Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las teorías de la guerra justa en el siglo XVI y sus expresiones contemporáneas

 | 
Gilles Bataillon
, 
Gilles Bienvenu
, 
Ambrosio Velasco Gômez

Tercera parte. Las expresiones contemporáneas

Formas y prácticas de la guerra de Nicaragua en el siglo xx

Gilles Bataillon

Texte intégral

1De 1978 a 1987, la vida política nicaragüense estuvo marcada por el predominio de los enfrentamientos armados. Efectivamente, el país conoció, en diferentes ocasiones, dos guerras civiles. En la primera, de 1978 a julio de 1979, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (fsln), la iniciativa privada (cosep), el partido conservador, los socialcristianos y los comunistas, los sindicalistas de todas las tendencias se oponían a Somoza y sus partidarios, lo que finalizó con la derrota de Somoza. La segunda, de 1982 a 1987 enfrentó al nuevo Estado dominado por los Sandinistas a una nebulosa de opositores, la Contra, compuesta por hispanohablantes rurales e indígenas, aliados a los disidentes del sandinismo y a los antiguos partidarios de Somoza. Estas dos guerras se tradujeron no sólo en enfrentamientos especialmente sangrientos para los grupos armados ahí presentes, sino que la población civil nunca estuvo protegida de la crueldad de los diferentes clanes combatientes. Por el contrario, cada una de estas guerras vio a las diferentes partes pedir apoyo extranjero ampliamente. La guerra contra Somoza, el cual rápidamente perdió el apoyo estadounidense, vio a sus oponentes recibir ayuda de Costa Rica, Cuba, Panamá y Venezuela. Fue aún más importante la ayuda extranjera a las diferentes partes durante la segunda guerra civil: aportaciones de los países del bloque soviético al partido-Estado sandinista y subsidios estadounidenses a los contras. Finalmente, los asuntos religiosos fueron estrechamente entrelazados con los asuntos políticos. En dos ocasiones, la Iglesia católica calificó las insurrecciones armadas de ”guerras justas”; de la manera más notoria durante la lucha contra Somoza, y luego de una forma más discreta durante el enfrentamiento sandinistas/contras. Y una buena parte del clero moravo participó activamente en la lucha contra los sandinistas al lado de los guerrilleros miskitus, haciendo de la guerra una verdadera cruzada.

2Nuestro objetivo no es describir stricto sensu la historia de estas dos guerras, sino demostrar cómo constituyen los últimos momentos de las prácticas políticas establecidas en el momento de la independencia de los países centroamericanos y cómo fueron percibidas por el conjunto de actores como ”guerras justas”. Intentamos describir brevemente estas prácticas de la violencia y mostrar cómo, lejos de inscribirse en las transgresiones masivas de los usos y costumbres políticas, están, por el contrario, en perfecta conformidad con ellas. Finalizaremos interrogándonos sobre la forma en que han terminado.

CRONOLOGÍA

31821: Independencia de América Central y anexión a México.

41823: Independencia con relación a México.

51826-1829: Primeras guerras civiles en el seno de la Federación.

61838-1839: Desintegración de la República Federal.

71855-1867: William Walker y la guerra nacional en Nicaragua.

81881: Guerra de las comunidades.

91893-1909: Revolución liberal del general Zelaya.

101896, 1897, 1902, 1903, 1907, 1910 y 1912: Movimientos armados por iniciativa de grupos conservadores o de fracciones liberales en armonía con el gobierno del general Zelaya.

111912-1925: Primera ocupación estadounidense de Nicaragua.

121916: Tratado Bryan-Chamorro.

131926-1933: Segunda ocupación estadounidense de Nicaragua.

141927-1934: Levantamiento de Sandino.

151937: Toma del poder de Anastasio Somoza García.

161947: Golpe de Estado fallido del general Chamorro

171948: Tentativa de invasión de la Legión Caribe desde Costa Rica.

181954: Tentativa de invasión desde Costa Rica.

191956: Asesinato de Anastasio Somoza García.

201958: Renacimiento de la resistencia de los veteranos de las guerras

21Sandinistas (Ramón Raudales, Harold y Alejandro Martínez).

221959: Tentativa de insurrección de Olema y Mollejones.

231961: Formación del Frente Sandinista de Liberación Nacional (fsln).

241963-1977: Guerrillas del fsln.

251978-1979: Revolución sandinista.

261979-1982: Enfrentamiento de las milicias populares antisandinistas (Milpas).

271982-1987: Guerra civil contras/Sandinistas.

INSCRIPCIÓN EN UN CONTINUUM SOCIOHISTÓRICO

  • 1 Véase la cronología, supra.

28Con respecto a la cronología de la historia nicaragüense, la guerra contra Somoza y luego la guerra sandinistas/contras, se inscriben en un continuum donde los enfrentamientos armados dan ritmo a la vida política.1 De 1821 a 1987, no se cuentan menos de treinta años de guerras internas (1826-1829,1855-1867,1912,1927-1934, 1978-1979 y 1982-1987), sin contar el levantamiento indígena contra la ley de desamortización de los bienes comunes (1881), y los enfrentamientos conservadores/liberales que se tradujeron en la intervención estadounidense al final del reinado de Zelaya (1912-1933), las tentativas abortadas de toma del poder por una u otra facción conservadora (1947, 1948, 1954 y 1959), las de los veteranos de las tropas de Augusto César Sandino (1958), y finalmente las de las primeras resistencias del Frente Sandinista en la década de los años sesenta, para terminar con las acciones de los Milpas de 1979 a 1981. Estos momentos eminentes de la violencia y de la guerra en la historia nicaragüense son incomprensibles si no se tiene en consideración la sociología política del país, así como las concepciones de la política en boga a todo lo largo del siglo xix y la mayor parte del siglo xx.

Una nación desintegrada

  • 2 Mario Rodríguez, Central America, New Jersey, Englewood Cliffs, 1965.
  • 3 Martin Needler, Political Systems of Latin-America, Princeton, 1964.
  • 4 Cf. Francois Xavier Guerra, Las formas y las políticas del dominio agrario, homenaje a François Ch (...)

29Como bienio escribió Sarmiento en unensay o sobre Centroamérica inmediatamente después de la independencia: ”Cada ciudad se cree un país”;2 y el mejor observador de Nicaragua en la década de los años sesenta, Charles Anderson, califica este país como ”una nación desintegrada”.3 Después de la independencia, en la década de los años ochenta, los nicaragüenses no se sentían en modo alguno miembros de una nación formada por individuos iguales frente a la ley; son en principio miembros de un linaje familiar, luego de un pueblo o una ciudad y con esto pertenecen a una facción política. Granada y su interland son el lugar de elección del conservadurismo, mientras que León y los territorios que lo rodean son liberales. Así pues, se es de entrada conservador o liberal según los lazos familiares. Al principio no se es miembro del partido liberal o conservador, se es miembro de una de las numerosas facciones de ellos. Además, no se es elector o militante anónimo, sino se participa en las relaciones de fidelidad de hombre a hombre, en función de su nacimiento y, luego de sus acciones, al servicio de un patrón. Este localismo y estas relaciones de dependencia de un protector siguen siendo una forma peculiar de definición de las zonas rurales al margen de la modernización y del progreso. Se aprecia la huella de estas definiciones en los sectores sociales que, aparentemente, tienen más contacto con la modernización, hasta la época de la guerra sandinistas/contras. Así pues, Arturo Cruz, presidente del Banco Central de Nicaragua, después de la Revolución del 19 de julio de 1979, y luego miembro de la Junta de Gobierno para la Reconstrucción Nacional antes de pasar a la oposición armada, podía definirse como sigue durante su campaña electoral abortada en 1984: ”Voy de candidato del Partido Social Demócrata, pero soy granadino, es decir de familia conservadora”. Sus asesores políticos, tanto en este momento como después de su participación posterior en la dirección de la Contra, eran, de la misma manera, personas a las que era personalmente afecto, tanto en el plano político como militar, tales como el Negro Chamorro o el Comanche. Asimismo, los acuerdos entre los sandinistas y las facciones conservadoras en vísperas de la caída de Somoza también pasaron por los vínculos familiares entre algunas figuras conservadoras granadinas y sus sobrinos o sus hermanos miembros del fsln. Los actores sociopolíticos son, para retomar los términos de François Xavier Guerra, actores al estilo del ”Antiguo Régimen”; es decir, que los nicaragüenses se conciben como una yuxtaposición de cuerpos heterogéneos agrupados detrás de sus élites respectivas que deben ayuda y protección a sus dependientes.4

  • 5 Sobre la época de Somoza García, véase Knut Walter, The Regime of Anastasio Somoza, 1936-1956, Cha (...)

30El Estado y su aparato siguieron siendo embrionarios hasta las empresas modernizadoras de Anastasio Somoza García (1934- 1956).5 Los aparatos de Estado eran poco numerosos y estaban, significativamente, en las manos de los clanes conservadores y liberales. El reclutamiento por concurso anónimo era simplemente impensable; los puestos se repartían en función de las afinidades políticas y de los acuerdos entre los jefes de las facciones. El primer ejército nacional, la Guardia Nacional, no se formó sino hacia la década de los años treinta, a exhortación de los Estados Unidos y siguió siendo un grupo de pretorianos al servicio de la familia Somoza. La idea misma de un territorio nacional donde estuviera presente el Estado y marcara su dominio de manera uniforme tuvo poco o ningún sentido hasta la revolución sandinista. Nada revelaba mejor este carácter precario de la unidad nacional que el tipo de redes carreteras o de catastros del territorio. Relativamente densa en la franja oeste del país, la red carretera es rudimentaria en las montañas centrales, mientras que es casi inexistente en la Moskitia. Hubo que esperar la década de los años ochenta para que Puerto Cabezas fuera comunicado por carretera a las montañas centrales y a la parte pacífica del país. Todo sucede como si durante casi un siglo la voluntad de poner en contacto las diferentes partes del país no hubiera tenido sentido. Existían vías de comunicación desarrolladas en forma de estrella alrededor de los antiguos pueblos o puertos coloniales, también existían vías de comunicación vinculadas con la economía de enclave o con la vocación canalera de Nicaragua, pero pocas o ninguna gran vía de comunicación que permitiera a los representantes del Estado nicaragüense acceder a los diferentes puntos del territorio. Otra prueba de esta debilidad del dominio del Estado es, sin duda, la ausencia de un catastro de todo el país. No es solamente la Moskitia, tardíamente incorporada al territorio nacional (1898), sino también toda la dorsal montañosa, convertida en la gran zona cafetalera en el siglo xix, las que no tienen catastro. En estas regiones, ciertas antiguas repúblicas de indios tienen algunos títulos de propiedad heredados de la época colonial. También las comunidades miskitus o mayangnas saben cuáles son sus territorios. Pero ni los habitantes de unas ni los de las otras disponen de títulos de propiedad que puedan servir para alguna transacción comercial o bancaria. Esto quiere decir que en un buen número de territorios situados al este de los dos lagos nicaragüenses, los tratos son de hombre a hombre. El derecho de propiedad no existe más que por el reconocimiento recíproco con los vecinos y por el vínculo en las redes de protección y de asistencia, como el compadrazgo, para hacerlo valer.

Orden/barbarie y juego de competidores para el poder

  • 6 Daniel Péraut, L'ordre et la violence, évolution socio-politique de la Colombie entre 1930 et 1953 (...)

31A diferencia de los europeos y de los estadounidenses y a semejanza del resto de los latinoamericanos, los nicaragüenses alimentan dudas en cuanto a la capacidad social de autorregularse, ya sea por medio de mecanismos del mercado, o de la expresión de la voluntad general. Para retomar los términos de Daniel Pécaut,6 prevalece, al contrario, la idea de que lo social dejado a su libre albedrío se consagra a lo inacabado y a la barbarie. El corolario es que no existe lo social más que organizado ”desde arriba”. Las concepciones de la política conceden al orden y a la violencia los lugares centrales y complementarios. Los actores sociopolíticos tienen la tarea de poner en orden lo social. La violencia es evidentemente una de sus modalidades de acción legítima, con el propósito de evitar el advenimiento de un caos bárbaro. Al final reina la idea de que el dogma católico es, de cierta manera, la piedra angular del orden social. El hecho es patente: en tiempos de conflictos las señales de lo divino sirven para guiar a los hombres. La Iglesia tiene, más que nunca, el deber de orientar las acciones de los laicos. Y si algunos intentan poner en tela de juicio el dogma, las formas mismas de sus críticas se expresan en un lenguaje por lo menos religioso.

  • 7 José Coronel Urtecho, Reflexiones sobre la historia de Nicaragua, de Gainza a Somoza, tt. 1 y 2, L (...)
  • 8 Desde este punto de vista, los poemas de Pablo Antonio Cuadra son emblemáticos.

