Version classiqueVersion mobile

Arqueología de las cuevas del norte de alta Verapaz

 | 
Patricia Carot

Introducción

Texte intégral

  • 1 El informe de 1976 ha sido plagiado en la obra general sobre Guatemala publicada por Dreux (1978).

1De nuestro recorrido en la red subterránea del río Candelaria fueron presentados varios informes preliminares (Carot 1976, 1980, 1982).1 Después de nuestro recorrido, Pope y Sibberensen visitaron nuevamente parte de la red del río Candelaria, en el marco del Proyecto Arqueológico de Salinas de los Nueve Cerros dirigido por Dillon. Sus conclusiones (Pope y Sibberensen 1981: 53-54) difieren de las nuestras. Ellos sostienen la hipótesis de un cambio de función en el transcurso de la utilización de las cuevas, entre el Clásico Temprano y el Clásico Tardío, al pasar de una función en esencia ceremonial a una más secular, con ocupación esporádica, probablemente doméstica o con fines defensivos.

2Insistiremos nosotros en el carácter fundamentalmente sagrado de la utilización de estas cuevas. Por lo general, en los rituales y en las creencias mayas y mesoamericanas, las cuevas ocupan un lugar especial y privilegiado, tal como lo demostraron Thompson (1959), McLeod y Puleston (1978), Stuart (1981) y Heyden (1981). Las cuevas de nuestra región, que hasta la fecha eran desconocidas, no se apartan de este marco, como lo comprueban los diversos tipos de acondicionamientos y el mobiliario hallados en ellas.

3El presente estudio contiene dos partes distintas y diversos anexos.

4En la Primera Parte nos abocaremos a presentar las cuevas mismas y a determinar las razones que llevaron a los antiguos mayas procedentes de diversas regiones a penetrar en ellas para fines religiosos, a lo largo de varios siglos. Para tal objeto, después de describir brevemente el entorno natural y presentar el cuadro cronológico de la ocupación de las cuevas, detallaremos los tipos de instalaciones que dan testimonio de la presencia humana. Las características de la cerámica, los artefactos y los petroglifos hallados asociados a las cuevas nos permitirán precisar las relaciones espacio-temporales que mantenían los visitantes de las cuevas con los asentamientos cercanos y con diversas regiones más lejanas. En conjunto, los vestigios arqueológicos nos permitirán realizar el intento de definir el tipo de actividades que se llevaban a cabo en esas entrañas de la Tierra, y percibir el simbolismo religioso ligado al mundo subterráneo.

5En la Segunda Parte ampliaremos nuestra descripción del material cerámico con un registro detallado de cada uno de los tipos identificados en la colección reunida. Al respecto, es necesario subrayar las deficiencias de nuestro muestreo debidas a las condiciones de trabajo: lejanía de las cuevas, dificultad de transitar en ellas por los derrumbes, los cruces del río, las zonas que deben escalarse; los escasos recursos materiales a nuestra disposición así como la corta temporada de investigación.

6Esa segunda parte del trabajo sirve de apoyo a las inferencias hechas en la primera en cuanto a la función del material cerámico hallado en las cuevas. Nos permite también ubicar lo más precisamente posible la utilización de las cuevas en la cronología establecida para el mundo maya y en la red de relaciones entre sus diversas regiones.

7Nuestro estudio se complementa con cuatro anexos más. Los dos primeros están dedicados a los tipos de evidencias arqueológicas que sostienen nuestra interpretación de la utilización de las cuevas desarrollada en la Primera Parte: en el Anexo 1 se describen los escasos artefactos que logramos encontrar dentro de las cuevas y en el Anexo 2 se estudia con más precisión el petroglifo realizado por cavidades punteadas sobre el piso de una galería fósil en la red Candelaria y que representa un círculo dividido en cuatro por una cruz central.

8En los Anexos 3 y 4 se presentan los cuatro asentamientos encontrados cerca de las cuevas y el muy escaso material cerámico asociado.

  • 2 Por medio de la geofísica, se está investigando actualmente un complejo sistema de cavernas y túne (...)

9Con estas investigaciones llevadas a cabo en una red subterránea particularmente extensa y profunda, esperamos contribuir al avance en el conocimiento de un aspecto muy particular de la religión maya y mesoamericana: el mundo de las cuevas. En fechas recientes, este tema ha cobrado singular importancia por el número creciente de descubrimientos, similares a los nuestros, en diversas partes de Mesoamérica y en particular en Teotihuacán.2

Figura 1 - Mapa general con los principales sitios mencionados en el texto.

Notes

1 El informe de 1976 ha sido plagiado en la obra general sobre Guatemala publicada por Dreux (1978).

2 Por medio de la geofísica, se está investigando actualmente un complejo sistema de cavernas y túneles que se extiende por debajo de la ciudad y cuya presencia, al parecer, influyó en la planificación y codificación de la ciudad (Manzanilla et al. 1989). Ya se había estudiado parte de esa red, encontrada debajo de la pirámide del Sol (Heyden 1975, 1981).

Table des illustrations

Légende Figura 1 - Mapa general con los principales sitios mencionados en el texto.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5635/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 193k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search