Version classiqueVersion mobile

Arquitectura y Arqueología

 | 
Paul Gendrop

Nuevas perspectivas para la cronología y el estudio de la arquitectura de la región central de Yucatán

Ramón Carrasco et Sylviane Boucher

Texte intégral

1This paper proposes a new sequence of architectural development for the tower complexes and temples with zoomorphic (open-serpent-mouth) façades of the Central Yucatecan region. During the consolidation of a series of Chenes and Río Bec styles buildings including structures 2,1 and 5 at Hochob, A-1 at Dzibilnocac and XX of Chicanná, an earlier architectural phase was established in which the horizontal structures of the tower complexes stood alone. In much the same manner some zoomorphic doorways were also identified as additions to existing structures. In Chicanná and Hochob the remains of lower jaws, which form an integral part of the complex iconographie elements that complete zoomorphic entrances, were defined for the first time.

2Preliminary study of the ceramics of Hochob has revealed a long sequence including material from Preclassic to post-conquest times. The new architectural phase that predates the construction of towers and serpentmouth doorways is tentatively thought to be associated with ceramics similar to the Early Classic pottery of Becán.

3This new information concerning the evolution of Río Bec-Chenes architecture in the Central Yucatecan area gives an appreciation for the depth of its development; now it does not simply appear, full grown, between the eighth and ninth century. Finally the authors propose that the superimposed corner masks, associated with the zoomorphic façades and commonly referred to as “Chac”, represent yet another portrayal of Itzam-Ná.

4A partir de los trabajos de Pollock (1970), Andrews (1982) y Gendrop (1982, 1983), se establece una nueva perspectiva dentro del análisis de la arquitectura maya, lo que representa una búsqueda para entender la evolución de las diferentes fases arquitectónicas, tomando como base de su análisis la correspondencia de elementos arquitectónicos entre diferentes sitios o entre edificios de un solo estilo. Este principio puede profundizarse con un análisis más completo, tomando en consideración las diferencias arquitectónicas que se presentan en un solo edificio y relacionando éstas entre edificios del mismo sitio y aun entre edificios de diferentes sitios.

5Tradicionalmente se ha concebido a los edificios mayas en pie, y en especial a los del área maya norte, como representando una sola fase arquitectónica, partiendo de la idea de que el plan arquitectónico fue concebido de principio a fin. Este esquema sólo se modifica cuando en un edificio se localizan por debajo de éste y al interior de la estructura que lo sustenta, subestructuras que claramente representan entidades funcionales en sí mismas; es decir, fases arquitectónicas anteriores.

6Es necesario establecer unidades de análisis que permitan definir y caracterizar cada uno de los momentos del plan arquitectónico de un edificio. El nivel de análisis más bajo corresponderá a las fases constructivas. Estas fases constructivas comprenden las diferentes etapas del proceso constructivo de una entidad arquitectónica o edificio, desde sus cimientos hasta su decoración y acabado final, sin lograr, en ningún momento, representar una unidad funcional. El proceso puede, a veces, quedar interrumpido, como lo atestiguan algunas estructuras en el área maya. No siempre puede distinguirse el proceso de construcción en los edificios prehispánicos, aunque usualmente puede ser inferido.

7El segundo nivel de análisis está dado por las fases arquitectónicas que implican entidades estructurales que funcionan en sí mismas. Estas entidades están integradas por la conjugación de las fases constructivas. La unidad mínima de la fase arquitectónica está dada por un edificio concebido de principio a fin. Las fases arquitectónicas pueden manifestarse también en un plano vertical o un plano horizontal. El plano vertical consiste en la presencia de subestructuras que siempre se encuentran por debajo de la última fase arquitectónica. Mientras que en el plano horizontal la unidad mínima se presenta como una “subestructura-parcial”, esto por estar integrada con agregados que cubren porciones de la unidad mínima. Lo anterior no elimina la posibilidad de que la subestructura-parcial puede tener también subestructuras en un plano vertical.

8Cuando la unidad mínima, que en sí misma es una fase arquitectónica, evoluciona hacia una subestructura parcial, implica una nueva o diferente fase arquitectónica que constituye, a su vez, un nuevo nivel de análisis. Anteriormente, en los estudios clásicos de arquitectura maya no se hacía una diferencia entre unidad mínima y subestructura-parcial.

9En el análisis de las fases arquitectónicas deben considerarse también los endosamientos. Estos se diferencian de las subestructuras-parciales por representar agregados que no modifican el conjunto de la unidad mínima, aunque sí el plan arquitectónico original. Los adosamientos son identificables porque representan, por lo general, arquitectura tardía.

10El estilo arquitectónico representa el tercer nivel de análisis de la arquitectura. Este puede darse en un solo sitio, “intrasitio”, o en diferentes sitios, “intersitios”. Este último es el que ha definido los estilos arquitectónicos regionales y representa la síntesis de los dos niveles de análisis anteriores: fase constructiva y fase arquitectónica. Tradicionalmente los análisis de estilos arquitectónicos han utilizado elementos tecnológicos de fases constructivas para definir estilo. Sin embargo, éstos sólo son significativos cuando existe un verdadero avance tecnológico. Esto se observa claramente en el diferente tratamiento de la piedra entre la región Puuc y la región central de Yucatán. Mientras que este mismo principio no es relevante o aplicable a los llamados estilos “Río Bec” y “Chenes”.

11Sólo se distinguen diferentes estilos arquitectónicos cuando se analizan fases arquitectónicas en un plano vertical. Por lo general se han tomado en cuenta los elementos de la última fase arquitectónica para caracterizar el estilo arquitectónico de un sitio o región, restringiendo arquitectónicamente la ocupación de los sitios y la evolución de los estilos. Aun cuando la ocupación de un sitio como Dzibilnocac ha sido establecida desde el Preclásico hasta el Clásico Terminal, su estilo arquitectónico, sin embargo, ha quedado representado únicamente dentro de la fase Dzibilnocac IV (600-900 d. C.: Nelson 1973). Asimismo se conceptualiza la evolución del estilo en las variaciones de un solo elemento. Esto ocurre, por ejemplo, con las fachadas zoomorfas que han sido clasificadas de primitivas a evolucionadas (Potter 1977); lo anterior no implica que el análisis sea incorrecto. Sin embargo, en el primer ejemplo nuestra visión se enfoca únicamente a la última fase arquitectónica mientras que en el segundo sólo hay consideraciones para una evolución lineal, aunque conocemos las implicaciones que esto conlleva.

ARQUITECTURA DE LA REGIÓN CENTRAL DE YUCATÁN

12La hipótesis de que las torres de Río Bec eran copias tardías de las pirámides gemelas de Tikal (Messenger 1975) debe ser descartada pues, tanto la arquitectura de esta área como la de las tierras bajas mayas en general, es contemporánea a la arquitectura de Tikal. Por lo que debieron existir causas que no son privativas de Tikal —nosotros agregaríamos de la región Río Bec— sino que responden a concepciones cívico-religiosas del área maya en general (Gendrop 1983: 45-46).

13Esta visión unilineal se sigue manejando para los conjuntos de torres de la región Chenes con respecto a la de Río Bec, siguiendo el criterio de un cambio de funciones religiosas a uno de carácter residencial de los edificios; pues mientras los conjuntos de torres masivas de Río Bec se fechan entre 600-750, los conjuntos de torres semifuncionales de los Chenes sólo aparecen hacia 780-850 (Gendrop 1983:115).

14Estamos conscientes de que estas clasificaciones, o mejor, deducciones, se basan en observaciones superficiales de los monumentos. Sólo cuando se cuenta con un trabajo arqueológico cuidadoso es posible replantear la cronología que se tiene sobre la arquitectura. Existe la idea de que los conjuntos denominados “plurifuncionales” como serían el edificio 5, de Hochob llamado conjunto sureste (edificios 5,6 y quizá 7), el edificio A-1 de Dzibilnocac y otros de la región Río Bec, están concebidos de antemano con el fin de responder a distintas funciones (Gendrop 1983:73). Este criterio de un plan arquitectónico preconcebido también se aplica a los conjuntos de torres masivas y aún a los edificios de fachada zoomorfa, reduciendo la arquitectura de la región Central de Yucatán a las fases arquitectónicas más tardías de ésta.

15Es curioso notar que cuando se analizan los edificios de torres de la región Chenes, se habla de que puede tratarse o no de fases constructivas sucesivas, pero éstas nunca se separan ni analizan desde el punto de vista de fases arquitectónicas; sin embargo, esto último es un hecho. Hecho que unifica más el desarrollo de la arquitectura y proporciona las bases para hablar de una arquitectura del área maya norte.

16La arquitectura del área maya norte, que cubre casi la totalidad de la península, se caracteriza por integrar a ésta la escultura, con predominancia de motivos geométricos. La clasificación de esta arquitectura se ha restringido a los rasgos que predominan en las estructuras visibles y que, por lo general, corresponden a la última fase arquitectónica de un edificio o un sitio. Las tres manifestaciones estilísticas generalmente identificadas son “Río Bec”, “Chenes” y “Puuc” que corresponden o se desarrollaron durante el Clásico Tardío y el Clásico Terminal. En este esquema queda claro que se ha prestado poca atención a las fases arquitectónicas anteriores, en especial a los estilos “Río Bec” y “Chenes”.

17Son pocos los ejemplos que nos permiten hablar de una evolución arquitectónica; por lo general, ésta sólo se identifica con la presencia de subestructuras. Sin embargo, como hemos discutido al inicio de este trabajo, no existe estilo arquitectónico sin fase arquitectónica.

18La discusión sobre el estilo “Chenes” es una de las más controvertidas. Pensamos que las diferencias de opinión se deben a que prácticamente no ha habido trabajos arqueológicos que se preocupen de la arquitectura de esta región. La definición de estilo y su ubicación cronológica, así como la relación que guarda con los otros dos son resultados de la información arquitectónica obtenida a partir de sus restos visibles y del estudio de la aparente evolución de la decoración (Pollock, 1970), apoyados parcialmente en análisis cerámicos.

19Los complejos arquitectónicos polivalentes de la región centroyucateca son analizados como una unidad concebida de antemano para cumplir varias funciones simultáneas. Estos, según Gendrop (1983:73), difieren de sus homónimos del área central (Acrópolis Sur de Tikal, Palacio de Palenque), por corresponder en general a un resultado de varias fases de remodelación, superposiciones y ampliaciones. En nuestro concepto, y por la nueva información con que contamos, los complejos arquitectónicos polivalentes, tanto de la región central como del área norte, responden a concepciones de carácter superestructural que no son exclusivos de la región central maya; más aún, tienen un carácter pan-maya, siendo estos conjuntos “plurifuncionales” en sí, una resultante a otro nivel de las muy conocidas y aceptadas acrópolis.

20La diferencia estriba en que, mientras en las acrópolis se fusionan unidades independientes hasta formar un complejo agregado de estructuras, los complejos polivalentes responden a la adición de partes sobre una misma unidad arquitectónica, sin llegar a modificarla totalmente; por lo que parece a primera vista una estructura concebida de principio a fin (Estrs. 1 y 4 Xkichmook).

21Cuando se analizan los llamados santuarios de torres masivas con templos simulados y semifuncionales, se acepta que éstos se integran a un edificio más bajo y que esta integración es aparentemente preconcebida (Gendrop 1982:77). Sin embargo, la integración de estos santuarios a un edificio más bajo responde a un cambio no sólo en la concepción arquitectónica y volumétrica del edificio, sino aún a cambios o complementación en sus funciones. En el caso que nos ocupa, los edificios de torres en las subregiones Chenes y Río Bec responden una misma concepción evolutiva.

22Los templos sobre torres de los Chenes se han concebido como semifuncionales, en especial la Estructura A-1 de Dzibilnocac. El dato arqueológico obtenido de los trabajos realizados en este sitio y en Hochob nos muestra que éstos eran funcionales, al igual que la Estructura XX en Chicanná en la región Río Bec. Tanto los edificios Chenes y Río Bec como el Templo IV del Adivino de Uxmal parten de una misma concepción arquitectónica, respondiendo a conceptos cívico-religiosos del área maya y, en especial, del área maya norte, siguiendo una misma línea evolutiva, pero con soluciones arquitectónicas regionales y de sitio.

ESTRUCTURA 5, HOCHOB

23El llamado conjunto sureste de Hochob (edif. 5,6 y 7) es, en realidad, un edificio flanqueado por dos torres en su última fase arquitectónica, al cual llamaremos Estructura 5. Este conjunto está formado por una subestructura-parcial a la que se agregó, en una segunda fase arquitectónica, las dos torres que se encuentran en sus extremos.

24La subestructura-parcial, que denominaremos Sub-P, 5, es un edificio de doble crujía con seis cuartos y tres entradas que comunican con la plaza. El diseño de la fachada es el más simple encontrado hasta la fecha en la región central de Yucatán; consiste en un rodapié de doble moldura basal, paramento inferior liso, moldura media de dos elementos y moldura superior de tres elementos. La decoración debió estar ejecutada en estuco modelado y pintado. Aunque se ha perdido esta información, sin embargo se puede inferir por los restos de decoración que aún se conservan en el templo oeste.

2. Hochob, Estructura 5. Foto Ramón Carrasco.

3. Hochob, Estructura 5. Detalle de molduras de la Sub-P, 5.

4. Dzibilnocac, Estructura A-l. Detalle de columna de ángulo y de moldura media de la Sub-P, A-l.

5. La torre este después de los trabajos de consolidación.

6. Detalle de columnas embebidas de la Sub-P, A-1

7. Elevación del extremo consolidado.

25A1 realizar los trabajos de liberación y consolidación en la estructura 5 se pudo constatar claramente que en la unión del basamento de la torre oeste y el edificio horizontal existía una superposición del primero con respecto al segundo, localizándose piedra de recubrimiento labrada para formar las molduras de la esquina y los lados del paramento superior de la Sub-P,5. Es con estos datos que se pudo conocer cuál era el diseño de esta primera estructura, que puede ser considerada la estructura más temprana de Hochob.

26Las torres, como hemos mencionado, corresponden a una segunda fase arquitectónica siendo agregadas en los extremos de la Sub-P,5. Los basamentos de las torres de cuerpos escalonados, esquinas redondeadas y paramentos verticales lisos con una moldura en la base y en la parte superior, son idénticos aunque más bajos que los del área Río Bec. Las escalinatas son el único elemento que rompe la simetría del conjunto ya que la de la torre este es más empinada que la del lado oeste. Los templos que se encuentran en la parte superior son enteramente funcionales y constan de dos cuartos con accesos independientes orientados al norte y sur respectivamente. La fachada de los templos sigue el mismo diseño que el de la Sub-P,5; moldura basal de dos elementos, paramentos inferiores lisos, moldura media de dos elementos y moldura superior de tres elementos. Entre el paramento y moldura superiores se colocaron espigas que sirvieron, probablemente, para sostener una decoración en bulto, sin embargo, la única decoración que se conserva son restos de estuco modelado y pintado adherido a los muros sin espigas de soporte por lo que gran parte de ésta se ha perdido. Como ya hemos mencionado, suponemos que la decoración de la Sub-P,5 se repitió en las torres, esto probablemente para no romper con el conjunto del edificio remodelado. Por último, los templos estaban rematados por una crestería calada, apoyada sobre el muro medio, decoradas con figuras antropomorfas pintadas y modeladas en estuco.

ESTRUCTURA A-1, DZIBILNOCAC

27La estructura A-1 de Dzibilnocac, con tres torres, fue clasificada por Gendrop (1983) como “complejo escalonado polivalente” al igual que la estructura 5 de Hochob o la 1 de Tabasqueño, aunque en realidad, a nuestro juicio, existe mayor semejanza entre las estructuras 5 de Hochob y A-1 de Dzibilnocac y no así como la 1 de Tabasqueño. Estos edificios están relacionados estrechamente con los conjuntos de torres del área Río Bec, en especial con la estructura II de Hormiguero. Consideramos que todas las modalidades de edificios de templospirámide, simulados o funcionales, tienen como base una misma concepción arquitectónica y no distinta como sugiere Gendrop (1983:78). Por lo que preferimos clasificar a las estructuras 5 y A-1 como complejos de torres.

28Los trabajos arqueológicos realizados en la estructura A-l de Dzibilnocac nos permitieron establecer dos fases arquitectónicas aunque no descartamos la posibilidad de que hubiera más de dos. Pero los trabajos de liberación y consolidación se restringieron a la torre este y una porción de la estructura horizontal, la cual corresponde a una subestructura-parcial, que denominamos Sub-P, A-1.

8. Reconstitución del extremo de la subestructura parcial A-1. Fotos y dibujos Ramón Carrasco y Carlos Ontiveros.

29Esta Sub-P, A-1 —o primera fase arquitectónica— consiste de un edificio horizontal que se deplanta sobre un basamento con moldura en su porción media, esquinas redondeadas y una ancha escalinata en su fachada norte. Está formada por ocho cuartos repartidos en dos crujías paralelas con accesos independientes y dos cuartos más, perpendiculares a los anteriores, ubicados debajo de la torre central. El diseño de la fachada es más elaborado que el de las subestructuras-parciales de Hochob, pero muy similar a la subestructura-parcial del edificio 1 de Xpuhil. Está compuesto por una moldura basal de tres elementos con paneles intercalados con grupos de tres tamborcillos como elemento central igual al de la Sub-P, 1 de Hochob; paramento inferior liso con columnas embebidas en las esquinas y doble columna embebida en la porción central del muro que separa las entradas; moldura media de dos elementos con espigas en las esquinas; paramento superior liso y moldura superior de tres elementos. Los fustes de las columnas embebidas, al igual que los muros, estaban pintados en rojo enmarcados con color azul. En el ángulo que se forma entre la primera y segunda moldura media se colocó una decoración de plumas modeladas en estuco, pintadas en azul y negro, contrastando con el color rojo de la fachada.

9. Xpuhil, Edificio 1. Detalle mostrando la superposición de la torre sur con el cuarto 1.

10. Superposición de la torre norte con el cuarto 8.

11. Superposición de la torre oeste con el cuarto 3. Fotos Ramón Carrasco.

12. Reconstitución de la fachada este según Ruppert y Denison.

30Para la segunda fase arquitectónica se agregan las torres en los extremos y el centro; el basamento de las torres con esquinas redondeadas y paramentos en talud con una moldura delimitando cada cuerpo. En la torre liberada y consolidada se localizaron tres escalinatas; al norte, este y sur respectivamente. Los peldaños son lo suficientemente amplios para permitir un fácil acceso al templo que remata el basamento. El templo, totalmente funcional, tiene dos cuartos con entradas independientes orientadas una al norte y la otra al sur. Las cuatro fachadas del templo están decoradas con portadas zoomorfas de Itzam Na, con mascarones en ángulo en las cuatro esquinas. Al igual que todos los templos de este estilo, llevaba una crestería calada que descansaba sobre el muro medio.

31El conjunto de la estructura A-1 en su última fase arquitectónica responde, como todos los complejos de torres, a la concepción tripartita de la arquitectura del Yucatán Central que representa una modalidad que se conservará hasta el postclásico.

ESTRUCTURA 1, XPUHIL

32Como hemos mencionado, la estructura 1 de Xpuhil también presenta más de una fase arquitectónica. La primera corresponde al edificio horizontal que, al igual que la Sub-P, A-l de Dzibilnocac tiene columnas embebidas, pero en Xpuhil se introduce en la decoración de la fachada tableros con mascarones de perfil. En una fase arquitectónica posterior se agregan las torres de los extremos. Esta afirmación se verifica con el hecho de que la base de las columnas embebidas queda parcialmente tapada por el basamento de las torres, rompiendo con la simetría de la estructura. Existe la probabilidad de que este edificio tenga tres y hasta cuatro fases arquitectónicas, pero es de lamentar que esto no fuera corroborado o disprobado antes de proceder a la consolidación y reconstrucción parcial realizada a principios de 1983.

33Los complejos de torres presentan tres versiones arquitectónicas: estructuras de una, dos y tres torres. Estos basamentos con templos en su parte superior, ya sean simulados, semifuncionales o funcionales, presentan características desarrolladas regionalmente, pero responden a un mismo concepto arquitectónico. Como ejemplos de complejos de una sola torre tenemos a la estructura 3 de Hochob, la cual tenía un templo funcional en su parte superior con portadas zoomorfas por sus cuatro lados, similar a las A-l de Dzibilnocac y 1 de Tabasqueño. Otra estructura de estas mismas características es el llamado Templo Chenes del Adivino de Uxmal antes de ser parcialmente cubierto por la masa de su última fase arquitectónica. La forma de este edificio debió ser la de una estructura horizontal (Sub. 1) con una torre en su porción central. Los complejos de dos torres es la version más común, entre éstos tenemos la estructura 5 de Hochob, II de Hormiguero, V de Peor es Nada, 1 de Becán, etc.; entre los complejos de tres torres tenemos el edificio 1 de Río Bec, A-1 de Dzibilnocac y 1 de Xpuhil.

13. Reconstitución de la subestructura parcial 1, según Ramón Carrasco.

ESTRUCTURA 1, HOCHOB

34La estructura 1 de Hochob fue, en su primera fase arquitectónica, un edificio alargado de una sola crujía con tres cuartos; los laterales con una puerta de acceso cada uno y el central con doble puerta, una en la fachada frontal y la otra en el muro posterior formando un eje este-oeste. Esta subestructura-parcial Sub-P,1 o primera fase arquitectónica, tiene un diseño similar al de los templos de las torres de la Estructura 5, diferenciándose en la moldura basal que en este edificio es de tres elementos con paneles intercalados por grupos de tres tamborcillos como elemento central. El paramento inferior es liso con moldura media de tres elementos y moldura superior de tres elementos, con espigas entre las molduras media y superior.

35Al igual que en otras estructuras de Hochob, los trabajos de liberación y consolidación nos permitieron establecer la secuencia arquitectónica de este edificio que, por su grado de destrucción, era difícil de entender. Robina (1956:153) reconoció que el mascarón zoomorfo de la fachada del cuarto central era un agregado. En el análisis de la estructura antes de su consolidación, pudimos constatar que la moldura basal continuaba por detrás del mascarón zoomorfo que decora la porción central del mismo, por lo tanto, esta decoración fue agregada en una segunda fase arquitectónica.

36En la segunda fase arquitectónica se modifica la porción central de la fachada adosando la portada zoomorfa que sobresale al paño del muro unos 60 cm., la cual se completa con la mandíbula que se proyecta al frente de la plataforma, creando un efecto de volumen en la totalidad del conjunto. Volumen que resalta aún más con los mascarones en bulto que enmarcan la portada.

37El conjunto fue parcialmente modificado en una tercera fase arquitectónica, adosándose en el extremo sur un pequeño templo que simulaba una choza de techo perecedero. Este adosamiento completaba el conjunto iconográfico de la estructura 1 como remarcando la identidad de la deidad patrona o regente del panteón maya: Itzam Na.

14. Hochob, Estructura 1. Detalle de la fachada principal después de los trabajos de consolidación.

15. Elevación mostrando el estado actual.

ESTRUCTURA 2, HOCHOB

38Se ha reconocido que la estructura 2 de Hochob tuvo por lo menos dos secuencias constructivas (Robina, 1956:153) que para nosotros corresponden a dos fases arquitectónicas. La primera está representada por los cuartos laterales con las típicas portadas zoomorfas parciales. Nuestra divergencia con Robina, quien sugirió que las habitaciones laterales correspondían a una segunda fase, está basada en información arqueológica, ya que, al realizar los trabajos de consolidación de la cubierta de la bóveda, localizamos elementos de la moldura superior, o sea, piedra de recubrimiento del muro lateral del cuarto oeste.

39En la segunda fase arquitectónica se construyó el cuarto central; remarcando el esquema de composición tripartita al ser colocado en una posición más elevada sobre un basamento y resaltando su importancia con una de las portadas zoomorfas integrales más recargadas, acentuándose su decoración con la crestería volada que remata la fachada. Pero esta portada zoomorfa adquiere una majestuosidad mayor con la mandíbula que, con el basamento, se prolonga hacia el frente completando la volumetría del conjunto.

40Estas mandíbulas, que son parte inseparable de las portadas zoomorfas integrales, no sólo se encuentran en Hochob, sino que responden a un estilo generalizado. Pues en el área Río Bec en la estructura XX de Chicanná donde realizamos trabajos de liberación y consolidación a finales de 1983, se localizó más o menos completa la mandíbula de la portada zoomorfa del cuarto central del primer nivel. La mandíbula de la portada zoomorfa del segundo nivel se infiere, tanto por los restos que aún se conservan de ella como por el número de colmillos recuperados. La estructura II del mismo sitio también presenta esta mandíbula. Lamentablemente, al ser explorada y reconstruida por Jack Eaton en 1970 no se estableció cual era su forma real. Este elemento arquitectónico también se encuentra en un sitio como Uxmal en el edificio 1 al oeste del Palacio del Gobernador; esta mandíbula, por encontrarse parcialmente cubierta por el basamento del Gobernador debe estar en mejor estado de conservación que la mandíbula de la estructura 1 de Hochob.

CRONOLOGÍA

41La ubicación cronológica de la arquitectura pocas veces está ligada a la cronología cerámica; ambas se establecen independientes una de la otra. La costumbre ha sido hacer coincidir categorías arqueológicas diferentes con complejos cerámicos ya establecidos (Willey, Culbert, Adams 1967:305). Generalmente los estilos arquitectónicos se ajustan a los complejos cerámicos en vez de establecer si uno u otro responden a una misma fase cultural. Las fases deberían integrar los distintos aspectos de la cultura en un período de desarrollo de ésta. El divorcio entre el estudio de las distintas manifestaciones de la cultura y el énfasis dado a uno más que a otro deforman nuestra visión de la misma.

16. Reconstitución de la subestructura parcial 1. Foto y dibujos Ramón Carrasco y Carlos Ontiveros

42La cerámica ha recibido mayor atención y alcanzado grados de refinamiento que parece que sólo con su estudio podemos resolver o entender la problemática de la cultura maya. A últimas fechas la visión del estudio y análisis de la arquitectura empieza a modificarse y hacerse más precisa y detallada, dándonos una idea más específica de ésta. Sin embargo, la correlación con la cerámica se maneja “encajonando” la arquitectura en los complejos cerámicos, en especial la arquitectura de la Península de Yucatán.

43La información cerámica nos reporta una ocupación que en sitios como Becán, Edzná y Dzibilnocac se remonta al Preclásico Medio, mientras que en sitios como Hochob se ha encontrado aún cerámica de postconquista. Por otro lado, la arquitectura reconocida para el área Chenes sólo abarca el período que va del siglo VIII al X, mientras que en el área Río Bec se reconoce arquitectura desde 100 d. C., aunque ésta sea sólo de incipientes basamentos. Este desfase entre cerámica y arquitectura tiene que ser explicado en especial para la región Chenes, que comparte similitudes tipológicas y modales con Edzná y Becán.

44El análisis cerámico y la secuencia cronológica comparativa de Hochob se realizaron con el material producto de la liberación de las estructuras 1,2 y 5. Este análisis viene siendo realizado utilizando las colecciones de la ceramoteca del C.R.S. como base de comparación. Partiendo de este estudio intentamos un primer acercamiento entre la cerámica y la arquitectura que en un futuro deberá ser corroborado con excavaciones estratigráficas. Creemos conveniente aclarar que la presentación de la información cerámica constituye un avance de la clasificación que será publicada próximamente.

45Para el Preclásico Tardío (300 a. C. — 100 d. C.) los grupos Sierra, Flor y Sapote, representados en los complejos Baluartes, Pakluum y Dzibilnocac II de Edzná, Becán y Dzibilnocac respectivamente, están presentes en Hochob; la presencia de estos grupos nos muestra una afinidad con el Petén, demostrando una homogeneidad en gran parte del área maya. En el horizonte Chicanel, al que pertenecen estos grupos, ya está presente la arquitectura monumental en el Petén, mientras que en la región central yucateca no se ha identificado.

46En el Clásico Temprano (250-600 d. C.) Hochob comparte el grupo Aguila con Edzná y Becán y el grupo Dos Arroyos con Edzná, Becán, Dzibilnocac y Santa Rosa Xtampak. La cerámica de este último grupo es una cerámica de comercio procedente del Petén. En este período aparece cerámica doméstica con decoración chorreada, de derivación norteña, representada por los grupos Bartres y Maxcanú que llegan también hasta Becán. En el Petén y en el área Río Bec, así como en el Puuc, la arquitectura monumental alcanza un desarrollo considerable; curiosamente en la región Chenes sigue sin estar presente, pero de acuerdo a nuestra posición, esta arquitectura estaría representada por la Sub-P,5 y probablemente también las Sub-P, A-1 de Dzibilnocac y Sub-P,l de Xpuhil aunque más hacia el final de este período.

47Durante el Clásico Tardío (600-800 d. C.) los grupos polícromos Chimbote, Sayan, Cui y Sagú son compartidos diferencialmente por Dzbilchaltún, Becán, Edzná, Santa Rosa Xtampak, Dzibilnocac, Xpuhil y Hochob; esto marca el alto grado de similitud tipológica en cerámica polícroma entre estos sitios y posiblemente representa una esfera cerámica compartida o, al menos, una actividad comercial. Mientras que el grupo Saxché que se encuentra en Becán, Dzibilnocac y Hochob nos muestra la última influencia identificada para el Petén. Los grupos Becanchén y Tancachacal de cerámica doméstica que se encuentran en Becán y Hochob podrían representar una tradición de la región central de Yucatán. Este panorama cerámico en el Clásico Tardío nos habla de un período que, en el área maya norte representaría una mayor producción arquitectónica con una base ideológica y expresiones locales que se plasman formalmente.

48En el Clásico Terminal (800-1000 d. C.) Hochob participa en la esfera Cehpech con Becán, Santa Rosa Xtampak, Dzibilnocac, Edzná, Uxmal y Dzibilchaltún con la presencia diferencial de los grupos Muna, Ticul, Teabo, Holactún, Balancán, Altar y Chum. Este amplio panorama cerámico refleja una homogeneidad para el área maya norte; se produce un ascenso en la arquitectura monumental del Puuc que se traduce en la región central, principalmente en el área Chenes, en arquitectura de estructuras residenciales que rodean a los centros religiosos, los cuales conservan la arquitectura ideológica típica de la región central.

49Los grupos Sisal, Dzitás, Silhó y Tohil, tradicionalmente asociados al horizonte Sotuta (1000-1200 d. C.), se asocian en Becán a cerámica del horizonte Cehpech (800-1000 d. C.); por lo que Ball (1977:46-47) plantea la existencia de un traslape y los ubica en el complejo Xcocom (800-1000 d. C.). Hasta la fecha, Hochob es el único sitio de la región Chenes donde aparecen estos grupos.

50A partir del siglo X la actividad arquitectónica en Hochob parece haber entrado en receso y el sitio es gradualmente abandonado. Esto se infiere a partir de la baja frecuencia de los grupos Mama Rojo y Kukula Crema típicos de los complejos Hocabá-Tases de Mayapán, en el Postclásico (1200-1450 d. C.).

51El hecho de haberse encontrado cerámica de los grupos Abalá y Yuncú del horizonte Chauaca, cerámica de postconquista (1550-1800 d. C.), nos habla de una utilización del sitio hasta fechas muy tardías.

52De lo discutido hasta aquí podemos concluir que la cerámica y la arquitectura deben tener puntos de coincidencia que reflejen el desarrollo cultural de un sitio o una región. En nuestro estudio arquitectónico de Hochob hemos intentado conjugar estos dos aspectos; sin embargo, no damos una periodificación de la arquitectura. Para ser consecuentes con nuestros planteamientos, será necesario efectuar pozos estratigráficos que nos permitan establecer una secuencia cronológica que amarre la información arqueológica de las fases arquitectónicas. Esperamos que este primer acercamiento al problema contribuya a una visión diferente del análisis de la arquitectura maya, en especial la de la Península.

ICONOGRAFÍA

53Existe un consenso en cuanto a la identificación o asociación de las portadas zoomorfas con la deidad regente del panteón maya. Esta deidad nariguda presente en la iconografía maya desde el Preclásico (Edif. 34, El Mirador), se plasma en la arquitectura y se traduce en una diversidad de manifestaciones regionales (Edif. 6 Yaxchilán). Sus orígenes pueden ser rastreados hasta las expresiones más tempranas de la cultura mesoamericana; San Lorenzo, La Venta. Es en el culto a las cuevas sagradas de los tiempos preclásicos donde surgen las primeras representaciones de los monstruos bicéfalos, terrenocelestiales, que simbolizaban el contacto entre el inframundo y el supramundo, una dualidad permanente. Esta representación subsistirá y será el tema central de la iconografía del preclásico al postclásico en casi todas las manifestaciones del arte maya, como un ser fantástico entre dios celestial y monstruo terrenal. Es en el área maya norte, que abarca casi la totalidad de la Península de Yucatán, donde se utilizan los motivos iconográficos y ornamentales de este dios para integrarlo a la arquitectura, dando como resultado una expresión típicamente peninsular.

54Una de las preocupaciones en el estudio de la arquitectura ha sido la identificación del ubicuo dios narigudo. Es un consenso que las portadas zoomorfas representan a Itzam Na, el dios creador, mientras que los mascarones de perfil y ángulo, en especial los que se encuentran en el área Puuc, representarían al Dios Chac.

55El culto a los “Chaos” es muy antiguo y, de acuerdo a Thompson (1975), sus representaciones aparecen en los monumentos del período Clásico. Sin embargo, las cuatro figuras de madera recubiertas con estuco y en color azul claro encontradas en la Estr. 5D-32, entierro 195, de Tikal son los únicos ejemplos conocidos hasta la fecha de representaciones de Chacs en el período Clásico (600 d. C.; Coe 1967:50). Estos dadores del agua siempre se asocian con los cuatro puntos cardinales y los colores correspondientes a los cuatro rumbos del mundo; debemos estar conscientes que estas características no son exclusivas de ellos.

56Los Chacs han sido asociados o identificados con el dios B de los Códices; es probable que la asociación con esta divinidad haya traído la confusión para asignar a los Chacs, que son cuatro, una cualidad de dios unívoco. Un solo Dios de la lluvia, “el dios Chac”, es una contradicción aún con las prácticas de los actuales campesinos de Yucatán y otros pueblos mayas. La confusión se acentúa cuando analizamos las cualidades y características del dios B (Chacs), atributos que son compartidos —con sus diferencias— por los dioses K y D de los códices: larga nariz colgante; una espiral debajo del ojo con la pupila que sugiere una espiral; una saliente o apéndice de la nariz que termina en un rizo; una boca desdentada, que, ocasionalmente, cuenta con dientes normales; de las comisuras de la boca salen unas espirales a manera de lengua de serpiente (Thompson 1975:308). Esta deidad está asociada a la serpiente, lo que es una de las características del dios K.

57Thompson acepta la identidad del Dios B con la de los Chacs. El mismo menciona que “…dejó el nombre del dios B por el de Chac (1975:308)”. Creemos, sin llegar a una afirmación contundente, que a partir de este cambio, entre los investigadores de la cultura maya se habla y se difunde la idea del “Gran Dios Chac”, que proporciona la lluvia, identificándolo no sólo en las representaciones en códices y monumentos, sino también con los mascarones que decoran la arquitectura peninsular. A ésto se agrega la afirmación de que cuatro divinidades —4 Chacs— pueden ser consideradas místicamente como un solo ser; sin embargo, sólo uno de los dioses del panteón maya tenía este atributo: Itzam Na. Desarraigar este nuevo culto será para algunos un sacrilegio, pero como investigadores consideramos que es necesario dar su justa interpretación a las manifestaciones de este pueblo.

58Itzam Na, dios identificado y asociado con la clase dominante durante el período Clásico, está formado por un grupo de divinidades —más propiamente encarnaciones— que representan el cielo y la tierra; era el dios más importante de los mayas yucatecos a quien se debía el origen y sustento del género humano (Thompson 1975). Itzam Na está asociado con las cuevas mitológicas, siendo él mismo el monstruo bicéfalo terrestre; sus atributos y características están presentes en todas las expresiones de la cultura maya, siendo en la arquitectura donde alcanzó su máximo desarrollo.

59La arquitectura donde se plasman estas representaciones es la arquitectura de la clase dominante; en los templos, templos-palacio y palacios legitimiza su dominio. El gobernante o sacerdote quien no sólo es descendiente o representante del poder supremo, sino también la encarnación del dios mismo, se identifica con Itzam Na, deidad que determinaba todos los aspectos de la vida. Las representaciones del dios se multiplican como una gran alegoría al creador, a quien se debía la existencia misma y la creación, donde todos los seres como el sol, la luna, los Chacs, etc., se funden y son manifestaciones de él.

60Itzam Na era, ante todo, el dios de los jerarcas, mientras que los Chacs eran favoritos de los campesinos (Thompson 1975:261). De esta afirmación de Thompson surge la pregunta ¿estaban los Chacs representados en la arquitectura de las clases dominantes? Consideramos que todo el culto estaba dirigido al dios principal y no a las encarnaciones de éste. Está comúnmente aceptado que las portadas zoomorfas representan el monstruo de la tierra, a Itzam Na. Los mascarones que decoran las fachadas de la arquitectura maya peninsular y, principalmente, los de ángulo, comúnmente llamados “dios Chac”, son para nosotros variantes de las representaciones de Itzam Na, ya que toda la decoración e iconografía de la arquitectura es una multiplicación del dios creador desde todos los ángulos. Algunos de los elementos de la iconografía que caracterizan a Itzam Na y que están presentes en la arquitectura de la Región Central de Yucatán, en particular, los mascarones de perfil y en especial los de ángulo, son:

  1. La mandíbula descarnada, símbolo de la muerte, puede ser eliminada por completo con la misma connotación; en los mascarones en ángulo la mandíbula ha sido suprimida (Estr. 1 Tabasqueño, Edif. XX Chicanná, Edif. XVII del grupo 1 Río Bec).
  2. En las narices pueden estar insertados obturadores, característica presente en todos los mascarones de perfil y algunos de ángulo (la Gran Pirámide y El Adivino, Uxmal).
  3. El pendiente de las orejas tiene forma de hueso, simbolizando la muerte y el inframundo. Un considerable porcentaje de los mascarones, tanto frontales como de perfil y ángulo, tienen pendientes de hueso (Edif. 6 Pechal, Edif. XX Chicanná).
  4. El hocico visto de perfil parece la nariz pendulosa del dios narigudo, pero más horizontal y con frecuencia arremangándose en el extremo. Todos los mascarones zoomorfos tienen esta importante característica y no existe ejemplo en que la “nariz” no esté arremangada en el extremo.

61Entre los elementos decorativos que están invariablemente presentes en estos mascarones arquitectónicos tenemos el signo bil que nace a la altura de las sienes y que se mezcla o complementa con la orejera. Otros atributos que pueden aparecer en la decoración son el signo Kin o la cruz Kan, la cruz de San Andrés y una barba que cuelga de la mandíbula.

62Estamos convencidos de que un análisis detallado de todos los ejemplos de estas controvertidas representaciones, a las cuales se les ha asociado con “Chac”, confirmarán nuestra posición de que las portadas zoomorfas, las representaciones de perfil, los mascarones en ángulo y los de frente, glorifican y remarcan constantemente el culto y la adoración a Itzam Na, el dios máximo; el Na del mundo y dios de las clases dominantes.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ANDREWS, George F.
1982
Puuc architectural styles: a reassessment; in: El área maya norte: Nuevos datos, síntesis y problemas, Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM, México. (en prensa)
1984
Xkichmook revisited: Puuc vs. Chenes architecture; Cuadernos de arquitectura mesoamericana 1, UNAM, México.

BALL, Joseph W.
1975
The polychrome pottery of Dzibilchaltún, Yucatán, México: typology and archaeological context; in: Archaeological Investigations on the Yucatan Peninsula, Middle American Research Institute Pub. 31, Tulane University.
1977 a
The Archaeological Ceramics of Becán, Campeche, México; Middle American Research Institute Pub. 43, Tulane University.
1977 b
Ceramics, culture history and the Puuc tradition; some alternative possibilities; in; The Puuc: New Perspectives, Central College, Pella, Iowa.
1978
Archaeological Pottery of the Yucatán-Campeche Coast; in: Studies in the archaeology of coastal Yucatan and Campeche, Mexico, Middle American Research Institute Pub. 46, Tulane University.

BRAINERD, George W.
1976
The Archaeological Ceramics of Yucatan; Anthropological Records 19, Kraus reprint, New York.

COE, William R.
1967
Tikal, a handbook of the Ancient Maya Ruins. The University Museum, University of Pennsylvania, Philadelphia.

DEBLOOIS, Evan I.
1970
Archaeological Researches in northern Campeche, Mexico. Department of Sociology and Anthropology, Weber State College, Ogden.

EATON, Jack D.
1974
Chicanná: an Elite Center in the Río Bec Región; in: Preliminary Reports on Archaeological Investigations in the Río Bec Area, Campeche, México, Middle American Research Institute Pub. 31, Tulane University.

FORSYTH, Donald W.
1979
An analysis of the Prehispanic of Edzná, Campeche, México. Ph. D. Dissertation in Anthropology, University of Pennsylvania, Philadelphia.

GENDROP, Paul
1980
Dragon-mouth entrances: zoomorphic portals in the architecture on Central Yucatan; in: Third Palenque Round Table, 1978, part 2, University of Texas Press, Austin.
1983
Los estilos Río Bec, Chenes y Puuc en la arquitectura maya, F.A., UNAM, México.

GIFFORD, James C.
1976
Prehistoric Pottery Analysis and the ceramic of Borton Ramie in the Belize Valley; Papers Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 18, Harvard University.

HAMMOND, Norman
1982
Ancient Maya Civilization. Rutgers University, New Brunswick.

MARQUINA, Ignacio
1964
Arquitectura prehispánica. INAH, México.

MESSENGER, Jr., Lewis C.
1975
Project, Becán 1974: Results of Archaeological Activity in the Río Bec Region. Tesis de maestría, Universidad de las Américas, Cholula.

NELSON, Fred W.
1973
Archaeological Investigations at Dzibilnocac, Campeche, Mexico; New World Archaeological Foundation 33, Provo.

POLLOCK, Harry E.D.
1970
Architectural Notes on Some Chenes Ruins; in: Monographs and Papers in Maya Archaeology, Papers Peabody Museum 61: 1-87, Harvard University.

POTTER, David F.
1977
Maya Architecture of the Central Yucatan Peninsula, México; Middle American Research Institute Pub. 44, Tulane University.

PROSKOURIAKOFF, Tatiana
1967
Album de arquitectura maya. Fondo de Cultura Económica, México.

ROBINA, Ricardo de
1956
Estudio preliminar de las ruinas de Hochob, municipio de Hopelchén, Campeche. Ed. Atena, México.

RUPPERT, Karl and John DENISON, Jr.
1943
Archaeological Reconnaissance in Campeche, Quintana Roo and Petén; Carnegie Institution of Washington Pub. 543, Washington, D.C.

SMITH, Robert E.
1971
The Pottery of Mayapan; Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 66, Harvard University.

THOMPSON, J. Eric S.
1975
Historia y religión de los mayas. Siglo XXI, México.

WILLEY, Gordon R., Patrick CULBERT and Richard E. ADAMS
1967
Maya Lowland ceramics: a report from the 1965 Guatemala City Conference; American Antiquity 32 (3): 289-315.

Table des illustrations

Légende 2. Hochob, Estructura 5. Foto Ramón Carrasco.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 151k
Légende 3. Hochob, Estructura 5. Detalle de molduras de la Sub-P, 5.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Légende 4. Dzibilnocac, Estructura A-l. Detalle de columna de ángulo y de moldura media de la Sub-P, A-l.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende 5. La torre este después de los trabajos de consolidación.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende 6. Detalle de columnas embebidas de la Sub-P, A-1
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 137k
Légende 7. Elevación del extremo consolidado.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 274k
Légende 8. Reconstitución del extremo de la subestructura parcial A-1. Fotos y dibujos Ramón Carrasco y Carlos Ontiveros.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende 9. Xpuhil, Edificio 1. Detalle mostrando la superposición de la torre sur con el cuarto 1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Légende 10. Superposición de la torre norte con el cuarto 8.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 209k
Légende 11. Superposición de la torre oeste con el cuarto 3. Fotos Ramón Carrasco.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Légende 12. Reconstitución de la fachada este según Ruppert y Denison.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Légende 13. Reconstitución de la subestructura parcial 1, según Ramón Carrasco.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende 14. Hochob, Estructura 1. Detalle de la fachada principal después de los trabajos de consolidación.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 548k
Légende 15. Elevación mostrando el estado actual.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 199k
Légende 16. Reconstitución de la subestructura parcial 1. Foto y dibujos Ramón Carrasco y Carlos Ontiveros
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6075/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 104k

Auteurs

(C.R.S. — INAH)

(C.R.S. — INAH)

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1985

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search