Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historiografía francesa

 | 
Hira de Gortari
, 
Guillermo Zermeño

Antropología e historia : el problema de las ciudades del mediterráneo occidental. Siglos xv-xviii

Gérard Delille

Texte intégral

1Lo que comúnmente llamamos antropología histórica o etnohistoria ha encontrado en las sociedades mediterráneas occidentales, y por extensión en las sociedades amerindias que han dominado, un terreno privilegiado de acción. Ha alcanzado importantes resultados en lo que concierne al estudio de los fenómenos religiosos, de la organización y de la ritualización de los poderes, de los parentescos y de la alianza.

2Esta situación "privilegiada" del Mediterráneo deriva, en mi opinión, de tres factores principales :

31 ] Si se excluyen ciertas regiones particularmente dinámicas (el norte de Italia Cataluña), el Mediterráneo occidental no vivió, o sólo lo hizo tardíamente, la Revolución industrial. Sin embargo, esto no significa que haya habido un inmovilismo social : desde este punto de vista, las transformaciones fueron incluso importantes entre el siglo xv y el xix. Aun así, la persistencia de una sociedad rural tradicional (sobre todo en las regiones más "pobres" y más "arcaicas", sea cual sea el sentido de estos términos) conformó un conservatorio de formas antiguas en el campo de lo económico, lo social y lo cultural.

  • 1 Jane y Peter Schneider, Culture and Political Economy in Western Sicily, Nueva York/San Francisco/L (...)

42] El segundo factor proviene directamente del primero : Italia, sobre todo el sur y el centro, España, el sur de Francia, han sido estudiados con mucha mayor frecuencia que otras regiones de Europa del norte por los antropólogos : Pitt Rivers en el caso de España, Jane y Peter Schneider en el de Sicilia ; podría establecerse una larga lista de investigaciones realizadas in situ por antropólogos que influyeron en los historiadores y los obligaron a retomar y a repensar sus datos y sus interpretaciones tradicionales de las sociedades mediterráneas.1

  • 2 Archivos Comunales de Manduria, Libro magno delle famiglie di Manduria, 2 vols.
  • 3 Archivio di Stato di Napoli (asn), Fondo Farnesiano, Altamura, Corrispondenza cogli administratori.

53] De derecho escrito, herederos de la tradición romana, sometidos muy pronto a sistemas administrativos y de poderes, elaborados, eficaces y centralizados (el reino de Nápoles desde el siglo xii, España, pero también la Iglesia), los países mediterráneos han conservado (en su mayoría y en el periodo moderno que nos interesa más particularmente aquí) abundantes archivos escritos, a menudo de gran calidad. En lo referente a datos, el historiador puede de esta forma disponer de materiales que permiten finos y profundos análisis de las realidades que pretende abordar. No citaré aquí más que dos ejemplos que conozco bien por haberlos estudiado largamente : el Libro magno delle famiglie di Manduria que traza, con extrema precisión, desde mediados del siglo xv hasta finales del xviii, todas las genealogías de las familias que vivieron en esa gran aldea de Apulia (diez mil matrimonios en total) y que constituye un instrumento único para el estudio del parentesco y la alianza.2 El otro ejemplo es la correspondencia de los administradores para los príncipes Farnesio del gran feudo de Altamura, que relata semana tras semana, a veces día a día, todos los acontecimientos "políticos" del pueblo, desde mediados del siglo xvi a mediados del siglo xviii, y representa una fuente extraordinaria para la comprensión del sistema político local, para el estudio de las facciones y de los conflictos, a menudo fuertemente ritualizados, que los oponen.3

6Más allá de estas consideraciones generales, es preciso observar que tanto la antropología histórica como la "antropología" a secas favorecen (salvo excepciones limitadas en los campos cultural y religioso), en los países mediterráneos, a la comunidad aldeana, esto es, a un grupo social limitado, en detrimento de entidades más amplias y complejas, en particular las ciudades. Ahora bien, para el caso del Mediterráneo occidental, ningún método de análisis serio puede permitirse dejar a las ciudades fuera de su campo de investigación. Sin duda al investigador le irrita la gran cantidad de datos que hay que controlar o elaborar, sobre todo si se pretende que el análisis sea nominativo. Pero la ciudad es también "un laboratorio" en el que las relaciones —que en las comunidades aldeanas a menudo son precisas y ordenadas— parecen borrarse, incluso disolverse completamente. "El aire de la ciudad hace libre", se solía decir. Pero las alianzas matrimoniales, las amistades, las agrupaciones de poder, ¿no correrían el peligro de constituirse siguiendo criterios fortuitos y estadísticas que dejan bien poco al análisis antropológico ?

7Lo que querría tratar de mostrar aquí, a partir de algunos ejemplos precisos, es que semejante análisis es posible a condición de que no se considere a la ciudad como una entidad definida y cerrada, como una "gran comunidad", sino como un elemento de toda una red, de una jerarquía de centros que también es una jerarquía de valores sociales y de poderes que regula, según modalidades precisas, comprendidas, aceptadas y manipuladas por los protagonistas, en un nivel regional o en un nivel nacional, las relaciones entre los "grupos" y los mecanismos de circulación social que los animan. Lo que hay que tratar de comprender no es tanto "la ciudad" como la complejidad del edificio extraordinariamente estratificado y diferenciado de los privilegios y de las retribuciones de todo orden que divide, primero, a una capital (Nápoles, Palermo, Madrid) del conjunto del reino, y luego, en grado subalterno, a una ciudad de otra y, en última instancia, al juego social que se construye sobre esas diferenciaciones.

  • 4 Vincenzo Massilla, Cronaca delle famiglie nobili di Bari scitta nell'anno MDLXVII, a cura di France (...)

8En la crónica de las familias nobles de Bari, escrita por Francesco Bonatti en 1567 y publicada en 1881, con amplias notas que prolongan la historia de cada familia hasta el siglo xviii, Vincenzo Massilla (nacido en Atella, en Basilicata, en 1499, estudiante en Nápoles y casado en 1527 en Bari, donde es recibido por la nobleza local) indica con precisión los orígenes y los desplazamientos o las partidas definitivas de los principales personajes de que se ocupa, así como los motivos de esos movimientos.4 El resultado es un cuadro asombroso que, después de una primera lectura rápida, se caracteriza por una extraordinaria movilidad de ese grupo de la élite de Bari (Massilla no considera a las familias inscritas en el ceto (clase o categoría social) "popular", que podían ser a veces tan ricas y poderosas como las familias nobles. Las indicaciones dadas en apéndice por F. Bonazzi sobre las familias inscritas en la nobleza local en el transcurso de los siglos xvii y xviii atañen con la mayor frecuencia a familias populares.

9Así, los Arcamone son originarios de Nápoles, donde estaban inscritos en el Seggio (la sede) di Montagna : una rama menor descendiente de Andrea Moncello Arcamone, barón de Binetto, se instala en Bari durante la primera mitad del siglo xvi. Una vez perdido el feudo de Binetto y extinguida la rama napolitana, un descendiente, Scipione, vuelve a Nápoles a principios del siglo xvii y solicita ser reintegrado en los honores del Seggio di Porto, cosa que el Sacro Regio Consiglio concede en 1612 a sus hijos, Giambattista, Giuseppe y Giovanni en 1612. Esta última rama sobrevivirá hasta la segunda mitad del siglo xviii, mientras que la de Bari se extinguirá a fines del XVII.

10Todos los relatos se desarrollan de manera similar, acompañados de indicaciones aparentemente anodinas (distinciones de linajes mayores y menores, feudos poseídos o cargos cubiertos por los miembros de la familia separados de la rama de origen, matrimonios, amistades políticas...) que permiten un análisis profundo de los movimientos migratorios de esta élite local.

11El cuadro de la página siguiente indica, para cierto número de familias nobles de Bari (exclusivamente de las familias consideradas por V. Massilla, es decir, existentes en los primeros decenios del siglo xvi), las "migraciones" realizadas en otras ciudades del reino o incluso, en algunos casos, de la península italiana.

12Es posible hacer una primera distinción cronológica fundamental entre el siglo xv y la mitad del xvii, por una parte, y entre la segunda mitad del xvii y el xviii, por otra. Durante el primer periodo, la movilidad y la instalación de nuevas ramas de las familias en otras ciudades parecen de envergadura, ligadas a causas multiples sobre las cuales volveremos más tarde pero que ponen en juego mecanismos profundos de funcionamiento del propio "sistema" familiar ; el segundo periodo, al contrario, está mucho más caracterizado, pero no exclusivamente, por una movilidad de individuos que se desplazan sobre todo en función de los cargos administrativos que ocupan y a veces se instalan definitivamente en su lugar de trabajo.

La movilidad de las familias nobles de Bari (siglos xv a xviii), según V. Massilla y F. Bonazzi

La movilidad de las familias nobles de Bari (siglos xv a xviii), según V. Massilla y F. Bonazzi

Note 5 : Cronaca..., p. 11.
Note 6 : Ibid., p. 17.

13Las familias Boccapianola y Palumbo tienen, entre el siglo xv y el xviii, diferentes trayeetos pero que son representativos de los mecanismos de clasificación y/o de ascenso social que caracterizaban a la sazón a las élites locales y que, en segundo piano, se implantan sobre la relación jerárquica entre la capital del reino —Nápoles— y las pocas ciudades de provincia —Lecce, Bari, Tropea, Tarento, Brindisi, Capua— que alardean todavía de la existencia de un seggio noble.

14Los Boccapianola son una familia muy antigua de Nápoles —los orígenes conocidos se remontan al periodo normando— inscrita en el Seggio di Capua, que se divide hacia la mitad del siglo xv en dos ramas principales : una, la mayor, descendiente de Francesco, se queda en Nápoles en donde se extinguirá en 1637, y la otra, la menor, descendiente de Berteraimo que casa un hijo, Nicola, y un sobrino, Lorenzo, con hijas de familias nobles de Bari. Lorenzo se establece definitivamente en Bari en 1503 y es admitido inmediatamente en los honores del "patriarcado" local (término impropio en realidad, puesto que las ciudades de la Italia del sur, que no tuvieron como las del norte una fusión de los "nobles" y de los "populares", no tienen patriarcado). En el siglo xviii, su descendiente, Nicola, vuelve a instalarse en Nápoles, pero la extinción de la familia en las hijas no le deja tiempo para obtener su reintegración a la nobleza napolitana. Sin embargo, ese juego del "retorno" de los hijos menores a la nobleza de la gran ciudad de origen de la gran familia será efectivamente realizado por muchos otros descendientes instalados en Bari : así, los De Rossi obtienen su reintegración a la "nobleza" de Florencia en 1704, mientras los Bonazzi hacen lo mismo en Bérgamo, en 1780...

  • 5 D.L. de Vincentis, Storia di Tarento, 1878.

15La expulsion de los linajes menores hacia ciudades de provincia y hacia noblezas de nivel inferior, seguida de su eventual retorno en caso de extinción de la rama mayor, no tuvo nada de excepcional en los siglos xv y xvi : la historia de las grandes familias napolitanas está llena de ejemplos de este tipo de cambios de posición social hacia los seggi nobles de provincia. El problema es que, a menudo, estando asegurada la continuidad en línea directa de la familia, se tiende rápidamente a "olvidar" a esos primos "venidos a menos"... Así, Tarento, que había recibido hacia 1310 a una rama de los Ayello de Salerno/Nápoles y hacia 1400 a un linaje secundario de los Alagno de Amalfi/Nápoles, a principios del siglo xvi admite en las filas de la nobleza a una rama de los Aquino de Benevento/Nápoles y a un Capece de Nápoles y, a principios del XVII, a un Afflitto de Amalfi/Nápoles.5

16La historia de los Palumbo ilustra un trayecto exactamente opuesto al de los Boccapianola. Originario del pequeño centro de Senise, en Basilicata, el doctor en leyes Giovanni Palumbo, precedido por una buena reputación de jurista, pasa, en 1530, de Padua, en donde hizo sus estudios, a Bari, donde casa con una Fanelli, matrimonio que le permite integrarse inmediata y oficialmente a la nobleza de Bari. Después de él, su familia se divide en dos ramas que siguen residiendo en Bari hasta fines del siglo xvi, donde ocupan, uno tras otro, puestos importantes (ocuparán varias veces el cargo de alcalde de los nobles). Un miembro de la segunda rama, Orazio, adquiere el cargo de guardia de la marina de Tarento, a principios del siglo xvii. El matrimonio con Virginia dei Conti Sangiorgio, représentante de una familia noble de Lecce, permite a sus descendientes trasladarse a esta última ciudad y ser inscritos en la nobleza (primera mitad del siglo xviii). El ascenso social se corona, en 1792, con el matrimonio del primogénito, Giovan Domenico, con una inglesa, Elisabeth Dichenson. Transfieren su residencia a Nápoles, donde sus descendientes obtendrán la ciudadanía napolitana. En este caso, no hay retorno a Bari, donde el último descendiente de los primos se extinguió a mediados del siglo xvii ; cada etapa migratoria de la familia marca un grado preciso en el ascenso social, mediante la inscripción progresiva en noblezas cada vez más prestigiadas, antes del último paso por Nápoles. Este "ascenso" hacia Nápoles no lleva más que rara vez, en los siglos xvi a xviii, a la inscripción de la familia en los seggi nobles de la capital ; en la mayoría de los casos la inscripción en la nobleza fuori piazza (fuera del núcleo) de Nápoles constituye un logro y una coronación definitiva : la rama mayor de los Mazzachera obtiene una inscripción así a principios del siglo xviii, los Zeuli en 1772, mientras que los Tanzi, probablemente con miras al mismo resultado, casan, en el siglo xviii, a varias hijas con nobles fuori piazza de Nápoles...

17Habiendo expuesto estas consideraciones, cabe aportar ahora cierto número de precisiones.

181] Los comportamientos y los resultados positivos o negativos obtenidos en el curso de los siglos XVII o XVIII por las familias que hemos considerado (Tanzi, Palumbo, Mazzachera, Zeuli, Boccapianola) son la consecuencia de una estrategia compleja de división, de segmentación de los linajes en multiples ramas y de la implantación sistemática de algunas de ellas en otras ciudades en busca de una nueva fortuna y de una nueva política matrimonial. Al describir el éxito de la familia Ventura a principios del siglo xvi, Vincenzo Massilla expone en realidad una regla de comportamiento y de división de los linajes a la sazón casi general en las familias de las élites del reino de Nápoles —y probablemente más allá de la península italiana en conjunto— : "En el año del Señor de 1497, el finado Magnífico Spinetta Ventura, hijo segundo nacido del baron de Palmerice en tierra de Otranto, no teniendo nada más que la capa y la espada y setenta ducados de vita milizia (pago militar) al año, vino de Lecce primero a la tierra de Modugno y se desposó con la única hija del finado Pietro della Rizza que aportó doce mil ducados de dote" (op. cit., p. 27).

  • 6 Gérard Delille y Antonio Ciuffreda, "Lo scambio dei ruoli : primogéniti-e, cadetti-e tra '400 e '70 (...)

En el caso del gran burgo de Casalnuovo, situado entre Trento y Lecce, que hemos podido estudiar con extremada precisión en todo el periodo que va de mediados del siglo xv al final del XVIII, este mecanismo de separación y de descenso en la posición social progresivo de ciertos linajes menores se presenta, en las familias de la élite (Pasanisa, Giustiniani, Bruno, Di Donno), como un comportamiento dominante hasta las primeras décadas del siglo xvii. Está ligado, por supuesto, a una práctica sistemática de matrimonio del conjunto de los hijos, moderada solamente por el ingreso, en general del hijo mayor (y no de los menores, como ocurrirá en la segunda mitad del siglo xvii y en el xviii, después de la introducción y la generalización de la primogenitura en dichas familias), a la carrera eclesiástica o a la militar, aunque más raramente, y, por tanto, al celibato definitivo, lo que entre otras cosas tiene como consecuencia el favorecer la extinción de los linajes mayores y el "ascenso" social periódico de los linajes menores.6 Aquí también, la jerarquización que se impone progresivamente conlleva a menudo la partida de los représentantes mayores o menores, según el caso y según la "fortuna" de la familia en conjunto : así, un linaje mayor de los Pasanisa emigra, a fines del siglo xvi, al gran centro vecino de Francavilla Fontana, en donde se ha instalado el nuevo y poderoso feudatario de la región, el marqués Imperiale, de origen genovés, dejando de esa manera el lugar libre a la rama menor de Horatio Pasanisa que en el piano local experimenta entonces notable éxito político y social. En cambio, los Di Donno, numerosa y poderosa familia en dificultades, expulsan sistemáticamente a sus menores y se reducen rápidamente a un sólo linaje principal.

19En el burgo que nos ocupa, durante todo el siglo xvi y el xvii se establecen miembros de poderosas familias, recién llegados de las ciudades vecinas. Es el caso, por ejemplo, de los Giustiniani originarios de Francavilla, a principios del siglo xvi, de los Saetta de Lecce, a mediados del siglo, y de los Arno de Nardo en las primeras décadas del XVII. No sabemos en este caso si se trata de menores —aunque ciertas ramas siguen existiendo en sus lugares de origen—, pero sabemos que llegan a Castelnuovo a ejercer actividades mercantiles (los Saetta venden trigo) o administrativas (los Arno son capitanes del feudatario), que son admitidos inmediatamente y sin dificultad en la "nobleza" local y que ocuparán todos ellos cargos políticos importantes, en particular el de alcalde de la región. La migración de esas élites está pues también ligada a las facilidades de inserción y a una relativa apertura de las noblezas, apertura que, como veremos, va a desaparecer progresivamente en el transcurso de la segunda mitad del siglo xvi y de la primera mitad del XVII, provocando una modificación radical de los mecanismos generales de movilidad.

20En un reciente estudio sobre la familia Tontoli de Manfredonia, A. Ciuffreda pone bien en evidencia, de una vez, las estrechas relaciones de solidaridad y las diferencias jerárquicas impuestas entre las dos ramas de la familia, durante la segunda mitad del siglo xvi y principios del XVII. Mientras la rama mayor, descendiente de Ludovico, alcanza rápidamente un alto nivel de prestigio y de poder, obteniendo repetidas veces, para Annibale y luego para su hijo Ludovico, el cargo de alcalde de la ciudad y colocando, sobre todo a tres miembros de la familia (dos hermanos y un hijo del mismo Ludovico el mayor), en el rango de arzobispo ; la rama menor, descendiente de Mario., a pesar de conservar un nivel social envidiable, se encuentra, sin embargo, muy pronto en desventaja con respecto a la rama de Ludovico el joven. Las carreras eclesiásticas no van más allá del marco estrictamente local de Manfredonia ; y si bien hay algunos matrimonios con hijos e hijas de alcalde, ningún hombre de esa rama llegará a ser alcalde, lo que deja suponer una integración al ceto popular. Finalmente, los bienes feudales se concentran enteramente entre las manos de la rama de Ludovico, mientras que la rama de Mario debe "contentarse" con bienes patrimoniales usurpados a la ciudad y de propiedad incierta. Esta situación se transformará, después, en un elemento de superioridad para la rama menor.

  • 7 Antonio Ciuffreda, "...A tre giomi di camino da Napoli. L'ascesa di una famiglia patrizia di Capita (...)

21En el siglo xviii, las dos ramas de la familia inician una carrera "administrativa" característica de la nueva realidad politicosocial de este periodo : Francesco Tontoli, hijo del barón Oronzo (de linaje mayor), llega a ser gobernador de Otranto en 1744 (cargo en el que sucede a su primo Nicola, de linaje menor). Pero si bien el linaje menor parece haber alcanzado un nivel de fortuna tan importante como el del mayor, este último, fuerte quizá por su título nobiliario, no deja de conservar "la iniciativa" en cuanto a la movilidad social. Francesco y su hermano Andrea se instalan definitivamente en Nápoles hacia 1750. Andrea llega a ser abogado y, luego, como heredero de la familia, alcanza el rango de Consejero del Sacro Regio Consiglio, obtiene un título de marqués e inicia una carrera de noble napolitano que terminará con su muerte en 1802 y la extinción de la familia.7

22Como puede verse, los casos individuales pueden ser extremadamente variados y hay que evitar por ello cualquier esquematización; pero, más allá de las estrategias coyunturales que animan a cada familia en particular, nos topamos de todos modos con el "juego" fundamental de la jerarquización, de la división de los papeles entre las diferentes ramas de un mismo linaje.

232] En el caso de Bari, si bien algunas familias logran asentarse socialmente en la capital, no por ello es menos cierto que en esencia las relaciones se establezcan, desde el punto de vista geográfico, con los centros vecinos y que las estrategias se limiten, en la mayoría de los casos, a consolidar la inserción de una o varias ramas nuevas en una de las piazze vecinas (en particular Giovinazzo, pero también Bitonto, Monópoli o Molfetta) con el fin de obtener puntos de apoyo políticos y económicos locales y permitir la reintegración de la familia a Bari en caso de extinción de la rama que allí reside. Así, los Chiurla se dividen en dos linajes, uno en Bari, que se extingue a fines del siglo xvi, y otro en Giovinazzo, que será nuevamente admitido en el Seggio di Bari en 1724, admisión que será considerada una reintegración. Los Volpi, originarios de Como, se habrían trasladado a Bari en la segunda mitad del siglo xv ; pero en 1480 Guglielmo abandona la ciudad huyendo, dicen las crónicas, de la peste (¿o expulsado por las familias dominantes ?) y se instala en Bitetto, donde sus descendientes permanecen durante el resto del siglo xv y todo el XVI. A principios del siglo xviii, Giuseppe Volpi quiere llevar de nuevo a su familia a Bari y pide ser reintegrado a la nobleza de la ciudad. Pero los tiempos han cambiado ; la nobleza se ha cerrado y la serrata del Gran Consejo de 1570 decretó obligatorio el registro de las familias nobles y populares en Libros de Oro, con la intención precisa de limitar lo más posible toda nueva agregación. Toda familia no inscrita en esa fecha —y es el caso de los Volpi— encuentra efectivamente muchas dificultades para forzar la barrera. La pétición de Giuseppe Volpi es rechazada por el conjunto de la nobleza de Bari y sólo un decreto del emperador Carlos VI doblegará su obstinación.

24Los Ventura, ya citados, emigraron de Modugno a Giovinazzo y de allí a Bitonto y a Bari y fueron inscritos en la nobleza de cada uno de estos centros. Los Sagarica, de origen catalán, llegados al reino en el séquito de Gonzalo Fernández de Córdoba, pasaron sucesivamente de Barletta a Giovinazzo en 1520, para dividirse luego en dos ramas, la de los barones de Loseto y la de Bari (que se instala allí gracias al matrimonio con una Chiara Lamberti) ; en cada ocasión son agregados al seggio de cada una de las ciudades.

  • 8 Piero Ventura, "Governo urbano e privilegio di cittadinanza a Napoli nella seconda metà del Cinquec (...)

25Localmente se establecen así verdaderas "redes" geográficas de movilidad de las élites, sancionadas a veces por la existencia de privilegios de hecho o de derecho entre las diferentes comunidades, redes que representan, en el sur de Italia, el resultado "abortado" y la última fase, durante el periodo moderno, del sistema medieval del contado (aldeas y villorrios cercanos a una ciudad). El caso más notorio es sin duda alguna el de Nápoles, donde, en virtud de privilegios muy antiguos, se otorgaba automáticamente la ciudadanía napolitana a las personas originarias de la costa de Amalfi (ducado de Amalfi) que hacían la solicitud (siempre que residieran en Nápoles y hubieran obtenido la emancipación de poder paterno), mientras los otros habitantes del reino tenían que soportar un largo y difícil proceso coronado por lo general con una estrategia plurigeneracional de la familia (matrimonio con una napolitana, nacimiento de los hijos en Nápoles) para obtener el mismo resultado. En un estudio reciente sobre los procesos de ciudadanía en Nápoles, Piero Ventura8 mostró perfectamente esas diferencias de trato según el lugar de origen y cómo, entre los que lograban la aceptación de su solicitud de inscripción, proporcionalmente eran más las personas originarias de las regiones aledañas a Nápoles. Todo esto no hace más que confirmar los datos más antiguos y más generales sobre la emigración hacia Nápoles proporcionados por C. Petraccone : de los 6 531 inmigrantes que llegan a la ciudad entre 1 647 y 1 656, 3 699, es decir, el 56.8 %, son originarios de los casali y de las provincias vecinas de Terra di Lavoro y de Principato Citra y Ultra.

  • 9 Claudia Petraccone, Napoli..., op. cit.

26La importancia de las relaciones con los centros caracterizados por la existencia de los seggi es évidente : 120 personas provienen de Nola, 116 de Sorrento, 80 de Massalubrense, 104 de Amalffi, 137 de Cava dei Tirreni, 83 de Salermo... Puede hacerse la misma observación para las zonas de procedencia más alejadas de la capital : para la tierra de Bari, de 169 personas inmigradas a Nápoles 54 proceden de la misma Bari y 24 de Barletta ; para la tierra de Otranto, de 95 inmigrados 40 proceden de Lecce y 20 de Tarento, y finalmente para Calabria Citra, 61 de los 147 inmigrados son originarios de la ciudad de Cosenza.9

  • 10 Giusepe Maria Alfano, Istorica descrizione del Regno di Napoli diviso in dodici province, Nápoles, (...)

273] En el piano jurídico, la jerarquía entre las diferentes comunidades es muy precisa hasta finales del siglo xviii. En 1795, todavía, Giuseppe Maria Alfano, en su descripción histórica del reino de Nápoles,10 divide escrupulosamente las poblaciones en città (ciudad), terra (tierra), villaggio (pueblo), borgo (burgo), casale (caserío), villa (villa) y castello (castillo). Dentro de cada gran grupo una serie de distinciones internas créa una jerarquía más entre los diferentes centros : así para las ciudades, las città arcivescovile regie (ciudades reaies sede de un arzobispado) representan el nivel más alto ; les siguen las città vescovile regie (ciudades reaies sede de un obispado) ; luego las città vescovile baronale (ciudades dadas en feudo a un barón y sede de un obispado) ; las città regie (ciudades reales) ;y las città baronale (ciudades dadas en feudo a un barón). Cada definición corresponde a una construcción administrativa, social y política precisa : así, las ciudades están gobernadas por un sistema oficial de ceti (nobles y populares), lo que no ocurre para las tierras o los pueblos, donde estas distinciones existen de hecho pero no de derecho. Cuando, después de haber pasado a ser patrimonio real, Manduria obtiene, en 1795, el título de città, la municipalidad redacta inmediatamente unas listas oficiales de las personas pertenecientes al primer y al segundo ceto (nobles vivos y populares), lo que nunca antes se había hecho, cuando la comunidad no era más que una tierra. El conjunto de la clase dirigente del pueblo cruza, en bloque, un nivel importante de un cursus honnorum complejo y largo. Para continuar, el noble que vive en Manduria deberá, eventualmente, trasladarse a Brindisi, donde también será inscrito entre los nobles vivos pero que ya no representan aquí el ceto noble sino el popular ; deberá después, siempre en Brindisi, pasar de los populares a los nobles, y de allí, eventualmente, a los nobles de Lecce y finalmente, por qué no, a la nobleza fuori piazza de Nápoles... A la inversa, el menor de una familia noble de Brindisi que se instalara en Lecce podría encontrarse entre los populares de esta última ciudad, mientras que el menor de una familia popular que fuera a instalarse a Manduria sería recibido casi automáticamente entre los "nobles" de la ciudad...

28Hay, en realidad, tantas noblezas como ciudades, sin que ninguna sea igual a la otra pero todas dominadas por la nobleza de Nápoles a la que todos aspiran. Todo ascenso social es un "recorrido", y también un recorrido geográfico entre esos diferentes niveles de nobleza.

294] Entra en juego toda una serie de factores extremadamente heterogéneos, que van de las cualidades personales de cada uno de los individuos involucrados al éxito o el fracaso de una táctica política y militar, a las intrigas de palacio y, por qué no, de alcoba... en una palabra, acontecimientos que habrán de hacer que el recorrido seguido por tal o cual familia sea más o menos largo, generación tras generación, pasando por todos los grados del ascenso social o, al contrario, logrando saltarse las etapas. Las hazañas militares todavía representan, hasta el siglo xvi, un papel importante en este sentido ; pero el camino más seguro es lograr colocar por lo menos a un miembro de la familia en los más altos niveles de la jerarquía del Estado o de la Iglesia. Cuando Rocco Stella —representante de una pequeña familia noble que después de haber ido de ciudad en ciudad se había inscrito en la nobleza de Modugno— llegó a ministro y consejero del emperador Carlos VI a principios del siglo xviii, todos sus parientes cercanos y sus aliados alcanzan rápidamente niveles sociales superiores : su padre, Nicola Francesco Stella, queda admitido en la nobleza de Bari en 1710 ; su sobrino Pietro adquiere el título de Marqués de Torre Ruggiero y se ve admitido en el Seggio di Montagna de la nobleza napolitana ; su primo hermano Giambattista se convierte en arzobispo de Tarento, mientras que otro primo, Giuseppe, adquiere un título de conde. Ni siquiera los hijos de su hermana, Anna de Copons, esposa del marqués de Sant'Eramo, quedan olvidados, puesto que tienen acceso al mayorazgo fundado por Rocco...

Notes

1 Jane y Peter Schneider, Culture and Political Economy in Western Sicily, Nueva York/San Francisco/Londres, 1976. Julian Pitt Rivers, Il popolo della sierra

2 Archivos Comunales de Manduria, Libro magno delle famiglie di Manduria, 2 vols.

3 Archivio di Stato di Napoli (asn), Fondo Farnesiano, Altamura, Corrispondenza cogli administratori.

4 Vincenzo Massilla, Cronaca delle famiglie nobili di Bari scitta nell'anno MDLXVII, a cura di Francesco Bonazzi, Nápoles, 1881.

5 D.L. de Vincentis, Storia di Tarento, 1878.

6 Gérard Delille y Antonio Ciuffreda, "Lo scambio dei ruoli : primogéniti-e, cadetti-e tra '400 e '700 nel Mezzogiorno d'Italia", Quaderni Storici, núm. 83, agosto de 1993, pp. 507-525.

7 Antonio Ciuffreda, "...A tre giomi di camino da Napoli. L'ascesa di una famiglia patrizia di Capitanata : i Tontoli di Manfredonia tra xvi e xviii secolo", Mélanges de l'École Française de Rome, Italie et Méditerrannée, 103, 1,1991, pp. 165-216.

8 Piero Ventura, "Governo urbano e privilegio di cittadinanza a Napoli nella seconda metà del Cinquecento", tesis de doctorado en investigación sobre la historia de la sociedad europea, Florencia-Pisa, 1993.

9 Claudia Petraccone, Napoli..., op. cit.

10 Giusepe Maria Alfano, Istorica descrizione del Regno di Napoli diviso in dodici province, Nápoles, 1795.

Table des illustrations

Titre La movilidad de las familias nobles de Bari (siglos xv a xviii), según V. Massilla y F. Bonazzi
Légende Note 5 : Cronaca..., p. 11.Note 6 : Ibid., p. 17.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/630/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 262k

Auteur

cnrs/ehess, París/Roma.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr