Version classiqueVersion mobile

Arquitectura y Arqueología

 | 
Paul Gendrop

Unidades habitacionales excavadas en Cobá, Q.R.

Antonio Benavides et Linda Manzanilla

Texte intégral

1This paper resumes the data obtained in the Cobá Project (1983-84) with regard to the extensive excavation of two household clusters situated near causeway number 6, east of the Nohoch Mul group.

2A1 igual que en muchos asentamiento prehispánicos del área maya, en Cobá observamos una gran cantidad de estructuras pequeñas en superficie. Tales construcciones se han considerado como habitaciones, debido a su naturaleza “sencilla o humilde”, al compararlas con la arquitectura monumental a la cual están asociadas; por su semejanza con las casas mayas modernas; y también debido a su abundancia, es decir por existir, en total, mucho menos estructuras de grandes dimensiones (Garduño 1979; Cortés 1981; Gallareta 1981).

3A fin de probar que raímente se trataba de viviendas antiguas de los pobladores del sitio, paulatinamente hemos dedicado esfuerzos para excavar tales restos arqueológicos. Nos ha interesado excavar en forma extensiva lo que hemos denominado “unidades habitacionales”. Muchas están integradas por una plataforma o nivelación artificial claramente delimitada a cuyos lados o sobre la cual se encuentran restos de construcciones: montículos; cimientos de planta elipsoidal, circular o rectangular; y albarradas.

4De hecho, las estructuras pequeñas rara vez están aisladas. Por lo general están asociadas a monumentos similares formando conjuntos arquitectónicos. Las construcciones casi siempre se distribuyen en relación a algún tipo de espacio o ambiente que frecuentemente constituye un patio o una plazuela. Así, dependiendo de la simetría y distribución de las estructuras, a tales conjuntos podremos clasificarlos como formales (o regulares) o bien como informales (o irregulares). Ambas clasificaciones presentan una gran variedad en cuanto a la cantidad y a la calidad de las construcciones (Ashmore 1981).

5Si bien se ha considerado importante conocer con profundidad los vestigios de las casas de los pobladores prehispánicos del área maya desde fines del siglo pasado (Thompson 1892), los esfuerzos institucionales y personales se han dedicado principalmente a los sectores con arquitectura monumental.

6En esta forma hoy día tenemos pocos reportes o material publicado referente a la excavación extensiva de sectores o unidades habitacionales. Entre los trabajos pioneros está el realizado en Uaxactún por Wauchope (1934: 158-160), cuyas excavaciones tendieron a apoyar la hipótesis de que se trataba de estructuras habitacionales al encontarse artefactos “prácticos o útiles” asociados a las superficies de uso de las plataformas estudiadas.

7Muchos años más tarde, durante la década de 1950, en Mayapán se excavaron montículos pequeños, encontrándose no sólo estructuras usadas como vivienda sino también construcciones destinadas a satisfacer otras necesidades domésticas (Smith 1962). Si bien se obtuvo una muestra considerable de casas con planta tandem (asociación de unidades similares con uso común), pórticos y banquetas, este tipo de construcción resultó ser muy común sólo en el Postclásico; estuvo casi siempre asociado a la élite; y mostró una gran variabilidad en cuanto a forma (Freidel 1981: 315-320).

8En otra región maya, de 1953 a 1956, en el sitio de Barton Ramie se excavaron las estructuras construidas sobre las terrazas aluviales del Río Belice. Los montículos se hallaron dispersos, sin arreglo formal; y algunos agrupamientos de 9 a 14 construcciones tuvieron un espacio lateral o central pobremente definido. Willey et al. (1965) observaron también una gran variedad de formas de las estructuras o plataformas sobre las que se levantaron las viviendas de materiales perecederos. Los pozos excavados permitieron obtener gran cantidad de cerámica y de artefactos, mas el conjunto de las excavaciones fue insuficiente para dar más información acerca del desarrollo de la arquitectura doméstica (Hammond 1981: 171-173).

1. Aspectos de la unidad habitacional (UH) 2-14. a. Estructura 4. Vista de la plataforma y de la hilada del muro del cuarto superior. b. Vasija en el relleno de la Estructura 4. En su interior aparecen fragmentos de otra vasija. Fue denominada Area de Actividad 4. c. Estructura 8 después de su consolidación. d. Estructura 12 después de su consolidación. e. Planta general de la UH 2-14, según Elíseo Linares V. y Víctor Ortiz V.

9Prosiguiendo con el interés en excavar los restos de casas antiguas, varios años después en Tikal (Haviland 1963: 482-506) se hallaron evidencias que demostraron una función habitacional para la mayoría de las unidades pequeñas exploradas. Otros ejemplos de estructuras cuya excavación ha presentado un elevado porcentaje de construcciones usadas como viviendas se han reportado en Seibal (Tourtellot 1970), en Dzibilchaltún (Kurjack 1974; Andrews IV y Andrews V 1980) y en Becán (Thomas 1981).

10Por lo que respecta a Cobá, a lo largo de diversas temporadas de campo se han realizado excavaciones en cuatro unidades habitacionales. Las estructuras y materiales asociados a dichas unidades habitacionales han permitido conocer con detalle algunos aspectos cronológicos, arquitectónicos y de relaciones a gran distancia que consideramos interesante exponer.

  • 1 Esta excavación fue realizada por Enrique Terrones y Elia del Carmen Trejo(1977).

11En esta ocasión presentamos una comparación y observaciones acerca de los elementos arqueológicos procedentes de dichas unidades habitacionales. La primera estuvo localizada en el terreno donde hoy se levanta un hotel, a unos 700 metros al noroeste del Grupo Cobá.1 La labor fue realizada como parte de un programa urgente de salvamento durante 1976 y 1977.

  • 2 En esa ocasión el trabajo fue emprendido por Fernando Cortés (1980) y María Pura Cervera (1980).

12La segunda unidad habitacional fue explorada en un programa específico de excavación en 1980 y se encuentra a 250 metros al norte del Grupo Cobá, justo al lado poniente del sacbé 3.2

  • 3 Las excavaciones fueron efectuadas en 1983 y 1984 por pasantes y estudiantes de la ENAH y de la EC (...)

13La tercera y cuarta unidades están ubicadas a 1.5 km. al oriente del Grupo Nohoch Mul, a 120 metros al norte del sacbé 6.3

14Los problemas relacionados con las excavaciones de unidades habitacionales son grandes y diversos. Como las estructuras son pequeñas, todas han sido fuertemente dañadas por el crecimiento secular de la selva, así como por las lluvias y el clima propio de la región. Inmensas raíces han atravesado pisos y muros durante varias generaciones de árboles, arbustos e incontables herbáceas. En esta forma se han destruido casi por completo los aplanados de estuco y los apisonados de tierra, a la vez que se han distorsionado a lo largo y a lo ancho las hiladas de los cimientos y los muros de piedra. Los huecos para postes nunca han sido identificados, pero debieron existir dada la necesidad de techar los espacios contenidos por los muros encontrados.

15En ocasiones el relleno de las estructuras se ha desparramado al vencerse los muros que lo contenían. Esto hace más difícil separar los materiales de relleno de aquéllos procedentes de niveles específicos de ocupación. Otras veces la filtración de materiales es tan abundante que encontramos tiestos de distintas épocas en todos los niveles de los diversos sectores de una estructura; es decir que a veces se carece de contextos sellados, pues los pisos o aplanados fueron traspasados muchas veces por raíces, roedores y moluscos, removiendo así los materiales arqueológicos en varios sentidos.

16Por estas razones la contemporaneidad entre las estructuras ha sido difícil de determinar y si bien puede recurrirse a los nexos arquitectónicos, parece más confiable establecer la temporalidad en base al análisis de la cerámica colectada, especialmente si procede de ofrendas o de entierros.

17El ámbito temporal con el que se relacionan las cuatro unidades habitacionales que nos ocupan es el periodo Clásico en sus varios momentos. El análisis de la cerámica de la Estructura 1 del Hotel, por ejemplo, nos indica que dicha construcción corresponde al Clásico Medio (550/600 a 700/730 d.C.) y, si bien muestra mucho material postclásico (1100/1200 a 1500/1550; Robles 1980: Tabla 9), esa ocupación sólo alteró en forma mínima el edificio.

2. Aspectos de la unidad habitacional (UH) 15-37. a. Planta general, según Elíseo Linares V. y Leonardo López L. b. Excavación de la Estructura 32, de planta rectangular con esquinas redondeadas y plataforma. Véase en primer término el inicio de la excavación, c. Cajete cilindrico inciso, tipo Lucha Inciso, perteneciente a una ofrenda de construcción de la UH 15-37. d. Estructura 22 después de la excavación. Yace directamente sobre la roca madre y es de planta ovalada.

3. Cobá. Solar maya actual, con choza y albarrada.

4. Cobá. Hotel Villa Arqueológica. Estructura 2. Proyección isométrica, según F. C. Trejo.

18La unidad habitacional al norte del Grupo Cobá, por su parte, muestra una larga secuencia cerámica en la que se advierte un predominio de materiales del Clásico Medio y del Tardío. Por su parte, la cerámica de las unidades 2-14 y 15-37 corresponde básicamente a los mismos periodos, aunque existen tiestos asignados a fechas anteriores y posteriores. Tres ofrendas encontradas en las unidades 2-14 y 15-37 contenían vasijas del tipo Lucha inciso (Grupo Balanza), perteneciente al Clásico Temprano (300 d.C. a 500/600). Otra ofrenda fue una olla del tipo Lakín impreso compuesto (Grupo Batres), correspondiente al Clásico Medio. Además se hallaron dos cistas vacías en una estructura en la que la mayoría de los materiales de relleno pertenecía al Clásico Tardío (Estructura No. 8).

19Algo similar en cuanto a cronología ocurrió en la unidad habitacional al norte del Grupo Cobá. Si bien no encontramos ofrendas asociadas a los entierros, éstos se hallaron vinculados a tepalcates del Clásico Tardío y del Postclásico.

20La impresión general que tenemos es que el crecimiento de Cobá, visto desde lo poco que sabemos de las unidades habitacionales, aumenta a partir del Clásico Temprano, se mantiene e incrementa durante el Clásico Medio y logra su apogeo durante el Clásico Tardío. También observamos que las unidades cercanas al núcleo de Cobá contienen mucho más material tardío que las que se encuentran alejadas del centro. Ello seguramente se relaciona con una menor demografía para los siglos de vida postclásica del sitio.

21Ocasionalmente localizamos basureros o sectores de desechos. Los materiales contenido han sido básicamente fragmentos de vasijas e implementos rotos de sílex y obsidiana, concha y caracol. En el caso de los artefactos de cerámica, las vajillas decoradas son menos comunes que en la parte monumental de Cobá, mientras que son muy abundantes los desechos de recipientes monocromos burdos. Algo que llama la atención es que entre los objetos recuperados en los basureros a veces hay elementos que más parecen perdidos que desechados; por ejemplo una cuenta de jade, muchas navajas prismáticas de obsidiana, o bien cuentas, adornos y cascabeles elaborados con caracoles marinos.

  • 4 Al respecto existe el análisis de la Bióloga y Arqueóloga Alicia Blanco Padilla: “Restos óseos, ma (...)

22Por lo que respecta a restos óseos de animales, en la unidad al norte del Grupo Cobá se encontraron numerosos ejemplares; algunos completos, muchos fragmentados y otros cremados.4 Los más abundantes son de “tortuga pinta’’o “jicotea” (Chrysemys scripta ornato); armadillo (Dasypus novemcinctus); pécari de collar (Tayassu tajacu); venado cola blanca (Odocoileus virginianus); tapir o danta (Tapirella bairdii); posiblemente perro (Canis familiaris) y varios otros mamíferos no identificados. Entre los restos de aves hubo grandes y pequeñas, pero sólo se han podido identificar los de pavo de monte (Agriocharis ocellata). También se registraron vértebras de pescado de varias especies, muchas con un orificio que hace pensar fueron usadas como objetos ornamentales.

23En marcado contraste con lo anterior, en las unidades habitacionles al oriente del Grupo Nohoch Mul casi no aparecieron huesos de animales. La única explicación que aventuramos es que la acidez del suelo en esa parte del sitio haya impedido su conservación.

24En cuanto a restos de conchas y caracoles marinos, en todas las unidades habitacionales se han registrado numerosos ejemplares; completos, fragmentados y trabajados. Los moluscos hallados en Coba proceden principalmente de la costa oriental de la península y, si bien hemos identificado varias especies comestibles, la mayoría de las valvas y caracoles fue utilizada con fines rituales y ornamentales.

25De esta forma, la participación de los habitantes de las unidades habitacionales de Cobá en mayor o menor grado con otros asentamientos del área maya es también evidente en los materiales arqueológicos. Los productos foráneos como concha y caracol, obsidiana (toda ella de El Chayal, Guatemala), basalto, sílex, hematita especular y metal, señalan procedencia de varias regiones, como por ejemplo el Mar Caribe y los altos de Guatemala. Aunado a esto, la cerámica del grupo Balanza durante el Clásico Temprano, así como los tiestos del grupo Batres, durante el Clásico Medio, vinculan a Cobá con las regiones del Petén (norte de Guatemala y Belice) (Robles 1980). Asimismo, los tepalcates del Grupo Chablekal indican relaciones con la costa de Campeche.

26Las estructuras habitacionales muestran una gran diversidad arquitectónica. Las más sencillas tuvieron un cimiento de planta elipsoidal formado por grandes bloques. En el interior había un piso sustentado por piedras pequeñas que cubrían un relleno de piedras mayores en cantidad variable según la profundidad de la roca madre. Otras eran plataformas cuadradas o rectangulares con muros de mampostería que contenían un relleno de tierra y piedras que iba recubierto de un piso de estuco. Encima se construía un cuarto de planta rectangular, de una sola entrada, o bien series de dos, tres o cuatro cuartos rectangulares comunicados entre sí.

27Sobre las plataformas mencionadas, o bien sobre los patios o plazuelas, e incluso en el interior de algunos cuartos, es común encontrar metates completos o frag mentos de ellos. Estos elementos siempre están elaborados en piedra caliza y son de grandes dimensiones. Una vez colocados, su tamaño y peso debió obligar a utilizarlos in situ. Con frecuencia, los metates desgastados o sus fragmentos fueron reutilizados en las construcciones como una piedra más.

28Las 15 estructuras menores que conocemos en Cobá se dividen, por sus dimensiones, espacio techado, forma y materiales arqueológicos asociados, en cuatro grupos: 60% habitacionales; 20% para preparación de alimentos; 13.3% para asuntos probablemente religiosos y 6.6% para otros usos (actualmente desconocidos).

29Los materiales de construcción fueron obtenidos siempre de la localidad. Los bloques de caliza eran burdamente careados o bien cuidadosamente labrados, pero estos últimos pocas veces se conservan en buenas condiciones debido al fuerte intemperismo de la zona. El cementante o argamasa casi siempre ha desaparecido y parece haber estado formado básicamente por sascab y cal.

30Los pisos de estuco se han conservado mucho mejor entre más cerca se localizan de la parte nuclear o monumental del sitio; el recubrimiento de estuco en las paredes casi siempre se ha perdido, pero hay evidencias de su aplicación tanto en los interiores como en los exteriores, en ocasiones pintados de rojo. Las bases o firmes de los pisos presentan una especie de gravilla cuyas dimensiones aumentan en relación a la profundidad; y los rellenos de las plataformas siempre contienen piedras irregulares medianas (20 cm3) y grandes.

31Cabe anotar que entre el relleno de las estructuras de las UHs 2-14 y 15-37, a 1.5 km. al oriente del Grupo Nohoch Mul, se hallaron numerosos fragmentos de estuco modelado, en ocasiones con pintura roja y partículas que denotan la aplicación de hematita especular. Esos fragmentos son muy similares a los encontrados durante las excavaciones (1974 y 1975) de varios edificios monumentales de los grupos Cobá y Nohoch Mul. La presencia de dichos fragmentos de estuco en el relleno de las estructuras habitacionales lleva a pensar en una gran remodelación de fachadas del núcleo del sitio posiblemente ocurrida a finales del Clásico Temprano. Así, el escombro producto de la remodelación habría sido aprovechado para la construcción de nuevas plataformas y viviendas.

32Al comparar la información de las quince estructuras pequeñas escavadas en Cobá, de acuerdo a su forma observamos que la mayoría son rectángulos y en tres casos se presentan elipsoides. Con respecto al área techada, vemos una progresión que parece indicar que la superficie se relaciona con la función de la estructura (véase gráfica, fig. 5).

33Para hablar de funcionalidad hemos considerado los materiales arqueológicos obtenidos así como las experiencias de otros investigadores interesados en el mismo problema. En resumen (Thomas 1981: 10-32), podemos señalar varios criterios utilizados para determinar que una estructura funcionó como habitación: 1) Semejanza con casas antiguas y modernas; 2) Presencia de objetos utilitarios en contexto ocupacional; 3) Presencia de basureros o lugares de desecho; 4) Presencia de entierros no ceremoniales; 5) Asociación con estructuras demasiado pequeñas para vivienda o con alguna evidencia de función especializada (santuario, cocina, horno, etc.); 6) Abundancia de estructuras; y 7) Falta de evidencia de cualquier otra función.

34Algunos grupos domésticos incluso parecen haber tenido su propio templo o santuario. Estas estructuras en Tikal se identificaron en el lado este de una plaza central; son de planta cuadrada y contienen uno o más entierros extendidos, con el cráneo al norte y vasijas de cerámica de bastante buena calidad (Becker 1971, 1972). En el caso de las unidades habitacionales de Cobá es posible que hayamos identificado dos estructuras similares. La forma, las dimensiones y la ubicación con respecto a un patio o plazuela son similares, pero ambas carecieron de entierros u ofrendas.

35En las excavaciones de estructuras menores de Tikal, Haviland (1965: 17-18) reporta que de las 117 trabajadas, 92 seguramente eran habitacionales, mientras que de las 25 restantes algunas parecían haber sido cocinas. Algunas de estas construcciones estaban a 2 km. al noroeste y otras a 1.5 km. al oriente de la Gran Plaza.

36Pocos años después el mismo autor (Haviland 1970:193) apunta que del total de construcción de Tikal se calculó que un 10% de estructuras fueron de carácter monumental; 16% sirvieron como cocinas y almacenes; y el 74% faltante fue usado como viviendas de diversa índole.

37Por otra parte, para Seibal, Tourtellot (1970: 412) ha sugerido que el 60% de las estructuras era residencial; 10% para cocinas; y otras construcciones pudieron ser santuarios o plataformas para enteramientos. Al sur de Campeche, en Becán, Thomas (1981: 106) excavó y concluyó que la mayoría de las plataformas rectangulares fueron viviendas de acuerdo a los materiales arqueológicos hallados y a la comparación efectuada con información de estudios previos. También reportó que existe una alta posibilidad de que las estructuras elipsoidales o circulares de seis metros o más de diámetro fueran casas.

38En general, la disposición espacial de las estructuras excavadas por estos investigadores se asemeja a la de las habitaciones mayas modernas y la presencia de basureros y chultunes en los alrededores de las construcciones refuerza la interpretación de que sirvieron como moradas. Además, se piensa que los enterramientos humanos encontrados en el interior de las construcciones fueron de quienes ahí vivieron, costumbre previa al arribo de europeos a Yucatán (Landa 1966). Haviland (1963: 478, 502) ha propuesto que la muerte de los individuos pudo ser un factor que influyera en la renovación de las estructuras. Al explorar algunas construcciones menores, las superficies construidas y la altura de los muros se incrementaron mediante agregados a través del tiempo, utilizando la arquitectura existente como un núcleo o base del cual partir tanto en sentido vertical como horizontal. Haviland (1963: 469) incluso sugiere que tales modificaciones pudieron efectuarse en la mayoría de las estructuras pequeñas de Tikal cada 50 años como promedio.

39En otro orden de cosas, también debemos considerar la importancia del parentesco como un principio de organización social. La variedad de tamaño y complejidad de las estructuras seguramene refleja diferencias en cuanto a la posesión de bienes y en cuanto al status de los individuos que vivieron en ellas (Kurjack 1974: 93). Además, es muy posible que los habitantes de tales estructuras constituyeran familias extensas de diversa composición.

40Así, las habitaciones individuales más antiguas pudieron ser de familias nucleares, mientras que las estructuras agregadas representan áreas de habitación para familias extensas. En esta forma, el crecimiento de los miembros de una familia nuclear y los distintos roles en los que paulatinamente participaban los llevó a crear nuevos domicilios en la misma unidad habitacional, es decir construyendo nuevas estructuras cercanas a las de los parientes mayores (Haviland 1963: 505-506).

41Esta línea de pensamiento incluye una tendencia hacia la diferenciación y desigualdad basadas en parentesco, edad, acceso a bienes y servicios, especialización ocupacional, etc. (Rice y Puleston 1981: 141). Por ahora no podemos profundizar en estos aspectos, mas el análisis futuro de los materiales excavados en Cobá posiblemente nos permita abordar tales temas.

42Apéndice. — El Proyecto Cobá ha sido apoyado con diversos análisis que permitirán una mejor comprensión de la vida doméstica de los grupos familiares. Entre los colaboradores estrechos destacan:

431. Bióloga Alicia Blanco-Paleozoología.

442. Pasante Luis Beltrán-Paleobotánica.

453. Bióloga Amy Limón-Palinología.

464. Químicos Luis Barba y Alejandro Tovalín-Prospección geoquímica y análisis químico de áreas de actividad.

475. Química Margarita García-Radiocarbono.

486. Gill Spencer (Oxford)-Arqueomagnetismo.

497. Dr. Fred Nelson-Fluorescencia de Rayos X (obsidiana).

508. Dr. Sergio Aburto-Espectrometría Móssbauer (cerámica).

519. Químico Salvador Gutiérrez-Difracción de Rayos X (cerámica).

5210. Edafóloga Lourdes Aguirre-Edafología.

5311. Lorena Williams-Conservación de Campo.

5412. Matemático Mario Cortina y Pasante Guillermo Pérez Esparza-computación.

5513. Pasantes Víctor Ortiz y Elíseo Linares-fotografía, dibujo y topografía.

5614. Pasantes y estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia y de la Universidad de Yucatán.

AGRADECIMIENTOS

57Al Dr. Peter Schmidt, quien leyó la versión preliminar de este escrito y aportó valiosas observaciones y sugerencias.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ANDREWS IV, E. Wyllys and E. Wyllys ANDREWS V
1980
Excavations at Dzibilchaltún, Yucatan, Mexico; Middle American Research Institute, Publ. 48. Tulane University.

ASHMORE, Wendy (ed.)
1981
Lowland Maya settlement patterns. University of New Mexico Press. Albuquerque.

BECKER, Marshall J.
1971
The identification of a second plaza plan at Tikal, Guatemala, and its implications for ancient Maya social complexity Ph. D. Dissertation, University of Pennsylvania, Phila- delphia.
1972
Plaza plans at Quiriguá, Guatemala; Katunob, XX-VIII (2): 47-62. University of Northern Colorado. Greeley.

BENAVIDES C., Antonio y Linda MANZANILLA
1984
Proyecto Cobá 1983. Informe de la primera temporada de campo. Texto mecanografiado inédito. CRS, INAH-IIA, UNAM, México.

CERVERA DE G., María Pura
1980
Excavación de la unidad habitacional 8D1. Texto mecanografiado inédito. CRS, INAH, Mérida.

CORTES DE B., Fernando
1981 a
Informe de la excavación de la unidad habitacional 8D1 de Cobá, Q.R.. Texto mecanografiado inédito. CRS, INAH, Mérida.
1981 b
La extensión de Cobá: una contribución al patrón de asentamiento. Ponencia presentada en la XVII Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología, San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

FREIDEL, David A.
1981
Continuity and disjunction: Late Postclassic settlement patterns in Northern Yucatan; in: Lowland Maya settlement patterns, ed. W. Ashmore. University of New Mexico Press, Albuquerque.

GALLARETA N., Tomás
1981
Proyecto Cobá: extensión y análisis preliminar del asentamiento prehispánico; Boletín de la ECAUDY 50-51: 60-76, Editorial Zamná, Mérida.

GARDUÑO, Jaime
1979
Introducción al patrón de asentamiento del sitio de Cobá. Quintana Roo. Tesis, ENAH, México.

HAMMOND, Norman
1981
Settlement patterns in Belize; in: Lowland Maya settlement patterns, ed. W. Ashmore. University of New Mexico Press, Albuquerque.

HAVILAND, William A.
1963
Excavation of small structures in the northeast quadrant of Tikal, Guatemala. Ph. D. Dissertation, University of Penns ylvania, Philadelphia.
1965
Prehistoric settlement at Tikal, Guatemala; Expedition 7 (3): 14-23, University of Pennsylvania, Philadelphia.
1970
Tikal, Guatemala, and mesoamerican urbanism; World Archaeology 2: 186-198, London.

KURJACK, Edward B.
1974
Prehistoric Lowland Maya community and social organization; Middle American Research Institute Pub. 38, Tulane University.

LANDA, Diego de
1966
Relación de las cosas de Yucatán. Editorial Porrúa, México.

RICE, Don S. and Dennis E. PULESTON
1981
Ancient Maya settlement patterns in the Peten, Guatemala; in: Lowland Maya Settlement Patterns, ed. W. Ashmore. University of New Mexico Press, Albuquerque.

ROBLES C., Fernando
1980
La secuencia cerámica de la región de Cobá, Quintana Roo. Tesis, ENAH, México.

SMITH, A.L.
1962
Residential and associated structures at Mayapan; in: Mayapan, Yucatan, Mexico, Carnegie Institution of Washington Pub. 619, Washington, D.C.

TERRONES G., Enrique y Elia del Carmen TREJO A.
1977
Salvamento arqueológico en Cobá. Reporte de actividades 1976-1977. Texto mecanografiado inédito. CRS, INAH, Mérida.

THOMAS, Prentice M.
1981
Prehistoric Maya settlement patterns at Becan, Campeche, Mexico; Middle American Research Institute Pub. 45, Tulane University.

THOMPSON, Edward H.
1892
The ancient structures of Yucatan not communal dwellings; Proceedings of the American Antiquarian Society 8: 262-269.

TOURTELLOT, Gair
1970
The peripheries of Seibal: an interim report; in: Monographs and Papers in Maya Archaeology, ed. W.R. Bullard. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 61, Harvard University.

WAUCHOPE, Robert
1934
House mounds of Uaxactun, Guatemala; Contributions to American Archaeology 7, Carnegie Institution of Washington.

WILLEY, G.R., W.R. BULLARD, J.B. GLASS and J.C. GIFFORD
1965
Prehistoric Maya Settlements in the Belize Valley; Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 54, Harvard University.

Notes

1 Esta excavación fue realizada por Enrique Terrones y Elia del Carmen Trejo(1977).

2 En esa ocasión el trabajo fue emprendido por Fernando Cortés (1980) y María Pura Cervera (1980).

3 Las excavaciones fueron efectuadas en 1983 y 1984 por pasantes y estudiantes de la ENAH y de la ECAUDY, dentro del proyecto conjunto celebrado entre el IIA de la UNAM y el CRS del INAH, bajo la dirección de los autores (Cfr. Benavides y Manzanilla 1983).

4 Al respecto existe el análisis de la Bióloga y Arqueóloga Alicia Blanco Padilla: “Restos óseos, malacolóticos y de celenterados en el Proyecto Cobá, Quintana Roo”. Informe mecanografiado. Sección de Biología del Depto. de Salvamento Arqueológico del INAH. México, 1982.
Image

Table des illustrations

Légende 1. Aspectos de la unidad habitacional (UH) 2-14. a. Estructura 4. Vista de la plataforma y de la hilada del muro del cuarto superior. b. Vasija en el relleno de la Estructura 4. En su interior aparecen fragmentos de otra vasija. Fue denominada Area de Actividad 4. c. Estructura 8 después de su consolidación. d. Estructura 12 después de su consolidación. e. Planta general de la UH 2-14, según Elíseo Linares V. y Víctor Ortiz V.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6084/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 334k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6084/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6084/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 342k
Légende 2. Aspectos de la unidad habitacional (UH) 15-37. a. Planta general, según Elíseo Linares V. y Leonardo López L. b. Excavación de la Estructura 32, de planta rectangular con esquinas redondeadas y plataforma. Véase en primer término el inicio de la excavación, c. Cajete cilindrico inciso, tipo Lucha Inciso, perteneciente a una ofrenda de construcción de la UH 15-37. d. Estructura 22 después de la excavación. Yace directamente sobre la roca madre y es de planta ovalada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6084/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 369k
Légende 3. Cobá. Solar maya actual, con choza y albarrada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6084/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 107k
Légende 4. Cobá. Hotel Villa Arqueológica. Estructura 2. Proyección isométrica, según F. C. Trejo.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6084/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 68k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1985

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search