Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historiografía francesa

 | 
Hira de Gortari
, 
Guillermo Zermeño

Comunidad ciudadana, territorio urbano y prácticas sociales

Bernard Lepetit

Texte intégral

  • 1 École des Hautes Études en Sciences Sociales, París.

1Note portant l’auteur1

  • 2 B. Lepetit, "La historia urbana en Francia : veinte años de investigaciones", Secuencia, 24, septie (...)

2En 1992, la revista del Instituto Mora de Mexico aceptó publicar un texto consagrado al mismo tema que hoy nos ocupa. Una parte de su título sugería la vision panorámica que me parecía útil para una mirada a distancia : "veinte años de investigaciones".2 Lo más probable es que dos años suplementarios de investigación modifiquen poco un cuadro presentado en la misma escala cronológica. Por ello me pareció preferible, para no repetirme, tomar un camino diferente y sin duda más arriesgado. Mi ambición es situarme en el extremo de los desarrollos historiográficos recientes, para hacer una especie de historia inmediata que empezaría a principios de los años noventa y terminaría con los trabajos apenas emprendidos hoy. Esto me obliga a renunciar a toda ambición de exhaustividad en beneficio de una selección de investigaciones muy restringida. Los trabajos escogidos lo han sido menos por su representatividad con respecto a la producción global que por su capacidad demostrativa. Por otra parte, a menudo he preferido, por las capacidades de desplazamiento que tienen, investigaciones al margen de una historia urbana francesa estrictamente definida, ya sea referentes a sitios extranjeros, ya sea que provengan de investigadores extranjeros o que hayan sido elaboradas en otros campos disciplinarios. En su totalidad, se entiende que la empresa está expuesta a todos los peligros de la ausencia de distancia interpretativa y a todos los riesgos de una desmentida por parte de la evolución real de la investigación en los próximos meses.

LA COMUNIDAD EN CUESTIÓN

  • 3 Cita del periódico Le Monde del 17 de noviembre de 1992.

3¿Por que no partir, para sugerir las características del "momento historiográfico urbano" de hoy, de un texto que no tiene nada que ver con la producción historiográfica pero que puede considerarse la expresión de una mezcla de conocimiento común y de inquietud del Estado : la historia, lo sabemos desde Lucien Febvre por lo menos, es hija de su tiempo. Del debate dedicado en 1992 a la política de la ciudad en la Asamblea Nacional podemos extraer algunas palabras pronunciadas por el ministro. Retórica obliga : al denunciar el modo de proceder de sus predecesores va trazando el campo de las intervenciones necesarias. Según esta retórica, la política de la ciudad "se ha estancado en un enfoque categorial, parcelario, mientras que la vida de un joven en la ciudad depende de la armonía de su familia, de sus condiciones de alojamiento, del acceso a la atención, de la educación y de las posibilidades de distracción".3

  • 4 P. Guignet, Le pouvoir dans la ville au xviie siècle. Pratiques politiques, mobilité éthique social (...)

4He aquí el resumen de un saber social : en terminos de conocimiento como en terminos de acción, la ciudad necesita no solo enfoques coordinados sino una aprehensión sintética ; la ciudad y la sociedad son dos realidades coextensivas : la cuestión urbana y la cuestión social, inventadas sucesivamente, se superponen ahora perfectamente. La ciudad es un eufemismo para todas las dificultades del momento tomadas en conjunto. Quiero sugerir aquí que en la historia de las ciudades, de la Francia moderna en particular, obra el mismo repliegue : la cuestión urbana se suma a la cuestión social. Los interrogantes sobre la naturaleza del lazo social y de la identidad ocupan las primeras líneas de su programa de investigación. Esos interrogantes no son nuevos, por supuesto, pero en mi opinion han invadido casi todo el campo y se plantean en terminos renovados que transforman su sentido. Para tratar de establecer este sentido partiré de un corpus compuesto de dos libros publicados respectivamente en 1990 y 1993 y de dos coloquios que tuvieron lugar en París en marzo de 1992 y en octubre de 1993 ; ni los sitios estudiados en ellos ni los investigadores involucrados se encuentran todos acantonados en las fronteras de Francia.4

5Sabemos que las sociedades urbanas del periodo preindustrial son sociedades mezcladas. Las tasas elevadas de mortandad urbana y las modalidades del funcionamiento del mercado de empleos son taies que el crecimiento o incluso simplemente el mantenimiento del nivel de su población presuponen la existencia de flujos migratorios permanentes. La importancia de los flujos de inmigrantes radica, durante toda la época moderna, en la dimensión de la ciudad y de sus actividades. Los flujos de emigrantes parecen estar más ligados a la coyuntura económica corta. En el cruce de esos trayectos multiples, la ciudad moderna es una encrucijada en la que se reúnen poblaciones más estables y poblaciones más móviles con recorridos y proyectos varios. Por simple efecto demográfico y por pura necesidad económica, las sociedades urbanas son sociedades plurales en las que la cuestión de las identidades y de las identificaciones se plantea de manera más aguda que en las sociedades rurales más mayoritariamente arraigadas. La historiografía ha abordado sucesivamente la cuestión de dos maneras. Al proyectar sobre las sociedades urbanas del pasado categorías analíticas predeterminadas, órdenes o clases, el enfoque estructural la resolvía de un golpe. Enfoque objetivista, convertía a los grupos sociales en categorías naturales, reconocibles por una serie de indicadores fácilmente acumulables puesto que eran concordantes : tener el mismo nivel de fortuna y la misma ocupación o casarse dentro del mismo círculo significaba tener mayoritariamente (la mayoría haciendo a la vez de número y de ley) las mismas creencias y los mismos comportamientos. La asignación de identidad era fácil puesto que bastaba que un individuo poseyera ciertos criterios para que pudiera ser designado a un grupo. La estima o bien la posición socioprofesional constituían los principios alternativos fundamentales para la clasificación, haciendo caso omiso de la movilidad o del arraigo local : se era oficial o negociante y no parisino, picardo o suizo, foráneo o nativo del lugar.

  • 5 É. François (ed.), Immigration et société urbaine en Europe occidentales (xvie-xxe siècles), Paris, (...)

6En un segundo tiempo, la distancia se tomó en cuenta, pero llevó, casi dijéramos espontáneamente, a considerar que las poblaciones estables eran las únicas detentadoras de una "identidad urbana". El postulado no se desplegaba, pero podía deducirse por la orientación de los cuestionarios. En el extranjero, más que en Francia, tal vez porque en este reino ese tipo de control le correspondía generalmente más bien al Estado que a las autoridades municipales, se realizaron diversas investigaciones sobre el control de los flujos de inmigrantes, sobre las políticas restrictivas de integración, sobre las modalidades de adquisición de un derecho de burguesía asimilado a la identidad urbana. En Francia, más que en el extranjero, tal vez debido a la importancia que damos los franceses a la historia de las mentalidades, el análisis de las desviaciones de comportamiento (demográfico a menudo gracias a las facilidades ofrecidas por los registros parroquiales) iba acompañado de un estudio de su reducción realizado en terminos de aculturación, es decir, de la asimilación, por parte de las poblaciones inmigradas, de los valores y de las costumbres de los citadinos. En un encuentro organizado en 1982 en Gotinga se señalaron los primeros límites de semejante concepción dicotómica del mundo urbano.5 ¿Cuál puede ser esa norma local, que se supone que debe constituir el horizonte de todo proceso de aculturación, cuando una proporción siempre considerable (y a veces mayoritaria) de individuos recién llegados viene a agregarse a las poblaciones ciudadanas ? ¿Y cuál es la unidad de la ciudad ? El trabajo, el matrimonio, la vecindad, las instituciones de sociabilidad forman otros tantos canales por los que los inmigrantes se insertan en la ciudad. Pero su significado es ambivalente : muchos de ellos aumentan en gran parte las redes migratorias. Además, en tanto que normas urbanas, ¿no son susceptibles de vehicular y reproducir comportamientos anteriores a la migración ? ¿Cómo, entonces, suponer un movimiento en sentido único (teleológico en su tendencia a asimilar urbanización, urbanidad y progreso) de difusión de normas sociales ? ¿Se puede acaso, en fin, suponer una "identidad migrante" cuando difieren los sistemas de referencia, las aspiraciones y los proyectos, la memoria familiar, la naturaleza del espacio urbano de inserción de cada uno de los recorridos individuales y familiares ? En su globalidad, el concepto de inmigración es muy poco operante.

  • 6 Ibid., p. 15.
  • 7 Ibid., p. 33. Las citas precedentes son de los subtemas del libro.

7Precisamente la intención del libro de Etienne François, quien antes fue el iniciador del coloquio que acabamos de analizar, es encontrar en su trayecto los límites de ese tipo de enfoque estructural. Recordare brevemente la problemática. Debido al dualismo confesional, por una parte, y a la excesiva fragmentación política, por otra, los ciudadanos alemanes del periodo moderno tienen una experiencia muy particular de la alteridad : "el otro no era tanto el extraño desconocido, inaccesible y fantasmagórico, como el vecino cercano, frecuentado e igual aunque diferente".6 De lo que se trata es, pues, de saber lo que fabrica y marca la diferencia entre los católicos y los luteranos que pueblan, animan y gobiernan juntos Augsburgo. En la prolongación de la historia social de los años precedentes se buscaron primero criterios objetivos de diferenciación. Pero los comportamientos demográficos arrojan, en lo que concierne a los ritmos estacionales de matrimonios, a las tasas de fecundidad o a los niveles alcanzados por la ilegitimidad, "tres ejemplos de indiferenciación confesional". El análisis socioprofesional desemboca en los mismos resultados aparentemente decepcionantes : la distribución de las profesiones u oficios que ejercen protestantes y católicos hace aparecer "diferencias sin oposición", y "la imbricación de los niveles de riqueza" no aumenta en nada la oposición confesional. En su diversidad misma, los dos grupos son más parecidos que diferentes. Resumiendo la situación, quizá la observación de la localización geográfica de los contribuyentes subraye "el rechazo de los guetos" y la predominancia de las situaciones de interpenetración. Surge de ahí la necesidad de un cambio de perspectiva, que "invierta el acercamiento inicial", lo que lleva a preguntarse : "¿Cómo es que católicos y protestantes vivían juntos dentro de la diferencia y a pesar de ella ?"7 Hacer la pregunta es pasar de un enfoque objetivante a un enfoque subjetivista, de un análisis de tipo estructural a un análisis fenomenológico. Más que buscar los criterios que establezcan distancias entre las dos comunidades, conviene prestar atención a las prácticas y a lo imaginario que fabrican y perpetúan la diferenciación.

  • 8 F. Barth, Process and Form in Social Life, Londres, 1980 ; J.-C. Mitchell, Social Network in Urban (...)

8El encuentro dedicado en 1992 a la historia social de las ciudades de la Europa medieval y moderna se refería con las mismas palabras —"invertir la perspectiva"— a la misma renovación historiográfica. El texto del llamado de ofertas, que sigue inédito, partía de una observación. Existe, en la ciudad de Antiguo Regimen (como en la ciudad de hoy, evidentemente, aunque los elementos difieran en parte), una larga lista de referencias posibles para la constitución de las identidades urbanas : el sexo, el grupo de edad, la familia, la "comarca" (para los migrantes originarios de un mismo lugar), el barrio, el oficio, el orden, las instituciones de poder urbano (civil, militar o religioso), la religion, las hermandades diversas... Esta observación sugería una hipótesis y un método de trabajo. Hipótesis : la multiplicidad de las identificaciones posibles constituye para los protagonistas una gama de recursos movilizables según las circunstancias y garantiza a la sociedad un juego que le permite adaptarse casi permanentemente, sin interrupción, a las variaciones de la coyuntura. Metodo : interesarse en las redes, en las estrategias, en las situaciones con las que los protagonistas, bajo presión, activan y dan significado a sus multiples identidades. No es necesario insistir aquí en la relación de estas proposiciones con las de la sociología de las redes, de la sociología goffmaniana de las funciones o de la pragmática social.8

9En la conclusión del libro de Etienne François, intitulada "L'estranger de l'interieur" y elaborada sin interferencia con el coloquio, encontramos una de las mejores respuestas al programa de trabajo de este último. Sin duda, y de manera más realista, sus análisis son más sensibles a las presiones que recaen sobre los agentes que a la gama de posibilidades que se les ofrecen. Es útil retomar sus principales elementos. En Augsburgo, evidentemente una identidad domina a las demás y es de naturaleza confesional. Y no es porque rija sobre las verdades eternas o los fines últimos del hombre. Al contrario, su fuerza estriba en que se duplica en las dos esteras de identidad mundanas : el espacio público, por una parte, y el espacio familiar. Debido a la igualdad, esta particularidad institucional que desde 1648 coloca a católicos y luteranos en perfecta igualdad de derechos y de poderes, la pertenencia confesional es el elemento esencial de identidad pública, es decir, de la participación en los negocios, de cada habitante de la ciudad. Debido a la extrema rareza de los matrimonios mixtos, que forma parte de las prácticas de grupo destinadas a perpetuar la diferencia, y a la clara separación de las redes familiares (los luteranos, marcadamente augsburgueses y endógamos ; los católicos, de origen rural, más inestables y menos apiñados), la identidad familiar y la identidad confesional se ven reforzadas.

  • 9 Citado por É. François, op. cit., p. 246.
  • 10 Idem.
  • 11 Sobre la pluralidad de los mundos en los que todo actor social está comprometido, se sacará provech (...)

10Esta fuerte pertenencia de identidad de las dos comunidades frente a frente se expresa en la puja demostrativa. Las ceremonias religiosas constituyen otras tantas expresiones colectivas y exteriorizadas de la frontera entre los dos grupos en el espacio público. En este marco, la fuerte tradición de teatralidad de los enfrentamientos (que no degeneraron en motín sangriento más que una sola vez, en 1718) pierde progresivamente el significado religioso que tenía al principio, para ya no tener otro sentido más que el de afirmación de identidad. La multiplicación de marcas de distinción no se limita a la estera de lo sagrado sino que se extiende al arreglo de la vivienda y a la decoración de las fachadas, pasando por la indumentaria femenina, así como a multiples aspectos de la cotidianeidad profana, lo que muestra la interiorización de la identidad específica en la mayoría de los católicos y de los protestantes. En Augsburgo —retomando las palabras de un viajero alemán de los años 1780— se es papista o luterano "al cubo".9 Mientras tanto las guerras de religión han terminado, por varios motivos que ya hemos sugerido. La pertenencia a una identidad religiosa no se reproduce en todas las esteras de la vida social : no existen ni oficios ni barrios confesionales que pudieran reforzar fronteras agregando exclusiones territoriales o económicas. Por el contrario, existe otra identidad que católicos y protestantes comparten, la que organiza la paridad y que cabría esperar, dada la débil diferenciación socioprofesional de los dos grupos, en el orden de los intereses materiales : la comunidad urbana misma. ¿Será una manera de reintegrar, contra los grados de libertad de las relaciones sociales, el determinismo de las estructuras institucionales ? No, sin duda. El principio paritario de regulación del espacio cívico obliga a las dos confesiones a cohabitar en la igualdad y por tanto a definirse permanentemente la una respecto a la otra : refuerza la pertenencia a la identidad. Pero, al mismo tiempo, garantiza la conservación del juego alternativo de "lazos de intereses y de dependencia recíproca, de favores otorgados y de solidaridades de vecindad, marcados por generaciones de práctica paritaria anteriores a la institución oficial de la paridad".10 Reconoce y perpetúa la pluralidad de los mundos en los que los ciudadanos actúan.11

  • 12 J. Barry, "Identité urbaine et classes moyennes dans l'Angleterre moderne", Annales esc, 1993, pp. (...)
  • 13 R. Descimon, "Milice bourgoise et identité citadine à Paris au temps de la Ligue", Annales esc, 199 (...)
  • 14 M. Prak, "Identité urbaine, identités sociales. Les bourgeois de Bois-le-Duc au xviiie siècle", Ann (...)
  • 15 Barry, op. cit.

11La diferencia en las soluciones propuestas por los participantes en el coloquio de 1992 destaca más por ello. Pocas estrategias individuales o de grupos, pocas redes de familia, de vecindad o de oficio, pocos espacios de elección a pesar de las incitaciones de los organizadores del encuentro : las comunicaciones marcan el retorno de las estructuras. Para mostrarlo podemos remitirnos a los textos publicados en los Annales bajo el título "Identidades urbanas". Los autores reconocen la multiplicidad de las configuraciones sociales desde el momento en que existen ciudadanos de género, edad, posición familiar, medio, barrio, oficio, rango, pertenencia religiosa o status político diferentes. Pero lo que parece urgente desde el punto de vista historiográfico es "definir primero los parámetros fundamentales de la identidad urbana".12 Contra la historiografía británica dominante, Jonathan Barry rehúsa ver en ella una identidad de clase. La identidad urbana no se refiere ni a una posición económica (el equivalente para la época moderna del "empresario individualista varón" del siglo xix), ni a una posición social (que se define en Inglaterra en referencia a la aristocracia terrateniente), ni a un rasgo de mentalidad (el individualismo burgués). En cuanto a Robert Descimon, este sugiere que la creación de un sentimiento comunitario urbano no podría ser resultado de prácticas sociales cotidianas. Está en contra de las investigaciones de David Garrioch sobre los barrios populares parisinos de la segunda mitad del siglo xviii, ya que afirma que el sentimiento de pertenencia colectiva es el producto autosostenido por las relaciones interindividuales en un espacio urbano muy densamente ocupado. Se podría, dice, "reprochar a dicho análisis convincente la espontaneidad que le presta al orden comunitario".13 La idea de comunidad no sería así familiar a la vida en ciudad durante el Antiguo Regimen. Peor aún, su necesidad misma puede ser dudosa. Contemplemos el caso de Bois-le-Duc, en los Países Bajos, por ejemplo : al establecer que la ciudad del siglo xviii se presenta "como una sociedad esencialmente fragmentada", sin principio de organización jerárquica entre sus partes, Maarten Prak cuestióna la identidad urbana de manera radical : "¿Que es lo que impedía la desintegración total de la sociedad urbana del periodo moderno ?"14 Las respuestas aportadas en 1992 a esas preguntas formuladas de manera angustiada sobre la naturaleza de la identidad ciudadana y sobre la existencia del lazo social son todas del mismo tipo. La comunidad urbana es menos de naturaleza social que cívica. En las ciudades inglesas, "la identidad cívica y burguesa se ha forjado en la voluntad de establecer un diálogo en el seno de la burguesía, precisamente porque esta debía afrontar la amenaza que representaba la inestabilidad urbana y la fragmentación económica y política". El conjunto de las estructuras asociativas tiene mucho de institucional ; la administración local en sus diversos estadios, la iglesia parroquial, los gremios eran los únicos que estaban por trascender las divergencias de intereses, y por combatir los efectos de los flujos de movilidad geográfica, "promover una serie de valores considerados fundamentales para la supervivencia de la sociedad urbana". Su renacimiento, en el siglo xviii, después de las crisis de la Reforma y de la Guerra Civil, resulta de una lógica social interna ; pero sacados en bloque de organizaciones más antiguas, "reflejan la fuerza de la tradición cívica y de un código establecido de formas asociativas".15 En otros terminos, el lazo social toma fuerza y se moldea en una red institucional heredada. El orden cronológico no sugiere aquí la lógica de una génesis sino la importancia relativa de los factores.

  • 16 Descimon, op. cit., p. 906, al igual que la cita siguiente.
  • 17 Prak, op. cit., p. 924.

12Es otra institución, la milicia burguesa, la que cumple en París esta función integradora. Al dar a los burgueses la policía de las armas, "legitima el poder entre los habitantes" y los hace sufrir una "propedéutica" tal (nótese la fuerza de la palabra) que la "identidad burguesa se alimentaba con este aprendiza-je".16 La importancia atribuida a este papel es la que lleva a Robert Descimon a proponer una cronología inversa a la que sugería Garrioch. Lejos de reforzarse con el tiempo en las mil batallas cotidianas dadas por los parisinos para ser reconocidos y respetados por sus iguales, el sentimiento de pertenencia comunitaria va disminuyendo durante el Antiguo Regimen. El silencio de la institución, pasado el siglo xvi, reduce la identidad burguesa a su más simple expresión y conduce a la enajenación del pueblo citadino : "Cívicamente, si no es que religiosamente, la historia de la Liga no es la historia de un pueblo enajenado, historia que será la del pueblo parisino de las Luces". En Bois-le-Duc finalmente, Maarten Prak ve encarnar en la figura del burguesa la especificidad urbana de la identidad social : "La fuerza de ese personaje provenía en última instancia de su carácter general y legal, es decir, del hecho de que abarcaba amplias categorías en un marco jurídico claramente definido".17 El derecho y la institución aseguran la perfecta adecuación entre un espacio (la ciudad) y una comunidad de pertenencia (los burgueses), que fundan la división entre " the established and the outsiders", tomando una expresión de Norbert Elias, y regulan las relaciones interindividuales.

  • 18 Cahiers du Centre de Recherches Historiques, 1993, p. 87 ; Guignet, op. cit., p. 499.

13Así, las normas (en su definición jurídica) y las instituciones (también en su definición jurídica, más que de sociabilidad ; en sus contenidos formales más que en prácticas informales) constituyen para este abanico de trabajos a la vez la matriz de las identidades y la amalgama que mantiene juntas a las sociedades. Podría uno preguntarse cuáles son los motivos de tal retorno (bajo una figura nueva que no pretende contribuir a la historia administrativa sino a la historia social) del análisis de las instituciones y de las reglas de derecho. Sin duda se inscriben en un movimiento más general de atención a las ciencias humanas y al derecho, y en los debates de la ciudad de hoy. Nos contentaremos aquí con indicar que no se trata en historia urbana de un hecho aislado. El coloquio de París, de octubre de 1993, pretendía verificar una hipótesis : durante el Antiguo Regimen, la práctica de un derecho localizado, la definición legal de un estatuto y la comunidad constituyen en la ciudad niveles superpuestos de la misma realidad, fundadores de distinciones sociales y las pertenencias. A esta misma luz puede leerse el libro de Philippe Guignet dedicado a las instituciones municipales de las grandes ciudades del norte en el siglo xviii. No son simples engranajes administrativos, ni el lugar del despliegue del cursus honorum o de la superioridad de las elites : una historia administrativa de las municipalidades o una sociografía de los funcionarios soslayarían el tema. Las instituciones municipales son la piedra angular de un forma particular (de la región y de la época) de civilización urbana, definida por las modalidades de gobierno, de organización de la economía, de relación social, de participación comunitaria en la estera de lo religioso. Los magistrados, es decir, los servidores públicos, son "los principales unificadores de todas las prácticas".18 Consecuentemente, la institución municipal no puede comprenderse independientemente de los equilibrios sociales específicos de la ciudad : es su matriz, su garantía y su expresión. En una sociedad contrastada garantiza no sólo el orden sino también la permanencia del lazo social y define una identidad ciudadana compartida. Además, el desarrollo de la lucha de clases seguirá, según Philippe Guignet, a la implosión de esas instituciones a fines del siglo xviii. Puede ser que uno no esté totalmente convencido por el color idílico con que el autor pinta su cuadro : lo esencial no está ahí, sino en el papel que se atribuye también aquí al sentido social de las instituciones para resolver la incertidumbre de las definiciones comunitarias.

EL SENTIDO DEL TERRITORIO

  • 19 Los estudios de Robert Descimon, detallados en cuanto a las prácticas políticas y a las identidades (...)

14Como toda problemática, la investigación de los principios y de las estructuras que garantizan que la sociedad urbana se sostenga puede evaluarse en terminos de costos y de ventajas. Entre estas últimas figura por supuesto la renovación del análisis institucional. Frente a un análisis funcional a punto de caer en la racionalización, a posteriori en la tautología, aquel está atento (en puntos variados según los autores) a las aptitudes de las instituciones para moldear a la sociedad y a la capacidad de los protagonistas comprometidos con un sistema social global para activarlos y dotarlos de sentido. En el capítulo de los costos se inscribirá el olvido de los lugares.19 El derecho, las instituciones y los grupos están bien localizados, pero la operación de localización reduce a la ciudad a un punto, como si tener en cuenta el espacio se resumiera a acrecentar, con el número de las dimensiones, la complejidad del objeto. No estoy seguro de que esta reducción analítica pueda subsistir válidamente, por motivos muy diferentes pero coincidentes. Para empezar, la ciudad está hecha de piedras y de mortero, es decir, dispone de una materialidad, constituye una forma que se extiende en el espacio. Así, lo que vale para la sociedad (la ciudad es un lugar en el que las diferenciaciones están acrecentadas) vale también para el espacio : la ciudad es un lugar de contraste y de disposición valuado por los hombres y las cosas. Después, las cuestiones urbanas de hoy son también cuestiones de adecuación del territorio social : aunque en estos momentos el problema del desempleo arrase con todo en Francia, la política de la ciudad se esfuerza por operar seriadamente dentro del espacio muy fuertemente diferenciado de las aglomeraciones. Finalmente, debido a una perdurable formación parcial en geografía, los historiadores franceses conservan, más que en otras tradiciones nacionales, la atención dirigida al espacio. Quiero pues sugerir, para terminar, las modalidades y la utilidad de un desplazamiento de las problemáticas espaciales de la historia urbana, homólogo del que se ha observado en el orden de los análisis de las instituciones.

15Con la mayor frecuencia, las investigaciones históricas establecen una correspondencia directa entre el espacio social y la organización material de la ciudad. El sentido y las modalidades de la relación difieren : los individuos y los grupos pueden sufrir los efectos de la ecología urbana o al contrario saber movilizar los recursos que el medio les ofrece ; pueden deslizarse en la ciudad como dentro de un caparazón o atribuirle al espacio estructuras simbólicas semejantes a las suyas propias. Pero cualquiera que sea el significado de la palabra territorio, una sociedad (o por lo menos un grupo) se inscribe en el perfectamente. Esta idea tiene alguna posibilidad de seguir pues domina tanto el paradigma funcionalista que establece una relación unilineal entre cada actividad y el espacio que la recibe. Se trata sin embargo de una invención que según se sabe data más o menos del siglo xviii. Todo ese siglo está dedicado a mostrar la influencia de la configuración espacial en la felicidad o la desgracia de los hombres en sociedad. Arquitectos, ingenieros, médicos higienistas, por ejemplo, se muestran particularmente sensibles a los encantos que llevan de la disposición de los edificios y del ancho de las calles a la circulación del aire y de esta al estado de los habitantes. El disciplinar a las clases inferiores (acción en la que Michel Foucault y los investigadores inspirados por el vieron un proyecto que va desde el encierro en grande de los pobres hasta la invención de las cárceles panópticas) pasa por una intervención en el espacio urbano : la multiplicación de los equipos de control social (cárceles, hospitales, cuarteles) y la definición del espacio público (numeración de las casas, difusión del alumbrado de las calles) confluyen en una sujeción más eficaz. Una visión más optimista, que encarna la Revolución, subraya la virtud educadora del espacio. Los recorridos ceremoniales, los proyectos de nueva denominación de las calles, o los pianos de jardines, metáforas del buen orden cívico, ambicionan dotar a la ciudad de un sentido renovado. Se pone tan poco en duda su eficacia, que casi ni se explica en que terreno podría el espacio ser formativo del espíritu. Toda la gama de las prácticas reformistas reafirma la coincidencia entre el territorio y la comunidad que lo ocupa : acondicionar el uno es ordenar el otro ; concebir uno es concebir el otro.

  • 20 J. Monnet, La ville et son double. Images et usages du centre : la parabole de Mexico, París, 1993. (...)

16Hoy, los límites del funcionalismo se encuentran tanto en el campo de la acción como en el del conocimiento. Por un lado, fuera de los periodos conjeturales fastos, la capacidad de una intervención en el espacio para regular la cuestión social se vuelve dudosa. Por el otro, el movimiento de la historia, en sus discontinuidades, hace improbable la inmediación postulada de las relaciones entre espacio y sociedad. Así pues, a partir del postulado inverso de un desfase cronológico entre las funciones ejercidas, desde las más materiales hasta las más simbólicas, y los espacios en los que tienen lugar, puede esperarse emprender un desplazamiento de las problemáticas. Me atrevo a utilizar un ejemplo que el lector conoce mejor que yo : la plaza de las Très Culturas, realizada a principios de los años sesenta en el barrio de Tlatelolco, en la ciudad de Mexico. La intención del proyecto era explícita : yuxtaponiendo las ruinas exhumadas de una pirámide azteca, una iglesia y un convento del siglo xvi restaurados y un pequeño rascacielos de arquitectura moderna internaciónal edificado para albergar oficinas de la Secretaria de Relaciones Exteriores, se trataba de demostrar la continuidad de la nación mexicana más allá de las rupturas de la historia. La Plaza da una imagen del pasado en la que las raíces indígenas, el periodo colonial y el Mexico moderno se inscriben en la continuidad. Está fuera del Centro Histórico y la bordea una de las vías rápidas que cuadriculan la capital. Desde el suelo, es prácticamente imposible tener una vista global y no hay verdaderamente ningún punto público alto que permita ver en conjunto los tres elementos simbólicos de identidad nacional. La función demostrativa de la Plaza no está dirigida al visitante. Sus intenciones no están a la vista más que para los inquilinos del gran conjunto habitacional de Tlatelolco que la rodean. Construido al mismo tiempo, estaba destinado a recibir a la nueva clase media en la que el regimen pretendía apoyarse y que encontraba así, a sus pies, inscrita en la piedra, una página de la historia oficial con el propósito de darle a conocer su destino. Logrado, el proyecto de urbanismo definía una forma perfectamente acorde con su intención.20

  • 21 C. de Seta y J. Le Goff (eds.), La città e le mura, Bari, 1989.

17El lector conoce la continuación de la historia. En 1968, manifestaciones de estudiantes que tuvieron lugar en Mexico, como en otros lugares del mundo, fueron duramente reprimidas. El gobierno mandó disparar sobre aquellos jóvenes, casi todos de clase media ; varios cientos de muertos cayeron, precisamente en la plaza de Tlatelolco. Este primer traumatismo se agranda con un segundo : en 1985, el temblor que sacude a la capital afecta duramente a este barrio, provoca por lo menos mil muertos y hace transitoriamente inhabitables la mitad de los edificios. Los dos acontecimientos han venido a dotar a la Plaza de un nuevo sentido : destinada a simbolizar la inscripción en el tiempo de la grandeza nacional, la plaza de las Tres Culturas se ve asociada con el enfrentamiento, las heridas, la muerte. Ninguna conmemoración pública viene a reapropiarse del espacio en señal de duelo. Sólo se detienen ahora en ella algunos extranjeros desorientados en un espacio que no fue concebido para que deambularan en el. De un proyecto como este se dirá que escapó de las intenciones de sus promotores. Pero la ciudad, construida por fragmentos aunque inscrita en el tiempo, escapa en casi todo de las intenciones de sus promotores. Organizados primero para ir juntos (empleo a propósito esta formula tan vaga), un espacio y su uso, a la larga, se desavienen : toda la historia de las murallas que ciñen a las ciudades podría escribirse, en la época moderna, a partir de este punto de vista, por ejemplo.21 El análisis cuidadoso de las modalidades y de las consecuencias de este descuerdo emprendido por un grupo de sociólogos influidos por la hermenéutica y la fenomenología ofrece un punto de apoyo para progresar.

  • 22 D. Colson, J. Nizey y J. Roux, Un quartier industriel à Saint-Étienne. Le Marais entre histoire et (...)

18Proponen llamar "huellas" a esos pedazos desavenidos de los que están hechas las ciudades.22

  • 23 L. Teisseyre-Sallmann, "Urbanisme et société : l'exemple de Nîmes aux xviie et xviiie siècles", Ann (...)

19La huella, pues, resulta de un apartamiento entre ritmos de evolución diferentes. Mientras la plaza de Tlatelolco de a leer a las clases medias, cuyas viviendas miran hacia ella, la ideología de un regimen que quizás esperan, ese fragmento de ciudad no se considera una huella. La forma y la función han evolucionado en el (brevemente) según cronologías similares. Aunque lo construido sea muy antiguo (y lo es en parte en este caso de figura), no habría en el pasado sino un presente de formas y de costumbres. La huella comienza con la inadaptación, con el fin de las Logrado, el proyecto de urbanismo definía Francia, por ejemplo, mientras las murallas que rodean a la ciudad fueron el signo de la preeminencia de la ciudad sobre el campo y sirvieron de punto de apoyo para el control militar del espacio, seguirían en perfecta conformidad con las prácticas sociales del momento, sin importar cuándo fueron edificadas. Luego, las prácticas cambiaron. Por un lado, la construcción de la ciudadela y de los cuarteles, a fines del siglo xvii, dio lugar a un nuevo concepto de la defensa. Por el otro, la dualidad ciudad-suburbios se desvanece hacia 1730, con el desarrollo de la industria de la seda, en provecho de una organización complementaria del espacio productivo. El muro, que primero dejaron de cuidar, se convierte en un estorbo y se envían recuestas al rey pidiéndole que lo derrumben : "Los deseos comunes de los ciudadanos de la ciudad y de los alrededores les hacen anhelar desde hace mucho tiempo tener la libre facultad de poder comunicarse tanto de noche como de día, menos por el placer que tienen en ello que para la utilidad de sus fábricas."23 La diferenciación espacial entre la ciudad y los alrededores y el muro que la había marcado hasta entonces existen todavía en el mismo tiempo. Pero de pronto, debido a que una relación de complementariedad ha reemplazado una situación de exclusión, ya no tienen la misma edad : la práctica económica acaba de mandar a la muralla que rodeaba la ciudad a un pasado cuyo presente se ha desligado. La evolución de las costumbres se prolonga en una redefinición ideológica y en un reacondicionamiento del espacio.

20Reacondicionamiento : el termino es voluntariamente impreciso puesto que, como concierne al destino de las huellas, pueden considerarse varios casos. Puede tomarse la decisión de borrar del presente los objetos catalogados en el pasado : en 1785 fueron arrasados los muros de Nîmes, cuyas ruinas materiales no impedían el que restringieran a pasos demasiado estrechos las líneas de la cadena de producción. Incluso en este caso extremo cabe cuestionar la radicalidad de la eliminación : ¿cuántos bulevares circulares no inscriben en el suelo, por largo tiempo, la huella de antiguas líneas de defensa en el manto urbano ? Inscrito en las cosas, el orden espacial de ayer pasa sin embargo inadvertido. Su lectura compete al desciframiento y a una postura reflexiva : acordarse de que las ciudades estaban amuralladas ; localizar sobre los pianos de hoy las rupturas en la continuidad del manto urbano ; compararlas con vistas y pianos antiguos. No cabe en la inmediación de las prácticas urbanas y solo reasigna al presente (pues se trata de una visión de anticuario sobre la ciudad) el recuerdo de las formas. Fuera de esta atención particular, la huella, borrada en su materialidad, ha sido objeto de una denegación de la realidad.

21La reasignación de la huella al presente puede sin embargo operarse siguiendo otras modalidades. ¿Que hacer con un palacio desafectado, Versalles, por ejemplo ? Transformar las dependencias en una fábrica de picas y luego en taller textil, antes de convertirlas en un hospital militar. Utilizar los establos como cuarteles, luego como depósito de archivos o como lugar de enseñanza para una escuela de arquitectura. Convertir en museo una de sus alas. ¿Cree el lector que esos cambios de uso de formas heredadas no alcanzan más que a las altas esteras ? El caso contrario es más numeroso. Apenas desvanecida la amenaza militar, las invasiones de las explanadas, de los caminos de ronda o de las fosas del sistema de defensa de las ciudades del siglos xviii se multiplicaron. Durante las aglomeraciones manufactureras, por la presión de la industria, los antiguos mesones o los edificios de habitación se utilizan, sin mayores alteraciones en la organización del espacio, como telares. En París, no es necesario esperar la Revolución para verlos hoteles aristocráticos ocupados por oficinas : fueron suficientes dos generaciones, a la vuelta de los siglos xviii y xix, para ver las modalidades de uso y los valores sociales del Sena, de sus muelles y de sus puentes, radicalmente modificados.

  • 24 El análisis antropológico de la evolución de la ciudad de Rethymnos constituye un buen ejemplo : M. (...)
  • 25 M. Darin, O. Meillerais, P. Saudrais, "Transformation des places à Nantes depuis deux siècles", Éco (...)

22¿Que ocurre, en este movimiento perpetuo, con las formas antiguas ? Precisamente en el momento de su reasignación pierden su status de huella para ser puestas una vez más, en una nueva coincidencia entre una forma, un uso y un valor, en el circuito del sentido social. Esta reasignación no alcanza más que a una parte de las dimensiones del objeto : un emplazamiento, una forma, un valor simbólico, un valor económico... para hacerlas participar de otra manera y con otros fines. Pero permite a la ciudad, cuyos elementos provienen casi todos de pasados y cuya profundidad difiere, conservarse entera y contemporánea de ella misma. Así, el presente de las ciudades es resultado de un trabajo continuo de reinterpretación de los lugares. Varios motivos hacen que este proceso sea a la vez determinado y poco previsible. Por una parte, se inscribe en los conflictos de interpretación que tienen como reto la valorización diferencial del espacio urbano y registra así las relaciones sociales del momento.24 Pero los caracteres precedentes del objeto (no solo de su forma sino también de su valor) dibujan, con las representaciones del mundo, la gama de reasignaciones posibles : son necesarias circunstancias muy excepcionales para que un palacio sea transformado en cuartel cuando otros palacios se convierten en museo. Finalmente, como el espacio urbano forma un sistema, cada uno de cuyos elementos adquiere sentido propio en la posición relativa que ocupa con respecto a los demás, la modificación del uso de un lugar se inscribe en una serie de mutaciones anteriores que afectan a otros sitios y contribuyen a su vez a doblegar su destino. En Nantes, gran puerto del Atlántico a fines del siglo xviii, por ejemplo, el cambio de valor de la plaza del Comercio, antaño simple depósito enclavado, se debe a la reconstrucción de la Bolsa, a la destrucción del cerco y al rellenado de los fosos de la ciudadela cercana, y también a la edificación de la plaza Real ; convertida en núcleo urbano mayor, la plaza del Comercio contribuye en el siglo siguiente a dotar su estructura a la red comunal de transportes públicos.25 Así, partiendo de las condiciones temporales de sus equilibrios y del conjunto de "valores durmientes" (la expresión es de Fernand Braudel) que contienen los espacios citadinos, las sociedades urbanas están actualmente envueltas en un proceso de reasignación y de revalorización de sus espacios de ayer, que compromete en parte el porvenir de las formas, de las prácticas, de los valores ciudadanos.

  • 26 P. Ricœur, Essais d'herméneutique, 2 vols., París, 1969 y 1986. De M. Halbwachs recordaremos los do (...)
  • 27 De una bibliografía extensa citaremos sólo, porque son recientes, dos cortas obras sugestivas : P. (...)

23Puede verse en esta cuadrícula analítica el esbozo de un programa de trabajo. Podría argumentarse que tiene semejanzas con la historia social de las instituciones tal como la acabamos de describir. Nos gustaría sólo subrayar que supuestamente prestará mayor atención a herramientas que los historiadores no necesariamente suelen utilizar. Más que volver a las proposiciones de la semiología urbana de los años setenta, estaremos atentos a las sugerencias del análisis hermenéutico tal como lo practica Paul Ricœur cuando se ocupa de definir los procesos de apropiación y de dotación de sentido que toda lectura —de un texto, pero también de una acción— supone, y tratar de hacer su trasposición a las sociedades citadinas y a los espacios urbanos. Estaremos atentos también a los estudios de Maurice Halbwachs, ya sea que se dedique a seguir los fenómenos de formación social del valor en el espacio, o que establezca, por la mediación del tiempo y de la memoria, relaciones sutiles entre los grupos sociales y sus territorios.26 Finalmente, buscaremos las analogías analíticas en el campo de la antropología de los objetos,27 más que en los mapas mentales tan caros a la sicogeografía. A la larga, la relación funcionalista de las sociedades con el espacio, hoy paralizante tanto en el orden de la acción como en el del conocimiento, no aparecerá ya más que como lo que es : un caso particular, histórica, cultural y socialmente situado, de las operaciones sociales de dotación de sentido a los lugares.

Notes

2 B. Lepetit, "La historia urbana en Francia : veinte años de investigaciones", Secuencia, 24, septiembre-diciembre de 1992, pp. 5-28.

3 Cita del periódico Le Monde del 17 de noviembre de 1992.

4 P. Guignet, Le pouvoir dans la ville au xviie siècle. Pratiques politiques, mobilité éthique sociale de part et d'autre de la frontière franco-belge, Paris, 1990 ; É. François, Protestants et catholiques en Allemagne. Identité et pluralisme à Augsbourg, 1648-1806, París, 1993. El coloquio de marzo de 1992 titulado "L'histoire sociale des villes d'Europe du xiiie au xviiie siècle : nouvelles tendences" se organizó (P. Clark y B. Lepetit) bajo los auspicios de la Asociación Europea de Historia Urbana. Las comunicaciones más representativas se publicaron en dos entregas : "Identités urbaines", Annales esc, julio-agosto de 1993, pp. 819-933, y "Les sociabilités urbaines au Moyen-Âge", Annales esc, septiembre-octubre de 1993, pp. 1 113-1 143. El coloquio de octubre de 1993, organizado bajo los auspicios del Centro de Investigaciones Históricas del ehess por S. Cerutti, R. Descimon y M. Prak se llamaba "Le droit de bourgoisie dans les villes d'Europe occidentale entre le xve et le xviiie siècle". La publicación de las actas está en proyecto y sólo es accesible el denso texto de la licitación : "Le droit de bourgoisie dans l'Europe moderne", Cahiers du Centre de Recherches Historiques, 11, octubre de 1993, pp. 87-90.

5 É. François (ed.), Immigration et société urbaine en Europe occidentales (xvie-xxe siècles), Paris, 1985.

6 Ibid., p. 15.

7 Ibid., p. 33. Las citas precedentes son de los subtemas del libro.

8 F. Barth, Process and Form in Social Life, Londres, 1980 ; J.-C. Mitchell, Social Network in Urban Situation, Manchester, 1969 ; E. Goffman, Encounters. Two Studies in the Sociology of Interaction, Indianápolis, 1961.

9 Citado por É. François, op. cit., p. 246.

10 Idem.

11 Sobre la pluralidad de los mundos en los que todo actor social está comprometido, se sacará provecho de L. Boltanski y L. Thevenot, De la justificación. Les économies de la grandeur, Paris, 1991.

12 J. Barry, "Identité urbaine et classes moyennes dans l'Angleterre moderne", Annales esc, 1993, pp. 853-833 (cita en la p. 854).

13 R. Descimon, "Milice bourgoise et identité citadine à Paris au temps de la Ligue", Annales esc, 1993, pp. 885-906 (cita en la p. 906) ; D. Garrioch, Neighbourhood and Community in Paris, Cambridge, 1986.

14 M. Prak, "Identité urbaine, identités sociales. Les bourgeois de Bois-le-Duc au xviiie siècle", Annales esc, 1993, pp. 907-933 (citas en las pp. 923 y 924).

15 Barry, op. cit.

16 Descimon, op. cit., p. 906, al igual que la cita siguiente.

17 Prak, op. cit., p. 924.

18 Cahiers du Centre de Recherches Historiques, 1993, p. 87 ; Guignet, op. cit., p. 499.

19 Los estudios de Robert Descimon, detallados en cuanto a las prácticas políticas y a las identidades comunes en la organización del espacio urbano, son una excepción.

20 J. Monnet, La ville et son double. Images et usages du centre : la parabole de Mexico, París, 1993. [Véase la versión ampliada, Usos e imágenes del Centro Histórico de la Ciudad de México, 1996.]

21 C. de Seta y J. Le Goff (eds.), La città e le mura, Bari, 1989.

22 D. Colson, J. Nizey y J. Roux, Un quartier industriel à Saint-Étienne. Le Marais entre histoire et planification, Lyon, 1993.

23 L. Teisseyre-Sallmann, "Urbanisme et société : l'exemple de Nîmes aux xviie et xviiie siècles", Annales esc, 1980, pp. 965-986 (cita en la p. 980).

24 El análisis antropológico de la evolución de la ciudad de Rethymnos constituye un buen ejemplo : M. Herzfeld, A Place in History. Social and Monumental Time in a Cretan Town, Princeton, 1991. En historia, véanse los trabajos recientes de P.-Y. Saunier partiendo de : "Haut-lieu et lieu haut : la construction du sens des lieux. Lyon et Fourvières au xixe siècle", Revue d'Histoire Moderne et Contemporaine, abril-junio de 1993, pp. 202-227.

25 M. Darin, O. Meillerais, P. Saudrais, "Transformation des places à Nantes depuis deux siècles", École d'Architecture de Nantes, 1991, mimeo.

26 P. Ricœur, Essais d'herméneutique, 2 vols., París, 1969 y 1986. De M. Halbwachs recordaremos los dos libros menos frecuentemente citados : Les expropiations et le prix des terrains à Paris, 1860-1900, Paris, 1909 ; La topographie légendaire des Évangiles de Terre Sainte, Paris, 1941. Para un borrador de traducción al francés de estos textos, realizado para fines de investigación urbana por B. Lepetit, véase "La formation de la valeur dans la ville moderne (xvie xixe siècles)", Histoire, Économie et Société, 1994 ; "Une herméneutique urbaine est-elle possible ?", en B. Lepetit y D. Pumain, Temporalités urbaines, Paris, 1993, pp. 287-299.

27 De una bibliografía extensa citaremos sólo, porque son recientes, dos cortas obras sugestivas : P. Lemonnier, Elements for an Anthropology of Technology, Ann Arbor, 1992 ; "Les objets dans l'actión. De la maison au laboratoire", textos recopilados por B. Conein, N. Dodier y L. Thevenot, Raisons Pratiques, 4,1993. Véase también, más antiguo y con un enfoque diferente, A. Appadura (ed.), The Social Life of Things. Commodities in Cultural Perspective, Cambridge, 1986.

Notes de fin

1 École des Hautes Études en Sciences Sociales, París.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr