Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nuestra música: Huastecos de la sierra de Otontepec. Ni t’eenlaach: An teenektxik ti sierra de Otontepec

 | 
Ana Kondic

Cómo empecé a cantar y a tocar

Texte intégral

En la siguiente narración, que también se puede escuchar en audio, Telésforo Melio del Ángel Domínguez, don Melio, nos relata cuándo y cómo empezó a tocar y a cantar.

1Hace como diez años, como me gusta cantar, reuní a algunos amigos y los invité a ayudarme a cantar. Algunos sabían tocar la guitarra, otros sabían tocar el violín. Y pues dijimos que nos íbamos a reunir para formar un grupo. Y así empezamos. Ellos tocaban, yo cantaba. Más tarde empezamos a tocar y nos invitaban a donde quiera. Cantábamos en las bodas y los cumpleaños. Allí andábamos.

2Temprano nos levantábamos cuando nos invitaban a una casa. Cantábamos así. Pero después no pudimos seguir bien con el grupo. Algunos empezaron a separarse… Ya no quisieron que tocáramos juntos. Algunos salieron y yo me quedé solo. Y así tuve que aprender a tocar.

3Empecé entonces a tocar el teclado despacio. No lo sabía hacer bien, pero ya pude sacar un poco de música. Y así lo hice porque me quedé solo. No podía cantar bien, no podía tocar bien, pero poco a poco…

4Después me reuní con un grupo de cristianos que tenían un grupo de oraciones. Dijeron, que querían que celebráramos a nuestro Dios con los instrumentos. Tuve que tocar. Como ya había otros que tocaban la guitarra nos reunimos, yo con el teclado, y le tocábamos a nuestro Dios. Y así hasta ahora estamos caminando con nuestro grupo de fe que tenemos.

5A mí me gusta también tocar. Hacemos lo que se puede. No es que yo sepa tocar muy bien, me gusta. Necesito aprender más sobre la música. Yo siento bien lo que sale de mi corazón. Es lo que hago, como digo, le canto a mi Dios. Cuando nos reunimos en la oración hacemos bien los cantos, le cantamos a nuestro Dios. Pues así estamos, así caminamos hasta ahora. Es la historia, es la verdad sobre lo que he podido hacer dese hace más de diez años. Empezamos nada más formando un pequeño grupo, pero ahora ya no tengo un grupo que se dedique a cantar en las fiestas. Ahora nos dedicamos a cantar a Dios como un grupo de oraciones. Por eso me siento muy contento y alegre. Toda mi familia y mis niños andan tocando. Me siento contento que todos juntos, yo, mi esposa y nuestros hijos andemos en esto. Es una bendición para mí. Nada más es esto lo que tengo que decir.

Don Narcizo enseñando a su grupo de niños

Don Narcizo enseñando a su grupo de niños

San Francisco Chontla, noviembre de 2011.

Fotografía: Ana Kondic.

Table des illustrations

Titre Don Narcizo enseñando a su grupo de niños
Légende San Francisco Chontla, noviembre de 2011.
Crédits Fotografía: Ana Kondic.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4398/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Open access

Acheter