Version classiqueVersion mobile

Indianidad, etnocidio e indigenismo en América latina

 | 
Instituto Indigenista Interamericano
, 
Centre d’Études Mexicaines et Centraméricaines

Primera Parte. Las políticas indigenistas

Revisionismo historico y derecho colonial en el siglo XVI: el tema de la tiranía de los incas

Pierre Duviols

Texte intégral

1¿Cabe separar el estudio de los debates jurídicos sobre la legitimidad de las conquistas hispânicas –la de Perú en este caso– del de la historiografía, en su sentido más general, que nos informa sobre esta conquista? ¿No es esta información también una deformación, en la medida en que las posiciones políticas la modifican y la moldean al mismo tiempo que se va elaborando?

2Sucede que gran parte de la historiografía de la Conquista la debemos a los mismos que condujeron la empresa y a otros (historiadores, juristas, teólogos) que en gran parte abrazaron la causa de los conquistadores. Son los partidarios de la historia oficial, los propagandistas del mito de la conquista caballeresca y benéfica. Por comodidad y para mayor facilidad se les llama frecuentemente “colonialistas”, en oposición a los “indigenistas”, quienes, imbuidos del espíritu evangélico y liberalismo político, próximos a los planteamientos lascasianos, defendían los derechos de los indígenas y de sus príncipes. Estos dos partidos se enfrentaron esencialrnente para saber a quien incumbía legalmente el gobiemo y la propiedad del antiguo Tawantinsuyú. Ahora bien, nosotros observamos que el argumento principal de los “colonialistas” y también de los “indigenistas” se apoya en el concepto de tiranía. Los “colonialistas” se esmeraron en demostrar que el soberano indígena (Atahuallpa) con el que chocaron los conquistadores, era un tirano, lo cual, según las normas de la época, justificaba la conquista y hacía de ella una liberación. Los “indigenistas”, por el contrario, afirmaron que este soberano era una víctima y que quienes se comportaron como tiranos fueron los conquistadores. Quisiéramos estudiar aquí los usos de este concepto de tiranía, mediante un muestreo de textos –en especial “colonialistas”– redactados entre 1532 y 1572, período marcado por los dramas que conocemos: la captura (16 de noviembre de 1532) y la ejecución (26 de julio de 1533) del Inca Atahuallpa; la captura y la ejecución (24 de septembre de 1572) del Inca Tupac Amaru.

3Ante todo, aclararemos que el concepto de tiranía está condicionado por otro del cual es el opuesto y el negativo, que es el de soberanía –o señorío– “natural”. Sucede que las normas de la soberanía natural, que por sí solas garantizan la legitimidad de un señor o de un rey, están constantemente sobreentendidas en la literatura histórico-política que estudiamos y en la que se emplea frecuentemente el término “señor natural”. Es por eso que de este término daremos una muy breve definición.

El señor natural y el tirano

4Se trata de conceptos heredados de Aristóteles y retomados por teólogos políticos taies como Juan de Salisbury (Policraticus, 1159) y sobre todo santo Tomás (Suma, De regno), pero que también proceden del derecho feudal y del derecho real visigodo (cfr. Fuero Juzgo). El señor natural, ya sea rey, duque, conde, etcétera, es elquerespeta lo que santo Tomás llamaba la ley natural –es decir la razón, la justicia, el orden, el bien común– y como jefe toma las medidas necesarias en beneficio de sus súbditos. Su poder se basa tanto en la elección (derecho visigodo) –que no excluye el sistema hereditario– como en el contrato (contratus subjectionis), que lo compromete mediante el juramento a la comunidad El señor natural debe cumplir especialmente con las siguientes condiciones:

  • descender de un noble linaje cuyo fundador, por lo menos, haya sido elegido por la comunidad;
  • ser aceptado por todos como señor, por sus súbditos, sus vasallos, su soberano;
  • respetar los tratados, y no declarar la guerra sino conforme a las exigencias de la razón y de la justicia y en interés de sus súbditos;
  • defender las buenas costumbres y la fe católica.

5Lo contrario del señor natural es, pues, el tirano, que ejerce su poder sobre una comunidad, infringiendo una o varias de las reglas mencionadas:

  • el tirano no ha sido electo, no ha heredado su poder; se ha apoderado de él por la violencia o la astucia, contra la voluntad de la comunidad: es un usurpador;
  • para conservar el poder somete a sus súbditos por medio de procedimientos injustos y crueles: es un opresor;
  • no respeta los tratados, ni los compromisos: es un traidor;
  • puede rebelarse contra su soberano: es un rebelde;
  • acta injustamente a otras comunidades o pueblos, conduce sus conquistas por la fuerza y la violencia: es un agresor, etcétera.

6Para numerosos autores, desde Salisbury a Mariana, las injusticias del tirano justifican el tiranicidio. También, un señor natural que viola el código moral y político señalado se convierte en tirano.

7Estas nociones, en el derecho internacional, conducían evidentemente a una definición de las relaciones entre príncipes cristianos y príncipes paganos. Los teólogos políticos de la Edad Media habían examinado ampliamente este tema. Por lo tanto, se remonta a santo Tomás la idea defendida por Las Casas según la cual los príncipes peruanos que no tuvieron ningún contacte con los cristianos y no los ofendieran podían gobernar su Estado y poseer sus bienes con toda legitimidad siempre y cuando fueran señores naturales.

Los conquistadores son tiranos y Atahuallpa su victima

8La captura y la ejecución de Atahuallpa tuvieron lugar en momentos en que, en la Península, desde hacía largo tiempo se debatía acerca de las condiciones de la “guerra justa” hecha a los indígenas y de los abusos de los conquistadores y colonos. El jefe de la expedición a Perú, Francisco Pizarro, había recibido de la Corona firmes y humanitarias recomendaciones en cuanto a la manera de tratar a los indígenas. Cuando el encuentro de Cajamarca y su desenlace se conocieron en España, fue sobre todo el fabuloso rescate de Atahuallpa, la distribución del botín de oro y de plata, así como las perspectivas de enriquecimiento rápido lo que causó honda impresión en los espíritus. Pero el partido de los evangelistas o “indigenistas” que velaba por los derechos de los indígenas y que inquietaba la conciencia del rey reaccionó vigorosamente ante las noticias recién llegadas de Perú. Pru eba de ello fue la indignación del famoso dominico Francisco de Vitoria, provocada por estas noticias, aun cuando todavía ignoraba el asesinato oficializado de Atahuallpa (puesto que los conquistadores que le informaron habían salido de Perú inmediatamente después del reparte del botín, pero antes de la ejecución del soberano). Para Victoria, no existe ninguna duda de que sus compatriotas se condujeron en Perú como agresores, opresores y saqueadores, es decir como tiranos. El dominico encuentra aún un agravante más para el escándalo, en lo que él considera un hecho, que es que Atahuallpa (“Tabalipa”) ya se había convertido en vasallo de Carlos V. El sin duda fundamenta esta certeza en el donativo papal y quizá también en la fe de testimonios que afirman que la orden del “requerimiento” había sido debidamente hecha al Inca y que él había aceptado sus condiciones:

Primum omnium, yo no entiendo la justicia de aquella guerra Nec dispu to si el Emperador puede conquistar las Indias, quae presuppono que lo puede hacer estrictísimamente. Pero, a lo que yo he entendido de los mismos que estuvieron en la próxima batalla con Tabalipa, nunca Tabalipa ni los suyos habían hecho ningún agravio a los cristianos, ni cosa por donde los debiesen hacer guerra.. Yo doy todas las batallas y conquistas por buenas y santas. Pero hase de considerar que esta guerra ex confessione de los peruleros, no es contra extraños sino contra verdaderos vasallos del Emperador, como si fuesen naturales de Sevilla, et proeterea ignorantes revera justitiam belli; sino que verdaderamente piensan que los españoles los tiranizan y les hacen guerra injustamente [...] Que la guerra máxime con los vasallos, hase de tomar y proseguir por bien de los vasallos y no del príncipe [...]. Ni sé por donde pueden robar y despojar a los tristes de los vencidos de cuanto tienen y no tienen [...] si [los indios] son hombres y prójimos, vasallos del Emperador, non video quomodo excusar a estos conquistadores de última impiedad y tiranía... (carta a Miguel de Arcos, el 8 de noviembre de 1534).

9La posición de Las Casas, expresada después de la ejecución, era todavía más defïnida: Atahuallpa era un señor natural, injustamente despojado y ejecutado por agresores que merecen a justo título el epíteto de tiranos:

Sabe vuestra merced que se dice de aquel gran rey del Perú, Atabaliba, que Pizarro tan tiránica y cruelmente “despojó” de su reino... (Carta a un personaje de la calle, el 15 de octubre de 1535).
Considérese aquí la justicia y título desta guerra, la prisión deste señor y la sentencia y ejecución de su muerte, y la conciencia con que tienen aquellos tiranos tan grandes tesoros, como en aquellos reinos a aquel rey tan grande y a otros infmitos señores y particulares robaroa (Brevísima, 1552).
Los españoles... entrados en el Perú, prendieron a un señor natural de aquellos reinos, que se llamaba Atabaliba, sin dar el Atabaliba causa alguna para ello, sino que lo prendieron para matarle, a fin de poseer el reino del Perú mas pacíficamente... (Tratado de las doce dudas, ¿1662?).

Atahuallpa es un tirano y los conquistadores sus victimas

a) La carta de Hernando Pizarro

10Una de las primeras informaciones procedentes de los actores es la que Hemando Pizarro, hermano de Francisco, dirige a los auditores de Santo Domingo el 23 de noviembre de 1533. Enumera allí las circunstancias que contribuyen a establecer que Atahuallpa fue el agresor: Francisco Pizarro le había enviado al campamento de Atahuallpa para proponerle al Inca la amistad y la colaboración de los cristianos. Se convino una cita con “el gobernador” (título de Francisco Pizarro) y fue Atahuallpa quien decidió que tuviera lugar en la plaza de Cajamarca Cuando los cristianos se habían ya instalado, se enteraron por mujeres indígenas, que eran sus mancebas, que “Atabaliba venía sobre tarde para dar aquella noche en los christianos e matarlos”. El Inca había hecho saber que pensaba venir con hombres armados. Pero prefirió obrar con astucia ya que, cuando llegó a la plaza, estaba acompañado de “hasta cinco o seys mill indios sin armas, salvo que debaxo de las camisetas traían unas porras pequeñas, e hondas e boisas con piedras”. Casi en seguida, el hermano Vicente Valverde, dominico, se dirigió a la litera del soberano con un libro en la mano. Le dijo que él era enviado por el Emperador “para que le enseñase las cosas de la fe, si quisiese ser christianos e dixo que aquel libro era de las cosas de Dios; y el Atabaliba pidió el libro e arrojóle en el suelo e dixo: “Yo no passaré de aquí hasta que deys todo lo que avéys tomado en mi tierra, que yo bien se quién soys vosotros y en lo que andáys’. E levantóse en las andas e habló a su gente en armas”. Inmediatamente, Valverde fue a dar cuenta al gobernador, quien, mediante una señal ya convenida, dio la orden a su hermano de usar la artillería. Entonces acometieron los conquistadores y fue la masacre: “E como los indios estaban sin armas, fueron desbaratados sin peligro de ningún cristiano”. Francisco Pizarro recibió una herida de un soldado español al querer proteger al Inca.

11Estos son, pues, “hechos” que parecen establecer la culpabilidad del príncipe indígena de manera indiscutible. Había existido no sólo intenta de agresión contra los cristianos que proponían la paz, sino también insulto a la religión, a Dios, es decir, sacrilegio. Esto es lo que explicó Francisco Pizarro, moralista, a los indígenas sobrevivientes rogándoles que volvieran a sus casas: “Quél no venía a hacerles mal, que lo que se avía hecho avía seydo por la soberbia de Atabaliba”. Después dirigió a su prisionero este discurso: “Que no venía a hacer guerra a los indios, sino quel Emperador, que era señor de todo el mundo, le mandó venir porque le viesse e le hiciese saber las cosas de nuestra fee, para si quisiesse ser christiano, e que aquellastierras e todas las demás eran del Emperador, e que le avía de tener por señor; e le dixo que era contenta”. En realidad, lo que Pizarro expone aquí al Inca son los mismos términos del requerimiento, el cual se apoya –en su parte política– en la pretensión de Carlos V al señorío a la vez natural y universal como heredero del Santa Imperio Romano de Occidente y al mismo tiempo sobre la donación papal a los Reyes de España.

12Finalmente, la carta de Hernando Pizarro contenía una referencia a Huascar, el hermano de Atahuallpa, que tenía jurisdicción sobre el sur: “Preguntóle el gobemador por su hermano el Cuzco (Huascar). Dixo que otro día allegaría allí, que le traían preso, e que sus capitanes quedaban con la gente en el pueblo del Cuzco. E segund después paresció dixo verdad en todo, salvo que su hermano lo envió a matar, con temor quel gobernador le restituyese en su señorío”. Es aqut, quizá, que se encuentra la primera referencia tendenciosa al asesinato de Huascar por su hermano. O con mayor exactitud, no se trata aún de crimen sino de intención de crimen (“lo envió a matar”). Evidentemente esta acusación, aún vaga, agrava el caso del Inca prisionero. Veremos el partido que algunos historiadores sacaron más adelante de esto.

b) La carta de Jauja

13La carta del ayuntamiento de Jauja al Emperador, del 20 de julio de 1534, de alguna manera completa la de Hernando Pizarro ya que trata –exclusivamente– de la ejecución del Inca. No se interesa en narrar los hechos, sino que afirma solamente los crímenes de Atahuallpa: “El gobernador... falló culpable al cacique Atabalica porques su intención dañosa, aunque por el gobemador había seydo dado por libre e siempre se le había hecho buen tratamiento, ordenó e inventó de fazer guerra e con ella todo el mal e daño que pudiese a los españoles, por señorear e mandar tyranicamente como hasta allí abía fecho”.

14Encontramos aquí los dos agravios mayores que se volverán clásicos: el pérfido complot del Inca intentando masacrar a los cristianos a cambio de la generosidad que éstos le habían manifestado, y la violencia institucionalizada de su gobierno. El texto insiste sobre este punto: “Fue fecho dél xusticia pública, de que los naturales, porque an [padecido] crueldades y muchas muertes dellos propios, abían seydo suxetados e avasallados deste Señor, fueron muy alegres”. Pizarro, pues, no sólo ha salvado la conquista espanola –y la evangelización con ella– sino que también castigó a un traidor, a un rebelde y preservó a la población indígena del retomo de la opresión y la tiranía La ejecución del Inca fue un acto de justicia, y también de liberación. La carta contiene además una alusión al nuevo Inca “quel gobernador fizo en nombre de Vuestra Magestad, que fue un hermano del muerto, a quien la tierra venía por xusta razón e derecho”. No se dice, sin embargo, en qué se fundamentaba la legitimidad de esta sucesión.

c) La crónica de Jerez

15La crónica de Francisco de Jerez, secretario de Francisco Pizarro, es el documento más largo y preciso dedicado a la defensa y elogio de Pizarro. Cubre la historia de la Conquista desde los primeros intentos hasta la ejecución de Atahuallpa. Fue redactado inmediatamente después de los acontecimientos y publicado, a toda prisa, a fines de julio de 1534 en Sevilla, apenas un mes después de que Jerez llegara a España.

16Confiere un papel muy lúcido al jefe de la expedición. F. Pizarro sólo se resuelve a atacar en Cajamarca al percibir claramente que Atahuallpa tiene la intención de exterminar a los cristianos: un jefe indígena se había encaramado sobre la fortaleza de la plaza y había levantado dos veces su lanza, como si diera una señal. Sólo entonces Pizarro envía al monje Valverde a hablar del verdadero Dios y a presentar la Biblia a Atahuallpa. Este último terminó por dar “con gran desdén un golpe sobre el brazo” de Valverde, luego “arrojó el libro a cinco o seis pasos de sí”. Valverde escuchó pacientemente el discurso arrogante del Inca, quien conminó a los españoles para que restituyeran lo que habían saqueado en el curso de su viaje desde la costa. “Se puso en pie encima de las andas, hablando a los suyos que estuviesen apercibidos”. Entonces Valverde volvió a dar cuenta a Pizarro y le informó que Atahuallpa “había echado en tierra la Sagrada Escritura”. Sólo al enterarse de las provocaciones del Inca es cuando F. Pizarro vistió su coraza, debido a que no habla previsto armarse ese día. Se lanzó con sus hombres sobre los indígenas, pero tue para ir en primer término, en medio de la matanza, a proteger a Atahuallpa, lo que le valió una ligera herida en la mano.

17Pero Pizarro, devolviendo bien por mal, ex hibe una admirable clemencia caballeresca no sin insinuar las condiciones del requerimiento:

No tengas por afrenta haber sido preso y desbaratado, porque los christianos que yo traigo, aunque son pocos en número, con ellos he sujetado más tierra que la tuya y desbaratado otros mayores señores que tú, poniéndolos so el señorío del Emperador, cuyo vasallo soy, el cual es señor de España y del universo mundo, y por su mandado venimos a conquistar estas tierras, porque todos vengáis en conoscimiento de Dios y de su fe cathólica. Y con la buena demanda que traemos permite Dios, criador del cielo y de la tierra y de todas las cosas criadas: porque le conozcáis y salgáis de la bestialidad y vida diabólica en que vivís, que tan pocos como somos subjetemos tanta multitud de gente. Y cuando hubiedes visto el error en que habéis vivido, conosceréis el beneficio que recebís en haber venido nosotros a esta tierra por mandado de su majestad. Y de bes tener a buena ventura que no has sido desbaratado de gente cruel como vosotros sois, que no dais vida a ninguno. Nosotros usamos de piedad con nuestros enemigos vencidos, y no hacemos guerra sino a los que nos la hacen, y podiéndolos destruir, no lo hacemos, antes les perdonamos... Y si tu fuiste preso, y tu gente debaratada y muerta, fue porque venías con tan gran ejército contra nosotros, enviándote a rogar que vinieses de paz. Y echaste en tierra el libro donde esta la palabra de Dios, por eso permitió nuestro Señor que fuese abajada tu soberbia, y que ningún indio pudiese ofender al español.

18Pizarro no encadenó a su prisionero. Lo hizo sentar a su mesa, le permitiô que conservara a sus mujeres, su servidumbre, su mobiliario. Pizarro no perdía ocasiôn de mostrar a Atahuallpa la vanidad de los ídolos y su poca eficacia en la lucha. Le mostraba la grandeza del verdadero Dios y lo alentaba a convertirse en cristiano.

19Mientras tanto el oro del rescate prometido por el Inca afluía lentamente a Cajamarca Dos delegaciones fueron enviadas, una al rico santuario de Pachacamac, otra a Cuzco para apresurar la recolección. Los meses pasaban sin que los ejércitos indígenas intervinieran para liberar al soberano. Los autores de la captura del rey, así como los soldados llegados como refuerzo, se impacientaban. Finalmente Pizarro efectuó el reparto del oro y de la plata que se obtuvo de la fundición de los objetos entregados como rescate (16 de julio de 1533). Sin embargo, el Inca no fue liberado. Es que un cacique de Cajamarca había infonnado a los cristianos que Atahuallpa, desde su prisión, había ordenado reunir un ejército que debía atacar súbitamente a los españoles y liberar al soberano. Pizarro, indignado, lo fue a ver y le dijo: “¿Qué traición es ésta que me tienes armada, habiéndote yo hecho tanta honra como a hermano, y confiándome de tus palabras?” Atahuallpa negó esas imputaciones pero no le creyeron:

Y [decía] todo esto sin mostrar semblante de turbación, sino riendo, por mejor disimular su maldad. Y otras muchas vivezas de hombre agudo ha dicho después que está preso, de que los españoles que se las han oído están espantados de ver en un hombre bárbaro tanta prudencia.

20Pizarro hizo entonces encadenar al Inca. Pese a ello, éste pudo aún enviar órdenes para que su ejército viniera a liberarlo con toda urgencia. Pizarro, al enterarse de esas noticias, hizo proteger el campamento. Un sábado por la mañana unos indígenas vinieron a decir que el ejército indígena sólo estaba a tres leguas y que atacaría a la noche siguiente.

Luego el Gobernador, con acuerdo de los oficiales de su majestad y de los capitanes y personas de experiencia, sentenció a muerte a Atabaliba; y mandó por su sentencia, por la traición por él cometida, que muriese quemado si no se tornase christiano, por la seguridad de los christianos y por el bien de toda la tierra y conquista y pacificación della; porque muerto Atabaliba, luego desbarataría toda aquella gente, y no ternían tan ánimo para ofender y hacer lo que les había enviado a mandar.

21Fue bautizado por Valverde, luego atado a un poste en la plaza y allí agarrotado. Su cadâver pasó toda la noche en ese lugar. Al día siguiente

los religiosos, el Gobernador, los otros españoles lo llevaron a enterrar a la iglesia con mucha solemnidad, con toda la más honra que se le pudo hacer.

22F. de Jerez le reserva esta oraciôn fúnebre:

Así pagó [Atabaliba] los grandes males y crueldades que en sus vasallos había hecho; porque todos a una voz dicen que fue el mayor carnicero y cruel que los hombres vieron; que por muy pequeña causa asolaba un pueblo, por un pequeño delicto que un solo hombre dél hobiese cometido; y mataba diez mil personas. Y por tiranía tenía subjecta toda aquella tierra. Y de todos era muy mal quisto.

23Opresión, despotismo, crueldad hacia sus súbditos; intenciones agresivas, perfidia, traición a los cristianos, insulto al verdadero Dios: tales son, según la crónica de Jerez, las características de la política interior y exterior de Atahuallpa Ellas hacen de él un tirano perfecto. Por el contrario, Jérez adorna a F. Pizarro con las virtudes ideales del príncipe: el valor, la generosidad, la piedad y también la prudencia, la inteligencia, la firmeza; es aceptado, respetado por la comunidad militar que él gobierna: es él quien tiene las cualidades que requiere un señor natural.

24De esta version de los acontecimientos, de esta oposición maniquea, debe resultar una primera consecuencia: al apoderarse de la persona del Inca Atahuallpa, F. Pizarro no se comportó como agresor, como usurpador –como podría creerse a primera vista– sino, al contrario, como caballero protector del pueblo peruano oprimido, como defensor de la Fe ultrajada, y al hacer ejecutar a este Inca detestable y peligroso, no fue culpable de regicidio, como podria pensarse, sino que tan sólo recurrió a un indispensable, justo y liberador tiranicidio.

La historia de los años 1550 y el personaje de huascar

25A medida que pasa el tiempo observamos que se opera una transformación de los cargos y, al mismo tiempo, de los acontecimientos sobre los cuales se apoyan estos cargos. Los historiadores Gómara, Zárate y también Cieza de León atribuyen nuevos móviles a la condena del Inca. No acusan a Atahuallpa, como se hacia antes, de haber convocado secretarnente a un ejército contra los cristianos. Desde entoncesse afirma que Soto, que fuera enviado a hacer un reconocimiento, en realidad no comprobó ninguna concentración de fuerzas hostiles en losalrededores, y que cuando llegó al campamento a tranquilizar a sus compañeros y disculpar al Inca, era demasiado tarde, pues ya lo habían ejecutado. Los historiadores explican la cruel sentencia con nuevas razones. Diversas personas, que tenían interés en la desaparición de Atahuallpa, intrigaron para hacerlo condenar:

  1. El intérprete indígena, llamado Filipiilo, que deseaba divertirse con una concubina del príncipe; es conocido el éxito que luego tuvo esta anécdota novelesca.
  2. Almagro y sus hombres, que llegaron a Cajamarca después de la captura del Inca, no podían esperar que les correspondiera una parte del rescate del soberano; veían afluir a Cajamarca tesoros que no estaban a su alcance y temían que se agotara así el país para el solo provecho de la tropa de Pizarro. La ejecución del Inca restablecería la igualdad de derechos con respecto al botín.
  3. Fray Vicente Valverde, un día que se sintió mortificado por Atahuallpa, juró su muerte y se propuso lograr su perdición, etcétera.

26A primera vista, parece que estas nuevas pruebas agregadas al expediente limpiarían al Inca del cargo de agresión premeditada. Esto es quizá cierto en lo que concierne a Cieza. Lo es mucho menos en lo que concierne a Gómara y sobre todo a Zárate. Estos autores debieron tener en cuenta las reacciones escandalizadas e irónicas que sin duda provocaron en muchos las acusaciones de agresión y de traición dirigidas contra este soberano que, al fin y al cabo, habían llegado desde muy lejos a acorralar en sus propias tierras. Su versión de los hechos presentaba, sobre todo, la enorme ventaja de desviar sobre otros la responsabilidad de la ejecución que incumbía a F. Pizarro. Así Pizarro no podía ser considerado como regicida Habria sido solamente el instrumento de las intrigas y de las circunstancias.

27En cuanto a Atahuallpa, su caso se agrava en las versiones de Gómara y Zárate, que le atribuyen crímenes no mencionados por los textos anteiores que hemos examinado:

  1. Había mandado asesinar a su medio hermano Huascar, de quien se subraya la legitimidad, fundada en una sucesión conforme a la regla. Los dos historiadores exponen en detalle los pormenores dinásticos y las pérfidas intrigas de Atahuallpa, desde ese momento culpable de un regicidio y de un fratricidio. Así aparecen, pues, ultrajadas por el soberano las leyes de la política y de la moral. Atahuallpa sólo podía ser un usurpador y un criminal.
  2. Los dos historiadores introducen la siguiente versión: en tanto que Inca legítimo, Huascar era, con todo derecho, heredero del imperio y de los inmensos tesoros de su padre Huayna Capac. Este había legado a su otro hijo Atahuallpa la provincia de Quito. Pero este legado, producto de unos favores paternos, no tenía valor, mientras que Huascar poseaía legítimamente el imperio por derecho de primogenitura: podía pretender con todo derecho anexar la provincia de Quito. Antes de su muerte tuvo ocasión de encontrarse con unos españoles. Les expuso sus derechos y acusó a su medio hennano de haberse rebelado contra él “tiránicamente”. También había ofrecido a los cristianos sus inmensos tesoros. Pero por desdicha, Atahuallpa, aunque prisionero, hizo matar “pérfidamente” a Huascar, cuyos partidarios hicieron desaparecer el tesoro. Al deshacerse así de Huascar, Atahuallpa no sólo actuó como criminal, traidor y usurpador sino que también causó grave perjuicio financiero a los cristianos privándoles de una cantidad de oro y de plata infinitamente más importante que la que él mismo les había dado.

28Comprobamos aquí, por lo tanto, que cambiaron los temas que sustentaban los cargos en contra del Inca con relación a la historiografía anterior. Al tema de la intención de agresión a los cristianos, lo sustituye el del perjuicio económico; al tema de la opresión señorial lo sustituye el del regicidio y el fratricidio, que desemboca como el precedente en el tema de la usurpación y la tiranía. Así se fortalece la imagen retrospectiva de un Atahuallpa que es imposible incluir en la categoría de señor natural.

Los acontecimientos despues de la ejecucion de Atahuallpa

29Mientras se discute y se escribe acerca de si fue justa o injusta la condena a muerte del Inca, los asuntos del procónsul Pizarro van bien; menos de un año después de su entrada en Cajamarca, el obstâculo de un poder indígena fuerte ha sido barrido. De un solo golpe han caído dos reyes, uno asesinando al otro –por lo menos es lo que se afirma–, dos reyes que, legítimos o no, ejercían un poder absoluto en sus territorios respectivos y con los cuales, si hubieran vivido, no hubiera resultado fácil negociar. Podemos fantasear imaginando que, durante su visita a la corte de España, en 1529, donde se encontró con H. Cortés, Pizarro debió oír al conquistador de Mexico explicarle cómo apoderarse de un imperio, suprimiendo a su soberano. Y ocurre que todo sucede en Perú mejor aún que con Moctezuma y Cuauhtémoc. ¡La Providencia se encargô de todo!

30Pero el Tawantinsuyú es demasiado vasto, demasiado diverso y todavía demasiado secreto como para que Pizarro pueda tan pronto gobernarlo directamente. Necesita a un soberano que los indios reconozcan, pero que los cristianos también puedan manejar. Huayna Capac tiene una numerosa descendencia, se puede elegir. Pizarro cree encontrar en Tupac Huallpa el títere ideal. Manda coronar a este próncipe (a principios de agosto de 1533), lo proclama legítimo sucesor de Huascar y señor natural. El nuevo Inca, en el transcurso de la ceremonia, acepta ser vasallo de Carlos V.

31Desafortunadamente, Tupac Huallpa muere unos meses más tarde. Pizarro encuentra otro señor natural en la descendencia de Huayna Capac. Es Manco Inca, coronado en diciembre de 1533. El dará entera satisfaccióa pero sus buenos y leales servicios son muy mal recompensados por varios conquistadores que lo vejan, lo ofenden, lo maltratan. Entonces él huye, reúne un ejército, sitia al Cuzco (6 de mayo de 1536) y envía tropas para atacar Lima. Poco falta para que la reconquista tenga éxito. Pero es derrotado y va a refugiarse con su corte y lo que queda de su ejército en las montanas de Vilcabamba.

32Se plantea entonces un nuevo problema de hecho y de derecho. El señor natural traicionó, se rebeló contra su soberano. Y esta vez no esta a disposición de un tribunal, no logran capturarlo. Sin embargo no cesan de reconocer su legitimidad. El “gobernador” Pizarro, unos años más tarde, se la concede aún en una correspondencia oficial. Pero él no se arriesgará más a coronar nuevos Incas, aunque esté dispuesto a apoyarse en todos los principes indígenas deseosos de colaborar con él. Es ésta la política que Valverde aconseja a Carlos V (1539): “Para la tranquilidad de este país, conviene que ya no haya otro señor, o inca, y que los indios sólo conozcan al Gobernador en representación de su Majestad”.

33El pequeño reino de Vilcabamba, fundado por Manco, lograba mantenerse y allí se perpetuaba una dinastía indígena. Manco, asesinado en 1544, dejó su lugar a Sayri Tupac. El propio Francisco Pizarro había sido asesinado en 1541. Sus sucesores en el gobierno de la colonia intentaron suprimir pacíficamente el pequeño reino “neo-inca” como lo llamó G. Rubens. Ofrecieron bienes y honores a Sayri Tupac, quien se transformó en un cortesano del virreinato. Pero uno de sus hermanos, Titu Cusi, ocupó el trono y entonces hubo que negociar nuevamente. Este Inca, político astuto, hizo durar las negociaciones hasta su muerte en 1571. Estas aún no habían concluido cuando el joven Tupac Amaru le sucedió en mayo de ese mismo año. Un nuevo virrey, Francisco de Toledo, iba a terminar con la existencia del reino de Vilcabamba y con los peligros de reinstauración que él representaba. Primero Toledo intentó obtener la adhesión pacífica del Inca Pero circunstancias dramáticas (que séria demasiado largo detallar aquí) desencadenaron las hostilidades. El 24 de junio de 1572, la ciudad de Vilcabamba fue ocupada por las tropas reales. El joven Inca Tupac Amaru, hecho prisionero, compareció ante los jueces en Cuzco. Declarado traidor y rebelde (es decir tirano), fue condenado a muerte y decapitado en la plaza el 24 de septiembre de 1572.

34Mientras tanto, desde 1570, dos años antes de la destrucción de la dinastía de Vilcabamba, Toledo había comenzado una vasta campaña ideologica para probar a la Península y al mundo los derechos exclusives de España sobre las tierras de Perú. Este plan, vuelto obsesión, fue conducido sistemáticamente, con obstinación, en todas las direcciones posibles. En primer lugar, el virrey mandó destruir, tanto como le fue posible, los manuscritos relativos a la realidad indígena, redactados por autores de tendencia “indigenista”; organizé a partir de noviembre de 1570 encuestas (informaciones) sobre el modo de gobernar de los incas, consultando a los ancianos indígenas; hizo escribir nuevas historias de los incas (Sarmiento de Gamboa) así como ensayos políticos en contra de Las Casas (García de Toledo: Parecer de Yucay)...

35Se empeñό, como sus predecesores, en justificar la Conquista. Encargό la redacción de memorias a sobrevivientes de la empresa, como Pedro Pizarro y Diego de Trujillo. Lo que deseaba el virrey era una reformulaciόn, ampliada y autentificada, de los viejos temas del colonialismo militante, es decir, los de la conquista liberadora, evangélica y del Inca agresor, criminal, traidor, usurpador, opresor, en una palabra, tirano. Algunos viejos conquistadores, notables de Cuzco, respondieron tal como se esperaba, en una declaraciόn común en la que pretendían restablecer, contra los calumniadores, la verdad y el honor de la empresa. Destacamos el pasaje siguiente: “Justo es que se entienda que en la primera conquista, no peleamos los españoles con ningún señor natural desta tierra antes con Atabalipa que era tirano y así a usurpado la subcesiόn tiránicamente a un hermano Guascar ynga”. Nada hay en este párrafo que no haya sido ya escrito yeinte años antes. Sin embargo, los toledistas acentuaron notoriamente los vicios y crímenes de Atahuallpa como puede verse en los capítulos 63 y siguientes de la Historia de Sarmiento de Gamboa

36Un “historiador” –otra vez Sarmiento– transforma nuevamente las cualidades y el papel de Huascar. Mientras que este príncipe era presentado por los historiógrafos anteriores –y por los viejos conquistadores, como acabamos de verlo– como siendo un señor natural, he aquí que el celo de Sarmiento lo transforma en un tirano. Para lograrlo le basta con introducir en su libro las dos anécdotas que resumimos a continuaciόn.

37A la muerte del Inca Huayna Capac, Huascar es proclamado rey en Cuzco, mientras que el joven Atahuallpa permanece en la provincia de Quito. La momia del difunto monarca es transportada a Cuzco; unos nobles la acompañan. Cuando llegan a la capital, injustamente los acusa Huascar de haber dejado a Atahualpa en Quito para permitirle que se subleve contra él: llega hasta sospechar que han urdido un complot para asesinarlo. Los hace torturar y luego matar. Atahuallpa envía a su hermano emisarios cargados de presentes. Huascar los somete a vejaciones y los envia luego a Atahuallpa. Algunas fuentes aseguran que los hizo matar. Desde ese momento el nuevo rey de Cuzco es considerado como un traidor (“auca”) por los Hanancuzco (capítulo 63). Su propia madre le echa en cara sus crímenes (capitulo 65). A estas malas acciones viene a agregarse un vicio de sucesión: la madre de Huascar no era la mujer legitima (coya) de Huayna Capac, sino una de sus concubinas (capítulo 66). De esto se desprende, evidentemente, que no se podía considerar a Huascar como el heredero legítimo del imperio. Es basándose en estas revelaciones que hacen de Huascar un criminal, un traidor y un usurpador que Sarmiento puede aplicarle la misma acusación de tiranía que a Atahuallpa “y así quedó el desventurado Guascar Inga, doceno y último tirano de los ingas capac del Pirú, aviltadamente preso en poder de otro mayor y más cruel tirano quel” (capítulo 65), y todavía..Guascar, ingo doceno y último tirano” (capítulo 69).

Un nuevo argumento: la profundidad historica de la tirania

38Toledo definió globalmente su pensamiento en este párrafo de su carta del 25 de marzo de 1571 al cardenal Espinosa: ‘‘La primera raíz, Ilustrísimo Señor, del fundamento de todo el daño del govierno desta tierra, entiendo que fue no entenderse bien el hecho de la tiranía en que estaba y avía estado cuando se ganó, y por consiguiente no adjudicar a su Majestad en el derecho toda la libertad que del señoría desta tierra podía tener”. La frase “en que estaba y avía estado cuando se ganó” insiste sobre la nueva perspectiva histórica. Para fundamentar legítimamente la posesión del país, no era suficiente afirmar la tiranía del soberano al que se había enfrentado el pequeño ejército de Pizarro; demasiado conocido, y discutido era este caso, así como la indignación y los sarcasmos del adversario acerca de esto, y toda España esta al tanto. Por el contrario, si esto se apoyase en la experiencia local, en la investigación aparentemente científica, y si se demostrase que la tiranía era inveterada y de largo tiempo desde el fundador de la dinastía, resultaría difícil de refutar. Algunos letrados se dedican a esta tarea.

39En sus escritos, la condena de los soberanos incas toma como referencia las normas de la soberanía natural. Se trata entonces de un criterio europeo, hispánico, que se pretende universalizar. La otra referencia es la ley de sucesión: sólo el hijo mayor del Inca y de la coya (esposa legítima) es el sucesor legítimo. Nuestros textos pretenden que éstas son reglas incaicas.

40En realidad, los toledistas admiten que existía una legitimidad incaica –fundada justamente en la sucesión– junto a la legitimidad del señor natural que ellos tienen por universal y por lo tanto aplicable a los incas. Consideran que esas dos legitimidades no se excluyen sino que se sobreponen. No conciben que un soberano inca pudiera ser legltimo si no satisface a las dos normas a la vez.

41Dentro de la legitimidad hispánica, o universal, que se exige de los incas, todavía se puede hacer una diferenciación entre legitimidad dinástica y legitimidad individual, puesto que se ha visto que un soberano es ilegítimo si se comporta como tirano o si no cumple, para el derecho sucesorio, con las condiciones requeridas. Pero es también ilegítimo si desciende – ¡jaun legítimamente!– de una dinastía viciada en su origen por la tiranía. Este es el caso, para nuestros autores, de la dinastía de los incas. Manco Capac, el fundador, fue un usurpador, un tirano. Sus sucesores no valían más que él. Estas son las principales acusaciones dirigidas contra los incas por los textos toledistas:

  1. El poder inicial fue usurpado a) por la violencia: Manco Capac aplastó y oprimió a los pacíficos y democráticos behetrías que ocupaban Cuzco antes de su llegada, b) por la astucia y la mentira: el padre –o la madre– de Manco Capac usaron una artimaña para hacer creer a los indígenas que Manco era hijo del Sol y que debían someterse a él.
  2. La dinastía extendió su poder por la violencia: los sucesores de Manco Capac, sobre todo a partir de Tupac Yupanqui, multiplicaron las conquistas “por fuerzas de armas”.
  3. Manco Capac y la mayoría de sus sucesores fueron opresores, a menudo criminales.
  4. Los incas alentaron la idolatría (según algunos la introdujeron) y colaboraron con el demonio.
  5. Los incas permitieron que se practicara, o practicaron ellos mismos, los “crímenes contra natura”, incesto, sodomía, sacrificios humanos... que eran violaciones de la “ley natural” según santo Tomás.

42Esta forma de adentrarse en el pasado de los reyes del Perû no procuraba solamente asentar posiciones teóricas. Tendía también a solucionar un problema político candente ligado a la existencia de la dinastia de Vilcabamba y, más allá, a otras dinastías posibles. La “prueba” esgrimida por una cierta manipulación (¡tiránica!) de la historia jurídica y genealógica, de que ya no había un solo descendiente legítimo de los incas, descalificaba tanto a la dinastía de Vilcabamba como a otros aspirantes eventuales al trono peruano. Es a esta última demostración que se entrega Sarmiento de Gamboa al final de su Historia, que es, en primer lugar, un trampolín en forma de historia destinado a lanzar esta tesis política.

Bibliographie

Bibliografia

Anónimo de Yucay, 1970 – Parecer de Yucay. Historia y Cultura 4. Lima.

Bataillon, Marcel, 1961 – Un chroniqueur péruvien retrouvé, Rodrigo Lozano. Cahiers de l'IHEAL, 2. París.

Casas, Bartolomé de Las, 1958a – Carta a un personaje de la Corte, 15/X/1535 SAE. CX (V). 1958b – Bravísima relación de la destrucción de las indias... (De los grandes reinos y provincias del Perú). Ibid. 1958c – Tratado de las doce dudas. Ibid.

Cleza de Leon, en Francesca Cantu, 1979 – Pedro Cieza de Leon e il “Descubrimiento y conquista del Perú”. Instituto Storico Italiano. Roma.

Chamberlain, Robert S., 1965 – The concept of the Señor Natural as Revealed by Castillan Law and Administrative Documents. The Hispanic American Historical Review, 19. (Toca casos referentes a México).

Levillier, Roberto, 1940 – Don Francisco de Toledo, supremo organizador del Perú, III. Buenos Aires. (“Informaciones” de Toledo).

Marcus, Raymond, 1977 – La conquête de Cholula: conflit d’interprétations. Ibero-Amerikanisches Archiv, N.F., 3(2). Berlín.

Mustapha, Monique, 1977 – Encore le “Parecer de Yucay”. Essai d’attribution. Ibero-Amerikanisches Archiv, N.F., 3(2) Berlín. (Contiene la carta de Toledo al Cardenal Espinosa del 25/III/1571).

Mena, Cristóbal de, 1937 – La conquista del Perú llamada la Nueva Castilla. En R. Portas Barrenechea, Las relaciones primitivas de la conquista del Perú. París.

Plzarro, Pedro, 1978 – Relación del descubrimiento y conquista de los reinos del Perù. Edición de G. Lohmann Villena. Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.

Porras Barrenechea, Raúl, 1959 – Cartas del Perú. Lima. Contiene: 1) Doc. 55: Hernando Pizarro a la Audiencia de Santo Domingo, 23/XI/1553. 2) Doc. 86: El Ayuntamiento de Jauja al Emperador, 20/VII/l534. 3) Doc. 215: Carta de Fray Vicente de Valverde al Emperador, Cuzco, 20/III/1539.

Sarmiento de Gamboa, Pedro, 1967 – Historia de los incas. Buenos Aires,

Toledo, García de, 1970 –“Parecer de Yucay”. Anónimo de Yucay. Historia y cultura 4. Lima.

Vitoria, Francisco de, 1967 – Relectio de indis o Libertad de los indios. L. Pereña, J.M. Pérez Préndcz... (eds.) Corpus Hispanorum de Pace. CSIC, Madrid.

Xerez, Francisco de, 1985 – Verdadera relación de la conquista del Perd. Concepción Bravo (ed.) Crónicas de América 14, Historia 16. Madrid.

Zarate, Agustín. Historia del descubrimiento y conquista del Perù. En Historiadores primitivos de Indias, II. BAE. Madrid.,.

Zavala, Silvio A., 1971 – Las instituciones jurídicas en la conquista de América, 2a. ed. Porrúa, S.A., México.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search