Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los intersticios de la globalización: un label "Max Havelaar" para los pequeños productores de café

 | 
Renard Marie-Christine

VI - Una alternativa para los pequeños cafeticultores

El caso de la cooperativa ISMAM en Chiapas

Texte intégral

1La transformación y la exportación del graño constituyen, para los actores situados al inicio de la cadena, la clave de la acumulación. De ahí la importancia de controlarlas. En México, la liberalización del mercado y la privatización de la infraestructura estatal brindan a las organizaciónes de productores que se encuentran en el camino de la autogestión, la posibilidad de transformar y de exportar por sí mismas el café. Estas organizaciónes están en busca de vías de inserción en el mercado que les resulten más favorables, es decir, que las pongan a buen recaudo de las fluctuaciones y del desplome de los precios. Una de estas vías es el comercio equitativo. Gracias a este nicho comercial, ciertas organizaciónes pudieron subsistir y consolidarse en tiempos de crisis. Estuvieron en condiciones de ofrecer a sus socios beneficios directos (mejores precios por sus productos) e indirectos (asistencia técnica, infraestructura, proyectos de desarrollo social), lo cual les ha permitido granjearse la fidelidad de sus socios. No obstante, el abastecimiento de la red se ve amenazado cuando, al aumentar los precios mundiales, el comercio equitativo deja de ofrecer una diferencia de precios sustancial; estas organizaciónes se ven enfonces colocadas en una lógica de mercado, donde tienen que enfrentar la competencia de los intermediarios rurales. Esta circunstancia plantea, de manera particularmente aguda, el problema de la articulación del modelo de comercio equitativo con las sociedades campesinas.

2Esta cuestión es abordada de manera más detallada en el estudio de una de estas organizaciónes de productores, ismam (Indígenas de la Sierra Madre de Motozintla). Los pequeños cafeticultores miembros de la organización, pertenecientes en su mayoría a la etnia de los mames, viven en la región de la Sierra Madre y del Soconusco, al sur del estado de Chiapas, en México, cerca de la frontera con Guatemala. La cooperativa está especializada en el cultivo del café orgánico y vende parte de su cosecha a través de la red del comercio equitativo, en particular a gepa, la casa de importación del café orgánico para la efta (European Fair Trade Association), es decir, la red europea de comercio alternativo. El café de ismam conforma, junto con el de la ucuri, la mezcla del café Yambo-bio comercializado en Bélgica por Oxfam-Tiendas del Mundo. Ismam será el caso que usaremos para estudiar el funcionamiento de la red Max Havelaar en la parte anterior de la cadena, y su significado para los pequeños productores que constituyen, en definitiva, su razón de ser.

3Colocarse en el mercado implica ciertos imperativos en cuanto a la calidad del café, así como la adopción de una lógica económica, en ocasiones contradictoria con las estrategias individuales de los productores, orientadas hacia la reproducción simple. Se establecen mecanismos de primas y de sanciones. Esto implica también un aparato de gestión eficaz, capaz de responder a las señales del mercado, difícilmente conciliable con las instancias colectivas de toma de decisiones de las organizaciónes campesinas. Ismam maneja esta contradicción a través de una división de las tareas y de las responsabilidades entre sus distintas instancias de dirección que supervisan diferentes campos de conocimientos. Por consiguiente, los cafeticultores individuales no están conscientes del sitio que ocupan en la cadena del café equitativo. Una coyuntura de precios elevados en el mercado internacional puede volver a poner en entredicho la fidelidad de los socios cuando la cooperativa, colocada en una lógica competitiva, ya no se encuentra en condiciones de ofrecerles los dividendos esperados. La respuesta de los productores dependerá en parte de la relación - de tipo orgánico o instrumental - que mantengan con su organización.

1. LAS ORGANIZACIÓNES DE PEQUEÑOS PRODUCTORES EN BUSCA DE NUEVAS ESTRATEGIAS

4Hasta 1990, el café representaba, después del petróleo y de la industria automotriz, la tercera fuente de divisas para Mexico (3 % del valor de las exportaciones entre 1985 y 1989) y la primera del sector agrícola (42 % del valor de las exportaciones). En 1993, a raíz del desplome de los precios internacionales, el café ya no representaba sino el 0.55 % del valor de las exportaciones nacionales, y el 14.55 % de las exportaciones agrícolas. 280,000 familias, distribuidas en 12 estados del país, dependen directamente de su producción, y se estima en tres millones el número de personas que, directa o indirectamente, dependen del café. Este producto se cultiva en 760,000 hectáreas, aunque a raíz de la crisis de 1988-1989, sólo se cosechan 560,000. A partir de ese mismo año, la productividad por hectárea también disminuyó de 12 a 6.3 quintales. La producción nacional, que en 1989-1990 ascendía a 5,154 miles de sacos, pasó a 4,422 miles de sacos en 1992-1993 (según datos del inmecafe y del Consejo Mexicaño del Café).

5De 1971 a 1989, la producción y el comercio del café fueron regulados por el Instituto Mexicaño del Café (inmecafe), el cual se encargaba de la investigación agronómica, de la asistencia técnica, de la organización de los pequeños productores, del prefinanciamiento (a través de un sistema de anticipos sobre la cosecha) y de la compra del café, así como de los trámites para la obtención de las licencias y de las cuotas de exportación y de la représentación de los intereses mexicaños ante la Organización Internacional del Café. A partir de 1973, el inmecafe organizo a los pequeños cafeticultores en Unidades Económicas de Producción y Comercialización (uepc), pequeños grupos comunitarios y solidarios de productores, a través de los cuales canalizaba los anticipos sobre la cosecha y los programas de asistencia técnica. Estas uepc no contemplaban en absoluto la participación de los productores en la gestión o la comercialización, ni siquiera en la transformación del producto, lo cual no les permitía familiarizarse con los mecanismos del mercado internacional y mantenía su dependencia con respecto al inmecafe. El Instituto llegó a agrupar al 85 % de los pequeños productores del país dentro de 3,228 uepc, en el momento de su apogeo, en 1981-1982.

  • 1 La Union Nacional de Productores de Café (unpc) - perteneciente a la central campesina oficial: la (...)

6Su desaparición vino a modificar toda la organización de este sector (véase capítulo ii). Los pequeños productores que vendían su café al Instituto con frecuencia ya no tuvieron más alternativa que la de recurrir a los intermediarios rurales o los representantes de las comercializadoras que se instalaron en las regiones productoras. No obstante, su desincorporación tuvo una ventaja: aceleró el proceso de autonomía de las organizaciónes de productores independientes del Estado. En efecto, desde fines de los años 1970, se habían ido constituyendo organizaciónes de productores frente al Instituto y al margen del sector corporativista del partido oficial, el pri (Partido de la Revolución Mexicana)1. En una primera etapa, estas organizaciónes lucharon por una mayor transparencia, tanto en los mecanismos de fijación de precios para los productores como en la administración de los recursos. Exigieron una mejor retribución a los cafeticultores de las ganancias generadas por la exportación del café. Estas organizaciónes, surgidas primero a nivel regiónal, constituyeron posteriormente un grupo nacional de cafeticultores autónomos.

7En una segunda etapa, caracterizada por un "cambio de terreno" de la lucha, estas organizaciónes se centraron en la búsqueda de mecanismos de control sobre el proceso de producción, de la autogestión y la obtención de créditos, con el fin de liberarse de la tutela estatal. Varias organizaciónes regionales fueron capaces de crear sus propias uniones de crédito y cajas de ahorro.

  • 2 El término “beneficio” se refiere al procesamiento del café. El beneficio húmedo es la primera fas (...)

8En una tercera fase, estas organizaciónes se preocuparon por las etapas posteriores de la cadena: la transformación del café (beneficio seco2) y la exportación directa de su café. Alsometerlo a transformación alguna. Las cooperativas de productores deben entonces integrar los procesos y las instalaciones de beneficios húmedo y seco. En Chiapas, y particularmente en el Sogunas de estas empresas campesinas consiguieron tener acceso al consumidor final, gracias a sus contactos con asociaciones de comercio alternativo en los países consumidores o con la cadena del café orgánico. En 1989, 26 organizaciónes regionales conformaron la Coordinadora Nacional de Organizaciónes de Cafeticultores (cnoc). En 1994, la cnoc representaba a 68,975 pequeños cafeticultores (o sea, el 35 % del total nacional) de 107 organizaciónes locales y regionales en los estados de Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Hidalgo y San Luis Potosí (García 1994).

  • 3 El programa “Solidaridad” para los cafeticultores se dirigía al sector más marginado y endeudado c (...)
  • 4 Este programa consistía en otorgar 700 nuevos pesos por cada hectárea, para un máximo de 4 hectáre (...)

9La crisis de la cafeticultura mundial a raíz de la suspensión del Acuerdo Internacional del Café invalidó en gran parte todos estos esfuerzos: los precios se desplomaron, los ingresos de los productores se redujeron en un 60 % entre 1988 y 1991 (Paré 1993:59). Los productores abandonaron sus plantaciones, la productividad experimentó un fuerte descenso, los problemas fitosanitarios se incrementaron. En ciertas regiones productoras se sumaron a ello problemas meteorológicos (heladas en 1990, en Veracruz y en Chiapas). Los bancos, tanto oficiales como privados, se rehusaron a seguir financiando la cafeticultura. Los productores trataron de renegociar sus deudas, así como el pago de los intereses. A partir de 1990, el programa caritativo y electoral "Solidaridad" (1988-1995) canalizó recursos en favor de los pequeños cafeticultores3; el dinero fué distribuido a través del Instituto Nacional Indigenista, con frecuencia según criterios políticos (Sallée 1993: 69). Un programa de subsidios directos a los productores fué establecido en 1994 por la Comisión Nacional del Café, a raíz de la insurrección armada zapatista en la región cafetalera de Chiapas4.

10Aunque estas ayudas aisladas mitigaron un poco la falta de financiamiento, al permitir la supervivencia de las familias campesinas, no fueron suficientes para reactivar el sector.

11Ante la falta de una política coherente en favor de este sector por parte del gobiero mexicaño, la cnoc exigió, a nivel internacional, que el país participara en la iniciativa de los países productores para estabilizar los precios (appc, véase el capítulo II). México no se adhirió a esta iniciativa, debido a sus compromisos con los Estados Unidos en el marco del Tratado de Libre Comercio. A nivel nacional, la cnoc exigió la définición de una estrategia cafetalera coherente que fuera más allá de las ayudas urgentes y paliativas y que se tradujera, entre otras cosas, en fuentes de financiamiento diversificadas, en tasas de interés preferenciales y en la creación de un fondo de apoyo (Moriaux-Sallée 1993: 88).

  • 5 El café mexicaño “estándar”, el Prima Lavado (cosechado entre los 600 y los 900 métros de altitud) (...)

12Esta situation obligó a las organizaciónes independientes a reconsiderar su estrategia en un contexto de mercado libre y desregulado. Gran parte de ellas no ofrecían alternativa alguna de comercialización organizada a sus miembros, los cuales vendían su café a los intermediarios tradicionales y a los exportadores nacionales e internacionales (60 % de la producción de la cnoc, por ejemplo; García 1994). Otras, aptas para exportar su producto, un café de calidad uniformada, se enfrentaban a las fluctuaciones del mercado. Otras por último, tales como la uciri, ismam, Tiemelonla, buscaron desarrollar sus propios canales de comercialización y combinaron los diversos segmentos de mercado de las calidades específicas existentes: el mercado de los cafés orgánicos, el mercado alternativo y equitativo y, en menor medida, el mercado de los cafés gourmets5.

13Las organizaciónes independientes comenzaron también a iniciarse en la industrializacion de su café; así, por medio de la subcontratación, la uciri elaboró un café soluble orgánico destinado al mercado local, pero que también se exporta a Alemania, Suiza, Inglaterra e Italia. También lo consumen el parlamento del estado de Oaxaca y del Distrito Federal. Sin embargo, la adquisición de una planta propia de solubilización está prácticamente excluida, debido a su precio excesivamente elevado (120 millones de dólares). México sólo posee tres plantas de este tipo: dos en Córdoba (estado de Veracruz) y una en el Distrito Federal.

14Con vistas a ofrecer alternativas a las organizaciónes que poseen la capacidad necesaria para exportar su café, es decir, el 30 % de la producción de la Coordinadora, la cnoc constituyó dos empresas: la primera, la "Promotora de Cafés Suaves Mexicaños", operaba como una bolsa de contratos y servía de intermediaria entre los compradores nacionales e internacionales y las organizaciónes de productores. Al estar abonada al servicio de información de los mercados de la agencia Reuter, proporcionaba a las demás organizaciónes una información permanente acerca de los precios, los volúmenes y las calidades operados en la bolsa. A la Promotora recurrían principalmente aquellas organizaciónes que se colocaban por primera vez en los mercados internacionales, así como las organizaciónes que no conseguían vender la totalidad de su producción en estos mercados. La Promotora empleaba los servicios de un gerente, bajo contrato, y operaba en el mercado a plazo.

15La segunda empresa, Aztec Harvests Coffee Company, exportaba y comercializaba directamente en el mercado norteamericaño el café de cuatro cooperativas de Chiapas, Guerrero y Veracruz. La sede social de la empresa se ubicaba en California, donde también disponía de un almacén. El café verde, de calidad superior, se vendía al menudeo a pequeños y mediaños torrefactores. De esta manera, Aztec Harvests evitaba la mediación de los exportadores y de los importadores, recibía una prima de calidad y embolsaba el margen de ganancia del mayorista. La marca Aztec Harvests era reconocida en numerosos establecimientos de California; entre sus clientes figuraban United Airlines y una cadena de fabricantes de helados, Ben & Jerry’s Ice Cream.

16Sin embargo, las cantidades comercializadas de esta manera eran muy reducidas (4,000 quintales de 46 kg, en 1994). La empresa no contaba con los medios necesarios para emprender una campaña comercial que le hubiera permitido incrementar sus ventas. Además, por falta de prefinanciamiento, Aztec Harvests recibía el café de las cooperativas a título de depósito, de modo que los cafeticultores debían esperar cuatro meses antes de ser pagados. Finalmente, el problema crucial radicaba en la producción, ya que los pequeños productores no contaban ni con los medios ni con los conocimientos que les permitían obtener un café con la calidad requerida (García 1994). En 1995 se canceló este proyecto: el alza de los costos financieros, la competencia de los cafés de calidad en el mercado de Estados Unidos, la dificultad de mantener oficinas en este país, la disminución en al abasto de café de parte de las organizaciónes de productores, hicieron que se volviera insostenible. Con él desapareció también la Promotora aunque la cnoc sigue prestando servicios de información sobre el mercado.

17Colocarse en el mercado, controlar las distintas etapas de la cadena con el fin de apropiarse de una mayor parte de las ganancias, supone poseer la necesaria capacidad física (plantas beneficiadoras no obsoletas) y comercial (el café en suficiente cantidad y calidad, los contactos); pero también requiere - y en esto estriba el reto mayor - de una indudable capacidad de administración y de una lógica empresarial.

18Administrar una empresa requiere poder tomar decisiones rápidamente, como respuesta a las señales del mercado. Esta exigencia se contrapone con frecuencia a los mecanismos tradicionales y a las instancias colectivas de toma de decisión de las organizaciónes de productores, basadas en las consultas, las discusiones en asambleas y la búsqueda de consenso.

19Esto requiere también de conocimientos acerca del mercado que no posee la mayoría de los productores. Se plantea enfonces el problema de la delegación de responsabilidades. De ahí el peligro de que la administración y la toma de decisión se concentren en maños de algunos responsables y asesores que se encuentran al frente de las organizaciónes, sin que exista una real participación de los pequeños productores, ni un control colectivo sobre el uso de los fondos.

20Finalmente, esto requiere de una lógica económica distinta de la que, por obvios motivos de precariedad, prevalece entre los pequeños productores, preocupados por su supervivencia a corto plazo. La obligación de pensar a largo plazo, de reinvertir las ganancias y de capitalizarlas en vez de gastarlas en bienes de consumo inmediato, la necesidad de responsabilizar a los miembros de la cooperativa para que no desistan de la búsqueda de la calidad tan pronto como aumenta el margen de ganancias, o no abandonen la cooperativa para vender el café a los intermediarios si éstos les ofrecen un precio equivalente, deben convertirse en objetivos prioritarios.

21Se plantea así el problema de saber si es posible incorporar los mecanismos de eficacia que la sociedad moderna impone en materia de comercio internacional y, simultáneamente, conservar la autonomía y la participación colectiva (Van Der Hoff: 89).

2. ALGUNAS COOPERATIVAS EN EL NICHO DE MERCADO MAX HAVELAAR-TRANSFAIR

2.1. Las ventajas del mercado equitativo

  • 6 Datos proporcionados por el responsable de los mercados solidarios de la cnoc.

22En el Registro Internacional de Productores de Max Havelaar-TransFair figuran treinta y tres cooperativas mexicanas, ocho de las cuales tratan directamente con los torrefactores e importadores. Diecinueve se hallan agrupadas dentro de la "Coordinadora Estatal de Productores de Café de Oaxaca" (cepco) y otras seis recurren a la intermediación de la cnoc. En 1994-1995, las organizaciónes de productores exportaron 57,000 sacos hacia los mercados de cafés orgánicos y solidarios: el 80 % provenía de Chiapas, el 17 % de la uciri, y el 3 % de otras cooperativas del estado de Oaxaca6.

23Las cooperativas no exportan la totalidad de su café a través de Max Havelaar-TransFair. En primer lugar, siempre hay una parte del café que no es apta para la exportación, el llamado “desmanche”, es decir, los graños defectuosos, quebrados, parasitados, no maduros. Este desperdicio (alrededor del 10 % de la cosecha) se destina al mercado nacional. En segundo lugar, el café debe corresponder a las normas del mercado europeo (preparación europea), más exigente que los Estados Unidos en materia de calidad, lo cual excluye a otra parte de la cosecha. Finalmente, como lo hemos visto en el capítulo acerca de la iniciativa Max Havelaar, la política de esta asociación consiste en recurrir al mayor número posible de organizaciónes distintas. De ahí que las cooperativas vendan en este nicho de mercado porcentajes variables de su producción: 50 % para la uciri, 40 % para la Union de Ejidos de la Selva del municipio de Margaritas, 57 % para ismam, en 1995. La calidad de los cafés mexicaños, los "otros suaves", es muy apreciada en el mercado, lo cual explica estos porcentajes relativamente elevados. Además, los cafés de la uciri y de ismam son cafés orgánicos.

24Este porcentaje es a veces objeto de rivalidades entre las cooperativas. Así, en 1992, ante la dificultad para comercializar la totalidad de la cosecha de la organización, el asesor de ismam se quejaba de que sólo vendía a través de Max Havelaar 2 000 de sus 27 000 sacos de café, frente a los 8 000 que comercializaba de esta manera la uciri, aunque esta última organización sólo hacía acopio de un total de 18 000 sacos.

25También se presenta el fenómeno inverso: puede manifestarse la solidaridad entre las organizaciónes. Así, la uciri ha exportado bajo su cuota y bajo su responsabilidad el café de muchos de los grupos de productores recién constituidos hasta que pudieran desenvolverse sólos en el mercado. Asimismo, puede ocurrir que ciertas cooperativas del Registro no posean la capacidad necesaria para reunir la cantidad de café que les solicitan los torrefactores titulares de licencia o los importadores; recurren entonces a otras organizaciónes, no inscritas en el Registro, para poder satisfacer la demanda y cumplir así con sus compromisos.

26Participar en la red Max Havelaar-TransFair ofrece indudables ventajas. Las organizaciónes de cafeticultores entablan con los importadores contactos que pueden serles útiles en otras ocasiones, y dan a conocer a los torrefactores la calidad de su café. Adquieren elementos de conocimiento del mercado, gracias a los cuales pueden negociar mejores condiciones de venta para su producto. El prefinanciamiento de la cosecha les ayuda a mejorar su tesorería, problema mayor de las organizaciónes. El nivel de los precios garantizados les permite retribuir a sus afiliados mejor que el mercado, lo cual permite consolidar la unidad de producción y constituir fondo comunitarios de ahorro. Se evita el abandono de las parcelas. El café vendido en el circuito del café equitativo subsidia el café vendido en el mercado nacional y convencional, ya que el precio final pagado a los productores resulta del promedio de las ventas de las distintas calidades realizadas durante una misma temporada.

27Los responsables de las cooperativas están conscientes de que en el actual estado de las cosas, el nicho Max Havelaar-TransFair no puede, por sí sólo, constituir la solución o la alternativa para los pequeños cafeticultores. Se trata de un nicho entre otros, que ellos deben conquistar, y cuyos límites se encuentran señalados por el público consumidor: el grupo de los compradores solidarios sigue siendo minoritario en sus respectivos países, y no parece estar destinado a aumentar sensiblemente. Por consiguiente, los responsables de las cooperativas no centran su estrategia exclusivamente en el mercado equitativo, sino apuntan a la diversificación, tanto de la producción como de los mercados, y buscan incrementar el número de las fases de la cadena bajo su control.

2.2. Los límites de una estrategia

  • 7 La cosecha de café en México comienza en octubre (en las zonas de baja altitud, alrededor de los 6 (...)

28Cuando los precios mundiales del café se encuentran deprimidos, las cooperativas que tienen acceso a la red Max Havelaar-TransFair ofrecen a sus miembros precios netamente superiores a los de los intermediarios y se granjean así su lealtad. El café es abundante, la competencia de los negociantes escasa, el café es fácil de acopiar. Las organizaciónes se consolidan. La situación cambia radicalmente cuando los precios son elevados, como en 1994-19957. En efecto, como ya hemos visto anteriormente, hasta 1995, a partir de 165 centavos de dólar por libra, el precio pagado por los titulares de una licencia Max Havelaar dejaba de exceder el precio del mercado. A partir de 1995, el sobreprecio es fijo, de 5 centavos de dólar por libra una vez que el precio llega al mínimo establecido (véase el capítulo v 2.4). Además, los cafeticultores son muy solicitados en temporada de precios altos.

  • 8 Cabe recordar que las cotizaciones en los mercados volvieron a recuperarse a partir de mayo de 199 (...)

29Desde el brutal desplome de los precios y las numerosas quiebras que experimentaron en 1989-1990, las casas exportadoras han adoptado la estrategia de protegerse en los mercados mediante contratos a plazo. De esta manera se han comprometido a suministrar importantes cantidades de café sin disponer físicamente de las mismas, y se las disputan para poder satisfacer sus contratos. Habiendo vendido el café a más de 200 centavos de dólar por libra8, disponen de un margen suficiente como para ofrecer a los productores precios muy elevados.

30En ciertas regiones del país, como en el estado de Oaxaca, los intermediarios - conocidos como "coyotes" - llevaron a cabo una campaña radiofónica para convencer a los pequeños productores de que les vendieran su café antes de que bajaran los precios. Según se afirma, algunos de ellos trabajarían incluso para lavar el dinero del narcotráfico, lo cual les permite ofrecer precios inmejorables.

31A las cooperativas les resulta difícil, aun con la prima del café orgánico (reducida, por cierto), competir con los precios que ofrecen los comerciantes e intermediarios. Al acercarse el precio de compra a los productores al precio de venta a la exportación, su margen de ganancias se ve considerablemente reducido. Por otra parte, su estrategia es diferente: mientras que los comerciantes venden el café antes de comprarlo, las organizaciónes de productores lo compran primero y lo venden después. Difícilmente pueden asumir el riesgo de vender a plazo un café que no está cosechado aún y cuyo suministro a la cooperativa depende de la voluntad de los cafeticultores, los cuales pueden venderlo a otro comprador. Cuando los precios empiezan a descender al final de la temporada (como ocurrió en 1995), las cooperativas tienden a esperar una supuesta recuperación, que con frecuencia no se produce, y cierran sus operaciones en el momento en que los precios se hallan en su más bajo nivel. De esta manera ya no se encuentran en condiciones de asegurar dividendos a sus miembros.

32Asimismo, el nivel alto de las cotizaciones acarrea importantes exigencias monetarias para las cooperativas, las cuales enfrentan considerables dificultades de tesorería para poder pagar la producción de sus socios antes de haberla exportado. Con frecuencia falta financiamiento, lo que acentúa la competencia de los comerciantes que suelen pagar en el momento mismo en que compran el café. Los intereses a pagar sobre los créditos de tesorería gravan considerablemente las ganancias, de por sí reducidas, de la empresa.

33En tales condiciones, la competencia de los intermediarios constituye un auténtico desafío para las organizaciónes, sobre todo si éstas no se encuentran sólidamente arraigadas y si la relación de los afiliados es más de tipo instrumental que orgánico. Ciertas cooperativas recurren a sanciones para tener asegurada esta lealtad; por ejemplo, a un miembro de la uciri que suministre menos de la mitad de su producción a la cooperativa, se le prohíbe vender a esta cooperativa durante tres años. A pesar de esta medida, en 1994-1995 la uciri había comprado 15 % menos café que los años anteriores. Para otras organizaciónes la situación es aún más difícil. Así, la cepco sólo había comprado el 50 % de su volumen anterior. Los productores reproducían el comportamiento que adoptaban ante el inmecafe, en la época de las uepc: suministran a la cooperativa la cantidad mínima obligatoria para saldar los anticipos recibidos y vendían el resto de su producción a los intermediarios. De esta manera contribuyen a la destrucción de sus propias organizaciónes y a la consolidación de los comerciantes privados, los cuales no dudarán en bajar los precios cuando haya desaparecido la presión de las cooperativas (Paré 1993: 60). La falta de apoyo de los productores a su organización, obedece no sólo a su desconocimiento de los mecanismos técnicos y financieros, sino también y ante todo a un problema estructural, a saber su propia precariedad: deben velar por su supervivencia y no pueden o no quieren sacrificar algunos centavos.

34Si los productores abandonan sus cooperativas en una época de bonanza, prefiriendo - de acuerdo con una lógica de reducción de la incertidumbre a corto plazo - vender su café a los intermediarios, esto significa una seria amenaza para el nicho de mercado del café solidario, máxime si se toma en cuenta que, en la mayoría de los casos, los productores individuales no están conscientes de su existencia, de su funcionamiento y de los esfuerzos que ha requerido su puesta en marcha.

35Esto es lo que condujó a algunos, como ismam, a exigir que el café solidario se beneficiara siempre con una prima, independientemente del precio del mercado. Esta posición no fué la que mantuvieron la mayoría de las organizaciónes mexicanas de cafeticultores durante las reuniones previas a la Asamblea de Productores Max Havelaar de Copenhague, en 1995; estas organizaciónes compartían los argumentos de la Fundación holandesa, acerca de la dificultad para lograr que los consumidores aceptasen un precio demasiado elevado; no querían correr el riesgo de ahorcar este nicho, que representaba tantos años de esfuerzos. La solución adoptada en Copenhague constituyó un compromiso: la prima es permanente, pero poco elevada, para no desalentar a los consumidores; asimismo, los precios se incrementaron gracias a la modificación de su base de cálculo, que se realiza en el puerto de origen, y ya no en Nueva York (véase capítulo iv).

36Por otra parte, conscientes de los riesgos de deserción de los productores individuales, los responsables de las cooperativas organizaron, después de Copenhague, tres reuniones para sus afiliados (dos en Chiapas y una en Oaxaca), con el fin de explicarles el funcionamiento de la iniciativa y las ventajas que representa para ellos, a largo plazo, la consolidación de sus propias organizaciónes: los tiempos de las vacas gordas no suelen ser muy largos, como lo demuestra la evolución de los precios en 1995,1996 y 1998. De ahí la necesidad de mantener la existencia de este nicho del mercado solidario, con vistas a prevenir futuras crisis.

37A continuación, profundizaremos el estudio de la articulación de la cadena con las sociedades campesinas, analizando la manera como una cooperativa particular, ismam, maneja la cuestión del acceso a este nicho y el problema de la relación entre, por una parte, la cooperativa y sus miembros, y, por otra, las estrategias individuales y las estrategias colectivas.

3. ISMAM: CAFÉ ORGÁNICO EN LA SIERRA MADRE

38Con más del 30 % de la producción nacional, el estado de Chiapas es el primer estado productor de café en México. Predominan los productores minifundistas, ya que 62 % poseen parcelas de menos de dos hectáreas, y 90 % de menos de cinco (inmecafe).

  • 9 Estas cifras, establecidas a partir de los censos de inmecafe, deben tomarse con cierta reserva, y (...)

39La región del Soconusco, situada en el extremo sur del estado, es la primera región productora, con más de la mitad de la producción de café en Chiapas. Al lado de grandes plantaciones (fincas) de cultivo intensivo y pertenecientes a unas pocas familias, se encuentran ejidos (comunidades de pequeños campesinos), cuyos cafetales suelen ser antiguos y poco productivos. De las 70,000 hectáreas que comprende el Soconusco, 45 000 se distribuyen entre los 10 000 productores que poseen menos de 20 hectáreas. Las 25 000 restantes se reparten entre 260 grandes fincas9. El cultivo del café depende ampliamente de los trabajadores estacionales guatemaltecos que cruzan la frontera, a veces de manera clandestina. Antes de la crisis del café, su número ascendía a unos 70 000 por año. La región posee una franja costera de 15 a 35 kilómetros de ancho (en el Pacífico), que se transforma en relieve montañoso. El café se cultiva en estas vertientes recorridas por numerosos ríos, cuyas aguas se usan para el beneficio del café. Las condiciones ecológicas favorables posibilitan la producción de un café de alta calidad, especialmente arriba de los 900 métros: el café Altura.

40Desde el Soconusco, el cultivo del café se extiende hacia la región montañosa que lo prolonga, la Sierra Madre de Chiapas, cuya vertiente norte desciende hacia los Valles Centrales del estado. Fué en esta región, en Motozintla, donde en 1985 surgió la organización ismam.

41El Soconusco y, en menor medida, la Sierra Madre, vieron en los años 1980 el surgimiento de varias organizaciónes de cafeticultores: cinco uniones de ejidos en los municipios de Cacahoatán, Huixtla, Escuintla, Motozintla y Tapachula, pertenecientes a una Union de Ejidos Productores de Café del estado, vinculada al partido oficial. Estas uniones recibían el café a consignación para exportarlo y pagaban a los productores una vez que habían vendido la totalidad de la cosecha, de modo a ofrecer un precio uniforme para todos. En una época de inflación como la que en aquel entonces caracterizaba a México, esta práctica daba pie a malversaciones; los dirigentes de las uniones, quienes eran los únicos que conocían los mecanismos y los precios del mercado internacional, especulaban con el dinero de los productores, los cuales no conseguían reembolsar sus créditos a la banca agrícola en los plazos convenidos y pronto se veían obligados a pagar intereses moratorios. Las uniones de ejidos terminaron desmoronándose, en un tenso clima de demandas judiciales, de encarcelamientos y de huidas de dirigentes acusados de fraude.

42La dependencia de estas uniones de ejidos con respecto al aparato corporativista oficial erosionó la capacidad organizativa de los productores. Su desaparición, así como la de las uepc, dejó a los campesinos desamparados ante la crisis. Las instalaciones agro-industriales con las que contaban, se fueron deteriorando rápidamente, por falta de uso y de mantenimiento (García et al. 1993: 27).

3.1. Un éxito asegurado por el mercado orgánico y solidario

3.1.1. Un proyecto de desarrollo integral

43Ismam surgió de la reflexión y de la labor de religiosos, catequistas y comunidades eclesiásticas de base del área de Motozintla, en la diócesis de Tapachula, preocupados por mejorar las condiciones de vida de los campesinos y sus familias. La organización, que adoptó la figura de una Sociedad de Solidaridad Social (sss San Isidro Labrador), se fundó con 93 miembros (Tulet 1993: 75). Siguiendo el ejemplo de la uciri (véase capítulo iv), sus promotores optaron por un modelo de desarrollo integral, autogestiónado y sostenible; el cultivo del café orgánico, intercalado con otras plantas alimenticias, les pareció ser el medio más adecuado para conseguir estos objetivos.

44Existe cierta confusión entre las nociones de café orgánico y de café natural. En efecto, muchos cafeticultores se imaginan que producir café orgánico se reduce a prescindir de insumos químicos, a los cuales han renunciado desde el desplome de los precios en 1989. Sin embargo, el cultivo del café orgánico requiere del empleo de un paquete tecnológico integral, que comprende árboles de sombra, el uso de abonos orgánicos, la lucha fitosanitaria no química, la construcción de terrazas para evitar la erosión de los suelos y la intercalación de otros cultivos para asegurar una mejor alimentación de la familia. El control de estas condiciones corre a cargo de organismos internacionales, que certifican el origen orgánico del café (Moriaux-Sallée 1993: 89).

45Ismam no es únicamente una organización de producción. Entre sus objetivos, los de orden social son los más importantes: crear las condiciones necesarias para elevar el nivel de vida de los miembros de la organización, de manera que éstos ya no permanezcan al margen del desarrollo económico. Detrás del cultivo del café orgánico se halla la voluntad de protéger a "Nuestra Santa Madre Tierra" de la erosión que provoca el uso de insumos agroquímicos, para poder heredarla a los nietos y no tener que emigrar a las ciudades. Su consigna es: "Unidos por la fe, el trabajo y el amor a la naturaleza".

46Desde hacia numerosos años, la finca Manda de la familia Peters, pionera en la materia, producía café orgánico (Helbig 1964). Los fundadores de ismam se dirigieron a esta finca para solicitar consejo. Aprendieron también mucho de la uciri, donde algunos de ellos serían capacitados. De esta manera se formaron promotores. La naciente organización recibió el apoyo financiero de un organismo alemán. Se contrato a un agrónomo especialista en el cultivo orgánico.

3.1.2. Un crecimiento sostenido en un contexto de crisis cafetalera

47A partir de 1987, el café producido por ismam se exportó a través de la ucuri, la cual ya tenía acceso al mercado alternativo y al mercado orgánico (en particular, gracias al importador-torrefactor holandés Simon Levelt). Esta primera cosecha fué difícil para los miembros de la cooperativa, en la medida en que debieron esperar siete meses antes de percibir su dinero. No todos resistieron y algunos abandonaron la cooperativa. En 1988, la organización constaba de 151 miembros que trabajaban 453 hectáreas; exportaba 750 quintales (de 46 kilos). En 1989, ismam ya contaba con 250 miembros, a pesar de la dépuración de 60 productores que no habfan suministrado su café a la cooperativa; ismam exportaba directamente su café orgánico hacia Holanda y los Estados Unidos.

48La crisis cafetalera hacía muy atractivo el café orgánico, el cual no estaba sujeto a las fluctuaciones del mercado y cuyo precio no se desplomaba a la par del café tradicional. De ahí que los productores se beneficiaran con ingresos superiores - en un 50 a 100 % - al precio del mercado, sin contar con que la red solidaria ofrecía precios superiores al mercado orgánico convencional; así, en 1991-1992 y 1992-1993, ismam exporté su café a un precio promedio de 115 centavos de dólar por libra, frente a 60 centavos en el mercado de Nueva York. Además, los costos de producción eran menores, gracias a la eliminación de los insumos químicos. Esta ventaja explica el éxito de ismam y el muy rápido crecimiento de su número de afiliados: de 250 en 1989 y 350 en 1990, éstos pasaron a 970 en 1991, 1 250 en 1992 y 1 500 en 1993. La mayoría de ellos son indígenas.

49Ismam extendió su influencia más allá de su región de origen, hacia algunas comunidades de la Selva Lacandona, hacia la vertiente norte de la Sierra Madre (municipios de Jaltenango de la Paz y Chicomuselo) y el norte del estado, hacia la región de Simojovel, donde antiguos peones se habían liberado del yugo de los finqueros y buscaron también desarrollar una alternativa de producción. La distancia (Simojovel se encuentra a 500 kilómètros de Tapachula) no dejó de crear problemas de infraestructura y de transporte. La organización se dividió en cinco regiones: el centro (Sierra Madre), la Costa (Soconusco), el área de Jaltenango, la región de Simojovel y la Selva Lacandona. En las regiones del Centro y de la Costa, el tamaño de las parcelas de los miembros de la cooperativa varía entre una (el 15 %) y diez hectáreas (el 50 % entre 3 y 10 hectáreas); algunas parcelas exceden incluso esta superficie. En la región de Simojovel, la mayor parte de los campesinos (86 %) sólo posee una hectárea, y a veces menos (Tulet 1993: 79).

  • 10 Solicitud de financiamiento ante la Fundación Interamericana. Ismam 1992 con datos proporcionados (...)

50En 1988-1989, ismam canalizó el 0.07 % del café pergamino de Chiapas (1,600 quintales), y el 0.30 % en 1990-1991 (7,900 quintales). Ese mismo año, representaba el 6.8 % de la oferta mexicana de café orgánico, y el 9.8 % de la oferta de Chiapas10.

51Este éxito económico permitió a la organización reinvertir sus ganancias y adquirir camiones para transportar el café pergamino de sus miembros. De esta manera, ismam poseía en 1992 seis camiones, dos camionetas y un vehículo para pasajeros. Sin embargo, le hacía falta un mayor número de unidades, ya que la mitad de la producción seguía transportándose hacia los beneficios con medios de transporte alquilados, lo cual significaba un considerable incremento de los costos.

3.1.3. Una nueva etapa: la adquisición del beneficio

  • 11 Esta organización tomaba su nombre de un movimiento de revuelta contra inmecafe, cuando en 1987, a (...)

52En 1989 fué anunciado el cierre de inmecafe. El gobierno decidió transferir sus plantas beneficiadoras a las organizaciónes de pequeños productores. En Chiapas, el Instituto poseía dos grandes plantas de beneficio seco: la primera en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado, donde transformaba el café procedente de las zonas productoras del norte y del centro; la segunda, en Tapachula, capital del Soconusco, donde se concentraba el café de esta región y de la Sierra Madre. Este beneficio, conocido como "Tapachulita", constaba de dos trenes de beneficiado. Debido a las quiebras de las Uniones de Ejidos, no hubo otros compradores más que ismam y una organización allegada a la cnc, la central campesina oficial, llamada "Independencia 87"11. Para ismam, ésta era la ocasión para poder contar con sus propias instalaciones de transformación, lo cual le permitiría controlar este proceso.

  • 12 En una solicitud de crédito para la compra del beneficio, ismam había de una capacidad de 150 000 (...)

53La transferencia de las instalaciones propiamente dichas fué precedida por un periodo de capacitación y de aprendizaje para las cooperativas; en noviembre de 1990, el inmecafe suscribió con ismam e Independencia 87 un convenio de alquiler, con opción para la compra de las instalaciones del beneficio. El personal del Instituto siguió laborando en el beneficio, mientras que ciertas personas comisionadas por las organizaciónes se iniciaban en el funcionamiento de las máquinas y del laboratorio. El contrato tenía una duración de un año. Durante ese primer año 1990-1991, el beneficio sólo procesó 7 428 quintales de café, lo cual correspondía al 8 % de su capacidad real, calculada por el Instituto en 96 000 quintales12. La mayor parte del café pertenecía a ismam. Esta mínima cantidad de café no permitió rentabilizar las instalaciones, y ese año la organización operó con pérdida, debido al considerable gravamen de los costos de alquiler, de transformación y de transporte. En tales condiciones, beneficiar un quintal salió en 10 500 pesos, mientras que este mismo quintal costaba 7 500 pesos con los industriales privados.

54En el transcurso del año siguiente, la cooperativa ismam operó sola el beneficio y proceso 22 000 quintales. En efecto, Independencia 87 era una organización fantasma, sin bases sociales reales, que respondía a intereses políticos. No obstante, su nombre figuraba en el contrato de opción de compra, lo cual le confería derechos y reaparecía regularmente para disputar las instalaciones a ismam. En enero de 1992, ismam transfirió su sede de operaciones de Motozintla a la planta de Tapachula; buscaba entonces fórmulas de financiamiento que le permitieran pagar las instalaciones, cuyo contrato de compraventa fué firmado en mayo de 1992, con la participación de Independencia 87.

55Desde entonces, ismam ha recolectado y procesado en este beneficio 24 202 quintales en 1992-1993, 20 491 quintales en 1993-1994, 31 000 quintales en 1994-1995 y 37 620 quintales en 1995-1996.

56En 1995, sólo había sido pagado el 10 % del precio del beneficio. El gobierno promete regularmente entregar a ismam las escrituras de las instalaciones; la Secretaría de Desarrollo Social (sedesol) se comprometió en este sentido durante su visita a la planta de Tapachula, en mayo de este año; pero cada vez se opone Independencia 87, y así, las cosas permanecen iguales.

57En 1994, los responsables de ismam decidieron fundar una nueva sociedad, con personalidad jurídica propia y basada en el accionariado (sociedad anónima). Esta sociedad, bautizada San Jerónimo, persigue un doble objetivo: por una parte, busca proteger los activos fijos de la organización. En efecto, ismam está constituida como una Sociedad de Solidaridad Social; en caso de disolución, sus bienes pasarían a un organismo de beneficencia pública. Los propietarios de San Jerónimo son los miembros de ismam que han comprado acciones, cuyo precio había sido fijado en una asamblea general. Al frente de la nueva sociedad se encuentran los miembros de un comité ejecutivo anterior.

58El segundo objetivo consiste en responder a la demanda de café no orgánico, por parte de ciertos importadores y torrefactores, una demanda que ismam no puede satisfacer como tal, ya que esto pondría en tela de juicio su credibilidad como productor orgánico. Simultáneamente, ismam pretende dar mejor uso a la capacidad de las instalaciones del beneficio: una línea está destinada al café orgánico, la otra al café convencional, comprado a pequeños productores que no son miembros de la organización. La sociedad inició sus operaciones en 1995.

59La cooperativa se preocupó por agregar valor a su producto; con este fin adquirió una pequeña máquina para la torrefacción y empezó a vender, dentro de las instalaciones del beneficio, café tostado, molido y empacado en la planta misma.

3.1.4. Una fractura

60En 1994, la cooperativa sufrió una escisión; la región de Simojovel, la de Jaltenango y la de las comunidades de la Selva, o sea, más del 35 % de los miembros (30 % de la producción), abandonaron ismam. Entre las causas de la división, hubo el descontento de los productores de las regiones escindidas en cuanto al plazo de liquidación de su café, el cual consideraban demasiado largo. Sentían también que el aparato directivo de Tapachula no los tomaba en cuenta a la hora de la toma de decisiones. Asimismo surgieron desacuerdos entre los miembros del comité ejecutivo y los agrónomos al servicio de la organización, mismos que fueron expulsados. Los grupos de Simojovel, Jaltenango y Tzicao se fueron con los agrónomos; formaron otra organización llamada "Federación Indigena Ecológica de Chiapas" (fiech) en 1995, empezando a exportar su café a través de la uciri.

3.1.5. Objetivos, luchas y proyectos

  • 13 1 quintal = 57.5 kg de café cereza = 46 kg de café pergamino.

61En 1995 y a raíz de la separación de las regiones de Simojovel y de la Selva, la organización constaba de 932 miembros: 652 en la región centro (Sierra Madre) y 280 en la región de la Costa (Soconusco). Además, 400 cafeticultores adicionales se encontraban en período de prueba. En 1997, ismam contaba con 1,206 socios (358 en la región costa y 848 en la región centro) en 159 comunidades y 17 municipios, y trabajaba 4,015 hectáreas con una producción de 47,716 quintales, con rendimientos medios de 10 quintales13 por hectárea, aunque algunas parcelas llegaban a producir 30 quintales por hectárea, lo cual equivale a la productividad de las mejores plantaciones altamente tecnificadas (variedades de porte bajo a pleno sol, uso intensivo de insumos químicos) de la región. Asimismo, la productividad media del café orgánico supera la de las parcelas cultivadas de manera tradicional (con poca o nula tecnificación), que alcanza de 8 a 10 quintales por hectárea, sobre todo si se toma en cuenta que éstas fueron totalmente descuidadas después de 1989. El apoyo brindado por la red del café equitativo permitió que los miembros de ismam no descuidaran sus plantaciones, las cuales se encontraban en buenas condiciones al repuntar los precios en 1994.

62Ismam no participa en la cnoc ni en la uprocafe (Union de Pequeños y Mediaños Productores de Café de América Central, de México y del Caribe); prefirió adherirse al Frente de Cafetaleros Solidarios de Latinoamérica, una organización asociada a TransFair y gracias a la cual tiene acceso privilegiado a este mercado. Goza del apoyo político de los organismos de comercio alternativo en Europa. Así, a raíz de la insurrección zapatista, se ha instalado un clima de represión y de violencia en el estado de Chiapas, militarizado y repleto de cuerpos policiacos de toda índole. En la Costa y en el Soconusco, se registran a diario ataques perpetrados por bandas armadas o por las policías encargadas de combatirlas. En 1995, ismam se vio afectada por varios incidentes: dos camiones de la organización fueron acribillados; el presidente del comité ejecutivo escapó de un secuestro, pero un miembro de la cooperativa que iba en su auxilio fué asesinado; durante la ocupación del palacio municipal de Chicomuselo por un problema electoral, otro miembro de la organización fué muerto. Un trailer cargado de café verde fué robado cuando se dirigía hacia el puerto de Salina Cruz (Oaxaca). Oxfam Bélgica publicó un desplegado de denuncia y de apoyo en el más importante periódico belga.

63Ismam participa también, desde 1989, en la ifoam (Federación Internacional de Movimientos de la Agricultura Orgánica) y es miembro fundador de la Asociación Mexicana de Agricultores Ecológicos (amae), constituida en 1992. Ha publicado un manual y fascículos pedagógicos sobre el cultivo del café orgánico.

  • 14 Un dólar equivalía entonces a 3.3 nuevos pesos. En diciembre 1994, el peso se devaluó; en enero de (...)

64El café de ismam está certificado por los organismos internacionales ocia (Organic Crop Improvement Association) y Naturland. La certificación del café orgánico es cara: en 1994- 1995, costó a la organización 60 000 nuevos pesos14. Los certificadores garantizan que la producción en la parcela y la transformación en el beneficio se realizan en conformidad con las normas internacionales; controlan de cerca cada saco de café etiquetado con el nombre de su productor y cruzan los datos contables; en otras palabras, verifican también la transparencia administrativa y se preocupan por la justicia social, pues una organización que no cumpla con estas condiciones, no es digna de confianza.

65La organización tiene otros proyectos ambiciosos para el futuro, no solamente en materia de cafeticultura; ha elaborado un programa de ecoturismo en la costa, en comunidades de pescadores allegadas a la organización. Busca socios entre las ONGs canadienses, así como el financiamiento del gobierno mexicaño para la compra de dos mil hectáreas. Solicita también el apoyo del gobierno para establecer una planta de solubilización de café no orgánico. Esta iniciativa responde a la urgente necesidad de proyectos productivos en la región y recurre a los fondos que el Banco Mundial libera para Chiapas. Su realización permitiría usar, a plena capacidad, las instalaciones del beneficio e incluiría a otros eventuales socios entre las organizaciónes del sureste del país.

66En marzo de 1995, ismam emprendió una marcha hasta el Distrito Federal, para exigir respuesta a varias de sus reivindicaciones: la apertura de una línea de crédito por parte del Banco de desarrollo rural para poder recolectar el café de los miembros de la cooperativa; los títulos de propiedad del beneficio de Tapachula; la compra del terreno para el proyecto de ecoturismo; la realización de investigaciones en torno a las agresiones que habían sufrido varios miembros de la organización; y la obtención de tierras para los hijos de los cafeticultores. Tras varios días de manifestaciones en la capital, durante los cuales se cuidaron mucho de no ser confundidos con las movilizaciones que ahí mismo se llevaban a cabo en contra de la presencia del ejército en la Selva Lacandona, los representantes de la organización llegaron a acuerdos de principio con las autoridades.

67Asimismo, ismam se movilizó a nivel del estado de Chiapas para obtener tierras, carreteras, la electrificación de algunas comunidades y la realización de proyectos productivos locales.

68En noviembre del mismo año de 1995, ismam se vio gratificada con el Premio Nacional de Exportación para el sector agro-industrial, que recibió de maños del Presidente de México.

3.1.6. Una comercialización privilegiada

69Ismam ha desarrollado y cuidado la calidad de su café. Produce y exporta un café certificado como orgánico de altura. Proyecta la imagen de un café producido por pequeños cafeticultores indígenas, agrupados dentro de una organización democrática y preocupada por el bienestar de sus miembros. Esta calidad y esta imagen permiten a ismam colocarse en espacios comerciales que cuentan con importantes posibilidades de desarrollo.

70Ismam exporta su café hacia Alemania, los Países Bajos, Suiza, Bélgica, Italia y Japón. Consigue vender importantes cuotas de su producción a través de la red Max HavelaarTransFair: 45 % en 1992-1993,40 % en 1993-1994, y no menos del 57 % en 1994-1995. La mayor parte de este café es orgánico: en 1992-1993, el 62 % del café vendido en el mercado equitativo era orgánico, y en 1994-1995 la proporción fué del 94 %.

71El mercado orgánico convencional representa otra importante salida comercial para ismam, ya que absorbe del 24 al 33 % de su café. En cambio, el mercado nacional sólo representa del 13 al 18 % de las ventas; las cantidades de café vendidas al precio del mercado de Nueva York son mínimas; bajaron del 12.3 % en 1992-1993, al 1 % en 1994-1995, paralelamente al incremento del volumen vendido a través de la red equitativa.

72En otras palabras, ismam consigue colocar crecientes cantidades de su café en los nichos de mercado más redituables. Así, en 1991-1992, cuando los precios en los mercados internacionales se hallaban en su más bajo nivel (alrededor de 60 centavos de dólar por libra) y cuando los precios en el mercado nacional no eran mucho más favorables, ismam obtuvo aproximadamente 110 centavos en el mercado orgánico convencional, 126 en la red Max Havelaar-TransFair por su café no certificado y 131 en esta misma red por el café orgánico. Las organizaciónes del mercado alternativo pagan aun más: 141 centavos por libra. De ahí resulta un precio promedio de exportación de 115 centavos por libra, y un precio promedio de ventas de 104 centavos. En 1993-1994, ismam exportó su café a un precio promedio de 123 centavos.

73Ismam comercializa la mayor parte de su producción en el mercado alternativo. En efecto, su primer cliente es gepa, la organización alemana encargada de la importación del café orgánico para todas las asociaciones europeas de comercio alternativo. Desde Alemania, este café vuelve a exportarse hacia los miembros de la efta (European Fair Trade Association) en Austria, Bélgica (Oxfam-Tiendas del Mundo), Francia, Italia, Noruega, Holanda, el Reino Unido, Suiza, independientemente de que éstos participen o no en la iniciativa TransFair.

74Gepa compró el 25 % de la producción (30 % de las exportaciones) de ismam en 1992-1993, el 19 % (22 %) en 1993-1994, y el 25 % (28 %) en 1994-1995.

75Otro importante cliente de ismam es el holandés Simon Levelt, que desde hace mucho tiempo se dedica a la importación y torrefacción de café orgánico. En 1992-1993, compró el 11 % de la producción de la cooperativa (13.5 % de las exportaciones); en 1993-1994, el 18 % (20 %); y en 1994-1995, el 18.6 % (21 %). Levelt no ofrece precios tan elevados como gepa y, a pesar de ser titular de una licencia Max Havelaar, no importa todo el café en las condiciones de la iniciativa; el café Simon Levelt vendido en Francia, por ejemplo, no porta el label Max Havelaar.

76Por sí sólos, estos dos importadores compran prácticamente el 50 % del café exportado por ismam. Asimismo, le otorgan un prefinanciamiento, que le permite hacer acopio del café de los pequeños productores.

77Entre los demás clientes regulares se encuentra Royal Blue Organics, ubicado en Oregón (Estados Unidos). Esta asociación comercializa el café tostado bajo el nombre “Café Mam”. Otros importadores de café orgánico convencional son el alemán Drie Welt, el norteamericaño Elan Organic, el francés Eurocafé y el belga Installé. Un importador japonés, Dai-IchiCoffee, compra cada año una reducida cantidad en las condiciones Max Havelaar-TransFair y la paga muy bien: 200 centavos por libra, en 1993-1994.

78El café de ismam ya no necesita hacerse de una reputación de calidad, y los clientes no faltan. Así, mientras que en 1991- 1992 le quedaban, en el mes de julio, unos 4 000 sacos que aún no habían encontrado salida, en 1995 toda la cosecha fué vendida antes del mes de agosto.

3.2. La articulación del nicho de mercado Max Havelaar con la sociedad campesina

3.2.1. Las dinámicas de integración y de exclusión

79Ismam se consolidó durante la crisis cafetalera, gracias al precio de su café orgánico y su acceso al mercado equitativo, de tal manera que en la actualidad ser miembro de ismam significa beneficiarse con indudables ventajas. Los cafeticultores aprecian el que no deban vender su café a los “coyotes” y que su trabajo sea mejor remunerado.

80Pertenecer a la organización permite también tener acceso a sus proyectos productivos y sociales, así como a los fondos comunitarios. El uso de estos últimos se decide dentro de cada grupo: la mayoría crean un fondo de crédito para los socios, con tasas de interés que varían entre el 0 y el 5 % mensual; ciertos grupos compran una hectárea o dos para sembrar cafetos y cultivarlos en común; otros, los grupos más activos y numerosos (en Belisario Domínguez, por ejemplo), han establecido tiendas cooperativas de productos de primera necesidad; otros han comprado un camión; otros más han iniciado proyectos productivos, como la cría de borregos; ante el fracaso de algunos de estos proyectos, como el último mencionado, ciertos grupos prefieren distribuirse los fondos e invertirlos en el mejoramiento de su parcela individual.

81Asimismo, los socios de ismam aprecian el poder aprender a trabajar adecuadamente y a conservar la tierra, el contar con una asesoría técnica; esto con frecuencia les permite incrementar su productividad al cabo de algunos años de trabajo. Entre las ventajas figura también el hecho de que las unidades de la organización se encarguen del transporte del café de los socios hacia el beneficio; el productor debe acompañar su café para presenciar el pesaje.

82Finalmente, cuando así lo permiten las finanzas, los cafeticultores pueden obtener, por parte de la cooperativa, préstamos sin intereses y reembolsables en efectivo. Si no saldan su deuda conforme a lo estipulado, es la zona a la cual pertenecen la que debe pagar.

83Los grupos de productores están muy unidos entre sí. Realizan ciertos trabajos pesados como las terrazas, en grupos de ayuda mutua. Esta cohesión se explica en parte por su pertenencia a una comunidad religiosa; en efecto, los promotores de la organización y sus primeros adherentes son los catequistas de la diócesis. Las reuniones del grupo se llevan a cabo el día domingo, después de la misa. Aunque algunas zonas funcionan mejor que otras, todos los socios de ismam suelen compartir un evidente orgullo de pertenecer a la organización, así como la convicción de la superioridad del cultivo orgánico. Esto no es algo tan evidente como podría parecer a primera vista, dado el número de organizaciónes de cafeticultores - aun entre aquellas que se dicen independientes que mantienen con sus miembros una relación de tipo meramente instrumental o de clientelismo político, en este país de fuerte tradición corporativista.

84Como contrapartida de las ventajas que gozan los miembros de ismam, éstos deben sujetarse a ciertas obligaciones. No cualquiera puede ser socio de esta organización, pues las condiciones de admisión a la cooperativa incluyen un pliego de condiciones muy estricto, indispensable para asegurar la calidad orgánica del café y su certificación como tal. El candidato debe empezar por seguir un curso de Trabajo Comunitario Organizado (tco) en el cual, como lo indica su nombre, adquiere nociones sobre el valor y las ventajas del trabajo comunitario, solidario y organizado, así como sobre la necesidad de preservar la tierra, su patrimonio. Posteriormente, el candidato es sometido a un período de prueba de seis meses, antes de ser admitido a una fase de iniciación. Después deberá seguir los cursos colectivos de agronomía orgánica del primer nivel: conservación de suelos, construcción de terrazas, abonos orgánicos..., y del segundo nivel: el control de calidad, desde la parcela hasta la primera transformación. Los cursos duran tres días. Es obligatorio construir terrazas, así como una fosa de abono orgánico (compost). La organización sigue los avances de cada adherente, así como los progresos realizados en su parcela. Se requiere de una labor de tres años, como mínimo, para ser considerado como socio de pleno derecho. Según el avance de los trabajos, el candidato es aceptado primero como miembro pasivo y, finalmente, como miembro activo de la organización. Esta gradación se ve recompensada por un sistema de primas, ya que los dividendos pertibidos por los socios activos son superiores a los de los socios “pasivos” y de quienes se encuentran en fase de iniciación (en 1993- 1994, los dividendos eran de 2.25 np - nuevos pesos -, 2 np y 1.75 np por kilo entregado a la organización, respectivamente).

85Entre las obligaciones de los socios figura también la de participar en las reuniones y de financiar los traslados de los delegados para las asambleas mensuales en Tapachula. Los socios deben entregar la mayor parte de su cosecha a la cooperativa; tienen prohibido comprar el café de otro pequeño productor, es decir, ser un "coyote". Cualquier falta a estos principios provoca la expulsión.

86Los socios deben contribuir a la constitución del fondo común de la organización y del fondo comunitario de la zona a la que pertenecen. Las contribuciones son deducidas de sus dividendos; así, en 1993-1994, cada socio aportó 50 centavos de np para el fondo común y 25 centavos de np para el fondo regiónal. Esto significa que las utilidades netas de cada productor ascendieron a 1 np, 1.25 np y 1.50 np por cada kilogramo surninistrado a la cooperativa, según se tratara de un socio en fase de initiación, de un socio pasivo o de un socio activo.

87No todos los cafeticultores están dispuestos a aceptar un suplemento de trabajo para respetar este pliego de condiciones bastante estricto, ni a doblegarse a las exigencias del trabajo organizado. Los socios de ismam se reducen en ocasiones a unos pocos individuos minoritarios dentro de sus respectivas comunidades. Algunos desisten después de un tiempo. Otros son expulsados cuando se depura la lista de los socios, debido a que no han vendido su café a la cooperativa.

88Por consiguiente, la organización debe recurrir a ciertos mecanismos de estímulo y de sanción - decididos y aprobados en forma colectiva - para asegurar la fidelidad de sus socios, así como el abastecimiento regular del café. En efecto, las condiciones de precariedad que presiden las estrategias individuales de los cafeticultores, pueden poner en entredicho esta fidelidad. A pesar de las ventajas que acabamos de mencionar, la situación económica de los productores miembros de ismam dista mucho de ser brillante. Prueba de ello es el hecho de que, en 1995,14,000 nuevos pesos de préstamos que la cooperativa había otorgado a sus miembros, no habían sido reembolsados en café. La necesidad obliga a los cafeticultores a vender parte de su cosecha a los "coyotes" que, contrariamente a la cooperativa, pagan el café al contado. Antes de la escisión de 1994, ismam evaluaba la producción total de sus socios en 40,000 quintales, de los cuales sólo captaba 20,000; el resto caía en maños de los intermediarios, a pesar de que éstos pagaran precios inferiores en un 50 % a los que ofrecía la cooperativa. Con frecuencia los pequeños productores no pueden darse el lujo de esperar a que la cooperativa haya exportado el café para pagarles, como es generalmente el caso. En efecto, sus ingresos no les permiten tener capacidad alguna de ahorro.

3.2.2. La precariedad de los ingresos

  • 15 Recordemos que 100 libras = 1 quintal; 70 centavos USD/libra = 70 dólares/quintal.

89En 1993-1994, la cooperativa pagaba 230 np (70 dólares15) por cada quintal de café recibido, esto es, mucho más que los 180 np (55 dólares) que ofrecían los "coyotes". Al final del ejercicio, es decir, una vez vendida la totalidad del café (a un precio promedio de 123 dólares por quintal) y descontando los gastos de acopio, de transporte, de beneficio, de comercialización y de administración, los intereses financieros y la amortización de las instalaciones, ismam obtuvo una ganancia de 3 millones de np (cerca de un millón de dólares, a la tasa de cambio del momento). Una tercera parte de esta cantidad se destinó al pago de los dividendos a los productores. Los restantes 2 millones de np de ganancias sirvieron para capitalizar la sociedad y constituyeron la base monetaria con la cual se comenzó a pagar a los productores al año siguiente.

90Cada socio tuvo derecho a un remanente que varió según el nivel que ha alcanzado dentro de la organización: 100 np por quintal para el socio activo, 85 np para el socio pasivo y 70 np para aquel que se encontraba en fase de iniciación. Unavez descontadas las contribuciones destinadas al fondo común de la organización (23 np por quintal) y al fondo comunitario (11.5 np), el precio neto del quintal de café fué de 295 np (89 dolares) para los socios activos, de 280.5 np (85 dolares) para los socios pasivos y de 265 np (80 dolares) para los recién llegados a la organización.

Precio del café a los productores de ISMAM 1993-1994

Precio del café a los productores de ISMAM 1993-1994

Fuente: ISMAM

91Como se advierte, los pequeños productores no recibieron los 120 dolares por quintal considerados como el mínimo necesario para asegurarles un ingreso suficiente. Si bien pertenece a los productores, la cooperativa debe ser una empresa, es decir, obtener ganancias, capitalizarse y reinvertir. No puede pagar integramente las ganancias de la venta del café a sus socios, los cuales no reciben, por lo tanto, la totalidad de las primas obtenidas gracias a la exportación. Ciertas ventajas derivadas de su pertenencia a la organización constituyen una retribución en especie.

  • 16 1 quintal = 4 cajas.

92Résulta sumamente difícil hacerse una idea exacta de los costos de producción. El pliego de condiciones de los productores de café orgánico es estricto, su respeto es el requisito para pertenecer a la organización; el seguimiento de los productores es constante. Sin embargo, distintos factores contribuyen a introducir variaciones dentro de los costos de producción. Asi, la altitud de la zona productora determina la época de la cosecha (véase nota 36) y, por ende, sus costos: en efecto, los salarios mínimos en México se modifican el primero de enero de cada año; la duración del tiempo de secado del café se incrementa con la altitud; las alturas siempre se encuentran en las nubes, lo cual incrementa también el trabajo necesario. Mientras más se aleja uno de la frontera, más cara se vuelve la maño de obra guatemalteca. La productividad de la plantación es déterminante; los trabajadores se pagan por unidad, es decir, por caja de café cosechado16. La distancia que media entre la parcela del productor y la comunidad influye en los gastos de transporte del abono orgánico y de las plantas.

93El cultivo orgánico compensa la ausencia de insumos químicos mediante el trabajo intensivo de los cafeticultores. Sin embargo, éstos no incluyen su propio trabajo dentro del cálculo de sus gastos. Para ellos, todos los ingresos constituyen ganancias. Dicho esto, en el caso de una productividad de unos 10 a 15 quintales por hectárea, y contabilizando el trabajo de los cafeticultores, una estimación para el año 1993-1994 señala costos de producción de 275 a 310 np, es decir, de 83 a 94 dólares por quintal. Dado el tamaño de las explotaciones agrícolas, estamos muy lejos aún de una retribución que permita la satisfacción de las necesidades elementales de alimentación, salud, educación, vestido, etc. del productor y de su familia, generalmente numerosa. En efecto, en esta región el café constituye un monocultivo, situation ésta, que el cultivo orgánico busca modificar.

3.2.3. El talón de Áquiles: el financiamiento

94A pesar de las cláusulas previstas en este sentido por el pliego de condiciones de Max Havelaar-TransFair, el financiamiento sigue siendo el talón de Aquiles de la organización. Esta no cuenta con los capitales suficientes para comprar el café de los productores al principio de la cosecha, antes de haberla exportado: la cosecha inicia en octubre o noviembre, los primeros lotes se exportan en enero. Aunque ciertos importadores del comercio equitativo refinancian sus compras (nominalmente gepa, la central de compra de café de TransFair), muchos evaden esta obligación, como hemos vistos en el capitulo anterior. Por añadidura, al realizarse el financiamiento sobre la base del precio mínimo garantizado (126 centavos de dólar por libra) y no sobre la base del precio de venta real, éste resulta con frecuencia insuficiente.

95De ahí que la cooperativa dependa de créditos bancarios, difíciles de obtener en una situation de crisis económica generalizada y cafetalera en particular. Sólo la banca pública agrícola (Banrural) presta dinero a las empresas del sector social. Los recursos siempre son insuficientes y los créditos no llegan puntualmente. Además, los préstamos bancarios pignoratives son créditos a muy corto plazo y con elevadas tasas de interés, lo cual representa un pesado gravamen financiero para la cooperativa. El vencimiento (de seis a tres meses) ocurre incluso antes de que se haya embarcado la totalidad delcafé. Los primeros ingresos de divisas se destinan al pago de estos créditos.

96En tales condiciones, es frecuente que los productores deban esperar semanas antes de ser pagados. Sin embargo, deben imperativamente hacer frente al pago de los salarios de los trabajadores guatemaltecos contratados para la cosecha del café. De ahí que se vean obligados a vender algunos sacos - e incluso, en ciertos casos extremos, la mayor parte de su cosecha - a los intermediarios. En 1993 por ejemplo, debido a que la cosecha empezó muy tempraño y a que ismam carecía de recursos para comprar el café, los cafeticultores de las zonas bajas se vieron obligados a vender a los exportadores privados.

  • 17 Durante decenios, la tasa de reembolso de los créditos agrícolas fué mínima. Las deudas vencidas d (...)

97Con todo, ismam se encuentra en una situación más favorable que otras organizaciónes de productores; en efecto, para ismam el reembolso de sus deudas constituye un asunto de honor, lo cual es cosa poco común en un país donde la cultura del no reembolso, mantenida por el sistema corporativista y de clientelismo, está muy difundida entre los campesinos17, y donde las organizaciónes de cafeticultores se hallan agobiadas por las deudas vencidas.

98Sin embargo, es indudable que mientras la organización no consiga pagar a sus socios en el momento mismo de la recepción del café, éstos se verán obligados a vender parte de su cosecha a los exportadores privados, para satisfacer sus necesidades básicas.

99Todo lo anterior pone de manifiesto la difícil articulación entre el funcionamiento y los imperativos del mercado y la estrategia de los pequeños productores, orientada fundamentalmente hacia la reproducción simple. Los campesinos viven inmersos en la precariedad. Con vistas a reducirla, adoptan una estrategia de corto plazo, basada en la reducción de la incertidumbre. No pueden asumir el riesgo de perder algunos centavos, y no pueden o no quieren desviar hacia otro fin parte de sus ingresos, indispensables para adquirir los bienes de consumo primarios (alimentación, vivienda, salud). Reinvertir en función de una estrategia a mediaño plazo o sacrificar ingresos, por minimos que éstos sean, para apoyar su organización o una red de comercialización - de la que además, no tienen conocimiento - no entra dentro de sus planes.

100La cooperativa suple estas disfunciones mediante obligaciones y sanciones; así, la reinversión de parte de los dividendos no es voluntaria, sino obligatoria. No vender su café a la cooperativa es motivo de expulsión. De ahí que puedan surgir conflictos de intereses entre la organización y los campesinos. Instancias colectivas de toma de decisión y de concertación regulan el funcionamiento de la organización.

3.2.4. La delimitación de las esferas de competencia

101Insertarse en el mercado obliga a las cooperativas a ser no solamente organizaciónes de desarrollo social preocupadas por el bienestar de sus socios, sino también organizaciónes económicas sensibles a las señales del mercado, que incorporen mecanismos de eficiencia y una incuestionable capacidad de gestión. En otros términos, las cooperativas deben adquirir una visión empresarial y, simultáneamente, asegurar ganancias a sus socios. ¿Cómo conciliar esta exigencia con el mantenimiento de la autonomía y de la participación colectiva, propias de las sociedades campesinas e indígenas? Ismam maneja esta situation a través de una división de las tareas entre sus dis tintas instancias.

102La autoridad formal suprema de ismam es la Asamblea General de los socios. Esta se reúne por lo menos una vez al año, cuando todos los adherentes bajan de sus comunidades hacia las instalaciones de Tapachula. La Asamblea General decide del uso a dar al fondo común constituido gracias a las cantidades deducidas de los dividendos de los socios: capitalización de la organización, compra de camiones y otros equipos, proyectos productivos. Puede convocarse bajo ciertas circunstancias particulares ó urgentes. La instancia siguiente es la Asamblea de delegados. Cada zona, que agrupa a vin número variable de socios, está representada por un delegado; existe un total de 38 delegados. La asamblea es mensual y obligatoria; quienes no asistan o lleguen tarde deben pagar una multa, a pesar de las distancias a veces considerables que deben recorrer. Cada asamblea dura de dos a tres días y se realiza con gran rigor formal: empieza con una oración; sigue con la lectura y la aprobación del acta de la asamblea anterior; cada delegado expone los problemas de su región. Posteriormente se tratan las cuestiones internas, como son la participación en la marcha hacia la capital y las sanciones para las zonas no representadas, el uso de los medios de transporte de la organización para el acarreo de los abonos orgánicos, las visitas de los técnicos y del asesor a las distintas zonas, la adhésion de nuevos miembros, el uso del fondo común, etc. Todos los puntos abordados son objeto de una discusión en la cual cada quien puede exponer su punto de vista, hasta la obtención de un consenso. También están al orden del día ciertas actividades de capacitación: visita al campo experimental de un instituto de investigación agraria, o películas video sobre temas agrícolas. La asamblea de delegados escucha los informes de distintas comisiones, del contador y del Comité Ejecutivo.

103Este comité, cuyos miembros son elegidos entre los delegados por un periodo de dos años, está integrado por un presidente, représentante oficial de la organización; por un secretario; y por un tesorero, responsable de las finanzas. Es supervisado por un comité de vigilancia (una persona). El comité ejecutivo es asistido por tres comisarios, encargados del transporte, del beneficio y de la comercialización, respectivamente.

104Estos comisarios cuentan con el apoyo de personal administrativo: un contador profesional, que no es miembro de la cooperativa y que recibe el título de "coordinador administrativo", su asistente y dos secretarios. Otros empleados trabajan en la recepción del café, en el beneficio, en la torrefacción, en el almacén de café tostado y en el comedor. En total, se cuenta con doce empleados y dos encargadas del comedor, quienes son en su mayoría hijos e hijas de los socios. Los conductores de los camiones que transportan el café de los socios desde las comunidades hasta el beneficio, son contratados únicamente para la temporada de la cosecha.

105El aspecto técnico corre a cargo de tres ingenieros agrónomos, quienes son también asalariados. Su función principal consiste en llevar a cabo proyectos productivos y velar por el respeto al pliego de condiciones, para obtener la certificación del café orgánico por parte de los organismos internacionales. La asistencia a los productores incumbe a un equipo de ocho promotores técnicos, que recorren las comunidades y son responsables de los cursos de agronomía orgánica. Los promotores técnicos son socios de la cooperativa, ellos mismos productores, que han sido seleccionados entre los aproximadamente 60 promotores rurales encargados del seguimiento permanente de las parcelas en las comunidades donde viven. Estos últimos se reúnen por región cada dos meses, para establecer la programación de los cursos.

106Tanto el comité ejecutivo como los comisarios y los promotores técnicos, residen durante su mandato en las instalaciones de Tapachula, donde son alimentados. Regresan de vez en cuando a sus comunidades, en la medida de sus posibilidades.

107Los salarios son pagados por el fondo común de la organización y gracias al dinero donado por ongs mexicanas e internacionales (como la Friedrich Ehbert Stiftung). Los promotores rurales, por su parte, reciben una gratificación de 200 nuevos pesos al mes (datos de 1995).

108Por arriba de todo este personal se encuentra el asesor, un miembro del clero de la diócesis, fundador de la cooperativa. De hecho, es él quien se encarga de las relaciones comerciales de la organización con el exterior, de los contactos con los importadores (para lo cual cuenta con la ayuda del comisario para la comercialización), con los organismos de solidaridad y las ongs, así como de los trámites ante las oficinas del gobierno. El es la persona ineludible para quienquiera que pretenda acercarse a la organización. Es, de alguna manera, el gerente de los asuntos de la cooperativa, sin ser él mismo empleado de la cooperativa ni recibir un salario en efectivo. Cuenta con medios de transporte (camioneta) y de comunicación (teléfono celular) y con otras ventajas en especie (alimentación), a cargo de la organización.

109El comité ejecutivo, el comité de vigilancia, los tres comisarios, el contador y el asesor conforman la Junta de los comités, que se reúne una vez por semana y toma las decisiones urgentes. Las comunica a la Asamblea de delegados. Esta Junta es la que decide de la asignación de las ganancias (es decir, del reparto de las ganancias entre la capitalización de la empresa y los dividendos de los socios).

110Las competencias se encuentran así de hecho claramente delimitadas: los delegados deciden y organizan la vida interna de la organización y de sus miembros. La gestión de la empresa y los trámites ante las autoridades se hallan en maños del asesor, con el aval y el respaldo del comité ejecutivo y de los comisarios. Las finanzas incumben al contador, cuya influencia es importante a pesar de su estatuto como personal exterior a la cooperativa, y al tesorero, supervisados ambos por el asesor. Las cuestiones técnicas son competencia del equipo de agrónomos y de promotores. A cada estera corresponde una temporalidad propia; así, las decisiones ampliamente discutidas y votadas de los delegados, contrastan con las decisiones diarias y de autoridad del equipo de gestión.

111Las competencias son definidas por los conocimientos y la información respectiva con que cuentan los distintos actores. Ni los delegados, ni los promotores técnicos, ni, con mayor razón, los socios, conocen los mecanismos del mercado internacional. Están conscientes de la calidad de su café orgánico y saben que gracias a sus cuidados, este café obtiene un mejor precio en los mercados de Alemania, Holanda, Estados Unidos, adonde se exporta. Si bien conocen a veces el nombre de algunos de sus clientes (Levelt, por ejemplo), ignoran la existencia y el significado de la red Max Havelaar-TransFair; cuando mucho, para algunos, se trata de un torrefactor.

112Aunque se acuerdan del precio y del monto de los dividendos que recibieron por su café, por lo general ignoran a qué precio éste se vendió en el mercado internacional. Cierto es que no es fácil explicar las sutilezas de funcionamiento del mercado y de la cadena comercial (como se fijan los precios, por qué fluctúan, cuáles son las lógicas y las estrategias de los distintos actores involucrados) a unos cuarenta delegados o a mil cafeticultores cuyo nivel de escolaridad es mínimo. La rotación de los cargos de responsabilidad dentro de los comités tiene como función la de familiarizar a un mayor número de socios con estas nociones y de caparitarlos a través del contacto con las realidades. Cierto es, sin embargo, que la comprensión por parte de todos de estos mecanismos y la explicación del funcionamiento de la red solidaria, no han constituido una prioridad; en efecto, el esfuerzo pedagógico de la organización se ha centrado en la filosofía y las ventajas del cultivo orgánico, y no en el hecho de que la cooperativa forme parte de una cadena que llega hasta los consumidores, en los países donde esta vende su café. Los consumidores son informados de la existencia de las cooperativas y de sus cafeticultores. Estos desconocen tal interés. No se sienten partícipes activos de este conjunto que es el mercado solidario o equitativo. Su desconocimiento de las distintas etapas de la cadena les impide comprender el papel que juegan dentro de la misma. Este desconocimiento, aunado a la existencia de estrategias basadas en la reproducción simple, puede plantear un problema de abastecimiento para la cooperativa, cuando ésta se encuentra en situation de competencia con los intermediarios.

3.2.5. "Lo que es bueno para el productor, es malo para la organización"...

113Como hemos visto, la diferencia de precio con la que se beneficio la organización de 1990 a 1994 le permitió consolidarse y crecer; las adhesiones se incrementaron rápidamente, en la medida en que convenía ampliamente a los productores suministrar su café a la cooperativa. Esta, además de ofrecer a sus socios un precio de compra superior al que les ofrecían los intermediarios, obtenía además considerables ganancias: 60 % sobre el volumen de ventas en 1992-1993, 40 % en 1993Las ganancias le permitieron capitalizarse, adquirir unidades de transporte, suscribir una opción de compra para el beneficio de Tapachula, hacerlo funcionar y adquirir otros equipos: computadoras para el departamento administrativo y para el asesor, un teléfono celular, aparatos video, un fax, etc. Asimismo, le permitieron pagar dividendos a los productores.

  • 18 Los exportadores privados calculan el precio de compra de la siguiente manera: el precio de Nueva (...)

114Al igual que las demás asociaciones de productores en México, ismam sufrió, durante la temporada cafetalera 1994la competencia de los "coyotes" y de los exportadores privados. En efecto, estos últimos, representantes de los grandes négociantes internacionales como Omnicafé o Volcafé, trabajan con márgenes de ganancias muy reducidos y compran el café prácticamente al precio de la bolsa de Nueva York18. Conectados por medio de computadoras, se cubren en el mercado antes de proceder a cualquier compra. Ismam no recurre al mercado de futuros, porque esto requiere de conocimientos precisos y de un depósito de 30,000 dólares para tener acceso al mismo.

115La presión de los exportadores obligó la cooperativa a abrir la temporada con un precio de compra de 460 np (144 usd). Ofrecia 30 np más que los intermediarios. Sus recursos financieros se agotaban rápidamente, e ismam se enfrentó a la imposibilidad de poder pagar el café en el momento del suministro, por lo que extiendió a los productores vales que éstos sólo podían canjear en la medida en que la cooperativa recibía créditos por parte de Banrural. Eran considerables las cantidades prestadas: 4 millones de dólares a tres meses, y con el 1.3 % de interés mensual. El año anterior, la cooperativa sólo había solicitado un préstamo por 2 millones de dólares para comprar toda la cosecha de los cafeticultores, y había pagado 164 000 dólares de intereses por seis meses de plazo.

116La devaluación de fines de diciembre de 1994 hizo que se incrementaran aún más las necesidades monetarias. Los precios siguieron aumentando, e ismam llego a pagar 1 000 np por quintal.

117En mayo, la cooperativa debía 6 millones de np (1 millón de dólares) a sus socios, a los que no había pagado desde mediados de marzo; aunque poseía el equivalente de esta cantidad en café, las exportaciones no eran lo suficientemente rápidas como para saldar las deudas con los productores. Además, la cooperativa suele dar prioridad al reembolso de los créditos a la banca oficial, para disminuir la presión de los intereses. En efecto, debía reembolsar 1 750 000 dólares a Banrural; alhaberse vencido el plazo, corna el riesgo de tener que pagar intereses moratorios. Los responsables viajaron a la capital del país y del estado para negociar una reestructuración de los pagos con las autoridades y obtuvieron una prórroga de 60 días. En julio, debían reembolsar 750 000 dólares, en agosto un millón, en septiembre 2 millones, y en octubre otro millón que les fué prometido y que necesitaban para pagar a los socios, pero que no habían recibido aún. Como se advierte, las cantidades en juego son considerables.

118El 18 de mayo, durante su visita a las instalaciones de ismam, el Secretario de Desarrollo Social (sedesol) entregó a los miembros de la cooperativa, reunidos para esta ocasión en asamblea general, el tan anhelado cheque de un millón de pesos.

119Al exceder el precio en el mercado los 165 dólares, la red solidaria dejó de ofrecer una prima. El precio del café orgánico tampoco se encontraba muy por encima de este precio. De ahí que el margen de ganancias de la organización se viera mermado, sobre todo si se toma en cuenta que los costos de las organizaciónes del sector social suelen ser superiores a los costos de los exportadores privados. En efecto, las cooperativas sufragan los gastos de transporte del café desde la parcela del productor hasta el beneficio, las instalaciones industriales son subutilizadas y poseen un rendimiento inferior, etc. En mayo, el asesor calculó que las ganancias serían apenas del 10 %, frente a los 40 % del año anterior.

120Ante esta reducción de las ganancias, el asesor estimaba también que la red Max Havelaar-TransFair debería pagar permanentemente una prima sobre el precio del mercado, como lo hace el mercado alternativo, el cual sigue ofreciendo 10 centavos suplementarios por cada libra de café, con el fin de favorecer el "desarrollo sustentable". En su opinión, aquello que la red solidaria había ganado a nivel de la penetración en el mercado, gracias a las alianzas celebradas con actores de la cadena convencional, lo había perdido a nivel de la solidaridad, ya que el café con el label había dejado de ser el más caro en el comercio. De acuerdo con el asesor de ismam, era preciso tratar de reducir el precio del café al consumidor en otro rubro a cargo de los torrefactores, como el embalaje, y no a expensas de los productores, los cuales no se encontraban representados de muriera equitativa en las instancias directrices de la iniciativa. En su opinión, Max Havelaar debía revisar su estrategia.

121Desde mediados de 1995, las cotizaciones en los mercados empezaron a bajar. Aunque ismam ya había hecho acopio de todo el café de sus socios y lo había pagado caro, aún no lo había vendido en su totalidad; los últimos contratos se celebraron en octubre, cuando los precios habían descendido por debajo de los 120 dólares.

122Debido a sus importantes gastos financieros, a sus costos - más elevados que los de sus competidores del sector privado - y a la baja de los precios mundiales a finales de la temporada, la organización sólo obtuvo escasas o nulas ganancias, y ello a pesar de la cantidad de café recolectada (29 500 quintales) y del incremento en la proporción de café vendido a través de la red equitativa (57 %). En efecto, ismam compró el quintal de café a un precio promedio de 147 dólares, y lo vendió en 165 dólares, en promedio.

123A diferencia de otras cooperativas, ismam no enfrentó problemas de abastecimiento en 1994-1995. En comparación con los años anteriores, los productores obtuvieron un buen precio por su café. Sin embargo, se fué reduciendo la diferencia entre el precio ofrecido por la cooperativa y el precio pagado por los exportadores. Además, ismam no estuvo en condiciones de pagar a los productores los dividendos habituales y, lo que no es menos grave, no todos los socios percibieron la misma retribución: los primeros, cuyas parcelas se sitúan en las zonas bajas, recibieron 450 np en noviembre y diciembre, es decir, alrededor de 150 dólares a la tasa de cambio del momento; los últimos, los de las zonas altas, recibieron entre 700 y 1 000 np, devaluados, es decir, entre 150 y 160 dólares, de marzo a junio. Sin embargo, a raíz de la devaluación de mediados de diciembre, los costos de la cosecha se habían duplicado, debido a que los trabajadores guatemaltecos ya no estaban interesados en ir a trabajar a México y a ser retribuidos en pesos. La escasez de trabajadores tuvo como consecuencia el alza de su salario, pasando la cosecha de 12 a 25 np por caja. En enero, los salarios mínimos oficiales también sufrieron un incremento. La cooperativa todavía no se encontraba en condiciones de compensar la diferencia.

Costos promedio del café comprado por ISMAM, precio en la bolsa de Nueva York y precio pagado por los intermediarios en Tapachula (1994-1995)

Costos promedio del café comprado por ISMAM, precio en la bolsa de Nueva York y precio pagado por los intermediarios en Tapachula (1994-1995)

Fuente: ISMAM

124Esta situación era difícil de comprender para los cafeticultores, a quienes se había explicado durante años que su café obtenía un mejor precio gracias a los cuidados que le prodigaban a todo lo largo de su producción, y que desconocían los mecanismos del mercado. Los cafeticultores confiaban en recibir los ingresos suplementarios que representaban los remanentes al término de la cosecha, y que eran de enorme relevancia para los pequeños productores siempre faltos de liquidez. Asimismo, estos remanentes poseían un importante valor simbólico, ya que representaban las ventajas de ser miembro de la organización y recompensaban la labor realizada en pro de la calidad del café. Los campesinos pudieron haberse desalentado, haber renunciado a la organización o haber optado por vender su café a los intermediarios. Desde el mes de noviembre, ismam emprendió una serie de asambleas en sus regiones productoras, con el fin de dar explicaciones a sus socios.

125Mientras tanto, el sistema de fijación del precio en la red Max Havelaar se había modificado: los titulares de licencia ofrecen una prima fija de 5 dólares por quintal; la modificación de la base de cálculo del precio permite a las organizaciónes de productores ahorrarse los costos de flete inexistentes en Nueva York y, en el caso de México, ganar 6 dólares suplementarios por quintal (véase Capítulo iv). Estos cuantos dólares suplementarios por cada quintal representan una cantidad respetable al ser convertidos en pesos mexicaños, sobre todo a raíz de la devaluación; gracias a ellos, las cooperativas están en condiciones de ofrecer a sus socios precios un tanto superiores a los de los intermediarios rurales.

126En años posteriores y frente a los movimientos bruscos en las cotizaciones internacionales, ismam tuvo que optar por modificar su sistema de pago: ofreció un precio lígeramente superior al del "coyote", es decir ligado a la evolución de los precios del mercado. Al final de la temporada y dependiendo de las utilidades registradas, niveló el ingieso de todos los socios lo mejor que se pudo, sin que ello fuera siempre posible.

127La coyuntura de 1997 presentó otro reto a la red de café equitativo: los precios tuvieron un alza brusca, llegando a 245 centavos de dólar la libra en marzo, época en que las cooperativas tenían que entregar un café cuyo precio había sido acordado desde finales de 1996 a niveles muy inferiores a los entonces vigentes. Varias organizaciónes pensaron no cumplir sus compromisos con los torrefactores y vender su café a los precios altos. Max Havelaar-TransFair mandaron una circular, instando a las cooperativas en tener una visión de largo plazo y no echar a perder la confianza de los industriales. Las cooperativas se vieron sin embargo, una vez más, presionadas por las ofertas de los exportadores privados hacia sus socios que aún detenían su café.

128En estre trance, gepa, la central de compra de café orgánico del comercio alternativo aceptó otorgarle un aumento de precio a ismam.

CONCLUSIONES

129Ismam nació y se desarrollo en tiempos de crisis cafetalera, gracias a los mercados orgánico y equitativo - nichos éstos, que tienden a la convergencia, en la medida en que la filosofía de los organismos de certificación orgánica tiende a acercarse a los valores del mercado equitativo. Los torrefactores y distribuidores alaban su calidad de café orgánico, producido por organizaciónes democráticas (socially responsible).

130Los precios a los cuales ha tenido acceso ismam le han permitido crecer, consolidarse como empresa, granjearse la fidelidad de sus socios, adquirir una planta beneficiadora, no tener deudas bancarias y constituir respetables fondos de tesorería.

131Colocarse en nichos de mercado de calidad específica (café equitativo, orgánico o gourmet), a buen recaudo de la caída de los precios internacionales, constituye un requisito indispensable para la supervivencia de las cooperativas. En efecto, en México fracasaron en la mayoría de los casos las experiencias de las organizaciónes que, en los años 1980, exportaban su café en el mercado convencional. Aquellas organizaciónes que sobrevivieron a la corrupción de sus diligentes, perecieron ante la crisis de 1989 y el desplome de las cotizaciones.

132Sin embargo, este modelo llega a un límite cuando los precios en los mercados internacionales alcanzan niveles tales que la red solidaria deja de ofrecer una prima u ofrece un prima bastante reducida, y que también se reduce la diferencia de precio con el café orgánico. Los pequeños productores necesitan de la organización, y viceversa. Cierto es, sin embargo, que en función de la evolución de los precios, las divergencias entre una y los otros se acrecentan, o bien se desvanecen. Según los casos, los coyotes, que pueden valerse de un mejor control de sus relaciones, tanto hacia arriba, como hacia abajo de la cadena, pueden erigirse en serios competidores. Esta competencia constituye una amenaza mayor.

133Si las cooperativas ya no se encuentran en condiciones de satisfacer la demanda de los titulares de la licencia Max Havelaar-TransFair, el nicho equitativo corre el peligro de desaparecer. Esto constituye un peligro real, máxime si se toma en cuenta que los cafeticultores miembros de las organizaciónes inscritas en el Registro Internacional, como ismam, no están conscientes del papel que desempeñan ni del sitio que ocupan dentro de la red, ni de las ventajas que representa, a largo y mediaño plazo, el preservar su existencia, suministrando su café a la cooperativa de la cual son socios.

134El nicho equitativo no ofrece una auténtica solución al problema del financiamiento de las cooperativas para la compra del café a los productores. En efecto, las cantidades requeridas son demasiado importantes, sobre todo cuando los precios son elevados. El talón de áquiles de la organización es también él de la iniciativa. Durante los últimos años, ismam ha intentado constituir un fondo propio, que le permita empezar a pagar la cosecha mientras espera recibir la liquidación de los contratos de exportación, y que la libere de los agobiantes créditos bancarios. En ausencia de un prefinanciamiento suficiente, se ve obligada a recurrir a los créditos de la banca agrícola oficial, ligada al partido de Estado, para comprar el café a sus socios. Esto significa que la red del comercio equitativo tampoco la libera de los lazos de dependencia política con los organismos públicos de los cuales depende para la obtención de los créditos (Banrural) y para el financiamiento de la adquisición de las instalaciones industriales (el programa "Solidaridad").

135Los cafeticultores miembros de ismam reciben indudables ventajas. Los precios asegurados en tiempos de crisis los han alentado a no dejar sus plantaciones en estado de abandono. Cuando se recuperan los precios en el mercado, sus cafetos son productivos. Sin embargo, aún resta mucho por hacer, tanto de una parte como de la otra, para que los pequeños cafeticultores lleguen a tener niveles de vida realmente satisfactorios. Del lado de la producción, el tamaño de las explotaciones constituye una seria limitación. Los esfuerzos deben centrarse en el incremento de los rendimientos, la diversificación de la producción, la reinversión de las ganancias y la realización de otros proyectos - en pocas palabras: en estrategias de desarrollo intégral.

136Es de fundamental importancia que las organizaciónes de productores se esfuercen por involucrar a sus miembros de manera consciente en la defensa de este nicho, para que comprendan sus ventajas, sus posibilidades, así como sus límites.

137Del lado de las organizaciónes responsables del label Max Havelaar o TransFair, es necesario afinar su modo de funcionamiento, especialmente en lo concerniente a los mecanismos de prefinanciamiento, y trabajar para acrecentar el impacto de la iniciativa sobre los mercados terminales. El modelo de comercio solidario también posee límites en cuanto al precio que puede ofrecer a los productores. Sin embargo, este aspecto pone de relieve las ambigüedades de la iniciativa Max Havelaar. Se trata de una cuestión de fondo que, por supuesto, no escapa a los promotores: ¿Qué es un precio "justo"? Claro está, los criterios aplicados para fijar el precio "equitativo" del café se refieren a las necesidades de los productores. Sin embargo, más allá de la filosofía de sus promotores, el café equitativo también se halla bajo la dependencia de una lógica de mercado. En última instancia, son los propios consumidores los que, en función de sus ingresos, de sus gustos y del suplemento de precio que pueden pagar, deciden de la existencia de este nicho. Para los promotores de Max Havelaar, se trata fundamentalmente de realizar laboriosos arbitrages y de asumir las concesiones que se imponen, tomando en cuenta este doble imperativo, así como las exigencias que plantea el funcionamiento de esta cadena.

Notes

1 La Union Nacional de Productores de Café (unpc) - perteneciente a la central campesina oficial: la Confederación Nacional Campesina (cnc), brazo campesino del partido de Estado, durante años se vio encargada de oficio de la representación de los pequeños productores. Esto le permitía gozar de todos los apoyos que el Gobierno canalizaba hacia este sector de productores. Afirmaba representar al 46 % de los pequeños cafeticultores, aunque en realidad se trataba de una afiliación automática a la central oficial. En los años 1980, se fueron constituyendo organizaciones de productores ligadas a dicha central oficial (arics, en el estado de Veracruz, Uniones de Ejidos en Chiapas) que comercializaban o exportaban directamente el café. Estas ex- periencias fracasaron, socavadas por la corrupción de los dirigentes.

2 El término “beneficio” se refiere al procesamiento del café. El beneficio húmedo es la primera fase de este procesamiento, que transforma el café cereza en café pergamino; el beneficio seco transforma este último en café verde (llamado en México “café oro”), listo para la exportación. En el estado de Veracruz, los cafeticultores suelen vender directamente el café cereza, es decir, sinconusco, los cafeticultores lavan ellos mismos su café y lo venden como café pergamino; en tal caso, la cooperativa sólo se encarga de transformarlo en café verde. Por extensión, se llama “beneficio” a las instalaciones en las cuales se realiza la transformación.

3 El programa “Solidaridad” para los cafeticultores se dirigía al sector más marginado y endeudado con la banca oficial. Los créditos a la producción se distribuían sin requisitos de garantía, ni intereses. La falta de reembolso provocaba automática- mente la suspensión de los financiamientos; los productores con frecuencia consideraron estos préstamos como algo que se les debía y se abstuvieron de reembolsarlos.

4 Este programa consistía en otorgar 700 nuevos pesos por cada hectárea, para un máximo de 4 hectáreas, a los productores con menos de 10 hectáreas; y 307 nuevos pesos por cada hectárea a los productores con más de 10 hectáreas.

5 El café mexicaño “estándar”, el Prima Lavado (cosechado entre los 600 y los 900 métros de altitud), suele adolecer de una mala imagen en los mercados internacionales y se paga varios centavos de dólar por debajo del precio indicativo del mercado a plazo. En el pasado, algunos exportadores no respetaron la calidad pactada con los negociantes al realizarse el intercambio. Para evitar los inconvenientes de posteriores demandas, éstos optaron por aplicar de oficio un castigo al precio del Prima Lavado. El café Altura (cultivado entre los 900 y los 1,200 métros) se paga arriba del precio establecido por el mercado, lo mismo que los cafés de renombrada calidad, como los cafés de ciertas regiones (el Pluma Hidalgo de Oaxaca, el Cuxtepec de Chiapas) o de ciertas plantaciones (Liquidámbar, por ejemplo) y, por supuesto, el café orgánico.

6 Datos proporcionados por el responsable de los mercados solidarios de la cnoc.

7 La cosecha de café en México comienza en octubre (en las zonas de baja altitud, alrededor de los 600 metros) y concluye en febrero (en las zonas más elevadas, hacia los 1,200 metros). Los meses de trabajo más intenso son diciembre y enero. Las cooperativas hacen acopio del café cosechado hasta el mes de mayo.

8 Cabe recordar que las cotizaciones en los mercados volvieron a recuperarse a partir de mayo de 1994 y alcanzaron un máximo en julio (hasta 250 centavos de dólar por libra); disminuyeron posteriormente, aunque siempre se mantuvieron por encima de los 120 centavos. En 1995, los precios fluctuaron a la baja, aunque permanecieron elevados: más de 160 centavos hasta mayo, una caída hasta los 130 centavos en junio, una recuperación en julio-agosto, para iniciar un inexorable descenso y pasar por debajo del umbral de los 120 centavos en noviembre. En 1997 hubó otra brusca alza (mayo) para volver a bajar en todo 1998.

9 Estas cifras, establecidas a partir de los censos de inmecafe, deben tomarse con cierta reserva, ya que dichos censos no siempre coinciden.

10 Solicitud de financiamiento ante la Fundación Interamericana. Ismam 1992 con datos proporcionados por el gobierno del estado de Chiapas.

11 Esta organización tomaba su nombre de un movimiento de revuelta contra inmecafe, cuando en 1987, a raíz de la liberación de las cuotas del aic, se desploma- ron los precios mundiales del café; el Instituto ya no podía pagar a los productores los dividendos de fin de ejercicio, a los cuales estaban acostumbrados, lo cual provocó su cólera y su desconfianza hacia el Instituto, que nunca había juzgado conveniente explicar los mecanismos del mercado internacional. Fué a partir de ese año que el Instituto dejó prácticamente de acopiar café en la región.

12 En una solicitud de crédito para la compra del beneficio, ismam había de una capacidad de 150 000 quintales; un diagnóstico de la cafeticultura en el estado de Chiapas, realizado por el Instituto de Capacitación Rural, menciona una capacidad de 134 000 quintales.

13 1 quintal = 57.5 kg de café cereza = 46 kg de café pergamino.

14 Un dólar equivalía entonces a 3.3 nuevos pesos. En diciembre 1994, el peso se devaluó; en enero de 1995, se necesitaban 5.5 pesos para comprar un dólar; en marzo, 6.3 pesos; en octubre, 7.5 pesos. En 1997 alrededor de 8 pesos. En 1998, el dólar rebazó los 10 pesos.

15 Recordemos que 100 libras = 1 quintal; 70 centavos USD/libra = 70 dólares/quintal.

16 1 quintal = 4 cajas.

17 Durante decenios, la tasa de reembolso de los créditos agrícolas fué mínima. Las deudas vencidas de los campesinos eran regularmente objeto de condonación, en parte porque eran efectivamente impagables por este sector empobrecido, y en parte debido a motivos políticos, al constituir el sector campesino una reserva de votos cautivos en favor del partido de Estado. Las políticas económicas neoliberales instrumentadas bajo la supervisión del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, vinieron a cambiar las reglas del juego: sólo se otorgan créditos a quienes cuentan con los medios necesarios para pagarlos, es decir, a una minoría. El sector marginal emerge del programa de asistencia "Solidaridad".

18 Los exportadores privados calculan el precio de compra de la siguiente manera: el precio de Nueva York menos 21 usd que corresponden a los gastos de beneficio (3 usd), al flete (8 usd) y a la penalidad aplicada al café Prima Lavado mexicaño (10 usd), multiplicado por el precio de compra del dólar del día. La penalidad sobre la calidad es negociable: si el café está limpio, los -10 $ pueden reducirse a -4 usd.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/530/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 227k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/530/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre Precio del café a los productores de ISMAM 1993-1994
Légende Fuente: ISMAM
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/530/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 106k
Titre Costos promedio del café comprado por ISMAM, precio en la bolsa de Nueva York y precio pagado por los intermediarios en Tapachula (1994-1995)
Légende Fuente: ISMAM
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/530/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 273k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr