Version classiqueVersion mobile

Indianidad, etnocidio e indigenismo en América latina

 | 
Instituto Indigenista Interamericano
, 
Centre d’Études Mexicaines et Centraméricaines

Tercera Parte. Etnicidad y movimientos de reivindicación

Survival International 1969-1979: la evaluación de diez años de actividades1

Texte intégral

  • 1 Resumen por F. Morin de dos artículos en Survival International Review, vol 4 No. 1, 1979; 4-13; B (...)

1Survival International es una organización no política y no confesional, creada en Londres en 1969, para defender los derechos de los pueblos aborígenes del mundo, cuya existencia está amenazada.

Antecedentes e historia

2Como consecuencia de un artículo publicado en. el Sunday Times en febrero de 1969, denunciando la desaparición de los indígenas de la Amazonia, diferentes personas, entre ellas antropólogos, se movilizan y fundan una primera organización: la Fundación de los pueblos primitivos. Se fija como objetivo el reunir información, recabar fondos y organizar exposiciones y conferencias para divulgar esa información. En 1970 lleva a cabo una campaña para proponer a los hermanos Villas Boas como candidatos al premio Nobel de la paz. Por invitación del gobierno brasileño el presidente de esta fundación participa, en 1971, en una misión informativa de tres meses sobre los problemas no médicos de las poblaciones indígenas de ocho regiones de Brasil. Esto da lugar a la redacción de un informe que constituye el primero de una importante serie de documentos publicados por Survival International.

3A consecuencia de problemas administrativos internos, esta fundación, organizada en forma un tanto espontánea, se transforma en 1972 en una institución más estructurada y que en adelante se llamará Survival International (SI). Dotada de personal y de una estructura más sólida, a partir de esa fecha comienza a publicar un boletín de información a intervalos regulares; igualmente inicia la filmación de películas que deben servir de elementos de información (SI tiene en 1979 una colección de más de diez películas que circulan en Gran Bretana). También en esta época, uno de sus miembros permanentes, Stephen Corry, inicia la publicación del “libre rojo de los pueblos oprimidos”.

4En 1973 R. Hanbury-Tenison, uno de los principales responsables de SI, publica su libre Una cuestión de supervivencia, basado en los datos recabados durante su misión en Brasil en 1971. Después de haber visitado el archipiélago de Indonesia cultiva una serie de contactes para organizar lo que, en 1974, llegará a ser el programa de la isla de Siberut.

5Hasta ahora SI se ha dedicado sobre todo:

  • a reunir información sobre los pueblos aborígenes amenazados y difundirla a través de su boletín informativo, y a través de conferencias, exposiciones fotográficas e informes;
  • a presentar ante las instancias internacionales los casos de discriminación a las minorías étnicas.

(1) Tipo de programa: A = programa de acción; R = programa de investigación.
(2) Tipo de financiamiento: F = programa financiado por SI; (f) = programa financiado sin SI; H = programa cuyo financiamiento está en espera.
(3) Modalidades de aceptación: V = programa aceptado después de una visita al lugar de un miembro del comité ejecutivo o de alguien que trabaja en estrecha colaboración con SI; C = programa aceptado luego de encuentros e intercambio de correspondencia.
(4) Categoría a la que pertenece el programa; L = Tierra; H = Salud; Ec = Economía; Ed = Educación; P = Política; * = proyecto que no entra en ninguna de estas categorías.

6A partir de 1974 SI desarrolla programas prácticos de asistencia puntual a las minorías amenazadas: ayuda médica, alfabetización, catastros, etcétera. Es así que Stephen Corry, en esta época, pone en marcha el primer programa con los andoke de Colombia para permitirles el crear una cooperativa. Otros 21 programas, citados en el cuadro anterior, serán creados en los cuatro años siguientes. Lo más sobresaliente de 1975 es la participación del presidente y del director de SI en numerosas conferencias de las Naciones Unidas. En este mismo año se publica el documento II, “Hacia la autodeterminación de los indígenas de Colombia”. A partir de 1976 la acumulación de información permite la creación de una publicación trimestral, Survival International Review, que remplaza el boletín informativo, del cual ya habían aparecido 12 números.

7En 1977 SI presenta ante un grupo de trabajo de la subcomisión de derechos humanos de las Naciones Unidas, en Ginebra, un informe en nombre de los indígenas de la región de Cauca en Colombia. Este mismo año aparece el documento III dedicado al “Programa amuesha-Yanachaga” (Perú) redactado por R. Chase Smith, que propone la creación de un gran conjunto territorial que abarque tres zonas contiguas: un territorio tribal agrupando las tierras de las comunidades amuesha del valle de Palcazu, las reservas comunales en el interior de las cuales los miembros de cada comunidad serían los únicos en tener el derecho de cazar y de disponer de los recursos forestales, y por último un parque nacional que debería abarcar la zona de la sierra Yanachaga. También en 1977, numerosos miembros de SI participan en conferencias internacionales como el Consejo Mundial de los Pueblos Indígenas, en Suecia, y la Conferencia de los Pueblos Indígenas en las Naciones Unidas de Ginebra. Cuatro documentos importantes se publican en 1978:

  • Los indígenas de la selva en el Paraguay de Stroessner: ¿supervivencia o desaparición?, informe del Prof. R. Arenas presentado al finalizar su misión respaldada por SI.
  • Los condenados: la tragedia de los indígenas akawaio de Guayana, por G. Benner, A. Colson y Stuart Wawell. Este informe intenta mostrar los peligros del proyecto gubernamental referente a la presa del Mazaruni superior.
  • Los efectos de las epidemias entre los indígenas de América del Norte es un informe de investigaciones bibliográficas de P. Keehn para estimular otras investigaciones sobre este tema y para proponer la prevención de epidemias en otras regiones del mundo.
  • Los derechos de los aborígenes dentro del derecho internacional, de G. Bennet, asesor en derecho internacional de SI. Este libro, publicado en colaboración con el Instituto real de antropología, es el resultado de muchos años de investigaciones acerca de los derechos a los cuales pueden aspirar los aborígenes, según el derecho internacional, y sobre las posibilidades de reforzar eficazmente esos derechos dentro de los sistemas internacionales.

8Diferentes artículos publicados en la revista en 1978 merecen ser mencionados; son los que se refieren a la política indigenista de Brasil y aquellos dedicados a los aborígenes de Australia (el deterioro de sus estructuras sociales a raíz de la explotación de las minas de uranio y los problemas generados por la propiedad de la tierra). Como consecuencia de un coloquio realizado en Cambridge este mismo año, sobre la decisión del gobierno brasileño en cuanto a la emancipación de los indígenas y al proyecto de reserva yanomami, se formó un grupo brasileño de SI para ocuparse especialmente de estos problemas en colaboración con otras organizaciones como por ejemplo The International Work Group for Indigenous Affairs.

9En 1979 SI tiene diez años de actividades y este aniversario está señalado por dos importantes subvenciones de las fundaciones Rockefeller y Ford que han permitido planear el trabajo y las actividades de SI para varios años.

  • 2 La sección francesa de Survival International funciona de una manera más autónoma desde 1980 y pub (...)

10SI, desde hace varios años, tiene filiales en Alemania, Austria, Canadá, Estados Unidos, Holanda, Irlanda, Luxemburgo y Francia. La rama francesa se fundó en noviembre de 1978 en Paris. Esta no constituye una asociación autónoma, sino que solamente representa a la organización principal de Londres con miras a aumentar el número de miembros franceses, facilitar e incrementar la difusión de la información y permitir encuentros e intercambios entre personas interesadas en el problema de las minorías y cualquier forma de etnocidio.2

Programas de accion

11SI no toma la iniciativa de ningún proyecto. Es durante un trabajo de campo de uno de sus miembros o después de un intercambio de correspondencia, que se informa a la organización que se ha emprendido alguna acción en un grupo tribal específico bajo la responsabilidad de los interesados, o de un individuo o una institución ajenos al grupo étnico. En este caso, se trata generalmente de un antropólogo, algunas veces de un grupo misionero, y eventualmente de una institución gubernamental.

12Después de esta primera información, una investigación de campo hecha por un responsable de SI permitirá evaluar el grado de participación voluntaria que prestan los miembros de la tribu a la acción emprendida. Estos contactos son con frecuencia difíciles y a largo plazo pero permiten, más allá de las apariencias, descubrir las verdaderas fuerzas actuantes y la voluntad de intervenir de los interesados. Si la investigación muestra que una fracción importante del grupo étnico apoya el proyecto y que éste no pone en peligro la vida del grupo, el programa se redacta y se presenta al comité de programas de SI. Si se acepta este programa, SI lo presenta a una de las organizaciones de ayuda británicas, tales como Christian Aid, Oxfam, The Friend Service Council o a benefactores europeos, norteamericanos u otros. El presupuesto de SI no permite, en efecto, financiar esos programas. En cambio, en general, SI administra las subvenciones otorgadas por esos organismos de ayuda y sirve de agente de enlace entre los grupos étnicos interesados y los organismos financiadores.

13¿Qué ideología determina la elección de estos programas? Luchar contra las formas de opresión violenta de las que son objeto estas poblaciones, es una de las tareas de SI. Para esto, publicidad e información son medios eficaces. Si la comprobación de los hechos expuestos por la denuncia requiere una investigación larga y costosa, esta investigación puede ser objeto de un programa de SI, como por ejemplo los programas 6 y 16 (ver cuadro) que dieron lugar, respectivamente, a la publicación de los documentos VI y IV.

14Sin embargo, la mayoría de los programas se orienta hacia la acción. En efecto, uno de los objetivos de SI es la preservación de las poblaciones tribales, de sus culturas y estructuras sociales. Esto no quiere decir que haya que preservarlas del cambio y considerarlas como objeto de museo o animales de zoológico. Lo que vive cambia; sólo lo que está muerto no cambia. SI no busca ni la integración de esas poblaciones a las sociedades no tribales, ni su total aislamiento. SI ayuda a esas poblaciones tribales a proteger sus derechos. Los derechos elementales de todo grupo social: no ser engañado, robado, ni asesinado. Más allá de esta protección, también SI tiene por finalidad el ayudar a estas poblaciones a determinar por sí mismas su futuro y el de sus hijos –dicho en otra forma, garantizarles el derecho a la autodeterminación étnica. ¿Cómo puede SI cooperar, con programas de campo, al respeto de este derecho?

15Hay seis áreas prioritarias: el territorio, la salud, lo económico, la educación, lo político y la cultura. Por supuesto, el problema de la tierra es el punto central: si no hay tierra, no hay grupo étnico. La libre disposición de una base territorial suficiente es la condición previa de toda autodeterminación tribal. Ahora bien, el territorio de estas poblaciones tribales está siendo expoliado en todas partes. Donde éstas han vivido durante siglos, ahora se instalan colonos. La construcción de carreteras trae como consecuencia las enfermedades y la prostitución. La instalación de compañías mineras y otras industrias extractivas invade el territorio de esas poblaciones condenadas a huir. Para ayudar a un grupo étnico a defender su base territorial SI ha emprendido diferentes acciones tales como comprar la tierra (ver el programa 5), sostener una organización indígena que reclama la restitución de su tierra (programa 11), luchar para que el territorio tribal no sea invadido por industrias extractivas (programa 27) o inundado por la construcción de una represa (programa 6) o aun sostener la creación de zonas de amortizamiento, parques o reservas, entre las sociedades tribales y no tribales (programa 24). SI se ocupa también de hacer que se reconozca el título de propiedad de las poblaciones tribales que viven en determinado territorio. Esto genera problemas jurídicos estudiados por G. Bennet en su informe sobre Los derechos de los aborígenes dentro del derecho internacional.

16El contacto de estas poblaciones con una sociedad no tribal, a nivel de la salud, generalmente se manifiesta con la aparición de numerosas enfermedades ajenas a los grupos. Epidemias de resfriados o gripes pueden causar la muerte del 30 al 89% de este tipo de población. SI intenta intervenir vacunando (programa 2), haciendo controlar a una población por médicos extranjeros (programa 3) o formando a más largo plazo miembros del grupo tribal como “médicos descalzos” (programas 25) que pueden trabajar en cooperación con quienes practican la medicina tradicional (programas 21 y 23).

17Los primeros contactos rápidamente crean nuevas necesidades, entre estos grupos. Objetos manufacturados, herramientas de metal y vestimentas entonces se convierten en necesidades. Pero para adquirirlos, estos hombres entran en una relación de dependencia trente a extranjeros que los obligan a intercambiar sus propios productos o fuerza de trabajo por esos bienes manufacturados. Para liberar a esos grupos de esta explotación, SI ha tratado crear cooperativas tribales (programa 1) que eliminan el intermediario entre la producción del grupo y el mercado (programa 25 y 21).

18En cuanto a la educación, muy a menudo son los misioneros quienes la toman a su cargo. Estos tienden a enseñar valores occidentales y a criticar los valores tribales. Este tipo de educación forma individuos desculturados que ya no se integran en su grupo de origen y menos aún en la sociedad nacional que los margina porque son indígenas. En cambio, un sistema educativo más adaptado permitiría formar individuos que, sin perder los valores y conocimientos del grupo tribal, podrían adquirir ciertos conocimientos que facilitarían sus relaciones con la sociedad nacional. Es en este sentido que SI se dedica a formar maestros de origen indígena (programa 21).

19Generalmente excluidas del poder político, las sociedades tribales no intervienen en las decisiones que se aplican tanto a ellas mismas como a los territorios donde viven. Hoy numerosos grupos tribales se organizan en federaciones, se reúnen en congresos y consejos y dan a conocer su voluntad de actuar y sus peticiones. SI trata de ayudar a esos grupos para que formen su propia expresión política (programas 10, 11, 12, 27) y de apoyar a las organizaciones indígenas cuando expresan una real voluntad de la población y cuando son sus verdaderos representantes.

20Queda la aculturación forzada resultante de los contactos de esos grupos étnicos con agentes extranjeros. A menudo es muy difícil saber, en realidad, si esos cambios culturales se produjeron bajo una simple influencia, una verdadera fuerza de coacción, o por imposición de esquemas culturales extranjeros. Puede decirse que todos los programas de SI intentan oponerse a la aculturación forzada y buscan una alternativa al proceso de desintegración al que esta condenada la mayoría de estos grupos tribales.

21Emitir conclusiones sobre estos programas de acción emprendidos por SI es aún prematuro, ya que el primero sólo tiene cinco años de existencia. SI no pretende resolver el problema de los pueblos aborígenes, sino ayudarlos a conocer mejor sus derechos y la política del mundo moderno para que estén en condiciones de reafirmarse y defenderse en el marco de una comunidad nacional.

Notes

1 Resumen por F. Morin de dos artículos en Survival International Review, vol 4 No. 1, 1979; 4-13; B. Bentley, The story of Survival International 1969-1979; St. Corry, Survival International Projects.

2 La sección francesa de Survival International funciona de una manera más autónoma desde 1980 y publica una revista: Ethnies, droits de l’homme et peuples autochtones.

Table des illustrations

Légende (1) Tipo de programa: A = programa de acción; R = programa de investigación.(2) Tipo de financiamiento: F = programa financiado por SI; (f) = programa financiado sin SI; H = programa cuyo financiamiento está en espera.(3) Modalidades de aceptación: V = programa aceptado después de una visita al lugar de un miembro del comité ejecutivo o de alguien que trabaja en estrecha colaboración con SI; C = programa aceptado luego de encuentros e intercambio de correspondencia.(4) Categoría a la que pertenece el programa; L = Tierra; H = Salud; Ec = Economía; Ed = Educación; P = Política; * = proyecto que no entra en ninguna de estas categorías.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6426/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 217k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search