Version classiqueVersion mobile

Cuando los banqueros eran santos

 | 
Danièle Dehouve

Capítulo ii. La evolución demográfica

Texte intégral

1Hoy, las personas de mayor edad de Tlapa, refiriéndose a la época de su juventud, dicen que La Montaña era un desierto. Y, efectivamente, el hecho de que constituye en nuestros días la mayor concentración de población de lengua indígena del estado de Guerrero no debe ocultar el hecho de que permaneció muy poco poblada durante más de tres siglos: el territorio que abriga hoy más de ciento veinte mil personas contaba menos de diez mil a fines del siglo xvii.

2Las cifras demográficas dejan además aparecer el proceso de conformación de la región actual. En La Costa, la baja brusca de la población indígena durante la Conquista, la llegada de los esclavos negros y el mestizaje explican la situación presente. En La Montaña, el débil desarrollo de las castas cruzadas y las migraciones indígenas hacia las cimas más altas son factores que preceden a la expansión demográfica de estos últimos años, y permiten comprender la concentración indígena actual en la sierra.

La escasez de los hombres: siglos xvi y xvii

3La mayor crisis demográfica de la historia moderna es la que afectó a la América del siglo xvi. Las causas son múltiples y se suman. Entre las más conocidas se cuentan las enfermedades: desde el sitio de México por Cortés, la viruela diezmó a la población indígena; las epidemias ya no cesarían (cocolistli, matlazahuatl...), después de la más grave de entre ellas que mató a dos millones de personas entre 1576 y 1579. Es necesario también mencionar la reorganización espacial de la población indígena, que provocó hambrunas, los excesos del trabajo forzado y también un fenómeno aparentemente único en la historia mundial: los infanticidios, los abortos y los suicidios colectivos practicados conscientemente por los indígenas, en los primeros años de la Conquista, con el fin de destruir su “raza”.

  • 36 S. Cook & W. Borah, 1960.
  • 37 pne: 29-290 (t. 1).

4Pero, si los investigadores están de acuerdo en reconocer la magnitud de la mortalidad indígena, más difícilmente la logran evaluar. Cook y Borah fueron los primeros en intentarlo y proporcionar, para calcular la depresión sufrida por el México central, los valores siguientes: 1519: 25,3 millones de habitantes; 1523: 16,8; 1548: 2,6; 1595: 1,3; 1605: 1 millón.36 Estas cifras fueron cuestionadas luego por otros demógrafos y, sin tomar partido en esta querella de especialistas, nos contentaremos con recordar las dificultades metodológicas inherentes a toda empresa de este género, en la medida en que nosotros mismos las hemos encontrado en el estudio de la región de Tlapa: la documentación demográfica sólo empieza en 1548. En esta fecha, la Suma de Visitas37 ofrece un censo bastante general de la Nueva España, seguido por otro, realizado en ocasión de las “visitas” de 1582. En el curso de estas últimas, los españoles consultaron a los indígenas ancianos, quiénes fueron invitados a proporcionar cifras indicativas de la importancia de la población autóctona precolombina. Entonces, si los censos de 1548 y de 1582 pueden ser utilizados con ciertas precauciones, es mucho más difícil fiarse en las evaluaciones concernientes a la población precolombina.

  • 38 Relación de Xalapa, pne, 253 (t. 4).

5Un ejemplo tomado en nuestra región de estudio puede mostrarlo. En 1582, el alcalde mayor de la provincia de Xalapa, Cintla y Acatlán hace comparecer a don Alonso de Austria, gobernador de Yhualapa (Igualapa), y le pregunta: “Qué cabeceras tenía esta jurisdizión e quantas estancias cada una y qué yndios tuvieron antes de la venyda del Marqués del Valle a ganar la tierra y quantos tiene ahora al presente”. Tomemos el ejemplo de dos respuestas entre otras: “declaró ser […] cabecera el pueblo de Cintla […] e que tuvo antiguamente sesenta mill indios y que no tiene ahora diez”, “declaró […] ser cabecera Tepetlapa […] e tener antiguamente más de diez mill yindios y agora no tiene veynte”.38 No podemos impedir de asombrarnos de las diferencias entre estas cifras. ¿Así, la caída demográfica fue tan importante? El testimonio de un español, “Juan Corral, quien habita dicho pueblo (Igualapa) y fue conquistador de esta Nueva España”, es decir de un sobreviviente de la época de la Conquista, confirma la magnitud de la catástrofe: había ahí muchos indígenas, y ahora ya no hay casi ninguno, afirma él. ¿Pero eso significa que podemos dar fe a cifras dadas más de sesenta años después de la Conquista? Es más dudoso. Además, se plantea otro problema: las respuestas mencionan a “indígenas” ¿Se trata de indígenas tributarios, en ese caso sería necesario multiplicar por 5 la cifra indicada para obtener la dimensión aproximada de la población total? ¿O se trata de “habitantes”, incluyendo hombres, mujeres y niños? Las cifras proporcionadas para 1582 designan ciertamente a tributarios, porque tal era la costumbre de la época, y también porque son bastante cercanas a los valores que tenemos para 1570. Para 1519, por el contrario, no se dispone de ningún medio para saber si se trata de tributarios o de habitantes.

6Estas dificultades obligan a relativizar toda tentativa emprendida para evaluar la caída demográfica inmediatamente posterior a la Conquista. También el anexo 1, en el cual damos el reporte del número de indígenas de 1519 (según la Relación de Xalapa), y el de los tributarios de 1548 (según la Suma de Visitas) debe ser consultado a título puramente indicativo. No nos permite, de ninguna manera, “medir”, en el sentido moderno del término, la disminución de la población: se debe considerar que, en el mejor de los casos, nos ofrece una evaluación de la catástrofe, mientras que, en el peor de los casos, presenta valores totalmente arbitrarios.

7Restando la población de 1548 de la de 1519, se obtiene una cifra, la cual, traducida en porcentaje, da el valor de la caída demográfica acontecida entre estas dos fechas. Si tomamos el caso de Azoyú y consideramos que la cifra de 1519 se refiere a los tributarios, diremos que el 97.7% de la población inicial había desaparecido en 1548, o inversamente que quedaban el 2.3% de la población inicial. Si consideramos que la cifra de 1519 se refiere a los habitantes, el número de tributarios es cinco veces menor y, por consecuencia, el 88.6% de la población inicial había desaparecido en 1548, es decir que quedaban el 11.4% de la población inicial. La caída demográfica fue tal que la elección de una y otra de estas posibilidades no crea gran diferencia. En casi todos los pueblos, la disminución de la población fue superior al 85%, y algunas veces llegando al 100%.

  • 39 Ver anexo i.

8Los demógrafos tienen la costumbre de calcular la baja demográfica en números absolutos.39 Los porcentajes de disminución anual de la población de La Costa varían entre el 4 y el 45 %. Las tasas se han levantado en la zona correspondiente a la futura parroquia de Cuautepec (Copalitech y Cintla: más del 40%; Cuilutla, Xalapa, Nexpa: entre el 15 y el 40%); las tasas más reducidas provienen de la parte oriental de La Costa (Igualapa, Xochistlahuaca, Ometepec, Azoyú...). De manera general, la tasa de baja demográfica para la región costera es del 34.5%, si se considera que las cifras de 1519 se refieren a tributarios, y del 15%, si se piensa que se refieren a habitantes. Sin embargo, esta tasa es superior a la que Cook y Borah calcularon para el México central entre 1532 y 1595 (w=–5.11%), y globalmente inferior a las que fueron evaluadas en la Isla de Santo Domingo (Hispaniola) por los mismos autores (entre 1496 y 1497: w=–44.20%; entre 1498 y 1500: w=–34.70%; entre 1528 y 1530: w=–25.80%...). Sin duda nuestros porcentajes se refieren a la Costa del Pacífico y sólo traducen de manera indicativa el hecho de que la caída demográfica de la población autóctona fue mucho más espectacular en las zonas tropicales de baja altitud que en las tierras frías.

  • 40 Relación de Chilapa, pne, 176 (t. 5).

9La Montaña de Tlapa no fue sin embargo la excepción y, aunque no se dispone de ningún dato evaluado, se sabe que, en Chilapa, la mortalidad fue enorme pues “los viejos dicen que antaño había un número mucho más grande (de indígenas), y que poco a poco disminuyeron a causa de las epidemias de rubéola y de abundancia de humores, que son comunes en esta provincia”.40

10Para concluir esta parte concerniente a la caída demográfica de la población precolombina en los años que siguieron a la Conquista, resumiremos en algunas palabras los datos arriba presentados: la disminución demográfica fue dramática en todas partes, y ciertamente más considerable en La Costa que en La Montaña.

  • 41 Disponemos de visitas eclesiásticas alrededor de 1570: agi Ind. 1529, México 270, Patronato 182 (44 (...)

11¿Se puede evaluar con más certeza los movimientos de población que se produjeron en la segunda mitad del siglo xvii?41

12Según el anexo 2, se pueden describir de la manera siguiente: mientras que la disminución de la población indígena era desastrosa en todas partes en los años anteriores, se detuvo entre 1550 y 1570-80 en Chilapa, Huamuxtitlán y Tlapa. En las dos primeras encomiendas, el crecimiento registrado entre estas fechas fue respectivamente del 10 y el 22.7% y en la última, del 2.2%. Si se analizan los casos de los diferentes pueblos que componen la encomienda de Tlapa, uno advierte que la zona de desarrollo se extiende según un eje norte-sur de Huamuxtitlán a Tenango, Tlapa-Caltitlán, Iguala y Totomixtlahuaca. Los actuales municipios de Totomixtlahuaca, Atlamajalcingo del Monte, Malinaltepec, Metlatónoc, Igualita y Tototepec se encuentran pues en la parte de La Montaña que sufrió este cambio de tendencia, y experimentó un crecimiento demográfico que se situaba entre en 10 y el 50% en las fechas consideradas, dicho de otra manera entre el 0 y el 4 % por año. Pero, al este y al oeste de este eje, los pueblos continuaban despoblándose: Ixcateopan, Atlamajac, Atlixtac, Teocuitlapa, Petlacala y Chiepetlán perdieron entre el 0 y el 40 % de su población de 1548, o sea entre el 0 y el 2% anual. En la encomienda de Tlapa, estas tendencias inversas se anularon y la disminución global de la época anterior se detuvo.

13El problema reside en el análisis de estos datos, y el valor concedido al “crecimiento demográfico” registrado entre 1548 y 1570-1580. Una profunda mutación administrativa se produjo entre estas dos fechas: la reforma de las modalidades de la recaudación del tributo, promulgada en los años 1560, acarreó conmociones económicas y sociales de las más profundas que haya conocido la Nueva España. Presentamos más adelante en detalle sus consecuencias sobre el mercado y la organización espacial de la población indígena. La monetización del tributo tuvo igualmente consecuencias sobre la manera de censar a los indígenas tributarios: por ejemplo, los mayeques que dependían directamente de los caciques indígenas no eran incluidos en los censos de tributarios anteriores a 1548, ya que ellos no pagaban el tributo. Ellos lo son a partir de 1570. También las cuentas de 1570-1580 hacen aparecer un incremento general del número de tributarios en la Nueva España. En consecuencia, una parte del alza demográfica registrada en la zona de Chilapa-Tlapa es sin duda atribuible a una manipulación de las cifras consecutiva a la reforma tributaria.

14Falta por explicar las diferencias comprobadas entre los pueblos. El hecho de que el aumento del número de los tributarios sea mucho más importante en las tierras altas que en su periferia no es ciertamente una casualidad. Varias hipótesis pueden ser propuestas: quizá la población tlapaneca que vivía sobre estas altas tierras era considerada, antes de 1548, como perteneciente a la categoría de los mayeques, los cuales dependían directamente de los señores mexicas y, por eso mismo, estaba excluida de los censos tributarios. Quizá también La Montaña recibió las migraciones de indígenas deseosos de escapar a las congregaciones y a los repartimientos de mano de obra, que se aplicaron con más rigor en la Depresión del río Balsas.

  • 42 E. Thompson 1965.
  • 43 Memoriales... 1940: 191-306 (t. 1).

15Los datos concernientes a la evolución demográfica de La Costa son igualmente proporcionados por el anexo 2. Ellos muestran que la tendencia a la baja continuó ahí después de 1570. En esta fecha, alcanzó más del 80% de la población de 1548 en los casos más dramáticos (Cintla, Nexpa....), y, entre el 10 y el 20% para los otros (Ayutla, Igualapa...). Traducidas en porcentajes anuales, las tasas de disminución de la población costera varían pues entre el 0 y el 40%. No se invertirán hasta después de 1580, para ciertas ciudades. De esta manera, en 1595,42 hay más de 300 tributarios en Azoyú que sólo contaba 200 en 1570, y 350 en Xicayán de Tovar que contaba con 100. Y el obispo de la Mota y Escobar43 enumera, en 1610, 500 tributarios en Ayutla, donde no había más de un ciento en 1570-1580, sea cual sea la fuente a la cual uno se refiera.

16El análisis de estos datos debe retomar los elementos adelantados a propósito de Tlapa: el aumento espectacular del número de tributarios de Ayutla, de Azoyú y de Jicayán puede ser atribuido, por una parte, a la transformación de las modalidades de censo de los tributarios, –aparecida en La Costa unos diez años después que en La Montaña–; posiblemente también, migraciones de poblaciones contribuyeron a trastornar la situación anterior.

  • 44 Ladino, es decir, hablante de español.
  • 45 Ibid.

17Finalmente, es necesario dar algunas indicaciones sobre la composición de la población. En La Costa, los indígenas hablan el español: en San Luis, “todos son indígenas ladinos”44 y, en Acatlán, el cacique es también “ladino en español”. Además, en Ayutla hay numerosos mestizos, mulatos y “niños de todos colores”.45 La Montaña es, al contrario, una región principalmente indígena donde coinciden las lenguas náhuatl, mixteca y tlapaneca.

18La depresión demográfica en el conjunto de la Nueva España alcanza su momento más profundo entre 1600 y 1650, según los autores. A partir de ahí, inicia un crecimiento muy lento de la población, sensible hacia fines del siglo, ya que se cuentan entonces alrededor de 2 millones de indios. Para la región, no disponemos de ninguna cifra referida al siglo xvii que sea comparable a las otras. Pasaremos pues directamente a los siglos xviii y xix.

Una lenta recuperación demográfica: siglos xviii y xix

  • 46 E. Florescano e I. Gil 1976: 252.

19Epidemias y hambrunas no cesaron. Durante el siglo xviii, devastaron cada cinco a diez años el país. Así, para los valles de México y Puebla-Tlaxcala, registraron una larga serie de catástrofes: 1707: viruela; 1710-1711: viruela y tifoidea; 1714: fiebres, epidemias y hambrunas; 1727-1728: sarampión; 1731: matlazahuatl; 1734 y 1736-1737: viruela y matlazahuatl; 1748: viruela; 1749-1750: hambruna; 1760-1762: viruela y matlazahuatl; 1768: sarampión y tosferina; 1772-1773: matlazahuatl; 1777-1780: viruela y sarampión; 1785-86: grandes hambrunas y motines en las ciudades; 1789-1790: tifoidea; 1790-1793: viruela; 1798: viruela; 1800-1802: tifoidea; 1803: sarampión; 1810-1812: fiebres y hambrunas.46

20Los años de epidemias, la mortalidad alcanzaba entre el 30 y el 76%, golpeando a los niños de baja edad y numerosos adultos. De esta manera, no hay que sorprenderse en absoluto de la insistencia de los indígenas de Tlapa quienes se quejaban regularmente de que no se hubiera restado a los muertos de los censos de tributarios que servían de referencia para el monto de los tributos.

21Sin embargo, a pesar de estas sucesivas crisis, la población indígena de la Nueva España llegó, a finales del siglo xviii, al número aproximado de 3 a 3,5 millones de individuos, sobre los 4 a 5 millones que contaba su población total. El resto estaba compuesto de españoles, de miembros de castas mestizas y de negros, cuyo número no había cesado de aumentar desde el siglo xvi. Los españoles habían pasado de 63,000 en 1570, a 600,000 en 1750. La población negra, formada a causa de la introducción masiva de esclavos africanos en los primeros siglos de colonización, se había mantenido en cerca de 20,000 individuos, de 1580 a 1792. Por el contrario, los mestizos y los mulatos (las castas) se habían acrecentado considerablemente y representaban el grupo humano más numeroso después de los indios: hacia 1810, había alrededor de 1,338,706.

  • 47 Les fuentes son las siguientes: a) Descripciones de 1743: agi Ind. 108: 188-97 y agi Ind. 107 (2): (...)

22Las transformaciones de la división administrativa entre 1520 y 1750, así como la desaparición de pueblos, sobre todo en La Costa, hacen necesaria una manipulación de datos de base al fin de comparación.47 Desde el inicio, se comprueba que, entre La Costa y La Montaña, nada es comparable en razón de las diferencias de composición de la población. Los habitantes de la Nueva España podían ser clasificados de dos maneras: en primer lugar, por casta, en función de la pureza racial; en particular se distinguían en la región varias categorías: los españoles, la población “de razón” comprendiendo a los mestizos (mestizo de padre blanco y de madre india), a los mulatos (de padre negro y de madre blanca o indígena), a los pardos (de padre blanco o indígena y de madre negra) y a los coyotes (de padre indio y de madre negra); finalmente los filipinos llamados “chinos”, y las poblaciones negra e indígena (de las cuales una parte llamada criolla hablaba el español). También se clasificaban según su posición frente a las obligaciones tributarias; los españoles y los mestizos estaban exentos, como los negros –esclavos y sirvientes–. El tributo real era exigible a los indios (vecinos de pueblos o “errantes”, naboríos) y a los hombres de sangre negra libres (pardos libres).

23Según los documentos, se menciona a unos u otros con estas características: la descripción de la provincia de Tlapa realizada en 1743 distingue a los españoles de la gente “de razón” y de los indígenas. De esta manera, se puede deducir el número aproximado de tributarios indígenas, pero no el de tributarios pardos, quiénes estaban mezclados a los mestizos exentos de tributo en la categoría de gente “de razón”. La descripción de la provincia de Igualapa de la misma fecha proporciona el detalle y el número total de individuos por parroquia, toda casta y posición económica confundidas. Las cifras presentadas en las cuentas del tributo se refieren, por su parte, a los indios y a los pardos libres tributarios.

24A pesar de su disparidad, estos documentos permiten hacer las comprobaciones siguientes: en La Montaña, las castas estaban representadas solamente en algunas parroquias –en Tlapa y en Olinalá sobre todo, en una medida más reducida en Huamuxtitlán, Alcozauca, Totomixtlahuaca y San Luis Acatlán–. Hasta fines del siglo, Zoyatlán y Metlatónoc conservaban una población puramente indígena. En las provincias de Tlapa y de Chilapa se contaban pocos españoles y alguna gente “de razón” (mestizos, mulatos, coyotes, pardos y, en Tlapa, algunos “chinos”).

  • 48 agi Ind. 107 (2), 1743: 1-98.

25En la región costera, una sola parroquia, la de Xochistlahuaca, estaba casi exclusivamente compuesta por indios y, en Cuautepec, existía todavía una mayoría de ellos, a pesar de la presencia de algunos chinos y mulatos. Pero, en todas partes, dominaba la población de sangre negra: en Igualapa y Ometepec donde, al lado de algunos españoles y mestizos, se contaban numerosos negros y mulatos, y en Ayutla, donde españoles, mestizos y mulatos poseían esclavos y servidores negros. En la frontera del estado de Oaxaca, la ciudad de Cuajinicuilapa, conocida hoy por la densidad de su población negra, estaba ya compuesta exclusivamente de negros y mulatos libres (58 habitantes) pues, desde 1743, “no hallaban más (esclavos) en dicha estancia porque algunos criollos de ella se habían pasado a vecindar a la provincia de Jicayán del Rey”.48

26Además, si había, en las cinco parroquias de La Costa, 7,800 individuos a mediados del siglo xviii, o sea una población ligeramente más importante que en 1570, es necesario observar que una gran parte de entre ella estaba cruzada con blanco o negro: la excepción estaba constituida por Xochistlahuaca de los cuales el 98% de los habitantes eran indios, así como 85% de los de Cuautepec y 70% de los de Ayutla. La tasa caía a 50% para Igualapa y Ometepec. La población indígena de la región costera no debía pues exceder, según las estimaciones, los 5,021 individuos, o sea alrededor de 1,255 tributarios, lo que muestra su disminución constante desde el siglo xvi (de 2,825 tributarios en 1548, a 1,787 a finales del siglo xvi, alrededor de 1,255 en el siglo xviii).

  • 49 agi México 600, 1662.
  • 50 P. Gehrard 1981.
  • 51 agi México 2 (104-106), 1777-1788.
  • 52 agi Ind. 107 (1), 1743: 118-34.

27La situación era bien diferente en La Montaña donde los españoles y la gente “de razón” representaban una ínfima minoría frente a la numerosa población indígena. En 1662, había en Tlapa unos cincuenta españoles49 y, en 1681, unos quince.50 En 1743, de ellos se cuentan seis familias en el pueblo, y 19 en toda la provincia, así como 150 familias “de razón” en el pueblo, y 374 en la provincia (anexo 3). Esto no era nada frente a las 7,869 familias indígenas que la poblaban y constituían más del 95% de la población, mientras que los españoles no representaban más que el 0.2%, y la gente “de razón”, el 4.5%. Otros documentos –las cuentas del tributo de fines de siglo– muestran el peso y la estabilidad del campesinado indígena de la provincia; los indios que residían en comunidades formaban entre el 95 y el 96% de los tributarios, los indios naboríos entre el 0.1 y el 0.3%, y los mulatos entre el 4 y el 4.5%.51 Estos informes no son muy diferentes en Chilapa, el cual, en 1743, contaba 65 habitantes españoles o sea unas quince familias, 116 mestizos o sea unas treinta familias, y 44 pardos libres o sea unas diez familias,52 a compararse con los 2,332 tributarios indígenas: según estas cifras, se puede estimar que los indígenas formaban el 97% de la población total, los españoles el 0.6%, y la gente “de razón” el 1.6% (del cual el 1.2% era para los mestizos y el 0.4% para los pardos).

28Sin embargo, la población indígena total de La Montaña (provincias de Tlapa y de Chilapa confundidas) era más reducida en el siglo xviii (con 10,201 tributarios) que en el siglo xvi (con 13,954). Pero, si se detalla esta región en zonas, se percibe que la baja sólo se refería a Chilapa y Huamuxtitlán-Olinalá, es decir, la parte septentrional, y que el sur de la provincia de Tlapa se distinguía por la importancia de su población indígena, y su crecimiento lento pero ininterrumpido desde el siglo xvi. Ninguna parroquia de La Costa conoció una evolución comparable.

  • 53 agn Indios 60 (55), 1763 y 65 (42), 1775.
  • 54 Memoria presentada... 1871.
  • 55 agi Ind. 107 (2), 1743: 1-98.

29El crecimiento demográfico del sur de la provincia de Tlapa fue, sin ninguna duda, al origen de un fenómeno de emigración de los indios mixtecos hacia La Costa. Se conoce el detalle de los desplazamientos de los indios de dos pueblos: 117 familias de Mixtecapa (parroquia de Atlamajalcingo del Monte) se establecieron hacia 1720 en los alrededores de San Luis Acatlán. En 1763, pidieron la autorización de fundar el asentamiento de Pueblo Nuevo, separándose así de su comunidad de origen. Por su parte, 12 familias de Zitlaltepec solicitaron su unión a Igualapa en 1775.53 No se puede medir la magnitud de este movimiento, que continuó en el siglo siguiente, ya que un texto de 1870 señala que “la aldea de Terreno del Venado fue formada en 1868 por familias dispersadas que se encontraban hace treinta años en las montañas, y fueron originarias de pueblos del distrito de Tlapa”.54 A los 211 habitantes mixtecos aquí evocados, es necesario agregar las cincuenta personas del mismo origen de la aldea vecina de Yoloxochitl. Finalmente, quizá estas migraciones alcanzaron la parte occidental de La Costa, ya que, en 1743, la lengua de evangelización en Ayutla fue el mixteco “que habla[ba]n los naturales”.55 Estas transferencias de población no fueron suficientes para aumentar mucho el número de tributarios indígenas de La Costa, que permanecía marcada por la presencia de las haciendas y de sus servidores negros y mulatos. En cambio, son significativos del aumento de la población indígena en La Montaña, donde subsiste hoy la mayor parte de los habitantes de lengua indígena del sureste de Guerrero.

30A partir del siglo xviii, una zona afirma su especificidad en la provincia de Tlapa: las tierras altas de las parroquias de Zoyatlán, Atlamajalcingo del Monte y Metlatónoc se distinguen efectivamente por un desarrollo demográfico sin comparación en otra parte de la región. Aunque las transformaciones del mapa administrativo hacen toda comparación difícil, bien parece que este crecimiento haya comenzado a esbozarse desde el siglo xvi: entre 1548 y 1570. Efectivamente, se asiste al repoblamiento de varios asentamientos, particularmente Tlapa, Caltitlán e Iguala que extendían su jurisdicción sobre la zona en cuestión.

31Entre 1575 y 1743 (anexo 4), se calcula un aumento de población del 71% o sea el 0.7% por año) en Atlamajalcingo del Monte, del 66.6% (o sea el 0.6% por año) en Metlatónoc, y del 51% (o sea el 0.4% anual) en Zoyatlán. Al oeste de esta zona, dos parroquias experimentaron un crecimiento casi nulo: el 7.5% (o sea el 0.04% anual) en Atlixtac, y el 1% (o sea el 0.005% anual) en Totomixtlahuaca. Estos datos contrastan con la parte noreste de la provincia de Tlapa cuya población decreció entre las mismas fechas: se registró en las parroquias de Huamuxtitlán y de Olinalá una disminución respectiva del 68.7% y del 47% en 108 años (o sea el 0.7 y el 0.3% anual) y, en Alcozauca y en Tlapa, una baja respectiva del 69% y del 31% (o sea el 0.97 y el 0.2% anual).

  • 56 ajp 52. Elecciones del 4 de marzo de 1809, Tlapa.

32Ahora bien, las tierras altas que experimentaban este desarrollo eran puramente indígenas; en 1743, no vivía ninguna persona “de razón” en Zoyatlán, Metlatónoc y Atlamajalcingo del Monte. De las dos parroquias cuya población se estabilizaba, Totomixtlahuaca abrigaba a cuatro familias de razón, y Atlixtac ninguna. Las castas –aunque reducidas en comparación de La Costa– eran mucho más numerosas en las parroquias donde se produjo una disminución de la población indígena: 219 familias y españolas y “de razón” en Olinalá, por lo menos ocho en Huamuxtitlán, 156 en Tlapa, seis en Alcozauca (anexo 3). El mestizaje pareció volverse general a fines del siglo, pero no era más que una impresión debida a la introducción de maestros de escuela en los pueblos. Hacia 1770, apareció, como obligación de los gobiernos indígenas, el deber de velar “haciendo que los niños no dejen de asistir a la escuela que debe haberla establecido en su pueblo”.56 Los maestros eran españoles, mestizos o mulatos, retribuidos por las autoridades del pueblo. Los censos de 1770 enumeran poco más a menos uno por pueblo, o sea siete en la parroquia de Atlixtac, siete en la de Atlamajalcingo del Monte y once en la de Zoyatlán.

33El factor esencial que parece haber ocasionado la disminución de la población indígena reside en esta región –como en La Costa– en la presencia de grandes haciendas. Estas nunca se insertaron en las parroquias de Zoyatlán, Metlatónoc, Atlamajalcingo del Monte y Atlixtac, por lo menos hasta mediados del siglo xix, y permanecieron limitadas a los agustinos en Totomixtlahuaca. Por el contrario, se contaban ya cuatro ranchos en Olinalá en 1715. El caso de Alcozauca es ejemplar, pues muestra como se desarrollaba el proceso de despoblación: hacia 1715, un cacique se apoderó de las tierras de la parroquia donde poseía ya personalmente un rancho. Treinta años más tarde, se deplora que

  • 57 agi Ind. 108, 1743: 188-97.

anse extinguido cinco pueblecitos en el partido de Alcozauca por culpa de unos medios caciques que están en posesión de este dicho partido, los cuales por meter arrendadores con ganado mayor, de que reciven grave perjuicio los pobres indios en sus milpas, ya an visto precisados abandonar dichos pueblos, que aunque cortos hacen mucha falta.57

34Lo cierto es que, desde el siglo xviii, y por un proceso cuyo origen remonta a fines del siglo xvi, la región presentaba un aspecto completamente moderno, con una fuerte diferenciación entre La Costa y la sierra en la cual se singularizaba, por el peso de su “indianidad”, la zona conocida como La Montaña.

  • 58 C. Cardoso, 1983: 54.

35En el siglo xix, el crecimiento de la población mexicana –en el seno de la cual no existe ya diferenciación legal entre castas– continúa, pero lentamente. A fines de la Colonia, el país contaba alrededor de 5 millones de personas. Después, el crecimiento anual fue del 0.23 al 1.96%, de la manera siguiente: 1838, 7 millones de personas; 1862, 8,3 millones; 1884: 10,4 millones; 1895: 12,6millones; 1900: 13,6 millones; 1910: 15,1 millones; 1921: 14,8 millones.58

  • 59 aip (Acapulco).

36El análisis de los censos efectuados en la región de Tlapa entre 1871 y 1973 muestra que las tasas de crecimiento anual ahí son globalmente inferiores, para el siglo xix, al promedio nacional. Es necesario decir que las guerras civiles combinaron sus efectos con los de las epidemias, que no desaparecieron con el antiguo régimen. La región sufrió particularmente dos grandes epidemias de cólera (en 1833 y 1850), y el tifus a principios del siglo xx. Pauzic, quien visitó la sierra a partir de 1937,59 pudo todavía recoger en Metlatónoc la descripción de los rituales efectuados durante las epidemias de viruela: los enfermos eran expuestos sobre camas, fuera del pueblo, y abandonados a sí mismos hasta que sobreviniera su muerte o su sanación. La comunidad reintegraba con honor a los sobrevivientes, pues habían sufrido la prueba más grande que existía. La última epidemia de tifus data de mediados de este siglo. Poco tiempo después, el gobierno mandó ejecutar la primera pulverización de ddt sobre los vestidos de los habitantes de Metlatónoc, a fin de suprimir los piojos blancos responsables del contagio. El resultado fue terrible: “muchas gentes murieron, hombres, mujeres y niños... Más tarde, cuando los empleados se acercaban al pueblo, todos huían al monte para esconderse ahí”. Hasta los años ochenta, las pulverizaciones todavía se realizaban por periodos, y provocaban generalmente la resistencia de la población, aunque ya no tuvieran tales efectos mortíferos. Eran mucho menos aceptadas que las pulverizaciones de ddt realizadas sobre las casas desde la misma época, con el propósito de suprimir el mosquito vector del paludismo.

  • 60 Según la Memoria presentada... 1871 y 1886.

37Los censos de Tlapa60 manifiestan una baja de población entre 1871 y 1886, probablemente atribuible a una reorganización de las jurisdicciones, lo que no tiene su equivalente en La Costa. Sea como sea, las tasas de crecimiento demográfico anuales fueron, entre 1871 y 1930, de un promedio del 0.4% en la región de Tlapa. Una disminución se registró en ciertos municipios (Ixcateopan-Alpoyeca, Chiepetlán-Tenango, San Vicente Zoyatlán, Copanatoyac, Zapotitlán); las tasas de crecimiento variaron entre el 0.4 (en Tlapa y Malinaltepec por ejemplo) y más del 1% (en las tierras altas: en Metlatónoc, Tlacoapa y Atlamajalcingo del Monte). La población permaneció estancada en Huamuxtitlán, Cualac y Xochihuehuetlán, y sólo aumentó en Olinalá con una tasa del 1.2%. La Costa experimentó una situación poco más o menos comparable, con una disminución en San Luis Acatlán, y tasas de crecimiento inferiores al 1% (en Cuajinicuilapa, Xochistlahuaca, Tlacoachistlahuaca, Igualapa, Azoyú y Ometepec), y escasamente superiores (Ayutla) (anexo 6).

  • 61 Según el v Censo General de Población 1930 y el ix Censo General de Población 1978.

38Sin embargo, después de 1930,61 el crecimiento demográfico se aceleró. En La Montaña, la tasa promedio era del 1.7%. Únicamente el municipio de Atlamajalcingo del Monte registró una disminución del 0.3%. Los otros experimentaron un crecimiento cuya tasa evolucionaba entre el 0.7% (en Alcozauca) y más del 2% (en la ciudad de Tlapa y las tierras altas: en Atlixtac, Tlacoapa y Metlatónoc). La Costa, finalmente, experimentó un aumento de su población mucho más importante que La Montaña, con tasas mínimas superiores al 1% (en Xochistlahuaca, Tlacoachistlahuaca, Igualapa, Ometepec), y tasas máximas superiores al 3% (en Azoyú y Cuajinicuilapa).

39Los últimos censos nacionales no son analizados en esta obra. Es después de 1970 cuando la expansión demográfica es más sensible. A título de ejemplo, la población de Xalpatlahuac, que era en 1967, en el momento de mi trabajo de campo, de 2,500 personas, en 1985 cuenta con 5,000 individuos. Se puede pensar que actualmente la población de la región duplica entre quince y veinte años, con una tasa anual de crecimiento de alrededor del 4%.

Foto 6. El interior de una morada tlapaneca

Foto 6. El interior de una morada tlapaneca

A la izquierda, el fuego; en lo alto, provisiones y jícaras (Colombia de Guadalupe, municipio de Malinaltepec).

Notes

36 S. Cook & W. Borah, 1960.

37 pne: 29-290 (t. 1).

38 Relación de Xalapa, pne, 253 (t. 4).

39 Ver anexo i.

40 Relación de Chilapa, pne, 176 (t. 5).

41 Disponemos de visitas eclesiásticas alrededor de 1570: agi Ind. 1529, México 270, Patronato 182 (44), y la Carta de Fray Alonso Delgado, en L. García Pimentel, 1904. Luego aparecen las relaciones geográficas de 1577-1585. Sobre la región, existen dos principales: La Relación de Chilapa, 1582, y pne 177-82 (t. 5). Sobre la zona Tlapa-Chilapa, fuentes distintas proporcionan, para las mismas fechas, valores más o menos semejantes. Pero, sobre la zona costera, un documento (agi Ind. 1529) ofrece para 1571-1572 valores mucho más altos que las otras fuentes de la misma época (agi i México 270 para 1570 y la Relación de Xalapa para 1582). Nos basaremos sobre estas dos últimas fuentes.

42 E. Thompson 1965.

43 Memoriales... 1940: 191-306 (t. 1).

44 Ladino, es decir, hablante de español.

45 Ibid.

46 E. Florescano e I. Gil 1976: 252.

47 Les fuentes son las siguientes: a) Descripciones de 1743: agi Ind. 108: 188-97 y agi Ind. 107 (2): 1-98. b) Censos: agi México 2578. c) Cuentos tributarios: agi México 104-105 (1) y (2). A fines comparativos, hemos clasificado los censos del siglo xvi en función de las divisiones parroquiales del siglo xviii. La evolución demográfica se calcula por parroquia. Los resultados serán necesariamente aproximados: se comparan tributarios de 1570-1580 y de 1743; los cambios en la composición de las familias y en los reglamentos reales pudieron tener como consecuencias una variación de la proporción de los tributarios con relación a la población global que es imposible medir. Para la Provincia de Jicayán (costa), no disponemos más que del número de habitantes de 1743, y debemos dividir éste por 4 para obtener un número aproximado de tributarios. Por último, los censos de 1777 cuentan a las parejas (casados), categoría que se supondrá corresponde aproximadamente a la de los tributarios.

48 agi Ind. 107 (2), 1743: 1-98.

49 agi México 600, 1662.

50 P. Gehrard 1981.

51 agi México 2 (104-106), 1777-1788.

52 agi Ind. 107 (1), 1743: 118-34.

53 agn Indios 60 (55), 1763 y 65 (42), 1775.

54 Memoria presentada... 1871.

55 agi Ind. 107 (2), 1743: 1-98.

56 ajp 52. Elecciones del 4 de marzo de 1809, Tlapa.

57 agi Ind. 108, 1743: 188-97.

58 C. Cardoso, 1983: 54.

59 aip (Acapulco).

60 Según la Memoria presentada... 1871 y 1886.

61 Según el v Censo General de Población 1930 y el ix Censo General de Población 1978.

Table des illustrations

Titre Foto 6. El interior de una morada tlapaneca
Légende A la izquierda, el fuego; en lo alto, provisiones y jícaras (Colombia de Guadalupe, municipio de Malinaltepec).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/5283/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search