32Se discierne de manera particularmente relevante la fuerza de esta imagen en la pintura que hacen de su historia los nicaragüenses. Así, varios escritores e historiadores tienen una predilección por las narraciones de las batallas y los retratos de los héroes guerreros y civilizadores, insisten también en estigmatizar estas costumbres bárbaras. En sus Reflexiones sobre la historia de Nicaragua, de Gainsa a Somoza, José Coronel Urtecho7 recalca el organicismo de la Colonia, forma de paraíso perdido, que contrasta con el desorden de los años posteriores a la independencia, ”la historia como guerra civil”. La obra literaria sangre Santa de Adolfo Calero es una pintura épica de las guerras civiles. El nicaragüense, de Pablo Antonio Cuadra, describe una historia marcada por la rusticidad y la violencia endémica de sus habitantes que él contrasta con el carácter pacífico de los costarricenses. Él y Ernesto Cardenal, o Pedro Joaquín Chamorro, director de la Prensa, se empeñarán en presentar a Sandino como una especie de Cristo redentor.8 El entusiasmo que alguna vez mostraron el coronel Urtecho y Pablo Antonio Cuadra por Somoza García, constituyó la admiración por el hombre fuerte que metió en orden a un país bárbaro; el apoyo de uno y del otro a los sandinistas al principio de la revolución se construyó también en referencia a los mismos principios.

  • 9 Cf. Charles W. Anderson, ”Central American Political Parties: a Functional Approach”, The Western (...)
  • 10 Richard Morse, 1968 y 1982, ha llamado la atención sobre este tema mejor que nadie. Apud Louis Har (...)

33La política se percibe como el lugar de un proceso de manipulación y de negociación entre los ”socios-rivales”, en donde los recursos constituyen el objeto de una apreciación y de un reconocimiento recíproco con el fin de llegar a un acuerdo negociado a alto nivel. Estos competidores no son solamente los partidos políticos, sino, como lo indicó Charles Anderson, es ”todo individuo o grupo que busca ver realizadas sus demandas y controlar la designación de los valores para la sociedad mediante la maquinaria del Estado, o legitimar una fuente de poder dada frente a la sociedad por medio del ejercicio de una capacidad de poder”. Los actores totalmente heterogéneos negocian juntos: las instituciones, como las fuerzas armadas o la Iglesia, las fracciones de éstas, los partidos políticos, las asociaciones profesionales o los agrupamientos de intereses económicos, las comunidades territoriales o étnicas, los linajes familiares, sin contar los agrupamientos extranjeros como las compañías transnacionales, los partidos políticos y las fuerzas armadas de los países vecinos, o las diferentes administraciones estadounidenses. Esta visión de la política como un sistema de negociación entre oponentes por el poder va de la mano con un acuerdo implícito sobre el hecho de que este sistema da su lugar a nuevos actores siempre y cuando éstos prueben su ”capacidad de poder”. En cambio, es imposible eliminar alguno de los competidores para el poder, incluso en el caso de que disminuyan o desaparezcan sus recursos. Sólo hay dos excepciones a esta regla tácita: cuando un recién llegado pretenda eliminar del juego de las negociaciones a un rival más antiguo; o, al contrario, cuando uno de los competidores oponentes intente eliminar una parte o la totalidad de los otros actores. En estos casos, los diferentes socios rivales se unen para excluir, por lo menos momentáneamente y en ocasiones por mucho tiempo, al recién llegado o al ya instalado en la cúpula de asociados rivales oponente que busque la hegemonía total.9 Estas concepciones se adosan a otros dos esquemas, unos jusnaturalistas, los otros agustinianos. No existen derechos abstractos garantizados por un Estado neutro e imparcial, sino una forma de leyes naturales que los gobiernos deben respetar. Todo incumplimiento de esto se considera como una intolerable agresión a la persona y al honor. Y toda ofensa de ese tipo requiere una reparación de manera que las víctimas de tales incumplimientos se sientan en la necesidad de pedir el respeto de ”su derecho” o de su honor; si hay necesidad, con las armas.10 Al final, como en toda ciudad cristiana bien ordenada la senior pars debe ayudar a la minor pars, así como la libido dominandi debe ser controlada.

34Conviene evaluar tanto la guerra contra Somoza como los enfrentamientos entre los sandinistas y la Contra con respecto a estas particularidades políticas y sociológicas. Estos dos momentos se inscriben indudablemente en el caso en que uno de los competidores por el poder quiere reinar por completo apartando a sus rivales, y son evidentes los paralelos con otros momentos de la historia nicaragüense, como el de la ”guerra nacional”, en la lucha contra Zelaya. El derrocamiento de William Walker en 1858 no obedece a otros motivos. Mercenario estadounidense a sueldo de los liberales en su lucha contra los conservadores, él se autoproclama no solamente presidente de la República, queriendo hacer de Nicaragua un Estado esclavista al reunir la confederación sudista, sino que también pretendía reinar sin volver a pactar con las demás fuerzas políticas de Nicaragua. El consenso que él logró crear en su contra se debe desde luego a su voluntad de tener una causa común con la Confederación esclavista, pero igualmente a su voluntad de reinar sin practicar ya los gentlemen agreements con la pléyade de notables conservadores y liberales. La ”paz de treinta años” que siguió a su caída fue ciertamente el momento del dominio de las facciones conservadoras; pero esta época también se caracterizó por la capacidad de estas facciones de pactar con los liberales y de aceptar a los recién llegados, tanto de sus filas como de las de sus adversarios. La caída de Zelaya en 1909 se inscribió en un contexto también semejante. Al término de un reinado, no exento de intentos de golpes de Estado, el general liberal logró una unanimidad en su contra, tanto entre los conservadores como entre muchos de los caudillos de su misma esfera de influencia.

35Las movilizaciones que condujeron a la caída de Somoza y luego a la guerra sandinista/contras no obedecieron a otras reglas del juego. Recordemos los contextos que prevalecieron en 1978- 1979 y luego en 1980-1982. En el primer caso, Anastasio Somoza Debayle ya estaba en una situación crítica por su incapacidad de seguir el modus vivendi establecido por su padre y sostenido por su hermano Luis. Lejos de aceptar las diferentes facciones conservadoras para asegurarles cierto número de puestos en la Asamblea Nacional (jgrn) O en el gobierno, y lejos también de integrar en esta repartición de los puestos de influencias a los recién llegados a la escena política, como los socialcristianos, Somoza Debayle no dejó, desde el día siguiente al terremoto de 1974, de reinar por completo. Aún peor, no contento de enriquecerse robando sin vergüenza la ayuda internacional, quiso excluir a los demás clanes políticos de todas las lucrativas operaciones vinculadas con la reconstrucción de Managua. Con dichas prácticas, no tardarían en cerrar filas las facciones rivales de la nebulosa conservadora, que hicieron el programa del oponente de siempre de Somoza, Pedro Joaquín Chamorro. En enero de 1978, su asesinato produjo una nueva lectura de la situación. Atribuida a los sicarios del hijo del dictador, esta muerte apareció como una transgresión mayor a las reglas del juego político. Siempre fue tolerado el uso de la violencia más brutal en contra de los oponentes marginales en la escena política, como los miembros del Frente Sandinista o los dependientes de los personajes sobresalientes de la política nicaragüense. Estas acciones representaban una condición previa a la inevitable negociación. Por el contrario, las acciones parecidas en contra de un alter ego de Somoza no podían más que descalificar a su supuesto autor. Y siguiendo la lógica, no había otra posibilidad que eliminar del juego, por la fuerza, a los socios rivales que contravenían las reglas que regulaban el empleo de la violencia. Parecía inevitable un final así, no solamente para la pléyade de opositores ”burgueses” del dictador, sino también para algunos de sus allegados. Así, se vio a algunos de ellos intentando apelar a una ”salida de honor” y a un nuevo pacto entre conservadores y liberales. Por otro lado, la desaprobación rotunda de las prácticas de la dictadura por parte de la Iglesia nicaragüense, como encarnaciones del pecado, y las amenazas de excomunión contra la Guardia Nacional hicieron de la lucha contra Somoza una especie de cruzada para volver a fundar una ciudad cristiana.

36La situación fue la misma al principio de la década de los años ochenta. El pacto concluido entre los múltiples segmentos de la oposición en vísperas de la caída de Somoza traía una nueva repartición de los papeles en la escena política. Los Sandinistas conquistaron las posiciones de fuerza en el seno de la Junta del Gobierno de Reconstrucción Nacional, donde de golpe fueron mayoría, así como en el seno del gabinete ministerial y del Consejo de Estado. Sin embargo, el conjunto de los actores admitió que ese ascenso era legítimo; fue como un reconocimiento por el precio de la sangre vertida por los Sandinistas. Éstos parecieron, además, para toda una parte de la burguesía y del clero, como los más aptos para mandar a los sectores populares. Por otra parte, muchos veían un paralelo con Anastasio Somoza García que medio siglo antes, integró al juego político a una parte de los sectores populares, asegurándoles un lugar en el seno del partido liberal. Al final, debido a la amistad de algunos hijos de familias conservadoras con el fsln, éstos vieron en el activismo de sus hijos un fenómeno parecido al de los ”jóvenes turcos”, cuyo dirigente no era otro que Pedro Joaquín Chamorro. Por otro lado, este pacto entre las élites apartadas por Somoza y los Sandinistas recibió oficialmente la bendición de la Iglesia durante la celebración de un Te Deum para celebrar la caída del tirano y el advenimiento de una ciudad cristiana.

37Sin embargo, desde su toma de poder, los Sandinistas multiplicaron sus intentos de imponer ”su hegemonía” de dos maneras. Por una parte, ejercieron las presiones más brutales en las áreas rurales del centro del país, como en la Moskitia, para obligar a los campesinos a participar en sus organizaciones de masas o para entrar al nuevo ejército, sin titubear en el asesinato de algunos dirigentes locales reacios a este nuevo marco. Al mismo tiempo, perseguían a sus rivales revolucionarios, los grupúsculos trotskistas, a los maoístas del diario El Pueblo, y a los sindicalistas del partido socialista nicaragüense que se rehusaban a entrar en la nueva entidad sindical, la Confederación Sandinista del Trabajo, que, de entrada, estaba bajo el control del fsln. Paralelamente multiplicaron su trabajo de infiltración del aparato del Estado.

38Desde finales de 1979, uno de los miembros de la Dirección Nacional del fsln, Humberto Ortega, fue promovido a la cabeza de las fuerzas armadas; y diferentes ministros ”burgueses” fueron reemplazados por los fieles a los Sandinistas. Posteriormente, no dejaron de obtener la mayoría en el Consejo de Estado, otorgando escaños a los nuevos miembros de sus organizaciones de masas, decisión que acarreó la dimisión de dos de los miembros no Sandinistas de la Junta, Alfonso Robelo y Violeta Barrios de Chamorro. Las reacciones de sus aliados de antaño recordaron las de los múltiples opositores de Somoza después del terremoto.

  • 11 Timothy Brown, describe muy bien estas primeras acciones como la toma de Quilali. Cf. The Real con (...)
  • 12 Se encontrará información sobre las tensiones a lo largo de este primer mes de la revolución en lo (...)

39Al igual que en la década de los años setenta, la mayoría de los actores sociales y políticos optó por la demostración de las fuerzas, concebidas como las condiciones previas a los nuevos acuerdos de alto nivel, o, también, por los acuerdos ad hoc a expensas de sus rivales más inmediatos. Un sandinista al margen, como Edén Pastora y sus allegados, intentaron, sin ningún éxito, tomar el control de algunos sectores de las fuerzas armadas para presionar a la Dirección Nacional, de la cual no era miembro, para que no fuera admitido en esta instancia de poder. Los antiguos aliados de la guerrilla sandinista, las Milicias Populares Antisomocistas (milpas), se rebautizaron como Milicias Populares Antisandinistas para dar diferentes golpes con el fin de hacer escuchar sus demandas en contra de la nueva política agraria.11 Otros, cuidadosos de no ”hacer el juego a la burguesía”, como los maoístas o algunos sindicalistas, aceptaron sin replicar las persecuciones que les afectaban. Finalmente, algunos recién llegados a la escena política, como el dirigente miskitu Steadman Fagoth, estaban muy satisfechos de poder ocupar escaños en el Consejo de Estado. Otros más, como Arturo Cruz, aprovechan este episodio para reemplazar a los que salen de la Junta y reencontrar un lugar conforme a su rango social.12

  • 13 La Revista del pensamiento centroamericano ofrece un buen panorama completamente hagiográfico de e (...)

