Version classiqueVersion mobile

Ocumicho y Patamban

 | 
Cécile Gouy-Gilbert

Indigenas e instituciones

Texte intégral

  • 1 Dr. Atl, Las artes populares en México, INI, México, 1980, pág. 443.

1Sea cual sea la etnia, se oye continuamente que los artesanos enfrentan dos problemas fundamentales: el de la obtención de la materia prima y el de dar salida a su producción en el mercado. Estos ya habían sido señalados en 1920 por el Dr. Atl, quien escribía: “La única forma para hacerlas sobrevivir al empuje del industrialismo es facilitar a los manufactureros la obtención de las materias primas, eximirlos de impuestos; proporcionar a los pequeños comerciantes de productos indígenas todas las ventajas posibles para transportarlos y venderlos, rebajándoles las tarifas ferroviarias y eximiendo de impuestos a las barracas que construyen enclas ferias para vender los cacharros de barro, las bateas, los juguetes, etcétera”.1 Estos dos problemas existen en forma más o menos aguda, y vamos a tratar de ver como se resolvieron en el caso de Patamban y de Ocumicho. Pero para comprender el sistema comercial actual, es necesario recordar previamente, y en forma concisa, la política indigenista referente a la artesanía desde la época colonial.

las instituciones

2En forma general, los españoles impusieron sus propios modelos de organización social (consultar en las páginas anteriores la influencia de Vasco de Quiroga), lo cual originó dos sistemas institucionales básicos en todo el México colonial: los gremios y las cofradías. Los primeros tenían mayor representación en las ciudades y pueblos grandes, mientras que las últimas eran agrupaciones constituidas en los pueblos. Parece ser que Ocumicho y Patamban se organizaban siguiendo ese modelo, lo cual permitió a los artesanos indígenas asimilar las nuevas tecnologías (por ejemplo, la greta en Patamban) y participar en un mercado que no sólo cubriera sus necesidades, sino también las de la población española y criolla.

3A fines del siglo xviii, este sistema empezó a perder importancia, causando cierta desorganización entre los artesanos, fenómeno que se acentuó todavía más, después de la Independencia y la Constitución de 1857. En efecto, el modo de producción artesanal, exclusivo hasta entonces, se enfrentaba a la naciente industrialización y a la importación de productos del extranjero, estimulada por el mercado libre. Pero esto no fue una catástrofe para la situación del mercado artesanal, puesto que por una parte, los productos importados no llegaban hasta el campo, y por otra, su elevado costo impedía que gran parte de la clientela citadina pudiera consumirlos. Esto mantuvo una situación relativamente estable para los artesanos, quienes continuaron satisfaciendo las necesidades de consumo habitual a través de los tianguis. En cierta forma, el período de disturbios asociado a un Estado independiente buscando afirmarse, así como los 34 años de dictadura porfiriana, dejaron a los artesanos en la misma situación, lo cual nos autoriza a afirmar, que durante el siglo xix, los artesanos forjaron y consolidaron las características de la artesanía mexicana.

  • 2 M. Gamio, Forjando Patria, Ed. Porrúa, México, 1960.
  • 3 Dr. Atl, op. cit.

4Sólo después de la Revolución (1910), se pasó al concepto de “arte popular” para definir la artesanía. En esa época, se volvió imperativo definir la “Cultura Mexicana” y ésta empezó a surgir gracias al espíritu nacionalista de ciertos intelectuales, en especial de M. Gamio2 quien, en 1916, comparaba “la industria nacional típica” con la industria extranjera y proponía un programa de acciones tendientes a desarrollarla; así como el pintor, el Dr. Atl, autor de la primera obra escrita sobre Artes Populares en México,3 obra que acompañó la primera exposición de arte popular, realizada para conmemorar el centenario de la Independencia (1921).

  • 4 Ibidem, pág. 7.
  • 5 V. Novelo, Artesanías y capitalismo en México, SEP-INAH, México, 1976, pág. 33.

5Estas obras y esta exposición indicaban el reconocimiento oficial del gobierno del General A. Obregón, a la artesanía, como parte del Arte. A través del ministro de Industria y Comercio, encargado de esta operación, rendía homenaje “al ingenio y a la habilidad del pueblo mexicano”.4 Tras la concientización del arte popular, enaltecido por los intelectuales, la población indígena tuvo que aprender a amar “lo indígena”, a respetarlo y apegarse a sus valores La simbiosis entre estos dos tipos de población debía expresar la verdadera cultura nacional, o sea la mestiza.5

  • 6 Ibidem, pág. 16.

6Además los artistas y los antropólogos (desde la creación de la Dirección de Antropología en 1917), pensaron cómo valorizar lo “propiamente indígena”. Convencieron al Gobierno de preservar y particularmente de desarrollar la artesanía tradicional. Así, el Gobierno manifestó su interés en los aspectos culturales y estéticos de la artesanía. Tal como lo subraya V. Novelo: “El desarrollo de la actividad artesanal está ligado a la producción de objetos de plástica indígena, y se da preferencia a los aspectos de protección, preservación y difusión de la producción auténtica, concebida como arte popular”.6 De esta forma, se crearon diversas instituciones y celebraron diferentes eventos que señalan las etapas de la política indigenista:

  • 1936: creación del Departamento de Asuntos Indígenas.
  • 1940: Primer Congreso Indigenista Interamericano en Pátzeuaro.
  • 1948: creación del Instituto Nacional Indigenista (INI) en la ciudad de México.
  • 1951; el Patronato para las Artes e Industrias Populares (dirigido por el INI y el INAH) crea el museo de Artes e Industrias Populares.
  • 1955: el Banco Nacional de Comercio Exterior S.A. establece un programa experimental de ayuda económica en los estados de Oaxaca, Michoacán y Jalisco;
  • 1961: el Gobierno Federal funda el Fideicomiso para el Desarrollo de la Artesanía, a cargo del Banco Nacional de Desarrollo Cooperativo S.A. (Banfoco).

7A partir de ese momento, el interés por este nuevo sector de la producción da origen a la creación de numerosos servicios oficiales que trabajan en el área de la preservación y el desarrollo de la artesanía, así como en su operación comercial, relacionada especialmente con el turismo que va adquiriendo cada vez más importancia. Así, en 1974, el Gobierno Federal, ante la urgencia de coordinar todas estas acciones, crea el Fondo Nacional para el Desarrollo de la Artesanía (FONART) que viene a substituir al Fideicomiso para el Desarrollo de la Artesanía, siendo ése regido por la Nacional Financiera S.A. (NAFINSA), que lo dota con personal y recursos económicos suficientemente importantes para “cumplir eficientemente con sus objetivos”.

8Para poder comprender algunos tipos de relaciones establecidas entre los indígenas y las instituciones, examinemos brevemente algunas de las principales instituciones establecidas por el gobierno federal, como muestra del interés que tiene en el sector indígena.

  • 7 Ibidem, pág. 50.
  • 8 Véase INI, “Realidades y proyectos, 16 años de trabajo”, Memorias, vol. X, México, 1964, pág. 10.

9El Instituto Nacional Indigenista (INI). El INI fue creado “porque el Gobierno Federal consideraba que había en el país un problema indígena, que debía ser resuelto en forma integral”.7 La política instituida fue la de llevar a cabo una aculturación planeada por el gobierno, quien deseaba proteger a los indígenas. Proteger en el sentido de que quería substituir los elementos considerados como “negativos” por elementos “positivos” de las comunidades indígenas.8 Los centros de coordinación establecidos en las zonas de alta densidad indígena tuvieron entre otras funciones, la de proteger la artesanía, fomentar su comercialización (especialmente en relación con FONART) y aportar ayuda técnica. Finalmente, a través del Museo de Arte e Industrias Populares, el INI se dotaba con un organismo para constituir un patrimonio que debía conservarse y protegerse.

10FONART. Además del valor cultural concedido a la artesanía, rápidamente se percibe su valor económico. Por lo que nace la idea de estudiar las condiciones de producción, para poder dar apoyo técnico a la artesanía y sobre todo para desarrollar la exportación. Con este fin, se creó primero el Fideicomiso y después FONART; sus objetivos se definen como sigue:

  1. Procurar un mejor salario para los artesanos.
  2. Conservar el sentido artístico de la artesanía.
  3. Constituir un patrimonio nacional.
  4. Conceder créditos y adelantos a los artesanos, procurándoles asimismo ayuda técnica y administrativa.
  5. Formar una sociedad anónima, cuya finalidad principal sea la comercialización de las artesanías adquiridas por el Fondo.

11En lo referente a los créditos, FONART impulsa a los artesanos a organizarse en “grupos solidarios” ante notario público. De esta forma, cada grupo acepta el crédito en forma solidaria, y si uno de los miembros deja de pagar, el grupo responde por él.

12En resumen, además de la ayuda financiera y técnica aportada por FONART, los objetivos básicos de su política están contenidos en dos puntos:

  1. Comprar a los productores para eliminar a los intermediarios.
  2. Desarrollar la autenticidad del arte popular.

13La Casa de las Artesanías de Morelia. Nació a principios de los años setenta, impulsada por el gobernador del estado de Michoacán. Consta de tres departamentos: acción cultural, apoyo técnico y comercialización, que definen su acción encaminada a la artesanía del estado. Se organizaron las comunidades en forma de uniones regionales de artesanos con delegados en cada comunidad (en general un delegado por cada 10 miembros). Estos artesanos acuden a la “Unión”, que depende de la Uneamich (Unión Estatal de Artesanos de Michoacán), quien dispone de un camión para el transporte de las artesanías hasta la Casa de las Artesanías. Cada artesano, miembro de la Unión, tiene una credencial que le permite instalarse en forma gratuita en el mercado de Morelia y en los diferentes mercados de la región.

14Para conceder esta credencial, los empleados de la Casa de las Artesanías van a los pueblos, reúnen a los artesanos y fotografían a los que desean formar parte de la Unión.

15La Casa presta ayuda técnica (molinos, hornos de gas) y en general compra toda la producción propuesta por los artesanos. Está muy al pendiente de los pueblos aislados, lejos de los caminos de paso.

naturaleza de las relaciones entre las instituciones y las comunidades indigenas

16En Ocumicho, se pudo observar el importante sitio ocupado por FONART; esto se debe a varios factores.

  • 9 En agosto de 1973 se firma el acta constitutivo del “Grupo solidario de artesanos de Ocumicho” del (...)

17A principios de los años setenta, organizó primero a los artesanos en un grupo solidario,9 lo cual les permitió acceder a los créditos, aprender a manejar ciertas sumas de dinero y familiarizarse con el sistema bancario. En 1983, FONART concedió 34 préstamos a corto plazo (tres meses), de 5 000 pesos y en 1984,42 de 15 000 pesos pagaderos en efectivo o con producción.

18Sin embargo, la organización de un grupo solidario no funciona eficientemente. El presidente del primer grupo solidario rehusó ceder su lugar, al cabo de dos años, a otro artesano y se desolidarizó, llevándose consigo a un cierto número de personas. Dos años después, ocurrió el mismo fenómeno con el nuevo presidente del grupo solidario reconocido como tal por FONART, creándose finalmente una separación importante entre los artesanos. Por este motivo, ante la imposibilidad de tener un grupo homogéneo, representado por un solo delegado, FONART, al no querer enterarse de los motivos de la discordia, está obligado a tratar con los diferentes líderes, de los cuales dos actúan realmente como jefes.

  • 10 Entrevista realizada el 25.6.84.

19No parece ser que esta división esté vinculada con ¡os grupos familiares o con los barrios, aun si, como lo hace notar M.T. Pomar, directora del Museo de Artes e Industrias Populares, “siempre existe una división en los pueblos, que corresponde a restos de la organización por clanes, inherente a los pueblos”.10 Las cabecillas de los dos grupos tienen fama de ser muy buenos artesanos y se registra una aguda rivalidad entre ellos, misma que se plasma en los concursos organizados, especialmente en los de FONART, durante los cuales cada bando puede apreciar y juzgar la producción del otro. A nivel creativo, los temas realizados por el ganador sirven de modelo a los demás artesanos. De esta manera, vimos como el tema de la sirena se difundió en todo el pueblo y fue tratado en todas sus formas. En efecto, a través de los concursos, FONART puede promover las artesanías. De 1973 a 1983, cada 29 de junio, se celebró en Ocumicho un concurso local, durante la fiesta de San Pedro y San Pablo, patronos del pueblo.

20Desde 1984, “por motivos financieros”, FONART y la Casa de las Artesanías organizaron el concurso a nivel federal en Morelia. Los artesanos pueden presentar tres piezas en cada concurso, los ganadores (tres premios por especialidad en artesanía) se llevan un premio. En cuanto a los demás, las instituciones organizadoras les compran su producción. Obsérvese que los habitantes de Ocumicho sólo rivalizan entre sí durante estos concursos, pues son los únicos en realizar este tipo de figuras, agrupadas bajo la etiqueta de “arte fantástico”. Probablemente, este fenómeno acentúa el ambiente de “envidia” y de celos que reina en el pueblo.

21Cada año se organizan numerosos concursos con múltiples pretextos, por ejemplo, durante la Feria de la Loza, celebrada en Pátzcuaro el 2 de noviembre, o durante las fiestas de los patronos de los pueblos. Generalmente, la mayoría de los artesanos de Ocumicho participan, pues es una forma de dar salida a su producción, además de que este tipo de mercados especializados atrae cada vez más a los turistas. Pero estos concursos no son la única forma de vender su mercancía. Todos los meses FONART pasa por el pueblo con un camión y compra todo lo que le proponen los artesanos, o sean unas 10 ó 25 piezas por persona. A veces sucede que se presentan unas cien mujeres para vender su producción en el camión. Los criterios de FONART para comprar son los siguientes:

  • Cierta originalidad en el tema.
  • Aplicación correcta de las anilinas.
  • Trabajo bien terminado, limpio.

22Para lograr un trabajo “bien hecho” como lo quería FONART, este organismo tuvo que intervenir directamente, en diversas formas, en el pueblo. En esta época de los 70, estaba en pleno auge y tenía como finalidad el fomentar la artesanía, conservando su estilo “tradicional”. Por eso, en 1974, envió a una especialista en cerámica, con la misión de “salvar” un arte popular que comenzaba a declinar (en efecto, las piezas de Ocumicho ya no se vendían e iban acumulándose, sin éxito, en las tiendas de FONART).

23La primera intervención de la especialista fue con respecto al horno. Trató de probar las ventajas del horno de bóveda, construyendo uno para la comunidad en un rincón del atrio. Esto lo hizo con la ayuda de la SEP. A pesar de las ventajas patentes, como temperatura más elevada y ahorro de combustible, este primer experimento resultó ser un fracaso. Sólo un individuo lo utiliza actualmente, ya sea construyéndolo según el modelo comunal o simplemente desmantelándolo para reconstruirlo en su casa, pues ya no queda ningún rastro en el atrio del homo colectivo.

24La segunda intervención se relacionó con la pintura. Para ahorrar, las mujeres de Ocumicho habían abandonado los colores tradicionales (vegetales y minerales) en favor de las pinturas vinílicas chillonas. Se hicieron varios experimentos antes de llegar a un resultado satisfactorio para ambas partes (fácil y económico para unos, “bonito” para otros); se determinó regresar al blanco de España como base de las anilinas, recubiertas posteriormente por una capa de barniz transparente. Esta técnica permitía volver a dar un aspecto tradicional a las piezas de Ocumicho, como si se tratara de una técnica antigua.

25La tercera intervención, como ya vimos en el capítulo dedicado a Ocumicho, estaba relacionada con los temas de las figuras.

26En fin, para evitar que ciertas artesanas se apropiaran de lo de las demás, se decidió poner un sello en cada pieza, con el nombre de la artesana; así ésta firmaría sus piezas. En efecto, cabe enfatizar que las mujeres necesitadas de dinero no dudan en vender las piezas que ellas hicieron y hornearon, a artesanas menos necesitadas quienes las compran a precio muy bajo y las revenden con su propio nombre, una vez pintadas y barnizadas.

Fotografía 47 - Piezas de Ocumicho para el concurso del Día de los Muertos en Pátzcuaro

Fotografía 48 - Mercado de piezas de Ocumicho

27En Ocumicho, también interviene la Casa de las Artesanías, aunque en menor proporción. A nivel técnico, trató de instalar hornos de alta temperatura calentados con petróleo, pero sin éxito. Los artesanos consideran que se rompen muchas más piezas con este tipo de homo.

28Desde el punto de vista comercial, también interviene para comprar las figuras cuando las necesita o cuando lo solicitan los artesanos. La Casa pasa aproximadamente cada dos meses por los pueblos, para comprar la producción, con la condición de que no esté rota (criterio primordial). Las artesanas de Ocumicho y las de Patamban piensan que compra poco y en forma irregular. Sin embargo, en Patamban desempeña un papel mucho más importante. En efecto, desde hace algunos años, ha sustituido a FONART, quien con los mismos fines que en Ocumicho, había organizado un grupo solidario a finales de los años sesenta. Este grupo solidario tuvo dificultades para conservarse unido, pues ya existía en forma más o menos formal un grupo organizado por el sacerdote del pueblo, quien proporcionaba las materias primas. Sin embargo, logró ocupar su sitio y conservarse durante dos años, antes de que se separaran sus miembros y se unieran unos al grupo del cura y otros siguieran con FONART. Pero dentro de este grupo surgieron rivalidades que FONART no pudo contrarrestar y se acentuó el individualismo de las familias. FONART había prestado 300 000 pesos, y tuvo muchas dificultades para recuperar el dinero, pues muchos habían desaparecido, subsistía una deuda de 48 000 pesos y diez personas fueron obligadas a pagarlos; cada dos meses, FONART les compraba sus piezas, descontándoles un 40% hasta saldarse la deuda. Al ver FONART la dificultad de reunir a los artesanos, sobre todo por la presión conservadora del grupo de la iglesia, abandonó el terreno y siguió únicamente en relación con ciertas familias a quienes continuó haciéndoles pedidos.

29La Casa de las Artesanías tuvo más éxito cuando decidió “meterse” en el pueblo. Se había cambiado de sacerdote y el grupo de la iglesia ya no tenía un líder formal. Cada familia organizaba la venta de su producción. Gracias al sistema de credenciales, la Casa pudo organizar un grupo: la Unión, con quien intervino no sólo a nivel comercial, sino también técnico. En 1983, proporcionó un molino de gasolina para el barro, que se colocó en casa del representante del grupo, y recientemente distribuyó unos doce quemadores de petróleo, adaptables a los hornos actuales para tratar de convencer a los artesanos de cambiar a otro tipo de quema de la cerámica.

30Además, proporciona la greta a menor precio a los artesanos, ya que la compra al mayoreo y la revende al precio de costo.

31Otro tipo de intervención de la Casa en Patamban fue el de favorecer la creación de un taller-escuela, dirigido por una pareja de artesanos-alfareros. En él, diez artesanas becadas dos días por semana aprenden a elaborar la cerámica de alta temperatura. Técnica más difícil que requiere de un aprendizaje especial. Sobre las piezas cocidas continúan reproduciendo los dibujos que tienen costumbre de plasmar en los cántaros (flores, pájaros, venados, etc.) lo cual confiere su originalidad a este nuevo tipo de cerámica. El trabajo terminado es para una clientela muy especial, constituida por turistas norteamericanos con interés en la cerámica “de calidad”, pero que conserve un sello “típico”.

32El tercero en intervenir en la producción de la cerámica es el INI. Este no opera directamente en los pueblos. Hasta este año, se contentaba con recibir la mercancia que le traían directamente los artesanos al Museo de la Huatapera en Uruapan, museo con una tienda contigua.

33Sin embargo, desde el mes de noviembre de 1984, originó una nueva organización de artesanos: la Unión de Artesanos Purépechas de la Meseta Tarasca, que agrupa a los artesanos de siete pueblos, Patamban (cerámica), Ocumicho (figuras), Cherán (madera torneada), Comachuen (muebles), Angahuan (hilados), Cocucho (cerámica), Ichan (madera). Estos artesanos se han reunido para enviar todo en un solo pedido importante hacia Tijuana (ciudad fronteriza con los Estados Unidos), y evitar a los intermediarios, así como aprovechar una tienda puesta a su disposición. El INI paga la mitad del transporte, el resto está a cargo de los interesados.

34Los artesanos que fueron hasta Tijuana, regresaron “decepcionados del viaje” pues tomaron su mercancía a consignación, cuando esperaban un pago inmediato. Unos meses después el problema cayó en mano del Consejo purépecha y fue muy difícil llegar a un acuerdo entre el INI y los indígenas.

35Cabe observar ciertas contradicciones entre la voluntad de las instituciones por constituir grupos y lo que llamaremos el individualismo indígena. Este individualismo, muy diferente del occidental, causa que los miembros de una comunidad indígena, rara vez estén en condiciones culturales apropiadas para integrar grupos voluntariamente. El “agrupamiento”, habitual en la vida comunitaria, en efecto se basa en un sistema de obligaciones controlado diariamente, por lo que resulta inconstante el vínculo voluntario que desean crear algunas instituciones, estando ellas lejos.

  • 11 V. Novelo, op. cit., págs. 47 a 80.
  • 12 M. Ch. Barre, Ideologías indigenistas y movimientos indios, Siglo XXI, México, 1983.

36A través de estas tres instituciones con el objetivo de “ocuparse” de los indígenas (cuidarlos), se observan claramente las limitaciones y paradojas que surgen de la relación entre indígenas e instituciones. Habiendo ya criticado la intervención de las instituciones V. Novelo11 y M.Ch. Barre,12 no hablaremos más de esto. Sin embargo, tiene sus límites, mismos que trataremos de analizar a través de los lazos establecidos entre las instituciones y los indígenas. Pues, aun cuando se perciba claramente que las instituciones necesitan a los indígenas y viceversa resulta importante captar el juego de las relaciones que existe entre ambas partes.

limitaciones y necesidades del vinculo institucional

37El trabajo realizado en el campo hizo resaltar accesos diversificados al mercado para estas dos comunidades y que sobre todo crean conexiones institucionales diferentes:

  • Por un lado, las instituciones consideran a los indígenas de Patamban como artesanos. En ese caso, los indígenas consideran a las instituciones como intermediarios que pueden facilitar su entrada en el mercado (nacional e internacional). Al mismo tiempo, aunque éstas desempeñan un papel importante al organizar un mercado protegido, no son absolutamente necesarias para los artesanos, quienes cuentan con otras posibilidades para dar salida a su producción (por ejemplo, mercados locales o contactos personales con las tiendas). Por este motivo, tienen capacidad de negociación con las instituciones y opción ante el mercado, pues pueden ser clientes de las instituciones o participantes directos en el mercado local, regional, nacional e incluso internacional.
  • Por otra parte, y este es el caso de Ocumicho, en forma reciente y súbita, a los indígenas se les considera como artistas gracias a la obra de Marcelino. Ahora bien, estos artistas únicamente (o casi) pueden vender su producción, si las instituciones mantienen la imagen de un arte popular indígena, en la sociedad nacional mexicana. Por consiguiente, esto provoca una dependencia bastante fuerte de los indígenas con respecto a las instituciones, quienes no dudan en intervenir en las modalidades de producción (a nivel técnico, es cierto, pero influenciado también el tema de las figuras, como lo vimos anteriormente). Así, estos artesanos pertenecen a un sistema en donde se vela por ellos en la forma, podría decirse, establecida por Vasco de Quiroga en el siglo xvi, en los pueblos tarascos, cuando era obispo de Michoacán.

38Pero este tipo de situaciones presenta algunas paradojas, sobre todo en términos de identidad. En el caso de Patamban, las alternativas referentes a las relaciones con el medio nacional facilitan la constitución de grupos económicos precarios que se forman y desintegran según la coyuntura, puesto que la garantía de venta de la producción de cerámica tiene como consecuencia una cierta disolución de la comunidad, que jamás se presenta globalmente ante las instituciones o ante el mercado. Uno de los primeros indicios es la ausencia de un poder político autónomo, a pesar de la numerosa población; otro indicio es la relativa debilidad de la organización del pueblo a través del sistema religioso.

39Por el contrario, la comunidad de Ocumicho se ha visto obligada a afrontar bruscamente el problema de la relación con el medio exterior. Sin ser los depositarios de una técnica muy elaborada, a los artesanos de Ocumicho les ha tocado vivir en conjunto el problema de su relación con la sociedad mexicana. Para ellos, en la medida en que su acceso al mercado depende casi exclusivamente de las instituciones, se soluciona el problema de su relación con el exterior con respecto a éstas y en función de éstas mismas. Por ese motivo, se observa una homogeneidad de la comunidad, a pesar de la diversidad de productores, pues los mismos problemas la agitan por igual y en el mismo momento. Además, los artesanos de Ocumicho utilizan la cerámica no sólo como objeto comercial, sino también como un modo de resolver esta cuestión. Lo cual significa que la comunidad de Ocumicho siente que su relación con el exterior es precaria y por eso debe:

  1. Multiplicar y reafirmar sus signos de identidad (a través del idioma y de la vestimenta).
  2. Establecer y reforzar los lazos sociales dentro de la comunidad. En este renglón, se detectaron los indicios más evidentes, como:
    1. Una estructura social todavía fuerte a través del poder religioso (el sistema de cargos religiosos al cual se somete la mayoría de la población está todavía vigente).
    2. El reconocimiento más preciso de un poder civil que actúa por el interés general.

40A nivel económico, las paradojas resaltan todavía más. En efecto, Patamban, comunidad relativamente autónoma a nivel económico, a través de la producción de objetos de artesanía reconocidos como tales, ya no siente la necesidad de reafirmar su identidad en las diversas áreas de la vida social (probablemente por eso se observa una desaparición de la estructura del sistema religioso, que no ha sido sustituido por ningún otro tipo de poder). Hasta se puede decir que la comunidad de Patamban precipita, en cierta forma, la aculturación tomando rasgos de la cultura mexicana.

41Por el contrario, la dependencia económica en el caso de Ocumicho, mantenida por las instituciones, tiene como efecto una reafirmación voluntaria de la identidad comunitaria, si no tarasca, por lo menos del pueblo.

42Sin embargo, conviene recordar que la comunidad de Patamban ha solucionado desde mucho antes su relación con el exterior, puesto que lo hizo durante la Colonia, mientras que en Ocumicho se trata de un fenómeno muy reciente, de hace veinte años apenas, del cual hasta se podría decir que es traumático.

43Una vez hecha esta observación, surge una interrogación referente a la aculturación. El que un grupo étnico reafirme una identidad puede señalar tanto una verdadera independencia de este grupo con respecto a su medio (independencia basada en una especie de autodefinición de este grupo) como una forma larvada de dependencia de ese grupo ante dicho medio. Se debe de hacer una distinción de los fenómenos aparentemente iguales en sus manifestaciones externas (por ejemplo, la fuerza del sistema de los cargos religiosos), midiendo el grado de autonomía de las actividades económicas si pueden distinguirse como tales en las sociedades indígenas. En esta perspectiva, se puede plantear la hipótesis de una fuerte reafirmación de la identidad ligada a una gran dependencia económica (como es el caso de Ocumicho). Dicho en otra forma, la movilización de todos los recursos culturales dentro de una minoría étnica (activación de las relaciones de parentesco, del sistema de cargos, de las fiestas, etcétera), puede corresponder tanto a una última forma de resistencia, a una especie de congelación del patrimonio cultural étnico, como a un receso que permita a la comunidad el encontrar vías de adaptación. Por eso mismo, ante esta situación, resulta necesario realizar un cierto número de encuestas precisas, con el fin de determinar si los diferentes elementos culturales “activados” en esta forma se ven limitados o interrumpidos (por ejemplo, el abandonar el sistema de cargos o el transferir este sistema a otras categorías) o si por el contrario, se renuevan dentro de un marco tradicional con el fin de que la comunidad pueda asumir diferentes formas de dependencia con el exterior.

44A la inversa, y aquí pensamos en Patamban, también resulta interesante calcular hasta qué punto una comunidad asentada, económicamente hablando, puede prescindir de una u otra parte de su patrimonio cultural. Si, como planteamos la hipótesis, una inserción normal en las relaciones mercantiles facilita el que las normas culturales se alineen con las normas centrales, no deja de ser cierto que una comunidad todavía marginada, aunque sólo sea geográficamente, funcione a partir de su acervo cultural y de los elementos externos diversamente procesados que se han tomado prestados. De esta forma, en el caso de Patamban, resulta particularmente interesante el medir cómo una comunidad que no se enfrenta directamente a la sociedad nacional mexicana se moderniza cuando su existencia se basa en la venta de objetos marcados por la indianidad.

45Ocumicho y Patamban representan dos situaciones muy distintas en materia de aculturación, aun cuando ambos pertenezcan al mismo universo purépecha Las variaciones en la afirmación de las identidades están principalmente basadas en una relación diferenciada del medio nacional, relación que valdría la pena profundizar por una investigación etnológica más detallada. En efecto, claramente se percibe que de esta relación, tal como se evalúa por los intercambios económicos, por los vínculos con las instituciones, derivan las resistencias y los cambios en las diversas áreas de la vida comunitaria.

Notes

1 Dr. Atl, Las artes populares en México, INI, México, 1980, pág. 443.

2 M. Gamio, Forjando Patria, Ed. Porrúa, México, 1960.

3 Dr. Atl, op. cit.

4 Ibidem, pág. 7.

5 V. Novelo, Artesanías y capitalismo en México, SEP-INAH, México, 1976, pág. 33.

6 Ibidem, pág. 16.

7 Ibidem, pág. 50.

8 Véase INI, “Realidades y proyectos, 16 años de trabajo”, Memorias, vol. X, México, 1964, pág. 10.

9 En agosto de 1973 se firma el acta constitutivo del “Grupo solidario de artesanos de Ocumicho” del cual T.M. es presidente y E. B. tesorero. Contaba con unos cuarenta miembros.

10 Entrevista realizada el 25.6.84.

11 V. Novelo, op. cit., págs. 47 a 80.

12 M. Ch. Barre, Ideologías indigenistas y movimientos indios, Siglo XXI, México, 1983.

Table des illustrations

Légende Fotografía 47 - Piezas de Ocumicho para el concurso del Día de los Muertos en Pátzcuaro
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5427/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 217k
Légende Fotografía 48 - Mercado de piezas de Ocumicho
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5427/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5427/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 70k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search