Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las teorías de la guerra justa en el siglo XVI y sus expresiones contemporáneas

 | 
Gilles Bataillon
, 
Gilles Bienvenu
, 
Ambrosio Velasco Gômez

Segunda parte. En torno a la legitimidad de la Conquista

La polémica de la guerra de conquista en relación con México

Mauricio Beuchot

Texte intégral

1El problema de la guerra de conquista de América desató una fuerte discusión entre varios teóricos europeos. No siempre fue frente a frente, pero suscitó diversas respuestas y opiniones en varios escritores. Los principales fueron españoles, a veces por encargo de sus monarcas, ya que había que aquietar sus reales conciencias mediante las elucubraciones de confesores, consejeros y teólogos peritos. Pero los hubo también de otras nacionalidades. Por lo menos eso propició el que España tomara muy a pecho el discutir acerca de la justicia o injusticia de la conquista.

JOHN MAIR

2Se cree que fue el teólogo escocés John Mair o Ioannes Maior (1469-1550), profesor en París, el primero en emitir una opinión sobre la licitud de la conquista, no por encargo de ningún jerarca, sino por la exigencia de su docencia, y siguiendo el plan expositivo de los Libros de las sentencias, de Pedro Lombardo, que era el texto que se comentaba en los cursos. Lo hace de manera tangencial en 1508 (sobre el libro iv) y de manera expresa en 1510 (sobre el libro ii).

  • 1 Mauricio Beuchot, Ciencia tomista, ”El primer planteamiento teológico-jurídico sobre la conquista (...)

3Pone muy en claro que ni el Papa ni el emperador son señores del universo, y dado que no tienen derechos sobre las tierras del Nuevo Mundo; no pueden concederlas a nadie. Pero Mair sigue aquí a Juan Duns Escoto, y acepta que el Papa puede conceder a algún rey cristiano la encomienda de conquistar por las armas los territorios de los infieles. La justificación de ello, según él, puede venir de dos lados: a) por la oposición a la predicación y la persecución de los que se hayan convertido, ya que con eso los infieles pierden su derecho de dominio, y b) por la incapacidad de los indios para gobernarse a sí mismos, a causa de su barbarie, con lo cual resultan ser siervos por naturaleza — como ya decía Aristóteles — y necesitan la tutela de los europeos.1

FRANCISCO DE VITORIA

4Vitoria (1483-1546), el gran teólogo salmantino, fue discípulo de Mair en París, pero no lo sigue en todo; aporta tesis nuevas. En la primera Relección sobre los indios, de 1538-1539, plantea el problema de si, antes de la llegada de los españoles, los indios tenían verdadero dominio sobre esas tierras. El problema era su infidelidad ya que, para algunos moralistas, ese pecado quitaba el dominio; pero Vitoria les concede el dominio, a pesar de la infidelidad, ya que ésta se daba por ignorancia invencible. Por otra parte, niega que se pueda afirmar categóricamente que los indios fueran amentes o incapaces de gobernarse.

5Dedica después un tratado a los títulos ilegítimos de la conquista y a los que la legitimarían. Los que considera ilegítimos son: a) que el emperador sea dueño del mundo; b) que el Papa sea el señor del mundo; c) el derecho de descubrimiento, porque no eran tierras deshabitadas; d) la resistencia a recibir la fe, pues no se puede convertir a nadie por la fuerza; e) otros pecados de los indios, ya contra la ley natural, ya contra la positiva, porque la ley natural no es igualmente evidente para todos los pueblos; f) la elección voluntaria de los indios, porque nunca se ha dado; y g) una donación especial de Dios, pues no la hay. Los títulos que le parece que sí legitimarían la conquista son los siguientes: a) el derecho a la comunicación y a la sociedad con todos; b) el derecho a comunicar o difundir la fe cristiana, c) la defensa de los conversos cuando son perseguidos (aunque este motivo no deja de parecer excesivo), d) el darles un príncipe cristiano, para promover la evangelización (lo cual también parece excesivo), e) la tiranía de los señores indígenas o de sus leyes,f) si libremente aceptan los indios por gobernante al rey español, y g) la amistad y la alianza con algunos de los mismos pueblos indígenas, que se oponían a los aztecas (como era el caso de los tlaxcaltecas).

  • 2 F. Castilla Urbano, El pensamiento de Francisco de Vitoria. Filosofía política e indio americano, (...)

6Llega a legitimar la guerra de conquista por la necesidad de brindar protección a los predicadores del evangelio y a los recién convertidos. Encuentra justa por eso la guerra de conquista, pero añade muchas condiciones que deben cumplirse para que no se vuelva injusta en la manera de llevarla; y precisamente ve que esas cosas no se observaron.2

DOMINGO DE SOTO

7Soto (1495-1560) reflexiona primero independientemente de Vitoria sobre el asunto de Indias y después lo sigue muy de cerca. Aunque en su relección Sobre el dominio (1535) prefiere abstenerse de entrar en la polémica acerca de la conquista, esboza algunas pistas de solución que ya se encuentran recogidas en la argumentación vitoriana. Tales pistas de solución están presentes en el famoso Sumario que se le encomendó hacer de la discusión de Valladolid (1550) entre Ginés de Sepúlveda y Bartolomé de las Casas. Claro que se inclina por Las Casas, pero no deja de señalar las fallas argumentativas que éste cometía, o lo que podía mejorar.

  • 3 J. Brufau Prats, La Escuela de Salamanca ante el descubrimiento del Nuevo Mundo, Salamanca, Ed. Sa (...)

8Inclusive cuando se abstiene de responder a la pregunta de si sería conveniente un imperium ultramarinum de España sobre América, está dejando entender que no le parecía lo más conveniente. Y en eso supera a Las Casas, quien sí llegó a aceptar un imperio de tipo político que reuniera a los pueblos indígenas bajo la presidencia de los españoles. Para Soto ese imperio sería sólo para la evangelización, y no de tipo político.3

GINÉS DE SEPÚLVEDA

9Sepúlveda (1489 o 1490-1573) fue uno de los que defendieron con mayor ahínco la licitud de la guerra de conquista. Se basaba en la idea aristotélica de que los seres humanos inferiores deben ser guiados por los más avanzados. Ginés era un gran humanista, el teólogo de palacio de Carlos V, y un traductor muy fino de la Política de Aristóteles, por lo que conocía muy bien su doctrina.

10En su libro Democrates alter, sostiene que una causa de guerra justa es la rebeldía de los bárbaros o menos dotados, que son siervos por naturaleza. Si no hay otra opción, hay que someterlos por la fuerza. Aplica la tesis de Aristóteles en su Política, y, si se añade que son tiránicos y sanguinarios, la guerra es justísima. Sus gobernantes los oprimen, se hacen sacrificios humanos, antropofagia y pecados nefandos. Si la infidelidad sola no bastara para justificar la guerra, sí lo hace el añadido de los pecados nefandos, de lesa humanidad. No se les puede obligar a creer, ni castigarlos por ser infieles, pero sí se les puede obligar a no cometer esos pecados nefandos y castigarlos por ellos.

  • 4 L. Hanke, El prejuicio racial en el Nuevo Mundo, México, sep, 1974, p. 73.

11Inclusive alega algunas causas de la guerra justa que Vitoria aceptaba y Las Casas no negaba. Éstas son la defensa de los inocentes que son sacrificados, y el impedir que se cometan pecados contra natura, como el canibalismo. Otro elemento aceptable sería la defensa de los predicadores del Evangelio, que podía llegar a las armas. Pero Sepúlveda avanza un paso más y es donde se tropieza, pues añade que la violencia debe usarse como medio para la predicación. El fin justifica los medios. Si no se atreve a decir que los indios deben ser obligados a convertirse, por lo menos dice que deben ser obligados a oír la predicación. Esto, añadido a la barbarie, que los hace siervos por naturaleza, le parece que justifica sobradamente la guerra. Agrega que se puede destituir a los gobernantes indígenas para que no obstaculicen la predicación o persigan a los que se conviertan. También defendió como justa la encomienda, como un medio para ejercer esa tutela.4

BARTOLOMÉ DE LAS CASAS

12Las Casas (1484-1566) fue el gran defensor de los indios y, aun cuando pidió que se trajeran negros a América para ayudar a los indios (porque aquéllos eran más fuertes y resistentes, y éstos estaban siendo diezmados por el trabajo), se dio cuenta de la injusticia de eso y también luchó contra el comercio de esclavos africanos.

13Sepúlveda se empeñaba en que los indios eran bárbaros, y por ello siervos por naturaleza, según la tesis de Aristóteles. Las Casas le demuestra que no lo son, ya que tenían una inteligencia y una cultura muy notables. Pone como títulos ilegítimos de la Conquista: a) los pecados de los indios, b) la infidelidad, c) el dominio universal del emperador y d) el del Papa. Los títulos que le parecen legítimos son: a) ciertos crímenes de los indios, no porque sean pecados, sino porque injurian a los cristianos, como la blasfemia y la ofensa a la fe; b) el derecho de predicar el evangelio sin ser molestados; c) el derecho del rey cristiano de defender a los indios ya convertidos; d) el derecho del Papa de encomendar a un rey cristiano la protección de los conversos; e) el derecho de intervención para evitar crímenes nefandos, no como castigo de tales pecados, sino para salvar a las víctimas inocentes de los mismos, como de los sacrificios humanos y de la antropofagia; f) la voluntad de los indios, si de verdad quieren aceptar la fe cristiana y además la tutela del rey cristiano como un imperio suyo de ultramar; y g) la defensa de los aliados, como los tlaxcaltecas y otros indios que se hayan hecho cristianos.

  • 5 Cf. V. Abril Castelló, Revista de Indias 47/179, ”Las Casas contra Vitoria. 1550- 1552: La revoluc (...)

14Las Casas sigue a Vitoria y a Soto, pero también se aparta de ellos en algunos puntos (en los que a veces parece inferior). Se les aparta al considerar que se puede hacer guerra a los indios como castigo de ofensas a la cristiandad. Con todo, Las Casas fue a su modo y con sus ideas siempre defensor de los derechos del indio.5

TORIBIO DE BENAVENTE O MOTOLINÍA

15Motolinía († 1569), llamado así por los indios al ver su práctica extrema de la pobreza franciscana, intenta justificar la esclavitud y la guerra de conquista como medios para evangelizar y dar tutela a los indios. Fue muy adverso a Las Casas. En 1555, cuando era guardia en Tlaxcala, escribe una carta contra Las Casas al emperador Carlos V.

  • 6 I. Pérez Fernández, Fray Toribio Motolinía, OFM, frente a fray Bartolomé de las Casas, Salamanca, (...)

16En ella, Motolinía critica mucho al dominico. Sostiene que el emperador ha hecho bien en invadir las Indias, porque la supremacía la tenían los aztecas, que eran tiránicos, idólatras y sacrificaban humanos. El quitar esas lacras es una de las mayores justificaciones de la conquista. A ello se suman el castigo de esas ofensas y la defensa de los inocentes. Igualmente pedía que se defendiera a los misioneros en su predicación. Esta defensa la aceptaba el propio Las Casas, y hasta el castigo de las ofensas. Pero Motolinía pide además que se obligue por la fuerza a los indios a oír la predicación, y en eso difiere radicalmente de Las Casas y sigue a Escoto, el teólogo de su orden. Igualmente se opone a Las Casas en el punto de la esclavitud, pues Motolinía creía que sí se podía absolver a los encomenderos que confesaban tener esclavos, sin obligarlos a restituir. Alegaba que en las encomiendas se daba buen trato a los indios, se les hacía justicia y, sobre todo, se los catequizaba. Además, la Corona española había permitido la esclavitud, al enviar el hierro para marcar a los indios esclavos.6

VASCO DE QUIROGA

17Don Vasco (1480-1565) empezó a disertar sobre la guerra ya antes que Vitoria, en una carta de 1531 al Consejo de Indias; y de manera principal en 1535, en la Información en derecho que elaboró como oidor de la Segunda Audiencia, antes de ser consagrado obispo de Michoacán en 1538. Allí difiere de Las Casas, al no ir en contra de la perpetuidad de las encomiendas. Propone una guerra ”blanda” de pacificación, porque ve que los indios están dispersos y hay que reunirlos en pueblos, para evangelizarlos y civilizarlos o ”darles policía” (esto es, una forma política conveniente). Por eso, siguiendo la Utopía de Moro, crea los hospitales-pueblos, donde se les enseñaban oficios y artesanías. Quiso mejorar la situación de los indígenas.

  • 7 S. Zavala, Por la senda hispana de la libertad, Madrid, Mapfre, 1992, pp. 183- 211.

18Así, puede decirse que, aun cuando no apoyó en todo a Las Casas, y aun cuando no llegó a las ponderadas tesis de Vitoria, sólo pretendía legitimar la conquista armada (de una manera tenue y benévola: ”pacificadora” y no destructiva) para crear condiciones de evangelización y civilización para los indígenas. Y también para proteger a los predicadores, muchos de los cuales tuvieron que afrontar el martirio.7

JUAN DE ZUMÁRRAGA

19Zumárraga (1468 o 1469-1548), que fue el primer obispo y arzobispo de México, se mostraba muy preocupado por esta problemática ya en 1536, cuando Vitoria y Soto apenas habían comenzado su reflexión sobre los indios. Difícilmente pudo haber conocido la teorización de esos pensadores salmantinos, y Las Casas estaba en los inicios de su labor defensiva de los indios. Ya en esos momentos, Zumárraga recoge en ”pareceres” y otros escritos las principales ideas que se oponían a la guerra de conquista con fines distintos de la evangelización. Quizá eran ideas que ya flotaban en el ambiente intelectual.

  • 8 M. Beuchot, La filosofía social de los pensadores novohispanos, México, imdosoc, 1990, pp. 9-15.

20Es sobre todo en su Segundo parecer sobre la esclavitud (1536) donde discute la legitimidad de la conquista. El virrey Antonio de Mendoza le preguntó si era lícito hacer esclavos de guerra, y si, al hacer la declaración de guerra a los caciques indios, también se les podía amenazar con la esclavitud. Zumárraga responde negativamente, ya que considera que la guerra de conquista es ilícita. Los infieles vivían en paz y tranquilidad, con ignorancia invencible de su infidelidad; si se les quería predicar, tenía que ser en son de paz. A pesar de ser franciscano, no sigue a Escoto, y dice que la guerra impide la predicación, en lugar de favorecerla; y la predicación es la única finalidad por la que el Papa encomendó las Indias al rey de España. Sólo que Zumárraga no dice nada suficientemente claro sobre si la propia tarea de evangelización — que implica la defensa de los predicadores y la de los conversos — justificaría la conquista como una intervención guerrera de España para defenderlos.8

ALONSO DE LA VERACRUZ

21Fray Alonso (1504-1584), gran filósofo y teólogo agustino, aborda el problema de la conquista en el De dominio infidelium et iusto bello, sobre la legitimidad del dominio que tenían los infieles sobre sus tierras y si era justa la guerra para quitárselas.

22También distingue unos títulos ilegítimos de otros legítimos. Ilegítimos son: a) la infidelidad de los indios, pues se debía a ignorancia inculpable; b) la pertenencia de iure del Nuevo Mundo al antiguo imperio romano — del cual sería heredero el emperador Carlos V —, porque era absurda; c) las ofensas de los indios a los españoles, pues más bien eran en defensa propia; d) la oposición de los indios a la predicación, porque en realidad la aceptaban de buena gana; e) la negativa a recibir la fe, pues en todo caso tenían derecho a no aceptarla si se les imponía por la fuerza; f) los pecados contra natura, pues no quitan el justo dominio; g) el supuesto retraso mental de los indios, que no existía; y h) el que Dios haya mandado la conquista, lo cual de ningún modo era cierto.

23Los títulos que cree que legitiman la conquista son: a) la obligación que tienen los indios de recibir la fe, si se les predica convenientemente; b) si se les propone suficientemente por predicadores dignos, el Papa puede compelerlos; c) dar un príncipe cristiano a los conversos; d) quitar el régimen tiránico que tenían los indios; e) combatir los sacrificios humanos y la antropofagia, al igual que otras atrocidades; f) el que un pueblo oprimido llame en su ayuda a otro (como hicieron los tlaxcaltecas); g) la elección libre y voluntaria por parte de los indígenas; y h) el derecho de comunicación y libre tránsito por el mundo.

  • 9 Cf. A. de la Veracruz, Antología sobre el hombre y la libertad, introducción y compilación M. Beuc (...)
  • 10 Ibid., pp. 42-52.

24Pero explícitamente dice que no se han cumplido estos requisitos y que, por lo tanto, la guerra es injusta.9 Al igual que Vitoria y Soto, fray Alonso toma en cuenta de manera prioritaria la obligación que toca a los cristianos de predicar el Evangelio y la que toca a los indios de aceptarlo, aun sea por la fuerza. Considera que con esto se les hace un gran bien, pues se les quita esa religión anterior tan nociva;10 pero no debe ser por la fuerza.

CONCLUSIÓN

25Vemos que, ya antes de Vitoria y Soto, reflexionaban en estas tierras sobre el problema de la conquista Zumárraga y Quiroga. Hubo unos quienes aceptaron de buen grado la guerra para la evangelización y el castigo de los pecados contra la humanidad, como Sepúlveda y Motolinía. Otros fueron muy adversos a ella, como Las Casas y, en definitiva, Alonso de la Veracruz.

  • 11 M. Beuchot, La querella de la conquista. Una polémica del siglo xvi, México, Ed. Siglo xxi, 1992.

26Claro que el más radical fue Las Casas, quien decía que no se podía obligar a los indios ni siquiera a oír la predicación; pedía no sólo irse, sino restituir. Lo único que le parecía justificar el uso de las armas era la defensa de los predicadores que, muchas veces, eran injustamente masacrados por los indígenas. A diferencia de Las Casas y Veracruz, la mayoría llega a legitimar la guerra para obligar a los indios a escuchar la predicación, y a convertirse. Algunos, como Quiroga, añadían una justificación civilizatoria, es decir, dar a los indios un sistema social que los sacara de la postración en que se hallaban.11

Notes

1 Mauricio Beuchot, Ciencia tomista, ”El primer planteamiento teológico-jurídico sobre la conquista de América: John Mair”, Salamanca, 1976, núm. 103, pp. 213-230.

2 F. Castilla Urbano, El pensamiento de Francisco de Vitoria. Filosofía política e indio americano, Barcelona, Ánthropos, 1992, pp. 295-316.

3 J. Brufau Prats, La Escuela de Salamanca ante el descubrimiento del Nuevo Mundo, Salamanca, Ed. San Esteban, 1989, pp. 162-165.

4 L. Hanke, El prejuicio racial en el Nuevo Mundo, México, sep, 1974, p. 73.

5 Cf. V. Abril Castelló, Revista de Indias 47/179, ”Las Casas contra Vitoria. 1550- 1552: La revolución de la duodécima réplica. Causas y consecuencias”, Madrid, pp. 83-101; J. A. de la Torre Rangel, El uso alternativo del derecho por Bartolomé de las Casas, Aguascalientes, Universidad Autónoma de Aguascalientes, 1991, p. 171; M. Beuchot, Los fundamentos de los derechos humanos en Bartolomé de las Casas, Barcelona, Ánthropos-Bogotá, Siglo del Hombre Eds. ; 1994.

6 I. Pérez Fernández, Fray Toribio Motolinía, OFM, frente a fray Bartolomé de las Casas, Salamanca, Ed. San Esteban, 1989, p. 93.

7 S. Zavala, Por la senda hispana de la libertad, Madrid, Mapfre, 1992, pp. 183- 211.

8 M. Beuchot, La filosofía social de los pensadores novohispanos, México, imdosoc, 1990, pp. 9-15.

9 Cf. A. de la Veracruz, Antología sobre el hombre y la libertad, introducción y compilación M. Beuchot, México, unam, 2002, pp. 74-75. En p. 140 dice: ”Concluyamos, pues, en que no hay razón justa para atacar a los infieles bárbaros recientemente descubiertos con base en que sean infieles, ni tampoco con base en que por derecho sean súbditos del emperador, ni con base en que, si no quieren prestar obediencia ni someterse, deban ser compelidos. Esta razón, digo, no es suficiente; ya que, por derecho, no son súbditos, porque el emperador no es el señor de todo el orbe (como arriba se dijo) ”.

10 Ibid., pp. 42-52.

11 M. Beuchot, La querella de la conquista. Una polémica del siglo xvi, México, Ed. Siglo xxi, 1992.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr