Version classiqueVersion mobile

Tamtok, sitio arqueológico huasteco. Volumen I

 | 
Guy Stresser-Péan
, 
Claude Stresser-Péan

Segunda parte. Plaza Ceremonial / Deuxième partie. Place cérémonielle

Capítulo IX. Las estructuras del centro

Résumé

Chapitre IX. Les structures du centre - Elles sont au nombre de cinq et toutes à caractère cérémoniel. À part AC 3, le Monticule rond, qui est de forme circulaire, les autres sont de plan carré ou rectangulaire. Des dalles gravées ou lisses ont été trouvées dans les décombres ou à la surface de quatre de ces structures.

AC 1 (Monticule aux Deux Escaliers). Comme toutes ces plates-formes, il n’y a pas de fondations, mais des murs en dalles de grès calcaire dont les restes laissent apercevoir le profil dit de “talud y tablero”. Des galets de rivière recouverts d’un mortier de chaux à surface lisse complètent les matériaux de construction.

Restes de sept sépultures, toutes en position foetale. À part S 3 qui est un individu de sexe masculin âgé d’environ vingt ans, les autres squelettes appartenaient à des enfants en bas âge. S 1 et S 2 ont un mobilier funéraire assez riche ainsi que S 6, qui est un individu probablement féminin de 12 à 13 ans avec, à ses pieds, un vase à goulot et une carapace de tortue.

AC 2 (Monticule à la Stèle), est une plate-forme assez haute, de forme rectangulaire irrégulière. La construction des murs est uniquement en dalles de grès calcaire.

À l’ouest de AC 2, fut découverte une sépulture collective S 8. Entre 15 et 65 centimètres de profondeur, se trouvaient les restes de 13 individus adultes dont trois de sexe féminin. Les squelettes S 8-A, Β et C gisaient en decubitus ventral au fond de la fosse. S 8-E avait 12 dents limées. Dans la partie supérieure de la fosse les restes osseux et les crânes se trouvaient en désordre. Certains de ces fragments osseux étaient partiellement brûlés, et Grégory Pereira, s’appuyant sur les données de Duday et Masset (1986), estime qu’ils ont été soumis à très forte température, si bien que l’on peut estimer qu’il s’agit plutôt de crémation que de cuisine.

AC 3, Monticule rond. C’est le plus grand des édifices centraux. Son diamètre est de 15.60 à 16.20 mètres. Les murailles sont en dalles de grès calcaire avec restes de revêtement en stuc blanc. Lescalier, de cinq marches encore en place, est prolongé par un trottoir d’accès. Au nord-est de cet escalier, un petit autel porte des traces d’insertion d’une statue en pierre. L’édifice à l’origine était une sorte de pyramide circulaire à quatre étages en retrait, avec une hauteur totale probable de cinq mètres. Il est probable que AC 3 supportait dans sa partie haute un temple ou maison ronde rituelle.

AC 4, autel aux Petites Statues. Petite plate-forme basse rectangulaire orientée est-ouest. Le long du mur ouest se trouvaient quatre petites statues très frustes en grès calcaire représentant le personnage du type dit “Vieillard voûté”.

AC 5, autel à la Stèle Brisée. Petite plate-forme carrée très basse, et qui avait peut-être été volontairement détruite. Ses murailles étaient constituées de galets de rivière noyés dans du mortier de chaux.

Texte intégral

A. Estructura AC 1 (montículo de las Dos Escaleras)

1. LOCALIZACIÓN

1Este pequeño edificio, de construcción especialmente cuidada, está situado más ο menos al centra de la Plaza Ceremonial, un poco desviado hacia el noroeste. Todos los edificios más cercanos, AC 2, AC 3 y AC 5, presentan particularidades más ο menos importantes.

2En este lugar, el suelo es perfectamente plano pero poco profundo. El subsuelo de grava y cantos rodados conglomerados, está cubierto por 30 cm de tierra negruzca, arcillosa y dura.

3La excavación de AC 1 dio comienzo en febrero y marzo de 1962, bajo la dirección de Guy Stresser-Péan.

2. FORMA GENERAL, ALTURA Y ORIENTACIÓN

4La estructura AC 1 es una pequeña plataforma más ο menos cuadrada, de unos 7.50 m de lado. Su forma, francamente irregular, y sus muros de ángulos que no son completamente rectos, nos dicen que los indios que la construyeron no eran buenos geómetras. Sus lados este y oeste no son perfectamente paralelos. La cara sur tiene 15 cm menos que la cara norte. Los ángulos están redondeados con bastante cuidado. Su altura actual es 1.71 m, pero cabe pensar que el hundimiento que ha venido sufriendo su relleno interior desde la época precolombina, hizo que perdiera más de 30 centímetros.

5Sus caras este y oeste están provistas de una escalera de unos 4 m de longitud y 1.20 m de saliente. Una banqueta añadida posteriormente cubría el peldaño inferior de cada una de estas escaleras.

6La orientación general del edificio está indicada por las escaleras, y es más ο menos este-oeste, pero con una desviación de unos 16°, lo cual la aproxima a la orientación este-sureste oeste-noroeste.

3. MUROS DE CONTENCIÓN

7Los muros de contención no tienen cimientos, pues por su poca altura y la firmeza del suelo no hubo necesidad de hacerlos. Estos muros están cuidadosamente construidos por hiladas regulares de lajas de piedra caliza de un color gris amarillento, con un espesor que varía entre los 10 y los 15 cm. En virtud de que en Tamtok no existen afloramientos de piedra caliza, es evidente que estas piedras han sido transportadas de otras partes, probablemente en canoas. Pero, se trataba de un material costoso que debían economizar. Los muros de contención tampoco se continúan bajo las escaleras.

Fig. 32 - Montículo de las Dos Escaleras AC 1. Planta actual.
Monticule aux Deux Escaliers AC 1. Plan actuel

8Los muros todavía en pie presentan diferentes inclinaciones hacia el interior, consecuencia de los hundimientos desiguales del material de relleno de la plataforma. Pensamos que la inclinación original podría haber sido de cerca de 70°. Las piedras están superpuestas, sin argamasa que las una. Su corte externo esta ligeramente biselado, lo cual le da al paramento un aspecto liso, no escalonado.

9En la parte central de la cara sur, sobre unas quince hiladas normales de piedra, de superficie francamente en talud, subsistían los restos de una hilada de lajas que formaban un saliente volado de 7 a 8 cm en relación con el muro inclinado. En comparación con las plataformas, aún intactas, que en 1937 observamos en Tamtzan, cerca de Cuayalab, consideramos que esta hilada de lajas salientes era el último vestigio de la parte superior del muro, que debió de ser vertical y sobrepasar la parte inferior inclinada. Las subsecuentes excavaciones confirmarían ampliamente la presencia en Tamtok de esta disposición arquitectónica, que al parecer correspondió, en la Huasteca, al perfil de talud y tablero de Teotihuacán. Pensamos que, en el caso de los muros de la estructura AC 1, la parte en talud debió de tener en otros tiempos unos 105 cm de altura y la parte vertical unos 75 centímetros.

10El paramento ο superficie exterior del muro de contención estaba recubierto con mortero de cal, cuya superficie lisa no dejaba ver el aparejo de las piedras. Al momento de realizar la excavación todavía se conservaba este revestimiento de varios centímetros de espesor, en una parte de la superficie de los muros. Su superficie, muy alterada, no conservaba ningún vestigio de decoración pintada ο modelada.

11El muro de contención de una parte de la cara oeste, entre el ángulo noroeste y la rampa norte de la escalera había desaparecido. Por esta brecha penetraron algunos roedores, y cavaron sus madrigueras en el relleno interno de la plataforma. Es muy probable que los antiguos habitantes de Tamtok hayan querido remplazar una parte del muro que amenazaba ruina, pero no tuvieron tiempo de llevar a buen término su proyecto. Posteriormente, la estructura AC 2 nos mostró un ejemplo de muro parcialmente reparado. Pero no hay que descartar la hipótesis de que se tratara de un principio de demolición de la estructura AC 1 para recuperar los materiales.

Fig. 33 - Montículo de las Dos Escaleras AC 1. Reconstitución de la escalera este. Corte este-oeste.
Monticule aux Deux Escaliers AC 1. Reconstitution de l’escalier est. Coupe est-ouest

4. ESCALERAS

12Ya dijimos que las escaleras tenían unos 4 m de ancho y que daban acceso a la parte central de la cara este y a la cara oeste de la plataforma.

13La escalera oeste, que es la que estaba mejor conservada, tenía escalones de unos 2.65 m de largo, enmarcados entre dos superficies lisas, inclinadas unos 50°, a las que llamaremos las rampas. El escalón más bajo tenía una contrahuella oblicua con una inclinación de 50° y en cada extremo se confundía con la rampa lateral. La superficie superior de este escalón tenía 25 cm de anchura. Los otros escalones tenían alrededor de 20 cm de anchura con una contrahuella de unos 22 cm de alto. Probablemente había un total de ocho escalones, el último de los cuales estaba formado por el borde superior de la plataforma. En virtud de que el primer escalón había conservado intacto todo su recubrimiento de estuco, no dejaba ver su modo de construcción, por lo que no fue observado. La superficie superior de los otros estaba formada por una laja horizontal que reposaba sobre un núcleo de mampostería formado por guijarros sumergidos en mortero de cal. Este núcleo de mampostería llenaba el intervalo entre la laja superior del escalón y la prolongación interna de la laja del escalón inferior. Sin embargo, a veces una de las hiladas de guijarros era sustituida por una piedra plana.

14Los muros de las rampas laterales estaban construidos en su totalidad con guijarros unidos con mortero de cal poco resistente. Casi todas las de la parte exterior se habían derrumbado. Dado que las piedras de río se daban en abundancia en el subsuelo de Tamtok, era evidentemente más barato usar este tipo de material que las lajas de piedra caliza, que tenían que transportar de muy lejos. Pero el trabajo de albañilería con piedras era de mala calidad. La anchura de las rampas era de unos 65 centímetros.

15La escalera del lado este era, en general, parecida a la del lado oeste, pero la parte baja de su primera contrahuella oblicua había sido parcialmente destruida por introducir una sepultura.

5. BANQUETAS AL PIE DE LAS ESCALERAS

16Posteriormente a la construcción de las escaleras actuales, se enterró un muerto al pie de la parte media de cada una de ellas. Pero a 30 cm de profundidad se encontró el subsuelo, muy duro, formado por un conglomerado de grava. La fosa del este se cavó en esta capa dura unos 10 cm, no así la del oeste. De todas maneras, dado que la profundidad obtenida era insuficiente, la aumentaron creando en la parte baja de cada escalera, una banqueta de tierra añadida, negruzca y arcillosa, cuya superficie superior fue cubierta por una capa de estuco ο mortero de cal. La banqueta del este tenía 30 cm de alto y llegaba al nivel del primer escalón. La del oeste tenía 45 cm de alto y alcanzaba casi el nivel del segundo escalón.

17Algunas líneas de guijarros colocadas sobre el antiguo suelo parecían marcar los límites de la banqueta del oeste que probablemente tenía la anchura de la escalera (con todo y sus rampas), es decir, 4 m, y que se extendió hacia el oeste hasta 1.75 m de la parte baja del primer escalón.

18A una cierta distancia de la escalera, disminuye el revestimiento de estuco de las banquetas y después desaparece. Sería difícil decir si hubo intención de crear una especie de escalones ο si se trata de un efecto de la erosión y del hundimiento de la tierra acarreada.

Fig. 34 - Montículo de las Dos Escaleras AC 1. Cortes con la localización de los estucos y de los entierros.
Monticule aux Deux Escaliers AC 1. Coupes avec emplacement des stucs et des sépultures

6. RELLENO INTERNO Y REVESTIMIENTO DE LOS PISOS

19En el momento de la excavación, la estructura AC 1 tenía todavía 1.71 m de alto y su superficie superior conservaba en unos 16 m2 de su parte central, algo de su piso de estuco ο mortero de cal. Este revestimiento tenía un espesor de 4 cm aproximadamente y su superficie superior había sido cuidadosamente alisada y pulida. Al parecer, había resistido mejor a la intemperie que el de los muros.

20Bajo esta capa de estuco, el relleno interior de la plataforma estaba hecho con una tierra ligera, gris, poco consistente, totalmente diferente a la tierra arcillosa, compacta y negruzca del suelo colindante. Es probable que se trate de ceniza volcánica, quizá tomada del cerro de Piedras Paradas. Esta tierra cenizosa no contenía prácticamente tiestos; pero se encontraron restos óseos de dos individuos intencionalmente sepultados.

21A 50 cm por debajo del revestimiento de piso superior, se encontró otra capa análoga, pero más gruesa, aparentemente formada por cinco capas superpuestas. Se extendía a alrededor de 2 m del centra y terminaba en un borde irregular. Más abajo, el relleno estaba nuevamente constituido por la misma tierra gris, cenizosa. Antes de llegar al nivel del suelo, se encontró un tercer recubrimiento de mortero de cal.

22Las capas profundas del relleno tampoco contenían tiestos, pero en el ángulo noroeste, en donde una parte del mura de contención había desaparecido, se encontraron siete fragmentos de estuco pintados, que probablemente provenían del revestimiento de algún muro.

7. LOS SIETE ENTIERROS DE LA ESTRUCTURA AC 1

23En la estructura AC 1 se descubrieron los restos de siete entierros, dos de ellos en el relleno interior y cinco en las banquetas añadidas posteriormente al pie de sus dos escaleras. La osamenta encontrada estaba en general mal conservada; sin embargo, la señora Véronique Gervais, pudo estudiar estos huesos, y su aportación aparece en la parte antropológica de esta obra.

24En este capítulo nos conformaremos con describir las condiciones en que yacían estos esqueletos cuando los encontramos. Los datos sobre la edad y el sexo de los individuos enterrados están tornados del trabajo de la señora Gervais. Todos estos individuos habían sido enterrados en posición fetal. Cabe observar, sobre todo, que con una sola excepción, la estructura AC 1 no nos dio más que entierros infantiles.

a) ENTIERROS S 1 Y S 2, AL PIE DE LA ESCALERA ESTE

25Este doble entierro se encontraba en una fosa cavada, una parte en el piso natural y la otra parte en la tierra sobreañadida que formaba una banqueta salediza al pie de la escalera este. La fosa, que penetraba 10 cm en el subsuelo de grava, se prolongaba de norte a sur a lo largo del primer escalón de la escalera y tenía una anchura de 40 a 45 cm. Los restos óseos humanos, casi completamente destruidos, se encontraban reunidos al fondo, en un espacio estrecho, entre el aplomo del escalón y un metate de piedra, que estaba colocado verticalmente a lo largo de la pared este de la fosa.

26La ofrenda funeraria, bastante rica tratándose de la Huasteca, comprendía un metate con su mano, un plato hondo y una escudilla trípode, de perfil ligeramente en ángulo saliente y dos pequeñas placas perforadas de jadeíta pulida. Estas dos plaquitas con adornos incisos de estilo mixteco, estaban al fondo de la fosa, a nivel de la osamenta. El plato, del tipo Pasta Fina Engobe Rojo, estaba dispuesto horizontalmente, con la concavidad hacia arriba, a unos 30 cm más arriba de la mano del metate. La escudilla, del tipo Huasteca Blanco, se encontraba más arriba todavía y sobre todo, más al norte. Estaba muy fragmentada y al parecer se colocó en plano, con su concavidad hacia abajo.

AC 1. Entierros 1 y 2
Sépultures 1 et 2

Fig. 35 - Montículo de las Dos Escaleras AC 1. Estructura reconstituida con localización de sus entierros y con su orientación.
Monticule aux Deux Escaliers AC 1. La structure reconstituée avec emplacement des sépultures et leur orientation

Fig. 36 Montículo de las Dos Escaleras AC 1. Cortes y posición de los esqueletos 3,6 y 7.
Monticule aux Deux Escaliers AC 1. Coupes et position des squelettes 3,6 et 7

27El esqueleto S 1 comprendía una diáfisis, probablemente del cúbito izquierdo, algunos restos craneanos y los dientes de un infante de unos 3 ó 5 años. La diáfisis se encontraba en el fondo de la fosa y estaba colocada en forma horizontal contra la cara lisa del metate que al parecer la protegió. El fragmenta más grande del cráneo se encontraba en el fondo de la fosa, con la concavidad hacia arriba, lo que podría haber correspondido a un entierro en posición fetal, de cara al sur, que posteriormente sufrió la caída de la cabeza.

28El esqueleto S 2 se reducía básicamente a una epífisis del húmero izquierdo de un infante de 1 ό 2 años.

29La interpretación que nosotros le dimos a estos datos arqueológicos es la siguiente: en una primera fase, se enterró en el fondo de la fosa, entre el metate y el aplomo del escalón, a un infante de 3 ό 5 anos, probablemente en posición fetal, que correspondía al esqueleto S 1. En una segunda fase, se abriría la fosa para depositar el cuerpo de un infante de 1 ό 2 anos, que correspondía al esqueleto S 2. En el transcurso de esta operación, los huesos de S 1 pudieron haberse destruido ο haber sido extraídos, a excepción de algunos restos. El metate y su mano formaban, pues, parte del atuendo funerario de S 1, lo que permite suponer que se trataba de un entierro femenino. Suponemos también que las dos plaquitas de jadeíta pulida encontradas, una al fondo de la fosa y la otra contra la pared oeste, formaban parte de este mobiliario. El plato intacto que se encontraba más arriba del esqueleto S 2 y que lo cubría, debió de pertenecer a este esqueleto. La escudilla quebrada, situada bastante más arriba y más al norte, quizá pertenecía a S 1.

Fig. 37 - Montículo de las Dos Escaleras AC 1. Entierro 3 visto desde arriba, una vez despejada la banqueta oeste (dibujo de Grégory Pereira).
Monticule aux Deux Escaliers AC 1. Sépulture S 3 vue de dessus après dégagement de la banquette ouest (dessin de Grégory Pereira)

b) ENTIERRO S 3, AL PIE DE LA ESCALERA OESTE

30Este entierro fue el único de AC 1 que contenía un esqueleto de adulto. Se encontraba en una fosa cavada en parte en el suelo natural y en parte en la tierra sobreañadida formando una banqueta al pie del centro de la escalera oeste; pero el fondo de esta fosa no afectaba el subsuelo pedregoso.

31El cuerpo fue depositado en posición fetal, de cara al oeste, con los brazos sobre el pecho y las rodillas dobladas hacia arriba. Posteriormente, el tronco se desplomó hacia atrás y la cabeza se incliné sobre su lado derecho. Es probable que este cadáver haya estado envuelto con numerosas mantas y con una cubierta bastante rígida, quizá un petate, que durante un tiempo mantuvieron el cuerpo aislado de la tierra. Dentro de esta envoltura, la descomposición de la carne hizo que el peroné derecho se desprendiera de la parte superior de la tibia, y que la mandíbula se separara del cráneo y cayera al nivel de la pelvis. Los pies estaban completamente volteados hacia dentro, uno frente al otro.

32El esqueleto era de huesos fuertes, probablemente pertenecientes a un individuo de sexo masculino, de unos 20 años de edad. Sus incisivos habían sido mutilados. Estaba provisto de una plaqueta circular pulida de jadeíta ο imitación, de 20 a 23 mm de diámetro con cuatro perforaciones circulares.

AC 1. Entierro 3
Sépulture 3

c) ENTIERRO S 4, AL PIE DE LA RAMPA NORTE DE LA ESCALERA OESTE

33Este entierro se encontraba a aproximadamente a un metro al norte de S 3, al pie de la rampa norte de la escalera oeste, parte en el suelo natural y parte en la tierra de la banqueta sobreañadida. El esqueleto debió de ser antiguamente removido por animales cavadores, y lo que quedaba de él estaba aprisionado en una especie de ganga, lo cual dificultaba su estudio. Se trataba de los restos de un infante de 10 ό 12 años, cuyo sexo no se pudo determinar. Estaba en posición fetal, pero no se pudo precisar en qué dirección. Tenía una pequeña cuenta de piedra blancuzca, pulida, de unos 7 mm de diámetro.

d) ENTIERRO S 5, AL PIE DE LA RAMPA SUR DE LA ESCALERA OESTE

34Este entierro se encontraba a 1.50 m aproximadamente al sur de S 3, casi en contacto con la parte baja de la rampa sur de la escalera. También ésta se encontraba parte en el suelo natural y parte en la tierra acarreada de la banqueta. Contenta un esqueleto en muy mal estado, aprisionado en una ganga caliza que hacía su estudio muy difícil. Se trataba de los restos de un infante de 7 ó 9 años, de sexo indeterminado, que fue enterrado en posición fetal de cara al sur. Contenta una gran cuenta de imitación jadeíta verdusca, pulida, de unos 20 mm de largo por 15 mm de diámetro, y de una pequeña plaquita redonda de una hermosa jadeíta verde pulida. Esta plaquita, con dos perforaciones, tenía unos 16 mm de diámetro por 2 mm de espesor.

AC 1. Entierro 6. Vaso tipo “gaita”
Sépulture 6. Vase à goulot verseur

e) ENTIERRO S 6, EN EL CENTRO-OESTE DE LA ESTRUCTURA AC 1

35Este entierro se encontraba en el relleno interno de la plataforma AC 1, a unos 75 cm al oeste del centra, en la capa de tierra de unos 50 cm de espesor que separaba el recubrimiento del piso superior del recubrimiento del piso del medio. El cadáver fue enterrado en posición fetal, de cara al este, con los brazos cruzados delante de sus piernas, dobladas hacia arriba. Delante de su pie izquierdo se encontró una vasija con vertedera, vasija del tipo Huasteca Blanco, y delante de su pie derecho se hallaba el caparazón de una tortuga terrestre. El esqueleto pertenecía a un individuo bastante delicado, probablemente del sexo femenino, de unos 12 ó 13 años de edad.

36Al momento de sepultar, el cuerpo probablemente fue depositado en una capa de tierra de unos 80 cm ο un metro de espesor. Por consiguiente, por asentamiento, este espesor se redujo a 50 cm, de los cuales nada más 30 cm debieron de contener el entierro, pues la base de éste se encontraba a 20 cm sobre el piso medio de estuco. El cadáver fue sometido a una fuerte presión vertical, lo cual hizo que la parte izquierda del cráneo estallara y fracturara la tibia derecha y los huesos de la pierna izquierda, cerca de la rodilla.

Fig. 38 - Montículo de las Dos Escaleras AC 1. Entierro 6 visto desde arriba con sus ofrendas. a) Vasija con vertedera. b) Caparazón de tortuga terrestre. (Dibujo de Grégory Pereira).
Monticule aux Deux Escaliers AC 1. Sépulture S 6 vue de dessus avec ses offrandes.
a) Vase à goulot verseur. b) Carapace de tortue terrestre. (Dessin de Grégory Pereira)

f) ENTIERRO S 7, AL NOROESTE DEL CENTRO DE LA ESTRUCTURA AC 1

37Este entierro se encontraba en el relleno interno de la plataforma AC 1, a alrededor de 1.20 m al noroeste del centro, en la capa de tierra de 50 cm de espesor que separaba el piso superior de estuco del piso medio. El cuerpo pertenecía a un infante de 3 ó 5 años cuyo sexo no se pudo determinar que fue enterrado en posición fetal, de cara al oeste, y que aparentemente no tenía atuendo funerario. Sus huesos eran tan frágiles que prácticamente no pudieron ser recogidos por lo cual se tuvo que calcular la edad por los dientes.

38El cadáver probablemente fue amortajado con varías capas de mantas y de petates que pudieron mantenerlo aislado de la tierra durante cierto tiempo. Después se dio la vuelta hacia atrás y hacia un lado para quedar acostado sobre su flanco izquierdo. Pero esto debió suceder cuando la carne ya estaba descompuesta, pues el radio izquierdo se separé del brazo y cayó hacia la parte derecha de la pelvis.

8. MATERIAL ARQUEOLÓGICO DESCUBIERTO

39Es curioso observar que el relleno interior de la estructura AC 1 no contuviera prácticamente tiestos. De ello se puede deducir que el material de este relleno no se hizo con tierra vegetal rascada hacia la superficie del suelo, que sin duda, hubiera podido contener vestigios de actividades humanas. Y de hecho, este material probablemente fue ceniza volcánica, quizá acarreada del cerro de Piedras Paradas, situado a unos 50 m al oeste.

40Aun así, en este relleno encontramos algunos fragmentos de estuco pintado, probables restos de un revestimiento antiguo de los muros, que todavía conservaban el decorado. Pero todos estos fragmentos fueron localizados cerca del ángulo noroeste de la plataforma, es decir precisamente donde faltaba todo un lienzo del muro de contención y dónde, por consiguiente, el relleno de ceniza quebradiza fue completamente revuelto por la construcción de madrigueras de animales cavadores. No hay que descartar la posibilidad de que estos fragmentos de estuco pintado correspondieran al revestimiento exterior de esta parte destruida del muro.

41Ya hemos visto que la estructura AC 1 y su anexo contenían siete entierros en total, uno de los cuales fue violado posteriormente. Todos estos muertos habían sido enterrados en posición fetal, con las rodillas dobladas. Cabe destacar que a excepción de S 3, se trataba de infantes que presentaban a veces signos de carencias alimentarias. El entierro doble S 1-S 2 contenía un atuendo funerario bastante rico. El entierro S 6 contenía una vasija del tipo gaita y un caparazón de tortuga. En otras tres, se encontraron perlas ο plaquetas de jadeíta pulida.

42Entre los escombros que rodeaban los muros semidestruidos de la estructura AC 1, la excavación dio a la luz, una gran cantidad de losas de piedra, guijarros y placas de estuco. Se encontraron también unos cuantos tiestos, casi todos en las cercanías del antiguo suelo, que no provenían, por tanto, del relleno interno de la plataforma. Estos tiestos pertenecen al Postclásico Reciente. Algunos de ellos dan fe de una ocupación más antigua.

43En los alrededores cercanos a la estructura AC 1 encontramos una punta de flecha de pedernal y tres fragmentos de metate de basalto, todos ellos más ο menos en la superficie del antiguo suelo. Es posible que estas piezas hayan sido abandonadas ahí, quizá por casualidad. Por lo contrario, encontramos entre los escombros de la cara oeste, una laja que pudiera tener relación con actividades rituales que se ejecutaban antiguamente en la cúspide de la plataforma. Esta laja tiene en una de sus caras la representación de una cara humana, de frente con orejeras circulares.

9. ESTADO ACTUAL Y SUBACTUAL

44Antes de comenzar la excavación, la estructura AC 1 tenía el aspecto de un montículo de planta vagamente circular, cuya parte superior, aplanada mostraba todavía en una superficie de unos 15 m 2, restos de su piso de estuco ο mortero de cal. Los flancos de este montículo, de pendiente suave, escondían los muros, pero dejaban al descubierto, al este y al oeste, algunos peldaños, algo deformados, de una escalera.

45La altura total, en su parte central, era de 1.71 m, pero es probable que el asentamiento del relleno de ceniza volcánica, material muy blando, haya provocado que ya desde la época precolombina, se redujera apreciablemente esta altura. En efecto, la excavación nos confirmó que las escaleras sólo conservaron su pendiente original en los primeros escalones y que los siguientes se habían hundido considerablemente. Asimismo, la pendiente de los muros hacia el interior, era en partes, bastante exagerada.

46Durante la excavación se despejaron los muros y las escaleras y después se levantó el relleno interior hasta el nivel del revestimiento en estuco de la parte media. En un sondeo realizado en la parte noroeste se descubrió el recubrimiento de suelo inferior y después se descendió hasta el nivel del suelo antiguo.

47Después de terminar la excavación, se volvió a colocar, de cualquier manera, el relleno interno. Posteriormente se amontonó tierra sobre los muros de contención y sobre las escaleras para protegerlos de los destrozos producidos por el paso del ganado. Las losas de piedra, producto del derrumbamiento de los muros, se colocaron aparte, pero posteriormente, los campesinos de los alrededores las recuperaron.

10. CONCLUSIONES SOBRE AC 1 (MONTÍCULO DE LAS DOS ESCALERAS)

48La existencia de tres capas de estuco a diversos niveles del relleno interno, nos muestra que la plataforma AC 1 fue construida en tres fases sucesivas, en cada una de las cuales se fue aumentando la altura. La planta y la extensión del edificio al parecer no cambiaron aunque quizá fue necesario reconstruir las escaleras para adaptarlas a las alturas que iban aumentando.

49Ningúno de los revestimientos de estuco observados presentaba restos de muros, por lo cual es probable que la estructura AC 1 fuera utilizada como una simple plataforma y no como basamento de una casa ο un templo, como, por otra parte, nos lo hace pensar la existencia de sus dos escaleras.

50Posiblemente la laja grabada con una cara humana, encontrada entre los escombros del lado este, de la cual faltaba la parte inferior, estuvo colocada sobre la plataforma AC 1. Sin embargo, no se encontraron rastros de su implantación sobre la capa de estuco del piso superior.

51La situación de la estructura AC 1, en el centra de la Plaza Ceremonial, y la calidad de sus muros de contención, cuidadosamente construidos con lajas, en un principio nos hicieron pensar que este pequeño edificio tuvo una especial importancia. La excavación nos permitió confirmar esta idea. Es muy probable que, en un principio, esta estructura sirviera para prácticas rituales, un poco como el altar de cuatro escaleras que se eleva en el centra de la gran plaza del sitio arqueológico de Tula y que posteriormente haya sido utilizada para usos funerarios, aun cuando esta afectación parece haber sido tardía y no exclusiva, y que se dedicara exclusivamente a entierros de infantes, a veces de muy corta edad, lo cual no deja de ser bastante extraño en un lugar tan central y aparentemente privilegiado. Es curioso que AC 1 no haya revelado restos de animales que pudieran dar testimonio de una actividad culinaria. El caparazón completo de tortuga encontrado en el entierro S 6 era un instrumento de música ritual que se convirtió en un accesorio funerario.

52El hecho de que la última capa de estuco de AC 1 haya estado visible, al descubierto, en el momento de nuestra llegada nos hace pensar que este estuco fue colocado a fines de la ocupación postclásica del sitio de Tamtok y poco antes de ser abandonado definitivamente.

53Recordemos que la línea media de las dos escaleras de AC 1 corre más ο menos de este-sureste a oeste-noroeste, con una desviación de unos 16° en relación con el plano astronómico este-oeste del lugar, lo que nos hace suponer que sus constructores tenían preocupaciones astronómicas.

B. Estructura AC 2 (montículo de la Estela) y subestructura interna AC 2-1 Estructura AC 2 (con entierro colectivo)

1. LOCALIZACIÓN

54Este pequeño edificio cuidadosamente construido, pero actualmente en ruinas, está ubicado un poco al sureste del centra de la Plaza Ceremonial. En él no se encontraron tumbas dentro del propio núcleo, pero sí se halló un entierro colectivo en las cercanías inmediatas, al noroeste de su escalera. El nombre que le dimos evoca el descubrimiento, cerca de su ángulo noreste, de una estela sin ornamentos, que al parecer estuvo, originalmente colocada en la parte más alta. La estructura AC 2 fue construida sobre un suelo de pendiente muy ligera hacia el sureste, en donde la capa superficial humífera, negruzca, arcillosa y dura, tiene alrededor de 30 ό 35 cm de profundidad. Esta capa cubre un subsuelo de grava y guijarros fuertemente conglomerados.

55La excavación de AC 2 se hizo en los meses de febrero y marzo de 1962, bajo la dirección del señor Ichon.

56La estructura AC 2 es un caso de superposición arquitectónica. Contiene una estructura anterior, más pequeña y más antigua, a la que le daremos el nombre de AC 2-1.

2. FORMA GENERAL, ALTURA Y ORIENTACIÓN

57La estructura AC 2 es una pequeña plataforma bastante alta, cuya planta a nivel del suelo es un rectángulo irregular, de ángulos muy redondeados. Su eje mayor está orientado más ο menos de norte a sur, pero con una desviación de unos 7° hacia el noreste. Su longitud varía entre 7.20 y 7.60 m y su anchura entre 5.30 y 5.60 m. La altura, que en el centra sobrepasaba los 2 m, se redujo de manera importante por la excavación. Sus lados opuestos no son completamente paralelos. La base del muro norte no es totalmente rectilínea. La cara oeste está provista de una escalera de unos 2.50 m de longitud y un metro de saliente. Esta escalera no es totalmente perpendicular al mura oeste; tiene una desviación de unos 5° hacia el sur.

Fig. 39 - Montículo de la Estela AC 2. Localización de las piedras del lugar antes de la excavación.
Monticule à la Stèle AC 2. Relevé des pierres en place avant la fouille

Fig. 40 - Montículo de la Estela. Estructura AC 2 y subestructura AC 2-1. Cortes.
Monticule à la Stèle. Structure AC 2 et substructure AC 2-1. Coupes

Fig. 41 - Montículo de la Estela. Plano de la estructura AC 2 y de la subestructura AC 2-1.
Monticule à la Stèle. Plan de la structure AC 2 et de la substructure AC 2-1

Fig. 42 - Montículo de la Estela AC 2. Croquis de las escaleras.
Monticule à la Stèle AC 2. Schémas des escaliers

3. MUROS DE CONTENCIÓN

58Los muros de contención construidos sobre un suelo muy firme no tienen cimientos. Están hechos de hiladas regulares de lajas de piedra caliza, cuyo espesor va de los 5 a los 12 cm más ο menos.

59Estos muros fueron construidos con una fuerte inclinación hacia el interior, como lo muestra la parte externa de cada losa, que está ligeramente tallada en bisel. Pero su inclinación varía considerablemente de un punto a otro debido a desigualdades que se produjeron al acumular el material de relleno de la plataforma. Pensamos que la inclinación original debió de ser de unos 70°.

60Actualmente, estos muros están conservados hasta 1 m ó 1.25 m de altura. Sin embargo, sobre la cara sur, todavía se conserva en su sitio, a una altura de 1.25 m a 1.75 m y unos 50 cm de ancho, un conjunto de 7 u 8 hiladas de lajas superpuestas que forman un bloque coherente que no se acopla con las hiladas inferiores de las cuales está separado por un espacio de 45 cm de altura, ahí donde el muro se derrumbó. Pero las superficies de ambos parecen estar más ο menos en el mismo plano inclinado.

61Ciertamente, se observa que si este “testigo” pudo mantenerse en pie fue porque una laja inferior se introducía profundamente en el relleno de tierra de la plataforma. Este detalle evoca que existió un saliente que sobrepasaba un muro inferior inclinado y que soportaba una parte superior vertical, según el perfil clásico llamado “talud y tablera”. Pero esta parte vertical debió de perder una altura que no podríamos calcular. Sin embargo, pudimos reconstruir, de una manera absolutamente segura, el perfil completo de la antigua estructura AC 2.

62Las piedras de los muros están superpuestas sin argamasa alguna entre ellas. El paramento ο superficie exterior del muro estaba recubierto de una capa de mortero de cal de varios centímetros de espesor, que todavía subsiste en algunas partes, en especial cerca de la escalera. Del lado norte, el estado de conservación del muro de contención es particularmente malo. Sus restos no alcanzan ni los 50 cm de altura, excepto en aproximadamente 1.50 m de longitud, donde la albañilería fue totalmente rehecha en la época indígena, lo cual le permitió subsistir hasta un poco más de un metro de altura.

4. ESCALERA

63No exactamente en el centra de la cara oeste, permanecen los restos de una escalera de unos 2.50 m de ancho que en su base, presenta un saliente de más de un metro. No es totalmente perpendicular a la línea de base del muro de contención y está ligeramente desviada hacia el sur. Al parecer fue construida esencialmente con lajas de piedra caliza, pero actualmente no se conservan más que tres escalones en su sitio; el cuarto escalón y las rampas laterales han desaparecido.

64Estos escalones tienen unos 145 cm de largo. El de la parte más baja es muy pequeño, con una superficie superior de nomas de 10 cm de ancho y una contrahuella de unos 11 cm de alto. El segundo, por lo contrario, es muy alto (alrededor de 31 cm), con una anchura de 20 cm. El tercero tiene unos 20 cm de alto y otro tanto de ancho. Algunos restos del cuarto y del quinto escalón parecen conservar las mismas proporciones: 20 cm de anchó y 20 ó 21 cm de altura. Se puede estimar que la escalera tenía en total 11 ó 12 escalones, construidos con lajas y guijarros al igual que los de la estructura AC 1.

65Los escalones están enmarcados por dos rampas laterales cuya superficie anterior es inclinada, y cuya anchura sobrepasa ligeramente los 50 centímetros. Estas rampas tienen una pendiente de 70° hasta los 50 cm de altura. Más arriba están medianamente conservadas y su superficie anterior parece disminuir hasta una pendiente de unos 45 grados.

66Los muros de estas rampas, a diferencia de los de la estructura AC 1, están construidos con lajas de piedra caliza. Algunas de estas lajas están colocadas horizontalmente cerca de la parte baja del muro de contención, hasta los 50 cm de altura. Pero todas las que forman la cara anterior de la rampa están dispuestas más ο menos perpendicularmente con relación a esta cara, por tanto en forma oblicua en relación con las anteriores. Esta discordancia dañó la solidez de las dos rampas y causó el derrumbamiento de las partes altas de éstas.

5. RELLENO INTERNO Y RECUBRIMIENTOS DE ESTUCO

67El relleno interno de la estructura AC 2 estaba hecho de tierra vegetal negruzca, poco apretada, que contenía una pequeña cantidad de tiestos de la época postclásica reciente.

68Es probable que la superficie superior de la plataforma AC 2 haya estado cubierta por una capa de estuco ο de mortero de cal, cuya superficie superior horizontal debió de haber sido cuidadosamente alisada. Pero, cuando iniciamos nuestra excavación, ya no quedaba nada de ella. Tampoco existían capas de estuco sobre las de la estructura interna AC 2-1.

69Cabe pensar que la estructura AC 2 debió de estar particularmente expuesta a los efectos de la erosión debido a su considerable altura y a sus dimensiones horizontales, bastante débiles. Nos parece probable que antes de nuestra llegada hubiera perdido de 15 a 30 cm de altura debido a la erosión y al hundimiento del suelo. Al estar excavando en el suelo antiguo, al pie del muro este, uno de nosotros encontró muy cerca de la superficie, varios dientes humanos y se preguntó si provenían de tumbas que hubieran existido en las capas superiores antes de haber sido arrastradas. Esta misma hipótesis nos vino a la mente cuando se encontraron dos cráneos humanos aislados en la superficie del suelo, al pie del muro oeste, entre este muro y la fosa de la tumba colectiva.

Subestructura interna AC 2-1

1. FORMA GENERAL, ALTURA Y ORIENTACIÓN

70La subestructura AC 2-1 contenida en el interior de la AC 2, es una pequeña plataforma de mediana altura, bastante bien conservada, cuya planta a nivel del suelo es un rectángulo irregular de ángulos muy redondeados. Su longitud varía de 5.50 m a 5.70 m y su anchura oscila entre 4.10 m y 4.25 m. Sus lados opuestos no son absolutamente paralelos. La cara que mira al oeste tiene una escalera cuyo saliente es de aproximadamente un metro con una anchura que varía entre 1.90 m y 2.10 m. Su orientación es sensiblemente la misma que la de AC 2 y su altura debió de ser de un poco más de 1.35 metro.

2. MUROS DE CONTENCIÓN DE LA SUBESTRUCTURA AC 2-1

71Los muros de contención están fundamentalmente hechos de guijarros inmersos en mortero de cal. Las piedras están apiladas en un sólo plano y la pared que forman no llega a los 10 cm de espesor. Más que un muro, da la impresión de ser un simple recubrimiento lateral de la masa de tierra que forma el relleno de la plataforma.

72La parte inferior de estos muros está inclinada hacia dentro, con una pendiente que varía debido a los hundimientos, pero que en promedio debió de tener unos 70°. A una altura de unos 70 cm, este talud está rematado por un saliente formado por una línea horizontal de lajas planas. Sobre este saliente se eleva un muro vertical de guijarros que termina en una nueva línea horizontal de losas planas. Encontramos, pues, aquí, el perfil clásico llamado “talud y tablero”, lo cual confirma nuestra interpretación de la estructura AC 1.

73La altura total del muro hoy en día ha variado, pero suponemos que antiguamente, debió de ser de más de 1.30 m ó 1.35 m. Todavía alcanza este nivel en un punto del lado norte, donde al parecer fue protegida por una antigua restauración del muro de contención de AC 2.

3. RECUBRIMIENTOS Ο PISOS DE ESTUCO DE LA SUBESTRUCTURA AC 2-1

74La superficie superior de la subestructura AC 2-1 estaba cubierta por una capa horizontal de estuco (mortero de cal), de unos 3 cm de espesor. Este recubrimiento superior, Estuco 3, todavía se conservaba al nivel y en contacto con algunos puntos de la parte alta del muro de contención. Pero se había hundido en el centro, hasta un nivel de 1.21 m ό 1.23 m (figura 42).

75Unos 10 cm más abajo, es decir a una altura original calculada en aproximadamente 1.22 m, se encontraba la parte más alta del Estuco 2, que llamaremos “mediano” y que estaba formado por dos capas separadas de estuco, una en la parte de arriba, de 6 cm de espesor, y la otra, más abajo, de 4 centímetros.

76Unos 17 cm más abajo, es decir a una altura original de alrededor de un metro, se encontraba la capa inferior, Estuco 1, de unos 4 cm de espesor.

Fig. 43 - Montículo de la Estela AC 2. Subestructura interna AC 2-1.
Monticule à la Stèle AC 2. Substructure interne AC 2-1

4. RELLENO DE LA SUBESTRUCTURA AC 2-1

77Por debajo del “estuco mediano” (Estuco 2), el relleno interno de la subestructura estaba formado por una especie de tierra blancuzca, muy blanda, que al parecer era de la misma ceniza volcánica que la que se encontró en la estructura AC 1. Por encima del estuco mediano, el relleno era de tierra vegetal negruzca, como la de la estructura AC 2.

78Los tiestos, del Postclásico Reciente, encontrados en el relleno, eran poco abundantes por encima del estuco mediano y muy escasos por debajo.

5. ESCALERA DE LA SUBESTRUCTURA AC 2-1

79La escalera de la subestructura AC 2-1 (figura 42) estaba bastante bien conservada, pero su parte superior estaba francamente hundida. Se componía de nueve escalones de alrededor de 130 cm de longitud y 14 cm de anchura. La altura de las contrahuellas era de unos 16 cm a excepción del de más abajo que no tenía más de 6 cm. El noveno escalón, que era el más alto, parecía confundirse con el nivel superior de la plataforma que estaba recubierto de estuco.

80La superficie superior de cada escalón era una laja horizontal de piedra caliza. Esta laja estaba apoyada en un núcleo de mortero que incluía dos, y a veces tres capas de guijarros. Encontrábamos pues, el mismo sistema de construir escalones que en el caso de la estructura AC 1.

81La escalera, que sobresalía de la base cerca de un metro, tenía aproximadamente 1.80 m de anchura. Estaba enmarcada por dos rampas de unos 30 cm de anchura. La superficie anterior lisa, de cada rampa, en un principio estaba inclinada según una pendiente de unos 46°, pero a partir de los 70 cm de altura más ο menos (es decir al nivel del quinto escalón), cada rampa se elevaba verticalmente y formaba un muro cuya altura, estimamos, debió de ser igual a la de la subestructura, es decir de alrededor de 130 cm. Los últimos cuatro escalones estaban, pues, enmarcados entre dos muras verticales.

82A diferencia de la estructura AC 1, las rampas estaban cuidadosamente construidas con piedras planas. Estas lajas estaban dispuestas oblicuamente a lo largo de la parte inferior inclinada de la rampa, formando un ángulo recto con la cara anterior de esta rampa. Por fuera, estaban colocadas horizontalmente. En la parte donde las rampas formaban muros verticales y enmarcaban la parte superior de la escalera, su superficie lateral interna estaba, por lo menos en parte, formada por guijarros y mortero de cal.

Material procedente de la estructura AC 2

1. ESTELAS

83El 9 de febrero de 1962, es decir, antes de empezar la excavación de AC 2, encontramos, en la vertiente noroeste del montículo, una laja larga y gruesa, de piedra caliza. Yacía en la superficie, sobre la pendiente que formaban los escombros ocasionados por la erosión. Esta laja tenía 135 cm de largo por 42 cm de ancho y 20 cm de espesor. Sus caras eran lisas y no presentaban ningún indicio de haber sido esculpida. Pensamos que esta laja fue, en un principio, una especie de estela y que pudo haber estado colocada verticalmente en la parte más alta de la plataforma; posteriormente, cuando la parte superior de la estructura AC 2 se asentó y se hizo roma por la acción de la erosión, esta laja cayó. Esto explicaría el haberla encontrado sobre la pendiente de escombros. Recordemos, por comparación, que a unos 100 m al suroeste de AC 2, al pie del cerro de Piedras Paradas, encontramos una estela muy parecida que todavía permanecía in situ.

84Antes de dar comienzo a la excavación, se encontró otra laja de piedra caliza al norte del montículo AC 2, que, como la anterior, yacía en la superficie, sobre la pendiente de escombros ocasionados por la erosión. Su forma era rectangular, un poco irregular. Tenía unos 42.5 cm de altura y de 17 a 26 cm de ancho y 6 cm de espesor. La parte superior de una de estas grandes caras presentaba un grabado muy sencillo formado por cinco trazos profundamente incididos que dibujaban un sexo femenino estilizado. Es probable que esta laja hubiera estado erguida, a modo de estela, en la parte superior de la antigua plataforma.

AC 2. Ofrenda dedicatoria
Offrande dédicatoire

2. OFRENDA EN EL RELLENO CENTRAL

85En el centra de la estructura AC 2, justo encima del revestimiento del piso superior de la subestructura AC 2-1, encontramos una vasija miniatura (deformada por la cocción) y, a una cierta distancia, una punta foliácea. Por comparación con otros descubrimientos del mismo tipo, podemos suponer que estos dos objetos eran una especie de ofrenda dedicatoria, que se hizo cuando la subestructura fue envuelta por superposición, dentro de una plataforma más grande y más alta.

3. FRAGMENTOS DE METATES

86Entre los escombros que rodeaban la estructura AC 2, se encontraron cinco fragmentas de metates apodos, de basalto vacuolar. Uno de ellos estaba adherido contra el mura del este. Un sexto fragmenta apareció en el relleno interno del cuarto noroeste, cerca del muro norte. Es muy probable que estos fragmentas provinieran del derrumbe parcial de los muras y que se hayan usado como material de construcción, en lugar de lajas de piedra caliza.

4. PLACA DE PIEDRA CALIZA, CON TRES CÚPULAS

87Entre los escombros de la estructura AC 2 se encontró una placa de piedra caliza con tres cúpulas. Su forma simétrica nos hace pensar que fue el producto de un trabajo intencional. Tenía 26 cm de largo.

5. DIENTES AISLADOS AL NORTE DE AC 2

88Se realizó un sondeo de 50 x 120 cm al pie y en la parte central del muro este de AC 2. La excavación se llevó hasta 35 cm de profundidad, es decir, hasta el nivel del subsuelo de piedras y grava consolidadas. No se encontraron más que algunos tiestos y tres dientes humanos, de los cuales uno parecía presentar señales de una mutilación del tipo C3 de Romero Todo esta Yacía bastante cerca de la antigua superficie del suelo, lo cual permitía suponer que estos dientes podían provenir de supuestas tumbas que existieron antiguamente en lo alto de la plataforma, antes de que esta tuera arrasada por la erosión. Pero todo esta es muy dudoso.

Entierro colectivo

1. SITUACIÓN

89Este entierro colectivo, al que hemos designado como S 8, fue descubierto al oeste de AC 2. Se extendía hasta 80 cm del muro oeste y a 30 cm de la rampa norte de la escalera. La excavación de este entierro, especialmente difícil, fue llevada a buen término por el señor Alain Ichon.

2. FOSA

90Cuando los antiguos indios iniciaron este entierro, cavaron una fosa más ο menos rectangular de alrededror de 160 x 45 cm, que corría de este a oeste, con una ligera desviación estesureste-oeste-noroeste. Su profundidad inicial fue de 65 cm. Los primeros 35 cm atravesaron un suelo vegetal negruzco, compacto y arcilloso. Los 30 cm siguientes fueron cavados en un subsuelo muy duro formado por un conglomerado de arena, grava y guijarros.

91En esta fosa, entre los 15 y los 65 cm de profundidad, fueron descubiertos los restos superpuestos de por lo menos trece individuos, uno de ellos de sexo femenino. Este cálculo se hizo de acuerdo con el número de fémures recuperados y de sus características antropológicas. Todos los muertos eran adultos, a excepción de un adolescente. Dado que todos estos cadáveres no hubieran podido caber en tan poca profundidad, es evidente que después de un primer entierro, se reabrió la fosa varías veces para inhumar otros cuerpos, una vez que los anteriores ya estuvieran descompuestos.

92A unos 50 cm de profundidad, sobre una parte de la superficie de la fosa, se colocó una capa horizontal de lajas y piedras diversas. Más arriba, esta fosa se hacía más grande hasta alcanzar una anchura de 60 cm y sus límites se hicieron imprecisos. Pero a unos 20 ό 40 cm de profundidad esta anchura se reducía un poco debido a que había algunas lajas colocadas verticalmente sin que formaran, sin embargo, una pared contínua.

Fig. 44 - Montículo de la Estela AC 2. Corte norte-sur de la fosa del entierro S 8 (dibujo de Grégory Pereira).
Monticule à la Stèle AC 2. Coupe nord-sud de la fosse de la sépulture S 8 (dessin de Grégory Pereira)

a) PARTE INFERIOR DE LA FOSA: NIVEL –50 –65 CM ESQUELETOS S 8-A, S 8-B, S 8-C Y S 8-D

93La parte inferior de la fosa tiene una profundidad de 15 cm, entre el fondo y la capa de piedras que acabamos de mencionar. En estos 15 cm se encontraron los restos de cuatro individuos. De este número dio fe la presencia de ocho fémures, unos enteros y otros fragmentados.

94El esqueleto S 8-A yacía en el fondo de la fosa, a un nivel de –65 cm. Correspondía a un individuo adulto, de sexo masculino, que había sido enterrado en decúbito ventral, con la cabeza hacia el oeste, la cara vuelta hacia el norte, los brazos a los lados pero las manos sobre el vientre. Los pies habían sido separados y torcidos. ligeramente para que el cadáver cupiera en una fosa que no daba el largo. A nivel del pecho se encontró una plaquita circular perforada de imitación jadeíta. Los huesos de la pelvis y de la columna vertebral estaban muy destruidos figura 45).

AC 2. Entierro 8-A
Sépulture 8-A

95Un poco hacia arriba y al norte de S 8-A, yacía otro esqueleto al que llamaremos S 8-B. Era también de un adulto, de sexo masculino, enterrado en decúbito ventral, con la cabeza mirando al oeste. Tenía los brazos a lo largo del cuerpo y la cara y los pies vueltos hacia el sur.

96De los otros huesos que se encontraron a ese nivel, la mayoría habían sido desplazados, unos más que otros. Sin embargo creímos haber identificado un esqueleto S 8-C, cuyo cráneo había sido desplazado lejos hacia el este y del cual todavía persistían algunos huesos de los miembros inferiores. Los restos dispersos y fragmentados del esqueleto b 8-D no se pudieron recuperar para estudiarlos. No podríamos decidir si los cuerpos S8-C y S8-D fueron enterrados simultánea ο sucesivamente, pero de lo que no hay duda es de que sus huesos fueron cambiados de lugar sin consideración alguna cuando se abrió nuevamente la fosa para enterrar a S8-E.

b) PARTE MEDIA BAJA DE LA FOSA: NIVEL –40 –50 CM Esqueleto S 8-E

97Esta parte está limitada en su parte inferior por el enlosado parcial, formado por algunas piedras planas, que fue colocado a unos 50 cm de profundidad. Este enlosado está incompleto, pues no se prolonga hasta los extremos de la fosa ni hasta sus bordes laterales.

98Sobre este enlosado yacía un único esqueleto, al que designaremos como S 8-E (figura 45). Pertenecía a un individuo adulto, de sexo femenino, enterrado en decúbito ventral, con la cabeza hacia el oeste y los pies al este. El cráneo, no deformado, estaba ligeramente vuelto hacia el sur y todavía tenía la mandíbula en su lugar. Doce de sus dientes habían sido limados. Los huesos de los brazos yacían a cada lado del enlosado, con los antebrazos doblados hacia los hombros. Los huesos de los miembros inferiores estaban conectados entre sí y con los huesos de la pelvis, a excepción del peroné derecho que había sido desplazado por encima de la rótula. Los pies estaban vueltos hacia el sur. Tan sólo faltaban los huesos del tronco y del cuello: vértebras, costillas, homóplatos, clavículas y esternón. A nivel de estos huesos, el cuerpo reposaba sobre grandes lajas, y es probable que esta superficie plana fuera posteriormente completamente despejada por una posterior apertura de la fosa; de ahí la desaparición de los huesos del tronco. El atuendo funerario constaba de una cuenta de collar de jadeíta, diez puntas de flecha de pedernal y dos vasijas miniatura. Las puntas de flecha se encontraban contra el cráneo y las pequeñas vasijas contra la pierna izquierda. Pero no podemos afirmar que todos estos objetos hayan sido enterrados con S 8-E.

AC 2. Entierro 8-E
Sépulture 8-E

Fig. 45 - Montículo de la Estela AC 2. Entierro colectivo S 8. Esqueletos S 8-A y S 8-E (dibujo de Grégory Pereira).
Monticule à la Stèle AC 2. Sépulture collective S 8. Squelettes S 8-
A et S 8-Ε (dessin de Grégory Pereira)

99El esqueleto femenino S 8-E debió pertenercer a un personaje importante puesto que fue enterrado sobre una cama de lajas, con más ofrendas que los muertos anteriormente inhumados en la misma fosa. Una parte de sus huesos también fueron desplazados a raíz de una posterior apertura de la fosa.

c) PARTE MEDIA ALTA DE LA FOSA: –30 –40 CM Esqueletos S 8-F y S 8-G

100La osamenta descubierta a este nivel Correspondía a la de dos individuos adultos, aparentemente del sexo masculino. Dos tibias y dos peronés, todavía unidos con los huesos del tarso, mostraban que uno de los cuerpos había sido enterrado en decúbito ventral, con los pies hacia el este y por tanto, sin duda, con la cabeza hacia el oeste. Los otros huesos se encontraban en completo desorden. Sobre el borde sur de la fosa, a 40 cm de su extremo oeste, encontramos un cráneo sumamente dañado, que atribuimos al esqueleto S 8-F. El otro cráneo, también en muy mal estado, yacía a 50 cm del extremo oeste. Lo atribuimos al esqueleto S 8-G. Tan sólo encontramos una mandíbula en la parte central de la fosa. Sus dientes no estaban limados. Se encontraron también, de manera aislada, otros diez dientes, tres ο cuatro de ellos mutilados. Uno de ellos se encontraba dentro del cráneo S 8-G.

101En el extremo oriental de la fosa aparecieron varios fragmentes de una gran escudilla semiesférica, del tipo Huasteca Policromo. Quizá formaba parte del atuendo funerario. Además, se encontraban tres lajas de piedra dispuestas verticalmente en diversos puntos de los bordes de la fosa. Es posible que haya habido otras lajas rodeando toda la fosa, que fueron retiradas posteriormente. El cráneo S 8-F yacía fuera del espacio limitado por estas lajas.

102Es probable que los cuerpos S 8-F y S 8-G hayan sido enterrados en forma sucesiva y que sus huesos hayan sido posteriormente desplazados, al ser reabierta la fosa para depositar otros cadáveres.

d) PARTE SUPERIOR DE LA FOSA: NIVEL –15 –25 CM Esqueletos S 8 -H, S 8-1 y S 8-J

103A este nivel superior, cerca del extremo oeste de la fosa, se descubrieron tres cráneos sumamente dañados. El que hemos designado como S 8-H se reducía a unos cuantos fragmentas. Cerca de él, Yacía una mandíbula que contenía una punta de flecha de pedernal. El cráneo al que le hemos dado el nombre de S 8-I estaba aparentemente in situ, de cara a la tierra, un poco vuelto hacia el norte, y había conservado su mandíbula. El tercer cráneo, etiquetado por nosotros como S 8-J, yacía con la cara hacia arriba, en tal mal estado que sólo se pudo recuperar el hueso frontal. Su mandíbula se encontraba no lejos de ahí pero un poco más arriba.

104De los otros huesos, podemos decir que sólo algunos se encontraban en su sitio. En especial dos fémures, unidos a los restas de la pelvis, indicaban que por lo menos uno de los cadáveres había sido enterrado en decúbito ventral, con la cabeza hacia el oeste. Los huesos de los brazos yacían a cada lado de la fosa, pero el cúbito y el radio estaban levantados hacia el húmero. Entre los numerosos dientes aislados que encontramos, cinco habían sido limados.

105En este nivel superior de –15 –25 cm encontramos 40 puntas de flecha de pedernal, tres vasijas miniatura y una cabeza de figurilla humana muy erosionada, de terracota del tipo Pánuco A. Estos objetos se encontraban dispersos aparentemente de manera irregular. Sin embargo, siete de las puntas de flecha y dos de las pequeñas vasijas se encontraban cerca de los pies de los esqueletos.

106El desorden de huesos y de estos tres esqueletos probablemente se debió a sucesivas aperturas de la fosa. No es seguro que el fragmenta de cabeza de figurilla haya formado parte del mobiliario funerario. Su presencia en la fosa pudo ser fortuita.

e) SUELO SUPERFICIAL, CERCANO A LA FOSA: NIVEL 0 –15 CM Esqueletos S 8-K, S 8-L, S 8-M y S 8-N

107En la parte superficial de la fosa del entierro colectivo no se encontró ningún esqueleto, tan sólo algunos tiestos y puntas de flecha. Pero fuera de los límites de este entierro, a poca distancia hacia el este, se encontraron dos cráneos completamente rotos, dos vasijas miniatura, algunas puntas de flecha de pedernal, unos cuantos dientes aislados y un disco perforado de piedra pulida. Los dos cráneos, que no estaban acompañados de ningún objeto, yacían a 20 y 40 cm, respectivamente, del extremo oriental de la fosa, entre ésta y el muro este de la plataforma AC 2. No pudieron recuperarse para su estudio.

108Cabe la posibilidad de que estos cráneos formaran parte de esqueletos enterrados en la parte alta de la estructura AC 2 y que hayan sido arrastrados hacia abajo por un derrumbe provocado por la erosión. No obstante, podemos más bien pensar, que pertenecían a cadáveres enterrados en la fosa, pero a un nivel superficial, lo cual les expuso a ser fácilmente desordenados ο desplazados. Por esta razón, nos pareció apropiado catalogar estas dos cráneos y algunos restos óseos pertenecientes a cuatro individuos diferentes bajo las etiquetas S 8-K, S 8-L, S 8-M y S 8-N, como si hubieran sido parte de cadáveres inhumados en el entierro colectivo. Esta hipótesis que implica las últimas inhumaciones, explicaría el desorden en el que se encontraron los huesos de los esqueletos S 8-H, S 8-1 y S 8-J.

f) EL PROBLEMA DE LOS HUESOS QUEMADOS

109Entre los fragmentas óseos humanos del entierro colectivo de AC 2 (y en especial en su ángulo noroeste), algunos de ellos fueron encontrados parcialmente quemados. Cuatro de ellos eran fragmentas de hueso cortical atribuibles a huesos largos (tres pertenecientes a un mismo hueso). También se pudieron recoger tres fragmentas craneanos correspondientes a un fragmenta de corteza del temporal. Gregory Pereira, quien estudió estos fragmentas, estima que el color de los huesos ο las importantes deformaciones que presentaban, indican que fueron sometidos a altas temperaturas, aparentemente superiores a los 660°. Las alteraciones visibles sobre estos huesos nos permiten decir que fueron quemados cuando estaban relativamente frescos. En efecto, su color blanco y ceniciento azulado y la presencia de fisuras transversales en relación con el eje de la diáfisis son características de los huesos quemados cuando todavía están frescos (H. Duday y C. Masset, 1986).

Fig. 46 - Montículo de la Estela AC 2. Entierro colectivo S 8. En la fosa funeraria, 71 puntas de proyectil.
Monticule à la Stèle AC 2. Sépulture collective S 8. Dans la fosse funéraire, 71 pointes de projectile

Fig. 47 - Montículo de la Estela AC 2. Entierro colectivo S 8. En la fosa funeraria, 10 vasijas miniatura.
Monticule à la Stèle AC 2. Sépulture collective S 8. Dans la fosse funéraire, 10 vases miniatures

110Al parecer, se trata de cremación más que de cocción, pero el problema de esos huesos quemados todavía no está resuelto.

Conclusiones sobre la estructura AC 2 (montículo de la Estela)

111La estructura AC 2 tuvo una historia que podemos dividir en dos fases. La primera es la de la construcción de la pequeña plataforma AC 2-1, que es una subestructura de frágiles muros de guijarros y mortero, cuya parte superior fue realzada en cuatro ocasiones y en todas se le dio un nuevo revestimiento de estuco. Estos pisos de estuco no presentaban señales de haber soportado templos. Se puede concluir, pues, que desde su primera fase de construcción, la estructura AC 2, al igual que la AC 1, fue una plataforma de uso ceremonial.

112La segunda fase de la historia de AC 2 fue la de la construcción de la estructura actualmente visible, que engloba y recubre AC 2-1. Estamos, entonces, ante un edificio más grande y sobre todo más alto, construido esencialmente con lajas de piedra caliza, lo cual era un lujo en Tamtok pues este material no existía en el lugar. La parte superior de este edificio, destruída en gran parte por el efecto de la erosión, presentaba un perfil y un piso de estuco que han desaparecido. Pero es probable que esta nueva plataforma, al igual que la anterior, tampoco soportara alguna casa. Su asignación para actividades religiosas se hace más probable, por la estela, no esculpida, que debió de erguirse en su parte más alta, así como por el descubrimiento de una laja con la representación de un sexo femenino.

113Por otra parte, a la mencionada segunda fase se liga la creación progresiva del entierro colectivo S 8, situado cerca de la escalera de acceso. Mas de una docena de individuos fueron sucesivamente inhumados uno tras otro, en el transcurso de un periodo que debió de ser de años para que se pudiera dar la descomposición de los cadáveres. Al parecer, todos estos muertos fueron adultos, la mayoría de ellos de sexo masculino, y fueron enterrados en decúbito ventral, con la cabeza del lado oeste. El atuendo funerario, bastante reducido, no comprendía más que pequeñas vasijas miniatura y numerosas puntas de flecha de pedernal. Estas puntas nos hacen pensar que la sepultura de estos adultos pudo haber tenido alguna relación con la guerra y sus ritos, aun cuando algunas de ellas se han podido atribuir al esqueleto femenino S 8-E. La ofrenda funeraria de puntas de flecha no era excepcional en la Huasteca. Así, en el sitio postclásico reciente de Tamposoque, cerca de Valles, SLP Wilfrido Du Solier (1947, p. 203) descubrió cinco cráneos humanos enterrados juntos, con un lote de hermosas puntas de flecha de pedernal blanco.

114La inhumación en decúbito ventral todavía se aplicaba en la Huasteca, incluso a veces recientemente, a los difuntos considerados de alguna manera, más ο menos temibles. Recordemos que los esqueletos S 8-A y S 8-E se encontraban, cada uno con un elemento de adorno en jadeíta y que el segundo, de sexo femenino, se presentaba con un entierro bastante elaborado.

115Podemos deducir que la plataforma AC 2, ubicada al centra de la Plaza Ceremonial de Tamtok, era utilizada con fines ceremoniales. Aun cuando el entierro colectivo todavía es difícil de interpretar, nos confirma la función ceremonial de AC-2. La laja grabada con la representación de un sexo femenino evoca los antiguos cultos huastecos de la fecundidad.

C. Estructura AC 3 (Montículo Redondo)

1. LOCALIZACIÓN, FORMA GENERAL Y ORIENTACIÓN

116La estructura AC 3 ο “Montículo Redondo”, situada a unos 30 m al sureste de AC 1, es el edificio más grande de los centrales de la Plaza Ceremonial y el único que tiene una planta circular. AC 1 y AC 2, que tienen planta cuadrangular, están claramente orientados este-oeste. Dado que AC 3 es redondo, no tiene una orientación en sí, pero posee una escalera del lado noroeste, es decir, hacia AC 1. Esta escalera está provista de una banqueta de acceso y flanqueada por una especie de altar lateral.

117La excavación de AC 3 se hizo en marzo de 1962, bajo la dirección del señor Tellier.

Fig. 48 - Montículo Redondo AC 3. Plano actual.
Monticule Rond AC 3. Plan actuel

2. MUROS DE CONTENCIÓN

118La base del muro de contención de AC 3 es un círculo imperfecto cuyo diámetro oscila entre 15.60 m y 16.20 m. Este muro no es vertical; presenta una inclinación hacia el interior de unos 70°, hasta los 0.95 m de altura. Está construido con lajas de piedra caliza y en la época en que se hizo la excavación, todavía estaba recubierto hasta esa altura, de una espesa capa de estuco blanco. A los 0.95 m de altura, este muro oblicuo termina en un rellano de superficie horizontal, de unos 0.35 m de ancho.

119A este nivel, comienza otro muro de contención que presenta la misma inclinación que el anterior pero con una reducción de unos 35 cm con relación a ésta. Este nuevo muro también está hecho con lajas de piedra caliza y presenta algunos restos de recubrimiento de estuco blanco; pero como no tiene cimientos propios, no resistió bien a la presión de la tierra que tenía que mantener; por tanto, cuando se inició la excavación no se conservaba más que hasta una altura máxima de 0.65 m. Más arriba, los muros de contención estaban completamente derrumbados pero entre los escombros se encontró una cantidad considerable de lajas de piedra caliza.

120Al comienzo de nuestra excavación, la altura total de AC 3 era de 4.30 m y los escombros estaban esparcidos en una superficie circular de 28 m de diámetro.

Fig. 49 - Montículo Redondo AC 3. Plano reconstituido.
Monticule Rond AC 3. Plan reconstitué

Fig. 50 - Montículo Redondo AC 3.
Monticule Rond AC 3

3. ESCALERA

121La escalera está orientada al noroeste, a 45° al oeste del norte magnético. Su anchura total es de unos 3.75 m. Todavía conserva en su sitio cinco peldaños, los dos siguientes se han derrumbado y el resto ha desaparecido. Cada peldaño tiene alrededor de 2.50 m de largo, 25 m de alto y 20 m de profundidad. Su superficie superior está formada por lajas colocadas horizontalmente. La contrahuella, está formada por piedras grandes y piedras de pequeñas dimensiones, unidas con mortero de cal. Estos peldaños están enmarcados, de cada lado, por una rampa de lajas de 45 cm de ancho, con una superficie lateral vertical y una frontal, inclinada unos 70°. Los tres primeros escalones y la parte baja de las rampas conservan todavía un grueso revestimiento de estuco.

4. BANQUETA DE ACCESO AL CENTRO DEL PRIMER PELDAÑO DE LA ESCALERA

122Esta banqueta, recubierta de estuco perfectamente liso, de 1 a 1.5 cm de espesor, se encuentra en el eje de la escalera. Termina más ο menos en el centro del primer peldaño y al nivel de la parte superior de éste. Tiene 3.50 m de longitud. Su anchura es de un metro y su altura sobre el antiguo suelo es de 25 a 30 cm. Está formada de tierra y tiene muras de contención de lajas. Su excavación no ha revelado nada (figuras 48,49 y 50).

5. ALTAR AL NORESTE DE LA ESCALERA

123Este altar es una plataforma rectangular, de 40 a 45 cm de altura, adosada contra el muro de contención de la estructura AC 3 (figuras 48 y 49). Ocupa el ángulo entrante entre este muro y la rampa noreste de la escalera. Tiene una longitud que va de 2.20 m a 2.30 m y una anchura de 0.80 m a 0.90 m. Su masa, formada por tierra acarreada, reveló algunos tiestos, pero ninguna ofrenda. Su superficie superior y sus dos muros laterales estaban recubiertos de estuco. Hacia el centro de esta superficie superior estucada, se percibían dos piedras que sobresalían algunos centímetros y una abertura de 8 cm por 27 cm con los extremos romos. Esta abertura fue la que nos hizo considerar que esta plataforma era un altar. En efecto, no cabe duda, que debió de servir como inserción de la base de una estatua de piedra. Más adelante hablaremos de una estatua de este tipo, que encontramos el 21 de marzo de 1962 en el flanco suroeste de la estructura AN 2, y que presentaba todavía vestigios de su inserción en un revestimiento de estuco.

6. RELLENO INTERNO

124El relleno interno de AC 3 fue estudiado en el mes de marzo de 1964, mediante una zanja, que iba del centro al noroeste, con una profundidad de 1.70 m sobre el nivel del suelo. Se hizo un sondeo central hasta 1.10 m. Se cavó una segunda zanja cerca del muro sur hasta el nivel del antiguo suelo. No se descubrieron ni ofrendas ni tumbas. El relleno de la plataforma estaba hecho de capas irregulares de tierra vegetal, tierra negruzca, tierra amarillenta y cinerita blancuzca. Todas estas capas se inclinaban hacia el contorno del edificio, como si se hubiera hecho con materiales blandos vertidos en el centro. No se encontraron vestigios de estucos superpuestos.

7. MATERIAL DESCUBIERTO

125Entre la tierra de los escombros que rodeaban AC 3 descubrimos, del lado este, una pequeña laja alargada, incompleta, de piedra caliza, adornada con líneas profundamente grabadas y que formaban una especie de dibujo que no pudimos interpretar. Los otros objetos descubiertos fueron esencialmente fragmentos pequeños cuya presencia (sobre todo del lado norte) era quizá fortuita. Mencionaremos en especial, una cuenta de collar de calcita, seis fragmentos de figurillas de terracota, un fragmento de brasero, uno de incensario, una pequeña vasija de gruesas paredes y varios pedazos de vasijas miniatura, todo ello de la época postclásica reciente.

Fig. 51 - Montículo Redondo AC 3. Ensayo de reconstitución. El edificio está visto de frente.
Monticule Rond AC 3. Essai de reconstitution, l’édifice étant vu de face

8. CONCLUSIONES SOBRE LA ESTRUCTURA AC 3 (MONTÍCULO REDONDO)

126Cuando comenzamos la excavación, el centro de AC 3 tenía todavía una altura de 4.30 m sobre el nivel del antiguo piso. Es probable que esta estructura estuviera formada por varios cuerpos superpuestos, de diámetro decreciente, de los cuales uno nada más, en la base, se ha conservado íntegramente. Este elemento de la base tenía un poco más de 0.95 m de altura y debió de perder algunos centímetros por hundimiento en el transcurso de los siglos. Su diámetro en la base era de alrededor de 1.40 m más que el diámetro de la base del piso siguiente.

127Cabe, pues, pensar que el edificio original era una especie de pirámide circular, con cuatro pisos escalonados, con una altura total de unos 5 m, un diámetro en la base de 16 m y un diámetro en la parte más alta de unos 10 metros.

128La estructura AC 3 fue construida cuidadosamente, a pesar de algunas torpezas e irregularidades de técnica. Dan fe de su importancia los muros revestidos de estuco y completamente hechos con lajas de piedra caliza.

129No cabe duda que esta plataforma estaba dedicada a usos ceremoniales. Su altura hubiera sido incómoda para soportar una casa habitación, lo cual permite suponer que la parte alta de la pirámide AC 3 estaba coronada por un templo y que éste, el único de Tamtok, debió de ser una especie de casa redonda, ritual, considerada como una imagen del mundo. Quizá su techo cónico era muy alto y puntiagudo, como el del templo miniatura huasteco publicado por Schávelzon (1982, p. 268). Su carácter religioso está fuertemente sugerido por la presencia, en su base de un altar sobre el cual debía erguirse un ídolo de piedra. Por último, su acceso era más solemne mediante la banqueta de acceso, dirigida hacia la estructura AC 1 (montículo de las Dos Escaleras) que parece haber estado en el corazón de la actividad ceremonial de Tamtok. Lo único que se podría objetar sería que esta orientación noroeste-sureste es un poco aberrante para un edificio ritual.

130La planta y el perfil de la plataforma AC 3 de Tamtok se pueden comparar con los de otros dos edificios redondos, descubiertos por W. Du Solier en la Huasteca. Uno es el edificio A de la zona arqueológica de Tancanhuitz, San Luis Potosí, que no tiene escalera y cuya época no se ha podido determinar bien (Du Solier, 1947, fig. 6, pp. 202,203). Y el otro es el edificio C de Huichapan, municipio de Jaltocan, Hidalgo, que al parecer es de la época clásica.

Templo huasteco, según Schávelzon, 1982, p. 268
Temple huastèque, d’après Schávelzon, 1982, p. 268

D. Estructura AC 4 (altar de las Estatuillas)

Fig. 52 - Altar de las Estatuillas AC 4.
Autel aux Petites Statues AC 4

1. DESCRIPCIÓN

131Esta pequeña estructura es tan baja que en un principio no reconocimos su presencia. Situada a unos 10 m al sur-suroeste del montículo Redondo AC 3, fue excavada entre el 22 y el 27 de marzo de 1963.

132Aparecía como una pequeña plataforma rectangular cuyo eje estaba orientado más ο menos este-oeste. Sus caras norte y sur, que convergían ligeramente hacia el este, tenían, cada una, 2.60 m de longitud. Su cara oeste alcanzaba los 3.50 m. Su cara este, que no sobrepasaba los 3.25 m de largo, estaba provista, en su parte central, de un saliente rectangular de 80 x 135 cm. Este saliente debía corresponéder a una especie de banqueta de acceso, sin peldaños, que hacía las veces de escalera, lo cual implicaba la práctica de ritos cara al poniente. Los muros de contención tuvieron, en un principio 35 cm de alto y estaban formados por cuatro hiladas de guijarros inmersas en estuco. Estos muros rodeaban la plataforma y la “escalera”. El relleno estaba hecho de tierra vegetal de color oscuro. No se encontró piso de estuco.

AC 4. Ofrenda dedicatoria
Offrande dédicatoire

2. MATERIAL DESCUBIERTO

133Al centra de la plataforma, a poca profundidad, se encontraron tres puntas de flecha triangulares de pedernal con entalladuras laterales y base cóncava. En comparación con otros descubrimientos del mismo tipo, estas tres flechas se pueden considerar como la ofrenda dedicatoria de la construcción.

134A lo largo del muro oeste y más ο menos en el centro de éste (figura 52) se descubrieron cuatro estatuillas, muy desgastadas, de piedra caliza. Tres ο cuatro de ellas representaban personajes del tipo “Anciano Encorvado”. Todas ellas estaban de pie, con la cara vuelta hacia el oeste, aparentemente en la posición en que habían sido colocadas en la época precortesiana. Un poco más lejos, a unos 50 cm del muro, se encontró, acostada, una quinta estatuilla. Entre ésta y las otras, yacía una pequeña escudilla de base anular, del tipo cerámico Huastecoide.

3. COMENTARIO SOBRE AC 4 (ALTAR DE LAS ESTATUILLAS)

135Consideramos esta pequeña plataforma de poca altura, como una especie de altar. Evidentemente tenía un uso ceremonial y debió de servir para practicar ritos orientados en dirección al oeste. Es llamativo que nos haya develado cuatro estatuillas in situ, al pie de uno de los muros. Cabe preguntarse si estas estatuillas fueron enterradas ahí intencionalmente ο si quizá fueron simplemente colocadas y después olvidadas ο abandonadas.

E. Estructura AC 5 (altar de la Estela Rota)

1. DESCRIPCIÓN

136Nos llamó la atención esta pequeña estructura de poca altura por la presencia de una especie de estela, no esculpida, que estaba acostada en su superficie, más ο menos hacia el centro. La excavación se hizo del 29 al 31 de enero de 1963. AC 5 está situado a unos 20 m al noroeste de AC 1, a poca distancia de la fila de edificios del oeste de la plaza.

137A diferencia del altar de las Estatuillas (AC 4) que se encontró casi intacto, el altar de la Estela Rota, AC 5, estaba en un estado tan deplorable que parecía haber sido demolido intencionalmente. Se presentaba como una pequeña plataforma cuadrada cuyos lados de unos cuatro metros de largo, estaban orientados hacia los cuatro puntos cardinales. La altura debio de ser de unos 60 cm. El relleno estaba formado por una capa arcillosa de unos 20 cm de espesor, que cubría una capa inferior de 40 cm de espesor, de tierra gris pulverulenta. La superficie de la plataforma había tenido un revestimiento de estuco horizontal que en el momento de la excavación estaba fragmentado ο destruido.

138No quedaba en pie más que una parte de la base de los muros de contención que parecían haber tenido una fuerte inclinación hacia el interior. Estos muros, cuya superficie externa estuvo originalmente estucada y alisada, estaban constituidos por piedras ο por guijarros, unidos con estuco ο con mortero de cal. La mayoría de estos guijarros estaban alisados y debieron de haber sido recogidos en algún río ο en depósitos fluviales recientes. Pero otros elementos de construcción estaban formados por piedras ο por conchas fósiles, rodeados de una espesa capa exterior granulosa y solidificada. Estas conchas incrustadas recordaban lo que se había encontrado en una capa fosilífera del cerro de Paso del Bayo.

Fig. 53 - Altar de la Estela Rota AC 5.
Autel à la Stèle brisée AC 5

2. MATERIAL DESCUBIERTO

139En la superficie y al centro de la plataforma AC 5 se encontró, yaciente, una gran laja de alrededor de un metro de largo por 50 cm de ancho y 10 cm de espesor. Uno de sus extremos estaba intacto y tallado en cuadrado; el otro aparentemente había sido mutilado. Pensamos que, en otros tiempos, quizá esta laja estaba erguida como una estela.

140El relleno de la plataforma y la limpieza de sus muros exteriores nos ofrecieron, en gran desorden, placas de estuco, algunas lajas de piedra caliza, piedras y guijarros así como un pequeño número de tiestos postclásicos, entre ellos, los fragmentos de dos platos de pequeñas dimensiones.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search