Version classiqueVersion mobile

Arqueología de las cuevas del norte de alta Verapaz

 | 
Patricia Carot

Primera Parte. Estudio de las cuevas

Texte intégral

I - ESTUDIOS ANTERIORES

  • 1 Para revisar este tema, consultar Heyden 1975, 1981.

1La utilización de las cuevas es un rasgo común de la civilización maya y de otras culturas mesoamericanas.1 En Guatemala y en México todavía se utilizan algunas de ellas como lugares de culto, pero muy pocas han sido objeto de estudios arqueológicos o etnológicos precisos. El primer artículo publicado sobre la función de las cuevas en la civilización maya fue el de Thompson (1959), en el cual se hace una síntesis de las diversas publicaciones arqueológicas y etnológicas escritas sobre las grutas hasta esa fecha. Este artículo nos sirvió de base para deducir las interpretaciones de nuestro estudio de las cuevas de Alta Verapaz.

2Desde entonces, se han realizado investigaciones más puntuales en la zona maya:

  • En Belice, en la gruta Río Frío E y en la de Eduardo Quiroz (Pendergast 1970, 1971) y en las cuevas de Caves Branch (McLeod y Puleston 1978).

  • En Yucatán, Andrews IV realizó trabajos en la gruta de Balankanché cerca de Chichón Itzá (1961, 1965) y en la de Chac (1970). Por primera vez, se presenta en la publicación sobre Balankanché la descripción de una ceremonia celebrada dentro de ella, destinada “a pedir a las divinidades protección para los arqueólogos que habían profanado un lugar sagrado” (Barrera Vásquez 1970: 72) (véase p. 31).

  • En Chiapas, varias cuevas han sido estudiadas por Carlos Navarrete y Eduardo Martínez (1977; en preparación) y por Becquelin (Becquelin-Baudez 1982), algunas de ellas con pinturas e inscripciones jeroglíficas.

  • En Guatemala, el importante descubrimiento de las pinturas e inscripciones jeroglíficas de las cuevas de Naj Tunich en el Petén (Stuart 1981) completa este cuadro.

3Todos estos autores consideran que las cuevas no fueron utilizadas como lugares de habitación sino más bien con fines rituales, debido al material asociado y por las condiciones físicas internas inadecuadas para tal ocupación permanente.

4Por otra parte, el importante papel desempeñado por las grutas en Mesoamérica se confirmó con el descubrimiento en 1971 de la cueva-túnel situada debajo de la pirámide del Sol en Teotihuacán. La entrada coincide con la parte media de la escalera central original de la pirámide y su extremo con el centro mismo de ésta. Debe haber sido inicialmente, mucho antes de la construcción de la pirámide, el centro de actividades religiosas en Teotihuacán (Heyden 1975, 1981). Como lo mencionamos en la Introducción, esta cueva es parte de una amplia red de túneles/cuevas localizados debajo del sitio y que se están estudiando por Manzanilla et al. (1989).

II - ENTORNO FÍSICO Y HUMANO

  • 2 En kekchi, este nombre significa “agua verde”, color del agua cristalina.

5Las cuevas que hemos estudiado están ubicadas en el norte del departamento de Alta Verapaz, en las cercanías de Chisec y Raxrujá2 (Figs. 1 y 2). Chisec se localiza a 40 km al norte de Cobán y a 27 km al oeste de Raxrujá. En esta área convergen las Tierras Bajas mayas centrales del Petén y las Tierras Altas mayas (Figs. 3 y 4). Raxrujá y la cuenca del río Candelaria donde se descubrieron la mayoría de las cuevas se encuentran a 200 m de altura sobre el nivel del mar entre las últimas estribaciones de la sierra de Chamá al sur y la sierra de Chinaja al norte cuyo punto más elevado, el cerro de Tzultacah, de 760 m de altura, domina la extensa selva. La sierra de Chamá culmina hacia 2 000 m al sur, cerca de Cobán. Es una región calcárea con relieve kárstico tropical constituido por colinas cónicas llamadas mogotes (Fig. 5) de unos 50 a 100 m de altura y de depresiones o dolinas.

Figura 2 - Mapa detallado de la región estudiada.

6La erosión subterránea de los ríos es imponente; a lo largo de su recorrido desaparecen y reaparecen varias veces por debajo de las colinas calcáreas, excavando galerías a veces de grandes dimensiones.

7La red subterránea del río Candelaria, punto central de nuestras investigaciones, representa el mejor ejemplo de tal erosión: es la red más larga de la que se tiene conocimiento en América Central (Figs. 6 y 7). El río principal, el San Simón (véase Anexo 3, Fig. 54), atraviesa de oeste a este la región, recibiendo varios afluentes, entre otros el río Candelaria y desemboca en el río Sebol, afluente del río de la Pasión.

  • 3 Parcelas de tierra distribuidas por el Gobierno a los campesinos en el marco del Programa de Desarr (...)

8De difícil acceso, esta región permaneció aislada y casi deshabitada desde la época prehispánica. Cuando se efectuaron estas investigaciones empezaba a desarrollarse con la creación de zonas de “parcelamientos”3; su población ha aumentado considerablemente y seguían llegando familias aun cuando ya habían distribuido las parcelas tiempo atrás. Los inmigrantes eran principalmente indígenas kekchíes y pokomchíes o ladinos. Procedían de la región de Tactic (Alta Verapaz), y de Rabinal (Baja Verapaz), o de otras zonas sobrepobladas donde la falta de tierras constituye un problema. Se comprende fácilmente el atractivo de esas zonas vírgenes, pues en ocasiones se obtenían hasta tres cosechas al año en la misma milpa. Por ese motivo se desmontan zonas cada vez más extensas en la selva. Se practica el método de roza para sembrar principalmente maíz y frijol y se desarrolla la ganadería.

Figura 3 - Vista general del relieve hacia el norte: las Tierras Bajas y la sierra de Chinajá, última estribación de las Tierras Altas.

Figura 4 - Vista general del relieve hacia el sur: las Tierras Altas y la sierra de Chamá.

9Pero el reciente descubrimiento de importantes yacimientos petrolíferos al norte de nuestra zona modificó drásticamente este esquema. Se construyeron carreteras, como la Transversal del Norte en ocasiones a expensas de los sitios arqueológicos (véase Anexo 3, el caso de Raxrujá Viejo, Figs. 50 y 51). Altos funcionarios del Gobierno o militares acapararon grandes extensiones de tierras y la población local recientemente instalada se vio obligada a abandonar, por la fuerza, sus parcelas de tierra, por lo que surgieron los primeros enfrentamientos con el ejército y el inicio de la represión que aún persiste. Chisec ya se encuentra conectado mediante la Transversal del Norte y se ha convertido en “aldea modelo”.

III - SITIOS EN SUPERFICIE

10El propósito principal de nuestras investigaciones era la ocupación de las cuevas, por lo tanto, durante nuestro recorrido, hemos localizado cuatro sitios en la proximidad de ellas, siempre en los sectores “desmontados”: Raxrujá Viejo (Fig. 3) y San Antonio Las Cuevas, alrededor de Raxrujá, y en las cercanías de Chisec, Bombil Pec y La Poza (véase el Anexo 3 para la descripción y los planos de los sitios). Estos asentamientos prueban que la ocupación local no se limitaba a la utilización de las grutas.

Figura 5 - Formación kárstica: detalle de un “mogote”.

11Un reconocimiento más sistemático, por debajo de la densa vegetación, conduciría seguramente a descubrir otros sitios.

IV - CUEVAS DE LA REGIÓN ESTUDIADA

1 - Descripción de la red subterránea del río Candelaria (véase el mapa fuera de texto)

12A unos 20 km de su nacimiento, el río Candelaria desaparece en una cueva y recorre subterráneamente unos 12 km. Vuelve a la superficie cerca de San Antonio Las Cuevas, antes de desembocar en el río San Simón. En el transcurso de estos 12 km, el río Candelaria desaparece y reaparece varias veces al pasar de una colina (mogote) a otra —se habla entonces de pérdidas y de resurgencias (Fig. la). Cinco galerías principales muy extensas con formaciones estalagmíticas monumentales (Fig. 7b) fueron así excavadas debajo de los mogotes. La red subterránea del río está compuesta por una red activa formada por el río mismo y sus afluentes activos, subterráneos o no, y por dos niveles fósiles situados a 10 y 25 m más arriba del curso actual, que se prolongan de colina en colina. Pertenecen también a este conjunto galerías fósiles anexas de antiguos afluentes del río.

13Los pisos están frecuentemente obstruidos por grandes bloques derrumbados, por lo que es difícil transitar por ellos. Aberturas naturales, o simas, resultado del desplome de las bóvedas y localmente llamadas “ojos” iluminan de vez en cuando estas galerías oscuras. Recorrimos en su totalidad esta red subterránea, mientras que Pope y Sibberensen (1981) sólo estudiaron la primera galería de esta red que corresponde a la primera pérdida del río y que cuenta con los importantes acondicionamientos que describiremos más adelante (véanse pp. 21 y 22). La mayoría de las cuevas estudiadas pertenece a esta red subterránea.

2 - Las cuevas de Bombil Pec y Julik

14En las cercanías de Chisec se han estudiado dos cuevas fósiles, Bombil Pec (Fig. 8) y Julik; son de dimensiones más reducidas (Julik tiene 450 m de largo aproximadamente y Bombil Pec sólo 150 m). Se caracterizan por tener un acceso más difícil por simas de derrumbe de fuerte pendiente. Para alcanzar el nivel de la entrada de la cueva de Bompil Pec, tuvimos que usar cuerdas. Se caracterizan también por sus formaciones estalagmíticas excepcionales, con “excéntricas” en la cueva de Julik. Esta cueva es utilizada todavía con fines rituales; en ella se realizó una ceremonia durante nuestra estancia (véanse pp. 26, 30). También hemos visitado algunos abrigos aislados, de tamaño reducido.

V - CUADRO CRONOLÓGICO Y RELACIONES ESPACIALES

15Por la posición central de esta región en el área maya, esperábamos hallar, en la cerámica recolectada en las cuevas, evidencias de relaciones con las Tierras Altas y con las Tierras Bajas mayas. En lo referente a las Tierras Altas, salvo un ejemplo (véase Segunda Parte, Fig. 32), no pudo establecerse ninguna correlación directa con la cerámica conocida de Alta Verapaz: Chamá (Butler 1940), Nebaj (Smith y Kidder 1951; Becquelin 1969), Chipoc (Smith 1952), la región de Tactic Cobán (Arnauld 1986) o del Quiché (Ichon y Arnauld 1985; Ichon y Viel 1984).

16En lo que respecta a las Tierras Bajas, se evidenciaron conexiones con los sitios del curso inferior del río de la Pasión, como Altar de Sacrificios (Adams 1975), Seibal (Sabloff 1975) y los del Petén Central como Tikal, Uaxactún (Smith 1955), o de Belice como Barton Ramie (Willey 1965). La identificación de algunos tipos de cerámica presentes en las cuevas fue posible gracias al estudio comparativo del material cerámico de estos sitios, para los cuales existe una clasificación por tipo-variedad (Smith, Willey y Gifford 1960).

  • 4 El sitio más grande y más cercano de las cuevas, a 15 km al norte de Raxrujá.

17Más recientemente, se hicieron comparaciones con la cerámica de Salinas de los Nueve Cerros (Dillon 1977), Cancuén4 (Tourtellot III et al. 1978) y aquella recolectada por Pope y Sibberensen (1981) después de su recorrido por parte de la misma red del río Candelaria.

18Se estableció así un cuadro cronológico aproximativo del tiempo de utilización de las cuevas, desde el Preclásico Medio (600 a.C.) hasta finales del Clásico Tardío (900 d.C.).

19El periodo Preclásico (600-150 a.C.) está escasamente representado por unos tepalcates hallados en una pequeña cueva fósil de acceso difícil, situada en medio de una pared rocosa vertical, y dominando a unos 25 metros el valle donde se ha localizado el sitio de San Antonio Las Cuevas, a la orilla del río San Simón. La cerámica indica relaciones con los sitios del curso inferior del río de la Pasión (Altar de Sacrificios y Seibal) y con el Petén Central (Uaxactún). Los tipos Sierra Mojada Negativo, Sierra Rojo, Sacluc Negro sobre Anaranjado, Anaranjado y Metapa Tricromo han sido reconocidos.

Figura 6 - El río Candelaria.

Figura 7 - Red del río Candelaria. a) Resurgimiento. b) Formaciones estalagmíticas.

Figura 8 - Entrada de la cueva de Bombil Pec: formaciones estalagmíticas.

  • 5 Véase el Anexo 2 para el estudio detallado de este motivo.

20La utilización más intensa de las cuevas ocurre durante el Clásico Temprano (250-600 d.C.). Se cuenta con gran cantidad de cerámica policromada refinada, con decoración geométrica o zoomorfa, sobre cuencos (o platos) con reborde basal y ollas, característicos del complejo Tzakol y pertenecientes a los tipos definidos en Uaxactún: Actuncan y Dos Arroyos, Anaranjado Policromo, Lucha Inciso, Balanza Negro y Águila Anaranjado. La región de las cuevas está entonces más en relación con los sitios del Petén Central que con los del curso inferior del río de la Pasión, Altar de Sacrificios y Seibal, sitios que tienen una actividad reducida durante este periodo (Adams 1973: 131; Sabloff 1975: 233). Por otra parte, no se ha detectado directamente una influencia procedente de Teotihuacán, aunque esté muy marcada por ese entonces en sitios como Tikal, Uaxactún en las Tierras Bajas y Kaminaljuyú en las Tierras Altas. Sin embargo, el petroglifo del círculo punteado en la roca calcárea del suelo de una galería fósil de la red del río Candelaria representaría el único indicio de alguna relación indirecta con Teotihuacán donde es más abundante y de donde sería originario (Aveni et al. 1978, 1985).5

21Por falta de material de superficie y de excavaciones, la relación cronológica entre la ocupación de las cuevas y la de los sitios descubiertos no está suficientemente documentada y, hasta el momento, sólo se tiene información sobre un sitio, Raxrujá Viejo: los dos —cuevas y sitio— parecen haber sido ocupados conjuntamente durante el Clásico Temprano (véase Anexo 4).

22A este mismo periodo pertenece gran parte de la arquitectura, las tumbas y esculturas halladas en Salinas de los Nueve Cerros, al noroeste (Dillon 1981: 61).

23Las actividades disminuyeron en las cuevas al principio del siguiente periodo, el Clásico Tardío; sólo está representado el tipo Saxche Anaranjado Policromo, importante en Uaxactún, característico de Tepeu 1 (600-700 d.C.); en cambio, ninguna cerámica con figuras humanas de la fase Tepeu 2 está presente en las cuevas.

24Se reanuda el culto de las cuevas al final de este periodo, o sea Tepeu 3 (750-850 d.C.) con bastante intensidad. Se han destacado relaciones directas y numerosas con Altar de Sacrificios, Seibal, Cancuén y Salinas de los Nueve Cerros. La cerámica policroma desaparece completamente y es sustituida por una cerámica menos elaborada con gran cantidad de ollas. Se identificaron cuatro tipos definidos inicialmente en Altar de Sacrificios y Seibal: Dicromo sin Nombre, Zopilote Ahumado Negro, Cambio sin Engobe y Encanto Estriado de los complejos Tepejilote y Bayal-Boca. Se establecieron también correlaciones modales con los tipos Pantano Impreso y Subin Rojo.

25Aunque la región de las cuevas esté estrechamente vinculada con los sitios del curso inferior del río de la Pasión, permanece alejada de las influencias extranjeras características de la historia de esos sitios a principios del siglo x. En efecto, la nueva tradición cerámica de pasta fina, resultado de la llegada de grupos procedentes de Tabasco, alrededor de 900 (Culbert 1973), no se extiende a nuestra zona. En Seibal, esta cerámica forastera está asociada a la que sigue produciendo la población autóctona. Los tipos y modos identificados en nuestras colecciones pertenecen justamente a esta producción local tradicional.

26Es un área en pleno desarrollo como lo indican los sitios de Cancuén (Tourtellot et al. 1978), de Camelá (Dillon 1981), y de Salinas de los Nueve Cerros (Dillon 1977) que conocen su mayor ocupación durante este periodo. Investigaciones más intensivas en toda esta zona permitirían determinar con mayor precisión el papel que ha desempeñado en la arqueología de las Tierras Altas y Bajas.

VI - LAS EVIDENCIAS DE LA UTILIZACIÓN PREHISPÁNICA DE LAS CUEVAS Y SU SIGNIFICADO

27Los tipos de evidencias arqueológicas que se encuentran en las grutas son específicos de este contexto particular. Son diversos tipos de instalaciones, restos cerámicos y artefactos, petroglifos y pictogramas. Es preferible describirlos con precisión para hacer más claras las interpretaciones sobre sus funciones y significados.

1 - Construcciones y espacios acondicionados

a - Muros

Figura 9 - Red fósil anexa: muro con pasaje arreglado en la entrada de una galería.

Figura 10 - Red fósil anexa. a) Muro en la entrada de la galería. b) Detalle del muro.

28En general, la entrada de las cuevas está cerrada por un muro (de cerca de 1.50 m de alto), construido con grandes bloques calcáreos, seleccionados, y con un pasaje (0.70 m de ancho) para acceder al interior de la gruta (Figs. 9 y 10ab). Con el fin de aislar completamente la gruta, este muro de entrada debe haber sostenido una mampara hecha de material perecedero (Thompson 1959: 128). En el interior se encuentran a veces otros muros (altura promedio: 2 m; espesor promedio: 0.80 m) hechos también de bloques calcáreos seleccionados, aparejados sin mortero, que van estrechando el paso de una sala a otra, reduciendo así la accesibilidad a la cueva, como lo ilustran estos ejemplos:

  • Dentro de una red fósil de un antiguo afluente del río Candelaria, observamos la presencia de tres muros sucesivos antes de llegar al sanctasanctórum de la cueva, la tercera sala, en la cual se penetra escalando una cornisa situada a más de dos metros del suelo de la cueva y atravesando un pasaje estrecho. Esta sala, muy aislada y de dimensiones reducidas, está totalmente a oscuras. Numerosas huellas de carbón de madera —¿restos de antorchas utilizadas para alumbrar el interior de las grutas?— cubren el suelo, así como muchos tiestos de delicadas vasijas policromadas, algunos del Clásico Tardío (Tepeu 1) (véase Segunda Parte, Fig. 31), y una pequeña olla con decoración negativa (Fig. 32).

  • En la muy amplia galería de la primera pérdida del río Candelaria está construido todo un conjunto excepcional de paredes y una plataforma sobre dos cornisas que dominan la galería de unos 25-30 metros. Originalmente, se podía tener acceso a la primera cornisa desde el exterior de la cueva pero este acceso fue totalmente cerrado por una pared muy imponente (Fig. 11 ab) de 3 m de espesor y del mismo largo de la cornisa (7 m). Fue acondicionada sobre esta cornisa la plataforma más elaborada de las que hemos encontrado en las cuevas (véanse p. 26 y Figs. 13ab y 14).

  • La segunda cornisa se encuentra 4 m por encima de la primera y sobresale unos 6 m de la pared de la cueva, y sólo por medio de una escalera pudimos tener acceso a ella. Sobre esta segunda cornisa se construyó el conjunto de paredes. En total, estas paredes constituyen un verdadero laberinto por el cual hay que pasar antes de alcanzar, a través de otro pasaje estrecho, una vasta sala de formaciones estalagmíticas. Estas paredes delimitan también espacios reducidos (Figs. 12ab, 13ab y 14).

Figura 11 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil. a) Muro que bloquea el acceso a la primera cornisa y a la plataforma arreglada. b) Detalle del muro.

29Pope y Sibberensen (1981) mencionan que hallaron material cerámico del Clásico Temprano y Tardío en estas paredes, lo que implica, para ellos, que la construcción no se hizo antes de 600-700 d.C. La relacionan con una arquitectura defensiva, testimonio de una época de inestabilidad y guerras, de un militarismo anterior al que se desarrolló en sitios del río de la Pasión en el siglo x. Yo no comparto tales conclusiones, ya que incluso una ocupación con fines defensivos hubiera dejado huellas más consistentes de las que existen.

Figura 12 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil. a) Segunda cornisa y muros. b) Detalle de un muro.

30En casi todas las cuevas estudiadas se reporta la presencia de muros (Thompson 1959), Pendergast (1971), en la cueva de Eduardo Quiroz; Stuart (1981) en Naj Tunich; Heyden (1975) en Teotihuacán; Noguera (1960: 58-60) en Xochicalco.

b - Pasajes

31Dentro de las cuevas se observaron varios pasajes, allanados, estrechos, habilitados para transitar en medio de los bloques derrumbados de las bóvedas. Otro tipo de pasaje, un vado hecho de lajas, fue construido para cruzar el río Candelaria y llegar a una gran sala totalmente oscura y con muchas huellas de ocupación (cerámica, navajas prismáticas). En la cueva de Bombil Pec se han observado 2 “gateras” o aberturas de 0.50 m de diámetro y de 1.50 y 2 m de longitud, reacomodadas artificialmente y que permiten alcanzar con gran dificultad a unos pictogramas y a una gran sala oscura (véase la p. 28 para la descripción de éstos).

c - Escaleras

32A veces, escurrimientos estalagmíticos lisos y resbalosos bloquean el acceso a las galerías. Cuando el desnivel era excesivo, se excavaron pequeñas cavidades de 15 cm de ancho y de 0.5 a 0.9 cm de diámetro, en las cuales sólo la punta del pie puede apoyarse. Forman así escalones que permiten alcanzar al nivel deseado (Fig. 15).

33Se encontró también una escalinata de 4 escalones, en un lugar oscuro y que permite el acceso a una pequeña plataforma natural y semicircular.

d - Acondicionamientos particulares

34En el suelo de la gran galería fósil ya mencionada de la primera pérdida del río Candelaria, se encontraron también varios acondicionamientos que consisten en:

  • 6 Recientemente se publicaron fotografías de estos altares en Tedlock (1985: 169,179 y 184). Además, (...)

35dos conjuntos hechos de bloques calcáreos seleccionados acumulados y burdamente dispuestos en U, orientados aproximadamente en las direcciones cardinales. No había material asociado ni se destacó huella superficial de fuego (Figs. 13c y 16). Dimensiones - ancho: 1.50 y 2 m; largo: 2 y 3 m; grueso: 0.40 y 0.60 m; altura conservada: 0.40 y 0.60 m. Acondicionamientos en U similares existen actualmente en las Tierras Altas de Guatemala. Se trata de oratorios colocados en lugares sagrados, particularmente en elevaciones naturales como en el departamento del Quiché en donde los indígenas oran, queman incienso y hacen ofrendas. Los altares de Momostenango llamados “quemadores” tienen la misma forma pero están hechos por acumulación de tiestos.6 Termer (1930: 416-417) describe una disposición idéntica en la gruta de K’artum cerca de Totonicapan. Navarrete (1977: 23, Lám. 8) en la cueva de los Andasolos describe un “altar de losas agarradas con lodo, dispuestas en dos escalones. Encima se encontraron restos de carbón y ceniza, revueltos con la tierra y las piedrecitas del relleno de la tosca construcción.”

36conjunto de dos líneas de piedras paralelas y una pequeña plataforma burda apoyada contra una pared de la galería (Fig. 13c).

Figura 13 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil. a) y b) Plano y corte de las construcciones en las cornisas. c) Plano de las construcciones en el piso de la galería.

Figura 14 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil: corte tridimensional de la galería (dibujo de F. Bagot, según P. Courbon).

Figura 15 - Cavidades excavadas en escurrimientos estalagmíticos para acceder a la galería fósil.

Figura 16 - Detalle de un altar en U en el suelo de la galería.

e - Plataformas

37muy frecuentemente hemos notado la presencia de pequeñas plataformas construidas debajo de las estalactitas: se localizan por lo general lejos de las entradas o en lugares de difícil acceso, colocadas en cornisas situadas a varios metros arriba del piso de las cuevas o en el suelo mismo, según las percolaciones. De dimensiones reducidas (1 x 1 x 1.50 m), están hechas burdamente de bloques superpuestos, procedentes de los materiales disponibles dentro de las cuevas (bloques calcáreos o fragmentos de formaciones estalagmíticas) (Fig. 17ab). Numerosos y grandes tiestos de ollas son asociados a estas plataformas. Fueron concebidas para sostener ollas que recibían el agua que caía gota a gota de las filtraciones estalactíticas.

38Esa agua no debe haberse utilizado con fines domésticos. Tales precauciones forzosamente deben haberse tomado únicamente para recoger el agua pura, “agua virgen”, llamada zuhuy ha. Esta tradición sigue estando muy difundida entre ciertas comunidades mayas. Villa Rojas (1962: 138) y Barrera Vásquez (1970: 72 y 75) indican que esa agua servía para la preparación de los alimentos sagrados y de la bebida sagrada, el balché, utilizados en ciertas ceremonias. No se conocen los ritos asociados con la recolección de zuhuy ha, pero según Thompson (1959: 126), consistían tal vez en ofrendas de alimentos y de incienso o de sangre extraída en autosacrificios. Tales autosacrificios en cuevas están pintados en la cueva de Naj Tunich: varias escenas representan personajes practicándose el autosacrificio del pene (Stuart 1981: 149). Las navajas prismáticas de obsidiana encontradas en asociación con la cerámica pudieron haber sido utilizadas también para tales rituales (véase Anexo 1, Fig. 45).

39La única información que se conoce con seguridad en relación con la recolección de zuhuy ha es la prohibición para las mujeres de acercarse a estas fuentes de agua o a estos lugares sagrados (Thompson 1970: 184), como lo precisan estos ejemplos:

  • En Yucatán, durante la ceremonia destinada a pedir la lluvia, el agua que se utiliza para la preparación de los alimentos sagrados debe venir del cenote sagrado del pueblo, Chan Kom, “en donde las mujeres supuestamente nunca han entrado”. Sólo gateando a través de un túnel oscuro y resbaloso se puede llegar a este cenote (Villa Rojas 1962: 138).

  • Para realizar la ceremonia en la cueva de Balankanché, celebrada con el fin de proteger a los que habían perturbado el lugar, se había pedido muy específicamente que “ninguna mujer asistiera a la ceremonia” (Barrera Vásquez 1970: 73).

  • Stephens (1843, 2: 31), refiriéndose a la gruta de Chac, escribe: “Nos contaron que ninguna mujer había entrado jamás en el pozo de Chac”.

  • Se puede también señalar que se me negó la autorización de asistir a la ceremonia realizada en la cueva de Julik durante nuestra estancia en Chisec.

Figura 17a - Pequeña plataforma para sostener las ollas.

Figura 17b - Fragmento de olla in situ sobre una plataforma toscamente elaborada.

40Probablemente esto era así ya desde la época prehispánica, tal vez por el tipo de ritos que ahí se realizaban (como las escenas de autosacrificios de la gruta de Naj Tunich). Estos lugares sagrados están —y estaban— específicamente reservados para los hombres, tal como otros lo están —y lo estaban— para las mujeres.

41PLATAFORMAS MÁS GRANDES ocupan a veces las entradas de las cuevas, cerca de la luz; unas se encuentran adentro, no lejos de la luz, otras están afuera, apoyadas contra la pared externa de la cueva. De varios tamaños, la más grande mide 5 x 3 m. Están construidas burdamente, con bloques calcáreos seleccionados; muchas de ellas sólo tienen una línea de piedras que las delimitan. La única plataforma realmente bien construida y de tamaño mayor es la ya mencionada, localizada en la primera cornisa de la galería fósil de la primera pérdida del río Candelaria (Fig. 11a). Un orificio circular (Fig. 13ab) fue practicado en el relleno de la plataforma, el cual permite alcanzar, reptando por un pasaje natural que atraviesa la pared de la cueva, una pequeña cornisa situada unos 15 m por encima del río Candelaria.

  • 7 Caracoles de agua dulce del tipo Pachychilus sp.

42A estas plataformas estaban asociados los únicos fragmentos de manos que hemos hallado; se notó también sobre una de ellas, la presencia de gran cantidad de conchas de pequeños gasterópodos procedentes del río, llamados “jutes” que son todavía consumidos en la actualidad.7 Estas plataformas pudieron haber sido ocupadas temporalmente por cazadores, visitantes o guardianes de las cuevas, quienes al vivir ahí aprovechaban los recursos del río Candelaria, como lo indican las conchas de gasterópodos.

2 - Mobiliario8

  • 8 La segunda parte de la publicación está dedicada al estudio detallado de la cerámica, mientras que (...)

43Además de los ya mencionados fragmentos de ollas asociados a las pequeñas plataformas, abundan los tiestos en las cuevas. Por lo general, están acumulados a lo largo de las paredes de las galerías utilizadas o en pequeñas grietas, donde también se hallaron algunos cuencos completos (Fig. 18a).

44La cerámica más elaborada se encontró con mayor frecuencia en lugares aislados, de difícil acceso y oscuros. No se trata de una cerámica de uso doméstico, sino de una cerámica utilizada con fines rituales, como lo indica la cerámica policromada con decoración zoomorfa y geométrica característica del Clásico Temprano.

45La gran cantidad de tiestos y la escasez de vasijas enteras puede deberse a la práctica de romper ritualmente la cerámica durante ciertas ceremonias (Thompson 1959: 126). Esta costumbre está todavía muy difundida en algunas comunidades indígenas de Chiapas y de las Tierras Altas de Guatemala (también recordamos al respecto los altares de Momostenango hechos con acumulaciones de tiestos). Pendergast (1971), en la cueva Eduardo Quiroz, llega a la misma conclusión. Las escasas vasijas (seis ollas y tres platos trípodes) que se encontraron enteras datan del último periodo de utilización de las cuevas. Quizás hayan sido depositadas y luego abandonadas en una época en que ya se había alterado la naturaleza de los ritos. La mayoría de estas ollas no se encontraron in situ: dos estaban volteadas contra la pared de una pequeña cueva (Fig. 18b); otras dos fueron desplazadas por los espeleólogos antes de nuestra visita (Fig. 18c). Hemos hallado escasos artefactos asociados a esta cerámica: se trata de dos discos de hueso perforados, navajas prismáticas de obsidiana y una punta de perdernal.

3 - Evidencias iconográficas

a - Petroglifos

46En la red del río Candelaria se descubrieron dos petroglifos ejecutados a base de cavidades de 5 cm de diámetro y 2 cm de profundidad, punteados en la roca calcárea. Uno de ellos se encuentra en la pared vertical externa de la entrada a una de las galerías fósiles de la red del río Candelaria. Representa una cara muy esquematizada: un círculo de 15 cm de diámetro encierra tres cúpulas para los ojos y la boca. Dos caras idénticas fueron descubiertas en la cueva de los Andasolos en Chiapas (Navarrete 1977, Fig. 4ab).

Figura 18 - Cerámicas in situ. a) Plato trípode de tipo Zopilote Ahumado Negro. b) y c) Ollas de tipo Cambio sin Engobe.

47El otro petroglifo —detallado en el Anexo 2— representa el motivo del círculo punteado que se encuentra en diversas partes de Mesoamérica (Fig. 19 y Anexo 2, Fig. 48). Ha sido interpretado como: 1) marcador para observaciones astronómicas; 2) calendario; 3) juego.

Figura 19 - Círculo punteado, galería fósil de la red del río Candelaria.

b – Pictogramas

48Se encontraron pictogramas en la gruta de Bombil Pec, en la entrada de una gran sala totalmente oscura a la cual sólo se puede llegar arrastrándose por dos aberturas muy estrechas ya descritas (p. 22).

49La salida de la segunda “gatera” desemboca sobre una pequeña cornisa rocosa más o menos circular, de 2 m de diámetro, que domina dicha sala. los pictogramas están pintados de negro en una de las paredes que rodea esa cornisa, a unos 2 m de alto. De tamaño reducido, representan en forma muy esquemática a dos monos y a dos felinos, quizá jaguares, así como a otro animal no identificable (largo promedio de cada animal: 20 cm) (Fig. 20).

50Son escasas las evidencias iconográficas en las cuevas (Thompson 1959: 128). Lincoln (1945), citado por Becquelin (1969: 80), describe una gruta en el valle del río Xacbal (departamento del Quiché), en un sitio llamado Xetish, “...dentro de la cual se encontraba un altar recubierto de estuco blanco modelado y que representaba, en forma esquemática, a dos felinos y a un mono. El altar se utiliza para los ritos indígenas actuales”.

Figura 20 - Pictogramas de la cueva de Bombil Pec; representan dos monos, dos jaguares y otro animal no determinado.

51Debe señalarse la importancia del reciente descubrimiento ya señalado (p. 25) de las pinturas y de las inscripciones de Naj Tunich, así como los pictogramas en las grutas de Caves Branch estudiadas por McLeod y Puleston (1981: 76).

52En Chiapas, en la cueva de Jolonjel, cerca de Tila, estudiada por Carlos Navarrete (en preparación), numerosos jeroglíficos fueron pintados y encuadrados sobre protuberancias de la cueva; también hay una escena que representa dos personajes pintados de negro, de pie y frente a frente; uno de ellos está dando una antorcha encendida al otro. En medio de los dos, en el suelo, está un objeto indeterminado, tal vez un brasero o altar.

53En la cueva de Yaletsemen, publicada en Becquelin y Baudez (1981: 1231, Fig. 40d), un personaje delineado en negro, está sentado con las piernas cruzadas, de frente, y con la cabeza vuelta hacia la derecha. Hay una línea de jeroglíficos a su lado izquierdo.

CONCLUSIÓN

54Las cuevas, obviamente, no fueron ocupadas para un uso doméstico. Es difícil concebir una ocupación permanente en un lugar donde el acceso y la circulación son bastante difíciles y en donde el espacio vital (cerca de las entradas, es decir, de la luz) es reducido. Menos aún se puede imaginar una forma de habitación en las zonas alejadas de las entradas, totalmente a oscuras.

55Por otra parte, parece poco probable que los diversos arreglos descritos anteriormente hayan sido realizados con fines defensivos. En efecto, de haber sido así, las grutas hubieran servido de refugio a la población local durante periodos relativamente largos, por ejemplo en caso de sitio, y forzosamente se hubieran encontrado vestigios de esas ocupaciones temporales. Esto no significa que las grutas no hayan servido de refugios para periodos cortos en caso de ataques, pero su función principal no es defensiva sino ritual. Los acondicionamientos fueron realizados con el fin de acentuar la inaccesibilidad y la reclusión de esos lugares subterráneos y darles un carácter sagrado.

56Es sorprendente la uniformidad de los cultos celebrados en las cuevas en toda la zona maya. Fueron utilizadas como lugares de culto o de peregrinación, fuentes de agua virgen o sitios funerarios (Thompson 1959, 1970). Las cuevas de Alta Verapaz que hemos estudiado no se apartan de estas tradiciones:

  • Como lugares de culto, existen dos cavidades que aún actualmente son utilizadas: la cueva de Julik, ya mencionada (pp. 17, 26), y otra muy pequeña, en la orilla del río San Simón, cerca del sitio de Raxrujá Viejo (véase p. 31).

  • Como fuentes de agua virgen, las cuevas de la red del río Candelaria son las más representativas.

  • En cuanto a los sitios funerarios, sabemos que existe, en las cercanías de Chisec, una pequeña cavidad en la cual se encontraron “muchos cráneos y huesos humanos”. Desgraciadamente no pudimos visitarla. Se trata del único ejemplo conocido de la región. En la importante red del río Candelaria no se encontraron huesos humanos. La acumulación de cráneos y de huesos en cuevas parece ser una característica de las grutas utilizadas con fines funerarios. Aparte de aquellas mencionadas por Thompson (1959: 127), en las cuales se señalan principalmente cráneos, cabe citar la de Vicaveval, al noroeste de Cotzal (departamento del Quiché), en la que A.L. Smith encontró (1955: 33) “un amontonamiento de cráneos y de huesos”. Tampoco encontramos en las cuevas evidencias de la práctica muy difundida en Mesoamérica de sacrificios y entierros de niños (Thompson 1970: 181; Heyden 1975; McLeod y Puleston 1978: 72).

  • 9 Queremos recordar aquí la muerte poco común de Denis Puleston: poco tiempo después de haber tocado (...)

57Aparte de estas tradiciones directamente relacionadas con el mundo físico de las cuevas, hay otras que lo están de manera indirecta, como una que Puleston (McLeod y Puleston 1978) estaba descubriendo poco tiempo antes de su muerte. Puleston tenía la idea de que las estalactitas —que emiten, al golpearlas, un sonido particular, grave, el tun— fueron reproducidas en piedra calcárea a fin de obtener los mismos sonidos emitidos por las columnas naturales, ya que éstas, una vez desprendidas o “muertas”, pierden su sonoridad. En efecto, en la cueva de Balankanché, por ejemplo, muchas estalactitas fueron arrancadas de la bóveda, probablemente para ser usadas. Por otra parte, tambores cónicos de piedra fueron hallados por Le Plongeon en 1883 adentro de la plataforma de Venus en Chichén Itzá (Desmond y Messenger 1988: 90-98) (Fig. 21a). Estos conos, 182 en total, estaban amontonados sobre cuatro niveles, junto con espigas de piedra en forma de serpientes, y estaban pintados de rojo (una tercera parte) y de azul (dos terceras partes). Miden entre 0.80 y 1.25 m, con un diámetro de 0.30 m (Fig. 21b). Actualmente se encuentran amontonados atrás de la caseta de la entrada del sitio. Según Puleston, estos conos-tambores formaban “una orquestra chthónica”, con la cual se tocaba, fuera de las cuevas, quizás para invocar a los dioses de la lluvia, los chaques.9 También se puede señalar la costumbre de dejar simbólicamente como ofrendas en escondites, asociados o no a entierros, pequeños fragmentos de concreciones calcáreas provenientes de cuevas, como en Toniná (Baudez y Becquelin 1982: 177, Figs. 145b y 146d; Baudez menciona también las concreciones encontradas en Copán y Piedras Negras, ibid.: 177).

58En la cueva de los Andasolos, Navarrete (Lám. 33, Figs. 8 y 17k) encontró varios fragmentos de estalactitas que fueron toscamente esculpidas en forma de figuras humanas.

59Las cuevas que hemos estudiado no fueron solamente objeto del culto local de la población residente en los sitios cercanos sino también de grupos procedentes de regiones bastante alejadas. El estudio del material cerámico nos permitió mostrar las estrechas relaciones de esta región con los sitios del curso inferior del río de la Pasión. El río Sebol, afluente del de la Pasión, está sólo a dos horas de camino al este de Raxrujá y de ahí se requieren tres días de lancha para bajar esos ríos y llegar a Seibal. Aún en la actualidad, sigue viniendo gente de muy lejos a las cuevas, como lo averiguamos durante la ceremonia celebrada en la cueva de Julik.

60Un simbolismo muy desarrollado está relacionado con las cuevas, no sólo entre los mayas, sino en toda Mesoamérica. Las grutas son, a la vez, símbolo de vida y símbolo de muerte.

61De acuerdo con numerosas leyendas mesoamericanas (Heyden 1975) y en particular con un mito tzeltal (Thompson 1970: 202), fue de una gruta, representación del interior de la tierra, de donde nacieron los primeros hombres y los primeros grupos étnicos. En Guatemala, en Santa Eulalia, en los Cuchumatanes, la gruta es el verdadero centro de la vida ceremonial y la residencia de los ancestros de la comunidad: los mam (La Farge 1947: 127-130).

62Las divinidades de la lluvia, del agua y del trueno, vinculadas con la renovación y con la vegetación, frecuentemente residen en las cuevas. Stresser-Péan (1952: 88) indica que las creencias relacionadas con las montañas y los dioses del trueno en la Huasteca eran compartidas por otras comunidades mayas. En Yucatán, donde no hay montañas, el nombre huasteco para designar el término “montaña” se emplea asimismo para designar a los cenotes a través de los cuales los dioses del trueno tienen que pasar para alcanzar el nivel del agua subterránea (ibid.: 89). Según Villa Rojas (1978: 56) “Cuando no están en servicio, los chaques (dioses de la lluvia) de menor categoría, deambulan por los montes, guareciéndose en las cuevas y cenotes”.

63Las fuentes de agua que brotan de las grutas son a la vez veneradas y temidas. Según Heyden, el agua brotaba en el santuario al fondo de la gruta situada debajo de la pirámide del Sol en Teotihuacán (Heyden 1975: 141).

64En Alta Verapaz, las grutas y las montañas son la morada de Tzultacah, dios de las montañas y de los valles. En nuestros días, los kekchíes vienen a orar a Tzultacah para tener buenas cosechas de maíz o para pedir que llueva. Ahí es donde van a orar al dios de la tierra y de la lluvia, símbolos de vida.

65Según un mito muy difundido entre diversos grupos mayas y en la Meseta Central de México, el maíz, todavía desconocido de los hombres, estaba escondido detrás de una gran roca o en una montaña (Thompson 1970: 349 y 350). De acuerdo con el mito kekchí, “el maíz estaba escondido detrás de la montaña Saclech, a dos días de camino al norte de Chamá, por el camino de Salinas de los Nueve Cerros, más al norte del territorio kekchí” (id. 1970: 354). Salinas de los Nueve Cerros está a 60 km al este de las cuevas estudiadas.

66Quedan todavía muchos peregrinajes importantes, como el de la gruta de Pecmo (Thompson 1970: 173 y 273) hacia las numerosas grutas de esta región de Alta Verapaz (Tierras Altas). Algunos de ellos requieren de un largo periodo de preparativos (ayuno y continencia como rito de purificación).

67Como símbolos de muerte, las grutas están naturalmente conectadas con el mundo subterráneo, los dominios de la muerte y del más allá.

68El jaguar divinizado representa al sol durante su viaje nocturno hacia el interior de la tierra. Por lo tanto, está directamente relacionado con el mundo inferior, el mundo de la noche, de la oscuridad y de la muerte. Su representación en la gruta de Bombil Pec y la que señaló Lincoln en el Quiché, por lo tanto, no deben sorprendernos. Los quichés conocían al mundo subterráneo con el nombre de Xibalbá, nombre mencionado en el Popol Vuh (Recinos: 1952). El texto da la localización de este “mundo subterráneo” con bastante exactitud: el camino a Xibalbá empezaba a partir de San Pedro Carchá, situado a unos cuantos kilómetros al este de Cobán. De allí “iban bajando por el camino de Xibalbá por escaleras muy empinadas. Siguieron bajando hasta llegar a orillas de un río de rápido fluir entre barrancas (o grutas) llamadas Nuzivan y Cuzivan, y lo cruzaron” (ibid.: 51 y 52). Esta bajada corresponde a la que efectivamente se hace desde las montañas de Alta Verapaz hasta el inicio de las Tierras Bajas mayas, donde se encuentran un gran número de cuevas aparte de las que hemos estudiado. El viaje a Xibalbá, que deben emprender los héroes del Popol Vuh, los gemelos Hun-Hunahpú y Vucub-Hunahpú y luego Hunahpú y Xbalanqué, es una empresa iniciática que consiste en enfrentar y vencer a las divinidades subterráneas del mundo inferior. Las descripciones de los lugares donde los gemelos deben realizar sus proezas corresponden al entorno que encontramos en las cuevas: “las casas de la oscuridad, del frío, de los jaguares, de los murciélagos, de los cuchillos” (Recinos 1952: 56 y 57; Tedlock 1985: 110-112 y 137-147).

69Para confirmar el carácter sagrado de las grutas, se puede señalar la actitud de los indígenas que nos acompañaban. Tenían realmente miedo y se rehusaban a seguirnos dentro de ellas. Se quedaban en la entrada y ahí esperaban.

Figura 21a - Conos de piedra descubiertos en la plataforma de Venus, Chichén Itzá, por Le Plongeon en 1883, in situ (por cortesía de: The Manly P. Hall Collection of the Philosophical Research Society, c.).

  • 10 Como en la cueva de Chacalchib, Chiapas, todavía lugar de culto: “... la horquilla de la mano derec (...)

70La pequeña cavidad asociada al sitio de Raxrujá Viejo, situada a orillas del río San Simón es el lugar más sagrado donde los chamanes se retiran, a veces por largo tiempo. Es de tamaño tan reducido que sólo se puede estar ahí en cuclillas, y sólo puede llegarse a ella tras haber reptado por un pasaje muy estrecho. Es el punto donde termina la gruta, donde realmente se efectúa la comunicación con las divinidades de la tierra.10

71Existe la creencia de que estos lugares sagrados son profanados al penetrar en ellos sin pedir licencia. Para proteger a las personas intrusas de los castigos de los dioses tienen que llevarse a cabo ciertas ceremonias. La ceremonia de Tsikul T’an T’i Yuntsiloob o “Reverente mensaje a los dioses”, celebrada en la gruta de Balankanché, estaba destinada a proteger a los “que habían penetrado en estos lugares sagrados sin pedir autorización a los dioses” (Barrera Vásquez 1970: 72). La ceremonia duró dos días enteros y fue dirigida por un sacerdote maya, h'men, y sus 13 asistentes, y participaron en ellas los arqueólogos y sus trabajadores, o sea, los que profanaron el lugar. “Ninguna mujer asistía a la ceremonia, ni tampoco se le hubiera autorizado (ibid.: 73). Es la primera vez que se describe en detalle una ceremonia realizada en una cueva, “esta vez no para suplicar a los chaques, dioses de la lluvia, que les provean del agua necesaria para sus cosechas, ni para sacar los malos vientos del cuerpo, causantes de una enfermedad, sino para rogar a los balames (los guardianes invisibles) que no envíen castigo alguno a las personas intrusas que habían profanado un lugar sagrado, sede de ritos ocultos” (Arzápalo, en Barrera Vásquez 1970, Apéndice II: 79).

Figura 21b - Conos de piedra descubiertos en la plataforma de Venus, Chichén Itzá, por Le Plongeon en 1883, detalle (por cortesía de: The Manly P. Hall Collection of the Philosophical Research Society, c.).

72En la misma publicación, Barrera Vásquez (1970: 77 y 78), relata en una nota otro caso de profanación, accidental por cierto, de un cenote sagrado.

73Muy extrañamente, el sacerdote o h’men que usaba este cenote para su “agua virgen” murió súbitamente, antes de que pudiera emprender las ceremonias solicitando protección para los que lo habían profanado, o sea, el autor (Barrera Vásquez), el hijo del h’men, niños del pueblo cercano y niñas, las cuales, añade el autor: “completaron la profanación del lugar que era sagrado, lo que ignorábamos”. El h’men había dicho antes de morir a Barrera Vásquez: “Su vida y la de mi hijo están en peligro. No importa si son inocentes; han profanado un lugar sagrado. El hecho es que los yumtziles (o yumtsilob, los dignos señores) están molestos y los vientos malos les han tocado. Tenemos que hacer algo para que no se enfermen y hay que hacerlo rápidamente”.

74La perpetuidad del culto dentro de las grutas y su carácter sagrado se reflejan en el texto extraído del libro Hombres de maíz de Miguel Angel Asturias:

...y los que han logrado ir más allá de la tiniebla subterránea, al volver cuentan que no han visto nada, callan cohibidos dejando entender que saben los secretos del mundo que está oculto bajo los cerros (pp. 319 y 320).
Los que bajan a las cuevas subterráneas, más allá de los cerros que se juntan, más allá de la niebla venenosa, van al encuentro de su nahual, su yo-animal-protector que se les presenta en vivo...
Hasta nueve días prolongan ese abandono voluntario y enloquecedor, del que algunos escapan alucinados a buscar el sol, llorando, sollozando al salir de las cuevas donde dicen haberse perdido. Sólo los que a fuerza de valor sosegado agotan su tiniebla salen a la luz preciosa
(p. 321).
Caer, saltar, resbalar, acuñarse de espaldas restregándose en las rozas, ir de pecho reptando en las cornisas, codos, uñas, rodillas, todo para correr el riesgo litúrgico sin caer en el espanto del abismo o en el agua profunda y estancada que no ha visto ojos de mujer... (p. 322).

Cuadro 1 - Tabla cronológica de las secuencias cerámicas regionales: Tierras Altas - Tierras Bajas

Notes

1 Para revisar este tema, consultar Heyden 1975, 1981.

2 En kekchi, este nombre significa “agua verde”, color del agua cristalina.

3 Parcelas de tierra distribuidas por el Gobierno a los campesinos en el marco del Programa de Desarrollo de la Carretera Transversal del Norte.

4 El sitio más grande y más cercano de las cuevas, a 15 km al norte de Raxrujá.

5 Véase el Anexo 2 para el estudio detallado de este motivo.

6 Recientemente se publicaron fotografías de estos altares en Tedlock (1985: 169,179 y 184). Además, este tipo de altares fueron descubiertos en las Tierras Altas de Guatemala (departamento del Quiché) en sitios que datan de la época postclásica: Cauinal y El Talpetate, y fueron estudiados por M.-F. Fauvet-Berthelot (1985: 133-136 y 164-168, Figs. 43-44 y 57-58). Se han construido otros altares modernos sobre antiguas plataformas de estos sitios y todavía se utilizan (ibid.: Fig. 87). Véase también el artículo más reciente de A. Ciudad Ruiz y M.-F. Fauvet-Berthelot (1987).

7 Caracoles de agua dulce del tipo Pachychilus sp.

8 La segunda parte de la publicación está dedicada al estudio detallado de la cerámica, mientras que la descripción del resto del mobiliario recolectado se encuentra en el Anexo 1.

9 Queremos recordar aquí la muerte poco común de Denis Puleston: poco tiempo después de haber tocado por primera vez sobre estos tambores de piedra para escuchar el sonido que producían y comprobar así su teoría, Puleston subió a la pirámide del Castillo en donde murió alcanzado por un rayo.

10 Como en la cueva de Chacalchib, Chiapas, todavía lugar de culto: “... la horquilla de la mano derecha continúa hasta un pequeño lugar nivelado, donde pueden estar cuatro personas sentadas en cuclillas. El techo era muy bajo para estar de pie...” (Blom y Lafarge: Tribus y templos, colección Instituto Nacional Indigenista, México, 1986, 16: 467 y 468).

Table des illustrations

Légende Figura 2 - Mapa detallado de la región estudiada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 304k
Légende Figura 3 - Vista general del relieve hacia el norte: las Tierras Bajas y la sierra de Chinajá, última estribación de las Tierras Altas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 396k
Légende Figura 4 - Vista general del relieve hacia el sur: las Tierras Altas y la sierra de Chamá.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Légende Figura 5 - Formación kárstica: detalle de un “mogote”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 504k
Légende Figura 6 - El río Candelaria.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Légende Figura 7 - Red del río Candelaria. a) Resurgimiento. b) Formaciones estalagmíticas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 360k
Légende Figura 8 - Entrada de la cueva de Bombil Pec: formaciones estalagmíticas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Légende Figura 9 - Red fósil anexa: muro con pasaje arreglado en la entrada de una galería.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Légende Figura 10 - Red fósil anexa. a) Muro en la entrada de la galería. b) Detalle del muro.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 440k
Légende Figura 11 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil. a) Muro que bloquea el acceso a la primera cornisa y a la plataforma arreglada. b) Detalle del muro.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Légende Figura 12 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil. a) Segunda cornisa y muros. b) Detalle de un muro.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Légende Figura 13 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil. a) y b) Plano y corte de las construcciones en las cornisas. c) Plano de las construcciones en el piso de la galería.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 584k
Légende Figura 14 - Primera pérdida del río Candelaria, galería fósil: corte tridimensional de la galería (dibujo de F. Bagot, según P. Courbon).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 396k
Légende Figura 15 - Cavidades excavadas en escurrimientos estalagmíticos para acceder a la galería fósil.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Légende Figura 16 - Detalle de un altar en U en el suelo de la galería.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Légende Figura 17a - Pequeña plataforma para sostener las ollas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Légende Figura 17b - Fragmento de olla in situ sobre una plataforma toscamente elaborada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Figura 18 - Cerámicas in situ. a) Plato trípode de tipo Zopilote Ahumado Negro. b) y c) Ollas de tipo Cambio sin Engobe.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 296k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 428k
Légende Figura 19 - Círculo punteado, galería fósil de la red del río Candelaria.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Légende Figura 20 - Pictogramas de la cueva de Bombil Pec; representan dos monos, dos jaguares y otro animal no determinado.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Légende Figura 21a - Conos de piedra descubiertos en la plataforma de Venus, Chichén Itzá, por Le Plongeon en 1883, in situ (por cortesía de: The Manly P. Hall Collection of the Philosophical Research Society, c.).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 592k
Légende Figura 21b - Conos de piedra descubiertos en la plataforma de Venus, Chichén Itzá, por Le Plongeon en 1883, detalle (por cortesía de: The Manly P. Hall Collection of the Philosophical Research Society, c.).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 700k
Légende Cuadro 1 - Tabla cronológica de las secuencias cerámicas regionales: Tierras Altas - Tierras Bajas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5638/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 304k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search