Version classiqueVersion mobile

Tamtok, sitio arqueológico huasteco. Volumen I

 | 
Guy Stresser-Péan
, 
Claude Stresser-Péan

Primera parte. El sitio de Tamtok / Première partie. Le site de Tamtok

Capítulo II. Perspectiva histórica

Résumé

Chapitre II. Perspective historique - Le peuplement des plaines de Tamuín était concentré sur les bords du río de ce nom. On y compte une vingtaine de sites, les plus notables sur la rive droite moins exposée aux attaques des barbares chichimèques.

Au XVIe siècle, il y avait deux villages importants: Tamuín (actuel “Antiguo Tamuín”) et Tlacolula qui a laissé des ruines sur la loma de Santa Inés. Tantoc est mentionné en 1574 puis en 1599 comme un simple lieu-dit inhabité. Le site avait dû être abandonné avant l’arrivée de H. Cortés.

À la fin de l’époque préhispanique, Tamuín faisait partie d’un état indigène assez important dont la capitale était le village d’Oxitipa situé près de l’actuel Aquismón. Ce petit royaume, qui était peuplé d’Indiens de langue huastèque, avait été conquis, sans doute au XIIIe siècle par les Otomis venus de Xaltocan (Jaltocan), puis abandonné par eux après la chute de leur capitale en 1395. Les Aztèques de Moctezuma II en firent la conquête vers 1512-1513 et installèrent de petites garnisons à Oxitipa et à Tamuín.

Au XIXe siècle, le méandre de Tamtok était couvert d’une forêt assez haute, dans laquelle vivaient des Huastèques peu nombreux et quelques familles de métis de langue espagnole qui tous avaient leur cimetière sur la butte dite du Tantoque. Le méandre faisait partie de la grande hacienda de Santa Inés, qui fut morcelée au début du XXe siècle. La forêt était alors en cours d’exploitation, mais bientôt la Révolution arrêta les défrichements qui reprirent ensuite. En 1925, les terrains du méandre furent achetés par un Espagnol, don Angel Castrillón, qui entreprit d’en faire l’exploitation rationnelle par développement de l’élevage intensif des vaches. Les derniers restes de forêt furent rasés. Indiens et métis quittèrent les lieux peu à peu et allèrent s’installer à l’ejido de La Cuaya, quand celui-ci fut créé.

Tantoc, Tantoque, Tamtok. Le nom de Tantoc, cité par deux documents du XVIe siècle, correspond à peu près au nom de lieu huastèque tamtok’, formé par le préfixe locatif tam- et par le mot tok’ qui désigne un noir intense comme celui d’une eau claire et très profonde. Ce mot tok’ se retrouve dans le nom d’un arbuste, le tok-te’, qui servait à faire la teinture noire. Cet arbuste est probablement à l’origine du nom huastèque Tamtok’, qui est sorti de l’usage depuis longtemps, mais que nous avons adopté pour désigner l’ensemble du site archéologique. Le nom de Tantoque, qui est resté bien vivant, ne désigne que la butte de l’ancien cimetière local.

Texte intégral

Fig. 8 - Sitios arqueológicos de la región de Tamuín-Tamtok.
Sites archéologiques de la región de Tamuín-Tamtok

1. TAMTOK Y LA IMPORTANCIA QUE ANTIGUAMENTE TENÍA LA RED FLUVIAL DE LA HUASTECA

1Durante la época precolombina, Tamtok fue uno de los tantos pueblos huastecos situados al borde de un río de caudal permanente. De hecho, aun cuando los actuales huastecos se han refugiado en las regiónes montañosas ο de colinas, sus antepasados precolombinos tenían predilección por las orillas fértiles de los grandes ríos de la llanura, navegables y con abundante pesca.

2Además, es muy probable que los antiguos huastecos, obtuvieran una gran parte de sus recursos y de su relativa cohesión, gracias a la red fluvial formada por el río Pánuco, por sus principales afluentes y por algunas lagunas vecinas.

3En una época en que en la mayor parte de México, el transporte sólo se hacía a “lomo de hombre”, las regiónes que disponían de vías acuáticas estaban favorecidas. Algunos centras de población ο de poder político parecen haber dependido de las facilidades locales de la navegación interíor. Un ejemplo evidente es el Valle de México, con su extenso sistema de lagunas por las que los españoles vieron circular innumerables canoas. Los lagos del estado de Michoacán, también desempeñaron un papel comercial, aun cuando a una escala más modesta. También la región olmeca y algunas zonas mayas vecinas, sacaron durante varíos siglos, grandes ventajas económicas de su red intercomunicada de ríos y lagunas.

2. TAMTOK ENTRE LOS SITIOS ARQUEOLÓGICOS VECINOS

4Salvo en las cercanías del río, las llanuras de Tamuín son poco favorables para los asentamientos humaños, porque son poco fértiles y frecuentemente sufren largos períodos de sequias y están desprovistas de fuentes acuíferas permanentes. Hoy en día, la población de estas llanuras se concentra a orillas del río Tamuín y el resto está casi deshabitado. La forma en que están distribuidos los sitios arqueológicos, nos demuestra que esta situación se remonta a la época precolombina.

5En efecto, en las orillas del río Tamuín existen alrededor de veinte sitios de ruinas en una distancia de 17 km que es la que separa, en línea recta, las desembocaduras del río Coy y del río Choy y que corresponde más ο menos a 31 km del sinuoso curso del río. Estos sitios no han sido estudiados en forma sistemática desde el punto de vista estratigráfico. Casi todos ellos estuvieron ocupados en el Postclásico Tardío, aun cuando algunos presentan vestigios de ocupaciones más antiguas.

6De río arriba a río abajo, separando las dos orillas, podemos presentar en forma somera la siguiente evaluación de su importancia:

7Esta lista está sin duda incompleta y en ella no se toma en cuenta más que las ruinas situadas a menos de un kilómetro del río.

8A primera vista, se advierte que si las dos orillas cuentan con más ο menos el mismo número de sitios, los de la orilla izquierda son casi todos poco importantes. Esta marcada diferencia no parece corresponder a un contraste ecológico. En efecto, la orilla izquierda no es más inhóspita que la otra: hoy en día, cuenta con una población de igual importancia, con un nivel de vida parecido. Quizá se puede pensar que en la época precolombina, al igual que en la época colonial, el río desempeñaba una función de protección contra las incursiones de los bárbaros chichimecas que venían del norte ο de la sierra de Tanchipa. Hasta mediados del siglo XVIII, la orilla derecha del río Tamuín fue considerada un poco más segura que la orilla izquierda.

9Como quiera que sea, en la orilla derecha, los sitios arqueológicos importantes se suceden en intervalos que fluctúan entre dos y cuatro kilómetros. Algunos de ellos, como es el caso de Los Sabinos, debieron de tener una larga historia, pero todos ellos nos proporcionan, en la superficie, fragmentos de cerámica (tiestos) de la época postclásica. Por otra parte, no parece que a partir de esa época y en el sector considerado, los desplazamientos del río hayan sido los causantes de la destrucción de sitios importantes. En cuanto a los estragos de los bulldozers, éstos a penas comenzaron en los años 1960-1970.

10Al parecer, para establecer sus pueblos más importantes,los antiguos huastecos apreciaban particularmente las situaciones elevadas, cercanas a los grandes ríos de caudal permanente. Las colinas, como las de Tlacolula (loma de Santa Inés), de Tamante y de Consuelo tenían la doble ventaja de estar bien ventiladas y de encontrarse perfectamente al abrigo de cualquier inundación.

11Dado que el número de estas lomas era limitado, se contentaban con establecer sus asentamientos en la llanura, en la orilla cóncava y abrupta de un meandro del río. Así están situados Tampatal, Los Sabinos y el antiguo pueblo de Tamuín. Pero todos los asentamientos en la planicie se suelen inundar, cuando vienen las grandes crecidas causadas por los ciclones. Entonces sucede que los montículos artificiales sirven de refugio; tal fue el caso en el antiguo Tamuín, cuando sucedió la excepcional inundación de 1955.

12El sitio de Tamtok se encuentra en la llanura, cerca de una orilla cóncava y abrupta, pero cuenta con algunas lomas y cerritos que se escapan de las crecidas más altas.

13Respecto a la extensión de las llanuras situadas lejos del río, podemos decir que no están completamente desprovistas de sitios arqueológicos. Al norte del río Tamuín y del río Pánuco, estos sitios cuentan, con frecuencia, con una especie de estanque excavado por la mano del hombre, para almacenar el agua de lluvia (aguaje). Otros sitios, en especial al sur, parecen haber estado relacionados con las lomas al pie de las cuales seguramente brotaban pequeños manantiales.

14Dos de estos sitios se encuentran, de alguna manera en las tierras interiores del sector ribereño que nos interesa. Uno de ellos es el famoso sitio de Chilitujub, arriba del cerro aislado de Agua Nueva, con algunos anexos en sus cercanías. El otro es el sitio de Tamtzan (visitado por Guy Stresser-Péan en 1937, y brevemente descrito por J. Meade 1948, pp. 42-46) y las ruinas vecinas a él, ubicadas en las alturas de San Francisco Cuayalab, el antiguo Tancuayalab de los documentas del siglo XVI.

3. TAMTOK ENTRE LOS PUEBLOS INDÍGENAS DEL SIGLO XVI

15La descripción más antigua de la Huasteca publicada hasta hoy en día es la que se puede leer en la Suma de visita de pueblos por orden alfabético (Francisco del Paso y Troncoso, Papeles de Nueva España, t. I, Madrid, 1905.) que es una lista de pueblos recopilada entre 1547 y 1550, según datos locales un poco anteriores.

16En el sector de nuestro interés, este documento sólo menciona dos pueblos: Tamohi y Tancuylabo. Pero es probable que de cada uno de estos pueblos dependieran algunas aldeas de importancia secundaria, pues sabemos que la Suma generalmente no menciona los pueblos-sujetos ο estancias.

17Tamohi es, sin duda alguna el actual AntiguoTamuín. (Más adelante veremos que el moderno pueblo de Tamuín, situado en la otra orilla y un poco río abajo, fue fundado en el siglo XIX). La Suma nos dice que este pueblo contaba con 376 familias de indios. Su territorio tenía una extensión de cinco leguas de llanuras y colindaba con el de Tancuylabo.

18No cabe duda alguna de que Tancuylabo es el actual San Francisco Cuayalab, en otros tiempos llamado Tancuayalab. La Suma nos dice que en este pueblo vivían 220 familias de indios. Su territorio comprendía tres leguas de llanuras y de colinas y colindaba con el de Tamohi. El actual pueblo de Tancuayalab, llamado localmente San Vicente, es de fundación reciente y los documentos del siglo XVI nunca lo mencionan.

19Veinte años más tarde, en 1569, Luis Olid de Biedma, cura de Valles, al describir este mismo sector, menciona únicamente dos pueblos: Tamoín y Taculul. (Francisco del Paso y Troncoso, Papeles de Nueva España, t. III, Madrid, 1905, pp. 151-158.)

Fig. 9 - Pueblos de la región de Tamuín-Tamtok a mediados del siglo XVI.
Villages de la région de Tamuín-Tamtok au milieu du XVIe siècle

20Del primera, es decir, del viejo Tamuín, dice que es el centra más importante de la región y que cuenta con 235 familias de campesinos indígenas y 20 familias de principales, ο sea de nobles. Añade que la mayor parte de estos indios son huastecos, pero que algunos de los principales hablan la lengua mexicana (es decir, el náhuatl).

21Luis Olid de Biedma (1905) nos dice que Taculul estaba situado a tres leguas al sur de Tamuín, que sus indios eran huastecos y que contaba con 312 familias de campesinos y veinte familias nobles (principales).

22La palabra Taculul es una deformación del náhuatl Tlacolula. Ahora bien, la tradición oral local, confirmada por diversos manuscritos de archivos, nos permite afirmar que Tlacolula era el antiguo pueblo cuyas ruinas cubren la loma de Santa Inés, desde la cual se domina la confluencia del río Coy y del río Tampaón. En 1937, el recuerdo de este nombre persistía todavía en la memoria de algunos viejos indios que vivían en esta colina y fueron ellos quienes nos lo contaron.

23Los dos documentos que acabamos de citar parecen contradecirse, pero sus divergencias son más aparentes que reales. En efecto, es posible que en la organización política precortesiana, el pequeño estado de Tancuayalab, probablemente vasallo del de Tamuín se extendiera hasta cerca del río Tampaón y que formara una especie de federación que unía dos capitales: Tancuayalab y Tlacolula. Si en estas condiciones el cura de Valles no mencionó Tancuayalab en 1569, quizá fue por olvido ο porque ese lejano pueblo había sido atribuido a otra parroquia. De hecho, como más adelante veremos, a pesar de la división arbitraria de las circunscripciones eclesiásticas, los indios de Tlacolula permanecieron durante mucho tiempo solidarios con Tancuayalab.

24Otro documento del siglo XVI, citado sin referencia por Joaquín Meade (1962), nos aporta una precisión suplementaria respecto al territorio del antiguo pequeño estado indígena de Tancuayalab Tlacolula. Joaquin Meade, en su obra sobre la Huasteca veracruzana (Joaquin Meade, 1962-1963, t. I, p. 364.) menciona un cierto número de concesiones de tierras otorgadas en la Huasteca por la administración colonial. Entre ellas, nos dice que en 1574, el virrey Martin Enríquez concedió a un cierto Juan Muñoz de Zayas, terrenos para la agricultura y la ganadería en “Tantoc”, cerca del pueblo de Amatlán, en el territorio del pueblo de Tlacolula. J. Meade, que situaba a Tantoc y Tlacolula en el actual estado de Veracruz, sin duda cometió un error al mencionar la cercanía con Amatlán, pues hoy en día, existe en la Huasteca veracruzana un importante pueblo huasteco con este nombre. Pero en el siglo XVI también había otro Amatlán, que posteriormente desapareció y que estaba situado al sureste de Valles, y por tanto en la Huasteca potosina, no lejos de Tlacolula. Este pueblo figura en el mapa de Ortelius, realizado en 1584. También lo menciona la Suma de visitas de pueblos (núm. 24, p. 28) así como el cura Luis Olid de Biedma (p. 156).

25Nuestra opinión a este respecto se confirma con otro documento del Archivo General de la Nación (Mexico, Ramo de Mercedes, vol. 23, f° 73), cuyo contenido esencial es el siguiente: “Tlacolula. Villa de Valles. Año de 1599. Acuerdo emitido para que el Alcalde Mayor de esta ciudad inspeccione un terreno para la crianza de mulas, terreno situado en los límites del susodicho pueblo, en la parte denominada Tanquichen, entre los pantanos de Tamalec y los de Tanchahuit, en el límite de la estancia de Antonio de Osorio, llamada Tantoc”.

26A este último documento es quizá al que hace alusión Joaquín Meade (sin dar referencia) en la página 14 de su comunicado al Congreso de Americanistas de 1939, que no se publicó hasta 1947, y en su libra La Huasteca, época antigua (1942, p. 176).

27Podemos, pues, concluir, con un grado de seguridad razonable, que en la época precortesiana, las tierras de Tamtok dependían de Tlacolula y formaban parte del pequeño estado indígena de Tancuayalab Tlacolula probablemente vasallo del de Tamuín, como veremos más adelante. Por otra parte, la concesión otorgada en 1574, nos hace pensar que en esa fecha, el nombre de Tantoc designaba más bien un lugar y no un pueblo habitado. Por tanto, es importante destacar que nuestras excavaciones no hayan proporcionado ningún objeto de origen europeo. El emplazamiento del sitio arqueológico de ese nombre debió ser abandonado poco antes de la llegada de los españoles, tal como parece indicar la prueba del carbono 14.

28Un detalle especialmente interesante del informe escrito en 1569 por el cura de Valles, Luis Olid de Biedma, es la mención de que en esa fecha, algunos de los indios nobles (principales) de Tamuín hablaban náhuatl en una región que era de lengua huasteca en su totalidad. Cabe suponer que este grupo aristócrata minoritario estaba formado por los descendientes de los guerreros mexicanos enviados ahí por los últimos soberanos aztecas, primera para conquistar y después para controlar la región.

29Se sabe, en efecto, que el imperio azteca tenia, en lo que hoy es la Huasteca potosina, una provincia septentrional, cuya capital y, sin duda, un centra fiscal, era el pueblo de Oxitipa, situado cerca del actual Aquismón. Desafortunadamente, el Codex Mendoza (folio 55 v°), que nos enumera los tributos de esta provincia, omite una lista de los pueblos dependientes. Para llenar esta laguna de nuestras fuentes de origen azteca, es preciso que recordemos algunos datos coloniales de la primera época, susceptibles de evocar el estado en que estaban las cosas en los tiempos precortesianos, todavía muy recientes en aquel entonces.

30Y precisamente, el 12 de julio de 1527, García de Llerena apoderado de Cortés, hizo una demanda a Nuño de Guzmán, gobernador de Pánuco para que restituyera los pueblos de Oxitipa y parte de Tamuín que acababa de confiscar. (agn, Ramo Hospital de Jesús, legajo n° 265, exp. 9, citado por Ρ F Velázquez, 1946, t. I, pp. 220-222 y por D.E. Chipman, 1967, nota 24, p. 88). El propio Cortés añadía que si se había adjudicado esos dos pueblos con sus habitantes era porque pertenecían a la ciudad de México, que los había conquistado antes de la llegada de los españoles. Los ingresos que proporcionaban, pasaban de los 2 000 pesos oro al año, la mayoría de dichos recursos debido a la venta de esclavos recibidos en tributo (Chipman, ibid).

31Se puede concluir, pues, que una parte fundamental de la antigua provincia mexica de Oxitipa estaba formada por el propio Oxitipa y por Tamuín, con sus respectivas dependencias. Cada uno de estos dos pueblos principales debía de tener su guarnición azteca. Por tanto, es muy probable que el pequeño estado de Tancuayalab Tlacolula fuera en aquel entonces vasallo de Tamuín. En efecto, Tamuín no era tan rico como para atraer la atención de Cortés si de él hubieran dependido únicamente los pueblos pobres de las llanuras septentrionales. En este aspecto, nuestra hipótesis encuentra una confirmación en el hecho de que en 1569, como ya lo hemos visto, la parroquia católica de los valles de Oxitipa comprendía a Tamuín, con sus dependencias, entre ellas Tlacolula. En este caso como en otros tantos, la Iglesia conservaba en forma tardía los marcos territoriales del pasado indio.

32Un viajero inglés, llamado John Chilton, que pasó por Tancuayalab hacia 1572, nos dejó un breve testimonio que muestra que después de medio siglo de colonización, el modo de vida de los indios de ese pueblo no difería en lo más mínimo del que debió haber sido en la época precolombina. El relato de John Chilton publicado por Hakluyt (1928, vol. VI, pp. 273-275) fue traducido al español por Joaquín García Icazbalceta, 1963, pp. 43-46 en la forma siguiente:

33“El primer pueblo à que llegamos se nombra Tancuylabo, de muchos indios altos de cuerpo, pintados todos de azul y con el cabello largo hasta las rodillas, trenzado con cintas como acostumbran las mujeres. Cuando salen de sus casas llevan consigo sus arcos y flechas, porque son grandes flecheros: andan generalmente desnudos. En esta tierra no se consigue oro ο plata a cambio de otras cosas, sino solamente sal que estiman mucho y la usan como medicina principal contra ciertos gusanos que se les crían en los labios y encías.”

4. HISTORIA PREHISPÁNICA DE LA REGIÓN DE OXITIPA Y DE TAMUÍN

a) EL CODEX MENDOZA

34El folio 35r° del Codex Mendoza describe la provincia de Oxitipan, tributaria del imperio azteca y ofrece con detalle los tributos que debía proporcionar cada año. El glifo de Oxitipa representa un cajete ο escudilla que contiene una pasta negra y una pequeña paleta que supuestamente es para manipular esta pasta. Una bandera pantli representa el sufijo locativo-pan y el conjunto significa “lugar de oxitl. La palabra náhuatl oxitl, que significa vagamente cualquier especie de resina, aquí se emplea en el sentido de asfalto ο “chapopote”. En efecto, tal como señaló Meade (1942, p. 306), las ruinas de la antigua ciudad de Oxitipa son las de la actual aldea de Tanute, que se encuentra a cuatro kilómetros al norte de Aquismón y cuyo nombre huasteco, Tamnut quiere decir “lugar de asfalto” (nut). En efecto, ahí brota asfalto, bien conocido por los indios, lo que llevó a una compañía petrolera a hacer allá, sin éxito, una perforación. Todavía en 1956 pude escuchar, de boca de un viejo indio huasteco del lugar, llamado Desiderio Flores, la tradición histórica local de la antigua ciudad de Tanute, cuyas ruinas todavía se pueden ver hoy en día. Según esta tradición, asombrosamente conservada, se dice que en otros tiempos la ciudad dominaba toda la región, tal como hoy en día lo hace Ciudad Valles, pero fue destruida por una guerra, “hace mucho tiempo, mucho antes del Padre Hidalgo”. De hecho, documentas históricos comprueban que Oxitipa-Tanute fue destruida a fines de 1573 ο a principios de 1574 por rebeldes huastecos y chichimecas comandados por Pedro Lohomab, cacique de Tanchaycha (Meade, 1970, pp. 57-59).

35El Codex Mendoza que generalmente muestra los glifos de los diferentes pueblos de cada provincia, no lo hace en el caso de la provincia de Oxitipa, quizá por la dificultad de encontrar glifos para nombres de lugares en lengua huasteca. Pero existen documentas de la época colonial que pueden, en cierta medida, proporcionarnos los datas que faltan en el Codex Mendoza. En efecto, justo después de la Conquista, Cortés se adjudicó la encomienda de Oxitipa y la mitad de la de Tamuín (que Nuño de Guzmán le quitará en 1572). Ahora bien, en 1569, el cura Luis Olid de Biedma envió al arzobispado de México una descripción detallada de su parroquia de Santiago de los Valles de Oxitipa, inmensa parroquia que evidentemente correspondía a la antigua provincia azteca y que abarcaba, en líneas generales, los actuales municipios de Aquismón, de Ciudad Valles y de Tamuín (pne, st. III, pp. 151-158).

b) OXITIPA, ANTIGUA CONQUISTA DE LOS OTOMIS DE XALTOCAN

36Sobre el pasado preazteca de Oxitipa, contamos con la breve información que nos proporciona una carta en latín escrita al rey en 1566 por Pablo Nazareo, cacique de Jaltocan (Xaltocan), y heredero de los antiguos reyes de esta ciudad (Epistolario de Nueva España, t. X, p. 126). En esta carta, Pablo Nazareo enumera las provincias que dependieron en otros tiempos del antiguo reinado otomí de Xaltocan y cita, en especial Itzmiquilpan, Metztitlán y Hoxitipan. Este reino se extendía, pues, hacia el norte, sobre Metztitlán, y más allá, sobre una parte de la actual Huasteca potosina. Por otra parte, sabemos que este reino desapareció en 1398, cuando los tepanecos de Azcapotzalco tomaron Jaltocan (Carrasco, 1950, pp. 258-266).

c) MEXICO CONQUISTA OXITIPA

37El reino tepaneco de Azcapotzalco, sucesor del de Jaltocan, al parecer no heredó la provincia de Oxitipa, que no se menciona en sus posesiones. Pero Torquemada (libro 2, cap. 79), basándose probablemente en un documento antiguo, hoy en día desaparecido, nos dice que Moctezuma II (Xocoyotzin), en el décimo segundo año de su reinado, envió a sus ejércitos para entrar al país chichimeca, conquistar la provincia de Quetzalapan y penetrar en la Huasteca, lo que le costó la vida de 95 mexicanos y le permitió hacer 1 332 prisioneros.

38La provincia de Quetzalapan no era sino el vasto territorio montañoso situado al extremo suroeste de la provincia de Pánuco, atravesado por el río Quetzalatl ο Amaxac, que corre de sur a norte desde la laguna de Metztitlán hasta Tamazunchale. Quetzalapan colindaba al este con el reino de Metztitlán y se extendía al oeste y al norte hasta el profundo valle del río Moctezuma. Al sur, estaba limitada por Zimapán y por Ixmiquilpan, que dependían de Azcapotzalco, aliado de México.

39Esas accidentadas montañas eran recorridas por bandas de chichimecas semi nómadas que vivían en una frágil simbiosis con un millar de familias sedentarias de lengua otomí al sur ο de lengua náhuatl al norte, dispersas en una veintena de minúsculos pueblos, enclavados, aquí y allá, en las escasas tierras cultivables. Era pues, en su conjunto, una región salvaje y pobre, mal delimitada, sin unidad, en la que la autoridad podía pasar con gran facilidad de una cabecera a otra. Hacia 1537-1540, la Sunna de visitas de pueblos... (pne, t.I, pp. 145, 146) la describe como parte de la provincia de Pánuco y dependiente del pueblo otomí de Macuilxochitl (Santa María Macuilxochico) ubicado al suroeste, en el actual municipio de Juárez, Hidalgo (antiguo San Lorenzo Ixtacoyotla). Su encomendero era el conquistador Juan Cano, casado con una hija de Moctezuma. Treinta años después, en 1571, fray Juan de Carrión describe esta misma región como dependiente del pueblo náhuatl de Chapulhuacan, situado al noroeste y donde se había fundado un monasterio de agustinos. El encomendero era Pedro Cano, hijo de Juan (pne, t. III, pp. 140-141).

40Es comprensible que Moctezuma, que mantenía una guerra latente contra el reino de Metztitlán, haya hecho pasar, prudentemente, a sus guerreros por los cerros de Quetzalapan Macuilxochitl. Este camino había sido anteriormente recorrido por los otomís de Jaltocan que llegaron hasta fundar, cerca de Xilitla (SLP), algunos pueblos en los que todavía en 1572 se hablaba otomí (pne, t. III, pp. 142-143). De Tamazunchale, los mexicanos pudieron fácilmente llegar a Oxitipa, pasando por el extenso valle de Matlapa y de Huichihuayan.

41Pero todavía existen dudas sobre la fecha precisa de la conquista azteca de Oxitipa. Torquemada la sitúa en el décimo segundo año del reinado de Moctezuma II. Las antiguas fuentes (a excepción del Codex Aubin) coinciden en afirmar que la muerte de Ahuizótl y el advenimiento de Moctezuma al trono tuvieron lugar en el mismo año, pero difieren en cuanto a la fecha. Los Anales de Cuauhtitlán (p. 59) y la mejor versión de Ixtlilxóchitl dan para este evento, la fecha de 11-Caña, 1503, pero casi todas las demás fuentes dan la fecha de 10-Conejo, 1502. En el caso de la conquista de Oxitipa, 12 años más tarde, se puede, pues, dudar entre 8-Casa, 1513 y más probable, 9-Conejo, 1514.

42Pero Torquemada pudo también equivocarse al descontar los años de reinado de Moctezuma. En efecto, Chimalpahin (1889, p. 176), nos dice que “en el año l-Conejo, 1506... fueron vencidos los Teuctepeca y sucumbieron los Cuexteca”. Esta fecha es bastante verosímil, pues el Codex Telleriano-Remensis (f 41v°) dice que en el año 13-Casa, 1505, se desató una gran hambruna y que los indios de la provincia de México fueron a buscar maíz a la provincia de Pánuco (Pango). Este mismo códice añade que en el año l-Conejo, 1506, Moctezuma hizo sacrificar a un hombre a flechazos para aplacar a los dioses, porque desde hacía 200 años, siempre había habido hambrunas en los años 1-Conejo. Es muy posible que el cautivo atravesado por flechas que aparece en el folio 41 del Codex Telleriano-Remensis haya sido un huasteco de Oxitipa, capturado en 1506.

43De todas formas, lo que sí parece ser cierto, a la luz de los datos que acabamos de mencionar, es que la conquista mexicana de la provincia huasteca de Oxitipa debió realizarse desde lxmiquilpan y desde el antiguo dominio tepaneco, mas no desde Huejutla, Xiuhcoac y el antiguo dominio acolhua, tal como Barlow suponía (1949, pp. 51-52 y mapa desplegado).

5. LOS INICIOS DE LA COLONIZACIÓN ESPAÑOLA EN LA HUASTECA

44En los inicios, la colonización de la Nueva España tendía, ante todo a imponer a los indios, en aquel entonces todavía numerosos, una casta de encomenderos europeos que gozaban de los mismos privilegios que la antigua nobleza indígena: siervos para realizar el trabajo y tributos en especie. Esta política, aplicada con moderación hubiera sido favorable para el mantenimiento del pueblo indígena y de su antiguo modo de vida (Silvio Zavala, 1935).

45Pero el rendimiento de este sistema fue mediocre en el norte de la Huasteca, región de recursos agrícolas bastante escasos y cuya población se redujo dramáticamente, en 1522-1524, por una conquista especialmente sangrienta. Como, por otra parte no existía ningún recurso minero, pronto apareció la cría de ganado como la mejor manera de elevar verdaderamente el valor de la región. Nuño de Guzmán, primer gobernador de Pánuco, expuso con claridad este concepto en una memoria justificadora que escribió en España cuando había caído en desgracia. (Memoria de los servicios que había hecho Nuño de Guzmán desde que fue nombrado gobernador de Pánuco, México, 1940).

46Para realizar este programa, Nuño de Guzmán no titubeó en permitir la venta como esclavos de millares de indios huastecos a los plantadores de las Antillas, lo cual proporcionó los capitales necesarios para comprar las primeras cabezas de ganado. Fue así como empezó a realizarse, en grandes extensiones de tierra, la sustitución progresiva de los hombres por grandes rebaños, formados sobre todo por vacas, caballos y mulas. (Para más información sobre la conquista de la Huasteca y lo que siguió después, consúltese M. Toussaint, La conquista de Pánuco, México, 1948, y sobre todo, D. Chipman, Nuño de Guzmán and the Province of Panuco in New Spain, 1518-1533, Glendale, 1967).

47El tráfico de esclavos indios, denunciado enérgicamente por el primer obispo de México, fray Juan de Zumárraga, no pudo detenerse sino después de cinco años (1528-1533) de haber diezmado gravemente la población huasteca y contribuido a su desmoralización. Por otra parte, los excesos de los encomenderos rapaces sólo tuvieron un verdadero límite con la promulgación de las Leyes de Indias, en 1542 y por la visita de inspección de Diego Ramírez, en 1551-1552. Por último, las enfermedades introducidas desde el Viejo Mundo y contra las que los indios no tenían inmunidad, hicieron estragos especialmente graves en las tierras calientes y particularmente en la Huasteca.

48Por todas estas razones, a mediados del siglo XVI, después de la terrible epidemia de 1545-1548, la Huasteca se encontraba en un estado tal de devastación que en 1554 el gran misionero agustino fray Nicolás de Witte envió al virrey Luis de Velasco, una célebre carta en la que expresaba que “está perdida toda esa tierra, aunque era la más poblada que cubre el sol, por los edificios antiguos que hallamos en ella”. (Carta de fray Nicolás de Witte a un ilustrísimo señor. Metztitlán, 1554. In M. Cuevas, Documentos inéditos del siglo XVI para la historia de México, México 1914, p. 222). Borah y Cook, The Population of Central México in 1548, nota al pie de la p. 7, identificaron al destinatario de esta carta, quien no fue más que el virrey, don Luis de Velasco.

49Para colmo de desgracias, se preparaban nuevas adversidades.

6. INICIOS DE LA GUERRA DE LOS NÓMADAS CHICHIMECAS

50En el momento en que fue escrita esta carta, es decir, más ο menos a mediados del siglo XVI, se estaba terminando la fase de los abusos más graves. Los datos de la Suma de visitas de pueblos, recopilados hacia 1547 en el sector que nos ocupa, parecen indicar un período de relativa calma.

51Pero el desarrollo de la ganadería por parte de los españoles había comenzado a desestabilizar el norte y el noroeste de la Huasteca. En esas regiones, desde los tiempos precortesianos, los pueblos de agricultores huastecos conservaban una frágil paz con los grupos inestables de nómadas chichimecas que los rodeaban. Estos nómadas, para encontrar los recursos precarios de su vida de cazadores-colectores, se veían obligados a errar sin cesar en las grandes extensiones de monte que separaban los islotes de vida sedentaria. Pero los colonos, que necesitaban disponer de inmensas extensiones para practicar la ganadería extensiva, pronto sintieron la tentación de reducir ο eliminar a esos pequeños grupos de salvajes, poco numerosos, que ocasionalmente se robaban sus rebaños y que, al no estar sometidos, creaban un clima permanente de inseguridad.

52Cuando el ilustre misionero franciscano fray Andrés de Olmos, ya septuagenario, se estableció en Tampico en 1553-1554, con la intención de evangelizar a los huastecos y a los nómadas, el clima de tensión que existía debió ser ya muy candente en la zona fronteriza que nos ocupa. En 1556, el propio Olmos señaló que los chichimecas a veces tenían razones para vengarse de los colonos. (Carta de fray Andrés de Olmos a Carlos V, 25 de noviembre de 1556. In Baudot, Utopie et histoire au Mexique, 1977, p. 153). Aun a costa de su persona, logró, durante algunos años, mejorar la situación, pero la enfermedad pronto lo abatió y las cosas no tardaron en agravarse. Por una carta de uno de sus compañeros, fray Pedro de San Luis (en Toussaint, 1948, pp. 301-303) sabemos que, desde 1559, una gran parte de los pueblos situados al norte de Valles estaban ocupados por los rebeldes chichimecas, comandados en ocasiones por esclavos negros escapados. Todavía no era más que una especie de guerrilla, pero probablemente había comenzado varios años atrás, quizá vinculada directamente con los primeros ataques a los convoyes en la ruta de Zacatecas.

53Olmos murió en 1568 y apenas cuatro años después de su deceso dio comienzo en el noroeste de la Huasteca una verdadera guerra india con la revuelta de Lohomab, cacique huasteco de Tanchaycha. Las hostilidades se extendieron a un gran número de pueblos huastecos ο pames de la Sierra Madre Oriental, al suroeste y al oeste de Valles. Oxitipa fue destruido y la situación se agravó al punto de que las autoridades españolas tuvieron que recurrir a los talentos militares del doctor Juan Bautista de Orozco, especialista de la guerra chichimeca en la Nueva Galicia. (Para más información sobre la revuelta de Lohomab y sobre las expediciones posteriores de Luis de Carvajal, consúltese Ρ F Velázquez, Historia de San Luis Potosí, t. I, caps. 15 y 16, 1946, y J. Meade, Historia de Valles, pp. 57, 58, 1970).

54El testimonio de John Chilton, ya citado, demuestra que en 1572, Valles tuvo que rodearse de un recinto fortificado, construido de adobes, y que la inseguridad se había propagado a la región de Tamuín y de Pánuco. Chilton nos cuenta que en un punto que probablemente se puede situar entre Tamuín y el paso del Abra de Taninul, cayó en manos de los indios salvajes, rebeldes a la dominación española, que tenían en su posesión a algunos cautivos y el botín producto del pillaje en los pueblos de la región, y en especial del convento agustino de Shalapa, el actual Jalpan, Querétaro. (J. Chilton, en J.G. Icazbalceta, Relación de varios viajeros ingleses, 1963, pp. 45-47).

55Después de cinco años de combates y pillajes, los rebeldes fueron vencidos y se restableció una paz precaria. Pero poco tiempo después, en 1581, una expedición esclavista organizada por Luis de Carvajal y de la Cueva, reinició las hostilidades. Esta expedición quizá le proporcionó a Carvajal una parte de los recursos necesarios para su futura conquista de Nuevo León, pero contribuyó a crear en el norte de la Huasteca un estado de guerra chichimeca permanente que duraría hasta mediados del siglo XVIII.

56Los pueblos huastecos septentrionales fueron destruidos ο abandonados uno tras otro. A principios del siglo XVII, aproximadamente treinta años despúes de la muerte de fray Andrés de Olmos, la frontera de los indios sedentarios sometidos a la autoridad española había retrocedido más de 100 km. Se había estabilizado en una línea de defensa formada por el río Pánuco y el río Tamuín. Esta línea se apoyaba en las ciudades españolas de Valles, Pánuco y Tampico, así como en el pueblo indígena de Tamuín.

57Por otra parte, durante este periodo perturbado, la trágica disminución de la población huasteca favoreció a los que mantenían una política colonial que preconizaba reagrupar a los indios sometidos en grandes pueblos más ο menos bien planificados, donde pudieran estar mejor controlados por las autoridades civiles y eclesiásticas. Después de múltiples controversias y dudas, finalmente la congregación se realizó en la Huasteca a fines del siglo XVI, con lo cual desaparecieron muchas aldeas y pueblos de importancia secundaria. (Agn, Ramo de indios, t. VII, 2a parte, exp. 916, f 308)

58Ignoramos el detalle de la operación, pues ya no existen procesos verbales detallados, relativos al sector que nos ocupa. Pero parece ser que en este sector, Tamuín, Tanleón, Tlacolula y Tancuayalab fueron los únicos poblados que subsistieron. Más adelante, durante el transcurso del siglo XVII, también fue abandonado Tlacolula y sus habitantes se refugiaron en Tancuayalab para escapar de los ataques de los chichimecas. (Biblioteca Nacional de México. Archivo franciscano, núm. 4/979 y núm. 40/1015).

59Tamuín, que al parecer albergó a la población de los antiguos pueblos situados al norte del río, sobrevivió porque se organizó militarmente para defender la frontera contra los bárbaros. El pueblo se ganó privilegios y exenciones de tributos, los cuales estuvieron vigentes hasta 1770. (Relación del estado actual de las Misiones de Tampico, 1778. In Ρ F Velázquez, Colección de documentos para la historia de San Luis Potosí, t. IV, pp. 289-333; sobre Tamuín, pp. 306-308).

7. FORMACIÓN DE LAS TRES GRANDES HACIENDAS

60En principio, la administración española tenía prohibido disponer de las tierras improductivas que hubieran pertenecido a los antiguos pueblos suprimidos por la congregación de los indios. Pero, sin embargo, acabó haciéndolo. Con más razón, dispuso también del territorio de los pueblos que habían sido simple y llanamente abandonados por sus habitantes ante la amenaza chichimeca. Estas tierras les fueron concedidas, a título precario, a españoles ο a criollos que ofrecían hacerlas productivas mediante la práctica de la ganadería. Pero en el transcurso del siglo XVII, la operación fiscal llamada de la “composición”, permitió a estos ganaderos, mediante una módica suma, cambiar sus títulos de posesión precaria por títulos de propiedad absoluta (Chevalier, 1952, pp. 348-363).

61En un principio, las concesiones (mercedes) de tierras eran relativamente de poca extensión y se otorgaban a numerosos demandantes. Pero, en virtud de muchas ventas, se fueron concentrando poco a poco en maños de familias poderosas y ricas. Así fue como se constituyeron las tres haciendas que acapararon casi todas las tierras de la región de Tamuín: Taninul al suroeste, entre el río Tamuín y la sierra de Tanchipa; Santa Inés al sur del río Tamuín, y Sitios de la Huasteca, que más tarde se llamaría San Juan Evangelista del Mezquite, al norte del río Tamuín y del Pánuco. La superficie aproximada de estos tres dominios era de alrededor de 12 000, 54 000 y 450 000 hectáreas, respectivamente. A mediados del siglo XVIII San Juan Evangelista del Mezquite, cedió los terrenos llamados del Abra, cerca de la actual Ciudad Mante, a los colonos del nuevo pueblo de Horcasitas (actualmente Magiscatzín). El resto de la hacienda, es decir, alrededor de 400 000 hectáreas fue divido un siglo más tarde en cuatro lotes casi iguales, uno de los cuales fue el del Limón, que comprendía los terrenos situados inmediatamente al norte de Tamuín. A reserva de esta división, podemos considerar que el estado social que se constituyó entre 1560 y 1760, se mantendría sin grandes cambios hasta la segunda mitad del siglo XIX. (Para más información sobre estas grandes haciendas, véase J. Meade, 1970, pp. 51-56 y pp. 78, 79.)

62De paso, cabe hacer notar, que el casco de la hacienda de Santa Inés estaba en el lugar del antiguo pueblo de Tlacolula. El casco de San Juan Evangelista del Mezquite estaba situado a unos 15 km al nor-noroeste del pueblo huasteco de Tamuín.

8. SUPERVIVENCIA DEL MUNDO INDÍGENA EN LA REGIÓN DE TAMUÍN

63Durante la mayor parte de la época colonial y los principios de la época republicana, la vida indígena de la región que nos ocupa se concentré esencialmente en el pueblo de Tamuín. Este islote, de población india, limitado por las grandes posesiones de los españoles, estaba organizado como un pequeño protectorado, dotado de una cierta autonomía que le permitía disfrutar de la propiedad oficialmente reconocida de alrededor de 9 000 hectáreas de tierras comunales. Su gobierno era por elección y se hablaba de él como de una “República de Indios”. Tamuín tenía su modesto convento franciscano, sostenido por el rey y por la comunidad; pero era, sobre todo, un centro indígena tradicional que conservaba la lengua, las costumbres, las danzas e incluso, quizá, un poco de la organización militar de antaño. Sin embargo, a partir del siglo XVII, en contravención a la ley, empezaron a instalarse en el pueblo mestizos y mulatos, que explotaron a los indios y se apoderaron de sus tierras. Más tarde, el peligro chichimeca los alejó un poco, pero regresaron más fuertes una vez desaparecida esta amenaza. (Véase Relación del estado actual de las Misiones de Tampico, 1778, ya citado, pp. 306-308).

64Sin embargo, en algunas partes de los grandes latifundios, persistía una población indígena reducida, entremezclada con algunos vaqueras mulatos. Por otra parte, al parecer a partir de 1770, una parte de los indios de Tamuín se dispersó en las haciendas vecinas para escapar de las cargas fiscales demasiado pesadas que la administración les impuso después de que el peligro chichimeca hubo desaparecido. Quizá fue así como se formó el pueblo de San José del Limón, es decir, el antiguo Tanxohol, en el lugar de un sitio arqueológico importante.

65Los indios de las haciendas no poseían tierra alguna, pero tampoco pagaban impuestos, y a cambio de ciertos pagos en especie y del desempeño de ciertas tareas, podían disfrutar de algunos rincones del bosque para construir sus chozas y para sus cultivos temporales de maíz y frijol. Es probable que se consideraran moralmente como dependientes del pequeño gobierno indígena de Tamuín que, a su modo de ver, era el verdadero propietario del suelo usurpado por los grandes terratenientes.

66Los indios de la región de Tamuín vivían sobre todo del cultivo de máiz, frijol y calabazas. Estos cultivos itinerantes realizados sin arado, después de rozar y quemar el monte, se veían afectados por prolongados períodos de sequía. Entonces recurrían a la caza y a la recolección de frutos silvestres. Iban en grupos, a las lagunas medio secas, para capturar los grandes peces llamados catanes (Lepisosteus sp.). Otra actividad de la estación de secas era sin duda trabajar como lanchero, pues una parte del transporte se realizaba por via acuática. Cabe destacar, por último, que las lagunas proporcionaban tallos de espadañas (Typha sp.) y que el tejido trenzado de “petates” de “tule” era en aquel entonces una actividad artesanal importante. (Informe anónimo de 1778 sobre las misiones de Tampico, ya citado, pp. 306-308).

67Una encuesta que se llevó a cabo en 1962-1963 entre los pocos sobrevivientes de las antiguas familias indígenas de origen local, nos permite afirmar que los huastecos de la región de Tamuín tenían, todavía antes, el mismo dialecto, las mismas costumbres y las mismas tradiciones orales que los de Tanlajas, de Valles y de la Huasteca potosina en general.

Fig. 10 - Región de Tamuín en 1880: haciendas y tierras comunales.
Région de Tamuín vers 1880: haciendas et terres communales

9. ECONOMÍA MODERNA Y NUEVO RETROCESO DE LOS INDIOS

68Hacia 1890, en aplicación de las leyes de Juarez contra la propiedad colectiva, el gobierno del estado de San Luis Potosí decretó la disolución de la comunidad indígena de Tamuín. En principio, esta medida debería ir acompañada de un reparto equitativo de las tierras entre los miembros de la comunidad. Pero los mestizos y la gente de habla española lograron hacer válida la posesión de hecho de la mayoría de las tierras que habían adquirido. Las que se les fueron adjudicadas a los indios, ellos no tardaron en perderlas pues, debido a su ignorancia y a su falta de previsión, estaban mal preparados para explotar las pequeñas propiedades individuales y no supieron resistir a la tentación de venderlas.

69El pequeño gobierno indígena de Tamuín fue suprimido al mismo tiempo que los restos de la antigua “comunidad”. Con él desaparecieron las tradiciones que todavía se conservaban: danzas, ceremonias y el uso de la lengua huasteca. Actualmente el antiguo pueblo de Tamuín ya no se acuerda, incluso, de sus orígenes indios, todavía tan cercanos, de lo que aún dan fe numerosas casas redondas de tradición precortesiana y una interesante fiesta de Semana Santa.

70En el transcurso de esos mismos años, la construcción del ferrocarril de Tampico a San Luis Potosí trajo consigo la decadencia del tráfico fluvial de piraguas y así permitió la fundación de un nuevo pueblo sin pasado indígena ubicado en la orilla norte del río Tamuín, en tierras confiscadas a una cofradía religiosa de la antigua comunidad. Este pueblo, llamado primero La Cofradía y después Ignacio Zaragoza, se convirtió después en la cabecera del municipio con el nombre de Villa Guerrero. Allá se desplazó también su centro parroquial. Por último, en 1943, tomó el nombre de Tamuín, mientras que el antiguo pueblo indígena, decaído y empobrecido se convertía en el Antiguo Tamuín.

71Aun cuando los indios perdían su vieja capital, se mantenían, río arriba, en el territorio de las haciendas de Taninul y de Santa Inés, donde recibían algunos refuerzos provenientes de las colinas sobrepobladas de Tanlajas. Pero pronto las grandes propiedades enpezaron a modernizarse y crearon a las orillas del río, inmensos pastizales artificiales, que cercaron con alambre de púas. Una vez efectuado el trabajo de desmonte y de alambrado, los indios se volvieron indeseables en esas ricas praderas y poco a poco se fueron replegando hacia las tierras todavía boscosas. La revolución les otorgó una prórroga, pues durante más de diez años, se detuvieron los desmontes, lo cual entorpeció el progreso económico, diezmó los grandes rebaños y redujo la autoridad de los propietarios. Por otra parte, la guerra civil había traido consigo un nuevo flujo de inmigrantes huastecos después del incendio y el saqueo de Tanlajas.

72Gracias a esta prórroga y a estos refuerzos, todavía quedaban indios en el suroeste del municipio de Tamuín cuando los gobiernos federales surgidos de la revolución de 1910 desarrollaron una política agrarista, en especial bajo la presidencia del general Cárdenas (1934-1940). De los “ejidos” creados a expensas de las antiguas haciendas de Taninul y de Santa Inés, tres de ellos contaban con una población mayoritariamente huasteca: El Aserradero (también llamado La Cuaya), Santa Elena y Tampatal (Tlacolula). Pero estos indios estaban en proceso de aculturación y fueron poco a poco olvidando su lengua y sus antiguas costumbres.

73Así después de un lapso de medio siglo, existen de nuevo en la región de Tamuín algunas tierras de indios bajo un cierto régimen de propiedad colectiva. Pero aun cuando estos “ejidos” recibieron dotaciones de tierras relativamente grandes, no dejaron de ser una especie de zonas de refugio, y poco participaron en el progreso económico que transformó la región a partir de 1940.

74En efecto, al dividirse las grandes propiedades de antaño, estas pasaron a maños de capitalistas emprendedores que contaban con el apoyo de los bancos, mientras que los campesinos indios siguieron siendo presa de su pobreza y de su retraso cultural y técnico. Los tres ejidos mencionados constituyen actualmente una reserva de mano de obra para las propiedades privadas de los alrededores y al parecer, están condenados a desempeñar ese papel en tanto los grandes proyectos de irrigación no cambien verdaderamente la estructura social de la región.

75En la actualidad, todavía no está totalmente realizado el gran proyecto de irrigación Pujal-Coy puesto en marcha por la Secretaría de Recursos Hidráulicos, que pretende transformar las llanuras de la región de Tamuín en una zona de agricultura intensiva. Sobre este tema, véanse Aguilar Robledo, Miguel y Manrrubio Muñoz Rodríguez, El proyecto de riego Pujal-Coy de la Huasteca Potosina, problemática y alternativas. Chapingo, 1992.

10. EL MEANDRO DE TAMTOK ATRAVÉS DE UN SIGLO

76En los años ochenta del siglo XIX, en vísperas de la disolución de la comunidad indígena de Tamuín, el meandro de Tamtok formaba parte de la gran hacienda de Santa Inés, que pertenecía a la familia Vega. El casco de esta gran propiedad de 54 000 hectáreas estaba en el sitio del antiguo pueblo de Tlacolula, en la colina llamada loma de Santa Inés. Sus propietarios obtenían poco rendimiento de la ganadería extensiva. Sus rebaños de vacas, vigilados por algunos vaqueras ataviados de cuero, pastaban libremente entre la maleza que cubría prácticamente toda la extensión de la propiedad.

Fig. 11 - Región de Tamuín-Tamtok: ejidos y propiedad privada de la tierra en los años sesenta.
Région de Tamuín-Tamtok:
ejidos et propriété privée de la terre, vers I960

Fig. 12 - Región de Tamuín-Tamtok: distribución de la población en 1950.
Région de Tamuín-Tamtok: répartition de la population vers 1950

77En esa época, el meandro de Tamtok contaba con una población dispersa y poco numerosa, formada en su mayoría por indios huastecos, y algunas familias mestizas ο mulatas. Esta gente y la que provenía de la aldea vecina de Piedras Chinas, tenían su cementerio sobre uno de los grandes montículos del sitio arqueológico. El sitio en sí, era entonces anónimo, pero el montículo del cementerio se conocía con el nombre indígena de Cue del Tantoque, cerro del Tantoque ο sencillamente El Tantoque.

78La existencia del pequeño cementerio hizo que este montículo fuera un lugar bien conocido de todos, lo que contribuyó, sin duda, a que el nombre de Tamtok se haya conservado en una región donde la toponimia huasteca está en peligro de extinción.

79Se puede ver, en efecto, que los sitios arqueológicos más cercanos, tales como el de los Sabinos y el de Potrero del Naranjo, no han conservado su nombre indígena. Actualmente “Tantoque” es el único topónimo huasteco del meandro, aun cuando, todavía en 1938, algunos indios de Tanlajas afirmaban que el nombre del rancho El Tizate era la traducción del antiguo nombre Tamzakw (lugar de diatomita).

80Quizá sea útil hacer notar a este respecto, que la mayoría de los actuales huastecos atribuyen las ruinas antiguas no a sus antepasados directos, sino a una humanidad mítica anterior al diluvio, lo cual no les impide observar, por ejemplo, la similitud de algunas piezas de cerámica precolombinas con la cerámica indígena moderna; sin embargo, estas observaciones no alcanzan a llevar a su espíritu la conciencia de una verdadera continuidad cultural.

81En los últimos años del siglo XIX, la familia Vega había emprendido la tarea de sembrar pastos artificiales en el meandro del Tantoque. Dado que el bosque era denso y rico en maderas preciosas, se instaló un aserradero el cual le dio su nombre al rancho El Aserradero. A partir de esta época, el meandro de Tamtok se conoce con el nombre de Vuelta del Aserradero. Años después, la hacienda de Santa Inés fue parcelada. Tamtok formó parte del lote núm. 2 pero, a causa de la revolución, se detuvieron los trabajos de desmonte. A partir de 1931, don Ángel Castrillón, quien en 1925 había comprado las tierras de Vuelta del Aserradero, reanudó e impulsó activamente estos trabajos.

82A medida que los potreros se iban extendiendo y que los rebaños de vacas los ocupaban, los indios establecidos de manera precaria en el meandro vieron cómo disminuía su libertad de acción y sus posibilidades de desmontar la maleza para cultivar campos de maíz temporales. La mayoría de ellos, se fueron a instalar en la orilla izquierda del río, en el rancho de La Cuaya. Otros se retiraron hacia el sureste y unos cuantos permanecieron al servicio de sus nuevos amos.

83Cuando llegaron los años del triunfo de la política agrarista, el meandro de Tamtok ya estaba totalmente cubierto de potreros y los rebaños de vacas habían desplazado a los hombres. El cementerio de Tantoque estaba casi abandonado. Las dos últimas tumbas que se cavaron son de dos niños y sus cruces de madera, semipodridas, estaban en pie todavía en 1962. Sus nombres todavía se podían leer, así como las fechas del 2 de febrero de 1931 y del 24 de diciembre de 1933.

84Los indios y los mestizos instalados en el pueblo de La Cuaya crearon un ejido en la orilla izquierda del río. Pero en recuerdo del origen de una parte de sus habitantes, este ejido lleva el nombre oficial de Ejido del Aserradero. Por el mismo motivo, se le otorgó, en la orilla derecha, una dotación de tierras todavía no desmontadas que se extienden hasta la base del meandro y que abarcan, al borde del río, una pequeña parte del sitio arqueológico de Tamtok y además un poco río arriba, el sitio de la aldea de Piedras Chinas donde se instalaron algunas familias huastecas originarias de Tanlajas. En 1964, una gran parte de estas tierras ejidales estaba todavía cubierta por el monte.

85Actualmente, los terrenos del meandro de Tamtok, conocido con el nombre de Vuelta del Aserradero, están divididos en diversas parcelas que pertenecen, en propiedad individual, a los diversos miembros de la familia Castrillón establecida en Tamuín y en México.

86El bosque ha desaparecido por completo, y sólo quedan algunos árboles aislados, que sirven para dar sombra al ganado. Toda la superficie utilizable está ocupada por pastos artificiales de hierba de Guinea rodeados de cercas de alambre de púas. El ganado de raza que vive en estos pastizales está destinado sobre todo al mercado de México adonde es transportado en camiones. Cuando llegan las grandes inundaciones, los montículos más importantes de la zona arqueológica de Tamtok sirven de refugio a las vacas.

87La población fija se reduce a algunas familias de servidores asalariados que viven en los ranchos de El Naranjo, de El Aserradero y de Paso del Bayo. En 1962-1964 todavía vivía uno de estos vaqueras, Santos González, un huasteco aculturado, único descendiente de la antigua población indígena local. Pudimos conversar con él en su lengua y nos proporcionó una valiosísima información. Para los trabajos de mantenimiento de las cercas y de limpieza de las praderas a base de machete, se contratan jornaleros indios ο mestizos de los ejidos vecinos.

11. TANTOC, TANTOQUE, TAMTOK

88El nombre de “Tantoc”, citado por dos documentos del siglo XVI, corresponde a un topónimo huasteco tamtok’ formado por el prefijo locativo tam- y por la palabra tok’ que significa azul-negro, ο negro profundo, como el de algunas obsidianas. Volvemos a encontrar esta palabra tok’ en el nombre del lugar tok’mom ο Tocomón, que debe su nombre a un manantial de aguas oscuras del municipio de Aquismón. Se encuentra también en el nombre del arbusto llamado tok’te’, Eupatorium albicaule Sch. Bip. ex Klatt (Compositae) cuyas hojas se empleaban todavía hace poco en la Huasteca y en Guatemala para teñir de negro ο de azul muy oscuro. El antiguo nombre huasteco de Tamtok’, posiblemente aludía a la presencia de este arbusto que, como otras plantas que producen tintes, se considera que tiene también propiedades médico-mágicas.

89El toponímico “Tantoc”, del que se daba fe en el siglo XVI, ya no lo usan hoy en día ni los indios de la región ni sus vecinos mestizos. Por lo contrario, la palabra “Tantoque”, fuertemente hispanizada, sigue todavía vigente, pero designa únicamente la colina donde otrora se encontraba el pequeño cementerio local.

90Como necesitábamos una palabra para designar el sitio arqueológico en su conjunto, inspirándonos en antecedentes bien conocidos de la arqueología maya, hemos adoptado el nombre de Tamtok, basado en el nombre huasteco original.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4332/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Légende Fig. 8 - Sitios arqueológicos de la región de Tamuín-Tamtok.Sites archéologiques de la región de Tamuín-Tamtok
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4332/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 248k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4332/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende Fig. 9 - Pueblos de la región de Tamuín-Tamtok a mediados del siglo XVI.Villages de la région de Tamuín-Tamtok au milieu du XVIe siècle
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4332/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Légende Fig. 10 - Región de Tamuín en 1880: haciendas y tierras comunales.Région de Tamuín vers 1880: haciendas et terres communales
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4332/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 556k
Légende Fig. 11 - Región de Tamuín-Tamtok: ejidos y propiedad privada de la tierra en los años sesenta.Région de Tamuín-Tamtok: ejidos et propriété privée de la terre, vers I960
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4332/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 504k
Légende Fig. 12 - Región de Tamuín-Tamtok: distribución de la población en 1950.Région de Tamuín-Tamtok: répartition de la population vers 1950
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4332/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 335k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search