Version classiqueVersion mobile

La Tierra de Manuel Lozada

 | 
Jean Meyer

Segunda Parte. Manuel Lozada

Capitulo III. Cronología detallada

Texte intégral

122 de septiembre de 1828. Nace en San Luis el niño Manuel Garda Gonzalez, hijo de Norberto Garda y Cecilia Gonzalez. Bautizado en Xalisco el 30 de septiembre. San Luis, pueblo en la sierra, había sido fundado a fines del siglo xvi o principios del siglo xvii por fray Luis Navarro, franciscano, quien logró reunir a los naturales del pueblo de Cuauholotlán (“Iugar en el corazón del bosque”) al mismo tiempo que agrupaba en Pochotitlán a los de Alica y Coyotán (datos de José Ramírez Flores).

2A la muerte de su padre, Manuel fue adoptado por su tío José Maria Lozada. Se cuenta que trabajó como becerrero, luego como vaquero en la hacienda de Mojarras, o en la de Cerro Blanco, o en la Haciendita; se cuenta también que robó a la novia (una version dice que se llamaba Maria Dolores y era hija del dueño) y que por eso conoció la cárcel primera en Tepic, después en el presidio de Mezcala. Se dice también que fue al monte después de asesinar al amante de su madre. Se cuenta que cuando empezó a andar a salto de mata, su madre fue golpeada por el Sr. Simon Mariles, jefe de la policía de Tepic. De estos cuentos no se pudo averiguar nada. Solo sabemos que Simon Mariles murió fusilado por Lozada en el Monte de los Cuartos.

1858

3Carlos Rivas, hacendado, miembro de la élite de Tepic, conoce a Manuel Lozada. Principio de su amistad. Lozada lo ayuda en la lucha que opone la facción de los “changos” (Castaños) a la de los “macuaces” (Barron y su amigo Rivas).

429 de abril. El general José Maria Yáñez, gobernador interino, “concede la gracia de indulto a todos los indígenas que fueron aprehendidos con motivo de la sublevación de Jesús María, en el canton de Tepic (Condumex, fondo VI-2, bandos Jalisco 1853-11).

1854

5El gobierno renuncia al ayuntamiento de Tepic cuyo alcalde desde 1851 era Manuel Rivas. Su hermano Luis era jefe po lítico y comandante militar, su pariente Carlos administrador de la aduana (agn Ayuntamientos, vol. 45 ff. 93-94). El nuevo ayuntamiento es de los “changos” y lo preside Juan José Castanos. Los “changos” acusan a los Rivas de ser contrabandistas de plata en contubernio con la casa Barron y Forbes.

63 de julio. S.A.S. el general Presidente (Santa Anna) al Comandante General de Jalisco: “La gavilla capitaneada por Manuel Lozada sigue cometiendo toda clase de excesos [...] pues cuenta con una absoluta impunidad desde que asesinó en la sierra a Simon Mariles que lo perseguía. Que en tal virtud manda que inmediatamente destine una partida a perseguir a esos malhechores” (ahdn XI/481.3/4545 f. 1).

79 de octubre. “La cuadrilla de salteadores que asola el distrito quemó la hacienda de Mojarras.”

826 de octubre. De Zacatecas, el general Pavón informa: “Las grandes gavillas que bajo la denominación de ladrones se están reuniendo en Jalisco [...] no son sino revolucionarios que aguardan un momento propicio para proclamar la Federación [...]. Esta sospecha se confirma más por tener noticias que esas gavillas son capitaneadas por un Licenciado (sic) Lozada” (ahdn XI/481.3/5001 pp. 30-31). La Revolución de Ayutla progresaba.

9Noviembre. La Comandancia General de Zacatecas señala que “las sierras de Alica y Tenzompan están ocupadas por los bandidos.”

1885

107 de abril. El gobiemo de Jalisco manda el coronel Juan Noriega contra las gavillas del distrito.

111o. de mayo. El subperfecto de Ahuacatlán, Ignacio Lopez Ra mírez, informa: “Los anarquistas han interrumpido el orden [...] frecuentes invasiones de ladrones que casi no han dejado pobla ción que no han asaltado o intentado asaltar [...] hace más de dos años que se hallan establecidas en la sierra de Alica gavillas de facinerosos mandadas por el infame Manuel Lozada. Han atacado Amatlán, Huajimic, Jatepusco, Tesistlán, Tequepespan, S. Ixcuintla, Gachupines, Santa Maria del Oro, Mojarras, la Labor. Amenazan Abuacatlán, Istlán y Jala. Se han fomentado muy considerablemente”. Pide auxilio. (ahj-G-15-855 jal/124 Seg. Pública 1855)

1222 de mayo. El subprefecto reporta que Manuel Lozada atacó Jala en la manana y derrotó a los dragones de Ixtlán (ahj-G-15855 jal/124).

1312 de junio. 200 lozadistas toman el Teúl, Zacatecas.

1415 de junio. Toman Tlaltenango y el Mezquital del Oro. Aniquilan el destacamento de la Yesca. “Espantosos crimenes que se cometen diariamente por aquella horda de bandoleros” (ahdn XI/481.3/4812).

1530 de julio. Fusilan en Guadalajara a Rufino Mejía de Tequepespan, 45 años, casado, operario, “uno de los principales ladrones que forman la gavilla de Lozada. Se le probo 24 robos con asalto, 3 asesinatos, porción de estupro y violencias en mugeres de todas clases y aún en ninas pequenas, incendio de la cárcel y del archivo del juzgado en Tequepespan” (El Soldado de la Patria III, núm. 42,31 de julio de 1855, p. 4).

16Agosto. Caída de Santa Anna. Santos Degollado, gobernador de Jalisco.

1725 de agosto. El batallón de San Blas se adhiere al plan de Ayutla.

1828 de agosto. Los militares de Tepic hacen lo mismo y los Rivas figuran entre los partidarios de la revolución.

19Septiembre. Petición para que Degollado conceda el indulto a Lozada.

20Diciembre. Comonfort, presidente de la República. Levantamiento en Guanajuato de Manuel Doblado, seguido en Tepic por el coronel Espino.

2113 de diciembre. Cuartelazo en Tepic, a favor de los ‘macuaces”, ligado a la lucha de facciones locales.

2231 de diciembre. Degollado llega a Tepic para luchar contra Barron y a favor de Castanos. Barron consigue el apoyo de Inglaterra y el presidente Comonfort debe ceder. Degollado debe renunciar (mayo-junio de 1856), lo que provoca una grave crisis política en Jalisco.

23El coronel Félix Vega, al vindicar “su honor horriblemente ultrajado con pretesto de la insurrection de indígenas [en la Barca] y pronunciamiento de Tepic”, publicó un volante (23 de octubre, Guadalajara. Antropología cb vol. 50 núm. 52) en el cual aclara: “Tepic, mas bien que por principios políticos, por intereses y pretensiones de familias se hallaba en una espantosa anarquía, encontrándose dividida en dos poderosas facciones puramente personales y mercantiles, a cuyo frente se encontraban dos casas ricas y enemigas entre si de muchos años y cuyos odios se recrudecían de día en día, al grado de ser transcendentales no solo al órden y tranquilidad de aquella población, sino a la de todo el canton, a la de todo el departamento y aun al de la República entera.”

1856

24Enero. El ayuntamiento de los “changos” (Castaños, Fanas, Landero, Cueto, Corona, Pena, etc.) pide el destierro de los Sres. Eustaquio Barron y Guillermo Forbes. Los “macuaces” (Rivas, Vargas, Sanromán, etc.), protestan que los que habían pedido el destierro no eran los principales vecinos de Tepic. Degollado decretó el destierro el 8 de enero.

25“Los bandidos de la Sierra de Alica solicitan indulto” (agn Gobemación leg. 1621. Jalisco, num. 23, del 29 de enero). El 5 de enero el coronel Bonifacio Peña (“chango”) afirmó: “La Casa Barron y Forbes ha prestado su aquiesciencia a los protectores de los bandidos de Alica, por solo contrariar la parte que tomaban los hombres honrados en persecución de dicha gavilla”.

26Febrero-junio. La prensa regional y national esta llena de artículos, desplegados, cartas y documentos sobre los sucesos de Tepic. Degollado, José María Castaños, Barron y Fermín Gómez Farías se combaten rudamente. Hay condenas por “libelo infamatorio”, juicio de imprenta. La lucha es implacable. El 22 de mayo Degollado escribe: “Se les acusa [a Barron y Forbes] de proteger abiertamente a los bandidos de Alica y esto ha resultado probado”. (El País, num. 43, 21 de junio. Véase también, en el Archivo General de la Nación, ramo Gobemación, leg. 630, un grueso expediente sobre la crisis política consecuente en Jalisco, la renuncia de Degollado, el pleito entre Parrodi y Angulo.)

2725 de junio. Ley Lerdo: la desamortización de los bienes de la Iglesia, de los ayuntamientos y de las comunidades provoca levantamientos y disturbios, principalmente en Jalisco y Michoacán. En abril varios pueblos de Jalisco habían protestado contra el juramento de la Constitución.

2817 de julio. “Lozada, con los revoltosos de San Luis, Jomulco, Tequepexpan y Santa María del Oro, asaltaron las piezas de artilleria que venían de Tepic en el Seboruco.”

296 de agosto. “Acta de reconocimiento al gobierno general nombrando para gobernador a Anastasio Parrodi. Piden 38 vecinos de San Blas a Parrodi nombrar nuevas autoridades en el Canton, independantes de todo partido, para que los ciudadanos puedan vivir sin persécución” (ahj Gobernación / 1-1856).

309 de agosto. “Ahuacatlán no es conforme con que Ignacio Herrera y Cairo continue encargado del gobiemo del estado y reconoce como gobernador a Joaquín Angulo.” (ahj Gobernación/1-1856)

31México manda una misión para investigar en Tepic. El presidente Comonfort quiere terminar con el asunto y forma una comisión con Octaviano Muñoz, Luis G. Cuevas y Mariano Riva Palacio (Archivo Riva Palacio, Universidad de Texas en Austin, núm. 5953,4 de agosto de 1856).

3215 de septiembre. Degollado protesta en la Secretaría de Gobernación contra lo que ve, con razón, como el principio de la revancha de la Casa Barron y Forbes (Monitor Republicano, El País del 11.X.56, p. 3), y señala que Barron ha vuelto a Tepic y Guadalajara, que “los amigos del orden son perseguidos y depuestos los servidores más fieles del Estado”. Degollado cometió el error de nombrar como su sucesor a Herrera y Cairo mientras que la Casa Barron apoyó al gobiemo federal y a su candidato. Mientras cambió el ayuntamiento de Tepic pidió el regreso de Barron y Forbes.

33El gobierno federal tiene que enfrentar la crisis con Inglaterra y levantamientos en Querétaro, Guanajuato y Puebla.

3416 de octubre. “Exposition que eleva el ayuntamiento de Tepic desvaneciendo la inculpación hecha a su actual personal, de parcialidad en favor de la casa de Barron y Forbes” (agn Gobernación, ley 1621-Jalisco, núm. 140).

3516 de noviembre. El gobierno federal cede al ultimatum inglés. Degollado sera presentado ante el gran jurado de la Cámara y la Casa Barron y Forbes podrá demandarlo ante los tribunales.

36Diciembre. Regreso de Barron a Tepic “celebrado con demostraciones imprudentes por parte de sus adictos, iniciándose una serie de insultos y vejaciones contra los que se habían puesto del lado de Degollado en aquella deplorable cuestión. Las pasiones llegaron a enardecerse a tal punto, que en los últimos días de diciernbre hubo un movimiento popular contra las autoridades, que fueron aprehendidas por los sublevados, pero no habiendo un plan político en tal manifestación, el orden se restableció prontamente” (José Ma. Vigil, La Reforma, pp. 215-216.)

37Efectivamente, el 28 de diciernbre a las 7 de la noche Bonifacio Pena encabezó un motín al grito de “¡Muera Comonfort, Viva Degollado, Viva el pueblo!”, arrestó a las autoridades y toleró el saqueo. Eustaquio Barron resistió en su casa mientras Carlos Rivas escapaba a buscar tropas. Regresó el día 30 con 300 hombres de Manuel Lozada, lo que provocó la desbandada de los levantados. El gobiemo agradeció “al Coronel Carlos Rivas y a las demás autoridades que tan activamente obraron para restablecer el orden en Tepic”. Los Castaños resultaron arrestados (ahdn, Operaciones Militares XI/481.3/5503 y ahj G-15-857 jal/137).

1857

38A principios del año el estado de Jalisco se encontraba en una situación desesperante, “ya por la situation política en que a la vez se encuentra y ya por la guerra bandálica que hacen al paísalgunos indígenas con pretestos frívolos e injustos” (Decreto del estado de Jalisco de 23 de febrero).

39“En la ciudad de Tepic se han dado un abrazo los changos y los macuaces [...] nos parece muy difícil que el nuevo jefe politico de Tepic pueda conservar su neutralidad y una independencia absoluta en aquel maremágnum de disputas, en que solo se ve el odio palpitante que se profesan gente nacida en un propio suelo” (El País, 21 de marzo, p. 3).

4010 de mayo. Consejo de Gobierno. Oficio del Jefe Politico de Colotlán participando los delitos cometidos por la gavilla de Alica (ahj).

41Junio. Sale como diputado de Tepic Anastasio Cañedo; su suplente es J. J. Castanos. La lucha fue tremenda entre los liberales. Se agrava la cuestión religiosa en el pais. Crisis con Espana después de los asesinatos de Chiconcuac.

42Julio. “Progresos de Lozada y de su gavilla a la cabeza de 400 hombres de su clase. Ha invadido varias poblaciones y haciendas, entre ellas las de Puga, Mojarras, Acuitapilco, Tequepespan, Santa Maria. Ixtlán esta en estado de sitio. Su vanguarida esta delante Ahualulco” (ahdn 4089, 1-2).

43Agosto. Asaltos de las gavillas en los departamentos de Ahuacatlán y Compostela.

44Septiembre. (Zamacois XV-646) (Véase el Documento 1.)

45“Dn. M. Lozada, hombre cruel y sanguinario que no pertenecía a comunion política ninguna, aunque se habia unido al plan de Ayutla [...] después de haber servido al gob. de Comonfort en perseguir ladrones, se lanzó, repito, sin bandera ninguna, á cometer actos vandálicos que llegaron a consternar el territorio de Tepic, siendo la Sierra de Alica el punto inespugnable donde alistaba en sus filas á algunos indios de S. Luis, Pochotitlán y de Tequepespan. A las 3 de la manana del 21 de sept. el expresado L. que era un indio de aspecto ignoble, atacó la hacienda de la Puga, y apoderado de ella, cometió los excesos más lamentables, enviando en seguida un pliego al jefe politico de Tepic, dándole noticia de que habia saqueado la hacienda, porque no eran de su aprobación las autoridades que funcionaban en la ciudad.. [647] [...] el nombre del rebelde era pronunciado con temor por todos los que conocian sus hechos anteriores. Lozada se propuso ejercer un mando absoluto, y la Sierra de Alica fue siempre el punto en que impero como sultán. El nuevo enemigo del Gobernador declaró que no se habia pronunciado para ejercer actos de vandalismo, como le suponían, sino para que los pueblos de indios recobrasen la propiedad de los terrenos que, segun el, se les habia usurpado.”

4621 de septiembre. “A las 6 de la tarde Lozada pidió armas y dinero a la hacienda de Mojarras. Al ser rechazada su demanda, ataco y venció después de 12 horas de combate. Se llevó armas y caballos que “devolvería, dijo, lo más pronto posible. Su gente compró y pagó por su valor las cosas que necesitaba y había en la tienda.”

4723 de septiembre. Lozada aniquila los 40 hombres del capitán Murillo en la Loma Blanca, cerca de Mojarras. La milicia de Santa Maria no salió a ayudar a esos soldados de la guarnición de Tepic.

4824 de septiembre. Salida del coronel Echagaray con 125 hombres y un canon. Informa: “Lozada ha insurreccionado a los pueblos, ofreciéndoles tierras, pues en Mojarras dijo al administrador que continuarán los trabajos y que tan luego como viniera de una expedición se notaría los linderos a que debían sujetarse. Valido de este medio que alhaga tanto las inclinaciones de los indígenas, dentro de pocos días contará con una fuerza de 2 a 3000 hombres [...] Algún día bien podría tomar Tepic” (ahdn XI/481.3/5439 p. 13).

4925 de septiembre. El jefe político de Colotlán reporta que el Canton es amagado de continuas gavillas (ahj Hacienda 1857).

5027 de septiembre. El gobernador Parrodi nombra al general J. N. Rocha comandante en jefe en Tepic, manda tropa y canones, organiza la Guardia Nacional, moviliza 400 soldados de Mazatlán.

51“Guerra a muerte al monstruo, al tigre de Alica, la última hora del feroz Lozada ha sonado” (El Mosquito núm. 13; El País, 3 de octubre de 1857).

52Los indios de Cacalután aprovechan la oportunidad para adelantar su pleito contra las autoridades de Ixtlán y la familia Ramírez (Archivo del Congreso de Jalisco, Gobierno, legajo 1857,24 de septiembre de 1857).

5321 de octubre. El Mosquito informa que se concedió el indulto por el motín del 28 de diciembre de 1856. Que Guaynamota se ha unido a Lozada.

5431 de octubre. El general Rocha, después de levantar un préstamo voluntario ($13 253) en Tepic, sale en campaña para dos meses en una operación combinada con las fuerzas de Zacatecas y Sinaloa. El gobernador Parrodi escribe al secretario de la Defensa, el 3 de noviembre:

55“Desgraciadamente nuestro plan no ha dado el resultado que era de esperarse [...] todos los vecinos por egoismo, o mejor dicho por cobardía se niegan a servir de correos, guías o exploradores [...] El movimiento lo atribuyo solamente al interés del pillaje, sino que encierra algunas miras de política y que los bandidos son protegidos por los reaccionarios [...] por sus campamentos en las haciendas de Puga y Mojarras, el número de hombres que tienen reunidos, sus buenas armas y abundante parque, supuesto que tiran diariamente con profusion, por eso creo que se debe obrar con precaución.” Pide 1500 soldados de línea y el cerco a la sierra (ahdn 3735 pp. 1-12; ahj-G-10-1857 gua/174 Congreso, minutas 1857).

5610 de noviembre. El general Rocha reporta la insubordinación de las fuerzas de Zacatecas. Se niegan a proseguir una campaña demasiado dura (ahdn 3735 pp. 33-34).

57Noviembre. Los indígenas de la sierra de Golondrinas solicitaron volver al orden. El general Rocha les contesté (oficio 122): “Me gusta que la clase indígena se haya convencido que no es bueno reclamar sus propiedades haciendo uso de las armas y perturbando la tranquilidad”. Les propuso una suspension de fuego y el 13 de noviembre el jefe lozadeno Andrés Rosales le entregó el texto que sigue:

58“Fuerza de los pueblos unidos — los indigenas de los pueblos unidos [...] decimos: que por motivos grandemente ofencivos a nuestras vidas y a nuestros intereses y viendo por otra parte que no podemos avitar en nuestras casas y al lado de nuestras familias, por que las autoridades ganadas por los hacendados nos han ocupado nuestras tierras de propiedad de que somos dueños de tiempo inmemorial y hemos disputado pacificamente sintiendo nuestra pobre raza la mas declarada guerra hasta querernos hacer desaparecer para disfrutar los bienes y veneficios a que somos y hemos sido por las disposiciones tan repetidas por que nos aborrecen de muerte, no habiendo sido escuchados por las autoridades que hemos acudidos a hacer nuestros reclamos del modo mas quieto y respetuoso pues mas bien nos desprecian y ultrajan de mil modos, oyendo mejor a los enemigos que nos han robado por que tienen categoria y muchos motivos para que los atiendan y dejan padecer de hambre y de miseria y con su persecucion hacen que nosotros nos remontemos y nos entreguemos al campo de la guerra contra el orden y la paz y trayendo un grande mal para nuestros pueblos sucediendo que los pequenos acaben que tanto trabajo tenemos, pero de tal modo que se llevan hasta las cosas de los templos que tanto veneramos y nos duele el corazon. Por esta causa nos hemos levantado sin ser contra el Gobierno y proclamando el nombre de D Juan Alvarez Federacion y Libertad sin cometer ningun desorden como se ha visto, sino solamente reclamando las tierras para que el S. Gobernador dé una ley de mediacion y deslinde de las tierras para que cada uno disfrute lo que sea suyo y no sigamos padeciendo de tantas ingratitudes y tantas cosas que no es facil decir en una peticion [...] son los pueblos de Tequepespan, Zapopan, S. Maria del Oro y Jala los que nos han comprometido animandonos a tomar las armas.” Ofrecen entregar sus armas a cambio de la amnistia. Andrés Rosales (ahdn 3735 pp. 47-49).

5919 de noviembre. Se firmaron los tratados de paz entre los Pueblos Unidos (San Luis, Pochotitán, Guaynamota) y el general Rocha “que se nos vuelva por los hacendados lo que nos han robado, causándonos hambre y miserias y manchándonos de crímenes que no merecemos.” (Véase el Documento 2.)

6015 de noviembre. Se precisó un artículo 5°: “Suplicar a SE el general Presidente o al Gobernador mande practicar el deslinde medición de los hacendados de este canton, en virtud de ser la cuestión de tierras la causa de este levantamiento” (ahdn 3735 pp. 49-52 ahjg-10-857 gua/174 sesión del 21 de noviembre del Congreso de Jalisco. Solicitud de indulto del reo Manuel Lozada).

6127 de noviembre. El teniente Coronel Antonio Álvarez escribe: “Es probado que los pueblos de San Luis, Pochotitan, Zapotanito, Santa Maria, Tequepespan, Jala y otros se hallaban de acuerdo para un levantamiento y pidiendo a mano armada terrenos que dicen les tienen usurpados. Por caudillo reconocían al bandido Manuel Lozada [...] si quiere negociar es porque las familias que se llevó con el a la sierra sufren hambre. Hay que seguir la guerra pero no con las gentes de aquí ya que las armas que se pongan en sus manos estan espuestas a caer en las de los bandidos. [...] Hasta ahora no tengo noticia que los sublevados hayan cometido depredacion alguna” (ahdn 3735 pp. 53-55).

62El mismo dia se le dio un salvoconducto a Lozada para que fuese a presentarse en Guadalajara con el gobernador Parrodi.

6328 de noviembre. El Congreso de Jalisco se opone al general Rocha, quien pretende arrasar los pueblos rebeldes y deportar a su gente (ahj-G-15-857 jal/3148).

6429 de noviembre. Lozada rechazó el salvoconducto: “Si cien mil hombres bienen los resistiré, si bienen de paz y uno solo biene a uno solo lo respeto y saldrá de aquí sin la más minima novedad”.

65El mismo día la tropa de Álvarez atacó a los lozadistas quienes primero rechazaron el combate, diciendo que Lozada estaba negociando con Rocha (ahdn 3735 pp. 69 y 66). Fue derrotado y sus 500 hombres se dispersaron hasta Jesús María.

662 de diciembre. Álvarez escribe a Parrodi: “Los amnistiados de Pueblos Unidos, estos bandidos no estan dispuestos a cumplir con el compromiso estipulado [...] parecen estar resueltos a seguir en hostilidad [...] ya le manifesté que era dificil conseguir la pacification de estos hombres [...] que jamás llevaron adelante sus compromisos en razón de que no obran de buena fe [...] Siempre creí que todo sería estrategia para sorprender la campaña de los recursos que carecían”. Pide refuerzos.

6711 de diciembre. El general Rocha redacta su informe final. Señala que dejó su brigada el 16 de noviembre, como lo ordenó el gobierno, para no entorpecer las negociaciones de paz, las cuales siempre consideró como un error: el enemigo carecía de recursos de toda clase y quería ganar tiempo. “Quiero conceder que esos bárbaros no poseen los elementos que se necesitan para combinar su resistencia hasta la última defensa, y que por lo mismo, siendo pequenos se aniquilarán facilmente; pero los hechos no estan conformes con la teoría porque en sus operaciones se percibe perfectamente bien que hay una mano que los dirige, que los proteje, que los pertrecha, que les avisa con anterioridad todo cuanto sucede [...] Si la guerra debe, como es justo, continuarse para extinguir esa plaga de verdaderas fieras que desde los riscos de Alica, amagan no solamente al canton de Tepic, sino a todo el Estado y aún a la República entera, son indispensables lo menos 2 000 hombres de la mejor tropa [...] que las luerzas no toquen ninguna de las poblaciones del canton de Tepic porque en ellas existe tanta cobardía y se cuentan tantas mentiras que hacen decaer el valor y decisión del soldado.” Propone cambiar todas las autoridades y colonizar la sierra para acabar con la “chusma execrable, inclinación que los indios de Tuainamota, Pochotitán, San Luis, la Labor, San Leonel etc... tienen al robo” (El País, 7 de enero de 1858, pp. 2-3).

68En diciembre de 1857 el presidente Comonfort da el golpe de Tacubaya contra la Constitution liberal. Benito Juárez encarna la Reforma. El ayuntamiento de Tepic, presidido por Manuel Rivas, condenó la rebelion de la brigada Zuloaga (ahj-G-1-1857 G-16). Sin embargo en enero de 1858 el nuevo presidente municipal resultó ser J. de Landero y Cos, de la facción de los “changos”. Los ayuntamientos de San Pedro Lagunillas y Compostela tambien condenaron el golpe (ahj-G-1/1857, B. Golpe de estado. Coalición núm. 26). Los liberales de Jalisco se dividen en tres facciones.

1858

694 de enero. El Congreso de Jalisco rechazó la solicitud de indulto de los Pueblos Unidos y de Manuel Lozada (ahj-G-15-857, jal/3148 G-10-858 gua/177).

70Sesión 4.1.58, Dictámenes de la. lectura.

711° de la Comisión de Justicia (solicitud indulto indígenas sublevados y su jefe Lozada).

72“Lozada no se halla en el caso de obtener la gracia de indulto, mientras no sea juzgado por los liberales. El Sr. López Portillo cree que se resuelve este punto con alguna ligereza. La cuestión es delicada y no sabe qué razones habrá tenido la comisión al resolverla como lo hace. [...] Recuerda que las fuerzas que obran sobre los sublevados de Tepic, tendrán probablemente que salir de allí y, quedando entonces abandonado el canton, terne mucho lo que suceda en seguida. [...] el Sr. Canedo refiere la historia de los indultos de Lozada y hace mérito de cartas que se le aprehendieron, donde constaba la complicidad de algunas personas filiadas en uno de los bandos que dividen a Tepic, cartas que desaparecieron con el robo de la causa que se siguió a aquel, para demostrar la necesidad que hay de proceder con severidad [...] los indígenas sublevados se han reunido en la hacienda de S. Cayetano, perteneciente a D. Carlos Rivas, imponiendo para que se les induite, entre otras condiciones, la de quedar con las armas en la mano” (ahj-G-10-858 gua/177 Congreso minutas 1858). Alarma en Tepic ante los progresos de la insurrection en la zona de Santiago Ixcuintla y Acaponeta. Los comerciantes confían su dinero a los consules extranjeros.

7311 de enero. Comonfort renuncia.

7412 de enero. El gobierno de Jalisco manifiesta al Congreso las razones que tiene para creer que debe concederse el indulto.

7523 de enero. Zuloaga presidente conservador. Juárez, declarado presidente de la República por los liberales, llega a Guadalajara el 14 de febrero.

7610 de marzo. Derrota del ejército liberal en Salamanca.

7713 de marzo. Juárez, preso unos días por los golpistas en Guadalajara, sale para Colima. Los conservadores toman Guadalajara. Ventura Garcia, lozadeho, insurrecciona los pueblos del río de Bolaños, ganándolos para el partido conservador.

78Abril. La ciudad de Tepic no tiene ayuntamiento (ahj-H858). Acaponeta, Santiago e Ixtlán no tienen guarnición. El vecindario no puede pagar más tiempo a los soldados.

79Junio. Degollado sitia Guadalajara. Miramón lo derrota en Atenquique. El obispo Espinosa se refugia en Tepic para no quedar en poder de los conservadores.

80Octubre. Sitio y toma de Guadalajara por Degollado. El 19 se pronunció en Ixtlán don Pedro Martinez “el Huizachero”, compadre de Degollado, con el clan de los Ramírez. Derrotados el 24 por los lozadeños.

81Noviembre. El joven Ramón Corona organiza una guerrilla contra Lozada, cerca de Acaponeta, cuando los liberales toman Mazatlán. El gobiemo manda al Coronel J. Ma. Sánchez Román a Tepic con 600 hombres y 6 canones. Derrotado en el Salto del Conejo, rancho del Ocotillo.

82Diciembre. Miramón retoma Guadalajara.

83Chismes: que Lozada colgó a Contreras Medellín (La Sociedad, 29 de nov. de 1858, núm. 332, p. 3); que el general Tapia exige una cantidad al Sr. Allsopp (inglés) en San Blas, intimidándolo con entregarlo como soldado al batallón de Lozada (La Sociedad, 23 de febrero de 1859, núm. 418, p. 3).

1859

84Enero. Guerrilla constitucionalista en los distritos de Santiago Ixcuintla y Acaponeta y al sur de Mazatlán. De San Blas mandan 100 hombres para ayudar a los conservadores de Mazatlán.

85Abril. Derrota de Degollado en Tacubaya. Los liberales toman Mazatlán, Colima y Manzanillo. San Blas es el último puerto conservador en el Pacífico.

86Mayo. Ramón Corona ataca Acaponeta el día 13 y Lozada se da cuenta de su fuerza y valor. Bonifacio Pena y Corona enfilan hacia Santiago Ixcuintla y Tepic.

87Junio. Aseguran que Lozada murió en un encuentro (La Sociedad, núm. 517,3 de junio, p. 3). Carlos Rivas y Lozada andan en campaña; en Tepic quedan 174 soldados mal armados y descalzos (Antropología, cb, vol. 56 núm. 102).

8811 de junio. En El Espino, Lozada sorprende a B. Peña, quien lo derrota, encontrando la muerte en su Victoria. Al dia siguiente Corona toma Tepic.

8914 de junio. 1er. asalto de Lozada rechazado por Corona.

9023 de junio. 2o. asalto rechazado, pero la salida de los liberales el dia 24 es muy costosa y el ejército conservador de Leonardo Márquez entra en la ciudad el dia 28 y embarca los $600 000 de dos conductas de Guanajuato y México en la fragata inglesa Calypso.

91“Comandancia Gral. de las fuerzas de Occidente.—Por la comunicación oficial de V.E. que por extraordinario hé recibido hoy quedo impuesto de que el faccioso y sanguinario Márquez a la cabeza de seiscientos caballos tomó la plaza de Tepic, dejando a retaguardia su infantería y diez y ocho piezas de artillería que trae consigo: asi mismo me he enterado de los movimientos que nuestra sección de vanguardia ha operado, y he visto con satisfacción que el Señor coronel Márquez, comandante en gefe de ella no se ha separado de las instrucciones que esta Comandancia Gral. le tiene dadas.—Me congratulo con V.E. por la feliz idea que a ocurrido a Márquez, el faccioso, de reconquistar el puerto de Mazatlán pues nos proporciona la gratícima satisfacción, el honor y la gloria de ser nosotros los instrumentos escojidos por la justicia divina para dar el condigno castigo a los miserables ladrones de Alica y a los feroces de Tacuballa.—Manana indefectiblemente salgo para ese lugar, donde espero hallar a mi llegada todo dispuesto para continuar incontinenti, mi marcha sobre Tepic.—Aprovecho gustoso esta oportunidad para reproducir a V.E. mi consideracion y muy particular aprecio.—Dios y Libertad. Culiacán, julio 5 de 1859.— E. Coronado.—E.S. Gobernador del Estado.—Mazatlán.”

921o. de agosto. Aurora boreal.

937 de septiembre. Corona y E. Coronado toman Tepic, defendido por el general conservador José Ma. Moreno. Fusilan a dos jefes “de los bandidos de Alica”. Lozada reúne los dispersos en la sierra y corta las comunicaciones entre Tepic y Guadalajara.

9426 de septiemhre. Sale de Tepic el coronel Valenzuela con 400 hombres y 3 canones. Lozada lo aniquila entre San Leonel y la Labor y se le escapa a Coronado. Hay discordia entre las fuerzas de Corona y las de Coronado, quien se compró un pleito con la casa Barron, y el consul inglés Juan F. Allsopp. El gobernador Ogazón nombra a Corona coronel y le da poder para nombrar a las autoridades en Tepic. Así se ahonda el conflicto entre los de Sinaloa y los de Jalisco.

95Octubre. La llegada del temible chinaco Antonio Rojas no arregló nada, de tal manera que el gobernador Ogazón decidió removerlo y el presidente Juárez ordenó ponerlo a la disposition de la justicia (agn, Gobernación 1620, Veracruz, 26 de octubre de 1859). Rojas, ladrón y asesino, extorsionó a los habitantes de Tepic, liberales y conservadores por parejo, y atropelló al consul inglés Allsopp, al alemán Freyman, al franco-alemán Riecke. Ambos fueron encarcelados y poco después de su liberación Riecke murió a consecuencia de los malos tratos (Paris, Correspondance Consulaire, Guadalajara, Tepic). Riecke era agente de la Casa Augspurg, Rieke y Cia., de Guadalajara, Freyman de la Blume y Freyman y Allsopp de la Casa Barron y Forbes.

961o. de noviembre. Con 1 045 hombres divididos en dos colurnnas, Lozada y F. Garcia de la Cadena atacan la plaza de Tepic por el camino de Jalisco y por el de Guadalajara. La sorpresa

97es tal que llegan a dos cuadras de la plaza. El combate dura hasta las 6 de la manana del dia 2. Herido, el general Coronado no sobrevive una necesaria amputación. El sitio se estrecha y se combate rudamente el 4 y el 5. El 6 Lozada ofrece respetar la vida de todos a cambio de la capitulación que se efectúa el dia 7. Los liberales sufrieron 440 muertos y entregaron 1 800 fusiles y 20 canones. Lozada liberó inmediatamente a los jefes y oficiales, entre ellos a Ramón Corona y a 200 soldados armados para escoltarlos. El gobernador de Sinaloa, Placido Vega, escribió el 18 al secretario de Guerra en Veracruz: “El descalabro de Tepic fue debido a la falta de buenas disposiciones y entre otras cosas también a la suma confianza que no sin razón tenía el Sr. Coronado en sus fuerzas”. Debe decirse, en honor a la verdad, que la capitulación se llevó a efecto lealmente (ahdn XI/481.3/7595: la toma de Tepic por el general Leonardo Marquez 6 hojas, la toma de Tepic por el Gral. Esteban Coronado 7 hojas, el combate entre Coronado y Lozada en San Leonel 2 hojas, sitio y toma de Tepic por Lozada y muerte de Coronado 12 hojas, acusaciones contra Coronado y Rojas por sus excesos en Tepic 24 hojas y 6987 pp. 1,2 y 3. Véase el Documento 3).

98El cura pro-liberal Norberto Guerrero estaba viniendo de Santiago Ixcuintla con 200 hombres y 2 cañones a la rescosa de Coronado. Cuando supo la rendición de la plaza, huyó. El 19 de julio la Comandancia Militar de Guadalajara lo había denunciado a la Mitra como liberal y en 1860 fue arrestado (ahj-7-15-860 zap/1273 11 f.).

9924 de noviembre. Corona escribe al presidente Juárez: “Imposible dar informe pormenorizado de los sucesos de Tepic. Estamos en derrota”. Se retira hacia Mazatlán (Antropología cb vol 58 núm. 58). Miramón derrota a Degollado cerca de Querétaro unos días antes.

1003 de diciembre. “Miguel Miramón, general en jefe del Ejército Nacional y Presidente sustituto de la República. En uso de las amplias facultades con que me hallo investido, y considerando los eminentes servicios prestados a la causa del orden por las fuerzas auxiliares del Distrito de Tepic [es decir, las fuerzas de Lozada], contando exclusivamente con los elementos del mismo Distrito, he tenido a bien decretar lo siguiente:

101”Artículo único: entre tanto se hace la division territorial de la República, se erije en Territorio el Distrito de Tepic que conservará los mismos limites que hoy tiene. En el Palacio de Gobierno, Guadalajara, a 8 de diciembre” (agn-G-1169, núm. 140,24 de dic. de 1859).

10224 de diciembre. Triunfo de Miramón en Atenique.

1860

10326 y 27 de enero. Antonio Rojas con 1000 “chinacos” ataca San Juan Bautista del Teúl (Zac.) y derrota a los 300 defensores. Manda fusilar a 170 personas.

10427 de enero. El gobierno del estado escribe al prefecto de Tepic, Garlos Rivas, que no puede mandar auxilios a los pueblos de Etzatlán, Tequila y Amatlán (Antropología CB vol. 59 núm. 15).

1056 de febrero. “El Gobierno Supremo estima como satisfactorias las contestaciones dadas por el Gefe político sobre la queja presentada por Luis Tapia, gobernador de Jalisco contra los procedimientos arbitrarios de las fuerzas lozadistas. El general Fernando Garcia de la Cadena ordena a Miguel Oceguera, comandante de Ahuacatlán, devolver los préstamos forzosos.

106Destituye a Oceguera del mando de la fuerza y de la subprefectura de Ahuacatlán” (agn-G, tramo 1 leg. 500, exp. 9 del 29 de enero al 24 de marzo de 1860).

1077 y 8 de febrero. Lozada ataca Escuinapa y el Rosario. Los liberales se retiran hacia Mazatlán. Lozada regresa a Tepic.

10819 de febrero. El general Pérez Gómez, gobernador conservador de Sinaloa, se queja de Lozada. “Después del combate de Escuinapa las tropas se desmoralizaron al extremo de cometer en dicha población toda clase de excesos y formar la resolución de no continuar su marcha sobre Mazatlán” (adhn 7751-1).

109Marzo-abril. En San Antonio, Lozada derrota al coronel liberal Márquez pero luego Antonio Rojas lo sorprende en Barranca Blanca. El coronel Partida hiere seriamente con su lanza a Manuel Lozada. En La guerra de tres años Manuel Cambre hizo de este duelo entre jinetes un duelo entre Antonio Rojas y Manuel Lozada. Los “macuaces” se refugian en San Blas bajo la protection de dos fragatas inglesas.

1108 de mayo. Lozada, de nuevo en silla, derrota al batallón “Pueblos Unidos” en el río San Pedro, cerca de Santiago Ixcuintla.

1119-10 de mayo. Las fuerzas de Placido Vega, gobernador de Sinaloa, dirigiéndose al sur para participar en el sitio de Guadalajara, son atacadas en las lomas de Ixcuintla por Lozada y el general conservador Calatayud, quien murió en el combate. Los liberales entraron luego a Tepic pero sin quedarse.

11224 de mayo. El general liberal Uraga ataca Guadalajara. Sufre un desastre y cae preso.

1136 de junio. En Sayula el gobernador liberal Ogazón prohibe la entrada de mercancías por San Blas hasta la restauración del orden constitucional en el canton de Tepic (ahj-h858).

114Julio. Inactividad militar.

11510 de agosto. Derrota decisiva de Miramón en Silao. Los conservadores mantienen su dominio únicamente sobre México, Guadalajara, Puebla y Tepic.

116Septiembre-octubre. Sitio final de Guadalajara.

1173 de noviembre. Toma de Guadalajara.

118Noviembre. Los liberales, después de tomar Guadalajara, unen sus fuerzas contra Lozada, quien se había desligado de los conservadores ante su inminente derrota. “Lozada impidió todo reclutamiento y prestamo en celo de su autoridad” (El País, 27 de noviembre de 1860).

119Diciembre. Ogazón y Corona ocupan Ixtlán.

12022 de diciembre. Victoria liberal definitiva en Calpulalpan, México, sobre el último ejército de Miramón.

1861 (el año terrible)

  • 1 Todos los documentas del 8 de enero al 13 de marzo de 1861 fueron publicados por Silverio Garda en(...)

121Enero. Tepic fue ocupada sin resistencia en los primeros días del ano. Lozada se habia retirado a San Luis después de someterse al gobierno constitucional el día 8. No incorporé a sus fuerzas las tropas conservadoras de la guamición de Guadalajara que vinieron a refugiarse a Tepic. El día 9 el ayuntamiento de Tepic se sometió y la junta de principales nombró como jefe político a Loreto Corona, tío de Ramón Corona. Se entabló una serie de negociaciones entre el gobernador Ogazón y los representantes de Lozada, las cuales fracasaron.1

1221o. de febrero. Ogagzón comunicó a Lozada lo siguiente:

“Gobierno Supremo del Estado libre y soberano de Jalisco.—Secretaría.—Sección de Gobernación.—El Excmo. Sr. Gobernador y general en jefe de la l/a. Division del ejército federal, me ordena dirija a ud. la presente comunicación, manifestándole: que desde que ud., puesto ya a disposition del Gobierno Supremo con las fuerzas que guarnecen este canton, dispuso retirarse con ellas para San Luis sin haberlo prevenido S.E., como debió ser, supuesto que ud. reconoció y protesté obedecer sus mandatos, noté que la conducta de ud. no era precedida por la buena fe y franqueza propias de la sinceridad de intention, y solo envolvía la mira de conservar el poder con que estaba acostumbrado a oprimir a los habitantes del territorio de Tepic, para continuar dominando la situación excepcional de esta parte de la República. Con tal antecedente, y deseando el expresado Sr. Excmo., apurar por su parte los medios de prudencia que pudiera conducir el objeto de su venida a un término honroso y pacífico, se presto a la conferencia solicitada por ud.: mas en ese propio acto, acabó de confirmarse en el juicio que dejo indicado, pues se le querían poner condiciones que la dignidad del Gobierno rechazaba, y que por lo mismo no debía aceptar.
”Esto supuesto, y decidido ya S.E. a dictar las medidas que convengan para reducir al orden a los rebeldes de este canton, me ordena prevenga a ud. como lo ejecuto, se presente inmediatamente al Gobierno en esta ciudad, entregando las armas que han estado a su cargo, quedando sujeto a los tribunales para que se le juzgue conforme a las disposiciones vijentes; bajo el concepto de que, si no lo verifica, sera responsable de su desobedecimiento, y tanto ud. como los demás que en el acto no se sometan a la obediencia, sera considerados como bandidos; y como taies, se les perseguirá y castigará con todo el rigor de las leyes.
”Comunícolo a ud. de superior orden para su inteligencia y fines consiguientes.
”Dios, libertad y reforma.—Tepic, Febrero 1o. de 1861.—Fortino Espana, jefe de sección” (El País, 11 de febrero de 1861).

pedro ogazón, Gobernador constitucional del Estado de Jalisco, y General en gefe de la la. division del Ejército federal a los habitantes del mismo estado, sabed:
Que, en uso de las facultades con que me hallo investido, y considerando: que han sido inutiles las medidas que ha adoptado el gobierno, apurando toda su prudencia, para someter á su obediencia á los bandidos que forman la gavilla de Alica: que las protestas de adhesión á las autoridades legítimas, hechas y firmadas por los cabecillas de aquella no han sido sinceras, pues han pretendido sujetar al propio gobierno á condiciones humiliantes; y que este tiene el sagrado deber de protejer la honra de las familias, la vida y los intereses de los habitantes de los cantones de Tepic y Colotlan, atacados con frecuencia y amagados constantemente por la referida gavilla compuesta de criminales que es preciso exterminar; he tenido á bien decretar lo siguiente:

Art. 1o. Los individuos de la gavilla de Alica que continúen armados contra el gobierno, serán perseguidos como bandidos y fusilados irremisiblemente en el acto de su aprehensión. En igual pena incurrirán los espías de la propia gavilla y los que hagan causa comun con ella.

Art. 2o. La pena de que habla el artículo anterior será aplicada por los jefes de las fuerzas que operan sobre los bandidos, ó por la autoridad mas inmediata al punto de la aprehension, si por ella se hiciere.
Art. 3o. Los jefes ó autoridades locales espedirán el indulto respectivo á los individuos de la gavilla de Alica que, separándose de ella, lo soliciten; y gratificarán ademas con la cantidad de seis á diez pesos á los que se presenten armados.
Art. 4o. Los pueblos de San Luis, Tequepespan y Pochotitan, serán extinguidos, y sus terrenos y demas intereses aplicados á las poblaciones inmediatas, de la manera que designará el gobierno, si en el término de quince dias contados desde esta fecha no vuelven á ellos sus moradores sujetándose á las autoridades establecidas. Esto mismo se ejecutará en los demas pueblos cuyos habitantes hagan causa comun con los bandidos de Alica, y enfonces los jefes políticos respectivos designarán desde cuando comienza á correr el plazo señalado.
Art. 5o. Los bienes é intereses de los que pertenecen á dicha gavilla, lo mismo que los de sus complices, ó de los que les presten auxilios, serán confiscados y vendidos para destinar el producto de ellos á las atenciones de la campaña.
Art. 60. Los jefes políticos ordenarán inmediatamente el cumplimiento de lo prevenido en el articulo anterior, dando cuenta de sus operaciones al gobierno para que determine la manera de realizar los bienes embargados y de darles la inversion debida.
Por tanto, mando se imprima, publique y circule á quienes corresponde. Dado en Tepic, á 5 de Febrero de 1861.

Pedro Ogazón

Fortino Espana,
Jefe de la sección de gobernación.

(agn, Gob., leg.1496, Jalisco 4, y agn, Gob.2005)

12323 de febrero. Ogazón al Ministre de Gobernación: “Ayer llegué a esta capital de regreso de Tepic [...]. Dejé arreglados todos los ramos administrativos de aquel canton quedando solo pendiente de terminar por medio de las armas la resistencia de la sierra de Alica que sostiene Lozada con los indios” (agn-G, leg. 1406, Jalisco 2).

12425 de febrero. “Gavillas reaccionarias recorren el canton de Colotlán (ahj-G-15-861 con/1360).

1255 de marzo. J. B. Seplúveda, jefe político de Tepic, decreta la movilización de todos los ciudadanos de 14 a 60 años (ahj, bandidos de Alica G-15-861 TP/1370). Salen a la sierra Rojas y Corona en dos columnas separadas. Corona va por Ixtlán y la Yesca, Rojas a la Sierra de Alica. “Cortados en todas direcciones por un enemigo infatigable perfecto conocedor de aquel escarpado y desierto territorio”, pelearon todos los días del 8 al 11 de marzo hasta reunirse.

12613 de marzo. Rojas informa que perdió 107 soldados y 7 oficiales.

12715 de marzo. Afirma haber derrotado por tercera vez a los rebeldes de Alica, quitándoles artillería, tierras, municiones y víveres. “Solo quedan restos insignificantes de la famosa Gavilla Lozada” (ahdn 8333-1). Se equivocaba.

12823 de marzo. El coronel Florentino Cuervo pide refuerzos, ya que “Lozada trabaja activamente en el interior de la Sierra para rehacerse y levantar el ánimo de los habitantes”.

12926 de marzo. El País cuenta la campaña victoriosa de Rojas y afirma: “Lozada no es más que un ladrón y un asesino. El gobierno reaccionario no llegó a tocar ni un solo peso de lo que caía en su poder, ni una sola arma de las que nos quitó a las fuerzas del pueblo”.

13027 de marzo. Ogazón decreta que Ixtlán sustituye a Ahuacatlán (baluarte lozadeno) como cabecera del departamento (Colección Leyes de Jalisco, 2a. serie, I, p. 53).

131Abril. Cuervo conserva unicamente el control de Tepic y algunos pueblos.

13225 de abril. Trinidad Ramírez informa desde Ixtlán que Jesús Lozada quemó Tetitlán, asaltó Jala y amenaza Ahuacatlán. “Todas las rancherias destruidas y incendiadas, todos sus habitantes refugiados en Ixtlán.” Pide 300 soldados para Tetitlán, 600 para Santa Maria del Oro (ahj Seguridad Pública, G-15-861 tep/1333).

133Mayo. Los lozadistas asolan todo el 7o. canton y sus correrias llegan hasta Mascota y Colotlán. El gobierno no controla más que Tepic, Ixtlán, Santiago Ixcuintla y Acaponeta. Mayo vio la horrible matanza de San Pedro Lagunillas (ahj-H861, G-15-861; tep/3120; ahdn XI/481.4/8215; partes del general Ogazón y del coronel F. Cuervo, ahj G-15-857 jal/3148; parte de Ramón Corona; El Tepiqueño núm. 4).

134Los “lozadas”, los “tigres de Alica” atacaron San Pedro el día 6 de mayo a las 5 de la mañana y después de una pronta Victoria se dedicaron al saqueo, a la destruction y a la matanza. Según el coronel Cuervo hubo 260 muertos, casi todos a machetazos y otros 20 en el camino a Miravalles.

135Don Salvador Gutiérrez Contreras entrevistó en 1947 al finado don Alfredo Robles, nacido por 1882, quien declaró: “El 6 de mayo de 1861, a petición de Praxedis Núñez, Julián Alfaro y Domingo Nava, jefes principales de sus contingentes revolucionarios, y por atentados o actos carnales ejecutados con lujo de fuerza por vecinos de San Pedro Lagunillas en un lugar despoblado en las senoras madres de los cabecillas Praxedis Núñez y Julián Alfaro cuando estas se dirigían con rumbo al rancho o Hacienda de ‘La Labor’, lozada ordenó atacar San Pedro Lagunillas el cual fue al mismo tiempo incendiado por la gente de este, registrándose un saldo de 642 muertos.

  • 2 Arroyo Hondo, lugar cercano del camino que conduce de San Pedro a Compostela.

136”El comandante de armas o jefe de guarnición en San Pedro, Juan José Chávez estaba de acuerdo con las fuerzas atacantes de Lozada, por lo que la resistencia del pueblo de San Pedro fue inutil. Después del combate en un punto denominado ‘El arroyo hondo’2 tuvieron una entrevista Lozada y el comandante de armas Juan José Chávez, regalándole este al famoso cabecilla una chamarra y poniéndose a sus órdenes. Lozada le contesté que así como traicionó al pueblo de San Pedro igualmente podría traicionarlo a él y sin más trámite en ese mismo lugar le dio muerte al citado Chávez” (Compostela, Nayarit, mayo 4, 1948. Salvador Gutiérrez Contreras).

13716 de mayo. Ramón Corona escribe: “Los pueblos de Jala, Jomulco, Ahuacatlán y Tepic se han desbandado completamente por distintas direcciones, quedando uno que otro vecino con objeto de recoger sus familias e intereses, sin que fuera dable detenerlos [...] el temporal de aguas es casi llegado, no hay siembras por que nadie osa aventurar el trabajo y la vida en los campos” (ahj Sierra de Alica 1861).

13810. de junio. El general Zaragoza escribe al gobernador Ogazon: “Con el mayor sentimiento se ha impuesto el E. Sr. Presidente de [...] los espantosos crímenes cometidos por los bandidos de Alica en el infortunado pueblo de San Pedro Lagunillas. S.E., persuadido del horrible carácter que toma la guerre en ese Estado ha dispuesto para concluirla [...] que V.E. disponga de 250,000$ que se dedicarán exclusivamente al exterminio de los bandidos” (ahj-H861).

139En junio la guerrilla conservadora del Estado de México mata a Melchor Ocampo, posiblemente a Santos Degollado, ciertamente a Leandro Valle. El 5 de junio el presidente Juárez pone fuera de la ley a “los execrables asesinos Zuloaga, Marquez, Mejía, Cobos, Vicario, Cajigas, Lozada” y ofrece $10 000 de recompensa por la cabeza de cada uno (B. Juárez, Correspondencia, México, 1972, t. IV, pp. 520-521).

1407 de junio. Ogazón nombre a Antonio Rojas jefe de las fuerzas destinadas a la campaña de Alica.

1418 de junio. Rojas, en Tequila, escribe: “Varias veces se ha emprendido por distintas fuerzas la campaña de Alica y ni se ha concluido, ni las fuerzas ban salido con buen éxito, pues han logrado replegar a los indígenas hasta el otro lado del río y con solo eso se han contentado; yo no trato de hacer lo mismo sino de hacer una verdadera campaña, pues una vez internado a la sierra juro no salir de ella hasta no exterminar esa raza maldecida de bandidos” (ahj 1867-2 Lozada).

142Exasperado Ogazón por la situación que atravesaba Tepic, expidió un decreto con fecha 17 de junio de 1861, por el que se ponía “fuera de la ley y de toda la garantía en sus personas y propiedades a los asesinos y ladrones Manuel Lozada, Carlos Rivas, Fernando Garcia de la Cadena y Jesús Ruiz (a) ‘Colimilla’; y ofrecía diez mil pesos al que diera muerte a Lozada y cinco mil a quien matara a cualquiera de los otros.

  • 3 Pérez Verdía, Historia Parlicular del Estado de Jalisco, Guadalajara, 1910.

143”Era una arma indigna y torpe: el Gobierno que estimulaba el asesinato se deshonraba, porque la lealtad y la honradez debían normar sus actos; era inmoral, porque aconsejaba el crimen el mismo que tenía el deber de impedirlo; y era torpeza creer que hubiera quien por una insignificante suma se expusiera al peligro de ser castigado por los amigos de los amenazados, a quienes se habría de rodear naturalmente de mayores cuidados y garantías. Por fortuna para el buen nombre de Jalisco no hubo quien aspirara a tan indecoroso premio”.3

144Al tener conocimiento Lozada del decreto dicho, contesta “en menor”, como dice D. Mariano Azuela:

Manuel Lozada, coronel de caballería en jefe de las fuerzas del territorio de Tepic, en uso de las facultades de que me hallo investido, he tenido a bien decretar lo siguiente:
lo. Se dan todas las garantias a los individuos que pasándose de las filas de los llamados constitucionalistas se reúnan a las fuerzas a mi mando, en defensa de la justa causa del orden.
2o. El jefe u oficial, sargento, cabo o soldado que encabece, se pase a estas filas en union de alguna fuerza, según el número recibirá un premio y un ascenso en suclase.
3o. Todos los individuos de la clase que fueren, que separándose de las filas enemigas se pasen a estas, se les proporcionan todos los elementos necesarios y se les paga el valor equitativo de las armas de munición que traigan.
Por tanto mando se publique el presente para que llegue a noticia de todos y de las personas a quienes corresponda.
Dado en el Cuartel General de la Sierra de Alica, a 17 de junio de 1861.—Manuel Lozada.

145Junio-julio-agosto. Rojas entré a la Sierra por Mezquitic y Acaponeta sobre Huejuquilla, por Huajicori y con el grueso de sus fuerzas a la sierra de Alica. Tropas de Zacatecas y Durango debían cerrar el cerco pero los lozadeños se burlaron y tomaron Colotlán y Mascota, Bolaños, Huazamota, Huejuquilla y Chimaltitán. Cándido Ventura Garcia era el jefe lozadeno de Chimaltitán (ahj G-15-861 cht/1349).

146La aglomeración de tantos refugiados en Tepic hizo que faltaran los víveres y el gobierno decidió importar, libre de impuestos, harina por el puerto de San Blas, al cual entraba un barco cada dos días (El País, 21 de junio).

14722 de julio. El gobierno de Jalisco escribió al de México que “las atenciones militares con la campaña de Alica hacen echar mano de la renta del papel sellado. Este gobierno ha consumido todas las rentas federales y se ha visto en la necesidad de aplicar al mismo objeto las rentas del Estado hasta ponerlo en completa bancarrota” (ahj-H861).

14829 de julio. Carlos Bivas derrota tropas de Bojas a la orilla de Villa Guerrero y luego toma Colotlán “con los indios de Bolaños, Jesús Maria, San Lucas y Chimaltitán. [...] rancheros e indios mal armados de lanza y garrote y algunos guicholes con flechas” (ahj Sierra Alica 1861).

14931 de julio. Bojas desde Tepic declara terminada la campaña. Afirma que todo esta en paz y que los lozadeños se mueren de hambre en la sierra. Les da 8 dias para amnistiarse y manda a Corona con 1000 hombres a liberar Mascota (ahj M. Lozada 1861-2). “Error gravísimo, pues a pesar de las senaladas ventajas, el enemigo quedaba en pie [...] dirigido por el indómito Lozada, cuyo prestigio había aumentado ante el hecho de la esterilidad positiva de la expedición...” (J. M. Vigil, J. B. Híjar y Haro, Ensayo histórico... t. I, p. 79).

15012 de agosto. Ignacio Suárez, desde Colotlán, señala que los lozadeños de Bivas se fueron con 800 reses y las mercancías de las tiendas. “El incendio y el estupro fue evitado por el Pbro. Basilio Terán que con peligro de su vida se presentaba en medio de esas chusmas, portándose algunas veces con energía y dignidad y no pocas hasta embajecerse, pero debido a su celo se evitaron muchos desórdenes y principalmente los asesinatos que no tenemos ninguno que lamentar” (ahj Sierra Alica 1861).

151Rojas saqueó luego El Teúl, Totatiche, San Martin, Mamatla, Mesquitic, Huejuquilla, “cuyos indígenas han hecho ya causa con él” (idem, 19 de agosto). El gobierno no pudo hacer nada hasta el 13 de noviembre, cuando el gobernador de Zacatecas mandé 2 000 soldados.

15215 de agosto. Se retiran cuando se presentan 1 000 soldados de Zacatecas. El 13 de julio Tomás Brizuela había presentado en México un “plan de colonización de la Sierra de Alica” que fue ratificado por decreto de Ogazón del 15 de octubre (El País, 12,13 y 14 de septiembre).

153Septiembre. El canton de Colotlán siguió asolado y continué despoblándose. El día 11 el liberal Manuel T. Aranda fusiló en Tlaltenango a 21 presos de Totatiche.

154Octubre. El dia 11 800 lozadeños tomaron Jala y Jamulco. “Los losadenos arrasaron aquellos pueblos cometiendo además peores infamias de las que habia cometido [...] Si no viene auxilio pronto hay mucho que temer de la fidelidad de estos indios que se quejan amargamente al Gobierno, diciendo que los ha comprometido y abandonado después que tenían garantías con Lozada” (16 de octubre, Mateo Magaña).

155“Los losadas se llevaron a 400 mujeres casadas, solteras, niñas y ninos hasta de pecho, 600 reses, maíz, mulas. Se cubrié el camino de mulada, cosa de legua y media sin cortarse la hilera” (Luis Rodriguez desde Mochitiltic, 16 de octubre).

15612 de octubre. Corona al gobernador Ogazón: Ahuacatlan cayó. “El jefe político Ortiz impuso préstamo de 21,000$ el dia lo. La población sumamente disgustada se manifestaba a tal grado discontenta que fue necesaria la influencia de algunos vecinos [...] para que se callara de gritar en desprestigio del gobierno [...]. El Sr. Ortiz ha decretado una leva tan general que no han podido eceptuarse ni los hombres más utiles [...] abastecedores de carne, aguadores, sembradores. A esto siguió la estorción de caballos así es que el descontento ha llegado a su colmo, tanto más cuanto que estas medidas nos han privado de todo recurso de boca. No hay maíz. Ni podemos salir porque estamos circumbalados por los bandidos en todas direcciones. Hace un mes que los correos son detenidos en Ixtlán” (ahj Seguridad Pública G-15-861 tep /1368).

157Ortiz estuvo a punto de fusilar al consul de Hamburgo, Freyman, acusado de mandar 250 000 capsulas a Lozada. Lo salvó Corona.

15826 de octubre. Los lozadeños atacan Valparaíso, Zacatecas.

159Noviembre. Se publicó en San Francisco un cartel anunciando el proyecto de colonia en la Sierra de Alica. “The government has determined to clear the beautiful district of these indiens, who will neither live in peace with their neighbours, develope the resources of the country, nor suffer others to do so. The government at present has a numerous and well apointed force operating against this tribe, to the end that civilization may be the gainer by their loss.”

160“El gobierno ha determinado limpiar este hermoso distrito de estos indios, quienes ni viviran en paz con sus vecinos, ni desarrollarán los recursos del campo, ni dejarán a otros que lo hagan. El gobierno tiene ahora una fuerza numerosa y bien designada, operando contra esta tribu, para que la civilización pueda ser el vencedor por su derrota.”

161El gobierno de Jalisco ofrecía el pasaje y 160 acres de tierra para los colonos. Se presentaron 959 candidatos anglosajones pero Jalisco no pudo pagar (ahj Fomento 1869-17 Tenencia de la tierra/colonización).

1625 de noviembre. Lozada quemó el pueblo de Jalisco evacuado de sus habitantes por Ramón Corona. Luego se acercó a la ciudad de Tepic que Ortiz y Corona lograron defender con éxito.

16311 de noviembre. Según El Pais, se anuncia una próxima campaña contra Lozada, que sería un “error muy grave y [traería] dolorosas consecuencias para la sociedad, sería considerar como simples reaccionarios a los sublevados de Alica. Los reaccionarios invocan un principio político y asesinan y roban: los serranos de Alica roban y asesinan e invocan el asesinato y el robo como único principio [...] asesinan a todos los que no son de su raza [...] son enemigos de todos los gobiernos [...] fieras y enemigos del género humano”. Concluye que toda la Federación debe luchar y no el solo Jalisco que se agota con poco o ningún fruto.

16418 de noviembre. “Habiendo resuelto este gobierno llevar a cabo la campaña contra las gavillas de Alica y considerando necesaria la presencia del Ejecutivo para expeditar sin demora las operaciones consiguientes, el gobernador pide permiso al Congreso para la traslación del Gobiemo al citado canton para el término que fuere preciso” (Archivo del Congreso de Jalisco, Gobernación leg. 1495 section la., relaciones con E. de Jalisco, exp. 7, Ogazón a Gobernación).

16520 de noviembre. Ogazón sale de Guadalajara con una fuerte columna. Tropas de Zacatecas marchan sobre Colotlán.

16626 de noviembre. Ogazón llega a Tepic. Pasa en revista 6 000 hombres de las tres armas. Dos columnas al mando de Corona y de Rojas salen por dos rumbos diferentes, citándose a fines de diciembre en el Paso de Golondrinas.

167Diciembre. Después de algunas escaramuzas, las cosas serias empiezan el 23 de diciembre. El 24 la tropa de Corona tiene que corner la carne de las mulas, habiendo concluido los víveres. Del 23 al 28 se peleó rudamente en el cerro del Toro Macho, al otro lado de la barranca de los Otates. Después de sufrir graves pérdidas, Corona ordena la ofensiva el día 27, como única esperanza de sobrevivir. Rompe el cerno una y otra vez y logra reunirse con la columna de Rojas y las fuerzas de Ogazón, salido de Tepic, en Aguacapan el dia 30, cerca del Paso de Golondrinas. El mismo dia 30 Rojas les anuncia: ¡¡Murió Lozada!! (ahj 1861— Al Sro. Gobierno de Jalisco, Lomas de San Luis). Tanto lo creyó Ogazón que escribió a Vallarta: “Ha muerto el ecsecrable bandido Manuel Lozada”, derrotado el 29 por Antonio Rojas en su cuartel general de San Cayetano. Lo vuelve a escribir el 6 de enero y corre la voz en todo el pais. Varios Estados felicitan al gobernador de Jalisco (ahj G-15-857 jal/3148 leg. 19. ahj M. Lozada 1861-2.).

168No hubo batalla decisiva y Ogazón pudo informar: “Se destruyeron todos los pueblos que los indios sublevados habían formado en la sierra. La táctica de estos indios de huir de cerro en cerro nos impidió darles un golpe decisivo” (11 de enero de 1862).

169Para colmo de desgracia, se supo que los lozadeños habían quitado los víveres que conducía el coronel Ornelas, lo cual colocaba a Ogazon en una situation insostenible. Se contramarchó a Tepic, medida necesaria que nulificaba la expedición y aseguraba el triunfo de Lozada.

1862

170Enero. Al regresar a Tepic, Ogazón se enteró del desembarque espanol en Veracruz y de la llegada de la flota franco-inglesa. Dejó parte de la tropa en Guadalajara. Las familias identificadas con el partido liberal se retiraron de Tepic. (Los documentos oficiales de la campaña de Alica se encuentran en El País, t. IV, 1861-1862, núm. 214, del 26 de agosto, 232 del 17 de septiembre, 478 del 14 de julio de 1862, así como en El Estado de Jalisco II-8, del 23 de marzo de 1873.)

Aviso al público. El C. General en Geje de la la. Division del Ejército Federal en esta Ciudad en comunicación recibida a esta hora que sera la una de la tarde, diré a esta Gefatura con objeto de terminar la Gavilla de Alica tengo que poner en planta un nuevo plan de campaña y para que esto surta los efectos que me propongo se hace preciso evacuar del todo la plaza de esta ciudad, mas como de esto podría resultar graves males a las personas que quedaran en la poblacion, pongo en conocimiento de esta Gefatura que dentro de diez dias contados desde la fecha se verificará la desocupacion absoluta de esta plaza; esa Gefatura lo hará saber a todos los vecinos para que pongan a salvo sus intereses y personas advirtiendo que el Gobierno Constitucional solo podrá garantizarles a Ixtlán y Santiago, puntos donde deben partir las operaciones militares que en la de adelante tengan lugar. A todas las personas que salgan puede Ud. ofrecerles todas las garantias hasta los puntos mencionados. Tepic, Enero 26 de 1862. Pedro Ogazon. C. Gefe Político del Canton. Presente. Y se pone en conocimiento del público para su inteligencia y en cumplimiento de la suprema orden inserta. Tepic Enero 26 de 1862. José Corona. Romualdo Garcia. Secretario.

171Hay que recordar que 1862 y 1863 son años de caos en Jalisco y de progreso constante de la intervención francesa.

172Cuando empezó su retirada, en el ejército liberal cundió una “terrible alarma, particularmente en el alto comercio, temiendo con mucha justicia las depredaciones sin limite del salvaje caudillo de Alica” (Vigil, op. cit. t. I, p. 102). La intervencion de los vecinos de Tepic partió de una ladina propuesta de Ramón Corona hecha a través de Placido Vega, jefe liberal sinaloense de su confianza, quien fungió de mediador entre Ogazon y Lozada. El 24 de enero se redactaron los convenios llamados de Pochotitán que ratificaron Ogazón y Lozada el 1 de febrero.

En la laguna de Pochotitán, a los veinticuatro días del mes de enero de mil ochocientos sesenta y dos, reunidos los ciudadanos Rafael del Valle y Carlos Rivas, el primero comisionado por el ciudadano Pedro Ogazon, general en jefe de la primera division y del vecindario de Tepic, y el segundo por el ciudadano Manuel Lozada, para arreglar de una manera pacífica las cuestiones políticas que por tanto tiempo los han dividido, y con las que han puesto en completa ruina al canton, y teniendo presente que hoy más que nunca, por la actual guerra que con las potencias extranjeras tiene el paísque sostener, es un deber de todo ciudadano acudir a su defensa, han convenido, previa la aprobación correspondiente, en observar los artículos siguientes:
1o. Las fuerzas todas que manda el ciudadano Manuel Lozada, así como los jefes y oficiales, quedan disueltas, y como particulares se ponen, por las razones expuestas, a disposición del supremo gobierno, y volverán a los pueblos y haciendas en que antes residían.
2o. El supremo gobierno deroga todas las leyes y decretos que haya dado, relativos a persecución de las fuerzas del ciudadano Manuel Lozada, y confiscación de bienes a los individuos que las componen, quedando desde la aprobación de estos tratados en libre posesión de ellos.
3o. Las personas que actualmente se hallan refugiadas en la sierra por cuestiones políticas, se considerarán comprendidas en el artículo lo., si quieren disfrutar la gracia que concede el supremo decreto de 29 de noviembre último. Las personas avecindadas en el Canton de Tepic, que por cuestiones politicas hayan sido desterradas, pueden volver a los lugares de su residencia.
4o. El gobierno cuidará de que el nombramiento de autoridades del canton que sea de su resorte, recaiga en personas que no hayan tenido participio directo en la cuestión del cantón.

5o. El gobierno toma por su cuenta la defensa de los indígenas en las cuestiones de terrenos con las haciendas colindantes. Rafael del Valle.—Carlos Rivas.
Apruebo este convenio. Tepic, febrero 10. de 1862.—Pedro Ogazón.
Ratifico este convenio. Mogotes, febrero 1o. de 1862.—Manuel Lozada.
Es copia que certifico. Tepic, febrero lo. de 1862.—Fortino España, secretario.

(agn-G-1620)

173En aquellos dias llegó en son de paz a Tepic el Coronel Placido Vega, con el contingente de tropas que el gobierno federal había impuesto a Sinaloa. Ogazón tuvo con aquel jefe un acuerdo reservado, de que resultó que Vega quedara como mediador guarneciendo la ciudad, y a sus órdenes Corona con las fuerzas que mandaba.

174Ogazón salió luego para Guadalajara, a donde llegó el 9 de febrero, y pocos dias después Vega dispuso grandes festejos militares para recibir a Lozada, a quien invitó a ir a Tepic.

175Marzo. Derrota completa del conservador Remigio Tovar, aliado de Lozada, entre Talpa y Mascota.

176Abril. Los franceses rompen los tratados de La Soledad. Manifiesto a la nación de Benito Juárez.

177Mayo. El día 5, Zaragoza derrota a los franceses en Puebla. El dia 30, Corona, regresando de Guadalajara, cae en una emboscada lozadeña en el Ceboruco, cerca de Ahuacatlán. Escapa de milagro con una leve herida en la cabeza.

178Junio. El dia primero Lozada declaró “insubsistente el tratado celebrado el lo. de febrero con el Sr. Gobernador Ogazón. El territorio de Tepic no reconoce más jefe político que el nombrado por el general en jefe de esta division”. (Véase el Documenta 4.) 2 de junio. Lozada sorprendió la plaza de Tepic y abusé cruelmente de su triunfo. Fusiló a los oficiales de la sección de Tepic y respetó a los sinaloenses. En pocos dias controló todo el canton menos Santiago Ixcuintla, defendido por Corona.

1797 de junio. Corona derrota a 450 soldados de Garcia de la Cadena, cerca de Santiago (bnm, Lafragua, Col. Juárez, doc. 351). El mismo día hizo fusilar al P. Félix Ojeda y algunas otras personas en Santiago Ixcuintla.

180D. Julio Pérez González escribió al respecto en 1894:

Parece imposible que en esos actos de efervescencia y agitación de ánimo, como en el que se encontraba Corona al llegar a Santiago no ocurra siempre un acto de violencia, que deje un recuerdo penoso en la sociedad: en esta vez fueron fusilados en aquella villa algunas personas, y entre ellas el eclesiástico D. Félix Ojeda, pocos días después de la llegada de Corona a dicha villa, por sospechas de connivencia con Lozada. Acaso esas sospechas estaban fundadas en alguna delación calumniosa y que esclarecidas suficientemente, hubiera resultado la inculpabilidad de los sospechosos; pero tal vez lo apremiante de las circunstancias, no dio tiempo a que se hubieran hecho sobre este asunto las aclaraciones que las vidas de aquellas personas bien merecían. Era notorio que el Sr. Ojeda había ido pocos dias antes y provisionalmente a Santiago, a desempeñar un acto de su ministerio, para lo que fué llamado a aquella villa; y que, cuando pretendió regresar a Tepic, ya no le fué posible, porque por el levantamiento de Lozada, habia quedado interrumpida la comunicación. Por estas razones y teniendo en cuenta el carácter pacífico y la moralidad del Sr. Ojeda, la sociedad no quedo convencida de la culpabilidad de dicho eclesiástico.

181Julio. Lozada invade los distritos de Bolaños, Teúl, Tlaltenango (Zac.), el canton de Ahualulco, toma Hostotipaquillo y Huauchinango. Guerrillas considerables pululan por todos lados.

18230 de julio. Corona ataca Tepic en ausencia de Lozada y se retira rápidamente.

183Agosto. Infatigable actividad de Corona. Va a Mazatlán a conseguir ayuda del gobernador Vega.

184Septiembre. El día 5 el gobernador de Zacatecas pide el acuerdo del presidente Juárez para llevar a cabo contra Lozada una operación conjunta de las fuerzas de Jalisco, Durango, Zacatecas y Sinaloa (ahdn XI/481.4/8735).

18519 de septiembre. Vega informa que se preparaba a desembarcar en San Blas cuando se levantaron los soldados de Sonora. “El Sr. Juárez me recomienda en sus cartas personales el batir a Lozada a mi paso por Tepic, viéndose Corona espuesto a perder todo lo ganado y hasta quisas ser invadido este estado.” Dice que por lo pronto no puede hacer nada y que hay que pedir ayuda a Chihuahua, Sonora y Durango, si no “Lozada estenderá por toda la región su dominio” (ahdn XI/481.4/8735 ff. 14, 15, 16).

186Octubre. El 16 Jalisco pide auxliio al gobernador de Guanajuato por “el aspecto imponente que tienen las hordas de Lozada y Tovar”.

18719 de octubre. Corona hace un nuevo intento para tomar Tepic con 2 500 hombres. Un breve y costoso triunfo se termina el 20 en retirada precipitada y disgusto del gobernador Placido Vega.

188Noviembre. Lozada se acerca a Santiago Ixcuintla, aprovechando las desavenencias entre Vega y Corona.

18923 de noviembre. Manuel Doblado, gobernador de Jalisco, informa a Juárez sobre la anarquía en Jalisco. “Lozada ha extendido su dominio hasta la línea de Tequila, Ahualco y Ameca [...] Por cuerda separada y por medios políticos me dirijo a Lozada para ver si se presta a mi arreglo” (bnb, Lafragua, Ms. J.-223).

190Diciembre. El día 12 Manuel Doblado escribe a Juárez: “Corona es el único dique que está conteniendo a Lozada y en aquel importante encargo no hay con quien remplazarlo. La comisión que fue a Ixtlán a conferenciar con la que mandó Lozada, no pudo celebrar arreglo ninguno por las desmesuradas e inadmisibles pretensiones de aquél. Creo que estara de acuerdo con los franceses, que espera una fuerza de éstos por San Blas y que esas esperanzas los hacen resistirse a todo avenimiento (Id., Ms. J., 3-231).

1863 (el año negro)

1912 de enero. Corona escribe a Juárez que Lozada ha comenzado sus incursiones por Colotlán (Id., Ms. J. 4801).

192El gobernador de Durango informa que los bandidos del Mezquital y de Alica, unidos a los Tulises, recorren el partido de Nombre de Dios (ahdn XI/481.4/8948 f. 54).

1934 de enero. Doblado se desespera por la falta de cooperación de P. R. Vega. “Han pasado cuatro buques de guerra franceses por frente al Manzanillo sin tocar el puerto y con direction al norte, aunque se ignora a qué punto. Presumo que van a San Blas, para ponerse en contacto con Lozada y así la situation de Corona va a ser bajo todos aspectos dificilísima. Para aliviarla le he mandado 4 000 pesos y una orden terminante al administrador de Mazatlán para que le auxilie con cuanto pueda sin contar para nada con Vega y de aquí voy a mover la semana que entra 3 000 bombres sobre Tapia para ocupar la atención de Lozada y salvar a Corona, que solo vendra a vérselas con los franceses.”

194El gobierno conservador de Tepic, en honor del general Lozada, expidió el siguiente decreto, dando a San Luis la categoría de ciudad y el titulo de San Luis de Lozada, que conserva hasta hoy:

Carlos Rivas, General de Brigada, Jefe Político y Comandante Principal del Territorio a los habitantes del mismo, sabed:
Que en atención a los importantes servicios que el Excmo. Señor General de Division D. Manuel Lozada, ha prestado al Supremo Gobierno de la República; y deseando el de este Territorio consignar en uno de sus actos más solemnes la gratitud y reconocimiento que le profesa, lo mismo que a los valientes hijos de la villa de San Luis, que es el paísnatal de aquel caudillo, con el fin de honrar su memoria; en uso de las facultades de que me hallo investido, he tenido a bien decretar lo siguiente:
Artículo lo. Se concede a la villa de San Luis el titulo de ciudad y en lo sucesivo se denominará San Luis de Lozada.
Articulo 2o. A reserva de hacer por decreto separado, la division territorial, por ahora la ciudad de San Luis de Lozada sera la cabecera del segundo Distrito, comprendiendo los pueblos de Pochotitán, Santa Maria del Oro, Zapotán, Tequepéxpan y Camichin, con sus respectivas comprensiones, y el gobierno nombrará desde luego las autoridades competentes.

19521 de enero. Se celebran en Tuxpan unos convenios entre Corona y el Gobierno de Sinaloa para poner fin al pleito entre liberales.

19627 de enero. Lozada derrota a la brigada Tepic al mando de Corona en las lomas de Ixcuintla. Su tropa saquea Santiago y se lleva a San Luis el crucifijo de la parroquia, muy venerado en la región. (Se quedó en San Luis hasta 1873.) Luego toma Acaponeta.

19731 de enero. Doblado deja el gobierno de Jalisco a Ogazon.

1985 de febrero. Por fin, P. Vega embarca sus tropas hacia Manzanillo. Lozada aniquila las fuerzas liberales en Lomas de Ixcuintla.

1997 de marzo. El coronel Manuel Marquez, desde Colima, escribe a Juárez: “Me parece muy conveniente que la fuerza que manda Corona pase al interior de la republica. Ninguna utilidad resulta que permanezca en Santiago. Lozada es dueño de todo el cascarón de Tepic y un pueblito más o menos importa poco, más cuando Corona no es el hombre que ha de concluir con Lozada”.

20017 de marzo. Todas las fuerzas conservadoras de Jalisco se ponen a las órdenes del general Lozada. Carlos Rivas toma Etzatlán. “El poder del Territorio es grande, nosotros somos los destinados a ocupar Guadalajara, nosotros hemos de salvar de su amarga situación al desventurado departamento de Jalisco (El Amigo del Orden Nacional núm. 70, periódico oficial de Tepic).

20120 de marzo. Corona entra a Acaponeta por sorpresa.

202Abril de 1863. Corona deja lo que queda de su Brigada de Tepic y va a Guadalajara. Hace campaña en el sur de Jalisco bajo las órdenes de Arteaga y Uraga. Luego pasa a San Luis Potosí a entrevistarse con Juárez (julio-agosto) antes de regresar a Guadalajara, Manzanillo y Mazatlán.

20317 de abril. Los lozadeños toman Ahualulco y las guerrillas conservadoras hostilizan Guadalajara.

20414 de mayo. Ogazón escribe a Juárez: “Lozada en Tepic dispone de todo aquel canton con 6 a 8 mil indios armados en su mayor parte”.

20517 de mayo. Puebla sucumbe al ejército francés.

206Junio. El día 2, celebración del primer aniversario del regreso de Lozada a Tepic con Te Deum, iluminaciones, gallos y música.

207El Amigo del Orden Nacional, en su núméro 79, publica: “Alégrense. Rojas ya no es hacendado sino pelado. Una fuerza del coronel Juan Chávez destruyó por completo su hacienda, formada de aquellas furibundas levas de cerdos y reses que mandé practicar en Tepic”.

208Lozada instala su Cuartel General en San Luis y sus soldados se desbandan para las siembras de temporal.

209Julio. Se fusila en San Luis, Ahuacatlán y Tepic a varios ladrones y asesinos cuyos nombres se publican en el diario oficial. “El general Lozada no quiere que se tolere un ladrón en el territorio. El robo hoy se expia con la muerte.” El día 30 Lozada firma: “… el comandante de Santa Maria del Oro, con el fin de responder cargos por haber marcado unos bueyes que habían sido robados; por cuya falta ha sido dado de baja y condenado a servir de soldado en el batallón Osollo. Dios y Orden”. (Véase el Documento 5.)

21015 de agosto. “El Primer Cuerpo de Auxiliares del Ejército al mando del general M. Lozada reconoce como gobierno legítimo del paísa la regencia que se acaba de establecer con el carácter de provisional por elección de la Asamblea de Notables.” (Véase el Documento 6.)

21126 de agosto. En su polémica con Ramón Corona, quien publica un folleto haciéndolo responsable de la derrota de Lomas de Ixcuintla, Placido Vega afirma que el desastre del 2 de junio de 1862 fue provocado por las exacciones de Corona y que “más garantías tienen los habitantes de Tepic con Lozada que con Corona” (bnm Lafragua, Ms. J. 6-802); afirma que Lozada esta dispuesto a reconocer la República.

212Sobre los días que vivió Tepic en esta etapa, ha dejado Francisco J. Zavala un testimonio interesante:

Ocupado Tepic por la banda lozadeña después del inesperado y pérfido albazo del Dos de Junio de 862, no había orden ni seguridad ninguna para los habitantes, especialmente para los que no habian promiscuado con la gente alicantina. Casi nadie circulaba por las calles, a no ser por premente necesidad de procurarse víveres o por otro negocio imprescindible; pero en los pequenos intervalos de quietud que dejaban los colorados de Corona, solíamos sacar las narices de nuestros escondrijos y penosa reclusión los que por circunstancias ineluctables teníamos que permanecer en aquel nido de odios y salvajismo, desafiando el peligro de tropezar a cada paso con algún polio de la insolente gavilla que nos hiciera pagar caro la incontinencia.
Habíame conquistado un valioso y buen amigo, don Julio Pérez, empleado de la plurimillonaria casa mercantil de Barron, Forbesy Cia., que congeniaba conmigo por su afición al estudio y a la literatura, y me visitaba algunas veces que sus labores se lo permitían, como cuando tenía que pasar por la calle de mi alojamiento para ir a la fábrica de hilados y tejidos de Jauja, que dista cosa de un kilómetro al Noroeste de la población, a transmitir órdenes o desempeñar otra comision de sus principales que eran dueños de aquella negociación.
Como la casa de Barron estaba aliada con el cabecilla Serrano, los agentes y dependientes de aquélla gozaban de inmunidad entre los cachorros del Tigre y tenían curso libre y sin riesgo, aun en las ocasiones de alboroto, llamado allí borrego, que eran peligrosas aún para los mismos macuaces. Borrego era la alarma y pánico que se difundía instantáneamente cuando alguna partida o merodeadores sueltos de Corona penetraban dentro del caserío, tiroteando y acuchillando a los macuaces que hallaban al paso y llegando a veces hasta los puestos de guardia y Casa Consistorial, para regresar después a su campo, cuando ya más no podían, no sin dejar aquí y acullá algún muerto o maltrecho de ellos mismos que no pudieran recoger, y a los vecinos llenos de alarma y pavor, sumidos en lo más recóndito de sus viviendas, porque los lozadeños, durante largo tiempo, seguían correteando a pie y a caballo por todas las calles, ebrios y furiosos, arremetiendo, cintareando y desvalijando a todo el que encontraban, cual si fuera beligerante enemigo, hasta que el rebato, los tiros y atropello iban mermando poco a poco (B. Godoy, Lozada y la batalla de la Mojonera, 1973. Zapopan, p. 15).

21328 de agosto. Sorprendidas en Huejuquilla, las gavillas lozadeñas de Bolaños y Chimaltitán, pierden a sus comandantes Bartolo Almeida y Esteban Huerta, y 46 hombres muertos. Su general Ventura García muere en una fecha desconocida, pero antes de julio de 1864 (Apuntes manuscritos del P. Nicolas Valdés. 1930, según la tradición oral de Manuel Ortega Campos, Villa Guerrero). “Se les durmió un poco el gallo y lueron sorprendidos de noche por las defensas de Valparaíso, Fresnillo y Colotlán.” Hay un corrido, “El alcance de Huejuquilla”, que dice que mataron a los prisioneros (“22 y media mancuerna”).

214Los pueblos indígenas de Temastián, Azcapulco y Azquetlán son lozadeños, así como los rancheros conservadores de Totatiche, y tambien una banda de ladrones mestizos de Totatiche (P. N. Valdés, Bolaños, Guadalajara, 1979, p. 68).

2158 de septiembre. P. Vega expone a Juárez los problemas de Sinaloa, mostrando gran inquina contra Corona (bnm, Lafragua, Ms. J. G. 803 de 20 ff.). Denuncia su vandalismo provocador y señala “la paz que hoy disfruta todo el cantón de Tepic”. Acusa a Corona de haber roto los convenios del Pochotitlán y menciona “las justas quejas de Lozada”.

21628 de septiembre. “El pueblo de Guadalupe de Ocotán desconoce el gobierno liberal y se adhiere en todas sus partes al plan de San Luis sostenido por el Exmo. Sr. General Manuel Lozada.”

217Octubre. Desde marzo los liberales controlan únicamente Escuinapa, Acaponeta, Tuxpan y Mexcaltitán. Corona encuentra la situación tan difícil que va a Durango a pedir ayuda al gobernador Patoni, y también a Zacatecas con Gonzalez Ortega.

218Noviembre. El día 10. los liberales sorprenden al pueblo lozadeno de Santa Teresa y se retiran.

219Diciembre. Bazaine ocupa Guanajuato y marcha sobre Guadalajara. Corona va de San Luis a Guadalajara y Colima.

1864 (el año de los franceses)

2206 de enero. Los franceses entran a Guadalajara. La brigada de Tepic (de Corona) se remonta para Durango. Corona hace campaña en el sur de Jalisco con Arteaga y Uraga hasta mayo de 1864.

22114 de enero. Los pueblos de Nayarit y los auxiliares del Ejército reconocen al imperio.

22224 de enero. Lozada escribe al jefe francés Bazaine: “El general P. Vega busca los medios de un arreglo con la intervencion con la unica mira de quedar al frente de aquel departamento, resuelto tal vez a seguir sus antiguas tendencias tan luego como encuentre oportunidad” (ahdn XI-9524, p. 22).

2237 de febrero. Bazaine escribe al general Douay que proyecta desviar el comercio marítimo de Manzanillo hacia San Blas, zona controlada por Lozada, mientras las fuerzas liberales controlan Manzanillo.

22421 al 24 de febrero. La brigada lozadeña de Huainamota derrota a unos elementos de la Brigada Corona (antes llamada de Tepic).

2256 de marzo. Bazaine a Douay, en Guadalajara: “En cuanto a lo que pide el general Lozada, hágale entender que no se lo puede tomar en cuenta hasta haya presentados los estados y documentes que exigen nuestras instituciones administrativas. Mándele unos modelos”.

22618 de marzo. Lozada en San Blas cuando se presentan 4 barcos franceses. Carlos Rivas, comandante del Terrtiorio, sale para la Magdalena a entrevistarse con Douay, en representación de Lozada, quien se negó a ir.

22727 de marzo. Bazaine escribe a Paris que el general Douay “hizo una marcha militar sobre el camino de Tepic para ponerse de acuerdo con el general Lozada sobre la distribución de las fuerzas mexicanas que deben guardar esa línea de comercio”.

22827 de abril. Uraga escribe a Juárez desde Zapotlán: “Tengo encima 4 000 franceses y 1 000 traidores y hay más de 3 000 de Lozada en el Estado” (bnm, Lafragua Ms. J. 921).

22918 de mayo. Un batallón de tiradores argelinos paso por Tepic y se embarcó el 23 en San Blas para Acapulco. Fue recibido con cohetes y repique de campanas.

230Corona se separa de Arteaga. Los franceses lo sorprenden en Valparaíso, Zacatecas. Llega a Durango y encuentra su brigada reducida a 250 hombres.

23128 de mayo. Maximiliano y Carlota llegan a Veracruz.

232Junio. Uraga abandona la causa republicana.

23321 de junio. Lozada manifiesta no disputar el mando político de Hostotipaquillo y reconce que si bien pertenece en lo militar al territorio de Tepic, en lo judicial y politico es de Jalisco (ahj M. Lozada 1861-2).

23425 de junio. Don Nicolas Ramírez, de Ixtlán, se queja de que desde 1859 han sido confiscados sus bienes de orden del Sr. general Lozada. Lozada contesta a México que lo hizo “en virtud de ser enemigo acérrimo del actual orden de cosas y haber causado muchos males en aquel territorio”. México ordena al prefecto de Jalisco devolver los bienes a Don Nicolas. El prefecto contesta que Tepic escapa de su jurisdicción (agn-G-1126, Tranquilidad, section 3 núm. 8, Jalisco).

235Julio. El día 8 fusilan en Tepic a cinco personas implicadas en un intento de levantamiento. Lozada interviene para salvar al médico Aristoarena, implicado en el complot. Gobernación y Guadalajara se preocupan por esos procedimientos. El día 12 Gobernación informa a Lozada que el distrito de Bolaños depende del departamento de Tepic (ahj, Divisiones Políticas 1864).

23618 de julio. Lozada escribe a Bazaine que Mazatlán esta bien fortificado por el lado de la tierra (ahdn XI-9254-26).

23728 de julio. El prefecto de Jalisco, R. Díaz de la Vega, escribe a Gobernación que el decreto de Lozada para juzgar ladrones y asesinos (10 de julio de 1863) es “bárbaro”:

V.S. comprenderá fácilmente que esa orden soberana me coloca en una posición embarazosa respecto del Gobierno, mi vecino, de Tepic, por cuanto me veo necesitado de hacer, primero, la calificación de un acto legislativo suyo, altamente trascendental, y, después, de entrar en pormenores, sobre los que temo no tener datos enteramente seguros, porque, en Tepic, las pasiones politicas y los odios peculiares de la localidad han montado tan alto, que difícilmente se encuentra una persona que, libre enteramente de aquéllos, pueda inspirar confianza en la imparcialidad de sus noticias. Sin embargo, mi deber es cumplir lo mandado por S.E., y V.S., con su prudencia, juzgará hasta dónde es necesario mantener la reserva, supuesto que la publicidad pudiera producir rivalidades de funesto efecto para este Departamento, guarnecido en su línea de Occidente por tropas de la Division Lozada.
Comienzo por manifestar, lo que indudablemente ha conocido ya V.S., que ese decreto, bajo cualquier luz que se coloque, es injusto, bárbaro, puede decirse, y que desde lejos deja conocer que es hijo de una revolución acostumbrada a no respetar nada en el mundo. En efecto, se observa en él, sin trabajo, que hace la enumeración de varios delitos diversos en gravedad y de complices de distintas categorías; y desde el hurto simple de una cosa que vale un centavo, hasta el asalto escandaloso en despoblado, mediando muertes, violaciones e incendios; y desde el capitán de bandoleros que manda la cuadrilla, hasta el simple conocido de éste, que le da hospitalidad en su casa con conocimiento o sin él, no tienen más que una sola pena, la de muerte, sin ulterior recurso, y ésta, pronunciada en un juicio sumario que no debe tener una duración mayor de veinticuatro horas, y por jueces que lo serán el comandante militar del punto y dos capitanes. Esto es absolutamente barbaro o nada hay en el mundo que lo sea, y el horror que inspira sube de punto para quien conoce personalmente [a] esos capitanes, árbitros supremos de la vida de un hombre, escogidos entre la milicia indigna del General Lozada, para quienes los hábitos de matanza, contraídos en la prolongada revolución, hacen que la vida sea una cosa de poca valía y la efusión de sangre un espectáculo ordinario de todos los días. Esa ley, en fin, no necesita un largo análisis para borrarla del Código Penal de una nación culta.
Con relación al segundo punto del acuerdo, S.M. el Emperador se dignará considerar que Tepic fue erigido en Territorio independiente de Jalisco por virtud de un decreto expedido por el Gobierno que emanó del plan de Tacubaya. En consecuencia, mi acción moral no puede hacerse sentir eficazmente alla; y en cuanto a física, llamo la atención de V.S. hacia las frases significativas de S.E. el General Douay, en su comunicación: “el General Lozada no esta bastante sometido a mi acción, para estar cierto de que mis órdenes serán cumplidas”. Y si el General en Jefe, con su prestigio y sus legiones, no esta seguro de ser obedecido, ¿qué podré yo decir?
Por lo que ve a mi Departamento, he dado mis órdenes al jefe de las fuerzas de Tepic, para que, por mi conducto, remitiera los presos que tenía, a disposición de la corte marcial, unos, y, otros, a la de los jueces del fuero común; mi orden ha recibido su cumplimiento.
Es cuanto puedo informar a V.S. sobre este negocio, que en realidad no carece de tropiezos y dificultades.
Dios guarde a V.S. muchos años.
El Prefecto Político, General de División, R. Díaz de la Vega (rúbrica).
(Archivo de Bazaine)

238Agosto-septiembre. Corona deja Durango, ocupado por los franceses, y se refugia en Huajicori. El 6 de octubre participa en el golpe de Estado contra el gobernador de Sinaloa.

23928 de octubre. Muerte en Guaynamota de Patricio Guevara, autor del levantamiento del pueblo de San Andrés (Defensa XI-481.3-5001, p. 36).

24031 de octubre. El republicano Simon Gutiérrez sorprende al general Carlos Rivas en Ameca. Una columna francesa salva a Rivas a última hora.

241Lozada acepta participar en la toma de Mazatlán, obteniendo en cambio un subsidio para sus tropas y la independencia de su autoridad en Tepic. No habrá fuerzas francesas dentro del territorio.

242Noviembre. Corona participa en la defensa de Mazatlán, atacada por franceses y lozadeños. El día lo. Lozada marcha sobre Escuinapa, que ocupa al igual que el Rosario. El 11 entra a Villa de la Union. El 12 la flota francesa esta en Mazatlán, cuyo bloqueo se inicia el dia 13. El gobernador Rosales acuerda con Corona la inmediata evacuación de la plaza. El dia 13 Lozada entra a Mazatlán. Luego regresa a San Blas en barco, mientras sus soldados regresan por tierra en tres grupos. El 16 y el 17 se realizan rudos combates en el Rosario; el 21 en los Horcones, sobre el camino de Huajicori.

24319 de noviembre. Según L’Estafette, Lozada hizo fusilar a varios conjurados que se habían levantado contra él, en su pueblo de San Luis, después de su salida para Mazatlán. Julio Pérez González situa el acontecimiento en 1865. L’Estafette escribe: “Entre los conjurados, su esposa y tres de sus hijos que este nuevo Bruto hubiera pasado por las armas”. Tal noticia resulta ser un “botellón”, falsa noticia digna de la nota roja del periodismo del siglo xx.

244Diciembre. Corona adopta el sistema de guerrillas y hostiliza la plaza de Mazatlán. Se instala en Concordia. Rosales derrota a los franceses en San Pedro.

245Los supremos poderes, después de peregrinar de San Luis a Monterrey, llegan a Chihuahua. Corona trata de cerrar el paso a los franceses que bajan de Durango a Mazatlán y es derrotado en el Espinazo del Diablo (31 de diciembre-10. de enero de 1865). Los franceses fusilan a 14 presos.

1865

246Enero. Corona aniquila en Veranos a 150 “cazadores de Vincennes” y ahorca a 60 prisioneros. El general Castagny entra a Mazatlán. Correrías de las tropas francesas. Incendios y devastación.

247Febrero. En Mazatlán hay 350 lozadeños como auxiliares de los franceses.

2483 de marzo. Maximiliano firma el decreto sobre la nueva division territorial del país. Aparece el departamento de Nayarit (agn-G, leg. 1971).

24918 de marzo. Sale de Mazatlán una columna franco-mexicana. Los republicanos la paran en el Presidio. Lozada se detiene en el Rosario con 2 000 hombres el día 30.

250Abril. Lozada se reúne con las fuerzas francesas pero no quiere ponerse a las órdenes del jefe francés y marcha a Concordia. El dia 10. Corona aprovecha esa division y ataca a Lozada. Debe retirarse y combatir otra vez el dia 2. Los imperialistas celebraron los dos combates como otros tantos triunfos, pero los franceses se volvieron a Mazatlán y Lozada a Tepic, bastante disgustado con los “gabachos”. Los lozadeños sorprenden al general Guzman en Guajicori el 24; luego Lozada toma el Rosario y entra victorioso a Mazatlán con 3 000 hombres. Corona ordena a Perfecto Guzmán fingir su adhesion a Lozada (carta del 29 de abril).

25128 de abril. Bazaine escribe al secretario de Guerra a propósito de la nueva division política: “Así, Lozada se queja al Emperador y trasmite la protesta de toda la poblacion de la sierra sobre la cual tiene influencia absoluta. Tranquilicé las inquietudes de un jefe cuyo concurso nos es muy útil y cuya defeccion podría creamos serios problemas”.

252Mayo. Copia de la comunicación del general Lozada al Prefecto Político de Tepic, en que insertó el convenio celebrado con motivo de la sumisión del comandante Guzmán.

Gobierno Politico del Territorio de Tepic.
Imperio Mejicano.—Primer Cuerpo (de) Auxiliares del Ejército.
Acaponeta, mayo 7 de 1865.

Señor Prefecto:
Tengo la honra de participaros que en este momento, que son las nueve de la mañana, acabo de celebrar un arreglo con don Perfecto Guzmán, Comandante en Jefe de las fuerzas de la sierra de Huajicori, cuyos principales artículos son los siguientes:
1o. Las fuerzas de Huajicori se someten a la obediencia del Supremo Gobierno Imperial, que felizmente rige S.M. el Emperador Maximiliano.
2o. Don Perfecto Guzmán, Comandante en Jefe de las fuerzas referidas, hará entrega de todo el armamento y municiones al General en Jefe de la Division Lozada, cuya entrega se hará en la plaza de Acaponeta en dos partidas: una, de la mitad del armamento, hoy mismo a las cuatro y media de la tarde, y el resto, dentro de cuatro días.
3o. Quedan disueltas todas las fuerzas que han estado bajo las órdenes de don Perfecto Guzmán, y los individuos que las formaban como paisanos, se retirarán a la vida privada.
4o. Se concede la gracia de indulto, por sus opiniones políticas, tanto a don Perfecto Guzmán como a los jefes, oficiales y tropa que militaban a sus órdenes, quienes disfrutarán de las garantías que las leyes conceden a todos los subditos de tantoen su persona como en sus intereses.
5o. Cuando el señor don Perfecto Guzmán haya dado su total cumplimiento a las obligaciones que se imponen por el presente convenio, el General en Jefe de la Division de Operaciones otorgará a todos los agraciados la correspondiente constancia para su resguardo.
Por lo expuesto, verá V.S. que la completa pacification de la sierra de Huajicori es un hecho consumado, digno de que llegue al alto conocimiento de S.M.I.
Ruego a V.S. que tan plausible acontecimiento se publique con la solemnidad que corresponde, en todos los pueblos del territorio de su digno mando.
Dígnese V.S. recibir las seguridades de mi alta consideración y distinguido aprecio.—El General Manuel Lozada.
Señor don Manuel Rivas, Prefecto Político de Tepic.
Es copia del original, que certifico.
Tepic, mayo 9 de 1865.
El Prefo. Politíco,
Manuel Rivas (Rúbrica)

253Comunicación del Ministro de la Guerra del Archiduque Maximiliano al Mariscal Bazaine, en que le comunicó que aquél había llamado al Gral. Lozada.

Ministerio de Guerra

México, mayo 17 de 1865.

Excmo. señor Mariscal:
Con esta fecha digo al señor General don Manuel Lozada lo que sigue:
“S.M. el Emperador, movido de su constante solicitud en inquirir la verdadera y exacta situación de los pueblos, aun de los más remotos del Imperio, a los cuales quiere hacer extensiva su alta y paternal protección; queriendo tener una noticia fidedigna y general de la situación que guardan los pueblos de esa demarcación, la de las fuerzas de su digno mando y de las medidas más eficaces y oportunas que habría que dictar para mejorar su position, aliviar sus necesidades, afianzar de un modo permanente la tranquilidad y el orden en ellos, así como para el mejor arreglo y organización de aquellas tropas, desea hablar personalmente con U. para mformarse de todos estos puntos y de los demás que tengan relación con la mejoría y engrandecimiento de esos distritos, cuyo estado y exigencias nadie mejor que U. conoce a palmos, prácticamente.
”Al efecto, S.M. autoriza a U. para que, tan luego como pueda desprenderse por un corto tiempo de sus fuerzas, emprenda desde luego su marcha para esta capital, adonde deberá permanecer por pocos días, pues S.M. cree que el objeto que traería a U. quedaría prontamente terminado, y, por otra parte, está persuadido de la necesidad de su presencia entre sus tropas.
”Al tener la honra de comunicar a U. esta soberana disposición de S.M., mucho le encarezco que (se) aproveche de la primera oportunidad para efectuar cuanto antes su viaje a esta Corte y regresar inmediatamente a su puesto, adonde es indispensable su presencia, lo cual se verificaría sin el menor inconveniente, de la misma suerte que acaeció con el señor General Vidaurri, que, habiéndose desprendido desde la frontera del Norte para venir a esta capital, a la fecha ya ha vuelto a su destino.”
Lo que me honro de transcribir a V.E. para su conocimiento.

Sírvase V.E. admitir, señor Mariscal, las seguridades de mi distinguida consideración.
El Ministro de Guerra, Peza (Rúbrica)

  • 4 De su puno y letra.

Exmo. señor Mariscal Bazaine, Comandante en Jefe del Ejército franco-mexicano.
Este procedimiento me parece intempestivo porque el General está operando en Sinaloa, y, por otra parte, vacilará en venir a la Capital, donde terne ser retenido.
Bazaine4

25420 de mayo. El Secretario de Guerra escribe a Lozada: “S.M. el Emperador esta plenamente satisfecho de su lealtad y acreditada adhesión a su gobierno y en consecuencia debe Ud. depreciar las falsedades y calumnias que personas como el titulado general Domingo Cortés puedan circular acerca de su persona” (adhn XI-III-2.424, fol. 2).

255Corona se retira sobre Culiacán hasta octubre.

25620 de julio. Gobernación escribe al prefecto de Nayarit: “Ha tenido a bien acordar dejar las armas en poder de los habitantes del departamento mientras no se vea que se hace mal uso de las armas pues siendo todos esos indios con su Gefe tan adeptos al Gobierno, encuentro más bien una conveniencia en acceder a lo que se desea, organizándose en los pueblos las guardias estables que dispone la ley” (agn-G, leg. 583; véase el Documento 7).

25730 de julio. Autógrafo de Bazaine certificando haber nombrado a Lozada comandante de la division territorial de Tepic. Falta la ratificación del Gobierno.

2587 de agosto. Nombramiento de Lozada como general de Brigada (ahdn III-2-424 ff. 4 y 9).

25910 de agosto. Alphonse Dano, embajador de Francia, informa a Paris del rumor según el cual Lozada esta a punto de desertar. Para retenerlo, el gobierno imperial lo nombra general.

260Octubre. Corona reanuda la campaña, baja a El Rosario, sorprende a los lozadeños en la Bayona, toma Acaponeta y Huajicori. Perfecto Guzman se le une otra vez.

261Noviembre. Los franceses salen de Mazatlán para Durango. Lozada se da cuenta que tendra que emprender una nueva campaña en Sinaloa contra Corona.

262Diciembre. Los franceses no atacan a Corona, a pesar de tener 2 500 soldados y 400 auxiliares que llegaron en barco a Mazatlán con Carlos Rivas. Se invoca la falta de dinero pero parece que en realidad creyeron que Corona tenía 4 000 hombres cuando en verdad tenía 1 500 (L’Estafette, 20 de enero de 1866).

1866 Apogeo de Lozada y ocaso del Imperio

263Enero. Fin de la neutralidad “oficial” de Estados Unidos. Barcos de San Francisco abastecen a las tropas de Corona que amagan Mazatlán. El comisario imperial Manuel Gamboa quiere que Lozada vaya por barco a Culiacán para unirse al coronel Tranquilino Almada de Álamos. Se queja de Carlos Rivas, cuya brigada esta en mal estado, “sin frazadas ni camisas”. Rivas se niega a obedecerlo. Gamboa se queja con Bazaine y señala que Âlamos cayó por la falta de cooperación de Lozada (agn-G, leg. 1726, 5 de enero).

26411 de enero. J. López Portilla informa al emperador que “el general Lozada había sido invitado por Corona a unírsele y combatir la intervención francesa” (agn-G, leg. 1520, informe 251, Comisarios y visitadores imperiales). El comisario Gamboa apunta el dia 25: “El general Lozada aún no se mueve y en consecuencia el general Rivas permanece con su brigada en Mazatlán” (agn-G, leg. 1726).

265Febrero. Sin novedades. Lozada no se mueve de Tepic. El día 12 Washington pide a Paris el fin de la intervencón (Nota de Seward).

266Marzo. El 18 una columna franco-mexicana sale de Mazatlán. Duros combates del 19 al 24 en El Presidio. Lozada sale de Tepic y llega el 23 a Rosamorada. (Quai d’Orsay, Paris, Consulado de Mazatlán, partes de marzo-abril 1866, eonfirmado por J. M. Vigil en el Ensayo histórico del Ejército de Occidente, 1874.)

267Abril. Lozada derrota a Perfecto Guzmán el 24 en Huajicori, y llega al Presidio el 28.

268Los días 10 y 20 Lozada, sin la ayuda de los franceses, derrota a Corona en Concordia. Sorpresa general: en lugar de unirse a los franceses para acabar con Corona, se retira hacia Tepic, pretextando que su tropa no habia recibido su soldada. El embajador francés anade equivocadamente: “La verdad es que él está descontento y celoso de la posición que gana su rival, el general Rivas” (Alphonse Dano a Paris, 29 de abril). La verdad es que el tigre alicantino era un zorro y que Rivas, después de tratar con los franceses en Mazatlán, le habia informado de la próxima retirada francesa (Quai d’Orsay, Paris, Consulado de Mazatlán, 13 de abril y agn, Gobernación, leg. 2001, Tranquilidad Pública 1866 y Segundo Imperio, caja 29). “Esta inexplicable resolución del general Lozada deja pendiente una empresa que todo parecía indicar quedaría felizmente acabada en unos cuantos días” (Estafette, 29 de abril; Diario del Imperio, 9 y 23 de abril).

269Mayo, junio, julio, agosto. Lozada tenía razón, ya que el 5 de abril Paris había anunciado la retirada de sus tropas para septembre. Controla todo el territorio de Tepic. Corona se fortalece en Sinaloa. Ningún suceso notable. En Tepic el precio de los alojamientos ha subido 3 o 4 veces por la llegada de emigrantes de Sonora (La Sociedad, 16 de junio). En junio Lozada ofrece su renuncia a México; y otra vez lo hace el 10 de julio para “poder dedicarme a mis negocios particulares y a atender a mi quebrantada salud”. Acompaña su “formai renuneia” un certificado del cirujano Andrés Aristoarera que señala: “Padece una afección crónica del pulmón (tuberculosis) que lo imposibilita para el servicio de las armas” (ahdn XI/III/2-424, fols. 20 y 21). Maximiliano no acepta la renuneia y Lozada se retira a su sierra, dejando el mando al jefe militar de Tepic, “entregando el parque, la artillería y demás objetos de guerra”. (Véase el Documento 8.)

270El 19 de julio expidió Lozada la siguiente circular, dirigida a los jefes de sus fuerzas:

San Luis, julio 19 de 1866.—Tengo el honor de participar a usted, para su conocimiento, que el día 11 de este mes, me he separado del mando de la Comandancia Superior de este Departamento que estaba a mis órdenes, habiendo hecho la correspondiente entrega del mando de la artilleria, parque y demás objetos de guerra, quedando por lo mismo libre de todo compromiso para con el Gobierno y para con los pueblos. Al retirarme a la vida privada, con el fin de atender a mis negocios particulares, me cabe la satisfaction de haber cumplido todo cuanto yo prometí a los pueblos, cuando los invité a tomar las armas, dejándolos a la vez en posesión de sus derechos y con algún prestigio y respetabilidad, y libres también de todo compromiso.
Estos son los bienes que logré conquistar en once años de fatigas y de una lucha continuada: ahora a los pueblos toca saber conservar esos mismos bienes, y con ese fin no omitiré en esta vez enviarles mis consejos de una manera particular y amistosa para que, si les parece conveniente, obren con arreglo a ellos:
En primer lugar, les encargo que procuren permanecer dedicados al trabajo, para que no se vean obligados por la necesidad a cometer algún robo, vigilándose los unos a los otros, para que así, algunos que tengan malas inclinaciones, los aconsejen a que obren y se abstengan de comprometerlos con un mal procedimiento. El uso inmoderado del licor es la causa dominante de las desavenencias y rinas, que dan por resultado los asesinatos y crímenes que se cometen con frecuencia, sin tener presente, que este grave mal es el mayor enemigo que tiene la humanidad, por razón de que siempre que hay un asesinato, quedan dos familias arruinadas, la del muerto y la del asesino, cuyas reflexiones deben contener en su justo limite a los que acostumbran el vicio del vino, para no tomarlo con exceso ni comprometerse en riña; considerando que tan mal es dar como recibir, y mucho más cuando en semejantes lances no se versa ningún acto de honor, que es únicamente cuando el hombre puede arriesgarse a perder su existencia o a privar de ella a su contrario.
Téngase muy presente, que de hoy en adelante nadie gozará de aquellas consideraciones que yo les guardaba, según sus méritos de cada persona y las circunstancias de cada caso, que siempre procuraré calificar con toda prudencia en favor de mis subordinados; más hoy todos seremos medidos por un rasero, y para no vernos expuestos al rigor de la justicia, tenemos necesidad de obrar bien en todo y por todo y con arreglos a las leyes. Les hago estas advertencias porque todos hemos quedado sujetos al gobierno y a los tribunales comunes, y el que someta una falta ha de ser castigado con todo el rigor de la ley a ser pasado por las armas o traspasado a la lejana provincia de Yucatán a extinguir la condena que le resulte.
La obediencia a las autoridades superiores e inferiores es otro de los casos que encargo muy particularmente, habiendo quedado disueltas las fuerzas de mi mando, y yo como particular: a nadie sera permitido andar armado, y menos entrar a Tepic de esta manera, y el que lo hiciere, queda expuesto a que el gobierno le mande recoger las armas y a que lo pongan de soldado en las fuerzas de línea, y mucho más cuando es probable que el gobierno mande a Tepic algunas fuerzas que cubran la guarnición de aquella plaza. Hago todas estas explicaciones porque deseo el bien de los pueblos, para que todos estemos a gusto disfrutando de alguna paz y tranquilidad, que es lo que necesitamos: en el concepto que si alguno, faltando a mis consejos, llega desgraciadamente a cometer algún delito y a verse en manos de la justicia, no tendrán más que conformarse, con la suerte que les corra, sin tener que apelar a mi para que hable por ellos, en razon de que habiendo logrado desprenderme de todo conocimiento de los negocios pú¬blicos, no me conviene mezclarme en ningún acto por el cual pudiera comprometerme a entrar en servicio del gobierno, pues sólo en caso de que algún individuo fuese atacado injustamente, yo sería el primero en ampararle y protejerle, hasta reparar el agravio y dejar asegurada su reputación y sus derechos.
Hace tiempo que yo deseaba ver a los pueblos exentos del servicio de las armas, y el quedar yo como particular; y con este fin, tan luego como se estableció el gobierno imperial, mandé una comisión, primero, al Sr. general Don Miguel Garcia Vargas, y después al señor general Don Carlos Rivas, para que solicitara una y otra cosa; más nada se pudo conseguir, sino hasta después que el gobierno mandé que todas las fuerzas auxiliares del imperio quedasen disueltas, pero como a mi no se me concedió mi baja, tuve que quedar encargado de la comandancia superior del Departamento, hasta el día 11 de este mes que me separé de ella, según lo dejo antes manifestado, cuya separación se verificó en razón de una orden del gobierno, por la que se dispuso que ya no hubiera comandancias superiores; y tan luego como ésto llegó a mi conocimiento, hice la correspondiente entrega al comandante José A. Parra; quedando firmemente resuelto a no volver a aceptar ningun empleo público, para poder vivir dedicado a mis negocios particulares, pues aunque ya últimamente ha escrito el señor general en jefe de la 4/a. División Territorial, diciéndome que continue en el mando como general en jefe de las fuerzas del Nayarit, yo no he aceptado, y le he contestado dándole las gracias, manifestándole que no existen ningunas fuerzas del gobierno a quienes yo pueda mandar.
Esto no obstante, creo que el mismo gobierno de México muy pronto deberá escribirme en el mismo sentido, es decir, facultándome para que continue con el mando de estas fuerzas, pero yo me sostendré en no admitir ningun encargo publico, para no dar lugar a ningun compromiso que pudiera recaer sobre estos pueblos.
Mi separación de los negocios públicos no impide que podamos continuar nuestras relaciones de una manera puramente particular.
Todo lo que digo a usted para que a la mayor brevedad posible reúna en junta pública a los que fueron auxiliares de este cuartel, y les haga presente el contenido de esta nota, de que me acusará usted el correspondiente recibo.—Manuel Lozada.(L’Estafette, 17 de agosto).

271En vano nombra Maximiliano a Lozada jefe de la Division de Nayarit el 27 de julio (ahdn XI-III-2-424, fol. 29).

272Todo eso coincide con los rumores de la próxima salida de Maximiliano, después de la salida efectiva de Carlota, con la caída de Matamores y la derrota del general Tomás Mejía.

273Septiembre. Los franceses evacúan Guaymas y desembarcan en San Blas con los refugiados de Sonora y Sinaloa. Tepic esta en primera fila para entender que es el principio del fin. Ures y Hermosillo cayeron en agosto; empieza el sitio de Mazatlán. Se propone al emperador el nombramiento de Lozada para prefecto del departamento de Tepic con amplias facultades (agn-G, leg. 1213, Prefecturas 1866 Nayarit).

27419 de septiembre. Los lozadeños de Bolaños proclaman la neutralidad del Canon. El 25, Lozada, invitado a atacar a Corona, se niega.

27527 de septiembre. El emperador nombra a Lozada comandante en jefe de los departamentos de Nayarit, Sinaloa y Sonora, con poder político y militar independiente de los comisarios imperiales. Lozada contesta:

S. Luis, octubre 2 de 1866.
E. Señor :
Con positiva satisfaccion me he impuesto de la muy respetable comunicación de V.E. fechada a 14 de septiembre ppdo., que acabo de recibir en que V.E. se sirvió insertar el acuerdo de S.M.I. relativo a investirme de amplios poderes en la administración política de este Departamento.
Las repetidas pruebas que he recibido del grande aprecio y confianza que S.M.I. se ha dignado darme, solo por efecto de su benevolencia, me hacen estar tan agradecido como obligado, y siento sobremanera no encontrarme en aptitud de poder corresponder debidamente a tanta bondad.
La Soberana resolucion de que hago mérito, me quita toda duda y me persuade de que S.M.I. quiere contar con mi cooperacion para el establecimiento y consolidation de las actuales instituciones: asi me lo ha hecho entender repetidas veces, y yo me he visto en la necesidad de manifestarle por conducto del Excmo. Sor. Ministre de la Guerra y del Señor Gral. en Gefe de la 4/a. Division Territorial las dificultades que me impiden poder continuar prestando mis servicios; cuales son, el mal estado de mi salud y principalmente por haber disuelto las fuerzas de mi mando, en cumplimiento de lo dispuesto por el C. Ministro de la Guerra, con fecha 7 de Nobre. De 1864.
Estas causales subsisten todavía, y aunque yo, haciendo un gran esfuerzo, podría sobreponerme a mis padecimientos y aplasar para más tarde mi curación, dejando así allanada esta dificultad; mas respecto de los auxiliares que estuvieran a mis órdenes, no sucede lo mismo, porque cuando vijente el Supremo Decreto, que dispuso su licenciamiento y en virtud del cual les mandé dar de baja, no encuentro un motivo plausible en que fundarme para hacerles un nuevo llamamiento, sin que se llegase a presumir que lo hago por ambición o por otras miras particulares, que no abrigo, ni puedo abrigar sin faltar a mis compromisos.
La lealtad ha sido siempre mi divisa y por eso me escuso de colocarme en una situation que aparentemente pudiera dar lugar a que se me tache de alguna inconsecuencia.
Sin embargo, deseoso como el que más de que se consoliden las actuales instituciones en todo el Imperio y con ellas la paz que tanto necesitamos; puede V.E. asegurarle a S.M.I. que haré uso de los poderes que se ha dignado conferirme, con el único y exclusivo objeto de prestar mi cooperación tanto al Comandante Militar que se nombre, como a la Prefectura Política para hacer que los pueblos de este Depto. permanezcan pacíficos, sin permitir que se altere el orden por ellos mismos en el interior del propio Departamento.
Sírvase V.E. aceptar, con este motivo, las seguridades de mi respetuosa consideración y distinguido aprecio.
El General Manl. Lozada. (Rúbrica)
Excmo. Sr. Ministro
de la Guerra.—México.

(ahdn, XI-III-2-424, fols. 34 y 60-61)

276Octubre. Corona manda una columna hacia Jalisco que atraviesa el departamento de Tepic sin problemas. El prefecto Manuel Rivas avisa a México que dada la neutralidad de hecho de Lozada, “tendré que arreglarme a las circunstancias salvando el honor si es que no se puede hacer una resistencia al enemigo por la falta de fuerzas” (agn-G, leg. 1738, T. P. section 3,24 de octubre).

277Noviembre. Los franceses evacúan Mazatlán, Durango, Zacatecas. El día 24 el general Castagny atraviesa Tepic después de haber desembarcado en San Blas.

278Diciembre. El día lo. Lozada proclama su neutralidad oficial. (Véase el Documenta 9.)

27918 de diciembre. Corona confirma a Juárez la neutralidad de Lozada (bnm, Lafragua, Ms. J. 11-1488): “Abrigo sospechas que sea un plan inspirado por el Sr. (González) Ortega. [...] No me parece, pues, conveniente dejar que ese foco de desorden tome cuerpo; es necesario combatirlo y destruirlo ahora que está débil. [...] p.d. Lo que digo a Ud. respecto a Lozada, debe entenderse que lo hostilizaré con política, sin recurrir a la fuerza [...] No tengo, pues, la intention de distraer mis soldados para esa campaña, hasta que no sea más oportuno y que a lo menos me haya Ud. dejado conocer su opinión”.

28021 de diciembre. Los republicanos entran a Guadalajara.

1867: La República Restaurada

281Enero. Cruzan correspondencia Corona y Lozada. Las tropas de Corona pasan por las orillas de Tepic y se acuartelan en el Convento de la Cruz el día 7, sin el menor incidente. Corona pasa por Guadalajara y toma Colima.

282“El llamado gobierno de Tepic establece autoridades en Huejuquilla del 8o. Cantón, sometido al gobierno de Jalisco” (ahj G-15-855 jal/3148 y ahj 1867 Lozada). El comisario municipal precisa: “En esta Villa la mayor parte de sus habitantes están honrados con el glorioso título de losadeños”. (Véanse los Documentas 10 y 11.)

283Marzo. Principia el sitio de Querétaro con la participation de Corona.

284Mayo. Se rinde la plaza. El 29 Lozada escribe a Ramon Corona para que interceda ante el presidente Benito Juárez por la vida de Maximiliano, Miramón, Mejía y Castillo (bnm, Lafragua, Ms. J. 16-2541).

San Luis, 29 de mayo de 1867
Sr. General Don Ramon Corona:
Muy señor mío. Le parecerá a usted extrano que yo le escriba y más aún el asunto que motiva esta carta; pero yo no puedo ahogar los sentimientos que me animan, y usted me permitirá manifestarlos.
Quiero hablar a usted de los prisioneros de Querétaro, es decir, de los principales jefes, como son el Emperador Maximiliano y los generales Miramón, Mejía y Castillo. La suerte de estos hombres me ha conmovido hasta lo infinito, y aunque comprendo muy bien que nada, absolutamente nada, puedo hacer en su favor, no me es dable conformarme con esta imposibilidad, y me veo precisado a adoptar un medio, cuyo resultado no puedo calcular, porque jamás lo he puesto en juego, siendo ésta la primera vez que me resuelvo a solicitar algo de mis enemigos personales. Si es disimulable esta franqueza, permítame usted, señor General, que le distraiga, un instante más, de sus altas atenciones. He indicado a usted que la situation a que quedaron reducidos los principales jefes del ejército imperial después de la jornada del día 15 me ha conmovido profundamente; pero debo explicarle que no es la falta de libertad y de acción de parte de aquellos señores lo que me afecta, sino el peligro inminente en que se hallan de ser privados de su existencia. Si califico de inminente el peligro en que están los principales prisioneros de Querétaro, lo hago fundado en la enérgica contestation que su Excelencia el señor Ministro de Relaciones le dirigió al Gobierno de los Estados Unidos de América y, aunque esa misma energía debería arredrarme, no ha sucedido así, considerando que lo que por dignidad se le ha denegado al gobierno de una nación poderosa, se le podrá conceder por gracia a un mexicano que la solicita en nombre de todas las tribus indígenas de la sierra del Nayarit. No es, señor General, el espíritu de partido lo que me hace interesarme tanto en que se conserve la vida a los prisioneros de Querétaro: sentimientos más nobles son, en estos momentos supremos, el móvil de mi conducta y la neutralidad en que se encuentran estos pueblos, hace algún tiempo garantiza la sinceridad de mis palabras. En este concepto paso a manifestar a usted cuáles son las razones en que fundo mi solicitud, y lo haré en pocas palabras. La voz de la humanidad combinada con la del amor patrio ha sonado en mi oído, y esa voz suprema que siempre se hace escuchar es la que me ha inspirado elevar ante usted a las siguientes reflexiones. No se puede negar, señor General, que tanto el Emperador Maximiliano como los generales prisioneros a que he hecho referencia han sostenido un principio político, y en apoyo de esta verdad tiene usted la opinion del Gobierno americano que no debe ser nada sospechoso para el Gobierno de la Republica. Además, la misma prensa liberal ha reconocido la existencia del Partido Conservador, es decir, ha reconocido el derecho que ese Partido tiene para hacer la oposición a losprincipios liberales; luego el haber sostenido ese derecho no es un crimen, era un deber que han llenado esos hombres con el valor y abnegación que hay pocos ejemplos en la historia de nuestras disensiones, cuyas virtudes deben respetarse donde quiera que se encuentren y con mayor razon cuando los poseedores de ellas son mexicanos. Verdades son éstas, señor General, que podrá reconocer todo el que vea las cosas por el vehículo de la razón y de la justicia, y que juzgue a las personas con la debida imparcialidad. Por otra parte, cuando un paísse encuentra dividido en partidos que se disputan el triunfo de sus respectivos principios, al vencedor no le queda más derecho que imponer sus leyes al vencido y poner a sus corifeos en la imposibilidad de alterar el orden público por medio de la proscripción. Esta ha sido la práctica de las naciones civilizadas, y a Mexico, que hace esfuerzos supremos por colocarse a la vanguardia, no le conviene dar un paso al retroceso que le deshonre y le comprometa en cuestiones institucionales. Si a esto se agrega que la pena de muerte es incompatible con las instituciones liberales que sostiene el Gobierno de la Repüblica, debería evitarse a todo trance imponer dicha pena a los prisioneros de guerra de Querétaro, teniendo muy presente que un acto de clemencia de esta naturaleza, en lugar de poner en peligro aquellas instituciones, las dejaría afianzadas para siempre. No me parece, por demás, llamar la atención de usted, señor General, sobre un incidente que no dudo influirá de una manera eficaz el objeto que me propongo. El señor Juárez tiene una deuda inmensa de gratitud, y no parece sino que la Providencia le ha deparado una bella oportunidad para pagarla. Usted recordará que la defección de un Landa en Guadalajara hizo caer a los supremos poderes en manos del Partido Conservador, y que este con la mayor generosidad los puso libres; pues bien, ahora la defección de un López en Querétaro puso en manos de sus enemigos al Emperador y a los hombres más prominentes del Partido Conservador. ¿Qué debe hacer el señor Juárez? ¿No está en el deber de pagar la generosidad que con él se uso con la misma moneda? Si tal hace, será verdaderamente un gran hombre. La suerte ha querido colocar a usted, señor General, en una elevada posicion, y ahora es cuando debe usted aspirar a la verdadera gloria, dando un testimonio público ante el mundo entero de la grandeza de su alma: esto lo conseguirá usted manifestándose generoso con los vencidos y tendiendo una mano amiga a sus antagonistas. Los méritos que usted tiene para ser considerado y atendido del Gobierno de la República son notorios, mientras que yo no tengo ningunos, y por eso me dirijo a usted y lo hago con mayor confianza que si tuviera que hacerlo a uno de mis antiguos correligionarios, porque éste tendría, hasta cierto punto, obligación de atenderme, mientras que usted, si lo hace, merecerá mi eterna gratitud y con ella el aplauso y admiration de las presentes y futuras generaciones. Bajo la solemnidad de esta conviction, dejo en manos de usted la salvación de los prisioneros de Querétaro, si la presente logra llegar oportunamente a sus manos. Soy con el mayor respeto de usted señor General su afectísimo y S.S. Q.B.L.M.

(arc, 11 f 20X12)

285El general Corona contesta a Lozada:

Guadalupe Hidalgo, junio 13 de 1867.
Sr. don Manuel Lozada
San Luis (Potosí)
Muy señor mío:
Ayer tocó a mis manos el duplicado de la carta de usted que ha creído conveniente dirigirme y cuya fecha es de 29 de mayo último y, animado por mi parte del deseo de darle una contestation pronta, me he resuelto a verificarlo antes de recibir el original. De ninguna manera me ha parecido extrano el que usted me escriba y menos con el objeto que lo hizo para interceder en favor de los Sres. don Maximiliano de Habsburgo, don Miguel Miramón, don Tomás Mejía y de Severo Castillo, personas todas hoy sujetas a un juicio en la ciudad de Querétaro por la parte principal que tuvieron en la creación de un orden político de cosas en la República, que el buen sentido de la Nación rechaza y el espíritu de nuestras instituciones condena.
Comprendo que la suerte de esos señores conmueva a usted y que no le sea dable conformarse con la imposibilidad que presiente de no poder conseguir nada en su favor; que su inquietud nazca del tono en que esta concebida la contestación dada por el señor Ministro de Relaciones a la nota que, sobre ese objeto, le dirigió el Gobierno de los Estados Unidos y, en suma, que abrigue usted esperanzas de conseguir más en favor de aquéllos, hablando a nombre de todas las tribus de la Sierra del Nayarit, que lo que se alcance con la intercesión de aquella Nación poderosa. Estas y las otras consideraciones en que usted entra en apoyo de su mediación, demuestran claramente los sentimientos de que usted se halla animado y prueban la fe que usted tiene en los principios que ha sostenido. Eso sólo me bastaría para resolver en esa grave cuestión, si yo fuera el juez llamado por la ley a decidirla.
En mi calidad de jefe de un Cuerpo de Ejército de la República, es mi deber apoyar al Gobierno legítimo y sostener sus leyes: son estas las que determinan los procedimientos en los juicios como el de que se trata y establecen los preceptos para pedir gracia en ciertas circunstancias, como una regalía otorgada solamente al Magistrado Supremo de la Nación.
Consecuente con estos principios y atendiendo la recomendación que usted me hace, hoy mismo traslado íntegra la carta de usted al señor Presidente, única autoridad que puede resolver en este caso.
Soy de usted, etc.
Ramón Corona

(arc)

286Junio. Corona se apresuró a concentrar sus tropas en Jalisco con la esperanza de aniquilar a Lozada. Expone su proyecto a Juárez el 4 de junio en San Felipe, cerca de San Luis Potosí. Reconoce lo difícil de una campaña para la cual pide 15 000 soldados y un año, para no repetir los fracasos de Rojas, Ogazón y Rocha. El general Mejía, ministro de Guerra, observa que la campaña de Alica presentaría mayores proporciones que el sitio de Querétaro. Corona responde respetuosamente que si (J. M. Vigil y J. B. Híjar, Ensayo histórico del Ejército de Occidente (1874), Guadalajara 1970, III, pp. 180-181).

287Julio. El 22, Lozada, las fuerzas de Tepic y las autoridades locales reconocen al Supremo Gobierno de la República.

Acta levantada por el Gobierno del Estado

En la Ciudad de Tepic a 22 de Julio de 1867, estando reunidos en la casa de Gobierno del Estado, las autoridades y empleados que suscriben la presente, el Sr. Gobernador manifestó á la Junta: que habiendo cesado la guerra civil y estando ya establecido el gobierno reconocido por la Nation, es incuestionable que ha llegado el caso de poner en ejecucion lo pactado en el artículo 2o. de la acta de neutralidad levantada en 1o. de Diciembre de 1866; y habiendo sometido esta manifestation á la deliberacion de la Junta, despues de una ligera discusion, quedo resuelto lo siguiente:
1o. Las autoridades, empleados y demas funcionarios públicos de la Capital del Estado, por si y á nombre de todos los habitantes del mismo, reconocen al Gobierno supremo de la República y en consecuencia le prestarán la debida obediencia.
2o. Por conducto del Ministerio de Gobernacion se dará cuenta al C. Presidente de la Repüblica con la presente acta para que en su vista se sirva disponer lo que estime conveniente.
3o. Interin el Supremo Gobierno libra sus órdenes para el arreglo y organizacion de todos los ramos de la Administration püblica, las autoridades y empleados que existen actualmente, continuarán desempenando sus respectivos empleos y el Gobernador del Estado ejercerá las mismas facultades que ha tenido hasta hoy, con el fin de conservar el órden püblico y entregar la situation en manos de la persona que el Supremo Gobierno designe.
4a. La presente acta se imprimirá y circulará á todos los pueblos del Estado para los fines que se espresan en la parte final del artículo 1o.
Para la debida constancia lo firmamos en el lugar y fecha citados.

Gobernador, Manuel Rivas.—Consejo de Gobierno, Juan A. Tostado, Joaquin Andrade, Juan Saldivar.—Jefe político, Miguel Garcia.—Secretario, Atenójenes Ramos.—Presidente del Ayuntamiento, Antonio Escutia.—Juez de la. Instancia, Cristóbal Garcia.—Alcaldes, lo. Nemesio Rodriguez, 2o. Francisco Oceguera.—Tribunal de Justicia, Gaspar de los Reyes, Francisco Pesquera, Camilo Gomez. Fiscal, C. Rivas Gomez.—Jefatura de Hacienda, Oficial lo. Blas Partida, id. 2o. Francisco J. Rivas.—Administrador de la Aduana Marítima, Francisco Chaves.—Contador, Manuel Maria Gonzalez. Oficial lo., Luis Herrera.—id. 2o. Francisco Briseño.—Escribiente, Francisco Quevedo.—Vista, Mariano Rivas.—Comandante del Resguardo, Pedro Artalejo.—Celadores, Pantaleon Velasco, José M. Plaza, José Pilar Ayala, Perfecto Morán.—Aduana Terrestre, Administrador, Evaristo Jimenez.—Cabo del Resguardo, Teodoro Alvarado.—Guardas, Aniceto Lozano, Feliciano Santillan, Teofilo Velasco, Fortino Romero, Dionisio Navarro, Gervacio Gutierrez, Cayetano Saines, Ascension Delgado, Juan Perez, Francisco Beruben.—Tesorero Municipal, José Maria Jimenez.—Papel Sellado, Nepomuseno Gonzalez.
Tepic: Tipografía del Gobierno.

(agn Gob. leg. 1344-Tepic 148 y 124)

Acta levantada por el Sr. General d. Manuel Lozada y las fuerzas del Estado de Tepic, en que se reconoce al Supremo Gobierno de la Republica

288En la Ciudad de Tepic, a 22 de Julio de 1867, estando reunidos los señores Jefes y Oficiales de las fuerzas neutrales del Estado que al fin se nominarán, el Sr. General en Jefe D. Manuel Lozada, haciendo uso de la palabra dijo:

289Señores:

290Por el artículo 2o. de la Acta de Neutralidad que se formuló en 1o. de Diciembre de 1866, nos impusimos un compromiso y es llegado el tiempo de cumplirlo. Entonces quedó estipulado que la referida Neutralidad dejaría de existir cuando cesara la guerra civil y se estableciera el Gobierno reconocido por la Nation; pues bien: ambas circunstancias han tenido su verificativo y, por consiguiente, el honor de nuestra palabra empeñada, exige su cumplimiento.

291Con este objeto de tan vital importancia para los pueblos del Estado, he combocado la presente reunion, exitando, a la vez, a cada uno de los señores que forman la junta para que, con toda franqueza y libertad manifiesten su opinion sobre el particular; bajo la inteligencia de que la lealtad y buena fe servirán de base a nuestras resoluciones.

292Puesta a discusion la anterior exposicion, por unanimidad de votos, se acordó y aprobó el articulo siguiente:

único

293Se reconoce al Gobierno Supremo establecido en la República, y en consecuencia se le prestará la debida obediencia, con cuyo fin se le dará cuenta con copia de esta Acta por conducto del Ministerio respectivo.

294Y para constancia lo firmamos.

General, Manuel Lozada.—General, Carlos Rivas.—Coronel, Andrés Rosales.—Coronel, Domingo Nava.—Teniente-coronel, Ramón Galván.—Teniente-coronel, Trinidad Parada.—Teniente-coronel, Alejandro Guerrero.—Teniente-coronel, Miguel Oceguera.—Comandantes de escuadrón: Macario Delgado.—Prajedis Núñez.— Nicolas Hernandez.—Ascension Jaime.—Clemente Crespo.—José Topia.—José Jiménez.—Rafael Pacillas.—Francisco Ulloa Lima.— Lucas Pinto.—Ramón Sandoval.—Basilio Betancourt.—Agatón Martinez.—Florentino Soto.—Comandantes de infantería: Benito Lozada.—Teodoro López.—Antonio Delgado.—Juan Isiordia.—Joaquín Flores.—Reyes Polanco—Antonio Rodriguez.—Mauricio López.— Dionisio Gerónimo.—Juan Hilario.—Sabás Parra.—Antonio Celestino Pataseca.—José Serratos.—José Maria Lama.—Eusebio Galicia.—Isabel Valdivia.—Evaristo Conchas.—Capitanes: Macario Al varez.—José Maria Silva.—Calixto Hernandez.—Juan N. Cortez.— Ventura Delgado.—Eugenio Vergara.—Laureano Huísar.—Guada lupe Sanchez.—Ignacio Zavala.—Eusebio Plodo.—Antonio Cambero.—Faustino Rivas.—Antonio Velázquez.—Eduardo Cardenas. —Francisco Reyes.—Francisco Lerma.—Comandante de Artillería, Juan René.

295(Tepic. Tipografía del gobierno)

296Agosto. Corona llega a México el 2 y participa en el Consejo de Gobierno los días 6 y 8. Vuelve a presentar su proyecto de campaña contra Lozada. Juárez contesta que Lozada ofrece someterse y que se le acepta la sumisión.

297Éste es el acuerdo del Presidente Juárez:

Departamento de gobernación.—Sección 1a.—Se ha impuesto el ciudadano Presidente de la República de las dos actas levantadas en la ciudad de Tepic el día 22 de julio último, reconociendo al Gobierno legítimo de la República y protestando la debida obediencia a todas sus disposiciones.
Teniendo en consideración que se ha hecho ese reconocimiento y protesta de obediencia antes que se exigieran por la fuerza de las armas y deseando el Gobierno emplear todos los medios posibles para asegurar permanentemente la paz en Tepic, lo mismo que en toda la Nación, y para atender a los pueblos de Tepic y protéger sus intereses; el ciudadano Presidente de la Repüblica, en uso de sus amplias facultades, se ha servido acordar las siguientes resoluciones:
1a.—El gobierno de la Repüblica acepta el reconocimiento que se ha hecho en Tepic de su autoridad, con la protesta de obedecer todas sus disposiciones.
2a.—El distrito de Tepic quedará por ahora como un Distrito Militar, que dependerá directamente del Gobierno Supremo de la Repüblica, para que por él se dicten todas las providencias convenientes, a fin de asegurar la paz en dicho Distrito y para examinar atender y proteger los intereses de esos pueblos.
3a.—Vendrán a presentarse al Supremo Gobierno D. Manuel Lozada, D. Manuel Rivas y D. Carlos Rivas, que han figurado como jefes principales en Tepic; y atendiendo a la obediencia que han protestado y que demostrarán con el cumplimiento de esta orden, el Gobierno les garantiza la vida y tomará su obediencia en justa consideración.
Lo comunico a vd. en respuesta a su oficio de 23 de Julioúltimo.
Independencia y libertad.—México, Agosto 7 de 1867.—Lerdo de Tejada.—Sr. D. Manuel Rivas.—Tepic.

298En el mismo consejo se trató de la independencia del 7o. Canton solicitada por el partido liberal en Tepic. Corona se manifesté en contra.

299Septiembre. “San Luis de Lozada lo. de septiembre. Resena histórica de los acontecimientos que han tenido lugar en los pueblos de mi mando, desde que se pusieron a mis ordenes.” (Véase el Documento 12.)

3005 de septiembre. En una circular, Lozada afirma que si el ejército victorioso en Querétaro no se abalanzó sobre Tepic, eso se debe a la neutralidad observada y a la fuerza de los Pueblos Unidos.

30121 de septiembre. Domingo Rubí (Sinaloa) informa a Juárez de la “insolencia con que ha contestado Manuel Lozada” y cree conveniente levantar la campaña contra ese rebelde. Juárez apunta al margen: “Enterado de lo que manifiesta, lo tendra en cuenta sus observaciones para dictar medidas convenientes”.

30225 de septiembre. Lozada escribe al jefe político Sanromán: “He logrado lo que tanto deseaba, tener paz y libertad para atender a mis negocios particulares. Dejo pues la pluma para tomar el arado”.

30326 de septiembre. Rubi reitera a Juárez: “Las provocaciones de Manuel Lozada son un reto que está exasperando el sufrimiento de los pueblos” (bnm Ms. J. 23-3947 y 48):

Acompaño a usted la última circular de Lozada, la cual indicará a usted cómo se ha correspondido a las consideraciones del Gobierno por este bandido orgulloso, aferrado hoy más que nunca a la traición.
El Estado de mi mando, mientras subsista ese resto de enemigo, no puede considerarse seguro y si siempre amagado, teniendo que permanecer con arma al brazo para repeler cualquiera intentona que se le antoje cometer.
Sensible, muy sensible es, a los pueblos para los que Lozada ha sido un constante azote, que el Supremo Gobierno general, sin tener en consideración sus sufrimientos, lo haya considerado, admitiendo su plan de adhesión cuando había abundancia de elementos con que anonadarlo y dejar concluida de una vez esa entidad que constituye la gran ignominia de la Nación.
Las provocaciones de ese miserable, su insolencia, son un reto que están exasperando el sufrimiento de los pueblos, y semejante estado de cosas esta muy lejos de corresponder al porvenir lisonjero que nos prometíamos una vez arrojados los franceses del suelo patrio y concluido el Gobierno imperial.
Para los que estamos inmediatos a Lozada, hoy estamos peor que antes en que, siendo campaña abierta, vivíamos en acecho del enemigo para preparar sus golpes, mientras que en la actualidad no nos es dable conservar el mismo aparato, porque nuestro enemigo esta robustecido por las disposiciones supremas, habiendo aventajado él, tanto, cuanto nosotros hemos perdido.
Digo esto, fundado en que se ha mandado dar de baja la fuerza de Occidente, que queda reducida a cuatro o cinco mil hombres, no correspondiendo a este Estado más de 700 hombres; de manera que nosotros tenemos tantos cienes, cuanto Lozada tiene demiles.
Sin embargo se ha obedecido la orden que manda dar de baja la fuerza que exceda de 700 hombres, porque prefiero obedecer a cuanto hay.
No quiero decir con esto que nos dominará Lozada, no, sino que para luchar con él le damos toda la ventaja y que quién sabe cuántos sacrificios en víctimas y dinero importe la generosidad ejercida con semejante personaje y sus secuaces.
Suplico a usted me permita explicarme como lo hago, pues no puedo ser indiferente a los sufrimientos que ha causado Lozada a los pueblos de este Estado y me afecta la impunidad en que se encuentra después de ser, acaso, el primer criminal, no de la República (sino) del mundo entero.
Domingo Rubí

3047 de octubre. El día 7 el secretario de Lozada, Miguel Oceguera, escribe a Manuel Rivas que Lozada esta enfermo y le recomienda que si muere ayude a sus pueblos (bnm Ms. J. 16-2553).

3058 de octubre. Desde Guadalajara, Corona manifiesta su amargura a Juárez: “Si no hay campaña de Alica, yo creo que concluyo mi carrera militar”. Juárez le contesta a vuelta de correo el dia 15.

Mucho siento, amigo mío, el disgusto que experimenta usted con motivo de la ingratitud que le manifiestan los que debían en justicia ser sus amigos y admiradores, pero no es posible por ahora que abandone usted ese lugar, estando como está por resolver la cuestión de Lozada. Tenga usted filosofía y la conciencia sobre todo de un buen proceder y no haga uso de pequeñeces que en nada podrán atacar su merecida opinión.
He recibido los papeles referentes a Lozada que usted me mandó, pero eso no me basta; deseo saber la opinión de usted sobre ese asunto, para adoptar, en vista de ello, las medidas que sean convenientes a fin de asegurar la paz, si aquel personaje funesto pretende alterarla.

306Rubí y Corona escriben varias cartas a Juárez siempre en el mismo tono. Así Corona reitera el dia 22: “En cuanto a la campaña de Tepic, creo que no es posible evitarla”. Pero Juárez aprecia que Tepic sea uno de los pocos lugares tranquilos en este otoño muy borrascoso de su elección como presidente. “En Tepic se disfruta de toda seguridad, sin haberse dado el caso de un solo robo”, escribe Juan Sanromán el 19 de noviembre (agn-G, leg. 1463, TP núm. 319). Mientras tanto, Jalisco se debate en luchas políticas que llegan hasta el Congreso de la Unión y el cantón de Lagos pide unirse a Aguascalientes (El País, núm. 128 del 17 de octubre de 1867, núm. 182 del 20 de febrero de 1868).

307Noviembre. En el 4o. Congreso Constitucional de la Unión son nombrados los siguientes representantes: Manuel Payno, de Tepic; Miguel Oseguera (secretario de Lozada, de Ahuacatlán; y Carlos Rivas (amigo y consejero de Lozada), de Santiago Ixcuintla.

308El 16 de noviembre Lerdo de Tejada escribe a Sanromán para manifestarle la satisfacción del presidente de la República al conocer el estado que prevalece en Tepic y el apoyo eficaz que le ha prestado Lozada (agn-G, leg. 1344, Tepic, exp. 50).

309En Tepic no se alteró el orden en noviembre (agn-G, leg. 1463, TP exp. 319) y se repite el mismo informe mensual a lo largo del 1868 (agn-G, leg. 1344, Relaciones con los Estados, Tepic núms. 50,148, 255,124, 213,314 etc. y leg. 1546,1868 TP núms. 91,145, 148, etcétera).

1868

310Año de crisis política en Jalisco y en muchos estados.

311Enero. Levantamiento en Sinaloa contra el gobernador Rubí.

312Los rebeldes derrotados se refugian en Tepic. Lozada los manda arrestar y llevar a México.

313Jalisco pide a México que “Tepic no siga hostilizando al Canton de Colotlán” y denuncia a los “bandidos de Aposolco y Huajimic (agn-G, leg. 1546, núm. 194 TP; bnm Ms. J., 4810 Corona a Juárez 2 de enero).

314Febrero. Corona va con su division a pacificar Sinaloa pero da la vuelta por Durango. No quiere pasar por Tepic por “la profunda repugnancia de la Division” para atravesar el teatro de tantos combates. No olvida “resentimientos y profundas odiosidades arraigadas de tanto tiempo” (bnm Ms. J. 4812 del 18 de febrero).

315Marzo. Juan Sanromán se queja de un decreto de Jalisco sobre efectos nacionales, cobrando 50 centavos por huso a las fábricas de hilados y 1 peso por bulto a los artículos fabricados en otros estados. Jalisco, en esta materia, considera a Tepic como estado, cosa que no quiere admitir en los ramos de justicia, administración, etc. (Biblioteca N.L. Benson, Texas, Archivo Mariano Riva Palacio 1857).

316Mayo. D. Rubí, gobernador de Sinaloa, escribe a Juárez el día 2 que “en mi concepto Vega ha comprometido a Lozada en la rebelión”. Juárez le contesta el 20 que los rebeldes han sido arrestados en Tepic por el mismo Lozada (bnm, Ms. J. y agn-G, leg. 1546, núm. 54 tp).

  • 5 Rebelde sinaloense. (N. del E.)
  • 6 Propiedad de Enrique Freyman. Fueron robadas 250 cajas con 1 999 fusiles. (N. del E.)

317El día 21 el gobernador interino de Jalisco, Emeterio Robles Gil, escribe a Juárez: “Aquí tenemos noticias no muy buenas de Tepic. Es indudable que los 3 000 fusiles que se supone fueron extraídos por Toledo5 de un almacén de San Blas6 se hallan en poder de Lozada [...] La legislatura del Estado ha aprobado se haga una iniciativa al Congreso de la Unión para que se resuelva definitivamente la cuestión de Tepic [...] quién sabe que efecto producirá en Tepic” (Juárez, op. cit., t. XIII, p. 363).

318A lo largo del verano la prensa de Guadalajara denuncia a Lozada. Así, por ejemplo, El País (13 de agosto) publica: “Se dice que en el camino de San Blas fueron fusilados un arriero y los comisarios López y Apolinario Torres por haberse perdido un frasco de azogue perteneciente a D. Manuel Lozada”. El mismo País (lo. de septiembre) refiere un “rumor de hallarse fuerzas respetables de Tepic en el plan de Barrancas y en Ixtlán, ignorándose su objeto”.

319Rafael Junquito escribe a Juárez desde Guadalajara (4 de septiembre): “Lozada parece, al decir de los de aquí, que reúne fuerzas y medita algo; se le achacan planes santanistas y que secundará lo que pronuncien los filibusteros” (Juárez, op. cit., XIII, p. 670).

320En el fondo, lo que preocupaba a Jalisco era la ofensiva política de los de Tepic. Juan Sanromán, jefe político y comandante del distrito militar de Tepic, pidió el 10 de septiembre al Congreso de la Unión la erección de Tepic en Estado en nombre de la justicia y del interés general de la Nación. Transmitía las representaciones de todos los ayuntamientos, emitidas en agosto (P. Tovar, Historia Parlamentaria del 4o. Congreso, t. 3, pp. 387 a 809).

321Jalisco tenía motivos para preocuparse, ya que se estaba aprobando la ereccion de los estados de Hidalgo y Morelos, asi que bien podía temer una desmembración parecida a la sufrida por el Estado de México. Jalisco no lograba recobrar el cantón de Tepic y Aguascalientes pedía al Congreso de la Unión los cantones de Lagos y La Barca.

322Las relaciones entre Tepic y el gobierno federal seguían en buen estado, y Juárez escribió a Corona, el 21 de octubre, que “la alarma de Lozada dimanó de los avisos falsos que le dieron en Guadalajara, de que el Gobierno mandaba fuerzas a perseguirlo [a Lozada]” (bnm Ms. J. 4835),

  • 7 La presentada por Sanromán. (N. del E.)

32316 de noviembre. José María Iglesias, secretario de Gobernación, escribe a los diputados del Congreso de la Union: “Las razones que en favor de esa petición7 se alegan [...] y los antecedentes todos del negocio [...] apoyan el juicio que ha formado el ejecutivo de que la ereccion del Estado de Tepic sera un acto de notoria conveniencia pública. Al manifestarlo a Ustedes así, por acuerdo del C. presidente de la República etc.”

1869

324Año de crisis política en Jalisco, de muchos levantamientos y disturbios en el pais. Año de activismo agrario por parte de Lozada. El Monitor da el punto de vista de Juárez sobre la cuestión de Tepic: “Tepic no tiene más remedio que constituirlo en plaza militar, a las órdenes de Lozada [...] que a Lozada se le mantenga como entidad puramente militar [...] pero que se le obligue a obedecer exactamente a las leyes y a las autoridades, que no se les tolere el más pequeno desorden” (citado por El País del 9 de enero).

32513 de enero. Peticion al Congreso de la Union elevada por varios vecinos que emigraron por las persecuciones de Lozada. Piden indemnizaciones.

32614 de enero. Ereccion de Hidalgo en estado, de Tepic en territorio (P. Tovar, Historia parlamentaria... t. 3, pp. 1046 y 1051).

327Febrero. La Paz de Tepic publica un documento de Lozada en que manifiesta que se separa del mando de aquellos pueblos, nombrando en su lugar a D. Domingo Nava (El País, 9 de febrero).

32821 de abril. En el Congreso de la Union se acusa a Lozada de despojos de terrenos. Por tratarse de negocios de particulares, el Congreso remite los quejosos al poder judicial (P. Tovar, Historia Parlamentaria... t. 4, p. 209).

329Mayo-julio. Hay emisarios de Placido Vega, el rebelde sinalonese, en San Blas. Los gobernadores de Sinaloa y Colima y el general Corona escriben a Juárez que Lozada prepara con Vega un levantamiento en Jalisco y Colima (bnm, Ms. J., 10 de mayo, 22 de mayo, 6 de junio). En realidad, Lozada ha mandado sacar del territorio a los refugiados partidarios de Vega y los problemas que tiene con el gobierno son de tipo agrario (El Constitucional —periódico de la capital—, 30 de junio y lo. de julio). La Secretaría de Gobernación confirma para cada uno de los 12 meses del ano: “Enterado de haberse conservado inalterables la tranquilidad y el orden público en el Territorio (agn-G, leg. 1070, sección 4a. núm. 95).

330Septiembre. El gobierno de Jalisco cree ver “indicios de sublevación de indígenas” en todos los cantones y despacha la circular reservada 67 que dice: “El gobierno tiene noticia de estarse organizando o pretendiendo organizar algunos trabajos secretos con el fin de que entren en inteligencia y combinaciones los indigenas del Estado con los del Norte bajo la protección de Lozada para ocupar las propiedades particulares” (ahj-G-9-869 jal 55 f. 108). (Véase el Documento 16.)

331Los jefes políticos tranquilizaron al Gobierno: hay calma completa, con dos excepciones. En Cocula se arrestó a Néstor Rojas, quien “sin ser indio, desde el año de 46, quiere hacerse pasar como tal y figuré como secretario con el jefe indígena que asaltó a Zacoalco y siguió con ellos hasta que fueron derrotados en Mazamitla [1857] [...] En tiempo del imperio promovió varias cuestiones contra los vecinos [...] Vive exclusivamente de lo que estafa a los indigenas con la promesa de entregarles sus terrenos”.

332En Zapotlán arrestaron a Florencio Galindo, de Jiquilpilla: “Apoderado de la comunidad y encargado para la medida de terrenos, esta encargado por su general Lozada, como él dice, para invitar a los demás pueblos que se subleven dándoles en recompensa los terrenos que reclaman”.

3335 de noviembre. J. F. Allsopp, negociante y consul inglés en Tepic, escribe a Mariano Riva Palacio: “Lo de Tepic no sigue tan bien como yo quisiera; pero he solicitado una entrevista con el Sr. D. Sebastián [Lerdo de Tejada] que espero dé el resultado de que se eviten conflictos y trastornos. Mucho puede hacer un poco de prudencia de una y otra parte y la presencia de Usted en estos momentos serviría de mucho” (Biblioteca N.L. Benson, Austin, fondo M. Riva Palacio 8229).

334En diciembre se levanta Trinidad García de la Cadena en Zacatecas y San Luis. Marcha sobre Guadalajara en febrero de 1870 y es derrotado cerca de Tamazula. Eso preocupa mucho más a Juárez que la Comisión Agraria de Terrenos lozadeña. No le terne al Lozada agrarista y aprecia su lealtad militar.

1870

335Año de conflicto permanente entre el Ejecutivo y el Legislativo en Jalisco. De 1869 a 1872 Jalisco tiene demasiados problemas internos para pensar en Tepic. El Cuarto Congreso ni lo menciona en su programa (Archivo del Congreso de Jalisco, libros de Actas 24 y 25 1870-1872).

336Año de agrarismo en el Territorio de Tepic. (Véase el capítulo sobre el agrarismo y el Documento 18.) El 16 de diciembre Lozada sufre una pérdida muy grave: a los 54 años, muere de enfermedad el general Carlos Rivas. Lozada pierde un amigo y un consejero, y los pueblos un árbitro respetado. (Véase el Documento 19.) El 15 de enero los pueblos, a solicitud de Lozada, firman un pacto de cooperación y hermandad.

33714 de febrero.

Sr. Don Benito Juárez.
Mi reconocido amigo de mi estimación:
[...] Desde que don Plácido Vega desembarcó en la costa de San Blas y reside en Tepic, le alentaron los partidiarios que tiene en el Estado y particularmente en este puerto, en donde se ha estado meditando una revolución cuyos conatos han ido progresando día por día, hasta temerse hoy que tenga su verificativo porque se nota mucha gente desconocida en la población venida de Tepic y Guadalajara y porque, entre la nativa, se advierte la marcada intención de trastornar el orden legal. [...]
Acompaño a usted también una carta que me escribió don Manuel Zelayeta, aclarando lo misterioso que me había parecido la junta que provocó Lozada en el Distrito de Tepic; mas, aunque Zelayeta quedó satisfecho y tranquilo con el resultado que manifestó, yo siempre sospeché que el objeto de Lozada, al separarse del mando, no fue más que el de que el Gobierno no lo culpe de cuanto pueda surgir en aquel Distrito, promovido por Vega, con acuerdo suyo y que, según las últimas noticias venidas de allá, comienza a tener lugar el movimiento y por eso es que han aparecido las cuadrillas de bandoleros que amenazan a este puerto y que cada día se robustecen más [...].
Juan N. Rábago (B. Juárez, op. cit., t. XIV, p. 224)

33823 de febrero. El gobernador Rubí pide a Juárez se abra campaña contra Lozada:

La conveniencia pública y el honor nacional reclaman, del Supremo Gobierno general, que las fuerzas de la Unión aprovechen el número respetable de ellas que avanza sobre Jalisco para concluir la rebelión. Conseguido ese objeto, ocupen a Tepic, para destruir la influencia de Lozada que se mantiene fuera de la obediencia del Gobierno general, del de Jalisco y sin sujeción a toda ley, y constituyendo, en medio del país, una entidad tan rara como si fuese una Nación diferente.
En nombre del Estado de Sinaloa, víctimas sus pueblos de las repetidas depredaciones de aquella gente, pido a usted mande abrir la campaña sobre el territorio de Tepic, convertido hace tiempo en foco de conspiraciones que amagan siempre a este Estado y en donde se protege a toda clase de rebeldes.
Espero que el Supremo Gobierno accederá a esta petición en premio a los patrióticos servicios de los hijos de Sinaloa y en desagravio de los graves perjuicios que Lozada les ha causado como bandido, como traidor y como neutral.
La importancia y la necesidad de esta medida suben de punto actualmente en que, apoyados por Lozada los criminales designios de don Plácido Vega, ha levantado éste el estandarte de la rebelión como se habrá impuesto por los impresos que se han remitido, cuyo hecho ha tenido lugar, no en la Villa de la Concepción de este Estado como simultáneamente se hace constar en el plan, sino en la misma ciudad de Tepic, en la propia residencia de Lozada y en otros pueblos de aquella demarcación, tomando parte en este acontecimiento no sólo los jefes traidores de que se ha rodeado Vega y la gente perdida enganchada por él, sino los hombres de más confianza de Lozada a la cabeza de sus respecti vas bandas.
Esperando que, con su recto juicio y en presencia de las circunstancias que rodean actualmente al Gobierno de la República, meditará concienzudamente este paso y dispondrá lo conveniente a la honra y bienestar del país.
Me es grato repetirme como siempre su afectísimo atento seguro servidor q. b. s. m.

Domingo Rubí

339Nota autógrafa de Juárez:

Recibo y que tendré presente el contenido de su carta para meditar y resolver lo que mejor convenga en presencia de las circunstancias generales de la República y de las particulares de Tepic (B. Juárez, op. cit., t. XIV, p. 229).

34018 de marzo. Apolinario García, con 65 hombres, ataca Amatlán de Cañas y mata a Gerónimo Álvarez, propietario que les hacía guerra. “Esa gavilla se llena la boca con decir que Lozada los tolera con condición que no han de robar dentro de su Estado, ¡del Nayarit! ¡Y roban y asesinan en las orillas de Amatlán!” (El País, 2 de abril).

34111 de mayo. Rubí, gobernador de Sinaloa, anuncia la próxima invasión de su estado por Vega y Lozada. Juárez no se inmuta.

34220 de octubre. El País dice que García de la Cadena se refugió con Lozada.

1871

343Corona, jefe de la plaza de Guadalajara, impone a Vallarta como gobernador. En mayo Juárez es reelecto presidente; en noviembre Porfirio Díaz se levanta en armas. La rebelión de la Noria dura hasta abril de 1872.

Ramón Corona, en carta particular, escrita en Durango el 6 de enero de 1871, dirigida a Mazatlán a Don Francisco Sepúlveda, dice:
Sentados todos estos preliminares que espero manifieste usted no sólo a Parra sino también a Hernández y a Márquez, y si es posible a todo el cuerpo, a fin de que desaparezca todo temor de que al venir a Durango esa fuerza es con el objeto de refundirla, pudiendo manifestar usted a todos a nombre mío, que mientras tenga alguna influencia con el Gobierno, como creo tenerla, esa fuerza no sera refundida, si no es después de concluir la campaña de Alica que ni un momento he olvidado. [...]
Si las elecciones tienen lugar sin un trastorno revolucionario de importancia, bajo reserva le comunico a usted que la campaña de Alica será lo primero que disponga en su periodo el señor Presidente Juárez, si antes hubiese una de esas oportunidades, que en las actuales circunstancias de Tepic son posibles, se acordará la campaña.
Del 9 al 10 emprendo mi marcha para Guadalajara con mi familia, y en esta ciudad quedará establecido el Cuartel General.
Comunique solamente a Parra lo que dejo dicho de Tepic (Ciro Ceballos, Aurora y ocaso de Porfirio Díaz, Historia de la Revolución de Tuxtepec, México, 1919).

34410 de febrero. La gendarmería de Jalisco pelea contra la gavilla de Apolinario García en San Marcos. Los bandidos gritan: “¡Que viva Alica, que viva Manuel Lozada!” (ahj, Lozada 1871). 12 de febrero. Corona escribe a Juárez:

Estimado compadre y amigo:
Ahora que va el Sr. Gral. Guadarama a México, le impondrá de lo que por aquí ocurre y también respecto de Tepic.
Lozada ha mandado imprimir la manifestación de los pueblos, como él dice y la está repartiendo hasta los confines más retirados de la República, hecho significativo que puede traer sus consecuencias porque, si en Tepic no puede causar más males que los causados, sí puede promoverlos en otras partes, en donde hay, como habrá en todos tiempos, falsos simpatizadores de todas las causas [...].
Se me olvidaba decir a usted que el señor Administrador de Correos ha detenido los manifiestos de Lozada, así es que, [si] alguna reclamación le viniere por esto, suplico a usted que se la evite, pues lo ha hecho por el bien público y como acatando una medida revolucionaria” (Juárez, op. cit., t. XIV, pp. 894-895).

345El texto mencionado por Corona es: “Los pueblos del Estado de Nayarit, a la raza indígena y demás individuos que constituyen la clase menesterosa del pueblo mejicano”. Firmado en San Luis de Lozada el 16 de septiembre de 1870, se publicó unos meses después.

34610 de julio. Manuel Payno escribe a Mariano Riva Palacio: “Mi Principal esta bien enfermo y se muere, va Usted a ver que hay una de Dios es Cristo en Tepic y quien sabe si habrá elección” (Biblioteca N.L. Benson, Austin, Riva Palacio 9338).

34725 de octubre. Lozada, enfermo, hace su testamento político. (Véase el Documento 20.)

3484 de noviembre. El gobernador Vallarta escribe a Juárez:

Personas recientemente llegadas de Tepic me informan que, el viernes de la semana anterior, Lozada se encontraba en un estado de notable gravedad, al grado de creer él y sus allegados que sería su postrera enfermedad; que, en tal inteligencia, se preparaba a poner en arreglo, por última disposición, los asuntos públicos de lo que él denomina su Estado, reuniendo una junta de los titulados auxiliares para entregar el mando y designar a su sucesor. Todo esto revela que está muy cercano el fin de Lozada, y como ninguno de sus subalternos, que se titulan jefes, tiene el prestigio e influjo necesarios para ocupar la vacante, todos ellos se disputarán la presa de donde indispensablemente la anarquía resultará y, en el estado actual de efervecencia, los revolucionarios se aprovecharán de ella.
Me apresuro a elevarlo a conocimiento de usted a fin de que se sirva indicarme qué politica se deba mantener al surgir el conflicto que se terne; como usted sabe, la que hasta aquí he desarrollado, la he hecho consistir en que continúe el statu quo. Pero, al desatarse la anarquía, será preciso dictar enérgicamente cuanta providencia tienda a sofocarla pronto, para evitar que sea un elemento que exploten los revoltosos o se extienda a puntos sujetos al Gobierno de este Estado. Me permito, pues, por tal motivo, llamar la atención de usted sobre este asunto, cuya importancia se percibe, teniendo en cuenta que, en el día, los enemigos del reposo público no omiten medio para lograr sus miras maquiavélicas (B. Juárez, op. cit., t. XV, pp. 318-319).

1872

34915 de enero. Como cada año, Lozada reúne a los representantes de los pueblos para analizar la situación politica a la hora de la rebelión antirreeleccionista. Señala que “con el mismo derecho que el general Alvarez se pronunció en Ayutla contra Santa Anna, ha podido hacerlo el General Díaz contra el gobierno de Juárez, y si triunfa la revolución, no se dirá solamente que lue una exigencia nacional, sino la única capaz de regenerar a México” (B. Juárez, Obras Completas, t. XV, pp. 680-681). Lozada invita los pueblos a “permanecer pacíficos una vez que han tenido la fortuna de colocarse en una situación que los pone a cubierto de ser sacrificados al capricho de los partidos”.

350Marzo. El general Rocha derrota a los rebeldes porfiristas en Zacatecas, pero la rebelión sigue en Chihuahua, Guerrero y Puebla. Entre abril y junio, Porfirio Díaz, fracasado, va a Tepic a buscar la alianza de Lozada. Lozada no acepta y Díaz se va a Sinaloa y Chihuahua. (Véanse los Documentos 21 y 22.)

351Mayo o junio. Según el testimonio de Ireneo Paz (Algunas Campañas, p. 286) es por esas fechas cuando Manuel Lozada pierde el ojo derecho al pescar con explosivos en el río. Según Paz se quemó todo el lado derecho de la cintura para arriba y perdió dos dedos de la mano derecha.

352Se ha especulado mucho sobre las relaciones entre Díaz y Lozada. En el Archivo del General Porfirio Díaz, publicado por J. Ma. Carreño (unam, 1947, t. X, p. 24 ss.), se encuentran los documentos siguientes y cartas de Diaz firmadas en Tepic, San Luis y Santiago Ixcuintla.

353Junio. Se inaugura el telégrafo México-Guadalajara-San Blas, lo que fortalece al gobierno federal.

35418 de julio. La muerte de Juárez resuelve el embrollo político a la vez que priva a Lozada de un poderoso protector en el preciso momento en que se dividen los jefes lozadeños.

355El estado de Jalisco está en quiebra financiera y amenazado por fuerzas separatistas: Colotlán ve hacia Zacatecas, los Altos hacia Aguascalientes y Autlán hacia Colima (Archivo Congreso Jalisco, libro de Actas 25, 1872, 4o. Congreso, p. 117). El Congreso de Jalisco señala que en Huejuquilla, Bolaños, Santa María de los Angeles, Tlalcosahua, San Martín y Mamatla no hay más autoridad que la de Lozada (Idem, núm. 26, pp. 39 ss.).

35619 de julio. “Ultimamente el Sr. Díaz se encontraba en Tepic gestionando con Lozada recursos de armas y dinero. Lozada, sin embargo, que no espera sacar de la revolución ninguna utilidad, se negó a sus peticiones lo que dio por resultado que desesperado por el fiasco que había hecho con Lozada se embarcó el día 15 para Sinaloa” (El Estado de Jalisco).

35724 de agosto. El Diario Oficial publica tres documentos en relación con Tepic: el primero es una disposición que se afirma fue dictada en Oaxaca por el Gral. Porfirio Diaz el 10 de noviembre de 1871, que dice:

Porfirio Díaz, general en jefe del ejército constitucionalista de la República, en uso de las facultades con que estoy investido por el pueblo mexicano, decreto:
Artículo único.—Se reconoce y declara Estado de Nayarit, la parte conocida con el nombre de 7o. Cantón de Jalisco o distrito militar de Tepic, procediéndose desde luego a dársele la organización que le corresponde, con arreglo a las prescripciones del código federativo.
Publíquese para que tenga el debido cumplimiento.
Oaxaca, noviembre 10 de 1871.—Porfirio Díaz.—Justo Benítez, secretario.

358Los otros dos se relacionan directamente con Lozada, uno de los cuales constituye el ofrecimiento de la jefatura militar que comprendía los Estados de Nayarit, Sinaloa y Sonora; el otro es el nombramiento relativo. He aquí ambos documentos en la forma que los reproduce el Diario Oficial (24 de agosto de 1872).

Talpa, abril 25 de 1872.—Muy estimado señor general.—Desde hace algún tiempo deseaba dirigirme a usted, con el fin de ver si era posible que nos pusiéramos de acuerdo sobre varios puntos de grande interés para nuestra patria, lo cual nunca me pareció absolutamente difícil, no obstante que hasta la presente no he recibido respuesta a mi carta fecha 10 de noviembre del año próximo pasado, y decreto relativo, porque teniendo informes, como los he tenido, de los buenos sentimientos con que se encuentra usted animado respecto de la union en la familia mexicana, y conociendo el buen juicio que usted ha desplegado al apreciar la situación general de la República (sic); pero acontecimientos diversos que usted conoce, y los cuales se precipitaron de una manera inesperada, y la falta de respuesta a mi carta citada, me impidieron realizar esta idea hasta ahora que la casualidad o mi fortuna me han colocado cerca de ese Estado, de cuya circunstancia me aprovecho desde luego para escribirle ésta, asegurándole antes que todo, que le hablo en ella con la franqueza que acostumbro, y que puede usted fiar en la sinceridad de mis palabras.
Le acompaño el nombramiento de general en jefe de la cuarta línea militar, y como es de mi deber, voy a explicarle brevemente los motivos que me han impulsado a expedirlo, para que usted, en vista de mis razones, obre según su acreditado patriotismo.
Por el conocimiento que tengo de las aspiraciones que dominan generalmente en el ánimo de los habitantes de nuestro país, he llegado a comprender que lo que éste necesita es un Gobierno establecido sólidamente, que dé garantías por igual a todos los ciudadanos, que realice la unión de los partidos en que desgraciadamente ha estado dividida nuestra sociedad, y que bajo el amparo de la ley asegure de una vez y para siempre el reposo que tanta apetece la Nación para reponerse de los perjuicios que ha sufrido con sus repetidas revueltas, y aparecer más tardebajo
condiciones que la hagan respetable ante las potencias extranjeras.

Desde luego he creído que podría encontrarse en usted el más eficaz cooperador para trabajar en favor de esas ideas, supuesto que usted desde hace años ha comenzado a practicarlas, dando al Estado de Nayarit una tranquilidad y un orden que en vano envidian otros Estados de la República.
Estas circunstancias, que lo elevan a usted respecta de muchos gobernantes, y que lo han hecho acreedor a las simpatías de los Estados limítrofes, unidas al conocimiento que por informes me han dado de las buenas intenciones que usted abriga, me decidieron a buscar en usted un aliado, seguro, como lo estoy, de que uno y otro apetecemos el mismo bien para nuestra patria, y de que ambos tendremos la suficiente abnegación para sacrificarnos, si fuera necesario, trabajando porque la nación llegue a la altura que le corresponde como soberana e independiente.
Deseo que no vea usted en dicho nombramiento más que la expresión de la voluntad firme y resuelta para llegar antes al fin que nos hemos propuesto, y la franca y leal intención con que ha sido dictada.
Si, como es de esperarse, usted acepta el cargo que se le confiere, me congratularé de ello, muy cierto de que los Estados de esa línea en general y el de Nayarit en particular, tendrán mucho que agradecerle, pues le deberán indudablemente que su paz interior no vuelva a ser turbada; y a mí me quedará la satisfacción de haber cumplido con el deber de invitar a hacer el bien de la patria a un hombre que tiene el compromiso como mexicano, de acudir al llamamiento de los pueblos.
Mientras tengo el gusto de recibir la interesante contestación de usted, le ofrezco por segunda vez mi justa estimación de compañero y amigo, y con sincero afecto estrecho su mano.—Porfirio Díaz.—Sr. Gral. don Manuel Lozada, en jefe de las fuerzas del Estado de Nayarit.—San Luis de Lozada.

Ejército nacional constitucionalista.—Cuartel General.—Persuadido de que la conducta política de usted, sus antecedentes, prestigio militar y demás méritos que en usted concurren, lo hacen acreedor a las consideraciones de cualquier Gobierno que piense en algo más que en su propia conservación, he tenido a bien nombrarlo general en. jefe de la cuarta línea militar, que comprende a los Estados de Nayarit, Sinaloa y Sonora, a fin de que éstos puedan concurrir con sus armas para asegurar el orden legal, establecer el sufragio libre y consolidar un Gobierno justo en la República Mexicana, en consonancia con la voluntad de los pueblos.
Al conferir a usted tal nombramiento, lo hago fundado en su lealtad y patriotismo, y no dudo que procurará corresponder debidamente a la importante misión que en nombre de la Nación le encomiendo.
Protesta a usted en lo particular los sentimientos de mi aprecio y consideración.
Sufragio libre. Talpa, abril 25 de 1872.—Porfirio Diaz.—Sr. Gral. don Manuel Lozada, en jefe de las fuerzas del Estado de Nayarit.— San Luis de Lozada.
J. Ma. Carreño

359¿Son auténticos estos documentas? ¿Son apócrifos? Imposible sostener de manera definitiva una u otra aserción.

360Nada hay a este respecto en los cinco volúmenes que constituyen la hoja de servicios del general Díaz en el Archivo de Cancelados de la Secretaría de la Defensa, ni en el archivo privado, a pesar de que todos los interesantísimos documentas relativos a la terminación de la lucha el propio general los conservó enfajillados, en la forma que empleaba para su correspondencia. Por lo cual Daniel Cosío Villegas escribió el 22 de agosto de 1952 a José Ramírez Flores:

Distinguido y fino amigo:
Quisiera rogarle muchísimo me ayude usted a resolver un pequeño problema que, para mi desgracia, es bien grande y no cuento por ahora con medios para resolver. Se trata de lo siguiente.
Los periódicos de la capital aseguraron, primero, que el 10 de noviembre de 1871, a los dos días de iniciar Porfirio Díaz en Oaxaca su revolución de La Noria, había expedido un decreto declarando libre y soberano, con el nombre de Estado de Nayarit, al viejo 7o. Canton del Estado de Jalisco; segundo, que desde Talpa, Jal., en abril de 1872, Porfirio Díaz le escribió a Lozada recordándole el antecedente de su decreto, dándole un nombramiento de General en Jefe de la 4a. Línea Militar, cuyo territorio formarían Tepic, Sinaloa y Sonora, y proponiéndole una alianza. Algunos historiadores han puesto en duda la autenticidad de estos actos y documentos de Porfirio Díaz y mi problema es, justamente, el de averiguar si se pueden encontrar pruebas que confirmen, sea la falsedad, sea la legitimidad de los documentos.
Ahora bien, se sabe a punto fijo que Lozada hizo publicar esos documentos en Tepic, el 1o. de agosto de 1872, y una especie de manifiesto comentándolos; se sabe que Lozada juzgó excesivos los comentarios de su manifiesto, encargados a un señor Oceguera; que mandó recoger la mayor parte de los ejemplares de esa publicación, pero que algunos habían sido ya distribuidos, fueron reimpresos en periódicos del interior, de los cuales, a su vez, los tomaron los periódicos de la capital del país.
El problema es, pues, ver si existe en alguna biblioteca pública o privada de Jalisco un ejemplar de esa publicación de Lozada, y como segunda solución, menos buena que la anterior, encontrar algún periódico de Guadalajara en que se hubieran reproducido, naturalmente, en una fecha tan próxima al lo. de agosto de 1872, como sea posible.
Casi no necesito decirle a usted que he agotado todos los medios de información que están a mi alcance, y que si me atrevo a molestarlo no es sólo por esa desafortunada circunstancia, sino porque sé de su inclinación a ayudar a los historiadores necesitados y la de haberse interesado en Lozada.
Por todo lo que quiera usted ayudarme en este asunto, quiero anticiparle desde ahora mis más expresivas gracias, y quedo suyo amigo.
Daniel Cosío Villegas (Rúbrica)

361José Ramírez Flores nos dio copia de la consulta. No encontre el documento original, pero sí el manifiesto de Lozada, de lo. de agosto, que se reimprimió en los periodicos de Guadalajara el 15 y 19 de agosto(La Civilización, El Estado de Jalisco) y luego en el Monitor Republicano (23 de agosto) y en el Diario Oficial (24 de agosto).

36210 de agosto. Lozada manda publicar los documentas de Díaz y proclama:

Por los documentas que anteceden se impondrá el público de que no obstante los poderosos motivos que los pueblos del Estado han tenido para lanzarse a la revolución, han preferido permanecer pacíficos, como lo han hecho, dando así un testimonio solemne tanto de su cordura y buen juicio como de la rectitud de sus intenciones.
Ellos han sabido perfectamente bien, que los enemigos de la humanidad y del reposo público, no han cesado de trabajar con su funesta influencia, para traerles la guerra, como está probado con la carta del General Corona; y sin embargo de que por razón de conveniencia debían haber prestado su cooperación a la revolución para derrocar al poder que solo esperaba consolidarse para combatirlos, se excusaron de hacerlo, a pesar de las repetidas invitaciones que para ello se les dirijieron por los jefes más caracterizados de la oposición, y si no se publican las notas respectivas para acreditarlo, es porque basta al efecto la de Don Porfirio Díaz, General en Jefe del Ejército Constitucionalista.
Para que se pueda apreciar debidamente la conducta que han observado estas pueblos, me es indispensable consignar aquí los fundamentos, que han tenido para proceder de una manera que no puede menos que llamar la atención, supuesto que a primera vista parece que la política que se ha seguido no está en armonía con las razones de conveniencia que aconsejaban destruir al enemigo común, sin reparar en los medios.
He aquí los motivos que se han tenido presentes para practicar lo contrario:
1o. El deber que los pueblos tienen para permanecer pacíficos, por haberlo así ofrecido por medio de sus respectivos representantes.
2o. Porque considerándose fuertes, no precisamente por los elementos materiales de que pueden disponer, sino por la justicia que sin duda tienen para defenderse, no han creído necesario emplear recursos extraños, y solo se han limitado a preparar los suyos propios para rechazar toda injusta agresión y
3o. Porque habiendo combatido la Constitución de 1857, durante la Guerra de Reforma, solo pueden prestarle una obediencia pasiva, por haberlo asi ofrecido al Gobierno triunfante que la proclamé, pero no aparecer hoy como sus defensores.
Esto no quiere decir que se tenga empeño en hacer una oposición sistemática, ni tampoco que se pretenda recrudecer los ánimos para perpetuar odios creados por el espíritu del partido; pero ni mucho menos que se reciba como una provocation, pues lo único que estos pueblos han pretendido, es pagar su tributo de lealtad, debido a los principios que profesan, procurando conciliar estos con la sumisión a que están obligados.
De aquí ha provenido que permanezcan pacíficos e indiferentes a la política y extranos a la revolutión, sin mezclarse con ninguno de los partidos que últimamente se han disputado el poder: de aqui ha provenido igualmente que hayan estado dispuestos a dar hospitalidad y protección personal a los que, obligados por las eventualidades de la guerra, han venido a solicitarlo, contando con toda clase de garantías desde el momento en que han pisado el territorio del Estado, como podrán acreditarlo los señores generales Don Porfirio Díaz, Don Plácido Vega, Don Trinidad Garcia de la Cadena y Don Francisco Labastida, asi como una multitud de jefes y oficiales procedentes de Mazatlán y distintos puntos de la República, quienes habiendo permanecido en el Estado quieta y pacíficamente, al fin se han retirado porque asi les ha convenido; y si algún día resuelven volver, serán de la misma manera recibidos.
Mi objeto al hacer esta publication, no ha sido otro que el de dar a conocer la regla de conducta que estos pueblos han seguido, y la que se proponen seguir en lo de adelante, asi como la que han observado sus enemigos para que con conocimiento de la causa, el público imparcial juzgue y falle de parte de quien esta la justicia.
San Luis, Agosto lo. de 1872.
El General Manuel Lozada

*

Carta de don Carlos Rivas

363Casa de ustedes, Agosto de 1872.

364Señores Redactores del “Diario Oficial”.—Presentes.
Señores de mi atentaconsideración:
Con fecha 3 del corriente la Legislatura del Estado de Jalisco, remitió a la Diputación Permanente un telegrama que dice asi:

365“Invadieron a San Sebastián del 10o. Cantón de Huejuquilla y Mezquitic del 80., fuerzas de Lozada. Han amenazado con fuertes exanciones, incendio y exterminio si no reconocen la autoridad de aquél; de orden del Congreso lo participamos a ustedes para que influya la Diputacion Permanente en corregir excesos nacidos del irregular e inconstitucional Distrito de Tepic, que es del 7o. Canton de Jalisco.”

Antonio E. Navarro
(Diputado Secretario)

Enrique Pazos
(Diputado Secretario)

366Con motivo de este telegrama han asentado algunos periódicos, y ha circulado en el público, la noticia de que el General Lozada se había pronunciado contra el Gobierno. Como diputado por Tepic, me veo en el forzoso e indeclinable deber de rectificar esta especie, animosidades y prevenciones de funestos resultados.

367Comenzaré por manifestar que la Legislatura de Jalisco no es la más imparcial para referir noticias concernientes a Tepic.

368Lastimada por la segregación que decreto el Ejecutivo desde 1867 en uso de facultades extraordinarias; ofendida por las pretensiones que manifestaron nuestros pueblos de erigirse en un Estado Independiente; exasperada por las multiplicadas e infructuosas tentativas de que el Gobierno General emprendiera la llamada Campana de la Sierra, no pierde oportunidad, no desperdicia medio, de pintar á nuestro territorio con colores recargadísimos, confiando en que alguna vez se satisfarán sus deseos. No creo que tal conducta sea el resultado de malas pasiones; juzgo únicamente que proviene de sentimientos leales y patrioticos, velados por las exageraciones de localidad y de partido.

369Y desde luego ¿no se nota alguna ligereza en asegurar que las invasiones de que se trata fueron verificadas por fuerzas de Lozada? ¿De qué medios se valió la Legislatura para asegurarse de la verdad? ¿Dió como absolutamente ciertos los dichos de algunos fugitivos medrosos que tal vez ni vieron a los supuestos invasores?

370Aun suponiendo cierta la invasion, iqué prueba existe de que haya sido ordenada por el General Lozada? ¿No han invocado su nombre muchas veces, para cometer crímenes a mansalva, y no se ha visto el mismo señor Lozada en la precisión de perseguirlos y castigarlos por tan grave y trascendental abuso?

371Tengo muy recientes y fidedignas noticias de Tepic y por ellas puedo asegurar que la tranquilidad y la paz son inalterables. Ni se revoluciona ni se proyecta revolucionar, que fin lanzarse enesa via? ¿No esta abierta la lisa electoral para que todos los partidos políticos ejerzan sus derechos?

372Por lo que respecta a la cuestion que más nos afecta, la ereccion del Estado ¿no hemos ocurrido al Congreso para que la decida constitucionalmente?

373Ahora menos que nunca tendría razón de ser un pronunciamiento.

374Se comprendería como posible en el caso de que nada se tuviera que esperar y se temiera todo del Gobierno de la Republica; pero cuando este Gobierno es provisional; cuando se ignora cual sera el elegido; cuando aún sabiéndolo se duda si se acogerá o rechazará nuestras pretensiones, sería una verdadera locura, una punible impremeditacion, sumir a pueblos enteros en los horrores de la guerra.

375Lo que refiere la Legislatura de Jalisco tiene una muy sencilla explication. No hay taies invasiones ni ordenes de obedecer a estos o a aquellos jefes.

376Hay solo demasías de colindantes, que no solo allí se verifican, sino en cuantos Estados tiene la Republica. Para remediar estos excesos, no se necesita ocurrir a los soberanos medios que propone la Legislatura de Jalisco.

377Rasta o exitar a la autoridad de Tepic para que reprima a los vecinos revoltosos, o resguardar las fronteras, castigando a los que sin derechos las invadan.
Soy de ustedes, con toda consideración, afectísimo seguro servidor Q. S. S. M. M. B.
Carlos Bivas

*

Carta de don Manuel Payno

Mexico, Agosto 28 de 1872.
Señores Redactores de “El Federalista”
Presentes.
Muy señores míos:
Desde que cedí el periodico al señor Alfredo Rabiot, no tengo ingerencia alguna directa ni indirecta en él, lo cual me conviene hacer constar de nuevo, no estando de ninguna manera conforme con las apreciaciones que contiene el editorial del día de hoy titulado: “El Gobierno General y Lozada,” y suplico a ustedes se sirvan rectificar que no intervengo en la parte politica del diario que ustedes dignamente redactan, porque no podria escribir artículos que contrarían la erección constitucional y legal de Tepic en un Estado libre e independiente, una vez que sacudió la tutela de Jalisco, a cuyo dominio no volverá suceda lo que sucediere.
No me parece oportuno contestar el artículo a que me refiero, pues que esta cuestión está sujeta a los términos estrictamente legales, a la deliberatión del Congreso.
Dispensen ustedes mi franqueza y suplicándoles se sirvan dar lugar a esta carta en sus apreciables columnas, quedo su más atento y affmo. seguro servidor y amigo Q. B. S. M.
Manuel Payno

378El 25 de agosto el Ing. Ignacio Silva, representante del gobernador de Jalisco,había escrito en El Federalista:

Tepic no puede considerarse sino como el 7o. Cantón de Jalisco [...] lo que el Gobierno estableció fue una especie de Estado de Sitio, que ha subsistido gracias a las dificultades con que ha ido tropezando la Administración pública, pero cuya existencia no se puede dilatar sino con mengua de la moralidad y el orden público.
Entre tanto el régimen que ha dominado en Tepic ha estado en realidad fuera de la acción de los poderes supremos y solamente en apariencia se ha presentado a los mismos cierta sumisión, que se restringe y extiende al capricho de Lozada.
La actitud de éste ha sido bien poco politica, si se atiende a los manifiestos que ha expedido, siendo uno de ellos aquel en que dice claramente que desde que cayó Santa Ana no ha habido un Gobierno legítimo en la República; y otro, el que publicó con fecha lo. del corriente y que se inserta en este número de “El Federalista”, conteniendo el citado manifiesto la explicita confesión de que las fuerzas de Lozada han combatido la Constitution de 1857 y que por lo mismo hoy no le pueden prestar más que una obligation pasiva, de conformidad con el programa que aquellos pueblos (léase fuerzas) se proponen seguir.
Lozada cuenta con sus elementos de una manera tan exclusiva que no solamente se ha atrevido a proclamar la neutralidad respecta del Gobierno, sino también y más fundadamente con el partido de la revolución. Así es que ha tratado con desdén el decreto del ex general Díaz sobre erección del Estado del Nayarit, el nombramiento que este jefe le ha dado de la 4a. Línea Militar y la excitativa que él mismo le dirige para que se unan a fin de salvar a la Nación, dándole un buen Gobierno.

379El gobierno de Jalisco, desde el 1o. de agosto y hasta fines delaño, presiona a Mexico “haciendo valer los males que se siguen del ilegal sostenimiento del distrito militar de Tepic que debe incorporarse al Estado de Jalisco” (Archivo Congreso Jalisco, Actas, libro 28, pp. 11-12).

380El 3o. periodo de sesiones del Congreso de la Union examina en consecuencia un proyecto de ley que dice: “Volverá al orden constitucional el Canton de Tepic, reincorporándose al Estado de Jalisco; quedando el ejecutivo de la Union obligado a prestar al Estado de Jalisco el auxilio necesario para el ampliamiento de este decreto”.

38117 de septiembre. Jalisco reporta “la invasion de algunos cantones por fuerzas de Lozada”. Repite lo mismo en octubre, pide la ayuda de Zacatecas, reprocha a la Secretaría de Guerra que “no han sido bastante las medidas dictadas” (Archivo Congreso Jalisco, libro actas núm. 28, pp. 23, 29, 47, 48, 87, 88, 135).

382La prensa de Jalisco, especialmente Juan Panadero, se desata contra Lozada, lo acusa falsamente de ayudar a Vega y de lanzar los indios del Canton de Mascota a la guerra racial, “la peor de las guerras, es decir la de castas”. “En Tepic, el lo. hubo un motín con motivos de las elecciones de ayuntamiento. Los indios pretenden que sea formado de puros indígenas y amenazan con matar al blanco que vote en contra de ellos [...] El programa de los indios es la desaparición de toda la gente decente” (Juan Panadero, 8 de septiembre, p. 10).

38329 de septiembre. Juan Panadero publica: “Ha triunfado por fin el huarachi; todo el ayuntamiento de Tepic se compone de gente ignorante y desconocida: la raza indígena ha creído que llegó la hora de volver a los tiempos antes de la conquista. Se sigue quitando a los hacendados sus propiedades”. En su sesión del 12 de octubre el Congreso de Jalisco nota que en México se trabaja “por que se erijan en Estado el Cantón de Tepic’, que “Lozada es una fuerza opresiva y perjudicial [...] muy en particular a los que no son de raza indigena [...], habiéndose procedido últimamente a la elección de ayuntamientos con la res tricción de que babían de ser indígenas los electos”.

384Octubre. Lerdo de Tejada es electo presidente de la República.

38527 de octubre. Juan Panadero publica: “Los lozadeños se han agarrado a balazos porque todos quieren partirse de las propiedades ajenas. Están sobre Tepic 2 000 indios y en la plaza otros tantos. El alambre telegráfico fue rompido desde ayer”.

386Lo que pasa es que “el 26 del pasado (octubre) se sublevó el comandante (lozadeno) Prajedis Nunez contra el coronel (lozadeno) Galván. La fuerza federal ha atacado y derrotado a Nunez. Parte detallado por el correo. Manuel Rivas”. (Telegrama del jefe político Manuel Rivas al Presidente de la República, recibido en México el 2 de noviembre.)

387Inmediatamente Lozada declaró el estado de sitio y aplastó el levantamiento de su antiguo colaborador, luego mandé arrestar a F. Menchaca, administrador de la casa Barron y Forbes, acusándolo de complicidad con el rebelde.

388De manera extraña, esos problemas suscitados en Tepic, después de años de orden, coinciden con los debates en el Congreso de la Union.

38931 de octubre. Los diputados de Tepic Carlos Rivas, Luis Rivas Góngora y Manuel Payno presentan al Congreso “la cuestión de Tepic juzgada bajo su aspecto politico y constitucional”. Mencionan el pleito entre P. Núñez y Lozada para concluir citando al gobernador de Jalisco: “Ojalá se aproveche tan brillante ocasión para destruir al poder de Lozada” (Diario de los Debates, 1872, t. III, pp. 397-398).

3905 de noviembre. Lozada manda una comisión con el presidente Lerdo para explicar la situación. Lerdo exige la sumisión, la supresión del cuartel general lozadeno y el acatamiento de la ley en cuestiones agrarias. (Véase el Documento 24.)

39111 de noviembre. La comisión permanente del Congreso de Jalisco dictamina “que se diga al C. Presidente por conducto del ministro de Guerra que la situación en Tepic reclama medidas energicas” (acj libro 27).

39221 de noviembre. Juan Panadero dedica su editorial al estado de Nayarit: “Allí donde el rifle americano hubiera hecho su oficio cazando a los bandidos como fieras, alli donde el yankee hubiera incendiado los bosques para no dejar una retirada a la cuadrilla de bárbaros, alli se quiere dar un Estado al cínico, al bandido, al asesino, al salvaje Lozada”.

39326 de noviembre. El Congreso de Jalisco, en sesión secreta, decide pedir por telégrafo al Congreso de la Union “mande hacer la campaña de Tepic [...] restablecer el orden constitucional, habiendo concluido la dominación de Lozada”. Para esa fecha ya sabla que Lerdo había tomado la decisión de acabar con Lozada: “Cuando interpelado [el 6 de noviembre] el ministre de la Guerra provocó una conferencia privada con el diputado Ramón Corona en la que manifesté que la campaña estaba decidida pero que no era objeto de discusiones públicas [el subrayado es mío], mostrando como prueba algunas órdenes dirigidas a los generales Rocha y Carrillo en las que se trataba de ciertos movimientos hacia Tepic” (acj, Cuaderno de sesiones secretas 1872, pp. 39-52).

39430 de noviembre. El Congreso de Jalisco escribe: “Hoy que la paz de la nación es un becho, que las armas nacionales no tienen atención alguna otra preferente y que en estos ultimos días, con el desconocimiento [sic] que los pueblos de Tepic han hecho de Lozada levantando la bandera de la ley, se han desarrollado aún más sus instintos feroces, la legislatura del Estado faltaría a su deber si no elevara su voz al Congreso nacional pidiéndole la reparacion de tanto agravio y la destrucción de los elementos de guerra aglomerados en Tepic [...] elementos que el Estado [de Jalisco] por si solo no puede destruir (acj 1873, exp. 11 núm. 1).

39510. de diciembre. Toma de posesión del presidente Lerdo de Tejada, después de 20 años de guerra civil y extranjera. Vallarta, el gobernador de Jalisco, esta distanciado del presidente.

En 2 de diciembre de 1872, se presentó a la Cámara el siguiente proyecto de ley:
Primera comisión de gobernacion.—En 7 de Agosto de 1867 dirigió el Ministerio de Gobernacion a D. Manuel Rivas, gefe de las fuerzas sublevadas en Tepic, un oficio en el que aceptando la sumisión que los sublevados hacían al Supremo Gobierno, reconociendo su autoridad, resolvió que Tepic quedase en calidad de distrito militar, sujeto al mismo Gobierno, por medio de un gefe militar que nombraría.
En 24 de mayo de 1871 presentaron algunos ciudadanos diputados de aquel congreso un proyecto de ley, que consultaba que aquel canton volviese a incorporarse al Estado de Jalisco; y este proyecto de ley, acogido por la diputación de Jalisco, se mandó pasar a la primera comision de gobernación.
Antes y después de este proyecto de ley se han pedido diversos informes al gobierno, ya sobre asesinatos y despojos de particulares hechos por Lozada y sus adherentes, ya sobre invasiones efectuadas en el resto del territorio de Jalisco.
Últimamente en Agosto de 1872 se mandó al Congreso de la Union, por conducto del gobernador de aquel Estado, una comisión de un gefe político de otro canton, en que participa la invasion que a últimas fechas hicieron las fuerzas de Tepic sobre Jalisco; y esta comunicación se mandó pasar a la misma comision de gobernación.
Por fin, ha recibido el congreso un parte telegráfico de la legislature de Jalisco, en que se pide se haga volver a Tepic al orden constitucional.
Si la cuestion fuera de hechos; si la justicia del Estado de Jalisco, en la que ha solicitado su diputación se fundara en males gravísimos que afligen a Tepic, le bastará hacer una resena ligera de los homicidios, de los despojos, de los crímenes de todo género que a mansalva se cometen en Tepic, y de que en aquel territorio de hecho ni se obedece al gobierno, ni se respetan las leyes de reforma, ni rige la Constitución; pero la comision, de todo esto quiere desentenderse, y solo considera los principios de derecho constitucional, en que se funda la petición de que se esta ocupando.
El Estado de Jalisco tiene derecho perfecto a que sus autoridades sean obedecidas y acatadas en toda la extension del territorio de que se compone su Estado y a que este no sea desmembrado; si el gobierno general por circunstancias accidentales y en el periodo de facultades extraordinarias formé de Tepic un distrito militar, esta segregación debió cesar desde el momento en que acabaron las facultades extraordinarias.
Absurdo sería pretender que el derecho constitucional, reconocido y observado en todos los Estados de la República, no lo fuese en el de Jalisco. Querer fundar en él un orden diverso, contrario a la Constitución, querer perpetuar en él la posicion anómala creada por el canton de Tepic, es despreciar voluntariamente los derechos constitucionales de aquel Estado, es ponerlo al baño de la República.
Tendrá o no razones el canton de Tepic para separarse del Estado de Jalisco y formar una entidad aparte; pero este derecho tendra que hacerlo valer ante el Congreso, el cual, llenados todos los requisitos que marca la Constitution, hará sobre ello la declaración correspondiente. Mientras tal cosa no suceda, lo legal, lo justo y lo conveniente es mandar que dicho canton vuelva al orden constitucional. Si no se verifica esto, se alentarán todas las poblaciones que en cada Estado se encuentren descontentas con su gobierno local, y levantarán el estandarte de la rebelión, conocido por esperiencia que, como dicen nuestros detractores, es este el paísde los hechos y el modo de conseguir sus intentas; y el gobierno entonces no tendra derecho á reprimir estas sublevaciones, puesto que no protege a Jalisco contra Tepic.
Al gobierno incumbe la obligación de restituir las cosas a su estado antiguo, puesto que el gobierno fue quien creó la nueva situación.
Fundado en estas razones, que a la comisión le parecen inconcusas, se ha decidido a proponer a la deliberación del Congreso el siguiente

Proyecto de ley

Artículo único. Volverá al orden constitucional el cantón de Tepic reincorporándose al Estado de Jalisco; quedando el Ejecutivo de la Union obligado a prestar al Estado de Jalisco el auxilio necesario para el cumplimiento de estedecreto.
Sala de comisiones del Congreso de la Union. Mexico, Diciembre 2 de 1872.—Baz.—G. Paez.—M. Islas. (V. Riva Palacio, Historia de la Administración de don Sebastián Lerdo de Tejada, pp. 112-113.)

3965 de diciembre. El arzobispo de Guadalajara contesta a la carta de Lozada del 20 de noviembre. Lamenta que no se haya arreglado aún “el negocio de Quimichis” y que el Pbro. Verdusco parezca haber estado ligado con Prajedis Nunez. Le senala que la mitra va a nombrar el sacerdote fuera del distrito de Tepic (aag, cajón parroquial Jalisco).

3979 de diciembre. Contestación negativa de Lerdo a Lozada. Exige “que los pueblos se sometan a los tribunales comunes para el deslinde de la cuestión de terrenos”. Lozada no ha dado libertad a F. Menchaca, contra las órdenes del ministro de la Guerra.

39812 de diciembre. Juan Panadero publica: “Lo de Tepic [...] tal vez llegará ocasién en que sea necesario que se arda al Nayarit”.

39913 de diciembre. El presidente de Mezquitic telegrafía a México que se refugió en Valparaíso después de la invasion lozadeña.

40014 de diciembre. Carta de Tepic: “Hasta ahora nada han dicho de Mexico. Todo es conjeturas y nada más. Rocha ha llegado a Mazatlán [el subrayado es mío] En San Luis de Lozada ha habido una junta de guerra el día 12 [...] El silencio que han guardado los que formaron la Comisión [que visitó al presidente Lerdo] ha dado por resultado lo que llevo referido”.

401“El mismo día 12 llegó un telegrama de México, de la casa Barron, en que se dice que todo se arreglará favorablemente. Este dio por resultado que se suspendiera lo acordado [por la junta de guerra] [...] Si el gobierno sabe comprender las cosas, hasta ahí va perfectamente, porque Rosales y Prajedis Núñez viniendo con fuerzas que el gobierno mande, no habrá balazos [...] daría por resultado la presentación de todos los pueblos, sin derramamiento de sangre y sin mucho costo para la nación.

402”Lozada en realidad no existe y se concretará a hacer lo que el Cid con los moros de Granada [Lozada, para esas fechas, esta ya muy enfermo e inválido]. La sola efigie es la que les da valor, y en caso de un rompimiento sólo serviría de estorbo a la hora de la pelotera.” (Reproduccién en El Payaso, Guadalajara, 18 de diciembre.)

40321 de diciembre. Lozadenos amenazan el canton de La Magdalena.

40426 de diciembre. “Ni quien entienda lo que pasa con la cuestién de Alica. Unos dicen que habrá guerra y otros que habrá tratados con Lozada. El caso es que los indios se preparan a combatir y los vecinos de Tepic se han salido para librarse de las rapinas de los lozadeños” (Juan Panadero).

405Pero el mismo dia, en sesién secreta, el Congreso de Jalisco sabe que “la campaña está preparada; depende sélo su realizadon de que Lozada acepte las proposiciones que se le han hecho y que se reducen a que devuelva a sus dueños las propiedades que ha quitado y reconozca el gobierno” (acj, Gobierno 1872, cuaderno de sesiones secretas, p. 49). Lozada no habia dejado de reconocer al gobierno pero se le pedía nulificar 15 años de lucha agraria.

1873: Alea facta est

406La historia de la campaña es muy conocida, por lo cual la limitaremos a unas fechas. (Véanse los Documentos 25 a 35.)

40710 de enero. Junta de los principales jefes lozadeños en San Luis, con Placido Vega, ex gobernador liberal de Sinaloa y compañero de Porfirio Díaz en la rebelión de la Noria. Convenció probablemente a Lozada de que no habia otro camino más que la guerra, sublevando a la raza indígena desde Sonora hasta Colima.

40815 de enero. Lozada moviliza fuerzas sobre Zacatecas, Sinaloa y Jalisco. El gobierno de Jalisco reitera solicitudes de auxilio al Ejército Federal. Se le contesta que no hay urgencia.

40917 de enero. Lozada lanza su Plan Libertador que el Congreso de Jalisco calificará de “monstruosidad [...] guerra de castas [...] la más arbitraria y escandalosa expropiación territorial” (acj, libro 29, Actas Congreso, pp. 106 ss.).

41024 de enero. Lozada toma Tequila.

41127 de enero. En Sinaloa y Zacatecas el Ejército Federal rechaza a los lozadeños.

41228 de enero. Batalla de la Mojonera, 20 kilómetros al noroeste de Guadalajara. Ramón Corona, con 2 241 soldados, detiene a los 6 000 hombres de Lozada, quienes se retiran en desorden.

413Febrero-mayo. La campaña. Llegan a Tepic los generales Ceballos y Carbó con 2 600 soldados. Luego los refuerza el general Corona. Salen a la sierra en persecución de Lozada. Se rinden los principales jefes lozadeños, lo que desarma a los pueblos. La tropa expedicionaria regresa a Tepic el 20 de mayo. Lozada sigue de guerrillero hasta el 14 de julio, cuando lo captura uno de sus antiguos lugartenientes. Conducido a Tepic, es fusilado el 19 de julio en aplicación de la ley de 3 de mayo sobre plagiarios y salteadores. Tenía 45 años (ahdn XI-481.4-8602. Documentation relativa a la Campaña de Alica).

414De 1873 hasta 1885, varios brotes insurgentes prolongan el lozadismo. Están documentados en el tomo siguiente de la presente Colección.

Notes

1 Todos los documentas del 8 de enero al 13 de marzo de 1861 fueron publicados por Silverio Garda en “La cuestión de Tepic”, Guadalajara 1873, anexos I a XIX.

2 Arroyo Hondo, lugar cercano del camino que conduce de San Pedro a Compostela.

3 Pérez Verdía, Historia Parlicular del Estado de Jalisco, Guadalajara, 1910.

4 De su puno y letra.

5 Rebelde sinaloense. (N. del E.)

6 Propiedad de Enrique Freyman. Fueron robadas 250 cajas con 1 999 fusiles. (N. del E.)

7 La presentada por Sanromán. (N. del E.)

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6477/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 25k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

leslibraires.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search