil quinientos metros, á lo que se añade lo boscoso y fragoso del terreno, lo cual es un obstáculó de bastante consideración, que sería vencido indudablemente por mis fuerzas, pero que no quiero efectuar por que estando reconcentrados allí los bandidos sufririan perdidas de importancia. En esta virtud y buscando siempre el sesgo á la dificultad, conviné un plan del que seguramente se seguirian felices resultados; pero la falta dé cumplimiento debido al miedo de los vecinos de Santa Ma. del Oro, me ha frustrado una de mis mejores esperanzas, probándome, hasta la evidencia que la apatía y no cooperación de los habitantes del Canton y el terror pánico que los hce abrazar ó abrigar un corazón femenino, debía dar necesariamente este resultado, puez no me han ayudado ni siquiera para establecer y mantener las relaciones tan de primera necesidad en estos actos, y por lo mismo tendré que dar más tregua a la campaña, que crey terminar pronto, una vez planteado el pensamiento de que he hecho mérito. Estoy escaso de parque, y por lo mismo espero que V. influirá con el Sor. Parrodí para que con la brevedad posible me mande ocho ó diez cargaz del de fusil y cien tiros del de canon á lo menos, siento cincuenta de metralla y los otros tantos de granadas porque esto, como todo el mundo sabe, es de primera atención y de la mayor importancia para el buen cumplimiento de mi misión. Me son necesarias treinta ó cuarenta piezas de manta bastante barata, las que tendra V. á bien, mandármelas, lo más pronto que le sea dado, en virtud de que, como repito, me precisan: las espero mañana. En boca de la maledicencia y de los jurados enemigos del Señor y del Spmo. Gobno. ha de andar la especie de que el Teniente Coronel D. Antonio Alvarez ha sido derrotado, lo que es absolutamente falso, y autorizo á V. para que desmienta de la manera más esplícita; por que acabo de recibir un parte de aquella Section en que se me dá cuanta con que solamenté la cobardía del Teniente de Seguridad Pública D. Asuncion Lomeli, dio lugar á que se desbandara la fuerza de Tala, antes de que tuviera su verificativo la disposición del Sr. Alvarez de acometer á los bandidos en el encuentro del día 29, habiéndose desertado ese Teniente, comprometiendo á la demás fuerza y dando un mal ejemplo al frente del enemigo. Por lo demás no tuvo otra novedad en los soldados que militan bajo sus órdenes. Lo que tengo el honor de transcribir á V. E. para su superior conocimiento suplicándole encarecidamente se sirva librar sus órdenes para que tenga efecto la remisión del parque que solicita el Sor. Rocha; en el concepto de que esta Jefatura cree absolutamente indispensable este auxilio por las razones que constan en la carta inserta, y de que la misma Jefatura por su parte hará todo lo posible por auciliar al Sor. Rocha como se ha estado verificando hasta hoy con toda puntualidad, pues anoche recibí la mencionada carta y hoy ya están en camino las mantas que en ella me pide”.

Convenios de Paso del Caimán. Lozada pide indulto

20Rrigada de operaciones Gral. en Jefe.—E. Sr.—Con esta fecha se lebantó la Acta de Combenios y proposiciónes que a la letra copio. En el paso del Caiman a los quinse días del mes de Noviembre del ano de mil ochocientos cincuenta y siete, reunidos los Yndígenas representantes de los pueblos unidos, consecuentes con lo que espresa mi contestación a la manifestación que me hacen con fecha anterior para entrar en parlamento y arreglar pacíficamente los negocios, para evitar el derramamiento de sangre y someterse al Supremo Gobierno, cual conviene a la paz pública, al orden y la tranquilidad de los pueblos, una ves admitidas las condiciones que rigeren á continua ción, bajo la inteligencia de que de no cumplirlas y atenderlas como se asientan, todo quedara nulo y de ningun valor; y seran por lo mismo sugetos á todas las consecuencias de la guerra cargando los solicitantes con toda la responsabilidad que resulte de no proseder con el honor y la prudencia que en taies casos se necesitan y, conviene a lo que los mobio y esperan de la venebolencia y protección paternal del Supremo Gobierno, pues no lo han acatado y respetado cual merese á su atenta justificación.—Condiciones. —Primera, los in dígenas sublevados se comprometen á deponer las armas y todos los pertrechos de guerra que posea, lo mismo que las bestias y ganados que haya ecsístentes de propiedad particular, entregandolas a la persona que para el efecto se comisiona. —Segunda. —Protestan su obediencia a los Poderes Supremos generales de la nacion a los del Estado y a las autoridades locales del Canton. Tercera. —Se comprometen á sostener la actual forma de Gobierno á donde el Supremo Gobierno General o del Estado los llamen á prestar sus servicios. —Cuarta. —Suplican sumisamente al Supremo Gobiemo General o del Estado les otorgue la gracia de indulto siempre que no haya perjuicio de tercero: para lo cual se acompaña lista general de los solisitantes para que á cada uno en particular se le estienda el documento correspondiente á su seguridad. —Quinta. —Suplican tambien a su Eccelencia el Gral. Precidente o al Gobernador del Estado, mande practicar el deslinde, medicion y apeo de los terrenos de los Hacendados de este Canton, en virtud de ser la cuestión de tierras la causa de este levantamiento. —Sesta. —Como las autoridades políticas que han eccistido en Tepic, se han replegado á algun partido de los que ecsisten en este Canton, suplican que se les ponga un hombre, que siendo estrano á esos partidos les preste garantias. —Setima. —Los in dígenas sublebados de S. Luis Pochotitan y Huainamota nombran por sus representantes el primero: a José Maria Garcia y Jose Carlos, el segundo á Reyes Meza y Ricardo Meza. —El tercero á Catarino Peres y Camilo Galindo. —Con lo que se conclulló esta Acta que firmaron”. —Lo que tengo la honrra de trascribir á P.E. para su atto. conocimiento. —Dios y Libertad. Paso del Caiman. Noviembre 15 de 1857. —Juan N. Rocha.

(ahj, Seguridad Pública, 1857)

21Repuba. Mejica.

22Guon. de Jalco.

23Secretaría

24E. S. = Manuel Lozada ante V. E. con el mayor acatamiento comparesco y digo: que los hechos que han tenido lugar desde hace algunos tiempos demostraron la conducta que quise y he querido amvicionando y vivir tranquilo y trabajando pa. p. no se me hagan cargos q. no quiero, que aborresco de corazon, por q. veo q. todos los semejantes mios se hacen un buen lugar en la sociedad cuando viven con honradés y no entregados a los malos pasos por estas razones, mil veces solicitéseme indultara jurando no cometer ninguna falta, pues lo cumpliré sin duda alguna, por eso sucedio cuando el tiempo en que D. Mariano Pico y yo hablamos, me comprometio ser que á los ladrones para cuidar los caminos y la seguridad de todos los pueblos, como en efecto la hize y es público y notorio, pues mandé muchos criminales pa. la cabecera del Canton para q. los castigara la autoridad por que eran deberas bandidos, pero sucedio que halla los hechaban en libertad y me comprometían á mi seguir sirviendo al Spmo. Gobno. sin ningun descanso y con seguir poniendo en quietud á todos los pueblos y a nadie robaba ni cometió ningun crimen, ni aportaba por estos puntos en que yo tengo muchos enemigos del mismo Tepic, sin embargo yo me maneje y he manejado bien, como consta por el servicio q. preste en esos tiempos tambien, por q. estando pronunciados en Guadalajara contra él Spmo. Gobno. y habiendosenos mandado llevar piezas de artillería de Tepic para recistir fuerzas q. venían de Mejico que habian de caer sobre los sublevados y se las quité en el camino, estando entonces en servicio de los Spmos. Poderes de la Patria, á quienes spre. he de sostener y por los que peliaré aunque muera como lo jure delante de Dios que me escucha y de V. E. á quien imploro me atienda para que mire la verdad q. le estoy manifestando en este escrito: Otras mil cosas y se que fueron servidumbres de las autoridades q. spre. he respetado del modo mas bueno y sumiso, como tambien es publico y notorio ultimamente, q. sin ningun motivo y estando en mis quehaceres, me han perseguido de muerte por q. los mismos resentidos no escusan los medios de causarme un daño, y biendo tambien q. en ninguna parte podía estar seguro, me lebanté y me remonté á la Sierra, para no perecer y cuando he tenido q. recistir algun ataque en mi defenza lo he hecho pero he procurado siempre no causar robo ni otras cosas, como tambien es publico y todo el mundo lo dira, por q. he querido ser fiel á lo que prometí, de mejor perceguir á los ladrones q. ampararlos por q, repito q. aborresco esa carrera y me he propuesto ser hombre de bien, pero a fuerzas me quieren hacer ladron biendome tan perseguido y tan sumamente atrojado sin tener quien me oyera con justicia para que viera que no era yo ya el que decian, no encontrando otro refugio q. el de incorporarme con los Indigenas de los Pueblos Unidos, que se hallan tambien en la Sierra me remonté con ellos hasta que huviera un modo de que el Spmo. Gobno. quedara convencido de lo que hoy le he manifestado en esta escrito y viera el modo mejor de q. no se derrame sangre y se pueda gosar tranquilidad en los pueblos y nuestras familias, prometiendo q. del modo mas verdadero digo lo cierto, he conocido tambien q. el Spmo. Gobno. es sumamte. benigno y justiciero, q. no se ocultará á su grande capacidad, q. muchos nos enganan y nos sedusen por q. uno es ignorante y por q. uno no sabe lo que pasa, por lo mismo, muy humillado y con el mejor corazon pido y solicito de V. E. que me haga la gracia de indultarme á mi tambien prometiéndo mi respeto y sumisión á todas las autoridades, pues rendiré las armas con tal de q. se me concedan esta gracia, y entonces yo mismo guardaré el orden y perseguiré á los bandidos q. atracan a los pueblos.= Es gracia y justicia que pido, protestando que no procedo con malicia= Dios y Libertad y Federacion= Manuel Losada= E. S. Gobernador de Jalisco.

25Es copia. Guada. Nbre. 25 de 1857.

26Pedro Rioseco (Rúbrica)

(ahj, Seguridad Pública, 1857-1858)

Contestación

27El Gobo. del Estado acompaña la solicitud de los indios de los pueblos de San Luis Pochotitlan y Huainamota en que piden indulto del delito de sedicion que en union del bandido Lozada cometieron en el Canton de Tepic en contra de las autoridades establecidas y de las propiedades de particulares; y la que hace por separado el mismo Lozada con el propio objeto.

28La comision pa. formar juicio sobre la pretension de los indigenas, desearia oir la opinion del Gobo. y ademas un informe sobre las providencias que haya dictado respecto de ellos en virtud de las facultades y el estado que hoy guarda este negocio.

29A una masa de hombres q. se subleva contra las autoridades legitimas con un objeto politico podrá otorgarse con olvido o amnistia general, siempre que las circunstancias y el bien de la sociedad demanden la necesidad de esta gracia, en la calidad de quedar salvo el dño. de tercero y el de la sociedad por los demas delitos que hayan cometido. Los indígenas sublebados con pretexto de reclamar terrenos usurpados por algunos propietarios, han cometido robos, asesinatos, inscendios y otros crímenes, qe. no pueden quedar impunes comprendiendose en la amnistia, cuestion que debe verse con mucha circunspeccion.

30El indulto podrá otorgarse por el Gobo. en uso de sus facultades constitucionales a los criminales en particular, despues de haber sido jusgados por el poder judicial y conforme, a las reglas qe. al efecto se fige por la ley. Lozada ha cometido crimenes de toda especie sin algun plan politico en diversas epocas, y hasta ahora no se ha sugetado a los Tribunales pa. qe. de ella se le indultara. Acceder a su solicitud equivaldria a cometer un escandalo infringiendo las leyes y ofendiendo los mas sanos principios a la moral.

31Por lo mismo la comision propone a la deliveracion del H. C. las sigtes. proposics.

321a. Para resolver lo conveniente sobre la gracia que solicitan los indios de San Luis Pochotitlan y Huainamota, el Gobo. emitirá su opinion sobre su contenido é informará las providencias que haya dictado en ejersicio de sus facultades.

332a. Lozada no se halla en el caso de obtener la gracia de indulto, mientras no sea juzgado por los Tribunales.

34Guada. Eno. 4 de 1858.

Cañedo (Rúbrica)

Camarena (Rúbrica)

Robles Gil (Rúbrica)

35Eno. 4/58

36la. lectura Disp, los trams. E. Sr. Gobernador se aprobó.
Enero 4 1858.

37En sesion de hoy ha tenido a bién aprobar el H. Congreso el dictamen siguiente (aquí el dictamen)

38Y por acuerdo de S. H. tenemos la honra de transcribirlo á V. E. como resultado de su nota relativa fha 25 de Noviembre ulto., renovandole con tal motivo nuestras a. Dios y Lr. Vra.

39Sello

40Archivo Historico

Justicia

41La necesidad de situar fuerzas que garantizaran la seguridad durante la última feria de San Juan, obligaron á este Gobierno á aplazar la persecucion y esterminio de las gavillas de Lozada, con lo que se habrian disuelto las partidas de indigenas á quienes con pretesto de cuestionar terrenos y el engano de algunos de los mismos bandidos, los han convertido en ausiliares de estos. Mas como la revolucion de Tacubaya impidio al Gobiemo concentrar sobre Lozada fuerzas bastantes para batirlo y esterminarlo, ninguna otra providencia se ha podido dictar, que la de mantener en el Canton de Tepic una fuerza que impida a los malhechores tomar incremento y caer sobre los pueblos del referido Canton.

42Por lo que hace al contenido de la solicitud de los indigenas de San Luis Pochotitlan y Huainamota, á que U. se refieren en oficio de 4 del corrte., tengo la honra de informar: que el Gobo. cré á dichas solicitantes mas bien que perversos, fascinados; y por lo mismo, y por ser impolítico é inhumano imponer castigos á poblaciones ó masas numerosas, se inclina á que se les conceda la gracia que solicitan, aunque en rigor no pueda llamarse indulto por no haber sido ellos previamente juzgados. Las patentes de indulto que pueden expedirse podrán ser en el supuesto de que se salven los dños. de tercero, y que no son estensivas á los delitos comunes que hayan cometido.

43Sírvanse V. V. dar cuenta al H. Congreso, de esta comunicación como resultado del ofo. de V. V., ya citado, y aceptar a la vez mis anteriores protestas.

44Dios y Libertad. Guadalajara, Enero 8 de 1858.

45A. Parrodi (Rúbrica)

46José Ma. de Jesús Hernandez (Rúbrica)

47C.C. Diputados Srios. del H. Congreso.

48H. Congreso.

49El Exmo. Sr. Gobernador del Estado

50La comision encuentra gravisimos inconvenientes para la extinsion de los pueblos citados, pues presindiendo de la falta de justificacion, que hiciera necesaria una medida tan extrema, ¿que se haría entonces con esos pueblos? ¿se incendiaban sus casas, se les privaba del uso de sus terrenos, y se les condenaba a peregrinar por la Sierra de Alica; ó se les agregaba á otros pueblos? En ambos casos las consecuencias serían mas funestas para el Estado, y la Comision no comprende como pudiera realizarse semejante atentado, ni menos autorizarse por V. E., atropellando con todas las leyes naturales, y las civiles, sin que por esto se obtuviera otro resultado que convertir en enemigos encarnizados, á unos indígenas, que facilmente pueden pacificarse, con medidas severas de policia y con buenas autoridades politicas y militares, que obren en convinacion, y con absoluta independencia de los partidos, que desgraciadamente tienen dividido el Canton del Tepic.

51En cuanto a los ladrones aprehendidos por el Sr. Rocha, por denuncio de personas respetables, pero sin otros datos que prueben en derecho la imputacion de ladrones que se les hace, no cree la comicion que sea justa, ni adoptable la medida de destierro que se propone, sin forma ni figura de juicio; porque tal procedimiento atacaría las garantias establecidas en la Constitución general, y pondría en alarma a todo el Estado; porque muy pronto volvería asi á entronizarse el despotismo, y quedaria sancionado el absurdo principio, de que las leyes eran impotentes, para regir a los pueblos, haciendo asi necesario el uso permanente de las facultades estraordinarias, para desprestigiar mas la Constitucion, y nulificar los Tribunales.

52Es verdad que las circunstancias en que se encuentra la República, demandan medidas estraordinarias, para salvar el orden y las instituciones; pero la Comicion esta muy lejos de creer que ningun país se salve, adoptando el bárbaro principio de juzgar á los delincuentes, sin figura de juicio, ni condenarlos sin pruebas, porque en ellas esta toda la garantía de la inocencia.

53La Comicion está palpando los males que sufre el Estado con las gavillas numerosas de ladrones, que por todas partes lo infestan; pero no cré que estos males dependan de la falta de leyes; sino de encontrarse desarmados los pueblos, de no estar organizada la milicia Civica, y mas que todo esto de no haber una fuerza de seguridad, que persiga con actividad y empeño á los malhechores; y pa. poner en accion estos elementos de órden, no se necesitan mas que fondos, para emplearlos con utilidad y provecho del Estado.

54Y como para lograr este objeto tubo á bien V. facultar estraordinariamente al gobierno, para arbitrar fondos á fin de organizar la milicia Civica, y para dictar leyes de procedimientos contra ladrones y asesinos, la comision entiende que estando ya dictadas las leyes, que por ahora, son las mas oportunas para salvar la actual cituacion del Estado, deben aprobarse las siguientes proposiciones.

55la. Siendo atentatoria de las garantias individuales, la extinsion de los pueblos de San Luis Pochotitan, que propone el Señor Rocha, y por otra parie de graves y funestas consecuencias, sin haber una causa fundada, que hiciera necesaria, una medida tan extrema, no debe autorizarse la extincion propuesta, porque ademas de impracticable y notoriamente injusta, no daria otro resultado sino convertir en enemigos implacables á unos indigenas, que pueden facilmente pasificarse, con hacer solamente una eleccion acertada de autoridades politicas y militares en Tepic, que obren de acuerdo, y con absoluta independencia de los Partidos.

562a. No puede tampoco accederse al destierro que solisita el General Rocha, pa. los ladrones que tiene aprehendidos, porque las penas deben forzosamente imponerse por los Tribunales, conforme á las leyes que estan vijentes.

573a. El Gobierno dispondrá que los reos aprehendidos por el general Rocha, se pongan inmediatamente a disposicion de los Tribunales, pa. que sean juzgados conforme a la ley de procedimiento de 20 del presente Nov.

(ahj, Seguridad Pública, 1857)

documento 3. Manifiesto de Manuel Lozada a los habitantes del distrito de Tepic (21 de noviembre de 1859)

58Conciudadanos: la primera vez que tengo el honor de dirigiros mis palabras siento un regocijo inmenso, porque en ellas os abro mi corazon y porque serán no lo dudeis la expresion de mi alma, de mi lealtad y de mi buena fé. Concluido ya el estruendo de las armas y la guerra sangrienta y fratricida que los enemigos de la religion y de la patria vinieron a buscar hasta vuestros hogares, solo nos resta mantener una paz constante y duradera para dar á nuestras fámiliàs el reposo y la tranquilidad y a todos la garantía de sus propiedades y de sus intereses.

59Habitantes del distrito de Tepic: con un punado de valientes voluntarios, mal armados y municionados, y sin recursos casi para subsistir, me he presentado ante el organismo enemigo que ocupaba esta hermosa cd. en No. 3 veces mayor, lo hemos vencido y aniquilado, y a Costa de nuestra sangre y de nuestras vidas, os ofrecemos la paz; si, compatriotas de todos estados y condiciones, no haya mas entre nosotros rencillas perversas ni odiosidades personales, marquemos el hasta aquí, a este constante malestar de los pueblos resultado funesto de sus disenciones locales; yo me comprometo solemnemente con toda mi alma a dar cabo a tan loable empresa y si algún enemigo interior o esterior osare perturbarla, contad que seré infatigable hasta restablecerla o sucumbir.

60Tepiqueños: echemos un velo de absoluto olvido que cubra para siempre los partidos locales que han hecho correr tanta sangre; recordad que despedazais a cada paso los tiernos corazones de vas. madres, vas. esposas y vos. hijos, que los precipitais en la miseria y en la orfandad y que los privais tal vez para siempre de las dulzuras de la vida y esto es un crímen a los ojos de Dios y de la humanidad. Un abrazo fraternal nos una y sea para adelante en cambio nuestrá única divisa, la religion y la patria, el orden y la paz, y seré con todos vosotros el mas constante defensor de esos preciosos dones y vo. mejor amigo.

61Manuel Lozada

(Biblioteca México, fondo Basave M-IX-5-5 y Antrop. Ia S. Leg. 40-5doc. 70)

documento 4. Acta levantada en San Luis desconociendo los trabajos de Pochotitán. Proclama de Manuel Lozada a sus compatriotas (junio de 1862)

Tratados de Pochotitán y desconocimiento de los mismos

62Acta.= En el pueblo de San Luis á lo. de Junio de 1862. Reunido el Señor Gral. Don Manuel Lozada y los demas Sres. Gefes y Oficiales que suscriben, con el objeto de poner término á los males que aquejan al Territorio de Tepic convinieron en la parte resolutiva de la presente acta conciderando= 1o. El Art. 4o. del tratado celebrado con el Sr. D. Pedro Ogazón en el lo. de Febrero pmo. anterior, dice á la letra “El Gobierno cuidará de que el nombramiento de autoridades del Canton, que sea de su recorte, recaiga en personas que no hayan tenido participio directo en la cuestión del Canton”. Y sin embargo es director del Departamento de Santiago D. Federico Moro leguleyo pernicioso, miembro del Club Degollado, colaborador de los mas eficaces en los desordenes de Tepic durante el ano de 1861. Lo es de Compostela Don Manuel Retes, anciano de pésimos antecedentes y antiguo redactor de los periodicos incendiarios de Maza tlán que tanto hán contribúido y contribuyen a mantener en Tepic ese sistema de terror creado y sostenido por ciertos especuladores que designa el dedo de la opinion pública. Lo es igualmente de Acaponeta D. Guadalupe Gutierres promovedor de la sublevación de los indígenas de Huajicori y la figura mas prominente del partido socialista en aquel desgraciado Departamento= Finalmente es Director del Departamento de Ystlan D. Romualdo Garcia antiguo Srio. de la Prefectura de Tepic é individuo de los que hán hecho á los enemigos de la constitucion de 1857. una guerra mas tenás y odiosa durante los aciagos dias del año anterior.= 2o. En el “Eco del pacífico” periodico Oficial del Gobno. de Sinaloa se publicó un artículo en el numero correspondiente al 15 de Abril último, poniendo en conocimiento del publico que en San Francisco de California el Coronel Americano Miller esta haciendo una reunion de filibusteros para apoderarse de la Sierra de Alica á solicitud y espensas del Sr. D. Pedro Ogazon, teniendo ya quinientos aventureros que se ocupaban de aumentar con la celeridad posible. Y como ni en Guadalajara ni en Mazatlan ha sido desmentida esa aseveracion de los escritores asalariados del Sr. Vega que son el Órgano de la opinion del Gobno. de aquel Estado; se debe refutar esta noticia como el fruto de la espedicion del infame Americano Guillermo Normann á quien el Sr. Ogazon en el ano pasado encargó de la ida a San Francisco para darle este nuevo golpe á la Independencia Nacional.= 3o. El Sr. Gobor. D. Pedro Ogazon al término de los arreglos de lo. de Febrero de 1862, conforme con lo que entonces suscribio en la parte espositiva de los mismos, ofreció librar al Canton de Tepic de las onerosas contribuciones que entonces soportaba supuesto el Estado de ruino en que este País quedaba con motivo de la guerra que le hizo y que debe conciderarse contra el derecho de gentes por la destruccion total de todos los recursos con que los pueblos contaban para subsistir, y no obstante en el presente ano hán estado gravados éstos, bajo pretesto excecional con gavelas que les es imposible satisfacer= En consecuencia, los esponentes representando las fuerzas que comandan y á nombre de todos los pueblos que componen éste Territorio proclaman y ofrecen sostener con las armas en las manos los siguientes artículos.= lo. Se déclara insubsistente el tratado celebrado á primero de Febrero de 1862.= con el Señor Gdor. D. Pedro Oga-z6n.= 2o. El territorio de Tepic no reconoce mas Gefe Politico que el nombrado por el Gräl. en Gefe de esta División. = Económico: Inviten á los Sres. Gräles. D. Fernando Garcia de la Cadena y D. Carlos Rivas á fin de que uniendo sus votos á los de sus antiguos companeros de armas, unan tambien sus esfuerzos en demanda de la consecucion de los mismos.= Y para constancia lo firmaron. Manuel Lozada.

63Es Copia.

64P. de Mazatlan Junio 13 de 1862.

65Franco. Cortés (Rúbrica)

66Srio.

(agn, Gobernación, 1620)

Proclama de Manuel Lozada a sus compatriotas

67Proclama= Manuel Lozada general en gefe de las tropas auxiliares del Territorio de Tepic á sús compatriotas= Conciudadanos,= Hubo un tiempo en que amenazados de un modo bárbaro é indigno de la ilustracion del siglo, la vida y la propiedad de los habitantes de esta hermosa ciudad hice el sacrificio de abandonar las armas que empuñé en defensa del orden y la religion de nuestros padres, aceptando los tratados de primero de Fbro. del corriente ano.= Violada la fe de aquellos por el mismo General que los suscribio, y burladas así las esperanzas de una reconciliacion sincera que para de una vez afianzarse la paz y el bienestar de los pueblos que componen el territorio, menester era proclamar la insubsistencia de un convenio á la sombra del cual se asecinaba infamemente é nuestros valientes soldados en las márgenes del rio de Santiago, y se convertia la propiedad particular en herencia de unos cuantos aspirantes que todo lo monopolizan y todo lo corrompen.= Para cumplir las promesas consignadas en la Acta que se firmó en el Pueblo de San Luis, a primero del actual, fue necesario librar á Tepic de la guarnicion militar que custodiaba á las autoridades del tirano teniendo lugar los hechos sangrientos de que ayer fuisteis testigos, porque sordos esos soldados á la voz de la patria y lo que es mas aún, desconociendo su propia impotencia, fueron los primeras en descargar sus armas sobre el pecho de nuestros valientes auxiliares sin que precediesen las reglas del dho. de gentes, que demanda en semejantes casos; Quizá la Divina Providencia en sus altos juicios tenia reservado este castigo á las huestes asalariadas del vecino Estado que varias veces nos han traido la desolación y la muerte.= Tepiquenos: Los importantes sucesos que acaban de pasar entre nosotros os libran de la impiedad y de la amargura que marcan todos los actos del partido comunista y os aseguran todos los bienes que producen la religion el orden y el trabajo= Dedicaos pues al ejercicio de vuestras profeciones seguros de que si alguno intentase trastornar el repozo público, no lo hará impunemente.

68Tepic; 3 de Junio de 1862= firmado = Manuel Lozada.

69Es copia.

70Mazatlán, junio de 1862.

71Franco. Cortés

72Srio.

73(Rúbrica)

(agn, Gobernación, 1620)

documento.5. Ley del 23 de febrero dictada por Lozada sobre fierros ganaderos. La caida de Puebla (junio de 1863). Ley que castiga a los ladrones y asesinos (10 de julio de 1863)

74Ley del 23 de febrero de 1863 dictada por Lozada reglamentando la propiedad de los auxiliares del 1er. Cuerpo del Ejército. Este cuartel General ha tenido a bien disponer que en todas las comandancias militares se establezca el uso de marcas públicas para muebles vacunos, caballos y mulas que pertenezcan a los soldados ausiliares de cada cuartel.

75Esta medida tiene 2 fines principales = uno es para evitar el robo de muebles y otro el de asegurar a los ausiliares la propiedad de los que adquieran legalmente [...] con tal objeto remito á V. la marca que se le ha designado al cuartel de su mando y una nota de los que corresponden a los demas cuarteles, previniendole cuide del cumplimiento de las disposiciones siguientes

San Luis S
Pochotitan P
Tequepespan T
Zapotan Z
S. Maria del Oro O
Jalisco J
Compostela C

Mojarras M
Haciendita H
D. Juan D
Camichin G
Acuitapilco R
S. Blas R
S. Pedro N

Estansuela E
S. Leonel V
Platanar Ñ
Labor L
Huainamota U
Acoyapan I

Jesus Maria Q
Mesa del Nayari Y
Ahuacatlan A
Jala X
Jomulco K
Camotlán F

(El Amigo del Orden Nacional, 114)

76Cuartel General en la Cofradía junio 6 de 1863

77Manuel Lozada gal de division y en gefe del 1 cuerpo de ausiliares del ejercito a las fuerzas de su mando [celebra la caida de Puebla] [...] “en fin la dominacion de los anarquistas é impios toca á su termino [...] los amigos del robo y del pillaje nos apellidan traidores [...] aseguremos la independencia y nacionalidad de la República, haciendo fracasar las miras de los aneccionistas” [...]

(Imprenta del Gobierno del Territorio de Tepic)

Ley que castiga a los ladrones y asesinos

78Manuel Lozada, General de División y en Jefe del Primer Cuerpo de Auxiliares del Ejército, a los habitantes del Territorio, hago saber: que,

79Considerando que las leyes vigentes para castigar los delitos que más directamente influyen en el desquiciamiento del orden social, como el robo y el asesinato, no han producido los beneficos efectos que de ellos se esperaba, ya sea porque el público ignora su contenido, o porque las autoridades no han cuidado de su observancia y aplicación, dando con esto lugar a la propagación de taies delitos.

80Considerando que es necesario fijar de una manera clara y terminante las penas en que incurren los asesinos y ladrones, para que esto sirva de dique a sus crímenes, y

81Considerando, por último, que, para quitar toda esperanza a los malhechores de que sus hechos queden impunes por la demora de los juicios, que pueda proporcionarles la fuga, se requiere obrar de una manera pronta, enérgica y ejecutiva; en uso de las facultades de que me hallo investido, he tenido a bien decretar lo siguiente:

82Art. 1o. Incurren en la pena de muerte los asesinos, los ladrones y sus complices, sea cual fuere el valor de la cosa robada, sea que el robo se cometa en poblado o en despoblado, con violencia o sin ella.

83Art. 2o. Se reputan como complices de los ladrones y asesinos, para los efectos del artículo anterior, los receptadores, en cuya califi cación se comprenden:

  1. Los que, a título de amistad, abriguen en su casa a los ladrones y asesinos.
  2. Los depositarios y expendedores de muebles, efectos y demás cosas que hayan sido robadas.
  3. Los que, sabiendo que alguno ha robado o asesinado, no lo denuncien a la autoridad de su respectivo cuartel o a otra cualquiera, para que disponga su aprehension.
  4. Las autoridades que, recibiendo denuncia de algún ladrón o asesino, no procedan luego a su aprehension.
  5. Los que se nieguen a dar auxilio para la aprehension de los ladrones y asesinos en delito infraganti, bien sean requeridos para ello por las autoridades o por otras personas que no ejerzan autoridad.
  6. Los que sirvan de espías a los ladrones y asesinos dándoles noticias para facilitar sus delitos o para que se escapen de la perse cución de la justicia.
  7. Los testigos que, por salvar a un ladrón o asesino, se perjuren a sabiendas, declarando que el acusado es inocente.
  8. Y finalmente, los que aconsejen el robo y el asesinato, induciendo a los malhechores para la perpetración de taies delitos, ofreciéndoles protección y dandoles armas, municiones u otros recursos semejantes, que tiendan a fomentar y favorecer el crimen.

84Art. 3o. Los asesinos, ladrones y sus complices serán juzgados y sentenciados militarmente en consejo de guerra, con tal arreglo a la presente ley.

85Art. 4o. Con este fin se divide la comprensión del territorio en ocho distritos militares, siendo sus cabeceras: Tepic, San Luis de Lozada, Huaynamota, Bolanos, Ahuacatlán, Compostela, San Blas y Santiago; y la comprensión de cada uno de los seis primeras sera la que el decreto de 11 de septiembre de 1862 les séñaló para la orga nización de las brigadas, con los demás pueblos que posteriormente se les hayan agregado o se les agreguen en lo sucesivo; y los dos últimos se compondrán de los pueblos que forman sus respectivos partidos.

86Art. 5o. En cada cabecera se establecerá un consejo, compuesto del Comandante militar, que sera el presidente, y dos oficiales subalternos de la clase de capitanes, que servirán de vocales secretarios.

87Art. 6o. Todas las autoridades del orden civil y militar están en la más estrecha obligación de perseguir y aprehender a los malhechores de que habla esta ley, remitiéndolos en el acto a disposición del consejo respectivo, con los testigos y demás pruebas que hayan motivado la aprehensión.

88Art. 7o. El consejo procederá de piano a practicar todas las diligencias que bastan para la averiguación del hecho, sus autores (sic) y para identificar las personas de éstos, condenando a los reos a la pena que senale el artículo lo., si a su juicio resulta probado el hecho de que son acusados, o absolviéndoles del cargo, si las constancias que se hayan recibido y las excepciones de los reos, dan la convicción al consejo de que éstos sean inocentes.

89Art. 8o. Los procedimientos de que habla el artículo anterior se verificarán en el término de veinticuatro horas, contadas desde el momento en que el consejo reciba los reos, levantando una acta en que se haga constar de una manera concisa, pero clara y terminante, todas las operaciones del consejo y demás diligencias que se hayan practicado.

90Art. 9o. Si la sentencia fuese condenatoria, se ejecutará sin recurso al día siguiente de ser pronunciada; mas si fuese absolutoria, se esperará la resolución superior.

91Art. 10o. En ambos casos se dará cuenta al Cuartel General, con copia de la acta que se haya levantado, para su revisión y para que disponga el castigo de las faltas que se notaren en el cumplimiento de la presente ley.

92Art. 11o. Respecta de los reos que fueren absueltos por el consejo, si la sentencia fuere aprobada, se pondrán en libertad, y en caso contrario, el Cuartel General dispondrá que estas pasen al conocimiento del juez ordinario, para que se les juzgue conforme a las leyes comunes.

93Y para que llegue a conocimiento de todos los habitantes del Territorio y tenga su debido cumplimiento, mando se imprima, publique y circule a todas las ciudades, villas, pueblos, haciendas y ranchos de su comprensión, fijándose en los parajes públicos.

94Dado por el Cuartel General en San Luis de Lozada, a 10 de julio de 1863.

95Manuel Lozada

(Imprenta del Gobierno del Territorio de Tepic)

*

documento 6. Reconocimiento del Imperio (15 de agosto de 1863)

96En la ciudad de San Luis de Lozada a los quince dias del mes de agosto de 1863 estando reunidos los señor es generales D. Manuel Lozada, D. Carlos Rivas y D. Fernando García de la Cadena, así como los demás señor es jefes y oficiales pertenecientes al primer cuerpo de Auxiliares del ejército; el Exmo. Sor general en jefe hizo presente, que aunque no de una manera oficial, pero si por conducto fidedigno ha llegado a su conocimiento que el Exmo. Sr. general D. Leonardo Marquez, en jefe del ejército mexicano, ha reconocido la intervención francesa adhiriéndose a ella lo mismo que el supremo gobiemo provisional que se ha establecido en México, por la elección de la Asamblea de notables con el carácter de representantes de los departamentos fue convocado por el Exmo. Sor. gral en jefe del cuerpo expedicionario; habiendo quedado encargado del mando supremo el Exmo. é ilustrísimo Sr. Arzobispo D. Antonio Pelagio Labastida, y los Exmos Señor es generales D. Juan N. Almonte y D. Mariano Salas.

97Que de la misma manera ha llegado a su noticia que la propia Asamblea de notables, ha declarado que la voluntad de la nación es el ser regida por el sistema monárquico moderado proclamando para emperador a Su Alteza Imperial el Archiduque Fernando Maximiliano de Austria.

98Que por tales motivos y considerando que las fuerzas de este Territorio siguiendo el ejemplo de sus jefes superiores, tiene que manifestar su conformidad con taies actos, por deber y por convicción, lo hacía así presente a la junta para que con toda franqueza expresaran su voluntad sobre el particular.

99Tomada en consideración la exposition del Exmo. Sor. general en jefe, se sucitó una detenida discusion, en la que habiéndose demostrado hasta la evidencia, que la intervención francesa en nada atacaba a la independencia nacional, y que al contrario la favorece y proteje, no siendo otras las miras de S. M. el emperador de los franceses, que las muy grandes, nobles y desinteresadas de auxiliar a este desgraciado país, para que se establesca solidamente un gobierno de orden que haga su felicidad, se propusieron y aprobaron los artículos siguientes.

100Primero. El Gobierno del Territorio de Tepic y el primer cuerpo auxiliar del Ejército que lo sostiene; se adhieren a la generosa intervention francesa.

101Segundo. Reconocen y obedecen como Gobierno legítimo del País, al que acaba de establecer en Mexico, con el carácter de provisional por eleccion de la Asamblea de notables.

102Ratifican con su conformidad la eleccion que la misma Asamblea ha hecho sobre la forma de Gobierno Monárquico moderado, que ha de regir en el país.

103Cuarto. Secundan la acta de elección para Emperador de Mexico, en favor de S. A. I. el archiduque Maximiliano de Austria.

104Quinto. Protestan obedecer, cumplir y hacer que se cumplan todas las leyes y disposiciones emanadas del Exmo. Sor general en jefe del Ejercito Franco Mexicano o del Supremo Gobierno provisional.

105Sexto. En consecuencia protestan igualmente combatir a las fuerzas que esten en oposición con el contenido de los anteriores articulos.

106Sétimo. Cuando las circunstancias lo permitan, se dará cuenta por conducto del Exmo. Sor general en Jefe a quienes corresponda con la presente acta.

107I para constancia la firmamos. Siguen las firmas.

108San Luis de Lozada Enero 12 de 1864. Manuel Lozada

(El Amigo del Orden, periodico oficial del Gobierno del Territorio de Tepic)

2. El apogeo

*

documento 7. Negociaciones entre Lozada y el gobierno imperial

109A S. M. el Emperador

110México, julio 15 de 1865.

111Señor:

112Despues de imponerme de los documentes relativos a la misión encomendada al General D. Carlos Rivas, he tenido el dia de hoy una conferencia con él, y tengo el honor de manifestar á V. M. la opinion que he formado de lo que debe hacerse.

1131er. punto: sobre terrenos juzgo que no hay inconveniente en acceder á lo solicitado, precisando el gobierno la cuestion en esta forma: “Deslinde de los terrenos de propiedad particular con presencia de los títulos correspondientes para poner en posesion tranquila á los propietarios, ya sean los indios ó los actuales hacendados de los que justamente les correspondan, reservándose el gobierno hacer con los que resulten baldíos lo que juzgue conveniente. Esto puede llevarse a cabo sin ninguna erogacion por parte del erario, nombrando una comision de agrimensores para que efectue el deslinde, cediendo á esta comision, por retribucion de su trabajo, la cuarta parte de los terrenos que resulten baldios, además del pago que debera hacerle de sus honorarios el propietario que aparezca tener mas terreno de los que cubren sus titulos respectivos. Este negocio pertenece al Ministerio de Fomento.

1142o. punto: Sobre division territorial. Este es un punto mas grave; pero se hace ya indispensable resolver las cuestiones que la ley ha venido á promover para caminar pronta aunque cautelosamente bacia la organizacion completa y definitiva de los Departamentos. Creo que las alteraciones que es indispensable hacer á la ley pueden irse haciendo parcialmente para que despues de terminado el trabajo en lo general, sea publicado fijando los términos en que queda definitivamente dividido el territorio del Imperio: de otra manera no podríamos salir del caos en que ha venido á colocarnos la referida ley. El nuevo Departamento de Nayarit no cuenta ni con un hombre que pueda desempeñar un cargo público de mediana importancia, ni con una poblacion que exceda de mil habitantes. Acaponeta es la Capital que se le ha señalado.

115El nuevo Departamento de Autlan aunque no á tal estremo reune casi las mismas condiciones de nulidad y entre ambos departamentos se prolonga el de Jalisco desde San Blas hasta la Capital. Una mejor division exige unir el distrito de Tepic al departamento de Nayarit, dándole a Tepic por Capital y fijando sus limites en la barranca de Mochitilte é incorporar en el departamento de Jalisco, ya reducido por la sustracción del distrito de Tepic, el departamento de Autlan. De esta manera quedarían los nuevos departamentos reducidos á dos: al de Nayarit y al de Jalisco, y satisfechas las exigencias de la conveniencia publica y los deseos manifestados por el Distrito de Tepic: para efectuar este arreglo sería conveniente preguntar al Prefecto de Jalisco las razones que en pro o en contra de él podría aducir.

Mapa 1. El dominio de Lozada.

1163er. punto: sobre las armas: Esta cuestión debe el Gobierno a mi juicio resolverla por ahora favorablemente á lo que se solicita, mientras no se vea que se hace mal uso de ellas, pues siendo todos esos indios con su gefe tan adeptos al gobierno, encuentro mas bien una conveniencia en acceder á lo que se desea organizándose en los pueblos las guardias estables que dispone la ley.

1174o. punto: Debe concederse el que se retiren los gefes, si lo desean, á la vida privada.

1185o. punto. Los interesados ocurrieron sobre este negocio al Ministerio respectivo que es el de Hacienda.

11960. punto. Creo que los empleados de hacienda que han sido nombrados provisionalmente deben quedar con ese caracter hasta que se haga el arreglo general de dichas oficinas por el Ministerio respectivo, y que pueden confirmarse los empleados de otros ramos que hayan sido nombrados. Soy con el mayor respeto de V. M. adicto obsecuente servidor.

120El Ministro de Gobernacion.
José María Esteva (Rúbrica)

(agn-G, leg. 1418, 11 de julio de 1865)

*

documento 8. Lozada anuncia su retiro a los jefes de los pueblos (julio de 1866)

Circular del traidor Lozada expedida en San Luis el 19 de julio*

  • * Anotación de Ramón Corona.

121San Luis, Julio 19 de 1866

122Tengo el honor de participar a Ud. para su conocimiento, que el día 11 de este mes me hé separado del mando de la Comandancia Superior de este departamento que estaba á mis ordenes, habiendo hecho la correspondiente entrega del parque y demás objetos de guerra, quedando por lo mismo libre de todo compromiso para con el gobierno y para con los pueblos. Al retirarme a la vida privada, con el fin de atender a mis negocios particulares, me cabe la satis facción de haber cumplido todo cuanto yo prometí a los pueblos, cuando los imbité á tomar las harmas, dejándoles á la vez en poseción de sus derechos y con algún prestigio y respetavilidad y libres tambien de todo Compromiso. Estos son los bienes que logré conquistar en 11 años de fatigas, y de una lucha continuada: Ahora á los pueblos toca saber conservar estos mismos vienes, y con este fin, no omitiré en esta vez, el embearles mis consejos de una manera particular; y amistosa, para que si les parece combeniente obren con arreglo á ellos.= En primer lugar les encargo que procuren permanecer dedicados al trabajo, para que no se vean obligados por la necesidad, á cometer algun robo, vigilandose los unos á los otros, para que si hay algunos que tengan malas inclinaciones, les aconsejo que obren bien, y se abstengan de cometerlos, con un mal prosedimiento.= El uso inmoderado del licor, es la cauza dominante de las avenencias, y rinas, que dan por resultado los azesinatos y demás crimenes, que se cometen con frecuencia, sin tener presente que este grave mal, es el enemigo mayor que tiene la humanidad, por razon de que siempre que hay un azesinato quedando dos familias arruinadas, la del muerto, y la del azecino, cuyas reflexiones deven contener en su justo limite á los que acostumvran el uso del vino, para no tomarlo en exeso, ni comprometerse en rinas, considerando que tan malo es dar, como recibir, y mucho menos, cuando en semejantes lances no se versa ningun dato de honor que es unicamente cuando el hombre puede arriesgarse a perder su existencia o á privar de ella á su contrario. [...]

123Les hago esta advertencia porque todos hemos quedado sujetos al Gobierno y á los trivunales comunes y que el que cometa una falta ha de ser castigado con todo el rigor de la ley y á ser pasado por las armas ó trasapasado a la lejana Providencia de Yucatan á estinguir la condena que le resulte.— La obediencia á las autoridades superiores e inferiores es otra de las cosas que encargo muy particularmente; habiendo quedado disueltas las fuerzas de mi mando, y yo como particular, no sera permitido andar armado, y menos entrar á Tepic de esta manera, y el que lo hisiera queda impuesto á que el Gobiemo le mande recojer las armas, y á que le ponga de soldado en las fuerzas que guarnescan aquella linea, y muchos cuando es provable que el Gobierno mande a Tepic algunas guerras que con la guarnicion de aquella plaza.= Hago todas estas explicaciones porque deceo el bien de los Pueblos, para que todos estemos agusto, disfrutando de alguna paz y tranquilidad; que es lo que necesitamos; en el consepto, que si algunos faltando á mis consejos, llegan desgraciadamente á cometer algun delito, y á verse en manos de la justicia, no tendra mas que conformarse con su suerte que le costa, sin tener que apelar á mi para que hable por ellos, en razon de que habiendo logrado desprenderme de todo conocimiento, en los negocios públicos, no me conbiene mesclarme en ningun acto por el cual pudiera comprometerme al servicio del Gobierno, pues solo en el caso de que un individuo fuera atacado injustamente, yo sería el primero en ampararle y protejerle, hasta reparar el agravio, y dejar asegurada su reputación y sus derechos.— Hace tiempo yo deseaba ver a los Pueblos, esentos del servicio de las armas, y el quedar como particular, y con este fin tan luego como se establesian el Gobierno Imperial, mandé en comicion, primero al Señor Don Miguel Garcia Bargas y despues al Señor General Dn. Carlos Rivas, para que solicitaran una otra cosa, mas nada se puedo conseguir, sino hasta despues que el Gobierno mandó que todas las fuerzas ausiliares del Imperio quedasen disueltas, pero como a mi no se me concedió mi baja, hube que quedar encargado de la Comandancia Superior del Departamento hasta el dia 11 de este mes, que me separé de ella, segun lo dijo antes manifestando, cuya separacion se berifico en razón de una orden del Gobierno por lo que se dispuso que no hubiera Comandancia Superior; y tan luego como eso llegó á mi conocimiento, hise la correspondiente entrega al Comandante Dn. José L. Parra quedando firmemente resuelto á no volver aseptar ningun empleo publico, para con esto poder vivir unicamente dedicado á mis negocios particulares; pues aunque yá ultimamente me ha escrito el Señor General en Gefe 4a. Division, territorial, diciendome que continuara con el mando como General en Gefe de las fuerzas de Nallarit, yo no he aceptado y le he contestado dandole las gracias manifestandole, que no existen ningunas fuerzas del Gobierno á quienes yo pueda mandar. Esto no obstante, creo que el mismo Gobierno de Mexico muy pronto deverá escrivirseme en igual sentido es decir facultandome para que continue con el mando de estas fuerzas porque yo me abstendré en no admitir ningun cargo publico para no dar lugar á un compromiso que pudiera recaer sobre estos Pueblos. Mi separacion de mis negocios públicos, no impide que podamos continuar nuestra relacion de una manera puramente particular. Todo lo que digo á Ud. para que á la mayor brevedad posible reuna en junta pública á los que fueran auxiliares de este cuartel y les haga presente el contenido de esta nota, de que acusará Ud. el correspondiente recibo.”

124El General Manuel Lozada

(arc)

documento 9. Acta de neutralidad de los pueblos de Nayarit (1o. de diciembre de 1866)

Acta de neutralidad levantada en la ciudad de San Luis de Lozada, por los pueblos del Departamento del Nayarit.— ¡Viva Mexico!— ¡Vivan los pueblos de Tepic!— jViva el acta de neutralidad proclamada hoy!— jViva el Excmo. Sr. general en jefe D. Manuel Lozada!

125En la ciudad de San Luis a 1/o. de Diciembre de 1866, reunidas las fuerzas que se organizaron con el nombre de “Auxiliares del Ejército”, y las autoridades de los pueblos que componen el Departamento del Nayarit, expusieron: que los pueblos de este Departamento, con el laudable objeto de que Mexico se constituya definitivamente para su bien, y de que cesara la guerra civil lo ha destruido desde su independencia, se adhirieron sucesivamente al Plan de Tacubaya y luego al Imperio: que lejos de haberse logrado ese objeto, el país esta amenazado actualmente de una anarquía más horrorosa que todas aquellas por las que ha pasado: que en situation tan lamentable, conviene que los pueblos del Departamento no sigan sosteniendo idea alguna política, para no exponerse a fomentar con su cooperación el desarrollo de males que han de producir necesariamente la disolucion social: que animados de este noble sentimiento las fuerzas mencionadas han depuesto, hace ya algún tiempo, toda su actitud hostil; pero que no siendo esto bastante, y siendo también necesario que todos los pueblos que componen la nación sepan el partido que toman los nuestros acerca de la cosa pública, declaramos desde luego que han resuelto manifestarse neutrales a las agitaciones violentas que van a conmover a México, y que habiendo comenzado ya a practicarlo, consignan su tomada resolución en la presente acta, expresándola en los siguientes artículos:

1261o. El Departamento se declara neutral a todo partido político.

1272o. Esta neutralidad subsistirá y será observada estrictamente, hasta que cese la guerra civil y se establezca el gobierno que reconozca la nación.

1283o. Las fuerzas neutrales de los pueblos se armarán, municionarán y equiparán, sin gravar el erario público.

1294o. Estas fuerzas como voluntarias y armadas sólo para atender ó su propia conservación, no percibirán ningún sueldo.

1305o. El erario del Estado expensará los gastos que tengan que erogarse en la composición de los trenes de artillería y en la construction del parque que se pueda necesitar.

13160. El Gobierno del Departamento mantendrá sobre las armas una fuerza de línea de mil hombres de las tres armas, que sera pagada por las rentas públicas.

1327o. El General en Jefe de las fuerzas neutrales no tendrá otras atribuciones que las de movilizar las fuerzas de los pueblos cuando lo crea conveniente y la responsabilidad de todos los actos de la administration pública sera de las autoridades y empleados a quienes corresponda.

13380. Como consecuencia de la neutralidad que ha de guardar este Departamento, desde la publication de esta acta, cualquiera fuerza beligerante tiene libre el paso por él, con la indispensable condition de que antes de pisarlo, ha de dar aviso al Jefe de ella a la autoridad política, pidiéndole el derrotero que ha de seguir y el senalamiento de un término prudente dentro del que ha de verificar su transita. La falta de uno de estos requisitos constituye hostil a toda fuerza que pise el territorio del Departamento.

1349o. El Gobierno del Departamento protegerá, por todos los medios que estén a su alcance, la correspondencia epistolar, ya privada, ya oficial y cuidará que sea inviolable el secreto que ella exige.

13510o. El mismo gobierno fijará toda su atención en proteger el comercio, procurando a todo trance que exista la más completa seguridad en los caminos; y haciendo efectivas en nacionales y extranjeros, las garantías que las leyes les tienen concedidas.

13611o. Los pueblos que quieran guardar la misma neutralidad, con sujección al gobierno de este Departamento, quedarán agregados a la comprensión politica del mismo, mandando para el efecto al gobierno sus actas de adhesión.

13712o. En consecuencia de la neutralidad que queda proclamada, todo individuo que quiera fijar su residencia en este Departamento, podrá hacerlo, sean cuales fueren sus opiniones políticas, con tal que viva pacíficamente; en cuyo caso disfrutará de todas las garantias individuales y sociales.

13813o. Se perseguirá como un atentado contra la neutralidad de este Departamento, toda manifestation de ideas politicas, hecha de una manera sediciosa, y se lanzará fuera del Departamento a los culpables.

13914o. Se nombra General en Jefe de las fuerzas neutrales de los pueblos, al Sr. General don Manuel Lozada y con este carácter queda encomendado a su lealtad, la ejecucion de la presente acta.

artículos transitorios

1401o. Al siguiente día de publicada esta acta, se nombrará una junta de tantos miembros cuantos sean los pueblos del Departamento, para que proceda a la eleccion de las autoridades que deban quedar en el Departamento, durante el estado de neutralidad que ha proclamado, senalando al efecto las bases a que deban sujetarse en el ejercicio de su administración.

1412o. Esta junta sera nombrada por el Sr. General don Manuel Lozada y se instalará el día 8 del presente y quedarán concluídos sus trabajos el día 15 del mismo.

1423o. La junta dará cuenta del resultado de su comisión al Sr. General en Jefe de las fuerzas neutrales el día 16, para que en el acto disponga su impresión, publication y el cumplimiento de sus acuerdos.

1434o. Se mandará copia de la presente acta al gobierno imperial como al republicano, para su debida inteligencia.

1445o. Interin se publican las bases arriba expresadas y se procede al nombramiento de las autoridades que deben regir al Departamento, continuarán en el desempeño de sus respectivas funciones, las actualmente establecidas.

145Y habiéndose acordado una comisión para poner en conocimiento del Exmo. Sr. don Manuel Lozada el anterior acuerdo, tuvo la bondad de presentarse en la junta y dijo: que resuelto como ha estado siempre en acatar la voluntad de estos pueblos, no puede menos que aceptar, como en efecto acepta, el encargo que se le confiere y que lo desempeñará sin carácter oficial, sin percibir sueldo alguno; y firmó con los jefes, oficiales y autoridades ya citadas.

146Gral. Manuel Lozada

documento 10. Informe del consul inglés Allsop al Foreign Office (Tepic, 3 de enero de 1867)

147Habiendo retirado sus tropas, los franceses limitan ahora su action en esta costa para solo quedarse con una fuerza naval en la Bahía de San Blas bajo las ordenes del Almirante Mazieres, y llevándose de vez en cuando uno de sus barcos a Acapulco, que ha estado ocupado, hasta ahora, por las tropas imperiales. Esa ocupación, sin embargo, debe acabar pronto; ya que las ventajas obtenidas últimamente por el partido republicano han permitido a estos últimos el extender su dominio sobre la totalidad de los Estados del norte y la mayor parte de la Costa oeste de México —la única exception pudiendo ser este Distrito quien habiéndose puesto a menudo del lado de los partidos conservadores o de la iglesia—, ahora ha determinado permanecer neutral en la actual controversia hasta, como se ha dicho, el establecimiento de un gobierno en México que disfrute del respaldo de la mayoría de la nación.

148La política así adoptada en un distrito comparativamente pequeno y poco habitado podría difícilmente esperarse que fuese respetada si no fuera por el carácter belicoso de los indios que ocupan los puertos en la sierra y otras posiciones ventajosas, quienes habiendo sido algo disciplinados bajo la influencia de uno de sus jefes, el nombrado Lozada, han resistido eficazmente, en varias ocasiones, a fuerzas considerables de tropas enviadas del interior para dominarlos.

149Hay que reconocer en el haber de este jefe indio que, a pesar de la humildad de su origen, muestra un espíritu más tolerante y culto que muchos de sus compatriotas de clases superiores. Respeta todas las opiniones, protege la propiedad, y es particularmente cuidadoso para mantener el orden en todo este distrito, protegiendo a los viajeros y asegurando la circulation de las mercancías. Los efectos benéficos de tan amplia politica ya se están sintiendo, y se espera que pronto encontrarán imitation en los departamentos contiguos, donde no solo se presencian constantemente ejemplos de las más intolerantes persecuciones, sino que el comercio esta seriamente lisiado por los efectos paralizadores de un estado diferente de las cosas.

150Tengo el honor de ser, Mi Señor, el más ardiente y humilde servidor de su Señoría,

151Consul Allsop

152(Documento traducido del inglés)

documento 11. Lozada tranquiliza a la señor a Josefa Díaz de Cardozo1 (3 y 21 de mayo de 1867)

  • 1 Amiga de Corona. (N. del E.)

153San Luis, mayo 3 de 1867

154Senora Da. Josefa Rios de Cardozo.

155Mi apreciable Señor a:

156Hasta hoy recibi la muy grata de V. de 29 de Abl. la que tengo el gusto de contestar diciendo: quedo impuesto de que ha partido pa. Guadalajara y del fin con que lo ha hecho.

157Desde que V. salió de Tepic tuve noticia de ello y como no había recibido su grata referida, estranaba que no me hubiera comunicado su viaje y aun me llegué á suponer que tal véz algun motivo de disgusto le habria obligado á retirarse de Tepic; pues aunque yo estoy seguro de que pr. mi parte nó le he ocacionado; pero como no faltan personas que procuren predisponer los animos [falta una pagina] única razón que puede alegar Gobno. liveral para atacarnos es que estas personas no le han sido adictas y que tal vez por esta causa mañana ó pasado le harán la guerra. Este temor debe desaparecer completamente por que meintras yo viva no permitiré que se altere el orden que he establesido por ningun motivo. La guerra entre hermanos pone en peligro nuestra nacionalidad e independencia por que nos devilita cada día más y más y nos conduce á nuestra completa ruina: estas concideraciones que V. misma me há inculcado, me han hecho decidirme á no fomentar la revolucion; al querer tomar parte en ella hubiera perdido el mejor tiempo y me habria aprovechado de las circunstancias.

158Con lo espuesto y con las esplicaciones vervales que le hé dado creo que bastará para que se forme un juicio esacto de que abrigo los mismos sentimientos que V. le animan y espero que no sentira ningun sacrificio por llevarlos á buen termino: aguardo me escriba con frecuencia y me repito su afmo.

159Gral. Manuel Lozada (Rúbrica)

160San Luis Mayo 21 de 1867,

161Señor a Da. Josefa Ríos de Cardozo.

162Mi estimada Señor a:

163Por su grata de 17 del presente quedo impuesto de que el ejercito liveral ha ocupado á Queretaro desde el dia 15 del actual; cuyo resultado yá lo esperaba yá hace algunos dias.

164Me dice V. que desea que lo relativo á Tepic se arregle por medio de la politica y yó creo que ésto esta alla combinado, á no ser que el Gobno. que se establezca quiera emprender en una nuéva revolution; pues yá V. sabe que mis deseos no son otros que hacer el bien que pueda á mi patria y nó fomentar su disolución.

165En cuanto á su correligionario el Sr. Vega, no obstante estar en mi casa su encargo sera cunplido como lo desea.

166Conservese V. con buena salud y mande con franquesa lo que se le ofresca á su afmo. amigo y S. S. G. B. L.

167Manuel Lozada

(arc)

*

documento 12. Reseña histórica hecha por Lozada en septiembre de 1867 y Pacto de Alianza con los pueblos

168San Luis de Lozada. Septiembre lo. de 1867

169De conformidad con lo que manifesté a usted en mi carta circular, de fecha 5 del presente, impresa en Tepic, le dirijo la presente con el fin de proponer a usted los términos en que podrá continuar la fuerza que ha estado a sus ordenes y cuál deberá ser la intervention que a usted le corresponderá tener sobre ella.

170Pero antes de ocuparme de tan delicado asunto necesito hacer una reseña histórica de los acontecimientos que han tenido lugar en los pueblos de mi mando, desde que se pusieron a mis ordenes, hasta la época presente, para que, teniendo a la vista cuál era la situación que entonces guardaban y cuál es la que guardan actualmente se pueda juzgar con exactitud si han mejorado o no su situación y si yo he procurado corresponder a su confianza.

171El motivo de que estos pueblos tomaran participio en la revolución es tan notorio, como independiente de mi voluntad, y de ello quedará convencido todo el que recuerde que el movimiento que causé la revolución de Ayutla fue tan general, que necesaria e indispensablemente tenía que hacerse extensivo a estos pueblos, sin que les fuese posible permanecer pacíficos, como antes lo estaban; y por lo mismo, cuando se convencieron de que por la fuerza tenían que lanzarse a la revolución, lo verificaron así, adhiriéndose al partido conservador.

172Es verdad que para dar este paso se me consultó mi parecer; pero como entonces no tenía yo ningún conocimiento de los negocios pú blicos, solo pude considerar la cuestión política que se ventilaba, bajo el aspecto religioso y en consecuencia no vacilé ni un momento, en inclinar el ánimo de los pueblos en favor de los principios conservadores que, desde luego, adopté como mi credo político, quedando, al mismo tiempo, nombrado y reconocido Jefe de estas fuerzas, con el carácter de “Auxiliares del Ejército”.

173En el dilatado periodo que transcurrió, desde que fue secundado por nosotros el Plan de Tacubaya, hasta que fue proclamada la neutralidad, nadie ignora lo que pasó: pero lo recordaré por convenir asi al objeto que me propongo.

174Sin armamento, sin parque, sin dinero y sin más elementos ni fuerza que la de nuestra propia voluntad, nos lanzamos a la revolución y ¿qué sucedió? ¿cuál fue el resultado de tan temeraria empresa? Lo que sucedió todo el mundo lo sabe. Seguir la suerte de los guerreros: combatir, sin tregua ni descanso a nuestros enemigos en politica, peleando, casi siempre uno de los nuestros, contra diez de los contrarios: pagar el tributo de nuestras continuas victorias, con algunos reveses de poca importancia: manifestarnos intransigibles con el fuerte y con el vencedor y generosos hasta el extremo con el débil y con el vencido y observar, con toda lealtad, el exacto y fiel cumplimiento de nuestros compromisos no obstante las defecciones de algunos de nuestros partidarios; a pesar de las inconsecuencias de nuestro Gobierno, sin tener en cuenta los alhagos de nuestros enemigos; y sin embargo de que nuestros servicios no tenían el aliciente de ser recompensados de ninguna manera.

175Ahora bien se quiere saber ¿cuáles son las ventajas que los pueblos alcanzaron con tan noble conducta?

176Moralmente hablando, nada podré reponder: a la imparcialidad de la historia toca dar la justicia al que la tenga y hacerle honor al que lo merezca; pero en un sentido material, que es que inmediatamente interesa a los pueblos, si podré responder satisfactoriamente: que las ventajas que éstos han alcanzado, son incalculables si se atiende al estado que guardaban antes de la revolución y al que guardan actualmente. Entonces estaban indefensos, oprimidos y expuestos a ser sacrificados al capricho de los partidos, mientras que ahora se hayan armados y organizados de tal suerte que no solamente se les respeta y se les considera, sino que el mismo gobierno pretende contar con su apoyo y cooperación; pero si bien es cierto que han logrado colocarse en una situación ventajosa y respetable también es verdad que para poder afianzar el goce de esos beneficios necesitan separarse del torrente revolucionario porque de lo contrario, tarde o temprano tendrían estos pueblos que sucumbir, tanto porque no siempre se muestra la suerte favorable a los guerreros, cuanto porque cada día se va disminuyendo el número de los hombres a cuyo valor y entusiasmo se ha debido siempre el triunfo. Como en fin, y esto es lo principal, porque tanto los jefes de uno y otro partido como los que se llaman padres de la patria, que son los que manejan la politica no proceden con la buena fe que se requiere en razon de que a sus miras particulares no conviene que la nation se constituya de una manera estable y duradera y de aquí ha provenido la prolongation de la guerra, de una manera indefenida, la anarquía más desenfrenada, la division de los mexicanos en partidos contrarios; y como consecuencia necesaria de estos graves males, sobrevendrá el total aniquilamiento de la sociedad, si no se pone pronto y eficaz remedio.

177Males son éstos de que deben huir los pueblos a todo trance, si estiman en algo la paz y tranquilidad de sus familias, el honor de ellas mismas, la propiedad de sus intereses y el reposo que necesitan los propios pueblos para continuar entregados al trabajo, que es la fuente de todos los bienes apetecibles.

178Dije antes que los hombres que dirigen la política, no obran de buena fe y que ellos son la causa de todos los males que han sufrido los mexicanos y necesito exponer las razones en que me fundo y lo haré a pesar de que, comprendo muy bien, que con ésto me hago acreedor a su aborrecimiento, lo cual nada me supone, cuando tengo conciencia de que hablo con la verdad, sin ninguna prevención, y que al hacerlo así no obro por espíritu de partido ni por aumentar la anarquia, ni por satisfacer alguna innoble venganza, ni por ninguna otra mira particular, sino única y exclusivamente porque creo que un deber sagrado me obliga a arrancar la careta á los malvados que se han propuesto mantenerse con el sudor y la sangre de los pobres y porque creo también que debo romper el velo que cubre los ojos de los pueblos para que, conociendo sus legítimos derechos, fijen el “hasta aquí” a sus padecimientos, dejando de ser instrumente ciego de sus verdugos y opresores, cuya inicua dominación, protesto por mi honor ante Dios y ante los hombres, que dejará de existir el día que la luz del Evangelio y de la verdadera libertad alumbre con sus destellos el alma del pueblo mexicano.

179Sentados estos preliminares, paso a exponer sus fundamentos. Es público y notorio que los hombres de que me ocupo no tienen ninguna profesión, ninguna industria, ni oficio, ni beneficio; y que, por una lamentable desgracia son tantos que con razon han sido comparados con la terrible plaga de la “langosta”, sin embargo de que los estragos que ellos causan, son mucho más temibles que los que puede ocasionar tal epidemia; supuesto que, esta solo tala los campos, mientras que aquéllos creyendo que el tesoro nacional y la riqueza püblica constituyen su patrimonio, viven a sus expensas; siendo lo más notable que ninguno se conforma con una corta renta, sino que todos quieren vivir como grandes potentados, en la molicie y en la voluptuosidad, haciendo alarde la dilapidación y el despilfarro de los caudales públicos; y como su número es tan crecido que el Gobierno, sea cual fuere, no puede colocarlos a todos, ni atender a sus exigencias, nunca faltan descontentos que con la misma facilidad y empeño que intrigaron por establecer a un gobierno, trabajan por derrocarlo.

180A esto se agrega que todo gobierno, luego que ve el erario en bancarrota, tiene necesidad de gravar a los pueblos con una multitud de contribuciones, con grabelas exhorbitantes, con subsidios extraordinarios y préstamos forzosos y, cuando por esta razon, incurre en el desprestigio que es consiguiente, sus mismos adictos empleados y servidores, se manifiestan descontentos y a título de buenos patriotas, cuya palabra siempre sale de su boca, se declaran sus enemigos, le hostilizan bajo cualesquier pretexto, al que le dan el pomposo titulo de “Plan de regeneración política” y con semejante emblema séducen a los pueblos, sacrifican algunos millares de hombres llevándolos al matadero amarrados o esposados, cual si fuesen criminales talan los campos, destruyen las sementeras y toda clase de muebles, incendian los pueblos, aniquilan la riqueza pública, aumentan la deuda extranjera, roban los templos y asesinan sin rubor y sin conciencia a todo el que se niega a constituirse su cómplice y una vez que han logrado derrocar a la Administration que combaten, se presentan tan exigentes, que el nuevo gobierno no puede complacerlos, quedando, en consecuencia, expuesto a los mismos inconvenientes, a los mismos peligros y dificultades de su antecesor; es decir, expuesto a ser derrocado por los mismos que lo proclamaron, cuyos hombres se han abrogado la facultad de poner y quitar gobiernos a su arbitrio, así como la de repartirse, entre si los grandes mandos y empleos lucrativos, aunque para esto es verdad que tienen que hacer el sacrificio de reportar por algunos días, el apodo de “Candidatos” y lo más notable es que todo esto lo hacen, según ellos dicen a nombre del pueblo, con poder del pueblo, y en provecho del pueblo, cuando real y verdaderamente el pobre pueblo de lo que menos se ocupa es de nombrar semejantes apoderados, ni mucho menos de poner y quitar gobiernos, porque sabe muy bien que de esto ningún beneficio le resulta, sino al contrario; toda clase de sufrimientos y sacrificios durante la guerra y la vejacion y el desprecio después del triunfo.

181Esta es la regla de conducta que han seguido siempre los grandes políticos de nuestro país, con la cual han hecho la revolución interminable, colocando a la nation en el deplorable estado en que se encuentra.

182Cuando me encargué del mando de estos pueblos no tenía ningün conocimiento de lo que dejo referido, porque no podía estar al tanto de nada un hombre que, como yo, acababa de bajar de las montanas, donde había permanecido desde la infancia separado de toda sociedad; y por eso me preste a servir a uno de los partidos beligerantes, mas andando el tiempo y mediante el roce que indispensablemente tuve en los negocios püblicos, pude lograr descubrir con el mayor asombro, estas dos grandes y terribles verdades.

1831a. Que ninguno de los partidos que han existido en el país ha procurado hacer la felicidad del pueblo; pero ni tampoco se han organizado con este fin, sino única y exclusivamente con el de apoderarse de los grandes mandos y obtener grandes honores y grandes riquezas sin ningún trabajo ni peligro.

1842a. Que estando demostrado que la causa de la Revolución y de tanta sangre derramada no ha sido otra que la ambición de los que quieren empleos, dinero, y honores: al pueblo no le conviene prestarles ningün apoyo sino dejar que ellos mismos decidan sus cuestiones; de tal suerte que si Pedro, por ejemplo, es el presidente de la Repüblica y Juan quiere colocarse en su lugar que se batan ellos solos y que se obedezea al que quede vivo, sin necesidad de que el pueblo siga reportando los desastres [...] de la guerra y sin necesidad de que se continüe derramando tanta sangre de nuestros hermanos.

185El conocimiento de tan funesto desengano me hizo decidirme a fines del ano proximo pasado a no continuar prestando mi coopera ción a ningün partido, como se los manifesté a los pueblos, quienes aprobando mi resolución se declararon neutrales en 1o. de Diciembre de 1866.

186Este paso fue considerado, por todos los hombres sensatos, como un acto altamente humanitario y político y sus consecuencias vinieron a poner en evidencia la exactitud de aquella honrosa calificacion, supuesto que cuando todo el país se encontraba en la mayor conflagra ción, cuando el torrente de las pasiones se había desbordado completamente y cuando, en fin, la discordia civil arrollaba y destruía todo lo que encontraba a su paso, los pueblos del Estado de Tepic permanecieron pacíficos, ocupados de sus faenas agrícolas sin que nadie los molestara ni extorsionara y en pleno goce de toda clase de garantías.

187Tal fue el período de neutralidad para los pueblos que la proclamaron; y cuando sus enemigos esperaban un terrible desenlace haciendo valer la especie de que el Gobierno liberal, después de su triunfo en Querétaro no haría la guerra con todo su ejército, ya hemos visto que ha resuelto esta cuestion de una manera pacífica, según lo comuniqué a usted por mi carta circular de 5 del presente; cuyo brillante resultado se debe a la prudencia con que por nuestra parte procuramos evitar todo motivo de hostilidad, así como también al aspecto formidable que presentan estos pueblos por su union, por su fuerza y por los vastos elementos con que cuentan para hacer una heroica resistencia, lo cual ha conocido muy bien el Gobierno de la República y calculando tal vez que tendría que gastar en vano algunos millones de pesos y que sacrificar inútilmente algunos miles de hombres, ha preferido dejarnos en paz y en aptitud de permanecer dedicados a nuestros trabajos que es lo único que apetecemos.

188Resumiendo todo lo que dejo expuesto, resulta probado:

189Que los pueblos de mi mando se lanzaron a la revolución porque les fue absolutamente imposible evitarlo.

190Que los compromisos que en ella contrajeron los han cumplido de la manera más satisfactoria.

191Que han logrado colocarse en una situación ventajosa y respetable que los pone a cubierto de toda agresion injusta, teniendo además la influencia necesaria para ser atendidos en sus justas reclamaciones.

192Que una vez que estos pueblos han logrado colocarse en tan brillante posición, necesitan para conservarla, abstenerse de tomar participio en las revueltas políticas y reducirse solamente a su defensa en caso de que alguna vez se pretenda atacarlos injustamente.

193En esta virtud y aprovechándome de las lecciones de la experiencia que he podido adquirir en el largo periodo que llevo de dirigir a estos pueblos, he llegado a comprender que si éstos quieren conservar la paz que han conquistado a Costa de tantos sacrificios, necesitan sujetarse a las siguientes:

instrucciones muy interesantes

1941. El más exacto cumplimiento de las leyes.

1952. Entera obediencia a las autoridades.

1963. Una completa dedicación al trabajo.

1974. Persecución constante y decidida a toda clase de malhechores.

1985. Que los pueblos se vigilen y cuiden mutuamente con el mayor empeño, lo mismo que cada uno de sus habitantes para impedir toda clase de crímenes y principalmente los de robo y asesinato; sobre lo cual deben fijar toda su atención.

1996. Mantener la más perfecta armonía y buena inteligencia, aumentando cada día más y más la hermandad que hasta aquí ha reinado en estos pueblos.

2007. Conservar, a todo trance, en buen estado el armamento de todos los pueblos, sin olvidarse de tener la correspondiente dotation de parque que siempre ha tenido disponible cada soldado.

2018. Someterse voluntariamente todos y cada uno de los hombres armados, a guardar el debido respeto y consideración a sus antiguos jefes.

2029. Comprometerse a presentarse en revista el día lo. de cada mes como antes estaba establecido.

20310. Que ningún pueblo se comprometa en ninguna cuestión de armas sin el previo acuerdo y consentimiento de los demás que han sido compañeros de armas.

20411. Que los mismos pueblos queden comprometidos solemnemente a defenderse mutuamente y a tomar la ofensiva y defensiva según lo requieran las circunstancias.

20512. Que queden igualmente comprometidos a reconocer un centro de union, entendiéndose con el que suscribe en todos los asuntos privados, de un carácter puramente militar que a los pueblos les convenga promover, bien sea para su defensa cuando se consideren en peligro, o bien para el sostén de sus legítimos derechos, cuando éstos sean atacados por la fuerza; pudiendo elegir, en mi lugar, otra persona que merezca su confianza, si yo les llego a cometer alguna falta.

206Todo lo que tengo el honor de decir a usted para que en junta pública les haga saber y entender a los auxiliares residentes en esa demarcación, el contenido de las anteriores instrucciones, interrogándoles para que con toda franqueza expresen, bajo su palabra de honor, si están o no conformes con ellas y si es su voluntad que se guarden, cumplan y ejecuten; sirviéndose usted comunicarme el resultado, para ponerlo en conocimiento de los demás pueblos del Estado.

207El General Manuel Lozada

(bnm, Ms. J-16-2553)

*

documento 13. Cartas de Lozada a Ramón Corona, a sus oficiales y a Juan Sanromán para anunciar su retiro (septiembre de 1867)

208Tepic, septiembre 4 de 1867.

209Senor General Don Ramón Corona.

210Guadalajara.

211Muy Señor mío:

212Por conducto del Señor Sanromán tuve el honor de recibir, hasta hoy, la muy apreciable grata de V. fecha 26 de Agosto ppdo. y de conformidad con lo que en ella me indica, el mismo Señor Sanromán me impuso de los terminos en que fué aceptado por el Gobno. de la República el reconocimiento que de su autoridad se hizo en esta Ciudad.

213Asi mismo con pocitiva satisfaccion que V. está animado de los mejores sentimientos y resuelto á hacer cualesquier sacrificio, por grande que sea, para afianzar la felicidad de estos pueblos; y yo, a nombre de ellos, le tributo un cincero voto de gracias; protestandole, por mi honor, que en este sentido siempre me encontrará V. dispuesto á secundar sus nobles inspiraciones.

214Con este motivo me ofrezco a las ordenes de V. repitiendome su afmo. y S. S. Q. B. S. M.

215Manuel Lozada (Rúbrica)

(arc)

216Tepic, Setbre. 5 de 1867. Señor Comandante de…………………..

217Muy señor mio. Habiendo aceptado el Gobierno de la República el reconocimiento que se hizo de su autoridad por la acta levantada en esta Ciudad el 22 de Julio ppdo., el mismo Gobierno ha nombrado al Señor Don Juan Sanroman, Gefe Politico y Comandante Militar de este Estado; y en consecuencia, hoy mismo tomará posecion de ambos mandos, y se le hará la correspondiente entrega de todas las oficinas publicas, quedando asi terminado el periodo del Gobiemo neutral que fue proclamado por voluntad de los Pueblos en lo. de Dibre. ppdo. Las autirades (sic) y empleados de esta Ciudad, que sirvieron los puestos publicos durante la neutralidad, al verse libres ya de todo compromiso, han resuelto hacer algunas demostraciones de regocijo publico única y exclusivamente por la paz que se ha logrado afianzar en beneficio de los pueblos del Estado. Estas demostraciones es muy conveniente que se repitan en todos los pueblos, haciendas y ranchos del mismo Estado; pero sin que en ellas se deje asomar ningun espiritu de partido, pues, debo advertirle muy terminantemente que si bien es cierto que hemos reconocido al nuevo Gobiemo, ha sido solamente por cumplir el compromiso que hicimos en la acta de neutralidad; mas este compromiso debe ser de una manera decente y digna cual corresponde a todo hombre de honor, sin que se entienda que se entienda que nos constituyemos partidarios del vando liberal; por que, una cosa es obedecer al Gobiemo que profesa los principios liberales, como debemos obedecerle en virtud del reconocimiento que hemos hecho, y otra cosa es pretender que se nos considere como adictos al partido que siempre hemos combatido, lo cual no debemos hacer jamas, porque esto sería una defeccion infame que nos pondría en ridículo y en el mayor desprestigio y deshonra ante uno y otro partido, y ante el mundo entero.—En este concepto, repetiré a Ud. para mayor claridad, que la festividad que debe hacerse en esta Ciudad y en todos los pueblos, solo es por la paz, por el orden, y por la prosperidad del Estado. Con este importantisimo objeto, pronto recibirá U. mis intrucciones sobre el modo y terminos en que debe continuar la fuerza de su mando, detallando, al mismo tiempo sus atribuciones.—Todo lo que digo a U. para su reconocimiento y a fin de que lo haga saber y entender a los auxiliares de su mando, esperando que me acuse recibo de la presente.

218El General Manuel Lozada

(arc)

25 de septiembre de 1867. Carta de Lozada a Sanromán

219Muy señor mío y de mi aprecio:

220La buena amistad que usted se ha servido dispensarme, me obliga a manifestarle que por fin he logrado lo que tanto deseaba desde hace mucho tiempo; es decir: tener paz y libertad para atender a mis negocios particulares. Solo estaba pendiente de mandar las instrucciones que ofrecí a los pueblos en mi carta circular [...] Este trabajo esta concluído y con él terminadas mis tareas en materia de bufete.

221Dejo, pues, la pluma para tomar el arado; mas antes de esto quiero hacer un paseo por la sierra para ver a mis amigos de alla y hoy mismo salgo para aquellos rumbos.—Mi secretario don Miguel Oseguera sale al mismo tiempo para Ahuacatlán por negocios propios y con tal motivo queda cerrado el escritorio y a su regreso se pondra al corriente, solo para mis negocios particulares.

222Queda de U. afectísimo S. S. Q. B. S. M.

223Manuel Lozada

(bnm, J.16-2553)

*

documento 14. Ley de indulto de Lozada a favor de los ladrones. Reacciones de las autoridades (julio de 1867)

224Manuel Lozada, Gral. de Division, y Gefe nato de las fuerzas de los pueblos del Estado — A los comandantes, auciliares y demas a quienes corresponda hago saber: Que de conformidad y comun acuerdo con los mismos Pueblos, se ha resuelto lo siguiente: — Art. 1o. — Quedan indultados de toda pena los reos de robo, cometidos en la comprencion de este Estado y sus complices; sea que se encuentren huyendo de la persecucion de la justicia, dentro de la misma demarcacion o que esten presos sin haber sido aun sentenciados; quedando a salvo el derecho de tercero — Art. 2o. — Los reos de robo que quieran acogerse al presente indulto lo harán precisamente dentro dé treinta dias, contados desde esta fecha; pues pasado este término no se admi tirá ninguna solicitud y todos los pueblos del Estado perseguirán activamente a los ladrones — Art. 3o. — Los reos que no estan presos, se presentarán a solicitar el indulto con el comandante del punto de su vecindad quien acompañará al solicitante a este Cuartel Gral. para que se estienda la correspondiente constancia, que le sirva de resguardo. — Art. 4o. — Los reos que se hayan presos, elevaran un ocurso, en papel comun ante el que suscribe, y siendo acreedores al indulto, con arreglo al art. 10. se dispondrá lo conveniente para que se les ponga en libertad — Art. 5o. — Los que se acojan al presente indulto, haran una protesta, por escrito, de vivir pacíficamente, dedicados al trabajo y de no dar ningun motivo de queja; así como de servir a los pueblos, en cuanto se les pueda ofrecer. — Art. 6o. — Los que se indulten y falten despues a su palabra cometiendo algun robo seran fusilados, en el acto de su aprehension. — Art. 7o. — La misma pena se le impondrá a todo el que se empeñe por alguno de los reos reincidentes en el delito de robo sea quien fuere el interesado.— Y para que lo dispuesto tenga su cumplimiento, se fijara el presente en parajes publicos de los pueblos, haciendas y ranchos del Estado.

225Es dado en San Luis de Lozada a 1o. de Julio de 1868.

226El General.—Manuel Lozada

(agn, Gobernación 1868, leg. 1313. Publicado en El País, núm.244, 14 de julio de 1868, p. 5)

Reacciones de las autoridades

227Tepic No. 137 julio Si es cierto que Manuel Lozada ha dictado algunas disposiciones sobre indulto a ladrones (s. f.).

228(agn-G-1868, Relaciones con los estados, leg. 1313)

229No. 137

230Julo. L3 135 = Sn. 2a.

231Julio 20 1868

232Dígase al Gefe político y comandante militar en Tepic que estraoficialmente sabe el Gobno. que Dn. Manuel Lozada ha dirijido una circular á los pueblos del Distrito preguntandoles su sentir sobre la conveniencia en indultar á los ladrones y espedido una disposición con el caracter en ley concediendo ese indulto.— Que informe lo que pasa sobre esto. Que como Dn. Manuel Lozada no tiene caracter alguno para legislar, que como lo que esa pretendida ley concede no es indulto, sino amnistia, y esta no la puede decretar en sus casos mas que el Congreso gral.; en el caso de ser ciertos aquellos informes que tiene el Gbno., las disposiciones del citado Lozada como malas completamente, no deben tener efecto alguno. Que cuiden de que en el Distrito no surtan efecto y que sobre todo informen á la mayor brevedad para tomar las providencias que convengan.

233(Rúbrica)

(agn, Gobernación 1313, Relaciones con los estados, Tepic)

234Sección 2a.

235Extra-oficialmente ha llegado al conocimiento del Supo. Gobo. que D., Manuel Lozada ha dirigido a los pueblos de ese Distrito, una circular preguntandoles su sentir sobre la conveniencia de indultar á los ladrones; y que ha expedido una disposición con el caracter de ley concediendo un indulto.

236Ya sea por que D. Manuel Lozada no tiene caracter alguno para legislar, y yá porque a lo que esa pretendida ley concede no es indulto sino amnistia, y esta solo puede decretarse en dos casos por el Congreso de la Union, cuidará V. de que esas disposiciones de Lozada, en caso de que sean ciertos los informes que el Supremo Gobo. tiene, no surtan ningun efecto en ese Distrito, por ser núlas absolutamente.

237Sirvase V. informar á este Ministerio y á la mayor brevedad sobre lo que haya de cierto sobre este asunto, á fin de dictar las providencias que convengan.

238J. E. R. Mejico Julio 20/868.

239C. Jefe Político

240del Distrito de Tepic.

241Sello República Mexicana.—Jefatura Política y Comandancia del Distrito Militar de Tepic

242Agto. L3 fs 135 = Sra. 2a.

243Cumpliendo con lo que me previene U. de órden del C. Presidente de la Republica en su comunicación de 20 de Julio próximo pasado, para que informe respecta á la Circular y disposicion que con caracter de Ley dio el Señor Lozada para reprimir los delitos de robo, debo decir á U.: que en efecto uno y otro documenta fué circulado, no á las Autoridades Políticas sino á los Comandantes de las fuerzas armadas que existen en los pueblos, sin mas objeto, segun los informes que tenido, que el de impedir el desarrollo de ese crímen y asegurar de una manera mas firme la tranquilidad y seguridad que disfruta en toda la comprension de este Distrito; debiendo advertir tambien segun he sido informado, de que la mente del Sr. Lozada al dictar esa medida no fué la de hacerla extensiva á los reos aprehendidos por órden de las autoridades establecidas, sinó únicamente á los que persigan los pueblos, en virtud del compromiso que tienen celebrado entre si para perseguir activamente á los ladrones, cuyo compromiso fué ratificado, previa la aprobacion de esta Gefatura al encargarme de ella en Setiembre del ano próximo pasado. [...] [Falta una pagina.]

244Al margen

245Agosto 28/68.

246Que no siendo Lozada autorizado ni teniendo caracter publico alguno no puede ejercer ninguno de esos actos, con ningun motivo, ni á pretesto de que los pueblos lo reconocen como autoridad: que esa jefatura celosa de su autoridad debe evitar estas abusos de fuerza y cuidar de que se asegure el imperio de la ley: que evite en consecuencia bajo su responsabilidad que se sigan cometiendo esos abusos y que impida que surta efecto el llamado decreto.

247(Rúbrica)

248Sección 2a.

249En respuesta á la comunicacion de V. de 19 del actual, en que manifiesta el caracter con que D. Manuel Lozada expidio las disposiciones de que hablé á V. en mi comunicacion de 20 de Julio último, el C. Presidente se ha servido acordar que se diga á V., que no estando Lozada investido con caracter alguno de autoridad, no puede ni debe ejercer ninguno de los actos que solo á ella estan encomendados por la ley; sin que baste para justificar su proceder en el presente caso, las consideraciones personales que los pueblos quieran dispensarle en lo particular; que en consecuencia, esa Jefatura, celosa de su autoridad debe evitar esos abusos y cuidar con empeño la observancia estricta de la ley, tambien evitando, bajo su responsabilidad, que de nuevo se cometan, é impidiendo que el llamado decreto que Lozada ha expedido surta los efectos que se propuso.

250Lo digo á V. para su inteligencia y esacto cumplimiento.

251Y.C.R. Méjico Agto. 28/868.

252Tepic.

253C. Jefe político del Distrito de Tepic.

*

documento 15. Carta de Lozada a los redactores de La Chispa (1868)2

Contestación a los redactores de La Chispa

254Hace algún tiempo que la prensa periodica ha dedicado un lugar preferente en sus columnas para ocuparse de la cuestion de Tepic, y por concomitancia, del personal del que suscribe; y si bien es cierto que la mayor parte de los escritores públicos que han tocado esa cuestion, lo han hecho con el noble fin de ilustrarla y colocarla en su verdadero punto de vista, no sucede otro tanto con los redactores ó sean los atizadores de la Chispa, cuyas miras no son otras que las de producir un incendio que reduzca á paveza á los pueblos que, en otro tiempo, se negaron á tolerar la inícua dominacion de los hombres que hoy los combaten y desean su esterminio.

255Desde que aparecio ese libelo infamatorio, propiamente titulado La Chispa, comenzaron los hombres que en él escriben á darse á conocer y á ponerse en evidencia.

256Un torrente de insultos, una retahila de imposturas y una cadena no interrumpida de calumnias tan groseras como gratuitas, ha sido el tema favorito en que han empleado todo su trabajo periodístico esos miserables tinterillos que en su despecho, no han podido ocultar la rabia que les consume.

257Parapetados tras del anónimo, nada han tenido que temer, y colocados en su elemento, han dado rienda suelta á sus pasiones, tan mezquinas como rastreras, prodigando á quien mejor les place todos los insultos y denuestos que han estado al alcance de su proverbial locuacidad.

258Mas por fortuna el público conoce á taies hombres y esta persuadido de sus embustes.

259Con tal confianza me habia propuesto ver con el mayor desprecio sus nauseabundas producciones; pero atendiendo á que mi silencio les ha servido de estímulo para continuar dirigiéndome sus ataques, y considerando que ellos pueden ser trascendentales, no solo á los pueblos de este Distrito que han identificado su suerte con la mía, sino á todo el resto del país, no he podido menos que decidirme á darles una contestacion perentoria, como lo hago por la presente, diciéndoles una vez por todas, que, con excepcion de la noticia que dieron respecta á indulto, mienten en cuanto han publicado con relacion á mi persona, y que no probarán ninguno de los asertos que han estampado en las columnas de la Chispa, por ser enteramente falsos é infundados.

260Soy enemigo de toda polémica: me gusta hablar poco, y no hacerlo mal de nadie; pero como luego suele decirse “Tanto le hacen al buey, que embiste, ” y aunque sea con esa repugnancia que dejo indicada, tengo necesidad de ocuparme de mis gratuitos enemigos, para que el público los conozca á fondo, para que comprenda que si me atacan lo hacen sin razon y sin justicia, para que conozca igualmente cuáles son sus miras, y para que si esos miserables atizadores de la Chispa, aun conservan algo de pudor y de vergüenza, se cubran con ambas manos el rostro y se arrojen en la hoguera que ellos mismos han encendido, si es que en ella creen purificarse de la infamia que reportan.

261Reservándome para otra vez publicar los nombres de mis antagonistas, por ahora solo los daré á conocer, refiriendo algunos de los hechos que mas caracterizan su vida pública.

262Los hombres de que me ocupo, son los mismos que, en tiempo de la dictadura del general Santa Anna, representaron el noble papel de esbirros de S. A. S., habiendo logrado, por este medio, apoderarse de la situacion del antiguo Canton de Tepic, cuyos habitantes todavia recuerdan con horror la funesta dominacion de esos malvados, que no contentos con el robo y el pillaje de los caudales públicos que derrocharon á su arbitrio; no satisfechos con la “fortuna” que adquirieron y aumentaron por medio del peculado y del contrabando que, de la manera más escandalosa, hicieron en toda la costa del Pacífico, desde S. Blas hasta Ipala, todavia tuvieron el descaro inaudito de esquilmar y estafar al pueblo, recargando los impuestos y aumentando las cuotas de las innumerables gavelas decretadas por el dictador, que ya de suyo eran tan odiosas como insoportables; y para colmo de tanta infamia hicieron mas: bajo pretestos frívolos usurparon algunas fuertes sumas de particulares entre los que figura la de 17, 000 pesos pertenecientes á la testamentaría del Sr. Fletes.

263Pero el mérito principal de esos hombres de funesta memoria y de execrable nombradía, no consiste en los hechos que someramente dejo referidos. La conducta que observaron en los ultimos tiempos de su permanencia en Tepic, es la que pone en relievè toda su maldad y perfidia.

264Engreidos, como lo estaban, con la situacion de que eran dueños y señor es y, temiendo perderla, ó que fuese menoscabada por la oposicion que encontraban en todas las clases de la sociedad Tepiquena, luego determinaron crearse prosélitos y formarse partido para nulificar, combatir y postergar á todos aquellos que no habian hecho causa comun con sus depravadas miras.

265Pronto consiguieron su objeto: en poco tiempo lograron sembrar la discordia y convertir en enemigos acérrimos á todos los pueblos del Canton, que antes habian permanecido íntimamente unidos, en la mas completa conformidad y buena inteligencia.

266Muy satisfechos deben estar esos hombres de su obra, de que dimanaron todos los trastornos acaecidos desde esa época fatal, hasta que estos pueblos, merced á sus grandes esfuerzos, lograron nulificar la perniciosa influencia de sus jurados enemigos.

267A ellos se debe la odiosidad de los partidos que crearon y fomentaron en el entonces llamado Canton de Tepic; á ellos se debe igualmente la ruina de tantas fortunas que desaparecieron en la revolucion: ellos y nada mas que ellos, son responsables de tanta sangre derramada en la vasta comprension de este Distrito; y ellos en fin, son responsables en gran parte de que el país haya sido intervenido, á consecuencia de la suspension de pagos de la deuda extranjera.

268Con lo espuesto creo haber cumplido mi propósito de dar á conocer, por sus propios hechos, á los hombres que, con tanta tenacidad, se han empenado en que se haga la guerra á los pueblos de Tepic, guiados por aquello de que “A rio revuelto ganancia de bribones”.

269Véamos cuál es el móvil de semejante conducta. Esto se comprende fácilmente. Los motivos que los antiguos dominadores del Canton de Tepic tienen para sugerir la idea de que se traiga la guerra, son los siguientes: Primero, el resentimiento que abrigan por haber sido lanzados de estos pueblos cuando ya no les fué posible soportar el malestar social en que colocaron al Canton: Segundo, porque aun suenan apoderarse de la situacion de Tepic, para hacer de las suyas, como en los tiempos pasados, en que dispusieron á su antojo de la suerte de estos pueblos; y tercero, porque tienen la conviccion de que si en la actualidad se les hace la guerra, estallará luego en toda la República, que es lo que ellos desean, bien sea con la esperanza de volver á apoderarse de esta parte del país, ó cuando menos con la de que se cambie el actual orden de cosas para figurar en los primeros puestos públicos del nuevo gobierno, sea cual fuere la forma que se adopte, en lo que no encontrarán ningun inconveniente, supuesto que poseen la facultad de trasformarse, con la mayor facilidad y destreza, segun conviene á su desmesurada ambicion.

270Para convencerse de la verdad que dejo asentada, respecto á los tránsfugas de que me ocupo, basta recordar que en menos de veinte años han sido santa-annistas, centralistas, comonforistas, federalistas, socialistas, juaristas, imperialistas, vallartistas, cuervistas, y todo lo que acaba en istas, como “pancistas,” cuya calificacion es la que exactamente conviene aplicar á los redactores de la Chispa, por carecer de credo político, segun ellos mismos lo han demostrado, aun que muy bien puede suceder que intenten negarlo, porque como unos padecen de miopismo y otros de estrabismo, no sera estrano que se espanten con su propia sombra y no quieran reconocer la caricatura ó retrato de su vida pública, tomado con toda exactitud, en el daguerrotipo político.

271Esa canalla quiere la guerra y yo la aceptaria con gusto, si al trente de las legiones destinadas á combatir viniesen todos los hombres que la promueven, y si tal hicieran, les prometo por mi honor que yo seria el primero en recibirlos; pero como los conozco demasiado y sé que no lo han de hacer, así porque á título de decentes y delicados pretenden tener el privilegio de hacer que se sacrifiquen, á su capricho, millares de hombres y millones de pesos, sin que ellos pongan nada de su bolsillo, ni se espongan á ningun peligro; esta es la razon por la que haré cuanto de mi dependa por evitar la guerra; pues aunque cuento con los elementos suficientes para emprender una revolucion, con todas las probabilidades de buen éxito, no lo haré:

272Primero: Porque sé respetar mi palabra;

273Segundo: porque yo no aspiro á ser presidente de la Republica ni miembro de su gabinete, ni diputado, ni gobernador, ni gefe de alguna division, ni administrador de una aduana, ni nada absolutamente que me pudiera proporcionar algun sueldo del erario público, que no necesito, por tener la grande satisfaccion de saber trabajar y de hacer, por este medio, que la tierra me dé los frutos indispensables para la subsistencia, sin necesidad de sacrificar la vida de mis semejantes, ni de vivir á espensas del sudor de su rostro, como lo han hecho, lo hacen ahora y lo harán siempre los patriotas redactores de la Chispa, y

274Tercero: porque he llegado á comprender que no debo contribuir á empeorar la triste condicion á que se halla reducido el pueblo, es decir, la clase menesterosa de nuestra sociedad, por la que tengo un interés positivo y las mas grandes simpatías, por haber pertenecido á ella, en mi orígen y por conocer prácticamente los sufrimientos, penalidades y privaciones de que es víctima, sin esperanza de ningun alivio; y por lo mismo, me seria muy sensible ver perecer en lucha fratricida á uno solo de mis paísanos, ya fuese de mis companeros de armas ó militando á las ordenes de mis enemigos, y poseido íntimamente de estos sentimientos vuelvo á repetir: que evitare á todo trance, la guerra, por que no quiero ni tengo voluntad en que la clase pobre, que es á la que yo llamo “pueblo,” y á la que nada le interesa ninguna cuestion política, se siga sacrificando por intereses personales, como son los que sostienen mis antagonistas.

275Dejo á los redactores de la Chispa en su noble tarea de atizar la tea de la discordia y al respetable público en posesion de los datos en que fundo mi defensa, contra los ataques que se me han dirigido, para que con conocimiento de causa rectifique su opinion y le de la justicia al que la tenga.

276San Luis de Lozada, Setiembre 17 de 1868.

277El general Manuel Lozada

*

documento 16. El general O gazón, gobernador de Jalisco, acusa a Lozada de apoyar el levantamiento del ex prefecto imperial Pantaleón Morett. Carta del ministro de Gobernación. (Septiembre-octubre de 1869)

Se le informa al presidente de la República que el levantamiento indígena es contra el Gobierno

278Con fecha 14 del pasado septiembre dice a esta Secretaría el ciudadano gobernador del estado de Jalisco:

279Por las comunicaciones oficiales y privadas que, parte en originale y parte en copias, acompano a usted, se impondrá al ciudadano Presidente de la República, por conducto de ese Ministerio, el gran incremento que han tomado los trabajos organizados en Tepic con el objeto de provocar un levantamiento general de la clase indígena contra el gobierno de la nación.

280Desde que aparecieron las circulares de Lozada y Nava en que se mandaba la ocupacion violenta de todos los terrenos a que los indí genas de aquel canton se consideraran con derechos, la idea de pedir protection al primero con objeto de recobrar, en iguales términos, sus pretendidas propiedades tomo importancia y prestigio entre los indígenas de los demás cantones de Jalisco; a fin de realizarla enviaron desde luego secretamente varias comisiones de distintos pueblos de Tepic, las cuales fueron despachadas en via de arreglo, trayendo grandes promesas que partían de la base de una previa insurrection combinada de tal modo por los solicitantes, según las instrucciones que se les dieron, que su movimiento tendría el carácter de espontáneo e independiente en su principio de la cuestión de Tepic, aunque en realidad sería apoyado por Lozada y por la gente de que dispone.

281Envióse en consecuencia al estado de mi mando al titulado general Morett para que poniéndose a la cabeza de algunas gavillas formara el núcleo de ese movimiento y entrasen inteligencias con las fuerzas dispuestas en esta capital a conspirar contra el gobierno, para que a la vez se minase a la fuerza liberal que la guarnece y se introdujese en ella la desmoralizacion y la desconfianza.

282Sorprendidos los primeros trabajos de conspiración y disueltas las gavillas que se agruparon en torno de Morett, gracias a la actividad de las autoridades y gendarmerías del estado, no desmayaron, sin embargo, los transtornadores del orden: siguieron en su criminal empresa. La comunicacion entre Lozada y los principales indios de Jalisco ha continuado; nuevos manejos para alterar en esta capital el público han sido descubiertos, como lo sabe ya el ministro de la Guerra, y el cabecilla que acabo de mencionar sigue recorriendo las haciendas, rancherías y barrancas, levantando gente, recogiendo armas o caballos, imponiendo préstamos forzosos y circulando con profusión ejemplares la proclama y el plan político que verá usted insertos en el adjunto número del periodico oficial de este estado.

283Si el movimiento de este individuo fuera aislado, si no fuera como es, el principio de la obra de sublevacion general concebida en Tepic y dirigida desde allí, no ocuparía yo la atención del ciudadano Presidente con un suceso cuyas consecuencias nunca podrían ser importantes, ni necesitaría el gobierno de mi cargo de la cooperación y auxilio de la fuerza federal para perseguir con éxito seguro a los revoltosos. El golpe que a su aparicion recibieron, demuestra que no ha habido inaction ni impotencia de parte del estado para contener sus avances. La persecución no cesa, y no dudo poder pronto comunicar a usted noticias favorables respecto de ellos, pero abrigando, como abrigo, la plena y absoluta conviction de que el levantamiento de Morett, protegido como esta por sus complices de Tepic, no debe estimarse más que como el primer síntoma del desorden que en grande escala se prepara, y acaso como la senal del trastomo que nos amenaza, he creído de mi deber dirigirme al coronel en jefe de la brigada mixta a fin de ponerme de acuerdo con él sobre las providencias que sea oportuno dictar para prevenir males cuyas proporciones no es difícil prever; y aunque lo he hallado dispuesto, como siempre, a secundar y apoyar todos los esfuerzos de este gobierno para mantener la paz y seguridad del estado, se ve, según me ha dicho, en la precisión de no emprender de propia autoridad una formai campaña, que daría por resultado la distraction de parte de la guarnición de esta plaza en operaciones que podrían alejarla de ella hasta más alla de los limites del territorio a que se extiende la action de este gobierno; puesto que los sublevados irían a refugiarse y a rehacerse en Tepic, una vez arrojados del territorio de mi mando.

284Colocándose el referido jefe en este supuesto, considera que su primer deber es cuidar de la absoluta seguridad de esta plaza, entre tanto que el gobierno general dicte las disposiciones que crea convenientes, y en consecuencia, me ha ofrecido que sólo dispondrá que sean cubiertos con tropas de la brigada algunos puntos de destacamento inmediatos a esta ciudad con objeto de que puedan abandonarlos las gendarmerías para reforzar a las que persiguen a Morett.

285Desde un principio he venido estudiando con especial atencion todos los incidentes de los asuntos de Tepic y recogiendo cuantos datos pudieran conducirme a formarme un juicio exacto de su verdadera naturaleza y establecida así lentamente la opinion del gobierno de Jalisco sobre este particular, no es el fruto de las impresiones del momento, ni la creación imaginaria de una alarma infundada.

286Cábeme la satisfacción de haber estado instruyendo constantemente el gobierno general de todos sus incidentes, asi como de las apreciaciones imparciales que de ellos ha hecho el de mi cargo. El ciudadano Presidente sabe muy bien que en las disposiciones de Lozada sobre terrenos he visto un acto de abierta rebelion, que necesitaba ser reprimido de una manera enérgica, pública y solemne, a riesgo de que la bandera levantada allí contra la propiedad y contra la àutoridad de toda ley y de todo gobierno que no fuere el capricho del antiguo caudillo de los de Álica, viniera a ser, de todo modo, más tarde o más temprano, la senal de una guerra de castas cuyo anejo pensamiento no ha cesado de germinar sordamente en Jalisco y en varios estados de la República, nutrido sin cesar por las continuas y odiosas contiendas sobre propiedad entre los indios y los hacendados.

287Tanto lo expuesto a grandes rasgos en esta nota, como el contenido de los documentos que incluyo, no dejará ya ninguna duda al ciudadano Presidente sobre la realidad del hecho de que en esa guerra se piensa y se trabaja sin descanso, y de que los importantes elementos que para ella existen y a los cuales hasta hoy no había faltado más que organización, se están uniendo y fortificando bajo la direction inteligente y activa de un jefe de gran prestigio entre los indios. En cuanto a mis temores y previsiones sobre las comunicaciones de estos trabajos creo que ellos no van más alla de una muy logica probabilidad. El deseo de no verlos realizados ni en la más pequena parte, es lo que me obliga ahora a poner al tanto al supremo magistrado de la nación de todos los últimos sucesos. Su alto juicio será, a no dudarlo, más acertado que el mío, y las medidas que adopte podrán impedir las grandes complicaciones que se anuncian, y que si no ha surgido ya ni llegan a surgir, no será, créalo usted, señor ministro, por falta de voluntad en los enemigos de nuestras instituciones que hoy son abrigados y favorecidos descaradamente por Lozada. Durante el curso de este grave negocio, he querido muchas veces persuadirme a mi mismo de que el carácter que siempre le he atribuido, se revestía a mis ojos de exageradas formas, a la falsa luz de un celo excesivo por la conservation de la paz pública. Pero degraciadamente los hechos se han encargado de venir justificando día por día y paso por paso, la exactitud de mis temores.

288Si la marcha que en realidad llevan las cosas o bien las cosas medidas que me es posible dictar en la orbita de mis atribuciones y posibilidades, nos dieran en breve la certidumbre de que el peligro no es serio ni inminente, sentiré solo el haber producido impresiones desagradables en el ánimo del jefe supremo de la Republica, pero esta pena me será siempre compensada. Dígnese usted ciudadano ministro, dar cuenta con esta nota al ciudadano Presidente. Independencia y Libertad. 14 de septiembre de 1869.

289General Pedro Ogazón

(ahdn, XI/481.4/9784)

2901 de octubre de 1869, Mexico. El ministro Iglesias escribe al Jefe Político de Tepic que en los oficios de 24 de julio, 23 de agosto y 7 de septiembre se le pidió que “impidiera el despojo de terrenos que por la fuerza pretendían hacer a los particulares los pueblos de su demarcación”. Iglesias pide información sobre el asunto y concluye “Por informes fidedignos que el Superior Gobierno tiene, sabe que Don Manuel Lozada no se mezclará en ninguna azonada para trastornar o alterar el orden y la paz pública.”

(ahj, G-9-869 jal 55)

*

documento 17. Convocatoria lanzada por Lozada para la reunión anual del 15 de enero

Circular de Lozada

291Llamamos fuertemente la atención de nuestros lectores sobre la que insertamos á continuacion, pues este documento, que no necesita comentarios, á no existir mayores pruebas, bastaria para patentizar que en el Canton de Tepic no impera mas ley que el capricho de aquel autócrata.

292“San Luis de Lozada, Noviembre 22 de 1869.—Un asunto de la mayor gravedad é importancia para el bien y felicidad comun de los habitantes de este Estado, me ha obligado á tomar la pluma en esta vez, y al ponerlo en conocimiento de vd., le recomiendo fije en él toda su atencion.

293Ya vd. sabe que me encuentro separado temporalmente de la direccion política y militar que me fué conferida hace muchos años, y debe saber tambien que esa separacion fué motivada en que yo necesitaba tener algun descanso para atender á mis negocios particulares.

294Esto supuesto, fácilmente se deja comprender que durante mi separacion, no soy responsable de los actos de mi sucesor, si sus consecuencias dan un mal resultado; pero ni tampoco deberé tener participio en la estimacion que se haga de sus buenos servicios.

295Partiendo de este principio, tal vez se ha creido, y con razon, que yo solo me he ocupado de mis negocios propios, permaneciendo indiferente á la marcha de los negocios públicos, en lo que tienen relacion con el bien ó malestar de los habitantes del Estado, lo cual no es exacto; y como prueba de ello, debo manifestarle, que si me separé de mi encargo, no fué precisamente por atender á mi interés particular ni tampoco por disfrutar descanso: no lo primero, porque mis negocios son tan pocos y de tan fácil administracion, que no exijen una dedicacion completa y esclusiva; no lo segundo, en razon de que comprendo muy bien, que los hombres que como yo llegan á aceptar la noble mision de acaudillar y dirigir á un pueblo, no se pertenecen á si mismos, ni les es permitido tomar descanso. Otros, pues, fueron en realidad los motivos que me obligaron á separarme aparentemente á la vida privada; y si entonces no los manifesté, fué porque consideré absolutamente necesario reservarlos; mas hoy creo que es indispensable darles publicidad, cumpliendo lo que ofrecí en mi carta circular, en la que hice presente que entregaba el mando al señor coronel D. Domingo Nava, por motivos que á su debido tiempo se sabrian: ese tiempo ha llegado, y yo debo cumplir el compromiso en que esta mi palabra empeñada.

296Es el caso, que habiendo llegado á mi conocimiento, que el Sr. Nava censuraba algunos de mis actos, y que otros de nuestros companeros manifestaban la misma inconformidad, en lugar de entrar en esplicaciones con ellos, que justificaran mi conducta, porque tal vez se podrian calificar de apasionadas, quise preferir el medio de quitar todo pretesto de discordia, y el único que encontre, fué entregar el mando al que aparecia como gefe de oposicion, colocándole así en aptitud de satisfacer sus deseos; pero una vez que se encontre en mi lugar, siguio por de pronto el camino que yo le dejé trazado, ya fuese por deferencia, ó conociendo quizá, que su posicion le exijia obrar de distinta manera: lo cierto es que la discordia que comenzó á aparecer quedó terminada en su orígen, y mi conducta justificada, supuesto que no se hizo ninguna alteracion en los efectos que produjeron mis actos censurados.

297Hé aquí el verdadero motivo de mi separación que, como dije antes, fué aparente, porque si bien es cierto que dejé el mando de general en gefe, fué para constituirme en centinela avanzado de los pueblos, cuyo bienestar ha sido mi única consigna, de la que he procurado cuidar estricta y religiosamente.

298Los afanes y desvelos empleados en el buen desempeño del puesto en que yo mismo quise colocarme, me han hecho conocer que existe un grave peligro que me obliga á dar la voz de “Alerta, como lo hago por la presente, no para que los pueblos se alarmen, porque no hay ninguna invasion que rechazar, ni enemigo á quien combatir con las armas, sino para que, conociendo el mal que les amenaza, que es de una naturaleza muy diversa, se tomen las medidas convenientes y oportunas para prevenirlo y evitarlo.

299Ese peligro consiste en la discordia y desunion que se ha introducido entre nuestros mismos companeros de armas; y aunque á primera vista no infunde ningun temor á los que solo ven las cosas de presente, sin atender al porvenir; yo opino y juzgo de distinta manera: en mi concepto, ese mal es grave, gravísimo y de fatales consecuencias para los pueblos que deben fijar en él toda su atencion para hacerlo desaparecer de su orígen.

300Que el mal existe, es cosa que nadie puede poner en duda, porque desgraciadamente se ve, se palpa y se resiente la enemistad, odio y mala voluntad que se tienen entre si, muchos de los que han militado bajo mis ordenes; que ese mismo mal es grave en si y por sus fatales consecuencias, es lo que á mi me toca demostrar, y lo haré en pocas palabras.

301Para convencerse de las verdades que dejo sentadas, basta tener presente, que si una familia puede defenderse y sostenerse contra sus enemigos, permaneciendo íntimamente unida, no sucede lo mismo, desde el momento en que entre esa misma familia se introduce alguna division, pues esta engendrada la discordia, su consecuencia es el odio, luego sobrevienen los agravios, estos ocasionan las venganzas, y en último resultado, viene la traicion, la infamia y la disolucion de aquella familia que perece víctima de una inconsecuencia que fácil mente se habria allanado en su principio; y lo que es aplicable al hogar doméstico puede serlo tambien á un pueblo, á un Estado y á una nacion entera. En apoyo de esta misma verdad, séame permitido citar aquella sentencia infalible de testas sagrados que dice... “Todo reino dividido en partidos contrarios, camina á su ruina:” ya se deja comprender que, por razon inversa, lo que es aplicable á un reino, puede aplicarse á un Estado, á un pueblo y á una pequena sociedad; y por eso hemos visto que los enemigos de la humanidad han adoptado un principio tan disolvente como anárquico, que dice: “Divide y triunfa, ” mientras que los que aman la paz y la concordia, han sancionado que la union dá la fuerza y todo pueblo unido es invencible.

302Ahora bien; si conocemos que el mal existe y comprendemos que sus consecuencias han de ser fatales, ¿por que no procuramos remediarlo é impedirlo? Si en mi mano estuviera lo haria á Costa de cualesquier sacrificio por grande que fuese; pero como esta no depende de mi, sino de la voluntad de todos los pueblos, haciendas y ranchos que se hallan unidos por la alianza que tienen celebrada entre si, yo cumplo con dirigirme á ellos dándolos cuenta de lo que pasa, y exitándolos á nombre de lo que hay mas santo y mas sagrado, á fin de que si lo tienen á bien, tomen en consideracion mis indicaciones que paso á consignar, en los puntos siguientes:

3031o. Que todos los auxiliares, dependientes de este cuartel general, se reunan el día 15 de Enero de 1870 en el lugar que ellos mismos designen de antemano, con el fin de renovar el pacto de amistad, union, fraternidad y buena inteligencia que tienen celebrado, debiendo concurrir no solamente los comandantes, gefes, oficiales y auxiliares de cada pueblo ó cuartel, sino tambien la mayor parte de sus respectivas familias, para que lo que se trate y resuelva en esa grande asamblea, se trasmita de padres á hijos, y se guarde, cumpla y observe en todo tiempo.

3042o. Que todos los que tengan una enemistad á cualquier motivo de queja, lo manifiesten á la junta, entrando en francas y leales esplicaciones, para que esta, obrando con la mayor prudencia, les haga aceptar una equitativa y amigable composicion si se versan algunos intereses de por medio; y si solo es por agravios personales, para que la misma junta resuelva los medios de allanarlos, quedando los interesados con la obligacion en uno y otro caso de perdonarse mutuamente sus faltas, y tenderse una mano de amigos; menos en aquellos casos en que la dignidad del hombre exija lo contrario, pues enfonces solo protestarán no hacerse justicia por sí mismos, y los pueblos, haciendas y ranchos quedarán responsables de que cada uno de los suyos cumpla lo pactado y convenido en la junta.

3053o. Que se acuerde la medida que se juzgue más conveniente para evitar la embriaguez, atendiendo que la experiencia ha demostrado que este vicio es el que ocasiona la mayor parte de las desgracias que afligen a la humanidad.

3064o. Que se proteste nuevamente perseguir sin tregua ni descanso á los ladrones, reglamentando el modo mas activo y eficaz de poderlo hacer efectiva toda seguridad en los caminos y poblaciones, lo que se conseguirá fácilmente si todos procuramos cumplir este compromiso, porque los malhechores son muy pocos comparativamente con los hombres de bien, y no es posible creer que estos se dejen dominar de aquellos; y para que todos y cada uno de los comprometidos, se decida á obrar con el mayor empeno y eficacia sobre el particular, deberán tener presente que si bien es cierto que por de pronto tienen que desatender á sus negocios para ocuparse de la persecucion indicada; pero tambien es verdad que una vez que se consiga purgar nuestra sociedad de malechores, todos tendremos paz y descanso, supuesto que ni habrá á quien perseguir ni reos que cuidar en las cárceles, ni molestias para las autoridades; y las atenciones de estas, así como de los pueblos, haciendas y ranchos, solo quedarán reducidas á vigilar y fiscalizar á los que vienen de fuera, para que si se les observa mala conducta, se les lance fuera del Estado antes de que cometan algunos males.

3075o. Que de acuerdo lo conveniente para fomentar el trabajo, comprometiéndose los pueblos, haciendas y ranchos, á perseguir a los vagos y mal entretenidos, para obligarlos á trabajar y adquirir legalmente la subsistencia.

3086o. Que los citados pueblos, haciendas y ranchos, se comprometan á hacer que en todos ellos se establezcan escuelas de primeras letras con buenos preceptos, suficientemente dotados para la ensenanza primaria, teniendo presente que de ella dependen el porvenir, adèlanto y progreso de los mismos pueblos.

3097o. Que la junta haga compromiso solemne de dar proteccion, amparo y garantías á las familias huérfanas, ya sea que sus padres fallezcan ó hayan fallecido en campaña ó en el hogar doméstico, sean quienes fueren, amigos ó enemigos, de tal suerte que no solo se respeten sus intereses en tiempo de paz, sino tambien en tiempo de guerra, no ocupándolos de ninguna manera por via de carga concegil, sino al contrario, teniendo cuidado de ellos para su seguridad, aumento y conservacion, para que de esta manera desaparezca de entre nosotros el detestable abuso de oprimir a los débiles y desvalidos que deben estar amparados, protegidos y garantizados en sus personas é intereses por la voluntad justiciera de estos pueblos.

3108o. Que los propios pueblos, haciendas y ranchos, se comprometan igual y solemnemente, á no permitir que entre sus moradores se susciten rencillas ó discordias por ningun motivo, interviniendo en ellas luego que tengan noticia de su existencia, con el fin de allanarlas, para lo que emplearán todos las medidas conciliatorias que les sugiera su prudencia y buen juicio, debiendo castigar severamente al que rehusare sujetarse á la discusion amigable que se le proponga, lo mismo que á todos los díscolos que con el fin de introducir la anar quía y la discordia, se ocupen, por escrito ó de palabra, de criticar los actos de las autoridades y de los pueblos, haciendas y ranchos del Estado.

3119o. Que los repetidos pueblos, haciendas y ranchos, usando del derecho de su propia conservacion, se cuiden mutuamente los unos á los otros, estando siempre listos, preparados y dispuestos á impedir todo atentado, sea de la clase que fuese, y sea quien fuere el que intente cometerlo.

31210o. Que hagan un firme é invariable propósito, de permanecer unidos, no como una familia de hermanos cuya puerilidad hace que á cada paso se disgusten y se dividan por intereses de poca monta, sino como una gran familia de amigos fieles y compañeros leales, entre quienes no puede tener cabida la mas leve decepción, ni mucho menos la intriga, la falsedad ni la infame traicion.

313Estos son los puntos que he creido de mi deber sujetar á la deliberacion y resolucion de los pueblos, como el antídoto mas eficaz contra la discordia doméstica que ha comenzado á introducirse entre nosotros, y cuyo mal es mas temible que la misma guerra, porque una invasion á mano armada aparece franca y descarada y pone en alarma á los pueblos para que sus moradores empleen todos los medios de defensa de que pueden disponer, mientras que la discordia y la anarquía es un enemigo oculto que se introduce insensiblemente y ataca con alevosía y ventaja, convirtiendo á los amigos en contrarios, y sembrando por todas partes la desolacion y la muerte.

314Todo lo que digo á vd. para su conocimiento, suplicándole lo haga saber á los auxiliares de su mando, á fin de que, si mis indicaciones merecen tomarse en consideracion, procedan desde luego á discutir todos y cada uno de los puntos propuestos, con el objeto de que en la junta general que debe celebrarse el 15 de Enero próximo, puedan resolver lo que les convenga sobre su contenido; en la inteligencia de que, siendo de la mayor gravedad é importancia las cuestiones que van á tratarse y resolverse, como que de ellas depende el bien ó el malestar futuro de todos los habitantes del Estado, se necesita que en todos y cada uno de los pueblos, haciendas y ranchos del mismo Estado, se reunan en junta, no solo los auxiliares de cada cuartel, sino tambien sus respectivas familias, todos los dias domingos que caen el 28 de este mes, el 5, 12, 19 y 26 de Diciembre, y el 2 y 10 de Enero, para que en las siete juntas que se hagan, se examinen y se discutan atenta y detenidamente los puntos que someto á su deliberacion, recomendándole a vd. muy encarecidamente, que no omita hacer que todas las familias del cuartel de su mando, concurran á estas juntas, y que se tome el mayor empeño en hacerles comprender los negocios que se tienen que ventilar, así como su gravedad é importancia, no solo para que tomen parte en la discusion. sino para que resuelvan lo que les convenga y para que le den sus instrucciones, tanto á vd. como á los auxiliares que deben acompanarle á la junta general, á la que solo deberán concurrir las familias que gusten hacerlo voluntaria y buenamente, y por eso se necesita que á las juntas particulares de cada cuartel concurran todas las familias, para que allí dén su opinion sobre los puntos propuestos, y para que propongan de por si todo lo mas que les convenga, sirviéndole á vd. de gobierno que los pueblos, haciendas y ranchos, tienen que acordar entre ellos mismos cuál ha de ser el lugar en que se ha de reunir la junta general el 15 de Enero, esperando me lo comunique para mi gobierno y que me acuse recibo de la presente.

315El general Manuel Lozada

(El País, IX-954, 18 de diciembre de 1869, pp.2-3)

3. El éxito trae problemas

*

documento 18. Carta-circular de Lozada con motivo de la muerte de Carlos Rivas (1870)

316San Luis, Diciembre 20 de 1870=

317Sr. Comandante= Muy Sr. mio:= Con el mas grande sentimiento pongo en conocimiento de U., que la noche del 16 del corriente ha fallecido en Tepic mi anciano amigo y Companero el Sr. General Don Carlos Rivas, despues de una larga y penosa enfermedad.= La muerte del Sr. Rivas es una pérdida irreparable para los pueblos del Estado, si se atiende á que la buena situacion que estos guardan actualmente se le debe en gran parte á aquel Señor, porque cuando se vieron obligados á sublevarse por no poder soportar la tirania de sus mandatarios y cuando por esta circunstancia la de no haber adoptado ningun plan político, quedaron aislados y atenidos á sus propios recursos, sin que nadie quisiera prestarles ninguna proteccion; entonces el Sr. Rivas conociendo la justicia que les asistia, no tuvo inconveniente en declararse su protector y Amigo, aceptando despues encargo de Apoderado General de los pueblos, el cual desempeño fielmente hasta el fin de sus días, y aunque los mismos pueblos han creido que á mi se me debe exclusivamente el reconocimiento de haberse separado de la posicion falsa en que se quedaron al sublevarse, yo debo confesar en obsequio de la verdad y de la justicia, que si adopté un principio politico como Jefe de las fuerzas de los pueblos, no fué porque yo llegara á concebir esa idea; sino por que el Sr. Rivas me la sugirio por medio de sus sanos consejos, los que llego á persuadirme que la fuerza de las armas solo habia de emplearse como complemento de la justicia; y por un largo periodo yo no hise otra cosa que ejecutar las instrucciones del Sr. Rivas, de manera q. á el se debe que estos pueblos hayan entrado en la senda del órden, de la moralidad y organisacion que tienen actualmente, con lo que han logrado hacer valer sus legitimos derechos pues aunque hace algun tiempo que el Sr. Rivas dejo de influir en mi para la direccion de los pueblos, mas esto fué cuando ya el comprendio que yo habia adquirido los conocimientos necesarios para ello habiendo estado siempre dispuesto á prestarme su cooperación y ayuda en todo aquello que yo le pedí; y por lo mismo repito, q. su perdida es irreparable y la gratitud nos obliga á honrar sus cenisas y pedir á Dios por su eterno descanso.

318Por lo espuesto comprenderá U. que real y verdaderamente la dirección de estos pueblos desde el año de 1857 hasta la época presente solo ha estado encomendada al Sr. Rivas y á mi y que habiendo faltado el primero y debiendo yo correr la misma suerte se hace muy necesario que los principales jefes de los pueblos fijen toda su aten ción sobre el modo y términos en que han sido dirigidos y gobernados, para que cuando yo fallesca encuentren entre ellos mismos quien pueda sutituirme para que sirviendoles de centro de union evite la discordia y la anarquia y les ande conduciendo por el camino de su bienestar y felicidad, teniendo muy presente que si entre sus mismos companeros de armas no se encuentra alguno que tenga verdadero interes por los pueblos, mucho menos podra encontrarse entre otra clase de personas como ya lo mostrado la experiencia, pues á todos los pueblos les consta el mal resultado que ha dado el nombramiento que hicieron en Don Manuel Ma. Gonzalez para apoderado de los mismos, siendo así que si se le nombró fué por que se llego á creer que procuraria corresponder á la confianza que en el se deposito, supuesto que no cesaba de hacer alarde de su adhesion á los repetidos pueblos; y por tanto conviene que estos no se dején alucinar en lo suscrito por las promesas que se les hagan por personas cuyos intereses no esten ligados á los suyos, y que solo confirme la direccion de sus negocios á sus antiguos Jefes.= Todo lo que digo á U. para que lo haga saber á los auxiliares de su mando, exitandolos para que manden aplicar algunos sufragios por el derecho eterno del hombre benéfico cuya dicha deploramos.= Soy de U. S.S.G.B.L.M.= (firmado) Manuel Lozada.

(arc)

319Posiblemente, la última participación política de Carlos Rivas haya sido la rédacción de una larga proclama intitulada: “Los pueblos del Estado de Nayarit, a la raza indígena y demás individuos que constituyen la clase menesterosa del pueblo mejicano”. San Luis de Lozada, 16 de septiembre 1870, folleto de 25 pp. Este folleto fue reeditado en 1983 por Mario Aldana Rendón, en La rebelión agraria de Manuel Lozada, 1873, sep 80, pp. 181-209.

*

documento 19. Testamento político de Lozada (25 de octubre de 1871)

320El general Manuel Lozada a los indígenas de este pueblo

321Mis amigos:

322Hace algún tiempo que mis enfermedades crónicas se vienen agravando cada día más y más; pero sin embargo, mi naturaleza había logrado resistirlas y por un grande esfuerzo de voluntad he podído permanecer y disimular mis padecimientos; más hoy ya no es posible hacerlo.

323Está decretado que el hombre debe morir tarde o temprano y la gravedad en que me encuentro de tres días a esta parte me bace comprender que mi última hora se acerca.

324En momentos tan solemnes fuerza es ocuparme del porvenir de mi familia y del de este Pueblo en que vi la primera luz, para dedicar mis ültimos instantes esclusivamente a Dios. Esta es la razon de que os dirija estas letras que tal vez serán las últimas, y por lo mismo deseo y suplico que se reciban, guarden y observen en todo tiempo, como el Testamento que un padre de familia deja a sus queridos hijos.

325No es exagerada la comparación: he sido vuestro amigo, vuestro companero y vuestro Gefe y la fidelidad y consecuencia con que he procurado obrar siempre, me llegó a granjear el título de “Padre del Pueblo” con que más de una vez me habeis honrado.

326Cumplo pues con un deber sagrado el mandaros la presente, considerando que estoy en visperas de separarme para siempre de vosotros y no dudo que la memoria de un fiel amigo, de un leal compañero y de un consecuente Gefe, hará que atendáis mis últimas súplicas y consejos, que ni son penosos ni complicados, pues solo se reducen a lo siguiente:

3271o. Que rogueis a Dios por el eterno descanso de mi alma.

3282o. Que tomeis a mi familia bajo vuestra protection.

3293o. Que permanescáis unidos entre si y con los demás pueblos, observando fielmente el pacto celebrado el 15 de enéro de 1870.

330Esto es lo único que deseo y ecsijo de vosotros, esperando confiado que me lo concederéis y con esta conviction pasaré tranquilo a la tumba.

331Réstame manifestaros que estoy sumamente agradecido de vosotros por tantas pruebas que me habéis dado de vuestra consideración y confianza, y la unica recompensa que puedo ofreceros es que [Dios] derrame sus bendiciones sobre vosotros para que seais felices y venturosos para siempre.

332Dios podrá alargar mi existencia si es de su Divino agrado, pero como la gravedad en que me encuentro me inclina a creer que se acerca el fin de mis días, antes de verme privado del uso de la razon, quiero tener el triste consuelo de despedirme de vosotros como lo hago de la manera más cordial y afectuosa dirijiendo a todos y cada uno un fuerte brazo y el último. A Dios de vuestro amigo y compañero.

333San Luis Octe. 25/871.—Manl. Lozada.—Rúbrica

(arc)

*

documento 20. Lozada propone a la junta del 15 de enero de 1872 no participar en la guerra de Díaz contra Juárez

334El Gral. Manuel Lozada, a los Jefes, oficiales y soldados que forman la presente junta

335Señores:

336Esta es la tercera vez que los pueblos del Estado se reunen con el fin de nombrar la persona que debe representarlas y dirigirlas en sus negocios privados, durante el período que comienza el proximo mes de junio y termina en fin de mayo de 1873, y con tal motivo felicito a los mismos pueblos, tanto por la paz que disfrutan, como por su acatamiento al pacto de union y alianza que ratificaron el 15 de enero de 1870.

337Hoy, como entonces, se debe proponer todo cuanto sea conducente al bien general del Estado, aprovechando las lecciones de la experiencia, y no dudo que cada uno de los jefes que están presentes se ocupará de hacerlo así, procurando favorecer los intereses que le están encomendados, para que, con conocimiento de las necesidades particulares de cada pueblo, se acuerden por la junta las medidas que basten a remediarlas.

338Tal es nuestro deber, y yo me apresuro a cumplir con él, en la parte que me toca, para demostrar mi respeto a nuestros compromisos, asi como mi constante adhesion a estos pueblos, y me sera satisfactorio que mi ejemplo sea imitado por mis antiguos y leales compañeros.

339Para fundar mi opinión sobre la conducta que, en mi concepto, deben seguir los pueblos en las presentes circunstancias, séame permitido darles a conocer la situation que guarda la República. El estado en que ésta se encuentra no puede ser más deplorable: baste decir que entronizada, hace algún tiempo, la más funesta anarquía, hoy se halla el país en plena revolución.

340Cuando ésta comenzo a manifestarse, el éxito para nadie lue dudoso; pues atendiendo a que los recursos del gobierno eran superiores, en todos sentidos, a los de sus adversarios, desde luego se pudo asegurar que el triunfo quedaría por parte de aquél; mas a la vez no sucede lo mismo porque la oposicion vencida en San Luis Potosí, en Zacatecas, en Lo de Ovejo, en Tampico, en Sinaloa, en la Ciudadela y otros puntos, ha conocido que nada podía adelantar en el estado de aislamiento en que habia permanecido por falta de un centro de unidad, y se apresuro a buscarlo, y desde el momento en que el Gral. don Porfirio Díaz se ha puesto al trente de la revolucion, las cosas han cambiado completamente, porque el prestigio que tiene el nuevo caudillo en el ejército y en el partido liberal, que es el mismo que se ha dividido en partidos contrarios, de los que uno sostiene al gobierno y el otro pretende derrocarlo; ese prestigio, digo, ha venido a contrarrestar o equilibrar los elementos del poder, y hoy puede decirse que el gobierno del Sr. Juárez y la oposición representada por el Sr. Diaz o por el Sr. Lerdo de Tejada se encuentran trente a trente y con iguales recursos para combatir como de potencia a potencia.

341Esto supuesto ¿Se puede prever quién obtendrá la Victoria? Yo entiendo que no, porque los azares de la guerra son incalculables y cuando los recursos de los contendientes son iguales y ambos pueden disponer de vidas y haciendas como lo están haciendo a su arbitrio, nadie podrá aventurarse a emitir un fallo favorable a unos u otros sin incurrir en una reprensible jactancia, tan apasionada como desprovista de todo fundamento; así es que lo único que se puede asegurar, atendido el carácter peculiar de los beligerantes, es que cada derrota que se sufra por una u otra parte no hará más que aumentar el fuego de la revolución.

342Siendo tan dudoso el éxito de la guerra, es muy natural que se quiera saber de parte de quién esta la justicia. A esto me ocurre decir que en toda cuestión que se somete a la decision de la fuerza de las armas, es por demás averiguar el derecho que a cada cual le asiste en ella; pero sin embargo, no me parece inoportuna tal pre tensión, porque muchas veces suele suceder que la suèrte favorece a la justicia, o cuando menos que el que sostiene una causa justa lo hace con la seguridad de obtener el triunfo y con esa fe ciega que ni calcula las dificultades que tiene que vencer, ni mide las consecuencias que tiene que sufrir, sino que, haciendo esfuerzos supremos, consigue su objeto.

343Sentado este precedente se me podrá decir que con él no he conseguido más que aumentar el deseo que se tiene de saber de parte de quién está la justicia, pero no resolver esta pregunta. Es verdad y siento no poder dar una respuesta categórica, porque no estando versado en la ciencia política, ni conociendo el derecho constitucional, no me es posible resolver una cuestión tan difícil y que tanto preocu pó al Congreso Nacional en su último período de sesiones, sin que hubiera conseguido darle una solución conciliatoria que hubiese desarmado a la oposición, sino que por el contrario, la hizo lanzarse a la revolucion en toda forma.

344Hecha esta explicación no tendré inconveniente en emitir mi opinion privada sobre el particular, y lo haré ateniéndome solo a lo que me dicta el sentido común y la razón natural.

345Los hombres públicos que se han ensenoreado en el poder dicen que el gobierno establecido conforme a la Constitución politica vigente, es legítimo, y que por lo mismo no puede ser desconocido ni atacado a mano armada, y bajo este supuesto sostienen que la justicia está de su parte y en su derecho para atacar a la oposición que lo combate.

346La oposición, por su parte, alega: que el gobierno se ha constituido en tirano, abusando del poder que se le confirió; que ha falseado el sufragio popular, y en suma, que ha desmerecido la confianza pública por haber hollado la Constitución vigente y que, por motivos tan poderosos, se ha visto obligada a usar del sagrado derecho de insurrección, como el único recurso a que puede legalmente apelar un pueblo oprimido por la tiranía de sus mandatarios.

347A esto replican los defensores del gobierno que ni hay tiranía ni se ha falseado el voto popular en las elecciones, ni se ha dado ningun otro motivo de queja bastante para que se pretenda derrocar a la actual administración, y con estos fundamentos sostienen que la oposición carece de toda justicia para rebelarse contra el gobierno, y que lo único que la mueve es la ambition de mando y la codicia de los puestos públicos lucrativos; añadiendo, por último, que habiendo sido vencido en el terreno legal, es decir, en las elecciones, en la prensa y en la tribuna parlamentaria, que es en donde únicamente pudo hacer valer sus miras, hoy comete un crimen al enarbolar el estandarte de la rebelión, en lugar de sujetarse a los héchos consumados como se practica en los Estados Unidos del Norte.

348Planteada así la cuestión, a primera vista no cabe duda que admitiendo la oposicion tácitamente la legitimidad del gobierno, la justicia esta de parte de éste, supuesto que pudo salir triunfante en la lucha electoral y fue declarado legítimamente constituido por la asamblea nacional, pero esa legitimidad, tan decantada, es bien ficticia y controvertible, y si el partido de la oposicion ha tenido repugnancia en declararlo asi, limitándose a exponer que el gobierno ha desmerecido la confianza pública, yo que no me encuentro ligado con ningún compromiso ante los partidos, y que no se me podrá tachar de inconsecuencia porque digo la verdad, no tengo embarazo en repetir que el gobierno carece de la legitimidad que se le supone; no precisamente por la falta de ella en su última elección, sino por otras causas mucho más poderosas, y son estas:

349Primera. La bastardía de su origen, por ser emanado de la Revolution de Ayutla que derrocó a un gobierno, bueno o malo, pero que estaba establecido, considerado y reconocido como gobierno legítimo de la Nation, sin que se pueda alegar para justificarle que la causa que se proclamé fue la más justa y más santa y que esa revolución fue verdaderamente nacional, porque lo mismo han dicho todos los autores de asonadas, desde la Independencia hasta la época presente, y solo la revolucion que no ha triunfado no ha tenido héroes ni ha merecido los honores de ser canonizada políticamente; pero no por eso ha dejado de ser un eslabón de la cadena no interrumpida de desaciertos con que los déspotas de todos los partidos han oprimido al pueblo mexicano.

350Y no se diga tampoco que todo esto son vanas y apasionadas declamaciones, porque al que tal intente se le podrá confundir diciéndole: Mira el estado que guarda el país y calla: contra hechos no hay argucias; pero continuad vuestro camino, concluid pronto vuestra obra para que ella os acabe de poner en evidencia. Ya sabeis que de la abundancia del mal resulta el bien y por eso se espera con impaciencia que al edificio que habéis comenzado le pongáis la cúpula o remate, que le hará derrumbarse con su propio peso para levantar sobre sus ruinas el monumento eterno de la regeneración política y social de nuestra infortunada Patria.

351Segunda. Porque no puede llamarse gobierno legítimo el que además de tener un origen bastardo ha querido perpetuarse en el poder por la fuerza brutal de las bayonetas, sin que haya siquiera procurado legitimarse por medio de la moralidad, justicia y prudencia de sus actos; uniformando al mismo tiempo en su favor la voluntad nacional; pero no lo ha hecho así, desconociendo o aparentando desconocer aquella sabia máxima de Maquiavelo en que prescribe que: “El fin justifica los medios” y

352Tercera. Porque no puede ni debe ser gobierno el que se constituye en jefe de una faction, negando primero sus derechos políticos y prerrogativas a esa masa respetabilísima de mexicanos que se llama partido conservador, y después eliminando de los puestos públicos a los mismos liberales que contribuyeron a su elevación.

353Por lo expuesto, yo creo que con el mismo derecho que el Gral. Alvarez se pronunció en Ayutla contra la administration del Gral. Santa Anna ha podido hacerlo el Gral. Díaz contra el gobierno del Sr. Juárez, y si triunfa la revolución no se dira solamente que fue una exigencia nacional, sino la única capaz de regenerar a Mexico de los grandes males que le aquejan, sea que subsista el Plan de la Noria o que se reforme con otro, y sea también que siga al frente de la oposición el Sr. Diaz o que le sustituya el Sr. Lerdo de Tejada; pero si esa misma revolución fracasa, ya sus autores saben a que atenerse; pues lejos de esperar que se les declare heroes y beneméritos, y que sus nombres se inscriban en la historia con letras de oro, quedan expuestos a que la execración y el oprobio sea su única recompensa.

354Sea como fuere, parece incuestionable que tanto el partido del gobierno como el de la oposición estón en su perfecto derecho para hostilizarse mutuamente; pero téngase presente que al hablar de los partidos no he pretendido comprender en ellos sino a sus mismos adictos que tienen positivo interés en el triunfo de su respectiva causa; pero de ninguna manera al pueblo que ningún bien puede esperar de la revolución y si todas sus fatales consecuencias.

355Admitiendo, pues, el derecho que ambos partidos tienen para hostilizarse, ¿Por quién deben inclinarse las simpatías de estos pueblos? Si yo fuese interrogado en ese sentido contestaría, con la sinceridad y franqueza que acostumbro, que por ninguno. ¿En qué me fundo? Daré brevemente mis razones.

356La revolución trae por consecuencia forzosa e indispensable la guerra civil, y demasiado conocemos que esta es una calamidad terrible para los que tienen la desgracia de resentir sus estragos. Bastaría esta sola consideración para que compadeciendo a los que ya se están sacrificando en lucha fratricida, procurásemos permanecer pacíficos. A esto se me podrá contestar que es un egoísmo, que cuando el país se conmueve y toma parte en la contienda, a estos pueblos no les sería honroso permanecer indiferentes a la suerte de sus hermanos y que deben ayudarlos filiándose en uno o en otro bando; y yo debo responder:

357Que reconozco que el egoismo es una falta imperdonable; pero es necesario distinguir cuándo y como se comete esta falta, de manera que no por evitarla, se cometa otra mayor y tal vez un verdadero crimen. Cuando la Patria esta en peligro amenazada por alguna invasion extranjera que comprometa la integridad nacional, toda la sangre de sus hijos debe ser poca para derramarla en su defensa, y no solo en este caso se debe hacer tan inmenso sacrificio; pues cuando una sociedad destrozada por la anarquía y la guerra civil resuelve constituirse y proclamar un principio capaz de conciliar todos los legítimos intereses para bien de la comunidad, entonces nadie debe excusarse legalmente de contribuir con su grano de arena para el triunfo de una causa en que se cifran todas las esperanzas de la Patria.

358Ahora yo pregunto: ¿nos encontramos en alguno de estos dos casos? No ciertamente: pues no se trata de una invasion extranjera, ni de la defensa de la integridad nacional, ni del derecho de gobernarnos por nosotros mismos; y por todo esto debemos felicitarnos; pero ni tampoco se trata de la reconciliación de la gran familia mexicana, ni de establecer un gobierno emanado de la voluntad nacional, en la extension de la palabra, ni de sostener un principio regenerador, como antes he indicado. No, no hay nada de esto: lo único que se pretende es el cambio de personas, y ya se deja comprender que por personalidades y miras particulares nadie tiene obligation de sacrificarse, sin que por ello se le pueda acusar de egoismo. AI contrario, fomentar la discordia, la anarquia y la guerra civil que esta arruinando a la República, es un crimen imperdonable, sin que puedan justificar su conducta los partidos que la sostienen con la circunstancia, de que todos los pueblos están tomando parte en la contienda, porque éstos no lo hacen voluntariamente sino obligados por la fuerza.

359¿Y qué resulta de esto? ¿Podrá esperarse algo favorable al terminarse la revolucion? Nada ciertamente; pues triunfe quién triunfare, el país quedará en peor estado que antes, y si hemos de atenernos a lo que la experiencia nos ha enseñado no tengo embarazo en asegurar que lo único que se conseguirá con la continuation de la guerra es comprometer la Independencia de la Nation; pues asi como la Revolución de Reforma trajo la Intervention Francesa, asi la presente nos traerá la Intervencion Americana. Con la notable diferencia de que aquella no comprometía, ni podía comprometer nuestra integridad territorial, por haberse estipulado asi oficialmente, mientras que esta, sea cual fuere el pretexto con que se declare, no tendra otra mira ni otro objeto que el ya conocido de dar muerte a nuestra nacionalidad, para que México aparezca como parte integrante de la confederación simbolizada por el pabellón de las estrellas.

360Por tanto, al pueblo mexicano no le conviene hacer ningún sacrificio para labrar su propia ruina, y ya que estos pueblos no pueden impedir que los del resto del país sean víctimas de bastardas pasiones, repito que su deber y su conveniencia les aconseja permanecer pacíficos una vez que han tenido la fortuna de colocarse en una situation que los pone a cubierto de ser sacrificados al capricho de los partidos.

361Todo lo que someto a la deliberacíon de la junta, para que si lo tiene a bien se sirva acordar y resolver lo que estime conveniente.

362San Luis (de Lozada), enero 15 de 1872.

363Manuel Lozada

(B. Juárez, op.cit., t. XV, pp.685-689)

*

documento 21. Lozada trata en la misma junta los problemas de los pueblos

364El Gral. Manl. Lozada á los gefes ofics. y auxiliares que estan presentes.

365Señores: Hace algun tiempo que los Diputados de este Estado D. Manl. Payno y Lic. D. Carlos Rivas me ofrecieron trabajar en México para que por una ley del congreso gral. se erija en Estado la comprension politica de nuestro antiguo territorio, y conosiendo yo que esto es una cosa muy necesaria y conveniente, no hé cesado de estar agitando este negocio y aun se me llegó á decir por los referidos Sres. que el Gobierno y la mayoria del Congreso estaban dispuestos á hacer tal declaracion; pero cuando yo esperaba que se me mandara la ley respectiva á la ereccion indicada, solo hé resibido las cartas que acompano de los Sres. Payno, Rivas y Sanroman en que me dicen que todavia se estan pidiendo informes al Gobiemo de Guadalajara, lo cual me há causado vastante pena y me hé visto obligado á contestarles: que la promesa de reconocer nuestro Estado, no há sido mas que un embroyo con que se há querido mantener en la inaccion á estos pueblos, y que por lo mismo no será estrano que ellos vusquen otros medios para satisfacer sus legitimas aspiraciones, segun se verá por las copias que tambien acompano para que impuesta de todo la junta acuerde y resuelva lo que tenga á bien sobre este particular.

366Una de las cosas sobre que debe fijar su atencion la misma junta es en que se cumpla lo prometido en el art. 2o. de la acta de 15 de Enero; pues en el quedó estipulado que quedaban terminadas las discordias que existian y que serian castigados como traidores y enemigos de los pueblos los que faltaran á este solemne compromiso, y sin embargo de esto se hán promovido posteriormente fuertes desavenencias y discordias individuales y aun de partido, como sucede en el Pueblo de Jalisco, endonde á consecuéncia del reparto de terrenos se há dividido el pueblo en dos partidos que se hostilizan como verdaderos enemigos, habiendo estado há punto de vatirse en tal forma, lo cual no puede pasar desapercibido y debe arreglarse precisamente lo mismo que las diferencias que haya en otras partes y de que deben dár cuenta los Comandantes, por que de lo contrario les sucederá á estos pueblos lo que al partido liberal que estando unido, hoy se hace una guerra sin tregua ni cuartel, y esto debe evitarse á todo trance.

367Otra de las cosas que recomiendo muy eficasmente á la junta es que se cumpla el art. 8o. de la misma acta (con respecto á escuelas) reformandolo en terminos que se cumpla sin escusa ni pretesto; pues no se puede tolerar el disimulo ya que se há tenido sobre esto, hasta el grado de que en muchas partes estan cesadas las escuelas por largas temporadas y en otras se há tenido el escandaloso descaro de no establecerlas con el pretesto de que los padres de familia ni quieren pagar la cuota que se les impone ni que sus hijos concurran á la escuela. Para remediar este mal yo propongo que se dicten medidas muy energicas, como estas por ejemplo: que al que se niegue á pagar la cuota para la escuela ó que su hijo vaya á ella por primera vez se le imponga una fuerte multa, por 2a. un mes de obras públicas y por 3a. ser desterrado al punto que el mismo elija, llevando pasaporte de la autoridad de donde sale para la del punto á donde va á radicarse y esta bajo su responsabilidad tendra cuidado de obligarle á que pague la cuota que tenía impuesta en el lugar de su vecindad; y para que nadie se escape de cumplir estas dispocisiones mudando de recidencia las Autoridades no admitiran en su demarcacion á ninguno que intente avecindarse, sino es con el permiso y pasaporte de las Autoridades del punto de donde procede; pues solo de esta manera se podrá cumplir con el deber sagrado que las autoridades tienen de la ensenanza de la juventud, y lo digo con esperiencia porque aqui mismo en esta Ciudad estoy palpando el poco ó ningun interes de los padres de familia en que sus hijos se eduquen, y lo que es peor, la tolerancia de las autoridades al grado de que no há llegado á establecer una escuela para ninos y por este motivo hé tenido la necesidad de llevar mi familia ál Colegio de Tepic; pero muchas hay que no tienen la facilidad de hacer lo mismo, y se necesita que de una vez se tomen providencias eficases con las que se consiga establecer escuelas de ambos sexos y que se cuide su permanencia y fomento, y si no há de hacerse así que se resuelva con claridad para que todos y cada uno sepamos á que atenernos.

368Existe otro mal que no puede quedar desapersibido y es que todos los pueblos del Estado estan anuentes y conformes en observar el pacto de union y alianza formado por ellos mismos y solamente el Puerto de San Blas há pretendido singularizarse manifestando su inconformidad á dicho pacto y una marcada antipatia á los pueblos unidos, asi como á todos los actos del Cuartel general, hasta el estremo de que se oponen á que tenga lugar allí la revista mensual de los Auxiliares de aquella Comandancia, semejante mal proviene de unos cuantos discolos que impuestos á vivir de los puestos públicos y á cometer todo género de avusos con los infelices, no pueden estar conformes con la cituacion en que se hán colocado estos pueblos ni con sus procedimientos, que los pone á cubierto de las vejaciones de aquellos y sin mas merito ni motivo esos hombres se hán declarado enemigos del Comandante de aquel Puerto, hostilizandolo por cuantos medios estan á su alcanse haciendo una marcada oposicion á lo que se dispone por el Cuartel general con el fin de menoscabar su buen nombre, y otro tanto sucede en Compostela y tal vez en otros puntos que yo no se; y no conviniendo á los pueblos que por causa de unos cuantos discolos se este mancillando su buena reputacino yo exito á la junta para que dicte las providencias mas energicas que vasten á remediar este mal. Es una verdad que los pueblos del Estado estan propuestos á dar proteccion y hospitalidad no solo á los hijos del mismo Estado, sino á todo el que vaya á solicitarlo, sea quien fuere, amigo ó enemigo, pero se há dicho que sera con la condicion que viva pacificamente y sin hostilizar de ninguna manera á los pueblos; pero cuando del seno mismo de ellos resulten algunos enemigos, preciso es que se castigue ejemplarmente para que no se repitan severas defecciones, y por tanto repito que es necesario é indispensable que la junta proceda con toda energia á remediar este mal. Y en conclucion no omitiré manifestar á la junta: que teniendo iguales prerrogativas todos los pueblos del Estado que hán suscrito el pacto de union y alianza formado por ellos mismos, sería muy conveniente y oportuno que reservandole á San Luis el honor de que aqui se selebre anualmente la reunion de los pueblos el 15 de Enero; la residencia del Cuartel gral. se vaya cambiando de pueblo en pueblo cada vez que entre un nuevo geje á su desempeño, tanto para que se puedan instruir é imponer de todos los negocios que se versen, como tambien para evitar al nombrado las molestias de avandonar su recidencia para venir al desempeño de su encargo.

369Todo lo que tengo el honor de manifestar á esa respetable junta sometiendolo á su deliveracion y buen juicio= San Luis Enero 15 de 1872= Manuel Lozada =

(arc)

*

documento 22. Petición para que el cantón de Mascota quede anexado a Nayarit (1872)

370En la villa de Mascota á 31 de Agosto de 1872, reunidos en junta püblica los que suscribimos la presente acta, con el fin de acordar y resolver lo que sea mas conveniente y oportuno para mejorar el malestar social en que se encuentran, no solo los habitantes de esta cabecera, sino tambien los de los demas pueblos de este canton, y considerando:

371Que ese malestar político y social consiste en el desquiciamiento y desorden en que se encuentran todos los ramos de la administración pública.

372Considerando: que esto es debido á la mala direccion que el Gobierno del Estado de Jalisco ha empleado en todos sus actos, atendiendo solamente al interés personal de los gobernantes con mengua y perjuicio de los gobernados.

373Considerando: que no es posible tolerar por mas tiempo la opresion y tiranía de este Gobierno que no tiene otra regla á qué ajustar su conducta mas que su propio capricho, de donde resulta que los mas grandes abusos y toda clase de vejaciones estén en boga y à la órden del dia; resintiéndose muy particularmente en este canton.

374Considerando: que semejantes males no tienen otro remedio que el de hacer que estos pueblos queden fuera del alcance de tan inícua dominacion.

375Considerando: que en el vecino Estado de Nayarit se disfruta de toda clase de garantías, porque allí no hay abusos de poder, ni leva, ni préstamos forzosos, ni contribuciones ruinosas, ni plagios, ni delaciones injustas, ni el odioso espionaje, y que á mayor abundamiento se goza de completa paz y seguridad, así como de proteccion á las clases menesterosas para hacer valer sus legítimos derechos.

376Y considerando, por último: que ni el Gobierno general puede permanecer nada mas por la ambicion é interés de los erarios nacionales.

377Por tales consideraciones, la junta por unanimidad de votos, ha acordado y resuelto sostener el contenido de los artículos siguientes:

3781o. El canton de Mascota deja de pertenecer al Estado de Jalisco, y queda anexado al Estado del Nayarit, á cuya autoridad se protesta la debida obediencia.

3792o. Para que esta resolucion tenga su cumplimiento, los pueblos de este canton se adhieren en un todo al pacto de union y alianza que tienen formado los del Nayarit y desde luego se ponen á sus órdenes y bajo su proteccion, quedando obligados á observar fielmente lo dispuesto en dicho pacto.

3803o. En consecuencia, se mandará copia autorizada de la presente acta al cuartel general que representa á los referidos pueblos del Nayarit, tanto para que se sirva aceptar la resolucion contenida en los articulos 1o. y 2o., como para suplicarle que, á nombre de este canton, se digne recabar la correspondiente autorizacion del Gobierno general en obvio de mayores males.

(El Estado de Jalisco, núm.68)

documento 23. Lozada manda una comisión para explicar la situación al presidente Lerdo de Tejada (5 de noviembre de 1872). Contestación del presidente el 11 de noviembre. Carta a Lozada de su comisionado Miguel Oceguera, el 16 de diciembre

381República mexicana.—San Luis, Noviembre 5 de 1872. —Como los últimos acontecimientos que tuvieron lugar en este distrito, han sido interpretados de distintas maneras á cual mas absurda é inexacta, no sera remoto que del mismo modo hayan circulado en esa capital; y deseando el que suscribe que taies acontecimientos lleguen al conocimiento del Supremo Gobierno, tal cual han pasado, he creido conveniente comisionar á los Sres. D. Manuel de Zelayeta, D. Fernando Montaño y D. Celso Pérez Sandi, para que acercándose al ciudadano Presidente de la República, le den cuenta de todo lo ocurrido, emitiendo todos los informes que tenga á bien pedirles; así como para que, en representacion mía, eleven al conocimiento del mismo ciudadano Presidente algunos asuntos contenidos en las instrucciones que con esta fecha les he extendido á los referidos comisionados.

382Lo que tengo el honor de decir a vd., suplicándole lo haga saber al supremo Magistrado de la nacion, para que si lo tiene á bien, se sirva recibir la comision de que hago referencia.

383Sírvase vd. aceptar las consideraciones de mi respetuosa atencion.— Manuel Lozada.—Ciudadano ministro de Gobernacion.—México.

384Secretaría de Estado y del despacho de gobernacion.—Seccion 3a.— Por el oficio de vd. quedo enterado de que á los comisionados nombrados por el ciudadano jefe político y militar de ese distrito, los Sres. D. Manuel Zelayeta, D. Francisco Montaño y D. Celso Pérez Sandi, les ha encargado vd. que á su nombre den los informes que tenga á bien pedirles el ciudadano Presidente sobre los acontecimientos que han tenido lugar últimamente en el mismo distrito.

385Independencia y libertad. México, Noviembre 18 de 1872.—Cayetano Gómez Pérez, oficial mayor.—C. Manuel Lozada.—Tepic.

386Señor Presidente de la República.—La comision que ha venido del distrito militar de Tepic á explicar los últimos acontecimientos, debe comenzar por felicitar, en nombre del C. Manuel Lozada, al digno ciudadano que elevado á la primera Magistratura, rige hoy los destinos de México y de cuyo talento, prudencia y cordura, todos los ciudadanos esperan la prosperidad, y sobre todo, la paz pública.

387Consignados estos sinceros votos y cumplida la comision que nos trajo á esta ciudad, no debemos omitir el manifestar por la parte que nos toca, nuestro reconocimiento por la consideración con que hemos sido tratados en lo personal, en la conferencia que tuvo vd. á bien concedernos.

388Próximos á regresar á nuestro país, creemos necesario consignar por escrito la esencia de las instrucciones que recibimos. Elias, en lo general, nos previenen que manifestemos de la manera mas franca y explicita la adhesion personal del C. Manuel Lozada al Gobierno, y la resolucion que tiene de emplear todo su influjo para hacer que se obedezcan no solo la Constitucion general de la República, sino todas las disposiciones que emanen del Gobierno Supremo.

389Sin hacer á esta manifestacion salvedades ni restricciones de ningun género, necesitamos, sin embargo, dar algunas explicaciones relativas al estado especial que guarda el distrito militar de Tepic.

390El 15 de enero de 1870, el C. Lozada se separó absolutamente de todos los negocios públicos para dedicarse al cuidado de sus intereses. Así ha permanecido hasta el momento en que, por ministerio de la ley, el digno ciudadano a quien tenemos la honra de dirigirnos, ocupo la presidencia de la Republica. Si de nuevo ingresa el C. Lozada á la direccion de los negocios domésticos de aquellos pueblos, significa no solo las simpatías que profesa al que hoy desempena la presidencia, sino tambien el deseo sincero de cooperar, con cuanta influencia pueda tener, á que se restablezca la paz, la armonía y la obediencia á las leyes. Nadie mejor que el digno Magistrado á quien nos dirigimos, puesto que conoce nuestras tradiciones y la historia de nuestros pueblos, esta en el caso de apreciar las dificultades que se ofrecerán para hacer abandonar instantáneamente habites y costumbres que los habitantes creen muy naturales y que practican sin tener la conciencia deliberada de que desobedecen á la ley y quebrantan preceptos que no han podido conocer por la naturaleza misma de su vida retirada y campestre; así, pues, el influjo y trabajos del C. Lozada tienen que ser grandes y lentos hasta lograr con la misma proteccion del Gobierno federal y con el conocimiento de deberes que no se han podido inculcar en medio de nuestras perpétuas revoluciones, que aquellos habitantes adquieran el conocimiento de sus deberes, sujetándose extrictamente á las leyes.

391La comision ha creido cumplir con un deber de conciencia al hacer esta manifestacion, para que mas adelante no se pueda establecer una duda sobre la lealtad con que ha desempenado su cometido; pero debe tambien expresar que convencida de la exactitud de las observaciones que se sirvio hacerle el señor Presidente en la conferencia que le concedio, trasmitirá á quien corresponde, con fiel exactitud, las palabras de justicia, de órden y tambien de benevolencia que ha pronunciado el mismo señor Presidente en el asunto que ha sido objeto de su venida.

392Al retirarse muy agradecidos los comisionados, se atreven á suplicar al señor Presidente se sirva disponer se les conteste por escrito esta respetuosa comunicacion, y se fijen las bases que deben servir de norma á los pueblos de que se trata, para el arreglo de las cuestiones que tienen pendientes y para que se obtengan los resultados de llegar á entera conformidad con nuestra legislacion.

393Ofrecemos á vd. los testimonios de nuestra respetuosa consideracion.

394Mexico, Diciembre 9 de 1872.—Manuel de Zelayeta.—Fernando Montano.—Celso P. Sandi.—Miguel Oceguera.

Instrucciones a que deberán sujetarse los comisionados nombrados por el que suscribe, para representarle ante el Supremo Gobierno de la República

3951a. Manifestar al ciudadano Presidente que su principal objeto es darle cuenta de los últimos acontecimientos que han tenido lugar en el distrito, haciéndole una resena fiel y exacta de todo lo ocurrido.

3962a. Informarle que la tranquilidad y el orden público quedan ya restablecidos, por haberse terminado felizmente la campaña que estos pueblos se vieron obligados á emprender contra la fuerza de Atonalisco que se habia sublevado.

3973a. Demostrar la rectitud de intenciones que abrigan estos pueblos, así como el buen sentido en que están para permanecer pacíficos, reconociendo al Gobierno establecido y acatando sus disposiciones; no omitiendo manifestar al ciudadano Presidente, de parte del que suscribe, que aunque carezco de todo carácter oficial, procuraré, de acuerdo con el representante de estos pueblos, hacer uso de la influencia que tengo en ellos para que no se separen del programa de orden que han adoptado, ni den lugar á ningun motivo de queja.

3984a. Si accidentalmente fueren interrogados por el ciudadano Presidente sobre la cuestion de terrenos, emitirán todos los informes que se les pidan, procurando obtener una resolución que concilie los grandes intereses que en ella se ventilan, haciendo valer el buen derecho que les asiste á los pueblos para reclamar las propiedades que les han sido usurpadas.

399San Luis, Noviembre 5 de 1872.—El general Manuel Lozada.

400“Secretaría de Estado y del despacho de gobernación.—Seccion 2a.— Impuesto el ciudadano Presidente del contenido de la comunicacion de 9 del corriente que vdes. le han dirijido como comisionados del C. Manuel Lozada, en la que despues de felicitarlo por su advenimiento á la suprema Magistratura de la Repüblica, exponen algunas consideraciones con arreglo á las instrucciones que el mismo ciudadano les dió para el desempeño de su cometido, me ordena les diga en respuesta, que agradece debidamente la felicitacion y los términos honrosos que en ella usan.

401Respecto de los últimos acontecimientos que han tenido lugar en el distrito militar de Tepic, que motivaron su comision, queda enterado el mismo ciudadano Presidente de todo lo ocurrido y de que la tranquilidad y orden públicos se hallan restablecidos, así como de que el C. Manuel Lozada esté dispuesto, aunque no tiene carácter alguno oficial, á usar de su influencia para que los pueblos obedezcan y acaten sin restriccion alguna, no solo la Constitucion general de la República, sino todas las disposiciones que emanen del Supremo Gobierno, cumpliendo así con el orden establecido en dicho distrito, en el que no existe ni reconoce otra autoridad que la del jefe político nombrado por el Supremo Gobierno para desempeñar el expresado encargo.

402En cuanto á las bases que vdes. desean se establezcan para el arreglo de las cuestiones que tienen pendientes los pueblos del citado distrito de Tepic, el Gobierno no puede fijar otras que las que establecen las leyes; pues sean aquellas de la clase que fueren, deben tratarse, decidirse en los términos que establece la legislacion que nos rige y como previene el art. 14 de la Constitucion general de la República.

403Independencia y libertad. México, Diciembre 11 de 1872.—Cayetano Gómez y Pérez, oficial mayor.—C.C. Manuel Zelayeta, Fernando Montano, Celso P. Sandi y Miguel Oceguera.—Presentes.”

(El Estado de Jalisco núm. 92, 6 de febrero de 1873)

404Mexico, Diciembre 16 de 1872.—Sr. general D. Manuel Lozada.-San Luis.—Estimado compadre: Hoy han salido para esa los Sres. Zelayeta, Perez Sandi y Montaño: estos señor es le informarán del resultado de nuestra comision, así como que no me es posible regresar á esa por el mal estado de mi salud.

405No pudiendo, pues, darle cuenta verbalmente de nuestro encargo, me es preciso hacerlo por medio de la presente.

406El dia 10 nos presentamos al señor presidente, quien tuvo la bondad de recibirnos con marcadas muestras de benevolencia. En el acto que se impuso de las intrucciones que vd. nos dio, nos manifesto que ya estaba enterado de todo lo ocurrido en Tepic, y como prueba de ello, hizo referencia de todos los acontecimientos; pero con tal exactitud, que no parece sino que habia sido testigo presencial de ellos; de manera que nosotros no tuvimos mas que hacer que ratificarlos.

407Despues de esto, expuso que él comprendía que el verdadero interes de vd. y de esos pueblos, era constituirse de manera que el gobierno pudiese continuar en buenas relaciones con Tepic; pero que para esto, hablando con toda franqueza, era necesario é indispensable:

4081o. Que el Distrito de Tepic reconozca y acate el órden constitucional que rige en toda la República.

4092o. Que en consecuencia de tal reconocimiento y obediencia, se respeten y cumplan las órdenes del gobierno general, sin excepcion de ninguna clase.

4103o. Que se deje de dar proteccion á los enemigos del gobierno.

4114o. Que los pueblos se sometan á los tribunales comunes para el deslinde de la cuestion de terrenos, sin que tenga lugar lo practicado por la comision; y

4125o. Que deje de subsistir el gobierno militar que los pueblos han establecido independientemente de la autoridad del gobierno, de tal suerte, que no se reconozca mas autoridad que la que represente al gobierno, por comision del mismo, ó por nombramiento popular, hecho con total arreglo á la constitucion, cuya autoridad sea la única que deba ejercer actos oficiales.

413Acto continuo, dijo el señor presidente que comprendia muy bien las dificultades que se podrian presentar para que fuesen aceptadas todas y cada una de las anteriores condiciones, supuesto que si vd. se resolvia á proponerlas á los pueblos, se exponia á perder el influjo que puede tener sobre ellos; pero que en caso de hacerlo, nada tendrian que temer, en razon de que se echaria en olvido todo lo pasado; y respecto del porvenir, el señor presidente dijo que empeñaba su palabra sobre que nada absolutamente se intentaría que fuese contrario ni á vd. ni á esos pueblos, sino que serian debidamente atendidos con arreglo á las leyes.

414Esta es la única manera posible, repito, con que el gobierno puede mantener buenas relaciones con el distrito de Tepic, porque, de lo contrario, su deber es hacerse obedecer y lo hará mandando sus fuerzas, dentro de un mes, de un año ó de diez, segun le convenga.

415El Sr. Zelayeta contesté que segun lo manifestado por el señor presidente, le parecia que la comision habia concluido sus trabajos y podia retirarse. El señor presidente repuso que si nos parecia conveniente, podriamos volver á nuestro alojamiento y deliberar sobre lo que se habia tratado, para que si nos ocurria alguna idea volviésemos á manifestársela, ofreciendo recibirnos el dia que lo solicitásemos. Aceptada por nosotros esta indicacion, nos retiramos, y despues de discutir detenidamente lo que debiamos hacer, de entera conformidad acordamos presentar al señor presidente la comunicacion que en copia le acompano, marcada con el número 1.

416Los Sres. Perez Sandi y Montano se presentaron á recabar la contestacion: yo no los acompané por estar en cama, ni el Sr. Zelayeta, por ocupacion en la tesoreria. En esa entrevista repitio el señor presidente lo manifestado antes, y agregó que por conducto del ministerio de gobernacion contestaria por escrito, lo cual verifico, segun verá vd. por el oficio que tambien le acompano bajo el número 2.

417Se me pasaba decir á vd. que el señor presidente nos hizo saber, que despues de la campaña de Querétaro, él, como jefe del ministerio, tomó el mayor empeño en que no se llevase la guerra á Tepic, y añadió que á la vez esta animado de los mismos sentimientos y que antes de apelar á las armas para conseguir que esos pueblos acepten enteramente el órden constitucional establecido en toda la República, procurará emplear y agotar todas las medidas de lenidad que aconseja la prudencia.

418Los Sres. Zelayeta, Perez Sandi y Montano darán á vd. otros pormenores respecto de nuestra comision, la que han procurado desempeñar debidamente, hasta donde les ha sido posible.

419Con lo expuesto bastaria por la parte que á mí me toca; pero atendiendo á la gravedad de los acontecimientos de que nos ocupamos, me permitirá vd. me estienda un poco mas sobre el particular, para que, con conocimiento exacto de lo que por acá pasa, obre vd. de la manera que crea mas conveniente.

420Ya he dicho á vd. que el señor presidente está decidido á obrar con toda prudencia, y segun la franqueza con que se ha expresado, no se puede poner en duda su buena fé y rectitud de intenciones; pero en contra de esos buenos deseos tiene vd. no solo la mayoría del Congreso, sino toda la opinion pública, pues aquí todos generalmente opinan y piden que desde luego se haga la campaña, sin esperar el resultado de las negociaciones entabladas por la comision, porque dicen que se pierde el tiempo, supuesto que no aceptará vd. el órden contitucional, ó que en caso de aceptarlo, no cumplirá sus compromisos, como sucedió con la acta de sumision que se levantó en Tepic, despues de lo de Querétaro. Este es el tema de la opinion pública representada por los hombres influentes de todos los partidos, conservadores, liberales y oposicionistas.

421La grita que generalmente se ha levantado, funda sus pretensiones en que Tepic es parte integrante de la República, y por lo mismo no debe tener un gobierno independiente del que rige los destinos de la nacion. Los adictos á esos pueblos y los que se consideran imparciales, confiesan que ántes de los últimos acontecimientos que tuvieron lugar en esa, la paz y el órden que reinaba en Tepic podian servir de modelo á varios Estados, pero que no por esto se podia considerar como legal el órden de cosas allí establecido, supuesto que emanaba del gobierno militar que ni era ni puede ser legítimo por su orígen intruso é inconstitucional.

422Respecto de los no adictos, no solo niegan que se ha procurado establecer el órden, sino que formulan cargos tremendos asegurando que el cuartel general, el consejo de guerra y las comandancias militares, han usurpado la autoridad del gobiemo: que no se observa la constitucion ni las leyes y que por órden de las mismas autoridades intrusas se roba, se asesina y se cometen toda clase de abusos, de atentados y de crímenes, sobre lo cual se ha entablado una acusacion en forma, segun verá vd. por la copia que le acompaño bajo el número 3.

423No omitiré informar á vd., que en medio de esa grita se hace escuchar la voz de personas de buena posicion social, asegurando que si vd. no se hubiera separado de la direccion de esos pueblos, todo caminaria á la vez perfectamente, porque le conceden á vd. buenas ideas y juzgan que todos los males que denuncia la prensa y la opinion pública, se han cometido unos sin conocimiento y otros contra su voluntad, sin que le haya sido posible impedirlos, porque con motivo de sus enfermedades, ha perdido algo de su caracter enérgico y esto ha dado lugar a que se le sobrepongan algunos de sus subalternos á quienes consideran como únicos responsables de la actual situacion y de sus funestas consecuencias, cuya situacion creen algunos que podrá vd. remediarla: otros lo dudan y no falta quienes aseguren que le es imposible hacerlo porque lo sacrificarian si lo intentase. Creyendo que con lo expuesto quedará vd. informado de las diferentes apreciaciones en que está dividida la opinion publica, en esta capital, me tomaré la libertad de emitir la mia, no con la pretension de que se guíe vd. por ella, sino para que oyendo la mas acertada de los señores mis compañeros de comision, le sirva de datos para elegir con su buen juicio, los medios mas conducentes, no solo para poner á esos pueblos á salvo de los desastres de la guerra que amenaaz, sino tambien para asegurar su porvenir.

424Recuerdo con gusto que vd. ha tenido el firme propósito de evitar á todo trance la guerra, y que una vez, hablando sobre esto me dijo vd.: “No habrá guerra; si el gobierno quiere hacerla, nos arreglarémos á plumazos.” Pues bien, ahora es tiempo de poner en práctica esa idea tan diplomática como humanitaria, teniendo presente que de vd. depende la paz ó la guerra. Digo que de vd. depende una ú otra cosa, porque á pesar de que vd. mismo cree que se ha disminuido su influencia yo estoy seguro de que esos pueblos no harán mas que lo que vd. les diga, sin que puedan impedirlo los que se han propuesto nulificarlo, y si vd. tiene la conviccion de que la guerra se debe evitar, no debe excusarse de obrar con arreglo á los impulsos de su propia conciencia.

425No puedo olvidar aquellas ideas tan sensatas como filantrópicas que vd. procuró inculcar á esos pueblos en su manifiesto del 1o. de Octubre de 1867, en que les hizo saber que les convenía permanecer pacíficos y abstenerse de provocar la hostilidad del gobierno, por estas razones:

4261a. Porque ya habian logrado hacer valer sus derechos y colocarse en una posicion ventajosa.

4272a. Porque sus aspiraciones estaban ya satisfechas.

4283a. Porque habiendo fallecido los hombres que por su valor habian logrado defender con buen éxito la causa de los pueblos, era muy peligroso continuar la lucha que con tantos sacrificios se habia sostenido, exponiéndose á perder en un momento todo lo ganado en algunos años; y

4294a. Porque era del todo necesario é indispensable permanecer en paz para que el tiempo borrase los odios contraidos en la revolucion, á fin de no legar semejante herencia á los descendientes de los actuales hijos de esos pueblos.

430Le hago á vd. estos recuerdos porque los hombres pacíficos de ese distrito, y esa clase tan numerosa como inofensiva é inocente que se llama familia, le exige el cumplimiento de su palabra. A esto podrá vd. contestar que en ese mismo manifiesto les dijo á los pueblos que si el gobierno trataba de hostilizarlos injustamente, tendrian que defenderse para resistir toda agresion caprichosa, y yo con la franqueza con que le he hablado siempre, me tomo la libertad, de decirle, que no estamos en ese caso.

431Lo que el gobierno ha dispuesto no puede ser mas racional ni mas justo. Quiere que en ese distrito se observe la ley fundamental del país, y las demas disposiciones que de ella emanan, y está en su derecho para hacerlo, porque el territorio de Tepic es parte integrante de la República. Quiere que las autoridades de ese distrito sean nombradas por él ó electas popularmente, con arreglo á la ley, y á nadie podrá ocultarse que tiene amplia facultad de hacerlo, como cuando un hacendado trata de poner administrador ó mayordomo que dirija sus negocios. Quiere que las autoridades se respeten y obedezcan, y esto sobre ser justo, es conveniente para los mismos gobernados, porque donde no hay respeto á la autoridad ni obediencia á la ley, no puede existir ningun órden regular que garantice los intereses del comun de los pueblos. Quiere que deje de existir el gobierno militar que esos pueblos han establecido para su regimen interior, y no deben oponerse á ello porque la dignidad nacional exige el cumplimiento de la constitucion: ésta prohibe que puedan existir á la vez dos gobiernos supremos dentro de los limites de la República; y si con arreglo á esa propia constitucion está establecido el gobierno general, que reside en esta capital, es claro que este no puede permitir la existencia de otro gobierno absoluto é independiente como el que se ha organizado en ese distrito. Quiere, en fin, que la cuestion de terrenos se ventile y resuelva con arreglo á las leyes y ante los tribunales competentes que tienen jurisdiccion y facultad para hacerlo, quedando sin ningún valor ni efecto los procedimientos de la comision. La justicia que en esto tiene el gobierno es incontrovertible, porque esta no es una cuestion de política como las contenidas en los anteriores párrafos, y respecto de las cuales puede el poder público desentenderse y otorgar taies ó cuales franquicias: no, señor, esta es una cuestion de un órden diverso que en los términos que se ha ventilado y resuelto tiende á destruir la base sobre que descansa toda sociedad bien organizada, porque donde se desconoce “el tuyo” y el “mio, ” solo vale el derecho del mas fuerte, el cual no puede prevalecer en los tiempos que alcanzamos.

432Que los pueblos reclamen lo que justamente les pertenece, nada tiene de extraño ni de reprochable, y dignos son de todo elogio los hombres que se han propuesto protejer á la desgraciada raza indígena para que logre hacer valer sus legítimos derechos; pero de esto á cometer expropiaciones sin mas título que el de la fuerza brutal de las armas, hay una enorme diferencia. Si esos pueblos han reconocido que el robo es una plaga terrible, y para hacerla desaparecer han fusilado á tantos hombres que tuvieron la desgracia de robar algunas prendas de poco valor, ¿cómo es posible que desconozcan que la expropiación de terrenos es un crimen de mayor entidad y que deben abstenerse de cometerlo? A quién puede ocultarse que con taies actos se infrinjen, no solo las leyes civiles, sino tambien los preceptos divinos? ¿Y qué ventajas pueden obtener los pueblos á costa de tamaña responsabilidad como la que se contraen ante Dios y ante los hombres? Ninguna ciertamente, por estas razones: la, porque la propiedad territorial disminuye notablemente en su valor, y faltando la confianza en ella, no hay quien les compre á los pueblos, ni lo suyo ni mucho menos lo ajeno; y 2a, porque la pobreza de los nuevos poseedores, no les permite cultivar los terrenos usurpados, y no habiendo quien quiera rentarlos ni quien les habilite para sembrarlos en propiedad ó á médias como lo hacian los legítimos dueños, se quedan incultos y el resultado viene á ser la escasez de semillas de primera necesidad.

433A esto se podrá contestar que todas esas dificultades desaparecerán con el tiempo, adquiriendo el derecho de prescripcion, lo cual es un error, porque ni hay lugar á tal derecho ni el gobierno podrá desentenderse de esta grave cuestion: y suponiendo, sin conceder, que no le fuera posible remediarla, el gobiemo americano vendria á poner coto á semejantes demasías, y de una ó de otra manera, el resultado seria fatal para los pueblos, porque perderian no solo los terrenos agenos sino aun los propios suyos, y esto despues de grandes sacrificios.

434Demostrada como está, hasta la evidencia, la justicia que al gobierno le asiste, á esos pueblos no les queda mas recurso que sujetarse enteramente á sus prescripciones ó enarbolar la bandera de la rebelion. Lo primero les proporcionará la paz de una manera estable y duradera, así como su bienestar y engrandecimiento: lo segundo su completa ruina y exterminio, porque como decia vd. en su citado manifiesto: “El gobierno siempre ha de ser gobiemo, y temprano ó tarde se hace obedecer.” Si á esto se agrega que la actual administracion cuenta con los inmensos recursos de toda la nacion, no se puede dudar del buen éxito de sus operaciones, y aun suponiendo que la primera expedicion que mande sufra un descalabro, mandará otras con mayores elementos, y al fin y al cabo tendrá que vencer, porque no es posible que los elementos de un distrito puedan resistir el empuje unanime de toda la nacion.

435A vd. pues, toca elegir: de vd. depende la paz ó la guerra. Que Dios le ilumine al adoptar la resolucion de que depende la suerte futura de esos pueblos.

436Sin otro asunto me repito de vd. afectísimo y S.S.

437Miguel Oceguera (Rúbrica)

4. El ocaso de Manuel Lozada

*

documento 24. Manifiesto a la nación mexicana, par el general Manuel Lozada, en jefe del ejército restaurador (18 de enero de 1873)

438Este texto no se debe confundir con el Plan libertador proclamado en la sierra de Alica por los pueblos unidos del Nayarit del día 17, editado por Everardo Peña Navarro (op. cit., pp. 248-254).

439Fue publicado en El Estado de Jalisco del 18 de febrero de 1873.

440Manifiesto a la nación mexicana, por el general Manuel Lozada, en jefe del ejército restaurador.

441Hace quince años que los pueblos conocidos por de la sierra de Alica, me han honrado con su confianza para que los dirija en sus destinos, social y político, poniéndose desde esa fecha á disposicion del Gobierno general, representado por el general Ignacio Comonfort; después por el C. Lic. Benito Juárez, y en la actualidad por el Lic. Sebastian Lerdo de Tejada; todo este tiempo hasta el presente, se ha procurado guardar las mejores relaciones y respeto á los citados gobiernos esmerándonos al mismo tiempo en moralizar, cortando de raiz el escandaloso crímen del robo, asesinato y demas vicios conocidos en la sociedad; tambien nos hemos esforzado en dar toda clase de garantías al comercio, á los empleados federales y del Estado, así como á la sociedad en general, aun perteneciendo á los diferentes bandos políticos; y, finalmente, el mayor celo, en las vias de comunicacion.

442Con fecha 6 de Noviembre del año próximo pasado, de acuerdo con el Sr. D. Manuel Rivas jefe político de Tepic, se mandó una comision cerca del Gobierno general, compuesta de los Sres. D. Manuel de Zelayeta, D. Fernando Montaño, D. Celso Pérez Sandi y D. Miguel Oceguera, con el muy laudable fin de ratificar á dicho Gobierno la obediencia en que estos pueblos le estaban y el deseo de reanudar con él las mas sanas relaciones con el noble fin de hacer que nuestra paz fuese duradera.

443La citada comision fué nombrada de personas de respetabilidad y confianza del gobierno y de estos pueblos; la que ha regresado conduciendo la contestacion del gobierno de fecha 11 de Diciembre del año proximo pasado; y tanto por ésta, como por el parte que rinde la repetida comision de fecha 2 del corriente mes y año, de los explícitos argumentos que tuvieron lugar con el mencionado personal del gobierno, queda demostrado evidentemente, que hace terminantemente, la declaracion de guerra á los citados pueblos, y que por mas que procuramos buscar un medio honroso de evitarlo, no lo encontramos y aunque á nuestro pesar, no ha quedado otro recurso que aceptar tan difícil situacion, cumpliendo así con el deber que el honor y dignidad obliga á repeler, la fuerza con la fuerza, quedando responsable de las funestas consecuencias ante Dios y el mundo entero el autor de semejante atentado; que no es otro que el capricho del Sr. D. Sebastian Lerdo de Tejada que al frente del llamado gobierno de Méjico, así como por satisfacer la mas vil intencion y ruin venganza de unos cuantos miserables malos mejicanos.

444Tiempo hace que el gobierno ha trabajado indecorosamente valiéndose de sus esbirros para conseguir dividir la unión y alianza que estos pueblos han sabido guardar; pero esta mala fé se ha estrellado ante el recto juicio de sus habitantes. Una de las pruebas evidentes de este aserto lo es, que los Sres. D. Andrés Rosales y D. Prajedis Núñez compañeros de armas que fueron de nosotros, promovieron en el mes de Octubre del año próximo pasado, una injustificable sublevacion en este Estado, la que fácilmente quedó sin efecto alguno, fugándose estos cabecillas para Guadalajara, adonde fueron bien recibidos, prestándoseles proteccion por las primeras autoridades, dirigiéndose en seguida á la capital de Méjico, adonde del mismo modo les recibió el citado presidente de la República en persona; y tanto por esto, como por las aclaraciones que se han hecho de las informaciones seguidas, no admite duda de la parte activa que esas autoridades y sus agentes agentes tomaron, con los principales autores de este deshonroso hecho.

445La insurrection de este Estado, Ilevará por base principal la moralidad de sus actos, procurando á la vez el progreso de los pueblos, por medio del establecimiento de la instruccion pública, quitando al comercio la multitud de infructuosas trabas con que se encuentra, así como la explotacion y cultivo de nuestros ricos terrenos, dando garantías á toda clase de nacionales: así como el severo castigo de los enemigos que se encuentren con las armas en la mano ó ya sea los que á estos les presten su protection, sin escepcion de personas sea cual fuere su categoría ó nacionalidad.

446Me esmeraré en que mi religion C. A. R. sea respetada debidamente; recomendando desde ahora á todos los fieles que de corazon la profesen, me presten su ayuda para obtener un feliz y pacífico éxito en este importante ramo, pues en mi humilde juicio una parte del desquiciamiento en que se encuentra nuestra sociedad proviene del olvido en que se vive respecto á religion.

447Una de las tendencias de esta insurreccion nacional será, el que la clase menesterosa saïga del estado de ignorancia y miseria en que se encuentra; así como el que goce los verdaderos derechos que en justicia les están cometidos.

448San Luis de Lozada, Enero 18 de 1873.

449El general Manuel Lozada

*

documento 25. Correspondencia del comandante naval inglés W. R. Kennedy (enero-febrero de 1873)3

  • 3 Texto traducido del inglés. Fuente: Foreign Office, Londres, P.O. 50/425, 4828.

450General José Ceballos, Comandante en Jefe de la División del Occidente del Ejército Mexicano a W.R. Kennedy, Comandante de su HBMSJ “Reinder”.

451Mazatlán, enero 29, 1873.

452Señor,

453Ud. ha llevado a cabo un acto humanitario dignísimo de alabanza, llevando a bordo del barco que está a sus órdenes, las familias que tenían necesidad de abandonar el Cantón de Tepic, huyendo de las gavillas de malhechores que se levantaron en contra del gobierno legítimo de mi país.

454Fuertemente conmovido por esta noble y generosa conducta, tengo el placer de expresario en esta carta y en nombre del gobierno que represento, le doy las más sinceras gracias por la protección que impartió a aquellas desafortunadas familias. Deseo que Ud. guarde este documento como muestra de gratitud que deja Ud. en este país, y de la gran estima que se le tiene.

455Sinceramente suyo, José Ceballos (Rúbrica)

456Andrew L. Tapia a W. R. Kennedy

457El ayuntamiento de esta Ciudad del cual tengo el honor de ser Présidente se enteró de los grandes servicios humanos que ha prestado a varias familias y gente de todas clases de la localidad de Tepic, recibiéndolos a bordo de la Fragata bajo sus altas órdenes y transportándolos a este Puerto con toda atención.

458El ayuntamiento reunido en sesión Extraordinaria que se llevó a cabo ayer con el propósito de tomar en consideración su conducta filantrópica, decidió unánimemente que en nombre de sus miembros y en nombre de la ciudad de Mazatlán que representa se dé un voto de gracias al caballero benévolo W.R. Kennedy, Comandante de su HBMS, buque de Guerra, “Reinder” a sus oficiales y a su tripulación.

459Lo que tengo el honor de hacer en mi calidad de Presidente de la Corporation.

460Aprovecho esta oportunidad para ofrecerle mis respetos.

461Independencia y Libertad.

462Mazatlán, enero 30, 1877

463Andrew L. Tapia (Rúbrica)

464“Reinder” en Mazatlán, 1o. de febrero de 1873

465Sr. Presidente del ayuntamiento y Señores regidores, tengo el honor de acusar el recibo de su estimado favor del día 30 último.

466En nombre de los oficiales y de la tripulación de este barco y de mi mismo, le ruego expresar nuestra agradecida apreciación del alto honor que nos hizo prestándonos un voto de gracias en nombre del ayuntamiento y Ciudad de Mazatlán.

467Siempre será una fuente de satisfacción para nosotros el saber que a donde vayamos llevaremos con nosotros los amables sentimientos de Ustedes y de sus compatriotas.

468W.R. Kennedy

469Comandante

470“Reinder” en Mazatlán, 4 de febrero de 1873 a la Secretaría de Marina en Londres

471Señor,

472[...] 1. Tengo el honor de informar a sus Señorías que ha estallado en este país una Revolución importante.

4732. La magnitud de esta insurrección ha causado alarma a través del país, y se terne que pueda resultar un levantamiento de los indios, a menos que el presente disturbio se domine rápidamente. Sólamente es necesario observar que de una población de 8 millones, 6 millones son indios, para demostrar que la alarma no es sin fundamentos [...]

4743. A mi llegada a la costa de México, el 16 de noviembre de 1872, me encontré al Puerto de Mazatlán y su área vecina en un estado de tranquilidad, como lo estaba también todo México, excepto el Cantón de Tepic en la Provincia de Jalisco, en donde amenazaban los disturbios.

4754. Por muchos años, esta provincia ha sido gobernada por el General Lozada: un proscrito y criminal. Este hombre fue llamado para presentar su sumisión al Gobierno del Presidente Lerdo. Como resultado, Lozada había mandado una comisión a México, y a su regreso a Tepic se debería de decidir si habría paz o guerra.

4765. Mientras estaba así la situación, Lozada lanzó una proclama á los Residentes de Tepic, diciéndoles que en caso de guerra, no respondería por la conducta de sus hombres, ni garantizaría la seguridad de personas o propiedades en Tepic.

4776. Bajo estas circunstancias los comerciantes me pidieron ayuda y me rogaron que el “Reinder” se estacionara en San Blas. En seguida me fui a San Blas y a mi llegada (16 de diciembre de 1872) fui en diligencia a Tepic (a unas 56 millas de la costa) para ponerme en contacta con los Residentes y familia e informarme de la situación. Encontré a todos muy alarmados. Muchas familias ya se habían ido de la ciudad, pero dio gran satisfacción la llegada del “Reinder” a la costa y rápidamente volvió la confianza.

4787. Durante mi estancia en Tepic la comisión regresó de México y Lozada llamó a junta a sus jefes y otras gentes el 15 de enero de 1873. Como era evidente que ésta fuera señal de un levantamiento general salí el 13 de enero y regresé al barco, avisando a todos los que apreciaban su seguridad para que siguieran mi ejemplo.

4798. En la junta del día 15 Lozada, presionado por sus jefes (todos rebeldes y proscritos como él) decidió resistir al gobierno, antes que renunciar al puesto que había ocupado tanto tiempo. Proclamas afirmaron que la guerra se la impuso el gobierno y poniéndose al mando de 8, 000 hombres Losada se fue inmediatamente a Guadalajara, una ciudad de 100, 000 habitantes, al mismo tiempo que despachaba otra fuerza de 5, 000 hacia Zacatecas y otra cantidad igual hacia Mazatlán. También fueron asignados guardias en todos los caminos que salían de Tepic y a nadie se le permitía dejar el lugar.

4809. Como ya no había aparentemente ningún peligro inmediato para los que se quedaban en Tepic, y temiendo por la seguridad de Mazatlán, me preparé para ir en ayuda de los residentes en ese lugar: cuando a punto de salir recibí una carta, firmada por los principales negocios mercantiles en Tepic, suplicándome posponer mi salida, ya que estaban en un estado muy crítico y a merced de una horda bárbara de indios.

48110. En consecuencia, me quedé 48 horas más en San Blas para dar tiempo a aquéllos que querían buscar la protección de la Bandera Inglesa, para poder escapar de Tepic.

48211. Uno de los primeros que llegó fue el Sr. Heaven, el gerente de la Firma Barron, Forbes y Cía. Apenas había llegado, se recibió una orden del jefe en Tepic, dirigida a sus subordinados en San Blas para que arrestaran al Sr. Heaven y lo enviaran de regreso a Tepic. Como se trataba solamente de extorsionar dinero a este caballero, que no había cometido falta alguna, y estaba sólo buscando hospedaje para él y su familia, el Sr. Heaven, con mucho acierto, se fue a bordo del “Reinder” en donde permaneció hasta que desembarcó en Mazatlán. Todos los oficiales del gobiemo, incluyendo a todo el Personal de la aduana de Tepic y San Blas ya habían renunciado y se habían refugiado a bordo de este barco.

48312. En la mañana de este ruidoso 25, dí aviso que debería ir a Mazatlán a las 2 P.M. y preparé el embarque de los refugiados. A1 mismo tiempo llegó una orden de Tepic prohibiendo a todos el embarcarse en el “Reinder”. Esta orden me fue expedida con la intimación de obedecer su contenido.

48413. No respondí a este comunicado; pero estando alerta al carácter traicionero de los indios, considéré recomendable, como una medida de precaución, armar a la tripulación de las lanchas, y mandar dichas embarcaciones a la playa para rescatar a la gente.

48514. Si se contemplaba alguna oposición, ninguna se ofreció, y en un instante, más de 100 hombres, mujeres y niños, incluyendo varias familias principales fueron embarcados en seguridad y más tarde desembarcados en Mazatlán, al día siguiente (enero 26).

48615. Confío en que tomando estas medidas para defender la seguridad de gente inofensiva de la furia de una banda de salvajes, mis Señorías considerarán que no he violado, de ninguna manera, las órdenes confidenciales que se me dieron, y que sus Señorías estarán satisfechas ya que he actuado movido por el deseo honesto de mantener la dignidad de la Bandera Británica, y de proporcionar protección a todos aquéllos que puedan buscar su refugio (siempre de acuerdo en que estén autorizados para hacerlo) y que en la presente instancia me he esforzado, sin comprometerme con un bando u otro, para demostrar que el Gobierno de S.M. está ansioso por actuar de manera amistosa para el Gobierno de México y por ver que la paz y el orden se establezcan permanentementé én México.

48716. Le ruego incluir una copia de la carta dirigida a mí por el General Ceballos, el Comandante en Jefe de acá, én nombre del Gobierno Mexicano, y también mi respuesta a la misma.

48817. Se incluye una copia de una carta que recibí del Presidente del Ayuntamiento de esta Ciudad, escrita en nombre de sus regidores, junto con una copia de mi respuesta a ésta.

489Sinceramente, W.R. Kennedy (Rúbrica)

490Comandante y Oficial Superior Costa oeste de México

*

documento 26. El ministro de la Defensa resume la campaña de enero a marzo de 1873

491[...] En seguida, Lozada á la cabeza de todas las fuerzas que pudo reunir, emprendió su marcha hácia Guadalajara, y el 24 del mismo mes atacó á Tequila, que aunque resistió algunas horas, fué ocupado despues por dos mil hombres de los indios sublevados, sin que hubiera podido llegar á tiempo una fuerza de ciento cincuenta que mandaba en su auxilio el gobernador del Estado.

492En vista de este suceso se ordenó al C. general Ramon Corona, que se hallaba en Guadalajara, que rectificara las noticias recibidas, á fin de proceder con entera seguridad: que activara la formacion del escuadron que pocos dias ántes se habia mandado levantar al C. teniente coronel Praxedis Núñez, quien como conocedor del terreno en que debia operarse, podia prestar importantes servicios al ejército: que formara una brigada con los cuerpos 14 y 21 de infantería y alguna mas fuerza de la plaza, para que á las órdenes del C. general Prisciliano Flores, á quien se habia hecho marchar de esta capital, operara sobre el enemigo, en el caso de que las noticias recibidas hubieran sido exageradas, pero que en caso contrario, se moviera él mismo con todas sus fuerzas, dejando la necesaria para la guarnicion de Guadalajara. Previendo que las fuerzas de Lozada tratarian de invadir á la vez el Estado de Sinaloa, se ordenó al C. general Cárlos Fuero que se encontraba en Durango, que mandara una brigada compuesta de los cuerpos 6o., 17 y 23 de infantería, una parte del 8o. de caballería, á las órdenes del C. general Miguel Palacios, para reforzar al general Ceballos que se encontraba en Mazatlan, á fin de que pudiera operar éste por el Rosario, sobre los sublevados de Tepic. Se le ordenó tambien que con el resto de sus fuerzas, marchara á Zacatecas para impedir que las fuerzas de Lozada invadieran aquel Estado por el Distrito de Colotlan.

493En tanto que las fuerzas marchaban á sus respectivos destinos, el general Ceballos tuvo noticia de que una parte de las de Lozada, en número de dos mil hombres al mando del cabecilla Agaton Martinez, se dirigian por el Rosario sobre Mazatlan, y conforme á las órdenes que se le habian comunicado, dispuso formar una columna de las tres armas para marchar al encuentro del enemigo.

494Tratando este Ministerio de aumentar las fuerzas que se hallaban en Guadalajara, se ordenó al C. teniente coronel Jesus Lobato, que se encontraba en Leon con dos compañías del batallon número 15, y al C. coronel Perfecto Soto que se hallaba en el mismo punto con una parte del 14 de caballería, emprendieran su marcha para la capital de Jalisco, por el camino mas corto, poniéndose allí á las órdenes del general Corona ó del jefe encargado del mando de la plaza.

495Miéntras por parte del Gobierno se dictaban estas disposiciones, Lozada á la cabeza del grueso de sus fuerzas avanzaba con direccion á Guadalajara y el general Corona, conforme á las órdenes que habia recibido, dispuso marchar personalmente á batir al enemigo con todas las fuerzas de que disponia, lo cual verificó á las dos de la tarde del 27 de Enero, pernoctando en la noche en Zapopam, miéntras el enemigo lo hacia en la Venta; pero al llegar al rancho de la Mohonera á tres leguas de Zapopam, tuvo noticia de que los rebeldes en número de seis mil hombres con tres piezas de artillería, se hallaban en las inmediaciones de dicho punto ocupando su frente y flanco izquierdo. Poco despues el enemigo avanzó sobre él empezando á tirotearse las guerrillas á las ocho de la mañana. En seguida dispuso la colocación de sus fuerzas convenientemente para la batalla, la que dió principio desde luego, atacando el enemigo de una manera vigorosa repetidas veces; pero fué rechazado en todas ellas, habiendo perdido en la misma tarde toda su artillería, muchos prisioneros y obligado á huir en desórden á sus primeras posiciones, dejando en su campo multitud de muertos y heridos. La falta de caballería impidió al general Corona consumar la derrota del enemigo, por lo que se limitó á tomar las precauciones convenientes, pernoctando en su campo en la misma noche para obrar al siguiente dia segun lo exigieran las circunstancias.

Mapa 2. Las operaciones militares en 1873.

496En la madrugada del 29 recibió dicho jefe en su mismo campo una comunicacion del C. general Rafael Junguito, que mandaba la guarnicion de Guadalajara, en la que le manifestaba que en la noche anterior habia sido ocupada la hacienda de Leal contigua á la garita Poniente de la ciudad, por una fuerza enemiga al mando de D. Plácido Vega, quien habia intimado rendicion á la plaza. Le comunicaba tambien que por disposicion de este Ministerio ya marchaban de Leon para la misma plaza, trescientos infantes y doscientos caballos con objeto de reforzarla.

497El general Corona, no pudiendo ya operar sobre los rebeldes que se habian fraccionado en gavillas, resolvió replegarse á la ciudad, tanto para salvar á Guadalajara, como para aprovechar la fuerza que se le enviaba de Leon. Esto lo verificó el citado dia 29, llevándose la artillería de los rebeldes y los prisioneros que se les habian hecho. El enemigo, despues del combate de la Mohonera, se replegó á las barrancas de Mochitiltic, manteniendo sus avanzadas respectivas. El parte detallado de este hecho de armas se acompaña en el Documento número 16.

498Como se ha dicho anteriormente, Lozada no se habia limitado á sus operaciones sobre Guadalajara, sino que pretendia á la vez invadir el Estado de Sinaloa, lo cual habia logrado ya la parte de sus fuerzas que mandaba el cabecilla Agaton Martinez, quien se habia apoderado de la plaza del Rosario. El general Ceballos, como se ha dicho tambien, organizó una columna de las tres armas, que puso á las órdenes del C. coronel Jesus Altamirano, para ocupar dicha plaza. Esta fuerza emprendió su marcha de Aguacaliente en la madrugada del 27 del propio mes, y como á las doce del dia encontró á una fuerza de caballería que se hallaba avanzada, y que venia replegándose, pues el enemigo que se encontraba en él Rosario contaba una fuerza numerosa y habia enviado su caballería en persecucion de la del Gobierno. El coronel Altamirano, cuya fuerza era de solo ochocientos hombres, dispuso atacar bruscamente la plaza y al efecto organizó sus columnas emprendiendo el asalto á las cuatro de la tarde. El enemigo las resistió por algun tiempo; pero al fin tuvo que desbandarse, huyendo su caballería por el camino de Escuinapa, quedando en poder de las fuerzas federales la mayor parte de las armas y municiones de la infantería enemiga. El parte detallado de este hecho de armas se acompaña en el Documenta número 17.

499Rechazadas las fuerzas mas importantes de Lozada en la Mohonera y el Rosario, como se ha visto, era necesario continuar las operaciones sobre la Sierra; pero esta exigia un número de fuerza respetable para asegurar el éxito, puesto que iba á hacerse la campaña en terrenos verdaderamente inaccesibles, que prestaban grandes ventajas al enemigo. Al efecto se dispuso por este Ministerio que el batallon número 25 y los cuerpos 4o. y 5o. de caballería que se hallaban en San Luis, emprendieran inmediatamente su marcha para Guadalajara, donde se reconcentraba el grueso de las fuerzas fedérales que debian marchar por el camino de las Barrancas.

500Lozada, á su vez, se disponia activamente para su defensa, introduciendo víveres y efectos de guerra en la Sierra, y aglomerando en ella toda la gente que podia recoger en los pueblos inmediatos. Mandó, ademas, que se fortificaran las barrancas de Mochitiltic, que se destruyeran todos los pasos y que se resistiera á las fuerzas del Gobierno que se presentaran en ellas. El Ejecutivo, queriendo evitar que los pueblos limítrofes fueran saqueados por los indígenas con pretexto de proveerse de víveres, ordenó al general Corona que enviara una brigada de caballería cerca de las Barrancas para proteger á dichos pueblos y observar a la vez los movimientos de los rebeldes.

501Entretanto el general Ceballos, á quien se habia unido ya la brigada del general Palacios que se le envió de Durango, aprovechando el golpe dado á los sublevados en el Rosario, avanzó con sus fuerzas hasta Acaponeta, donde recibió la sumision de algunos de los pueblos que reconocian á Lozada, marchando en seguida á Santiago, en cuyo punto se le sometió el cabecilla Agaton Martinez con las fuerzas que quedaban á sus órdenes. Esta circunstancia facilitaba al C. general Ceballos la ocupacion de Tepic, la cual verificó el dia 1o. de Marzo.

502Ocupado el centro de los recursos de los rebeldes, la fuerza de estos que se encontraba en las Barrancas de Mochitiltic tuvo que reconcentrarse en la Sierra, y entónces se ordenó al general Corona que marchara inmediatamente con su division á Tepic, llevando lo muy preciso para el buen éxito de la campaña, de cuya direccion general se le encargaba, quedando bajo sus órdenes el C. general Ceballos con las fuerzas de su mando.

503Así lo verificó el dia 7 del mismo Marzo, llevando dos mil seiscientos veinticinco infantes y ochocientos sesenta y tres caballos, con la artillería de montaña correspondiente. En su camino logró la completa sumision del departamento de Ahuacatlan, habiendo llegado á Tepic en 14 del mismo mes, donde encontró al general Ceballos con un total de fuerza de dos mil ciento treinta y tres hombres de las tres armas.

504Allí supo que á este jefe se le habian sometido y puéstose á su servicio, auxiliándole en sus operaciones, las fuerzas rebeldes de Acaponeta y Santiago, y que D. Domingo Nava, uno de los jefes de mas importancia de Lozada, se habia dirigido al mismo por conducto de D. Fernando de los Rios, ofreciendo someterse con sus fuerzas á la obediencia del Gobierno; por lo que dispuso que el general Ceballos con la division de su mando, marchara á situarse á Santa María del Oro, á fin de proteger á las fuerzas de D. Isidoro Jacobo, que en número de trescientos hombres se habian sometido tambien, autorizándolo á la vez, para que arreglara definitivamente la sumision de Nava, la cual se verificó poco despues.

(Memoria de Guerra 1873, pp. 114-119).

*

documento 27. El punto de vista de Lozada sobre su derrota en La Mohonera

505Los sucesos de La Mohonera juzgados por el general Manuel Lozada

506Remitido de Guadalajara el 24 de Febrero de 1873 y recibido en México el 25, a las 11 horas y 45 minutos de la mañana.

507Ciudadano Ministro de la Guerra:

508Hoy me ha presentado un comisionado de Tepic un documento que dice:

509San Luis, Febrero 2 de 1873

510Señor Comandante de Garabatos:

511Muy señor mío y amigo:

512En el año de 1858 el pueblo de San Luis Pochotitlán y ranchos de Arrayán que hacían el número de 187 hombres, hicieron frente a 7, 000 al mando del General Corona; el resultado fué que el señor Rocha salió derrotado con el número que antes he dicho.

513Después se reunieron algunos pueblos, dándose algunas batallas, aunque no con tan buen éxito como las primeras de Rocha, Sánchez Roman y Coronado.

514Hoy que nos hemos reunido en número considerable de todos los habitantes del Estado, ha sido para ser la burla de nuestros enemigos, y doble trabajo para los antiguos jefes, porque los jefes nuevos nombrados, habiendo peligro no se sabe de ellos, y menos de la clase de tropa, como acaba de suceder en la acción dada inmediata á Guadalajara el martes 28 y miércoles 29 del próximo pasado, habiendo combatido en esa acción solamente la la. Brigada que iba a retaguardia al mando del General Nava.

515Las de Ahuacatlán y Tepic se puede asegurar que de cada una no quedaron 100 hombres, y los que quedaron sirvieron solamente para maldita la cosa, sólo para dar que hacer.

516La caballería que quedó de ambas, por andar revuelta con las otras el miércoles en la mañana, sólo se ocupó de correr rumbo al Sur del campo que ocupaba el enemigo, solamente por no oír los tiros de fusil y de pieza del enemigo, asi se debe creer, pues el enemigo iba lejos de ellos una legua.

517Con muy poca gente de caballería de la la. Brigada, el enemigo se derrotó el martes en el campo que ocupaba, el miércoles se le dió alcance hasta las orillas de Zapopam, quedando solamente de él cuando más 500 hombres.

518Por tal razón la plaza de Guadalajara ya era nuestra, no habiéndose ocupado por la deserción de las dos brigadas, el resto que quedaba de la primera, se quedó todo dividido desde el campo que ocupaba el enemigo por la falta de cumplimiento de los soldados que se llaman voluntarios y más en los oficiales que no saben cumplir con su deber de sus obligaciones.

519Por todo lo expuesto, señores jefes, oficiales y soldados, las famosas armas del Estado del Nayarit, se están desprestigiando, y como es un gran defecto que hoy que si no hemos sido más en los encuentros, habremos sido tantos a tantos, es razón, señores jefes y oficiales, que les suplico hagan una junta cierta de todos sus soldados, discutan sobre el particular y sobre un solemne compromiso que tienen contraído por ambos, para que los que les faite corazón, espíritu y valor, den tres pasos al frente, entreguen las armas, se retiren de este Estado o se dejen para algunos quehaceres importantes, dando por resultado que quedemos, aunque pocos sobre las armas, pero de espíritu, voluntad y corazón para defender donde quiera nuestras familias, personas, intereses, levantando un acta por separado, de los que tengan voluntad, y otra de los que no la tengan, haciendo de los que antes he dicho, recojerles las armas a los que les falta valor y que den tres pasos al frente.

520Quedando en espera de su pronta contestación me repito de usted affmo. amigo S. S. que B. S. M.

521Manuel Lozada (Rúbrica)

522Aumento. El 17 de Enero en la tarde los pueblos del Estado se han declarado la guerra al Gobierno, obligándome a ponerme a la cabeza de sus movimientos, a pesar de mis enfermedades, no puse ningún inconveniente, y creyendo que jefes y soldados cumplirán con su compromiso que acabaron de celebrar: pero todo fué al contrario: una parte de la tropa y oficiales corrieron vergonzosamente, dejándome a mí y a la mayor parte de sus compañeros comprometidos combatiendo con el enemigo.

523Por todo lo expuesto espero que inmediatamente cubran el crímen que han cometido los que se desertaron, lo mismo que los que no, reuniéndose, equipándose de su parque y listos para emprender la campaña para donde se necesite porque de lo contrario sólo han sido buenos para comprometer a los que han hecho el ánimo.

524Lozada (Rúbrica)

525R. Corona (Rúbrica)

(arc)

*

documento 28. Circular dirigida a los habitantes de Tepic por Prajedis Núñez y Andrés Rosales

526A los habitantes de los pueblos del Distrito de Tepic Guadalajara, Febrero 21 de 1873 Como el Gobierno de la República se ha visto en la necesidad de dictar las medidas convenientes para la pacificacion de ese territorio, en atencion al plan subversivo proclamado en S. Luis, y á la invasion tan injusta como inesperada que sufrieron los Estados de Jalisco, Sinaloa y Zacatecas, en los últimos dias del mes próximo pasado; nos creemos con el deber de dirijirnos á vdes. á fin de manifestarles la intervencion que hemos tenido en los sucesos anteriores, los motivos que nos decidieron á ocurrir al mismo Gobierno, y los propósitos que abrigamos con relacion á nuestra conducta hácia los pueblos del Distrito, al llegar á ellos con las tropas federales.

527Debiéndonos concretar á los límites de una carta, no entrarémos en pormenores que harian molesta su lectura, y nos reducirémos por tanto á los puntos mas generales; suplicando á vdes. préviamente, que se sirvan fijar en ellos su atencion, puesto que de una manera esencial se enlazan con la suerte y bienestar de los pueblos tan luego como llegue la vez de dar principio á las operaciones militares.

528No ignoran vdes. las circunstancias que nos obligaron á tomar las armas en las cercanías de Atonalixco, en fines de Octubre último, y tampoco las ventajas que obtuvimos con un corto número de compañeros sobre las fuerzas mucho mayores de nuestros adversarios. Igualmente no desconocerán vdes. que pudimos reunir elementos suficientes para prolongar la resistencia, y quién sabe si hubiesen sido aun bastantes para vencer á nuestros enemigos, puesto que en nuestro favor existia la justicia de la causa que defendiamos, el buen sentido de la generalidad de los habitantes, y la fuerza moral que tienen siempre los que combaten por la libertad contra el despotismo. Mas ante la idea de los desastres que una lucha obstinada ocasionaria en los pueblos cuyo reposo y bienestar nos interesa vivamente, y ante la consideracion de tener que combatir con nuestros antiguos compañeros de armas, preferimos apelar á los medios que la prudencia nos aconsejaba, disolviendo nuestras fuerzas á fin de ocurrir al Supremo Gobierno de la Nacion en solicitud de garantías para las mismas poblaciones. Contribuyó tambien á que formásemos esta resolucion la noticia que recibimos, de que D. Manuel Lozada habia nombrado una comision para que se acercase al señor presidente de la República y le manifestase su leal y franca sumision al órden constitucional. Aunque no creímos en la sinceridad con que se hacia esta promesa de parte de aquel caudillo, nos pareció sin embargo, que de este paso podria resultar un bien para el Distrito, porque no seria imposible que nos engañásemos en nuestros juicios y que se arreglase la situacion de Tepic, mediante providencias pacíficas y consultando siempre al decoro de la República, en cuyo caso no teniamos que hacer otra cosa que regresar á nuestros hogares y cooperar con lo que pudiésemos para la consolidacion de la paz y para el adelanto de nuestros pueblos. Desgraciadamente no se cumplieron nuestros deseos, y sí se realizaron nuestras previsiones! El juicioso informe que adjuntamos, dado á Lozada por uno de los individuos de la comision, y los últimos acontecimientos, han venido á patentizar la mala fé con que desde un principio se propuso tratar este negocio, para ganar tiempo, sin considerar los verdaderos intereses de vdes., que consisten en disfrutar de las comodidades que proporciona la paz pública, y del libre ejercicio de los derechos individuales. ¿Qué ventajas obtendrán vdes. con una guerra provocada solamente con fines particulares de cierto número de cabecillas de quienes los pueblos no tienen que esperar nada provechoso á su bienestar y porvenir? ¿Siquiera pagan á sus soldados el haber á que tienen derecho puesto que derraman su sangre por ellos? ¿Socorren á sus familias cuando los arrancan de su lado para irlos á sacrificar en los campos de batalla, como sucedió últimamente en la Mojonera y en el Rosario? Bien saben vdes. el triste destino que con taies gefes esta reservado á los desgraciados á quienes obligan á hacer fatigas militares sin proporcionarles ni el alimenta necesario.

529Como todos estas males han pasado á nuestra vista; cómo observábamos que no habia órden en el Distrito, que no se respetaba á las autoridades, que no se promovia el adelanto de los pueblos, que no se trataba, en fin, mas que del engrandecimiento de cuatro ó cinco cabecillas; y doliéndonos demasiado esta situacion, decidimos de acuerdo con algunos compañeros nuestros que abrigaban las mismas ideas, hacer los mayores esfuerzos, aun con sacrificio de nuestros intereses y de nuestras vidas, si hubiere sido preciso, para poner término á tantas arbitrariedades y establecer francas y cordiales relaciones con el gobierno de la República. ¿No es Tepic una parte integrante de ella? ¿Sus habitantes no pertenecen á la gran familia mexicana? no tienen los mismos derechos? por qué, pues, se les quiere tener oprimidos por unos cuantos ambiciosos que no han reconocido mas leyes que sus caprichos?

530Nuestras aspiraciones no podian ser mas justas, ni mas legítimos los medios de que comenzamos á valernos para realizarlas. Uno de nosotros, algunos dias ántes de los sucesos de Atonalixco, tuvo una larga conferencia con Lozada y en ella con la mayor franqueza le manifestó que era preciso ya cimentar un órden legal, reconocer lealmente á las autoridades federales, concluir con las intolerables demasias de Galvan, Castillo y Nava, y promover las mejoras que anbelan los pueblos para su felicidad y adelanto. Mas todo era infructuoso ante la desmedida ambicion que subyuga á las personas que hemos mencionado, y ninguna de ellas debía de querer prescindir del provecho particular que les ofrece la despótica dominacion que han ejercido.

531Concluida la revolucion que conmovia al país, la ocasion no podia ser mas propicia para la ejecucion de nuestros proyectos, que procuramos desde luego poner en conocimiento del Gobierno de la Unión, á fin de no tener que recurrir á las armas, á cuyo medio solo en último extremo debiamos apelar, cuando el capricho de aquellos quitase la esperanza de todo arreglo pacífico y decoroso. Si tuvimos pues, que oponer en Atonalixco una enérgica resistencia, fué porque nuestros enemigos, sabedores de nuestros planes de órden, y conociendo que estos se encaminaban á destruir su poder, se armaron violentamente, y creyendo sorprendernos, nos atacaron con fuerzas superiores en las cercanias del pueblo referido.

532Ahora el Gobierno ha resuelto abrir la campaña con sobrados elementos para el buen éxito de ella, encomendando su direccion á un general prudente y de reconocida pericia. Nadie mas que Lozada, Vega y los otros tres gefes que hemos indicado, son los responsables de la sangre que ya se ha vertido y la que en lo de adelante se vierta hasta la completa pacificacion de Tepic, porque ellos son los que han provocado la guerra, excitando la indignacion pública con su injustificable rebelion y con sus criminales designios.

533Las profundas simpatías que abrigamos hácia los pueblos del Distrito, los numerosos amigos que tenemos en ellos, nos inspiran un deseo vehemente de que las próximas operaciones de la campaña ocasionen los menores males posibles. No vamos á vengar agravios, sino á establecer el órden; queremos la paz bajo el imperio de la ley y la garantía de la libertad, por esto odiamos el despotismo y combatimos sus demasías. Así pues, nada tendrán vdes. que temer, ni de parte del Gobierno que con especial solicitud atenderá á la salud de los pueblos, ni del disciplinado ejército que marchará á desempeñar su mision con nobleza y dignidad; y estén vdes. seguros de que se otorgará toda clase de garantías, así respecto de las personas como de los intereses legítimos. Las familias sobre todo, serán respetadas y aun protejidas, aunque los gefes de ellas hubiesen tomado parte en la sublevacion de Lozada.

534Los prisioneros hechos en los campos de la Mojonera fueron puestos en libertad y tratados por el valiente general Corona con la mayor benignidad, y de nuestra parte aprovechamos las consideraciones con que nos honra tan digno gefe, para alcanzar en favor de ellos mas de lo que pudieran esperar y apetecer, á fin de que tuviesen una muestra señalada del interés que tomamos por todos los hijos del Distrito. No dudamos que al regresar á sus hogares habrán llevado un grato recuerdo de su permanencia en esta ciudad, en donde disfrutaron de garantías y proteccion que no tienen al lado de sus cabecillas.

535Hemos hecho mérito de estas circunstancias, para que tengan vdes. una plena confianza de que la misma conducta observarémos al llegar á los pueblos las fuerzas federales, y de que los prisioneros que se hagan al enemigo contarán con nuestras simpatías y con la indulgencia de nuestro general; porque no duden vdes. que el éxito de las operaciones militares ha de ser favorable al gobierno, en atencion à las numerosas tropas que ha puesto en campaña, á su buena organizacion y al valor y pericia de sus gefes. Las acciones de la Mojonera y del Rosario son ejemplos recientes y expresivos de lo que constituye la superioridad de un ejército, pues en uno y en otro de esos hechos de armas, las fuerzas de Lozada fueron derrotadas, no obstante que eran mucho mayores que las del gobierno.

536Concluimos, Señores, suplicando á vdes. nuevamente, que vean en nuestras palabras la expresion mas sincera de nuestro patriotismo y de nuestro anhelo por la felicidad de los pueblos: que no permitan que sean molestadas sus familias separándolas de sus hogares, pues tendrán todas las garantías que puedan desear; y que no olviden vdes. que á la sombra de la paz y al influjo de la libertad se alcanzan los grandes beneficios de la civilizacion y del progreso.

537Tenemos la honra de ofrecernos de vdes. SS. y amigos.

Prajedis Núñez

Andrés Rosales

538(Guadalajara, Tipografía de Rodríguez, 7 pp.)

539Este documento se completa con el folleto de 54 pp., publicado en Tepic en abril de 1873 por Domingo Nava, otro jefe que abandonó a Lozada: Documentos en que constan los trabajos emprendidos por D. N. para la pacificación del Distrito de Tepic.

*

documento 29. Puntos acordados en la junta del 8 de abril por los Pueblos Unidos del Nayarit

540Junta del 8 de abril de los Pueblos Unidos Puntos acordados en la Junta el 8 del corriente por los Pueblos Unidos del Nayarit y los del Centro= Manifestaron los primeros= 1o. Completa alianza de union entre si de defensiva y ofensiva = 2o. = Que como el enemigo trabaja mucho para que creamos sus cuentos no debemos de creer nada cuenten lo que contaren= 3o. = Como entre nosotros puede haber algunos beleidosos traidores como Nava, necesitamos redoblar nuestra vigilancia= 4o. Que pudiendose encontrar entre nosotros alguno que este en convivencia con el enemigo, y que habiendo algunos que lo sepan y no lo avisen se consideraran como este y seran pasados inmediatamente por las armas= 5o. Los pueblos y sus autoridades durante toda la revolusion tendran la mayor vigilancia para que no se introdusca ningun enemigo, asi como correos que no será otro su objetivo que venir á meter el desorden= 6o. Habiendo Union entre sí debemos como compañeros cuidarnos los unos á los otros para guardar el órden y no cauzarnos de ninguna manera males= 7o. = Unidos como estamos, nos sostenemos como compañeros y hermanos como unico recurso en la sierra, para defender nuestras vidas, nuestras familias y nuestro Pavellón Religioso que por tantos años hemos sostenido= 8o.= La guerra la sostendremos sin término definido para que asi lo mismo que nuestros hermanos los pueblos de afuera no desmallen y lo sepa tambien el publico; si pronto acabamos en las fuerzas enemigas ó entren en tratados honrosos para nosotros= 9o.= Si el enemigo pide tratados los admitiremos pues estemos de acuerdo, pero para el efecto de admitirlos los hemos de hacer de comun acuerdo entre todos, a fin de nombrar las personas que lo puedan desempeñar dignamente, dandonos estos cuentas de sus actos= 10o.= A los soldados de línea que son nuestros hermanos no debemos hacerles nada, sino al contrario tratarlos bien, y al emprender el combate nos hemos de esforzar en gritarles en donde haya campo, que con ellos no es la guerra, que la guerra se la hacemos á sus gefes que son de todos nuestros enemigo, que para ellos hay garantia ya sean prisioneros de guerra ya pasandose ó ya desertandose menos para sus gefes que sufriran la última pena= 11o.= Como todos los gefes de linea son voluntario y ínteresados mantenerse del erario Nacional, son la causa de las revoluciones por está razon los taies oficiales del Ejercito son enemigos mortales de los pueblos= 12o. = que nuestros hermanos los pueblos de fuera esten listos para adonde quíera que asome el enemigo traernos todo el mais que nos sea posible y venderselos al menos precio que puedamos por la falta de mais que aqui se encuentra= 13o.= Por último que necesitamos tener listos de seis á ocho correos en cada puerto de fuera con el único fin de estar dando cuenta de cuanto ocurra en sus posiciones= Huaynamota 8 de Abril 1873= Los Pueblos Unidos de la Meza del Nayarit= = Es copia = Huaynamota en la misma fecha contestaron los segundos= Que los Pueblos Unidos de fuera son conformes con los sentimientos de sus compañeros los Pueblos del Nayarit en todo lo que manifestaron.= Victoriado en seguida el Exmo. Señor General Don Manuel Lozada y la Union de los Pueblos y su libertad= retirandose despues= Es copia=

(arc)

*

documento 30. La campaña contra Lozada

541En los primeros dias del mes de Abril, dispuso el general Corona que se batieran las fuertes posiciones que ocupaban los rebeldes en la mesa del Nayarit, y las cuales consistian en una extensa sucesion de puntos fortificados en terrenos verdaderamente inexpugnables, siendo los principales los de Mala Noche, las Higueras, el Jazmin, Agua Bendita, la Cruz, Platanitos y Guaynamota, y al efecto ordeno que se formaran tres fuertes columnas á las órdenes de los generales Ceballos, Carbó y Tolentino, llevando el mando en jefe el primero. Para el mejor éxito de esta operacion, se ordenó por este Ministerio al C. general Cárlos Fuero, quien como se ha dicho se encontraba en el Estado de Zacatecas, que avanzara sus fuerzas á Mexquictic, por si el enemigo trataba de retirarse por ese rumbo.

542En virtud de tal combinacion, el dia 6 del mismo mes salió el general Tolentino por el rumbo de Santiago, hácia la mesa indicada, con una columna de infantería y media batería de montaña, en número de mil quinientos hombres, debiendo reunirse el dia 13 en Guaynamota con el general Ceballos. Este último jefe salió de Tepic al dia siguiente con la infantería y parte de la artillería de su division por el pueblo de San Luis, en direccion de las posiciones de Lozada, que aun contaba con cuatro mil hombres bien armados y municionados.

543El dia 10, á las doce, se presentó el general Ceballos frente á las formidables posiciones de Mala Noche; poco despues organizó dos columnas, una al mando del C. general José Guillermo Carbó, compuesta de dos compañías del 17o. batallon, y dos del 26o., y otra á sus inmediatas órdenes, formada de dos compañías del 26o. batallon, cincuenta hombres de la fuerza auxiliar del mando del C. Domingo Nava, y una pieza de artillería. Ordenó al general Carbó que atacara la posicion de la derecha, miéntras él se dirigia por la izquierda, sobre la posicion principal. A las cuatro de la tarde avanzaron las columnas protegidas por la artillería, y despues de algunos disparos de ésta y media hora de combate, fué desalojado el enemigo, replegándose en direccion de las Higueras, y dejando en poder de los asaltantes algunos muertos, heridos y prisioneros. El croquis del terreno en que tuvo lugar este hecho de armas se acompana en el Documento número 18.

544Ocupadas las posiciones de Mala Noche, continuó su marcha el general Ceballos con mil doscientos hombres y dos piezas de artillería, dejando el resto de su fuerza en la mesa de los Robles, á las órdenes del C. coronel Julian Jaramillo. A las ocho de la mañana del dia 12, la vanguardia de las fuerzas federales rompió sus fuegos sobre las posiciones avanzadas del enemigo, quien fué desalojado de ellas replegándose á la posicion principal de las Higueras, donde se encontraba el grueso de sus fuerzas. A las once y media de la misma, el general Ceballos hizo jugar su artillería sobre esta posicion, y destacó dos fuertes guerrillas con sus sostenes respectivos por los flancos derecho é izquierdo, á las órdenes de los generales Palacios y Carbó, miéntras que él avanzaba por el centro con una columna protegida por una extensa línea de tiradores. En seguida se generalizó un reñido combate sostenido por ambas partes, que dió por resultado la ocupacion de la formidable posicion que ocupaba el enemigo, (cuyo croquis podrá verse en el Documento número 19) retirándose este en buen órden, y sosteniéndose en cada una de las sucesivas posiciones que ofrece para la defensa aquella gran cordillera. De todas ellas fué desalojado, pero á las tres de la tarde se encontraba nuevamente reforzado en la inexpugnable posicion del Jazmin, que tenia fortificada y artillada.

545Las tropas, segun expresa el general Ceballos, estaban fatigadas porque casi al paso veloz y subiendo ó bajando cerros habian logrado arrojar al enemigo, atacándolo continua y vigorosamente sin haber tomado ni agua ni alimento, por lo que dispuso que la parte de la fuerza que habia quedado en los Robles, avanzara á las Higueras; y dejando al general Carbó en la posicion sobre el Jazmin, regresó á las Higueras para hacer avanzar esa fuerza la que llegó á las cuatro de la tarde y fué á relevar á la que durante el dia se habia batido. Repuestas las municiones consumidas, ordenó al general Carbó que rompiendo un vivo fuego sobre el enemigo, lanzara al combate á las tropas de refresco y asaltara las posiciones que aquel ocupaba, lo cual se verificó con un lujo de valor, segun decia el mismo general Ceballos, verdaderamente satisfactorio.

546El enemigo abandonó una pieza de montaña y un gran número de muertos y heridos, retirándose para la cumbre de los Jazmines cuya posicion defendia el mismo Lozada con dos mil hombres.

547El dia 14 a las ocho de la mañana las columnas del general Ceballos, protegidas por el fuego de su artillería atacaron la posicion indicada y despues de un reñido combate por los flancos, el enemigo fué desalojado, replegándose sucesivamente á las posiciones fortificadas de Agua Bendita, la Cruz y los Platanitos, de las cuales fué arrojado sucesivamente tambien, hasta sus posiciones fortificadas de Guaynamota, cuyo ataque se emprendió en la mañana del dia 16; pero á los primeros disparos de la artillería las abandonaron los rebeldes, incendiando á su paso el pueblo con objeto de detener la persecucion que se les hacia. El croquis de esas posiciones se acompaña bajo el Documento número 20.

548Las fuerzas pasaron por dicho pueblo en medio del fuego, explosiones de minas y de granadas enterradas á flor de tierra que el enemigo habia preparado para ese caso, sin que les atemorizara lá grande explosion que hizo la parte del depósito de municiones que no pudieron llevarse los rebeldes y que incendiaron en aquel momento; sin embargo fueron perseguidos hasta la orilla del rio en donde tenian otra fuerte posicion para impedir el paso á las tropas que los perseguian.

549En Guaynamota se ocupó el general Ceballos en organizar sus fuerzas, y el dia 22 salió con ellas para forzar el paso del rio del mismo nombre que el enemigo se disponia á defender. Próximo á la ribera opuesta destacó al C. teniente coronel Genaro Roman con trescientos cincuenta hombres para flanquear la izquierda de la posicion fortificada por la naturaleza del terreno; y al C. coronel Juan N. Ibarra, con el 23o. batallon para flanquear la derecha y voltear la posicion, á fin de caer por la retaguardia del enemigo, ocultándole su movimiento. Con este objeto destacó á la fuerza auxiliar en tiradores, apoyados con cien hombres de línea para llamar la atencion del enemigo por el frente, preocupándolo con algunos tiros de artillería; pero al sentir este el movimiento de las fuerzas que iban á operar por su flanco derecho, abandonó la posicion, cuyo croquis puede verse en el Documento número 21, y huyó en dirección del cerro de las Vigas, siendo perseguido por los tiradores que lo siguieron hasta donde lo permitió lo escabroso del terreno.

550Miéntras el general Ceballos operaba con sus fuerzas de la manera que se ha visto, el C. general Francisco Tolentino que como se ha dicho marchó por el rumbo de Santiago hácia la mesa del Nayarit para obrar en combinacion con aquel jefe, incorporó en su marcha á su columna, en el punto llamado Vicenteño, á la fuerza de nacionales de «Pueblos Unidos», que se componia de cuatrocientos hombres y estaba al mando de D. Agaton Martinez. El dia 10 hizo avanzar á Santa Teresa á la fuerza de Huajicori, al mando de su comandante Jesus Romero: el 12 tuvo noticia de que el enemigo estaba fortificado en el Paso de las Cargas, por lo que dispuso que el C. Agaton Martinez avanzara con su fuerza sobre dicho punto, lo cual verificó quedando poco despues flanqueada la primera línea de fortificacion y reforzada la fuerza de Martinez con las compañías del 15o. batallon, á las órdenes de D. Fortino Vizcayno.

551Al siguiente dia 13 dispuso que una columna formada de las mismas compañías, avanzara á paso veloz por el camino directo que se halla en una precipitada pendiente, y que Martinez con los cuatrocientos hombres de Pueblos Unidos, avanzara por la derecha atravesando la breña: el 11o. batallon sostenia á la primera columna y el 25o. á la segunda, formando la reserva el resto de la columna: la artillería la colocó en una loma que dominaba la posicion enemiga, haciéndola jugar con buen efecto para proteger la marcha de las columnas.

552Desde que estas fuerzas emprendieron la subida empezaron á ser batidas por el enemigo; pero lograron llegar á la fortificacion, haciendo huir á los rebeldes, que incendiaron el monte para detener á las tropas que los perseguian. De estas, cuatro soldados fueron abrazados por las Hamas, pues la persecucion se hizo sin que el fuego hubiera sido un obstáculo para ella, prosiguiéndose dos leguas adelante del punto llamado Coyultitas. El 14 continuó la columna su marcha, hostilizada por las guerrillas enemigas hasta los Jazmines, y el 15 continuó avanzando, aunque con alguna dificultad, por los obstáculos que se habian interpuesto en el terreno. El 16, la vanguardia de ella batió un grueso de fuerza enemiga, en el rancho llamado Cornelio, que abandonó su posicion y fué perseguida en las montañas. El 17, descubrió al grueso de la fuerza enemiga que se encontraba en la cuesta de Loreto, cuya posicion era formidable.

553En el acto dispuso atacarla, situando la artillería en una loma y formando dos columnas de ataque, una á las érdenes del C. coronel Mariano Robles Linares, compuesta de los batallones 21o. y 15o., y otra á las del C. Agaton Martinez con la fuerza de Pueblos Unidos. La primera avanzó por el frente y la segunda por el costado izquierdo, marchando por el centro de las dos, y á su retaguardia el 7o. batallon á las órdenes de su jefe, el teniente coronel Gabriel González, á fin de que protegiera oportunamente á cualquiera de las dos columnas que necesitara de su auxilio. El 11o. y 25o. batallones formaban la reserva, cubriendo la extrema retaguardia el C. teniente coronel Andres Rosales, con el escuadron de su mando y dos companias del 7o. batallon, á las ordenes del comandante Jesus H. Preciado. En este orden se emprendieron las operaciones, jugando la artillería con buen éxito y apoderándose las columnas de la posicion despues de media hora de combate. En la tarde prosiguio su marcha la columna hasta la Cofradía, adonde permanecio en espera de las ordenes del C. general José Ceballos.

554A consecuencia de la batida que, como se ha visto, se hizo al enemigo en sus principales posiciones, los pueblos de la mesa del Nayarit, al mando del cabecilla Dionisio Gerónimo, se dirigeron al C. general Tolentino, solicitando someterse á la obediencia del Supremo Gobierno y expresando que solo por temor á los amagos de Lozada habian permanecido con las armas en la mano, contra su índole é intereses. El citado general acepto la sumision de esos pueblos, ofreciéndoles toda clase de garantías y levantándose la acta respectiva.

555El dia 23 se reunieron en la Cofradía los generales Ceballos y Tolentino y el primero dispuso que el C. general Miguel Palacios, con los batallones 60. y 21o., dos companias del 15o. y ciento cincuenta hombres de fuerzas auxiliares, marchara en persecucion de Lozada, que se encontraba en la márgen izquierda del arroyo de Juana Burra, en tanto que él marchaba á Jesus Maria con el objeto de afirmar la paz de esos pueblos y destacar por Santa Teresa al C. Agaton Martinez con la fuerza de su mando para operar en combinacion con el general Palacios.

556Este último jefe, cumpliendo con las ordenes indicadas, se avisto al campamento de Lozada en la tarde del dia 24, é hizo avanzar las companias del batallon número 15 y al batallon número 23, á las ordenes del C. coronel Juan N. Ibarra, ordenándole que con esa fuerza pasara el arroyo, y siguiendo el camino de Guaynamota, subiera hasta la altura que dominaba el flanco izquierdo del enemigo. Dispuso ademas que la seccion Nava, á las ordenes del C. Juan W. Garcia, siguiera por el arroyo en direccion al camino del Cerro de las Vigas, por el cual intentaba retirarse una parte de los sublevados.

557Al ver Lozada el movimiento que ejecutaban las fuerzas del general Palacios, ocupo con las suyas las alturas y reforzo sus flancos haciendo avanzar ocultos por una canada mas de doscientos hombres, descuidando el centro de su línea. Aprovechando esta circunstancia el jefe de las fuerzas federales, hizo avanzar medio batallon del 6o., con órden de coronar la cima mas elevada de la montana, que era el centro de la posicion de Lozada, dividiendo así al enemigo para batir la retaguardia de este que se habia dirigido al flanco izquierdo. El otro medio batallon lo mandé á reforzar á Garcia, sobre quien el enemigo habia tomado la iniciativa de una manera vigorosa, quedándose el general Palacios con el batallon número 21 y dos piezas para acudir al punto donde fuera necesario. El combate se generalizó en ambos flancos, y terminé al anochecer, retrocediendo el enemigo hácia la cordillera de las Vigas, donde tenia una fuerte posicion, en la que habia reunido mas de trescientas familias de aquellos pueblos, con objeto de obligar á los hombres á combatir, sosteniendo la rebelion.

558El general Ceballos, que se habia ocupado entretanto de restablecer á las autoridades en los pueblos de la mesa del Nayarit, Jesus Maria, Guaynamota, San Juan Peyotan &c., &c., despues de haber recibido personalmente las protestas de sumision de Dionisio Gerénimo y de los comandantes que estaban subordinados á dicho cabecilla, sin perdida de tiempo y aprovechando el desconcierto en que debia hallarse Lozada á consecuencia de la sumision de los pueblos que lo obedecian, dispuso una combinacion con todas las fuerzas de su mando, á fin de sitiar y batir el Cerro de las Vigas donde, como se ha dicho, se encontraba aquel cabecilla.

559Al efecto ordenó al C. general Miguel Palacios, que dejando cubierto el camino de Huajimí y la plaza de Guaynamota, marchara á situarse el dia 30 á la falda del cerro referido, por el lado Oeste, hostilizando al enemigo y atacándolo si se le presentaba una buena oportunidad.

560El general Ceballos, con las brigadas de los generales Tolentino y Carbó, emprendió su marcha de Jesus Maria el dia 29 para pernoctar en San Isidro, á fin de ganar la falda de la sierra de San Andrés, situada al Norte del expresado Cerro de las Vigas, y destacar de allí una columna para voltear y atacar la posicion enemiga por la retaguardia, que era el S. E. de ella, en combinacion con las otras columnas. Al llegar la vanguardia del general Ceballos á San Isidro, sorprendió una avanzada del enemigo, de la que huyo una parte, dando aviso del movimiento de las fuerzas federales, por lo que no pudo tener ya efecto el ataque indicado.

561El dia lo. del siguiente Mayo destacé el general Ceballos al coronel Calixto Mariles, con una columna de novecientos hombres y una pieza de artillería, para que cortara el camino de San Andrés y detuviera al enemigo en caso de que se retirara por esa sierra, mientras que el mismo general Ceballos avanzaba para pernoctar en el Duraznito.

562En su marcha supo por sus exploradores que el enemigo habia levantado su campo dos dias antes, abandonando sus posiciones fortificadas del Cerro de las Vigas, por lo que continué el dia 2 á Santa Gertrudis, mandando sus exploradores para averiguar el rumbo que llevaba el enemigo en su retirada.

563El C. coronel Mariles dió parte de que por el de San Andrés no se observaba movimiento alguno, por lo que le ordeno atravesara la sierra del mismo San Andrés, para llegar el dia 3 á Huaxtita, pueblo situado en la sierra de la cordillera de Guadalupe, única retirada probable que quedaba al enemigo. Los exploradores regresaron participando que Lozada con su fuerza se encontraba en el cerro fortificado de las Palmas, y que las familias que llevaba consigo tenian su campamento desde dicho cerro al de Guadalupe. Dispuso entonces Ceballos formar dos columnas ligeras; una á las ordenes del C. general Carbo, y otra á las del general Tolentino, ordenando al primero marchara en pos de la huella del enemigo hasta encontrarlo, y al segundo se dirigiera á Huaxtita, donde se le incorporaria el coronel Mariles, para que con ese refuerzo marchara á Guadalupe, con el fin de apoderarse de las familias y atacar por retaguardia las posiciones de las Palmas, en combinacion con el general Carbó.

564El general Ceballos, con un batallon atravesando el Cerro de las Vigas, se unió al general Palacios y regreso á Guaynamota, el dia 4 del citado Mayo.

565Poco despues recibió un aviso del general Carbó en que le participaba estarse tiroteando con el enemigo al frente de la posicion de este, la que no atacaba porque le costaria mucha sangre, prefiriendo esperar la aproximacion del general Tolentino. En virtud de esta noticia hizo salir inmediatamente al C. Coronel Mariano Robles Linares con mil hombres y una pieza de artillería, con órden de llegar á Guadalupe y atacar por el flanco derecho la posicion de Las Palmas.

566Al sentir Lozada el movimiento que los generales Tolentino y Carbo, emprendian sobre él en la montaña del dia 5, dividio su fuerza, que se componia de quinientos hombres, en dos fracciones, mandando una al encuentro del general Tolentino, con objeto de detenerlo en una de aquellas formidables posiciones que presenta el terreno, miéntras el mismo Lozada con la otra contenia al general Carbó que se preparaba á atacar las fuertes posiciones que tenia á su frente, y á acudir al ataque por la retaguardia del enemigo, que emprendia el general Tolentino, en el caso de que no llegara á tiempo la columna del coronel Robles, que como se ha dicho, salió de Guaynamota el dia anterior.

567Este jefe pudo llegar hasta á una legua del campamento enemigo, sin ser sentido por los rebeldes, dejando cortada á su flanco derecho una avanzada de cincuenta hombres que vigilaban el camino de Huajimi, y sorprendiendo á dos vigilantes que confesaron que Lozada, Castillo, Aldaz, y otros tres jefes estaban en un rancho inmediato. El coronel Robles mandó enfonces una pequena fuerza, que con el mayor silencio logró llegar muy cerca de la choza en que se hallaban los cabecillas indicados; pero habiéndola sentido estos, intentaron la fuga en direccion de su campamento.

568La fuerza enemiga al verse abandonada de sus jefes y atacada por retaguardia, entré en la mayor confusion, cuyo momento aproveché el general Carbé, atacándola y logrando dispersarla. El grueso de ella pretendié enténces forzar el paso por donde se hallaba el general Tolentino, quien los rechazé vigorosamente, desbandándolos en todas direcciones. Lozada con unas cuantos hombres logré ganar la vanguardia de las familias que iban huyendo; pero el general Carbé, dejando érden al coronel Robles para que lo siguiera, llevándole víveres, continué una persecucion incesante hasta lograr apoderarse de las familias, cargas, mulas, armas, prendas de uso, el archivo y hasta el timbre con que Lozada suscribia su correspondencia.

569El general Tolentino ocupé la cumbre del cerro el dia 6, y en seguida se le ordené por el general Ceballos, marchara á los pueblos de Huajimí y Apozolco, con el fin de reducirlos al érden. Tolentino emprendié su marcha poco despues, y en Huajimí se le presentaron sesenta y dos dispersos del enemigo, con sus respectivas familias, manifestándole que todas ellas se retiraban ya al lugar de su residencia. En seguida dispuso que el C. teniente coronel Andres Rosales, con una seccion ligera, continuara la persecucion de los restos de Lozada, en combinacion con otra á las érdenes del teniente coronel Núñez. Este jefe tuvo noticia de que dicho cabecilla habia hecho una reunion de todos sus dispersos y que se encontraba en un cerro cercano á Huajimi, por lo que hizo marchar cincuenta hombres por el flanco derecho y por un arroyo que los ocultaba de la vista del enemigo, á fin de cortar á una avanzada que éste tenia, y habiéndolo atacado por el frente, se rindieron cuarenta hombres sin resistir, batiéndose únicamente los cincuenta que se mandaron á flanquear al enemigo, al cual se le hicieron muchos muertos, dispersándose completamente el resto.

570Entretanto que se batia á Lozada por las fuerzas del general Ceballos en las posiciones que hemos visto, el C. general Carlos Fuero, que operaba por el lado del Estado de Zacatecas, habia hecho someter al cabecilla Caldera y á la fuerza que este traia de los pueblos de Huejuquilla, Guazamota, la Soledad y San Juan Capistrano, entregando las armas y municiones, las que se dieron al jefe político del 80. canton de Jalisco para que organizara su guardia nacional, no quedando por aquel rumbo sublevados, mas que los pueblos de San Nicolás y Tenzopam.

571Estos rebeldes se reunieron poco despues en la mesa llamada de San Nicolas, por lo que el general Fuero dispuso que el C. general Domingo Palacios, con una columna de doscientos infantes y cien caballos marchara sobre ellos, lo cual verificó desde luego, desalo jándolos de sus fuertes posiciones y dispersándolos completamente. A consecuencia de este hecho de armas se sometiéron los cabecillas del pueblo de San Nicolás, Zenon Hernandez y Pablo Ramirez, quedando pacificada la sierra por el lado de Zacatecas.

572Desbandadas completamente las fuerzas de Lozada, y ya sin elementos para resistir á las del Gobierno, la sublevacion podia darse por concluida; pero como aun quedaba en pié el cabecilla de la rebelion y podia fácilmente volver á reunir sus dispersos, el general Corona, en jefe del ejército de operaciones, propuso á este Ministerio establecer destacamentos en varios puntos de la sierra y paso del rio de Alica, y cubrir una extensa línea desde mas alla de Santiago hasta Ixtlan, con lo cual mas tarde 6 mas temprano podria conseguirse el completo exterminio de Lozada. Como otro medio para el mismo objeto, propuso tambien que se continuara la campaña á pesar de la estacion de aguas, de una manera tan activa como se habia hecho hasta entónces, empleando únicamente la mitad de la fuerza, quedando la otra mitad en Tepic para relevar á la primera en determinado tiempo.

573Este medio parecio mas seguro al Ejecutivo, que lo aprobo desde luego, previniendo que no se abandonara la sierra, sino que se hicieran continuas expediciones para conservar la paz, partiendo estas de cantones que se establecieran en puntos convenientes, ó de columnas moviles que obraran en combinacion. En virtud de esta resolucion el C. general Corona envió á la sierra cuatro columas ligeras, mandadas por los tenientes coroneles José Urrea, Doroteo Lopez, Praxedis Núñez y Andres Rosales, regresando el grueso de la division á Tepic.

574Las columnas citadas tuvieron varios encuentros con el enemigo, siendo el de mayor importancia el que tuvo el teniente coronel Núñez en la cuesta de Pajaritos y al fin de la sierra de Berbería, haciéndole muchos muertos y prisioneros, entre los que se encontraban los cabecillas Aldaz, Francisco Roman y Betancourt.

575De esta campaña, que apareció en sus principios con proporciones colosales, y en la que han luchado las tropas de la Federacion, no solo con las fuerzas enemigas sino aun con Ios accidentes de un terreno escabroso é inexpugnable, no quedan mas que unos pequeños restas enteramente desmoralizados, al mando del mismo Lozada, que muy pronto serán destruidos, atendiendo á la activa persecucion que se les hace.

(Memoria de Guerra, 1873, pp. 120-133)

*

documento 31. Carta de Lozada de 16 de mayo de 1873

576Mayo 16 de 1872.

577Sor. D. Jose Sinforosio y demas gefes que se encuentran halagados.

578Mis estimados amigos:

579Aqui conmigo se han reunido algunas gentes de distintos puntos, el Gral. en gefe D. Tomas Plasa y el Segundo D. Bonifacio Enrriques se encuentran aqui y el tersero D. Consepcion Torres se encuentra de aquel lado de Huajimis en la Sierra con parte de la fuerza la de los pueblos Huajimic, Huaynamota, Nanga y Camotlan y el Comandante D. Jesus B. Rivera de Mezquite con algunos. La fuerza que hay aqui reunida, hoy en la mañana formo un comcilio recordando la situacion en que hoy nos encontramos y há resuelto lo que los emviados le diran de palabra lo que han resuelto si quieren saber pero pa. gobierno les dire que se trata de hacer una reunion en Huajimic para recordar todo lo que combiene hacer y es bueno que VV. se marchen para aquel punto con sus familias ó solos, los que estcn con V.V. y algunos que quieran hir para afuera pueden dejarlas hir quitando las armas y encargandoles que no se queden en ningun pueblo ó rancho de los nuestros por que en ninguna parte tendran seguridad solo en Tepic ó fuera del Distrito.

580Es cuanto digo á V. por haora.

581El enemigo que havia quedado atras hoy [ilegible] de piedras para Atlatita, es probable que hoy no llegan al rio pero si llegaran manana, bueno sera que no se descuiden ni de uno ni de otro modo pues estamos seguros que si saben que por hoy estan los conquistadores y si se creen de hellos estamos seguros que admitiran á lo que les digan sin reflejar el porbenir y lo que estas [ilegible] han sido en el tiempo pasado, es decir hablando con la berdad el que con hellos se entrega es por [ilegible] ó poca berguensa por que hellos cuentan que por amor á las familias si asi fuerá no nos abrian emprendido la guerra por que todos procurabamos la pas, pero estos lo que han querido es hacer una derrota completa sin compromiso ninguno.

582Es cuanto digo á VV. quedando su afmo. S.S.

583Manuel Lozada

*

documento 32. Carta de Marcelino Rentería4 al general Ramón Corona sobre la situación de Lozada (21 de mayo de 1873)

  • 4 Otro jefe lozadeño que abandonó a Lozada y se volvería a levantar muchas veces. (Véase el tomo v d (...)

584Ambasaguas, mayo 21 de 1873

585Sr. Gral. D. Ramon Corona

586Tepic

587Muy Sr. mio y de mi aprecio

588Hantes hayer llegue a esta de Huajimi despues de no encontrar allí al Sr. Gral. Tolentino aquien llo buscaba para rendirle una comicion que me confio; pero en defecto de Tolentino encontre al Coronel Rosales con cullo jefe andube en operaciones de las cuales debe aberle dado parte el referido Coronel aunque Lozada se fue con poca jente (cuatro) y apie, por noticias que regoji, se reune de nuéba cuenta con mas jente en Camotlan, y con los dispersos que alli estaban, los pocos Huajimi, los de Manga y Camotlan ajustan un total de 300 sin contar con Aposolco que tambien le podra dar ausilios si se los pide.

589Por las razones espuestas comprendera U. que la revolucion auno conclulle, que es nesesario todabia haserle una persecucion tenas, y actiba para impedirle el efecto de algun mobimiento, y comseguir su total destruccion, porque de lo contrario se rease, los Pueblos que an reconosido al Gobierno sufriran la destrucion, y se perderan las bentajas obtenido a Costa de tantos sacrificios.

590Espero pues que U. como profundo conosedor de las circunstancias que nosotros podamos guardar nos preste los ausilios nesesarios, estando U. en el conocimiento de que a cualquier fuersa, del Gobierno, que benga estoy listo a prestarle mis hombres y lo que sea nesesario. Tambien suplico a U. que la fuersa que manda mi hermano Ynes, la proteja con algo, pues es pobre y puede enfadarse por no haber recibido mas que escasos recursos que mi hermano les da de su propia bolsa.

591Con este motibo me ofresco de U. como su inutil serbidor G.S.M.B.

592Marcelino Renteria (Rúbrica)

*

documento 33. Ramón Corona expone a Mariano Escobedo su opinion sobre “La cuestión de Tepic” (25 de mayo de 1873)

593Tepic, Mayo 25 de 1873

594Sr. Gral.

595D. Mariano Escobedo.

596S. Luis.

597Muy estimado companero y fino amigo:

598Dije a Ud. en mi anterior, que estudiara detenidamente el punto relativo a lacuestión de Tepic, y que pronto daría a Ud. mi opinion sobre el particular, como la hago ahora según se sirvió Ud. pedírmelo.

599Aunque no tengo seguridad de que mi juicio en este asunto sea el mejor, he procurado meditar escrupulosamente la cuestión, desprendiendome de toda idea de parcialidad, y he analizado la situación bajo todos sus diversos aspectos.

600Veo desde luego que la sumision de los pueblos de este distrito, ha sido en su mayor parte alcanzada a la fuerza por la presencia de un ejército respetable, que contra las previsiones de aquellos, y cuando se creían bastantes fuertes, se les presentó inopinadamente infundiéndoles, un verdadero temor en la Mojonera y el Rosario. Esto los desmoralizó de tal manera, que introdujo la anarquía entre los Jefes que siempre habían permanecido unidos, y con solo esto se destruyeron poderosamente sus principales elementos de defensa habiendo con tal motivo, podido penetrar fácilmente las tropas Nacionales hasta las posiciones más inexpugnables de la sierra, donde nunca había alcanzado la acción del Gobierno.

601Estos pueblos llegaron a levantarse en número de 18 000 hombres, se atrevieron a desafiar a la nacion, no han sido destruidos: existen todavía desmoralizados y vencidos; más conservan aun en su mayor parte, sus antiguas tendencias de reconquistar sus antiguos dominios, y es preciso convenir, en que por más que se quiera, no pueden vencerse en un momento los hábitos Vandálicos contraídos en el largo período de 18 años. Así es que se hace preciso una contínua vigilancia, durante mucho tiempo, para desarraigar tanto vicio como aquí ha existido, y mantener sobre los pueblos una acción eficaz y vigorosa.

602Existen además aquí mismo aun entre personas que por su propia posición Social y conveniencia debieran ayudar al Gobierno, una multitud de intereses que se chocan entre si, y que constituyendo un elemento perpetuo de disolucion, pueden muy bien hacer fracasar los esfuerzos que el Gobierno haga en pro de la reconstruction polí tica y administrativa de esta parte de la república, si dichos esfuerzos no son apoyados por la presencia de una respetable guarnición.

603Por estas consideraciones y otras más que tengo presentes, pero que sería largo enumerar, juzgo que el Gobierno de Jalisco no podría conservar su 7o. canton, sin estar pidiendo de continuo el auxilio de la fuerza federal, apoyandose para ello en el Art. 116 de la constitution general, que impone el deber a los poderes de la unión, de protejer a los Estados en caso de Sublevacion o trastorno interior; pero como el que aqui existe no es transitorio, sino que esta ya radicado en el espíritu de sus habitantes, sería preciso que la Federacion estuviera siempre erogando fuertes gastos, para conservarle a Jalisco su 7o. Cantón, manteniendo en el a una parte de su ejército.

604También hay que tener en cuenta que el deseo casi unánime y General de estos Pueblos, es independerse del Estado y aunque ahora no agitan esta cuestion con empeno, es porque la postracion y abatimiento en que han quedado y la presencia del ejercito, no les ha permitido gestionar sobre este punto; pero la idea existe y mas tarde cuando los elementos federales se retiren de aqui y vean en cierto modo desaparecer las garantias que en ellos encuentran y que los han obligado a sujetarse a la Autoridad del Gobierno, enfonces estas ideas de Independencia serán un nuevo pretesto para la insurrection, y Jalisco por si solo no podria aunque agotara sus esfuerzos, dominar una situacion tan dificil, en la que, para afrontarse con buen éxito, se necesitan grandes gastos y sacrificios ya sea que la tome por su cuenta el Estado ó la Federación.

605Sin embargo la segregacion de Tepic, del Estado de Jalisco importa, a mi juicio, un precedente pernicioso a otros Estados, en que arrastrados algunos pueblos por el mal ejemplo de lo que aqui pasa, pretenderian, a no dudarlo, con menos razon tal vez, seguir erigiendo nuevos Estados.

606Yo creo que la única manera posible de salvar estas dificultades, y de que Jalisco pudiera conservar su 7o. Cantón, sera la de que el Gobierno del Estado obrara en la mas perfecta armonía con el de república, y que la Capital del propio Estado se traslade a esta ciudad por algunos anos, pues entonces, reunidos los elementos federales y los locales, podrían ser bastantes, sin tan grandes sacrificios, para consolidar la paz. Con esta medida se quitaría toda pretencion de independencia, que pudiera ser el pretexto de una revolución. La accion sobre estos pueblos seria mas eficaz por ser también más inmediata y conociendose mas de cerca las necesidades de los mismos pueblos y el espíritu de sus habitantes, se podrian organizar todos los elementos de seguridad y bienestar que necesitan, para unirse a un nuevo orden de cosas y establecer la administracion de justicia, que ni existe ahora ni ha existido antes; reparando, en suma, todos los ramos de la administración pública, cosa que es impracticable desde Guadalajara. Si estas dos condiciones que llevo dichas, no son posibles; si cualquiera de ellas falla, creo que Jalisco no puede establecer aqui su gobierno, dar garantias, ni mantener la paz; y juzgo, al contrario, que se perderá todo lo que en la actual campaña se ha conquistado.

607Si no es posible armonizar, como llevo dicho, los elementos de la Federación y del Estado, de manera que entre ambos poderes exista el mas perfecto acuerdo, ejerciendo su accion no desde Guadalajara, sino aqui mismo; entonces no queda mas recurso que la independencia, advirtiendo, todavía que ni este caso quedaria salvada la situacion de Tepic, sino que tendria siempre necesidad el Gobierno General de mantener aqui una fuerte guarnicion, por espacio de algunos anos, ya esto quedaria mas obligado que siendo Tepic 7o. Canton. Existe, ademas, otro punto que parece no demandar una especial atencion, y que lo juzgo de importancia para el porvenir. Hay en la sierra del Nayarit una multitud de poblaciones que desde el tiempo de los espanoles eran protegidos, en cierta manera, por estos, que les mandaban misioneros que vivieran entre ellos, con el fin de sacarlos del estado de barbarie en que estan sumidos, dandoles alguna instruccion. Despues de la independencia han seguido yendo algunos sacerdotes, de los que solo existen en la actualidad dos franciscanos. Pues bien creo de la mayor importancia para el porvenir, que el gobierno fije su atencion en este punto y dedique algunas sumas en establecer en todos aquellos pueblos, no solo sacerdotes para infundirles moralidad, sino buenos preceptores que den a esa pobre gente, aunque sea la instruction primaria. Aquellos habitantes son ya a proposito para la guerra, en su mayor parte soldados y valientes; pero les falta la civilizacion y el día que llegaran a adquirirla, aunque fuera en corta escala, el gobierno dejaría de tener ese perpetuo enemigo, explotable por su propia ignorancia y contaria por un apoyo seguro, puesto que le vendria con la Civilizacion el amor e interes a la familia, el conocimiento de sus derechos y obligaciones, el respeto a las autoridades, y conservaria siempre un recuerdo de gratitud hacia el gobierno, que al proporcionarles taies beneficios, daria bien a conocer el empeño de mejorar la condicion de él.

608He sido quizas demasiado extenso, por no omitir las consideraciones que merece una cuestión tan delicada como esta, y deseoso del bienestar y mejoramiento de esta parte de la república. Tal es mi juicio, que, como he dicho, no sera acaso el mejor, pero es dictado por mi conciencia, y como resultado de las observaciones que de tanto tiempo atrás vengo haciendo en el teatro mismo de los acontecimientos. Recuerdos etc.

609R. Corona

(arc)

*

documento 34. El pueblo de Huaynamota signe rebelde (junio de 1873); Rosales informa de la captura de Lozada; efecto de su fusilamiento (julio de 1873)

610Mesa del Nayarit, Junio 12 de 1873.

611Exmo. Sor. Geral. D. Ramon Corona

612Tepic

613Exmo. Sor. a quien amo en Nuestro Sor. Jesucristo,

614Fue en mi poder la muy apreciable de V.S.E. la que resibi con gusto, y me é hecho cargo de su contenido muy detenidamente, y contesto que doyá V.E. hun millon de gracias por la confianza que consede a mi pobre y inutil persona, lo que desempenare con gusto, no obstante, mi pobreza y enfermedades que me atormentan, pero me sacrificare con gusto hasta donde me sea pocible. Digo también á V.S.E. que al momento no doy el pormenor de las armas como lo desea en razon de que barios de los auciliares toda bia handan en campaña, por razon que el pueblo de Huaynamota esta muy rebelde no quiere ponerse a disposecion del Supremo Gobierno, asta algunos de mi pueblo andan alborotando, contandoles mil mentiras, de suerte que comforme estamos hun poco enpaz ordenare una rebista Geral. y dare cuenta de todas las armas en general; de mas equipos de guerra no los hay por que no há habido de pocito por el Gobierno el comtumbre hera por el Sor. Lozada que todos los auciliares habian de poner el parque de su bolcillo.= Comforme se asente el A.V. Mendes y mis enfermedades calmen hun poco cumpliremos sus deseos de vernos en esa y tendre el honor de conoserle. Dios le guarde muchos anos como son los deseos de el mas inutil de sus subditos que en Dios lo áma larga vida le desea y atte.

615C.S. ptas.

616Dionisio Gerónimo

617Tepic, Julio 20 de 1873.

618Sr. Gral. Dn. Ramon Corona Guada.

619Mi apreciable Gral.

620Le adjunto copia del parte quedí á este Cuartel gral. de mi espedicion que hize á la Sierra de Álica el 12 del corrte por el verá el resultado tan felíz que tuvimos logrando capturar á Dn. Manuel Lozada a quien ayer álas cinco de la mañana lo pasaron por las armas. En todo el camino vino platicando conmigo muy bien y me dio su palabra que no haría por fugarse y me suplico le tubiera confianza y cumplio de una manera muy eficáz lo que me prometió, pues no hizo ninguna demostracion en que me diera alguna sospecha.

621No había escrito á U. con mas anticipacion por que desde que llegué á esta Ciudad no he descanzado un momento en arreglar algunos negocitos que en la presente yá U. sabe que me faltan por lo que le suplico me disimule esta falta inboluntaria que é cometido por las razones espuestas y no atribuirlo á poca voluntad.

622Felicito á U. cordialmente por el triunfo que las armas del Spmo. Gbno. han obtenido esta vez, pues ha no dudarlo ésto será el resultado de lograr la paz y bienestar de todos estos pueblos, aunque quedan todavia algunas partidas de malhechores con muy poco trabajo éstas serán destruidas.

623Pronto volveré á escribir á U. y si hay alguna cosa de particular tendre el gusto de comunicárselo.

624Deseo que en union de su apreciable familia se conserve U. bueno disponga de la manera que guste de la inutilidad de su afmo. S.S. que su mano estrecha.

625And. S. Rosales (Rúbrica)

6262o. Escuadron Auxiliares del Ejercito.= Tengo el honor de poner en el superior conocimiento de V. que el dia 13 del corrte. a las dos de la tarde comencé á atravezar el rio de Álica con mi fza. por el “Paso de las Juntas” para emprender la espedicion sobre la Sierra que tuvo V. á bien conferirme.= Lo crecido del rio y la incomodidad del paso me retuvieron allí hasta el dia siguiente á las dies de la manana— A las dos de la tarde emprendí mi marcha por una barranca donde [borrado] lucion habia mandado a [borrado] por entre el monte muy cerrado para ocultarme del enemigo é impedir que me viera y se fustrara mi combinacion= Subi la barranca entre cuatro y cinco de la tarde.= Di media hora de descanso á mi fza. que estaba bastante fatigada y seguí hasta donde la oscuridad de la noche me lo permitió= Luego que salió la luna continué mi marcha hasta el “Portezuelo de las Coronitas” donde reuni á los jefes y oficiales para acordar el modo de atacar al enemigo que se encontraba en el “cerro de los Arrayanes” y ordené que se dividiera la fza. en dos secciones una al mando del Cmdte. Martin Correa compuesta de veinte hombres de su pueblo y veintitres de Mojarras y otra al mio inmediato con dias y sus infantes y ocho Caballos de San Luis y veinte hombres de mi Escuadron.= La primera seccion debia cubrir amaneciendo la “Cumbre de la Agua fría” y la segunda el punto del “Cordon del Tigre”. Practicadas estas operaciones de una manera satisfactoria y encontrandonos á la vista del enemigo, observé que quedaban descubiertos los puntos del rancho del Arrayan y Platanitos, y dispuse luego que el C. Porfirio Moreno con su fza. los cubriera= Alas ocho de la manana el Cmdte. Martin Correa, emprendió el ataque y despues de una pequena resistencia se desbandó el enemigo por distintas direcciones, haciendole cuatro muertos y dos heridos lograndose la captura de seis prisioneros con sus familias, incluso el Jefe de los [borrado] D. Manuel Lozada= Se recojió al enemigo algunas armas, capsulas y parque y los documentos que acompaño á V.= En este importante hecho de armas todos los individuos de la pequena fza. que éstá á mis órdenes, cumplió con su deber= Todo lo que me honro de participar á V. felicitándolo por el brillante resultado obtenido en esta espedicion.

627Sn Luis Julio 16 de 1873.= Es copia.=

628Rosales

629Tepic Julio 20 de 1873

630Sr. Gral D. Ramon Corona

631Guadalajara Muy Sr. mio y amigo:

632Confirmo el contenido de mi carta del 17 del p. así como el telegrama de esta fha. para cuando pueda pasar.

633Las esplicaciones que busco dar á U. son las siguientes: Capturado Lozada y fusilado como lo ha sido el dia de ayer, las poblaciones que dominó por tanto tiempo se hallan en estos momentos sin un apoyo que les guíe á algun fin.

634Sorprendidos por el acto que acaba de suceder, aún no salen del estupor en que han caído, por que no cabe duda que sea una cosa sorprendente; en tal virtud Sr. Gral. es el momento mas aproposito para que U. se haga de un gran partido en todos esos contornos, presentándose y tratando á los habitantes con la lenidad y dulsura que acostumbra.

635El exeso de rigor con que Lozada trato toda su vida á los pueblos, dió por resultado lo que acabamos de presenciar; que los mismos de San Luis son los aprehensores de él.

636Esplicaciones que no se pueden confiar ni á pluma, me hacen abstenerme de ellas, esperando que U. comprendera lo urgente de este negocio y vendra, abandonando por algunos días los objetos mas que le puedan detener para tomar una determinacion semejante.

637Creame como siempre su atento affmo. amo. y S. S.

638Jésus Bueno

(arc)

documento 35. Dos cartas de la Mesa del Nayarit (18 de septiembre de 1873)

El presbítero Buenaventura Méndez informa sobre las escuelas

639Meza del Nayarit Sepbre. 18 de 1873.

640Exmo Sr. Geral. D. Ramon Corona,

641Guadalajara.

642Exmo. Sr.

643El 15 de este é recibido tres cartas de V. fechadas en Guadalajara, huna en 12 de Julio, otra en 17 del mismo y la ultima, en 6 de Agosto. Las dos anteriores son contestaciones de las que á U. hé remitido; la posterior, se contraé á preguntarme los puntos principales en que devan estableserse escuelas dé priméras létras, y el numero de niños y ninas, que podran concurrir a las mencionadas.

644Ha hora bien: lla en mi anterior manifesté á V. que los pueblos principales para las escuelas, son, la Mesa, Sta. Teresa, San Juan pellotan, San Francisco, Jesus Maria y Huaynamota. El número de jobenes tanto hombres como mugeres, que podran concurrir en éste pueblo: seran de 80 á 100. y de ninas mayor cantidad, segun las listas que obran en mi poder. igual cantida se numera en los pueblos de Sta. Teresa y Jesus María. — En San Juan Pellotan de 60 á 70. en S. Francisco: de 40 á 50. én Huaynamota habra el numero anterior. En todos estos puntos, es mas el numero de niñas. El pueblo de Sta. Rosa que senos habia pasado, contara de 15 á 20, pero éste puede hunirse á San Franco. por estar muy serca.

645Hay que haser huna refleccion y es la siguiente: los pueblos, Mesa, Sta. Teresa, San Francisco y Jesus Maria son legitimos Coras, y se requieren preseptores de temperatura frésca y capacidad regular, para comprender el idioma y tener la paciencia de hun Santo Job, para sobre llebar las impertinencias de éstas parias en el decierto; pues hay vezes que álazo los ágarran los alguaciles. los de mas pueblos son castellanos, berdad és, que Huaynamota és mejicano, pero todos saben muy bien el castellano y solo en las juntas hablan en su idioma natal. Lo que es la Mesa y San Juan Pellotan, están probeydos de preseptores regulares, y solo se nesecitan las preceptoras.

646Todo ésto pertenece ala ArchiDiosesis de Guadalajara.

647Obispado de Durango Los pueblos, San Antonio Huasamota y San Lucas, mantienen hun Saserdote franciscano, y para no érrar sera muy bueno que U. por medio de un oficio, sedirija á dicho Sor. hasi como al Saserdote, que mora en el pueblo de San Sebastian, tribu de los Huycholes, perteneciente al Obispado de Zacatecas. Remitame V. las letras oficiales y yó procurare que lleguen con la mas pocible vrebedad á manos de los Saserdotes mencionados para que le den hun pormenor de todo y el Gobierno pueda hechar sus medidas consernientes al asunto. Lla hé manifestado á V. Sr. Gral. que me állo animado de los mejores buenos Sentimientos, para mejorar su condición á éstos pobrecitos neofitos, ser útil á la humanidad entera, y serbirle al Supremo Gobierno, en lo que yo me crea capaz y él me juzgue digno.= Suplico á V. me noticie con anticipacion la venida de los Sres. Eclesiasticos y preseptores á estos puntos; tanto para alistar los aposentos como para reunir la jubentud y salgan arrecibir dignamente a sus maestros y predicadores del Santo Evangelio.

648Dios Nuestro Sr. lo Colme de beneficios y toda su amada familia, recibiendo de este su inutil ámigo y capellan, todo el cordial afecto que le profesa.

649J. Buenaventura Mendez

El jefe Dionisio Gerónimo informa sobre Huaynamota

650Mesa del Nayarit Sepbre. 18 de 1873.

651Exmo. Sor. Geral. D. Ramon Corona.

652Guadalajara.

653Exmo. Sr.

654Hase algunos dias no veo las apreciables letras, no sé si sera por las muchas y continuadas ocupaciones, o por enfermedad ó cualesquiera otro empedimento; esto me á empulsado á dirijirme hoy á V. y comunicarle el estado que guardan hoy estos Pueblos, no obstante que lo comunico al C. Gral. Seballos.

655Es felísicimo Sr. Gral. el estado que actualmente guardan estos puntos; el terror, el espanto y miedo, y otras muchas perturbaciones que tenían como alosados los espíritus; an desaparecido de la faz de estos habitantes, con solo la muerte del Gra. Lozada. El pueblo de Huaynamota no quiere someterse á esta Cabesera como ciempre lo á hecho, sino vivir independiente de toda clase de autoridades por que ni aun la Eclesiastica han querido obedeser.= Todos estos pueblos estan con la idea de haser una representacion al Supremo Gobierno, con el fin de arrancar de rais al referido Pueblo, pues por él han venido muchos males á este Canon y mas que vendran sino se aplica una medisina congruente al mal.

656Todos hemos puesto Sr. Gral. las miras ó mas bien dicho, las miradas de nuestra felicidad en su Vondadosa persona y las de los C.C. Seballos y Tolentino; esperamos anciosos que los tres de Conzúno, elaboren la Corona de nuestra eterna bien ábenturanza, siendo los organos principales por donde el Gobierno nos imparta sus tesoros de indulgencias. Esta Vez me proporciona la de ofreserme como en otra, por su mas adicto amigo y S.S. que prolonga vida desea,

657Dionisio Gerónimo

(arc)

Notes

1 Amiga de Corona. (N. del E.)

2 Este folleto impreso fue reproducido por El País del 3 de diciembre de 1868, pp. 3-4.

3 Texto traducido del inglés. Fuente: Foreign Office, Londres, P.O. 50/425, 4828.

4 Otro jefe lozadeño que abandonó a Lozada y se volvería a levantar muchas veces. (Véase el tomo v de esta Colección.)

Notes de fin

* Anotación de Ramón Corona.

Table des illustrations

Légende Mapa 1. El dominio de Lozada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6483/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 146k
Légende Mapa 2. Las operaciones militares en 1873.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6483/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 155k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6483/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 32k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

leslibraires.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search