Version classiqueVersion mobile

Les Chichimèques

 | 
François Loubet-Rodríguez

Resumen (résume en espagnol)

Texte intégral

LOS CHICHIMECAS. Arqueología y Etnohistoria de los cazadores-recolectores de San Luis Potosí

ARQUEOLOGIA DE SAN LUIS POTOSI: GENERALIDADES Y METODO DE ESTUDIO

1A pesar de ser llamados “indios infieles y bárbaros” (J. de Torquemada III-21 p. 602) por los españoles, quienes necesitaron más de cuarenta años para conquistar su territorio, las tribus de cazadoresrecolectores del norte, o chichimecas, no ignoraban en lo más mínimo la existencia del mundo agrícola y urbano mesoamericano. Durante varios siglos convivieron con él habiendo adquirido además, como ocurrió en el caso del actual Estado de San Luis Potosí, el hábito de fabricar cerámica bastante fina y de levantar edificios. Tanto los chichimecas como los mesoamericanos utilizaban la piedra, tallada y pulida, para fabricar sus armas y sus herramientas.

2Se planteó un problema crítico (aunque de índole puramente técnico) cuando se mezclaron los artefactos de dos grandes conjuntos culturales, política y económicamente contrastados, cuyos territorios colindaban en esta parte del México antiguo. Sería casi imposible imaginar que tal compenetración no hubiera dejado huellas en uno y otro. Basta con recorrer estas áreas de la llamada Frontera Norte de Mesoamérica para darse cuenta de la dificultad de atribuir un origen cultural preciso a muchos de los sitios arqueológicos.

3Separar, pues, a nivel de artefactos (la lítica estuvo a cargo del autor, la cerámica fue estudiada por Dominique Michelet), lo perteneciente a cada grupo en el transcurso de su evolución propia, fue el primer paso a dar. Observar en qué medida la convivencia regional pudo afectar a los tipos de asentamientos, a los modos de producción, etc., de cada grupo constituyó el segundo aspecto principal de la investigación. A partir de este planteamiento de reconstitución diacrónica y sincrónica de fenómenos de identidad de grupos y de contactos entre ellos, buscamos entender las situaciones de orden social y político que se fueron desarrollando en la región estudiada y tratamos de formular algunas hipótesis.

Acerca del sistema de estudio de los vestigios líticos

4En el presente trabajo se da un énfasis particular a la lítica. Aunque muchas veces se había considerado que la cerámica era el único indicador confiable de diferencias cronológicas y culturales, todos sabemos que existen cronologías muy detalladas en sitios acerámicos del Viejo Continente; la dificultad consiste, en América, en la relativa escasez de datos comparativos que puedan constituir un marco común de referencia. Para esto, se necesita lograr un consenso general en cuanto a descripción y clasificación, ya que evidentemente no puede ser aplicado aquí el modelo usado en el Viejo Continente. A nivel terminológico-descriptivo, se puede aprovechar bastante lo que existe en Europa, Africa y Asia, por ejemplo, con las adaptaciones necesarias. Pero en la definición de clases morfológicas y en sus inferencias funcionales, es claro que no se pueden encontrar sistemáticamente las mismas formas de artefactos con las mismas utilizaciones de un continente al otro.

5Las reflexiones que se proponen aquí, dentro del marco general de la clasificación lítica, corresponden al estudio de la literatura que sobre el tema existe en México (L. Mirambell 1964, J.L. Lorenzo 1965, A. García Cook 1967, B. Braniff 1975, A. Nelken Temer 1975, C. Niederberger 1976, A.M. Crespo 1976, R. García Moll 1977, etc.). Tuvo también en cuenta el autor sus propios trabajos anteriores efectuados en Europa, Africa y América.

Esquema general del sistema propuesto

6Antes de nada cabe recordar que a pesar de la importancia que se le da aquí a la metodología de la clasificación lítica, no se considera ésta como una finalidad sino como un instrumento que permite inferir sobre fenómenos culturales.

7Se toman en cuenta los dos aspectos de la clasificación: el registro de datos y el manejo de la información recopilada. El registro se vuelve una pesadilla para el investigador cuando éste se encuentra con más de 260 000 objetos que hay que describir detalladamente, como es el caso, a no ser que se disponga de técnicas confiables con un grado de error calculable y fáciles de usar (tales como las que se proponen en el capítulo II, parte 2.) Para la descripción se maneja constantemente un modelo descriptivo detallado y preestablecido (anexo A31) en donde aparecen todos los caracteres que se quieren estudiar, según el enfoque de la investigación, con sus diferentes variables y las modalidades de éstas. El interés principal del modelo es que se aplica uniformemente a la descripción de todos los objetos, para que las comparaciones finales entre ellos sean válidas. Se registran los datos en una serie de fichas normalizadas, o cédulas, de acuerdo con el modelo, anotando lo relativo a morfología, función y contexto espacio-temporal, desde su hallazgo hasta su clasificación final.

8Para afinar la clasificación, que en un primer tiempo es manual, se ha escogido una muestra de cada categoría. Los datos de las fichas correspondientes se pasaron a un Apple II con el fin de observar las variaciones mínimas según varias combinaciones. Por otra parte, para comprobar las interpretaciones tecnológicas brindadas por la clasificación, se han reproducido en laboratorio las formas de objetos más repetitivas, usando instrumentos en asta de venado y hueso, semejantes a los que se encontraron en las excavaciones y con las mismas materias primas líticas.

9Al final del estudio, los artefactos fueron extendidos nuevamente: esta vez para confirmar categoría por categoría, las variaciones obtenidas con el Apple.

Balance general de los resultados del sistema

10El mayor inconveniente es el tiempo; sin embargo el registro sistemático de cantidades muy grandes de piezas supone también una gran pérdida de tiempo. La ventaja principal radica en la sistematización y la comodidad de aplicación del registro.

11De los resultados obtenidos, se presentan los más directamente relacionados con el tema de la investigación, que es la caracterización diacrónica de los grupos culturales presentes en la Región; también se destacan con claridad las relaciones que pudieron tener algunos de ellos en determinados momentos. Para esto, se dispuso paralelamente de una serie de más de cuarenta fechamientos por radiocarbono, la mayoría realizados por el Departamento de Prehistoria del INAH, cruzados en algunos casos con fechamientos efectuados por el Laboratorio de Pequeñas Radioactividades de Gif-sur-Yvette, Francia.

12En cuanto a los materiales, se consideran seis modelos estadísticos de distribución de rasgos morfológicos; cada uno es característico de uno de los grandes grupos humanos que se desarrollaron en la Región. Conforme a esto, los 203 sitios registrados son clasificados según la filiación cultural propuesta, ya sea con los cazadores-recolectores (1 complejo y tres “facies” derivados) o con los agricultores (2 complejos). Quedan aún por conocer, y esto sería material para futuros trabajos, los detalles precisos de los sistemas políticos y económicos en los que se basaban sus relaciones; en el presente Proyecto se deseó únicamente evidenciar estos sistemas.

13Se ofrecen algunas reflexiones en cuanto a concordancias y discrepancias entre datos arqueológicos y fuentes históricas sobre las últimas fases de ocupación, que podrían dar pie a futuros estudios de tipo coyuntural en esta Región. De alguna manera, estas observaciones nos llevan a discutir sobre la frecuente esquematización de las descripciones de la mayoría de las Crónicas, que además son bastante escasas en esta parte del México antiguo. Hay que considerar que estos documentos escritos por los colonizadores dibujan a gentes que defendían su territorio a su modo y con las posibilidades que tenían. Por supuesto, esos chichimecas estaban difícilmente dispuestos a colaborar con el invasor, cualquiera que éste fuese y si bien los conquistadores pudieron colonizar a la gente mesoamericana, aquí sólo pudieron colonizar tierras después de acabar con la gente, ya que ésta se opuso totalmente a su dominio. De ahí probablemente la imagen de “salvajes” que de ellos trasmitieron las fuentes históricas. Las evidencias arqueológicas permiten verlos de una manera más objetiva y considerarlos como una entidad particular, con sus valores propios y su larga tradición de la que desafortunadamente casi nada conservaron sus pocos descendientes actuales.

TRABAJOS DE CAMPO

Contexto general geográfico e histórico del proyecto

14La Región escogida conforma el centro-sur del Estado de San Luis Potosí (mapa 2); se inscribe dentro de un círculo de 100 km de diámetro, limitado por las ciudades de San Luis Potosí al oeste, Guadalcázar al norte, Río Verde al este, y por el Estado de Guanajuato al sur. En las delimitaciones ecológicas tradicionales, queda integrada por el Tunal Grande en más de la mitad oeste, y por la cuenca de Río Verde en casi la mitad este, con una pequeña parte del Panino Ixtlero al norte (mapa 3). Según las fuentes escritas de la época de la Conquista, aquí vivieron varias tribus de cazadores-recolectores (siglo XVI); principalmente los guachichiles al oeste y los pames al este (mapa 4).

15Aquellos chichimecas, ya que es el nombre genérico que daban los mesoamericanos a todas las tribus del norte, pertenecen arqueológicamente a lo que se ha podido definir hasta ahora como las “Culturas del Desierto” (J.D. Jennings y E. Norbeck 1955). Cazadores de pequeñas especies animales de ciclos cortos de reproducción y recolectores de frutas, semillas y tallos silvestres del medio ambiente desértico y semidesértico, estos grupos humanos representan una de las formas de adaptación a las condiciones ambientales del Pleistoceno Final y principios del Holoceno que presenció la desaparición progresiva de la fauna mayor. En el Estado de San Luis Potosí cabe señalar que los estudios previos (J. Lesage 1965, B. Braniff 1975, A.M. Crespo 1976...) indicaban la presencia simultánea, en varios lugares, de cultivadores y de cazadores-recolectores, desde el horizonte Clásico Medio. Por otra parte, desde el inicio del proyecto, se consideró como determinante en la selección de la muestra geográfica por estudiar, la existencia de varios escritos de la época de la Conquista, conservados en los Archivos de la Nación, Archivos Regionales y Archivos de Sevilla. Se aprovecharon también los estudios etnohistóricos previos sobre el área chichimeca en general (P. Kirchhoff 1943, W. Jiménez Moreno 1977, P.W. Powell 1977. etc.).

La región estudiada (“Región”)

16Se seleccionó la Región tomando en cuenta la existencia de dos grandes asentamientos sedentarios arqueológicamente conocidos, en los alrededores de las ciudades actuales de San Luis Potosí y de Río Verde. Entre estos dos polos de ocupación agrícola, en pleno territorio de cazadores-recolectores, se formuló la hipótesis de la posible existencia de fenómenos de relaciones interculturales. Se trazó un círculo tomando como diámetro la distancia entre las dos ciudades actuales y, dentro de la superficie definida (mapa 5), se escogieron cinco zonas en forma de corredores o transectos, representativas de las principales variaciones ecológicas regionales, para su prospección sistemática seguida de las excavaciones (figuras 1-5). En el anexo Al se aprecian las características geomorfológicas y geológicas de la Región, mientras que el anexo A2 presenta la nomenclatura adoptada en los trabajos arqueológicos. En el mapa 6 aparecen, por otra parte, los principales rasgos fisiográficos y climatológicos.

El recorrido arqueológico

17Se hizo por rastreo sistemático y a pie, en cada una de las zonas que miden entre 20 km y 40 km de largo por 0,5 km a 2,5 km de ancho. Se localizaron los sitios en fotos aéreas, registrándolos sobre cédulas (anexo A8), levantando los planos topográficos y recolectando muestras controladas de material de Los 203 sitios registrados y muestreados se clasificaron en cuatro grupos morfológicos:

  • Cuevas y abrigos rocosos (anexos A9 y A14-A23).

  • Campos de lítica (anexo A9 sitio 29).

  • Campos de lítica y de cerámica (anexo A10).

  • Sitios con montículos (anexo Al 1).

18De éstos se excavaron 24, representativos de los grupos de sitios clasificados y de los diferentes nichos ecológicos repartidos en la Región.

Las excavaciones

19Se hicieron calas estratigráficas de extensión variable según los sitios, a partir de unidades de 1 m x 1 m (anexo A2, nomenclatura de excavación); se registraron los trabajos en fichas normalizadas (anexos A12 y A13) elaboradas en el transcurso de trabajos anteriores. Se cribó sistemáticamente todo el volumen excavado.

Balance de los trabajos de campo

20El hecho de que los sitios aparezcan en su gran mayoría a orillas de ríos es una distorsión debida a que el trazo de las zonas sigue cuencas de ríos (anexos A3, A4, A6, A7) o riberas de antiguas lagunas (anexo A5). Pero vale la pena señalar también que algunos campos de lítica se encontraron en lugares muy apartados de las fuentes de agua (anexo A6 sitio 25, por ejemplo).

21En lo relativo a CUEVAS, algunas de ellas son naturales, de origen tectónico (muy a menudo en riolitas, zona I), fluviátil (zonas II y IV), o kárstico (zona V); otras son artificiales y, antes de ser habitadas, eran minas de extracción de colorante rojo (figura 6 y anexos A16, A17, en las zonas II y V). Junto con los niveles de ocupación, se encontraron en ellas pinturas rupestres (figura 132), petroglifos (anexos A42, A43), sepulturas con ofrendas (figuras 9 y 130), fogatas (anexos A21-A23) y casi siempre un poco de cerámica asociada al material lítico que es predominante. Por lo general las cuevas se excavaron in extenso, dejando siempre una columna-testigo de su estratigrafía, antes de tapar la excavación como en todos los sitios. Los fechamientos obtenidos para el sitio V28, muy representativo de esta clase de sitios, van desde 56 ± 61 aC hasta 1770 ± 42 dC.

22Los CAMPOS DE LITICA pueden ser pequeñas o grandes concentraciones de material en superficie (figuras 11 y 12), a veces con más de 50 cm de espesor. En la mayoría de los casos, la diferencia entre campamentos provisionales y talleres es bastante obvia después de haber excavado largas calas que atraviesan toda el área de desechos.

23El mismo tipo de excavación fue realizado en los CAMPOS DE LITICA Y DE CERAMICA (figuras 13-16) en donde se encontraron varias fogatas y grandes cantidades de material, aunque sin evidencias nítidas de habitaciones construidas. A menudo las capas inferiores de estos sitios contienen únicamente lítica. En el caso de II 26 que es uno de los más representativos de esta categoría de sitios, los fechamientos van desde 970 ± 90 aC para los niveles puramente líticos, hasta 853 ± 69 dC y 1245 ± 64 dC, para los niveles con material mixto, lítico y cerámico.

24En cuanto a los SITIOS CON MONTICULOS, ya conocidos previamente en la Cuenca de Río Verde (D. Michelet 1980), su uniformidad morfológica es bastante notable. Las excavaciones en forma de calas, con varias extensiones laterales, proporcionaron mucho material cerámico y poca lítica. Su ocupación fue uniforme, entre los siglos III y X dC.

METODO DE CLASIFICACION DE LA LITICA Y SUS RESULTADOS TECNICOS: CONSIDERACIONES GENERALES

Terminología y nomenclatura

25Puede ser útil explicar brevemente el significado de los términos usados en la clasificación de los objetos lticos, teniendo en cuenta su tecnología de fabricación, morfología, huellas de uso, de abandono... Falta mucho todavía para que se conozcan claramente los patrones exactos de modificaciones producidas por una u otra técnica de fabricación lítica. Recordamos aquí algunas de ellas (figuras 17-26), teniendo en cuenta al mismo tiempo que las características formales de un objeto son también el resultado de los diferentes estadios de su historia, como son las modificaciones de uso, accidentes de talla, condiciones de descubrimiento, transporte, preparación en laboratorio... y almacenamiento. Para la nomenclatura destinada a registrar estas características formales, nos hemos inspirado ampliamente en lo propuesto por A. García Cook en 1967, con ciertas modificaciones (figuras 31 y 32).

El método de clasificación

26Consta de cinco etapas sucesivas de registro de datos: 1. Clasificación manual de las piezas en 17 categorías principales, teniendo en cuenta sus procedencias exactas (anexo A29 y figura 33).

272. Cálculo de un coeficiente de densidad de objetos encontrados en excavación, teniendo en cuenta el volumen preciso de la capa en donde se hallaron. Para facilitar las comparaciones de “rendimiento” de capas o de sitios, se uniformizó el coeficiente con relación al metro cúbico (figura 34). Esta medida de ponderación no puede ser significativa en sí. Se creó sobre todo para comparar las cantidades relativas del material lítico encontrado en los diferentes niveles de una misma excavación (anexo A36). A esta observación se añaden después los datos relativos a la variación morfológica de los artefactos, génesis de los sedimentos excavados, fechamientos, etc., para la interpretación final.

283. Calibración de todos los desechos sin retoque ni huellas de uso, por clases de 1 cm de intervalo (largo), por medio de un compás (figuras 35 y 36). La descripción morfológica de estos desechos se hizo posteriormente, tomando uno a uno cada grupo de dimensión; se pudieron así comparar las características de un grupo con las del otro.

294. Clasificación final por familia y tipo, a partir de las variables de la cédula general (anexo A31) y registro de los datos codificados (anexos A32 y figuras 37-43). Tratamiento automatizado para obtener resultados combinados (anexo A33).

305. Comparación de las frecuencias de trece categorías principales clasificadas en una ficha gráfica (figura 45). En esta ficha se dan las cantidades absolutas de lítica diversa y de obsidiana por cada nivel excavado, en las columnas de la parte inferior. En la parte superior derecha aparecen las proporciones relativas de lítica diversa, obsidiana y cerámica, de toda la excavación. En la playa principal se grafican en forma de puntos con referencia a los números de los niveles excavados, las frecuencias relativas de cada categoría. Las áreas definidas por los rectangulos corresponden, como se verá más adelante, a las definiciones estadísticas (media más/menos 1 desviación estándar) de cada uno de los tres conjuntos líticos presentes; estos conjuntos son los que van a definir los grandes complejos tecnológicos propios de cada grupo cultural.

Balance técnico de la clasificación

31Se presentan aquí los resultados globales; algunos de los detalles más significativos en relación con la problemática del trabajo se dan en los anexos A33, A34, A35 y en las figuras 46, 47, 49,99 y 100.

32Los resultados nos indican, a diferentes niveles, una clara repartición en la Región:

  • Zonas I y 11 (suroeste de la Región); predominan ampliamente los sitios con lítica sola.

  • Zonas IV y V (noroeste y sureste de la Región); predominan los sitios con material mixto, lítico y cerámico.

  • Zona III (noroeste de la Región); la lítica es casi inexistente, predominan los sitios con cerámica y un poco de obsidiana.

33En la descripción general de los artefactos (figuras 49-80) se pueden ver las principales constantes morfológicas y sus variaciones de un grupo de zonas al otro. También se proponen, al final, las interpretaciones de utilización para los objetos de hueso y de asta de venado encontrados en las excavaciones (figuras82: a, c, e y 84). Se reprodujeron los mismos artefactos con materiales actuales (figuras 82: b, d) y se experimentaron para la talla de la lítica según diferentes técnicas. El estudio comparativo de las huellas de uso obtenidas, según los casos, confirma el uso de los instrumentos encontrados en excavación para fabricar navajas (percusión indirecta), cuchillos bifaciales (percusión directa suave) y puntas de flechas (presión).

COMPLEJOS Y FACIES TECNOLOGICOS REGIONALES

34Los agrupamientos geográficos de sitios señalados más arriba, a partir de las cantidades absolutas de lítica, aparecen nuevamente en los casos de:

  • Morfología de objetos clasificados.

  • Forma de sitios.

  • Categorías lticas dominantes.

  • Coeficientes de densidad.

35Entrando en detalles sumamente finos, los agrupamientos son confirmados por las variaciones, según unos patrones muy precisos, de tres categorías líticas: lascas de desbaste, lascas de preparación bifacial y navajas prismáticas de obsidiana.

36Las variaciones de estas tres categorías, observadas con referencia a la forma de cada sitio y a su localización geográfica (figura 85 y anexos A37 y A38), nos llevan a caracterizar estadísticamente la particularidad de cada conjunto tecnológico presente en la Región. El estudio de la cerámica (D. Michelet, en preparación) confirma la presencia de estos agrupamientos de sitios, con tipos diagnósticos bien específicos. En el caso de la lítica, la identificación de dichos conjuntos a partir de tres categorías de artefactos se hace de la siguiente manera:

37LASCAS DE DESBASTE-En los campos de lítica y de cerámica de las zonas I y II, constituyen la gran mayoría de los vestigios. La media (en base a 100%) de las lascas de desbaste por nivel excavado es bastante elevada, con una desviación estándar muy reducida:

Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg= 83,93

38s = 4,14

Podemos considerar que el intervalo 80,1 < Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg1 < 87,76, en las frecuencias de la categoría de lascas desbaste, define a este grupo de sitios, en donde la cerámica dominante pertenece al conjunto Valle de San Luis.

39LASCAS DE PREPARACION BIFACIAL-Abundan en los sitios sin cerámica, por todas las zonas, en donde son definidos por los siguientes parámetros:

Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg= 24,55

40s = 10,79

Por lo cual podemos caracterizar dichos sitios a partir del siguiente intervalo, cuando éste aparece en la frecuencia de lascas de preparación bifacial: 14,56 < Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg2 <34,54.

41LAS NAVAJAS PRISMATICAS-Aparecen sobre todo en la zona III, en sitios con montículos. Aquí, presentan frecuencias mucho más elevadas que en cualquier otro tipo de sitios, con

Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg= 20,74

42s = 10,63

Estos sitios pueden ser definidos por el intervalo 10,11 < Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg3 <|31,37.

43Desde el punto de vista de los vestigios cerámicos, la mayoría de los tipos pertenecen al conjunto Río Verde; podemos determinar tres complejos tecnológicos según los siguientes intervalos de frecuencias de tres categorías líticas:

  • Cuando aparece el intervalo Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg2 de desechos de preparación bifacial en un sitio sin cerámica, diremos que éste pertenece al COMPLEJO CAZADOR RECOLECTOR (figura 86).

  • Si las frecuencias de desechos de desbaste corresponden al intervalo Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg1, en un sitio con cerámica, indica que éste forma parte del COMPLEJO VALLE DE SAN LUIS (figura 87).

  • La presencia del intervalo Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg3 en las frecuencias de navajas prismáticas de un sitio con montículos nos llevará a considerarlo como parte del COMPLEJO RIO VERDE (figura 88).

En los demás casos (por ejemplo la existencia del intervalo Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg2 en sitios con cerámica), consideramos que estamos en presencia de un fenómeno de interferencia entre complejos, o sea de un “facies” o aspecto derivado. En la Región este fenómeno puede ser observado con respecto al complejo Cazador-Recolector cuyas frecuencias líticas presentan, además de la presencia de su intervalo particular (Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg 2), cantidades elevadas ya sea de desechos de desbaste, de navajas prismáticas o de ambas categorías. Vale la pena señalar que esto se acompaña, invariablemente, de la presencia de cerámica diagnóstica del conjunto Valle de San Luis o bien del conjunto Río Verde y hasta de los dos, lo cual viene confirmando nuevamente las interferencias entre complejos tecnológicos reveladas por la lítica.

44Los “facies” tecnológicos encontrados aquí derivan todos del complejo Cazador-Recolector y muestran la presencia de rasgos, en su lítica, que han sido tomados de los demás complejos.

COMPLEJO CAZADOR-RECOLECTOR, FACIES VALLE DE SAN LUIS-El intervalo Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg1 (desechos de desbaste) y Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg2 (desechos de preparación bifacial) tienden a aparecer simultáneamente (figura 85). En estos sitios de cazadores-recolectores, se adoptaron ciertos aspectos del complejo Valle de San Luis, como son la localización a orillas de ríos, el uso de la cerámica (algunas fabricadas, otras “importadas” del tipo "Valle de San Luis"), etc.

COMPLEJO CAZADOR-RECOLECTOR, FACIES RIO VERDE-La simple presencia de navajas prismáticas asociadas al intervalo Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg1 (desechos de desbaste) puede determinar este facies (figuras 90 y 91). En este caso, puede ocurrir que los rasgos arquitectónicos y cerámicos sean indicadores inadecuados, (así sucede con el sitio V 18). Al excavar este sitio, con montículos, cerámica Río Verde y navajas prismáticas de obsidiana, pensábamos estar en presencia de una ocupación rioverdense alejada de su territorio normal, en medio de sitios contemporáneos de cazadores-recolectores. Al observar sus frecuencias líticas (figura 92), era obvio que dicho sitio pertenecía al complejo Cazador-Recolector, con algunos rasgos del complejo Río Verde. Investigando el caso muy detalladamente, se llegó a la conclusión de que los materiales líticos y cerámicos de este sitio (montículos) y de los sitios vecinos (cuevas) eran muy similares en su morfología y en sus frecuencias por categorías. En realidad, se comprobó que todos los sitios del valle del río Bagres (zona V) eran asignables al complejo Cazador-Recolector facies Río Verde. La proximidad de aquel vecino “mesoamericano” explica en parte este fenómeno, único en la Región.

COMPLEJO CAZADOR-RECOLECTOR, FACIES RIO VERDE Y VALLE DE SAN LUIS-Se define por una tendencia de las frecuencias líticas hacia los intervalos Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg1 Image 100000000000000F00000010C5E6417DED676532.jpg2, con al mismo tiempo, la presencia de navajas prismáticas. La cerámica Valle de San Luis y Río Verde, en cantidades a veces muy reducidas, acompaña siempre a este facies lítico. Aquí las interferencias entre los complejos Cazador-Recolector, Río Verde y Valle de San Luis son palpables. Los sitios de este facies, una vez localizados en el mapa forman una especie de franja que delimita las áreas de expansión de los dos complejos agrícolas, casi en el centro de la Región (mapa 7).

45Los mapas de sitios de cada complejo/facies por zona (figuras 94-98) y el estudio de las fuentes etnohistóricas permiten comprender progresivamente los eventos que originaron las situaciones observadas desde el punto de vista arqueológico. La seriación de la lítica (figuras 99 y 100) y la definición funcional de los sitios (figura 104), complementadas con una descripción detallada de cada uno de los aspectos socio-económicos que dieron origen a las diferencias tecnológicas evidenciadas por los materiales, nos llevan a proponer una reconstitución de los fenómenos culturales de la Región.

ESQUEMA EVOLUTIVO DE LAS CULTURAS REGIONALES

46Como se puede ver en la tabla cronológica comparativa del Estado de San Luis Potosí, pueden definirse aquí tres períodos, subdivididos en diferentes fases, que ofrecen una visión global de la evolución diacrónica y sincrónica de los grupos humanos observados a través de sus vestigios (arqueológicos, zoológicos, etc.). El lapso de tiempo considerado se basa en una serie de 37 fechas C14 y va desde 1000 aC hasta 1800 dC.

Periodo Venadito: 1000 aC-200 dC

47FASE VENADITOI: 1000 aC-100 aC.

48A pesar de que existía ya desde épocas anteriores, aparece aquí, por primera vez, el complejo Cazador-Recolector. Sus vestigios se encuentran en cuevas, abrigos rocosos y campamentos al aire libre, (especialmente en la zona II) junto al arroyo Venadito (sitios 1122, 1124, 1126, 1127, etc.) que da su nombre a este periodo en su totalidad.

49Los objetos líticos que sobresalen son los metates elaborados en grandes lajas naturales de riolita, los cuchillos de forma foliácea (Ab) y amigdaloide (Ad) y las puntas de proyectil con espigas bien diferenciadas (familias E, F y G, particularmente formas E1d, E2e, Glc). El patrón social parece ser el de “microbandas” (R.S. MacNeish et al. 1967) que vivían de la caza-predación de pequeñas especies animales de selección r (Estudio zoológico por Ticul Alvárez, Departamento de Prehistoria INAH), así como de la recolección de semillas, frutas silvestres, raíces, etc. del medio ambiente sub-árido ya existente

50Los grupos del complejo Cazador-Recolector durante esta fase pertenecen, por su tecnología, a la tradición de las Culturas del Desierto del norte de México.

51FASE VENADITO II: 100 aC-200 dC

52Siguen casi igual las formas de patrón social y económico, al mismo tiempo que surgen las primeras evidencias de contactos con grupos agrícolas. Los sitios son aún bastante escasos pero el material lítico empieza a presentar variaciones formales importantes. Predominan las puntas de proyectil con espiga acampanada (E2b, E2c, E2d), mientras que, en los sitios estudiados, hacen su aparición las primeras navajas prismáticas.

Periodo Huerta: 200-1200 dC

53Este corresponde a la ocupación de la Región por las diferentes oleadas de colonos agricultores y a las interacciones de éstos con los grupos de cazadores-recolectores.

54FASE HUERTA I: 200-550 dC

55Se multiplican los sitios, sobre todo en la zona III, en donde uno de los más característicos del Complejo Río Verde, el sitio III 27, La Huerta del Cargador, da su nombre a todo el período. Esta fase corresponde sincrónicamente a la fase Pasadita de la cuenca de Río Verde (D. Michelet 1984: 250-550 dC) y a la fase San Juan del suroeste del Estado (B. Braniff 1975: 200-600 dC). Los poblados agrícolas están circunscritos en el cuadrante noroeste de la Región. Lo demás sigue siendo ocupado por pequeñas bandas de cazadores-recolectores. Los instrumentos líticos del complejo Río Verde son casi únicamente navajas prismáticas de obsidiana con o sin modificaciones secundarias. Mientras tanto, en el complejo Cazador-Recolector de esta fase se multiplican las puntas de proyectil con muescas basales (familia D).

56FASE HUERTA II: 550-700 dC

57Se destaca sobre todo por la llegada de los grupos hortícolas pertenecientes al Complejo Valle de San Luis. Instalan éstos sus pequeñas aldeas a orillas de ríos y arroyos, trayendo consigo los grandes cuchillos bifaciales de hoja ancha y delgada (formas Fl/y G1b). Sin embargo, su lítica se parece bastante a la del complejo Cazador-Recolector; este último sigue siendo representado por pequeños sitios de campamento en toda la Región. La expansión territorial del complejo Río Verde empieza a realizarse pero queda limitada a las zonas III y IV, en donde se multiplican los poblados con montículos. La fase Huerta II corresponde sincrónicamente a la fase Río Verde A (D. Michelet 1984: 500-700 dC) de la cuenca de Río Verde.

58FASE HUERTA III: 700-1000 dC

59Esta fase representa la culminación de las interacciones entre los complejos Cazador-Recolector y Río Verde, sobre todo en la zona V, en donde se construyen montículos de habitación junto a las cuevas, habitadas por los mismos grupos. La lítica aumenta considerablemente en cantidad, excepto en la zona III del complejo Río Verde. Las navajas prismáticas de este último se difunden por la Región, aunque en pequeñas cantidades. Al final de la fase, los sitios del complejo Río Verde quedan abandonados.

60FASE HUERTA IV: 1000-1200 dC

61Aquí se desarrolla el máximo de intercambios entre los complejos Cazador-Recolector y Valle de San Luis. A orillas de ríos, junto a las rancherías de este último, aparecen campamentos de cazadoresrecolectores. La zona III quedó desierta después de que los agricultores del complejo Río Verde la abandonaran, mientras que la zona IV siguió ocupada principalmente por grupos de cazadores-recolectores y rancherías del complejo Valle de San Luis. En la zona V se produce un fenómeno local muy particular que se podría definir como una especie de simbiosis entre el complejo Cazador-Recolector y el complejo Río Verde de la fase anterior. Es muy probable que en esta zona V, en el valle del río Bagres o en sus cercanías, haya existido una ruta que uniría la cuenca del Río Verde con Mesoamérica Nuclear, vía la Sierra Gorda de Querétaro, por donde transitaba la obsidiana. Los grupos de cazadores-recolectores del río Bagres pudieron haber contado con esta ruta; adoptaron paulatinamente y de manera duradera algunos rasgos mesoamericanos que influyeron en su economía (cultura del maíz), en sus ritos religiosos (ídolos como en las figuras 126,127) etc. Se producen permutas de materiales con el complejo Valle de San Luis, en la parte norte del valle del río Bagres, hasta el momento en que este último complejo desaparece, al final de la fase.

Periodo Tunal Grande: 1200-1800 dC

62En este periodo, que es el posterior, el complejo Cazador-Recolector vuelve a ser el único grupo presente en la Región. Pero entre 1548 y 1589, la Guerra Chichimeca va a producir una ruptura definitiva en su modelo de vida. Este evento hace que se visualicen aquí dos fases: antes y después de la Guerra Chichimeca. El último período indígena de la Región se termina con el genocidio casi total de los grupos pertenecientes al complejo Cazador-Recolector, conocidos con el nombre de chichimecas.

63FASE TUNAL GRANDE I: 1200-1550 dC

64Este momento, justo anterior a la conquista española, corresponde al máximo auge de los grupos de cazadores-recolectores. Sus vestigios cubren toda el área estudiada, lo que sugiere un aumento demográfico importante debido al propio desarrollo local y a la llegada de otras tribus norteñas con las que existían, desde épocas lejanas, afinidades diversas (figura 105). Durante esta fase, las dimensiones de las puntas de flechas disminuyen considerablemente. Las formas espigadas desaparecen definitivamente; por el contrario cobran más importancia las formas con muescas (DI, D2, E2h, E2l... anexo A35). El material lítico se multiplica por todas partes.

65FASE TUNAL GRANDE II: 1550-1800 dC

66Esta última fase histórica presencia el inicio de la colonización española y sus fatales consecuencias para los chichimecas, erradicados en pleno auge. Tecnológicamente, el complejo Cazador-Recolector se queda en la etapa evolutiva de la fase anterior. Pero sus sitios se vuelven naturalmente más escasos: cuevas y campamentos aparecen en lugares aislados y de difícil acceso, principalmente en la parte sur del Tunal Grande y alrededor de la cuenca de Río Verde; de esta manera pudieron sobrevivir algunos grupos pequeños hasta fines de esta fase.

CONCLUSIONES

67En el presente trabajo se ha dado una importancia muy grande al estudio sistemático de los vestigios líticos, con la intención de obtener algunos datos seguros para la definición de grupos humanos y de su desarrollo, aunque sea desde el simple punto de vista tecnológico. Las definiciones de complejos y facies económicamente diferentes, a partir de la forma y situación topográfica de los sitios así como sus diversos vestigios arqueológicos, pueden dar una imagen que consideramos provisional, de un momento de la evolución regional, entre los años 1000 aC y 1800 dC. Sin embargo, sólo a partir de sus vestigios materiales, no es posible lograr una buena comprensión de estas culturas. En el caso del complejo Cazador-Recolector existen afortunadamente diferentes fuentes históricas cuyos datos pueden ser comparados, comprobados y discutidos, desde un punto de vista crítico, con el fin de enriquecer nuestros conocimientos arqueológicos (figuras 106-129) y acercarnos a niveles más complejos de interpretación.

68En lo relativo a la repartición del territorio en el siglo XVI, por ejemplo, la definición de tribus que nos da la etnohistoria (mapa 4) concuerda con los datos arqueológicos. Resalta aquí la misma dicotomía entre los pequeños grupos nómadas de la parte del Tunal Grande, que vivían de caza-recolección únicamente (los guachichiles) por un lado y las pequeñas rancherías de la sierra, cuya economía dependía de la horticultura y de la caza-recolección (pames, macolias y mascorros), por otra parte.

69Esta misma dicotomía, presentada por las fuentes históricas a nivel socio-político, aparece nuevamente, entre el Tunal Grande y la sierra, en los resultados arqueológicos. Grupos familiares chicos, aislados unos de otros aunque con territorios bien precisos, vigilados por el guerrero-cazador, jefe de familia, ocupaban el área del Tunal; mientras tanto, en la sierra prevalecía el modelo de la ranchería: cierto tipo de organización alrededor de los rituales llevados a cabo por un personaje especial comparable a un chamán (arqueológicamente: ver sepultura del sitio V28, figuras 125-130).

70Hay que tener en cuenta que el territorio de cada tribu estaba subdivido en pequeñas áreas controladas por familias nucleares. Cada una de estas últimas tenía pues que defender los recursos naturales que le correspondían y que eran la base de su supervivencia. En realidad, el área de explotación familiar estaba protegida únicamente por uno o dos guerreros-cazadores cuando mucho. Sólo un sistema de intimidación extremo contra el invasor podía funcionar, ya que las fuerzas de las que disponían eran numéricamente escasas. Esta situación podría explicar la costumbre chichimeca de “dar un escarmiento” a cualquier persona que violase sus tierras (con terribles suplicios como el arrancar huesos y nervios a los prisioneros mientras estaban vivos).

71Tanto los aztecas como los españoles, aterrorizados por estas demostraciones de ferocidad absoluta, comparaban a los chichimecas con verdaderas bestias.

72Los testigos de la conquista, cegados por aquellas prácticas y también interesados en divulgar la idea de que aquella gente no podía ser recuperable, les negaron sistemáticamente cualquier forma de pensamiento elevado. De esta manera, obtuvieron de la Corona Española licencia absoluta para venderlos como esclavos y/o arrasar totalmente con los pocos que quedaban.

73Unicamente las crónicas posteriores (como las descripciones de Fray Juan Guadalupe Soriano en el siglo XVIII) brindan algunos detalles referentes a ritos especiales entre ciertos grupos. La arqueología completó, en este último caso (figuras 125-130) los conocimientos que se teman sobre las creencias religiosas de estos chichimecas. Si comparamos con todo detalle las informaciones arqueológicas con las etnohistóricas y las etnológicas, destaca claramente el hecho de que tres elementos naturales implicaban cargas ideológicas importantes para los cazadores-recolectores de San Luis Potosí': el hueso humano (motivo de varios suplicios a prisioneros y ofrenda constante en su forma trabajada a los muertos cuando eran enterrados); el color rojo (de las pinturas rupestres, del almagre explotado sistemáticamente por todas partes y asociado a las sepulturas, de las pinturas corporales que dieron su nombre a los guachichiles, etc.) y la piedra (cuchillos pintados de las sepulturas, creencias actuales de los pames acerca del “piquete de piedra”, etc.).

74En resumen, recordemos que nuestra meta principal en este trabajo fue la identificación y la definición tecno-económica de los grupos humanos que existieron en la Región y de las evidencias de interacciones que hubiesen surgido entre ellos, en ciertos momentos. Esperamos que estos resultados puedan dar lugar a otras investigaciones sobre este área, con el fin de rectificar y ampliar los datos presentados aquí. Sólo a partir de bases más concretas y detalladas podremos esperar entender, en un futuro, la compleja trama ideológica, social, política y económica que dio su consistencia y su resistencia (tanto tiempo prolongada) a esta tradición de cazadores-recolectores.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1985

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search