40Dos eventos ocasionarían que diferentes actores sociopolíticos juzgaran que los tiempos no estaban para pactos ni acuerdos, sino para enfrentamientos sin piedad: los milagros de Cuapa y el asesinato de Jorge Salazar, el dirigente del Consejo superior de la empresa privada (cosep). Los primeros de estos eventos tuvieron lugar de abril a octubre de 1980. En cinco ocasiones se le apareció la virgen al pertiguero de Cuapa: una primera vez en abril, la víspera de la dimisión de Robelo y doña Violeta de la Junta; después en junio y julio; y finalmente en septiembre y octubre. Durante cada una de estas apariciones, la virgen llamó al espíritu de conciliación de los nicaragüenses y estigmatizó ”el odio de clases” profesado por los sandinistas. Lejos de pasar inadvertidos, estos milagros fueron, al contrario, extensamente difundidos por la Prensa, el diario del difunto Pedro Joaquín Chamorro, y por la jerarquía católica, en la persona del arzobispo de Managua, monseñor Obando. Tanto los editoriales de este diario como las prédicas de este prelado ponen el acento en el regreso necesario hacia el espíritu de conciliación que había prevalecido durante la puesta en marcha de los primeros órganos provisionales de gobierno. La respuesta de los sandinistas a esta llamada al statu quo del principio de la revolución fue también percibida por sus rivales como idéntica a la de Somoza. A principios de noviembre, después de la última aparición de la virgen, Alfonso Robelo convocó a sus partidarios y a los miembros de su partido, el Movimiento Democrático Nicaragüense, a una reunión en el pequeño pueblo de Nandaime. Esta reunión, a pesar de ser totalmente legal, fue objeto de ataques por parte de los grupos de choque del fsln ”Las turbas divinas” que persiguieron a pedradas y garrotazos a los partidarios de Robelo, impidiendo la reunión. Poco después del 17 de noviembre, la policía le tendió una emboscada al responsable de la cosep que conspiraba con los sectores disidentes de las fuerzas armadas y fue fríamente asesinado. Durante el entierro de Jorge Salazar, en el que estuvieron presentes varios de los dirigentes de la oposición naciente de los sandinistas, muchos compararon este asesinato con el de Pedro Joaquín Chamorro. Si la Iglesia no se arriesgó a condenar abiertamente la acción de los sandinistas, y aún menos a legitimar la lucha armada contra ellos, sí notificó el fin de la época de la conciliación y la concordia. Así, al organizar en enero de 1981 una peregrinación a Cuapa para celebrar la aparición de la virgen, monseñor Obando pudo lógicamente, sin retractarse, poner en duda los acuerdos que había bendecido. La celebración del mensaje mariano le permitió notificar la ruptura del tiempo de la concordia cristiana, el 19 de julio de 1979, y el advenimiento de un tiempo de discordia contraria a las enseñanzas cristianas.13

41Hemos visto el papel de actor político que jugó la Iglesia católica tanto en 1978-1979 como en 1980-1981. Este peso de la religión no sólo tiene que ver con el papel político de la Iglesia sino, más bien, con el entrelazado de la religión y de la política. El asesinato de Pedro Joaquín Chamorro fue todo un sacrificio cristiano. Objeto de múltiples recelos antes de su muerte, se convirtió en una especie de héroe cuyas tesis fueron compartidas por los varios grupos de la oposición. Se olvidaron todos los argumentos presentados en su contra: su deseo de venganza como heredero de una dinastía de presidentes conservadores, así como sus formas autoritarias. Y su llamado a la nueva fundación de una ciudad liberada de la barbarie somocista hizo el papel de una nueva doctrina. La retórica de los Sandinistas no obedece a ninguna otra lógica; también ellos utilizan por anticipado la fuerza de sus múltiples muertos para apuntalar sus pretensiones para gobernar. El lugar que se le dio a Jorge Salazar con los contras fue muy parecido. Su intento de complot militar contra las nuevas autoridades apareció como la única vía de acción posible y su sacrificio constituye la prueba de la verdad de tal aserción. Pedro Joaquín Chamorro fue hecho así ”mártir de las libertades”, Carlos Fonseca Amador tuvo su mausoleo sobre el lugar donde se entronizó la Junta de Gobierno y fue dicho el Te Deum. Camilo Ortega y Luisa Amanda accedieron a la inmortalidad al dar respectivamente sus nombres a la más alta distinción militar del nuevo ejército y a la organización de mujeres Sandinistas. Los muchachos caídos anónimamente tuvieron sus altares. Al convertirse en el epónimo de la primera unidad militar del Frente Democrático Nicaragüense, Jorge Salazar accedió también a una especie de inmortalidad.

42En el caso de Pedro Joaquín Chamorro, de los muertos Sandinistas o de Jorge Salazar, todo pasó como si la prueba de la verdad y de la justicia de sus causas respectivas estuviera relacionada con el sacrificio de sus vidas. En lo sucesivo, se prohibió cuestionar la justicia de su causa, la adecuación de los medios a los fines, el porvenir de sus actos fundadores. Tales cuestiones se convirtieron casi en sacrilegio y, desde entonces fueron a la vez inaudibles e imposibles de formular. Asimismo, pasó mucho tiempo en el que fue imposible hacer escuchar el idioma del derecho, tanto a los Sandinistas como a los contras. Los sacrificios pasados vincularon a los vivos al aura de sus mártires y algunos atropellos fueron pecados menores frente a los pecados estructur ales del adversario, la ”barbarie somocista” o el ”totalitarismo sandinista”. Las palabras de monseñor Obando, arzobispo de Managua, son totalmente reveladoras de este ”espíritu del tiempo”. Él declaró durante la ofensiva final de junio de 1978 contra Somoza que la guerra contra éste era como el mejor estilo tomista, ”una guerra justa”. Interrogado algunos años más tarde sobre las acciones de la Contra, afirmó que David debió emplear todos los medios contra Goliat.

  • 14 Esta imbricación de la política y la religión ha sido bien estudiada tanto en las guerras de Sandi (...)

43La paradoja de este empleo de todo un simbolismo cristiano y de un modelo de sacrificio es que nunca estuvo tan presente en la historia de Nicaragua como a finales del siglo xx. La política y la religión evidentemente se entremezclaron estrechamente desde la independencia, como lo atestiguan las numerosas referencias a Dios en las diferentes constituciones, el papel eminente de la jerarquía católica en todas las ceremonias oficiales, así como la utilización de un catecismo católico somocista en las escuelas. Pero las guerras de las últimas décadas del siglo xx marcaron sin duda el momento clave en esta imposición de los esquemas cristianos y la dimensión profética que adquirió la actividad políticomilitar, aun si estas dimensiones estaban ya presentes en la experiencia del ejército de Sandino.14

44Se sabe cuánto se beneficiaron los sandinistas de la ayuda de Costa Rica. El territorio de este país les sirvió de santuario de 1978 a 1979. Esto permitió el encauzamiento de armas, de municiones y de combatientes procedentes de Panamá, Venezuela y Cuba, así como la constitución de bases de apoyo, de hospitales de campaña y, la instalación de una radio. Algunos años después, Honduras y Costa Rica ofrecieron exactamente el mismo tipo de facilidades a las diferentes ramas de la Contra, esta vez para permitir el encauzamiento de la logística estadounidense. Este peso de influencias y de alianzas con las fuerzas políticas de los países vecinos, así como con las grandes potencias o algunas potencias regionales, que a muchos observadores les parecieron una característica de los años de la ”nueva guerra fría”, no tuvo nada de novedad. Estos juegos de alianzas y apoyo al lado de los actores políticomilitares extranjeros para hacer prevalecer sus opciones sobre el escenario político nacional son por lo contrario, las constantes de la historia política del país, así como de los otros países centroamericanos. El ejemplo más patente de esto es sin duda, el famoso desatino de Walker después del estallido de la federación centroamericana. Cuando éste se proclamó presidente de Nicaragua, los Estados centroamericanos fueron al auxilio de los conservadores de este país. Gracias al apoyo británico, el ejército comandado por el presidente costarricense, Juan Rafael Mora, venció a Walker y aseguró el regreso duradero de los conservadores, que gobernarían el país durante treinta años. Si las intervenciones estadounidenses de los años 1912-1925 no fueron en sentido estricto los pendientes de los llamados de los liberales a Walker, no se beneficiaron menos del dócil apoyo de los conservadores. Y frente a esta presencia de los marines, los liberales hicieron llamados a los mexicanos, que reconocieron un tiempo su gobierno y lo aprovisionaron de armas. Igualmente, después de los acuerdos entre liberales y conservadores, Sandino volvió a buscar el apoyo del gobierno mexicano y contó con muchos voluntarios extranjeros en el seno de su ejército de defensa de la soberanía de Nicaragua. En los años 1940 y 1950, los disidentes conservadores recibieron la ayuda directa de José Figueres, el presidente de Costa Rica, porque Somoza García no se privó de intervenir al lado de allegados de Calderón en este país, y contra Arbenz en Guatemala o Castro en Cuba durante la invasión de Bahía de Cochinos. Desde este punto de vista, la única novedad introducida por los sandinistas fue la de obtener, por medio de Cuba, una ayuda internacional proveniente del continente europeo. Además, algunas novedades de la retórica antiimperialista de los sandinistas, su intromisión en el juego político guatemalteco, salvadoreño u hondureno estuvieron también en perfecta continuidad con los intervencionismos de los siglos xix y xx.

45Hemos visto cómo la violencia ocupó un lugar central en las categorías de la política y, también, cómo fue una modalidad de acción legítima de los actores sociopolíticos. Falta entender cómo, aun en sus manifestaciones más extremas, obedece a códigos sumamente precisos.

LA VIOLENCIA: UNA MODALIDAD DE ACCIÓN LEGÍTIMA Y CODIFICADA

  • 15 Véase una cobertura de Newsweek en agosto de 1984 en la cual se veía un contra matando un prisione (...)
  • 16 Aquí me refiero a dos excelentes trabajos que agradezco a los bibliotecarios del Instituto de Hist (...)

46Recordemos las imágenes aparecidas en la prensa mundial en las diferentes épocas de la revolución sandinista: los prisioneros Sandinistas torturados y abatidos por la Guardia Nacional durante el inicio de la insurrección, la justicia sumaria de los muchachos Sandinistas contra las ”orejas” y los ”sapos” somocistas, los asesinatos de Pedro Joaquín Chamorro y de Anastasio Somoza Debayle, en Paraguay. Recordemos también los enfrentamientos entre Sandinistas y contras: las torturas, los asesinatos y las violaciones cometidas tanto por los contras, como por los Sandinistas en las zonas rurales adictas a la Contra y las prisiones de la zona pacífica.15 Finalmente, evoquemos las escenas de saqueo y de violaciones que acompañaron la toma de algunos pueblos o ciudades, como las contribuciones ”voluntarias” o forzadas a favor de los grupos armados en campaña. Aquí también son incomprensibles estas imágenes si no se les compara con otras violencias prácticamente idénticas durante los enfrentamientos de Sandino y sus partidarios con los marines y los guardias nacionales, o de las anteriores de las guerras conservadores-liberales.16 Estas prácticas deben entenderse como movimientos en conformidad con todo un código de conducta admitido tácitamente por el conjunto de actores sociopolíticos. Así, la violencia participa en un lenguaje del terror y del contraterror; es también una forma de constituirse en actor sociopolítico reconocido que permite a los hombres nuevos imponerse en la escena política; finalmente, es una forma legítima de enriquecerse y de premiar a sus dependientes.

Terror y contraterror

  • 17 Sergio Ramírez, El pensamiento vivo de Sandino, San José, Educa, 1980, pp. 238-239.

47Las crueldades evocadas aquí son la forma de expresar la superioridad jerárquica de los autores sobre sus víctimas. Los primeros son los héroes civilizadores; los segundos son las encarnaciones de la barbarie, y las torturas que se les inflinge son una forma de marcar este estatuto a los confines de la humanidad. Los abusos de la Guardia Nacional contra los militantes Sandinistas, así como contra los muchachos que se unieron a la insurrección, las matanzas de los supuestos delatores de Somoza o de los guardias hechos prisioneros, los asesinatos cometidos por los contras en contra de los colaboradores del Frente Sandinista, fueron evidentemente las formas de venganza contra los adversarios de los que se temía el poder destructor. Pero además, instancias tan inmediatas de todos estos abusos fueron, asimismo, acciones legítimas contra los que encarnaban la barbarie. Esto hace que se acerquen a las macabras puestas en escena de Sandino y de sus tenientes contra ”los imperialistas” y sus aliados, así como los de Somoza García contra Sandino y sus allegados o contra Joaquín Chamorro. El sello del primero, un soldado del Ejército de Defensa de la Soberanía Nacional de Nicaragua (edsnn) decapitando con machete a un marine, parece una copia de las imágenes de San Jorge venciendo al dragón. El patriota nicaragüense, encarnación de la civilización indoamericana, mata una de las cabezas de la hidra imperialista. Esas imágenes no sólo fueron partes de una retórica antiimperialista edificada sobre la dicotomía barbarie/civilización, sino que se encarnan también en los actos repetidos y justificados por el mismo Sandino contra los ”traidores” y otros partidarios del gobierno fantoche. Su ”manifiesto a los capitalistas” fue, desde este punto de vista, perfectamente explícito. Sandino adelantó los siguientes argumentos:17

  • ”Debido a la intervención extranjera, la ocupación del país por los Estados Unidos en apoyo al gobierno intervenido, no pueden existir garantías para los aliados de éstos”.
  • ”[Habiendo] salvado el honor de la familia nicaragüense frente a los hombres libres de la tierra”, poco importa que el edsnn y su general a veces ”den órdenes drásticas en beneficio de nuestra salud nacional”; y para concluir,
  • ”La libertad no se conquista con flores, sino con balas, y por eso hemos debido recurrir a los cortes de chaleco, de cumbo y de blumers”.18

48Tales acciones en contra de los opositores de este contra- Estado de las Segovias que es el ejército sandinista se dieron no sólo por un terror funcional, también trazaron una frontera entre el polo de la civilización, ”los hombres libres”, y el de la barbarie. La mutilación y luego la exposición de los cadáveres colocó a las víctimas fuera de las fronteras de la humanidad. El relato que hizo publicar Somoza García en 1936, El verdadero Sandino o el calvario de las Segovias, compartió los mismos presupuestos. Al relatar los hechos y acciones del ”bandido” Sandino, este libro subrayó las exacciones de éste y de sus partidarios mezclando los relatos de estas atrocidades, las fotografías de las víctimas de las mutilaciones y las copias de los documentos de Sandino. Aquel libro en el momento mismo de la toma del poder por parte de Somoza, permitía estigmatizar la barbarie del enemigo y justificar el asesinato de Sandino al igual que el de decenas de partidarios y de miembros de sus familias algunos años después. Una veintena de años más tarde, las prácticas de Somoza García en contra del líder de los jóvenes turcos conservadores, Pedro Joaquín Chamorro, son testimonio de la misma puesta en escena. En Estirpe sangrienta, Pedro Joaquín Chamorro contó, en efecto, cómo lo torturó personalmente el dictador en el ”cuarto de costura”, una de las habitaciones de la residencia presidencial, antes de mantenerlo cautivo durante semanas en su jardín dentro de una jaula. La jaula estaba dividida en dos partes, una para él y otra para una pareja de jaguares donados por el dictador guatemalteco, Ubico. El recuento de estas sesiones de tortura por parte del futuro director de la Prensa obedece a los mismos dispositivos narrativos que los de Somoza en El verdadero Sandino: toda la retórica apunta a mostrar que el otro era un bárbaro. El dictador no solamente era torturador, sino que practicaba además actos innobles y degradantes en el recinto doméstico. Asimismo, trataba a Pedro Joaquín Chamorro de la forma en que los emperadores romanos bárbaros trataban a los primeros cristianos. Unos eran arrojados a los leones, éste fue condenado al encierro al lado de fieras regaladas, hay que recordarlo, por otro dictador. Los hechos probablemente apenas adornados por el relato de la víctima son susceptibles de otra lectura en el campo somocista. Sea lo que sea lo que haya tenido, Pedro Joaquín Chamorro no es el heredero de una línea de héroes civilizadores nicaragüenses; dos de sus ancestros fueron presidentes del país; él es una encarnación del caos, como lo prueba su negativa al pacto entre conservadores y liberales y su participación en un levantamiento armado. Los golpes que le dieron el dictador y uno de sus hijos, ayudado por uno o más guardias, dejan ver este nuevo estatuto, así como su encarcelamiento junto a las fieras. Los unos y los otros son peligros que conviene combatir y en esta lucha contra la barbarie, la fuerza más brutal tiene el valor de una pedagogía civilizadora. Y las torturas que su hijo Anastasio Somoza Debayle hizo inflingir en la década de los años setenta a algunos prisioneros Sandinistas, así como los asesinatos de los campesinos sospechosos de colaborar con el Frente, tuvieron la misma meta.

  • 19 Cf. el reportaje de Gabriel García Márquez, El asalto, Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1982, a (...)

49Toda una serie de acciones realizadas por los Sandinistas en la misma época se inscriben dentro de los mismos esquemas. La más conocida de ellas fue la emboscada en la que cayó un responsable de la Guardia Nacional que había dado golpes especialmente duros a los Sandinistas. Nora Astorga, una joven de buena familia que se convirtió en militante sandinista, lo atrajo con el pretexto de una cita amorosa y le hizo asesinar por dos guerrilleros. La puesta en escena pareció una copia de la historia bíblica. Nora Astorga se convirtió en una especie de Judith moderna, mientras que su víctima, el verdugo de sus hermanos de armas, apareció como un bárbaro brutal, esclavo de su sensualidad. Los términos empleados por Edén Pastora durante la toma del Palacio Nacional (1978) para designar a los parlamentarios retenidos como rehenes, ”los chanchos”, y al Parlamento, ”la chanchera”, así como sus observaciones sobre la bandera nacional fueron considerados por muchos como una muestra de su aspecto fanfarrón. Tal vez, pero adquieren todo su sentido a la luz de esta dicotomía barbarie/civilización. Al emplear estos términos, Pastora equiparó al somocismo con el polo de la animalidad. Al confiscar la bandera y declarar que la restituiría al país cuando éste fuera ”libre” y que tuviera ”verdaderos representantes del pueblo” se erigió en héroe civilizador marcando la frontera entre un mundo infrahumano y un mundo libre.19 Esta negación de la humanidad del enemigo y esta situación de todo el poder de los civilizadores tomaron también formas más brutales: la justicia sumaria contra los ”sapos”, los supuestos informadores de la Guardia durante la insurrección, inmediatamente después de ésta y algunas ejecuciones sumarias de prisioneros de la Guardia Nacional, cuyos cadáveres fueron con frecuencia abandonados sin sepultura en los barrancos. Ahí también, la imagen de esas acciones fue la del cebo contra las fieras. El proselitismo de los militantes Sandinistas, con mucha frecuencia miembros de las nuevas fuerzas armadas, tanto en las Segovias como en la Moskitia, inmediatamente después de la revolución, también se consideró como una verdadera empresa de ”civilización” de los campesinos y de los indígenas bárbaros. Poco importa que en las Segovias muchos de los campesinos hayan sido colaboradores del Frente en calidad de miembros de las Milicias Populares Antisomocistas (Milpas). Para muchos cuadros Sandinistas, éstos seguían siendo personas sin razón que convenía incorporar si era preciso, por obligación. Muchos de los que manifestaron desde el 19 de julio de 1979 su reticencia contra los Comités de Defensa Sandinista y de otras organizaciones de masas fueron golpeados, torturados y humillados públicamente. Los cuerpos de algunos antiguos colaboradores de los Sandinistas que pasaron a la lucha armada contra el Frente desde el segundo semestre de 1979 y derribados durante los enfrentamientos, fueron arrastrados en el centro de Quilali por los vehículos del ejército. El asesinato de Lesther Athers, dirigente de la primera organización indigenista miskitu alpromisu, en los primeros días de la revolución, así como las torturas contra un sindicalista comunista independiente, el Chaguitillo o el Comanche, al final de su campaña a favor de Edén Pastora en 1982, obedecen a los mismos principios. Destrozar a los adversarios juzgados como bárbaros por obstaculizar la construcción de un pueblo hecho uno y conducido por la acción de los Sandinistas.

  • 20 Los archivos de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (anpdh) contienen numerosos testim (...)

50Las exacciones sangrientas cometidas por los contras también fueron tomadas dentro de esta misma dicotomía barbarie/civilización. A la imagen de un pueblo forjado por los Sandinistas que los rechazaba en la ignominia del pasado somocista, también opusieron la misma lógica de exclusión radical del adversario del campo de la humanidad al asesinar a los dirigentes de la Nicaragua sandinista, los oficiales del esp, de los cuales habían sufrido, a veces personalmente los responsables de los comités de defensa sandinista (cds), los del fsln y de sus asociaciones satélite. Y no contentos con cometer estos asesinatos, con frecuencia mutilaron de la manera más atroz los cadáveres de sus víctimas: castración a los hombres y eventración a las mujeres. Hay que resaltar que estas prácticas fueron perfectamente miméticas de las que estaban en boga medio siglo antes, durante las guerras de Sandino y, anteriormente, durante los enfrentamientos conservadores/liberales. Unos y otros tuvieron lugar exactamente en las mismas zonas geográficas, las montañas segovianas y sus alrededores. Este terror también se aplicó a los opositores internos de la Contra que más de una vez fueron torturados atrozmente antes de ser ejecutados.20

  • 21 En la memoria de dea de Delphine Lacombe, cf. La pénalisation de la violence intransmissible au Ni (...)
  • 22 Entrevista con el Comanche, San José, Costa Rica, mayo de 1985.
  • 23 En los archivos de la anpdh se encontrarán muchos testimonios en este sentido.

51Finalmente, también hubo otro tipo de crueldad admitida durante mucho tiempo por las partes en combate: la violación. A la vez banalizada y negada, numerosos testimonios hablan de esta acción sin que se disponga de estudios sistemáticos de este fenómeno. Se debe evidentemente al machismo de la sociedad nicaragüense; machismo que, aunque combatido por algunos militantes sandinistas y otras feministas, sigue siendo un hábito de los nicaragüenses hasta nuestros días.21 Se inscribe también en la voluntad de humillar al adversario y de imponerle una verdadera deshonra. Las colaboradoras y los militantes del frente fueron violados sistemáticamente por los miembros de la Guardia Nacional cuando cayeron en sus manos. Muchas de las mujeres de los guardias nacionales, o de mujeres miembros de familias acusadas de somocistas sufrieron este mismo trato después del 19 de julio. Así pues, durante la toma de Rivas, uno de los segundos de Edén Pastora, el Comanche, formó una corte marcial que condenó a pasar por las armas a varios jóvenes integrados a última hora a las fuerzas de la guerrilla, acusados de violación y de saqueo.22 De la misma manera, se conocieron en las Segovias muchos relatos de exacciones semejantes, esta vez totalmente impunes, contra las mujeres de los ex guardias nacionales, como supuestas colaboradoras de la Contra. Se atestiguan hechos idénticos en Moskitia con la violación de las mujeres de los mineros miskitus asesinados en Leimus en diciembre de 1981, y muchas otras. Los contras, tanto miskitus como hispanohablantes, practicaron también este tipo de ignominia, como lo atestigua la violación de Mirna Cunningham y de otras enfermeras por parte de sus antiguos compañeros, miembros de misurasata, la organización indigenista miskitu que pasó a la oposición armada. Los violadores quisieron ”castigarlas” por su ”traición”. Algunas mujeres miembros de la Contra hispanohablante fueron ”castigadas” de la misma manera por poca sospecha que hubiera de ellas por coludir con el enemigo o, de manera más prosaica, si parecían deseables a algunos responsables políticomilitares y rehusaban sus avances.23 Si algunos responsables políticomilitares, como en ocasiones algunos hombres de rango, se oponían en forma drástica a estas prácticas, esta actitud era la excepción. Las violaciones fueron toleradas durante mucho tiempo tanto en los rangos de las fuerzas armadas de los sandinistas, como en las de la Contra. Uno de los mayores signos de esta ”normalidad” de las violaciones es que estos hechos fueron finalmente muy poco utilizados en la propaganda que los sandinistas usaban en contra de los Contras y viceversa. Estos abusos se comentaron en espacios puramente privados.

52Tomados dentro del esquema de una guerra amigo/enemigo donde la humanidad de la parte contraria era negada oficialmente con mucha frecuencia, fueron, al igual que la mutilación de los cadáveres o algunos asesinatos, la manifestación de la negación de la humanidad del adversario. Fueron también pensados bajo la forma de ofensas puramente privadas hechas a las redes familiares cuyos dirigentes, generalmente masculinos no siempre eran los únicos con derecho de pedir reparación y, lo más frecuente, en un espacio de transacción privado, se decidía asesinar al ofensor o pedirle una reparación material. Nada es mejor testimonio de este estado de ánimo que algunas discusiones con los miembros de la Comisión Permanente de Defensa de los Derechos Humanos de Managua en noviembre de 1984. Al evocar con ellos la violación de Mirna Cunningham, se me replicó que se trataba de la costumbre de los miskitus. De la misma forma, aproximadamente en la misma época, Brooklyn Rivera pudo argumentar el hecho contra Steadman Fagoth, su rival en el seno de misurasata, y denunciarlo como el responsable de un grupo de violadores, lo que no le impidió de ningún modo acoger en el seno de sus tropas a los responsables de estas violaciones sin hacerles ningún reproche al respecto. Una vez más, estas prácticas no son inteligibles más que considerándolas en un continuum con los hechos más antiguos que también ameritarían un estudio mucho más sistemático que no puedo hacer aquí. Michel Gobat, en un estudio consagrado a los meses de la guerra civil de 1912 en Granada, reporta cómo se desarrolló una violencia antielitista con respecto a las grandes familias conservadoras. Sus dirigentes fueron azotados en público y después paseados semidesnudos por el pueblo. Unos días más tarde, algunas de las esposas y de las hijas de estas buenas familias fueron encarceladas por los revolucionarios e ”invitadas” a hacer el amor con sus carceleros.

  • 24 Estos excesos me fueron reportados en el año 2000 por personas de Asang de edades correspondientes (...)

53Finalmente, hubo verdaderas expediciones de violaciones colectivas contra el colegio de señoritas, así como contra diferentes casas conservadoras. De la misma manera, muchos relatos del tiempo de Sandino en la Moskitia dejan sentado el hábito de uno de sus tenientes, Pedrón, y de sus hombres, de llevarse a las jóvenes para forzarlas a convertirse a la vez en sus cocineras y en sus amantes.24

La formación de los nuevos actores sociopolíticos

54Los enfrentamientos de las décadas de los años setenta y ochenta fueron también momentos de una movilidad social excepcional. Un número sin precedentes de actores sociopolíticos nuevos aparecieron durante estas guerras y adquirieron estatus preeminentes con respecto a los miembros de las antiguas élites liberales y conservadoras. Éstos fueron, en todas las ocasiones, los protagonistas armados. Este peso de héroes guerreros nos remite evidentemente a las concepciones evocadas anteriormente de la más alta política; la violencia es una modalidad muy concreta de poner en orden lo social. Pero también debe pensarse en relación con las reglas del juego de los oponentes por el poder, así como con la ausencia de todo monopolio legítimo de la violencia. En estos contextos, el uso razonado de la violencia, así como su control, fueron, por excelencia, los medios abiertos a todos los individuos mantenidos al margen de las posiciones de influencia, para acceder a situaciones de primer plano. Por ello, estas guerras civiles, así como las de principios de siglo o las del siglo anterior, se nutrieron tanto de esta voluntad de los plebeyos de llegar a un rango nuevo, como de la lucha entre actores sociopolíticos, de ahora en adelante, constituidos y reconocidos. El hecho es muy visible en la base de la pirámide social o en los escalones intermedios de ésta. Por consecuencia, durante cada una de estas guerras, la voluntad de los dirigentes de las guerrillas de adquirir un estatuto influyó en la conducción de las operaciones militares mismas, y no pocas veces entraron en contradicción con la idea de deshacer a la parte adversaria.

55A lo largo de la década de los años ochenta apareció todo un personal político nuevo constituido por hombres y mujeres de pasado guerrillero o ligados a los aparatos militares Sandinistas o de la Contra. El hecho es evidente al examinar los primeros momentos de la revolución sandinista. Estos recién llegados fueron, sin duda, los personajes cuya influencia eclipsó la de notables más antiguos. En el seno de la primera Junta de Gobierno de reconstrucción nacional, Alfonso Robelo y doña Violeta hicieron mal papel con respecto al comandante Daniel Ortega, coordinador de la Junta, y de sus segundos egresados de la nebulosa sandinista, Moisés Hassán y Sergio Ramírez. Rápidamente el aparato de Estado fue poblado de todo un personal montado sobre la estela del Frente, muchos de los cuales se comportaban como antiguos guerrilleros, incluso si nunca lo habían sido. Si algunos miembros de familias conservadoras pudieron mantener posiciones de eminencia, no pocas veces esto sólo fue posible gracias a sus lazos familiares y a sus alianzas matrimoniales con los recién llegados, que eran los Sandinistas. Asimismo, en el seno de la Contra, los hombres que pesaron verdaderamente fueron todos guerreros o gente que daban la apariencia de serlo. Pastora fue un indudable dirigente así como Enrique Bermúdez 3-80, un antiguo oficial de la Guardia Nacional. Steadman Fagoth y algunos consejeros de Arturo Cruz, que jamás participaron en una acción armada, también se erigieron como comandantes. Y frente a todos estos condottieri, las élites civiles sobrevivientes del antiguo régimen somocista, o antiguos compañeros de los sandinistas, como Adolfo Calero, Arturo Cruz o Alfonso Robelo eran en la mayoría de los casos de poco peso.

  • 25 Para este tema, consultar los sobresalientes trabajos de Rodolfo Cerdas, La hoz y el machete: la I (...)

56Esta forma de surgimiento de los recién llegados a la arena política recuerda en todo a la de principios de siglo o las más antiguas del siglo xix. Dos de los protagonistas de la historia nicaragüense de principios de siglo no aparecieron de otro modo, Sandino y Somoza. El primero no fue al inicio más que un oscuro jefe militar de la nebulosa liberal y no adquirió su gloria más que al rehusarse al pacto entre liberales y conservadores. El segundo peleó su preeminencia al convertirse en el responsable de un cuerpo militar nuevo, la Guardia Nacional, gracias al apoyo estadounidense. El primero supo también captar para su beneficio el apoyo mexicano y toda una corriente de simpatía latinoamericana.25

  • 26 Véanse los libros de Sergio Ramírez, La marca del Zorro, hazañas del comandante Francisco Rivera Q (...)

57Esta movilidad social también concernió a toda una multitud de hombres y de mujeres que vinieron a poblar los órganos de base del nuevo poder y ocupar ahí los puestos de responsabilidad: los Comités de Defensa Sandinista (cds), la Confederación Sandinista del Trabajo, las asociaciones de mujeres y jóvenes. Los antiguos guerrilleros se atribuyeron los mejores lugares en estas nuevas organizaciones, así como en el seno del Ejército Popular Sandinista (eps) O de la Policía Sandinista. Los héroes de la guerra contra Somoza, los muchachos venidos de las familias más humildes fueron a veces, sin esperar más, promovidos a las funciones militares o policiacas más altas y se convirtieron así en personajes públicos de primera línea, como el Zorro, el comandante Francisco Rivera Quintero.26 Y, si muchos no tuvieron acceso más que a responsabilidades medias, no fueron menos numerosos para beneficiarse de una promoción social excepcionalmente rápida. La historia de Charasca, el pilluelo de León que hizo temblar a los guardias nacionales durante la insurrección en esta ciudad, es, desde este punto de vista, emblemática. Este adolescente, niño delincuente de la calle, se puso a la cabeza de un grupo de combatientes procedentes de su pandilla de amigos y se hizo de un nombre por su valentía extravagante frente a los guardias. Charasca y sus compañeros fueron enseguida integrados por la fuerza al ejército sandinista. Terminó asesinado por su indisciplina mientras que sus allegados fueron enviados a un curso de ”formación” a Cuba.

58A principios de siglo, las guerras entre conservadores y liberales y luego las de Sandino ofrecieron exactamente las mismas oportunidades de movilidad social. A todo lo largo de estos años, asistimos a la formación de nuevas redes de caciques. Éstos fueron hombres preocupados por defender a sus familias que se afiliaban a uno u otro partido según las circunstancias locales y las ventajas que podían obtener. También fueron personas de rangos sociales superiores que buscaban reclutar partidarios en su localidad de origen para negociar después en buena posición con los dirigentes liberales o conservadores. El ejército de Sandino fue un conglomerado del mismo género. Además del pequeño núcleo de incondicionales de sus partidarios y de veteranos de los enfrentamientos conservadores/liberales, surgió toda una serie de soldados improvisados, a menudo también tanto para hacer fortuna o protegerse de las exacciones de los potentados locales, como para participar en la defensa de la soberanía nicaragüense. Y, de la misma forma, las ofertas de reclutamiento de la Guardia Nacional fueron también una oportunidad para los campesinos deseosos de mejorar su estatus y de acceder más tarde a puestos de responsabilidad local, como los de jueces de mesta.

  • 27 Timothy Brown, The Real contra War, Highlander Peasant Resistance in Nicaragua, University of Okla (...)
  • 28 Ése fue el nombre con el que se autodesignaron con frecuencia los contras del Frente Norte.

59Lo propio de todos estos fenómenos es que tuvieron lugar en contextos en que la competencia, en ocasiones la más brutal, entre aliados fue una regla aceptada tácitamente. Por más que los contras multiplicaron las alianzas oficiales, como lo probó la constitución de una resistencia nicaragüense u otras tentativas de unidad previas más efímeras, los diferentes grupos armados no se volvieron menos rivales. Y las lógicas de unificación siempre fueron contrarrestadas por las lógicas centrífugas de afirmación de los diferentes grupos a expensas unos de los otros. Los Milpas no fueron nunca una organización unificada, sino un conjunto de grupos armados independientes unos de los otros.27 Los allegados a Pastora, los sandinistas disidentes del Frente Revolucionario Sandino, siempre se opusieron a los comandos28 del Frente Norte reorganizado por Enrique Bermúdez. Para los primeros, los segundos no eran más que ex guardias nacionales; ellos no eran para éstos más que sandinistas arrepentidos. Al interior de estos dos bloques de la oposición armada, tampoco faltaron las rivalidades: al sur entre los fieles al Negro Chamorro y pastoristas; al norte entre antiguos Milpas y ex guardias nacionales. Por otro lado, estas tropas hispanohablantes no pudieron nunca realmente atraer a ellas a los combatientes miskitus y mayangnas que también oscilaban entre dos estados mayores, uno instalado en Costa Rica, el de Brooklyn Rivera, y el otro en la Moskitia hondurena.

60Asimismo, en el seno de las guerrillas miskitus, las diferentes tentativas de unificación más o menos fracasaron. Ninguno llegó a superar duraderamente las rivalidades entre mayangñas y miskitus como las que existieron entre miskitus del río Coco y los del litoral. Para los contras, la adhesión a estas organizaciones armadas fue a la vez una decisión de tomar parte en una lucha política, así como de protegerse de la arbitrariedad y de las exacciones del nuevo poder, pero también una forma de adquirir un nuevo peso en los varios niveles del juego político.

61En cada uno de estos casos, estas rivalidades no fueron solamente anecdóticas, sino que siempre obedecieron a los propósitos políticos perfectamente pensados: asegurarse lo más pronto posible una posición de influencia para obtener las prebendas en las organizaciones, las posiciones de influencia en las relaciones con los proveedores de fondos y lugares en el juego político nicaragüense. Y hubo muchos momentos donde el juego de estas rivalidades internas fue más importante que la acción puramente militar que apuntaba hacia la derrota de los Sandinistas. Los cambios súbitos de opinión de Edén Pastora, como las parálisis del Frente Sur, no se explican de otra manera. Éste estuvo en diferentes ocasiones más interesado en amenazar a los Sandinistas para obligarlos a negociar con él, que a combatirlos en el seno de una alianza con el fdn que él decía fagocitada por los ex somocistas. También estuvo un tiempo paralizado por la falta de ayuda estadounidense, a solicitud del directorio del fdn, con el fin de no aparecer como el posible líder de la Contra. La estrategia de Brooklyn Rivera siguió exactamente los mismos artificios. Finalmente, los primeros cese al fuego entre Sandinistas y miskitus (la famosa paz de Yulu en 1985) participaron en la misma dinámica de rivalidades entre comandantes en el seno de Kisan, la guerrilla miskitu. Algunos, como Lawan Pawnee o el Rubio, en situación precaria con el nuevo estado mayor, eligieron negociar con los Sandinistas que, en retribución, les garantizaron posiciones eminentes.

62La elección de Pastora de abandonar la lucha armada en 1987 y de pasar a la oposición cívica también fue una manera de intentar reencontrar una mejor posición frente a su debilitamiento en el seno de la Resistencia Nicaragüense. Finalmente, las diferentes tensiones que existieron entre los comandantes de tropa de los diferentes grupos de guerrillas y sus estados mayores respectivos se debieron más de una vez a los problemas de rivalidades internas en el regazo de estas organizaciones. Hubo competencia entre los comandantes, tanto para asegurarse mejores recursos para hacer la guerra, como para, al contrario, obtener las posiciones menos expuestas a los peligros. Por otra parte, estas fricciones condujeron a la expulsión de los círculos dirigentes de las organizaciones guerrilleras de toda una serie de personalidades ante todo interesadas en conservar su poder y las prebendas y no de combatir a los Sandinistas. Los guerrilleros miskitus tuvieron en esto un papel pionero en este sentido, ya que lograron poner en la línea de banda a sus líderes ”históricos”, Rivera y Fagoth desde 1985, mientras que los comandos del fdn no pudieron poner en la línea de banda parte de su camarilla dirigente sino hasta 1988.

  • 29 Véase el recuento que hace Hugo Torres, Rumbo norte, historia de un sobreviviente, Managua, Hispam (...)

63Se distingue fácilmente el mismo tipo de dinámica durante la guerra contra Somoza. La competencia entre los opositores a Somoza también ahí fue feroz, no solamente entre la oposición ”burguesa” civilista y el fsln, sino entre los mismos grupos armados del Frente Sandinista. Estas rivalidades en el seno del movimiento sandinista se injertaron muy evidentemente en las divisiones de las tendencias (proletaria, guerra popular prolongada y tercerista), pero también en las querellas relativas a los futuros puestos en el nuevo estrado. Las proezas de los terceristas, como la toma de rehenes del Palacio Nacional en 1978, que permitió la liberación de muchos prisioneros sandinistas, fue mal recibida por los miembros de la tendencia Guerra Popular Prolongada (gpp). Como lo relató en sus memorias Hugo Torres, uno de los autores de esta toma de rehenes, después de su liberación, algunos miembros de la gpp se rehusaron a integrar los frentes militares de los terceristas y prefirieron irse a Cuba, desde donde se promovió la reunificación del Frente, a sugerencia de Fidel Castro. Al mismo tiempo, Edén Pastora se enfureció al no ser nombrado miembro de la nueva Dirección Nacional del Frente. Según él, así como según algunos de sus seguidores, su papel durante la toma de la Asamblea hubiera debido valerle su ascenso a la cúpula de poder en la nueva Dirección Nacional del fsln.29

  • 30 Ibid., pp. 470-471.

64Fortalecidos por su nueva aura internacional y por la ayuda panameña, venezolana y costarricense, los terceristas privilegiaron también a sus unidades militares a costa de las demás tendencias. Su meta no podía ser más clara: asegurarse, gracias a sus acciones de armas, las posiciones estratégicas en el nuevo aparato de Estado y especialmente en el seno de las fuerzas armadas, de las cuales el responsable más alto fue de inmediato uno de ellos, Humberto Ortega. Ciertos momentos claves de la lucha contra Somoza, como los combates en la región de Esteli, fueron marcados por la voluntad de algunos miembros de la tendencia Guerra Popular Prolongada de no llevar ayuda a los guerrilleros terceristas atrapados bajo el fuego de la Guardia Nacional.30

  • 31 Timothy Brown, op. cit., pp. 23-24.
  • 32 Sobre este tema, el recuento de su vida publicado por Timothy Brown (idem), es perfectamente explí (...)

65En ocasiones las tensiones fueron tan fuertes que en algunos casos provocaron el asesinato de algunos rivales. Y aunque estos crímenes o estas tentativas de asesinato fueron, en los hechos, relativamente pocos, no dejaron de ser la manera de interpretar todas las desgracias de la guerra. Así pues, durante el fallido atentado de la Penca que no cumplió su objetivo de quitarle la vida a Pastora en 1984, éste y sus tenientes pensaron que el golpe venía del fdn y no, como más tarde fue evidente, de los sandinistas. Igualmente, el retraso en la entrega de las armas prometidas por los ”aliados” a los contras hizo muy a menudo suponer alguna maquinación de una facción rival. Estas prácticas no fueron de ningún modo desconocidas en el seno del fsln; Jaime Wheelock, dirigente de la tendencia proletaria, fue amenazado de muerte por Tomás Borge y juzgó más prudente emprender la huida. La muerte de Germán Pomares (el Danto), durante el ataque de Jinotega en mayo de 1979 probablemente no fue accidental, sino un asesinato ordenado por algunos dirigentes del Frente debido a su posición socialdemócrata y su voluntad de promover una revolución a imagen de la revolución costarricense de 1948 y no a la de la Cuba castrista.31 Por otro lado, este asesinato marca la aparición de un primer núcleo de opositores en el seno de las guerrillas del Frente, que más tarde suministró uno de los primeros núcleos de contras, los Milpas. Asimismo, Alejandro Martínez, partidario también de una revolución como la de Costa Rica, juzgó más prudente retirarse del Frente Sur después de haber sido víctima de una tentativa de asesinato.32

66También aquí, estas prácticas no hicieron más que proseguir con las heredadas de principios de siglo, así como del siglo anterior. Medio siglo antes, el ”General de los hombres libres”, como lo prueba buena parte de su correspondencia, también pasó tiempo en negociar con los dirigentes para que éstos no solamente le hicieran juramento de fidelidad, sino que se doblegaran efectivamente a sus órdenes y coordinaran sus acciones en función de sus planes de batalla. De la misma forma, los generales conservadores y liberales fueron jefes de facciones con capacidades para reunir a sus dependientes y para apartar a sus rivales.

Enriquecimiento y prebendas

67Para un buen número de guerrilleros, la participación en las operaciones armadas no fue la única forma de alcanzar las nuevas responsabilidades políticas. El hecho es evidente cuando se considera la trayectoria de varios Sandinistas, así como de algunos contras. Desde la revolución del 19 de julio, muchos combatientes gozaron de bienes adquiridos gracias a las operaciones que oscilaban entre el puro y simple saqueo y la atribución oficial de ”bienes vacantes”.

68Una multitud de viviendas se encontraron abandonadas, ya fuera porque sus ocupantes, ligados al régimen de Somoza habían preferido huir, o porque simplemente sin tener más lazos con el viejo régimen, sus propietarios habían querido protegerse de los efectos de combates sangrientos y destructores. No fueron solamente viviendas que se encontraban vacantes, sino los bienes que contenían: ropa, muebles, aparatos electrodomésticos y automóviles; estos bienes no estaban solamente situados en las zonas urbanas, sino también en las zonas rurales.

69Y si algunos de ellos pertenecían a los partidarios de Somoza o a los miembros de la familia del dictador, fueron confiscados oficialmente y adjudicados a los responsables políticos y militares recientemente enaltecidos por la jgrn, otros fueron objeto de expropiación de hecho, principalmente automóviles o aparatos electrodomésticos.

  • 33 Cf. Tom Wetzel, ”Nicaragua: say helio to the new Bosses”, en No Middle Ground: Anti-authoritarian (...)
  • 34 Se podrán encontrar análisis excelentes de estos fenómenos del surgimiento de los recompas y los r (...)
  • 35 Cf. los diferentes artículos dedicados a los recontras en Envío, y los documentos que emanan de la (...)

70Es decir, que se vieron expropiaciones que, bajo la cubierta de ”socializaciones”, no fueron más que simples robos contra particulares, ya sea ausentes, ya sea tomados en querellas privadas con miembros del Frente Sandinista, o simplemente víctimas de su codicia. Los bienes de ”función”, a menudo, fueron objeto de expropiaciones privadas. Y a la víspera de la renovación de la Asamblea Nacional, durante la derrota electoral de los sandinistas (1989), las leyes dichas de la piñata legalizaron ”por los servicios prestados a la revolución” estas transferencias de propiedad. Si este enriquecimiento de todo el personal políticomilitar fue para la mayoría de estos beneficiarios totalmente efímero y, en los hechos, a menudo poco importante, para otros fue la base de un enriquecimiento a la vez duradero y considerable. Muchos miembros de la dirección nacional del fsln, en primer lugar los hermanos Ortega y Tomás Borge, y toda una serie de oficiales de las fuerzas armadas, se convirtieron en poderosos hombres de negocios a la cabeza de verdaderos patrimonios inmobiliarios, en Managua o en la costa pacífica, o de tierras agrícolas, así como de empresas industriales nacionalizadas por la revolución.33 Este enriquecimiento fue en ocasiones el resultado de despojos dobles en contra de antiguos propietarios o del Estado, pero en otras también en contra de antiguos dependientes. Un gran número de militares, oficiales y suboficiales, retirados durante la llegada de la uno, se vieron despojados de su indemnización por parte de los oficiales encargados de administrarla y de repartirla, lo que ocasionó múltiples acciones de protesta en su contra en 1991 y 1992.34 Esta piñata sandinista tuvo su equivalente en los rangos de la Contra. Mientras que la gran masa de combatientes regresaba a la vida civil con una ayuda mínima otorgada por diferentes programas de reinserción, generalmente administrados por la oea, diversos comandantes se atribuyeron ayudas especiales, tierras o liquidaciones. Algunos de ellos imitaron el comportamiento de otros altos responsables Sandinistas y robaron sin vergüenza a sus antiguos compañeros de armas a nombre de los cuales negociaban diferentes apoyos.35

71Estas expropiaciones provocaron múltiples debates públicos así como muchas revueltas entre los desmovilizados de todos los bandos en contra de los que los habían despojado, así como entre ciertas personas cuyos bienes habían sido indebidamente confiscados. Hay que subrayar que nunca se puso en tela de juicio el principio de esas gratificaciones. Por el contrario, la cuestión era saber cómo se podrían extender o atribuir de una manera más justa. El juego consistió en avalar la transgresión del adversario para justificar las propias. Así, los contras no hicieron más que dar el argumento de que sólo hacían lo que habían hecho los Sandinistas. Éstos últimos miran ventajosamente la necesidad de recompensar los ”servicios prestados a la revolución”. Finalmente, a los pequeños piñateros les fue fácil llevar a cabo las prácticas de los grandes. Y éstos tuvieron la inteligencia de hacer que sus dependientes directos se beneficiaran de la misma generosidad. Las malversaciones vinculadas a la desmovilización a menudo fueron los robos de los cuadros más prominentes y de sus subordinados directos al grueso de los beneficiarios. Y más de una vez se les hizo creer que también acabarían por tener su parte de estas redistribuciones.

72Estas prácticas son directamente heredadas de un pasado más o menos próximo, pero muy presente en la memoria colectiva. Toda una serie de bromas que aparecieron desde los principios de la década de los ochenta subrayaban los paralelos entre el clan Somoza y los Sandinistas. Se habló de una misma capacidad ”para recuperar la tortilla”; se hablaba con ironía de la democratización: ”antes teníamos uno (Somoza), ahora tenemos nueve (miembros de la dn del fsln) ”. Este humor contaba con su leyenda negra: la declaración de guerra de Nicaragua a la Alemania nazi también fue un muy buen negocio para Somoza y sus allegados, quienes confiscaron los bienes de los alemanes instalados en Nicaragua y, en particular, las plantaciones de los cafetaleros. Esta capacidad para asegurarse medios de subsistencia tampoco estuvo ausente durante las guerras de Sandino, como lo prueban todos sus tratos con el gobierno para que le fueran concedidas las tierras con el fin de poder formar una cooperativa con sus compañeros de armas. Finalmente, las guerras conservadores/ liberales de principios de siglo, así como las del siglo anterior, hicieron de las usurpaciones de los vencidos una forma de regla de conducta. Los miembros del partido derrotado eran despojados de la totalidad o de la mayor parte de sus bienes. Sin duda, en ocasiones se tenía cuidado de dejar una parte congrua a las grandes familias del partido contrario, pero rara vez se tenía la misma atención con la mayoría de los perdedores.

  • 36 Entrevistas con los miskitus del río Coco, agosto-septiembre, 2000. 350
  • 37 Los periodistas y los sociólogos han sido poco elocuentes en este tema del aspecto sandinista y ha (...)

73El conjunto de estas guerras constituyó también, con frecuencia, la oportunidad de considerables enriquecimientos o de mejoras notables en el modo de vida de los hombres de armas durante todo el tiempo que duraron las hostilidades. Sin embargo, no cabe duda de que las condiciones de vida de los guerrilleros fueron de extrema precariedad, como lo muestran los relatos de un Omar Cabezas, de un Zorro o de un Hugo Torres. Sus relatos ponen con justa razón el acento sobre el hambre y la indigencia extrema en las que se encontraron en más de una ocasión, especialmente en la década de los años setenta, en la que fueron reducidos a ir de nómadas por las montañas centrales del país. Hay que subrayar que esta experiencia, que fue también la de los primeros núcleos de la Contra, no fue en absoluto general, sino sólo de un pequeño número de pioneros de estos movimientos. Hay que recordar que algunos de ellos obtuvieron formación militar y política en Cuba y los países socialistas, en los ejércitos centroamericanos y, unos cuantos, en Argentina. Casi todos los guerrilleros fueron integrados en los contextos donde, si bien la abundancia nunca fue la regla, las condiciones materiales fueron infinitamente menos estoicas. El hecho se vuelve evidente si se considera lo que eran en la misma época las condiciones de vida de los medios sociales de donde provenían la mayoría de los guerrilleros; pensemos en los muchachos convertidos en combatientes improvisados del Frente durante la insurrección final de 1979 en la ciudad de Managua. Charasca, el ladrón de León, es emblemático de esta condición social; él mismo y muchos de sus compañeros de armas vivían en extrema pobreza y formaban parte del sector informal. Los de las zonas rurales, a menudo jornaleros agrícolas, que se unieron a los combatientes de las ciudades de la zona cafetalera, también conocieron una gran pobreza. Como lo cuentan algunos miskitus que trabajaban en la cosecha del café, la participación en la insurrección les dio acceso a alimentos bastante más variados y mejores que los que consumían habitualmente; también pudieron vestirse y calzarse de otra manera.36 El fenómeno es aún más claro si se recuerda la vida material de los contras. Éstos y sus familias se beneficiaron de la ayuda del hcr en los campos de refugiados hondureños, de cuidados médicos como nunca antes, de uniformes y de buen calzado. Estos hechos de ninguna manera son despreciables si se tienen en consideración las penurias que pasaron los nicaragüenses en la época sandinista y más particularmente la gente de las zonas rurales durante el periodo del ”comunismo de guerra”. Los núcleos dirigentes de la oposición armada tuvieron acceso a salarios y a prebendas que los hicieron ricos de inmediato, por lo cual, para ellos, la adhesión al antisandinismo fue un excelente negocio, económicamente hablando. Aquí también el desvío de fondos y los abusos fueron el pan de cada día. Sin recato alguno se robaban los suministros de las familias de los combatientes y los fondos dedicados a los alimentos o al equipo de éstos. Se conocieron fenómenos análogos entre los sandinistas, donde también aquí la malversación y el enriquecimiento fueron a buen paso en plena época de la guerra y del embargo estadounidense. Muchos de los dirigentes de la guerra de los dos campos se daban la gran vida y rivalizaban en los gastos suntuarios en las tiendas reservadas a los diplomáticos de Managua, en los restaurantes y en los sitios de entretenimiento de Tegucigalpa, San José o Miami.37

  • 38 Las memorias de Pedro Joaquín Chamorro sobre Olama y Mollejones, Los Somoza, estirpe sangrienta, M (...)
  • 39 Cf. Michel J. Schroeder, op. cit.

74Con respecto a las experiencias pasadas, estas mejoras en las condiciones materiales durante las guerras tampoco fueron una novedad, pero difieren en un punto capital: el modo de financiamiento de las guerras. Cualesquiera que hayan sido los apoyos extranjeros, ya sea en hombres o en armas, en las guerras posteriores a la independencia hasta los enfrentamientos entre Sandino y la Guardia Nacional naciente, éstos fueron siempre reducidos y no concernían más que a un número pequeño de actores.38 Estas guerras fueron fundamentalmente financiadas por las contribuciones, con más frecuencia forzadas que voluntarias, de las poblaciones de los campos o que operaban las armas en campaña. Sandino se apropió así de una mina de oro y sistemáticamente recurría al sistema de ”garantías”, aún en vigor durante las guerras precedentes. Este sistema consistía en pedir un impuesto de guerra a cambio de protección en contra de un posible perjuicio de guerra, so pena de aplicar inmediatamente las sanciones más drásticas.39 A este sistema se sumaron contribuciones más informales en ganado mayor y menor, en alimentos, en ropa, en monturas y en mensajeros. Muchos miskitus del río Coco, que eran niños o jóvenes en la década de los años veinte, recuerdan el paso de las tropas de Sandino como el momento de abusos masivos: robo de ganado, de comida y de ropa, y la obligación de transportar a las tropas en las piraguas. Es decir, los grupos armados vivían a costa de la población civil, obligada a colaborar para salvar su vida y parte de sus bienes, en el caso de los más ricos. Por el contrario, la última fase de la guerra contra Somoza, así como la posterior entre sandinistas y contras, estuvo, literalmente, a cargo del financiamiento de las potencias extranjeras. La ayuda letal de los países comunistas para los sandinistas fue a la vez masiva y decisiva, así como lo fue a partir de 1982 la de Estados Unidos y de algunos otros aliados para los diferentes grupos de la oposición armada. De pronto, el volumen de dichas ayudas, así como la ausencia casi completa de control sobre su empleo, facilitó enormemente todas estas operaciones de enriquecimiento personal. La voluntad de los padrinos de cada uno de los clanes combatientes de mantener a toda costa a sus paladines respectivos permitió que estos fenómenos tuvieran una larga duración. Si bien las operaciones de los ladrones no desaparecieron totalmente, fue mucho más fácil y más lucrativo robar a los proveedores de fondos extranjeros que a la población civil.

EL AGOTAMIENTO DE LOS MODELOS GUERREROS Y EL DESCUBRIMIENTO DE LOS ESQUEMAS DEMOCRÁTICOS

75El final de la década de los años ochenta estuvo marcado por el abandono progresivo de los esquemas políticos en uso desde el siglo xix. Este cuestionamiento se inscribe, evidentemente, en un contexto internacional nuevo infinitamente menos favorable para el financiamiento de la guerra civil por parte de los proveedores de fondos extranjeros. Agotada por la carrera armamentista, la urss decidió reducir drásticamente el apoyo a los sandinistas, mientras que los republicanos estadounidenses fueron obligados a mantener un perfil bajo frente a un congreso mayoritariamente demócrata y a no aportar a los contras más que ayuda poco letal. Paralelamente, los esfuerzos diplomáticos del grupo de Contadora, sin importar la voluntad de sus miembros de apoyar in fine a los sandinistas, diseñaron una posible salida negociada y civilista de los enfrentamientos armados en Nicaragua y en el resto de América Central. Si bien esta transformación del contexto internacional actuó, evidentemente, en favor de la adopción del plan de paz regional propuesto por el presidente de la república costarricense, Óscar Arias, y de su homólogo guatemalteco, Vinicio Cerezo, ésta se articuló también con base en una reconfiguración de las prácticas políticas. Las elecciones semicompetidas de 1984 favorecieron un doble cambio del contexto: el rechazo de los avatares de la guerra por parte de todos los nicaragüenses; la valorización de la temática de los derechos humanos y, paralelamente, el descubrimiento de los esquemas democráticos.

El rechazo a la guerra

  • 40 Cf. Gilles Bataillon, ”Cambios culturales y sociopolíticos en las comunidades mayangnas y miskitus (...)
  • 41 Carlos Vilas, Mercado, Estados y revoluciones. Centroamérica 1950-1990, México, unam, 1994, p. 222
  • 42 Alain Rouquié, Guerres et paix en Amérique centrale, París, Le Seuil, 1992, p. 252.
  • 43 Ernesto Castillo Guerrero, Algo más que un recuerdo, Managua, Centro Nicaragüense de Escritores, A (...)

76No cabe duda de que la duración de los enfrentamientos y su crueldad hayan jugado un papel capital en el cuestionamiento de los modelos anteriores. A diferencia de las guerras precedentes, incluso la guerra contra Somoza, la guerra contras/ sandinistas afectó durante mucho tiempo a la población entera, tanto rural como urbana. La mayor parte de los habitantes de la Moskitia fueron desplazados a la fuerza a partir de 1982 y reinstalados en los polos estratégicos o desplazados a las zonas cafetaleras del centro del país.40 Casi 350 000 campesinos de las montañas centrales también fueron sometidos a los mismos procesos de evacuación forzada, pero esta vez en dirección a los núcleos urbanos.41 Y a partir de 1983, la juventud fue movilizada por los grupos armados ahí presentes. Las diferentes facciones de la Contra obligaron a un buen número de refugiados, tanto indígenas como hispanohablantes, a colaborar como combatientes o como mensajeros. El gobierno sandinista instituyó en septiembre de 1983, por primera vez en la historia de Nicaragua, un ”servicio militar patriótico” y, gracias a éste pudo movilizar a casi 150 000 hombres.42 Si bien al principio de los enfrentamientos contras/ sandinistas fluyeron los reclutas en los dos campos,43 la duración del conflicto se acompañó de un desencanto masivo. En el lado de la Contra, los reclutas, tanto miskitus como hispanohablantes, se dieron cuenta de que, contrariamente a sus sueños la guerra sería larga y costosa en vidas humanas. También descubrieron la parte mentirosa de la propaganda estadounidense, principalmente después de la invasión de Granada en diciembre de 1983. Cuando los consejeros estadounidenses les habían prometido una intervención similar para 1984, asistieron impotentes a las elecciones semicompetidas de 1984, que dieron legitimidad a los sandinistas a los ojos de la opinión pública internacional. Peor aún, experimentaron también un verdadero estatuto de parias a los ojos de la mayor parte de la prensa internacional o de los miembros del Alto Comisariado para los Refugiados de la onu.

  • 44 La lectura de los artículos aparecidos en ese momento en la prensa internacional revela, salvo rar (...)

77Lejos de ver en ellos a los ”paladines de la libertad” vanagloriados por la administración Reagan, éstos también los estigmatizaron como verdugos entrenados por la cia.44 También se les reprochó haber prometido una victoria rápida a los refugiados que los habían seguido en el exilio. Y desde 1985, éstos últimos no dudaron en denunciar ante las autoridades de la hcr, las presiones que los contras ejercían sobre ellos. Por el lado sandinista, los combatientes y sus familias rápidamente descubrieron los aspectos más sangrientos de la guerra. Mal preparados militarmente, los jóvenes conscriptos de inmediato fueron enviados a las zonas de guerra y diezmados en las emboscadas tendidas por los guerrilleros de la oposición armada. Y de hecho, muchos de los jóvenes hasta entonces partidarios de los sandinistas vieron en ellos a los representantes de una potencia militar de aspecto totalitario que les enviaban a una muerte segura. La guerra les hizo también descubrir el estilo de Señores de la Guerra de algunos oficiales y suboficiales sandinistas. Efectivamente, más de un recluta fue confrontado con las brutalidades y las torturas ejercidas por los militares en contra de los campesinos sospechosos de apoyar a la oposición armada. Y muchos se sublevaron por esta manera de hacer las cosas.

  • 45 Las declaraciones del comandante miskitu fueron las de Uriel Venegas (el Rubio), el negociador del (...)

78A partir de 1985, diferentes voces disidentes comenzaron a hacerse escuchar, tanto en el seno de la nebulosa sandinista como en el seno de la Contra. Más allá de sus diferencias, estas críticas plantearon el mismo diagnóstico: lejos de ser otras murallas contra un adversario bárbaro y de estar deseosos de terminar con los enfrentamientos armados para buscar la construcción de una sociedad socialista o reestablecer la democracia, tanto los responsables sandinistas como los dirigentes de la oposición armada, eran otros los beneficiarios de las guerras ante todo interesados por establecer un poder dictatorial y justificar las prebendas dispuestas. Así pues, se habla del ”verticalismo” de los comandantes de la revolución y de los privilegios de sus allegados. La revista de la Universidad Centroamericana (uca), Pensamiento Propio, publicó desde 1985 las entrevistas de los combatientes miskitus que aceptaron la admistía y que justificaron su participación en la oposición armada de 1981 a 1985. El año siguiente publicó las declaraciones del presidente de la Unión Nacional de Agricultores y de Ganaderos, quien denunció los atropellos en el campo cometidos después de la revolución por parte de los responsables del fsln en nombre de la lucha ”contra los burgueses” y la ”contrarrevolución”.45 Cualesquiera que hayan sido los cuidados tácticos de un Tomás Borge en su apoyo al proyecto de crear un estatuto de autonomía de la costa atlántica, las negociaciones manejadas por Orlando Núñez y Manuel Ortega para preparar este estatuto fueron como un cuño clavado en el dogma sandinista. Al trabajar en la preparación de este estatuto votado en 1987, los legisladores reconocieron en los hechos la inequidad de la guerra manejada contra los miskitus. Se diseñó en filigrana la posibilidad de criticar también la política contra los campesinos que muy pronto se opusieron al régimen y apoyaron a las Milpas.

79Diferentes miembros de la oposición armada con bases en Costa Rica, más concretamente la Alianza Revolucionaria Democrática (arde) de Edén Pastora, Alfonso Robelo y Broocklyn Rivera, estigmatizaron desde 1982 las ejecuciones y las demás atrocidades cometidas por sus rivales con bases en Honduras. No cabe duda de que esas denuncias no fueron solamente dictadas por el sentido moral, sino también por la voluntad de obtener la mejor parte de la canasta estadounidense, pero éstas abrieron una brecha en el razonamiento amigo/enemigo que sirvió como legitimación de los peores crímenes en nombre de las ”necesidades de guerra”.

  • 46 Sobre este tema, véase la sobresaliente edición de Louise Bénat-Tachot de la crónica de Gonzalo Fe (...)

80Las negociaciones abiertas en 1985 por Layan Pauni (Pantera roja) y proseguidas por Uriel Vanegas (el Rubio) después de la muerte del primero, marcaron un nuevo curso en el seno de la guerra. Tanto los guerrilleros cansados del combate como los comandantes que habían abierto la negociación y sus hombres, así como las comunidades de la región de Yulu, tenían la prueba de que la guerra podía terminarse con una salida honorable. Los miembros de kisan para la paz lograron transformarse en una especie de milicia local y recibieron dotaciones de armas y la publicidad dada al evento, tanto los miskitus como los mayangnas descubrieron que quizás fuera posible acceder a un modus vivendi con los Sandinistas. Y a partir de ahí hubo una gran cantidad de intentos por negociar con los Sandinistas, tanto en los caseríos estratégicos para lograr regresar a los pueblos destruidos por el ejército en 1982, como en menor medida en los campos de refugiados de Honduras o de Costa Rica. Finalmente, las declaraciones de Arturo Cruz que afirmaban su voluntad, desde marzo de 1987, de optar por el camino cívico, sin duda en hacer una lista de críticas detalladas de los contras y en comparar sus acciones con las de los conquistadores, inauguraban una nueva forma de reflexión sobre los fracasos de la acción armada. Con respecto a las particularidades de la historia nicaragüense y de los efectos especialmente destructivos de la Conquista,46 dicha comparación se revela particularmente devastadora en el planteamiento de una homología entre los guerreros erigidos en paladines de la libertad y los conquistadores que bajo la cubierta de evangelización cometieron las peores masacres. Además, tal comparación hace que vuelva a usarse la noción de genocidio que había sido utilizada con éxito por los Sandinistas y el Grupo de los Doce en sus campañas contra Somoza y luego retomada por algunos periodistas o activistas de los derechos de los pueblos indígenas en sus denuncias de los atropellos cometidos en contra de los miskitus. De tal suerte que se planteó una cierta equivalencia entre las masacres cometidas durante la Conquista en el siglo xvi, las acciones de la Guardia Nacional de Somoza durante la represión de la ”insurrección final” en 1979, las destrucciones operadas por los Sandinistas durante las transferencias forzadas de los pueblos miskitus y mayangnas en 1982 y las barbaries cometidas por los contras.

El descubrimiento de los derechos humanos y de los esquemas democráticos

  • 47 Retomo esta expresión de los miembros de los comités de apoyo a la revolución sandinista.

81Lejos de quedarse aisladas, estas críticas entran en resonancia con la temática de la defensa de los derechos humanos, temática que concierne a Nicaragua desde 1978. La defensa de los derechos humanos había sido una pieza maestra en la retórica antisomocista, especialmente frente a la oea, así como lo fue más tarde en las de sus primeros opositores. Los derechos humanos se convirtieron en una especie de un nuevo patrón de medida y juicio de la revolución, así como de los proyectos de sus opositores. Se alabó el restablecimiento de las libertades fundamentales y el trato humano de los guardias nacionales hechos prisioneros, así como también se alabó el ”nuestra venganza será el perdón” del nuevo ministro del interior, Tomás Borge. Si bien en 1982 el desplazamiento forzado de las comunidades mayangnas y miskitus del río Coco apareció como el ”talón de Aquiles”47 de la revolución, esta medida recordó, en otra escala y de otra manera, las masacres militares guatemaltecas en contra de los indígenas de las tierras altas. No hay duda de que tanto en el campo de los simpatizantes de la revolución, como en el campo de sus detractores, tal entusiasmo por los derechos humanos ha tenido desde su origen una dimensión ante todo táctica.

82Los unos y los otros usaron los derechos humanos tomando las esperanzas que promovían las preferencias que tenían en Europa y América del Norte. Casi nadie quiso ver los presupuestos democráticos y liberales que los sostenían. Y los núcleos dirigentes de los Sandinistas, así como los de los primeros contras, se situaron, a sabiendas, en las antípodas de estos presupuestos. Pero las maniobras designadas a multiplicar los apoyos a las organizaciones de defensa de los derechos humanos concebidas como otra oficina de propaganda contra el adversario tuvieron sus efectos perversos. Muchos de los miembros de éstas tomaron en serio su misión y, atentos al reconocimiento internacional, denunciaron los crímenes del adversario, pero poco a poco, también los de su movimiento. Los activistas Sandinistas de los derechos humanos tomaron en serio algunas denuncias contra la policía y las fuerzas armadas, así como los de la Contra lo hicieron con las acusaciones contra los guerrilleros o sus responsables. Se tuvo como contrapartida a esas actitudes una reevaluación de la mirada puesta sobre los actores armados, así como sobre las modalidades de las acciones políticas. Antiguamente percibidos como otros tantos vectores de la civilización y garantes del orden social, llegaron a hacer el papel de la encarnación del caos, no solamente frente a sus adversarios, sino en el seno de su propio movimiento. Las figuras del orden y la violencia, antes valorizadas como los esquemas políticos más propicios a la instauración de un orden legítimo, estuvieron bajo sospecha. De tal suerte que casi lógicamente se vio una valoración de los esquemas políticos democrático-liberales. La organización de las elecciones libres para designar a los gobernantes apareció como la continuación natural de esos cuestionamientos y la única solución posible.

Notes

1 Véase la cronología, supra.

2 Mario Rodríguez, Central America, New Jersey, Englewood Cliffs, 1965.

3 Martin Needler, Political Systems of Latin-America, Princeton, 1964.

4 Cf. Francois Xavier Guerra, Las formas y las políticas del dominio agrario, homenaje a François Chevalier, ”La política moderna en el mundo hispánico: apuntes para unos años cruciales (1808-1809) ”, Ricardo Ávila Palafox, Carlos Martínez Assad y Jean Meyer, coords., México, cemca, 1992 y Antonio Annino, Inventando la nación Iberoamericana, México, Siglo xxi, fce, 2003.

5 Sobre la época de Somoza García, véase Knut Walter, The Regime of Anastasio Somoza, 1936-1956, Chapel Hill, 1993; sobre la Guardia Nacional, véase Richard Millet, Guardians ofthe Dynasty... 1977, San José, Educa, 1979.

6 Daniel Péraut, L'ordre et la violence, évolution socio-politique de la Colombie entre 1930 et 1953, París, Éditions de l'ehss, 1987, pp. 9-15.

7 José Coronel Urtecho, Reflexiones sobre la historia de Nicaragua, de Gainza a Somoza, tt. 1 y 2, León, 1962, reed. Fundación Vida y del banexpo, Colección Cultural de Centroamérica, Managua, 2001.

8 Desde este punto de vista, los poemas de Pablo Antonio Cuadra son emblemáticos.

9 Cf. Charles W. Anderson, ”Central American Political Parties: a Functional Approach”, The Western Polítical Quarterly, marzo, 1962 y Charles W. Anderson, Cambio Político y Económico en América Latina, México, fce, 1967.

10 Richard Morse, 1968 y 1982, ha llamado la atención sobre este tema mejor que nadie. Apud Louis Hartz, Les enfants de l'Europe, ”L'héritage de l'Amérique latine”, París, Le Seuil, 1968; y también véase El espejo de Próspero, México, Siglo xxi, 1982.

11 Timothy Brown, describe muy bien estas primeras acciones como la toma de Quilali. Cf. The Real contra War; Highlander Peasant Resistance in Nicaragua, University of Oklahoma Press, 2001, p. 33.

12 Se encontrará información sobre las tensiones a lo largo de este primer mes de la revolución en los libros y los artículos de Henri Weber, Jean Michel Caroit y Véronique Soulé, Shirley Christian y los de Timothy Brown, Elvyra Sanabria, Jorge Alaniz Pinell, Daniel Van Eeuven y Tom Wetzel. La lectura de los diarios de la época Barricada, El Pueblo y la Prensa permiten darse una idea muy clara de la situación. Se puede completar esta lectura de la prensa nicaragüense con la de la prensa costarricense que también estuvo muy atenta y crítica frente a los eventos ocurridos en Nicaragua.

13 La Revista del pensamiento centroamericano ofrece un buen panorama completamente hagiográfico de este milagro así como de su utilización por parte de la Iglesia. También se puede leer el relato de los eventos en la Prensa y Barricada. Sobre el asesinato de Jorge Salazar se pueden consultar las páginas de Shirley Christian, Nicaragua revolution in the family, New York, Random House, 1985.

14 Esta imbricación de la política y la religión ha sido bien estudiada tanto en las guerras de Sandino como en las guerras de los años 1978-1979 y 1981-1987, cf. Porque viven siempre entre nosotros. Héroes y mártires de la insurrección en Masaya. Managua, Instituto de Estudios del Sandinismo, Nueva Nicaragua, 1982; y Roger N. Lancaster, Thanks to God and the Revolution..., New York, Columbia University Press, 1988; véase Joseph Mulligan, The Nicaraguan Church and the Revolution, Kansas, Sheed & Ward, 1991.

15 Véase una cobertura de Newsweek en agosto de 1984 en la cual se veía un contra matando un prisionero y los reportes de Amnistía Internacional.

16 Aquí me refiero a dos excelentes trabajos que agradezco a los bibliotecarios del Instituto de Historia de la uca de Managua: Michel Gobat, Granada's Conservative Revolutionaries: Antielite Violence... 15-18 de julio de 1996, III Congreso Centro Americano de Historia, 1996 y Michael Jay Schroeder, To defend our Nation's Honor: toward a Social Cultural History of the Sandino Rebellion in Nicaragua, 1927-1934, Michigan, The Michigan University Press, 1993.

17 Sergio Ramírez, El pensamiento vivo de Sandino, San José, Educa, 1980, pp. 238-239.

18 Literalmente, ”cortar el chaleco (cortar los brazos con machete), el bombín (cortar la bóveda craneana) y las pantaletas (cortar las piernas) ”.

19 Cf. el reportaje de Gabriel García Márquez, El asalto, Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1982, así como el relato de los eventos realizados por un miembro del comando sandinista en Hugo Torres, Rumbo norte, historias de un sobreviviente, Managua, Hispamer, 2003.

20 Los archivos de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (anpdh) contienen numerosos testimonios de este tema; el libro de Sam Dillon, Commandos, The cia and the Nicargua's Contra Rebels, New York, Henry Holt and Company, 1991, también presenta algunos.

21 En la memoria de dea de Delphine Lacombe, cf. La pénalisation de la violence intransmissible au Nicaragua: vers une démocratisation sensible au Genre..., París, iep, 2003, se encontrarán algunas indicaciones muy precisas sobre este tema.

22 Entrevista con el Comanche, San José, Costa Rica, mayo de 1985.

23 En los archivos de la anpdh se encontrarán muchos testimonios en este sentido.

24 Estos excesos me fueron reportados en el año 2000 por personas de Asang de edades correspondientes a los hechos.

25 Para este tema, consultar los sobresalientes trabajos de Rodolfo Cerdas, La hoz y el machete: la Internacional comunista, América Latina y la revolución en Centroamérica, San José, Universidad Estatal a Distancia, 1986.

26 Véanse los libros de Sergio Ramírez, La marca del Zorro, hazañas del comandante Francisco Rivera Quintero, Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1989 y Adiós muchachos, México, Aguilar, 1999.

27 Timothy Brown, The Real contra War, Highlander Peasant Resistance in Nicaragua, University of Oklahoma Press, 2001, p. 18.

28 Ése fue el nombre con el que se autodesignaron con frecuencia los contras del Frente Norte.

29 Véase el recuento que hace Hugo Torres, Rumbo norte, historia de un sobreviviente, Managua, Hispamer, 2003, pp. 460-461.

30 Ibid., pp. 470-471.

31 Timothy Brown, op. cit., pp. 23-24.

32 Sobre este tema, el recuento de su vida publicado por Timothy Brown (idem), es perfectamente explícito.

33 Cf. Tom Wetzel, ”Nicaragua: say helio to the new Bosses”, en No Middle Ground: Anti-authoritarian Perspectives on Latin America and the Caribbean, núm. 1, Nueva York, 1983, pp. 28-44 quien fue el primero en describir la aparición de esta nueva clase; un enviado de la Vanguardia de Barcelona, Joaquín Ibars, publicó un reportaje muy elocuente sobre el tema durante las elecciones de 1989, ”La piñata sandinista”, publicado paralelamente en México en La Jornada semanal; así mismo cf. Rose Spalding, Capitalists and Revolution in Nicaragua, The University of North Carolina Press, 1996, consagra páginas excelentes al surgimiento de esta ”burguesía roja”; Sergio Ramírez evoca el fenómeno en su ensayo sobre la revolución sandinista, Adiós muchachos.

34 Se podrán encontrar análisis excelentes de estos fenómenos del surgimiento de los recompas y los revueltos en los números de 1991 y 1992 de la revista Envío de la uca.

35 Cf. los diferentes artículos dedicados a los recontras en Envío, y los documentos que emanan de la Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos, así como Bataillon, Genèse des guerres internes en Amérique centrale (1960-1983), París, Les Belles Lettres, 2003, para este fenómeno en la región del Atlántico.

36 Entrevistas con los miskitus del río Coco, agosto-septiembre, 2000. 350

37 Los periodistas y los sociólogos han sido poco elocuentes en este tema del aspecto sandinista y hay que realizar una encuesta más detallada. El libro particularmente venenoso de Manuel Girón, Exilio S.A., San José, 1984, da descripciones especialmente crudas pero muy reales de estos fenómenos de malversación en el seno de la Contra. Se confirma por medio de las encuestas aparecidas en la prensa estadounidense de la época cuando estalló el escándalo de Irangate.

38 Las memorias de Pedro Joaquín Chamorro sobre Olama y Mollejones, Los Somoza, estirpe sangrienta, México, Costa Amic, 1957, así como el testimonio de Alejandro Martínez, son, desde este punto de vista, muy esclarecedores, cf. Timothy Brown, When the Ak-47s fall Silent: Revolutionaries, Guerrillas and the Dangers of Peace, Stanford, 2000.

39 Cf. Michel J. Schroeder, op. cit.

40 Cf. Gilles Bataillon, ”Cambios culturales y sociopolíticos en las comunidades mayangnas y miskitus del río Bocay y del alto Coco (1979-2000) ” en Journal de la société des américanistes, t. 87, París, 2001b, pp. 376-392; y también: ”Wangki/Río Coco: de l'après-guerre aux catastrophes naturelles”, en Journal de la société des americanistes, núm. 88, París, 2002b, pp. 260-278.

41 Carlos Vilas, Mercado, Estados y revoluciones. Centroamérica 1950-1990, México, unam, 1994, p. 222.

42 Alain Rouquié, Guerres et paix en Amérique centrale, París, Le Seuil, 1992, p. 252.

43 Ernesto Castillo Guerrero, Algo más que un recuerdo, Managua, Centro Nicaragüense de Escritores, Agencia Noruega para el Desarrollo, 1977.

44 La lectura de los artículos aparecidos en ese momento en la prensa internacional revela, salvo raras excepciones (Charles Veneckhe, Le Monde, Shirley Christian, Miami Herald), un gran desconocimiento de la situación y prejuicios más que favorables hacia los sandinistas. Tuvimos que esperar hasta los años 1986 y 1987 para que cambiara la percepción de la prensa, principalmente después de la publicación en la New York Review of Books y en Greenwhich Village Voice los artículos críticos e informados sobre el sandinismo. Finalmente, la prensa de derecha se desacreditó mucho tiempo gracias a la ”anteportada” de Le Figaro sobre los miskitus en 1982; y nunca fue capaz de ir a encuestar en forma seria a Nicaragua ni a los campos de refugiados.

45 Las declaraciones del comandante miskitu fueron las de Uriel Venegas (el Rubio), el negociador del primer cese al fuego duradero entre los miskitus y el eps, la paz de Yulu de 1985; Carlos Vilas ”Asuntos de familia: clase, linaje y política en la Nicaragua contemporánea”, en Polémica, núm. 18, San José, 1992, pp. 6-30, cita las declaraciones del presidente de la unag.

46 Sobre este tema, véase la sobresaliente edición de Louise Bénat-Tachot de la crónica de Gonzalo Fernández de Oviedo en Singularités de Nicaragua de Gonzalo Fernández de Oviedo, París, Chandeigne & Université de Marne-la-Vallée, 2002.

47 Retomo esta expresión de los miembros de los comités de apoyo a la revolución sandinista.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr