Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historiografía francesa

 | 
Hira de Gortari
, 
Guillermo Zermeño

Prólogo

Hira de Gortari et Guillermo Zermeño

Texte intégral

1En el mes de mayo de 1994 tuvo lugar en la Ciudad de México el coloquio de historiografía francesa, del cual surge este libro. Sin duda se trató de un acontecimiento que vino a enriquecer la vida historiográfica mexicana. Se buscó expresamente esta-blecer un foro que permitiera dar a conocer las investigaciones recientes de un grupo selecto de historiadores franceses, lo suficientemente representativo como para dejar ver algunas de las nuevas corrientes temáticas y metodológicas de mayor importancia. Se trataba de una invitación para observar los nuevos avances de una historiografía en pleno desarrollo. Frente a la historiografía mexicana, se proponía abrir sus compuertas para mostrar los avances y desarrollos de ámbitos historiográficos no mexicanos. En realidad el contacto de México con la historiografía francesa no era nuevo. La relación entre ambas tradiciones ha sido constante a lo largo de la segunda mitad del siglo, tanto mediante sus centros de docencia e investigación como por la traducción de algunas de sus obras más sobresalientes. Lo nuevo en este caso era tener entre nosotros historiadores que no trabajasen México como objeto de estudio. La respuesta a la convocatoria auspiciada inicialmente por el Comité Mexicano de Ciencias Históricas, al que se sumarían otras instituciones, no pudo ser mejor, tanto de estudiantes, profesores e investigadores de dentro como de fuera de la Ciudad de México.

2A lo largo de los tres días que duró el coloquio, se pudo constatar la riqueza y variedad de la historiografía francesa contemporánea, evidentes en los materiales recogidos en este libro, que además demuestran que no es posible hablar de una historiografía francesa sino de variedades historiográficas que parten de una tradición recreada y reconstituida permanentemente por las generaciones que van siendo incorporadas.

3En la mayoría de los textos recopilados para este libro es posible observar la reflexión historiográfica crítica dentro de este campo de trabajo inmerso en tensiones y desplazamientos notables durante los últimos veinte años ; la exploración de nuevos temas ; cambios de enfoque metodológico, así como la apertura a nuevas fuentes y preguntas sobre el pasado. Todo esto tiene que ver con los mísmos historiadores, pero también con las tensiones propias de la época en la que se inscribe el trabajo sobre el pasado. En todo caso en las diferencias se tras-luce una academia francesa muy dinámica, en lucha constante por abrirse espacios en el ámbito de la historiografía, y finalmente frente a un mundo de lectores cambiante en cuanto a sus puntos de interés en el pasado. Sin duda la historiografía contemporánea ha evolucionado gracias a la organización y apertura de nuevas fuentes de información, pero también a las preguntas que cada presente suscita sobre el pasado, cuestiones que suelen colocarse bajo dos rubros fundamentales : el intento de restablecer la cadena pasado-presente para observar los cambios y las permanencias y el intento de dejarnos ver las diferentes reacciones de los individuos frente a un mismo asunto (la religion, el vestido, el libro, la ciudad, el arte de gobernar, la producción de artefactos para la vida cotidiana) a lo largo del tiempo.

4Todos los ensayos tienen en común el propósito de explorar nuevos temas, plantear otras preguntas y tratar de salir de ciertos enfoques metodológicos trillados. Ya fijan su mirada en fuentes ignoradas por otros, o bien se leen y articulan alrededor de modelos teóricos con grados mayores de complejidad o distantes de un empirismo ramplón. Buscan, en fin, establecer múltiples conexiones a partir de cuestiones simples o a partir de nociones conceptuales más amplias. Pero a todos los ocupa el trabajo de leer y descifrar las fuentes del pasado enmarcadas por la producción historiográfica pertinente al tema en cuestión. En todos hay un gran rigor y hasta un grado de placer en sus búsquedas y en sus hallazgos. Son investigaciones validas por sí mismas y, en la medida de su apertura, son una invitación para proseguir o acompañar los caminos que trazan.

5Se han organizado los materiales en grandes rubros : la historia cultural, la historia de la administración pública, la historia urbana, la historia económica y la enseñanza de la historia.

6En primer lugar Jean Delumeau nos muestra, con algunos trazos, cómo se pueden aprovechar algunos materiales hasta hace poco ignorados por la historiografía : devocionarios, manuales e instructivos, volantes religiosos, libros de rituales y de plegarias, reliquias y objetos de culto y veneración, tratados de exorcismos, compendios de cantos... Gracias a ellos podemos saber cómo nuestros antepasados de los siglos xvi al xviii se protegían de las adversidades y encontraban la paz frente al temor producido por el más alla. En el caso de no conseguir lo esperado, cumplirían la función de los rituales de apaciguamiento o restablecimiento del equilibrio, muy cerca si se quiere de lo que podría ser la felicidad terrena en esa época. Conforme se llega al siglo xviii, no obstante mejorar las condiciones de seguridad gracias al avance de los servicios en las ciudades, se incrementa la necesidad de seguridad o su correspondiente infelicidad.

7Delumeau nos acerca al estudio del pasado profundo, al del recurso a gestos muy antiguos que de vez en cuando aparecen en contextos ya no específicamente religiosos, o en cuerpos laicizados, inmersos en otras lógicas de apaciguamiento. Estas estructuras latentes muestran un ritmo de mayor lentitud frente al cambio.

8Jean-Michel Sallmann, por su parte, nos descubre el proceso por el cual se fueron trazando las fronteras entre lo natural y lo sobrenatural, entre lo real y lo imaginario, a partir del estudio de algunos místicos extraviados de fines del siglo xviii en la Italia del sur. De la contrarreforma de Trento surge la voluntad de normar y la elaboración de un instrumental de análisis para discernir el bien del mal, obra de teólogos, confesores e inquisidores. Pero no hay que dejarse engañar, nos advierte Sallmann. Pese a todas las elaboraciones dogmáticas en cuanto al discernimiento, en la práctica no siempre aciertan en cuanto a los procedimientos ni inquisidores ni inquiridos. En todo caso el historiador se ve obligado a tratar de reconstruir el sistema de referencias desde donde la mística o el inquisidor entran en tratos. El contenido de la visíon mística no es sino una recreación de elementos previamente socializados que cuadran en un código o conjunto de convencionalismos. Ésta es la tarea de reconstrucción del historiador : algo que las crónicas o los documentos aislados de la historia no pueden aportar por sí solos.

9Igualmente sugerente es el ensayo de Roger Chartier. Mediante el análisis de las dedicatorias de los libros dirigidas al rey, similares a la consagración de algún edificio o iglesia, Chartier traduce para nosotros la función social que éstas cumplen. Como lectores seremos testigos de la aparición graduai de la figura del autor tal como la conocemos hoy y que tiende a desvanecerse ahora en la época de la aldea global. En la forma de dirigirse al rey y buscar su patronazgo y reconocimiento, el escritor o científico aspira a liberarse de la reglamentación de las corporaciones universitarias o de otra índole. Para lograrlo recurre a una retórica apropiada en la que el rey aparece como autor, científico o artista y de esa manera puede contarse entre sus clientes. El análisis de esta parte de los libros producidos después de la invención de la imprenta ilustra el contexto o conjunto de reglas que explican el surgimiento de un proceso ; en este caso el del autor ligado al príncipe así como el sentido y la función de las diversas clases de bibliotecas del príncipe : la real pública donde éste se refleja como en un espejo y la real propia donde el rey es un simple lector entre otros. Todo esto lo hace Chartier partiendo de una gran erudición que refleja tanto el interés por este tipo de historias como la complejidad de su construcción.

10Daniel Roche nos introduce en el estudio de la cultura material con una objeto cotidiano : el vestido. De manera convincente demuestra que esta clase de estudios realizados a partir del consumo y la comercialización de los objetos no obedecen a una simple curiosidad sino que proporcionan claves para entender el paso de una economía política y moral a otra. Esto lo hace examinando la comercialización de nuevos textiles en el siglo xviii y sus efectos en los usos y costumbres en virtud del surgimiento de una sociedad económicamente predispuesta al desarrollo de la moda efímera y dellujo, aspectos que la historia económica tradicional había dejado de lado al trabajar básicamente sobre el campo de la producción y de los productores.

11Jean Pierre Dedieu presenta un adelanto de un proyecto magno de investigación sobre el Estado español en el siglo xviii en el que lo singular está en la necesaria conformación de un gran banco de datos para poder ver el funcionamiento del Estado "desde dentro" sin dejar fuera ningún elemento, social, político, económico o religioso ; sólo de esa manera, nos advierte, podemos pasar de una noción de Estado más bien abstracta e institucional a una noción del Estado como conjunto de relaciones y fuerzas multiples en interacción, tanto internas como externas, locales y municipales, como las propias de la monarquía. En este sentido pretende presentar una historia del Estado como sistema que genera relaciones de caciquismo y clientelismo político.

12Para Gérard Delille el análisis etnohistórico constituye una perspectiva importante para el estudio de las sociedades mediterráneas. Su interés son las ciudades, pero no vistas como territorios definidos y cerrados sino en tanto que contienen redes sociales que ascienden o descienden en la jerarquía social siguiendo distintas estrategias, enmarcadas en un conjunto de diversos tipos de poblaciones urbanas y sujetas a evaluaciones administrativas y jurídicas que establecen rangos y prerrogativas. Dichas diferencias jerárquicas condicionan en forma importante la estrategia familiar, particularmente en cuanto a la consideración que de ellas se tenga y su acceso a privilegios tales como la ciudadanía.

13Bernard Lepetit se interesa por mostrar caminos metodológicos para el estudio de las ciudades. Sostiene que es imprescindible partir de que la ciudad y la sociedad son dos realidades ligadas estrechamente y que se manifiestan a través de distintos lazos e identidades sociales. Por lo mismo, los enfoques estructurales que se han inclinado por el análisis de poblaciones estables, por ejemplo las categorías socioprofesionales, que se consideran comportamientos homogéneos, en realidad dejan de lado los problemas antes mencionados y prescinden de las multiples relaciones que se gestan en el trabajo, el matrimonio, el barrio, pero también de la identificación que proviene del lugar de origen. Por ello propone el estudio de las redes sociales como parte de una pragmática social.

14Otro aspecto del trabajo de Lepetit se refiere a cómo se puede definir la identidad urbana y afirma que ésta debe escudriñarse en el terreno de las prácticas cívicas, que considera estructuras institucionales e integradoras, tales como la administración local, la parroquia, la milicia cívica o los gremios. Las normas y las instituciones contribuyen a definir las identidades, y en el caso de las instituciones municipales que forman parte fundamental de la civilización urbana deben ser analizadas en tanto que moldean a la sociedad, pero sin olvidar cómo las hacen funcionar los diferentes protagonistas.

15El último aspecto que aborda es la relación entre el espacio y la organización material de la ciudad. Afirma que siempre hay un desfase entre las funciones que se han atribuido a determinados lugares y sus usos a lo largo del tiempo, problema evidente en la actualidad dado que las sociedades urbanas contemporáneas con frecuencia reasignan y revalorizan los espacios y modifican su sentido original.

16El trabajo de Ruggiero Romano es una reflexión acerca de la importancia primordial de la historia económica en el análisis histórico. Su punto de partida es la necesidad de la historia cuantitativa y serial como apoyo sustancial para analizar los comportamientos económicos, tradición que se remonta a los clásicos de la economía política y que dentro de la historiografía francesa ha tenido grandes exponentes.

17Por otra parte, manifiesta su preocupación acerca de algunos nuevos enfoques de la historiografía francesa que a su juicio han perdido de vista los enfoques totalizadores de los grandes maestros como Febvre, Bloch, Braudel y Dupront, en los que estaba casi siempre presente la historia económica. Sin embargo, advierte que en trabajos recientes sigue vigente dicha tradición que aspiraba a una historia total. Concluye señalando que sólo gracias a la historia económica es factible llegar a una historia total, es decir, a la mejor historia.

18Marc Ferro se refiere a dos aspectos fundamentales : en primer lugar la crisis que atraviesa la enseñanza de la historia y en segundo el creciente interés en la historia por parte de las sociedades contemporáneas. En el terreno de las explicaciones se debe considerar primordialmente la crisis de las ideologías globales. Por otra parte, en medio de la incertidumbre actual la multiplicación de historias y asuntos que parecen relevantes ha contribuido a diluir una posible historia que antaño se apoyaba en criterios eurocentristas o se disfrazaba de procesos civilizadores que justificaban distintas formas de dominación. De tal manera que han surgido historias y enseñanzas que pretenden aglutinar la disidencia y la memoria de la resistencia como alternativa de la historia dominante. Sin embargo, con la desaparición de los imperios coloniales, muchas de estas historias se convierten en la nueva historia oficial.

19Por otro lado, las diferentes formas de trasmitir la historia han contribuido a la aparición de múltiples actores y perspectivas; es necesario que cada uno de estos medios llene determinados requisitos, como por ejemplo el cine y el guión, que no siempre cumplen con el rigor del conocimiento histórico.

20Para concluir señala que es indispensable plantear nuevas preguntas, en lo que se refiere a la enseñanza de la historia, que propicien una perspectiva distinta de la versión tradicional.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr