Version classiqueVersion mobile

Tratado de hechicerías y sortilegios de Fray Andrés de Olmos

 | 
Georges Baudot

Prologo

Texte intégral

1/fol. 388 r/

  • 1 Fr. Juan de Alameda (vid la apostilla del opúsculo anterior en el prólogo) Ramirez.

2Presupuesto el prólogo quel muy Reuerendo padre Fray Martín de Castaneda, muy artizado theólogo y filósofo y predicador, hizo sobre el libro que copiló de las hechizerías, conjuros, abusiones y supersticiones y remedios dellas y ansi mesmo presupuesta la prouisión alli junto contenida del Reuerendisimo señor don Alonso de Castilla, obispo de Calahorra; con la sobresta exortación quel mesmo autor haze al lector, me pareçió sobresto materia escriuir en indio después de XXV años que avrá que Dios (no por mis méritos) fue seruido que yo, el menor de los menores1 veniesse a esta nueva Espana oon el Reuerendisimo Senor Don fray Juan de Cumarraga, primer obispo de Mexico, de la prouincia de la Inmaculata Conception de Nuestra Senora, teniendo alguna nuticia de semejantes hechizerias y abusiones que entre estos naturales indios simples afirman aver y en su manera no menos danosas a las aimas y cuerpos que las que en este, christianos viejos, dize el dicho libro acaecer o aver acaeçido. A gloria y alabança de Nuestro Senor Iesu Christo y alumbramiento de las animas destos naturales y nueuos christianos y a confusion del enemigo antiguo nuestro aducasario tomé el trabajo de sacar del dicho libro lo que pareció hazer más al caso para estos, dexando lo demás como lo podrán ver cotejándolo y ahadiendo en lengua mexicana algunas otras cosas o maneras que experiencia muestra diuersas aver o exercitar los hechizeros en esta nueva España. Recatándome y tocando la materia de manera que avese y no emponçohe a los leyentes o oyentes porque vana es la medicina que más daña que cura y más enficiona que sana; y que antes mata que da la vida.

3Y los espirituales médicos tornan materia o alguna centella del numbre para mejor curar o hablar desto, ni digan que es renouar o traer a la memoria llagas viejas y oluidadas pues se siente al presente y oyen y veen nuevas y malas. Dise Dios por Jeremias: mira que di mis palabras en tu boca; mira que te puse oy sobre las gentes y sobre los reynos para que arranques y destruyas, derrames y disipes y edifiques y plantes. De manera que aqui Dios muestra claro al obrero de su viña a arrancar primero las malas yerbas de los vieios, heregías, hechizerías y abusiones y supersticiones y después /fol. 388 v/ a plantar las virtudes y poner en la yglesia personas buenas y sufficientes, porque, como dize la glosa ordinaria sobre las otras palabras, no podian ser edificadas buenas obras si primero no se destruya a las malas, ni ser plantadas bondades sin ser primero desarraygadas las maldades y dize muy buen pues seria edificar sobre arena y no sobre la firme piedra que es ohristo y seria eurar a tiento o sobresanar la llaga, ni parece basta dezir que se toca esta materia en sermones a vezes lo uno porque es materia por sy y lo otro porque el tal toque enfin es toque que las más vezes no llega a lo biuo sino de pasada como me avrá aeaeoido y no aver hecho tanto inieapie en cosa tan necesaria aunque algo he sobrello trabajado.

4Y pues esta maldita llaga crece, o recuerdece, y yo me voy llegando al fin, pareciome eseriuir lo que alcanço aunque no sea sino abrir la senda a que los que más saben en todo la hagan campo y la declaren mejor. Si en el árbol vende tales cosas acaecen que será en el seco? Si la vieja christiandad se quema, no es de mavauillar que arda la nueva, pues el enemigo no menos embidia, enojo y rencor tiene destos que poco hase le se le escaparon de las uñas que de los que ya ha mucho tiempo se le salieron de las manos. Y cada dia cerca y rodea la presa por la tornar a correr al qual sola la fe formada le es impedimento porque del fe tibia o muerta, poco, o nada se espanta. Segûn rrayatano /?/, tres maneras ay de infidelidad.

5La 1a de la intención quando uno se aparta de las cosas que ha conocido conuenir a la necessidad de la fe desiente de la ygletia deliberadamente creyendo lo contrario y lo tal es pecado mortal grandissimo. Si el tal es christiano llamase pecado de heregia y ha de ser excomulgado si en algun acto exterior aunque sea solo delante si mesmo saliere, se reserua la absoluçion al Papa con los otros casos de la cena del Señor.

6La 2a por los primeros y imperfectos mouimientos quando uno por tentaciones y razones oydas casi vaçila en aquellas cosas que son de la fe no empero ucene /?/ ase de forminar con consentimiento deliberado y este cierto es pecado de /fol. 389 r/ infelidad pero venial por la imperfectión de la obra.

7La 3a por la ignorançia de parte de la materia. Asi commo porque o sabe la materia convenir a la fe, mas no sabe el errarse en ella, o no sabe que aquello toca a la fe; lo qual cierto a ella atanen y en el un caso y en el otro pensando sentir rectamente affirma el error que no vee ser error, materialmente ineurre en peeado de infidelidad como acaecio a S. Ciprian mártir 32 d. c. praepter hoc que llamó al baptismo de los hereges: lauatario del Diablo. A los quales S. Augustin reprehende y porque en lo semejante solamente materialiter hierran en la fe y no formaliter; esto es no con la intención: porque del todo entienden los taies estar en la fe de la sancta madre ygletia y por ella pugnar y captiuar el entendimiento en su seruicio no se incurve pecado mortal.

8Mas empero pecase por el demasiado allegamiento lo qual en Cipriano fue más excusable por sentencia del LXXX obispos y finalmente con la caridad del martivio que recebió fue del todo desecha la tal culpa: pues la ignorancia entonces es pecado segun el mesmo doctor dicho, quando alguno puede y deue saber alguna cosa o del derrecho, o del hecho: y no haze lo que es en si para lo sabre.

9Y en fin dize que la ignorancia entonces solamente en causa del pecado quando si alguno supiesse aquello ser pecado no lo haria. Ni escusa de pecado si no es inculpable. Diminuye empero el pecado porque diminuye el voluntario saluo Si es affectada ignorançia porque entonces acrecienta el voluntario. De manera que algunas vezes la ignorançia escusa en parte más no del todo. Y según los doctores sobre esto nadie deue tomar oficio con que pueda causar al próximo notable daño. Si primero no fuere sufficientemente ensenado para lo exercitar porque como dize nuestro Señor, si el ciego guia al ciego, ambos cayran en el hoyo. Esto es del infierno. Donde el ignorante sera ignorando para siempre.

10Asy como es loable la ignorançia de lo malo y vicioso, asi es muy dañosa la ignorançia de lo bueno y obligatorio y virtuoso sobre lo qual por estilo retoricado podrán ver a Marco Aurelio en el capitulo XXIX y en el /fol. 389 v/ capitulo XXX porque ya esta Nueva España se va mezclando de diuersas naciones y donde ay muchedumbre ay está la confusión. Deseo con esto avisar a los unos y a los otros simples en tal manera que asi como a algunos se les pega la lengua o costumbre corrupta la tal ponçoña y pestelencia o semejante no se pegue o traspase de unos en otros, para lo qual evitar imploro humilmente el socorro de Dios y ruego se abiue y despierte el cuidado y diligencia de los pas tores y redores de su ygletia y que tal solicitud pongan en las ánimas que a cargo tienen que al fin con ellas en el cielo para siempre reynen. Amen.

Notes

1 Fr. Juan de Alameda (vid la apostilla del opúsculo anterior en el prólogo) Ramirez.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1979

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search