Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historiografía francesa

 | 
Hira de Gortari
, 
Guillermo Zermeño

Historia cuantitativa, historia económica e historia : algunas consideraciones sobre la historiografía francesa de hoy

Ruggiero Romano

Texte intégral

  • 1 ehess, París/El Colegio de México, México.

1Note portant l’auteur1

2Permítaseme empezar esta corta exposición expresando una duda : tengo la impresión de que, durante estos últimos años, se ha creado (¿deliberadamente ?) una gran confusión entre historia cuantitativa, historia económica e historia simple y sencilla.

  • 2 B. Lepetit, "La historia cuantitativa : dos o tres cosas que sé de ella", en A. Tortolero (comp.), (...)

3Un joven historiador francés, Bernard Lepetit, que ya ha reunido una obra importante, emitió recientemente un juicio que no tengo el menor deseo de compartir : "La historia cuantitativa ya no está de moda."2

  • 3 Tabeller over skibsfart og varetransport gennen oresund, vol. 1, Kobenhaven y Leipzig, 1906.

4Mi primera objeción es la siguiente : ¿cuándo ha estado "de moda" ? Quiero decir : ¿cuándo se han acumulado números por el simple placer de acumularlos ? Hay, por supuesto, algunos casos ; por ejemplo, el de Nina Ellingher Bang,3 que reunió, en enormes volúmenes, toda la documentación estadística sobre el estrecho de Sund sin hacer el más mínimo análisis. Dejemos de lado el hecho de que casos semejantes —rarísimos— de pura colecta de documentos se remontan a fines del siglo pasado y a principios del nuestro. Sin embargo, no puede negarse que esos esfuerzos tuvieron interés, pues hay que reconocer que la labor de Nina Ellingher Bang es tan meritoria como la de todos los grandes eruditos que, a partir de los siglos xvii y xviii, publicaron documentos diplomáticos, religiosos o genealógicos.

5Dicho esto, ¿podemos honradamente decir que, por ejemplo, las colecciones de la gloriosa VI sección de la École Pratique des Hautes Études que, entre 1950 y 1970, publicaron las obras de Huguette y Pierre Chaunu, de Franck C. Spooner y de tantos otros, correspondían sólo a una "moda" ? No lo creo, y querría explicarlo brevemente.

  • 4 L'économie mondiale et les frappes monétaires en France, 1493-1680, Paris, 1956.
  • 5 Utilizo esta palabra a sabiendas de que está de moda la tendencia a "desconstruir" la historia para (...)

6El libro de F.C. Spooner4 presentaba un imponente cúmulo de datos sobre las acuñaciones monetarias en Francia. Pero, que yo sepa, la publicación de esa masa de documentos fue simplemente la base que luego se utilizó para un estudio sucesivo de la circulación de los metales preciosos en Francia, en Europa y en el mundo. Es decir que la historia cuantitativa, la historia serial, no era más que el preámbulo para el estudio de un problema, de un problema de grandes proporciones que, contrariamente a lo que podría creerse, no correspondía a una moda. Muy al contrario : al principio, encontramos la obra de Nicolas Oresme, y luego la de Bodino, Malestroit, Hume, Smith, Humboldt... Volver a los grandes problemas que nos dejaron los "clásicos" no me parece que corresponda a una "moda" ; es, al contrario, una manera muy correcta de construir5 un "objeto" de investigación de manera consciente. Una sana costumbre que desgraciadamente se ha perdido un poco en estos últimos tiempos.

7En cuanto a la obra de los Chaunu : es cierto que los primeros ocho tomos de Huguette y Pierre Chaunu pueden parecer un perfecto ejemplo de historia cuantitativa pura, muy parecida a los libros de Nina Ellingher Bang. Pero no hay que olvidar que a esos tomos de historia serial les siguen otros tres de análisis, firmados sólo por Pierre Chaunu. También en este caso la historia serial no es un fin en sí ; se presenta por el contrario como el preámbulo del estudio de por lo menos dos problemas muy vastos : el del comercio intercontinental y el de los ciclos. ¿Debo recordar que esos problemas tampoco corresponden a una "moda" puesto que desde el siglo xviii por lo menos (para el comercio) y el XIX (para los ciclos) muchos estudiosos se han interesado por estos problemas ? ¿Y qué estudiosos ? : una vez más Adam Smith, David Hume y luego Tomás de Mercado, Capmany, y la lista podría continuar ; en cuanto a los ciclos —dejando de lado las siete vacas gordas y las siete vacas flacas de la tradición bíblica, indiscutiblemente el primer ciclo histórico del que se tiene noticia—, ¿podría yo adelantar tan sólo los nombres de Juglar, Kondratieff, Kuznets ? ¿O es que tratar de responder a toda una serie de preguntas planteadas por personajes de esta talla se debe sólo a una "moda" ?

8En fin, ¿cómo olvidar que, a veces, las luces que la historia serial aporta han contribuido finalmente a un avance de las ideas ? Por ejemplo, fue la historia primero serial y luego económica de Earl J. Hamilton la que le aportó a Lord Keynes un importante estímulo para la elaboración de su teoría cuantitativa de la moneda.

  • 6 Así, por ejemplo, el 9 de diciembre de 1993, durante un encuentro conmemorativo del llorado Witold (...)

9En suma, me parece que casi nunca ha habido una historia cuantitativa (o serial) que no haya desembocado en una historia económica. Ahora bien, ésta —aunque le disguste a algunos— siempre ha tenido detrás de ella un patrimonio de ideas sobre el cual sus detractores6 deberían reflexionar. O, si no, que se diga abiertamente que lo que quiere ponerse en tela de juicio no es la historia cuantitativa sino la historia económica. Y si ése es el proyecto, digamos que es peligroso, pues la historia económica, incluso en sus azares, contradicciones y fracasos sucesivos, ha sido y sigue siendo un extraordinario tema de reflexión para cada época en disputa con sus propios problemas : Fogel, el padre de la New Economic History y de quien algunas mentes "brillantes" se burlaron hace algunos años, acaba de recibir el Premio Nobel de economía. Aún más asombrosas son las preguntas que se hacen actualmente, en ambos lados del Atlántico, ciertos economistas desconcertados por la impotencia de muchas teorías económicas modernas para explicar la crisis mundial. ¿Habría, tal vez, que tomar más en serio esos modelos cíclicos que se han considerado siempre ajenos a la lógica del cálculo económico, como la obra un poco descabellada de algunos historiadores preocupados por las curvas de sus premios ?

10Quiero agregar, sin embargo, que la historia económica no desemboca sólo en la economía ; que forzosamente abre hacia todas las ramas de la historia. Precisamente de este punto quiero hablarles.

11Uno de los rasgos esenciales de la historiografía francesa —sobre todo (mas no exclusivamente) en el nivel de sus figuras mayores— es, a mi parecer, su gran amplitud de visiones. Lucien Febvre, por ejemplo, da prueba de una curiosidad universal que va de la geografía histórica a la historia religiosa, de la historia económica a la historia administrativa, de la historia de la sensibilidad individual a la de las mentalidades colectivas. Marc Bloch está totalmente a gusto ocupándose de los "aspectos originales de la agricultura francesa" (Caractères originaux de l'agriculture française) o de los "reyes taumaturgos" (Les rois thaumaturges). Henri Pirenne —y espero que nuestros amigos belgas no se enfaden conmigo si lo pongo al lado de Febvre y de Bloch— no ha sido sólo un gran historiador de la economía sino también de la cultura y de la política. Asimismo, me parece imposible reducir la obra de Fernand Braudel exclusivamente a la historia económica, cuando sus páginas sobre el barroco o sobre la civilización italiana de los siglos xvi y xvii, o sobre la literatura suramericana siguen siendo inigualables.

12Ahora bien, esta tradición no se ha perdido. Es verdad que los defensores de la nouvelle histoire se han alejado de ella, pero no constituyen más que una minoría (aunque ruidosa) y, a mi parecer, no están llevados más que por una moda (esta vez la palabra se impone). Pero si se examina la parte más viva de la historiografía francesa actual, se da uno cuenta de que la vieja tradición de observar un objeto histórico desde varios ángulos sigue viva. Recurriré sólo a algunos autores que abarcan con sus investigaciones sectores bastante diferentes : Dagron, Toubert, Lombard...

  • 7 Paris, 1971.

13Toubert, reconocido unánimemente como el mejor medievalista francés contemporáneo, es autor de Le Latium médiéval7 No soy sin duda el único en decir que se trata de una obra admirable. Admirable exactamente porque en ella el análisis económico se entrelaza con el análisis cultural y con el análisis político. Nos encontramos frente a una verdadera síntesis (en sentido literal) en la que todo sirve de apoyo a todo y en la que hay una verdadera imbricación de elementos.

  • 8 Naissance d'une capitale -Constantinople et ses institutions de 330 à 451, Paris, 1974.

14Me es difícil encontrar palabras para hablar de Dagron. Su libro sobre Constantinopla8 constituye, a mi ver (y no sólo al mío), un verdadero modelo de historia de una ciudad en todas sus dimensiones : económicas, sociales, culturales, políticas, arquitectónicas. Una vez más nos encontramos an te una obra de una complejidad extraordinaria, misma que desaparece gracias a la fuerza de una exposición clara y segura.

  • 9 Le carrefour javanais -Essai d'histoire globale, 3 vols., París, 1990
  • 10 Así, por ejemplo, véase el magnífico artículo de P. Toubert "Les statuts communaux et l'histoire de (...)

15Finalmente está Denis Lombard. Su reciente libro9 sobre la encrucijada javanesa constituye un modelo de historia global en la que —por un juego de vaivén cronológico de larga duración— se nos muestra la cultura, la política, la economía, las estructuras sociales del ámbito (en el sentido fuerte) javanés en su muy compleja articulación. Tres libros a los que hay que agregar toda una obra hecha de artículos, de "pequeñas" investigaciones, de reportes, todos admirables por su erudición y su inteligencia.10

16Puede encontrarse que mi entusiasmo es excesivo, pero no es así. El hecho es que siempre he tenido la costumbre de juzgar los libros no por el eco que suscitan en los medios de comunicación, sino por su alcance intrínseco. Y este alcance lo evalúo de la siguiente manera : a un joven argentino que prepara su tesis de doctorado sobre Buenos Aires en el siglo xvii, ¿vale la pena aconsejarle que lea el libro de Dagron ? Creo que sí, de la misma manera en que he recomendado los trabajos de Finley sobre la esclavitud en el mundo clásico o La Méditerranée de Fernand Braudel a unos suramericanos, o el libro de Toubert a unos jóvenes griegos que preparaban su doctorado sobre la población del norte de Grecia en la Edad Media. Y esto no para ofrecerles un "modelo" que copiar, sino una fuente de meditación sobre el modelo local que debían construir. Naturalmente, hay una correspondencia : así, propongo la lectura de los trabajos de Luis Gonzalez y Gonzalez sobre la microhistoria a jóvenes europeos que se interesan en problemas semejantes o aconsejo el estudio de la obra maestra, desconocida en Europa, que es la Radiografía de la pampa de Martínez Estrada a todos los que se interesan en el estudio de las grandes extensiones semivacías. En suma, quiero decir que un gran libro es, para mí, aquel que enseña cosas, muchas cosas, incluso a la persona que no tiene un interés inmediato en el tema del libro en cuestión. Un libro es verdaderamente grande no sólo por las respuestas que aporta al especialista del tema que trata, sino por todo lo que es capaz de sugerir a los no especialistas. Y, en este sentido, creo que no hay una historiografía más rica que la francesa.

  • 11 A propósito de esta limitación cronológica, me permito remitir a R. Romano, "Les Annales, hier et a (...)
  • 12 A propósito de esto, referiré la frase que me dijo un día Lucien Febvre : "En un siglo hay tres o c (...)

17Tratemos de entenderlo. Aunque la historiografía francesa del siglo xx presenta un rico y variado panorama, yo me limitaré a examinar solamente cuatro nombres : Marc Bloch, Lucien Febvre, Fernand Braudel y Alphonse Dupront ; y una gran revista : los Annales (naturalmente, los Annales entre 1929 y 1971).11 Es poco y es muchísimo, pues creo que hay pocas historiografías en el mundo que puedan tener una riqueza tal. Sobre todo porque estos historiadores no han sido como icebergs aislados que emergían en un mar totalmente vacío. Si bien los nombres que he dado han sido los de los "grandes maestros", hay también un montón de "pequeños maestros" (empleo estos términos en el sentido de la historia del arte),12 que van de Simiand a Hauser, de Labrousse a Batallón y a Renaudet. Por supuesto, esta lista no es exhaustiva. De la misma manera, al lado de los Annales hay un cúmulo de revistas : desde la Revue de Synthèse hasta todas las revistas llamadas "locales" pero que eran (y algunas aún lo son) de gran calidad : de los Annales de Bourgogne a los Annales du Midi, pasando por los Annales du Nord, y muchas más.

18Examinemos un momento este conjunto. De los cuatro nombres que mencionados, dos, Marc Bloch y Fernand Braudel, siempre se han declarado abiertamente partidarios de la historia económica ; Lucien Febvre siempre ha confesado un marcado interés por ésta ; finalmente, Alphonse Dupront ha sido totalmente ajeno a ella. Así pues, no ha habido ninguna preeminencia de la historia económica sino simplemente una cohabitación muy correcta. Y es absolutamente normal que así fuera. Los cuatro hombres tenían un profundo sentido de la apertura hacia otras disciplinas : la geografía (Marc Bloch, Lucien Febvre, Fernand Braudel), la antropología (Alphonse Dupront), la sociología (Braudel y Dupront), la psicología (Lucien Febvre y también Alphonse Dupront). Y cuando digo "apertura hacia otras disciplinas" no hablo de esos vagos mensajes, esos llamados a la interdisciplinariedad, que lo único que parecen formar es un pastelote de merengue. No hay más que ver el gran libro de Alphonse Dupront Le sacré para tener un ejemplo concreto y verdadero de cómo debe realizarse una investigación en la que confluyan historia, sociología y antropología. O el no menos gran libro de Lucien Febvre La terre et les hommes, modelo de una gran investigación montada entre historia y geografía. O tomemos Les caractères originaux de l'agriculture française de Marc Bloch (sin duda su mejor libro) y comprenderemos que la integración de geografía, economía, historia e historia de las técnicas es una empresa muy ardua mas no imposible. Finalmente, sin hablar de la admirable interpenetración de la historia y de la geografía en la primera parte de La Méditerranée de Fernand Braudel, ¿cómo olvidar su genial artículo sobre La longue durée, en el que confluyen antropología y sociología, historia económica e historia de la literatura y del arte, sociología y economía ? De ninguna manera es fruto de la casualidad el que este corto artículo haya constituido y constituya todavía una fuente de reflexión para antropólogos, geógrafos, sociólogos, historiadores y economistas. Además, todos estos hombres siempre estuvieron dispuestos a reconocer, entre ellos, sus distintos talentos, cualquiera que fuera su campo. Su tolerancia era natural puesto que creían en una historia global. Cuando Alphonse Dupront fue a hablar con Fernand Braudel de su proyecto de investigación sobre la cruzada, Braudel, "el economista", se entusiasmó y lo alentó enérgicamente.

19¿Qué queda de ese gran capital ? No hay que fiarse de la apariencias. En los medios de comunicación existe indiscutiblemente cierto reflujo. Pero tampoco hay que exagerar. ¿Cómo podríamos explicar si no el que haya un resurgimiento de Alphonse Dupront, cuyas obras inéditas y ensayos perdidos en revistas semiclandestinas empiezan a publicarse, o el que se publiquen en libros de bolsillo las voluminosas obras de Fernand Braudel, o que se traduzca a este autor en el extranjero como nunca antes : La Méditerranée se ha publicado—después de las primeras traducciones al italiano y al espanol, en 1953— en polaco y en inglés (1976), en griego (1991), en holandés y en alemán (1992), en turco (1989) y en chino (1994). Y podría hacer un reporte semejante de los Écrits d'histoire o de Civilisation matérielle et capitalisme. En suma, si bien hay cierto olvido propagandístico, éste se refiere sólo a una parte limitada y bastante espumosa de los mismos famosos medios de comunicación (televisión y semanarios que pretenden ser siempre "novedosos", en su incapacidad de producir algo verdaderamente nuevo). En cuanto al resto, es decir, en lo que se refiere a la respublica litterarum y su instrumento privilegiado de difusión, el libro, no hay ningún olvido.

20De todos modos, empero, es legítimo preguntarse hasta qué punto está todavía viva cuando menos una parte, de esta gran tradición. Sería muy fácil traer a colación los nombres de Pierre Jeannin, Pierre Chaunu, Luigi Aurigemma, Jean Delumeau, Louis Bergeron y tantos otros, de Francia y de otros países, pero creo que hay por lo menos dos razones para no incluirlos en nuestra discusión actual :

211] Primero, seguir en poco tiempo un conjunto demasiado grande de nombres puede crear confusión.

222] Se trata de personas que han estado directamente ligadas a Braudel o Dupront y entonces podría reprochárseme el haber escogido un camino fácil.

23Me parece pues más idóneo volver a uno de los nombres (Denis Lombard) que he citado anteriormente e introducir otro (Michel Morineau) ; los dos, en mi opinion, un magnífico ejemplo de la trasmisión de la herencia de la gran tradición de la que he hablado antes. Pero tengo que precisar inmediatamente el sentido de la palabra herencia. Como decía Goethe : "una herencia no te pertenecerá nunca mientras no la hayas hecho tuya" (cito de memoria). Quiero decir que se trata —en el caso de los nombres que indico— de una forma activa de heredar ; de recuperar una lección, no para repetirla de manera pasiva, sino para inyectarle sangre nueva ; de establecer un cambio (y subrayo la palabra) en la continuidad ; en resumidas cuentas, respetar a los Maestros del pasado pero sin transformarse en alumnos pasivos (a quienes me gusta llamar portalibros).

24Denis Lombard, desde el subtítulo de su libro, se declara en pro de una "historia global". ¿Que significa este término, de evidente influencia braudeliana ? Denis Lombard seguramente conoció a Fernand Braudel (tanto por el camino directo como por el indirecto que fue su padre, el añorado Maurice Lombard, maravilloso medievalista y gran amigo de Braudel) y leyó sus obras más importantes (La Méditerranée y Le capitalisme), que por cuanto aparecen en la bibliografía de su libro : pero es difícil afirmar que sea "alumno" de Braudel : basta con pensar que el espacio que constituye el terreno de investigación de Denis Lombard no fue nunca terreno de trabajo de Braudel... En resumen, si se quiere evitar toda referencia personal puede decirse que Denis Lombard es un maravillosos heredero de los Annales, de los gloriosos años 1929-1971, cosa que se deduce al ver cómo supo penetrar en la complejidad de la "globalidad", de la "totalidad", histórica. Comprendió bien el sentido de "globalidad", de "totalidad", y puede decirse que incluso fue más allá en este terreno que el mismo Braudel.

25Sobre la "globalidad" preconizada por los Annales (naturalmente los "viejos" Annales puesto que los "nuevos" la niegan) se ha acumulado un montón de equívocos, siendo el más banal el de creer que para estudiar un problema histórico cualquiera hay que adentrarse en la historia universal... Naturalmente, no es verdad... La exigencia que Braudel había manifestado era más sencilla y más complicada : se trataba, según su modo de pensar, de observar un fenómeno histórico a partir de una multiplicidad de puntos de vista y de campos disciplinarios. Denis Lombard retomó esta exigencia y le dio cuerpo de manera extraordinaria. Así fue como lingüística y arqueología, geografia y sociologia, historia del presente e historia muy antigua entran en juego. Pues Denis Lombard no se contenta con practicar una historia global sino que la considéra a largo, a muy largo término. No sabría resumir mejor la admiración que tengo por este libro más que diciendo que, después de su lectura, pensé en el título de la reseña que Lucien Febvre hizo de La Méditerranée de Fernand Braudel : "Un libro que crece"... Es prueba de la persistencia "activa" de una gran tradición historiográfica, de Bloch a Febvre y a Braudel. Y agregaré aquí el nombre de Maurice Lombard, desaparecido demasiado pronto para haber podido manifestarse en su dimensión real de gran maestro.

  • 13 Incroyables gazettes et fabuleux métaux, París/Cambridge, Mass., 1985.
  • 14 American Treasure and the Price Révolution in Spain, 1501-1650, Cambridge, Mass., 1934.
  • 15 Al respecto, me permito remitir a R. Romano, Conjonctures opposées. La "crise" du xviie siècle en E (...)

26El libro de Michel Morineau13 entra, si se quiere, en un horizonte más clásico de historia económica. Pero no hay que tomar este adjetivo "clásico" en un sentido limitativo pues, en realidad, se trata de uno de los libros más revolucionarios de la segunda mitad del siglo xx. ¿De qué trata ? Ya he hecho alusión al libro de Earl J. Hamilton14 en el que el gran historiador norteamericano dio una serie de cifras relativas a las cantidades de metales preciosos llegados a España entre 1500 y 1650. La curva que trazó era una campana de Gauss perfecta : un ascenso continuo hasta fines del siglo xvi y después la caída. Sobre la gráfica de Hamilton se construyeron una infinidad de teorías más o menos válidas. Sin embargo, Michel Morineau demostró que la curva de Hamilton era incorrecto para el periodo posterior a 160015 y que, en realidad, las llegadas de oro y (sobre todo) de plata continuaron incrementadas durante todo el siglo xvii.

  • 16 Quiero aquí rendir homenaje a la gran honradez intelectual de F. Braudel que apadrinó vigorosamente (...)

27Nótese que esto no constituye un detalle que sólo pueda interesar a algunos especialistas, en una disputa por algunos quintales de más o de menos de plata ;16 el problema, en realidad, es de envergadura pues a fin de cuentas lo que está en juego, entre otras cosas, es la teoría cuantitativa de la moneda, es decir, uno de los puntos determinantes de la economía, por lo menos de cierta economía.

28Este problema de los metales preciosos americanos ha llamado la atención desde el siglo xvi, pues —contrariamente a lo que algunos piensan— se trata de un problema verdaderamente fundamental, no sólo de la investigación histórica sino de la economía monetaria, es decir, de algo que rige nuestra vida social de todos los días. Ahora bien, el libro de Michel Morineau aporta un sinnúmero de elementos que permiten reexaminar este problema, verlo desde nuevos ángulos, tratar de llegar a conclusiones diferentes de las que nos legó una tradición más que respetable pero indiscutiblemente anticuada.

29Como habrá notado el lector, no he citado nombres de americanistas y confieso que no se trata de una casualidad. Me habría sido fácil citar los nombres de Rivet, Soustelle —para el pasado— o de Wachtel, Guerra o Mauro —para el presente—, pero esto nos habría llevado a un campo especializado (aunque confieso que nunca he comprendido la diferencia que hay entre un historiador y un americanista, o un sinólogo, o un arabista ; estos últimos son primero historiadores : buenos o malos, pero ésa es otra historia) y esto quizás habría hecho mi discurso más complicado y por lo mismo más frágil.

  • 17 Le retour des ancêtres. Les indiens Urus de Bolivie, xve-xve siècle - Essai d'histoire régressive, (...)

30A pesar de esto, hablaré brevemente del reciente libro de Nathan Wachtel17 que, a mi modo de ver, constituye no sólo una de las más bellas contribuciones de la historiografía francesa a los estudios americanistas sino también un bello ejemplo de cómo puede recuperarse una herencia enriqueciéndola.

  • 18 Pero hay que precisar que la etnohistoria de Nathan Wachtel tampoco tiene nada que ver con la moda (...)
  • 19 El comentario, muy fino, es de B. Lepetit, en una comunicación presentada durante un encuentro de e (...)

31A primera vista, es difícil relacionar a Nathan Wachtel con la tradición de los Annales del pasado, ya que éste declara abiertamente que se ocupa de etnohistoria : aunque, si bien hubo interés —sobre todo por parte de F. Braudel— en las relaciones entre antropología e historia, hay que reconocer que la etnohistoria de Nathan Wachtel tiene poco que ver con las preocupaciones braudelianas.18 Dicho esto, hay que reconocer que el libro de Nathan Wachtel representa una muy bella (y concreta) aplicación de la "larga duración" braudeliana.19

32Quiero subrayar que no se trata de establecer filiaciones directas : lo he dicho y lo repito, no me gustan los buenos alumnos. Pero me parece importante subrayar cómo persisten —desarrolladas, mejoradas, enriquecidas, las ideas maestras de toda una cierta tradición historiográfica francesa. He tratado de mostrarlo en el marco del filón de los Annales desde Bloch a Braudel, pasando por Febvre. La demostración es cierto, habría podido ser más amplia : espero que el lector sepa perdonar el haberme limitado a un espacio cultural que, a mi modo de ver, tiene una importancia particular.

33Reconozco que también sería posible reprocharme el haberme limitado demasiado en la historia económica. Lo reconozco y diré que la deformación profesional existe y que constituye, en cierto modo, un derecho. Pero sería demasiado fácil contentarse con lo que puede considerarse, con sobrada razón, una ocurrencia. Me permitiré, pues, hacer un discurso un poco más largo, en el cual espero no introducir esa famosa deformación profesional.

  • 20 Como decía Edmond Faral en 1942 : "Es el miedo a la gran historia lo que ha matado a la gran histor (...)

34Creo en la gran historia pues estoy convencido de que sin ella, sencillamente, no hay historia.20 Ahora bien, me parece —y para mí esto constituye una verdad muy difícilmente discutible— que a través de la historia económica es como puede llegarse a la gran historia, a la historia total, a las síntesis históricas. Preciso, una vez más, que al decir historia total, gran historia o síntesis no hablo de historias universales sino de obras con una respiración amplia, con un aliento profundo. Y lo que pienso es que son los historiadores de la economía los que son capaces de ir más allá de la simple historia de su especialización. Parecería que —al menos durante el siglo xx— son los historiadores centrados en las preocupaciones económicas los que han sido más capaces que otros de ocupar con cierto éxito otros espacios. Es el Pirenne de la historia económica el que ha sido capaz, después, de regalarnos grandes páginas sobre la cultura de Flandes ; es el Marc Bloch de la historia económica el que pasa a los reyes taumaturgos (y no a la inversa) ; es el Braudel de la historia económica el que ha trazado el gran fresco de la historia de la civilización italiana de los siglos xv a xvii. Pero tranquilícese el lector : de lo que acabo de decir no pretendo sacar ningún argumento en pro de la preeminencia de la historia económica, pues sé muy bien que hay casos opuestos (¿cómo olvidar, por ejemplo, a Federico Chabod ?). Pero me parece que de todas maneras es difícil negar lo que acabo de decir. ¿A qué puede atribuirse esta "fuerza" de la historia económica ? No creo que el mérito le sea propio, y pienso que hay que buscar la causa en el hecho de que durante el siglo xx la economía ha ido condicionando cada vez más todos los aspectos de la vida : la política (o lo político como se dice hoy pensando que se está haciendo algo "novedoso", aunque la expresión es vieja...),en nuestros días, está compuesto, en una proporción antes inimaginable, exactamente de economía.

35El lector puede tomar estas reflexiones como le plazca. De cualquier modo, puede concluirse que, tanto en los campos de mucha especialización como en los de la reflexión historiográfica más amplia, la historiografía francesa —fuera de las modas contingentes— sigue siendo ejemplar.

Notes

2 B. Lepetit, "La historia cuantitativa : dos o tres cosas que sé de ella", en A. Tortolero (comp.), Estudios históricos, vol. I, 1993, p. 15.

3 Tabeller over skibsfart og varetransport gennen oresund, vol. 1, Kobenhaven y Leipzig, 1906.

4 L'économie mondiale et les frappes monétaires en France, 1493-1680, Paris, 1956.

5 Utilizo esta palabra a sabiendas de que está de moda la tendencia a "desconstruir" la historia para reducirla a literatura : idea de ciertos escritores fracasados que tratan de justificar así el hecho de ocupar abusivamente "puestos" de historiadores.

6 Así, por ejemplo, el 9 de diciembre de 1993, durante un encuentro conmemorativo del llorado Witold Kula, un historiador conocido tuvo el descaro de declarar que la historia económica entró en crisis en Francia a partir de los años sesenta porque "ya no tenía ideas". Este historiador debería observar la miseria conceptual de la nouvelle histoire en la que chapotea desde hace unos veinte años.

7 Paris, 1971.

8 Naissance d'une capitale -Constantinople et ses institutions de 330 à 451, Paris, 1974.

9 Le carrefour javanais -Essai d'histoire globale, 3 vols., París, 1990

10 Así, por ejemplo, véase el magnífico artículo de P. Toubert "Les statuts communaux et l'histoire des campagnes lombardes au xive siècle", en Mélanges d'archéologie et d'histoire, publicada por la École Française de Rome, 1960, pp. 397-508 ; G. Dagron, Constantinople imaginaire -Études sur le recueil des "Patria", París, 1984.

11 A propósito de esta limitación cronológica, me permito remitir a R. Romano, "Les Annales, hier et aujourd'hui", en Revue Européene des Sciences Sociales, xxi, 1993, núm. 96, pp. 271-275 (trad. española en A. Tortolero, op. cit., pp. 31-37).

12 A propósito de esto, referiré la frase que me dijo un día Lucien Febvre : "En un siglo hay tres o cuatro grandes maestros que tienen una idea en su vida ; hay pequeños maestros que tienen tres o cuatro ideas en el transcurso de su existencia ; finalmente, hay cretinos que tienen una idea cada día."

13 Incroyables gazettes et fabuleux métaux, París/Cambridge, Mass., 1985.

14 American Treasure and the Price Révolution in Spain, 1501-1650, Cambridge, Mass., 1934.

15 Al respecto, me permito remitir a R. Romano, Conjonctures opposées. La "crise" du xviie siècle en Europe et en Amérique Ibérique, Ginebra, 1992, pp. 110-116.

16 Quiero aquí rendir homenaje a la gran honradez intelectual de F. Braudel que apadrinó vigorosamente la publicación del libro de M. Morineau aunque pusiera en entredicho ciertas de las conclusiones a las que había llegado en La Méditerranée.

17 Le retour des ancêtres. Les indiens Urus de Bolivie, xve-xve siècle - Essai d'histoire régressive, Paris, 1990.

18 Pero hay que precisar que la etnohistoria de Nathan Wachtel tampoco tiene nada que ver con la moda de la etnohistoria (ésta sí una moda) de la que rebosan los Annales de las dos últimas décadas : como prueba obsérvese que N. Wachtel, para distanciarse de ellos, emplea la expresión "historia regresiva" en el subtítulo de su libro

19 El comentario, muy fino, es de B. Lepetit, en una comunicación presentada durante un encuentro de estudios braudelianos en París, el 20 de enero de de 1994.

20 Como decía Edmond Faral en 1942 : "Es el miedo a la gran historia lo que ha matado a la gran historia", citado por F. Braudel, La Méditerranée et le monde méditerranéen à l'époque de Philippe II, Paris, 1949, p. xiv.

Notes de fin

1 ehess, París/El Colegio de México, México.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr