Version classiqueVersion mobile

Ocumicho y Patamban

 | 
Cécile Gouy-Gilbert

Los pueblos

Texte intégral

1Alrededor de un zócalo, contiguo a la iglesia, las calles de los pueblos siguen el modelo de tablero. Los solares se alinean bordeando las calles, salvo alrededor de la plaza central donde se encuentran la jefatura de tenencia, algunas tiendas, la escuela y la iglesia construidas en adobe y luego encaladas, mientras que en la construcción de las casas (sobre todo en Ocumicho) sigue dominando la madera. Prácticamente ya no se trata de trojes construidas con vigas de madera superpuestas horizontalmente, sino más bien de pequeñas casas hechas con un montaje de tablas colocadas verticalmente; asimismo, el tejamanil ha sido sustituido por el cartón enchapopotado. Sin embargo, la estructura del recinto familiar no ha evolucionado desde la época colonial, pues en general en un solar cerrado se construyen de dos a tres trojes, una para la cocina con el fogón adentro, sin chimenea, una para la recámara, cuya parte superior se acondiciona para servir de granero para el maíz y a veces una tercera que sirve de covacha/cobertizo o de taller para los alfareros. El resto del espacio sirve para cultivar el maíz o para la cría (cerdos o gallinas). Las familias de los artesanos tienen un horno frecuentemente colocado abajo de un techo.

Ocumicho

2Podemos comenzar por interrogarnos acerca del origen del nombre de este pueblo. Hemos visto que algunos opinan que procede de la palabra purépecha kumati que significa “trabajar la piel”. Además existe un dicho a este respecto que versa: “Vamos a San Pedro por zapatos y para la vaqueta, porque allá hay buenos curtidores”. Por otra parte, según G. Imberton, Ocumicho viene de k’umaticha que significa “el lugar de las personas que preparan las pieles”.

  • 1 Relación de Xiquilpan, op. cit., pág. 283.
  • 2 R. Pozas, “Los tarascos”, INAH, CAPFCE, SEP, México, 1962, págs. 3 y 9.
  • 3 Corona Núñez citada por L. Reynoso, op. cit., pág. 34.

3Pero esta interpretación parece ser reciente. La definición que aparece en la Relación de Xiquilpan es diferente: “dizese Ocomicho porques tierra de muchas toças”:1 efectivamente, khuma significa topo. Esta interpretación puede relacionarse quizá con el término kumiechúcuaro: “la región de los muertos”. En efecto, entre ambos términos se observa una analogía que significa “por abajo de la tierra”. En la tierra viven los topos y los muertos que pertenecen a la “región de los muertos”, una de las tres regiones que componen la mitología tarasca; las otras dos regiones son el firmamento (auándaro) y la tierra (echerendo).2 Corona Núñez lo interpreta en la misma forma: “bajo la tierra se encuentra el mundo de los muertos llamado en tarasco camiechúquaro lugar de las tuzas, y el dios de este Mictlán es Ucumu o Cumu, la tuza.3

4A nuestro parecer, esta interpretación es la original o por lo menos la más segura, además de que se supone que el nombre de Ocumicho ya existía antes de la llegada de los españoles, quienes al instalarse rebautizaron al pueblo con el de San Pedro. Posteriormente, durante la época colonial se unieron los dos nombres (San Pedro Ocumicho) y probablemente mucho más tarde al ver la similitud entre el nombre del pueblo y la palabra tarasca que significa zapatero, los habitantes del pueblo reinterpretaron el origen del nombre de su pueblo estableciendo una relación entre su presente y su pasado de zapateros totalmente perdido en el tiempo. Quizá en esta forma marcan el rechazo a olvidar completamente lo que constituía entonces la base de su unidad económica y social.

Figura 2 - Plano del solar de don Teodoro Martínez en Ocumicho

Fotografía 4 - Una troje tradicional (hecha en cerámica por Rutilia Martínez)

Fotografía 5 - La casa de don Teodoro Martínez (a la entrada de Ocumicho)

Fotografía 6 - Cuartos

Fotografía 7 - Cuartos, taller y cocina

Figura 3 - Plano del solar de la familia Gil en Patamban

Mapa 3 - Lugares de extracción de la tierra

Actividades socioeconomicas en ocumicho

5La producción en el pueblo. Resulta difícil trabajar a partir de las cifras aportadas por los censos nacionales que no dan detalles de las categorías socioprofesionales. Por esta razón, realizamos una encuesta con un tercio de la población del pueblo para obtener una imagen más concreta de las actividades económicas. Algunos resultados generales que coinciden con los de los censos nos permiten pensar que nuestra muestra es ilustrativa del conjunto del pueblo, veamos:

Censo
1970

Censo
1980

Encuesta
1984

Población total%
Población activa

2095
27.1%

2858
45.69%*

2750
28.24%

* Resulta claro que el porcentaje de población activa en 1980 no corresponde a la realidad. Este porcentaje exorbitante se debe, sin duda alguna, a que el censo de 1980 no se realizó siguiendo los mismos criterios del de 1970.

6En lo referente a las actividades económicas obtuvimos los siguientes resultados:

* No puede utilizarse el censo de 1980 pues arroja: actividades primarias 38.59%, secundarias 8.34%, terciarias 8.5%, así como un enorme porcentaje de 44.48%en la rúbrica indefinida de “otros”.

7En el rubro “otros”, además de los molinos de nixtamal, se observa la importancia del comercio. Este está constituido principalmente por tres tiendas generales donde se vende de todo, pero también por una multitud de estanquillos donde la venta de algunos tomates, chiles y refrescos proporciona ciertos ingresos a quienes los atienden.

8Aun cuando la agricultura y el aprovechamiento de la madera son las formas de producción más importantes, se observa que la cerámica ocupa un sitio significativo, puesto que representa casi una cuarta parte de la producción. Así más que un complemento económico, constituye una actividad por entero.

9Los grupos sociales. Las actividades económicas determinan tres grupos sociales que G. Imberton, en forma algo mecánica, denomina burguesía local, campesinado medio y campesinado pobre. Esta división, aun cuando es pertinente, debe matizarse en cuanto a la terminología:

  • 4 En 1980 se instaló el teléfono en el pueblo.

10– “Los más ricos”, como los llaman en el pueblo, forman un grupo aun muy lejano del que constituiría una burguesía local en un pequeño pueblo rural, aun cuando tengan esta aspiración. Por supuesto, son agricultores propietarios de grandes extensiones de tierra adquiridas mediante compras o a través de hipotecas en base a préstamos con intereses. Para cultivar estas tierras cuentan con equipo agrícola y son peones contratados en el sitio mismo, o sea en el pueblo, quienes las trabajan. Estas cuantas familias monopolizan también los comercios (tiendas de abarrotes y artículos en general, carnicerías) y ofrecen mercancía a crédito así como préstamos en efectivo con intereses. La madera también constituye una fuente de ingresos para este grupo social que posee nueve aserraderos, lo cual les permite vender la madera en forma de tablas, de vigas o de huacales. Los servicios (transporte, teléfono) también se encuentran en sus manos.4

11Desde hace algunos años, se observa que de esta porción de la población se escogen a las personas que ocupan cargos civiles. En efecto, son ellas quienes están más abiertas al exterior (el comercio permite que se reúnan con frecuencia con miembros de la sociedad mexicana, como también lo hacen la venta de la madera o los servicios), por eso mismo parecen ser los más aptos para servir de portavoces a la comunidad. Por último, se observa que a los niños de ese grupo, generalmente se les envía a la ciudad (no sólo a Tangancícuaro o Zamora, sino también a Guadalajara, Morelia o México) para proseguir la secundaria y a veces la preparatoria y estudios superiores.

12Entre ellos se sigue utilizando la lengua tarasca y las mujeres no han perdido la costumbre de vestirse como todas las del pueblo. Cabe enfatizar que este grupo obtiene su riqueza y su prestigio de un cierto tipo de actividades (comercio-servicios) ejercidas entre los habitantes del pueblo, las que no pueden atender si abandonan la lengua común.

13– Antes de hablar de los “más pobres”, poco numerosos también, se observa en Ocumicho, un grupo de agricultores que a falta de otro término, calificaremos de “medios” (en la misma forma en que se habla de clase media). Se trata del grupo más numeroso (representa cerca del 70% de la población) que por una parte obtiene sus ingresos de sus tierras (mediana propiedad) que trabaja la familia y cuya producción (maíz, frijol) es ligeramente superior al consumo, permitiendo la venta del excedente; por otra parte, los obtiene del comercio complementario y de la madera que es vendida en estado bruto a los propietarios de los aserraderos. En este grupo también se encuentran los apicultores, los sastres y los carpinteros.

14Los niños asisten a la escuela primaria del pueblo, en la medida en que no los necesiten los padres, sobre todo para los trabajos agrícolas.

15– Finalmente, “los pobres” corresponden a las familias que no tienen tierras o que tienen muy pocas y cuya producción no basta para el consumo familiar. La mayoría de las veces, la actividad agrícola incumbe a las mujeres, a las personas de edad o a los niños; el jefe de la familia así como los hijos más grandes deben encontrar trabajo en otro sitio para atender a las necesidades de la familia. De esta forma, constituyen una fuerza de trabajo local y hasta regional; trabajan especialmente en el monocultivo de la fresa y de la col en los alrededores de Zamora.

16La cerámica y los grupos sociales. Voluntariamente hemos pasado por alto otra fuente de ingresos, la alfarería, puesto que nos pareció que se relaciona en forma singular con la estructura social.

17Primero, se observó que no existen artesanos ceramistas en el grupo llamado de “los más ricos”. En cambio, es una actividad muy difundida entre los otros dos grupos sociales, pero en forma diferente. Entre los “agricultores medios”, la cerámica es una fuente de ingresos muy importante. Se trata de un trabajo realizado por las mujeres, cuya producción únicamente se hace a mano, modelada, y se conoce con el nombre de “diablos” o “changos”. Al grupo de los “pobres” corresponde otro tipo de trabajo, sobre todo las alcancías, realizado con moldes y que en menor cuantía constituye una aportación económica.

18Existe al parecer una estrecha relación entre una determinada condición social y un cierto tipo de artesanía.

La ceramica

  • 5 S. Padilla, op. cit.., pág. 70.
  • 6 L. Reynoso, op. cit., pág. 26.
  • 7 Toros: para honrar a San Lucas, patrono de los agricultores, representado en la iglesia de Zacán, l (...)

19Surgimiento de la cerámica en Ocumicho. El trabajo de cerámica se inició en Ocumicho después de los disturbios revolucionarios, pues los habitantes del pueblo se habían arruinado con la guerra y no podían reanudar su antigua actividad que era la de trabajar el cuero. La falta de ganado y por ende el elevado precio de las pieles los impulsó hacia otro tipo de actividad artesanal: la cerámica. En el mercado de Guadalajara, compraron moldes que probablemente procedían de las figuras de Tlaquepaque, y se lanzaron a la fabricación de la juguetería de barro. Tal como lo vimos anteriormente, resulta difícil determinar si la cerámica fue algo totalmente nuevo en esa época en Ocumicho o si ya existía en la época colonial, pues con frecuencia se dice que las mujeres de Ocumicho tenían la costumbre de fabricar tecolotitos a mano, con motivo de ciertas fiestas, y regalarlos a los niños (especialmente en las festividades de los Muertos). S. Padilla5 es la única que menciona a Ocumicho como un pueblo donde se impulsa la cerámica que ya existía en tiempos de Vasco de Quiroga (pero no indica sus fuentes). En cuanto a L. Reynoso, afirma que “por innumerables generaciones las alfareras de Ocumicho han hecho silbatos y alcancías para los niños de su pueblo y para vender en toda la meseta tarasca”.6 Sea lo que sea, aun si se trabajaba el barro en la comunidad, parece ser que no ocupaba un sitio preponderante en ésta. La mayoría de los moldes representaban alcancías zoomorfas (conejos, gallinas, cerdos y toros),7 así como silbatos en forma de pájaros. Poco a poco, los artesanos hicieron sus propios moldes, lo cual amplió los diseños utilizados hasta entonces. La “tradición”, es decir las fiestas religiosas y las danzas que las acompañan, inspiraron gran cantidad de nuevos moldes y de esta forma surgieron los moros montados en sus caballos, las danzantes de pastorela, etc.

20La vida de Marcelino: surge un mito. La fabricación de diablos, indudablemente la más extraordinaria, aparece después, a principios de los años sesenta, por influencia de un joven del pueblo llamado Marcelino. Personaje mítico, hoy en día es el tema de varias historias que hemos tratado de organizar con el fin de poder reconstituir una, pudiéndonos servir de modelo principal. Preferimos consignar, en un cuadro, todas las variantes de esta historia:

INFANCIA
– totalmente huérfano
– abandonado por su madre quien se volvió a casar
– padre: se dice que murió o no se habla de él
– hippie que vino de otro sitio
– su padrastro no lo quería
– vivía solo.

RELACIONES CON LOS DEMAS
– criado por su abuela
– criado por unos y otros
– vive con Benjamín (el tallador de máscaras)
– vive con su prima, la mujer de D. Basilio.

VIDA PERSONAL
– soltero
– homosexual
– vivía con un muchacho y con una muchacha
– la muchacha era bruja
– bebía mucho y se volvía arrogante
– era casado
– ayudado por Teodoro durante 6 años.

CERAMICA
– iniciado por su abuela
– iniciado por las mujeres
– sobresalió por sus bellas figurillas moldeadas: muy finas
– creador de la cerámica modelada a mano
– además sabía bordar.

ASPECTOS MAGICOS
– del ángel al diablo salido de una bola de tierra
– encuentro con el diablo en la barranca.

SU MUERTE
– asesinato en la sierra por resineros o por fuereños
– muerto a machetazos en el camino entre Tangancícuaro y Ocumicho, con su mujer
– asesinado en una de las calles del pueblo durante una riña con fuereños.

EDAD Y CAUSAS DE SU MUERTE
– según las personas interrogadas, murió entre los 16 y los 40 años
– provocaba los celos, la envidia.

DESPUES DE EL
– Teodoro M.
Jovita N.
Emilio B.
Emilio M.
Reynaldo C.

Historia de Marcelino

21La historia cuyos elementos acuden con frecuencia a la memoria de los habitantes del pueblo es como sigue: Marcelino, a quien su madre después de volverse a casar había abandonado, vive en casa de unos y otros. De niño, se inició en la alfarería y sobresalió por sus “bellas figuras” moldeadas (se habla especialmente de un ángel). A él se le atribuye la ejecución del primer diablo modelado a mano. Los narradores insisten en su vida de adulto: con frecuencia se dice que no vivía como los demás, que estaba solo, que sabía hacer tortillas y que murió prematuramente, asesinado por fuereños en una de las calles del pueblo.

  • 8 Es lo que M. N. Chamoux llama “el aprendizaje por impregnación”, véase “Les savoir-faire techniques (...)

22Reuniendo todos estos elementos, se observa lo siguiente: Marcelino, viviendo con unos y con otros, aprende cerámica, al igual que todos los niños;8 muy pronto esto se convierte en una forma de participar en la vida económica de la familia que lo acoge, puesto que sus piezas tienen éxito y se venden bien en los mercados de los alrededores. Varias observaciones prueban su condición de homosexual: 1) hace figuras —actividad femenina; 2) no es casado —y entre los purépechas se casa uno pronto (16 años para los hombres); 3) sabe hacer tortillas, lo cual significa que se encuentra totalmente del lado de las mujeres, puesto que se trata de una actividad completamente femenina. Por lo tanto se niega su función masculina en el grupo social, sin por ello constituir un ser aparte, puesto que se le sitúa del lado de las mujeres; concediéndole en esta forma una condición social también se le otorga una identidad. Ultima observación, muere joven por lo que se puede pensar que a los narradores que señalan su muerte a los 18 años, les molesta su homosexualidad; al morir joven, no tuvo tiempo de casarse, lo cual explicaría su celibato. Pero en realidad el problema no consiste en esto, pues homosexual o no, se percibe evidentemente que Marcelino es un artista y su historia parece ser característica de los mitos organizadores. Este concepto, algo diferente del mito de origen que cuenta la creación del mundo, si no se refiere a una época primordial a la cual se tiene como matriz, funciona como matriz para la comunidad de artesanos, quienes ven en ella la explicación racional de su actividad actual.

23Si nos atenemos a la definición simple y general del mito que crea una historia verdadera, contada, que no tiene creador sino recitadores, entonces la historia de Marcelino, aun si es reciente, efectivamente pertenece al campo del mito. Por una parte funciona como tal porque tiene numerosas variantes que permiten el que cada narrador pueda intervenir en su perpetuación; por otra parte, una gran cantidad de hechos y circunstancias de la vida de Marcelino ha sido olvidada (como por ejemplo la identidad de sus parientes o de las familias que lo criaron), lo cual lo convierte en héroe.

24Al mismo tiempo que la historia de Marcelino se erigió en mito, se desarrolló una técnica de la alfarería o por lo menos se perfeccionó. En efecto, nadie sabe cómo hizo Marcelino para realizar sus diablos (lo cual le confiere su carácter de creador). Ahora bien, hoy en día se observa que todos los artesanos trabajan en la misma forma. Por lo tanto, fue necesario crear una técnica para producir, si no un arte, por lo menos habilidades que no dominaba anteriormente la comunidad de ceramistas.

  • 9 La descripción que sigue a continuación fue tomada de un artículo escrito sobre este tema: véase C. (...)

25La alfarería; proceso de fabricación de las figuras.9 El barro que se utiliza procede de los alrededores de San José de Gracia, pueblo situado en la llanura a unos seis kilómetros al norte de Ocumicho. Con pala se extrae de la superficie y se lleva a casa del artesano en costales, casi siempre transportados en burro. Ahí, se extiende al sol, sobre grandes plásticos. A medida que se va secando, se desmoronan con la mano los terrones más grandes y retiran las piedras. Cuando la tierra está bien seca, se pasa por el molino para que quede fina como polvo. Recientemente se introdujeron dos molinos de gasolina en el pueblo (mayo 84); anteriormente algunas familias llevaban su tierra al molino de Patamban, otras la molían en el metate. Algunas mujeres lo siguen utilizando, pues consideran que se obtiene una tierra más fina, dado que se ven las impurezas y pueden retirarse, mientras que en el molino se muele todo.

  • 10 Desde 1981, el agua llega a cada solar. Sin embargo está controlada y sólo fluye una vez por semana (...)

26Una vez molida, se agrega agua a la tierra10 para formar la masa, al igual que se prepara una masa espesa y compacta con harina y leche; el contenido de un costal de tierra molida proporciona ocho panes de barro, listos para trabajarse, que se guardan en una bolsa de plástico para que el barro conserve la humedad necesaria para su flexibilidad.

Fotografía 8 - Lugar de extracción de la tierra (cerca de San José de Gracia)

Fotografía 9 - El secado de la tierra

Fotografía 10 - El molido de la tierra en el metate

Fotografía 11 - El molino de gasolina

Fotografía 12 - Amasando la tierra

  • 11 Enrollado: técnica de churros de barro superpuestos.

27Las “tortas” y los “churros” son los elementos a partir de los cuales se elaboran todas las figuras de Ocumicho. Se puede caracterizar esta forma como un “modelado por ensamblado de porciones de masa”, equivalente a la técnica del enrollado.11 Mas sería insuficiente, pues otras técnicas tienen amplia cabida en la elaboración de las estatuillas. Por ejemplo, un diablo se hace de la siguiente manera:

  • Para formar el cuerpo, se enrolla una torta rectangular y luego se aplasta ligeramente en los extremos para darle la forma de un cilindro aplanado; con un hilo de nylon se cortan las cuatro esquinas que servirán de punto de apoyo a los miembros. Se deja entreabierto uno de los extremos para introducir la cabeza. Se va afinando este cuerpo cilíndrico, modelando ligeramente el talle y con la uña se forman las costillas en el tórax.

  • Mientras seca un poco, con churros delgados se modelan los brazos y manos, piernas y pies cuyos dedos se forman con incisiones practicadas con un objeto puntiagudo (clavo, filo de un cuchillo).

  • Luego se hace la cabeza. Esta se realiza con la ayuda de un molde cóncavo, al cual se aplica una bola de barro ligeramente ovalada. Se introduce el índice en esta esfera para: 1) aplicar bien el barro en el molde; 2) modelar la parte posterior del cráneo; 3) obtener una cabeza hueca. Cuando se retira del molde, la cabeza todavía no está terminada, le faltan las orejas, los cuernos. Con pastillaje se van agregando mediante pedazos de churros trabajados a mano. Los ojos están hechos de pequeñas bolas redondas: pastillas agujeradas en el centro con un clavo; se retoca la nariz, a veces se ensancha, se agranda la boca formando una amplia sonrisa burlona. Los dientes pueden modelarse y pastillarse o se representan pintándolos posteriormente. Una vez terminada, esta cabeza con cuello se introduce en el cilindro del cuerpo. La unión entre los dos elementos se realiza alisando uno con otro con un poco de barbotina. Para los miembros, se les aplica un pedazo de churro como punto de adherencia en la parte que debe pegarse al cuerpo. En la misma forma se pega la figura a una base formada a partir de una torta. Se alisa el conjunto con barbotina y el dedo, teniendo cuidado de no humedecer en demasía para evitar que se rompa durante la quema.

28Para las escenas compuestas donde los elementos de decoración son importantes, éstos se realizan a partir de elementos moldeados: flores, cactos, o elementos modelados: reptiles de todo tipo, animales legendarios.

29Para finalizar, los personajes humanos; un ejemplo de éstos serían las mujeres, en quienes se emplea mucho el pastillaje para los elementos decorativos de la vestimenta, como aretes, collares, flores del delantal, rebozo (la separación entre la blusa, la falda y el delantal se hace con pintura).

30Esta descripción no permite identificar a qué estilo pertenecen las figuras de Ocumicho. Es el conjunto de churro, moldeado, pastillaje y aun el modelado lo que define el trabajo. Mas no se ha terminado el proceso, ya que la pintura es otro elemento característico de esta cerámica y se aplica después de la quema.

31La quema se hace en el horno. El que se utiliza es un modelo común entre los artesanos-alfareros de Michoacán; cada familia tiene uno de mayor o menor tamaño. Se trata de un horno circular (tipo mediterráneo) de adobe, de un metro de diámetro en promedio y 90 cm de altura, de los cuales 40 cm están enterrados en el suelo, excepto al nivel de la abertura que permite introducir la leña en el homo. En el centro del homo, una piedra sirve de apoyo a las tejas recubiertas con tepalcate para aislar las piezas de las llamas. En general, se meten al homo las figuras a las ocho o nueve de la mañana, después de que éstas se han secado por lo menos 24 horas. Para cerrar el homo, se cubren con tepalcate y se empieza a calentar. Esto se realiza muy lentamente desde el exterior, justo a la entrada del homo y dura todo el día. Hacia las veinte horas, se calienta más fuerte introduciendo la leña en el homo hasta que aparece un resplandor rojo por encima de los tepalcates que cubren las figuras. Se requieren treinta minutos de calentamiento intenso para obtener este resplandor. Desde ese momento ya no se alimenta el horno y se deja enfriar lentamente toda la noche, para evitar que se rompan las piezas. Se retiran a la mañana siguiente y ya están listas para pintarse. Desgraciadamente, en la quema pueden haberse roto algunas piezas durante la noche. Con ayuda de una amalgama, tepalcate hecho polvo y mezclado con pegamento (resistol), se vuelven a soldar las piezas rotas antes de pintarlas, operación final en la que pueden participar varios miembros de la familia.

32Los colores que se emplean son anilinas disueltas en agua y una vez aplicadas se cubren con barniz para dar brillo. Substituyen a las pinturas de aceite desde los años setenta y dan a las figuras un colorido muy parecido al obtenido con los colores vegetales utilizados anteriormente.

33Las mujeres confeccionan los pinceles con cerdas de caballo atadas a un palito. Si bien se utilizan los colores en forma pura, es decir sin mezclarlos, cabe señalar el refinamiento tan realista que se da al atuendo de los personajes de carácter humano. El efecto decorativo se debe en gran parte a los motivos pintados en los diablos y en los animales fabulosos que los acompañan.

34El conjunto del producto ha valido a estas cerámicas que los organismos encargados de fomentar las artesanías mexicanas las clasifiquen bajo el rubro de “arte fantástico”. Sin embargo, esta denominación, totalmente reciente, no abarca el conjunto de los temas abordados por los ceramistas.

  • 12 Práctica que no se sigue actualmente, pues hay dos molinos de gasolina.

35En lo referente a la organización del trabajo durante el proceso de fabricación, ésta sigue reglas muy estrictas, pues son las mujeres y únicamente ellas quienes hacen las piezas, quienes las inventan “según su sentido”, a partir del barro preparado por ellas mismas. Sin embargo, es a los hombres a quienes incumbe ir por la tierra, así como también son ellos quienes se encargan de buscar la leña para la quema de las piezas. En el caso de un pedido importante que haya que entregar rápidamente, ayudan con la pintura y el barniz si es necesario. Pero jamás se les verá amasar la tierra, romper los terrones, retirar las impurezas, moler la tierra en el metate,12 y hacer una masa lista para su empleo. Las mujeres crean, los hombres dirigen y casi se tendría la tentación de negar la parte creativa si detrás de esta técnica no surgiese la imaginación de ellas. Para que la vida siga su curso, y en esto reside el sentido y el papel del mito, es necesario que el Hombre repita lo que se hizo originalmente. Esto explica el predominio de una técnica específica que se repite desde la muerte de Marcelino, misma que probablemente no era tan elaborada en vida de éste. Viendo con detenimiento sus piezas hechas a mano, efectivamente se observa que debió utilizar churros y tortas o simplemente pedazos de masa aplanada, pero no moldes. Todos los rostros parecen moldeados a mano y los rasgos son mucho más finos que los de los personajes actuales (diablos o humanos) realizados con moldes.

36Respecto a cómo nació el diablo. Muchos son los que dicen haber sido iniciados en este arte por Marcelino (lo cual desmiente otra opinión muy difundida, la de que escondía su trabajo y que no le gustaba que lo vieran). La explicación reside en los numerosos sitios en que vivió donde cada uno de sus anfitriones pudo aprender viéndolo trabajar.

37Si examinamos la evolución de la fabricación de objetos en Ocumicho, se observa que años después de su muerte el pueblo se orientó deliberadamente hacia los diablos. Marcelino no transmitió una técnica, sino más bien una idea; esta idea del diablo cuyo origen se desconoce. Efectivamente, no se sabe nada de los primeros diablos de Marcelino, más que “de una bola de tierra que tenía en la mano, hizo un diablo”. También se dice que el mismo diablo le sirvió de modelo, pues un día lo había encontrado al regresar de Tangancícuaro, al atravesar una barranca antes de llegar a Ocumicho. El diablo se dirigió a él y le dijo: “tus diablos son feos, mírame, yo soy guapo, tómame como modelo”. Entonces se volteó levantando los faldones de su abrigo, y al examinarlo con atención, Marcelino vio su cola, sus patas de gallina en lugar de manos y sus pies de cabra en lugar de pies, elementos que probaban que estaba tratando con el diablo.

Fotografía 13 - Horno ordinario de Ocumicho

Fotografía 14 - Horno de bóveda utilizado por don Teodoro Martínez

  • 13 L. Reynoso, op. cit., pág. 26.
  • 14 Ibidem, pág. 33.
  • 15 F. Ramírez, “Relación sobre la residencia de Michoacán, Pátzcuaro”, 1585, en Monumento Mexicana, t. (...)

38Si bien nadie puede explicar como surgió el diablo entre las figuras de Ocumicho, al igual que muchos, se podría pensar que existe una relación con el pasado histórico o con una antigua tradición prehispánica. Fue lo que realizó Louisa Reynoso para quien: el “demonio” precortesiano se convierte en el diablo cristiano “en la conciencia del indígena”.13 Reynoso encuentra en Motolinía el punto de partida de su análisis, quien indica que “en todos los templos de los ídolos, se honraba y servía a los demonios”. También se basa en la Relación Geográfica de Tancítaro en la cual se escribe que en la punta de un cu (pirámide) había un diablo de piedra adorado por los indígenas, quienes le sacrificaban corazones humanos.14 Pero estos argumentos nos parecen algo endebles como para explicar el surgimiento del diablo. En efecto, la narración de Motolinía procede de una descripción hecha en Texcoco, región alejada de la Sierra tarasca; en cuanto a la de Tancítaro, aun cuando se trate de un pueblo purépecha, cabe dudar de la relación de parentesco que existe entre el demonio purépecha y el diablo de los cristianos españoles. En efecto, el demonio indígena forma parte de la mitología purépecha, y en ésta se encuentra una estructura tripartita compuesta por el cielo, la tierra y el infierno. El representante de este último elemento tiene incluso una función creadora, pues los dioses engendradores le encargaron rehacer la creación por cuarta vez: “ordenaron al dios del infierno que volviera a restablecer el orden. Su mujer, habiendo concebido, trajo al mundo todas las plantas y todos los árboles tal como se ven actualmente”.15 Cabría pensar que el diablo, o más bien el demonio indígena, era un personaje lo suficientemente fuerte en la mitología purépecha, como para motivar a Marcelino a utilizarlo. Al observar cuidadosamente estos primeros diablos (sobre todo en el museo de Pátzcuaro), se ven personajes modelados según el criterio de representación del diablo cristiano. Por lo tanto, es en la religión católica donde se debe buscar la influencia ejercida sobre Marcelino. Si efectivamente fabricó ángeles, ¿por qué no habría de interesarle lo contrario? Por otra parte, hoy en día a los artesanos les gusta justificar el tema del diablo, recordando que no es más que un ángel caído.

39Cómo se fue promoviendo el diablo. Si no se puede explicar con precisión el origen del primer diablo de Marcelino, otros factores contribuyen por lo menos a explicar la continuidad de su producción y su prolongación actual. En efecto, parece ser que la vida de Marcelino o el surgimiento de sus diablos correspondiera a un período propicio a la apertura de los habitantes del pueblo hacia el exterior y a una opción indigenista favorable al desarrollo del “arte popular”. En 1962, se instaló BANFOCO (Banco Nacional de Fomento Cooperativo) en Morelia, para fomentar la artesanía de Michoacán y en 1963, se organizó en Pátzcuaro, la primera feria artesanal del estado, en colaboración con las autoridades locales. Marcelino participó con sus diablos y se hizo notar. Por lo que el mismo año, se le invitó a participar en la Feria del Hogar de la Ciudad de México, y al año siguiente en la Feria Mundial de la Artesanía en Nueva York.

40Todo sucede muy rápido, pues al mismo tiempo que se establecía BANFOCO en Michoacán, Marcelino surgía en el mercado de la artesanía y se convertía en un atractivo para los promotores de la artesanía por varios motivos: 1) pertenecía a un pequeño pueblo aislado, alejado de los circuitos de comercialización, por lo que había que ayudar prioritariamente a este pueblo; 2) el tema de los diablos daba la sensación de algo tradicional y fantástico, y resultaba una idea que podría venderse en los circuitos turísticos. Así, nos parece que el tema del diablo es el resultado de la conjunción de la representación simbólica del mal según la visión occidental y de la comercialización de un tema exportable pues pertenece exactamente a la mitología occidental (al mundo cristiano siempre le ha atraído la figura del diablo y ésta sigue atrayéndole).

  • 16 El estado civil tan sólo indica la fecha de su muerte: 22 de octubre de 1968; ahora bien, su madre (...)

41Pero en 1968, Marcelino muere en una riña, cuando a lo sumo tiene 26 años.16 Podría haberse terminado el asunto de los diablos, puesto que era el único en fabricarlos. Las demás artesanas continuaban trabajando con moldes. ¿Qué sucedió entonces para que las demás alfareras hayan seguido la idea de Marcelino confiriéndose además la condición de artistas?

42Cuando vivía Marcelino, ya se le había reconocido como tal “gracias a su gran imaginación, su habilidad manual y su mente creativa”. Algunas mujeres ya se habían dejado influenciar por su talento, sobre todo al utilizar los moldes fabricados por él, mismos que les vendía cuando andaba algo corto de dinero. Varias familias poseen actualmente estos objetos, siendo a partir de éstos que se observa una primera apertura en el campo de la cerámica de Ocumicho.

Fotografía 15 - Moldes de Marcelino (mujer y conejo)

  • 17 Se descubrió que había sido carguero de varios santos (no siendo casado) y que bailó la danza de lo (...)

43Marcelino, al igual que todas las mujeres, comenzó por hacer alcancías con diferentes formas de animales, pero su sentido de la creatividad apareció en esa época al hacer moldes con nuevas formas como mujeres tarascas con vestidos de danzas, moros a caballo, negritos,... Elemento activo en las danzas y en las fiestas religiosas,17 probablemente se dejó influenciar por éstas al crear sus nuevos moldes, así como dio rienda suelta a su imaginación, por lo que rodeó al diablo de gran cantidad de animales fabulosos, serpientes, lagartos adiposos, dragones, animales que se dice que reinan en el malpaís. Ante todo, es esta la herencia que deja Marcelino a sus compañeras: un mundo legendario, del cual desconocen realmente el sentido, pero del que ya han oído hablar probablemente cuando de chicas se les quería impedir que se alejasen solas del pueblo. Así, el malpaís y sus animales fabulosos funcionaban como el ogro y su castillo en el mundo occidental.

  • 18 Una vez más se trata de aprendizaje por impregnación: Marcelino no explicó oralmente sus conocimien (...)

44Debido a su éxito comercial, de 1964 a 1968, Marcelino fue acompañado por un individuo, que podría haber sido su padre y quien fungía como intérprete cuando salía del pueblo, pues el artista no hablaba español. Durante todos esos años, este hombre llamado Teodoro pudo darse cuenta que las figurillas de Marcelino tenían buenas ventas, viendo que gozaban de diferente consideración en relación con las figurillas moldeadas hechas habitualmente en el pueblo. Así parece que habiendo aprendido de Marcelino,18 Teodoro se puso a hacer las figuras y luego le enseñó la técnica a su mujer. Sólo quedaba el seguir los circuitos comerciales de Marcelino y ver qué sucedía. Aparentemente ya estaba trazado el camino y Teodoro llenaba el vacío dejado por Marcelino. Dejó entonces la agricultura y puso a trabajar a su esposa. Las otras mujeres del pueblo, al ver el éxito de las piezas de doña Lupi, también empezaron, poco a poco, a trabajar en la misma forma y se iniciaron unas a otras en este arte.

  • 19 FONART (Fondo Nacional para el Desarrollo de la Artesanía) sustituye a BANFOCO en 1974 (véase infra (...)

45Se llenó el mercado de diablos, danzantes y animales fabulosos. Se dominaba la técnica y los productos se vendían. Ante la afluencia de “artistas” de Ocumicho, FONART19 intervino con Teodoro para que formara un grupo, del cual sería presidente. Pero su intervención no paró en esto, tal como lo veremos en el último capítulo dedicado a las relaciones entre indígenas e instituciones. Sin embargo, es importante mencionar la influencia que tuvo FONART en 1974, sobre los temas de las figuras, influencia ejercida para salvaguardar el arte popular.

Fotografías 16, 17 y 18 - Piezas del museo de Pátzcuaro atribuidas a Marcelino

46Los temas de las figuras. Los temas utilizados desde 1974 han sido los propuestos por los representantes de FONART. Se pueden clasificar en dos grandes series: las figuras que siguen el calendario litúrgico y los temas de “tipo tradicional”.

47a) El calendario litúrgico.

  • 20 Se trata de Jesús entrando en Jerusalén con las palmas.

48Al vivir frecuentemente en Ocumicho, se pudo observar que las fiestas religiosas eran el primer pretexto para realizar las figuras. A partir de diciembre (el primer evento anual con los tarascos, se celebra el 8 de diciembre, fiesta de la Virgen y cambio de mayordomo), paulatinamente se observó la aparición de los siguientes temas: diciembre, ermitaño en su cueva, nacimiento y pastorelas; febrero o marzo, carnaval con los negritos; marzo o abril, Ramos;20 la Semana Santa da origen a diversas figuras, la Ultima Cena, Jesús cargando la cruz, calvario; 29 de junio, durante la fiesta del pueblo aparecen moros a caballo o danza de los moros y mayordomas con listones (esposas de los mayordomos encargados de los dos santos, San Pedro y San Pablo); octubre-noviembre, calacas de muertos.

49Generalmente, se hacen estas figuras con mucho realismo y rara vez se encuentran presentes los diablos. Sin embargo, por ironía o burla (pero sobre todo “porque les gusta a la gente”), se les ve en la Ultima Cena en lugar de los apóstoles y comiendo tortillas o como mirones en los nacimientos, a veces con cámaras fotográficas o acompañando al ermitaño algo solitario en su cueva.

50b) Los temas de tipo tradicional

  • 21 Los cuatro diablos representan los cuatro puntos cardinales; enfatizamos que estos cuatro puntos er (...)
  • 22 Se identifica a San Miguel con el ángel del apocalipsis, el ángel de la lucha contra Satán.

51En esta categoría el diablo es un elemento primordial. Puede haber diablos grandes solos que con frecuencia llegan a tener 60 cm de alto, de aspecto lo más feo posible, o puede tratarse de escenas con diablos y monstruos, o finalmente pueden ser diablos en situaciones modernas tal como se las representan los habitantes de Ocumicho, o sea diablos burlones en bicicleta, en avión, en helicóptero, manejando un autobús, un camión o un automóvil. En esta categoría sigue estando presente la Biblia y un ejemplo de esto es la creación del mundo representada por cuatro diablos21 sosteniendo una esfera sobre la cual se encuentran una iglesia, casas, árboles, llamas, la luna, el sol, ángeles; San Miguel22 luchando contra Satanás o Dios rodeado de sus almas, son temas realizados regularmente aun cuando no estén muy difundidos. En lo referente a los grandes acontecimientos cotidianos, sólo se representan bodas y entierros. No resulta raro ver un diablo haciendo de fotógrafo en la boda. El sol y la luna forman composiciones importantes. Fueron introducidos por FONART y aun cuando no tienen mayor representación para los tarascos, es seguro que pertenecen a la categoría de elementos “tradicionales” principales, tal como puedan representárselos la gente de FONART o sus compradores, por lo que deben formar parte de la mitología indígena como tales. Para concluir, una última serie de objetos corresponde más a los pedidos realizados por los de fuera del pueblo: coleccionistas aficionados o comerciantes (generalmente norteamericanos), éstos piden escenas deportivas (sobre todo de fútbol) y particularmente escenas eróticas protagonizadas por diablos o humanos; los últimos son generalmente seres de piel rosa encendido pues los fabricantes, en cierto modo, rehusan implicarse en este tipo de situaciones ante el exterior, rechazando el proyectarse.

Fotografía 19 - Tres realizaciones de “Dios rodeado por sus almas” (hechas por la esposa de don Emilio Basilio)

  • 23 J.S. Kassovic, “The familiar and the grotesque: the roots of monster-making in a Mexican indian vil (...)
  • 24 Por la falta de tierra, la emigración ha sido y continúa siendo una forma de resolver los problemas (...)

52Un estudio de los temas permite evidenciar que el diablo, aun cuando ha desempeñado un papel importante en la creación de la cerámica de Ocumicho, actualmente no es el único elemento que permite a los indígenas colocarse en el mercado. Esto también significa que la idea del diablo no está arraigada en la mitología tarasca, ni tampoco en los habitantes fabulosos que reinan en el malpaís. Tampoco es una representación del mal o del infierno, como muchos gustan de pensar.23 Sin embargo, gracias a él, agente de Marcelino, la comunidad ha podido abrirse a los flujos comerciales mexicanos para existir y sobrevivir,24 en respuesta a las necesidades del momento. Marcelino, reconocido por el exterior, permitió este paso. Gracias a su identidad específica (marginalidad, juventud, apoyo a las mujeres), pudo realizar esta transición de lo tradicional a lo novedoso. La técnica creada, ajena a las repeticiones, al igual que el cambio que produjo en los temas con el surgimiento de la figura del diablo, son actos vanguardistas con respecto a la comunidad.

Fotografía 20 - El mercado de Pátzcuaro (Feria del Día de los Muertos)

Fotografía 21 - El mercado en Pátzcuaro

Fotografía 22 - Un nacimiento interpretado en función del Día de los Muertos (por don Emilio Basilio)

Conclusion

53Se pueden determinar tres etapas en la evolución de la cerámica de Ocumicho:

  • La primera abarca de los años cuarenta a los sesenta; la cerámica moldeada permite a la comunidad contar con un pequeño complemento económico aparte de la agricultura. Al vender en los mercados locales, las mujeres propician una relación con el conjunto de la población tarasca e indican su deseo de apertura. Los objetos de carácter festivo y religioso expuestos en Huancito, gran feria anual de cerámica tarasca, el 1o de noviembre (tecolote para los novios) o en Zacán durante la fiesta de San Lucas, contribuyen a conferir un carácter tradicional a esta cerámica.

  • La segunda etapa, que va del surgimiento de Marcelino, portador de un nuevo impulso, hasta la intervención de FONART (de 1960 a 1974 aproximadamente), acentúa lo anterior. Marcelino y luego las mujeres, al proseguir con su obra, realizan plenamente la apertura de la comunidad. El diablo y los animales legendarios que lo acompañan dan sentido a la cerámica, haciendo de ella una cerámica tradicional (pues evoca una mitología indígena como la percibe el mundo occidental) por una parte, y por otra crea un “arte popular” gracias a la intervención de FONART.

54En este período, las artesanas adquieren y logran dominar una técnica que les permite poseer un arte que no comprenden y del cual no miden el alcance simbólico. Pero su producción tiende a reducirse, pues no tienen ni la imaginación ni el respaldo mitológico necesarios para ir más allá de las ideas de Marcelino y crear ellas mismas nuevos temas; emplear pintura vinílica en detrimento de los colores naturales constituye una forma de deshacerse de Marcelino y de su influencia, de encontrar su identidad en un arte que desean les pertenezca. Pero el derrumbe de estas piezas en el mercado significa claramente la falta de conocimiento del sentido de su producción.

  • La tercera etapa, iniciada en 1974, imprime un nuevo impulso gracias a FONART. Al sugerirles que tomen sus fiestas o la Biblia como referencia, FONART permitió la renovación de los modelos y el hecho que las mujeres hicieran suyos estos temas, conocidos por ellas, pues forman parte del transcurrir de la vida y tienen un sitio y un significado precisos en su medio social y cultural.

55Hoy en día, el arte de Ocumicho parece pertenecerles, saben por qué hacen lo que hacen. Este es el motivo por el cual las personas de paso por el pueblo creen ver una herencia del pasado en estas cerámicas, testimonio de la mitología prehispánica o de la influencia de la religión católica impuesta por España.

Notes

1 Relación de Xiquilpan, op. cit., pág. 283.

2 R. Pozas, “Los tarascos”, INAH, CAPFCE, SEP, México, 1962, págs. 3 y 9.

3 Corona Núñez citada por L. Reynoso, op. cit., pág. 34.

4 En 1980 se instaló el teléfono en el pueblo.

5 S. Padilla, op. cit.., pág. 70.

6 L. Reynoso, op. cit., pág. 26.

7 Toros: para honrar a San Lucas, patrono de los agricultores, representado en la iglesia de Zacán, los purépechas acostumbran llevarle un torito.

8 Es lo que M. N. Chamoux llama “el aprendizaje por impregnación”, véase “Les savoir-faire techniques et leur appropriation: le cas des Nahuas du Mexique”, L’homme, XXI(3), págs. 71-94.

9 La descripción que sigue a continuación fue tomada de un artículo escrito sobre este tema: véase C. Gouy-Gilbert: “El nacimiento de un arte tradicional”, Relaciones, Colegio de Michoacán, t. 23, 1985, págs. 93-103.

10 Desde 1981, el agua llega a cada solar. Sin embargo está controlada y sólo fluye una vez por semana en tiempo.de sequía.

11 Enrollado: técnica de churros de barro superpuestos.

12 Práctica que no se sigue actualmente, pues hay dos molinos de gasolina.

13 L. Reynoso, op. cit., pág. 26.

14 Ibidem, pág. 33.

15 F. Ramírez, “Relación sobre la residencia de Michoacán, Pátzcuaro”, 1585, en Monumento Mexicana, t. II, Roma, 1959, pág. 495, citado por J.M.G. Le Clezio, Relation de Michoacan, Gallimard, París, 1984, pág. 34.

16 El estado civil tan sólo indica la fecha de su muerte: 22 de octubre de 1968; ahora bien, su madre nació en 1927. Si lo trajo al mundo a los 15 años (edad normal entre los purépechas para el nacimiento del primer hijo), nació en 1942.

17 Se descubrió que había sido carguero de varios santos (no siendo casado) y que bailó la danza de los viejitos tocando la “maringuilla” (personaje femenino).

18 Una vez más se trata de aprendizaje por impregnación: Marcelino no explicó oralmente sus conocimientos a Teodoro. Este lo vio trabajando y reprodujo sus gestos.

19 FONART (Fondo Nacional para el Desarrollo de la Artesanía) sustituye a BANFOCO en 1974 (véase infra, capítulo “Indígenas e instituciones).

20 Se trata de Jesús entrando en Jerusalén con las palmas.

21 Los cuatro diablos representan los cuatro puntos cardinales; enfatizamos que estos cuatro puntos eran muy importantes en la mitología prehispánica.

22 Se identifica a San Miguel con el ángel del apocalipsis, el ángel de la lucha contra Satán.

23 J.S. Kassovic, “The familiar and the grotesque: the roots of monster-making in a Mexican indian village”, on Manlike Monsters on Trial: Early Records and Modern Evidence, ed. Hapin and Ames, Univ. of British Columbia Press, Vancouver, 1980.

24 Por la falta de tierra, la emigración ha sido y continúa siendo una forma de resolver los problemas de orden económico. En Ocumicho, la apertura realizada por Marcelino limita dicho fenómeno.

Table des illustrations

Légende Figura 2 - Plano del solar de don Teodoro Martínez en Ocumicho
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Légende Fotografía 4 - Una troje tradicional (hecha en cerámica por Rutilia Martínez)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Fotografía 5 - La casa de don Teodoro Martínez (a la entrada de Ocumicho)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Légende Fotografía 6 - Cuartos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Légende Fotografía 7 - Cuartos, taller y cocina
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Légende Figura 3 - Plano del solar de la familia Gil en Patamban
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Légende Mapa 3 - Lugares de extracción de la tierra
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 264k
Légende * No puede utilizarse el censo de 1980 pues arroja: actividades primarias 38.59%, secundarias 8.34%, terciarias 8.5%, así como un enorme porcentaje de 44.48%en la rúbrica indefinida de “otros”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende Fotografía 8 - Lugar de extracción de la tierra (cerca de San José de Gracia)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
Légende Fotografía 9 - El secado de la tierra
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Légende Fotografía 10 - El molido de la tierra en el metate
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Légende Fotografía 11 - El molino de gasolina
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Légende Fotografía 12 - Amasando la tierra
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Légende Fotografía 13 - Horno ordinario de Ocumicho
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Légende Fotografía 14 - Horno de bóveda utilizado por don Teodoro Martínez
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Légende Fotografía 15 - Moldes de Marcelino (mujer y conejo)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
Légende Fotografías 16, 17 y 18 - Piezas del museo de Pátzcuaro atribuidas a Marcelino
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Légende Fotografía 19 - Tres realizaciones de “Dios rodeado por sus almas” (hechas por la esposa de don Emilio Basilio)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 292k
Légende Fotografía 20 - El mercado de Pátzcuaro (Feria del Día de los Muertos)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Légende Fotografía 21 - El mercado en Pátzcuaro
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 268k
Légende Fotografía 22 - Un nacimiento interpretado en función del Día de los Muertos (por don Emilio Basilio)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5421/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 178k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search