Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las teorías de la guerra justa en el siglo XVI y sus expresiones contemporáneas

 | 
Gilles Bataillon
, 
Gilles Bienvenu
, 
Ambrosio Velasco Gômez

Tercera parte. Las expresiones contemporáneas

En torno a la Comunidad Internacional

Hubert Védrine

Texte intégral

1Quiero dar las gracias a los organizadores del coloquio, así como a mi amigo Jorge Castañeda, por invitarme a expresar mi opinión sobre este importante tema. He observado la calidad del programa y de los participantes que ustedes han escuchado en días anteriores. Mi intervención no se sitúa en el mismo registro, porque no voy a hacer una intervención de especialista del derecho internacional, ni de teórico de las diferentes formas de guerra; en ese tono ustedes ya han escuchado, creo, cosas de gran calidad. Así pues, les presentaré algunas reflexiones que surgen de mi experiencia, política y diplomática a la vez.

2Comenzaré por decir que en todos los cargos que he desempeñado me ha impresionado el contraste — por no decir el abismo o la brecha — que existe entre los que piensan que ya existe una Comunidad Internacional, regida por el derecho, y la realidad observable. Claro está que los especialistas en derecho internacional tienen sobrada capacidad para, precisamente, analizar ambos aspectos de esta realidad, así como los practicantes que enfrentan crisis y guerras de verdad tienen en mente los conceptos del derecho internacional que intentan enmarcar estos fenómenos. La humanidad ha intentado desde hace mucho tiempo reducir la violencia, canalizar la guerra: Tito Livio y Cicerón exigían que la guerra se declarara según las formas, para no hablar de toda la enumeración de Grotius y otros más que han intentado hacer prevalecer el derecho por encima de la realidad. Pero no deja de ser extraordinario ver que, aún hoy en 2003, mientras se profundizan, se afinan, se perfeccionan conceptos, teorías e instrumentos jurídicos que los Estados suscriben, aún hoy, a pesar de esta esperanza jurídica y nominalista a la vez, la realidad prosigue por la violencia.

3¿Cómo es posible que hoy se siga hablando de guerra justa? Si nos remitimos a las esperanzas de los siglos anteriores, este concepto ni siquiera debería existir, y ustedes acaban de demostrar cómo la Carta de las Naciones Unidas se basa en una especie de denegación, e incluso cuando el Consejo de Seguridad decide el empleo de la fuerza, invocando el capítulo vii, que en principio es la única guerra justa, en principio la única guerra legal que hoy existe, nunca la nombran. Si no se nombran, las realidades peligrosas desaparecen.

4Un recordatorio: la noción de guerra justa es indefinible. Desde los inicios de la historia conocida, todos los grupos han afirmado que su propia guerra es la justa, por razones teóricas, religiosas, políticas, o por la brutal supervivencia. Muchas guerras han tenido lugar sin ninguna otra justificación más que la envidia, el deseo, la codicia, el miedo que lleva a las guerras preventivas. Pero desde la Antigüedad se han apresurado siempre a justificar las guerras libradas aduciendo consideraciones más elevadas. La cuestión, pues, no estriba en saber si una guerra es justa o no, puesto que hay tantas justificaciones para las guerras justas como guerras ha habido y, especialmente, vencedores. Pero ¿quién tiene el poder de decretar que tal guerra es justa, si no el combatiente a quien evidentemente le parece justa, indispensable y legítima? Y eso sólo al vencedor.

5¿Hay una definición posible de la guerra justa en el mundo del año 2003? Si bien es cierto que la Carta de las Naciones Unidas evita el término, la guerra legal es fácil de definir. Es la que decide el Consejo de Seguridad en el contexto del capítulo vii de la Carta. Como el Consejo de Seguridad no es una entidad en sí, un poder distinto de los Estados participantes, entonces la guerra justa sería hoy la que los miembros permanentes juzgaran justa, o en cualquier caso, legal. A este respecto, la primera guerra del Golfo, la guerra de 1991, se decidió en el marco de las resoluciones del Consejo de Seguridad. Estas mismas resoluciones son las que decidieron que la guerra tenía como objetivo la liberación de Kuwait. A este respecto una vez más, el Consejo de Seguridad reconoció la legalidad de la reacción estadounidense contra Afganistán luego de los atentados del 11 de septiembre en razón de la legítima defensa considerada en la Carta de las Naciones Unidas. Ahora bien, hace unos años, la intervención en Kosovo se realizó a partir de las resoluciones que se votaron en el Consejo de Seguridad invocando el capítulo vii; pero no llegaron hasta el final, no decidieron claramente el empleo de la fuerza, lo que permite compararlas en cierta medida con la resolución 1441 que se votó en el marco de la actual guerra de Irak librada por los estadounidenses. Así que esta guerra de Irak no se decidió legalmente en el sentido del derecho internacional. De todos modos, incluso en el periodo más reciente, incluso tras los progresos logrados desde hace décadas —por no decir siglos — del derecho internacional, las nociones de guerra legal y de guerra legítima nunca se han precisado del todo. ¿Fue legítima la guerra de las Malvinas? ¿Y para quién fue evidentemente legítima? Para los ingleses. Obviamente no lo fue para los argentinos. ¿Qué piensan los demás? La intervención soviética en Afganistán en 1979 fue legítima porque era vital desde el punto de vista de la Unión Soviética, pero ilegal e ilegítima y absurda a la vez desde el punto de vista de todos los demás. La guerra de Vietnam era legítima desde el punto de vista estadounidense, así como la primera guerra de Vietnam lo fue desde el punto de vista de Francia. No eran legales en el sentido de la legalidad internacional como poco a poco intenta elaborarse. La guerra que hoy libran los rusos en Chechenia es absolutamente legal desde su punto de vista, ni siquiera es una guerra, es una operación de reestablecimiento del orden público al interior de las fronteras de Rusia. Y qué decir de las guerras árabe-israelíes. Las diferentes formas de terrorismo no han dejado ni una sola vez de ser juzgadas legítimas en última instancia por sus autores. Y no se me escapan las guerras de Irak-Irán, India-Pakistán, las guerras de África. ¿Dónde queda la justicia en todos estos casos? Así que aún en la época reciente, aún después de siglos de elaboraciones filosóficas, teóricas, jurídicas y una voluntad de progreso político, comprobamos que hay pocos casos en los que las operaciones de fuerza hayan sido ejercidas en el marco estricto de la legalidad internacional. En cuanto a la legitimidad, como cada quien afirma su propia legitimidad, nada queda demostrado. O bien habría que pensar que algunas acciones se llevaron a cabo de manera ilegal, aunque hayan sido consideradas legítimas por el mundo entero; pero en ese momento preciso no se percibía por qué no se volverían legales.

6¿Por qué esa brecha entre ese esfuerzo por enmarcar, por delimitar, por justificar por reducir, por establecer procedimientos, formas, y la realidad que sigue avanzando, casi sin cambios? Bueno, creo que esta cuestión nos conduce a una reflexión central tanto para el derecho como para la política, y es que sencillamente aún no hay Comunidad Internacional. El término Comunidad Internacional se utiliza a diario, desde 1920 hemos esperado una Sociedad de las Naciones para olvidarnos de la jungla de las Naciones. Obviamente, no ha funcionado, lo que no evitó lo acaecido en los años veinte y treinta y lo que siguió. Luego, en 1945, cuando quisimos aprender la lección de la impotencia de la Sociedad de las Naciones, quisimos que las Naciones fueran Unidas. No lo fueron porque la guerra fría vino inmediatamente después y la división de la Guerra fría paralizó el Consejo de Seguridad. Renació la esperanza cuando la Unión Soviética se extinguió en 1991. Después ya no hubo más que una sola potencia. En esa época esperamos el fin de la historia, o al menos algunos la esperaron, y por ende una comunidad internacional. Fue la tercera vez en menos de un siglo que renació esta esperanza arraigada en lo más hondo del corazón de la humanidad. Pero en pocos años comprobamos que la teoría del fin de la historia no se justificaba, que el nuevo orden internacional no había tomado consistencia, que seguía habiendo desacuerdos fundamentales en el seno del mundo, a pesar de todos los esfuerzos.

7Hoy el consenso internacional sigue incompleto. Hace unos años, cuando Fukuyama habló sobre el fin de la historia, Huntington respondió diciendo: ”desengáñense, porque tendremos ante nosotros los conflictos de civilizaciones”. Esta tesis causó gran escándalo porque de algún modo se confundieron el pronóstico y la recomendación. Huntington nunca dijo que las civilizaciones tenían que enfrentarse; dijo: ”Estamos en un mundo donde aún hay profundos desacuerdos entre civilizaciones”. Dicen que aquí podemos hablar libremente sin tener que ser políticamente correctos. Creo que es verdad, que en el mundo actual hay civilizaciones diferentes que no tienen la misma concepción acerca de todo. Puede ser desconsolador, ciertamente es peligroso, creo que hay que superarlo, creo que a partir de ese antagonismo pueden surgir choques y que nuestro papel para preparar una humanidad mejor es justamente evitarlos. Pero es absurdo seguir la política del avestruz, negar los antagonismos. Hace años que no hay una reunión de las Naciones Unidas en la que no haya habido una disputa sobre los valores que los occidentales quisieran universales. Los demás responden: ”Es verdad, algunos de esos valores son universales, pero ustedes los usan ligándolos al mismo tiempo a sus intereses estratégicos y económicos y una parte de esos valores son sencillamente la universalización de sus principios occidentales”. Los occidentales detestan este debate, consideran que es relativismo, tratan de evitarlo a toda costa. Pero es inútil, el debate vuelve a surgir en todas las conferencias internacionales de las Naciones Unidas. La conferencia en la que se manifestó de manera más violenta y perturbadora fue en la de Dubai sobre el racismo, y no sólo a propósito del Medio Oriente, sino también de la calificación de la esclavitud, los genocidios y las responsabilidades y las reparaciones eventuales. A diferencia de lo que quisiéramos, todavía no hay Comunidad Internacional, todavía no hay consenso general.

8En segundo lugar, aunque ya lo he mencionado, Occidente ciertamente tiende a confundir su visión de las cosas con lo Universal, y aunque quienes rechazan esta pretensión a menudo tienen malas razones, no por ello las afirmaciones occidentales deben tomarse al pie de la letra.

9Tercera observación: el desequilibrio de fuerzas es tan grande en el mundo actual, que la ”hiperpotencia”, como ya la califiqué desde 1998 tiene el privilegio increíble de considerar que el sistema multilateral es facultativo. Se somete a él si le conviene, y procede de otra forma si le representa un obstáculo. Esto contradice la idea misma de una Comunidad Internacional, que estipula que el conjunto de sus miembros tengan igualdad de derechos y obligaciones. Pero cuando se alcanza una desproporción tal entre la única hiperpotencia y la hipopotencia de todos los demás, por así llamarla, nos encontramos frente a un fenómeno que prácticamente impide que se constituya una verdadera comunidad dentro de la que todos los miembros aceptarían las mismas reglas. Y esto conduce a los Estados Unidos de nuestros días, especie de río que se sale de su cauce, con una nueva política de diversos componentes, entre ellos un fundamentalismo reaccionario, pero también una voluntad de potencia unilateral en el desempeño que contradice o que pone en tela de juicio todo lo que creímos que se había intentado establecer desde hace varias décadas. Y obsérvese que no he hablado de diferencias de riqueza, ni del conjunto de conflictos sin solución en el planeta que hacen que este famoso consenso sólo esté establecido formalmente, superficialmente. Los gobiernos dicen que existe y que trabajamos juntos y que cooperamos, etcétera; la onu hace una especie de grandes misas para que se pretenda que así es; pero la gente normal ve con claridad que no es verdad, todavía no.

10Así pues, esta ausencia de Comunidad Internacional hace que hoy resulte muy difícil basar las nociones de legitimidad y de legalidad en un derecho reconocido por todos y aceptado por todos, cuando desgraciadamente la guerra es el último recurso y es inevitable. Lo anterior me lleva a concluir diciendo: hoy, una mayoría del mundo se encuentra pasmado ante el actual Estados Unidos, ante esta administración Bush que considera que puede actuar fuera de cualquier regla, o más bien que ella misma define las reglas, que la idea que se ha formado de su seguridad y de la seguridad del mundo justifica todas las decisiones que toma, pues de todos modos los demás tendrán que adaptarse. Hay algo que es especialmente pasmoso. En relación con este fenómeno, comenzaría por decir que no es todo Estados Unidos. Hay varias cosas en la historia estadounidense, varias tradiciones, varias visiones del mundo. Pero sobre todo, diría que no creo que pueda defenderse el sistema multilateral tal cual. Tiene demasiadas debilidades. Hay demasiadas irrealidades en los esfuerzos, en las declaraciones que se votan, en las Cartas, en todos los textos jurídicos; sabemos muy bien que esto no corresponde del todo al mundo en el que vivimos. En cuanto a las Naciones Unidas, es claro que el Consejo de Seguridad ya no tiene suficiente legitimidad porque ya no es suficientemente representativo. Es muy claro que la Carta de la onu debería ser revisada en varios puntos, sobre todo el capítulo vii y el empleo de la fuerza, pues de otra forma el derecho de injerencia acabará por volver a convertirse en el derecho del más fuerte, cuando fue pensado como un avance del derecho internacional y una innovación radical. De lo contrario, será recuperado por la doctrina Bush bajo la forma de guerra preventiva. En fin, en cuanto a la conducción de operaciones de reestablecimiento de la paz o de mantenimiento de la paz ciertamente hay varias reformas que habría que considerar para que el Consejo de Seguridad vuelva a ser lo que era en la Carta de 1945, aunque nunca se aplicó completamente debido a la parálisis de la Guerra fría. Por eso digo: opongámonos a todo lo que pueda repugnarnos y parecernos inaceptable en los acontecimientos recientes, un sistema multilateral modificado, transformado, reformado. Al principio será una simple postura filosófica y política; después será un programa. A la larga se convertirá en una corriente de pensamiento que contará y pesará y acabará por ser recuperada, incluso por muchos estadounidenses que no se reconocen en lo que se habrá hecho en su nombre.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr