Version classiqueVersion mobile

Les Terrains de jeu de balle

 | 
Éric Taladoire

Annexes et planches

Annexe No 2

Textes des chroniqueurs

Texte intégral

No1 - Anonymes: cité par L. Knauth (1961)

1"... La pelota de hule la llaman uike ... y como los frutos está suspendida en el aire ... La tradición sobre el festival uike empezó cuando nuestros antepasados vinieron al mundo ... Huisiniamui se fué de entre ellos al cielo y llevó el fuego bueno. Por eso él no va a morir como los demás. Porque el fuego que él dejó está mal. Por eso el padre arquetípico murió también, pero nos dejó las palabras de la pelota de hule. En esta pelota está el alma del padre. El padre murió porque tuvo que morir como luna arquetípica. Pero sigue viviendo en la luna que se renueva siempre que es simbolizada por la pelota de hule. Por eso también la llaman el niño."

No2 - Anonymes: cités par E. Nordenskjöld (1920)

2"... Indos videlicet hujus provinciae, pilae ludo capitibus tabellarum loco, tanta dexteritate exerceri, quanta Hispani, manibus atque tabellis."

3"... Pila est e cujusdam resina arboris compacta, levis tarnen, et quae minirno pulsu resiliat, quam folliculus quicumque: earn porro non manu impellunt aut pede, sed capite, et si forte cubito; mira dantium accipientumque dexteritate: et est magnum victori praemium."

4"Júntanse muchos en la plaza con buen orden, echan al aire una pelota y luego, no con las manos, sino con la cabeza, la rebaten con maravillosa destreza, arrojándose aún en tierra para cogerla."

No3 - Francisco Javier Alegre: Historia de la Compañía de Jesús en Hueva España

Vol. I, livre 4

5"Lo primero que en sus poblaciones hacen es el vatey, que es una plazuela muy llana, y con unas paredes a los lados de una vara en alto a modo de poyo, el cual sirve para jugar a la pelota como ajonge de Castilla, que pesa dos ó tres libras, porque es tan grande como la cabeza, y hácese de la leche que destilan unos árboles, ésta se juega de cinco en cinco y más por banda, como se conciertan, y juéganla con tanta destreza, que no la tocan con pié ni mano, ni parte alguna del cuerpo, sino es con el hombro derecho y con el cuadril de los cogines naturales, para lo cual es menester saltar muchas veces muy alto, y otras arrojarse en el suelo, dando grandísimas caídas, y en tocando la pelota con cualquier otra parte del cuerpo es pérdida, y lo que pierden es grandísimas apuestas qué hacen de los vestidos, calzones, turquesas, tilmas, arcos, flechas, plata, y algunas veces se suelen desafiar unos pueblos contra otros, escogiendo los mejores jugadores, y poniendo más de quinientos pesos de apuesta; suelen estos desafíos generales ser muy de ver, porque el pueblo que desafía escoge seis ó siete jugadores, los mejores, y previénenlos para el desafío; luego recogen las cosas que se han de jugar y envían sus legados y mensajeros cargados con ellas a tres ó cuatro pueblos, desafiándolos y señalando el día del juego: los pueblos tienen obligación de admitir el desafío, y entregan a los mensajeros las prendas que de su parte ponen, las cuales las vuelven a su pueblo, y avisan cómo queda el desafío hecho, y señalado el día. Luego los del pueblo que desafío aderezan el vatey, de modo que no le dejen una china: ésto hecho tres noches antes del desafío, bailan todos los hombres y mugeres del pueblo en el vatey: de esta manera la primera noche salen dos indios dispuestos y aderezados, a manera de guerra, cada uno encima de las paredes del vatey, desde allí dan unas grandes voces, y luego salen solos los viejos y mozos que estaban escondidos en una enramada, y vánse con gran silencio hasta el medio del vatey, y puestos allí, comienzan a cantar a grandes voces, y éstas oídas, salen las mugeres de la misma manera, y estando juntos todos, están bailando tres horas, cantando todos los títulos y razones que tienen para alegrarse. La noche siguiente hacen lo mismo, y las letras que cantan son en alabanza de sus jugadores, celebrándolos y engrandeciendo su ánimo y ligereza, y de esta manera gastan otras tres horas del día. El siguiente se ocupan las mugeres en hacer una gran comida para el día siguiente, que es el desafío, por si los pueblos que vienen desafiados pierden y hócenles el banquete y dánles de comer; pero si ganan, no les dan bocado y hacen comer a los suyos que han perdido, consolándose con ésto. La noche última y víspera del día señalado, salen a bailar como las dos pasadas, y están obligados los que han de jugar el día siguiente a hallarse allí desde que anochece hasta que amanece sin cesar de cañtar y bailar: esta noche, cantan la fortaleza de los enemigos, sur ardides y gracia en jugar, animando a los suyos y exhortándolos para el desafío. Llegado el día, si el padre está en el pueblo, tienen respeto que se acabe la misa para hacer la entrada; pero si no, comienzan luego por la mañana, y la entrada es de esta manera: salen los dos soldados como las noches pasadas, desnudos y envijados, y con lanza y adarga, y puestos sobre las paredes entran como antes los hombres a bailar, y luego las mugeres, y estando todos juntos, entran por un lado de la plaza los pueblos desafiados, todos aderezados como se aderezan para pelear; éstos comienzan a flechar con flechas despuntadas a los dos que están en las paredes, tirándoles con bolas de hortigas, cardones y espinas, de que han de procurar defenderse, porque como están desnudos, podían pasarlo mal, si no arrodelansen bien; pero como los enemigos son muchos, vánles desamparando la plaza y retirándose ellos y los que estaban danzando, salidos de la plaza, y ganada por los enemigos, entran de nuevo en favor de los que se van retirando. Los que están en el pueblo, para jugar éstos entran con grande algazara y ruido, y van retirando a los enemigos hasta echarlos fuera de la plaza: salidos éstos, entran los que traen en su favor señalados para jugar, los cuales en entrando, echan la pelota en la plaza, y cada uno se pone en su puesto sin reparar en la ventaja del número de personas, porque los seis ó siete del pueblo están obligados a jugar contra todos los que salieren de la otra parte aunque sean tres ó cuatro, doblado el número ..."

No5 - Francisco Javier Clavijero: Historia Antigua de Mexico

Livre VII, chap. 46

6"Entre los juegos particulares de los Mexicanos, el principal era él de la pelota. El lugar donde se jugaba, que llamaban Tlachco, era un espacio plano de unas cuarenta varas de largo y de proporcionada anchura, cerrado de cuatro paredes más gruesas por abajo que por arriba y más altas las dos laterales que las testeras, todas bien encaladas y bruñidas, adornadas de hermosas almenas y con dos ídolos sobre las dos paredes más bajas, los cuales se colocaban á medianoche en cierto signo y con varias ceremonias supersticiosas, y antes de estrenarse el juego, lo bendecían con semejantes supersticiones los sacerdotes. Así lo describe Torquemada. Pero en cuatro ó cinco pinturas mexicanas que he visto, se representa la planta de aquel juego en la misma forma que se ve un nuestra lámina de los instrumentos músicos, la cual es muy diverse de la del citado autor.

7Los ídolos que colocaban sobre las paredes eran de los dioses del juego cuyos nombres ignoramos; pero sospechamos que uno de ellos fue Omacatl, dios de los regocijos. Había muchos juegos en Mexico y en los demás lugares; pero el mejor y el más nombrado era el de la plaza mayor. Este á lo que parece, era del público y los demás de personas particulares. La pelota era de hule ó de resina elástica, que salta mucho más que las de viento, de tres ó cuatro pulgadas de diámetro. Jugaban en partido dos contra dos ó tres contra tres; los jugadores iban enteramente desnudos, a excepción del maztlatl ó lienzo que servía de reparo á la honestidad, y unos cueros con que cubrían los cuadriles y los brazos. Servíanse de estos cueros para recibir el golpe de la pelota, porque era condición esencial del juego la de no tocar la pelota con otra parte del cuerpo que con el codo ó el cuadril. El jugador que hacía tocar la pelota en otra parte del cuerpo del contrario, ó la arrojaba hasta la pared opuesta ó por encima de ella, ganaba una raya.

8Los pobres apostaban mazorcas de maíz, otros cierta cantidad de ropa, y los ricos, oro, plumas preciosas y pedrería. Había en medio del espacio interpuesto entre los jugadores dos grandes piedras semejantes en su figura á las de los molinos, cada una con su agujero en medio, poco mayor que la pelota. El que acertaba a introducir la pelota por uno de estos agujeros (que sucedía raras veces), era por ley establecida en el juego, dueño de las mantas de todos los circumstantes, y se celebraba su tiro como una hazaña inmortal.

9Era este juego de grande estimación entre los Mexicanos y demás naciones de aquel vasto reino, y tan usado como se deja entender del número excesivo de pelota de hule que anualmente pagaban a la corono por vía de tributo Tochtepec, Otlatitlan y otros lugares, que como dijimos en otro lugar, no eran menos de 16 000. Los mismos reyes lo jugaban frecuentemente, y solían desafiarse, como sabemos de Moctezuma II y Nezahualpilli. Dura hasta hoy este juego entre los Sinaloas, los Opatas, los Tarahumaras y otras naciones del Norte, y cuantos Españoles lo han visto celebran la prodigiosa agilidad de los jugadores."

10"Quedó en el juego victorioso Nezahualpilli, y Moctezuma apesarado de la perdida y de la confirmación de un pronostico tan fatal."

No6 - Diego Duran: Historia de las Indias de Nueva España y islas de Tierra Firme

Tome II, chap. 101

"Solene y muy usado juego de pelota muy ejercitado de los Señores, con el cual algunos despues de perdido el caudal se jugaban á sí mismos."

11"He traído todo este preámbulo para venir á tratar del juego de la pelota, del cual se ofrece tratar conforme á lo que el capítulo promete y la pintura demuestra; pues era un juego de mucha recreación para ellos y regocijo especialmente para los que lo tomaban por pasatiempo y por entretenimiento, entre los cuales había quien lo jugase con tanta destreza y maña que en una hora acontecía no parar la pelota de un cabo á un otro, sin hacer falta ninguna, solo con las asentaderas sin que pudiese llegar á ella con mano ni pie ni con pantorilla ni brazo, estando tan sobre aviso así los de la una parte como los de la otra para no dejarla parar, que era cosa maravillosa; pues si ver jugar á la pelota con las manos á los de nuestra nación nos dá tanto contento y espanto, de ver la destreza y ligereza con que algunos la juegan cuanto mas alabaremos á los que con tanta maña y destreza y gentileza la juegan con las asentaderas ó con las rodillas teniendo por falta el tocarle con la mano ni con otra parte del cuerpo ecepto con las dos partes dichas de asentaderas ó rodillas, y había con el ejercicio tan diestros y excelentes jugadores que demás de ser tenidos en estima, los reyes los hacían mercedes y los hacían privados en su casa y corte y eran honrados con particulares insignias.

12Muchas veces he visto jugar este juego y para satisfacerme de lo mucho que lo encarecen los viejos hacer remedar lo antiguo, pero como faltaba lo mejor que era el cercado dentro del cual se jugaba, y los agujeros por donde metían y pasaban la pelota sobre lo cual era el combate y porfía era vello agora á lo que en su infidelidad solía ser como difiere lo vivo a lo pintado. Y para que vamos entendiendo el modo y gustando el arte y destreza con que este juego se jugaba es de saber que en todas las ciudades y pueblos que tenían algun lustre y punto de policía y gravedad para la autoridad así de la república como de los señores (de lo cual siempre ellos hicieron mucho caso) para no ser menos los unos que los otros edificaban juegos de pelota muy cercados de galanas cercas y bien labradas, todo el suelo de dentro muy liso y encalado con muchas pinturas de efigies de ídolos y demonios á quienes aquel juego era dedicado y á quienes los jugadores tenían por abogados en aquel ejercicio. Eran estos juegos de pelota en unas partes mayores que en otras y labrada á latrasa que en la pintura vimos angosto por el medio y á los cabos ancho hechos de propósito aquellos rincones para que entrándose allí la pelota los jugadores no se pudiesen aprovechar de ella y hiciesen falta. La cerca de altor tenía estado y medio ó dos estados toda a la redonda alrededor de la cual por de fuera plantaban por superstición unas palmas silvestres ó unos árboles de frijoles colorados que tienen la madera muy fofa y liviana de que se hacen ahora los crucifijos ó imágenes de bulto. Todas las paredes á la redonda eran ó almenas ó de efigie de piedra puestas á trechos las cuales se enchían de gente cuando había juego general de señores que era cuando la ocupación de la guerra por treguas ó por algunas causas cesaban y les daban lugar.

13Eran estos juegos de pelota largos de á cien pies y de á ciento y cincuenta y de á doscientos pies donde cabían por aquellos rincones cuadrados que á los cabos y remates del juego tenía cantidad de jugadores que estaban en guarda y con aviso de que la pelota no entrase allí poniéndose los principales jugadores en medio para hacer rostro á la pelota y á los contrarios por ser el juego á la mesma manera que ellos peleaban ó se combatían en particulares contiendas. En medio de este cercado había dos piedras fijadas en la pared frontera la una de la otra: estas dos tenían cada una un agujero en medio el cual agujero estaba abrazado de un ídolo el cual era el dios del juego: tenía la cara de figura de un mono, la cual fiesta como en el calendario veremos se celebraba una vez en el año; y para que sepamos de que servían estas piedras, es de saber la piedra de una parte servía de á los de una banda para meter por aquel agujero que la piedra tenía la pelota y la otra del otro lado para los de la otra banda, y cualquiero de ellos que primero metía por allí su pelota ganaba el precio. También les servían aquellas piedras como de cuerda pues que en derecho de ellas por el suelo había una raya negra o verde hecha con cierta yerba que el ser con aquella yerba en particular y no con otra no carecía de superstición. De esta raya había de pasar siempre la pelota donde no perdían porque aunque la pelota viniese rodando por el suelo, como le hubiese dado con las asentaderas ó con la rodilla, como pasase de la raya dos dedos que fuesen no era falta la cual, sino pasaba la era. Al que metía la pelota por aquel agujero de la piedra lo cercaban allí todos y le honraban y le cantaban cantares de alabanza y bailaban con él un rato y le dadan cierto premio particular de plumas ó mantas, bragueros, cosa que ellos tenían en mucho aunque la honra era lo que él más estimaba y de lo que más caudal hacía porque casi le honraban como á hombre que en combate particular de tantos á tantos hubiese vencido y dado fin á la contienda.

14Todos los que jugaban este juego lo jugaban en cueros puestos encima de los bragueros que á la continua traían unos pañetes de cuero de venado para defensa de los muslos que siempre los traían raspando por el suelo. Poníanse en las manos unos guantes para no lastimarse las manos con que siempre andaban afirmando y sustandose por el suelo. Lo que jugaban eran joyas, esclavos, piedras ricas, mantas, galanas, aderezos de guerra, ropas y aderezos de mujeres. Otros jugaban las mancebas lo cual se ha de entender que era como dejo dicho entre gente muy principal de Señores y capitanes y hombres de valor y estima al cual juego acudía gran multitud de Señores y caballeros y jugabanlo con tanto contento y regocijo remudandose unos ahora y otros despues y otros de ay á un rato para gozar todos el regocijo y solaz pue se les ponía el sol en aquel contento. A algunos de estos sacaban de aquel lugar muertos y la causa era que como andaban cansados y sin huelgo tras la pelota á un cabo y á otro viendo venir la pelota por lo alto par alcanzar primero que otros á recudilla les deba en la boca del estomago ó en lo hueco que sin huelgo ninguno venían al suelo, y algunos morían de ello en aquel instante de aquel golpe por meterse con codicia de alcanzar la pelota antes que ninguno de los demás. Esmerabanse algunos en jugar este juego y hacían tantas gentilezas en él que era cosa de ver; especialmente una contaré que ví de muchas veces hacer á indios que lo habían ejercitado y era que usaban de un bote y boleo curioso que viendo la pelota por alto al tiempo que llegaba al suelo eran tan prestos en llegar juntamente la rodilla al bote ó las asentaderas que hacían volver la pelota con una velocidad estraña. Con estos botibolcos padecían detrimente grandísimo en las rodillas ó en los muslos de suerte que los que por gentileza usaban de ellos á menudo quedábales el cuadril tan magullado que se hacían sajar aquellos lugares con una nabaja pequeña y esprimían aquella sangre que allí habían llamado los golpes de la pelota.

15Esta pelota como la habran visto algunas personas es tan grande como una pequeña bola de jugar a los boles. Llámase la materia de esta pelota "olin", lo cual en nuestro castellano he oido nombrar por este nombre batel lo cual es una resina de un árbol particular que cocida se hace como unos hierbos: es muy tenida y preciada de estos así para medicina de los enfermos como sacrificios. Tiene una propriedad que salta y repercute hácia arriba y anda saltando de aquí para allí que primero causa que la tomen los que andan tras ella.

16Dicho el modo que los caballeros tenían de jugar á este juego de la pelota por su recreación y contento vengamos ahora á tratar de los que la jugaban por vía de interes y vicio poniendo toda su felicidad y conato en no perder sino ganar como hombres tahures que no era otro su oficio, ni comían de otra cosa, ni tenían otro ejercicio sí este no cuyos hijos y muger (como en el capitulo pasado dijé) siempre andaban á pan prestado y mendigando por sus vecinos molestando á unos y á otros como aún en nuestra nación le suele usar que hoy envían aquí por el pan y mañana acullá por el binagre y otro día por el aceite ... De esta manera andaban estos de ordinario pobres y malaventurados sin sembrar ni cojer ni entender en cosa más de en jugar á los cuales jugadores por maravilla se halla uno medrado ni que les luzca cosa y así movidos y persuadidos del interés de la codicia de ganar hacían mil ceremonias y supersticiones y inventaban agueros ó ídolatrias las cuales aqui referiré.

17Cuanto á lo primero es de saber que estos jugadores venida la noche tomaban la pelota y poníanla en un plato límpio y el braguero de cuero y los guantes que para su defensa usaban, colgabanlo de un palo todo y puesto en cudillas delante de estos instrumentos del juego adorabanlo todo y hablabanles con ciertas palabras supersticiosas y conjuros con mucha devoción suplicando á la pelota hacia invocaba los cerros, las aguas y fuentes, las quebradas, los árboles, las fieras y culebras, el sol, la luna y las estrellas, las nubes, los aguaceros, y finalmente todas las cosas criadas y á los dioses que de cada cosa tenían inventado.

18Acabada la maldita y infiel oración, tomaba un puño de incienzo y echábalo en un brazerito de incienzo que para esto tenía y ofrecía sacrificio ante la pelota y cueros y mientras el copal ardía iba y traía una comida de pan y algún pobre guizado y vino y ofrecíaselo delante de aquellos instrumentos y dejábalo allí hasta la mañana y en siendo de día comíase aquella comidilla que había ofrecido é ibanse á buscar con quien jugar é iban con aquellos tan contentos y confiados de ganar que al que les dijera que habían de perder (según la fé llevaban) se mataran con él y pusiera siete vidas en defenza de aquella infidelidad lo cual no sé si harían ahora en defenza de nuestra fé verdadera.

19Preguntará alguno si ganaban siempre con haber hecho aquel conjuro. Sotil es el demonio para hacerle ganar algunas veces para confirmarlos en aquella falsa fé y otras ya que perdiese para persuadirle lo echase á desgracia suya como lo atribuyen los que pierden blasfemando y encomendándose ay si ya la desgracia al diablo. Lo que esta gente baja jugaba eran preseas de poco valor y estima y como él que poco caudal tiene presto lo pierde necesitábanse á jugar las casas, las sementeras, las trojes de maíz, los magueyes y á vender los hijos para jugar y aún á jugarse á sí mismos y volverse esclavos para despues ser sacrificados si con tiempo no se rescataban como atras queda dicho. Y el modo que de jugarse tenían era que acabadas de perder las preseas que llevaban como mantillas, cuentezuelas, plumas, jugaba sobre su palabra diciendo que en su casa tenía ciertas preseas; si con aquello se desquitaba, bien, y si no, ibase él que ganaba con él á su casa y dabale las prendas ó preseas que sobre su palabra había jugado y si no las tenía ni hallaba en que hacerse pago daba con él en la carcel y de allí si la muger ó hijos no le rescataban salía por esclavo del acredor dado por las leyes de la república para poder ser vendido por el precio que debía y no por más porque acaso si se quisiese libertar ó hallase con que no diese más de aquello en que fué condenado y él que más daba por ellos lo perdía y lo mesmo era de todos los juegos. Esto ponía miedo y freno á muchos para escarmentar en cabeza agena y no jugasen lo que no tenían con codicia de desquitarse ó de ganar al contrario y estos como he dicho siempre era gente baja porque la gente ilustre y principal nunca les faltaba que jugar aunque más jugaban por recreación y alivio de sus continuas guerras y trabajos que no por interés.

20Esto tienen bueno los ricos que si hoy pierden con lo que queda mañana ganan y no hace poco al caso para semejante ejercicio entrar con mucho caudal con lo cual hemos dado fin á lo que toca á este capítulo y al modo de hacer esclavos para representar dioses vivos los cuales eran de los domésticos de los pueblos y de los naturales de ellos criados y nacidos en ellos y hijos de vecinos que por delitos ó desacatos robos juegos ... venían á ser esclavos.

21También hemos dado fin á los juegos y gentilezas delicadezas que con pies, manos y cuerpo esta gente hacía que osaré afirmar que nacion por nacion en el mundo no hay ni ha habido que mayores sutilezas y ligerezas se ejercitasen que estos que si las hubiera de relatar de cada una en particular se pudiera hacer un capítulo pero baste la meaja de lo dicho ..."

No7 - F. Lopez de Gomara: Cronica General de las Indias

IIa Parte, chap. 93

22"Otras veces iba Moctezuma al tlachtli, que es trinquete para pelota. A la pelota llaman ullamaliztli, la cual se hace de la goma de ulli, que es un árbol que nasce en tierras calientes, y que punzado llora unas gotas gordas y muy blancas y que muy presto son cuajadas; las cuales juntas, mezcladas y tratadas se vuelven negras más que la pez, y no tiznan. De aquello redondean y hacen pelotas que, aunque pesadas, y por consiguiente duras para la mano, botan y saltan muy bien y mejor que nuestras pelotas de viento. No juegan á chazas, sino al vencer, como al balon ó á la chueca, que es dar con la pelota en la pared que los contrarios tienen en el puesto, ó pasarla por encima. Pueden darle con cualquiera parte del cuerpo que mejor les viene, pero hay postura que pierde el que lo toca sino con la nalga ó cuadril, que es la gentileza, y por eso, se ponen un cuero sobre las nalgas; más puédele dar siempre que haga bote y hace muchos uno en pos de otro. Juegan en partida, tantos á tantos y á tantas rayas, una carga de mantas, ó más ó menos, como quien son los jugadores. También juegan cosas de oro y plumas, y aún veces hay á sí mismos, como hacen al patollí, que les es permitido como el venderse. Es este Tlachtli ó Tlachco una sala baja, larga, estrecha y alta, pero más ancha de arriba que abajo, y más alta á los lados que á las fronteras'; que así lo hacen de industria para su jugar. Tiénenlo siempre muy encalado y liso; ponen en las paredes de los lados unas piedras como de molino, con su agujero en medio que pasa á la otra parte, por dó á mal-a vez cabe la pelota. El que emboca por allí la pelota, que por maravilla acontesce, porque aún con la mano hay bien que hacer, gana el juego y son suyas por costumbre antigua y ley entre jugadores, las capas de cuantos miran como juegan en aquella pared por cuya piedra y agujero entró la pelota, y en otra que serían las capas de los medios, que presentes estaban. Más era obligado hacer ciertos sacrificios al ídolo del trinquete y piedra por cuyo agujero metió la pelota. Decían los miradores que aquel tal debía ser ladron ó adúltero, ó que moriría presto. Cada trinquete es templo, porque ponían dos imágenes del dios del juego de la pelota encima de las dos paredes mas bajas, á la media noche de un día de buen signo, con ciertas cerimonias y hechicerias, y en medio del suelo hacían otras tales, cantando romances y canciones que para ello tenían, y luego venía un sacerdote del templo mayor, con otros religiosos, á lo bendecir. Decía ciertas palabras, echaba cuatro veces la pelota por el juego, y con tanto quedaba consagrado, y podían jugar en él, que hasta entonces no, en ninguna manera; y aún el dueño del trinquete que siempre era señor no jugara pelota sin hacer primero no sé que cerimonias y ofrendas al ídolo: tanto eran supersticiosos. A este juego llevaba Moctezuma los Españoles, y mostraba holgarse mucho en verlo jugar, y ni más ni menos de mirarlos á ellos jugar á los naipes y dados."

No8 - J. Gumilla: El Orinoco ilustrado y defendido

Part. I, chap. 11

23"Luego concurre toda la gente residua a un hermoso y muy limpio trinquete de pelota que tienen en la cercanía de su pueblo, algo apartado de las casas. Los Otomacos que forman el partido son doce de un bando y doce de otro. Ponen en depósito la apuesta que han de perder o ganar; y conclúido aquel juego se vuelve á poner la apuesta para otro; no juegan solo por jugar, sino por el interés, y depositan cuando lo hay, canasticos de maíz; a falta de este, depositan sartas de cuentas de vidrio, y todo cuanto hay en sus casas, ni es menester, lo juegan alegremente. Hay sus jueces viejos, señalados para declarar si hay falta, si ganó ó perdió raya, y para resolver las dudas y porfiás ocurrentes. Fuera de los que juegan en los dos partidos, la demás gente, dividida en bandos apuestan unos á favor de uno, otros á favor del otro partido. Tienen su saque de pelota y su rechace con tanta formalidad y destreza que ni los más diestros Navarros les haran ventaja. Lo singular es así la pelota como el modo de jugarla: la pelota es grande como una bola de jugar el maya, formada de una resina que llaman caucho que a leve impulso rebota tan alto como la estatura de un hombre; el saque y rechaza ha de ser con solo el hombro derecho, y si toca la pelota en cualquiera otra parte del cuerpo, pierde une raya. Causa maravilla ver ir y venir, rechazar y revolver la pelota, diez, doce y más veces sin dejarla tocar en el suelo. Es otra cosa de mayor admiración, al venir una pelota arrastrando, ver arrojarse aquel indio contra ella con todo el cuerpo, al modo con que suelen arrojarse al agua para nadar, del mismo modo dan con todo el cuerpo contra el suelo, y con el hombro levantan por esos aires otra vez la pelota; y de este repetido ejercicio crían callos durísimos en el hombro derecho y juntamente una singular destreza en el juego. Jamás pensé que entre tales gentes cupiera tal diviertimento con tanta regularidad. Y despues de escrite esto hallo que en las Misiones de Nueva España, los Indios Acajees de la Serrania de Topia que estan á cargo de la Compañia de Jesús tenían y aún usan el mismo juego de pelota.

24Durante el juego hasta mediodía, se ocupan las mujeres en hacer ollas ... pero en llegando la hora del mediodía, levantan mano de la obra, coge cada Otomaca su pala y se va á jugar á la pelota, llevando prevención para las apuestas. La pala es redonda en su extremidad, de una tercia de ancho de bordo a bordo, con su garrote recio, de tres palmas de largo, con el cual, con ambas manos juntas, rechazan la pelota con tal violencia que no hay indio que se atreva a meter el hombro a repararla ... Y raro día hay que no salga algún indio deslomado de los pelotazos furiosos, de las Otomacas que celebran con risadas estas averías. Desde que llegan las indias empiezan a jugar aquellas cuyos maridos estan en los partidos, poniéndose doce de ellas en cada lado según dijimos de los hombres; con que ya sobretarde juegan veinticuatro en cada partido, sin confusión, porque cada cual guarda su puesto y nadie quita pelota que va á otro; y durante el juego guardan gran silencio.

25En empezando á subir y á calentar bien el sol, empiezan también la carnicería. Tienen sus puntas afiladas con las cuales se sajan los muslos, las piernas y los brazos tan bronca y cruelmente que causa horros; sin apartar un momento su vista de la pelota que va y viene, se sajan ciegamente sin reparar, ni en lo mucho, ni en lo poco. Corre la sangre hasta el suelo, como si fuera sangre ajena, sin darse por entendidos de ella; y quando les parece que hay basta, se arrojan al río, y se les estanca la sangre. Y si porfía en salir, tapan las cisuras con arena. Digo aquí lo ya dicho de los Indios Guamos cuando beben y es que si estos Otomacos no se desangraran tan largamente la agitación violenta del juego y el ardor del sol les habrían de causar mortales tabardillos. Más con aquel desague de sangre se impiden, según se reconoce de la salud, robustez y corpulencia grande de los individuos de esta nación, á que me parece concurre mucho el continuo ejercicio con que ocupan todo el día en el violento juego de la pelota y la mitad de la noche en la encansable manía de bailar. Mientras juegan, echan mano a un puño de aquella tierra ó polvo, y de un golpe se lo echan en la boca, y esperan la pelota, saboreándose con la tierra, como si fuera un bizcachuelo."

No9 - A. Herrera y Tordesillas: Historia General de los hechos de los Castellanos en las Islas y Tierra Firme del Mar Oceano

Dec. II, liv. VII, chap. 8

26"Deleitabase mucho el rei, de vér el juego de la pelota, que por el mucho riesgo que se corre, los Castellanos le han prohibido á los Indios; llamabase adonde se jugaba Tlachtli, que es como en Castilla Trinquete. Hacían la pelota de la goma de un arbol que nace en tierras calientes, que punçado destila unas gotas gordas, blancas, i que muy presto se quajan, que mezcladas i amazadas se paran tan negras como la pez: de aquello hacían pelotas, que aúnque pesadas y duras para la mano, botaban i saltaban tan livianamente como pelotas de viento, i mejor, porque no tenían necesidad de soplarlas; ni jugaban al chazar, sino al vencer como á la chueca, que es dar con la pelota en la pared que los contrarios tienen por puesto ó pasarla por encima: dabanla con cualquier parte del cuerpo, por donde les venía más á cuento ó se amañaban; y havía apuesta, que perdiese él que la tocaba sino con la nalga ó cuadril, que era entre ellos gran gentileza. Y á esta causa, para que más la pelota resurtiese, se ponían un cuero bien tieso sobre las nalgas: podíanla dar, siempre que hacía bote, i hacía muchos uno tras otro, tanto que parecía cosa viva. Jugaban en partida, tantos á tantos i á tantas rayas, una carga de mantas, más o menos conforme á la posibilidad de los jugadores. También jugaban cosas de oro i pluma i á veces á sí mismos. Era el lugar adonde se jugaba una sala baxa, larga, estrecha i alta, pero más ancha de arriba que de abajo, i más alta á los lados que á las fronteras: para jugar mejor teníanla muy encalada i lisa en las paredes i en el suelo. Ponían en las paredes de los lados unas piedras como de molino, con su agujero enmedio, que pasaba a la otra parte, por dó apenas cahía la pelota, i él que la metía por allí ganaba el juego; i como por victoria rara, i que pocos alcançaban, eran suyas las capas de quantos miraban el juego, por costumbre antigua y ley de jugadores; i era cosa donosa, que en embocando la pelota, la gente por salvar las capas daba á huir, con grandísima fiesta i risa, i otros á cogerles las capas para el vencedor. Pero era obligado á hacer ciertos sacrificios al ídolo del trinquete i piedra, por cuyo agujero metió la pelota. Visto este modo de meter la pelota, que á los miradores parecía milagro, aunque era acaso, decían i afirmaban que aquel tal debía de ser ladron ó adúltero, ó que moriría presto, pues tanta ventura habla tenido: i duraba la memoria de esta victoria por muchos días, hacia que sucedía otra que la hacia olvidar. Cada trinquete era templo, porque ponían dos imagenes del dios del juego i de la pelota encima de las dos paredes mas baxas, á la medio noche en un día de buen signo con ciertas cerimonias i hechicerias, i enmedio del suelo hacían otras tales, cantando romances. Luego iba un sacerdote del templo mayor con ciertos religiosos á bendecirle: decía ciertas palabras, echaba cuatro veces la pelota por el juego, i con tanto quedaba consagrado, i podían jugar en él, i hasta entonces no. Esto se hacía con mucha autoridad i atención, porque decían que iba en ello el descanso i alivio de los corazones. El dueño del trinquete que era siempre señor, no jugaba pelota, sin hacer primero ciertas cerimonias i ofrendas al ídolo del juego; de donde se verá quan supersticiosos eran, pues áun hasta en las cosas de pasatiempo tenían tanta cuenta con sus ídolos. A este juego llevaba Moteçuma á los Castellanos, i gustaba mucho de verlos jugar i también se holgaba de verlos jugar a los naipes i dados."

27Dec. III: chap. 10 (Michoacan):

"Exercitaban el juego de la pelota como en Mexico."

No10 - Don Fernando d’Alva Ixtlilxochitl: Historia Chiohimeca

Chap. LXXII

28"Y el rey de Tetzcuco dijó que todo se cumpliría sin que tuviese remedio alguno y para que echase de ver el rey Motecuhzoma en que estimaba su reino y señorio, le propuso que se lo jugaría á trueque de que si le ganaba al juego de la pelota tres rayas, le diese tres gallos monteses y que de ellos tan solamente quería los espolones, porque echase de ver en que tanto estimaba lo que tenía y poseía; y así los dos reyes jugaron a la pelota y habiendo ganado Motecuhzoma dos rayas continuas, que ya no le quedaba más de una para hacerse señor de los Aculhuas, comenzóse á adegrar y regocijar sumamente; y el rey de Tetzcuco que de intento se había hecho perdedizo, le dijó al rey Motecuhzoma que muy presto pararía aquel gusto de imaginarse hecho señor absoluto de todo el imperio, y echaría de ver cuán mudable y perecedero era el mandar y gozar las cosas que ofrece el mundo y que en testimonio de ser cierto y verdadero lo que decía, lo echaría de ver en el discurso del juego; porque aúnque le había ganado dos rayas, no le ganaría; y así proseguiendo en el juego, aúnque el rey Motecuhzoma hizo todo lo posible para ganar la raya que le faltaba, no pudó. Nezahualpiltzintli ganó haciendo todas las tres rayas, y habiendolos festejado y tratado de otros negocios, el rey de Tetzcuco se retiró á su casa y corte ..."

No11 - Diego de Landa: Relación de Las Cosas de Yucatan

chap. 30

29"... se usava tener en cada pueblo una casa grande y encalada, abierta por todas partes, en la qual se juntavan los moços para sus passatiempos: jugavan á la pelota, y á un juego con unas habas como a los dados, y a otros muchos."

No12 - Rafael Landivar; Rusticatio Mexicana

"Nil vero miranda magis spectacula praebet,
Quan numerosa vacans Indorum copia ludo.
Illa prius densum sudanti ex arbore gummi
Cogit (cui virtus donavit elastica nomen)
Atque pilam vario magnam glomeramine format,
quae tenues superet geminatis saltibus auras.
Tunc manus ingentem fingit sinuata coronam,
Primus ubi grandem sursum jacit impetus orbem,
Quin ulli manibus liceat contingere jactum;
Sed potius femore, aut cubitis, humerisque, genuque.
Inde, globus medius simul ac vibratur in aequor,
tota manus crebro fervet super aequora saltu.
Hic illum cubito pellit; femore ille repellit;
Hic caput objectat labenti desuper orbi;
Ille genu promptus rursum super astra remittit,
Aut ferit alterna volitans coxendice gummi.
Si vero quandoque pilam lata area tergo
Excipiat; cubito aut genibus revocare cadentem
Est opus, inque auras aequato attollere campo.
Hic toto videas Indos tunc rure rotari,
Dum rursum tollant ulnis, aut poplité lapsam.
Quod si aliquis manibus sphaeram pulsare volantem
Ausit, et incautus legem violare severam,
Ille, notam passus, patitus, dispendia ludi."

No13 - B. de las Casas: Apologética Historia de las Indias

Chap. XLVI

30"... ante la casa réal estaba en todos una plaza grande más bárrida y más llana, más luengo que cuadrada, que llamaban en la lengua destas islas batey, la penúltima silaba luenga, que quiere decir el juego de la pelota, porque la jugaban como abajo, si Dios quisiere se dirá. También había casas cercanas de la dicha plaza y si era el pueblo muy grande había otras plazas o juegos de pelota menores que la principal."

Chap. CLXXVII

31"... y allí delante dellos jugaban los señores y principales á la pelota por hacelles fiesta ..."

Chap. CCIV

32"Era bien de ver cuando jugaban á la pelota, la cual era cuasi como las de viento nuestras, al parecer, más no cuanto al salto, que era mayor que seis de las de viento. Tenían una plaza, comunmente ante la puerta de la casa del señor, muy barrida, tres veces más luenga que ancha, cercada de unos lomillos de un palmo ó dos de alto, salir de los cuales la pelota creo que era falta. Poníanse veinte y treinta de cada parte á la luenga de la plaza. Cada uno ponía lo que tenía, no mirando que valiese mucho más lo que el uno más que el otro á perder aventuraba, y así acaecía, después que los Españoles llegamos, que ponía un cacique un sayo de grana, y otro metía un paño viejo de tocar, y esto era como si metiera cien castellanos. Echaba uno de los de un puesto la pelota a los del otro, y rebatíala el que se hallaba más á mano, si la pelota venía por alto con el hombro, que la hacían volver como un rayo, y cuando venía junto al suelo, de presto, poniendo la mano derecha en tierra, dábale con la punta de la nalga, que volvía más que de paso. Los del puesto contrario, de la misma manera la tornaban con las nalgas, hasta que, según las reglas de aquel juego, el uno ó el otro puesto cometían falta. Cosa era de alegría verlos jugar cuando encendidos andaban, y mucho más cuando las mujeres unas contra otras jugaban, las cuales ni con los hombros ni las nalgas, sino con las rodillas la rebatían, y creo que con los puños cerrados. La pelota llamaban en su lengua batey, la letra e luenga, y el juego, y también al mismo lugar batey nombraban."

No14 - P. Martir de Anglera: Decadas del Nuevo Mundo

Decada V Livre X

33"... El juego de la pelota se tiene por el principal entre ellos y en nuestras islas. Las pelotas son del jugo de cierta hierba que trepa por los arboles, como el lúpulo por los setos; cuecen el jugo, se endurece cociéndolo y se hace una masa, y frotandola forma cada uno la pelota a su gusto; otros dicen que haciéndolas de las raíces de aquellas hierbas son pesadas, pero no sé como en el suelo toman viento para que, dándoles un pequeño golpe, salten hasta las estrellas dando un bote increible.

34Son sumamente diestros en ese juego: lo dan a la pelota con los hombros, los codos, la cabeza, con la mano raras veces; alguna vez con las nalgas, volviendo la espalda mientras el contrario saca, pues se juegan desnudos como los luchadores."

No15 - T. de Benavente Motolinia: Memoriales

IIa Parte, chap. 25

"Del juego de la pelota, y de que dispusición era el lugar á dó jugaban; las ceremonias y hechicerias que hacían cuando lo acaban de hacer; de qué materia hacían la pelota y como la jugaban."

35"Dos maneras de juegos tenían estos naturales: el uno era de fortuna que llaman patoliztli, y se juega como el juego de las tablas, del cual ya dije en el cap. 20, 2a parte. El otro era de industria, que los indios llaman ulamaliztli, y en nuestro castellano se dice el juego de la pelota de viento. En la mesma plaza á dó estos naturales hacían el mercado ò trataban, tenían el juego de la pelota principal: otros había por otros barrios menores. El lugar á dó jugaban llamábanle Tlachtli ó Tlachao; los Españoles llamábanle batey que es nombre de las islas: su disposición y forma era que hacía una calle de dos paredes gruesas y subiendo van saliendo las paredes afuera y ensanchando el juego de lo alto: tenían de largo veinte brazas, unos mayores y otros menores según era el pueblo, que en algunas partes hacianlos almenados y curiosos, que también era templo del demonio y por eso se destruyeron. De ancho sería obra de cuatro brazas: las paredes de los lados eran bien altas y anchas: de las fronteras eran bajitas: tenía sus escaleras para subir encima y de todas partes había mucha gente á mirar cuando jugaban.

36Acabado de hacer y de encalar, un día de buen signo, á la media noche, ponían el corazón al juego de ciertas hechicerías, y ponían en el medio del juego y en el medio de las paredes estado y medio alto á la parte de dentro unas piedras poco menores que piedras de molino: tenían un pezon que entraba dentro en la pared cada una por dó se tenían: cada una de estas piedras tenía en el medio un agujero por dó á mala podía caber la pelota. Hecho esto, por la mañana adornaban dos ídolos y poníanlos encima de las paredes del Tlachco, en el medio, el uno frontero del otro, y luego los cantaban allí, delante y decíanles sus cantares, que cada dios tenía su cantar ó cantares, é otros mensajeros iban á los templos á hacer saber á los ministros como tenían hecho en juego de pelota, y en él cumplidas todas las solemnidades y ceremonias, que no restaba más de que tuviesen por bien de ir allá un ministro á lo santificar y bendecir; venían algunos de aquellos ministros, negros como los que salen del infierno, y tomaban la pelota, y echábanlo cuatro veces por el juego. Los señores hacían luego ciertas cerimonias y sacrificios, y otros entraban a jugar como por pasatiempo.

37Llamaban á uno que tenía especial arte del demonio, para que metiese la pelota por alguno de los agujeros de las piedras, y esto había de ser heriéndola con el cuadril é medianalga, é invocando al demonio metía de lejos la pelota por el agujero, de lo cual quedaban todos espantados, porque meter aquella pelota por tan pequeño agujero heriéndola con el cuadril más parece maravilla que otra cosa porque tomándola un hombre con la mano y allegándose muy cerca no la embocará de cien veces una, ni de ducientas. Los que se hallaban presentes que no eran pocos decían que aquel que embocó la pelota por el agujero había de ser ladron ó adúltero, ó había de morir presto.

38Le pelota era del tamaño de las pelotas de viento aúnque era más pesada porque la hacían de cierta goma que sale de unos árboles que se hacen en tierra muy caliente, y punzando aquel árbol salen unas gotas gruesas blancas, y luego se cuaja y tratándolas, tórnanse negras como pez.

39En los principales juegos ó Tlachco, jugaban los señores y principales y grandes jugadores, y por adornar su mercado los días de feria principalmente, y otros muchos días, iban á jugar dos á dos, y tres á tres, y á las veces dos á tres. Para jugar desnudabanse, quedando cubiertas sus puridades con sus maxtlatles muy labrados, que son largos como tocas de camino: no les embarazaba el sayo ni el jubon, ni les podía tocar en la manga, ni en la falda la pelota, para que fuese falta; que también tenían que era falta si la pelota le daba en cualquiera parte fuera del cuadril. Ibánse y veníanse de unos pueblos á otros los señores y principales á ver, y traían consigo grandes jugadores para jugar unos contra otros mantas ricas y joyas de oro. Ponían tanta y más diligencia que los nuestros en el juego de la pelota: los que ganaban ó jugaban mejor, burlando decían á los otros: "Decid á vuestras mujeres que se den prisa á hilar, que menester habreis mantas". Otras veces decían: "Id á tal feria á comprar ropa". Tenían que reir los que miraban. No hacían chazas sino servíanse y ni más ni menos que los nuestros. Si no venían bueno, no la recevían y despues que comenzaba á echar la pelota, los que echaban por cima de la pared de frente ó á topar en la pared ganaban una raya, y si daban con ella en el cuerpo de su contrario, ó alguno jugaba de mala, fuera del cuadril, ganaban una raya, y á tantas rayas primeras iba todo el juego. No hacían chazas. Otros atravesaban y ateníanse á la una parte y los otros á otra. Otras veces jugaban tres al mohino ... y á las veces hablando, á las veces en silencio, siempre llamaban á un demonio que tenía preeminencia en aquel juego. Al buen jugador y que le acudía bien la pelota decían que lo causaba el buen hado y signo en que había nacido y al que perdía por el contrario. Cuando acertaba alguno á meter la pelota por alguno de los agujeros, lo cual era muy raro, demás de ganar el juego, todos los que estaban de aquella banda y en la metad del juego le habían de dar, las mantas, y el que metió la pelota hacía ciertos sacrificios y cerimonias á la piedra y al agujero por dó la pelota había entrado."

No16 - Muñoz Camargo: Historia de Tlaxcala

Livre I, chap. 16

  • 1 "Esto es, localidades proprias y adecuadas para ejercitar este juego. Habíala aún en el recinto de (...)

40"Tenían juegos de pelota de un modo extrañísimo que llamaban el juego de Ulli. Es una pelota hecha de cierta leche que destila un árbol llamado Ulquahuitl, que se convierte en duros nervios, que salta tanto que no hay cosa en esta vida con que compararlo. Son las pelotas del tamaño de las de viento de las que se usan en España, y saltan tanto que si no se ve parece increíble que dando con la pelota en el suelo, salta más de tres estados en lo alto. Esta pelota se jugaba con los cuadriles, ó con las nalgas, porque pesa tanto que con las manos no se podría jugar; y así los jugadores de esta pelota tenían hechos de cuero unos cinchos muy anchos de gamuza para las nalgas con que jugaban. Tenían juegos de pelota1 dedicados en la Republica para estos pasatiempos: jugaban para tener ejercicio los hijos de los señores, y jugaban por apuesta muchas preceas, ropas, oro, esclavos, divisas, plumería, y otras riquezas. Habían en estos juegos grandes apuestas y desafíos: eran juegos de Republica muy solemnizados; no los jugaban sino señores y no gente plebeya: tenían para este juego diputados."

No17 - G. Fernandez de Oviedo y Valdes: Historia general y natural de las Indias, islas y tierra firme del Mar Oceano

Livre III, chap. 2

"Del juego del batey de los Indios, que es el mismo que él de la pelota aúnque se juega de otra manera, como aquí se dirá, y la pelota es de otra especie ó materia que las pelotas que entre los Cristianos se usan."

41"Pues en el capitulo de suso se dizó de la forma de los pueblos é de las casas de los indios, y que en cada pueblo había lugar diputado en las plazas y en las salidas de los caminos para el juego de la pelota, quiero decir de la manera que se jugaba y con qué pelotas; porque en la verdad es cosa para oyr e notar. En torno de donde los jugadores hacían el juego, diez por diez y veynte por veynte, y más ó menos hombres, como se concertaban, tenían sus asientos de piedra; é al cacique é hombres principales poníanles unos banquillos de palo muy bien labrados, de lindas maderas, é con muchos labores de relieve é concavadas, entalladas y esculpidas en ellos, á los quales bancos ó escabelo llaman duho. E las pelotas son de unas rayces de árboles, é de hiervas, é çumos é mezcla de cosas, que toda junta esta mixtera paresce algo cerapez negra. Juntas estas y otras materias, cuecenlo todo é hacen una pasta; é redondéanla é hacen la pelota, tamaña como una de las de viento en España, é mayores é menores: la qual mixtura hace una tez negra, é no se pega á las manos; é después que esta enxuta tornasse algo espongiosa, no porque tenga agujero ni vacuo alguno, como la esponja, pero alijerscesse y es como fofa y algo pessada ...

42Estas pelotas saltan mucho más que las de viento, sin comparación, porque de solo soltalla de la mano en tierra, suben mucho más para arriba, é dan un salto é otro é otro y muchos, disminuyendo en el saltar por si mismás, como lo hacen las pelotas de viento, y muy mejor. Más como son macizas, son algo pessadas, é si les diessen con la mano abierta, ó con el puño cerrado, en pocos golpes abrirían la mano o la desconcertarían. Y a esta causa le dan con el hombro y con el cobdo y con la cabeza, y con la cadera lo más continuo, ó con la rodilla, y con tanta presteza y soltura, que es mucho de ver su agilidad, porque aunque vaya la pelota quassi á par del suelo, se arrojan de tal manera desde tres ó cuatro passos apartados tendidos en el ayre, y le dan con la cadera para la rechaçar. Y de cualquier bote ó manera que la pelota va en el ayre (é no restrando) es bien tocada; porque ellos no tienen por mala ninguna pelota (o mal jugada) porque haya dado dos, ni tres, ni muchos saltos, con tanto que al herir le den en el ayre. No hacen chaças, sino ponense tantos á un cabo como á otro, partido en el terreno á compas del juego, y los de acullá la sueltan ó sirven una vez, echándola en el ayre, esperando que le toque primero qualquiera de los contrarios; y en dandole aquel, luego subcede él que antes puede de los unos ó de los otros, y no cessan con toda la diligencia possible á ellos, para herir la pelota. Y la contencion es que los deste cabo la hagan passar del otro puesto adelante de los contrarios, ó aquellos la passen de los limitos ó puestos destos otros; y no cessan hasta que la pelota va rastrando, que ya por no aver seydo el jugador a tiempo ó no hace bote, ó esta tan lexos que no la alcança, é ella se muere ó se para de por sí. Y este vencimiento se cuenta por una raya, é tornan á servir para otra los que fueron servidos en la passada, é á tantas rayas quantas primero se acordaron en la postura, va el prescio que entre las partes se concierta.

43Algo paresce este juego en la opinion ó contraste dél al de la chueca, salvo que en lugar de la chueca es la pelota, y en lugar del cayado es el hombro ó cadera del jugador, con que la hiere ó rechaza. Y aún hay otra diferencia en esto: y es que siendo el juego en el campo y no en la calle, señalada esta la anchura del juego: y el que la pelota echa fuera de aquella latitud, pierde él é los de su partida la raya, é tornasse á servir la pelota, no desde allí por do salió al través, sino desde donde se havía servido antes que la echassen fuera del juego. En Italia, quando en ella estuve, vi jugar un juego de pelota muy gruessa tan grande como una botija de arroba á mayor é llamanla balón ó palon. Y en especial lo vi en Lombardia y en Nápoles muchas veces á gentiles hombres; y dabanle á aquella pelota ó balon con el pié, y en la forma del juego paresce mucho al que es dicho de los indios, salvo que como acá hieren á la pelota con el hombro ó rodilla ó con la cadera, no van las pelotas tan por lo alto como el balon que he dicho, ó como la pelota de viento menor. Pero saltan estas de acá mucho más é el juego en sí es de más artificio é trabaxo mucho. Y es cosa de maravillar ver quan diestros y prestos son los Indios (é aún muchas Indias) en este juego: el qual lo más continuamente juegan hombres contra hombres ó mugeres contra mugeres y algunas veces mezclados ellos y ellas; y tambien acaesce jugarle las mugeres contra los varones, y las casadas contra las virgines.

44Es de notar como en otra parte queda dicho, que las casadas ó mugeres que han conocido varon traen revuelta una mantilla de algodon al cuerpo desde la cinta hasta medio muslo; é las virgines ninguna cosa traen jugando ó no jugando, en tanto que no han conocido hombres carnalmente. Pero porque las caçicas é mugeres principales casadas traen estas naguas ó mantas desde la cinta hasta en tierra, delgadas é muy blancas é gentiles, si son mugeres moças é quieren jugar al batey, dexan aquellas mantas luengas é ponense otras cortas á medio muslo.

45Y es cosa mucho de admirar ver la velocidad é presteza que tienen en el juego, y quán sueltos son ellos y ellas. Los hombres ninguna cosa traien delante de sus verguenzas, ante que los cristianos acá passaessen, como tengo dicho; pero despues se ponían algunos por la conversación de los españoles, unas pampanillas de paño ó algodon ú otro lienço, tamaño como una mano, colgando delante de sus partes vergonçosas, prendido á un hilo que se ceñian ..."

No18 - Perez de Ribas: Historia de los Triunfos de Nuestra Santa Fé

Lib. I, chap. 4

46"También usan no pocas de estas naciones otro juego de pelota, ésta es mucho mayor de la que se juega en Europa y la materia es amasada de una particular goma de arboles que llaman ulle, por una parte muy solida y por otra parte muy ligera en saltar del suelo que apenas para: jueganla en la plaza que tienen limpia, barrida y llana, que llaman batei. En él se confrontan dos cuadrillas de cuatro, seis ú ocho indios cada una, botando el uno de ella la pelota contra la otra, para que el contrario que se halla más cerca la arrebate. Es ley de este juego que á la pelota no le ha de tocar la mano porque si lo hace pierde raya: y solo se ha de botar con el encuentro del hombro ó con el cuadril del muslo desnudo; y es tal algunas veces el Ímpetu con que la arrojan que salta la pelota del hombro ò cuadril del indio, treinta ó cuarenta pasos, y tan alto algunas veces cuando es con el hombro, que no la alcanzan á rebatir los contrarios; no obstante que la pelota es tan pesada y recia, que si acierta á dar al indio en el estomago, lo dejará muerto como ha sucedido varias veces; pero cuando la pelota viene saltando por el plano de la tierra, se arroja con gran destreza y ligereza el contrario á ella á rebatirla con el cuadril, hasta que la hace pasar al termino contrario que es con que se gana la suerte y apuesta. En este juego, como en el pasado, salen con la agitacion sudando arroyos, como es tierra caliente; pero el remedio lo tienen á mano en el rio, arrojandose á refrescar y bañar, lo cual frecuentan muchas veces al día; y todas las personas, chicas y grandes, hombres y mujeres, nadan como peces."

No19 - Juan Pomar: Relación de Tezcoco

47"... Otros al juego de la pelota que se ha dicho, el cual estaba en la plaza pública, y en medio de ella era el proprio suelo, y aunque algo levantado, de treinta pies de ancho y de noventa de largo, cercado de paredes de un estado en alto, con cuatro esquinas, muy encaladas par la haz que caía adentro; el suelo de él sin encalar, sino muy limpio, y hecha una raya por medio, que atravesaba por lo angosto. Se ponían los jugadores los unos al un cabo y los otros al otro y servían con la mano la pelota, que era del tamaño de una mediana cabeza de hombre, muy redonda, y del licor de un arbol como leche, el cual, para cuajarlo lo cocían hasta cierto punto, con que se torna negro, que pesa como cuatro libras; y saltando llegaba á los otros jugadores, ó salían á recibirle él que estaba por principal, sin pasar de la raya con los pies ni aun con las manos, ni llegar á ella, y dábale con el cuadril ó muslo, y por la propria orden le daban los otros, hasta que hacían ciertas faltas, sobre que tenían cuenta y razón; y los primeros que llegaban á las rayas con que vencían, ganaban á los otros las preseas y joyas que jugaban, que era de todo género; porque había personas ricas y principales, que jugaban piedras preciosas, y joyas de oro y plumería, esclavos, mantas de todos géneros, y armas, y arreos de guerra, y había muchos apostadores que estaban á la mira, ateniéndose á los unos ó á los otros. Jugaban de dos á dos ó de tres á tres cuando mucho, y uno á uno lo más ordinario. Había entre ellos grandes jugadores que hacían ventajas y partidos graciosos. Era juego de mucho ejercicio para la soltura y ligereza del cuerpo y fuerza de todos los miembros, y por eso era permitido por los reyes, y aún algunos de ellos que salían de su autoridad le jugaban públicamente con señores y personas de suerte, y al presente no lo juegan porque al principio de su conversión se les prohibió por los frailes, pensando que en él había algunos hechizos ó encomiendas y pactos con el demonio ..."

No20 - Popol Vuh (ed. Recinos)

Part. I, chap. 5

48"Zipacna jugaba a la pelota con los grandes montes: el Chigag, Hunanpuh, Pecul, Yaxcanul, Macamob y Huliznab. Estos son los nombres de los montes que existían cuando amaneció y que fueron creados en una sola noche por Zipacna."

Part. II, chap. 1

49"Ahora bien, Hun-Hunahpu y Vucub-Hunahpu se ocupaban solamente de jugar á los dados y á la pelota todos los días; y de dos en dos se disputaban las cuatro cuando se reunían en el juego de la pelota ... Lo que deseaban los Xibalba eran los instrumentos de juego de Hun-Hunahpu y Vucub-Hunahpu, sus cueros, sus anillos, sus guantes, la corona y la mascara que eran los adornos de Hun-Hunapu y Vucub-Hunahpu."

Part. II, chap. 2

50"En seguida fué la venida de los mensajeros de Hun-Camé y Vucub-Camé ... Que vengan aqui á jugar á la pelota con nosotros, para que con ellos se alegren nuestras caras, porque verdaderamente nos causan admiración. Así pues que vengan, dijeron los Señores. Y que traigan acá sus instrumentos de juego, sus anillos, sus guantes, y que traigan también sus pelotas de caucho, dijeron los Señores ... Los cuatro mensajeros tenían la dignidad de Ah-pop-Achich. Saliendo de Xibalba llegaron rapidamente, llevando su mensaje al patio donde estaban jugando á la pelota Hunahpu y Vucub-Hunahpu, en el juego de pelota que se llamaba Nim-Xob Carchah. Los buhos mensajeros se dirigieron al juego de la pelota y presentaron su mensaje ... Sacrifiquemoslos mañana, que mueran pronto, para que sus instrumentos de juego nos sirven á nosotros para jugar, dijeron entre sí los Señores de Xibalba ..."

Part. II, chap. 7

51"Muy contentos se fueron á jugar al patio del juego de pelota; estuvieron jugando solos largo tiempo y limpiaron el patio donde jugaban sus padres ...

52Poco despues (el gavilan) llegó al juego de pelota. Desde entonces fué está la comida de los gavilanes, que devoran á las culebras en los campos. Y al llegar el gavilan se paró sobre la cornisa del juego de pelota, donde Hunahpu e Ixbalanqué se divertían jugando a la pelota ... han venido mensajeros de Hun-Camé y Vucub-Camé para que vayan á Xibalba, diciendo: "Que vengan acá dentro de siete dias para jugar á la pelota con nosotros, que traigan también sus instrumentos de juego, la pelota, los anillos, los guantes, los cueros, para que se diviertan aquí ...

53Vamos á jugar a la pelota, muchachos, les dijeron los de Xibalba.- Bueno contestaron.- Usaremos esta nuestra pelota, dijeron los de Xibalba.- De ninguna manera usareis esa, sino la nuestra, contestaron los muchachos." Esa no, sino la nuestra será la que usaremos, dijeron los de Xibalba.- Está bien, dijeron los muchachos ... Entonces los de Xibalba arrojaron la pelota, la lanzaron directamente al anillo de Hunahpu. En seguida, mientras los de Xibalba echaban mano del cuchillo de pedernal, la pelota rebotó y se fué saltando por todo el suelo del juego de pelota ... Eso era precisamente lo que querían que les pasara a los muchachos, que murieran inmediatamente y allí mismo en el juego de pelota y que así fueran vencidos. Pero no fue así, y fueron los de Xibalba los que salieron vencidos por los muchachos.- No os marcheis, muchachos, sigamos jugando á la pelota, pero usaremos la vuestra, les dijeron á los muchachos.- Esta bien, contestaron y entonces metieron la pelota (en el anillo de Xibalba) con lo cual terminó la partida ... En seguida bajaron à jugar á la pelota y jugaron tambien tantos iguales ... Fueron en seguida á colgar la cabeza sobre el juego de pelota por orden expresa de Hun-Camé y Vucub-Camé, y todos los de Xibalba se regocijaron por lo que había sucedido á la cabeza de Hunahpu.

Part. II, chap. 11

54"Luego hablaron entre sí y se pusieron de acuerdo; - no juegues á la pelota; haz unicamente como que juegas; yo solo le haré todo, le dijó Ixbalanqué. En seguida le dió sus ordenes á un conejo: "Anda á colocarte sobre el juego de pelota; quedate allí entre el encinal, le fué dicho al conejo por Ixbalanqué; cuando te llegue la pelota sal corriendo inmediatamente, y yo haré lo demás, le fué dicho al conejo cuando se le dieron estas instrucciones durante la noche. En seguida amaneció y los dos muchachos estaban buenos y sanos. Luego bajaron á jugar á la pelota. La cabeza de Hunahpu estaba colgada sobre el juego de pelota.

55- Hemos triunfado! Habeis labrado vuestra propria ruina; os habeis entregado! les decían. De esta manera provocaban a Hunahpu. Pegale á la cabeza con la pelota, le decían, pero no lo molestaban con esto, él no se daba por entendido. Luego arrojaron la pelota a los Señores de Xibalba. Ixbalanqué le salió al encuentro; la pelota iba derecho al anillo, pero se detuvo, rebotando, pasó rapidamente por encima del juego de pelota y de un salto se dirigió hasta el encinal. El conejo salió al instante y se fué saltando; y los de Xibalba corrían persiguiendolo. Iban haciendo ruido y gritando tras el conejo. Acabaron por irse todos los de Xibalba. En seguida se apoderó Ixbalanqué de la cabeza de Hunahpu; se llevó de nuevo la tortuga y fué a colocarla sobre el juego de pelota. Y aquella cabeza era verdaderamente la cabeza de Hunahpu y los dos muchachos se pusieron muy contentos.

56Corrieron pues los de Xibalba á buscar la pelota y habiendola encontrado entre las encinas, los llamaron, diciendo: "Venid acá. Aquí es la pelota, nosotros la encontramos, dijeron y la tenían colgando." Cuando regresaron los de Xibalba exclamaron: "Que es lo que vemos?" Luego comenzaron nuevamente á jugar. Tantos iguales hicieron por ambas partes. En seguida Ixbalanqué le lanzó una piedra a la tortuga: esta se vino al suelo y cayó en el patio del juego de pelota hecha mil pedazos como pepitas delante de los Señores. "Quien de vosotros ira a buscarla? Donde está el que irá a traerla? dijeron los de Xibalba." Y asi fueron vencidos los Señores de Xibalba por Hunahpu é Ixbalanqué.

Part. II, chap. 14

57"Y he aqui como fueron honrados sus padres por ellos. Honraron á Vucub-Hunahpu; fueron a honrarlo al Sacrificadero del juego de pelota. Y asimismo quisieron hacerla la cara. Buscaron allí todo su ser la boca, la nariz, los ojos ..."

No21 - Relación de Michoacan (p. 113)

58"... From there, they took her to Sipixo, beside the lake, and built her temples, a bath and a ball-court ..."

No22 - B. de Sahagún: Historia General de las Cosas de Hueva España

Liv. II, chap. 15

59"Al mes décimo quinto llamaban Panquétzaliztli. En este mes hacían fiesta al dios de la guerra Huitzilopochtli; antes de esta fiesta, los satrapas de los ídolos ayunaban cuarenta días y hacían otras penitencias ásperas como era ir a la media noche, desnudos, a llevar ramos a los montes ... Despues de haber hecho muchas cerimonias, los que habían de morir descendían del cu de Huitzilopochtli, uno vestido con los ornamentos del dios Páinal, y mataba cuatro de aquellos esclavos en el juego de pelota que estaba en el patio que llamaban Teotlachtli. De allí iba y cercaba toda la ciudad corriendo y en ciertas partes mataba en cada una un esclavo, y de allí comenzaban á escaramuzar dos parcialidades; morían unos en la escaramuza ..."

Liv. III, chap. 14

60"... y en otro lugar hizó poner un juego de pelota, hecho en piedras en cuadra, donde solían jugar la pelota que se llama Tlachtli, y en el medio del juego puso una señal ó raya que dice Tlécotl ..."

Liv. VIII, chap. 10

61"Otras veces por su pasatiempo jugaba á la pelota y para esto teníanle sus pelotas de ulli guardadas; estas pelotas eran tamañas como unas grandes bolas de jugar a los bolos y eran macizas, de una cierta resina ó goma que se llamaba ulli que es muy liviana y salta como pelota de viento, y tenía de ellas cargo algún paje.

62Y tambien traía consigo buenos jugadores de pelota que jugaban en su presencia y por el (bando) contrario otros principales, y ganábanse oro y chalchihuites y cuentas de oro y turquesas y esclavos y mantas ricas y maxtles ricos, y maizales y casas y grebas de oro y ajorcas de oro y brazeletes hechos con plumas ricas y pellones de plumas y cargas de cacao.

63El juego de la pelota se llamaba Tlaxtli o Tlachtli, que eran dos paredes que había entre la una y la otra veinte o treinta pies y serían de largo cuarenta ó cincuenta pies; estaban muy encaladas las paredes, y el suelo, y tendrían de alto como estado y medio y en medio del juego estaba una raya que hacía al propósito del juego; y en el medio de las paredes, en la mitad del trecho del juego, estaban dos piedras como muelas de molino agujeradas por medio, frontera la una de la otra, y tenían sendos agujeros tan anchos que podía caber la pelota por cada uno de ellos.

64Y él que metía la pelota por allí ganaba el juego; no jugaban con las manos sino con las nalgas herían a la pelota; traían para jugar unos guantes en las manos y una cincha de cuero en las nalgas para herir a la pelota."

No23 - F. Cervantes Salazar: Cronica de Nueva España

Livre IV, chap. 6

"Del juego de la pelota que entre los indios se usaba"

65"Deleitábase Motezuma otras veces en ir á ver el juego de la pelota, que ahora les es prohibido á los indios, por el mucho riesgo que en él se corre. Llamabáse aquel lugar donde el juego se hacia Tlachtli que es como en España trinquete. A la pelota llaman ulamallistli. Esta se hacía de la goma de ulli, que es un árbol que nasce en tierras calientes, que punzado destila unas gotas gordas y muy blancas y que muy presto se cuajan, las cuales juntas, mescladas y amasadas y tratadas después se paran tan negra como la pez y no tisnan; de aquello redondeando, hacían pelotas, que aunque pesadas y duras para la mano, botan y saltan tan livianamente como pelotas de viento y mejor porque no tienen necesidad de soplarlas.

66No jugaban a chazar, sino al vencer, como ál balon o á la chueca, que es dar con la pelota en la pared que los contrarios tienen por puesto, ó pasarla por encima; pueden darle con cualquiera parte del cuerpo que mejor les viene, pero habla postura que perdiese él que la tocaba sino con la nalga ó cuadril, que era entre ellos gran gentileza, y á esta cosa, para que más la pelota resurtiese, se ponían un cuero bien tieso sobre las nalgas; podíanle dar siempre que hacía bote y hacía muchos unos en pes de otro tanto que parecía cosa viva. Jugaban en partida tantos á tantos y á tantas rayas una carga de mantas ó más ó menos, conforme á la posibilidad de los jugadores. También jugaban cosas de oro y pluma, y aún veces había que á sí mismos, como dixe en el juego del patolli. Erales permitido como el venderse cosa bien cruel y barbara, pues para otras cosas tenían poca libertad.

67Era aquel lugar do se jugaba una sala baxa, larga, estrecha y alta, pero más ancha de arriba que de abaxo, y más alta á los lados que á las fronteras; hacíanlo así de industria; para jugar mejor, teníanla siempre muy encalada y lisa, así por el suelo como por las paredes, para que la pelota anduviese más ligera y hiciese más botes; ponían en las paredes de los lados unas piedras como de molino con sus agujeros en medio que pasaba á la otra parte, por do apenas cahía la pelota que era bien raro y dificultoso, porque aún meterla con la mano había bien que hacer. El que la metía por allí ganaba el juego, y como por victoria rara y que pocos alcanzaban, eran suyas las capas de cuantos miraban el juego, por costumbre antigua y ley de jugadores, pero era obligado á hacer ciertos sacrificios al ídolo del trinquete y piedra por cuyo agujero metió la pelota.

68Visto este modo de meter la pelota, que á los miradores parescía milagroso, aúnque podía ser acaso, decían y afirmaban que aquel tal había ser ladrón ó adúltero ó que moriría presto, pues tanta ventura había tenido, y duraba la memoria desta victoria por muchos días entre ellos hasta que sucedía otra que hacía olvidar la pasada.

69Cada trinquete era templo, porque ponían dos imágenes del dios del juego y del de la pelota, encima de las dos paredes más baxas, á la media noche de un día de buen signo, con ciertas cerimonias y hechicerias, y en medio del suelo hacían otras tales, cantando romances y canciones, que para ello tenían; luego venía un sacerdote del templo mayor con ciertos religiosos á bendecirlo. Decía ciertas palabras, echaba cuatro veces la pelota por el juego y con tanto quedaba consagrado y podían jugar en él y hasta entonces no, en ninguna manera; esto se hacía con mucha autoridad y atención, porque decían que iba en ello el descanso y alivio de los corazones. El dueño del trinquete que era siempre señor no jugaba pelota sin hacer primero ciertas cerimonias y ofrendas al ídolo del juego, de donde se verá cuán supersticiosos eran, pues aún hasta en las cosas de pasatiempo tenían tanta cuenta con sus ídolos, queriendo que en las burlas también fueren burladores. A este juego llevaba Motecuzoma los Españoles y mostraba holgarse mucho verlos jugar, y también no sé si por darles contento, se holgaba de ver jugar á los nuestros á los naipes y dados."

No24 - A. de Solis: Historia de la Conquista de Méjico

Vol. I, livre III, chap. 15

70"... Jugavan también á la pelota igual numero de competidores con un genero de goma, que levantaba muchos los botes, y la traían largo rato en el aire, hasta que ganavan la raya los que davan con ella en el termino contrapuesto. Victoria, que se disputava con tanta solemnidad, que venían los sacerdotes con el Dios de la Pelota (ridicula superstición) y colocandole á la vista, conjuravan el trinquete, con ciertas ceremonias que á su parecer dexavan corregidos los azares del juego, igualando la fortuna de los jugadores."

No25 - M. A. Tezozomoc: Cronica Mexicana

Chap. 2

71"... y así lo pusieron como a manera de altar, de piedra grande labrada, su juego de pelota por nalgas, jugado y cercado como su juego que fué de Huitzilopochtli, que se llama Itlach, sus asientos y agujero enmedio, de la grandor de más de una bola, con que juegan ahora á la bola, que llaman Itzompan, y luego la atajan por medio, quedando un triángulo enmedio del agujero, que llaman el pozo de agua, que en cayendo allí la pelota de batel uliredonda, como una bola negra; él que allí la hecha con él que juega, les quitan á todos los miradores quantas ropas traen, y así alzan todos una vocería, diciéndole: grande adúltero de este cahuel huey tetlaxinqui, que ha de venir á morir á manos del marido de alguna mujer, ó ha de morir en guerras, y dentro de aquel agujero le echaran agua por señal, todo por mandado del Dios Huitzilopochtli: luego el mismo dios Huitzilopochtli les habló á los mexicanos quienes no lo veían, sino entendían lo que les hablaba; dijoles: Ea, mexicanos, ya es hecho esto, y el pozo que está hecho está lleno de agua, ahora sembrad y plantad árboles de sauces y ciprés de la tierra, ahuehuetl, carrizo, cañasberales, tulares, atlacuezonauxochitl, flores blancas y amarillas que nacen dentro de la propria tierra. Y en el río que allí hallaran se multiplicaron muchos géneros de pescado, ranas, ajolotes, camarón, axaxayatt y otros géneros de animales que hay en las lagunas pequeñuelas de agua dulce: así mismo el Izcahuitl y Tecuitlatl y todo género de patos: también todo género de tordos de diferentes maneras, y allí les dijó a los Mexicanos que el Izcahuztl colorado era su proprio cuerpo de Huitzilopochtli y era su sangre, su sér entero de su cuerpo y luego comenzó á cantar que dice cuicoyan nohuan mitotia. En el lugar del canto conmigo danzan y cantó mi canto que llamó cuitlaxoteyotl y tecuilhuicuicatl y les dijo: aquí es adonde havíamos de venir á hacer asiento, y se lo dijó á Azentzon Huitznacal. Ea, mexicanos, que aqui ha de ser vuestro cargo y oficio, aqui habéis de aguardar y esperar, y de cuatro partes cuadrantes del mundo habéis de conquistar, ganar, y avasallar para vosotros, tened cuerpo, pecho, cabeza, brazos y fortaleza, pues os han de costar así mismo sudor, trabajo y pura sangre, para que vosotros alcanceis y goceis las finas esmeraldas, piedras de gran valor, oro, plata, fina plumería, preciadas colores de pluma, fino cacao de lejos venido, lanas de diversos tintos, diversas flores olorosas, diferentes maneras de frutas suaves y sabrosas y otras muchas cosas de mucho placer y contento, pues habeis plantado y edificado vuestra propria cabeza, cuerpo, gobierno, república, pueblo de mucha fortaleza en este pueblo de Coatepec. Haced á vuestros padres que sosieguen, descansen, labren sus casas, y vuestros devotos parientes y vasallos los Aztecas, llamados así del lugar Aztantos, Mexitin, Mexicanos, y luego todos ellos juntos Zentzonhuztnahuaca le dieron muchas gracias con mucha reverencia, humildad y lagrimas, y allí se enojó con palabras soberbiosas Huitzilopochtli y les dixó: que decir vosotros es á vuestro cargo, sino al mio? quereis ser mayores que yo, quereis aventajaros y ser más que yo? yo no tengo de ello, lo guio, traigo y llevo, soy sobre todos vosotros, yo lo sé y lo entiendo, no cureis de más y así se fué á su templo y cu: el Huitzilopochtli dixó: ya me comienzo á esforzar, que vienen sobre los Zentzon napam, y sobre mí que soy Huitzilopochtli, que en el juego de pelota Teotlachco comen á sus padres que mira y devisa contra ellos una mujer llamada Coyolxauh, y en el proprio lugar de Tlachco, en el agujero del agua que está en medio tomó Huitzilopochtli, a la Coyolxauh, la mató, degolló, y le sacó el corazón: amanecido otro día, muy de mañana se vieron los Zentzonapas mexicanos todos los cuerpos agujerados, que no tenía ninguno de ellos corazón, que todos los comía Huitzilopochtli quien se tornó gran brujo, donde se atemorizaron los mexicanos, y á estos les dijó ya por esto entendereis que en este lugar de Coatepec ha de ser México, y tornando á ver el diablo lo que era, que era bien allí fuese México, quebró el caño ó río, del nacimiento del agua que había, á significación y misterio del Tlachtli, juego de pelota, árboles y plantas, todo de improviso se secó y se pasó como en humo, que parece que todo se desapareció, y pareció otro mundo todo lo que había puesto en Coatepec, y allí fué fin de años pasados que llaman Inxiuh molpilli in mexica, como año bisexto."

No26 - J. de Torquemada: Los veinte y un libros rituales i monarchia indiana

Livre II, chap. 77

72"Que para que viese en que estimaba el suyo (reyno) se lo jugaría con tres solos gallipaves. Motecuhçoma (que como muchas veces hemos dicho) era grande agorero, y miraba mucho en señales, acetó el juego, no tanto por verse Señor de un reino y del otro (que aunque no lo decía, lo deseaba) quanto por certificarse de aquella verdad que el Tetzcucano lo certificaba. Fueranse al Tlachco (que es el juego de pelota) y cada señor se puso a su parte acompañado de los suyos, y según parece no iba más que á tres rayas porque en esta ocasion no fueron señaladas más, ni fuera hacedero, porque se estaban mucho en ganar una. Ganó Motecuhçoma primero dos, sin que el Totzcucano ganase ninguna. Y decen que lo higo de intento Nezahualpilli, par darle aquel favor y contento á Motecuhçoma, el cual viendose con dos rayas hechas y que no tenía ninguna el Aculhua le dijó: Pareceme, señor Nezahualpilli, que me veo ya Señor de los Aculhuas como lo soi de los Mexicanos. A lo qual respondió Nexahualpilli: Yo Señor, os veo sin Señorio y que acaba en vos el Reino Mexicano, porque me dá el coraçon que han de venir otros, que á vos, y á mi, y á todos, nos quiten nuestros Señorios; y porque lo creais así como os lo tengo dicho, pasemos adelante con el juego y lo vereis. Prosiguieronlo y por más que Motecuhçuma hizo, no le pudó ganar más raya, y el Tetzcucano le ganó las tres."

Livre XIV, chap. 12

73"Saben estas gentes Indianas (como entre nosotros se vía) el juego de la pelota, aunque diferente de el nuestro: llamase el lugar adonde se jugaba Tlachco que es como entre nosotros trinquete: hacían la pelota de la goma de un árbol que nace en tierras calientes, que punçado destila unas gotas gordas y blancas y que muy presto, se quajan, que mezcladas y amazadas se paran más prietas que la pez: de este ulli hacían sus pelotas que aunque pesadas y duras para la mano, eran muy proprias para el modo con que la jugaban. Botaban y saltaban tan livianamente como pelotas de viento y mejor; porque no tenían necesidad de soplarlas; ni jugaban á chaçar, sino al vencer, como á la chueca, que es dar con la pelota en la pared que los contrarios tienen por puesto ó pasarla por encima. Dabanle con solo el quadril ó nalga y no con otra parte del cuerpo porque era falta todo golpe contrario; havía apuestas que perdiese él que la tocaba sino con la nalga ó quadril ó hombro, que era entre ellos gran gentileza. Y á esta causa, para que más la pelota resurtiese, se desnudaban y se quedaban con solo el maxtlatl, que eran los paños de la puridad, y se ponían un cuero muy estirado y tieso sobre las nalgas: podíanle dar siempre que hacía bote y hacía muchos unos trás otro, tanto que parecía cosa viva.

74Jugaban en partido, tantos á tantos como dos á dos y tres á tres y á las veces dos á tres, y en los principales juegos ó Tlachcos jugaban los señores y principales y grandes jugadores; y por adornar sus mercados, los días de feria principalmente, y otros muchos días iban á jugar á ellos y jugaban á tantas rayas una carga de mantas, más ó menos conforme á la posibilidad de los jugadores; y si eran Reyes, villas y ciudades (como en alguna parte de esta historia hemos dicho); también jugaban cosas de oro y pluma, también unos se jugaban á sí mismos. Estaba este lugar del Tlachco en la misma plaza del Mercado aúnque otros había en otras partes y barrios. Su disposición y forma era hacer una calle de dos paredes gruesas, más anchas de abajo que de arriba, porque subían en forma más angosta las dichas paredes, y así ensanchaba el juego, en lo alto de ellas, los que más tenían eran de largo veinte brazas y otros menos y en algunas partes estaban almenados estos Tlachcos y muy curiosos; eran las paredes más altas á los lados que á las fronteras, para jugar mejor teníanlas muy encaladas y lisas y en el suelo; ponían en las paredes de los lados unas piedras como de molino, con su agujero, en medio que pasaba á la otra parte, por donde apenás cabía la pelota, y él que la metía por allí ganaba el juego, y como por victoria rara, y que pocos la alcançaban eran suyas las capas de quantos miraban el juego, por costumbre antigua y ley de jugadores; y era cosa donosa que en embocando la pelota por la piedra, luego la gente por salvar sus capas daba á huir con grandísima fiesta y risa, y otros á cogerles las capas por el vencedor; pero era obligado á hacer ciertos sacrificios al ídolo del trinquete, y piedra por cuyo agujero metió la pelota.

75Visto este modo de meter la pelota que á los miradores parecía milagro (aúnque era acaso) decían y afirmaban que aquel tal debía ser ladrón ó adúltero ó que moriría presto pues tanta ventura había tenido; y duraba la memoria de esta victoria por muchos días, hasta que sucedía otra que la hacía olvidar. Cada trinquete era templo, porque ponían en él dos imágenes: la una del dios del juego y la otra del de la pelota. Encima de las dos paredes más bajas, á la media noche, en un día de buen signo con ciertas cerimonias y hechicerias, y en medio del suelo hacían otras tales, cantando romances: luego iba un sacerdote del templo mayor, con ciertos ministros á bendecirlo (si bendición pudiese llamarse esta detestable superstición); decía ciertas palabras, hechaba cuatro veces la pelota por el juego y con esto decían que quedaba consegrado y podían jugar en él y hasta entonces no: esto se hacía con mucha autoridad y atención; porque decían que iba en ello el descanzo y alivio de los corazones. El dueño del trinquete (que era siempre señor) no jugaba pelota sin hacer primero ciertas ceremonias y ofrandas al ídolo del juego. De donde se verá quan supersticiones eran pues aún hasta en las cosas del pasatiempo, tenían tanta cuenta con sus ídolos. A este juego llevaba algunas veces Motecuhçuma á los Castellanos, y lo jugaba él otras veces porque lo tenía por bueno; ibanse y venianse de unos pueblos á otros los Señores y principales y traían consigo grandes jugadores para jugar unos contra otros, y ponían tanta y más diligencia que los nuestros en este juego, y los que jugaban mejor ó ganaban, burlando e los otros les decían: "Decid á vuestras mujeres que se den prisa á hilar, porque havreis menester mantas"; otros decían: "Id á tal fiesta á comprar ropa" y con esto tenían que reir los que miraban. Servíanse la pelota y si no venía buena no la recibían; y despues que començaba á andar, los que la echaban por cima de la pared de frente, ó á topar en la pared, ganaban una raya; ó si daban con ella en el cuerpo de su contrario, ó alguno jugaba de mala, fuera del cuadril, ganaban una raya y á tantas rayas primeras iba todo el juego. No hacían chazas; y otros apostaban ateniandose á la una parte, y otros á la otra, y de esta manera solían ser más las apuestas, que lo principal del juego; y los que jugaban, unas veces vocal, y otras mentalmente, llamaban á un demonio que decían tener eminencia en este juego, para que les aiudase. Al buen jugador, y que le decía bien la pelota, decían que le causaba su bien hado, y ventura y signo, en que habia nacido, y al que perdía, le atribuían su desgracia á su mal signo..."

No27 - Hernando de Vargas: Descripción de Queretaro

76"... Porque en sus juegos y pasatiempos tenían un cercado hecho de unas paredes vajas á dó jugaban á la pelota con las nalgas de un betun que salta llamado ule y el dicho juego de la pelota ó cercado se llama en la dicha lengua otomi maxei, y assí llaman en la dicha lengua otomi al pueblo de Queretaro anda maxei que quiere decir el mayor juego de pelota, y llamaron le asi por que las dichas penas adonde primero pobló el dicho yndio conin con su gente tenían la faícion y hechura del cercado dó jugavan a la pelota, estuvó el yndio en la dicha cañada y quebas algunos a teniendo gran amistad con los yndios chichimecos ..."

No28 - M. Echeverría y Veytia: Historia Antigua de Mexico

Vol. I, livre II, chap. 13

77"No es de omitir la noticia que nos dan en este lugar del origen y principio del juego de la pelota, cuya invención atribuyen á su Dios Huitzilopochtli en este jornada ... Colocados los dioses á los lados de Huitzilopochtli les mandó este que para festejarle y divertirse, formasen delante del templo el juego de la pelota, dándoles la idea y forma para ejecutarlo, que dicen haber sido la misma que observaron en los tiempos sucesivos. Mandoles picar unos arboles que había allí inmediatos, y que de la goma que destilasen formasen las pelotas. A esta goma dan el nombre de ulli ú olli; pero en realidad esta voz lo que significa es bola ó pelota redonda, derivada ó del verbo ollinia que significa moverse alrededor, ó del verbo ollala que significa redondear, y así la goma tomó el nombre de la figura de la pelota.

78La dicha goma es muy espesa, y apenas sale del arbol se cuaja, por lo que es necesario servirse de ella con mucha prontitud, ya sea para formar las pelotas, ó para otros usos a que en nuestros tiempos la aplican, como son untarla y extenderla sobre ropas de seda, lino ó algodon, que quedan como enceradas, y no les penetra el agua, y tambien la extendien sobre zapatos y botines. Las pelotas que se hacen de ella quedan solidas, duras y pesadas, pero es tanta su elasticidad que con solo dejarlas caer en el suelo levantan un gran bote, y rechazan con igual violencia; y así para este juego son muy buenas, pero por su dureza no se pueden manejar sin forro ó alguna lana ó borra, que al mismo tiempo que perfeccione la figura de la pelota, embote algo su violencia.

79Las que hacían los indios en su antiguedad eran solo de olli, y muy grandes porque las menores tenían un palmo de diámetro; más no jugaban con las manos sino con las sentaderas, de modo que él que hacía el saque dejaba caer la pelota y al bote que levantaba volvía el cuerpo, y con las nalgas la despedía: del mismo modo la recibían en el rechazo, y la volvían á despedir y de esta manera la mantenían mucho tiempo en el aire sin dejarla caer al suelo, porque pedría él que la dejaba caer. En medio del juego había un agujero ú hoyo con agua, y él que la dejaba caer allí perdía toda la ropa que llevaba y había de sufrir que todos le llenasen de injurias, oprobios y dicterios los mas horrendos, entre los cuales era el mayor y mas comun el llamarle huey tetlaxinqui, que quiere decir gran adultero y decían que había de morir á manos del marido ofendido ó en la guerra á manos de sus enemigos, y otros semejantes destinos. En los tiempos sucesivos usaron mucho este juego de pelota, y era una de las diversiones mas frecuentes de los reyes y señores más principales. Asientan pues los historiadores que en esta ocasión y viaje tuvo su origen este juego y toda la idea y metodo de ejecutarlo se los dió su Dios Huitzilopochtli."

No29 - Christoph Weiditz (Das Trachtenbuch des)

pl. XIII

80"Auf Soliche manier spielen die Indianer mit ainem aufgeblassenen bal mit dem Hindern on die Hand an zue Rieren auf der Erdt, Haben auch ain hardt leder Vor dem Hindern damit er vom bal den Widerstreich Entpfacht, haben auch Solich lederin hentschuh an."

81"Ainsi jouent les Indiens avec la balle gonflée, avec les fesses, sans lever les mains du sol; ils portent aussi un cuir (protecteur) dur sur les fesses pour supporter le choc de la balle; ils portent également des gants de cuir semblables."

No30- De Zurita: Historia de la Hueva España

Chap. 26

82"En que se trata del juego de la pelota, y de que disposición era el lugar donde la jugavan, y de que hazían las pelotas, y que maneras de juego tenían, según lo refiere Fray Torivio en el Co 27 de la quarta parte de aquel libro."

83"Dos maneras de juegos tenían los naturales de Anauac, llamada Nueva España: al uno llamavan patoliztli ... al otro llaman Ullamaliztli, que en nuestro castellano se dize juego de pelota de viento; en la plaça donde se hacía el mercado tenían este juego, y por los barrios avía otros menores que él que se jugava en los mercados. Al lugar donde se jugava le llamavan Tlachtli ó Tlachco; los Españoles lo llaman batey, que es el nombre de las yslas; para este juego principal hazían una calle de dos paredes gruesas, y como yvan subiendo, yvan saliendo para fuera, y ensanchando el juego por lo alto. Unos tenían veinte bragas de largo, y otros menos según era el pueblo, y en algunas partes hazían aquellas paredes almenadas y muy curiosas; de ancho tenía cuatro braças, las paredes de los lados eran bien altas y las de las frentes bajas; tenían sus escaleras para subir encima dellas y de todas partes avía mucha gente mirando el juego, y todo estava encalado y muy blanco y se hacían en acabando de formar las paredes para este juego ciertas cerimonias y hechicerías.

84En medio del juego, en medio de cada pared, avía unas piedras como ruedas de molino con un peçon que entrava dentro de la pared, en que se sustentavan, más de un estado en alto, y en el medio tenía un agujero por donde con dificuldad podía caber la pelota, y era del tamaño de las pelotas de viento de España, y saltavan más alto que ellas, aunque son mas pesadas, y las hazían de la goma que sale de un arbol que se cría en tierra caliente, y punçandole salen unas gotas blancas, y luego se quaja, y despues se torna negro. En los principales juegos jugavan los señores y principales y los grandes jugadores, y jugavan dos á dos y tres á tres y á veces dos á tres, y se desnudavan, quedando cubiertas sus verguenzas, con unos masteles muy labrados que son tan largos como tocas de camino. Si la pelota dava en cualquiera parte del cuerpo, fuera del quadril, era falta, y de unos pueblos a otros yvan a ver jugar, y los señores trayan consigo grandes jugadores, y el precio era mantas muy ricas y joyas de oro, y en el juego ponían muy gran diligencia, y los que ganavan motejavan á los otros, diziendoles: dezida vuestras mugeres que se den prisa a hilar, que menester aveys mantas, ó yd a comprarlas a tal feria ó mercado; y con esto y otras palabras de burla que dezían, hazían reyr a los que miraban el juego. No hazían chazas sino que no recibian la pelota quando no venía buena, y los que la echavan por çima de la pared de frente ó á topar en ella ganavan una raya. Y si davan con ella en el cuerpo de su contrario, fuera del quadril, se ganava otra raya, y á tantas rayas se perdía ó ganava el juego, y algunos atravesavan y se atenían a una parte y otros a otra, y entre tanto que andavan jugando, dezían entre si o a bozes ciertas palabras de hechizerias, y al que le acudía bien la pelota dezían que avía nascido en buen signo, y quando alguno acertava á meterla por alguno de los agujeros, que era pocas veces, porque la avía de meter hiriendola con el quadril, todos lo tenían por cosa de gran maravilla, porque tomandola con la mano y llegandose muy cerca, no la embocarían de muchas veces una, y toda la gente que se hallava presente dezía que él que embocava la pelota por el agujero avía de ser ladron ó adúltero, ó avía de morir presto y todos los que estavan á la parte de la rueda por donde embocó la pelota lo avían de dar las mantas, y él hazla ciertos sacrificios y cerimonias delante la piedra, que todas eran cosas de gran çeguedad, con que el demonio los tenía engañados.

No31 - A. de Molina: Vocabulario de la lengua mexicana (Leipzig 1880)

Ollama

: jugar a la pelota con las nalgas.

Ollamaliztli

: juego de pelota de esta manera, el acto de jugar.

Ollamani

: jugador de tal.

Ollamia

: jugar a la pelota con las nalgas; jugar con otros este juego.

Ollanqui

: jugador desta manera.

Olli

: cierta goma de arboles medicinales, de que hazen pelotas para jugar con las nalgas.

Olio

: cosa que tiene desta goma.

Ollamaloyan

: campo de juego de pelota.

Ololiuhcayotl

: redondez de bola o de otra cosa spherica.

Ololiuhtimani

: corillo de gente ayuntada.

Ololtic

: cosa redonda como bola o pelota.

Nematotopeuiliztli

: juego de pelota con la mano.

Netetemiuiliztli

: juego de pelota con la rodilla.

Tlachtli

: campo de juego de pelota.

No32 - Pio Perez (Maya)

Kiikché

: el arbol que produce la goma elastica.

Kik

: sangre.

Olom

: sangre.

Olomkik

: sangre cuajada.

Uol, Uolob

: toda cosa redonda.

Kamalpok

: pelotear, jugar a la pelota.

Kamal Kam

: de mano a mano.

Pitz

: jugar a la pelota.

Pok

: jugar pelota, saltar y salto, pelota.

Pokchintah

: arrojarlo o abarrajarlo contra la pared.

Poklemcab

: pelear, luchar.

Pokol poktah

: pelotear la pelota.

Pokyak

: el juego de la pelota

Pokol

: herirse o desollarse recio en pie, pierna, rodilla, cobdo o rostro con alguna caida.

Pokolpoc

: juego de la pelota y jugarla.

Pokolpok

: jugar a la pelota.

No33 - Guzman (Tzeltal)

Sū olim pitz

: juego de pelota con las nalgas.

Xpitzibō

: juego a la pelota ut olin.

Pitzibil

: jugador asi.

Pitz

: pelota como quiera.

C-hich

: pelota quellos usaban.

Chich, Qchiohel

: sangre.

Paxpax

: juego de pelota con las manos.

Qpoxbu

: jugar a la pelota con las manos.

Ghpoxbighel

: jugador asi.

Polix

: juego de pelota con los pies.

Xpoçibō

: jugar a la pelota dandole con los pies.

Pogibil

: jugador asi.

No34 - Reynoso (Mam)

Vuiix

: goma de árbol.

No35 - Martinez (Motul)

Kik, olom

: sangre.

No36 - Quiché

Quiq

: sangre, sape.

Pachgab, pachkap

: guantes.

Chaah

: el juego de la pelota.

Hom

: el campo de juego de pelota.

Tzuun

: "protection des hanches".

Yachvach

: tocado.

Vachzot

: masque.

Bate

: anillo; selon Ximenez: pala.

No37 - C. de Tapia Zenteno: Noticia de la lengua Huasteca (Mexico 1767)

Mule

: pelota.

No38 - J. de Cordova: Vocabulario Castellano-Zapoteco (Mexico 1942)

Tiquija láchi

: jugar a la pelota de los Yndios con las nalgas.

Quelacoqumaláchi

: juego assi.

Tigáapayapitípi

: jugar a la pelota nuestra con la mano.

Quela cogapaitípi

: juego assi.

Quéye

: juego de pelota de Indios, el lugar.

Láchi

: pelota antigua de los Indios para su juego.

Pitipi

: pelota de las nuestras para jugar.

No39 - M. Gilberti: Diccionario de la lengua tarasca o de Michoacan (Mexico 1901)

Chanaqua

: juego de placer

Apantzequa Chanaqua

: juego de pelota con la mano.

Apantzeti

: jugar a la pelota con la mano.

Apantzeti

: jugador assi.

Taranduqua chanaqua

: juego de pelota con las nalgas.

Taranduni

: jugar a la pelota con las nalgas.

Taranduti

: jugador tal.

Taranduqua hurincxtaqua

: juego de pelota con la rodilla.

Xepandequa apatzequa

: pelota como quiera.

Taranduqua

: pelota para jugar al batey.

Apantzequa tariata hatziracata

: pelota de viento.

Taranduquaro Querehtaro

: Batel juego de pelota con las nalgas.

Querehta

: lugar do juegan a la pelota.

No40 - Diccionario Castellano Otomi, Otomi Castellano Cuadernos del Valle del Mezquital, Vol. I no1. Itzmiquilpan 1956

Mexei-Maxei

: campo de juego de pelota (Tasquillo).

Na nûni

: bola.

Nahey, Hey

: juego.

Eni, Héy

: jugar.

nt'eni

: juego.

No41 - Larsen. Vocabulario Huasteco del Estado de San Luis Potosi (Mexico 1955)

Mululūl

: redondo.

Pēm

: hule.

Mule

: bola.

Pemāl in ts'i

: fesses.

Notes

1 "Esto es, localidades proprias y adecuadas para ejercitar este juego. Habíala aún en el recinto del Templo Mayor de Mexico, porque ese juego formaba parte del rito en ciertas festividades. El nombre mexicano de esta localidad era Tlachtli. En Sinaloa lo llaman Ulama ..."

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1981

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search