Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo II

Historia de la revolución de Nueva España. Libro XIII

Texte intégral

  • 1 El doctor Bustamante en sus números 1° y 2° de su Juguetillo. El 1° comenzó así : «¿Conque podemos (...)
  • 2 En la Gazeta del Gobierno de México de 9 de junio 1812 está el edicto o pastoral de 3 del mismo mes (...)
  • 1 Edicto del cabildo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 599-601). Las cursivas son cas (...)
  • 2 Mier entresaca del texto del edicto 7 razones por las que se prohibió el periódico, y las expone en (...)
  • 3 Referencia equivocada. Se trata de El Español, núm. 28, ag. de 1812, V, pág. 327. Mier no rectifica (...)
  • 4 Abbé Agier, Du mariage. Esta obra figura en el inventario de los libros dejados por Mier en Soto la (...)

1[p. 496] No se trata en este libro de apurar la verdad de los hechos que contiene. Demasiado hemos dicho en esta Historia para que pueda nadie persuadirse que son verídicas las Gazetas de México. En el corto crepúsculo que Tiberio Venegas permitió rayase allí la libertad de imprenta, aunque se usó con aquella timidez de un esclavo que mira cerca todavía de sí las cadenas con que estuvo atado y a que teme volver, las fábulas gazetales son tan notorias que tuvieron valor algunos periodistas1 para desmentir en sus [p. 497] barbas los partes de Truxillo y Calleja, demostrando por una exacta estadística de las provincias que al principio abrazaron la revolución que eran imposibles los millares que éstos soñaron en el Monte de las Cruces, Aculco, Goanaxoato y Puente de Calderón ; pues aun suponiendo que siguiesen a Hidalgo y Allende todos los capaces de tomar las armas, no podían pasar de 14 a 20.000 hombres, y ésos inermes y absolutamente sin disciplina ni orden, que no hubo tiempo de darles ; y que no era ningún lauro derrotar tales masas informes con una división regular de tropas regladas, con oficiales más que regulares y una provisión completa de pertrechos militares. En efecto, «sólo 600 soldados visoños fueron los que en el dicho Puente de Calderón detuvieron 8 horas a los 10.000 que mandaba Calleja», según afirma la Junta Nacional en la citada proclama aniversaria de la insurrección, que pondremos al fin de la Historia como resumen suyo. Otras mil victorias que cantan los gefes serviles están contradichas en los partes de los liberales a su Junta Nacional y se hallan en El Ilustrador Americano, que por tanto, a instancias del sultán, prohibieron los muftís. Perdóneseme esta expresión por lo que los canónigos de México en tal edicto degradaron su carácter.21234

2[p. 498] El presente libro, pues, extractando las Gazetas del gobierno de México, que así se intitulan, sin variar empero [p. 499] sus palabras, no es sino lo que llaman los escolásticos un argumento ad hominen : es probar a los incrédulos de Eu[p. 500]ropa por los mismos datos o asertos del gobierno la profusión con que se está vertiendo la sangre americana, para excitar la compasión y la ayuda, al mismo tiempo que la execración de los bárbaros implacables que no respetan aun el derecho de gentes ni ceden a ningun partido racional. Por su propia confesión se dexará ver que no son unos pocos aventureros despreciables los que combaten por la libertad de su patria, es toda la Nueva España en masa, por decirlo así, que declara su voluntad de no ser más esclava de la Península española, que conoce sus derechos y pelea por sostenerlos contra sus opresores y tiranos, sin igualdad en las armas, es verdad, y ni en la disciplina y pericia, pero con igual valor e igual alternativa de pérdidas y victorias.

  • 5 Sólo hemos contado 19.

3Del año 1811 son sólo 27 las Gazetas que tengo del Gobierno de México5, y comienzan desde septiembre, correspondiendo a los días 7, 14, 24, 26 y 28 de este mes.

  • 6 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 807 : 22 de julio. Don Torcuato Trujillo era Comand (...)
  • 7 Parte del capitán Felipe Robledo, remitido por Trujillo ; Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2 (...)
  • 8 Según Gaceta del Gobierno de México,, ibíd., pág. 807:
    «[...] tomar esta plaza a sangre y fuego,
    a c (...)
  • 3 El Español la imprimió en marzo 1812.
  • 9 Referencia más precisa : El Español, núm. 23, marzo de 1812, V, pág. 366.

4La Gazeta del 7 contiene tres partes militares. El 1°, de Truxillo, desde Valladolid, en 22 de agosto6, de haber sufrido en el ataque de aquella ciudad por el general Muñiz 4 horas y media de un fuego infernal que no los dexaba respirar [p. 501] libremente7, aunque no especifica los muertos del enemigo, a quien rechazó, sino sólo los suyos, que fueron 47 y 43 heridos, lo que le valió el grado de coronel. Este parte, bien leído, hace mucho honor al valor y pericia de los insurgentes, y no menos a su educación la intimación que hicieron al exército del Rey los rebeldes. «Quien ha sufrido, dicen a Truxillo, ver y oír decir quántas víctimas ha sacrificado V. S. ferozmente, quien ha tolerado con prudencia las intrigas y trayciones que se le han tramado, y quien por último, por no acabar con tanto americano inocente que han sido el antemural de esa tropa, se ha contenido en la irrupción que ya debía haber executado, hoy está resuelto a atropellar con todo y tomar esa plaza a sangre y fuego, si V. S. no se rinde a discreción entregándose dentro de 24 horas8. Este es el único y perentorio término que le prefine la fuerza de este exército del sur que está a mi mando, el que sólo espera ver la contestación de éste. Dios guarde a V. S. muchos años. Campamento de América, julio 20 de 1811. Manuel Muñiz, capitán general ; Mariano Suárez, general en gefe ; Mariano Cagigas, teniente general. Señor comandante D. Torquato Truxillo.»39

  • 10 Mier utiliza estas expresiones del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2,

5El parte es de Cruz, de una acción de Negrete el 18 de agosto en el insolente pueblo de La Piedad, dexando en el campo 250 muertos de las partidas de los asesinos Silverio Partida, Juan Herrera y Francisco Alatorre. Recomienda Negrete a los que acuchillaron mayor número de enemigos en razón de sus mejores caballos10.

  • 11 Parte del coronel Río : Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 813-814. A pesar de las co (...)

6El 3° es del mismo Cruz, incluyendo el parte del coronel Río desde Colima, el 21 de agosto. «¡Día glorioso para las armas del Rey, gloria y honor a los valientes que [p. 502] tengo el honor de mandar! Tengo la satisfacción de participar a V. S. la victoria completa y sangrienta que acabo de conseguir dentro de esta villa, en cuyas calles se sostuvo un fuego incesante de tres horas con el mayor tesón y encarnizamiento tanto de nuestra parte como de los rebeldes, cuya gavilla se componía de más de 5.000 mandados por Cadenas, el lego Gallega y Sandoval. Fue absolutamente derrotada esta canalla y tomados sus 5 cañones, quedan la plaza, calles y salidas de la villa cubiertas con más de 700 cadáveres, prisionera la muger del inicuo Sandoval y otras dos mugercillas. Yo he tenido muertos 7 valientes, como que peleamos a la bayoneta11(Resultan en esta Gazeta especificados 950 muertos de los insurgentes, 3 prisioneras, y 5 cañones tomados).

  • 4 Real se llama el pueblo donde hay minas. Y para que nos entendamos de una vez, ciudad entre nosotro (...)
  • 12 Las frases en cursiva son citas exactas del parte de Calleja (Gaceta del Gobierno de México, 1811, (...)

7La Gazeta de 14 de septiembre contiene un parte de Calleja desde Goanaxoato, de que D. Josef López atacó el 2 de septiembre de 3 a 4.000 insurgentes que habían entrado en la villa de Aguas Calientes, y los derrotó junto a la hacienda de los Griegos, cogiéndoles su artillería, que se componía de 10 piezas, sus municiones y cargas, haciéndoles muchos prisioneros, sin haber podido coger los cabecillas, cura Ramos y Oropesa. Su caballería huyó, pero de la infantería quedaron mui pocos con vida. Otro trozo de los mismos insurgentes, que se había apoderado del real de los Asientos4, fue rodeado por D. José Salazar con 2 esquadrones de [p. 503] dragones de Puebla; de manera que fueron mui pocos los que se salvaron, quedando muertos en su fuga un coronel y varios oficiales insurgentes, y hechos prisioneros otros muchos que fueron pasados por las armas. D. Agustín de la Viña atacó a la gavilla de Albino García cerca de León y la destrozó; se les persiguió en su precipitada fuga, y muchos que han quedado prisioneros han pagado ya con la vida sus enormes delitos12.

  • 13 Este otro parte de Calleja en Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 836-837.
  • 14 Éste es uno de los balances más discutibles del libro. Mier suele ser exacto en el cálculo de muert (...)

8No lo hizo así, según otro parte de Calleja13, el mismo Albino García después de haber tomado el 31 de agosto a la villa de Lagos con 5 a 600 hombres ; pues aunque el subdelegado tocó a rebato e hizo resistencia, se contentó con dexarle a él y a Rico, que había huido en su compañía, en calzoncillos, volviéndolos al lugar en un caballo, y aunque se dice que tenían intención de arcabucearlos, lo estorvaron con su respeto un misionero y un clérigo. También el padre comendador de la Merced salvó la vida con su mediación al Alcalde D. Tranquilino. (Resultan de esta Gazeta, en las 3 acciones que cuenta Calleja, 3 a 4 000 muertos, muchos prisioneros en dos acciones, y todos pasados por las armas, tomados 10 cañones14.)

  • 15 El primer parte de Porlier lleva la fecha de 16 de septiembre (Gaceta del Gobierno de México, 1811, (...)
  • 16 Mier sigue concretamente este pasaje del parte:
    «y
    por no haber desempeñado el comandante de caballe (...)

9La Gazeta de 24 de septiembre contiene 2 partes de Porlier desde Toluca. El uno de 16 de mayo15, en que se quexa que por no haber cumplido el comandante de la caballería las precisas y estrechas órdenes que le repitió, no hizo el destrozo que se debía en la canalla en el pueblo de San Juan Evangelista, dando lugar a que huyesen ; sin embargo quedaron muertos el cabecilla Marcelino Rosales, un co[p. 504]ronel, un capitán y 9 indios ; castigó al pueblo de San Juan por ser el abrigo de los malvados16. (Esta es frase de los conquistadores, y quiere decir incendio, saqueo, destrozo y todo género de atropellamientos.)

  • 17 Mier utiliza diferentes pasajes del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 867-868 (...)

10El otro parte es de 22 de septiembre, en que refiere haber atacado en el cerro de Tenango a la grande reunión mandada por el pérfido Canseco, compuesta de la indiada de más de 20 pueblos con porción considerable de caballería, 3 cañones pequeños y bastante fusilería. Peleó más de una hora, y aunque fue obligado a retirarse con pérdida considerable, la pérdida de los rebeldes en la montaña fue mui considerable, y en el llano mató 13 de ellos17. (Resultan de las matanzas de esta Gazeta especificados solamente 25 muertos, de que 3 oficiales.

11La Gazeta del 26 de septiembre contiene un solo parte, de D. Ciríaco del Llano, desde Apan, el 21 de dicho, y refiere una acción en San Cristóval Calpulalpan el 6 por la noche, en que fue atacado por la gavilla del infame mariscal Aldama, a quien mató 10 bandidos, uno capitán, y cree que hubo muchos más muertos por el mucho rastro de sangre que dexaron por los parages de su fuga.

  • 18 El parte de Ciriaco de los Llanos es muy largo y ocupa casi toda la Gaceta de 26 de sept. (Gaceta d (...)

12Otra acción tuvo el día 17 en Calpulalpan, y quedaron en el campo de batalla 100 bandidos muertos y les cogió armas y una bandera que había sido del regimiento de Quatrovillas. Mató después 8 insurgentes, cogió prisioneros 16 de los bandoleros, y mandó traer prisionera a toda la familia del perverso capitán Padilla, quemando el rancho de su guarida. Cogió muías, caballos, ganados y quanto los insurgentes tenían, lo que siempre hacen, sin que yo tenga necesidad de repetirlo en cada parte aunque lo expresan, porque se llama buena presa, y si los insurgentes toman los despojos de sus enemigos se llama robo18. (Re[p. 505]sultan de esta Gazeta especificados 118 muertos y 21 prisioneros, porque la familia se regula por 5 personas.

  • 19 Mier utiliza dos pasajes distintos del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 882- (...)

13La Gazeta de 28 de septiembre contiene 3 partes. El 1° es de Celedonio Salgado, desde Zimapán, en 5 de septiembre, que ayudado de los patriotas del lugar y 17 indios honderos mató en Guadalupe más de 30 enemigos, entre ellos dos cabecillas, Matías Visueto y Juan Trejo, cuyas cabezas se fixaron en el parage para escarmiento de las demás ; se hicieron prisioneros un hombre y 15 mugeres, sin que pueda saber el número de los heridos, cuyas huellas ensangrentadas se manifestaron estampadas por varios puntos19.

  • 20 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 883 : «[...] una mujer que por seductora y espía ca (...)

14El 2° parte es de Arredondo, desde Ciénega de Cárdenas, en el nuevo Santander, 11 de agosto, en que, habiendo entrado en un pueblo, lo halló desamparado y sin más que una muger, a la qual castigó (azotó, se entiende) y remitió presa a Tula20. En dicha Ciénega cogió más de 100 baqueros que huían, y según se informe indultará o castigará. El resto del parte está referido en la Historia, esto es, que mató 200 y ahorcó 4 de los prisioneros que tomó.

  • 21 Estos dos partes, escritos por el capitán Cayetano Quintero y remitidos por Arredondo, están referi (...)
  • 22 Este balance también es bastante discutible. Mier toma al pie de la letra algunas expresiones del ú (...)

15El 3° parte es del mismo Arredondo, desde Amoladeras, que también referimos ya, y en que dice peleó el 29 de agosto más de 2 horas contra 5 a 6.000 hombres sin dar quartel a nadie, y que los arruinó. Sólo después de la acción le traxeron 86 prisioneros21. (Resultan pues de esta Gazeta muertos al menos 3 000, prisioneros 211, de que especifica ahorcó luego 4, 16 eran mugeres22.

  • 23 En efecto, Piedras cuenta 8 muertos, pero da a entender que hubo muchos más. Mier
  • 24 Mier utiliza esta frase del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 907-908) : «mat (...)
  • 25 Este parte de Fernández en Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 909-910.
  • 26 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 910 : «rebeldes y chusma [...] nos insultaban con g (...)

16Del mes de octubre 1811 sólo tengo dos Gazetas del 1° y 5° día. Aquélla contiene 3 partes ; uno de Piedras, desde Mextitlan, en que dice mató en Tecruz 8 o más insurgentes23. El otro es de Carminati, desde Tepexi del Río, en que mató al capitán de los rebeldes haciendo alguna mortandad en su tropa24. Y el último es de D. Vicente Fernández25, teniente de patriotas desde Tlahuelilpa, 26 de [p. 506] septiembre, en que hizo huir a 2.000 bandidos que le insultaban26 en la loma junto al pueblo de Santiago, y alcanzándolos a legua y media, quedaron muertos de los fugitivos algo más de 130 y se cogieron 7 prisioneros mal heridos. (Resultan especificados 139 muertos, y 7 prisioneros mal heridos).

  • 27 El número de muertos y heridos no está en el parte de Linares. Lo calcula Trujillo según «noticias (...)
  • 28 Aunque lo parezca, esto no es un comentario de Mier ; Trujillo escribe exactamente :
    «quitó de 40 a
    (...)

17La Gazeta del 5 de octubre contiene 2 partes enviados por Truxillo al Virey. El 1° es de Linares, desde Valladolid, septiembre 3, en que atacó y dispersó en Santiago Undameo, a 4 leguas de dicha ciudad, 3.000 infantes y 5 a 600 caballos con 9 cañones, tomándoles ciento y tantos caballos ensillados con muerte de los más de los ginetes. En todo su pérdida no baxó de 300 entre muertos y heridos27. Otro trozo de tropa, dice Truxillo el 22, quitó a 6 leguas de la ciudad de 40 a 50 caballos, cuyos dueños prefirieron ahogarse a la suerte que les esperaba en manos de la tropa28.

  • 29 Mier utiliza estos dos pasajes distintos del parte de Trujillo (Gaceta del Gobierno de México, 1811 (...)
  • 30 Muñiz fue nombrado Teniente General por Morelos, a pesar de su ataque frustrado contra Valladolid ; (...)
  • 31 El pasaje «el rebelde Muñiz... José María Suárez» es una cita casi exacta. Cf. Gaceta del Gobierno (...)
  • 32 En todo este resumen, Mier sigue de cerca el texto de Trujillo. Desde «destruyó de un modo tan deci (...)

18El 2° parte es de Truxillo desde Valladolid, septiembre 22, en que da cuenta al Virey que con la división que le mandó de Toluca, y la del capitán Linares, que había llegado antes a su socorro, habían sido en 8 días castigadas y exterminadas las gavillas numerosas de rebeldes, que se llaman exércitos29. Recibidas el día 5 noticias de la situación en que se hallaba el rebelde Muñiz30, el arriero Torres y el generalísimo director de todos éstos, y otra porción de cabecillas, D. Pablo Delgado, cura propio de Urecho, con su sobrino, que se titula general en gefe, D. José María Suárez31, marchó el 6 sobre Muñiz, que era el más avanzado, y el 7 le atacó en su campo de Acuitzio y destruyó de un modo tan decisivo que de su infantería y artillería no se libró un solo hombre, dexando el campo de batalla y la distancia de 2 leguas que duró la persecución cubierta de cadáveres, que asegura pasan de 1.200, tomados 12 cañones de todos calibres, mucho repuesto de municiones y pólvora, lanzas, y más de 300 arcabuzes sin llaves32.

  • 33 Luciano Navarrete : mercedario insurgente muy valiente. Pidió el indulto en 1819 (Diccionario de In (...)
  • 34 «en menos de dos horas... cadáveres» es una cita casi exacta. En el parte de Trujillo encontramos e (...)
  • 35 El pasaje «pondera el horror... carmelita» es una cita casi exacta. El parte dice a continuación : (...)
  • 36 La Gaceta dice : «los habitantes de todos los pueblos y haciendas no sueltan [en lugar de «no larga (...)
  • 37 Desde «Concluida la acción» es otra cita casi textual (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, p (...)
  • 38 Mier ha sabido aprovechar este parte, con un largo resumen que copia casi textualmente los pasajes (...)
  • 39 Este balance se refiere a las tres gacetas de 5 de oct., de 21 y de 23 de nov. El cálculo de «3 100 (...)

19[p. 507] El 9 marchó el exército de Truxillo para atacar a Torres, quien fue a unirse al clérigo Navarrete33, dueño de una fuerte división con 8 cañones, a los quales, habiéndolos alcanzado el día 14 en la alberca de Zimipeo, destruyó en menos de 2 horas completamente, tomándoles 20 cañones, causándoles una pérdida mayor que la de Muñiz, y persiguiéndoles hasta las inmediaciones de Caurio, distante 3 leguas, cuyo camino e inmediaciones estaban sembrados de cadáveres34. «El comandante, dice, pondera el horror que causaba ver tanta sangre derramada en ambas acciones, donde parece que han muerto de 5 a 6 clérigos y frayles, y ha quedado prisionero un carmelita35. Nota que los habitantes de todos los pueblos y haciendas no largan la insurrección, por manera que se necesitan muchos castigos y mui duros para restablecer el orden36. Concluida la acción de Zimipeo se dividió el exército, y la división de Castillo regresó a Pátzquaro para emprehender las operaciones convenientes a la persecución y exterminio de Tacámbaro, Urecho y otros pueblos ; la división del capitán Linares persiguió a los rebeldes y les tomó una culebrina que les había quedado37. Hay muchas quadrillas de esos ladrones por todas partes.38» (Resultan de esta Gazeta más de 3 100 muertos, un frayle prisionero, tomados 45 cañones y dos culebrinas, como luego se verá por los detalles, agregando el primer parte de esta Gazeta.39)

  • 40 Mier anuncia cuatro gacetas para el mes de noviembre, pero falta el extracto de la Gaceta del día 2 (...)
  • 41 La cifra muy precisa de 8 067 insurgentes no se encuentra en este parte. Aquí Bustamante calcula qu (...)
  • 42 La frase «sino que les faltan fusiles y la pericia de los oficiales veteranos del Virey» no está en (...)
  • 43 Según la Gaceta eran 13.
  • 44 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1036 : «300, pero por estar sin llaves y considerar (...)
  • 45 A pesar de las comillas, el pasaje «que habiéndolos desconcertado... Divina Providencia» no es una (...)

20De noviembre no tengo sino 4 Gazetas, de los días 21, 23, 28 y 3040. La 1° contiene un parte de Truxillo al Virey incluyendo el que dio desde Pátzquaro en 23 septiembre D. Joaquín del Castillo y Bustamante detallando la acción precedente contra Muñiz ; y por él se ve que los insurgentes, cuyo total era de 8.06741, se apostaron y batieron con mucho arte y valor, y que sus 13 cañones estaban bien sostenidos de infantería resguardada de algunos parapetos portátiles trian [p. 508] gulares de madera, sino que les faltan fusiles y la pericia de los oficiales veteranos del Virey42. Dice Bustamante que «habiéndolos desconcertado y puesto en fuga, su caballería siguió la persecución por más de 2 leguas, tocando a degüello y continuando la carnizería, que fue horrible, y puede asegurar quedaron muertos en el campo más de 1.500 enemigos, sin más desgracia suya que un oficial muerto y un soldado sin una mano. Se cogieron los 33 cañones43 ; los fusiles de cobre que construyen los insurgentes pasaban de 300, pero no tienen llaves44. Entre sus muertos se comprehendieron sus artilleros e infantería, hallándose uniformes de coroneles, tenientes coroneles y aun de general, y se notó con admiración que todos eran blancos y gente de color de tierra caliente, cuyo hecho, el buen orden con que formaron su batalla y la experiencia de V. S. (Truxillo) debe persuadirle que nuestro feliz pronto éxito debe atribuirse a la protección que nos dispensa la Divina Providencia.45»

  • 46 Después del nuevo rumbo de la carrera de Iturbide en 1821, Mier no cambió verdaderamente de actitud (...)
  • 47 El parte dice exactamente que el religioso Alarcón «se vio en la precisión de quitar la vida a un i (...)
  • 48 En este parte el capítulo de recomendaciones es muy largo. Mier recoge con precisión los casos en q (...)

21Recomienda a su ayudante, D. Agustín de Iturbide46, (téngase presente este animal de las Indias) por haberle pedido permiso para perseguir a los enemigos con la caballería después que cesaron las operaciones de la infantería ; al cura de Tiríndaro, Pyni, que le sirvió de ayudante ; al religioso franciscano Alarcón, que mató a un insurgente por su mano47 ; y al dragón Ochoa, que hizo lo mismo con su propio hermano que le pedía la vida, diciéndole : No tengo ni reconozco hermano insurgente. Completa el detalle llamando la atención sobre la importancia de la derrota tan completa del cabecilla Muñiz, que unida a la de Torres y Navarrete asciende su pérdida a la de 34 cañones y más de 3.000 hombres. El Virey da gracias y ofrece remuneración a todos los de ese importante triunfo48. (El resultado está dicho antes.)

  • 49 El informe de Bustamante es muy largo ; ocupa casi toda la gaceta, y Mier condensa mucho (Gaceta de (...)
  • 50 La primera frase («Dice que... cañones») es un resumen. La segunda frase («Las gavillas... música») (...)
  • 51 A pesar de la primera persona verbal, Mier no cita más exactamente el texto de Bustamante, al contr (...)

22[p. 509] La Gazeta del 23 de noviembre contiene un parte del mismo Castillo y Bustamante a Truxillo, desde Tacámbaro, a 8 de octubre, y también es detalle de la acción contra Torres y Navarrete en la alberca de Zimipeo49. Dice que «había diferido el darlo por estar ocupado en el castigo que debía hacerse en el pueblo de Acuitzio y en destruir fundiciones de cañones, &c. Las gavillas dichas tenían 20 a 22 cañones, aunque sus tiros eran sin cálculo, 500 fusiles, el número de gentes mucho mayor que el de la de Muñiz, su posición aventajada, y su confianza tal, que a pesar de nuestro ataque continuaban los toques de su música50. No obstante, reuniendo mi artillería, caballería e infantería logré dispersarlos, especialmente con ésta, la qual, dice, subió por más de 3 leguas, haciendo una carnizería horrible y excesiva a la de Acuitzio, por ser mayor el número de los insurgentes. Les tomé sus 22 cañones (inclusas sus dos grandes y nuevas culebrinas) de calibres de a 8, 12, &c, pero huyeron los cabecillas y salvaron todas sus cargas51.» (El resultado está dicho).

  • 52 Según la Gaceta, la provincia de Oaxaca empezó a agitarse :
    «por el maléfico influjo del infame Anto
    (...)
  • 53 Zárate no dice exactamente esto. Los dos hombres estaban presos. Zárate quería que a José Domingo C (...)
  • 54 Donde la Gaceta dice «negrada» e «indiada», Mier escribe «negros» e «indios».
  • 55 Mier exagera el papel del religioso mercedario, mencionado en efecto en el parte, pero del que no s (...)
  • 56 Todo el extracto es más bien un resumen, para el que Mier utiliza informaciones contenidas en dos p (...)

23La Gazeta del 30 de noviembre, empezando a decir que la provincia de Oaxaca comenzó desde ese mes a alborotarse por el maléfico influxo del infame Antonio Valdés, que fomentó la rebelión en Xamiltépec, Pinotepa del Rey y otros pueblos, dando muerte a los europeos que los habitaban (10 según una carta particular adjunta52), sigue con un parte de Zárate desde Tututepec, 18 de noviembre, el qual cuenta que con haber quemado las casas de los principales indios movedores de los pueblos, quitádoles los empleos de sus repúblicas y enviádolos presos a Oaxaca, se han avenido a razón, entregando a José Domingo y a Lindón, que ahorcó53. Que el vicario de Xamiltepec, D. José Cleto Verdejo, estimuló a los negros54, en número de 170, a levantarse contra los indios, quienes por eso desistieron de la insurrección ; un [p. 510] frayle mercedario levantó también gente contra ellos55. Que el enemigo, en fin, fuerte de 900 hombres, fue derrotado cerca de Pinotepa del Rey, y los de este pueblo, que estaba abandonado, dieron libertad a D. Francisco Estevan, capitán de voluntarios que tenían prisionero, para que fuese a conseguirles indulto y se entregarían ; pero no lo esperaron. Concluye con otro parte del subdelegado de Xicayan, Fernández del Campo, desde Xamiltepec, en 19 de noviembre, de acción tenida en Chacahua contra los cabecillas Valdés y Chavarría, a quienes tomó todos sus intereses y 3 cañones de palo. Ignora los muertos y heridos pues aún la tropa sigue su alcanze, pero deben ser muchos56. (Resultan 2 ahorcados y 3 cañones.)

  • 57 Esta gaceta contiene en efecto un solo parte militar. Pero encontramos en ella dos informes mandado (...)
  • 58 La expresión «dos mil viles ladrones», casi cómica, procede de otras dos expresiones contenidas en (...)
  • 59 La última frase («aunque estaba apoyado... Medrano») procede de un informe detallado publicado en l (...)

24Tengo 9 Gazetas de diciembre, de los días 12, 14, 17, 19, 21, 26, 28, 30 y 31. La del 12 contiene únicamente un parte57 de D. Pedro Villaescuza, desde San Ignacio de Piaxtla, quartel general de Sonora, el 3 de febrero 1811, refiriéndose al diario de operaciones de su exército, que incluía, e incluye la Gazeta siguiente, de una acción el 29 de enero contra más de dos mil viles ladrones58 que le obligaron a retirarse, aunque estaba apoyado por los indios opatas con su general, D. Francisco Medrano59.

  • 60 El resumen de este parte («el 29 cometió Montaño la horrible traición... 40 insurgentes») puede par (...)
  • 61 Este parte no es de Bernardo Villamil, como escribe Mier por error, sino del capitán Francisco Guiz (...)

25La Gazeta del día 14 trahe el diario dicho de las operaciones del exército de Sonora desde 20 de enero ; el 28 mataron a un insurgente ; el 29 cometió Montaño la horrible trayción, que en otra parte referimos, contra el teniente de los mazatecos, Hernández, a quien alevosamente quitaron la vida, y habiendo por esto travado el combate, murieron 40 insurgentes60. Contiene otro parte de D. Bernardo Villamil61, desde San Miguel el Grande, a 11 de noviembre, de una acción en la Cebada contra más de 2.000 insurgentes capitaneados por los cabecillas Huacal, Cama-cho, Guadiana, Tomar, González y Lozaya, armados, según relación del [p. 511] mayordomo de la hacienda, que tenían preso, con 3 cañones, 50 fusiles, y de lanza y flecha los indios pames de las misiones de San Luis de la Paz. Villamil tenía tropa, y entre ella 12 dragones de la compañía urbana de San Fernando de San Miguel con su capitán, el R. P. guardián de San Francisco, fray Josef Brotons. La mortandad que les infirió pasó, dice, de 300, que con los que mataron en su fuga los de la división de Salcedo pasan de 450 los que murieron en la acción, entre ellos el cabecilla Francisco González. Cateando las casas inmediatas se traxeron 12 prisioneros, y se incendiaron 3 fraguas con sus fuelles y armería que tenían los insurgentes. (Resultan muertos más de 491, y 12 prisioneros.)

  • 62 El informe del comandante Malo con el detalle de las operaciones está en esta Gaceta de 17 de dic., (...)
  • 63 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1183-1188. Este parte refiere una acción sin ningu (...)

26La de 17 de diciembre contiene el parte de D. Miguel María Malo, desde San Miguel el Grande (villa de 20.000 almas, que el general Calleja llama en parte al Virey, de 28 de noviembre, pueblo en su mayor parte rebelde62), el día 23 de noviembre, de la prisión que entre el pueblo y algunos soldados solicitados por él hicieron el 18 del cabecilla Bernardo Huacal, que con 40 hombres había entrado en la villa y mandado confesar a un europeo para pasarlo por las armas. En la resistencia que hicieron para no dexarse prender, quedaron muertos 2 insurgentes y 3 heridos mortalmente. La acción, dice, se debe contar entre los beneficios que nos ha hecho el Todopoderoso. El mismo día 18 por la noche Huacal y su compañero Mireles fueron pasados por las armas dentro de la cárcel por evitar qualquier exceso no habiendo tropa suficiente, y al siguiente día se colgaron los cuerpos en la horca. El día 20 lo fueron igualmente otros 1163. (Resultan 2 muertos, 3 heridos mortalmente, 13 prisioneros pasados por las armas.)

  • 64 «cogidas en el parage del ataque, y me suplican los mayordomos de las haciendas robadas que no les (...)
  • 65 Parte de Rebollo (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1192-1193).
  • 66 Desde «sin tirar un tiro», Mier cita exactamente, aunque en estilo indirecto, una frase del parte d (...)
  • 67 Gaceta del 7 de nov. Segundo parte de Torre (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1193- (...)
  • 68 Hasta «Retiróse a curar a Cadereyta», Mier resume el segundo parte de Torre.
  • 69 El pasaje «donde fue atacado... mucha parte» es un resumen del tercer parte de Torre (Gaceta del Go (...)
  • 70 Parte de Juan José Padilla (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1197-1198). Está fecha (...)

27La del 19 de diciembre trahe el parte de Fernández, desde Tlahuelilpa, 12 de diciembre, de haber derrotado en el Rincón de la Cárcel a una gavilla de ladrones a caballo, a cuyo [p. 512] alférez mató, haciendo 6 prisioneros con otros 4 que ya tenía, y dexó presas a la madre y tía del cabecilla Crescencio Corona64. En otro parte, recomendando Rebollo al Virey para oficial al que mató a su sobrino, le incluyó dos partes65. El 1°, de Ildefonso de la Torre, desde San Pedro Toliman, 5 de noviembre, de acción contra una partida de Villagrán mandada por Vargas, en que sin tirar un tiro se fue al degüello, con cuyo hecho se pusieron en fuga los enemigos, matando él a varios, todos españoles, y parte de los de Huichapan66. Huyó el cabecilla, que se siguió 3 leguas sin poderlo alcanzar ; pero «seguí, prosigue, el degüello en tal disposición que a fuego y sangre acabé con los alrededores de aquel pueblo en que pasaron de cien los cadáveres.» El 2° parte es del mismo, desde San Miguelito, a 6 de noviembre67, de haber batido 3 veces a los insurgentes en un cerro que dexó sembrado de cadáveres, aunque él tuvo muchos heridos, contuso él mismo y un frayle de la Cruz, de Querétaro. Retiróse a curar a Cade-reyta68, donde fue atacado de Chito Villagrán y el cura Correa, y les mató 4 insurgentes ; tuvo que huir porque eran los enemigos de 5 a 6.000 de a pie y a caballo con uniformes de verdes y amarillos, gran parte desertores, porque manejaban mui bien las armas, y toda la canalla iba con mucho orden en 5 trozos con 9 cañones. Pide el más severo castigo contra la villa de Cadereyta, porque sus habitantes la entregaron ; y aunque publicó bando para que en una alarma se reunieran todos, lo que hicieron fue salirse con los insurgentes mucha parte69. Concluye la Gazeta con un parte de Juan José Padilla, desde Charay, en Provincias Internas, 15 de marzo, contra 300 a 390 insurgentes de Culiacán y Sinaloa, entre los que había muchos españoles. En 3 horas de función bien empeñada dio muerte a 49, hizo 44 prisioneros, y dispersó el resto, de que habrán muerto [p. 513] varios que fueron heridos, habiendo sido preciso para completar la acción quemar las casas donde se hallaban alojados y donde quedaron quemados algunos. Cayeron en mi poder 2 cabecillas, el bravo apache José Polonio García y Antonio Beltrán70. (Resultan muertos sin los quemados 153, y 44 prisioneros.)

  • 71 Las gacetas de 21 y 26 de dic. contienen un único parte muy detallado del teniente coronel Ochoa, s (...)

28La Gazeta del 21 contiene el parte de Ochoa contra Rayón (en que dice que todos aquellos pueblos están insurgentados), y la del 26 su complemento en Agua Nueva, a 3 de abril, ya referido en la Historia, en el qual después de 6 horas de combate obstinado tuvo que retirarse dexando muertos más de 400 enemigos, 240 prisioneros, y les tomó 2 culebrinas y dos piezas de artillería71.

  • 72 «harto lastimoso» es un comentario de Mier, de efecto bastante cómico para quien puede cotejar este (...)
  • 73 El pasaje «considerables estragos... heridas» es una cita exacta (Gaceta del Gobierno de México, 18 (...)

29La Gazeta de 28 de diciembre contiene 3 partes. El 1° es uno harto lastimoso72 para su tropa, de D. Francisco de las Piedras, desde Ixtlacayotla, 31 de julio, sobre su jornada contra los rebeldes de Amaxamaque. Ellos le impidieron la reunión del socorro que estaba en Totonicapa, le formaron una emboscada en que sólo una violenta fuga salvó a una partida de reconocimiento aunque murieron 5 caballos ; le sorprehendieron una avanzada en que murieron varios con 12 caballos, y el resto quedó contuso. Contuso también Piedras, después de 4 horas del más obstinado ataque, en que se consumieron más de 5.000 cartuchos, los hizo retirarse de las lomas del pueblo de Xilo ; habiendo sufrido éstos considerable estrago, pues sólo por nuestras inmediaciones, dice, se hallaron 30 cadáveres, y por los costados muchos rastros de sangre que por su abundancia manifestaban la gravedad de sus heridas73. Un fraile animaba la tropa. (Resultan 30 muertos.)

  • 74 Hasta aquí Mier resume considerablemente el parte remitido por el gobernador de Veracruz. Los «regu (...)
  • 75 El pasaje «He diferido... vecinos» es una cita aproximada al estilo de Mier. Mier elimina lo que ma (...)

30El gobernador de Vera Cruz incluye al Virey los otros dos partes de esta Gazeta, enviados a él por el capitán D. José Andrés de Jáuregui. Uno desde Chapulhuacán, de [p. 514] 16 de noviembre, según el qual allí, en Tetlama y en San Felipe no se halló un hombre, y todos estaban formados en batalla en el cerro de enfrente en número de 200 rebeldes. Mató dos a los primeros tiros y otros fueron heridos, según los regueros de sangre que iban dexando en la fuga74. He diferido, concluye, la destrucción del pueblo por su buena situación, y que puede servir de cabezera, destruido Tamazunchale, a cuyos habitantes es necesario tratar con el mayor rigor. Trato por lo mismo de tranquilizar esta indiada castigando como merecen a los cabecillas ; pero, no consiguiéndolo por bien, destruiré el pueblo y continuaré hasta Tamazunchale, procurando tranquilizar al de Pícula, o aniquilarlo si se obstinan sus vecinos75.

  • 76 Segundo parte de Jáuregui (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1228-1229).

31El otro parte de dicho es desde Tamazunchale, que tomó en 25 de noviembre. El enemigo fue completamente derrotado, y aunque todavía no puede dar noticia exacta de su pérdida, murió su atrevido gefe, Rafael Durán, se hicieron algunos prisioneros y se tomaron 2 cañones de palo, 2 pistolas y una lanza76. (Resultan especificados 35 muertos, y 2 cañones de madera.)

  • 77 Es el resumen de un corto parte, ya referido en el Libro XI, págs. [413-414]. La «mortandad horroro (...)

32La Gazeta del 30 es extraordinaria, con un parte de D. Rosendo Porlier desde la hacienda de San Agustín, en 29 de diciembre, ya referido en la Historia, de haber tomado después de más de cinco horas de un vivo fuego el cerro de Tenango, cogido 9 cañones con otros muchos despojos, y haciendo una mortandad horrorosa77. (Resultan especificados 9 cañones.)

  • 78 Mier resume muy rápidamente este parte del gobernador de Tlaxcala En efecto, se trata de un texto e (...)

33La Gazeta de 31 de diciembre trahe 2 partes ; el 1°, de D. Agustín González del Campillo, gobernador de la ciudad de Tlaxcala (que hoy no tiene sino ruinas y ni sombra de lo que fuera), de 31 de diciembre, avisando que el 18 y el 19 fue atacada por los insurgentes de a pie y a caballo, los quales fueron rechazados con un muerto y un herido78.

  • 79 Mier mencionó a este personaje bastante sanguinario en el Libro XI, pág. [380].
  • 80 Parte del capitán Blanco (Gacela del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1234-1236). El pasaje en (...)

34[p. 515] El 2° parte es del capitán D. Gregorio Blanco, desde Matehuala, en 21 de junio, y por su encarnizamiento lo hemos ya mencionado en la Historia79. «Quantos encontrábamos por la calle, dice, matábamos a punta de lanza ; la mortandad dentro del pueblo no baxaría de 60, y fuera, de los que se fugaron, son 200 los que se han levantado en dos carretas, bien que aun me parece no se han levantado todos, pues los seguimos algo distantes, y por el campo retirado quedaron muchos muertos, por lo que no puedo saber con certeza el número total de éstos, y sólo que se han levantado hoy 262 y tomado 187 prisioneros80.» (Resultan muertos especificados 270, prisioneros 187.)

  • 81 por supuesto.
  • 82 Ver la nota antecedente.
  • 83 Parte de Ochoa (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 6-8). Mier elimina todas las circu (...)

35Del año 181281 tengo solamente 32 Gazetas de los meses enero, marzo, abril, mayo y junio. De enero son las que tengo únicamente 4, correspondientes a los días 2, 4, 5 y 7. La del 2 contiene un parte (mui atrasado por ser de Provincias Internas) de Ochoa, desde Tlatenango, agosto 16, 181282, de una acción el día 14 en Sabinos, en que mató a los rebeldes 12 a más de otros varios, de cuyo número no puede formar cálculo ; de los muertos uno era capitán, según el informe de 4 prisioneros que ellos tenían y salieron al campamento de Ochoa. Éste tomó prisioneras 3 mugeres83. (Resultan especificados 12 muertos y 3 prisioneras.)

  • 84 27 de julio, según la Gaceta : Parte de Ochoa, Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 14- (...)
  • 85 Mier sintetiza aquí las acciones que tuvieron lugar los días 27 y 28 de julio. Pasajes de la Gaceta (...)
  • 86 Desde «Hoy mismo» (pág. [515]), es una cita, con alguna variación (Gaceta del Gobierno de México, 1 (...)

36La Gazeta del 4 de enero contiene un parte, también mui atrasado, del mismo Ochoa al intendente de Durango, Bonavía, desde Tlatenanco, en 3 de agosto, de que el 21 de julio 181184, después de haber cogido 7 prisioneros por indicios de insurgentes, hicieron varias descargas sobre otros que hallaron en los potreros de Tepizaque ; y aunque luego huyeron, lograron hacer 12 prisioneros y herir a muchos, según los rastros que dexaron ; otros se vieron precisados a salvar las vidas desbarrancándose por un voladero en que sin duda varios experimentaron la muerte85. «Hoy mismo, [p. 516] dice, se pasa por las armas a los 12 prisioneros que se hicieron en la acción, y a los 7 primeros se les están tomando declaraciones para imponerles la pena que merezcan según lo que dictamine el consejo de oficiales que se formará. A más de estos reos se han pasado otros tres por las armas, que han hecho prisioneros mis avanzadas86. (Resultan especificados 15 prisioneros pasados por las armas.)

37En esta Gazeta está el oficio de la Regencia de España por el ministerio de la guerra con fecha de 1° de octubre, en que aplaude las operaciones militares de tan benemérito exército comunicadas en oficios del Virey de 5 y 28 de junio y 13 de julio, y manda se le diga que «ha visto con tanta admiración como satisfacción el buen desempeño de los gefes militares, oficiales y tropa, y los progresos y ventajas conseguidas sobre los insurgentes debidas al mismo.»

  • 87 Los partes de Calleja y Porlier están muy ampliamente citados en el Libro XI, págs. [413-415] (Gace (...)
  • 88 Mier disponía sin duda de otra fuente que no cita, porque el parte de Calleja citado en esta gaceta (...)
  • 89 Tenancingo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 19).
  • 90 En el parte de Rosendo Porlier desde Tenancingo encontramos los pasajes siguientes citados por Mier(...)

38La del día 5 de enero que tengo es la extraordinaria ya antes referida87, que contiene el resultado de la expedición de Zitáquaro por Calleja, según su parte de 2 de enero, y en la qual tomó 47 o 48 cañones88. Y otro parte desde Tulantzingo89, de 3 de enero, por D. Rosendo Porlier, de haber derrotado y dispersado completamente la canalla prófuga de Tenango acaudillada por los cabecillas Sánchez y Carmonal, la qual hizo perseguir por la caballería en todas sus direcciones más de 2 leguas, en las quales hizo mucha mortandad en la canalla y tomó 3 cañones con muchos efectos de municiones, azúcar, maíz, &c. Este parte es continuación del otro dado en la Gazeta extraordinaria de 30 de diciembre 1811, en que tomó 9 cañones e hizo una mortandad horrorosa en la canalla90. (Resultan 3 cañones tomados.)

  • 91 Mier sintetiza un parte muy largo del teniente coronel José López (Gaceta del Gobierno de México, 1 (...)
  • 92 Mier ofrece aquí una estimación, necesariamente arbitraria, de los presos ejecutados, lo que no es (...)

39La Gazeta del 7 de enero contiene un largo parte de D. José López, inspector ayudante de Bonavía, intendente de Durango, desde el campo de San Francisco, en 3 de septiembre [p. 517] 1811, de una acción el 2 en que lo atacaron 6.000 insurgentes, de que 5 a 600 de caballería, con 5 cañones de bronce y 3 de palo, los quales tomó todos aunque fueron mui bien defendidos. Cogió también 325 prisioneros en el alcanze que se siguió una legua, de 3 a 400 mugeres y muchos niños ; a éstas se les rapó la cabeza (infamia grande para los indios) y se les dio la libertad ; se recogieron 30 heridos de heridas mortales, aunque huvo muchísimos de menos gravedad ; los muertos se juzga que pasaron de 300. Advierte la Gazeta que a este parte acompañaba otro del mismo López, en que manifiesta que los 310 prisioneros se conduxeron a la villa de Aguas Calientes, donde se pasaron por las armas los que resultaron cómplices, y se pusieron en libertad los que acreditaron haber sido forzados a seguir a los rebeldes91. (Resultan más de 307 muertos, 325 prisioneros, de que al menos 200 pasados por las armas, 18 cañones tomados92).

  • 93 El pasaje «empezaron a tocar... pañuelos» es una cita (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, p (...)
  • 94 «desde donde nos tiraban varios tiros y pedradas ; pero toda esta bizarra tropa despreciando todo r (...)
  • 95 Este detalle no está en la Gaceta.
  • 96 El 13 ; cf. Parte de Conti (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 297-299) y proclama de (...)

40De marzo no tengo sino las Gazetas de los días 21 y 31. Aquélla contiene 4 partes. El 1° es de D. Antonio Conti, teniente coronel y capitán del Batallón Primero Americano. (Este nombre se da para hacer ilusión, pues sin duda es el batallón del Regimiento de América, que fue de Cádiz, y se compone todo de europeos). Dice desde Huexotzinco (capital de su antigua república), en 13 de marzo 1812, que luego que avistó la ciudad empezaron a tocar a rebato las campanas, viéndose grandes pelotones de gentes con palos, lanzas y hondas llamándolos con pañuelos93. Pero a poco fuego que hizo una guerrilla se fue dispersando la chusma yéndose a las iglesias94 ; pero la tropa entró en ellas, subiéndose hasta los campanarios, en donde mataron a varios. Le consta que hasta las mugeres habían hecho de centinelas. Se retiraron, y no fue posible alcanzar la quadrilla, cuyo cabecilla dicen llamarse Valenciell95. Los muertos as[p. 518]cienden a 20, y heridos otros tantos. Trahe la Gazeta una proclama del mismo, hecha allí el 396, en que dice a los habitantes de la ciudad que si olvidan el beneficio que acaba de dispensarles en no haberlos totalmente destruido, volará sobre ellos y experimentarán todo el rigor e indignación justamente merecida por su infidencia y perfidia.

  • 97 «Según confesión de éstos, se hallaban acampados al pie de Calpulalpán, interceptando y robando a q (...)
  • 98 Parte de Ondarza (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 299-300). A pesar de las comilla (...)
  • 99 Mier remite aquí al Libro X, págs. [346-353], donde refería la muerte del intendente Riaño y de sus (...)

41El 2° parte es de Ondarza, en 12 de marzo 1812, en que avisa al Virey desde Tula que «el 11 le acometió la partida de los Anayas con 2 cañones, y la puso en fuga, quedando en el campo 7 muertos, y prisioneros el capitán Crescencio Corona y el teniente Ignacio Rosas (cuyos despachos dados por el cura Correa incluye), los quales fueron pasados por las armas, pues temí, añade, llevarlos a esa capital por algún encuentro que pudiese tener en el tránsito. Sin el cansancio de 22 leguas de camino97 no hubiera escapado ningún malvado, pues mi partida ansiaba exterminarlos98.» Vese aquí cómo los españoles también pasan por las armas aun a los prisioneros que temen no poder salvar, como yo decía antes a Calleja99.

  • 100 «huyendo precipitadamente por la parte opuesta» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 30 (...)
  • 101 Es un parte largo muy resumido aquí. La palabra «bandidos», para calificar a los insurgentes, está (...)

42El 3° parte es de Casasola, desde Ixmiquilpan, 15 de marzo 1812, en que con 200 infantes, 200 caballos y 200 indios mandados por su gobernador, José Corona, atacó a los 1.000 bandidos que capitanea Basilio Ferrera cerca de Tasquillo, los quales abandonaron su campamento100 ; pero haciendo que los persiguiese la caballería, mataron 42, cogieron 5 prisioneros, &c, y se dio a saco Tasquillo101.

  • 102 Parte de Ascorve, muy resumido por Mier (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 303-304) (...)

43El 4° parte es de Ascorve, desde Tezcuco, marzo 18, de una escaramuza contra la gabilla de Manuel Martínez en Chaucingo, donde mató 3, uno de ellos el cabecilla ; tomó 5 prisioneros y una prisionera. Le advierte a su gefe que le instruyeron a él que los cinco se encontraron con armas y entre la chusma, lo que advierte sin duda para que los pase por las armas102 , excepto uno que se aseguraba iba for[p. 519]zado. (Resultan muertos 69, prisioneros 11, de que 2 oficiales pasados por las armas inmediatamente.)

  • 103 Se trata de un parte largo sobre los detalles de una batalla urbana, también muy resumido por Mier. (...)

44La Gazeta del 31 de marzo trahe sólo un parte de Casasola, desde Ixmiquilpan, del 24, en que dice al Virey que el 20 su avanzada de indios y patriotas sorprehendió a la de los rebeldes cerca del Santuario, distante 3 leguas, donde mataron 4 e hicieron un prisionero. Otra avanzada en el camino de Tasquillo cogió el mismo día otros 5 prisioneros y mató un insurgente. Y luego cuenta que como Alfaxayucan es el centro del comercio de los rebeldes, que en los días de mercado (llamados tiánquiztli en mexicano), que son allí los domingos, baxan de Orizava y otros cantones a vender semillas, determinó sorprehenderlos el domingo de Ramos, él por una parte con tropa e indios de honda y lanza, y el comandante de patriotas con éstos y otros indios por otra parte ; con lo que, cogiéndolos mui dispersos en el mercado y cerrada toda retirada, hicieron mui poca resistencia. El resultado fue haber muerto en el campo y calles más de 150, de ellos dos capitanes, y cogido 33 prisioneros, sin más pérdida que un herido y un contuso ; las semillas, xarcia y quanto vendían lo repartió entre su tropa103. (Resultan 155 muertos, 41 prisioneros.)

  • 104 Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 337-339. Lo que Mier llama el primer parte de esta (...)

45De abril 1812 tengo 9 Gazetas de los días 2, 4, 9, 16, 18, 21, 25 y 28. La del 2 contiene 3 partes. El 1°, desde Nopalucan de 21, 22 y 23 de marzo, de nueve ataques que sufrió allí el capitán Conti del Batallón 1° Americano, todos de un fuego sostenido. En el tercer ataque les cogió 800 caballerías de su bagage o repuesto. En el 4°, dos cañones de bronce de grueso calibre de 4 que tenían, otro de hierro y madera, un órgano de cañones mayores que los de fusil, &c. En el 9°, el día 22, los indios en número de 400 con palos, piedras, algunos fusiles, 1500 caballos y un cañón le tuvieron encerrado dentro del pueblo [p. 520] y sus parapetos ; pero en esta acción y la precedente les mató 50 y tomó 3 prisioneros, de que hizo arcubucear a 2104.

  • 105 Parte de Conti (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 339-340). Éste es uno de los pocos (...)
  • 106 La carta de Avendaño es un relato largo sobre la entrada de los insurgentes en Huamantla. El testig (...)

46El parte es del mismo Conti, desde Huamantla, en 24 de marzo, de haberse apoderado de aquel pueblo los insurgentes matando 36 de los que resistían e hiriendo 50, entre ellos un oficial de Santo Domingo y otro del fixo de Vera Cruz105. Añade la Gazeta una exposición del subdiácono Avendaño, testigo ocular, dada en Puebla el mismo día, por la qual consta que habían sido rechazados los insurgentes, que eran unos 2.000, el día 18, con pérdida de 20 de los suyos, aunque sus 3 cañones eran de tan formidable calibre que, pesadas después, algunas balas tenían 28 libras. El 19 intimaron la rendición, enviando 3 cartas para que les entregasen las armas y los europeos, y el comandante de las tropas les respondió que avanzasen, lo que executaron, y se apoderaron del pueblo habiendo muerto a 38 del fixo y patriotas, y hecho muchos heridos y prisioneros, de que el 20 se llevaron una cuerda, entre ellos al comandante de la tropa, al teniente de partido, al subteniente del fixo, Vázquez, y demás oficiales y tropa ; tomaron cuentas a los administradores de rentas Reales y se llevaron los haberes que había en su poder. Muchos paisanos de la tropa quedaron heridos en el pueblo, entre ellos el teniente del fixo y el teniente de patriotas. La pérdida de los enemigos está calculada en más de 100 hombres e innumerables heridos106.

  • 107 Mier resume considerablemente este parte, ya citado por él (Libro XII, pág. [452]). El parte no dic (...)

47El 3° parte es de Calleja, desde el campo de Coautla, 29 de marzo, de los dos ataques que sufrió Armijo yendo a convoyar los víveres que le venían de México, y en que mató más de 452 insurgentes e hizo 80 prisioneros, según referimos en la Historia, habiéndose todos pasado por las armas. Tomó un cañón y 250 fusiles y escopetas107.

  • 108 La carta dice :
    «además de haber muerto el pseudo general Tomás Rodríguez y varios coroneles del mis
    (...)

48[p. 521] A este parte siguen 2 cartas de persona, dicen, fidedigna, de Querétaro ; la una de 14 de febrero, de la acción de Galli en Mesticacan, en que dexó sobre el campo 500, entre ellos al pseudo general Tomás Rodríguez y varios coroneles, e hirió otros tantos de la chusma de mala casta y condición que pertenecía a los infames Oropesa, Barajas, y demás fautores de la negra insurrección108.

  • 109 Mier cita casi textualmente dos pasajes de esta carta (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, p (...)

49La otra carta es de 21 de marzo, y avisa que por un extraordinario de Truxillo consta haber derrotado a últimos de febrero el Señor Negrete a Torres en Tlasacalca, quitándole 14 cañones, más de 500 fusiles, 5 cargas de reales, matádole bastante gente y héchole bastante número de prisioneros. En seguida batió y dispersó al manco García en las inmediaciones de La Piedad, persiguiéndole más de 5 leguas, aunque escapó el cabecilla y quantos tenían buenos caballos. Avisa igualmente a su corresponsal que el día 20 de mayo le contó que la división puesta por los hacenderos en Xeréquaro sorprehendió en el mesón a los Olveras, coronel y teniente coronel, con otros 10, entre ellos varios capitanes, a los que luego pasó por las armas el comandante de la partida109. (Resultan de esta Gazeta especificados 1.130 muertos, 93 prisioneros, de los que 92 pasados por las armas, y 18 cañones.)

  • 110 El cura de Nopalucán informa, dice en su oficio (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 3 (...)

50La Gazeta del 4 de abril no contiene sino un oficio del cura de Nopalucan, en que detalla las acciones sostenidas por Conti el 21 y 22 de marzo contra la perversa chusma de los inicuos, y dice que el 21, habiendo acometido al pueblo en número de más de 1.900 de caballería y 5 cañones, perdieron 3, tuvieron más de 100 muertos y muchos heridos, y el 26 volvieron a perder mucha gente. (Resultan 90 muertos más en los ataques de Huamantla110.)

  • 111 13 de enero (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 365).
  • 112 «a poco rato de fuego se apoderó del lugar, y habiendo echado al río mucha carne, sebo, sal, pailas (...)

51[p. 522] La Gazeta del 9 de abril contiene 3 partes. El 1°, del M. R. P. fray Pedro Alcántara Villaverde, capitán de la 1a compañía de patriotas del Nuevo Santander y comandante de todas ellas, desde Huehuetlán, 12 de enero111, de haber enviado al capitán de la 5a compañía, D. Pablo longitud, que robó, quemó y asoló al pueblo de indios de Tamasunchale el día 10112, y luego de miedo de perecer por la multitud escapó a paso redoblado, aunque sin embargo en la 1a avanzada mató uno, en la 2-cogió vivo al cabecilla de Las Peñas, que en la refriega del Hailadero se le fugó con otros, y luego mató 15, entre ellos al capitán insurgente José Antonio Contreras, quitándoles un cañón de palo. El capitán de Santa Riña tuvo muchos contusos y heridos de piedra y flecha.

  • 113 Parte de Piedras (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 365-367). Mier resume según su p (...)
  • 114 La forma «proclameó» no es una errata sino una invención verbal humorística de nuestro autor. Quier (...)
  • 115 A partir de «y el 29 de marzo proclameó» es el resumen rápido de la proclama de Piedras. Las palabr (...)

52El 2° parte es del teniente coronel capitán de granaderos del fixo de Vera Cruz, D. Francisco Piedras, desde Tulantzinco, marzo 31, de que el 28 fue a Singilucan, mui adicto según noticias a la insurrección, y en que se aquartelaba una gruesa gavilla de rebeldes, de que algunos se presentaron a la vista en una loma de afuera y los derrotó ; los otros se fugaron, y aunque en dispersión le amenazaban. Al llegar a Singilucan su cura párroco salió a recibirle baxo de palio implorando piedad para su pueblo. Lo recibió con veneración, pero no gustoso, porque llevaba intenciones de destruir la población. Atacó a los insurgentes apostados en diferentes cerros, les hizo muchos heridos, según los rastros de sangre, y no pocos muertos, así en la acción antecedente como en la última, que fue mui empeñada. Se cogieron como 21 prisioneros, de los quales el de mayor gravedad pasaré por las armas dentro de 3 días. Mandó quemar las casas de los cabecillas en el pueblo113, y el 29 de marzo proclameó114 diciendo que perdonaba a los del pueblo [p. 523] con tal que avisasen quando viniesen rebeldes, y si no estad seguros de que volveré y asolaré vuestro pueblo115.

  • 116 Mier resume aquí dos partes : uno de la Junta de Monterrey y otro del capitán José Santos, transmit (...)

53El 3° parte es del capitán D. José Santos, y lo comunica al Virey la Junta Patriótica de Monterrey en 28 de enero, de que encontró el día 13 (unido con la partida de aquella Junta, que guarnece la frontera del sur del Nuevo Reyno de León) 25 a 30 indios en la Sierra del Cabrero, y mató uno116. (Resultan de esta Gazeta 17 muertos, 21 prisioneros, de que uno pasado por las armas, y un cañón de palo.)

  • 117 El parte del teniente coronel José María Regulés, publicado en la Gaceta de 16 de abr. (Gaceta del (...)
  • 118 El pasaje «la victoria que consiguió... Trujano» sigue muy de cerca, sin ser cita textual, el princ (...)
  • 119 Regulés describe, más adelante en su parte, la entrada de los insurgentes en el pueblo. Mier omite (...)
  • 120 Regulés había conseguido hacerse fuerte en las azoteas de algunas casas y en el convento y cementer (...)
  • 121 A partir de «Tanta constancia» (pág. [523]), Mier resume los dos últimos párrafos del parte. Copia (...)
  • 122 El nombramiento de Quintanar como Juez de la Acordada le fue concedido, dice la Gaceta, en recompen (...)

54La Gazeta de 16 de abril contiene un solo parte, de D. José María Regulés, comandante de la división de la Mixteca, desde el quartel general de Yanhuitlan, a 26 de marzo117. Dice que con la victoria que consiguió el 26 pasado en el pueblo de San Juan había creído asegurada la libertad de la Mixteca ; pero el día 11 vinieron de Tamasuluapan gavillas de negros costeños, de vecinos de Tixtla, de Chilapa y de toda la Mixteca y de los Chochos a acometerle baxo el mando del padre Mendoza, Miguel y Nicolás Bravo, y José Trujano, quatro mil por todos, de infantería y caballería118. Se apoderaron sin resistencia del pueblo, colocaron sus cinco cañones en las principales calles, una compañía de zapadores, que llaman chuzeros, horadó las paredes para sus 500 fusiles, &c.119, y Régules no tuvo otro recurso que hacerse fuerte con sus 500 soldados y artillería en la iglesia y convento, donde le hicieron fuego sin interrupción las 14 horas restantes del día 11, las 24 del 12, mayor el día 13, y hasta las dos de la mañana del 15120. Tanta constancia sólo pudieron tener por el sacrílego juramento de vencer o morir que les habían exigido sus cabecillas, y repitieron el día del ataque. En fin por no sé qué causa se retiraron repentinamente con un orden nada común en ellos, formando en batalla su caballería, desfilando por retaguardia su infantería, y ocultando su frente. El resultado de esta acción, tal [p. 524] vez la más obstinada que ha habido desde el principio de la insurrección, fueron 1 cañón, 30 armas de fuego, muchas lanzas, como 300 muertos, innumerables heridos y 20 prisioneros. Recomienda a 3 frayles que hicieron de soldados y artilleros. Él tuvo 42 heridos, de que 5 oficiales, y 18 muertos, de que uno subteniente121. El Virey hizo promociones y dio a todos un escudo con las iniciales de Fernando VII, y en la orla : Defensa distinguida de Yanhuitlán. Concluye la Gazeta con el nombramiento por el Virey de capitán juez del exorbitante tribunal de la Acordada, por muerte de Columna, en D. Luis Quintañar, en premio de las muchas122 que él ha dado a los rebeldes. (Resultan 300 muertos, 20 prisioneros, y 1 cañón tomado.)

  • 123 Son tres partes.
  • 124 Los calificativos de «hinchado y ridículo» se aplican bien a este parte de Negrete del que Mier cop (...)
  • 125 La expresión «en una carrera» resume este pasaje del texto de Negrete : «no tardaron más tiempo en (...)
  • 126 Mier sigue muy de cerca este pasaje de la Gaceta :
    «Por la situación del terreno no pudieron acabar
    (...)
  • 127 La frase «Estoy lleno de sentimiento... la sufren» es cita literal (Gaceta del Gobierno de México, (...)

55La Gazeta del 18 de abril contiene 8 partes123. El 1°, hinchado y ridículo124, de Pedro Celestino Negrete a Cruz, desde Purépero, en 21 de febrero, de que en ese día destruyó la gavilla tan ponderada del viejo Torres, nada menos miserable que sus satélites, pero mucho más atrevido. Que éste le atacó en una loma de Tlasacalca, donde en una carrera125 aquél se apoderó de sus 12 cañones, municiones, &c. Por la situación del terreno no pudo acabar como lo deseaban sus soldados con toda la chusma de rebeldes ; pero quedó el campo bien cubierto de cadáveres, el resto de la canalla se dispersó ; Torres pasó por aquí casi solo. La caballería e infantería montada aún siguen el alcanze126. Estoy lleno de sentimiento porque ha perdido el exército un valiente, y creo que perderá otros 4, heridos todos de bala de cañón, cada uno de los quales vale más que toda la canalla junta y los pueblos que la sufren127. (Debían de ser éstos preciosos como su gefe, gabachos de allá o españoles de acá.)

  • 128 Bando de Cruz (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 402-403). El pasaje «sobre la canal (...)

56El 2° parte está contenido en un bando de Cruz publicado en Guadalaxara el 10 de marzo, contando dos ac[p. 525]ciones en Tamasula e inmediaciones de Mazamitla los días 3 y 8. Al primer pueblo había enviado una partida de patriotas para castigarle por sospecha de haber contribuido a entrar allí los rebeldes ; pero antes que lo hicieran, éstos les quemaron los quarteles en Tamasula y luego en Mazamitla, donde la tropa que llegó pudo matar uno. El día 8 la caballería con algunos infantes montados, allí cerca se arrojó sobre la canalla con tanta precipitación que en breve lograron ponerla en fuga, y siguiéndola el alcanze dexaron el campo cubierto de cadáveres, y se les cogió el cabecilla Godines128.

  • 129 Parte de Linares (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 403-404). Mier utiliza más preci (...)

57El 3° parte es a Cruz, del capitán Linares, en 14 de marzo, desde la villa de León, de varias escaramuzas de las gavillas que lo hicieron encerrarse en San Pedro Piedragorda, donde le acometieron los brivones desde el día 11 hasta el 12 a las 5 de la tarde, y como estaba bien parapetado les mató más de 140, entre ellos varios cabecillas, siendo uno de los principales Antonio Contreras, y llevaron muchísimos heridos129. (Resultan especificados más de 141 muertos, y un gefe prisionero. Los cañones que aquí se dice ser 12 quedan contados en la Gazeta del día 2.)

  • 130 Parte de García del Casal (Gacela del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 407-411). La rendición (...)
  • 131 A pesar de la primera persona verbal («Nuestra pérdida... más de 200 hombres»), no se trata de una (...)

58La Gazeta del 21 de abril contiene el detalle de la rendición de Huamantla y la tropa que la defendía, y que ahora da desde Puebla, el 8 de abril, el comandante de aquella tropa, D. Antonio García del Casal, a quien con sus compañeros de armas dieron luego libertad los insurgentes, a ruegos, dice, de dos sacerdotes. Confirma que en el primer ataque que aquéllos dieron a Huamantla en 18 les mató más de 100 hombres, y cogió 11 caballos ensillados y 4 muías, pero que habiéndole enviado parlamento intimando la rendición, y que de no admitirla fuesen la señal 3 campanadas, las mandó dar, fiado en el patriotismo del pueblo y 12 fosos que lo defendían ; pero no huvo remedio, sino que [p. 526] sufrió el estrago más sangriento y funesta catástrofe130. Nuestra pérdida fue de 33 muertos veteranos, patriotas y paisanos, muchos heridos, y de todas las armas y caballos. Yo, dice, había quedado solo con 7 hombres porque los heridos trataron de efugiarse, y traté de salvar mi vida. La pérdida de los insurgentes, según les oí, fue de más de 200 hombres131.

  • 132 Este parte de Piedras está escrito en términos moderados y, por lo tanto, es poco aprovechable para (...)

59En la misma Gazeta hay otro parte, de D. Francisco de las Piedras, desde Atotonilco, 8 de febrero, en que mataron 5 insurgentes e hirieron algunos, y otro día mataron 9 y huvo otros heridos132. (Resultan añadidos a los muertos de Huamantla ya dichos 100 más, que con los 14 de ahora son 144.)

  • 133 La Gaceta dice «Paz». Mier resume mucho un largo parte que indica que todo el pueblo de Aculcinco s (...)
  • 134 «esta acción pudo haber sido más gloriosa si hubiesen igualado los de caballería el valor y entusia (...)

60La Gazeta del 23 de abril sólo contiene un largo parte de D. Miguel Páez133, desde Orizaba, 24 de marzo, de una acción en el pueblo de Aculcinco, cuyos habitantes se habían unido todos a los bandidos del cabecilla Machorro. Huyó de ellos por ser su número de 800 a 1 000 hombres, pero le alcanzaron y obligaron a pelear, con lo que les hizo en 4 horas y media de fuego de 70 a 80 muertos, y muchos más heridos, y cogió 5 caballos de que habían muerto los ginetes. Su acción hubiera sido gloriosa si su caballería no hubiese huido134, y él después retirádose por no ser envuelto. (Resultan de 70 a 80 muertos.)

  • 135 Mier no se detiene porque ya comentó este episodio en la Historia (Libro XII, pág. [452] y Libro XI (...)

61La Gazeta del 25 de abril contiene un parte de D. José Gabriel Armijo a Calleja, desde el campo sobre Coautla de Amilpas, de 31 de marzo, de dos acciones que sostuvo contra más de 300 hombres en el Malpaís, en los días 25 y 28, que ya referimos en la Historia, y en que mató más de 452, cogió un cañón y 80 prisioneros, que fueron pasados por las armas135.

  • 136 Por error : 34. Partes del brigadier Santiago Irisarri, segundo comandante de las armas de Puebla, (...)
  • 137 Este balance final lo da el coronel Ordóñez que vino a auxiliar a Layseca : «Su mortandad ha sido c (...)

62La Gazeta de 28 de abril contiene 4 partes. Los 3 primeros son sobre una misma acción y se reducen a que [p. 527] el día 24136 atacaron con 4 o 6 cañones al comandante Layseca en Atlixco, donde le encerraron ; pero salió del apuro con la llegada el día siguiente de tropas auxiliares. Aunque dice que derrotó y dispersó a los insurgentes, en estos partes no especifica su pérdida, que llama considerable, como la nuestra alguna137.

  • 138 Por supuesto Conti no dice que «escapó», sino que tuvo que «replegarse» (Gaceta del Gobierno de Méx (...)

63El 4° parte es de Conti, desde Amozoque, 24 de abril. Acababa de llegar allí a la una y media de la noche desde Acaxete, donde había sufrido un continuado ataque, desde las diez y quarto de la mañana hasta las 6 de la tarde, de numerosos insurgentes con 3 cañones. Se encerró en la iglesia y le tomaron el cementerio ; pero en dos salidas que hizo para rechazarlos les mató más de 100, tomó 21 caballos, y falto de armas y municiones escapó138, burlando otras gavillas que trataban de cercarle en el camino. (Resultan más de 100 muertos.)

  • 139 Mier extracta la Gaceta del día 23, y no 22, como lo anuncia aquí por error. Repite este mismo erro (...)
  • 140 Parte ampliamente citado (Libro XII, págs. [457-460]). Calleja calcula 800 a 1 000 muertos (véase p (...)

64De mayo 1812 tengo 9 Gazetas de los días 1, 2, 5, 8,9, 11, 22139 y 30. La del día 1° es extraordinaria, de Calleja, desde el campo de Coautla, en 28 de abril, y se reduce al parte, ya dado en la Historia, del ataque general que le dieron el 27 los rebeldes, a quienes tomó 4 cañones, 29 prisioneros y mató más de 1.000140.

  • 141 Este corto parte está citado íntegramente en el Libro XII, pág. [460] (Gaceta del Gobierno de Méxic (...)

65La del 2 también es extraordinaria y contiene un parte del mismo Calleja y mismo día avisando en general haberse apoderado de Coautla, la qual se trascribió en la Historia, y en la Gazeta del día 8 daremos el resultado141.

  • 142 Partes de Ordóñez y Layseca (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 465-470). La Gaceta d (...)

66La Gazeta del 5 contiene dos partes ; el 1° es de D. Tomás Layseca, desde Atlixco, en 25 de abril, en que una considerable gavilla de bandidos de Izúcar mandados por el cura Sánchez, su cuñado Bravo y otros le atacaron vivísimamente dos días en aquella villa, y estaba perdido si no llega en su socorro de Puebla el coronel Ordóñez con tropas que pusieron en fuga parte de los insurgentes y les tomaron 5 [p. 528] cañones, 6 a 7 prisioneros, haciéndoles una mortandad horrorosa. El 2° parte es del mismo Ordóñez sobre la misma acción, que no añade a lo dicho sino la pérdida de su tropa, a saber, 9 muertos, 18 heridos y un contuso142. (Resultan pues 6 prisioneros y 5 cañones tomados.)

  • 143 Parte ampliamente citado en el Libro XII, págs. [461-462] (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. (...)

67La del 8 de mayo es la extraordinaria en que Calleja, desde Coautla, 4 de dicho, detalla su entrada en aquel pueblo, como se contó en la Historia, con muerte de más de 4.000 insurgentes, 700 prisioneros, y 30 cañones tomados143.

  • 144 El parte de Calleja no dice que los prisioneros fueron ejecutados (Gaceta del Gobierno de México, 1 (...)

68La del 9 contiene un parte de Calleja dado allí mismo, en 6 de mayo, de haberse cogido sin armas en San Gabriel los mariscales de campo Mariano de la Piedra y Leonardo Bravo, con el coronel Luciano Pérez y una gavilla de 29 a 30 hombres que huían de Coautla, y llevados a México, como ya diximos en la Historia, fueron pasados por las armas144. Refiere la misma Gazeta haber en Guadalaxara carteles fixados, de que el coronel D. Pedro Negrete había batido el 2 de abril en Palo Alto al cabecilla Torres, matándole 400 hombres y cogiéndole a él prisionero, con el qual entraría en la ciudad el día 11, por ser ése el día en que se había apoderado de ella en noviembre de 1810. (Resultan más 400 muertos, y con Torres 26 o 28 prisioneros pasados por las armas.)

  • 145 Esta Gaceta no contiene ningún parte militar, pero publica una carta interceptada del jefe insurgen (...)
  • 146 Parte de Llano (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 531-534). Lo que Mier llama «retir (...)

69La Gazeta del 11 no trahe parte de acción particular145 ; y la del 21 sólo trahe el de D. Ciríaco del Llano, desde Casañano, en 2 de marzo, dando cuenta de su retirada146 de Izúcar por orden del Virey, en la que fue perseguido, como se contó en la Historia, y cogió varios prisioneros en 3 acciones, de que sólo especifica un capitán y otros 3, y mató muchos en las 3 acciones, cogiéndoles un pedrero en la última, y en la primera matándoles tres. (Resultan especificados 1 muerto, 4 prisioneros y un pedrero tomado.)

  • 147 Es la Gaceta del día 23.
  • 148 El gobernador de Tlaxcala, Agustín González del Campillo, recalca mucho la colaboración de los habi (...)

70La Gazeta del 22147 trahe 2 partes. El 1°, del gobernador político y militar de la ciudad de Tlaxcala, en 17 de [p. 529] mayo, de que el 11 la atacaron los insurgentes y fueron rechazados, quitándoles 6 pedreros y un cañón, con pérdida de más de 200 enemigos, y de los suyos sólo 8. El día siguiente volvieron a la carga y los rechazó el clérigo D. José María Monroy. Un socorro que venía de Puebla rechazó otro que venía a los insurgentes148.

  • 149 Es un parte del capitán Ignacio Caro, remitido por Francisco Piedras el 19 (Gaceta del Gobierno de (...)
  • 150 Resultan de esta Gaceta 209 muertos ; 109 es una errata.

71El 2° parte es de D. Francisco Piedras149, comandante de patriotas, desde Tulantzingo, en 19 de mayo, de que acometió a los bandidos cerca de Metépec, mató 8 y cogió 57 prisioneros, de que 6 mal heridos, cateó el pueblo, donde únicamente estaban el teniente de justicia, mugeres y muchachos. Hizo quemar el quartel que recientemente habían hecho los insurgentes y 4 casas de los cabecillas. Otra refriega tuvo en que mató y cogió prisionero otro gravemente herido. (Resultan especificados 109 muertos150, 58 prisioneros, 6 pedreros y un cañón tomados.)

  • 151 La expresión «haciéndoles mucha mortandad» está en el parte de Menezo. ¡Sólo eran 36 contra 500! (G (...)

72La Gazeta_ que tengo del 30 de mayo es un corto suplemento a la del 30 del mismo mes, y contiene un solo parte, de Pedro Menezo, comandante de lanceros montados de San Luis Potosí, desde Quaximalpa, en 29 de mayo, de que batió y dispersó en el famoso Monte de las Cruces una partida de caballería e infantería de más de 500 hombres comandados por el sueco Laylson y 3 clérigos que había enviado Rayón ; les tomó 3 cañones haciéndoles mucha mortandad151, cogiéndoles 5 prisioneros, 20 caballos ensillados, &c.

  • 152 Parte de Domingo Clavarino (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 581-583). El resumen u (...)

73De junio en fin tengo otras 9 Gazetas de los días 4, 8, 9, 11, 13, 16, dos del 18, 20. La 1a, de 4 de junio, contiene 5 partes. El 1° es de Chava-rino, desde Singilucan, 28 de mayo. Comienza diciendo que quemó Casasola el campamento de los enemigos en el real de Chico, y le fue luego preciso ir al socorro de Piedras, sitiado en Tulantzinco, cuyos extramuros estaban ya incendiados por las numero[p. 530]sas gavillas mandadas por los infames Osorno, Serrano, Saucedo y Cañas ; pero logró hacer levantar el sitio persiguiendo en unión con Piedras a los sitiadores, a quienes hicieron mucha mortandad. Después le auxilió para atacar en el cerro de Caltengo un cuerpo de 2.000 y más hombres que, creyendo atacado todavía o ganado a Tulantzinco, venían en socorro de los sitiadores y fueron sorprehendidos por una emboscada y deshechos con muerte de un gran número y prisión de casi todos los restantes, por el valor de los dragones, patriotas de Ixmiquilpan y voluntarios de la división. Recomienda el patriotismo del frayle fray Tiburcio Cuenca152.

  • 153 Mier cita prácticamente el principio del parte en el que Ortega describe a los sitiadores (Gaceta d (...)

74El parte es de D. Miguel Ortega, desde Tasco, 30 de mayo, en que comunica al Virey que el 29 dieron en él los insurgentes mandados por el cabecilla mariscal Manuel Lizalde, en cuya unión iban los coroneles cura Rabadán y Martínez, el sargento mayor Collado, los capitanes Aguado, Servín, Alquisira, Vega y otros varios, según declaración de un prisionero que asegura pasaban de 150, sin contar los muchos que habían recogido de Sultepec y otros pueblos con 350 armas de fuego. Con sus cañones se apoderaron del cerro de Atachi, de donde fue preciso echarlos a la bayoneta con pérdida nuestra de 9 muertos, 16 heridos y 5 contusos153.

  • 154 Según el parte (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 584-586), hubo 80 muertos (pág. 58 (...)

75En el 3° parte, del mismo, desde Tasco, 30 de mayo, detalla la acción y dice que la pérdida de los enemigos consiste en 8 muertos154, 8 prisioneros, 6 cañones de a 6 y 8, y recomienda al frayle fray Gaspar Tembleque, que se agregó en todas las salidas exhortando y animando en el ataque a todos sus guerreros.

  • 155 La expresión «varios trocillos de insurgentes» está en el parte (Gaceta del Gobierno de México, 181 (...)

76El 4° parte es del mismo, en 29 de mayo, desde Tasco, de una acción en el campo de Toledo, en que varios tro[p. 531]cillos de insurgentes155 le atacaron para cercarle y logró dispersarlos.

  • 156 Gaceta : «González» (Parte de Irisarri, Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 587-588).
  • 157 El balance de muertos y heridos es considerable, porque Mier toma al pie de la letra las exageracio (...)

77El último parte es de Trisari, desde Puebla, 25 de mayo, incluyendo al Virey las noticias que le ha comunicado un comerciante tocante a lo sucedido en Huaxuapa el 17 de mayo. Y son 1°, la exposición del padre D. Felipe Godínez156, testigo ocular, y refiere que estando el comandante Régules acampado ya hacía 21 días el 17, dando continuos ataques a Huaxuapa, y habiéndosele reunido los comandantes Caldelas y Paris, avistaron a los insurgentes por la cañada de Las Tabernillas ; el comandante Caldelas mandó tender su tropa al suelo ocultándola entre las palmas, con lo que los sorprendió, quitándoles 9 cañones y quanto llevaban, matándoles muchísima gente, dispersándolos en términos que los curas Sánchez y Tapia, sus cabecillas, escaparon sobre caballos en pelo con unos quantos y 7 escopetas. 2a, una papeleta de Puebla, de 25 de mayo, en que particulariza la acción diciendo que la división de Caldelas era de 200 negros de la costa del sur, con la qual fue a auxiliar a Regulés, que desde 1° de abril tenía puesto el sitio a Huexapa, defendida por Trujano, uno de los capitanes más guerreros y de la mayor confianza de Morelos, quien lo había destacado desde Coautla. Que los batidos fueron los orgullosos curas Sánchez y Tapia, que iban al socorro de Trujano con más de 1.000 de a caballo, 7 cañones y 2 culebrinas, muchas armas y municiones, caballos de remuda mui enjaezados y gran música ; pero apenas escaparon los dos curas con 6 o 7 de su comitiva montados sobre rocines, todos los demás perecieron y se cogió quanto llevaban . (Resultan 1.208 muertos, 1.808 prisioneros, 15 cañones y 2 culebrinas tomadas157.)

  • 158 Libro XII, págs. [473-474] ; cf. Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 597-598.
  • 159 Castillo y Bustamante llama «infelices autómatas» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. (...)
  • 160 Bustamante calcula aproximadamente 1 500 muertos, «una carnicería que horroriza», dice (Gaceta del (...)
  • 161 Esta alusión a los partes de los subalternos es una anticipación de la Gaceta de 20 de junio, que p (...)

78La Gazeta que tengo de 8 de junio es extraordinaria y contiene el jactancioso parte de Castillo y Bustamante [p. 532] desde Tenango, en 6 de junio, que ya referimos en la Historia158, y en que tomó a los autómatas159 el cerro y pueblo de Tenango, haciendo una carnizería que horroriza, y aunque no puede asentar el número fixo, no baxan de 1500 los muertos160, tomó 12 cañones, y pasó por las armas los prisioneros, cuyo número no especifica él, ni sus subalternos161.

  • 162 Mier utiliza estos dos pasajes del parte de Trujillo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, (...)

79La Gazeta del 9 de junio contiene parte de Truxillo al Virey, desde Valladolid, en 28 de abril y 14 de mayo, incluyendo otros a él de sus subalternos, dignos de semejante fiera. Dícele que la sorpresa contra los cabecillas de Cuitzeo salió tan felizmente que salimos del coronel Reyes y otros 5 de diversas graduaciones que capitaneaban aquel vecindario. Que el 16 de abril envió a Pacheco contra 100 rebeldes, de que mató 24, y que éste y Concha no han cesado de dar albazos en el circuito de 18 leguas con algún provecho, pues siempre han matado algunos162.

  • 163 De este parte, escrito por Pacheco (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 602-603), Mier (...)

80De los partes que incluye, el 1° es tan atrasado como de 22 de diciembre 1811, y se reduce a que no sabiendo eran los enemigos dueños de Acámbaro fue para allá y les mató 7 u 8 de la partida mandada por los cabecillas fray Laureano Saavedra, brigadier y comandante en gefe, coroneles Ruiz y Carrasco, sargento mayor Bieyra y otros 6 capitanes ; habiendo durado el fuego de las 9 a la una del día ; y se replegó porque había 600 hombres en Ferrer y venía con socorro Albino García. Les tomó un cañón163.

  • 164 Este largo resumen sigue el desarrollo del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. (...)
  • 165 El parte dice que se registraron «con la mayor escrupulosidad todas las casas» (Gaceta del Gobierno (...)
  • 166 El pasaje «se aprehendieron... del propio día» (págs. [532-533]) es una cita literal (Gaceta del Go (...)
  • 167 La expresión «las antiguas cortes Zintzontzan y Pátzquaro» no está en el texto del parte. Mier remi (...)
  • 168 El pasaje «Vicente Sánchez... día siguiente» es una cita literal (Gaceta del Gobierno de México, 18 (...)
  • 169 Según Manuel de la Concha, las 160 muías servían a los insurgentes para transportar los productos d (...)
  • 170 Gaceta : «Ochoa». Mier escribe «Ocha» (se trata del mismo personaje), citando exactamente la Gaceta (...)
  • 171 El final es un resumen donde Mier insiste en el «consejo de guerra ejecutivo», encargado de decidir (...)

81El 2° parte que incluye es de Manuel de la Concha, de 4 de mayo, desde Valladolid164, en que le da cuenta que habiendo ido por su orden a Cocupao el 26 de abril, lo ocupó sin haber hallado los insurgentes de que a Truxillo habían informado ; pero, registradas con escrupulosidad las calles165, se aprehendieron varios individuos del pueblo por sospechosos, y de hecho resultaron presos el mariscal de campo presbítero D. Vicente Ocha, el coronel Pedro Caballero y otros de inferior graduación entre los insurgentes, a quienes [p. 533] en el número de 16 mandé pasar por las armas en la tarde del propio día166. De los insurgentes que, quizá para impedir esta execución, se presentaron al frente del pueblo y fueron atacados, quedó un prisionero. Luego se dirigió a sorprehender las antiguas cortes Zintzontzan y Pátzquaro167 por ser albergues de insurgentes, y no encontrando en la primera ningún cabecilla de consideración, entró en la segunda, donde apresó a Vicente Sánchez, sargento mayor, secretario y tesorero del coronel Montaño, los capitanes Arraiga y Villalobos con otros dos que en compañía de éstos se pasaron por las armas al día siguiente168. Luego encontró en el camino de Tiripitío 160 muías, de aquellas que conducen panocha y azúcar con que dexan hacer comercio los insurgentes en países donde no residen, y se las tomó todas, porque de este comercio no resulta ventaja alguna a la justa causa169. (Es buena razón.) Entró con ellos en Valladolid trayendo consigo 8 presos, entre ellos el sacerdote Ocha170 por incidencia de insurrección, debiendo hacerse ciertas averiguaciones por cierta correspondencia con el teniente general clérigo Navarrete, las que no se atrevió a resolver por sí y ha dado cuenta por menor al Consejo de guerra executivo. También llevaba preso al teniente de justicia de Cocupao y 2 vecinos principales, porque oyó que habían recibido bien a los insurgentes171. (Resultan muertos 37, 22 prisioneros pasados por las armas y 12 vivos, un cañón tomado.)

  • 172 Gaceta : «Teremendo» (Parte de Juan Pesquera y carta de Trujillo, Gaceta del Gobierno de México, 18 (...)
  • 173 Es un resumen que sigue exactamente el parte de Pesquera (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1 (...)
  • 174 Para esta patente de coronel, ver Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 611.

82La Gazeta de 11 de junio sigue con los partes de Truxillo al Virey incluyendo los de sus oficiales caribes a él. Ésta incluye el parte de Juan Pesquera, en Valladolid, el 8 de mayo, de haber herido mortalmente de una lanzada y preso en una cueva al vicario de Tremendo172, el presbítero Salto, coronel. Con él había 3 mugeres y un prisionero. El alférez Virueta persiguió con ardor a unos 4 que del [p. 534] monte salieron huyendo, y sólo pudo alcanzar uno, que inmediatamente mandó pasar por las armas. Al salir de Tiristaran se presentaron unos 80 insurgentes gritándonos que dexásemos al padre, los mandé perseguir legua y media, y quedaron algunos de ellos en el campo173. Truxillo avisa que el día 9 dio garrote al clérigo en la plaza principal de Valladolid. Esta Gazeta incluye la patente de coronel que tenía el presbítero Salto, que pondré aquí por curiosidad. «El bachiller D. José Luciano Navarrete, capitán general de los exércitos de América nombrado por la nación, &c, &c. Por el presente nombro por coronel comandante al Señor bachiller Guadalupe Salto para que en su distrito forme un regimiento eligiendo a su arbitrio oficiales subalternos ; por lo que he tenido a bien nombrarlo por tal coronel para que sea respetado, conocido, y obedecidas sus disposiciones ; a cuyo efecto mando a los gefes de nuestra América, gobernadores y vecinos honrados den al expresado todo auxilio, pues así conviene al feliz acierto de la causa que se defiende. Dado en el fuerte de San Juan Evangelista, 1° de abril de 1812. Luciano Navarrete174.» (Resultan dos prisioneros pasados por las armas.)

  • 175 Gaceta : «Bengoa».
  • 176 Mier resume dos partes (del coronel Tóvar y del comandante de armas Elías Montes ; cf. Gaceta del G (...)
  • 177 Esta suscripción debía premiar a los 36 lanceros que derrotaron a los 500 hombres de Laylson en el (...)
  • 178 Esta última frase es una aclaración importante de Mier, pues los dos bandos se acusaban mutuamente (...)

83La Gazeta del 13 de junio trahe 2 partes, uno al Virey, de José Tovar, comandante de las armas de San Luis Potosí, desde allí, en 11 de marzo, y de Elias Montes a él, desde Alaquines, en 18 de febrero. Se reducen a decir que habiendo sabido el comandante de armas de Río Verde que venían mil insurgentes por el rumbo de Santa Rosa fue a atacar a los rebeldes, acompañado del capitán Elias, que con 40 hombres tomó el mando de la derecha. Cansado éste de la fatiga de matar insurgentes, que sin exageración pasarían de 200, rompió por lo más delgado de la gavilla y encontró a su comandante, Bengo175, herido y asociado de unos pocos. Los insurgentes se habían llevado la artillería, dando muerte [p. 535] a cinco artilleros, y derrotado las compañías, de suerte que sólo el auxilio del Todopoderoso pudo haberlos libertado de perecer176. Añade la Gazeta una subscripción colectada en México por el superintendente y tenientes de policía europeos, que produxo 1.541 pesos fuertes para premiar a los 36 lanceros, todos americanos, excepto su comandante, vizcaíno, la acción eminente que excede la fuerza de los mortales con que fue batida en el famoso Monte de las Cruces la partida de Laylson, a quien llaman francés diciendo que es digno gefe de los rebeldes partidarios aquí, y aun agente de la pérfida nación a quien pertenece ese saltarín177. Pero esta es una de sus mentiras maliciosas, pues es más cierto que aunque él se ha dado por sueco y pasaba por tal, es inglés178. (Resultan más de 200 muertos.)

  • 179 Este parte, remitido por Tóvar, fue escrito por el comandante Manuel Bengoa, mortalmente herido dur (...)

84La Gazeta del 16 de junio trahe 2 partes del mismo Tovar y de Armijo. El 1°, de Tovar, desde el Valle del Maíz, 18 de febrero, detalla la desgraciada acción precedente de Río Verde diciendo que, confundiéndolos los indios a barazos, avanzó la tropa matando con lanza, pistola y sable a muchos insurgentes, pues quedó aquel campo cubierto de cadáveres. En fin, herido mortalmente de una flecha en el vientre, quiso volverse con 2 oficiales y 3 o 4 soldados de caballería que le acompañaban adonde estaba su artillería, pero ya los insurgentes se la habían tomado, y de la tropa los unos habían muerto y otros desfilaron heridos179.

  • 180 Es el propio Tovar quien llama a Diego Bear «cura caudillo», expresión significativa del papel que (...)
  • 181 Mier no deja de referir aquí las proezas de este cura, buena prueba de las exageraciones de los par (...)

85El 2° parte, del mismo, desde San Luis Potosí, marzo 27, contiene 2 acciones ; la una del cura caudillo180 D. Diego Bear, a quien envió a San Miguel el Grande con 290 hombres para acompañar el convoy que marchó a Querétaro, y encontrando cerca de Dolores este digno y benemérito eclesiástico una avanzada de 30 hombres dio muerte a 14, dispersándose los demás, de que después se mataron 4. La otra acción fue el 26 de febrero de D. Manuel de Tovar, que acometió, [p. 536] para libertar el convoy181 que iba de Querétaro a San Luis, más de cinco mil rebeldes que lo esperaban en San Miguel el Grande, y dio muerte a más de 400, quitándoles 6 cañones. Recomienda como digno de la más alta atención al cura caudillo D. Diego Bear, porque, incorporándose a marchas dobles a esta división, impidió que la atacasen más de 6.000 insurgentes que de nuevo esperaban el convoy.

  • 182 El resumen está escrito según el método habitual de utilizar palabras o miembros de frases del part (...)

86El parte 3° es de Armijo, desde Yautepec, 11 de junio, y dice que habiendo sabido que en la hacienda de Temilpa, 5 leguas distante, se hallaba el rebelde coronel Francisco Ayala construyendo cañones y reuniendo gente cuyo número ascendía a más de 400, determinó sorpre-henderlos en la noche del día 9 con su tropa y con las compañías de patriotas de Coautla y Cuernavaca. Hizo en efecto, a la hora que deseaba, fuego sobre su guardia, que estaba en un portal, quando oyó gritar en una pieza contigua somos prisioneros, y habiéndoles dado libertad ellos le informaron de los recursos que los rebeldes tenían en lo interior de la casa para no entregarse ; por lo que mandó incendiar los texados y azoteas hasta obligarles a rendirse o desalojarlos. Pero como continuasen el fuego en un rincón que no ardió, mandó entrar 29 hombres con sable en mano para exterminarlos, pues ya duraba el tiroteo 5 horas. Sacaron unos 50 prisioneros, 39 sin armas, 11 de fusil y carabina, todos cabecillas, entre ellos Ayala y sus dos hijos ; y el resto, de 1 hasta 30, de que se componía la fuerza de tropa armada, quedaron muertos o quemados, incluso el fundidor de cañones. Ayala, sus dos hijos y demás secuaces quedan pasados por las armas previos los auxilios cristianos, y colgados sus cadáveres, dexando en prisión el resto de 39, que han excepcionado que los reunieron involuntarios, a quienes les formará causa y obrará según su resultado182. (Resultan [p. 537] 439 muertos, de que 19 quemados, 50 prisioneros, de que 11 pasados allí por las armas.)

  • 183 Mier comentó ya este parte (Libro XII, págs. [472-474]). El parte de 6 de junio, al que se alude aq (...)

87La Gazeta de 18 de junio se reduce toda a un parte de Joaquín Castillo y Bustamante, comandante de las armas de Toluca, de allí, en 14 de junio, ya mencionado en la Historia, de su desgraciado ataque de Lerma y la toma del cerro y pueblo de Tenango, donde cogió 25 cañones, habiendo dicho en su parte del 6 que tomó 12 ; conque debemos añadir 13 cañones más y 71 muertos, que añade aquí, en acciones que precedieron el día 2 y el 3 contra el cura Correa183.

  • 184 Negrete avisa a Cruz que le envía vivo a Torres. El parte del comandante de guerrilla López Merino (...)

88Otra tengo, extraordinaria, del mismo 18, y contiene 4 partes. El 1° es de José Antonio López Merino, desde Palo Alto, en 4 de abril, a Negrete, uno de los caribes de la Cruz del Mal Ladrón, y le dice que habiendo salido a sorprehender al viejo Torres, que reunía en Tupátaro nueva gavilla, lo sorprehendió en efecto y lo hizo prisionero, habiendo mandado a la tropa que no lo matase, para entregarlo vivo a su comandante, Negrete. De toda su chusma, que se componía de 400, los que no murieron a los filos de las bayonetas murieron asados por haber quemado él las troxes donde se metieron. Negrete avisa a Cruz que le envía vivo a Negrete184 para que lo ahorque.

  • 185 Parte de García Conde (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 640-641). El pasaje «Franci (...)
  • 186 La frase «encargándole que si daba con alguna avanzada procurase matar la gente» es una cita litera (...)
  • 187 «el tono de burla que deseaba» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 640).
  • 188 «formar la tropa que estaba deseosísima de verlo» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. (...)

89El 2° parte es del célebre García Conde, desde Celaya, 5 de junio, en que yendo con un convoy de plata, y sabiendo que Francisco García estaba reuniendo su gente con la de otras gavillas en el valle de Santiago, y que su hermano Albino no hacía noche fixa en ningún punto185, determinó sorprehenderlos, porque considerándole ocupado con el convoy no creerían que los había de atacar. Mandó a D. Agustín Iturbide, &c, encargándole que si daba con alguna avanzada procurase matar la gente ; y logró efectuar tan a sus deseos la comisión186, que me ha trahído preso al manco García, a su hermano, su secretario y otros varios cabecillas con fusiles, caballada, &c. «La brevedad del tiempo [p. 538] no me permitió recibir a este generalísimo ladrón con todo el tono de burla187 ; pero sin embargo le he hecho formar la tropa188, haciéndosele salva la artillería con repique de campanas, paseándolo por la plaza con un concurso de gente extraordinario, y lo tengo bien asegurado con todos los demás para el justo castigo que merecen.» Diéraselo ; pero añadir la befa y el insulto a hombres destinados al suplicio es una vileza atroz. No lo trataron a él así los generales de Hidalgo quando estuvo prisionero ; y tenían todo derecho para darle muerte a él y a Rul en Aculco. Los periódicos insurgentes los llaman perjuros, y esto indica juraron entonces no pelear contra ellos.

  • 189 Véase pág. [508].
  • 190 Parte de Iturbide (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 641-644). El largo pasaje entre (...)

90Peor infamia vamos a ver en el citado D. Agustín Iturbide189, a quien en el cantón, de tiempo de Iturrigaray, llamaban Adonis, y ahora lo es de García Conde, su digno gefe. Dale parte desde Zelaya en 6 de junio «congratulándole por el feliz pensamiento que tuvo de enviarle a asaltar el valle de Santiago, pues habiendo llegado a él a las dos de la mañana, a las 4 por sorpresa ya tenía en mi poder al capitán general D. Albino García y a su hermano el brigadier D. Pachito (así le nombraban por aquellos países), a las cinco, al tambor, que era de dragones de Puebla ya ahora gran personage entre ellos, Pineda (como en Cádiz es capitán del 2° de voluntarios de Valencia su antiguo tambor), y al secretario de Albino, que se me presentó y me dixo lo tenían por fuerza. Les tomé cosa de 100 armas de fuego, ciento y pico de caballos buenos ensillados, hasta 350 en pelo con muy buenas muías, &c. No puedo formar un cálculo seguro de los que murieron ; pero llegarán y tal vez excederán de 300, con inclusión de 30 cabecillas y de más de 150 que mandé pasar por las armas. Recomiendo a los que despreciando el pillaje, que era rico, su único empeño era matar enemigos y buscar cabecillas190

  • 191 «única desgracia (no obstante la poca luz que prestaba la luna, y la atención de tantos puntos (G (...)
  • 192 «utilidad pública y particularmente por la del Bajío» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. l, p (...)
  • 193 El pasaje entre comillas («me detuve... 4 o 5») es una cita aproximada. La última frase («les di un (...)

91Añade Iturbide en esta Gazeta dos §§ dignos de notarse [p. 539] «El dolor, dice, de la muerte del granadero Avilés, a pesar de que fue la única desgracia que tuve191, y la precisión de hacer morir sin auxilios cristianos a tantos miserables, lo que sólo puede mandarse en casos igualmente estrechos, han contristado terriblemente mi espíritu, sin embargo de la satisfacción de un golpe tan afortunado para la utilidad pública192.» ¡Qué mezcla de hipocresía y de barbarie! Le atribula la muerte de un soldado en el ataque, y no la de más de 150 compatriotas suyos que hizo pasar por las armas contra el derecho de gentes. No se aflige de haberlos matado, sino de que fuesen sin sacramentos que estaba en su mano hacerles administrar. Porque ¿quál es el lance estrecho en que se halló? Él dice : «Me detuve en el valle más de 6 horas e hize hacia Celaya la marcha con mucha lentitud, dando tiempo a que se reuniesen y dispusieran todos los malos de las inmediaciones para atacarme, pues me parecía buen anzuelo Albino García para pescar algunos otros. No perdí en lo absoluto mis medidas, pues me salieron persiguiendo como 80 o 100 hombres, les di una descarga y maté 4 o 5.»193

  • 194 El pasaje entre comillas («que tiene complacencia... libertinos») no es una cita literal. Mier resu (...)

92Quien está para salir a pescar haciendo desafíos no tenía ninguna urgencia de pasar por las armas a los prisioneros sin socorros espirituales. A la verdad, un hombre que cree que los insurgentes están excomulgados y en pecado mortal, y cree que para no ir al fuego eterno necesitan los sacramentos, enviarlos a él sin ellos pudiendo dárselos es tener una alma verdaderamente infernal. Así quando dice en el otro § que «tiene complacencia de que quantos concurrieron a la acción eran americanos, para quitar la impresión de algunos estúpidos y sin educación de que la guerra es de europeos a americanos, no siendo sino de buenos a malos, de fieles a insurgentes, de cristianos a libertinos»194, la prueba es contra el que la produce. Nada más vil que el lenguage de un esclavo como [p. 540] éste adulando a sus amos, que ya recomendaron su furor desde la primera batalla del Monte de las Cruces.

  • 195 «en la horca y colocando la cabeza del primero en la ciudad de Celaya en la Cortadura de San Juan d (...)
  • 196 Parte de García Conde (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 644-645). Una vez más, el p (...)

93El parte 3° que contiene esta Gazeta es del mismo García Conde, desde Querétaro, en 10 de junio, en que avisa al Virey que «habiendo dado el tiempo necesario a Albino García y su hermano para tomarles ciertas declaraciones útiles relativas a sus robos y cómplices, y que hiciesen sus disposiciones cristianas (que fueron mui buenas porque descubrió los parages dónde están los robos, como la residencia de los dos cabecillas El Canelero y Secundino para su aprehensión caso que no se presenten como él les ruega en sus cartas), fueron pasados por las armas con otros dos cabecillas la mañana del 8, habiéndose suspendido los dos por 4 horas en la horca, y sus quartos se colocarán en diferentes partes195. Albino escribió a sus padres, que se han conducido mui bien en favor de la justa causa y han sido útiles en expediciones.»196

  • 197 En este parte, García Conde exalta la personalidad de Iturbide («este bizarro oficial [...] que me (...)
  • 198 Este parte está en Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 645-646. Las palabras «destrozo (...)
  • 199 Julián Villagrán, arriero, jefe de la insurrección en Huichapan. La Gaceta de 17 de junio de 1813 ((...)
  • 200 En este parte, el capítulo de recomendaciones es muy largo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. (...)

94El 4° parte en fin es del mismo García Conde, de la hacienda de San Antonio, 16 de junio, que prosiguiendo con el convoy, en Capulalpa mató 20 insurgentes, y habiendo destacado a Iturbide197 para que los atacase en otra parte donde se habían reunido, les mató 80, traxo 8 prisioneros, sus 2 cañones y seis caxones de cartuchos, habiéndoles seguido el alcanze más de una legua haciéndoles el mayor destrozo y estrago198. Advierte que uno de los heridos del enemigo fue el hijo de Villagrán199, que sin embargo escapó con el cura Correa y otro sacerdote. Recomienda al carmelita fray Francisco de San Juan Bautista, que siempre va por delante en todas las acciones exhortando a la tropa, y hoy le ha admirado contándole que sólo uno de los moribundos admitió el confesarse. Hicieron bien de no admitir la oferta de un sacerdote enemigo e irregular, y que exige precisamente que descubran y entreguen a sus compañeros de [p. 541] armas, como hicieron con Albino García200. Resultan más de 835 muertos y asados, de ellos 30 oficiales, a más de otros dos oficiales ahorcados con dos generales y un brigadier, 8 prisioneros vivos, 150 pasados por las armas sin sacramentos, y 2 cañones tomados.

  • 201 Mier no se detiene, pues los partes, bárbaros en efecto, de Henríquez y Calvillo han sido ya coment (...)

95La última Gazeta que tengo es del 20 de junio, y se reduce al detalle de los muertos que tuvo Castillo y Bustamante en su desgraciado ataque de Lerma, y a los bárbaros partes de José Henríquez y Rafael Calvillo, de Tenango del Valle, cuyo pueblo y cerro tomaron con una carnizería que dicen horrorizaba, y pasaron los prisioneros por las armas201.

  • 5 He sumado los cañones tomados para demostrar la quixotería de los comandantes vireynales. Quien sab (...)
  • 202 Mier habla de 730 gacetas para los años 1811 y 1812, como si la Gaceta hubiera sido diaria (365 x 2 (...)

96Resultan de estas Gazetas del Gobierno de México 207 cañones tomados5, 25.344 insurgentes muertos, sin contar, ya se ve, aquéllos cuyo número tantas veces no especifican, en las que sin embargo llaman los vireynales horribles carnizerías, mortandades asombrosas, campos sembrados de cadáveres y cubiertos de sangre, y batallas en que no se [p. 542] dio quartel. Prisioneros resultan 3.556 a más de 697 que dicen expresamente fueron pasados por las armas, sin contar los muchos que varias veces dicen en masa haber pasado por las armas ; y aun es de creer, según su estilo corriente de proceder y según se explican, que sólo han dexado de ser ajusticiados los que han podido probar que fueron forzados. Y si estos horrores confesados por su boca en partes oficiales resultan de solas 59 Gazetas salteadas de los años 1811 y 12 (pues no he contado las del año 10) ¿quántos más contendrá el resto de las 730 correspondientes a los dos años? ¿Quántos más contendrán las innumerables extraordinarias y los suplementos?202 ¿Quántos serán los que dexan de confesarse y publicarse Digo como Voltaire de la Relación del Obispo de Chiapa : «Enhorabuena sea exagerada, hágase una prudente rebaxa, siempre quedará un número que horroriza a la humanidad.» ¡O patria mía, o país el más bello del mundo!

  • 203 «¡Quién sabría pintar con palabras un desastre, unos lutos, y pudiera con lágrimas igualar el dolor (...)

Quis cladem .... quis funera fando
Explicet, aut possit lacrymis aequare dolorem!
203

  • 204 Mier alude a la Gaceta de 5 de mayo de 1812 : parte de Cristóbal Ordóñez al brigadier Santiago Iris (...)
  • 205 En la Gaceta extraordinaria de 18 de junio de 1812 está el parte de García Conde donde se afirma qu (...)
  • 206 Se trata tal vez de la liberación por Albino García de tres individuos apresados en la ciudad de La (...)
  • 6 Consta de su periódico El Ilustrador Nacional que llegaron a Sultepec; de ellos algunos se unieron (...)

97¡Y qué contraste, buen Dios con la conducta de los tristes insurgentes! Esos serviles que tanto claman contra ellos como asesinos y ladrones, que no omiten la más mínima circunstancias para desacreditarlos, que expresan para suscitarles el odio si allá se les encontró un cáliz204, si acá uno no se quiso confesar, si acullá en vez de escapularios o cuentas un clérigo tenía una ardilla205, no expresan muerte alguna cometida por ellos en los prisioneros, como era preciso para cohonestar siquiera con el nombre de represalias tantos asesinatos cometidos contra el derecho de gentes. He extractado fielmente todas las Gazetas que tengo, y nada encuentro. Al contrario veo darles libertad hasta a las tropas del Virey prisioneras en un pueblo tomado por asalto206. Tengo la lista de los 43 prisioneros europeos que se hicie[p. 543]ron en Tezcoco y que, no habiéndolos querido cangear el gobierno vireynal, trató bien el insurgente.6

  • 207 A pesar de las comillas, esta cita de la Gaceta de 26 de dic. de 1811 no es literal. Mier utiliza p (...)
  • 208 Mier ya mencionó este hecho (pág. [509]).

98Aun de asesinatos particulares (sin referencia a los de prisioneros), de que se hacen en general declamaciones, todo lo que hallo en las Gazetas se reduce a que en una carta de un clérigo llamado Palafox al obispo de Puebla, que trahe la Gazeta de 26 de diciembre 1811 dice aquél que : «habiendo tenido noticia en Tehuacan, que un exército respetable de insurgentes se hallaba cerca de aquella ciudad, salió una división de tropa ; pero en llegando a Chapulco supieron que los enemigos sólo eran una partida de ladrones compuesta de poco más de 100 hombres que entraron en la hacienda de D. Rafael Vázquez Ruiz, robaron hasta los zapatos usados, y lo mataron a él ; y que pasando a la hacienda de D. Juan Santa Rosa mataron a uno de sus hijos.»207 En la Gazeta de 30 de noviembre 1811, hay también otra carta particular en que un europeo escribe a su amigo Zárate que en la insurrección de Xamiltépec mataron a 10 europeos el día 10208.

  • 209 Hay en las gacetas más abusos o delitos cometidos por los ejércitos insurgentes que los que cita Mi (...)

99Estos son todos los asesinatos que hallo en las Gazetas hechos por los insurgentes209, y no por sus exércitos, sino por alguna partida de ladrones, de que en España también hay abundancia con nombre de patriotas, y los generales procuran desarmarlos, y castigarlos el gobierno. Y aun me temo que en esas mismas muertes los europeos callan las circunstancias de que ellos han sido los agresores, como en todas las insurrecciones de América, especialmente en Nueva España, en que se armaron con el tí[p. 544]tulo de Voluntarios de Fernando VII, y por orden de Venegas desde su llegada ellos y los vecinos principales de los pueblos se organizaron en batallones con el nombre de Patriotas, y hacen a los insurgentes todo el mal que pueden, ya solos, ya unidos con la tropa, cuyos gefes casi en todos sus partes recomiendan a los Patriotas.

  • 210 Se trata de la Gaceta de 30 de nov. de 1811 (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1115- (...)
  • 211 «No sabéis qué espíritu os inspira.»

100Tengo razón de pensar así por lo que alguna vez se les escapa. En la misma Gazeta últimamente citada hay una carta del presbítero D. José Tomás Cerrada, desde Xamiltépec, en 18 de noviembre, al comandante Zárate, y dice : «El Dios de las misericordias me ha castigado por algunos días ; pero ya estamos sintiendo los efectos de su bondad, pues hemos escapado de la muerte que el monstruo Valdés en su sanguinario corazón deseaba damos por estar cumpliendo con las obligaciones de ministros de Jesu Cristo, expeliendo del templo del Señor a los inicuos y declarándolos públicamente excomulgados.» «Ya tenemos alistados 200 hombres con armas en esta casa curatal, y hemos preso al Ayuntamiento de los indios», añade otra carta allí mismo210. ¿Excomulgándolos, he?, ¿ armando tropas en la casa curatal?, ¡y esto como ministro de Jesu Cristo! Nescitis cuius spiritus estis211, respondería Jesu Cristo a este blasfemo. Las tales excomuniones son ridiculas ; pero el estar con ellas excitando el fanatismo para matar a los insurgentes merecía bien que éstos arrojasen a sus fanáticos perseguidores del número de los vivientes, como intentó el Rey D. Pedro en Sevilla con el único que vino a notificarle la excomunión del Papa.

101En la Gazeta de 13 de junio 1812, el comandante de San Luis Potosí, Tovar, después de contar la derrota que sufrieron las compañías de Río Verde el 15 de febrero, dice : «Los enemigos en seguida entraron a Río Verde en corto número, saquearon dos casas, cuyo importe no llegará a mil pesos, y [p. 545] sin cometer otro daño se fueron al rancho del Javalí, de donde se llevaron al mayordomo y todos los peones, dexando casi desnuda la familia del capitán del cuerpo de frontera D. Miguel Ormaechea, que anda en el exército del Señor Calleja.» ¿Y los del Señor Calleja, &c, no queman en los pueblos las casas que pertenecen a insurgentes, y aun se llevan presas a sus familias y las de sus parientes, como lo hemos visto en las Gazetas, y toman todos sus haberes?

102Así van todas sus quexas. Yo no digo que no hayan cometido los insurgentes asesinatos y robos, porque éstos son inseparables de toda guerra civil, y más de un pueblo oprimido 300 años por los europeos, de un pueblo contra quien se están executando crueldades inauditas y felonías horribles sin respetar en ellos el derecho de gentes, sagrado hasta para los bárbaros pero ¿ cómo estos baladrones dueños de las imprentas, que cacaraquean mil menudencias y hacen delito hasta de las intenciones, y que no perdonan a la calumnia y la mentira, no expresan estas maldades siquiera para disculpar las suyas? Tengo a la vista la carta ya antes citada de un europeo respetabilísimo de México, en 11 de febrero 1811, que dice a un amigo suyo : «Por parte de los insurgentes no tiene Vd que temer confiscación ni otro mal alguno en caso que logren sus intentos, pues aun ahora tratan con mucha consideración los bienes de los que han cuidado de no meterse en nada, como me sucede con mis haciendas, de que sólo se han llevado los caballos de silla y algunas muías. Si las haciendas de N. han padecido, es porque su administrador (europeo) se metió a patriota y dirigió 2 o 3 ataques contra los insurgentes que se habían establecido cerca, alanceando mugeres y fugitivos, y otras cosas a este tenor.»

103El respetable Diputado de México en las Cortes D. [p. 546] José Beye Cisneros me repitió varias veces en Cádiz, delante de otros diputados y muchas personas, que, quando el exército de Hidalgo se acercó a México, una partida de él llegó a su hacienda de minas y se tomaron toda la plata, ausente su administrador, clérigo europeo a quien creyeron pertenecía ; pero éste corrió al exército, reclamó la plata como de dicho Diputado, y restituyéndosela toda al momento, la llevó por enmedio de ellos a México. Tal ha sido la conducta de los insurgentes, y si como dice el Espíritu Santo la boca habla de abundancia del corazón, mui bueno debe de ser el suyo quando se ve en todos sus partes responder con tanta civilidad y atención a los baldones atroces y groseras injurias con que los vicerealistas continuamente los maltratan. Parecen éstos árabes beduinos o malcriados hotentotes tratando con pueblos civilizados y cristianos. A la verdad, las desvergüenzas sólo prueban en quien las dice sobra de mala crianza y falta de razones.

104No tienen los europeos ciertamente ninguna de quexarse si para contener sus horrores los insurgentes han recurrido últimamente a las represalias. Ya advierten ellos en sus periódicos que se han visto precisados a practicarlas, y yo he referido las que han executado en Chilapa y Oaxaca. Cuentan también en el número 23 de su Ilustrador Americano que «habiendo el Excelentísimo Señor vocal de la Junta, Dr D. José Sixto Verdusco, dado parte al Señor Presidente, desde Tancítaro, en 29 de agosto 1812, de haber derrotado todas las expediciones enviadas por Truxillo desde Valladolid, y destruido enteramente el refuerzo que mandó a dirección del capitán de Nueva España el habanero Josef Fuentes, en que éste quedó prisionero con todos los que no fueron muertos en las cercanías de Pátzquaro, se pasó a este perverso por las armas como tenía merecido [p. 547] por sus maldades ; por último llevaba consigo varios exemplares del impío bando de ese ateísta andaluz (Venegas) en que declara a los eclesiásticos sujetos al fuero militar, con una instrucción para que circulase por la religiosísima y benemérita provincia de Valladolid.»

  • 7 Dista 10 leguas de su capital, Zelaya, que dista de México 70 leguas norueste.

105Refieren en el número 24, idem, que «habiendo D. Ramón Rayón ganado el 29 de septiembre, después de una acción obstinada de 4 horas, a Xeréquaro7 (caverna pertrechada de artillería, de donde tiempo ha los cíclopes en partidas salían a robar la comarca a sólo el ruido de haber alojado algún soldado de la patria), envió al Excelentísimo D. Ignacio Rayón 127 prisioneros, 2 de ellos europeos, y éste mandó pasar por las armas a los 2 europeos y 7 prisioneros, porque a sus crímenes particulares habían añadido el de hacer fuego después de rendidos. El comandante de ellos, Ferrer, americano, que aquel mismo día había salido para sorprehender a un infeliz insurgente que le dixeron había en las cercanías, fue arcabuceado por haber él executado lo mismo con 120 americanos.»

  • 212 Hasta «intenciones» (pág. [551]), Mier copia con casi total exactitud la primera parte del Manifies (...)

106Estas represalias son mui cortas, y no hallo otras en los periódicos que tengo de los insurgentes. Pero ellas son una consecuencia precisa de la irracional negativa de Venegas al famoso Plan de paz o guerra de la Junta Nacional, que, enviado por el cura de Zacatecas, Dr D. José María Cos, al Virey y demás autoridades de México, fue allí como antes diximos, quemado de orden del Virey por mano de verdugo, juntamente con el Manifiesto que le precedía y acompañaba. La Junta publicó ambos entonces en su periódico El Ilustrador Americano desde 20 de mayo 1812, que comienza [p. 548] así212 : «Para que el público se cerciore de las intenciones de la nación americana y califique sus procedimientos comparándolos con los de los opresores, se insertan el manifiesto y planes aprobados por la Suprema Junta Nacional en los mismo términos en que se dirigieron oficialmente de orden de Su Magestad a las principales autoridades del reyno y al intruso virey Venegas, quien tuvo la temeridad de mandarlos quemar por mano de verdugo.»

Sigue el oficio con que el Dr Cos le remitió dichos papeles

  • 8 Este nombre se da en Nueva España a los españoles europeos y no por apodo sino tomado de los indios (...)

107«Excelentísimo Señor. Lleno de incomparable satisfacción por haberse dignado la Suprema Junta Nacional de aprobar el manifiesto y planes que acompaño, tengo el honor de dirigirlos a V. E. de orden expresa de S. M. Los principios y máximas incontestables en que se funda obligan a todo hombre de bien a decidirse por el partido de la nación, cuya justicia sólo puede ignorar el que cierra obstinadamente los ojos del entendimiento a las verdades más claras, y tapa sus oídos para no escuchar los clamores de la religión, de la naturaleza, de la humanidad y de la política, que resuenan por los quatro ángulos del globo terráqueo, con tanto honor nuestro como oprobio e ignominia eterna de nuestros antagonistas. Yo, haciendo violencia a mi naturaleza, hubiera prescindido de los sentimientos y relaciones más precisas, contentándome con sustraerme del reyno por no ver la devastación de mi patria, si V. E. me hubiera concedido la licencia que solicité para trasladarme a España ; pero no pudiendo presenciar la violación de los derechos más santos, qualquiera género de muerte me parece preferible a una apatía vergonzosa y criminal o a la baxeza de estar precisado a influir de algún modo en el derramamiento de la sangre de mis inocentes hermanos ; sea la que fuere mi suerte, [p. 549] estoy seguro de que los hombres buenos de ambos partidos aprobarán en todo tiempo mis sentimientos estampados en esos pliegos ; ellos son también los de toda la América, y V. E., a pesar de las mentiras con que procuran alucinarlo algunos gachupines8 perversos y tontos, debe saber a la hora [p. 550] de ésta que no está peleando con una gavilla de ladrones, sino con la nación levantada en masa, que reclama y sostiene sus derechos con la espada, tiene ya un gobierno organizado, establecidos los fundamentos de su constitución, y tomadas sus providencias para llevar al cabo sus justas pretenciones. Si estos conocimientos fueran bastantes a hacer decidir a V. E. por el partido de la justicia, aprovechándose en tiempo oportuno de las intenciones filantrópicas de la nación, que no es de creer subsistan siempre, puede V. E. abrir las negociaciones por medio de un comisionado, que será tratado con la mayor consideración en observancia inviolable de los derechos de gentes y de guerra. Son muchos y muy notorios los males que afligen al reyno con enorme detrimento de la monarquía, y transcendentales a la parte moral del Estado. La Soberana Junta Nacional Americana supone a V. E. demasiado penetrado de sentimientos de religión, humanidad y fidelidad a nuestro augusto monarca el Señor D. Fernando VII para dudar un solo momento que prestará quantos influxos pendan de su arbitrio conducentes a la admisión de alguno de los planes en que se interesa el mejor servicio de Dios y del Rey, entendido de que se han despachado también a todos los cuerpos y autoridades del reyno, lo que participo a V. E. en cumplimiento de lo que me manda Su Magestad. Dios guarde a V. E. muchos años. Real de Sultepec, 16 de marzo 1812. D. Josef María Cos. Excelentísimo Señor Teniente General de los Reales exércitos de España D. Francisco Xavier Venegas.»

MANIFIESTO

108«La nación americana a los europeos habitantes de este continente. Hermanos, amigos y conciudadanos, la santa religión que profesamos, la recta razón, la humanidad, el parentesco, la amistad y quantos vínculos respetables nos [p. 551] unen estrechamente de todos los modos que pueden unirse los habitantes de un mismo suelo, que veneran a un mismo soberano y viven bajo la protección de unas propias leyes, exigen imperiosamente que prestéis atento oído a nuestras justas quejas y pretensiones. La guerra, este azote cruel, devastador de los reynos más florecientes y manantial perpetuo de desdicha, no puede producirnos utilidad alguna, sea el que fuere el partido vencedor, a quien, pasada la turbación, no quedará otra cosa más que maligna complacencia de su victoria ; pero tendrá que llorar por muchos años pérdidas y males irreparables, comprendiéndose acaso entre ellos, como es muy de temerse, el de que una mano extrangera de las muchas que anhelan a poseer esta porción preciosa de la monarquía española, provocada por nosotros mismos y aprovechándose de nuestra desunión, nos imponga la ley quando ya no sea tiempo de evitarlo, mientras que frenéticos con un ciego furor nos acuchillamos unos a otros, sin querer oírnos ni examinar nuestros recíprocos derechos, ni saber quáles sean nuestras miras, obstinados vosotros por vuestra parte en calumniarnos en vuestras providencias judiciales y papeles públicos, fundados en una afectada equivocación y absoluto desentendimiento del fondo de nuestras intenciones.

  • 9 Desde aquí ya copio del Ilustrador Americano del 6 de junio, que comienza : Conclusión del manifies (...)
  • 213 Blanco White y Mier publicaron fragmentos de este manifiesto, porque no pudieron tenerlo íntegro. H (...)
  • 214 A partir de «Con iguales desprecios» hasta el final del Manifiesto («está gimiendo la América», pág (...)
  • 215 El Dr Cos murió en 1819.

1099213214215«Con iguales desprecios habéis ultrajado la primera [p. 552] nobleza americana, manifestando con vuestros dichos y hechos que habéis declarado la guerra a ésta, y lo que es más sensible, al venerable clero ; os llamáis atrevidamente señores de horca y cuchillo, dueños de vidas y haciendas, jueces de vivos y muertos, y para acreditarlo no perdonáis asesinatos, robos, incendios ni libertades de toda especie, hasta atreveros a inquietar las cenizas de los muertos, exhumar los cadáveres de los que han fallecido de muerte natural para juzgarlos ; habéis cometido la cobarde torpeza de poner en venta la vida de los hombres, cohechando asesinos secretos y ofreciendo crecidas sumas de dinero, por bandos mandados publicar en todo el reyno, para el que matase a determinadas personas. Hasta aquí pudo llegar la desvergüenza de una felonía reprobada por todo derecho, que ha roto el pudor y se hará increíble a la posteridad. ¡Atentado horrible, sin exemplar en los anales de nuestra historia!, tan contrario al espíritu de la moral cristiana, subversivo del buen orden y opuesto a la magestad, decoro y circunspección de nuestras sabias leyes, como escandaloso a las naciones más ignorantes que saben respetar los derechos de gentes y de guerra. Habéis tenido la temeridad de arrogaros la suprema potestad y, baxo el augusto nombre del Rey, mandar orgullosa y despóticamente sobre un pueblo libre que no conoce otro soberano que a Fernando VII, cuya persona pretende representar cada uno de vosotros con atropellamientos que jamás ha executado el mismo Rey, ni los permitiría aun quando este asunto se opusiera a la soberanía ; el que conociendo vosotros por un testimonio secreto de vuestra conciencia concierne directa y únicamente a los particulares individuos, tratáis con más severidad que si fuere relativo al mismo Rey ; habéis [p. 553] pretendido reasumir en vuestras privadas personas los sagrados derechos de religión, rey y patria, aturdiendo a los necios con estas voces tantas veces profanadas por vuestros labios, acostumbrados a la mentira y calumnia ; os habéis envilecido a los ojos del mundo sensato con haber querido confundir esta causa, que es puramente de estado, con la de religión ; y para tan detestable fin habéis impelido a muchos ministros de Jesucristo a prostituir en todas sus partes las funciones de su ministerio sagrado.

110«¿Cómo podéis combinar estos iniquos procedimientos con los severos preceptos de nuestra santo religión y con la inviolable integridad de nuestras leyes? ¿Y a quién sino a la espada podremos ocurrir por justicia, quando vosotros, siendo parte, os constituís nuestros jueces, acusadores y testigos, al mismo tiempo que se disputa si sois vosotros los que debéis mandar en nuestros dominios a nombre del Rey, o nosotros, que constituímos la verdadera nación americana ; si sois unas autoridades legítimas, ausente nuestro soberano, o intrusos y arbitrarios que queréis apropiaros sobre nosotros una jurisdicción que no tenéis y nadie puede daros?

111«Esta espantosa lista de tamaños agravios, impresa vivamente en nuestros corazones, sería un terrible incentivo a nuestro furor que nos precipitaría a vengarlos, nada menos que con la efusión de la última gota de sangre europea existente en el suelo, si nuestra religión, más acendrada en nuestros pechos que en los vuestros, nuestra humanidad y la natural suavidad de nuestra índole no nos hiciera propender a una reconciliación antes que a la continuación de una guerra cuyo éxito, qualquiera que sea, no puede prometernos más felicidad que la paz, atendida vuestra situación y circunstancias.

112[p. 554] «Porque si entráis imparcialmente en cuenta con vosotros mismos, hallaréis que sois más americanos que europeos. Apenas nacidos en la Península os habéis traspuesto a este suelo desde vuestros tiernos años, habéis pasado en él la mayor parte de vuestra vida, os habéis imbuido en nuestros usos y costumbres, connaturalizado con el benigno temperamento de estos climas, contraído conexiones precisas, heredado gruesos caudales de vuestras mugeres o adquirídolos por vuestro trabajo e industria, obtenido sucesión y creado raíces profundas. Muy raro de vosotros tiene correspondencias con los ultramarinos sus parientes o sabe del paradero de sus padres, y desde que salisteis de la madre patria ¿no formasteis la resolución de no volver a ella? Qué es pues lo que os retrae de interesaros en la felicidad de este reyno, de donde os debéis representar naturales? ¿Acaso el temor de ser perjudicados? Si hemos hecho hostilidades a los europeos y favoritos, ha sido por vía de represalia habiéndolas comenzado ellos.

113«El sistema de la insurrección jamás fue sanguinario ; los prisioneros se trataron al principio con comodidad, decencia y decoro ; innumerables quedaron indultados, no obstante que, perjuros e infieles a su palabra de honor, se valían de esta benignidad para procurarnos los males posibles, y después han sido nuestros más atroces enemigos. Hasta que vosostros abristeis las puertas de la crueldad comenzó a hostilizaros el pueblo de un modo muy inferior al con que vosotros os habéis portado. Por vuestra felicidad más bien que por la nuestra desearíamos terminar unas desavenencias que están escandalizando al orbe entero ; y acaso preparándonos por alguna potencia extrangera desgracias que tengamos que sufrir quando no podamos evitarlas ; y así, a nombre de nuestra común fraternidad y demás sagrados [p. 555] vínculos que nos unen, os pedimos encarecidamente que examinéis con atención e imparcialidad sabia y cristiana los planes de paz y guerra, fundados en principios evidentes de derecho público y natural, los quales os proponemos a beneficio de la humanidad para que, eligiendo el que os agrade, ceda siempre en utilidad de la nación. Sean nuestros jueces el carácter nacional y las estrecheces de circunstancias las más críticas y baxo las que está gimiendo la América.

PLAN DE PAZ

Principios naturales y legales en que se funda

  1. La soberanía reside en la masa de la nación.

  2. España y América son partes integrantes de la monarquía, sujetas al Rey, pero iguales entre sí y sin dependencia o subordinación de una respecto de la otra.

  3. Más derecho tiene la América fiel para convocar cortes y llamar representantes de los pocos patriotas de España, contagiada de infidencia, que España para llamar de América diputados por medio de los quales nunca podemos estar dignamente representados.

  4. Ausente el soberano, ningún derecho tienen los habitantes de la Península para apropiarse la suprema potestad y representarlo en estos dominios.

  5. Todas las autoridades dimanadas de este origen son nulas.

  6. El conspirar contra ellos la nación americana, repugnando someterse a un imperio arbitrario, no es más que usar de su derecho.

  7. Lexos de ser esto un delito de lesa magestad (en caso de serlo, será de lesos gachupines, que no son magestad), es un servicio digno de reconocimiento al Rey, y una satisfacción de su patriotismo que S. M. aprobaría si estuviera presente.

  8. Después de lo ocurrido en la Península y en este continente desde el trastorno del trono, la nación americana es [p. 556] acreedora a una garantía para su seguridad, y no puede ser otra que poner en execución el derecho que tiene de guardar estos dominios a su legítimo soberano por sí misma, sin intervención de gente europea.

De tan incontrastables principios se deducen estas justas pretensiones

  1. Que los europeos resignen el mando y la fuerza armada en un congreso nacional e independiente de España, representativo de Fernando VII, que afiance sus derechos en estos dominios.

  2. Que los europeos queden en clase de ciudadanos, viviendo baxo la protección de las leyes sin ser perjudicados en sus personas, familias ni haciendas.

  3. Que los europeos actualmente empleados queden con los honores, fueros y privilegios y con alguna parte de las rentas de sus respectivos destinos, pero sin el exercicio de ellos.

  4. Que declarada y sancionada la independencia se echen en olvido de una y otra parte todos los agravios y acontecimientos pasados, tomándose a este fin las providencias más activas, y todos los habitantes de este suelo, así criollos como europeos, constituyan indistintamente una nación de ciudadanos americanos vasallos de Fernando VII, empeñados en promover la felicidad pública.

  5. Que en tal caso la América podrá contribuir a los pocos españoles empeñados en sostener la guerra de España, con las asignaciones que el congreso nacional imponga, en testimonio de su fraternidad con la Península y de que ambas aspiran a un mismo fin.

  6. Que los europeos que quieran espontáneamente salir del reyno obtengan pasaporte para donde más les acomode ; pero en ese caso los empleados antes no percibirán la parte de rentas que se les asignare.
    [p. 557]

PLAN DE GUERRA

Principios indubitables en que se funda

  1. La guerra entre hermanos y conciudadanos no debe ser más cruel que entre naciones extrangeras.

    • 10 Los llamados insurgentes celebran donde se hallan con la mayor pompa que pueden los días natalicios (...)
    • 216 Esta "octava" es incompleta.

    Los dos partidos beligerantes reconocen a Fernando VII ; los americanos han dado de esto pruebas evidentes, jurándolo y proclamándolo en todas partes, llevando su retrato por divisa, invocando su augusto nombre en sus títulos y providencias, y estampándolo en sus monedas y dinero numerario ; en este supuesto estriva el entusiasmo de todos, y sobre este pie ha caminado siempre el partido de la insurrección.10216

  2. [p. 558] Los derechos de gente y de guerra, inviolables entre naciones infieles y bárbaras, deben serlo más entre nosotros, profesores de una misma creencia y sujetos a un mismo soberano y a unas mismas leyes.

  3. Es opuesto a la moral cristiana proceder por odio, rencor o venganza personal.

  4. Supuesto que la espada haya de decidir la disputa, y no las armas de la racionalidad y prudencia por convenios y ajustes concertados sobre bases de la equidad natural, la lid debe continuarse del modo que sea menos opresivo a la humanidad, demasiado afligida para dexar de ser objeto de nuestra más tierna compasión.

De aquí se deducen naturalmente estas justas pretensiones

  1. Que los prisioneros no sean tratados como reos de lesa magestad.

  2. Que a ninguno se sentencie a muerte ni se destierre por esta causa, sino que se mantengan todos en rehenes para su cange.

  3. Que no sean incomodados con grillos ni encierros, sino que siendo ésta una providencia de mera precaución, se pongan sueltos en parage donde no perjudiquen las miras del partido donde se hallan arrestados.

  4. Que cada uno sea tratado según su clase y dig[p. 559]nidad.

  5. Que no permitiendo el derecho de guerra la efusión de sangre, sino en el actual exercicio del combate, concluido éste no se mate a nadie ni se hostilize a los que huyen o rinden las armas, sino que sean hechos prisioneros por el vencedor.

  6. Que siendo contra el mismo derecho y contra el natural entrar a sangre y fuego en las poblaciones indefensas, o asignar por diezmos o quintos personas del pueblo para el degüello, en que se confunden inocentes y culpados, nadie se atreva baxo de severísimas penas a cometer este atentado horroroso que tanto deshonra a una nación cristiana y de buena legislación.

  7. Que no sean perjudicados los habitantes de los pueblos indefensos por donde transiten indistintamente los exércitos de ambos partidos.

    • 11 Atrás se han visto las excomuniones de los europeos inquisidores y del electo de Valladolid en Nuev (...)

    Que estando ya a la hora de ésta desengañado todo el mundo acerca de los verdaderos motivos de la guerra, y no teniendo lugar el ardid de enlazar esta causa con la de religión, como se pretendió al principio11, se abstenga el estado eclesiástico de prostituir su ministerio con declamaciones, sugestiones, y de otros qualesquiera modos, conteniéndose dentro de los límites de su inspección ; y los tribunales eclesiásticos no entrometan sus armas, vedadas en asunto puramente de Estado que no les pertenece ; pues de lo contrario abaten seguramente su dignidad, como está demostrando la experiencia, y exponen sus decretos y censuras a la mofa, irrisión y desprecio del [p. 560] pueblo, que en masa está ansiosamente deseando el triunfo de la patria ; entendidos de que en este caso no seremos responsables de las resultas por parte de los pueblos entusiasmados por su nación ; aunque por la nuestra protestamos desde ahora para siempre nuestro respeto y veneración profunda a su carácter y jurisdicción en cosas propias a su ministerio.

  8. Que siendo éste un negocio de la mayor importancia que concierne a todos y a cada uno de los habitantes de este suelo indistintamente, se publique este manifiesto y sus proposiciones por medio de los periódicos de la capital del reyno, para que el pueblo, compuesto de americanos y europeos, instruido de lo que más le interesa, indique su voluntad, la que debe ser la norma de nuestras operaciones.

  9. Que en caso de no admitirse ninguno de los planes se observarán rigurosamente las represalias.

114«Ved aquí, hermanos y amigos nuestros, las proposiciones religiosas, fundadas en principios de equidad natural, que os hacemos, consternados de los males que afligen a la nación ; en una mano os presentamos el ramo de oliva y en otra la espada, pero no perdiendo de vista los enlaces que nos unen, teniendo presente que por nuestras venas circula sangre europea, y que la que actualmente está derramándose con enorme detrimento de la monarquía, y con el objeto de mantenerla íntegra durante la ausencia de nuestro soberano, toda es española. ¿Qué impedimento tenéis que sea justo para examinar nuestras proposiciones? ¿Con qué podréis cohonestar la terca obstinación de no querer oírnos? ¿Somos acaso de menos condición que el populacho de un solo lugar de España? ¿Y vosotros sois de superior gerarquía a la de los Reyes? Carlos III descendió de su trono para oír a un plebeyo que llevaba la voz del pueblo de Madrid. A Carlos IV le costó nada menos que la abdicación de la corona el tumulto de Aranjuez, ¿y sólo a los americanos [p. 561] quando quieren hablar a sus hermanos, en todo iguales a ellos, en tiempo en que no hay Rey, se les ha de contestar a balazos? No hay pretexto con que podáis cohonestar este rasgo del mayor despotismo.

  • 12 Como éstos son los primeros papeles que llegan a Londres de los insurgentes de México, que el gobie (...)

115«Si al presente que os hablamos por última vez, después de haberlo procurado infinitas, rehusáis admitir alguno de nuestros planes, nos quedará la satisfacción de habéroslos propuesto en cumplimiento de los más sagrados deberes que no saben mirar con indiferencia los hombres de bien. De este modo quedaremos vindicados a la faz del orbe, y la posteridad no tendrá que echarnos en cara procedimientos irregulares ; pero en tal caso acordaos que hay un supremo severísimo juez, a quien tarde o temprano habéis de dar cuenta de vuestras operaciones y de sus resultas y reatos espantosos, de que os hacemos responsables desde ahora para quando el arpón de crueles remordimientos clavado en medio de una conciencia despejada de preocupaciones no dexe lugar más que a vanos y estériles arrepentimientos ; acordaos que la suerte de América no está decidida, que las armas no siempre os favorecerán, y que las represalias en todo tiempo son terribles. Hermanos, amigos y conciudadanos, abrazémonos y seamos felices, en vez de hacernos mutuamente desdichados.»12

116[p. 562] Acabando de copiar estos planes de paz o guerra presentados por la Junta Nacional de México al Gobierno, no he podido menos que acordarme de la observación que dice haber hecho en su viaje a las Américas el célebre barón de Humboldt, de que los americanos de la meridional cultivaban con preferencia los estudios de imaginación y belleza, y los de la septentrional las ciencias exactas, porque en efecto se ha visto que aquéllos en esta contienda exponen sus derechos en pomposas piezas de elocuencia, y éstos en demostraciones geométricas, tanto más rigorosas quanto proceden sobre axiomas o principios que los mismos españoles europeos han reconocido y sancionado : La soberanía de la nación y la igualdad de derechos de los naturales y [p. 563]originarios de las Américas, como que éstas son partes integrantes de la misma nación española.

  • 217 El Plan de paz y el Plan de guerra (págs. [554-561]) están en el Ilustrador Americano, n° 5, del mi (...)

117Procediendo el Plan de paz217 de estos principios por consecuencias necesarias, haberse negado el gobierno a aceptarlas es un despotismo evidente y una tiranía atroz. Rehusar el Plan de guerra, que, procediendo con igual necesidad de los mismos principios, invoca los consiguientes del derecho de gentes y de la religión cristiana, es una barbarie, una impiedad, una inhumanidad monstruosa que debe convertir una guerra de hermanos en guerra de caribes, de represalias sangrientas, de furor, rabia y desolación, en una nueva conquista, que es quanto puede decirse, conquista que grangeará a los españoles mayor execración que les ha merecido la primera, porque, siendo tan injusta, no pueden ahora pretextar que la hacen contra bárbaros, gentiles ni desconocidos.

118Sin embargo pocos son los que saben radicalmente las causas que han abortado esta guerra devoradora de la mitad del globo, todos las desean saber, y la generosidad de la nación inglesa, que aún porfía en interponer su mediación, es acreadora a que para mejor informarla entre en un examen más detenido y forme el último libro, que servirá como de epílogo a los antecedentes.

Notes

1 El doctor Bustamante en sus números 1° y 2° de su Juguetillo. El 1° comenzó así : «¿Conque podemos hablar...? ¿Estamos seguros? preguntó Da Rodríguez a D. Quixote, quando éste creyó que peligraba su virginidad en la visita nocturna de la dueña.» Al 6° número tuvo en efecto que escapar del juego antes que el visir quisiese arrastrar con él de firme a un calabozo como con el Pensador.

2 En la Gazeta del Gobierno de México de 9 de junio 1812 está el edicto o pastoral de 3 del mismo mes en que el Cabildo sede vacante prohibió el Ilustrador Americano so las penas establecidas en el derecho canónico contra los autores, fautores y encubridores de libelos famosos y sediciosos, cual califican éste1 sin atreverse a decir excomunión, por no exponerse a la risa y al escarnio a que se ha expuesto la Inquisición con las suyas, y que por lo mismo no debió de hacer en esto papel, aunque el primer canónigo que firma es inquisidor europeo y basta. Sin duda Beris-táin reduxo a sus co[p. 498]frades para meterse en lo que no les toca. Lo más chusco son las razones que alegan para la prohibición :
1
a. Que la Junta se da el tratamiento de Magestad. Y hace bien, pues que cree representar a Femando VII ¿No se lo dio a sí por lo mismo la Regencia primera?, ¿no se lo dio la Central, las Juntas de provincias, y se le dan los Consejos, Cámaras y Audiencias?, porque el tratamiento de Alteza con que éstas y algunos Consejos se trataban era por respecto a su antigüedad en que los Reyes usaban dél, no, habiéndose introducido hasta Carlos V el de Sagrada Magestad, con que los miserables gusanos de la tierra se nos han querido endiosar. Antes se contentaban con Merced y Señoría.
2
a. Porque crían párrocos y deponen los antiguos quando no son de su partido. Yo no sé qué conexión tiene con un papel para calificarlo de bueno o malo la conducta de su autor. Venegas a nombre de Fernando VII, como las Juntas de España, ¿no ponía curas y quitaba hasta el pellejo de los que no eran adictos a su partido?
3
a. Porque ponen manos violentas en los ministros del santuario fieles a las autoridades constituidas. Este terminillo es el mismo de los afrancesados en España, que así llaman a los empleados josefinos. Si con esto quieren decir los de México que prenden a los alborotadores excomulgadores y heretificadores, puede ser, y está mui bien bien hecho, porque la defensa es permitida, y la Bula de la Cena, hoy revocada, estuvo siempre suplicada en esa parte. Pero maltratarlos y ahorcarlos es hazaña propia de Venegas, Cruz, Salcedo, Bustamante, &c, &c, testigos Coahuila, Chihuahua, Irapuato, Valladolid y Tenango, que tanto han escandalizado en México ; testigo el mismo Cabildo a quien recurrió el clero contra el sacrilego bando de Venegas de 25 de junio, pidiendo entredicho general y remedio posesorio. Contra ninguna otra cosa insisten más los periódicos insurgentes que contra esa violación del fuero eclesiástico.
[p. 499] 4a. Porque se han atrevido a dispensar sobre los impedimentos del matrimonio. Con esta noticia, que yo no creo, Pérez de la Puebla se mofó de la Junta en el Congreso de Cádiz para oponerse a la mediación de Inglaterra, en 16 de julio 1812. El Español refiriendo esto, pág. 227 de su número de agosto, puso dos!! y con razón, porque ¿quién es el necio que no sabe que los mejores teólogos y canonistas modernos, así como vindican a la autoridad civil únicamente la facultad de establecer impedimentos de matrimonio, así le dan la potestad de dispensarlos? Entre innumerables bastaría leer a Leplat en sus 22 cartas a Pío VI, y al abate Lagier, Du mariage, que con motivo de la revolución de Francia entró en su examen más profundo.
5
a. Porque roban los diezmos de las iglesias. Aquí está el busilis de los canónigos que los perciben; y tanto han de hacer estos Señores que nos obligarán a que les digamos lo que ellos son y lo que son los diezmos; porque el tiempo es a propósito para sacar a bailar las usurpaciones. Por ahora sólo diré que el famoso Alexandro VI, creyéndose dueño de todos los bienes de la Iglesia, cedió en su Bula de 16 de diciembre 1501 los diezmos de las Indias al Reye España, a pesar del mismo Concilio lateranense, en que la Iglesia declaró por suya la décima parte de los bienes ajenos, a tiempo que ella se creía dueña del mundo en lo temporal también. Que por esta donación todos los AA. españoles creen los diezmos secularizados e incorporados a la Corona como bienes patrimoniales, y los Fiscales del Rey, con muchos AA. que pueden verse en Solórzano, siempre han sostenido que puede el Rey gastarlos hasta en usos profanos; así es que, aunque los cedió a las catedrales, vuelven a su saca real bolsa en novenos primeros y segundos, espolios, vacantes, anatas y otras zarandajas. Y si los insurgentes en exército y partidas de España se apropian los diezmos de ella, que son espirituales, porque primero es defender la patria que cantar, ¿por qué no lo han de hacer los de América con los suyos, que son bienes reales?
[p. 500] 6a. Porque habla mal El Ilustrador del excelentísimo Venegas, cuya dulzura y clemencia es notoria (ya la hemos visto), y porque debe ser religiosamente venerado por los hijos de la Iglesia de Jesu Cristo. Buenas noches, Señores aduladores espirituales, que yo ya puse esto antes en su pleno día.
7
a. Y aquí fica o punto como dicen los portugueses : porque en El Ilustrador trastruecan y debilitan los sucesos de las armas del Rey ensalzando las suyas. Si las de Venegas son triunfantes en realidad ¡la verdad triunfará! Si no, en vano recurre a prohibiciones eclesiásticas ; eso mismo prueba que él es el que quiere engañar usando de armas vedadas.

3 El Español la imprimió en marzo 1812.

4 Real se llama el pueblo donde hay minas. Y para que nos entendamos de una vez, ciudad entre nosotros se llama un lugar, por lo regular grande, que tiene Ayuntamiento con 12 regidores, y territorio grande en que ejerce jurisdicción, con algún otro privilegio. Villa es menor por lo regular y siempre tiene menor jurisdicción, y no tantos regidores. Pueblo en América se llama el lugar donde el Ayuntamiento es de indios, aunque haya algunos [p. 503] vecinos que no los sean, y aunque el lugar sea mui grande. Valle son caseríos en un valle bajo una jurisdicción. Haciendas son cortijos. Ranchos se llaman los cortijos de ganados.

5 He sumado los cañones tomados para demostrar la quixotería de los comandantes vireynales. Quien sabe los largos estudios que hacen los oficiales destinados a la artillería no podrá menos que reírse de las caño-nadas que se dice hacer los insurgentes sin máquinas, artífices ni estudios. Cañones de palo, cañoncitos débiles y delgados de cobre o bronce, fundidos como las campanas, todo informe, aunque cada día mejorado por el ingenio y la experiencia, ha sido todo el axuar de los insurgentes. Así es necesario descañonar en gran parte a los partes. El Juguetillo dice que Calleja, quando oye los elogios de sus victorias, no podrá menos que preguntar como Alexandro quando se le leyó un diario de sus operaciones en la expedición de Persia : ¿Y dónde estaba yo quan do hacían todos eso?, porque todo es una fábula.

6 Consta de su periódico El Ilustrador Nacional que llegaron a Sultepec; de ellos algunos se unieron a la tropa insurgente. En El Ilustrador Americano el canónigo Velasco argüye a Beristain con este pasage para reprocharle la barbarie del gobierno vireynal.

7 Dista 10 leguas de su capital, Zelaya, que dista de México 70 leguas norueste.

8 Este nombre se da en Nueva España a los españoles europeos y no por apodo sino tomado de los indios, que llamaron así a los conquistadores, porque les llamaron la atención sus acicates. Se compone de catli (calzado o zapato), del qual se elide el tli en la composición, y de tzopini (cosa que espina o punza), resultando catzopini, esto es, hombres con espuelas. Los españoles pronunciaron gachopín corrompiendo el acento, que nunca es agudo en la final, y tres letras. La primera es la c, y ésta y la q, por cierta oscuridad al pronuciarlas los indios, convirtieron casi siempre en g, de que carece la lengua nahuatl o mexicana. Así pronunciaron México en vez de Mécsico, por haber los indios escrito x en vez de cs, porque aquella letra se acerca más al sonido del scin hebreo que es el que ellos pronuncian en México. La segunda letra que corrompieron los españoles es la o, porque los tlaxcaltecas y otros pueblos por donde pasaron la pronunciaban de manera que parecía u ; hoy se pronuncian o y u indiferentemente. La tercera letra corrompida fue la tz, que les pareció sonar ch porque semeja al sonido de la letra hebrea tzade, que es la que pronuncian los indios. En general los españoles corrompieron todos los finales en c y tl, pronunciando por exemplo, en vez de Coatépec, Coatepeque, y en vez de tómatl, tomate. Mejor hubiera sido en los primeros suprimir la c, que no es sino la partícula en embebida. En las segundas como tzocolatl, petaltl, &c. quitaron la l y pronunciaron como española la e muda francesa, que allí se entiende y no escribieron los indios por no tenerla los españoles.
En fin éstos, siendo europeos, en la América meridional son llamados
chapetones, que algunos han querido derivar de la palabra chilena chiapi , picaro, y no es sino palabra haytina que significa hombre de lejanas tierras.

9 Desde aquí ya copio del Ilustrador Americano del 6 de junio, que comienza : Conclusión del manifiesto de la nación americana; y como no tengo los números intermedios desde el 30 de mayo, no puedo asegurar si verdaderamente sigue el Manifiesto como yo lo pongo, aunque el hilo del discurso parece probar que sí. El doctor Cos, autor de estos papeles, estaba a la cabeza de una división. He visto carta del interior de México de que había caído prisionero y a consequencia había sido ajusticiado ; pero no tengo conocimiento del autor de la carta para calcular la fe que merece.

10 Los llamados insurgentes celebran donde se hallan con la mayor pompa que pueden los días natalicios de los Serenísimos Señores Hidalgo y Allende, como primeros gefes de la libertad americana, lo mismo que si estuviesen vivos. Tengo varios versos de los que se imprimen en su elogio en estas ocasiones ; y en el número 26 del Ilustrador Americano la descripción de las fiestas, toros, colgaduras, iluminaciones, serenatas, &c. con que se celebraron en Tlalpujahua, en 1812, los días de Allende, el día 31 de julio, anunciados el día 29 en bando por el Presidente de la Junta, el Excelentísimo Señor Rayón. «Fue mui vistosa, dice, la simetría con que se pusieron las luces en el balcón de S. E., en cuyo medio se acomodó un decente dosel, donde fue colocado el augusto retrato de nuestro Soberano el Señor D. Fernando VII, con una hermosa matrona al lado, símbolo de la América, en ademán de sostenerlo. En las extremidades se leían las siguientes octavas.
Tlalpujahua feliz, real venturoso,
Alza la frente, y la expresión admira
De ese augusto retrato magestuoso
Que gloria a un tiempo y pesadumbre inspira ;
Y desde allá con ahínco soberano Protege la honradez del pueblo indiano.

[p. 558] II.
Héroe inmortal, Allende incomparable,
Honor de la nación americana,
A pesar del tirano detestable
Y de su turba criminal insana,
Hoy se convierte a ti con rostro afable
La gratitud excelsa y soberana,
Y entre sonoras vivas de alegría
Bendice el pueblo tu glorioso día.»

11 Atrás se han visto las excomuniones de los europeos inquisidores y del electo de Valladolid en Nueva España, y en la América del Sur no han faltado las del Obispo Cuenca, &c., pero no he podido menos que reírme al leer en las gazetas de Buenos Ayres y Lima que el Obispo de Quito como americano los ha empatado, concediendo indulgencia plenaria a los que tomen las armas para defender la patria contra los europeos del partido opresor.

12 Como éstos son los primeros papeles que llegan a Londres de los insurgentes de México, que el gobierno español se había obstinado en pintarnos como gavillas de foragidos sin gobierno, para oponerse a la mediación de Inglaterra, nada quiero omitir, y así copio del número 6 del Ilustrador Americano de 13 de junio la Proclama con que acompañaron el Manifiesto y Planes insertos en los números anteriores, a varios particulares de México y otras poblaciones.
«Hermanos europeos, los adjuntos pliegos llegaron al Virey y demás cuerpos tan auténtica y originalmente que jamás podrán ne
[p. 562]garlo ; pero a pesar de ello habéis visto ya que no se adopta partido alguno racional, ni se trata de otra cosa que de precipitaros y perderos con la más cruel y temeraria obstinación. Sólo un gobierno arbitrario, despótico y tirano es capaz de esto. Es clarísimo que ni la patria, ni el Rey, ni mucho menos la religión santa, pueden servirles de pretexto, y que sentados como unos Nerones en el solio que han usurpado y de que no quieren se les despoje, todo lo prostituyen y desprecian, y ven con indiferencia los horrores y desgracias que causan indistintamente a criollos y europeos, como no sea arrancar de sus sangrientas manos el gobierno que nos conduce a una ruina inevitable y a la total pérdida del reyno y de la monarquía. Creed a la razón y a la justicia estampadas con caracteres irresistibles e indelebles en este papel, y no deis más oídos a los embustes y falacias de que se valen para cegaros, y que jamás veáis vuestra verdadera felicidad. La nación toda está decidida, os habla de buena fe y os presenta la oliva que protege y asegura vuestras vidas, vuestras familias y haciendas ; reunámonos pues, olvidando nuestros mutuos agravios, y corramos a tomarla en vez de presentar los pechos al acero con escándalo del mundo.»

Notes de fin

1 Edicto del cabildo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 599-601). Las cursivas son casi una cita.

2 Mier entresaca del texto del edicto 7 razones por las que se prohibió el periódico, y las expone en su mismo orden ; invierte las dos últimas para poner al final la que le parece más importante. Las 7 razones van escritas en cursivas, pero éstas no corresponden a citas rigurosas, aunque las razones de la prohibición se ajustan al texto del edicto.

3 Referencia equivocada. Se trata de El Español, núm. 28, ag. de 1812, V, pág. 327. Mier no rectifica una errata en la paginación de El Español, que indica efectivamente pág. «227». Nueva prueba de la prisa con que redactó su obra.

4 Abbé Agier, Du mariage. Esta obra figura en el inventario de los libros dejados por Mier en Soto la Marina (véase CDHGIM [75], vol. 6, doc. núm. 844, y también Mier, Memorias, cap. V, ed. Porrúa, t. II, pág. 41).

5 Sólo hemos contado 19.

6 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 807 : 22 de julio. Don Torcuato Trujillo era Comandante militar de la provincia de Michoacán. Se trata de partes dirigidos a Trujillo y transmitidos por éste al gobierno superior.

7 Parte del capitán Felipe Robledo, remitido por Trujillo ; Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 807-809. Mier sigue este pasaje :
«Toda la tropa y oficiales cumplieron cuanto cabía en las circunstancias del
fuego infernal que sostuvieron por el tiempo de cuatro horas y media sin intermisión, que no nos dejaba respirar libremente [...]» (Gaceta del Gobierno de México, ibíd., pág. 809).
Este es un ejemplo de cómo Mier compone sus extractos sin variar las palabras de los partes. Cf. págs. [498-499].

8 Según Gaceta del Gobierno de México,, ibíd., pág. 807:
«[...] tomar esta plaza a sangre y fuego,
a costa de cualquier pérdida, si V.S. no se rinde a discreción, entregándola dentro de veinticuatro horas».

9 Referencia más precisa : El Español, núm. 23, marzo de 1812, V, pág. 366.

10 Mier utiliza estas expresiones del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2,

págs. 811-813):
«los asesinos Silverio Partida, Juan Herrera y Francisco Alatorre»
«este insolente pueblo»
«dejando en el campo 250 muertos». En el capítulo de las recomendaciones, Negrete escribe:
«limitándome a expresar ahora que
acuchillaron mayor número de enemigos en razón de sus mejores caballos, el Sargento de Colima Joaquín Solórzano [...]» (Gaceta del Gobierno de México, ibíd., pág. 813).
Mier suele reproducir los insultos que los oficiales dirigen a los insurgentes, pues, como escribe nuestro autor hacia el final de este libro : «A la verdad, las desvergüenzas sólo prueban en quien las dice sobra de mala crianza, y falta de razones.» (pág. [546]).

11 Parte del coronel Río : Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 813-814. A pesar de las comillas y del empleo de la primera persona, el pasaje no es una cita textual rigurosa. Mier utiliza preferentemente dos párrafos de la gaceta (pág. 813), introduciendo algunas modificaciones que proceden de otros pasajes del parte de Negrete. Las palabras «esta canalla» no se encuentran en el texto del parte, pero era una manera habitual de designar a los insurgentes por parte de los oficiales realistas.

12 Las frases en cursiva son citas exactas del parte de Calleja (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 834-836). Incluso es una cita textual el pasaje : «fueron muy pocos... por las armas» (pág. [503]) ; cf. ibíd., pág. 835. Por lo demás, Mier utiliza estas expresiones dispersas :
«haciendo muchos prisioneros, sin haber podido coger a los cabecillas, cura Ramos y Oropesa» (ibíd., pág. 834),
«de la infantería enemiga fueron muy pocos los que quedaron con vida» (ibíd.)
«trozo de insurgentes» (pág. [502]); cf. ibíd., pág. 835.
Como siempre, Mier resume considerablemente el parte, copiando con exactitud las expresiones que muestran mejor el carácter despiadado de la guerra llevada a cabo por los ejércitos realistas.

13 Este otro parte de Calleja en Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 836-837.

14 Éste es uno de los balances más discutibles del libro. Mier suele ser exacto en el cálculo de muertos, heridos y presos. Hay ciertamente muchos errores —en uno u otro sentido—, debidos a la premura con la que escribió su Historia ; otras inexactitudes pueden ser simples erratas o proceder, incluso, de una mala lectura de la grafía de Mier por parte de los tipógrafos ingleses : observamos, por ejemplo, una confusión frecuente entre el 5 y el 9. Pero Mier no necesita forzar el sentido de los partes que, en general, abultan considerablemente la mortandad enemiga. A veces Mier ofrece un balance mortal excesivo, porque toma al pie de la letra las exageraciones puramente verbales de los partes ; lo hace aquí de forma más aproximada que en otros casos ; en la primera batalla entre José López y los «3 o 4 000 insurgentes», el parte dice : «de la infantería enemiga fueron muy pocos los que quedaron con vida», pero en esta Gaceta no se cuantifica la pérdida de los insurgentes.

15 El primer parte de Porlier lleva la fecha de 16 de septiembre (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 865-867).

16 Mier sigue concretamente este pasaje del parte:
«y
por no haber desempeñado el comandante de caballería las precisas y estrechas órdenes que le di repetidas veces, no hemos hecho el destrozo que se debía, pero sin embargo han quedado muertos el cabecilla Marcelino Rosales (a éste no lo he visto, pero me lo han asegurado), un coronel, un capitán y nueve indios.
He castigado al pueblo de S. Juan, abrigo constante de los malvados
y reincidente en todo género de maldades» (Gaceta del Gobierno de México, ibíd., págs. 866-867).

17 Mier utiliza diferentes pasajes del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 867-868):
«La grande reunión mandada por el pérfido Canseco, que se hallaba en Tenanzingo, compuesta de la indiada de más de veinte pueblos, porción considerable de gente de a caballo, tres cañones de corto calibre, bastante fusilería y otras armas» (ibíd., pág. 867),
«la pérdida de los rebeldes en la montaña fue muy considerable» (ibíd., pág. 868),
«en el llano se les mataron 13 hombres los más de a caballo. Nuestra pérdida por lo duro y empeñado del ataque en la inaccesibilidad del cerro, fue también considerable y muy sensible» (ibíd., pág. 868).

18 El parte de Ciriaco de los Llanos es muy largo y ocupa casi toda la Gaceta de 26 de sept. (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 871-878). Mier elimina totalmente las anécdotas, descritas minuciosamente por el oficial ; "sintetiza" varias acciones que tuvieron lugar desde el día 4 por la noche hasta el día 7 de sept. (no el día 17, cf. 1. [22]), con muchas inexactitudes en cuanto a los hechos concretos, pero reproduce casi textualmente las expresiones que muestran la crueldad de los realistas y sus insultos ; el parte describe detalladamente las presas conseguidas, lo cual no es tan habitual como lo afirma Mier.

19 Mier utiliza dos pasajes distintos del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 882-883) :
«destinamos 17 hombres de a caballo, 9 de infantería y
17 indios honderos patriotas del pueblo de Remedios» (ibíd., pág. 882),
«resultaron muertos más de 30 enemigos, entre ellos dos cabecillas, Matías Visueto y Juan Trejo, los más obstinados en seguir el partido revolucionario, cuyas cabezas se fijaron en aquel parage para escarmiento de los demás, 1 prisionero y 15 mujeres, sin que hasta el día se haya podido averiguar el número fijo de heridos, cuyas huellas, ensangrentadas se manifestaron estampadas por varios puntos.» (ibíd., pág. 882).
El parte añade : «sin que de nuestra parte resultara por un efecto de la protección divina ni un sólo hombre contuso de piedra» (ibíd.).

20 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 883 : «[...] una mujer que por seductora y espía castigué y remití por cordillera a Tula».

21 Estos dos partes, escritos por el capitán Cayetano Quintero y remitidos por Arredondo, están referidos en la Historia, como lo dice Mier. Véase Libro XI, pág. [380], y Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 883-885.

22 Este balance también es bastante discutible. Mier toma al pie de la letra algunas expresiones del último parte : «la más completa y decidida victoria», «ha muerto mucha gente» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 885). Pero en esta gaceta sólo hay especificados 230 muertos. Mier no menciona un cañón tomado por las tropas de Arredondo.

23 En efecto, Piedras cuenta 8 muertos, pero da a entender que hubo muchos más. Mier

suprime el relato de Francisco de las Piedras, bastante afrentoso para los insurgentes (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 905-907).

24 Mier utiliza esta frase del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 907-908) : «mataron al que capitaneaba a los rebeldes, y tres o cuatro más de ellos sin contar varios heridos o muertos» (ibíd., pág. 908). La imprecisión de Mier («alguna mortandad»), que ni siquiera cuenta a estos «tres o cuatro» en el balance, parodia la imprecisión del propio Carminati que, al parecer, no quiere entrar en menudencias.

25 Este parte de Fernández en Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 909-910.

26 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 910 : «rebeldes y chusma [...] nos insultaban con gritos y desvergüenzas». No aparece la palabra «bandido».

27 El número de muertos y heridos no está en el parte de Linares. Lo calcula Trujillo según «noticias posteriores». Parte de Linares y carta de remisión de Trujillo en Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 925-928.

28 Aunque lo parezca, esto no es un comentario de Mier ; Trujillo escribe exactamente :
«quitó de 40 a 50 caballos ensillados a los que por salvarse y huir de la persecución vigorosa que les hacía la tropa, los abandonaron y se tiraron a una ciénaga, prefiriendo el ahogarse a la suerte que en manos de la tropa les esperaba.»
(Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 926).

29 Mier utiliza estos dos pasajes distintos del parte de Trujillo (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 928-930) :
«el total exterminio y castigo de los que se llaman ejércitos de los rebeldes» (ibíd., pág. 928),
«en ocho días han sido destruidas las cuadrillas más numerosas de rebeldes» (ibíd.).

30 Muñiz fue nombrado Teniente General por Morelos, a pesar de su ataque frustrado contra Valladolid ; pero había vencido a los realistas en Tixtla en el mes de agosto. Pidió el indulto en 1817. Participó en la expedición de Mina en 1818 y fue fusilado.

31 El pasaje «el rebelde Muñiz... José María Suárez» es una cita casi exacta. Cf. Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 928.

32 En todo este resumen, Mier sigue de cerca el texto de Trujillo. Desde «destruyó de un modo tan decisivo» hasta «sin llaves», Mier sigue con algunas variaciones un pasaje situado al principio del parte. Cf. Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 928-929.

33 Luciano Navarrete : mercedario insurgente muy valiente. Pidió el indulto en 1819 (Diccionario de Insurgentes].

34 «en menos de dos horas... cadáveres» es una cita casi exacta. En el parte de Trujillo encontramos exactamente el miembro de frase : «cuyo camino y sus inmediaciones estaban cubiertos de cadáveres» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 929).

35 El pasaje «pondera el horror... carmelita» es una cita casi exacta. El parte dice a continuación : «[...] que había apostatado desde el principio, de la comunidad de esta ciudad» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 929).

36 La Gaceta dice : «los habitantes de todos los pueblos y haciendas no sueltan [en lugar de «no largan»] la insurrección, por la libertad de conciencia en que viven y disfrutan de la impunidad de sus crímenes, por manera que se necesitan muchos castigos y muy duros para restablecer el orden». Véase Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 929.

37 Desde «Concluida la acción» es otra cita casi textual (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 929-930). Por supuesto la «persecución y exterminio» está en el parte de Trujillo. Éste afirma también ser necesario :
«castigar las muchas cuadrillas que hay» (ibíd., pág. 929),
«perseguir constantemente tanta cuadrilla de ladrones que infestan el
país» (ibíd.).

38 Mier ha sabido aprovechar este parte, con un largo resumen que copia casi textualmente los pasajes más significativos del texto escrito por el coronel Trujillo, enlazándolos para componer un extracto coherente. En efecto este parte está lleno de episodios sangrientos, hace una llamada al castigo y al exterminio de los sublevados, y además revela que la rebelión está muy extendida.

39 Este balance se refiere a las tres gacetas de 5 de oct., de 21 y de 23 de nov. El cálculo de «3 100 muertos» es más bien modesto, ya que a los 3 000 muertos según la Gaceta de 21 de nov., hay que añadir los 40 o 50 jinetes ahogados y 300 «entre muertos y heridos» según el primer parte de esta Gaceta de 5 de oct.

40 Mier anuncia cuatro gacetas para el mes de noviembre, pero falta el extracto de la Gaceta del día 28.

41 La cifra muy precisa de 8 067 insurgentes no se encuentra en este parte. Aquí Bustamante calcula que los insurgentes mandados por Muñiz eran unos 5 000 hombres ; en otro parte publicado en la Gaceta de 23 de nov. (extractada también por Mier), Bustamante corrige esta primera cifra y afirma que los sublevados eran 8 067. Mier utiliza aquí dos fuentes sintetizadas. Parte del teniente coronel Castillo y Bustamante (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1083-1088).

42 La frase «sino que les faltan fusiles y la pericia de los oficiales veteranos del Virey» no está en el parte ; es un comentario personal de Mier que pasa inadvertido, lo cual es poco frecuente en este Libro XIII.

43 Según la Gaceta eran 13.

44 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1036 : «300, pero por estar sin llaves y considerarse inútiles, los destrozaba la tropa y tiraba en las barrancas».

45 A pesar de las comillas, el pasaje «que habiéndolos desconcertado... Divina Providencia» no es una cita textual. Observamos además que Mier pasa del estilo indirecto al estilo directo. Hay tres distintas partes :
- el primer miembro de frase : «habiéndolos desconcertado y puesto en fuga» procede del relato de la acción dirigida por el teniente coronel Echegaray contra 400 fusiles emboscados :
«los desconcertó, y aprovechándose del momento este advertido jefe, los atacó con la mayor valentía y los puso en precipitada fuga.» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1085-1086).
- el pasaje «su caballería siguió... no tienen llaves» se ajusta a otro pasaje del parte. No es una cita (es más bien un resumen), pero reproduce los términos que muestran la carnicería causada por las tropas realistas. Mier aprovecha también el contraste inverosímil entre las pérdidas insurgentes y las pérdidas realistas.
- el final «Entre sus muertos... Providencia» es una cita con alguna variación. Este pasaje muestra la calidad de las tropas insurgentes : de ahí su interés para el propósito de Mier (Cf. ibíd., pág. 1086).
El parte termina así
: «a la protección que nos dispensa la Divina Providencia y al arrojo casi temerario con que acometen nuestras tropas.» Mier elimina sistemáticamente las alusiones al valor y al entusiasmo de las tropas realistas, alusiones de las que estos partes están plagados, obviamente.

46 Después del nuevo rumbo de la carrera de Iturbide en 1821, Mier no cambió verdaderamente de actitud. Sospechando su participación en un complot, el emperador lo mandó encarcelar en un convento. Véase infra, pág. [538].

47 El parte dice exactamente que el religioso Alarcón «se vio en la precisión de quitar la vida a un insurgente por defender la suya» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1087), lo que cambia bastante el sentido que Mier da a este hecho cruel. (Mier recoge muy puntualmente las alusiones a los eclesiásticos que luchaban con los realistas y se merecían todos los elogios, mientras que los que servían la insurrección eran excomulgados. Véase Libro IX, págs. [309-316], sobre la excomunión como acto puramente político). En este parte hay otras recomendaciones para varios sacerdotes de los ejércitos realistas, «a cuyas circunstancias debo agregar la caridad y celo con que todos se dedicaron a auxiliar a los insurgentes en los últimos trances de su vida» (Gaceta del Gobierno de México, pág. 1088), hecho que Mier no refiere.

48 En este parte el capítulo de recomendaciones es muy largo. Mier recoge con precisión los casos en que la recomendación tiene un motivo atroz.

49 El informe de Bustamante es muy largo ; ocupa casi toda la gaceta, y Mier condensa mucho (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1091-1098).

50 La primera frase («Dice que... cañones») es un resumen. La segunda frase («Las gavillas... música») sigue dos pasajes del parte, que se refieren a dos días diferentes. El día 13, dice Bustamante, «supe positivamente que sus armas consistían en 20 o 22 cañones de artillería, 500 fusiles y un número considerable de hombres entre infantería y caballería [...]» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1093). El día 14, al contar el ataque con mucho detalle, Bustamante dice que «continuaron los toques de su música» (ibíd., pág. 1095). Este ejemplo muestra el procedimiento sintético empleado por Mier en la composición de sus extractos.

51 A pesar de la primera persona verbal, Mier no cita más exactamente el texto de Bustamante, al contrario. Este pasaje está escrito según el procedimiento empleado en este Libro de cita-resumen. Está exactamente en el parte la frase «haciendo una carnicería horrible y excesiva a la de Acuitzio, por ser también mayor el número de los insurgentes» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1096).

52 Según la Gaceta, la provincia de Oaxaca empezó a agitarse :
«por el maléfico influjo del infame Antonio Valdés, hombre despreciable bajo todos los aspectos, que fomentando la rebelión en los pueblos de Xamiltepec, Pinotepa del Rey y otros los ha hecho teatro de desolación, dando muerte a los europeos que los habitaban, y causando a los demás vecinos toda especie de sufrimientos y vejaciones»
(Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1115).

53 Zárate no dice exactamente esto. Los dos hombres estaban presos. Zárate quería que a José Domingo Cano [no José Domingo a secas] se le ejecutara en Xamiltepec, a título ejemplar, mientras que el Intendente quería conducirlo a Oaxaca. Parece claro que los dos fueron finalmente ejecutados, pero estaban todavía vivos cuando Zárate escribía su parte (Parte de Zárate, Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1115-1118).

54 Donde la Gaceta dice «negrada» e «indiada», Mier escribe «negros» e «indios».

55 Mier exagera el papel del religioso mercedario, mencionado en efecto en el parte, pero del que no se dice que «levantó también gente contra ellos» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1118).

56 Todo el extracto es más bien un resumen, para el que Mier utiliza informaciones contenidas en dos partes diferentes : el episodio de la liberación de Francisco Esté-vez [no Esteban], está en un parte del comandante Caldelas a Zárate (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1119).— Se desprende del informe de Zárate que numerosos pueblos indígenas se mantuvieron leales a la autoridad española, lo que Mier no menciona, por supuesto.

57 Esta gaceta contiene en efecto un solo parte militar. Pero encontramos en ella dos informes mandados al obispo de Puebla por dos sacerdotes que describen los estragos causados en sus pueblos por las tropas insurgentes (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1167-1172).

58 La expresión «dos mil viles ladrones», casi cómica, procede de otras dos expresiones contenidas en el parte : «2 000 rebeldes», y «cuadrillas de viles ladrones» (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1172-1173).

59 La última frase («aunque estaba apoyado... Medrano») procede de un informe detallado publicado en la gaceta siguiente, de 14 de dic.

60 El resumen de este parte («el 29 cometió Montaño la horrible traición... 40 insurgentes») puede parecer poco claro, porque aquí el punto de vista es distinto. En lugar de utilizar los términos mismos del parte, Mier habla aquí en su nombre. Los insurgentes intentaban atraer a los indios sin conseguirlo ; Hernández era un jefe insurgente ; Montaño y otro soldado realista intentaron atraérselo diciendo que querían desertar, y luego lo mataron. Los términos «horrible traición» y «alevosamente» son juicios del propio Mier que no están, por supuesto, en la Gaceta. Mier cita este episodio de la Gaceta en su Libro XI, pág. [380].— Se desprende del informe de Villaescusa que los indios Opatas se negaron firmemente a reunirse con los insurgentes ; esto no aparece en el resumen de Mier (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1175-1178).

61 Este parte no es de Bernardo Villamil, como escribe Mier por error, sino del capitán Francisco Guizarnotegui. Está compuesto según el procedimiento habitual de cita aproximada y resumen (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1178-1180).

62 El informe del comandante Malo con el detalle de las operaciones está en esta Gaceta de 17 de dic., pero la carta del general Calleja al Virrey se encuentra en la Gaceta del día 14 ; dice Calleja en ella que San Miguel es un «pueblo donde la mayor parte de la gente común había permanecido rebelde hasta la presente».

63 Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1183-1188. Este parte refiere una acción sin ninguna importancia militar, pero quiere mostrar la lealtad de los habitantes de San Miguel, cuna de Allende ; no había en el pueblo ninguna tropa real y los cabecillas insurgentes fueron arrestados gracias a la participación de los vecinos. Al insistir sobre el hecho de que San Miguel era, hasta entonces, un pueblo «en su mayor parte rebelde», Mier da a entender lo contrario de lo que pretende mostrar este parte. Tampoco refiere los actos poco recomendables de los insurgentes. Por ejemplo, su jefe, Bernardo Huacal (que Malo llama, con el estilo peculiar de estos partes, el «ladrón comandante»), al querer entrar en el Oratorio de San Felipe Neri, «cometió el horrible atentado de matar dentro de sus claustros al portero, pobre viejo inocente, por sólo la acción natural de quererle cerrar la puerta.» (Gaceta del Gobierno de México, ibíd., pág. 1184).

64 «cogidas en el parage del ataque, y me suplican los mayordomos de las haciendas robadas que no les dé la libertad por ser muy malas» (Parte de Fernández, Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1191).

65 Parte de Rebollo (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1192-1193).

66 Desde «sin tirar un tiro», Mier cita exactamente, aunque en estilo indirecto, una frase del parte de La Torre (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1193).

67 Gaceta del 7 de nov. Segundo parte de Torre (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1193-1194).

68 Hasta «Retiróse a curar a Cadereyta», Mier resume el segundo parte de Torre.

69 El pasaje «donde fue atacado... mucha parte» es un resumen del tercer parte de Torre (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1195-1196). El resumen es más detallado, porque el parte indica que los habitantes de Cadereyta eran favorables a los insurgentes, que éstos eran numerosos y estaban bien organizados y disciplinados, y que habían atraído a muchos desertores de los ejércitos reales.

70 Parte de Juan José Padilla (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1197-1198). Está fechado del 14 de marzo, y no del 15 (cf. pág. [512]). A pesar de la primera persona verbal, la última frase no es una cita literal.

71 Las gacetas de 21 y 26 de dic. contienen un único parte muy detallado del teniente coronel Ochoa, sobre el que Mier no insiste, pues, como lo escribe, ya lo comentó en otra parte de la Historia (Libro XI, pág. [382]). Aquí sólo recuerda que, según Ochoa, todos los pueblos estaban «insurgentados». La frase en cursivas no es una cita exacta (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1199-1203 y 1218-1222).

72 «harto lastimoso» es un comentario de Mier, de efecto bastante cómico para quien puede cotejar este resumen con el parte original. En efecto, Piedras refiere varias acciones sin conseguir disimular que fueron reveses poco honrosos, aunque confiese casi únicamente la muerte de los caballos (Parte de Piedras, Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1223-1226).

73 El pasaje «considerables estragos... heridas» es una cita exacta (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1225).

74 Hasta aquí Mier resume considerablemente el parte remitido por el gobernador de Veracruz. Los «regueros de sangre» están en la Gaceta (Primer parte de Jáuregui, Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1226-1228).

75 El pasaje «He diferido... vecinos» es una cita aproximada al estilo de Mier. Mier elimina lo que matiza algo el rigor del capitán Jáuregui contra el pueblo (Cf. Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs.1227-1228).

76 Segundo parte de Jáuregui (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1228-1229).

77 Es el resumen de un corto parte, ya referido en el Libro XI, págs. [413-414]. La «mortandad horrorosa» está en el parte (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1231).

78 Mier resume muy rápidamente este parte del gobernador de Tlaxcala En efecto, se trata de un texto escrito en términos relativamente moderados, y por lo tanto poco aprovechable para el propósito de nuestro autor (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1233-1234).

79 Mier mencionó a este personaje bastante sanguinario en el Libro XI, pág. [380].

80 Parte del capitán Blanco (Gacela del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1234-1236). El pasaje entre comillas es una cita exacta a partir de «la mortandad dentro del pueblo» (ibíd., pág. 1236). La primera frase se refiere a un pasaje anterior en el texto del capitán Blanco, donde éste dice : «matando a punta de lanza cuantos encontrábamos en la calle» (ibíd., pág. 1236).

81 por supuesto.

82 Ver la nota antecedente.

83 Parte de Ochoa (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 6-8). Mier elimina todas las circunstancias de la batalla y sintetiza el pasaje donde Ochoa hace el balance de muertos y presos.— En sus extractos, Mier suele mencionar a los presos en poder de los insurgentes : es una manera de mostrar que los insurgentes no ejecutaban a sus presos. A la inversa, Mier siempre menciona a los presos ejecutados por los realistas. En todo este Libro XIII hay una comparación, más o menos implícita, entre los procedimientos empleados por uno y otro bando.

84 27 de julio, según la Gaceta : Parte de Ochoa, Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 14-16.

85 Mier sintetiza aquí las acciones que tuvieron lugar los días 27 y 28 de julio. Pasajes de la Gaceta copiados por Mier :
«sin otro fruto que haber hecho prisioneros a siete hombres por indicios de insurgentes»
(Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 15), «según los rastros que dejaron, y se vieron precisados algunos a salvar las vidas desbarrancándose por un voladero, en que sin duda varios experimentarían la muerte» (ibíd.).

86 Desde «Hoy mismo» (pág. [515]), es una cita, con alguna variación (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, pág. 16).

87 Los partes de Calleja y Porlier están muy ampliamente citados en el Libro XI, págs. [413-415] (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, págs. 17-19).

88 Mier disponía sin duda de otra fuente que no cita, porque el parte de Calleja citado en esta gaceta no cuantifica los cañones tomados al enemigo. Calleja mandó otro parte con el detalle del armamento confiscado, que publicó la Gaceta de 11 de febr., que Mier no tenía, y en la que se mencionan 43 cañones.

89 Tenancingo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 19).

90 En el parte de Rosendo Porlier desde Tenancingo encontramos los pasajes siguientes citados por Mier :
«después de haber derrotado y dispersado completamente la canalla prófuga de Tenango, acaudillada por los cabecillas Sánchez y Carmonal»
(Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 18),
«e hicieron sin embargo en la canalla mucha mortandad» (ibíd., pág. 19).
En la
Gaceta citada de 30 de dic., encontramos en efecto la «mortandad horrorosa». Mier añade «en la canalla» ; al repetir de manera pesada y casi ridícula la palabra «canalla», Mier no hace más que parodiar el parte de Porlier publicado en la Gaceta de 5 de enero, en el que la palabra es empleada cuatro veces.

91 Mier sintetiza un parte muy largo del teniente coronel José López (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 24-28). El pasaje «325 prisioneros... pasaron de 300» es una cita aproximada en la letra, pero exacta en el contenido (cf. ibíd., pág. 27). El pasaje «donde se pasaron por las armas... rebeldes» es una cita exacta, no del parte sino de la Gaceta, como especifica Mier (ibíd., pág. 28).

92 Mier ofrece aquí una estimación, necesariamente arbitraria, de los presos ejecutados, lo que no es habitual en este Libro. No se entiende cómo Mier llega a 307 muertos : el parte dice, como su extracto, que hubo 300 muertos y 30 mortalmente heridos. Pero esto no afecta el orden de magnitud de su balance global (pág. [541]) ni es esencial a su demostración.

93 El pasaje «empezaron a tocar... pañuelos» es una cita (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 297).

94 «desde donde nos tiraban varios tiros y pedradas ; pero toda esta bizarra tropa despreciando todo riesgo, entró con el mayor respeto y veneración en las iglesias, subiéndose a los campanarios en donde mataron a varios, quitándoles lanzas, estoques, porción de palos y piedras, además de los que pillaron por las calles.» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 293).

95 Este detalle no está en la Gaceta.

96 El 13 ; cf. Parte de Conti (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 297-299) y proclama del mismo (ibíd., pág. 299).

97 «Según confesión de éstos, se hallaban acampados al pie de Calpulalpán, interceptando y robando a quantos pasaban. Se hallaron también en el ataque Josef Antonio y Julián Anaya, siendo el último el que mandaba en gefe aquellas partidas, que a no estar tan estropeada nuestra caballada de los días anteriores en el ataque de Arroyozarco, Nopala y Huichapán, y este día haber andado veinte y dos leguas [...]» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 300).

98 Parte de Ondarza (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 299-300). A pesar de las comillas y de la primera persona verbal, la composición es la misma que en el resto del Libro. El pasaje que sigue más exactamente el texto de la Gaceta (sin ser una cita exacta) es el siguiente : «quando en el campo... tránsito» (ibíd., pág. 300).

99 Mier remite aquí al Libro X, págs. [346-353], donde refería la muerte del intendente Riaño y de sus leales en la alhóndiga de Guanajuato. Véase sobre todo la pág. [350], donde Mier contestaba a Calleja e intentaba justificar la masacre asimilándola a la ejecución de los presos que no se pueden custodiar. Su explicación no convence del todo : la muerte de Riaño y de sus compañeros fue provocada por tropas insurgentes que Hidalgo tal vez no pudo controlar. Es acaso la acción menos justificable cometida por los insurgentes, y sirvió para alimentar la propaganda contra ellos. A lo largo de este Libro XIII, Mier exculpa, comparativamente, a los sublevados mostrando que los oficiales realistas sí eran verdaderos bárbaros, pues ejecutaban a sus presos por sistema.

100 «huyendo precipitadamente por la parte opuesta» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 301).

101 Es un parte largo muy resumido aquí. La palabra «bandidos», para calificar a los insurgentes, está en la Gaceta (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 300-302). Rafael de Casasola era Comandante de las armas de Ixmiquilpán. Sobre los efectivos realistas, la Gaceta habla de 100 infantes y 100 caballos.

102 Parte de Ascorve, muy resumido por Mier (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 303-304) : «sin duda para que los pase por las armas» es una hipótesis de Mier.

103 Se trata de un parte largo sobre los detalles de una batalla urbana, también muy resumido por Mier. El parte dice : «en los días de teanguis», en lugar de «mercado» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 334-336).

104 Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 337-339. Lo que Mier llama el primer parte de esta Gaceta, son en realidad tres partes del teniente coronel Conti, capitán de Cazadores, sitiado en Nopalucán donde tuvo que sufrir varios asaltos de los insurgentes. Mier es aproximado en el relato de los hechos, confundiendo episodios que tuvieron lugar en días distintos ; pero refiere muy exactamente el armamento de las tropas insurgentes estimadas por Conti, para mostrar la preparación y la fuerza militar de los sublevados. Omite : «los pusimos en vergonzosa fuga» (ibíd., pág. 338).

105 Parte de Conti (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 339-340). Éste es uno de los pocos partes en el que el oficial realista confiesa las bajas en sus tropas. Verdad es que los hombres muertos no estaban bajo sus órdenes y que Conti no era responsable de esa derrota. En cambio, esto le permite mostrar la crueldad de los insurgentes, que, según dice, saquearon, etc. Mier no tiene inconveniente en referir las muertes causadas por los insurgentes, bien pocas comparadas con las «mortandades horrorosas» provocadas por las tropas realistas. Mier calla los «viva España» que, según Conti, acogieron a sus tropas cuando entraron en el pueblo.

106 La carta de Avendaño es un relato largo sobre la entrada de los insurgentes en Huamantla. El testigo insiste en el valor de los defensores de la ciudad, en los saqueos y las muertes en la población civil causadas por las tropas rebeldes. Nada de eso aparece en el resumen de Mier, que conserva lo que, en la carta de Avendaño, muestra la fuerza militar de los insurgentes y la nobleza de sus procedimientos (las tres cartas). Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 340-342.

107 Mier resume considerablemente este parte, ya citado por él (Libro XII, pág. [452]). El parte no dice que los prisioneros fueron ejecutados (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 342-343). En realidad, Mier mezcla aquí dos partes publicados en dos gacetas distintas, que refieren los mismos acontecimientos. Véase más adelante, pág. [526], la Gaceta de 25 de abril.

108 La carta dice :
«además de haber muerto el pseudo general Tomás Rodríguez y varios coroneles del mismo cuño, se puede decir que se acabó con la chusma de mala casta y condición, y que pertenecía a los infames Oropesa, Barajas y demás fautores de la negra insurrección.»
(Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1. pág. 344).

109 Mier cita casi textualmente dos pasajes de esta carta (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 344). El «manco García» era Albino García Ramos, gran guerrillero y enemigo de Calleja, ya mencionado anteriormente en la Historia. Preso gracias a un ardid de Iturbide, fue fusilado el 8 de junio de 1812. Véase también nota pág. [540].

110 El cura de Nopalucán informa, dice en su oficio (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 350-352), sobre la brillante acción que el teniente Conti «sostuvo en este suelo los días 21 y 22 del corriente contra la perversa chusma de los iniquos destructores de la religión, del rey y de la patria» (ibíd., págs. 350-351).
Lo demás es un resumen con algunos errores, acaso simples erratas : 1 500 en lugar de 1 900,22 de marzo en vez de 26, y 50 muertos y no 90.

111 13 de enero (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 365).

112 «a poco rato de fuego se apoderó del lugar, y habiendo echado al río mucha carne, sebo, sal, pailas de cobre, pilón, ropa y demás que encontró, quemando todos los xacales donde tenían sus familias, determinó retirarse [...]» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 364). Este resumen, al contrario de lo habitual en este Libro, no utiliza las palabras mismas del parte (ibíd., págs. 363-365).

113 Parte de Piedras (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 365-367). Mier resume según su procedimiento habitual, prescindiendo totalmente de la anécdota ; de ahí inexactitudes en los detalles, que no modifican el sentido del texto. Reproduce más exactamente los pasajes que indican la extensión de la insurrección y la crueldad de Piedras ; éste dice a propósito del cura párroco que salió a su encuentro : «Lo recibí con veneración, pero no gustoso, porque llevaba intenciones de destruir la población» (ibíd., págs. 365-366). Más adelante : «Les hicimos muchos heridos, según los rastros de sangre, y no pocos muertos por las dos partidas de ambos capitanes : se cogieron como 21 prisioneros, de los cuales el de mayor gravedad pasaré por las armas dentro de tres días» (ibíd., pág. 366).

114 La forma «proclameó» no es una errata sino una invención verbal humorística de nuestro autor. Quiere decir : «hizo una proclama».

115 A partir de «y el 29 de marzo proclameó» es el resumen rápido de la proclama de Piedras. Las palabras en cursivas (pág. [523]) son casi una cita exacta ; Piedras dice : «y si no lo hacéis así, estad seguros de que volveré y desolaré vuestro pueblo» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 367).

116 Mier resume aquí dos partes : uno de la Junta de Monterrey y otro del capitán José Santos, transmitido por José María de Sada (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 367-368).

117 El parte del teniente coronel José María Regulés, publicado en la Gaceta de 16 de abr. (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 390-395), destaca sobre los demás partes militares, no sólo por su claridad en la exposición de los hechos y el análisis de la situación estratégica en cada momento, calidades propias de un buen informe militar : ofrece además un testimonio verdaderamente humano de la situación vivida por sus hombres y por los habitantes del pueblo durante los días que duró la batalla, expresado con una cierta calidad literaria. Como ejemplo de lo insólito de este parte :
«Aún la persona más versada en el arte de la guerra y que haya estado en una plaza combatida, no es fácil que forme una viva idea del horroroso espectáculo que se presentaba a mis ojos en aquella gloriosa noche. Por una parte recreaban mis oídos las oraciones de los religiosos, por otra penetraban mi corazón los gritos y lamentos de las mujeres encerradas en la iglesia ; mi alma se fortalecía cuando consideraba en los soldados y oficiales tanto espíritu, tanto valor y tanta intrepidez aún en medio de las fatigas, hambre y sed de tres días continuos, y por otro lado desmayaba mi valor cuando reflexionaba la obstinación del enemigo, los esfuerzos que hacía por tomar la plaza y el cerco que por todos los puntos me tenía echado.» (ibíd., pág. 394).
Regulés no hace una llamada al exterminio y, a pesar de ofrecer un balance parecido al de otros partes (300 insurgentes muertos y sólo 18 hombres suyos), afirma también que lo importante de su victoria no son los muertos sino la ventaja estratégica conseguida. Aunque a los insurgentes los llama «vil canalla» una vez (expresión que Mier no copia), en general son simplemente «el enemigo». Implícita y explícitamente, Regulés reconoce la calidad militar de su adversario, aspecto que Mier recoge en su largo resumen.

118 El pasaje «la victoria que consiguió... Trujano» sigue muy de cerca, sin ser cita textual, el principio del parte de Regulés (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 390). Éste precisa, un poco más adelante, que la fuerza enemiga «consistía en cerca de cuatro mil hombres de caballería e infantería» (ibíd., pág. 391).— Valerio Trujano (no José), arriero mulato, héroe del largo sitio de Huajuapán, cuya conclusión fue el gravísimo descalabro del ejército realista (13 de julio). Muerto en combate el 5 de oct. de 1812.

119 Regulés describe, más adelante en su parte, la entrada de los insurgentes en el pueblo. Mier omite decir que, según Regulés, los insurgentes «incendiaron muchas casas» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 391). La cifra de 500 fusiles («más quinientas armas de fuego») aparece en el parte con ocasión de otra circunstancia de la batalla (ibíd., pág. 394). De todos modos, Mier resume con un «etc.» el detalle de las escaramuzas hasta el día 13. — La Gaceta dice «tuceros» en vez de «chuseros».

120 Regulés había conseguido hacerse fuerte en las azoteas de algunas casas y en el convento y cementerio (no habla de la iglesia), donde también reunió a todos los habitantes del pueblo.

121 A partir de «Tanta constancia» (pág. [523]), Mier resume los dos últimos párrafos del parte. Copia casi literalmente la alusión al juramento de vencer o morir y al perfecto orden de retirada de la caballería insurgente. Entre los prisioneros, Regulés menciona a varios eclesiásticos, «sacerdotes y soldados» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. l, pág. 395).

122 El nombramiento de Quintanar como Juez de la Acordada le fue concedido, dice la Gaceta, en recompensa por las «diversas acciones verdaderamente gloriosas contra los rebeldes» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 396).

123 Son tres partes.

124 Los calificativos de «hinchado y ridículo» se aplican bien a este parte de Negrete del que Mier copia casi textualmente varios pasajes (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. l, pág. 401).

125 La expresión «en una carrera» resume este pasaje del texto de Negrete : «no tardaron más tiempo en apoderarse de todos sus doce cañones, municiones, etc., etc., etc., que el necesario para correr legua y media hasta la falda de un áspero cerro.» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 401).

126 Mier sigue muy de cerca este pasaje de la Gaceta :
«Por la situación del terreno no pudieron acabar como deseaban con toda la chusma de rebeldes, pero quedó el campo bien cubierto de cadáveres. El resto de la canalla se dispersó completamente, y Torres pasó casi solo por este pueblo. La caballería e infantería montada siguen todavía el alcance» (
Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 401).

127 La frase «Estoy lleno de sentimiento... la sufren» es cita literal (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 401).

128 Bando de Cruz (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 402-403). El pasaje «sobre la canalla... Godines» es una cita literal (ibíd., pág. 403).

129 Parte de Linares (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 403-404). Mier utiliza más precisamente este pasaje de la Gaceta :
«habiendo acometido los bribones haciendo sus escaramuzas que duraron hasta el jueves 12 a las cinco de la tarde, les maté más de ciento cuarenta hombres, entre ellos varios cabecillas, siendo uno de los principales el nombrado Antonio Contreras, y llevaron muchísimos heridos.» (ibíd., pág. 403).

130 Parte de García del Casal (Gacela del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 407-411). La rendición de Huamantla a los insurgentes ya fue publicada en la Gaceta de 2 de abril. Según García del Casal, el pueblo resistió lealmente y sufrió, dice, «el estrago más sangriento y funesta catástrofe que padeció un pueblo que siempre se hizo acreedor por su lealtad y acendrado patriotismo a la mayor consideración». Mier cita el primer miembro de la frase, pero no el segundo (ibíd., pág. 410).

131 A pesar de la primera persona verbal («Nuestra pérdida... más de 200 hombres»), no se trata de una cita exacta del parte. Cada una de las tres frases corresponde a tres pasajes diferentes del parte :
- «Nuestra pérdida... caballos» es cita literal de la Gaceta (
Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 411) ;
- «Yo... vida» es un resumen de otro pasaje (ibíd. pág. 410)
;
- «La pérdida... 200 hombres» es también un resumen (ibíd., pág. 411).

132 Este parte de Piedras está escrito en términos moderados y, por lo tanto, es poco aprovechable para Mier (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 411-412).

133 La Gaceta dice «Paz». Mier resume mucho un largo parte que indica que todo el pueblo de Aculcinco se unió al cabecilla Machorro (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 417-420).

134 «esta acción pudo haber sido más gloriosa si hubiesen igualado los de caballería el valor y entusiasmo de mis soldados de infantería, pero como por desgracia a la primera descarga hicieron fuga la mayor parte de ellos con el teniente D. Pedro María Fernández[...]» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 419).

135 Mier no se detiene porque ya comentó este episodio en la Historia (Libro XII, pág. [452] y Libro XIII, pág. [520]). Como ya se dijo, Mier mezcla el parte de Calleja (véase Gaceta de 2 de abr.) y éste de Armijo. Los dos calculan que los insurgentes eran unos 3 000 hombres (300 en el texto de Mier es un error), pero cuentan de forma diferente los muertos y heridos. Armijo dice que hubo 500 muertos, pero Mier apunta la cifra de Calleja (452), en principio menos favorable a su demostración. Ninguno de los dos dice que los presos fueron ejecutados. Mier utiliza otra fuente, no citada aquí pero mencionada en el Libro XII, pág. [452] : «Un europeo escribe de México con fecha 1° de abril "que pasó los prisioneros por las armas, y entró triunfante en el campo de Coautla".» (Parte de Armijo, Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 424-428).

136 Por error : 34. Partes del brigadier Santiago Irisarri, segundo comandante de las armas de Puebla, del comandante Layseca y del coronel Ordóñez (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 433-436).

137 Este balance final lo da el coronel Ordóñez que vino a auxiliar a Layseca : «Su mortandad ha sido considerable ; nuestra pérdida ha sido alguna.» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, pág. 435).

138 Por supuesto Conti no dice que «escapó», sino que tuvo que «replegarse» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 436).

139 Mier extracta la Gaceta del día 23, y no 22, como lo anuncia aquí por error. Repite este mismo error pág. [528]. El 22 de mayo no hubo Gaceta. Al anunciar sus Gacetas de mayo, olvida la del día 21, extractada más adelante.

140 Parte ampliamente citado (Libro XII, págs. [457-460]). Calleja calcula 800 a 1 000 muertos (véase pág. [460]) y no hace un balance general de presos y armamento confiscado, sino que va dando resultados parciales a lo largo de su relación. El cálculo de Mier es aproximado (Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México de 1° de mayo de 1812, t.1, págs. 445-452).

141 Este corto parte está citado íntegramente en el Libro XII, pág. [460] (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 461).

142 Partes de Ordóñez y Layseca (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 465-470). La Gaceta de 5 de mayo incluye dos partes detallados sobre la batalla de Atlixco, ya referida en la Gaceta de 28 de abril. El primer parte es del coronel Ordóñez y el segundo del comandante Layseca. Mier mezcla los dos textos ; es Ordóñez quien alude a la «numerosa gavilla de Izúcar con sus cabecillas Sánchez, su cuñado Bravo, Ayala y otros varios» (pág. [527]); ibíd., pág. 466. Es Layseca quien hace el balance final de la batalla y califica de «horrorosa» la mortandad entre los insurgentes.

143 Parte ampliamente citado en el Libro XII, págs. [461-462] (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 479-482).

144 El parte de Calleja no dice que los prisioneros fueron ejecutados (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 487-488). Aquí Mier se cita a sí mismo, refiriéndose probablemente a un párrafo del Libro XII, pág. [469], en el que cita a su manera este mismo pasaje de la Gaceta («Mariano de la Piedra... Quautla») y en el que afirma nuevamente que los presos fueron ejecutados, no sé si apoyándose en la carta privada publicada en el Redactor General de Cádiz citada en nota (pág. [468]), o en la carta privada citada por él pág. [452]. Véanse también las notas a las gacetas de 2 y 25 de abril (págs. [520] y [526]). Al margen de la verdad de los hechos referidos por Mier, la utilización de fuentes, no claramente identificadas, diferentes a las que él mismo ha fijado, es una contravención al sistema de argumentación que se propone seguir al principio de este Libro.

145 Esta Gaceta no contiene ningún parte militar, pero publica una carta interceptada del jefe insurgente Máximo Bravo a su hermano Miguel, en la que se afirma que la batalla de Cuautla fue un duro revés para las tropas de Morelos (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, págs. 492-494).

146 Parte de Llano (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 531-534). Lo que Mier llama «retirada» y describe también como tal en el Libro XII, págs. [451-452], el brigadier Ciriaco del Llano lo llama «levantar el asedio» de Izúcar, movimiento que ejecutó por orden del general Calleja, según dice en su parte. El matiz de las palabras no es gratuito ; entra en lo que puede llamarse guerra psicológica. La causa de su movimiento no debía de ser muy clara, pues Llano dice que «con el objeto de que el enemigo no creyese que mi movimiento era retirada, resolví invadir una de sus bocacalles [...]» (ibíd., pág. 531]

147 Es la Gaceta del día 23.

148 El gobernador de Tlaxcala, Agustín González del Campillo, recalca mucho la colaboración de los habitantes que contribuyeron a rechazar a los insurgentes. Esto no aparece en el resumen de Mier (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 539-541).

149 Es un parte del capitán Ignacio Caro, remitido por Francisco Piedras el 19 (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 541-542).

150 Resultan de esta Gaceta 209 muertos ; 109 es una errata.

151 La expresión «haciéndoles mucha mortandad» está en el parte de Menezo. ¡Sólo eran 36 contra 500! (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 571).

152 Parte de Domingo Clavarino (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 581-583). El resumen utiliza estos diferentes pasajes del parte :
«las numerosas gavillas mandadas por los infames Osorno, Serrano, Saucedo y Cañas» (págs. [529-530]; ibíd., pág. 581),
«deshechos con muerte de un gran número y prisión de casi todos los restantes» (ibíd., pág. 582),
«valor de los dragones, patriotas de Ixmiquilpan y voluntarios de la división» (ibíd., pág. 582).
La «mucha mortandad», como siempre, está en la Gaceta (
ïbíd., pág. 582).

153 Mier cita prácticamente el principio del parte en el que Ortega describe a los sitiadores (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 583). El pasaje «los insurgentes... prisionero» es cita literal (ibíd.). Según el parte, los rebeldes eran 1 500 (150 es un error de Mier, o una errata).

154 Según el parte (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 584-586), hubo 80 muertos (pág. 586) ; «8 muertos» es un error de Mier que se repite en el balance final (pág. [531]).

155 La expresión «varios trocillos de insurgentes» está en el parte (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 586).

156 Gaceta : «González» (Parte de Irisarri, Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 587-588).

157 El balance de muertos y heridos es considerable, porque Mier toma al pie de la letra las exageraciones verbales de los diferentes partes de esta Gaceta. Por ejemplo, el primero relata la derrota de 2 000 hombres, «deshechos con muerte de un gran número y prisión de casi todos los restantes» (véase pág. [530]); hay que comprender que Mier cuenta 200 muertos y 1 800 prisioneros a los que añade los 8 prisioneros según el tercer parte (ibíd.). El último texto, carta de un particular y no parte militar, dice que Taxco fue sitiada por 1 000 jinetes y luego afirma que «solamente se salvaron dichos cabecillas con seis o siete de su comitiva» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, pág. 588) ; Mier interpreta, lógicamente, que «todos los demás perecieron» (pág. [531]) —esta frase no se encuentra tal cual en la carta— y cuenta 1 000 muertos, a los que añade los 200 anteriores y los 8 (en lugar de 80), muertos también durante el sitio de Taxco, según el tercer parte (pág. [530]).

158 Libro XII, págs. [473-474] ; cf. Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 597-598.

159 Castillo y Bustamante llama «infelices autómatas» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 597) a los mexicanos que siguen el partido de la insurrección.

160 Bustamante calcula aproximadamente 1 500 muertos, «una carnicería que horroriza», dice (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, pág. 598).

161 Esta alusión a los partes de los subalternos es una anticipación de la Gaceta de 20 de junio, que publica los partes de José Henríquez y Rafael Calvillo, éste último citado en la Historia, Libro XII, pág. [478]. Pero el parte de Castillo y Bustamante, aquí resumido, no menciona para nada a los prisioneros, y por lo tanto no dice que fueron ejecutados. Al margen de la verdad de los hechos, Mier hace trampa con los textos que resume, todas las veces que les hace decir algo que no dicen (aunque sea verdad). De esta forma se crea un efecto de redundancia sobre la costumbre bárbara de ejecutar a los prisioneros.

162 Mier utiliza estos dos pasajes del parte de Trujillo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 601-602) :
«de modo que
salimos del coronel Reyes, y otros cinco de diversas graduaciones, que capitaneando aquel vecindario, no dejaban de cometer robos, y causar otras extorsiones» (ibíd., pág. 601),
«no han dejado [Pacheco y Concha] de dar albazos a las partidas que andan robando las haciendas en distancia de ocho y diez leguas con algún provecho, pues siempre se les han matado alguno» (ibíd., pág. 601).
En ambos casos Mier suprime la alusión a los robos de los insurgentes.

163 De este parte, escrito por Pacheco (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 602-603), Mier conserva sobre todo la alusión a los grados militares de los jefes insurgentes ; el pasaje «por los cabecillas... capitanes» es una cita casi literal (cf. ibíd., pág. 603).— Laureano Saavedra : fraile dominico, uno de los primeros insurgentes.

164 Este largo resumen sigue el desarrollo del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 604-606). Es exacto en cuanto a los procedimientos empleados por los oficiales realistas y no recoge los pasajes que aluden a exacciones de los insurgentes.

165 El parte dice que se registraron «con la mayor escrupulosidad todas las casas» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, pág. 604).

166 El pasaje «se aprehendieron... del propio día» (págs. [532-533]) es una cita literal (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 604-605). Mier utiliza una vez más lo que muestra los grados militares de los jefes insurgentes, y por tanto su organización, y la práctica habitual de los oficiales reales de pasar por las armas a los prisioneros.

167 La expresión «las antiguas cortes Zintzontzan y Pátzquaro» no está en el texto del parte. Mier remite aquí implícitamente a varios pasajes de la Historia, en los que habla del antiguo Michoacán, del pueblo Tarasco y de la crueldad de los conquistadores (Libro IX, págs. [303] y [305]; Libro XI, págs. [365-366]).

168 El pasaje «Vicente Sánchez... día siguiente» es una cita literal (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 605), cuya intención es la misma que la de la anterior (cf. nota 5). Mier corta la frase del parte que dice exactamente : «se pasaron por las armas al día siguiente, en el parage donde comunmente se situaban a asesinar e interceptar a los que por allí pasaban.»

169 Según Manuel de la Concha, las 160 muías servían a los insurgentes para transportar los productos de las haciendas que embargaban. El parte dice :
«de aquellas que conducen panocha y azúcar que los insurgentes acopian en las haciendas que tienen embargadas en tierra caliente, la cual van a expender a los parajes donde fuera de allí residen los mismos».
Se confiscaron las 160 muías, dice el parte, «en vista del ningún fruto que de este comercio resulta a la justa causa» (cf.
Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 606).

170 Gaceta : «Ochoa». Mier escribe «Ocha» (se trata del mismo personaje), citando exactamente la Gaceta, que más adelante dice que el mariscal Ochoa fue apresado «por incidencia de insurrección» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 606).

171 El final es un resumen donde Mier insiste en el «consejo de guerra ejecutivo», encargado de decidir las ejecuciones sumarias (cf. GGM, 1812, t. 1, pág. 606). Sobre la causa del arresto del Teniente de Justicia, el parte dice :
«no sólo han recibido con gusto a los insurgentes, sino también han protegido sus sanguinarias acciones, pues aseguro a V.S. que en ningún pueblo de los que he andado con expedición semejante a ésta he hallado testimonios más auténticos de la crueldad con que se portan estos rebeldes, porque allí se halló bien fresca todavía la sangre que vertieron en la hacienda de Tecacho estampada aún en algunas piezas de ropa, que después de muertos les quitaron a los infelices que conducían los heridos en la acción contra Navarrete en Jaujilla.» (ibíd.).
Este pasaje, omitido naturalmente por Mier, es interesante por lo inhabitual. Los partes militares no describen casi nunca las exacciones y crímenes de los que acusan genéricamente a los insurgentes. En este sentido la conclusión de Mier (págs. [542-547]) es pertinente.

172 Gaceta : «Teremendo» (Parte de Juan Pesquera y carta de Trujillo, Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 607-611).

173 Es un resumen que sigue exactamente el parte de Pesquera (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 608-611). Mier cita más precisamente esta frase : «en el avance sólo se pudo alcanzar uno, al que inmediatamente mandó pasar por las armas» ; cf. ibíd., pág. 610. Como siempre, Mier menciona a los prisioneros que tenían los insurgentes (aunque aquí se olvida de contar a tres de ellos), para mostrar que los insurgentes no los pasaban por las armas.

174 Para esta patente de coronel, ver Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 611.

175 Gaceta : «Bengoa».

176 Mier resume dos partes (del coronel Tóvar y del comandante de armas Elías Montes ; cf. Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 615-618), que cuentan una derrota realista bastante sangrienta. Utiliza sobre todo estos dos pasajes del texto de Montes :
«Cansado ya con la fatiga de destrozar [y no «matar»] los rebeldes» (ibíd., pág. 617),
«solamente el auxilio del Todopoderoso pudo habernos libertado de haber perecido en sus manos» (ibíd.).
El balance de 200 muertos está en el parte de Montes ; Tóvar dice, con más modestia, 150 muertos.

177 Esta suscripción debía premiar a los 36 lanceros que derrotaron a los 500 hombres de Laylson en el Monte de las Cruces. Mier utiliza estos pasajes de la carta del Superintendente :
«el francés Laylson (digno jefe de los rebeldes partidarios aquí y aún agentes de la pérfida nación a que pertenece ese saltarín)» (
Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 618).
«Todos celebraron y admiraron aquella eminente acción, que si va a decir verdad, parece superior al esfuerzo de los mortales» (ibíd., pág. 619). Véase
supra, pág. [454].

178 Esta última frase es una aclaración importante de Mier, pues los dos bandos se acusaban mutuamente de "francesismo" y cada uno se presentaba como defensor de la Nación contra el imperio francés. La verdad es que Lailson era francés.

179 Este parte, remitido por Tóvar, fue escrito por el comandante Manuel Bengoa, mortalmente herido durante esta acción desastrosa. Mier utiliza más precisamente este pasaje :
«pero los indios agazapándose entre el monte, nos confundían a barazos ; al momento mismo rompí yo con espada en mano, y mandé avanzar la caballería conmigo ; me siguió efectivamente, matando con lanza, pistola, y sable a muchos insurgentes, pues quedó aquel campo cubierto de cadáveres.» (
Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 625-626).

180 Es el propio Tovar quien llama a Diego Bear «cura caudillo», expresión significativa del papel que se consentía a los sacerdotes en el bando realista, mientras que los curas que capitaneaban tropas insurgentes eran excomulgados (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, págs. 626-627).

181 Mier no deja de referir aquí las proezas de este cura, buena prueba de las exageraciones de los partes militares. Tovar dice exactamente que «el cura caudillo D. Diego Bear» fue incorporado al convoy «causando terror a más de 6 000 insurgentes» (¡tenía 250 hombres bajo sus órdenes!) (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 627).

182 El resumen está escrito según el método habitual de utilizar palabras o miembros de frases del parte (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 627-630). Citas literales o casi literales :
- «se hallaba... uno» (pág. 627).
- «50 prisioneros... cañones» (pág. 628).
- «Ayala... resultado» (pág. 629).
La expresión «para exterminarlos» procede del texto de Armijo («con objeto de exterminarlos», pág. 628). Una vez más el resumen resalta el contraste entre los procedimientos de los insurgentes que conservan a sus prisioneros, liberados por los hombres de Armijo, y los procedimientos de los realistas que los pasan por las armas.

183 Mier comentó ya este parte (Libro XII, págs. [472-474]). El parte de 6 de junio, al que se alude aquí está en la Gaceta de 8 de junio, resumida anteriormente (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, págs. 631-638).

184 Negrete avisa a Cruz que le envía vivo a Torres. El parte del comandante de guerrilla López Merino es muy corto y sobrecogedor. Mier lo copia casi tal cual sin añadir nada (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 639).

185 Parte de García Conde (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 640-641). El pasaje «Francisco García... ningún punto» es una cita literal (ibíd., pág. 640).

186 La frase «encargándole que si daba con alguna avanzada procurase matar la gente» es una cita literal (cf. Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 640) ; lo que sigue no es una ironía de Mier, aunque lo parezca ; García Conde dice exactamente : «Ha correspondido tan completamente la comisión de este oficial a mis deseos...» (ibíd.).

187 «el tono de burla que deseaba» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 640).

188 «formar la tropa que estaba deseosísima de verlo» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 641).

189 Véase pág. [508].

190 Parte de Iturbide (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 641-644). El largo pasaje entre comillas no es una cita exacta ; está compuesto como los demás resúmenes de este Libro y sigue el desarrollo del principio del parte de Iturbide. El balance de muertos y pasados por las armas es exacto, aunque los 30 cabecillas muertos son mencionados al final del parte. La última frase («Recomiendo... cabecillas») procede de un pasaje posterior del parte, en el que Iturbide alaba el entusiasmo de sus soldados que «olvidándose del interés de efectos, alhajas que algunos decían había allí, y aún reales, su único empeño era matar enemigos y buscar cabecillas : quisiera que V.S. les manifestase su satisfacción por tan bella conducta.» (ibíd., pág.642).

191 «única desgracia (no obstante la poca luz que prestaba la luna, y la atención de tantos puntos (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, pág. 643).

192 «utilidad pública y particularmente por la del Bajío» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. l, pág. 643).

193 El pasaje entre comillas («me detuve... 4 o 5») es una cita aproximada. La última frase («les di una descarga y maté 4 o 5») es un resumen (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 643).

194 El pasaje entre comillas («que tiene complacencia... libertinos») no es una cita literal. Mier resume un párrafo más largo que dice :
«Para hacer algo por mi parte con objeto de quitar la impresión que en algunos estúpidos y sin educación existe de que nuestra guerra es de europeos a americanos, y de éstos a los otros, digo : que en esta ocasión ha dado puntualmente la casualidad de que todos cuantos concurrieron a ella han sido americanos sin excepción de persona ; y tengo en ello cierta complacencia, porque apreciaría ver lavada por las mismas manos, la mancha negra que algunos echaron a este país español
; y convencer de que nuestra guerra es de buenos a malos, de fieles a insurgentes, y de cristianos a libertinos.» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 643).

195 «en la horca y colocando la cabeza del primero en la ciudad de Celaya en la Cortadura de San Juan de Dios, por la que esforzó su último ataque ; la mano manca se llevará a Guanajuato y la otra a Irapuato.» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 644).

196 Parte de García Conde (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 644-645). Una vez más, el pasaje entre comillas no es una cita literal, sino un resumen. Hasta «en diferentes partes», Mier resume el primer párrafo del parte (ibíd., pág. 644). En la frase entre paréntesis («que fueron... cartas»), es Mier quien explica porqué las disposiciones cristianas de Albino García «fueron muy buenas» ; García Conde dice solamente : «le di el tiempo necesario para tomarle las declaraciones que pudieran serme útiles, relativas a sus robos y cómplices» (ibíd., pág. 644).

197 En este parte, García Conde exalta la personalidad de Iturbide («este bizarro oficial [...] que me ha dado esta nueva prueba de su espíritu y buena disposición para el mando y muy acreedor a que V.E. le atienda [...]» (Gacela del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 646), a quien Mier no duda en llamar «Adonis [...] de García Conde» (pág. [538]).

198 Este parte está en Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 645-646. Las palabras «destrozos» y «estrago» están en el parte de García Conde.

199 Julián Villagrán, arriero, jefe de la insurrección en Huichapan. La Gaceta de 17 de junio de 1813 (Gaceta del Gobierno de México, 1813, t. 1, pág. 617) relata el fin trágico de su hijo, "Chito" Villagrán. Se intentó lograr de "Chito", preso, la rendición de su padre, a cambio de dejarle libre ; ambos se negaron y "Chito" fue fusilado el 14 de mayo de 1813.

200 En este parte, el capítulo de recomendaciones es muy largo (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 646). Mier sólo apunta el caso del carmelita que consiguió una sola confesión. La última frase («Hicieron bien... García») es, obviamente, un comentario de Mier.

201 Mier no se detiene, pues los partes, bárbaros en efecto, de Henríquez y Calvillo han sido ya comentados y parcialmente citados en la Historia (Libro XII, págs. [476-478]). Mier insiste de nuevo en la ejecución de los prisioneros (parte de Calvillo). La expresión «carnicería que horroriza» no está en estos dos partes sino en otro del general Castillo y Bustamante, publicado en la Gaceta de 8 de junio, resumida más arriba y citada también en la Historia. El parte de Henríquez da cuenta de la huida vergonzosa de los insurgentes, insistiendo en Rayón (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, págs. 649-658).

202 Mier habla de 730 gacetas para los años 1811 y 1812, como si la Gaceta hubiera sido diaria (365 x 2). En realidad, durante los 6 primeros meses de 1811, ella era bisemanal (martes y viernes) ; después salió tres veces por semana (martes, jueves y sábado). Había también bastantes gacetas extraordinarias pero, aún así, sólo se llega a 338 gacetas para los dos años. Todas (ordinarias y extraordinarias) están claramente numeradas por orden cronológico con páginas numeradas ininterrumpidamente por año. La Gaceta de 1° de enero de 1811 lleva el núm. 1, y la del 31 de diciembre de 1812 el núm. 338. Mier no podía ignorar la periodicidad de las gacetas, pues poseía fracciones de serie continua, con paginación continua también.

203 «¡Quién sabría pintar con palabras un desastre, unos lutos, y pudiera con lágrimas igualar el dolor! » Reminiscencia infiel de la Eneida, II, vers. 5-7.

204 Mier alude a la Gaceta de 5 de mayo de 1812 : parte de Cristóbal Ordóñez al brigadier Santiago Irisarri : «Se ha entregado al padre cura de Atlixco un cáliz de plata con purificador, cucharita e hijuela, que se encontró en la hacienda de las Ánimas» (Gaceta del Gobierno de México, 1812, t.1, pág. 467); o tal vez al parte de Rafael Calvillo (Gaceta de 20 de junio de 1812) : «habiéndome presentado un soldado del fijo un hermoso cáliz que había hallado en el cerro», citado por Mier (pág. [477]).

205 En la Gaceta extraordinaria de 18 de junio de 1812 está el parte de García Conde donde se afirma que sólo un insurgente moribundo aceptó confesarse (cf. pág. [540]). En el parte de Rafael Calvillo (Gaceta de 20 de junio de 1812, citado por Mier, pág. [477]) : anécdota de un eclesiástico que no quiso confesarse y llevaba una ardilla en su pecho.

206 Se trata tal vez de la liberación por Albino García de tres individuos apresados en la ciudad de Lagos (parte de Calleja en la Gaceta de 14 de septiembre de 1811, citado por Mier, pág. [503]); más probablemente de la liberación del capitán García del Casal y de algunos soldados tras la toma por asalto de Huamantla (parte de García del Casal en la gaceta de 21 de abril de 1812 : «Yo fui sacado de allí la noche del día siguiente, y mis compañeros a los cuatro días después». Mier menciona este hecho pág. [525]. Cf. Gaceta del Gobierno de México, 1812, t. 1, pág. 411.

207 A pesar de las comillas, esta cita de la Gaceta de 26 de dic. de 1811 no es literal. Mier utiliza palabras y miembros de frases del texto original para componer un resumen del que desaparecen las anécdotas. Elimina sobre todo el aspecto dramático de la muerte de Rafael Vázquez, asesinado delante de su mujer embarazada, a pesar de sus llantos y súplicas, y con prohibición de enterrar su cuerpo bajo pena de muerte. Es un parte del cura de Drizaba al obispo de Puebla (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, pág. 1216).

208 Mier ya mencionó este hecho (pág. [509]).

209 Hay en las gacetas más abusos o delitos cometidos por los ejércitos insurgentes que los que cita Mier. Pero esto no modifica esencialmente su conclusión. Los oficiales realistas no solían describir concretamente los crímenes o delitos de los que acusaban genéricamente a los insurgentes, ni siquiera para «cohonestar con el nombre de represalias tantos asesinatos cometidos», dice Mier. El mayor delito era el de haber tomado las armas contra la autoridad del Rey ; este crimen primordial incluía en sí todos los demás, y todos los métodos eran válidos para combatirlo. Las masacres de los ejércitos realistas aparecen como justos castigos infligidos por quienes están en posesión del derecho. Los oficiales no necesitaban, por lo tanto, justificarse con la descripción de crímenes, cuya existencia se sobreentendía.

210 Se trata de la Gaceta de 30 de nov. de 1811 (Gaceta del Gobierno de México, 1811, t. 2, págs. 1115-1122). Mier cita dos cartas. La primera, del cura José Tomás de la Serrada (ibíd., pág. 1120), citada hasta «excomulgados», con alguna variación : «a los inicuos, y dando consejos saludables a los que podíamos, y declarándolos».
La frase «ya tenemos alistados 200 hombres con armas en esta casa curatal» no está literalmente en esta carta. Es otra carta dirigida a Zárate, escrita en Tututépec, por Manuel Fernández del Campo (la carta que refiere el asesinato de los 10 europeos) la que dice claramente que la casa del cura fue transformada en cuartel. La última frase («y hemos hecho preso al ayuntamiento de los indios») se refiere a este pasaje de la carta de Fernández del Campo : «mandando prender al gobierno de indios por sus muchas iniquidades» (ibíd., págs. 1118-1119).

211 «No sabéis qué espíritu os inspira.»

212 Hasta «intenciones» (pág. [551]), Mier copia con casi total exactitud la primera parte del Manifiesto escrito por José María Cos (Ilustrador Americano, n° 2, del sábado 30 de mayo de 1812, págs. 5-7).

213 Blanco White y Mier publicaron fragmentos de este manifiesto, porque no pudieron tenerlo íntegro. He aquí su título exacto, según Blanco : Conclusión de un manifiesto de la Junta revolucionaria del reyno de México y Plan de Paz y Guerra que propusieron a los españoles, sacados de los primeros papeles políticos de esta clase que han llegado a Londres, Ilustrador Americano del sábado 6 de junio de 1812 (El Español, núm. 39, VII, pág. 38).

214 A partir de «Con iguales desprecios» hasta el final del Manifiesto («está gimiendo la América», pág. [554]), Mier utiliza el Ilustrador Americano, núm 4, del sábado 6 de junio de 1812, págs. 13-15. Como lo dice en esta nota, le faltaba el núm. 3, del miércoles 3 de junio de 1812, en el que se continuaba el Manifiesto, págs. 9-12 (casi todo el número). El texto copiado por Mier es, por lo tanto, incompleto, a pesar de que no parezca que se corte el hilo del discurso. En el pasaje que falta, Cos afirmaba primero que la insurrección era un hecho generalizado e irreversible, describía a continuación las exacciones de los españoles, insistiendo finalmente en los abusos cometidos contra la inmunidad del clero.

215 El Dr Cos murió en 1819.

216 Esta "octava" es incompleta.

217 El Plan de paz y el Plan de guerra (págs. [554-561]) están en el Ilustrador Americano, n° 5, del miércoles 10 de junio de 1812, págs. 17-20.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.