Version classiqueVersion mobile

Ocumicho y Patamban

 | 
Cécile Gouy-Gilbert

Introducción

Texte intégral

  • 1 Según Basauri (La población indígena de México, SEP, 1940, pág. 523), “los españoles llamaron a lo (...)

1El conjunto de la población tarasca o purépecha,1 integrado por cerca de 80 000 personas, generalmente se divide en cuatro unidades correspondientes a cuatro diferentes regiones geográficas del estado de Michoacán. Así se habla de los purépechas de la zona lacustre (Pátzcuaro), de los de la Ciénega (Zacapu), de los purépechas de la Cañada (valle situado entre Carapan y Zamora) y de los purépechas de la sierra propiamente dicha (véase mapa núm. 1).

2Este estudio se refiere a los indígenas de este último grupo quienes viven en dos pueblos situados al noroeste de la sierra volcánica que caracteriza a esta región. Los pueblos son Ocumicho y Patamban y están ubicados en las estribaciones de la meseta tarasca a unos 2000 m de altura. El primero en la ladera del cerro de San Nicolás (o Siapo) y el segundo en la del cerro Patamban (3200 metros de altitud).

3Se llega a los dos pueblos por una brecha que sale de Tangancícuaro, pueblo éste de gran tamaño situado a 15 km al este de Zamora en la carretera Morelia-Zamora. Esta brecha, inaugurada en 1972, ayudó a salir de su aislamiento a estos dos pueblos. El servicio de autobús hace un viaje diario de ida y vuelta entre Ocumicho y Tangancícuaro; desde hace poco tiempo se ha mejorado este servicio con el recorrido de una camioneta privada. Desde Patamban la transportación es más frecuente, pues otra brecha trazada el mismo año comunica el pueblo (al oeste) con la carretera Zamora-Los Reyes y tres autobuses comunican Patamban y Zamora.

4Estas brechas lograron que los pueblos de la sierra se abrieran a los intercambios comerciales, limitados anteriormente puesto que el recorrido se hacía a pie o eventualmente en burro o a caballo.

  • 2 Se trata de una blusa de algodón blanco con escote bordado; por encima de ésta se ponen un chaleco (...)

5Tras unas primeras observaciones, se escogió estudiar estos dos pueblos vecinos por ser parecidos en ciertos aspec tos y distintos en otros; todavía se habla la lengua tarasca (y con muchísima frecuencia) en Ocumicho mientras que en Patamban, desde hace dos generaciones, su uso ha decaído; las mujeres de Ocumicho visten un traje, que sin ser tradicional, es distintivo de este pueblo,2 mientras que en Patamban el rebozo a rayas azules y negras es el último signo externo de identificación con las demás comunidades tarascas. Para finalizar, una observación que distingue y caracteriza a estos dos pueblos y que es de orden económico: los dos pueblos son productores de cerámica, y ésta, aun cuando muy diferente una de otra, ocupa un lugar primordial en la producción local.

  • 3 Véase G Gouy-Gilbert, “Los yaquis de Sonora, aculturación y resistencia”, La Palabra y el Hombre, (...)

6Conscientes de que el estudio etnológico de estos dos pueblos descubre hechos particulares, no pretendemos generalizar afirmando que son válidos para todo el conjunto de la etnia purépecha. Asimismo, no nos interesa tanto ser exhaustivos, característica de las monografías, como reunir elementos que nutran la reflexión sobre las diversas modalidades de la aculturación de los grupos indígenas. En la primera parte, nos hemos propuesto relatar a grandes rasgos la historia de los pueblos desde la época colonial y además exponer brevemente la situación actual de Ocumicho y de Patamban. En la segunda parte, correspondiente a los resultados de las encuestas realizadas entre febrero del 84 y jubo del 85, analizamos los diversos modos de producción de la cerámica y sus efectos sobre la organización del pueblo. Para finalizar, en la última parte, referente a las relaciones entre los indígenas y las instituciones nos esforzamos por precisar nuestras hipótesis sobre los fenómenos de aculturación en el México contemporáneo, retomando el acervo de trabajos de investigación anteriores.3

Mapa 1 - Las zonas purépechas

Notes

1 Según Basauri (La población indígena de México, SEP, 1940, pág. 523), “los españoles llamaron a los michoacanos tarascos, porque cuando fueron a aquella provincia, los principales de ellos les ofrecían sus hijas y les llamaban tarascue, que significa “yerno”. Basauri asimismo hace una relación de las diversas interpretaciones que se dan a la palabra tarasco: según B. de Sahagún, se trataba de “los que adoraban al dios Taras”; según el Padre J. B. de Lagunas “Tarahascue significa mi suegro o suegra, yerno o nuera”, lo cual confirma su interpretación; finalmente, de Veytia “asegura que los mexicanos fueron los que impusieron el nombre a esta tribu”, pero no explica el motivo. Si se consulta el diccionario de M. Gilberti (s. XVI), se observa que taraicue significa yerno o suegro (suegra) y que purépecha significa la gente común.
Así pues, parece ser que “tarasco” sea el nombre que daban los españoles a los habitantes de Michoacán, quienes entre sí se llamaban “purépechas”. Actualmente, las instituciones de tipo indigenista rehabilitan el término de purépecha, mientras que los indígenas continúan llamándose tarascos.

2 Se trata de una blusa de algodón blanco con escote bordado; por encima de ésta se ponen un chaleco de terciopelo con canesú y mangas de globo. La falda está plisada y es de terciopelo liso y brillante, sostenida por un cinturón tejido, se pone sobre una enagua de algodón blanco, muy plisada y bordada en la parte inferior. Dos piezas más complementan la vestimenta: un delantal de terciopelo bordado con flores grandes de colores vivos (a veces fluorescentes) en la parte inferior y un rebozo, generalmente de lana negra con rayas azules y blancas, pero que también puede ser de varios colores. Este desempeña un papel muy importante, pues ninguna mujer sale a la calle sin su rebozo, que no sólo sirve para esconderse, sino más bien para esconder lo que se lleva. Se puede quitar dentro de la casa o para ser más exactos, la mujer puede descubrirse dentro de la casa.

3 Véase G Gouy-Gilbert, “Los yaquis de Sonora, aculturación y resistencia”, La Palabra y el Hombre, Univ. Veracruzana, núm. 56, 1985.

Table des illustrations

Légende Mapa 1 - Las zonas purépechas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5415/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 195k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search