Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tamtok, sitio arqueológico huasteco. Volumen II

 | 
Guy Stresser-Péan
, 
Claude Stresser-Péan

Cuarta parte. El material lítico / Quatrième partie. Le matériel lithique

Capítulo XXXI. Estelas, losas talladas, estatuas

Chapitre XXXI. Stèles, dalles ornées, statues

Résumé

Les stèles de Tamtok
Une stèle est un monument en pierre d’assez grandes dimensions, de forme allongée, destiné à être planté en terre, dressé verticalement.
À Tamtok nous avons dénombré douze stèles, cinq avec décor en relief sept à surface lisse.
Les deux stèles-statues, Stèle 1 et Stèle 2, avaient encore en place leurs bases mutilées au pied de la butte de Piedras Paradas. D’autres fragments étaient épars sur le sol. Chacune de ces stèles-statues comportait une représentation humaine en haut-relief et des panneaux décoratifs en bas-relief À la jonction en terre de ces deux bases, se trouvait une offrande dédicatoire importante qui contenait, outre des ornements en jadéite polie et un petit caillou de fluorine, neuf lamellibranches marins de la famille des Chamidae et trois pièces de céramique appartenant toutes trois à l’époque classique (Nogalar Noirâtre et Zaquil Rouge Ancien). Une des coquilles put être analysée au Centre des faibles radioactivités du CNRS qui donna la date de 482 après J.-C. ± 50 ans comme résultat de la datation par le carbone 14.
Ces deux stèles-statues se révélèrent donc être les plus anciennes sculptures huastèques connues, d’époque classique moyenne.
La Stèle 3 ou Stèle Castrillón fut trouvée par don Indalecio Castrillón alors qu’il creusait un puits. Il en fit don au Musée National d’Anthropologie et d’Histoire.
La Stèle 4 ou de la Cuaya gisait à la surface du sol à une cinquantaine de mètres du Río Tamuín. Elle paraît avoir été dressée au centre d’une plate-forme ronde postclassique. La datation de cette stèle reste problématique. Il s’agit peut-être d’une réutilisation par une occupation postclassique du site.
La Stèle 5 fut trouvée gisant en surface sur la banquette orientale du petit terrain de jeu de balle. C’était un fragment de grande stèle.
Stèles diverses non décorées au nombre de sept dont deux encore debout, deux couchées sur les plates-formes, les trois autres dans le voisinage immédiat des plates-formes. Elles ont été découvertes dans un complexe archéologique d’époque postclassique récente.
Quatre dalles gravées à Tamtok, en grès calcaire et de dimensions moyennes.
La dalle D 3 porte une représentation gravée de parties sexuelles féminines.
Il faut noter que les anciens Huastèques avaient, dans leurs temples, des représentations de parties sexuelles humaines (Conquistador Anónimo, chap. XV).
La fouille de la place cérémonielle de Tamtok a permis de découvrir quinze statues. Elles sont toutes en grès calcaire sauf une. Elles sont de facture médiocre (fabrication locale). Onze de ces statues sont ou dérivent du type Vieillard Voûté, type le plus commun de statues masculines de la Huasteca.
Une autre statue représentant une sorte de poupée taillée dans un galet, est sans caractère distinctif La représentation d’un phallus en pierre confirme la coutume huastèque de représenter les parties sexuelles humaines.
La tête de grand poisson nous paraît être celle d’un tarpon, poisson de mer qui affectionne les eaux saumâtres peu profondes, et que l’on trouve souvent dans le cours inférieur du fleuve Pánuco qu’il peut remonter très loin, peut-être même jusqu’à Tamtok.
Enfin la sculpture 15 est taillée dans une dalle plate qui n’est pas en grès calcaire et représente de façon très réaliste, une tête de vieillard. Elle appartient au type désigné par les archeólogues sous le nom de Hache totonaque.
Cette pièce est de provenance lointaine mais elle représente également ce vieux dieu qui tenait une place si importante dans la religion locale. Les Huastèques actuels l’appellent le Māmlāb, c’est-à-dire le Grand Aïeul, et il est censé résider dans l’océan oriental d’où il envoie sur la terre la pluie fécondante.
Toutes les statues de Tamtok appartiennent probablement à l’époque postclassique récente, sauf cette Hache totonaque, pièce importée parvenue sans doute dans la région de Tamuín à l’époque de sa fabrication vers la fin de l’époque classique récente alors que le rayonnement de la civilisation du Tajín parvenait jusqu’à Río Verde et même jusqu’à la Sierra Gorda de Querétaro.

Texte intégral

A. Las estelas de Tamtok

1Le damos el nombre de “estela” a un monumento de piedra de gran tamaño, de forma alargada, destinado a ser plantado en tierra y colocado en forma vertical sobre uno de sus extremos. El sitio arqueológico de Tamtok se distingue por la importancia que se le daba a este tipo de monumentos. Se descubrieron doce estelas ο fragmentos de estelas, de los cuales cinco estaban talladas en relieve y siete tenían la superficie lisa. Tres de ellas, todavía permanecían erectas al pie de una loma, lo que le valió a este lugar el nombre de Loma de Piedras Paradas. Más adelante veremos que no todas las estelas de Tamtok son de la misma época.

1. LAS DOS ESTELAS ESTATUA DE PIEDRAS PARADAS: EST. 1 Y EST. 2

2Las bases mutiladas de dos enormes estelas todavía permanecían en su lugar en febrero de 1962, al pie de la Loma de Piedras Paradas, en la parte occidental de la Plaza Ceremonial, a 4 ό 5 m al sur de la plataforma AW 6 (Montículo de las Tortugas). Estaban paradas, una cerca de la otra, sobre una misma línea norte-sur. La del norte, que nosotros llamamos “Est. 1(N)”, estaba muy inclinada hacia el este. Por lo contrario, la del sur, que nosotros llamamos “Est. 2(S)”, estaba apenas inclinada hacia el oeste. Ambas estaban mutiladas y su parte superior, que sobrepasaba el nivel del suelo actual de 50 cm a 1 m, había sido profundamente alterada por la acción de la intemperie. Además, ocho grandes fragmentos de una ο de la otra estela, estaban esparcidos en desorden en la superficie del suelo en un radio de uno a tres metros. Se tomaron fotografías y se anotó dónde estaban emplazados dichos fragmentos. El noveno, más grande que los demás, procedía de la estela del norte Est. 1, y permanecía todavía enterrado un poco más al noreste. Fue descubierto más tarde, el 30 de enero de 1963.

a) Elevación del nivel del suelo por deslizamiento del terreno, alrededor de las dos estelas estatua

3El 7 de marzo de 1962, los fragmentos esparcidos se apartaron y se pudo comenzar a despejar la parte inferior de las dos grandes estelas estatua. Este trabajo de limpieza nos mostró, que en un principio, estas estelas habían sido decoradas con tallados en relieve sobre sus cuatro caras, a partir de lo que era el nivel del suelo en el momento de su erección. Esta decoración se conservé, protegida por la tierra que la cubría hasta el nivel del suelo actual. Más arriba, había sido profundamente alterada por acción de la intemperie.

4El trabajo de despejado mostró que las dos estelas habían sido colocadas en una época en la que el nivel del suelo que las rodeaba estaba a unos 70 cm por debajo del nivel actual y probablemente correspondía, más ο menos, a lo que era entonces el nivel del centra de la Plaza Ceremonial. Este nivel se elevó después, poco a poco, del lado del oeste, por un aporte de tierra blanda que se deslizaba del lado de la loma de Piedras Paradas. Al inicio de este proceso, el primera en desprenderse fue un gran fragmento de la estela del norte Est. 1 que se encontraba inclinada. En el lugar donde cayó, la superficie del suelo que lo recibió sólo estaba a unos diez centímetros por encima de su nivel primitivo.

Fig. 168-Localización de las estelas 1, 2 y de 5 a 10
Emplacements des stèles 1, 2 et de 5 à 10

Fig. 168-Localización de las estelas 1, 2 y de 5 a 10Emplacements des stèles 1, 2 et de 5 à 10

Fig. 169 — Localización de las cuatro grandes estelas esculpidas
Emplacements des quatre grandes stèles sculptées

Fig. 169 — Localización de las cuatro grandes estelas esculpidasEmplacements des quatre grandes stèles sculptées

5Tiempo después, sobre un suelo ya elevado unos 20 cm más, se empezó a construir, más al norte, los basamentos de la gran plataforma AW 6 (Montículo de las Tortugas). Mucho más tarde todavía, a raíz del abandono del sitio de Tamtok, esta plataforma AW 7 dejó de ser mantenida y la tierra de su parte superior se derrumbó hacia el sur, cubriendo el gran fragmento que se había desprendido de la estela 1.

6Después de esto, la tierra movediza de la Loma de Piedras Paradas, seguía deslizándose lentamente hacia el este. Cuando el suelo que rodeaba las estelas había alcanzado su nivel actual se desprendieron los ocho últimos grandes fragmentas, dos de ellos procedentes de la estela del norte, y seis de la estela del sur. Su estado de alteración nos hace pensar que estuvieron después expuestos a la intemperie durante mucho tiempo.

b) Limpieza de la base de las dos estelas y descubrimiento de una ofrenda

7Una vez determinado lo que había sido el nivel del suelo en el momento de la erección de las dos estelas, era el momento de excavar más hacia abajo, hasta la misma base de estas estelas. Dicha base se situaba 50 cm más abajo en un piano sensiblemente horizontal. La parte entonces de la estela sur se iba ensanchando hacia el norte, al grado de que las dos estelas estaban en contacta en su parte más baja, mientras que más arriba estaban separadas por una distancia de 30 a 40 cm.

8Fue delante de esta parte ensanchada de la base de la estela del sur (Est. 2), donde, el 9 de marzo de 1962, se descubrió una ofrenda dedicatoria importante formada por dos joyas preciosas de jadeíta pulida y por una pequeña piedra de fluorina. Las tres piezas se encontraban un poco sucias por restos de asfalto fundido ο a medio quemar. La ofrenda estaba contenida en una escudilla colocada en forma oblicua sobre un montoncillo formado por nueve lamelibranquios marinos de la familia de las Chamideas, parecidos a las ostras. El conjunto estaba recubierto por dos grandes escudillas superpuestas.

Ofrenda de las dos estelas estatua
Offrande des deux stèles-statues

9Una de las joyas perforadas, de jadeíta pulida, tenía la forma de una cara humana. Probablemente venía del estado de Guerrero. La otra, que aparentemente tenía el mismo origen, era una especie de cuenta larga, de forma irregular, perforada a lo largo. La piedrecilla informe, de fluorina, podía también proceder del estado de Guerrero. La escudilla en forma de casquete esférico que contenía las pequeñas ofrendas era del tipo de cerámica Nogalar Negruzco (pieza 30). Las otras dos escudillas superpuestas que cubrían toda la ofrenda eran de cerámica Zaquil Rojo Antiguo (piezas 237 y 242).

Dos jadeítas pulidas con restos de asfalto fundido
Deux jadéites polies avec restes de bitume fondu

c) Datación de la ofrenda: CA. 482 d.C.

10Una datación por el método del carbono 14 permitió confirmar que la ofrenda de las dos estelas estatua de Piedras Paradas era, en efecto de la primera fase de ocupación del sitio de Tamtok en la época clásica. En 1990 se pudo enviar una de las conchas de Chama macerophylla al señor Fontugne, al centra de bajas radiactividades del Cnrs (Centra Nacional de Investigación Científica) en Gif-sur-Yvette, Francia. El señor Fontugne, por medio de una carta fechada el 9 de enero de 1991, dio como resultado que esta muestra llamada GIF 8577 tenía una antigüedad de 1660 años (± 50 años). De ahí la fecha 482 d.C. ± 50 años, fecha calibrada “Cal” d.C. (482,662), es decir, hacia fines del siglo V de nuestra era.

11Esta fecha corresponde a la fase Xolalpan Precoz del periodo clásico medio de Teotihuacán III (ca. 450-550 d.C.). La gran metrópolis de Teotihuacán estaba en aquel entonces en su apogeo, después del fin de la edificación de la “Ciudadela” ο templo de Quetzalcóatl y sin duda un poco antes de la construcción del palacio de Quetzalpapalotl. En esa época, Xochicalco no era todavía un centro importante y El Tajín empezaba apenas a serlo. La Huasteca se encontraba en el periodo Pánuco III de Ekholm.

12En el norte de la Huasteca, el sitio de San Antonio Nogalar, sitio de época clásica, excavado en 1968-1969 por la Misión Francesa, al parecer era un poco anterior a las dos estelas estatua de Tamtok. Este sitio proporcionó en especial un buen número de vasijas cilíndricas trípodes, algunas de ellas con la base adornada con pastillajes en grano de café, que en Tamtok son raros ο están ausentes y que más que la fase Xolalpan Precoz, parecen evocar la fase Tlamimilolpa Reciente ο Teotihuacán IIA-III (ca. 375-450 d.C.). San Antonio Nogalar proporcionó una fecha de carbono 14 de 395 ± 100 años (Stresser-Péan, 1977).

13En Pánuco, Ekholm (1944, p. 351 y fig. 7-K, p. 348) encontró en su nivel 11 del Clásico Tardío, un fragmento (probablemente intrusivo) de soporte en forma de prisma típico de las vasijas cilíndricas de fases un poco más antiguas, Teotihuacán IIA-III.

d) La piedra de las dos estelas estatua y su procedencia

14Las dos estelas estatua de Piedras Paradas fueron talladas en grandes losas de arenisca caliza de 40 a 45 cm de espesor con un peso de varias toneladas. Ni en Tamtok ni en sus inmediaciones hay tales afloramientos de arenisca. Las dos grandes losas debieron, pues, ser transportadas desde bastante lejos, pero no sabemos adonde fueron a buscarlas. Tal como los geólogos han señalado, la presencia ocasional de arenisca en las capas margosas del Cretáceo Superior de Méndez ο de Tamesí, cabe la posibilidad de que estas grandes losas hayan podido provenir de los cerros de Tamante ο de Consuelo, a unos cuantos kilómetros al noreste de Tamtok. Pero es más probable que losas de tan grandes dimensiones procedieran de capas de arenisca caliza del Eoceno Inferior, llamadas de Tanlajas ο de Chicontepec (Muir, 1936, pp. 98-104 y mapa fig. 12). Si así fue, tuvieron que llevarlas desde los cerros de Tanlajas, el trasporte habría sido de unos treinta kilómetras y probablemente tuvo que hacerse en parte por vía fluvial, utilizando el Río Coy y el Río Tamuín.

15La arenisca caliza en cuestión es un material lítico quebradizo y de mediana calidad, poco resistente a la intemperie. Es, pues, probable que las dos estelas hayan sido esculpidas en el mismo sitio de Tamtok pues después de la disminución de su espesor no hubieran resistido el transporte.

e) Intentos de reconstitución

16Era esencial tratar de reconstituir estas dos estelas, lo cual fue realizado el 13 de marzo, colocando sobre el suelo los grandes fragmentas disponibles, sin tratar de volverlos a colocar en posición vertical sobre las bases que quedaban en el sitio. Estas bases mostraban que la cara este de cada estela representaba a un personaje humano parado con los pies sobre una pequeña plataforma a unos 50 ό 60 cm sobre la superficie del suelo de entonces. Este personaje, que conservaba la parte baja de las piernas, estaba tallado en alto relieve dentro de una profunda depresión rodeada por una especie de cuadro en saliente. Subsistían algunos restas de esculturas, detrás y a los lados, protegidas por la tierra que los había cubierto.

f) Reconstitución de la estela del norte, Est. 1

17La estela del norte era del mismo tipo que la del sur, pero un poco más alta y de forma menos regular, sobre todo en la parte derecha. Un gran fragmento de esta parte derecha del recuadro estaba bastante bien conservado y sin duda, se podía volver a colocar sobre la base que quedaba in situ. Pero, un fragmento de la parte sur del recuadro estaba incompleto y su localización en altura sería menos precisa. El fragmento central, parece completar más ο menos la silueta de un personaje erecto; pero falta la cabeza y probablemente la parte alta de los hombros. La estatura de este personaje era sin duda de más de dos metros, pero es difícil hacer un juicio preciso al respecta. Sus pies reposaban sobre una pequeña superficie plana, a 60 cm por encima del suelo de entonces. Es posible que el brazo derecho haya estado colocado hacia delante sobre el vientre, pero esta no es seguro. El personaje así representado era indiscutiblemente masculino, con un torso muy ancho.

18La anchura de dicha estela del norte era de unos 2 m en su parte subterrânea, pero sobrepasaba los 2.30 m, a 75 cm y a 1.60 m encima del antiguo suelo y después disminuia notablemente en su parte superior. La estela estaba muy incompleta e ignoramos cuál haya podido ser su altura total de antaño. Cuando mucho, se puede suponer que esta altura total no debió de ser inferior a 3.80 m, de los cuales 50 cm estaban enterrados y por lo menos 3.30 m sobresalían del suelo.

Fig. 170 – Las dos estelas estatua Est. 1 y Est. 2 con sus nueve fragmentos
Les deux stèles-statues 1 et 2 avec leurs neuf fragments

Fig. 170 – Las dos estelas estatua Est. 1 y Est. 2 con sus nueve fragmentosLes deux stèles-statues 1 et 2 avec leurs neuf fragments

Fig. 171 – La estela estatua del norte, Est. 1. Caras anterior, posterior y laterales
La stèle-statue 1 du nord. Vue antérieure, vue postérieure, et vues latérales

Fig. 171 – La estela estatua del norte, Est. 1. Caras anterior, posterior y lateralesLa stèle-statue 1 du nord. Vue antérieure, vue postérieure, et vues latérales

Fig. 172 – La estela estatua del sur, Est. 2. Caras anterior, posterior
La stèle-statue 2 du sud. Vue antérieure et vue postérieure

Fig. 172 – La estela estatua del sur, Est. 2. Caras anterior, posteriorLa stèle-statue 2 du sud. Vue antérieure et vue postérieure

19La cara posterior (oeste) de la estela del norte parece haber sido más ο menos plana, pero todavía muestra la parte inferior de un gran dibujo profundamente grabado, que representa, sin duda alguna, la cola y una aleta de un tiburón de dimensiones bastante grandes. Aun cuando muy estilizadas, esta cola asimétrica “heterocerca” y la aleta dorsal que la precede parecen típicas de la familia de los Carcarínidos, que son los verdaderos tiburones comedores de hombres. La estela del norte, a diferencia de la del sur, no muestra decoración en bajorrelieve en su canto lateral sur y apenas se percibe un vago motivo serpentiforme sobre su canto lateral norte.

g) Reconstitución de la estela del sur, Est. 2

20Tres grandes fragmentas de la estela del sur podrían colocarse en su lugar, más ο menos bien, sobre la base no desplazada, pues sus posiciones no dan lugar a dudas. Estas tres fragmentas permiten completar la silueta del personaje de pie, de la cara este, pero solamente hasta la altura de los hombros. Un cuarto fragmenta proviene de la parte derecha al norte del recuadro pero al parecer está incompleto y no empalma con la base que permaneció en su sitio. El personaje erecto, al que le falta la cabeza, debió de tener casi dos metros de altura, lo cual es muy superior a la estatura media de los huastecos, antiguos ο actuales. Es probable que este personaje, de hombros estrechos fuera femenino, pues sus caderas parecen cubiertas por una enagua. Sus pies descansan sobre una pequeña superficie plana de unos 50 cm por encima del suelo de entonces. Sus brazos estaban casi pegados al cuerpo. Debió de tener un relieve de alrededor de 10 a 12 cm. La parte deprimida donde se encontraba tenía más ο menos 20 cm de profundidad en relación con el marco que la rodeaba. Dado que la estela está incompleta, es difícil evaluar cuál era su altura total en aquel entonces. Cabe pensar que esta altura pudo haber sido de más de 3.5 m, de los cuales 50 cm estaban enterrados y 3 m estaban fuera de la tierra.

21La cara posterior (oeste) de la estela del sur presenta en su parte inferior un ancho tablero rectangular de alrededor de 75 x 150 cm, adornado con bajorrelieves que la tierra protegió. Estos bajorrelieves contraponen partes deprimidas lisas con partes salientes decoradas con líneas incisas. Los motivos, aparentemente abstractos, presentan volutas a veces enmarañadas, algunos zigzags, ocho pequeños cuadritos un poco redondeados con un punto central, etc. También subsisten restas de bajorrelieves análogos sobre el encuadre de la cara este, así como sobre los cortes laterales norte y sur de la estela.

22Lo que estaba esculpido en bajorrelieve sobre el tablero rectangular de la cara oeste de la estela sur casi ha desaparecido. Ya no se distingue más que el dibujo en débil relieve de lo que parece haber representado las extremidades inferiores de dos piernas, cuyos pies estarían remplazados por dos especies de muñones laterales redondeados. Por comparación con las piernas esqueléticas del dios de la muerte, Mictlantecuhtli, representado en la página 73 del Códice Borgia, cabe preguntar si no se trataba de evocar las piernas de un esqueleto en pie. Si así fuera, la estela del sur de Tamtok sería un caso particularmente antiguo de la estatuaria huasteca sobre el tema de la muerte y de la resurrección, tema sobre todo conocido por la famosa estatua postclásica del Brooklyn Museum, que se considera proviene precisamente del Cerro de Agua Nueva ο Chilitujub, no lejos de Tamtok. En este caso, el tablero rectangular de la cara oeste de la estela sur podría haber evocado el país de los muertos (Spinden, 1937).

Estela 2 – S Cara posterior Piernas de esqueleto (?)
Stèle 2 – S Face postérieure Jambes squelettiques (?)

h) Intento de historia de las dos estelas estatua

23Las dos estelas estatua de Piedras Paradas tienen hoy en día unos 1 500 años. Cabe preguntar qué les sucedió durante el transcurso de este largo periodo. Para ello, sería preciso saber primero cuánto duró la primera fase de ocupación de Tamtok, lo cual ignoramos por no contar con datas arqueológicos suficientes. Pero como nuestras excavaciones alrededor de las dos estelas, prácticamente no nos descubrieron material del Postclásico Tardío del periodo Pánuco VI de Ekholm, cabe suponer que el sitio fue abandonado menos de dos siglos después de la erección de las dos estelas.

24La estela del norte, Est. 1, ya debía de estar bastante inclinada cuando se desprendió, hace mucho, el gran fragmento de la parte derecha de su cerco. Es probable que si hubiera sido entonces todavía objeto de un culto vigente, no la hubieran dejado inclinarse en forma tan peligrosa. A raíz de la caída, el fragmento se desplomó sobre el suelo cuyo nivel estaba ya a unos veinte centímetros sobre el que tenía en el momento de la erección de las dos estelas. El fragmento desprendido fue poco a poco cubierto por la tierra que se deslizaba desde la pendiente este de la Loma de Piedras Paradas, y posteriormente, de la plataforma AW 6. Cuando nosotros llegamos, ya no se veía pues estaba enterrada.

25Durante más de diez siglos, las dos estelas, salvo este gran fragmento, debieron de estar de pie, conservando la mayor parte de su altura. Esto ocasionó que fueran profundamente alteradas por la acción de los elementos: lluvia, viento, sol, heladas ocasionales, cambios de temperatura, etc. Los otros ocho grandes fragmentos que encontramos hace poco en la superficie del suelo sin duda no hacía más de un siglo ο dos que se habían desprendido; si no, estarían cubiertos de tierra, al menos parcialmente.

26¿Cabe suponer que las dos estelas estatua hayan sido voluntariamente mutiladas? El hecho de que falten sus dos cabezas lo hace verosímil. Pero estas cabezas sin duda habían quedado en una posición bastante frágil sobre un fondo de estela demasiado delgado. Quizá cayeron por sí mismas y fueron después recuperadas debido a su cara humana susceptible de llamar la atención. No podemos saber en absoluto todo lo que ocurrió ahí en el transcurso de quince siglos. Por lo menos, la ofrenda dedicatoria enterrada al pie de las dos estelas no fue robada cuando sucedió el primer abandono de Tamtok, a fines de la época clásica.

27La plataforma AW 6 (Montículo de las Tortugas) que se eleva a menos de 2.50 m al norte de las dos estelas, fue construida en una época postclásica muy reciente. Su base esta apenas un poco más alta que el nivel del suelo donde cayó el primer gran fragmento de la estela Est. 1. Pero esta base debió de haber sido objeto de trabajos de nivelación a raíz de su edificación.

28Los pocos indios huastecos, bastante aculturados, que todavía vivían a principios del siglo XX en Tamtok y sus alrededores, conocían las dos estelas de Piedras Paradas y las respetaban aun cuando no les rendían culto. Pero es probable que, en épocas más tempranas, los restos de estas estelas, que todavían presentaban las piernas de personajes de pie, contribuyeran a mantener el vago sentimiento de veneración que permaneció casi hasta nuestros días relacionado con el sitio de Tamtok.

i) Reflexiones sobre las estelas estatua de Tamtok

29Desde hace un siglo y medio, la Huasteca ha proporcinado algunas estelas y varios centenares de estatuas prehispánicas, casi todas ellas sin procedencia y datación precisas. Las dos estelas estatua de Tamtok son las únicas que se encontraron in situ, con su ofrenda dedicatoria que pudo ser fechada con el método del carbono 14. Es de lamentar que nos hayan llegado tan mutiladas. Pero merecen tanto más atención cuanto que son las esculturas huastecas más antiguas que se conocen, pues son de la época clásica media, siendo que los otros monumentos de la estatuaria huasteca se atribuyen casi todos, con razón ο sin ella, al periodo postclásico.

30¿Qué podemos pensar de la función que desempeñaban en 482 d.C. estas dos estelas estatua en la vida y la religión de los antiguos huastecos de Tamtok? Para tratar de responder, es preciso constatar primero que los dos personajes humanos representados daban la cara al sol naciente. Para rendirles culto, era preciso, pues, que estuvieran mirando al oeste, lo que puede parecer extraño. En efecto, los actuales huastecos, al igual que los demás indios de México, cuando se dirigen al mundo sobrenatural, casi siempre se voltean hacia el oriente. Esta orientación preferencial es también la del culto cristiano, lo que sin duda, en el siglo XVI, facilité la adopción de los ritos católicos por parte de los indios. Hasta ahora, no hemos encontrado ningún santuario precortesiano con sus ídolos en su lugar, pero sabemos que en la cima de la gran pirámide del Gran Templo de México-Tenochtitlan, los dos ídolos esenciales miraban hacia el oeste y se les rendía culto volteándose hacia el sol naciente.

31El culto normal así practicado, cara al este, era la expresión de una religión cosmolátrica, de un culto de universo. Para obtener bondades del mundo tal como se concibe y está organizado, era preciso volverse hacia la dirección de donde se suponía que venía la luz del sol, la lluvia y todo lo que hay de bueno sobre la tierra. De tal manera que, si los sacerdotes huastecos de Tamtok hubieran querido dirigirse al oriente, hubieran tenido que colocarse detrás de las dos estelas estatua. Cabe la posibilidad de que realmente hubieran colocado sus cabezas entre las dos estelas para observar, cada mañana, la salida del sol sobre la línea del horizonte ο la aparición heliática de ciertas estrellas.

32Si los devotos de las dos estelas estatua de Tamtok no dirigían así sus ruegos al conjunto del mundo, cabe pensar que rendían un culto a las estelas en si ο a los personajes que ellas representaban. Para tratar de determinar quiénes podían ser estos personajes, hoy en día sumamente mutilados, tenemos que estudiar los bajorrelieves ο las incisiones de la cara posterior de las estelas. Ahora bien, al parecer, como lo hemos dicho más arriba, es posible reconocer, detrás de la estela del sur, la representación esquemática y estilizada de las extremidades inferiores de dos piernas esqueléticas. Si así fuera, podríamos admitir que la estela del sur, Est. 2, representaba a un hombre ο a una mujer vivos en su cara anterior y a un muerto sobre su cara posterior. Esto correspondería al motivo huasteco postclásico de la resurrección ο de la apoteosis interpretado brillantemente por Spinden (1937) sobre la estatua del Brooklyn Museum.

33Pero si la estela del norte, Est. 1, al parecer representa en su cara anterior a un hombre de pie, presumiblemente vivo, en el dorso no muestra más que el dibujo parcial de un gran tiburón, lo cual es inusitado. Sin embargo, cabe preguntar si el tiburón, monstruo del océano oriental, sería en este caso el símbolo del paraíso acuático donde eran acogidos los ahogados, los caídos por un rayo u otros elegidos de los dioses del rayo ο de la lluvia. En este caso, el personaje masculino de la cara este de dicha estela probablemente era el gran maestro del agua, del rayo y de la temporada de lluvias, que supuestamente residía en el fondo del océano oriental.

34En cuanto a los bajorrelieves no figurativos de las dos estelas estatua, éstos parecen recordar, en forma más pobre, el estilo, ciertos elementos de los bajorrelieves del Tajín, de varios siglos posteriores.

2. LA ESTELA 3 Ο ESTELA CASTRILLÓN, CON SUS BAJORRELIEVES

35Esta estela tallada, yacía en la superficie cuando fue descubierta, en 1945, cerca del montículo C 9 (Tamtok, Vol. 1, p. 97, fig. 22) por don Indalecio Castrillón que estaba cavando un pozo, a poca distancia del lugar donde nosotros cavamos, en 1964, nuestro sondeo “T”. Don Indalecio la donó al Museo Nacional de Antropología y su transporte fue organizado por Wilfrido du Solier Massieu, arqueólogo del Inah que en aquel entonces hacía excavaciones en Consuelo. Está expuesta en el gran patio del Museo, cerca de la entrada de las salas de arqueología del Golfo de México. El lugar donde se encontró en Tamtok no fue excavado.

36Su forma es un trapecio muy alargado, con un de sus extremos un poco desviado. Sus dimensiones son más ο menos las siguientes: altura, 2.50 m; longitud máxima, 83 cm; espesor medio, 40 cm. Presenta decoración en bajorrelieve tan sólo en una de sus caras. Su extremo más ancho debió de haber estado plantado en la tierra, pues no presenta decoración alguna hasta alrededor de 30 cm de altura. Su extremo superior, cuya anchura decrece progresivamente, está ligeramente desviado hacia la derecha. Este extremo debió de estar tallado en bajorrelieve, pero su decoración fue casi totalmente borrada por la acción implacable de la intemperie. Los bajorrelieves que sobreviven, al igual que los de las dos estelas estatua, alternan partes deprimidas lisas con partes salientes decoradas con motivos incisos. Estos motivos, aparentemente abstractos, son sobre todo volutas, a veces enredadas. La datación de esta estela es incierta.

Estela 3 ο Estela Castrillón
Stèle 3 ou Stèle Castrillón

3. LA ESTELA TALLADA 4 Ο ESTELA DE LA CUAYA

37Esta gran estela esculpida fue descubierta el 25 de marzo de 1964 por Yves Guidon quien, buscando emplazamientos para hacer sondeos, avanzó más allá de las praderas de Tamtok, pertenecientes a don Indalecio Castrillón, y entré a los terrenos cubiertos de maleza del ejido de La Cuaya. La estela yacía en la superficie del suelo a unos cincuenta metros del borde del Río Tamuín. Estaba cubierta en parte con tierra y hojas secas.

38Con la autorización de la Presidencia Municipal de Tamuín, fue posible cargarla en el remolque de la camioneta de la Misión Francesa. Una vez llevada a Tamuín, permaneció allí casi un mes. El 20 de abril, con ayuda de los ingenieros de Nestlé, se pudo cargar en un camión del Inah que la llevó hasta la ciudad de México y la colocó en el Museo Nacional de Antropología. Unos veinte años más tarde, el Inah la cedió al Museo de San Luis Potosí, donde actualmente se conserva.

39La estela 4 al parecer había sido erguida en el centra de una plataforma baja, redonda, de 7 a 8 m de diámetro, que estaba rodeada de un murete de sustentación estucado, ahora en mal estado de conservación. Cabe suponer que esta plataforma tenía una escalera simbólica del lado del este, pero esto no se ha verificado. Al interior de dicho círculo, el suelo natural parece haber recibido un revestimiento de estuco, muy grueso, del cual se pudieron desprender grandes fragmentas. Este revestimiento de suelo en estuco, fue después cubierto por casi un metro de tierra vegetal negruzca ο por una mezcla de tierra blanca y grandes guijarros. Cuando la estela fue levantada, tenía su cara esculpida mirando al este. Parece haber sido clavada a poca profundidad en el suelo natural arcilloso, pero después haber sido sostenida mediante el aporte de casi un metro de tierra vegetal, que dejaba ver la parte esculpida.

La estela 4 yace en el centro de la plataforma redonda
La stèle 4 couchée au centre de la plate-forme ronde

40La estela cayó en dirección del oeste y esta caída levantó algunos de los grandes fragmentas del antiguo revestimiento de suelo de estuco. Cuando se descubrió, estaba acostada casi horizontal, inclinada hacia el este, con su cara esculpida hacia arriba. Esta cara esculpida estaba recubierta en gran parte por tierra y vegetación, lo cual la protegió. Los bajorrelieves que se habían maltratado por efecto de la intemperie eran sobre todo, los del extremo superior y los del borde superior derecho. La búsqueda de una ofrenda dedicatoria condujo tan sólo al descubrimiento de dos pequeñas vasijas miniatura de cerámica postclásica del tipo Huasteca Negro sobre Blanco.

Perfil este-oeste de la plataforma
Coupe est-ouest de la plate-forme

a) Descripción

41La estela 4 está hecha de arenisca caliza suave, de la misma materia con la que se hicieron las dos estelas estatua y la estela Castrillón. Esta arenisca parece provenir de las capas llamadas de Chicontepec ο de Tanlajas, que son de principios del Eoceno. Es una gran losa alargada, de forma irregular y asimétrica, más ancha y más gruesa en la parte alta que en la parte baja. Su altura, difícil de calcular es de unos 2.38 m; su anchura máxima de 1.43 m y su anchura en la base de 75 cm. Su espesor es de 16 cm en la parte baja y de 26 cm en la alta. Está decorada con bajorrelieves en la parte superior, sobre su cara principal y en sus cantos. La parte más inferior, estuvo otrora clavada en el suelo.

Estela 4. Cara este y bajorrelieve de su canto
Stèle 4. Face est et bas-relief de la tranche

42Su decoración está basada en la oposición de partes lisas profundas, hundidas 1 ο 2 cm y de partes que permanecieron en relieve, decoradas con líneas incisas delgadas y poco profundas. Los motivos decorativos son abstractos y de difícil interpretación. Están formados sobre todo por grandes volutas decoradas. De estos motivos, los principales están agrupados sobre una superficie central triangular que se desvía en la parte alta hacia la izquierda y que está limitada a la derecha por una línea adornada con siete volutas con la curva hacia arriba.

b) Observaciones sobre la estela 4 ο de la Cuaya

43La losa con la que se hizo esta estela no es de origen local. Tuvo, pues, que ser traída desde lejos a pesar de tener un peso de más de una tonelada. Sobre los problemas del origen y el transporte de las estelas de Tamtok, remitimos a lo que dijimos a propósito de las dos estelas estuatua de Piedras Paradas.

44La datación de esta estela es un poco problemática. Al parecer, no llevaba mucho tiempo en el lugar donde fue encontrada. Quizá podría ser fechada en el segundo periodo de ocupación del sitio de Tamtok, es decir del Postclásico Tardío. En efecto, fue encontrada sobre una plataforma, lo que evoca las de la Plaza Ceremonial. Aun cuando sus bajorrelieves estaban apenas cubiertos de tierra, están bastante bien conservados y parecen ser recientes. Por último, las dos vasijas miniatura que hacían las veces de ofrenda, son del tipo de cerámica Negro sobre Blanco que es característico del Postclásico Tardío. Sin embargo, nos parece más probable que esta estela haya sido un monumento de la época clásica, tardiamente recuperado y reutilizado.

45Hasta donde tenemos conocimiento, el estudio estilístico no permite resolver este problema de datación de una manera cierta. Los bajorrelieves de la estela 4 se pueden comparar con los de la estela estatua 2, aun cuando éstos son quizá un poco más ricos y de factura un poco más cuidadosa. Los diversos bajorrelieves de las estelas de Tamtok, a veces recuerdan, pero de lejos, el estilo de las volutas del Tajín. Pero la estela estatua 1 de Tamtok es del siglo V, los edificios del Tajín de los siglos V al IX y la última fase de ocupación de Tamtok, de los siglos XV y XVI de nuestra era. La historia de los bajorrelieves huastecos todavía no se escribe.

46Respecto de la función religiosa que desempeñaba la estela 4 en la vida de los habitantes de Tamtok, no hay mucho que decir. Esta estela, al igual que las dos estelas estatua, miraba hacia el sol naciente. En el culto que se celebraba ahí, el oficiante debía, pues, mirar hacia el oeste, lo cual no corresponde a los ritos habituales, ritos en los que se dirigían al mundo en su orientación más favorable. Esto supondría un culto dirigido hacia la propia estela. Pero es más fácil concebir este tipo de culto dirigido a los dos personajes de las estelas estatua que dirigido a los bajorrelieves puramente abstractos de la estela 4.

Fig. 173 – Bajorrelieves de la estela 4
Bas-reliefs de la stèle 4
(Dibujo dessin Andy Seuffert)

Fig. 173 – Bajorrelieves de la estela 4Bas-reliefs de la stèle 4(Dibujo dessin Andy Seuffert)

4. FRAGMENTO DE LA ESTELA TALLADA 5

47El 8 de marzo de 1962, en el ángulo sureste de la Plaza Ceremonial, se encontró una losa en bruto, de arenisca caliza, de contorno irregular, que yacía en la superficie sobre un montículo bajo, de forma alargada que fue reconocido más tarde como la banqueta oriental de un pequeño terreno de juego de pelota. Esta losa, Est. 5, era un fragmento muy pesado de una gran estela.

Estela 5 con su localización
Stèle 5 et sa localisation

48Cuando se le pudo dar la vuelta, presentó restos de bajorrelieves sobre su cara inferior, que había sido protegida por el contacte con la tierra. Estos barorrelieves estaban muy deteriorados por la intemperie que había hecho que se desconchara la superficie de la piedra. Tan sólo se conserva un motivo con bastante relieve que destaca sobre el fondo más bajo del resto de la superficie de la losa. A primera vista, este motivo parece representar un animal cuadrúpedo en la posición llamada de galope tendido. Pero esta interpretación es bastante dudosa. Longitud: ca. 135 cm.

5. ESTELAS DIVERSAS NO DECORADAS

49En Tamtok se descubrieron siete losas, no decoradas, de arenisca caliza que se pueden considerar como estelas ο fragmentes de estelas. Dos de ellas permanecían todavía en pie. Otras dos, estaban acostadas sobre plataformas ο en su entorno inmediato.

a) Estela 6, todavía en pie, pero inclinada

50A principios de 1962, esta estela, no decorada, permanecía todavía erecta al pie y al sur de la Loma de Piedras Paradas, al sureste de la Plaza Ceremonial, a 30 m al sur-suroeste de AW 7 (Montículo de la Primera Estatua). Inmediatamente nos pareció que era una de las “piedras paradas” que le habían dado su nombre a la loma. Estaba fuertemente inclinada y su gran anchura estaba vagamente en un piano este-oeste. Fue limpiada el 7 de marzo de 1962, lo que permitió medirla, pero no se descubrió ninguna ofrenda. Se trata de una losa larga, de 2.15 m de longitud, 35 cm de anchura y 12 cm de espesor, tallada en una forma bastante regular, pero con poco cuidado. Ninguna de sus caras presentaba decoración. Su parte inferior estaba tallada en bisel por reducción de la anchura. Fue colocada en su sitio verticalmente y así quedó.

b) Estela 7, llamada Estela Rota

51Cuando se descubrió esta estela 7, estaba acostada en la superficie del suelo, en medio del altar AC 5, pequeña plataforma cuadrada de cuatro metros de lado. Es probable pensar que se encontraba en el mismo lugar donde había sido erguida anteriormente. Tiene la forma de un rectángulo incompleto, en el que se hubiera roto uno de sus ángulos. Su longitud es de 1.05 m, su anchura 50 cm y su espesor de 10 cm. Ninguna de sus caras presenta decoración. El altar AC 5 era un pequeño edificio construido con bastante cuidado, pero que al parecer fue saqueado posteriormente. Su excavación proporcionó cerámica de la época postclásica tardía, pero no se encontró ofrenda ritual alguna.

c) Estela alisada, Est. 8

52Esta estela, Est. 8, descubierta el 7 de febrero de 1962, yacía en la superficie acostada sobre el suelo, cerca del ángulo noroeste de AC 2 (Montículo de la Estela). Tiene la forma de un rectángulo alargado, regular. Su longitud es de 1.35 m, su anchura de 42 cm y su espesor de 20 cm. Ninguna de sus caras presenta decoración. Nos pareció probable que esta estela haya estado parada en la cima de la plataforma AC 2 y que se cayó cuando las partes altas de esta plataforma comenzaron a derrumbarse.

d) Estela 9

53Esta estela, Est. 9, no decorada, de forma rectangular alargada, yacía cerca de la cima de la plataforma circular BC 1 (Tamtok, Vol. I, fig. 21) del grupo Β ο de la Plaza del Noreste, situada al noreste de la Plaza Ceremonial. Esta estela fue dejada en su sitio, en previsión de una excavación que no pudo ser realizada, lo cual es de lamentar pues la plataforma BC 1 suministró tiestos de la época clásica.

e) Estela 10

54Esta estela ο fragmento de estela fue encontrada el 23 de marzo de 1962, en el grupo de los montículos del norte, entre C 2 y C 3 (Tamtok, Vol. I, fig. 22). Todavía estaba plantada en el suelo del cual sólo sobresalía su tercio superior. Tiene una forma rectangular, pero uno de sus cantos laterales parece haber sido roto en forma un poco oblicua. Tiene alrededor de 1.70 m de largo, 57 cm de ancho y 35 cm de espesor. Su superficie es irregular y está muy alterada. No se encontró ofrenda alguna cerca de ella.

Entre C 2 y C 3, todavía de pie. Estela 10
Entre C 2 et C 3, encore dressée. Stèle 10

f) Estelas 11 y 12

55El 28 de enero de 1963 se encontraron varios fragmentos de estelas en la superficie del suelo, en la parte occidental del sitio de Tamtok, entre los cerros del Tantoque y del Tizate (o de la Bandera) (Tamtok, Vol. I, fig. 23), cerca del lugar donde más tarde se excavó el sondeo “V”. Los dos fragmentos más grandes tienen casi un metro de largo; los otros son más pequeños. Todos ellos se dejaron en su lugar. Sus formas son irregulares. Es posible que sean los pedazos dispersos de una gran estela. Pero no tratamos de reconstituirla.

6. NOTA SOBRE LAS ESTELAS DE TAMTOK

56En Tamtok se encontraron doce estelas ο fragmentos de estelas, de los cuales cinco presentaban relieves. Las dos estelas estatua, cada una de las cuales tenía una representación humana en altorrelieve y tableros decorativos en bajorrelieve, se pudieron fechar a fines del siglo V de nuestra era, gracias a una ofrenda de la época clásica. La mayor parte de las estelas no talladas estaban desprovistas de ofrendas, pero se descubrieron en un complejo arqueológico de la época postclásica tardía, por ejemplo, sobre una plataforma ο al pie de una plataforma de esa época. Es preciso poner aparte el caso de la estela 9, que se encontraba sobre un montículo no excavado que parece contener tiestos de la época clásica. La estela 3 ο Estela Castrillón, la estela 4 y el fragmento de estela 5 tienen bajorrelieves cuyo estilo recuerda el de las dos estelas estatua de la época clásica, pero su datación es incierta. En efecto, la estela 3, descubierta fortuitamente, fue levantada sin ninguna observación de yacimiento. El fragmento de estela 5 yacía en la superficie de un montículo con el que al parecer no tenía ninguna relación. Tan sólo la estela 4, parece haber sido intencionalmente erigida en el centra de una plataforma de la época postclásica tardía, donde se encontraron dos vasijas miniatura de esa época.

57Queda, pues, la posibilidad de que todas las estelas talladas de Tamtok hayan sido de la época clásica, pero que algunas de ellas, en especial la estela 4, hayan sido reutilizadas a raíz de la ocupación de este sitio.

58Es sorprendente constatar que los dos productos más antiguos de la escultura en piedra de la Huasteca sean las dos estelas estatua, de la época clásica mientras que la gran mayoría de las estelas huastecas son estatuas de época postclásica temprana ο tardía. Pero cabe destacar al respecto, que muchas estatuas huastecas son una especie de estelas puesto que las plantaban en tierra por medio de una espiga basal.

B. Losas grabadas de Tamtok

59El sitio de Tamtok porporcionó cuatro losas de arenisca caliza, de medianas dimensiones, de las cuales tres habían sido grabadas intencionalmente. El caso de la cuarta es más dudoso.

1. LOSA D 1, CON LA FIGURA DE UN ROSTRO HUMANO

60Esta losa se encontró en tres fragmentos entre los escombros de la cara oeste de la plataforma AC 1 (Montículo de las dos Escaleras), el 21 de febrero de 1962. Falta la parte inferior. Altura máxima actual 39 cm, anchura 23 cm, espesor alrededor de 6 cm. La cara posterior es plana, la otra tiene la representación grabada de un rostro humano de frente, de contorno oval. Boca entreabierta profundamente hundida. Nariz poco saliente, cuyo contorno se prolonga por la curva de las cejas. Orejas representadas por un rectángulo un poco redondeado con un pequeño adorno circular en la parte baja.

2. LOSA D 2 (FRAGMENTO), CON UN ROSTRO HUMANO

61El 22 de febrero de 1963, entre los escombros de la cara sur de la plataforma AS 1 (Montículo de la Laguna), cerca de su ángulo suroeste, se encontró el extremo superior de una losa estrecha y alargada. Falta la parte inferior. Altura actual 11 cm, anchura 7.4 cm y espesor 4 cm. En el lado anterior está tallada, bastante someramente y en poco relieve, la representación de un rostro humano visto de frente. Los ojos están muy hundidos. Ambos ángulos inferiores de la nariz se prolongan por una arruga que enmarca la boca.

3. LOSA D 3, CON LA REPRESENTACIÓN DE LAS PARTES SEXUALES FEMENINAS

62Esta losa completa fue encontrada el 9 de febrero de 1962, entre los escombros del lado norte de la plataforma AC 2 (Montículo de la Estela). Su forma general es vagamente rectangular, con un extremo inferior más ancho y un extremo superior un poco redondeado. Altura 42.5 cm, anchura máxima 26 cm y espesor 6 cm. El lado posterior es liso. El lado anterior muestra la representación esquemáticamente grabada, de un sexo femenino, en forma de triangulo, cuyo ángulo inferior esta dividido por una hendidura vertical.

63La Relación del “Conquistador Anónimo” (cap. XV) nos dice que los antiguos huastecos tenían en sus templos representaciones de partes sexuales humanas. Además de este sexo femenino, el sitio de Tamtok nos proporcionó la representación en piedra de un falo del que hablaremos a propósito de las estatuas. En 1963, Roberto Pavón poseía una representación de piedra de partes sexuales femeninas, hallada no lejos de Tuxpan. El caso de Tamtok no es, pues, excepcional.

4. LOSA D 4, CON UN GRABADO NO FIGURATIVO

64Esta losa mellada y quizá incompleta, fue hallada el 27 de febrero de 1964, entre los escombros del lado este de la plataforma AC 3 (Montículo Redondo). Su forma es alargada y estrecha. Longitud 43.5 cm, anchura máxima 14 cm y espesor 6 cm. Una de sus grandes caras es lisa, la otra muestra una decena de líneas rectas grabadas, cuyo conjunto forma un dibujo no figurativo.

C. Estatuas ο esculturas (Sc.) de Tamtok

GENERALIDADES

65La excavación de la Plaza Ceremonial de Tamtok nos permitió descubrir quince estatuas, una de ellas en estado de esbozo y dos en estado de fragmentos. Sus condiciones de yacimiento las sitúan dentro del marco arqueológico del periodo postclásico tardío, pero una de ellas es de origen más antiguo.

66Todas estas estatuas, salvo una, son de arenisca caliza. Su factura mediocre y su estilo rústico ο arcaizante nos permite pensar, sin lugar a dudas, que fueron de fabricación local. De estas quince estatuas, catorce son típicamente huastecas, una sola es animal y las otras son humanas. La primera, que se quedó en estado de esbozo, evoca en forma esquemática el tipo corcovado más común de las estatuas masculinas de la Huasteca. Otras diez derivan de este tipo. La siguiente es una especie de muñeca tallada en un guijarro y sin carácter distintivo. Después, viene la representación de un falo y por último la de la cabeza de un gran pez.

67La escultura Sc. 15, que contrasta fuertemente con las demás, esta tallada en una losa plana delgada, y representa, de una manera muy realista, una cabeza de anciano. Pertenece, sin lugar a dudas, al tipo que los arqueólogos han tornado la costumbre de designar con el nombre de “Hacha totonaca”, aun cuando no sean hachas y su atribución a los totonacas sea discutible. La materia prima de esta cabeza de anciano es diferente a la de las otras catorce estatuas, así como su procedencia y probablemente la época de su fabricación.

1. Sc. 1, ESBOZO DE ESTATUA DEL TIPO ANCIANO ENCORVADO

68Este esbozo fue descubierto el 2 de febrero de 1962. Yacía sobre la superficie del suelo, al suroeste de la Plaza Ceremonial, a 30 m al sur-suroeste de AW 7 (Montículo de la Primera Estela Estatua) a menos de 5 m de la estela 6. Es una losa gruesa y pesada, de forma irregular, de unos 60 cm de alto, cuyos bordes fueron redondeados por martilleo. Una de sus grandes caras es lisa. La otra muestra un dibujo profundamente grabado que parece representar un personaje inclinado, con las rodillas medio flexionadas y con los antebrazos hacia arriba.

Esbozo de estatua
Ébauche de statue

69Interpretamos este dibujo grabado, como el esbozo para la futura talla de una estatua del tipo Anciano Encorvado apoyado en un bastón, tipo que es especialmente frecuente en la estatuaria huasteca. Para poder hacer un juicio, presentamos aquí los esquemas de dos estatuas huastecas de este tipo, una borrosa y la otra muy refinada, ambas pertenecientes al Museo Nacional de Antropología de México.

Estatuas huastecas
Museo Nacional de Antropología e Historia
Statues huastèques
Musée National d'Anthropologie et d'Histoire

70En el sitio de las ruinas de Consuelo, el 29 de enero de 1962, vimos, yacente, un esbozo que se podría comparar con el de Tamtok.

2. SC. 2, ESTATUA INCONCLUSA, HENDIDA, DEL TIPO ANCIANO ENCORVADO

71Esta pequeña estatua plana, estaba partida en dos por la parte media de su espesor. Sus dos caras se encontraron en la superficie de la Plaza Ceremonial, a unos 2 m una de la otra, la más grande el 11 de febrero de 1964, a 15 m al norte de AC 1 (Montículo de las Dos Escaleras) y la más pequeña el 5 de marzo de 1964, a 5 m al sur de AN 1 (Montículo del Falo de Piedra).

72Se trata de una pieza inconclusa, hecha con una piedra caliza de baja calidad, que probablemente se partió durante su talla. Altura máxima 30 cm, anchura máxima 16.5 cm y espesor máximo 8 cm. Todavía se perciben las marcas del trabajo del escultor que operaba, primero por incisión con una navaja ο un buril de pedernal y después por martilleo con un percutor muy duro y bastante puntiagudo. El contorno de los miembros estaba dibujado por trazos grabados, que después se modelaban a pequeños golpes de percutor. El personaje representado es del sexo masculino. Tiene una joroba en mitad de la espalda, pero la idea era representar a un anciano encorvado, lo que se consideraba un signo de ancianidad. Sus maños, hacia delante, están separadas por un intervalo bastante ancho, pero en dicho intervalo no figura ningún bastón vertical. La cabeza es informe y en parte está rota. Esta estatua no cuenta con una espiga para clavar en el suelo.

3. SC. 3, ESTATUA DEL TIPO ANCIANO ENCORVADO, CON RESTOS DE ESTUCO

73Esta estatua se encontró en la superficie, el 21 de marzo de 1962, sobre el lado sur-suroeste de AN 2 (Montículo Corcovado). Altura ca. 45 cm, anchura ca. 27.5 cm y espesor máximo 9.5 cm. Representación de un personaje masculino. Piernas no representadas, dorso redondo, brazos doblados con los antebrazos hacia delante. Dedos separados por cuatro incisiones. Rostro bastante inexpresivo mirando hacia arriba. No presenta arrugas en la frente; ojos en forma de granos de café que sobresalen por debajo de los arcos ciliares.

Estatua inconclusa hendida, encontrada en dos piezas
Statue inachevée trouvée sur place en deux morceaux

Restos de estuco
Ligne de stuc en saillie

74La parte inferior de esta estatua forma una espiga aplastada, en forma de trapecio, destinada a ser clavada en la tierra. El límite superior de esta espiga está marcado en el lado izquierdo por una línea de estuco en saliente, correspondiente al contacto de la estatua con un revestimiento de suelo. Este detalle nos recuerda el hoyo destinado a recibir una estatua, en la superficie superior del altar que se encuentra a la izquierda de la escalera de AC 3 (Montículo Redondo). La superficie derecha de Sc. 3 esta desconchada debido a los incendios de la maleza.

4. SC. 4, ESTATUA DEL TIPO ANCIANO ENCORVADO, CON LAS PIERNAS EXTENDIDAS

75Esta estatua fue encontrada el 15 de marzo de 1962, en la superficie superior de la plataforma AW 7 (Montículo de la Primera Estatua). Una de sus caras estaba muy desgastada por efecto de la intemperie y de los incendios de la maleza. Altura 35 cm, anchura máxima 22.5 cm y espesor máximo 9.5 cm. La cara conservada muestra un personaje masculino desnudo con las piernas extendidas hacia abajo. Su dorso es recto, poco inclinado, encorvado únicamente a nivel de los glúteos y de las vértebras cervicales. Los brazos están apenas replegados con los antebrazos hacia delante y hacia abajo. Entre las maños no se percibe ningún bastón de apoyo bien individualizado. El rostro es piano, sin expresión y sin arrugas. Los ojos y la boca son cavidades rectangulares un poco redondeadas. La espiga para clavar en el suelo es corta, pero no individualizada.

Estatua del tipo Anciano Encorvado
Statue type Vieillard Voûté

5. SC. 5, ESTATUA TIPO ANCIANO ENCORVADO CON CARA EXAGERADA

76Esta estatua fue descubierta el 4 de enero de 1964, en la superficie, sobre el lado noreste de la plataforma AE 4 (Montículo del Noreste). El trabajo escultórico es burdo con huellas de martilleo. Altura 46.3 cm, anchura máxima 16 cm y espesor 9 cm. Representación de un personaje masculino con las piernas extendidas hacia abajo. Dorso extremadamente reducido cuyo perfil no es real, no se parece a nada. La cabeza no está individualizada, y está formada por un gran rostro, mirando hacia arriba, colocado en la prolongación del cuerpo y sin indicios de cuello. Brazos colgantes con los antebrazos apenas doblados y hacia delante. Entre las maños no se percibe ningún bastón bien individualizado. El rostro, sin arrugas, parece tener una expresión ligeramente extasiada. La base, muy ancha, de esta estatua servía de espiga para clavarla en el suelo.

Estatua con cara exagerada
Statue à visage exagéré

6. SC. 6, CABEZA DE ANCIANO CON ARRUGAS

77Este fragmenta de escultura fue encontrado el 21 de marzo de 1963, entre los escombros al noreste de AS 1 (Montículo de la Laguna). Trabajo de escultura hábil y realista. Altura 12.5 cm, anchura máxima cerca de 6 cm. Perfil del lado derecho y parte de la cara de un rostro humano de frente muy arrugada. Ojos en cavidad, rectangulares. La nariz, rota, tenía una perforación del tabique. En la parte superior de la boca se esboza un pequeño bigote. De los ojos hacia las sienes parte una doble línea grabada. Esta cabeza quizá era la de una escultura tipo Anciano Encorvado.

Cabeza de anciano con arrugas
Tête de vieillard ridé

Estatuilla ovoide, asexuada
Petite statue ovoïde, asexuée

7. SC. 7, ESTATUILLA OVOIDE, ASEXUADA

78Esta estatuilla, sin piernas, fue encontrada el 6 de febrero de 1964, entre los escombros al pie del muro oeste de AE 4 (Montículo del Noreste). Está hecha en arenisca caliza compacta, bastante fina, de color rosado, y probablemente fue tallada en un gran canto rodado. Altura 22.6 cm, anchura 12.8 cm, profundidad de delante hacia atrás 10.8 cm.

79El cuerpo, ovoide y sin piernas termina en una punta roma que debió de haber estado enterrada. Brazos hacia delante y provistos de brazaletes planos rayados. Maños extendidas. Rostro ancho. Ojos en hendidura curva con la convexidad hacia arriba. Nariz martillada. Boca entreabierta, de labios gruesos. Cabeza cubierta por un tocado en gran relieve, coronado a su vez por un doble saliente central que cae por atrás hasta la nuca.

8. SC. 8, FALO DE PIEDRA

80Esta pieza esculpida fue descubierta el 28 de marzo de 1963, al pie del muro noroeste de la plataforma AN 1 (Montículo del Falo de Piedra). Es de arenisca caliza de mediana calidad y está muy desconchada. El tallo es de color gris blancuzco, el glande, de color gris rosado. Longitud 33.5 cm y anchura máxima ca. 9 cm. La extremidad inferior probablemente estaba clavada en el suelo. Recordemos que en Tamtok, en AC 2 (Montículo de la Estela), se descubrió una losa D 3, que representaba las partes sexuales femeninas. El gran falo de piedra de Yahualica, Hidalgo, ha sido publicado en múltiples ocasiones.

Falo de piedra
Phallus en pierre

Según Zim y Shoemaker, 1955, p. 35
D’après Zim et Shoemaker, 1955, p. 35

Cabeza del gran pez tarpón
Tête du grand poisson tarpon

81El Conquistador Anónimo (cap. 15) mencionó el culto al falo entre los antiguos huastecos. También se encontraron dos falos de madera en el Cenote sagrado de Chichén Itzá pero Claude Baudez (2002, pp. 296-297) estima que evocan, más bien, los ritos de autosacrificio de las partes sexuales masculinas.

9. SC. 9, CABEZA DE UN GRAN PEZ

82Esta escultura fue encontrada el 9 de marzo de 1963, en el relleno superior de la plataforma AW 6 (Montículo de las Tortugas), al lado del “hacha totonaca” en forma de cabeza de anciano. Arenisca caliza fina. Hechura cuidadosa. Longitud 21 cm, anchura máxima 16.5 cm, altura máxima 13.5 cm.

83El pez representado es casi con seguridad un tarpón Megalops atlantica, pez muy grande de la familia de los Elopideos que puede alcanzar una longitud de 2.40 m y un peso de 150 kg. El tarpón es un pez de mar, pero le gustan las aguas salobres poco profundas y se encuentra con frecuencia en el curso inferior del río Pánuco, el cual puede remontar hasta muy lejos, quiza, incluso, hasta Tamtok (cf. M. Dickson Hoese, y R.H. Moore, 1977, p. 126; cf. Zim & Shoemaker, 1955, fig. p. 35).

10. LAS CINCO ESTATUILLAS DEL ALTAR AC 4

84Estas cinco estatuillas (Sc. 10 a Sc. 14) formaban un grupo cuando las descubrimos el 26 de marzo de 1963, al pie del muro oeste del altar AC 4 (Altar de las Estatuillas) en el mismo lugar donde las habían dejado los antiguos habitantes de Tamtok. Todas están relacionadas con el tipo llamado Anciano Encorvado, aun cuando la última, Sc. 14, sea bastante informe (Tamtok, Vol. I, p. 155, fig. 52 y p. 156).

SC. 10, ESTATUILLA CON LA ESPINA DORSAL SALIENTE

85De hechura burda. Altura 20.3 cm, anchura de delante hacia atrás 11.5 cm, espesor 5.6 cm. Personaje masculino desnudo. Piernas fuertemente flexionadas. Pies y glúteos sobre el suelo. Dorso redondo con la espina muy en relieve, que muestra cinco vértebras. Brazos replegados hacia delante. Maños adheridas contra el pecho que forma una especie de saliente. Rostro ligeramente hacia arriba, con rasgos poco expresivos. No presenta arrugas. Ojos y boca ovales, profundamente hundidos. No hay bastón.

86La base de la estatua forma una espiga cónica plana destinada a ser clavada en el suelo.

SC. 11, ESTATUILLA TIPO ANCIANO ENCORVADO

87Pieza somera y torpemente esculpida en un mal bloque de arenisca caliza. Las superficies no están bien terminadas. Altura 22.5 cm, anchura ca. 11.5 cm, espesor máximo 8.5 cm. Personaje masculino desnudo. Piernas no representadas, dorso encorvado con una especie de joroba muy baja. Brazos replegados con los antebrazos casi horizontales. Dedos de dimensiones exageradas, que aprietan, por debajo del mentón algo vertical que no está bien individualizado y que debía de ser el bastón. Rostro ligeramente volteado, en oblicuo, hacia la derecha. Rasgos poco expresivos apenas esbozados. Los ojos y la boca son simples hendiduras. La extremidad inferior de la estatua, plana y adelgazada en punta, deba de estar clavada en el suelo.

Anciano Encovardo con la espina dorsal saliente
Veillard Voûté, à échine saillante

Anciano Encovardo, rostro en oblicuo
Veillard Voûté, au visage oblique

SC. 12, ESTATUILLA ABERRANTE DEL TIPO ANCIANO ENCORVADO

88Pequeña estatua inconclusa, de arenisca caliza bastante fina, burdamente tallada y muy estropeada. Forma alargada vagamente cilíndrica. Altura 24.5 cm, anchura y espesor ca. 12 cm.

Anciano Encorvado, aberrante
Veillard Voûté, aberrant

89Representa a un personaje masculino desnudo. Cuerpo masivo troncocónico, sin cuello, prolongado directamente, hasta la cabeza. Esta se presenta como una especie de mascara, con la cara volteada hacia arriba. Rostro muy mellado, con ojos globulosos y arrugas en la frente y alrededor de la boca. Dorso rectilíneo. Piernas no flexionadas, evocadas solamente por dos líneas grabadas sobre el lado izquierdo. Brazos semiflexionados. Antebrazos horizontales. Maños colocadas delante del vientre. Sobre el lado derecho, inconcluso, los brazos están indicados por simples líneas incisas. Esta escultura estaba un poco aparte de las otras cuatro. Debió de estar ligeramente inclinada hacia delante y su extremidad inferior, puntiaguda, clavada en el suelo.

SC. 13, ESTATUILLA, CABEZA-BUSTO DE ANCIANO

90Estatuilla de arenisca caliza bastante fina, esculpida con cuidado. Altura 17 cm, anchura y profundidad 13.5 cm. Representa a un personaje masculino anciano, que carece de cuerpo y de piernas. El individuo se reduce a una cabeza con los brazos doblados figurados a cada lado, en un relieve muy débil. El cráneo muestra el efecto de la deformación tabular derecha. Arrugas profundas sobre la frente y alrededor de la boca. Ojos globulosos con una hendidura horizontal en medio. Labios gruesos, mentón retraído. Tocado evocado simplemente por algunas líneas incisas detrás de la frente. Brazos semiflexionados, el antebrazo horizontal, las maños planas. Se trata de una forma particularmente aberrante del tipo Anciano Encorvado en la que la edad del individuo está indicada por arrugas y su actitud habitual está evocada por la posición de los brazos doblados hacia delante. Esta estatua estaba simplemente colocada en el suelo y no presentaba espiga para clavarla.

Cabeza busto de anciano
Tête buste de veillard

SC. 14, ESTATUILLA CASI INFORME

91Esta estatuilla informe y tallada en forma muy somera, se relaciona (con las reservas del caso) al tipo Anciano Encorvado y eso únicamente porque fue encontrada con las cuatro anteriores. En efecto, esta estatuilla muestra con qué libertad transformaban este tipo. Dimensiones: 16.5 x 11 x 4.7 cm. Sobre el canto delantero, se distingue una cara humana inexpresiva, pero con las comisuras de la boca hacia arriba con expresión de regocijo. Esta cara esta rematada por una masa larga que se prolonga hacia atrás.

92Al parecer, este rostro debía de estar mirando hacia arriba según el croquis que aparece aquí, lo que coloca hacia atrás la masa superior y lo que permite enderezar la estatua clavando en la tierra la espiga triangular de su parte inferior. En dicho esquema, la masa superior se vuelve una especie de dorso jorobado, evidentemente mal colocado, pero que se puede comparar con el de las estatuas Sc. 5 y Sc. 11.

11. SC. 15, “HACHA TOTONACA” EN FORMA DE CABEZA CON ARRUGAS

93Esta hermosa escultura fue descubierta el 3 de marzo de 1963 en la parte superior del relleno interno de la plataforma AW 6 (Montículo de las Tortugas) muy cerca de la cabeza de pez de piedra, Sc. 9, que es de un estilo muy diferente. Su materia prima parece ser arenisca fina, muy homogénea y diferente de la arenisca caliza común de la región de Tamuín-Tanlajas. Esta escultura, de talla muy hábil, y de gran valor artístico, es la representación de una cabeza de anciano arrugado, pero en la forma convencional delgada que los arqueólogos llaman “hacha” y que se caracteriza por ser sumamente plana de los lados y por un adelgazamiento progresivo de la parte anterior y de la parte superior, que nos hace recordar vagamente el filo de un hacha. Altura ca. 32 cm, anchura ca. 22 cm, espesor 6 cm.

94Este anciano tiene la nariz aguileña. Sus ojos, simplemente hundidos, son almendrados y están rodeados de arrugas que se prolongan lateralmente y se terminan en una curva que se eleva sobre la sien. Labios delgados de comisuras hacia abajo que dan una expresión de amargura. Mentón saliente. Tres arrugas en las mejillas. La frente está oculta por la prolongación anterior de una especie de tocado curvo, con seis lóbulos y cinco motivos grabados en forma de escalera.

95Una pieza como esta evidentemente tiene un origen lejano, pero llama la atención que represente a un anciano, al igual que las otras estatuas halladas en Tamtok que son típicamente de origen local. Es probable que el Viejo dios que ocupaba un lugar tan importante en la religión local fuese también el dios que los huastecos actuales llaman el māmlāb, es decir, el Gran Abuelo y que se considera reside en el océano oriental, desde donde envía a la tierra la lluvia fecundadora.

96Las esculturas comúnmente llamadas “hachas”, junto con otras llamadas “yugos” y otras más llamadas “palmas” forman una categoría de objetos rituales que se caracterizan por su cierto estilo particular. Estas esculturas a menudo han sido atribuidas a los indios totonacos, y de ahí las expresiones tales como “hachas totonacas” que se empleaban antaño. Tatiana Proskouriakoff (1954), que realizó sobre ellas un estudio de conjunto, propone considerar que tienen en común un estilo “clásico de Veracruz”, cuya zona de creación y de difusión se podría situar en la época clásica, en el centra norte del actual estado de Veracruz. Pero, por difusión, se han encontrado tales “hachas” hasta Guatemala y El Salvador. La difusión de los “yugos” fue también grande, en diversas direcciones, pues se han encontrado, por ejemplo, en las minas de cinabrio de la Sierra Gorda de Querétaro, al oeste de la Huasteca.

97Son pocas las piezas de dicho estilo “clásico de Veracruz” que hayan sido producto de excavaciones científicas que permiten datarlas con precisión. Entre las de las regiones cercanas a la Huasteca, un “yugo” de Santa Lucia, no lejos de Papantla, formaba parte del ajuar de una sepultura que Wilkerson (1970, p. 44) atribuye al Clásico Tardío ο a los principios del Postclásico, es decir, a la época en que floreció El Tajín. Pero otros “yugos” y una “palma”, hallados en las minas de la Sierra Gorda, parecen claramente anteriores al principio del Postclásico. No lejos de ahí, un “yugo” de la zona de San Joaquín (Querétaro) fue hallado incompleto, lo que nos hace pensar que fue fabricado en el lugar (Minería prehispánica, 1970, pp. 34 y 49).

98El “hacha totonaca” de Tamtok, que fue hallada en un contexto arqueológico huasteco de la época postclásica más reciente, es ciertamente una pieza importada, procedente de muy lejos. Pero es muy probable que haya llegado a la región de Tamuín en la época de su fabricación, es decir, hacia fines de la época clásica tardía, cuando el radio de influencia de la civilización del Tajín llegaba hasta Rio Verde y hasta la Sierra Gorda de Querétaro. Varios siglos después, pudo haber sido recuperada como una especie de objeto arqueológico que pudo tomar su lugar dentro del marco de las prácticas rituales de la época postclásica.

D. Las dos estelas esculpidas descubiertas por Patricio y Diana Dávila

99En 1994-1995, el antropólogo Patricio Dávila Cabrera y su esposa Diana, encargados de realizar investigaciones por el gobierno del estado de San Luis Potosí, descubrieron en Tamtok un depósito de losas de arenisca caliza que yacían en desorden a poca profundidad y que ocupaban una superficie de más de 60 metros cuadrados. Estas losas se encontraban en el extremo occidental de la Laguna de los Patos, a un centenar de metros al suroeste del lugar donde, 50 años antes, don Indalecio Castrillón había descubierto una estela. Es muy probable que ahí se encontrara un taller de talla de arenisca caliza al que quizá antaño, llegaban barcos por un brazo del río Tamuín.

100Tan sólo dos de estas losas presentan restos de esculturas. La más grande (que fue llamada Est. 1) tiene unos 2.20 m de longitud sobre 1 m de anchura. Aun cuando ahora está rota y muy incompleta, es evidente que en un principio aun entera, fue concebida y preparada para formar algo comparable con una de las dos estelas estatua de Piedras Paradas.

El depósito de losas (Según Ρ Dávila)
Le dépôt de dalles (D’après Ρ. Dávila)

Estela con Pierna Gigante
La stèle de la Grande Jambe

Parte superior de la estela de los Dos Guajolotes
Partie supérieure de la stèle aux Deux Dindons

101Sus bordes, a los que se les había dejado su gran espesor original, formaban probablemente una especie de marco saliente que rodeaba una parte central deprimida, en la que un personaje en pie debía destacarse, en altorrelieve, sobre un fondo piano. En el estado actual en que se encuentra, no queda de este personaje más que su pierna izquierda que está completamente esculpida de perfil izquierdo. La pierna derecha esta apenas esbozada y el resto ha desaparecido. Con base en las dimensiones de esta pierna, se puede calcular que el personaje completo, de pie, debió de tener 2.50 m de altura, es decir, la estatura de un verdadero gigante en comparación con la de los indios de la región (1.57 m para los hombres y 1.45 m para las mujeres) y en comparación con las estatuas de las dos estelas de Piedras Paradas que no sobrepasan los 2 m de altura. Esta estela de la gran pierna es evidentemente contemporánea a las estelas estatua de Piedras Paradas, que se pudieron fechar en 482 d.C, cerca de fines del siglo V de nuestra era, época de Pánuco III de la Huasteca y de Teotihuacán IIA-III del México Central.

102La otra gran losa esculpida (llamada Est. 2) fue hallada a cinco metros al sureste de la anterior. Su forma es rectangular, con 1.15 m de anchura, pero su longitud actual, que es de 1.25 m, se ha reducido mucho por una gran fractura oblicua. El canto de esta gruesa losa está adornado con un gran motivo en relieve formando un zigzag. Sobre las aristas del contorno de esta cara esculpida se ve, en relieve, un motivo alargado que representa una gran soga de dos cabos. En los ángulos superiores, están representados en bajorrelieve, dos grandes aves de cuerpo masivo, cuyo cuello y cuyas patas, bastante alargadas que parecen ser de aves zancudas. Su pico parece curvo, lo que ha podido sugerir a Ρ. Dávila identificarlos como flamencos. Pero los flamencos que, por otra parte, no viven en la Huasteca, son aves acuáticas de cuerpo un poco esbelto, cuyo cuello y cuyas patas son desmesuradamente largos. Nosotros estimamos que quizá se trata de guajolotes machos, cuyas carúnculas carnosas han sido representadas, erróneamente, demasiado abajo, no sobre el cuello sino sobre el pecho.

103Estas dos hermosas losas esculpidas, actualmente son muy conocidas. Desde 1996, se expusieron en Ciudad Valles, en el Museo Tamuanzan, y sin duda todavía permanecen ahí. En 1996 y 1997, se presentaron oficialmente y se expusieron en el Museo Nacional de México. Fueron publicadas y dibujadas en dos artículos ilustrados de la revista Arqueología Mexicana (Vol. IV, núm. 25, p. 96, México, 1977 y Vol. IX, núm. 54, pp. 16-19, México, 2002). En los títulos y los textos de estos dos articulos, el nombre de Tamtok ha sido sistemáticamente “hispanizado” bajo la forma de Tantoc, lo cual es menos exacto que si se hubiera puesto Tamtoc. En lo que a nosotros se refiere, ya explicamos anteriormente (Vol. 1, p. 67), que preferimos escribir Tamtok, para subrayar que se trata del nombre de un lugar indígena, todavía vivo en la lengua huasteca. Ojalá que los futuros arqueólogos del mundo maya no se sientan tentados de escribir Tical en vez de Tikal.

104Por último, recientemente, el señor y la señora Dávila tuvieron a bien informarnos oralmente, y después por escrito, datos complementarios precisos sobre sus dos estelas, con la autorización para divulgarlos. Nosotros les agradecemos aquí su gentileza.

Table des illustrations

Titre Fig. 168-Localización de las estelas 1, 2 y de 5 a 10Emplacements des stèles 1, 2 et de 5 à 10
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
Titre Fig. 169 — Localización de las cuatro grandes estelas esculpidasEmplacements des quatre grandes stèles sculptées
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Légende Ofrenda de las dos estelas estatuaOffrande des deux stèles-statues
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Légende Dos jadeítas pulidas con restos de asfalto fundidoDeux jadéites polies avec restes de bitume fondu
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre Fig. 170 – Las dos estelas estatua Est. 1 y Est. 2 con sus nueve fragmentosLes deux stèles-statues 1 et 2 avec leurs neuf fragments
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Titre Fig. 171 – La estela estatua del norte, Est. 1. Caras anterior, posterior y lateralesLa stèle-statue 1 du nord. Vue antérieure, vue postérieure, et vues latérales
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 336k
Titre Fig. 172 – La estela estatua del sur, Est. 2. Caras anterior, posteriorLa stèle-statue 2 du sud. Vue antérieure et vue postérieure
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Légende Estela 2 – S Cara posterior Piernas de esqueleto (?)Stèle 2 – S Face postérieure Jambes squelettiques (?)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende Estela 3 ο Estela CastrillónStèle 3 ou Stèle Castrillón
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende La estela 4 yace en el centro de la plataforma redondaLa stèle 4 couchée au centre de la plate-forme ronde
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Légende Perfil este-oeste de la plataformaCoupe est-ouest de la plate-forme
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Légende Estela 4. Cara este y bajorrelieve de su cantoStèle 4. Face est et bas-relief de la tranche
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Fig. 173 – Bajorrelieves de la estela 4Bas-reliefs de la stèle 4(Dibujo dessin Andy Seuffert)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 852k
Légende Estela 5 con su localizaciónStèle 5 et sa localisation
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende Entre C 2 y C 3, todavía de pie. Estela 10Entre C 2 et C 3, encore dressée. Stèle 10
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende Esbozo de estatuaÉbauche de statue
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende Estatuas huastecasMuseo Nacional de Antropología e HistoriaStatues huastèquesMusée National d'Anthropologie et d'Histoire
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende Estatua inconclusa hendida, encontrada en dos piezasStatue inachevée trouvée sur place en deux morceaux
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Légende Restos de estucoLigne de stuc en saillie
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Légende Estatua del tipo Anciano EncorvadoStatue type Vieillard Voûté
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 292k
Légende Estatua con cara exageradaStatue à visage exagéré
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Légende Cabeza de anciano con arrugasTête de vieillard ridé
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Légende Estatuilla ovoide, asexuadaPetite statue ovoïde, asexuée
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende Falo de piedraPhallus en pierre
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende Según Zim y Shoemaker, 1955, p. 35D’après Zim et Shoemaker, 1955, p. 35
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Légende Cabeza del gran pez tarpónTête du grand poisson tarpon
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Légende Anciano Encovardo con la espina dorsal salienteVeillard Voûté, à échine saillante
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende Anciano Encovardo, rostro en oblicuoVeillard Voûté, au visage oblique
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende Anciano Encorvado, aberranteVeillard Voûté, aberrant
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Légende Cabeza busto de ancianoTête buste de veillard
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Légende El depósito de losas (Según Ρ Dávila)Le dépôt de dalles (D’après Ρ. Dávila)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Légende Estela con Pierna GiganteLa stèle de la Grande Jambe
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Légende Parte superior de la estela de los Dos GuajolotesPartie supérieure de la stèle aux Deux Dindons
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4494/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 315k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540