Version classiqueVersion mobile

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo II

Historia de la revolución de nueva España. Libro XII

Texte intégral

1[p. 431] Puntualmente, como allá en Siquem los jóvenes inexpertos y regalados de la Corte extraviaron a Roboam, los españoles de México, para que las Cortes no cejasen en su negativa a las peticiones de los americanos, no habían cesado de clamorear victorias en sus cartas y gazetas. Pero en el tiempo en que llevamos la historia, el Virey se vio ya precisado a avisar a la Regencia de España lo desesperado de su situación por las formidables armas de los insurgentes, si no se enviaba socorro de tropas y principalmente de oficiales que conduxesen a la matanza los criollos que el alucinamiento o la fuerza retenía en su partido.

2Habíalas ya pedido con instancia para Montevideo su diputado Sufrátegui, enviado por el Virey Elío ; pero aunque el Congreso amenazaba siempre de enviarlas a castigar los rebeldes, especialmente el día que respiraba con alguna ventaja en la Península, su rabia había sido impotente por falta de medios, que dentro de ella misma imploraban en vano sus Generales ; aun el exército de la Isla de León [p. 432] perecía de hambre. El gobierno recurrió por fin a los comerciantes de Cádiz, principales autores de los alborotos de América por sus gestiones y sugestiones para conservarse el monopolio. Ya ellos mejor instruidos, como que son los verdaderos dueños de las Indias Occidentales, así como en Londres lo era de las Orientales su Compañía (bien que ésta las conquistó, y no aquélla), habían tenido sus juntas ; y aunque el Congreso no había podido sacarles un empréstito para la defensa de su patria, aprontaron luego 400.000 duros para enviar 4.000 hombres a México tomados de Cádiz y Galicia, de lo qual dio la Regencia aviso al Congreso.

3El elocuente americano Mexía tomó la palabra y expuso que si en lugar de 4.000 se enviasen 40.000 españoles, se podrían quizá gloriar de ser los segundos conquistadores ; pero aquel corto número, al mismo tiempo que demostraba la flaqueza de recursos, no serviría sino para agriar más los ánimos contra los europeos y comprometer al Congreso que de este modo sancionaba la guerra, la qual hasta ahora podía llamarse de los Vireyes. «Los Diputados americanos no hemos cesado de proponer medios de conciliación (ya que los Vireyes con la arbitrariedad de sus restricciones nos inutilizaron el del olvido general concedido), y están frescas las mociones del Señor Alcocer para hacerlos tomar consideración, sin que hayamos podido lograr desde la instalación del Congreso que se ocupase de eso una hora siquiera para que no se dixese que los padres de la patria estábamos mirando con indiferencia degollarse mutuamente sus hijos. ¿No es cosa terrible comenzar por enviar tropas contra ellos quando acá nos faltan y necesitamos tener en Cádiz guarnición inglesa?, ¿costearlas contra nuestros hermanos de los mismos socorros que ellos nos han enviado tan liberalmente para defendernos de los franceses?, ¿armarlas con la ropa y armas que los ingleses [p. 433] nos ministran contra éstos, y que de ninguna manera darían para enviar contra la América, por la qual están mediando?»

  • 1 Entre ellos Simón Bolívar y Andrés Bello, que acompañaron a Luis López Méndez.
  • 2 Fecha errada. Las Cortes aceptaron la mediación inglesa por decreto de 19 de jun. De 1811 (El Espa (...)
  • 1 Los artículos de la mediación los publicó El Español en el mes de agosto 1811. Ved allí sus hermos (...)
  • 3 La frase entera es un resumen de El Español, núm. 17, ag. de 1811, III, págs. 422-425

4En efecto también se opuso a la medida el Embaxador británico como contraria a la mediación ofrecida por su soberano, la qual estaba pendiente. Supongo que el lector sabe la había pedido Venezuela por medio de sus diputados a Londres1 desde 21 de julio 1810, que Inglaterra la propuso al Congreso de Cádiz en abril 1811, y que éste la aceptó en 6 de junio del mismo2, exigiendo por primera condición que las provincias disidentes se allanarían a reconocer y jurar obediencia a las Cortes, enviando a ellas sus diputados que se incorporasen a los demás de la nación ; y por último, que si no lo executaban al cabo de 15 meses, Inglaterra les declararía la guerra y ayudaría a España para sujetarlas.1 Aquélla replicó que no se disputaba sobre enviar diputados, sino enviar uno por cada 50.000 almas elegido popularmente como en la Península, pues eran iguales en derechos ; y sin esto, exigir la obediencia a las Cortes por base de la mediación era exigir el punto mismo en questión, erigirse de antemano los españoles en jueces de ella y querer obligar la Inglaterra a sostener su injusta tenacidad y falsa política3. Pendía la respuesta quando se determinó enviar tropas.

  • 4 Exposición de los hechos algo confusa. Se trata aquí no de los debates de junio de 1811, como lo d (...)
  • 5 Referencia : "Bosquexo de las sesiones secretas de las Cortes sobre la mediación de Inglaterra en (...)
  • 2 Ved el bosquexo de lo que pasó en El Español de agosto 1812, pág. 324. Me consta que su relación e (...)

5Los diputados europeos respondieron4 que por provincias disidentes se entendían solamente Venezuela y Buenos Ayres ; y aunque el Señor Alcocer replicó que más necesidad [p. 434] tenía de mediación la Nueva España, porque en ella se estaba derramando con mayor profusión la sangre, se le respondió que allí no había Juntas5 con quienes tratar ; como si no se pudiese tratar con los Capitanes generales, que tenían a sus órdenes tantos millares de hombres ; como si no exigiesen la mediación todos los mismos diputados, que se pretende representan toda la América en el Congreso. Ya existía la Junta nacional de Zitáquaro ; pero la excusa era mero pretexto, como se vio después, que estando cansados de saber su existencia se negaron definitivamente el 16 de julio 1812 a admitir la mediación (votando los europeos, excepto 6, contra los americanos, excepto los diputados de Puebla y Vera Cruz, esto es, 101 contra la mediación y 46 a favor), porque los ingleses exigieron por condición indispensable comenzar su mediación por México, cuyo exemplo, como de parte principal, trahería el resto de la América a su opinión.2

  • 6 Original : «ancara que» ; «encora que» tiene el sentido de la locución conjuntiva francesa encore (...)
  • 3 En la sesión de Cortes de 15 de agosto 1812. Véase El Conciso del 16, o El Español de septiembre d (...)
  • 7 Referencia incompleta : "Decreto de las Cortes contra el obispo de Orense según el Conciso de 16 d (...)

6Yo, si me hubiera hallado en el Congreso, habría perorado de esta suerte : «Desde que enviando tropas sancionáis la guerra y tiráis la espada contra vuestros hermanos de América, ella corta todos los lazos de fraternidad y unión social, y por el hecho son absolutamente independientes. O les declaráis la guerra como Fernando VII o como Congreso nacional. Si como Fernando VII, adquieren derecho para destronarlo según vuestra misma Constitución, [p. 435] porque si se debe excluir al legítimo heredero que se juzgue incapaz de gobernar o haya hecho cosa por qué merezca perder la corona, puede perderla el que la tiene, por la misma razón. ¿Y qué cosa puede hacer el Rey que lo merezca más que declarar guerra a sus mismos vasallos que le están proclamando y no piden otra cosa que lo que les está concedido por las mismas leyes de Indias : Juntas y Congresos? Vosotros mismos habéis recordado en el prólogo del proyecto de Constitución la ley española de que en el caso de guerra injusta a los vasallos, éstos pueden deponer al Rey y elegirse otro ancora que6 sea pagano. Y mil vezes ha resonado este salón con los elogios de los Comuneros, que hicieron guerra a sus Reyes para conservar sus fueros, principalmente el de hacer Juntas sin licencia del Rey para defender su libertad. Aun se ha pedido en estas Cortes que se levanten monumentos a los corifeos de los Comuneros de Castilla, Obispo de Zamora y Padilla, con los bienes del ex Regente Lardizábal y el Obispo de Orense, porque se obstinan en reconocer la soberanía de Fernando VII37. En la corona de Aragón la insurrección contra el Rey que violaba sus derechos y fueros era una ley fundamental, como que nacía naturalmente de la fórmula con que juraban a su Rey : Nosotros, le decía el Justicia, que valemos cada uno tanto como vos, y que todos juntos tenemos más poder que vos, prometemos obedecer vuestro gobierno, con tal que mantengáis nuestros derechos y privilegios ; y si no, no.

7«Vosotros mismos habéis declarado que no recibiréis al Rey si no jura las leyes que le habéis dictado para con[p. 436]servar vuestra libertad al abrigo del despotismo, ¿los americanos le recibiremos sin que quiera observar las leyes que todos sus antecesores nos han jurado para siempre jamás? Si vosotros habéis decretado y proclamado que no recibiréis a Fernando si vuelve casado con una parienta de Napoleón o baxo su influencia, ¿nosotros le hemos de reconocer sin precavernos, por los medios que nos dan las leyes, de la justa y fundadísima sospecha de que se nos arrastre con España baxo el yugo infernal del Corso? Si vosotros habéis declarado que si el Rey se ausentare del reyno sin licencia de las Cortes se cree por el hecho que ha abdicado la corona, por el hecho no sólo de estar siempre ausente, sino de ponernos fuera de su protección y al tiro mortal de sus bayonetas, como enemigos suyos, ¿no hemos de creer que ha abdicado nuestro gobierno, incapaz de verificarse sin una mutua confianza?

  • 4 Yo las copio de su extracto dado a la pág. 14 de las Quatro verdades útiles a la nación, impresas (...)
  • 8 Cuatro verdades útiles a la nación extractadas de algunos escritores españoles.
    Publicadas por Isid (...)
  • 9 Alusión a la "tea-party" de Boston (16 de dic. de 1773).

8«Ni vale decir que todo lo que habéis decretado lo puede la nación, y no una parte. No ; os habéis fundado en los derechos de vuestros antepasados, y Castilla sola destronó por sus crueldades a Enrique IV haciéndole proceso solemne, en virtud del qual, despojada de las insignias reales, se arrojó su estatua desde el tablado al suelo en el Congreso de Ávila, año 1465. Cataluña sola destronó a D. Juan II. Lo diré con las mismas palabras de un religioso español impresas en Madrid, año 180848: En el principado de Cataluña, que era una parte integrante del reyno de Aragón, como lo eran Toledo y Burgos de Castilla, creyéndose los pueblos [p. 437] oprimidos por el Rey D. Juan II, tomaron las armas contra él para hacerse justicia, revocaron por una acta solemne el juramento de obediencia que le habían prestado, le declararon a él y a sus descendientes incapaces de subir al trono, y trataron de establecer en Cataluña una forma de gobierno republicano, a fin de asegurar para siempre el goze de la libertad a que ellos aspiraban. Si esto podía una sola provincia en España, ¿qué no podrá la parte mayor de la nación, que está en América, quando en el Congreso mismo quien decide es la parte mayor de los que representan la nación? En fin colonias eran de Inglaterra los Estados Unidos de América, y porque su Rey para obligarlos a recibir un ligero impuesto contra sus privilegios les declaró la guerra, ellos declararon su independencia de la madre patria9 ; y el Rey de España para mantenérsela declaró guerra al actual Rey George III porque no le admitió su mediación, enseñando a los americanos españoles lo que debemos hacer en caso igual, por no decir lo que debe hacer en nuestro favor Inglaterra, cuya mediación se ha recusado.

  • 5 Ved los discursos de los americanos en los Diarios de Cortes en fines de enero y hasta 6 de febrer (...)

9«Si declaráis la guerra como Congreso nacional, redondamente se os negará que éste lo sea, pues falta la representación correspondiente a América, que es la parte mayor de la nación, e igual en derechos, no sólo según las leyes de Indias, sino por vuestra propia declaración. Habían hecho la misma la Central y la primera Regencia, y vosotros convenis-teis, en los debates que sobre la igualdad consiguiente de representación habéis tenido con nosotros, en que la Regencia hizo mal de limitárnosla, sino que ya no se podía remediar. Os propusimos el subsanar esta falta con una convocatoria general para venir el número correspondiente con lo que se salvaba el derecho, aunque por la distancia [p. 438] nadie pudiese concurrir5, y os negasteis a ello en 6 de febrero 1811 para el Congreso presente, incurriendo en la misma injusticia que confesabais de la Regencia, o, por mejor decir, declarasteis que no es completo, legítimo ni nacional, pues no puede llamarse así la junta de ningún Cuerpo cuyos individuos no sean igualmente convocados teniendo igual derecho para concurrir.

  • 6 Éstos eran en septiembre 1811, quando se trató de enviar tropas. Después han venido 2 de La Havana (...)

10«¿Quántos representantes tiene aquí la América?, 43, contando las Islas6 y las Filipinas, que tienen, según Humboldt, 3 millones de almas, de que millón y medio sujetos a España. De éstos, 28 son suplentes, y les dio poderes el Congreso, esto es, el Congreso, que para serlo de la nación necesita los poderes de la nación, da los poderes de la nación para ser diputados de la nación. ¿Hay círculo más vicioso? Esos mismos apoderados vuestros desde el día de su elección no han cesado de reclamar contra ella misma los derechos de sus provincias, ni vosotros, para rehusaros a sus peticiones en el Congreso, de echarles en cara su falta de poderes, en perpetua contradicción siempre con vosotros mismos, porque éste fue siempre el carácter del engaño, la fraude y la injusticia.

11«El día 24 de agosto 1811, sabiendo que se iba a comenzar la discusión del proyecto de Constitución, representaron en forma los diputados de Santa Fe, Quito y Cartagena, o Nuevo Reyno de Granada, esto es, de dos millones y medio [p. 439] de hombres, que si por el imperio de las circunstancias y con la voluntad presunta de sus provincias habían concurrido a las sesiones del Congreso, se les dispensase ahora, porque su intervención daría tal vez a la Constitución una nulidad insanable, pues se hallaban sin provincias a quienes representar, porque Santa Fe y Quito no reconocían las Cortes, ante quienes ya habían presentado la nueva Constitución que aquélla se había formado, y tenían de ambas instrucciones para oponerse ; que Cartagena era la única que reconocía aún las Cortes, pero baxo la restricción indispensable de que se esperasen sus diputados propietarios para la formación del código constitucional.

  • 10 La revocación y anulación de los poderes de los suplentes caraqueños (Fermín Clemente y Esteban Pa (...)
  • 11 Mier se refiere probablemente a una representación de la ciudad de Guatemala a la Junta Central de (...)
  • 12 Manifiesto, de Lardizábal; véase supra, pág. [329]. Éste afirmaba que los suplentes elegidos en Cá (...)

12«En el mismo día expusieron a su exemplo los suplentes de Buenos Ayres y los de Venezuela, es decir, de otros dos millones y medio, que tampoco sus provincias reconocían a las Cortes, haciendo leer los de la última la respuesta que les envió su Junta Suprema desaprobando y contradiciendo los poderes que habían recibido del Congreso10. Los de Chile, esto es, de un millón de almas, manifestaron igualmente que como lo había hecho también el reyno de Goatemala11, su provincia exigía la intervención de sus propietarios a formar la Constitución, los quales ya tenía elegidos en número de 22, uno por cada 50.000 almas como en España, según que con aquel reyno había convenido la Regencia. Debieran añadir que la misma protesta de aguardar los propietarios de América para el caso interpuso desde el principio del Congreso el Regente Lardi-zábal, como Diputado que había sido elegido por México para la Junta Central, y como representante de toda la América en el gobierno.12

  • 13 Se refiere a los diputados suplentes.
  • 7 Tengo copia de estas representaciones, a saber, la 1a de los del Nuevo Reyno de Granada en 25 de a (...)
  • 14 "Papeles de la América meridional", El Español, núm. 17, págs. 426-429.
  • 15 Las representaciones de los diputados Mexía y Puñonrostro, cuyos originales están en el Museo Nava (...)
  • 8 Ved las protestas sobre la nulidad de las Cortes de las Juntas de Barinas y Nuevo Reyno de Granada (...)
  • 16 Véase pág. [253], nota 234.

13«Todos los dichos13 hicieron presente que en la Constitución se echa el fallo definitivo a la suerte futura de los pueblos por un pacto perpetuo, y en su sanción exercen el [p. 440] más precioso de sus imprescindibles derechos, y que no habiendo de toda la América meridional sino 2 o 3 propietarios, y siendo tan desproporcionado el número de toda la diputación americana a la de España, mayor entonces de un quádruplo, se les permitiese no asistir, para evitar el riesgo de sacrificar los derechos de América a beneficio de España, como que todo se decidía a la pluralidad. Se les obligó a asistir con amenazas, negándose a insertar la protesta entre sus actas, aunque por fin la admitieron, e intentando poner en un castillo al conde de Puñonrostro, Grande de España, porque les devolvió sus poderes, ya que los recusaba el Nuevo Reyno de Granada714. Todos los dichos diputados sin embargo han guardado un silencio constante todo el tiempo en que se ha discutido la Constitución. Ved ahí 6 millones sin representación en las Cortes, y que no reconocen al Congreso15816

  • 9 Ved el manifiesto que publicó en Filadelfia, muy digno de leerse por las curiosas noticias que con (...)
  • 17 José Álvarez de Toledo, teniente de navio, natural de La Habana, fue elegido en Cádiz para represe (...)
  • 18 En efecto, el decreto de convocatoria a Cortes para América mandaba que eligieran un diputado los (...)
  • 19 Véase el Prólogo, pág. [XVIII], nota.
  • 10 Ved al Cosmopolita escrito por los Diputados Mexía y Felíu, núm. II, pág. 40.

14«¿Y lo reconocería, Señor, alguna otra parte de América sin las bayonetas de los Vireyes y Generales? ¿Hay provincia en el Continente e Islas, aun Filipinas, donde el gobierno no haya castigado alguna de las que se llaman conspiraciones, y que en realidad no son sino reclamos del pueblo descontento? ¿Hay provincia de la América septentrional que no haya mostrado del modo que ha podido [p. 441] que reconocía sus propios derechos y la violación que se ha hecho de ellos en la Península desde su insurrección? En fin, ¿quántos somos aquí de la América del Norte? De las ciudades, México, Tlaxcala, Puebla, Querétaro, Valladolid, Guadalaxara, Durango, Coahuila, Tabasco, Campeche, Puerto Rico, y 3 del reyno de Goatemala, poblado de 1.300.000 almas. Faltan de Santo Domingo (cuyo suplente huyó porque se le iba a prender a causa de las comunicaciones que creyó debía hacer a sus comitentes917), de La Habana, de las Floridas, del Obispado pobladísimo de Oaxaca, de 6 de las 8 Provincias Internas, y de otras provincias, ciudades y villas que pretenden y deben tener voto en el Congreso, pues la Regencia misma en su convocatoria, invariable según se ha sostenido aquí, llamó un diputado por cada cabeza de partido18, y en sólo el reyno de México hay de éstas más de 100, como se puede ver en el Teatro Americano de Villaseñor19. Por la arbitraria interpretación del despotismo en América sólo se ha elegido uno por cada capital de provincia. Ya la villa capital de Orizaba ha reclamado su derecho y protestado que no pasa por nada de lo que haga el diputado de Vera Cruz, cuyos intereses son contrarios a los suyos. Éste mismo ha confiado a sus amigos que las instrucciones que recibió del cabildo europeo, su comitente, son contrarias a los intereses del pueblo, y así se ha portado él.10

  • 11 El elocuente diputado de Tlaxcala, Alcocer, hizo moción para abolir el comercio de esclavos a exem (...)
  • 20 Las Cortes no debatieron siquiera las proposiciones de Guridi Alcocer y Argüelles ante la violenta (...)
  • 21 En todo este "discurso", Mier se coloca efectivamente en la situación de diputado en Cortes. En lo (...)
  • 22 Mier dice lo contrario págs. [287] y [680], para oponerse a la elección de los regidores municipal (...)

15«La Habana ha enviado a sus suplentes, y éstos presentado la protesta de que nada obedecerá contrario a sus [p. 442] intereses.1120 Y en efecto, a pesar de la obstinación con que el Congreso se niega al comercio libre de América, ella lo disfruta, y a eso se debe que no esté en insurrección. Y si está en ella toda la Nueva España con sus 6 millones y [p. 443] más de habitantes, ¿no nos está desmintiendo con la voz tremenda del levantamiento, que es la voz de los pueblos quando desaprueban enteramente el Gobierno?, ¿no nos está desmintiendo los poderes que nos dieron los cabildos de las capitales, que ciertamente ni por ficción de derecho21 representan las provincias, y que en las capitales mismas no son sino sombras que ha dexado el despotismo, compuestas de plazas que el Rey vende al encante a voz de pregonero, y muy humildes servidores por lo común de los Vireyes y gobernadores?22

  • 12 Ved la Revolución de Valencia por el padre Rico. La Representación al Congreso de D. José Álvarez (...)
  • 23 Véase pág. [20], nota.
  • 24 Referencia exacta: 1811. Álvarez Acevedo no era diputado a Cortes, sino vocal de la Junta leonesa.

16«De España misma, Señor, faltan muchos representantes ; hay 20 suplentes, y lo son todos los de Castilla, a quien está incorporada la América. Hay aquí representantes de las Juntas, que por ningún título tienen voto ; y hay los representantes de las ciudades, que tampoco deben tenerlo donde no por comunidades o cuerpos, sino por el número de la población se les ha llamado al Congreso. Todos son representantes de un pueblo que está subyugado por los franceses, que obedece a Napoleón, que por fuerza o de gana ha jurado su Constitución y a su hermano José por Rey, como lo han jurado también algunos de sus diputados, que aun pidieron auxilios a Murat contra el pueblo y fueron de sus más fervorosos agentes y proclamadores.122324

  • 25 Alusión a varios episodios sonados : sobre el diputado Valiente, véase supra, pág. [392], nota * ; (...)

17[p. 444] «Todos nosotros estamos aquí encerrados baxo el tiro de sus granadas, y no tenemos la necesaria libertad en un pueblo que sabe pedir amotinado la cabeza de los diputados cuyo sentir no les gusta, como la del Señor Valiente, cuya vida apenas hemos podido salvar embarcándole. Los diputados de América disfrutamos mucha menos, pues por orden del mismo presidente del Congreso, Giraldo, el día 17 de septiembre se han empleado las bayonetas para no dexarnos salir de un Congreso donde siendo en favor de los americanos no tienen valor las leyes25.

  • 13 Son los artículos 1 y 8 de las bases de mediación propuestos por Inglaterra. Se conocen los oficio (...)
  • 26 Referencia inexacta : el oficio de Lord Strangford a la Junta de Buenos Aires está en El Español, (...)
  • 14 Véase en El Español de agosto 1812, pág. 323.
  • 27 Referencia : "Extraordinaria Ministerial de Buenos Ayres", 27 de mayo de 1812 (El Español, núm. 28 (...)
  • 15 Todo lo que he dicho lo han alegado en otros términos los Diputados americanos en sus discursos pa (...)
  • 28 Referencia : "Representación de las Cortes por quatro individuos de la comisión de la Constitución (...)
  • 29 Sobre este voto separado, véase supra, pág. [157], nota.
  • 30 Véase supra, pág. [157], nota.— El obispo de Orense, Pedro de Quevedo y Quintana, fue requerido pa (...)
  • 31 Véase supra, fin del Libro XI.

18«Se ha hecho mérito en las proclamas para América de que reconocen al Congreso los aliados y las Regencias de Berbería. Pero dexando aparte estos bárbaros que hoy arrivan de paz a nuestros puertos y en el mismo día hacen fuego a los españoles que se acercan a sus costas y mañana se llevan nuestros buques prisioneros, los aliados sólo nos reconocen por falta de mejor gobierno, como reconocieron a la primera ilegítima Regencia, o por mejor decir, como Inglaterra por su Embaxador hizo a la Junta de Cádiz que la reconociese. Pero no nos reconocen como Congreso nacional sin la representación completa de América según y por la misma vía que tiene la suya España, pues Inglaterra no sólo comercia con aquélla y ha recibido sus Diputados, sino que nos ha protestado que proseguirá tratando amistosamente con ella hasta que no tenga aquí su representación popular completa.1326 El príncipe Regente de Portugal ha [p. 445] reconocido diplomáticamente a la Junta de Buenos Ayres baxo la garantía de la Gran Bretaña, concluyendo con ella armisticio y paz, como verdadero representante de Fernando VII1427, al mismo tiempo que nosotros le hacemos guerra, lo que no podría ser si ambas potencias nos reconociesen como verdadero Congreso nacional.1528293031

19[p. 446] «En una palabra, Señor : En ese Congreso tal qual es, los representantes tales quales somos de América nos oponemos todos alenvío de tropas. Y esos otros pocos representantes tales quales son de la España, casi toda subyugada de los franceses, declaran la guerra a las Américas ; la parte menor de la nación a la que tiene doble pobla[p. 447]ción y es mucho mayor en importancia política, está libre de enemigos y sumisa a su Rey legítimo, sólo porque quiere hacer aquello que le está concedido por sus leyes y no quiere admitir otras de los que le son iguales en derechos sin su propio consentimiento. Luego los que así le declaran la guerra son unos tiranos usurpadores de los derechos agenos y del Rey, y, por decirlo así, son los verdaderos rebeldes. A lo menos, pues nos tratan como enemigos, ellos se separan de nosotros, y por el hecho somos independientes. No hay que extrañar nada de este lenguage. ¿Tendrían otro por ventura Aragón,Valencia, Cataluña, Islas Baleares, Navarra, Vizcaya, Murcia, Galicia, Andalucía, si el reyno de Castilla y León, a que fueron incorporados no menos que América, les hubiese negado igual representación a la suya, por ser la matriz y ordinaria residencia de su Rey, y les hubiese declarado la guerra como soberano, porque no se sometían a su absoluta voluntad en sus Cortes?»

20A pesar de todo las tropas salieron de Cádiz el 15 de noviembre y el 16 de La Coruña, en número de casi 3.000 hombres, y en enero 1812 llegaron a Vera Cruz conducidas por los navios Miño y Algeciras. Ya habían ido algunos oficiales marinos del apostadero de La Habana, a quienes Venegas como a europeos favoritos prodigó grados sobre grados, postergando a los criollos que habían combatido [p. 448] desde el principio de la insurrección. Volvamos ahora a ver en qué estado se hallaba allá el teatro de la guerra.

  • 32 Morelos se llamaba José María.
  • 33 Este parentesco parece algo sorprendente ; tal vez sea un simple compadrazgo : la familia Bravo er (...)
  • 34 La batalla de Chiautla fue ganada por el propio Morelos. Después de la victoria mandó fusilar al v (...)
  • 35 Referencia : "Noticias de México, desde el 30 de nov. de 1811, hasta el 8 de en. De 1812 según pap (...)
  • 36 Referencia : "Carta de 1° de enero de 1812" (El Español, núm. 24, abr. de 1812, IV, pág. 472). Tax (...)

21Dexamos al cura D. Nicolás Morelos32 aproximándose a México. Este general, que siempre había batido en las costas del sur las tropas del Virey, y de quien se dice que tiene entre las suyas uno que otro oficial inglés y angloamericano, dexando sitiado el puerto de Acapulco, abandonó la costa del sur que asolaba una epidemia de fiebres, y por la misma banda se acercó a México con dos divisiones compuestas, según escriben, cada una de 4.000 hombres armados y 2.000 flecheros. La una al mando de su pariente, el brigadier Bravo33, se dirigió a Chautla, 45 leguas distante de México (sueste quarta al sudoeste [sic] ) y la tomó batiendo al comandante Musitú34 ; la otra se dirigió por Xolalpa al mando de D. Vicente Guerrero. El comandante Saavedra, que debía oponérsele, se retiró, y Morelos entró en Izúcar, distante de México al sur 31 leguas. Huexapan por el mismo rumbo fue ocupado por un cuerpo destacado de 700 hombres, que batieron al capitán Régules35. El capitán García fue muerto en la acción empeñada que tuvo con los insurgentes, los quales, el día 27 de diciembre, tomaron al real de Tasco, villa capital y real de minas distante de México 30 leguas al sur.36

  • 37 Fecha errada. las "papeletas del Europeo" empiezan el 30 de nov. de 1811. El texto muestra cierta (...)
  • 16 Carta impresa en El Español de abril 1812, pág. 466.
  • 38 Manipulación ; dice el texto : «se cortará probablemente la comunicación con Vera Cruz como ya ha (...)
  • 39 La fuente es la misma.
  • 17 Ciudad episcopal distante de México leste 22 leguas, poblada de 67.000 almas, antiguamente Cuetlax (...)

22Así escribe en 20 de noviembre 1811 un europeo de México37, que ya habemos citado16, y prosigue a decir que «para frustrar los designios y progresos del enemigo fue nombrado el activo coronel Llano, que había de reunir a sus órdenes como 1.400 hombres de todas armas, inclusos los patriotas ; pero que con este motivo quedaba abandonado el camino de Vera Cruz a Perote, faltando en México la comunicación con Vera Cruz38, como ya había sucedido en el correo anterior, porque las divisiones de Soto y Bringas, que lo guardaban, [p. 449] marchaban para esta expedición a Puebla de los Ángeles.3917

  • 18 Villa hermosísima distante de México al sueste 30 leguas.
  • 40 Fuente : "Carta de un Europeo", 21 de dic. de 1811, El Español, núm. 24, pág. 470. La carta no lle (...)

23«El teniente de navio Soto, con su lucida división de 500 hombres, un cañón y un obús, habiendo salido de La Puebla el 14 de febrero por la tarde, amaneció el 17 sobre Izúcar, donde estaba el cura Morelos, que había convertido en fortificación la iglesia parroquial. Otra división tuvo el arrojo de entrar en el pueblo, y el vivo fuego que hicieron los enemigos, la infinidad de piedras que llovían de los balcones y azoteas, y la casualidad de hallarse inutilizado el obús, lo obligaron a retirarse hasta Atlixco18, después de haber sostenido una acción empeñada desde las 11 del día hasta las 9 de la noche. En ella fue herido gravemente el comandante Soto, perdió las piernas el segundo gefe Micheo, murieron 18 hombres y resultaron heridos más de 100, perdiéndose el obús y el cañón.»40

  • 41 Nueva incoherencia entre la fecha y los datos. La fecha de esta batalla es 20-26 de febrero.

24Esta derrota fue preludio de la que iba a experimentar en el mismo Izúcar la división de Llano, compuesta de 2.000 hombres de todas armas, inclusos los batallones recién llegados de Asturias y Lobera, derrota de que por lo mismo riyeron mucho los americanos, y contristó demasiado a los europeos, que lo esperaban todo de los invencibles vencedores de los vencedores de Austerliz, como a su llegada repetían las Gazetas de México en letras garrafales. En carta de 22 de febrero dice un europeo que «Llano, aunque logró el día 2341 tomar a la bayoneta el cerro del calvario que domina al pueblo, le fue imposible penetrar por sus calles hasta la plaza, por la infinidad de zanjas y trincheras fortificadas y el fuego de fusilería que se hacía sobre las tropas desde las azoteas y troneras de las casas. No obstante el descalabro, que fue [p. 450] grande, nuestro exército situado en el cerro del calvario bombardeaba al pueblo para reducirlo a cenizas antes de intentar segundo ataque ; pero en estas circunstancias recibió Llano las órdenes del Virey para incorporarse al general Calleja en el sitio de Coautla Amilpas.

  • 19 Carta de un europeo, de México, de 5 de febrero 1812, en El Español de 30 de agosto, íd., pág. 320 (...)
  • 42 Véase Gaceta del Gobierno de México, 6 de febr., pág. 133. Hubo cuatro horas de desfile, arcos de (...)
  • 43 Había mucha inquina entre el virrey y el victorioso y ambicioso Calleja. Éste, después de consegui (...)
  • 44 Referencia: otra vez el núm. 28 de El Español (págs. 320-321). A continuación Mier añade datos geo (...)

25«Este general había vuelto de Zitáquaro y entrado en México19 el día 5 de febrero con su exército del centro compuesto de 3.000 hombres, 2.000 mugeres, 2.000 muías con equipages, infinitos criados y arrieros, 20 cañones de su uso, y 70 tirados por bueyes cogidos a los insurgentes.42 Allí renunció el mando, y el Virey le aceptó la renuncia43, porque, dicen, le aborrece a causa de su crueldad ; pero a solicitud de la oficialidad se le restituyó dentro de pocas horas, y salió el 12 de febrero para ir a batir a Morelos, que se estaba fortificando en el pueblo de Coautla Amilpas»44, distante de México al sur 25 leguas, y situado en lo que llaman allá tierra caliente, donde en efecto el calor sofoca, el cielo se desgaja en torrentes, las tercianas acompañan al que se moja los pies, y son mortíferas las mordeduras de infinitos alacranes y grillos verdes.

  • 45 En realidad, los excelentes tenientes de Morelos se llamaban Galeana, Bravo, Matamoros, etc. Desde (...)
  • 46 Estas cifras figuran en un parte de Calleja de 19 de febrero.
  • 47 Incoherencia cronológica : la "Carta de un europeo" del 22 de febrero no puede relatar acontecimie (...)

26Llegó el día 18 a sus inmediaciones y los enemigos fueron retirando sus avanzadas con poca resistencia para cebar a Calleja, que, rechazado ese día por falta de informes y error de las guías, escribe de México un europeo en 22 de febrero, el día 19 emprehendió ataque formal para apoderarse de Coautla. «Se acaban de recibir, dice, cartas del campo de Coautla de 20, en que detallan la acción del 19 contra el exér-cito de Morelos, compuesto en la mayor parte de gente de tierra caliente, infinitamente más valiente y atrevida que los indios y mestizos de tierra fría, y que [p. 451] ufanos con las victorias anteriores, y armados con los fusiles y cañones cogidos a nuestras divisiones batidas, dirigidos por oficiales americanos (anglo)45, hacen la guerra con más conocimiento. El Señor Calleja dio el ataque por dos partes, dividiendo el exército en dos gruesas columnas. Se dispararon 614 tiros de obús y cañón, pero se repitió la escena misma de Izúcar : no se pudo penetrar en el pueblo ni desalojar al enemigo de ninguno de sus puntos, que se reducen a dos plazas con fosos, cortaduras, parapetos y trincheras de mucho espesor con 30 cañones de varios calibres. De su fuerza se habla con variedad, pues unos la hacen subir a 40.000 hombres y otros la reducen a 12.000 ; pero todos convienen en que tienen 2.500 fusiles46. El fuego duró 6 horas, al cabo de las quales se retiró nuestro exército en buen orden al campamento, legua y media distante, después de haber causado mucha mortandad al enemigo. La nuestra no fue poca, por el daño que le infería la fusilería disparada desde las azoteas y troneras de las casas. Huvo 4 oficiales muertos, entre ellos el coronel conde de Casa Rul y Sagarra, y 15 soldados ; gravemente heridos 7 oficiales y 55 soldados, entre aquéllos los coroneles Oviedo y Orta, a quien quebraron una pierna, y D. Pedro Telmo Primo, estropeado de un obús. Contusos 3 oficiales y 83 soldados. Calleja espera la reunión del Señor Llano ; ayer 23 de febrero47 salió de aquí el repuesto de víveres y municiones que faltaban a ambas divisiones.»

  • 48 Gaceta del Gobierno de México, 21 de mayo de 1812, págs. 531-534. El pasaje entre comillas no es c (...)
  • 49 Parte de Armijo (Gaceta del Gobierno de México, 25 de febr. de 1812, págs. 425-428). No es cita si (...)
  • 50 Parte de Calleja (Gaceta del Gobierno de México, 2 de abr. de 1812, págs. 342-343). Resumen con al (...)

27No llegó sin embargo nada de esto a Coautla sin oposición de varias partidas de insurgentes. Llano da parte al Virey desde la hacienda de Casaño en 2 de marzo que «el día 26 de febrero levantó el asedio de Izúcar, teniendo los bandidos la osadía de perseguirle con un cañón ; el 27 le atacó la gavilla de Félix de la Rosa, que dexó 3 muertos y un prisionero. El 29 le hizo fuego otra de 600 hombres mon[p. 452]tados. El 29 le atacaron 1.000 ; pero en una parte les mató mucha gente y cogió 3 prisioneros, de que uno era el capitán Sánchez, en otra les mató muchos y cogió un pedrero con algunos prisioneros. El 30 llegó al campo de Coautla.»48 De allí había enviado Calleja el día 25 de marzo al capitán comandante Armijo con 270 hombres para escoltar desde Chalco el convoy de víveres y municiones de México, y le da cuenta en 31 de marzo que «yendo el mismo día le atacaron los insurgentes en el Malpaís en número de 200 de infantería y 300 de caballería, y los puso en fuga el día 25 matándoles 52 hombres y cogiendo 2 prisioneros, y que de retorno el 28, aunque él ya venía reforzado con más tropa, le atacaron más de 3.000 insurgentes mandados por el cura Tapia, Miguel Bravo y otros cabecillas, con los quales luego que se dio la primera descarga cerraron a arma blanca, haciendo en ellos una carnizería asombrosa, de manera que quedaron más de 400 enemigos muertos, de ellos muchos cabecillas, y se les cogió un cañón con 78 prisioneros.»49 Un europeo escribe de México con fecha de 1° de abril que «pasó los prisioneros por las armas y entró triunfante en el campo de Coautla.» Calleja en su parte al Virey de 29 de marzo, después de darle cuenta de la primera acción, dice de la segunda que «era compuesta la tropa enemiga de 2.000 insurgentes de Izúcar, Cuernavaca, negros de la costa, castas y gente blanca sin ningún indio ; que mató Armijo más de 400 e hizo 77 prisioneros, de los quales 17 que le presentó son casi todos gefes u oficiales.»50 El resto pues fue pasado por las armas, como, según estilo, estos 17 lo serían también en México, o por el mismo Calleja, que estaba furioso ya por su desgraciado ataque primero, ya porque sólo pudo llegar una parte del convoy, ya porque el cura Tapia le amenazaba las espaldas y tardaban los cañones de a 16 y 24 que había [p. 453] pedido a México para batir, por ser toda su artillería de campaña.

  • 51 Fecha inexacta ; es en realidad el 28 de marzo.

28Después que recibió el día 1° de marzo los cañones y 2 morteros con bombas y granadas, &c, escribe así a un amigo suyo de México en 15 de marzo : «No he pasado en mi vida peor temporada ; el calor del campo, la escasez de todo, y la aflicción del espíritu mezclada con infinitas ocupaciones no me dan tiempo ni para el preciso descanso. Tengo cercada a Coautla estrechamente, nadie entra ni sale ; pero la línea de contravalación ocupa más de dos y media leguas, y Vd puede deducir las consecuencias. Me veo en la necesidad de despachar a forragear a 5 y 6 leguas. Tengo a la vista al cura Tapia que con 800 caballos y 1.500 infantes me amenaza los puntos débiles ; pero si aguarda, y yo no me equivoco, mañana será batido, y quedaré libre de esta atención. (Lo fue en efecto, según Gazeta de México, el 18 51). Si huviera recibido un mortero y el tren de batir en tiempo, no padecería este exército, estaría en estado de obrar en otra parte, no hubiera conservado su opinión Morelos, y la insurrección tendría otro aspecto. Pero es necesario sumergir a Coautla y a sus defensores en el centro del abismo, qualesquiera que sean los trabajos e incomodidades que se sufran.

29«No puede Vd figurarse la tenacidad fanática de estas gentes. El cura Morelos con ayre de inspirado dicta providencias que puntual y activamente se executan a qualquiera costa. Se oyen continuamente protestas y juramentos de sumergirse en las ruinas antes de abandonar la defensa. Bailan alrededor de las bombas, y por cada una sueltan un repique en señal de que las desprecian, sin embargo del estrago que hacen. Me he propuesto tomar a Coautla sin que cueste un hombre, ya que sin poderlo evitar me pusieron fuera de combate 170 hombres entre muertos, [p. 454] heridos y contusos.» (Las cartas de otros dicen más de 500.)

  • 52 Alejandro y no Nicolás, según El Español, núm. 28, V, pág. 321. Mier omite una frase que alaba la (...)

30Los insurgentes no obstante hicieron después una salida y se tomaron los cañones del Fuerte Vira, aunque fueron rechazados. Menos felices fueron en otra salida para impedir los trabajos de la principal batería, pues «se hizo prisionera a toda la avanzada que salió con su comandante, el qual era un angloamericano llamado Nicolás Nollet52, que se llevó al campo y fue pasado por las armas.» (Conforme al derecho de las gentes como Calleja). Así concluye la carta de un europeo de México de 16 de marzo, impresa en El Español de agosto 1812, pág. 321.

  • 53 El comandante Felipe Laylson era un francés ex maestro de equitación en México (Diccionario de Ins (...)

31Sigue la de otro de 7 del mismo, impresa en El Español de junio 1812 : «Mientras Calleja se ocupa en la boca de tierra caliente, se ha formado una reunión numerosísima en el monte alto de Tlalnepantla (distante México al norueste 3 leguas y media), que ha establecido su campamento en las lomas de Santa Mónica y ha prohibido en todas las haciendas traer nada para México. Esta reunión se trataba hasta ahora de gavilla ; pero da mucho cuidado desde que se sabe se halla con ellos el sueco Laylson53, un D. Dionisio, francés que enseñaba el exercicio a los patriotas del tercer batallón, Velasco, el canónigo de Guadalupe, Cañedo, teniente de los verdes, y otros que se han desaparecido de México estos días, y dicen se han reunido todos en la Villa del Carbón.

  • 20 Así se llama el vino regional extrahído del agave mexicano, llamado en su lengua metl, y en la hay (...)
  • 54 Esta carta del 7 de marzo de 1812 puede ser de J.M. Fagoaga (comparar con un texto suyo sobre el m (...)
  • 21 Carta impresa en El Español de agosto 1812, pág. 322.
  • 55 Referencia : "Carta de un Europeo de Vera Cruz" de mayo de 1812 (El Español, núm. 18, ag. de 1812, (...)

32«En Apa (Tlateapan, distante de México al leste nordeste 15 leguas) se ha formado otra reunión que exige contribuciones de todas aquellas haciendas, y sólo por ellas logran sus dueños el permiso de sacar los pulques20 y puercos que [p. 455] se consumen aquí; esta reunión extiende ahora sus avanzadas hasta Teotihuacan (8 leguas de México nordeste quarta al norte). En una palabra, nos hallamos rodeados de manera que nadie se atreve a salir ni de las garitas, y el único correo que está corriente, que es el de Puebla, sale con escolta de 80 y 100 hombres. El 6 por 100 de alcabala produxo el mes pasado 8.000 fuertes, siendo 100.000 los que produce en tiempos pacíficos. Los trigos valen 20 fuertes y no los hay.»54 Pudiera añadir : La Casa de Moneda, que acuñaba hasta 27 millones fuertes, acuñó el año pasado solos 5 a 6, y eso porque el Virey pidió a los vecinos su plata de uso para amonedarla. En este año de 1812 no se han acuñado 2 millones. Otro europeo añade desde Vera Cruz en mayo21: «El Virey ha mandado en México una conscripción de caballos, pena de la vida al que ocultare alguno, 2 millones fuertes de empréstito forzado, un impuesto (de 10 por 100) sobre todas las casas de México, y toda la plata labrada de los particulares para la Casa de Moneda. Todo muestra el apuro y falta de todo. Especialmente la que hay de víveres es horrorosa, (y todavía pagan un impuesto).»55

  • 22 Acaba de llegarme este Plan, que ha hecho tanto ruido en toda la Nueva España, en algunos números (...)
  • 56 Ver el Plan págs. [548-561], y la prohibición del cabildo de México, págs. [497-500].
  • 57 A principios de ag. de 1813, Mier recibió de los insurgentes el prospecto del Ilustrador Nacional (...)

33¡Y a pesar de tal situación no sólo el Virey se negó a las proposiciones de conciliación que desde Coautla le mandó Morelos para evitar la efusión de sangre, sino a las que para el mismo fin le hizo la Junta Nacional desde Sultepec, en 29 de marzo! Por mano del doctor Cos le envió con un manifiesto un Plan de paz o guerra, que, aunque conforme al espíritu de la carta al Obispo de Puebla, que ya vimos, y a los principios más inconstrastables de derecho natural y de gentes, Venegas lo hizo quemar todo en México por mano de verdugo.225657 Habiendo tomado Rayón el real y villa de [p. 456] Pachuca (18 leguas al nordeste de México) y hecho prisioneros 33 europeos, escribió al Virey para cange con igual número de americanos, y se negó, aunque exponía aquéllos a ser víctimas de su negativa.

  • 58 Morelos tomó Orizaba mucho más tarde : 28 de oct. de 1812 (cf. infra, pág. [469]).
  • 59 Desertores.
  • 23 Llamóse así, según Bernal Díaz, de un soldado de Hernán Cortés que puso allí una hostería, que des (...)
  • 60 Cap. CCV. Fue el editor Remón de 1632 quien añadió al manuscrito «y se metió fraile mercedario».
  • 24 Ved las cartas impresas en El Español de junio 1812, pág. 322 y [3]23.
  • 61 Referencia inexacta. la carta es de 23 de abr. de 1812 (El Español, núm. 28, ag. De 1812, V, págs. (...)

34En 13 del mismo marzo la comunicación de Vera Cruz se cerró. En mayo, escriben de Vera Cruz que se entregó por capitulación a los insurgentes la opulenta villa de Orizaba58 (distante de México 46 leguas leste quarta al nordeste), y se apoderaron de 12 millones de pesos fuertes en tabaco, efectos de Vera Cruz y mucho dinero. En El Ilustrador Americano número 7, se refiere el parte que dio sobre esto a Morelos en 3 de junio el brigadier cura D. Mariano de la Fuente y Alarcón, y dice que después de haber desalojado al enemigo de su fortaleza del Carmen desde el foso que la [p. 457] defendía, continuó persiguiéndolo hasta apoderarse de la villa, habiendo durado la acción desde el domingo 21 de mayo hasta el 28, en que entró triunfante sin la mayor pérdida de su parte ; que la del enemigo fueron 22 muertos, 99 prisioneros, 11 pasados59, 4 cañones de grueso calibre, 89 fusiles, 96 sables, 123 lanzas, caxones de cartuchos, tiendas, &c. Un mes antes, esto es, en 22 de abril, se dexaron ver otros insurgentes en El Lencero2360, a 3 leguas de Xalapa, y Vera Cruz comenzó a estar bloqueada y carecer de toda comunicación, «porque el cura Sánchez, dice un europeo de aquella ciudad24, con cinco divisiones, de 5 a 6.000 hombres cada una, es dueño de los llanos de Puebla para acá, y de la tierra de Tehuacan y Orizaba hacia Xalapa. Un mes ha que no sabemos de México, y sigue el sitio de Coautla Amilpas al cabo de 3 meses, y no sabemos cómo acabará, si bien o mal.»61

  • 62 28 de abr., en realidad. La larga cita de Gaceta del Gobierno de México, págs. 445-452, no es lite (...)
  • 25 Vulgarmente se escribe Quaútla ; Villaseñor escribe Coautla, no sé quál sea el legítimo nombre, qu (...)
  • 63 Mier es muy quisquilloso en cuanto a la ortografía de las voces de origen indígena ; en su Carta d (...)

35Las Gazetas de México extraordinarias de 1°, 2, y 8 de mayo nos instruyen del éxito y el ataque general que precedió para introducir víveres en la plaza. En la primera escribe Calleja al Virey desde el campo de Coautla, en 23 de abril62, diciéndole que «el día 23 se verificó el ataque general a este exército tantas vezes anunciado por Morelos», y para hacérselo comprehender le da una idea de la situación de Coautla y de la disposición del sitio. De ésta sólo gustarán los militares, que pueden allí leerla, y de la situación baste decir con el general que «es en un baxío llano, que por todas partes domina aunque poco, sin que él por ninguna sea dominado, y que la población se extiende [p. 458] algo más de media legua de norte a sur, y menos de la mitad de este a oeste, y que entre el pueblo y las lomas de Zacatepec pasa un río, cuya caxa es de más de 200 varas, y cuya corriente, aunque abundante y rápida, se ciñe a un canal de 12 a 15 varas. Estando Coautla2563 en la mayor miseria, sin otro artículo de subsistencia que el de maíz, oprimida por nuestros fuegos, que la enfilan en su mayor diámetro, cargada de heridos y enfermos, de los que diariamente mueren, según las noticias contestes de los desertores, de 25 a 30, se arrojaron a salir la noche del 21 los cabecillas clérigo Matamoros y coronel José Perdiz con 100 de a caballo ; y después de haber reconocido con sumo silencio el intervalo de más de 3 quartos de legua, se atrevieron a penetrar por donde había fuertes paredes, en las que abriendo un portillo pasaron a escape los que pudieron, antes que llegase la gran guardia y las guerrillas, que los atacaron con denuedo, dexando 36 tendidos sobre el campo, entre ellos el coronel Perdiz, y sin detención persiguieron a los demás, que, ya dispersos y los más a pie, se ocultaron en las zanjas y cañaverales, de los que sacaron 18, y ninguno hubiera escapado sin el extravío de una guerrilla.

  • 64 Falta aquí: «a que les obligó la necesidad».

36«Esta salida64 era con objeto de reunir, reanimar y combinar con las numerosas gavillas de más de 15.000 hombres que me rodeaban un ataque general a este exército, para introducir víveres en Coautla, objeto que no se me ocultaba pero no podía frustrar sin desguarnecer mi línea, y preferí esperarlos.

37«Al romper el día 27 atacaron con vigor la retaguardia de Amel-zingo y Barranca Hedionda de 4 a 5.000 hombres, los más [p. 459] de caballería armados de fusil, con 4 cañones; al propio tiempo atacaron los mismos puntos por su frente más de 2.000 hombres que, con un cañón y un fuego vivísimo de fusilería atravesaron el río y se apoderaron de un apostadero de nuestras tropas próximo al reducto de Zacatepec, y a la misma hora se dexaron ver en una loma a la espalda de mi campo algo más de 1.500 hombres haciendo fuego con un cañón y alguna fusilería.

  • 65 Falta aquí: «con la ventaja de haberlos sorprendido, y la de que su comandante, el capitán Don Man (...)

38«El ataque de Amelzingo y Barranca Hedionda fue tan vigoroso que el batallón de Lobera se vio envuelto por su espalda, por su frente y por su costado izquierdo, por no habérsele podido reunir Llano con los batallones mixto (de europeos y americanos) y de Asturias, a causa de haberse extendido el ataque por su espalda e izquierda. Pero el comandante de Lobera, reunidas sus avanzadas, atacó a la bayoneta a los que asaltaron por su frente, los arrolló, los precipitó al río, que se llevó muchos heridos, les quitó el cañón que sacaron de Coautla, y dexó más de 150 cadáveres tendidos sobre sus márgenes. En su fuga se les hizo fuego a metralla, &c.65

39«En fin, reuniéndose todo el exército, rechazó a los que salían e hizo retirar a los que entraban, quitándoles los 4 cañones únicos que trahían, las cargas de municiones, algunos víveres, un estandarte, caballos, &c, y dexando más de 500 hombres tendidos sobre el campo. Siguieron varios el alcanze, matando sobre la marcha quantos pudieron alcanzar, que fueron muchos, aunque, no pudiendo pasar la fragosa barranca de Tlayácac, a las onze del día se volvieron al campo ; pero la partida del capitán Acha mató mucha gente, porque viniendo de vuelta encontrada, creyéndolo tropas suyas se le acercaban con confianza quando se retiraban en pelotones, y recibían a quema ropa las descargas.

40[p. 460] «El capitán Zarzoza con su esquadrón siguió con tanto tesón a una partida del exército enemigo que la alcanzó a más de 5 leguas, la batió, dispersó, derrotó completamente, y tuvo la paciencia de contar 56 cadáveres sobre el campo, hizo 11 prisioneros, y les quitó 37 caballos.

41«La pérdida del enemigo se regula de 800 a 1.000 hombres, sin haber encontrado entre ellos más que 15 indios; los demás eran gentes de razón y muchos decentes y conocidos ; la nuestra no pasa, según noticias verbales, de 2 o 3 muertos, y 8 o 10 heridos.» (Por supuesto el fuego de los insurgentes es fatuo, y las balas de algodón.)

42En la Extraordinaria de 2 de mayo se apresura el Virey a publicar otro parte de Calleja «a fin de que el público pueda dirigir dignamente las debidas gracias a la visible protección que dispensa a los habitantes de este reyno el Todopoderoso baxo los auspicios de su Santísima madre.» «Excelentísimo Señor, el día en que justamente se cumplen 4 meses de la toma de Zitáquaro ha entrado este exército, siempre vencedor (olvidando el 18 y 19 de febrero), en Coautla a las dos de su mañana. El enemigo intentó una salida por dos puntos de la línea, fue rechazado en el uno, y con mucha pérdida penetró por la caxa del río, y en aquel momento destaqué la infantería a que se apoderase de Coautla, y la caballería a que siguiese el alcance tan próximamente que iba mezclada con él.

  • 66 La cita es prácticamente exacta (ibíd., pág. 461).

43«La primera me ha dado parte de haberse apoderado del pueblo, y de toda la artillería enemiga, y la segunda de que le persigue con tesón, cuya interesante noticia anticipo a V. E. quanto me es posible para su satisfacción, y al fin de que se rindan las debidas gracias al Señor de las batallas por ésta, tan interesante a la justa causa. Campo sobre Coautla, mayo 2 de 1812.»66

  • 67 8 de mayo (ibíd., págs. 479-481). Cita bastante fiel. Se señalará la variación más significativa.

44[p. 461] En la Gazeta de 3 de mayo67 está su parte del 4 en que detalla tal qual lo ocurrido, porque no puede más estando sin aliento en cama de un derramamiento de bilis. En él dice que «el cura Morelos, obligado de la espantosa escasez que le reduxo al término de comer insectos, cueros y quantas inmundicias se les presentaban, estrechado por el bloqueo y un fuego bien dirigido, y hostigado de las enfermedades que le arrebataron más de 3.000 hombres, y perdida la esperanza de socorros, pues los que habían venido, en número de más de 12.000, habían sido derrotados en tres acciones diferentes, resolvió su retirada la noche del día en que por un efecto de humanidad se le habían remitido 2 exemplares del Real indulto, que a primera vista pareció que recibió con regocijo la guarnición, suspendiéndose mutuamente los fuegos.

  • 68 Falta aquí: «con el efecto de abultar, de entretener, de dificultar el alcance y de sacrificarlos (...)

45«A las dos de la mañana emprehendió su retirada ordenada llevando al frente de su principal columna más de 1.000 fusileros seguidos de unos 250 caballos, y éstos de 4 o 5.000 honderos y lanceros, y luego una numerosa turba de gente de toda especie68, y cerraba la retaguardia un cuerpo de fusilería, en cuyo intermedio iban las cargas y dos pequeñas piezas.

46«Yo hize entrar al batallón de Asturias rápidamente en Coautla para batir la retaguardia, tomar la artillería e impedir la retirada a los que no la hubiesen verificado. Hize al mismo tiempo salir toda la caballería destinada a la persecución y un cuerpo destinado ya desde antes a la de solos los cabecillas ; y reunidos, atacaron con tal energía que en el momento dispersaron la canalla, y sin detenerse en perseguirla siguieron el alcanze de los cabecillas y tropas armadas, que ya, reunidas y apostadas detrás de cercas de piedras, les opusieron mucha resistencia con un fuego tenaz ; pero las desalojaron flanqueándolas por el lado derecho y matándoles 816 hombres que se han contado.

47[p. 462] «Puesto ya en fuga el enemigo siguieron el alcanze por el espacio de cerca de 7 leguas, llevando siempre a la vista los cabecillas a tiro de fusil, sino que en Ocuítuc les esperaban caballos que pudieron remudar, mientras que las tropas que los seguían, y principalmente la escolta de Morelos, opusieron alguna resistencia a las nuestras con sacrificio de sus vidas, que casi todos perdieron. Continuó sin embargo nuestra valerosa tropa persiguiendo a 60 o 70 hombres, que eran los únicos que acompañaban a Morelos, que para dificultar el alcanze se dirigió a los volcanes, y los nuestros sin aliento y sin caballos tuvieron que desistir.

48«Las 7 leguas están tan sembradas de cadáveres enemigos que no se da un paso sin que se encuentren muchos, y todos sin excepción son costeños, pintos (enfermedad cutánea de la costa), negros y hombres decentes.

49«Sus fusiles todos los arrojaron en el campo, unos se han cogido y otros se extraviaron ; sus cargas, sus municiones, sus banderas, sus caxas de guerra, la artillería del Rey que tenían en su poder, y la que habían construido, que no baxa de 30 piezas, todo ha caído en nuestras manos. La dispersión ha sido tan completa que la mayor reunión era la que seguía a Morelos ; su pérdida excede de 4.000 hombres y de 700 prisioneros ; la nuestra no pasa de 15 a 20 hombres muertos y heridos.»

  • 69 Efectivamente, la salida de Cuautla se ve como una de las mayores hazañas de Morelos.
  • 26 En El Ilustrador Nacional de Sultepec de abril y mayo se apuntan los partes que iba dando a la Jun (...)

50Este milagro ya se supone ; pero el lector supone también que las fanfarronadas69 de Calleja se reducen a confesar que Morelos se le escapó, y que la turba se dispersó en saliendo como debía hacer, porque uno de los gritos del exercicio militar es: a dispersarse, refugio excelente en país amigo para evitar la persecución.26 Pero no necesito [p. 463] ya discurrir de esta suerte, tengo a la vista la elocuente proclama que dirige a los mexicanos la Junta Nacional Americana en el 16 de septiembre 1812, aniversario de su libertad, esto es, del día de la insurrección, y en ella habla así : «Setenta y cinco días duró el asedio memorable de Amil-pas, cuyo éxito feliz cubre de gloria a Morelos y de confusión a su enemigo. Disminuida y debilitada su gente, proyecta levantar el sitio, quando el estado de hambre y peste a que el pueblo estaba reducido hace prolongarlo en la esperanza de rendir a sus defensores. Frústrase este designio ; el general, estrechamente cercado, rompe una doble línea y sale magestuoso por enmedio de los sitiadores sobrecogidos de terror a la presencia de una acción casi sin exemplo en los fastos de la milicia.»

51En efecto, apenas se publicaron estas gazetas, y luego la demisión que hizo Calleja del bastón, aceptada por el Virey, que un europeo escribe quexándose al famoso Yermo en 11 de mayo : «Ya estará Vd. instruido en la comedia de Coautla, y por las 3 gazetas anteriores relativas a esta espedición habrá notado las mayores contradicciones, que si bien pasan aquí por la opresión, en la Península y demás naciones cultas será materia de risa y un descrédito ignominioso de nuestras armas ; porque lo que ha hecho el insigne Calleja después de tanto aparato y crecidísimos [p. 464] gastos es confesar al bigardón de Morelos dos triunfos los más brillantes que pueden contarse de un general experto.

  • 27 «Su fin, dice que era minar el gobierno y derribar al heroyco Venegas ganándose una absoluta confi (...)

52Éstos son la fregada que le dio al exército del centro en 18 de febrero, quando se propuso entrar en el despreciable pueblo de Coautla con todas las prevenciones, recursos y auxilios del gobierno, quedando burladas las tropas con pérdida considerable y con el gravamen de haber permanecido 76 días sufriendo la intemperie de aquellos campos comparables con el infierno. El otro triunfo consiste en la retirada bien ordenada hecha por el buen clérigo a la hora que le acomodó, rompiendo las líneas de ese ponderable sitio y despreciando los fuegos laterales de los reductos y demás baterías, que se figuraban impenetrables en las pinturas cómicas de sus oficios. Conque tenemos, en resumen de cuentas, que el mismo Calleja viene a confesar, después de muchos rodeos, que ni pudo atacar a Coautla, ni menos embarazar la salida del enemigo, o, por mejor decir, que no pudo desempeñar en esta escena los papeles de atacador y de sitiador, después de haber sacrificado más de 4.000 soldados y después de haber consumido cerca de dos millones de pesos fuertes para tener la pueril satisfacción de decirnos en gazeta que entró en Coautla después que la dexó Morelos vacía.....Aseguro a Vd. que si Calleja se presentara a juez de otra nación extrangera con las cuentas de Coautla, habría sido pasado por las armas ; pero somos tan bárbaros que acaso éste será motivo para que obtenga el vireynato de México, consumando en esto los iniquos designios de su hypócrita conducta.»27

  • 28 Carta de 19 de noviembre, impresa en el Redactor General de Cádiz de 13 de febrero 1813.
  • 70 Es sudeste. Mier trabaja sin mapa; hay que perdonarle sus errores geográficos.
  • 29 De 19 de noviembre, impresa el mismo Redactor de 14 de febrero 1813.
  • 30 Distante 8 leguas quarta al sueste de su capital, la ciudad de Tepeaca (propiamente Tepeyac o junt (...)
  • 71 El general que mandaba el ataque era Nicolás Bravo, hijo de Leonardo.

53[p. 465] La más evidente prueba de que Morelos en su retirada de Coautla no había perdido su exército, es que, según dio parte a la Junta Nacional en 3 del siguiente junio, entró después de un combate reñidísimo en Chilapa (68 leguas de México al sudueste), donde, por haberle concedido ya siete veces el perdón después de haberle resistido otras tantas, diezmó los prisioneros cogidos en el acto del ataque, y entre ellos fue executado el gigante Salmerón por habérsele cogido ya la tercera vez haciendo armas contra la patria. Después tomó Morelos a Tehuacan, «donde quemó, dice un europeo28, por 6 millones de tabaco del Rey e hizo 500 prisioneros», ciudad mui importante por estar 46 leguas leste nordeste70 de México en el camino Real que entra a Oaxaca y Goatemala, y ser mui comerciante, especialmente en harinas, de que se proveían no sólo Vera Cruz y San Juan de Ulúa, sino Campeche y La Habana. «El 19 de septiembre entró, según otra carta de un europeo29, el capitán Lavaqui en San Agustín del Palmar30 con 350 hombres y 3 piezas de artillería. A poco rato se presentaron 4.000 rebeldes, [p. 466] que acometieron al pueblo por todos lados, comenzándose un fuego horroroso que duró desde las 10 de la mañana de aquel día hasta las 2 de la tarde del siguiente sin intermisión ninguna. Consumidas a este tiempo las municiones, muertos muchos de los leales, heridos otros y sin fuerzas todos, se apoderaron los rebeldes del pueblo, cuyo vecindario, que había recibido a las tropas con muestras de júbilo, tomó parte contra ellas apenas se presentaron los facciosos. Como 150 quedaron muertos y 200, entre sanos y heridos, fueron hechos prisioneros y conducidos por los rebeldes a Tehuacan, donde los encerraron en la cárcel pública. El valiente Lavaqui, después de tener tres heridas, se defendía bizarramente con un fusil, y fue muerto a machetazos. Estos malvados iban acaudillados71 por los curas Sánchez y Moteuhsoma (del antiguo linage de Moteuhsoma, cura del Obispado de Puebla, célebre por su virtud y extraordinarios talentos), que últimamente se hallaban en Tehuacan con el cura Morelos y gran número de clérigos y frayles que son oficiales de su exército, que asciende, según dicen, a 7.000 hombres que se han hecho fuertes en aquel punto, atrincherados en la plaza de la ciudad con caxones de gruesas vigas llenos de tierra y piedras.»

54Antes de esto nuevas tropas habían ido de España a propuesta del Consulado de Cádiz, que por medio de la Regencia exigió de las Cortes la continuación del impuesto sobre las importaciones y exportaciones del puerto, que antes se le había acordado para reembolsarse de los gastos erogados en la primera expedición. En vano los diputados americanos se opusieron alegando la mediación de Inglaterra; los comisionados de ésta se habían vuelto a Londres desde Portsmouth sabiendo las malas disposiciones que animaban al gobierno de Cádiz ; y aprobado el 29 de febrero 1812 el proyecto consular, salieron en abril barcos para ir a conducir tropas de Galicia, [p. 467] que llegaron a Vera Cruz en junio con el nombre de Regimiento de Castilla, aumentadas con otro de Campeche baxo el mismo nombre ; el todo, creo, ascendía a 1 500 hombres.

  • 31 El nombre de Vera Cruz se dio por Hernán Cortés al lugar de Misantla por haber desembarcado allí v (...)
  • 32 Dista de Vera Cruz media legua dentro de la mar, y se llamó así porque habiendo llegado allí antes (...)
  • 33 Dista de Xalapan (esto es, lugar de arena y agua) 10 leguas al poniente, y Xalapa de México 50 leg (...)

55Inútilmente se empeñaron en seguir su camino para México ; los insurgentes mandados por un tal Montoya los rechazaron, así como dos expediciones marítimas dirigidas contra ellos a la Antigua Vera Cruz.31 Allí se habían fortificado, levantando un baluarte baxo la dirección de un andaluz, con dos cañones de grueso calibre que, abandonados como inútiles allí, habilitaron, una culebrina que tenían, un obús y un mortero recogidos de dos cañoneras que los españoles de Vera Cruz habían perdido en dichas expediciones. El vómito prieto por otra parte crugía en este puerto sobre los recién llegados, y habían muerto 150 soldados y 10 o 12 oficiales y cadetes, 600 había enfermos ; la penuria de víveres era extrema, porque el asedio era tal que de noche los insurgentes llegaban a escribir rotulones sobre las murallas, desafiándolos porque despedazaron a tres infelices que por sospechosos había trahído del camino la tropa quando regresó rechazada. Otros habían sido allí fusilados por motivo de una conspiración, que delató un pardo, para entregar a los insurgentes la plaza y el castillo de San Juan de Ulúa32. Por otra conspiración para entregarles el único [p. 468] fuerte del reyno, que está en Perote33, habían sido fusilados 14 oficiales, con la circunstancia de serlo por detrás, aestilo de lo que los nuevos venidos habían visto practicar a los franceses en la Península, y con lo que imaginaban inducirse alguna infamia.

  • 34 Villa distante de México 48 leguas leste nordeste. En su jurisdicción y la de Orizaba es donde úni (...)

56Por todo esto el Virey hizo un esfuerzo para llevar víveres a Vera Cruz y recoger aquella tropa. La de Llano estaba desembarazada después del sitio de Coautla, y toda su división fue escoltando 1.800 muías cargadas de harina, de que sólo llegó una corta parte, bien que reconquistó a la villa de Orizaba e hizo retirar 8.000 insurgentes que sitiaban a Córdova34, entrando en Vera Cruz a principios de agosto sin oposición de los insurgentes. Sonóse que esto había provenido de haberlos ganado con dinero el americano Lobo, especie quizá nacida de que él solo cargó el retorno con papel, algún aguardiente y vino sin permitirse a otro mezclar un tercio, lo que indispuso de tal suerte a los monopolistas de aquel puerto que en 6 de agosto despacharon para Cádiz un barco cargado de oprobios contra Venegas, no sólo culpando su ineptitud, sino tratándole de insurgente.

  • 35 De 19 de noviembre, inserta en El Redactor General de Cádiz de 14 de febrero 1812.
  • 36 Así consta del parte dado por Calleja en 6 de mayo 1812 al Virey, a quien los envió diciendo que « (...)
  • 72 Gaceta del Gobierno de México, 9 de mayo de 1812, pág. 488.
  • 73 El 14 de sept de 1812. Episodio memorable. La hacienda de San Gabriel pertenecía a Yermo. Las tent (...)

57Lo cierto es que en volviendo Llano, llevando consigo 800 hombres que había dexado vivos el vómito, el puerto volvió a estar tan bloqueado como antes ; y aun llegó para comandar los sitiadores, de orden de Morelos, D. Nicolás Bravo, que según carta de Vera Cruz35 puso un parlamento a la plaza [p. 469] prometiendo entregarles los prisioneros que tenía, con tal que el Virey diese libertad a su padre, el Mariscal D. Leonardo, «que con otro de igual graduación, D. Mariano de las Piedras, dueño de la hacienda de Canario, el Coronel D. Luciano Pérez y otros 28 o 30 individuos habían sido cogidos en las inmediaciones de la hacienda de San Gabriel por dos patriotas quando huían desarmados de Coautla.»3672 El extraordinario que, admitiendo el partido, enviaron los veracruzanos a México en 1° de octubre fue llevado a Tehuacan, de donde Morelos le mandó volver, porque ya el Virey había pasado aquellos infelices por las armas.73

  • 74 28 ; es exacto que el 25 había empezado el ataque.

58«Las de Morelos, en número de 7.000 hombres, dice una carta respetable de Vera Cruz, tomaron por asalto a Orizaba en 2574 de noviembre, matando 200 y haciendo otros tantos prisioneros de la guarnición. Dio quartel con la mayor generosidad a los vencidos tratando con distinción a la oficialidad. No huvo una casa saqueada ni una persona atropellada ; y por un bando puso baxo su salvaguardia y cuidado el orden público y seguridad de intereses particulares y sus personas sin acepción de clases. Mandó quemar el tabaco almacenado del Real monopolio, que dicen valdría 10 millones fuertes por ser cosecha de 3 años.»

  • 37 En 28 de enero 1813.
  • 38 El honor de un amigo, a quien este señor persiguió en Goatemala, me obligará a poner a lo último d (...)
  • 75 Se trata efectivamente de un amigo de Mier, Eleuterio José de Torres, víctima, según él, de un abu (...)
  • 76 Estos datos son exactos.
  • 77 Eso es inverosímil. La fórmula más conocida de Morelos es : «Ya no hay Femando VII, porque él se q (...)
  • 39 Puerto a la Mar del Sur, por donde se ha proyectado comunicación con el del Norte. Es la última ju (...)
  • 40 El obispo, que era Bergosa, electo de México, huyó a Ciudad Real, y de allí baxando por Tabasco se (...)

59De allí partió Morelos a la provincia de Oaxaca (Oaxiácac), patria de la grana fina, como antes hemos dicho, y mui poblada de indios que hablan los idiomas zapoteco y mixteco. Su capital es la ciudad episcopal de Antequera, poblada de 24.000 almas, distante de México 85 leguas leste sueste, situada en el valle de Oaxaca, del qual se dio título a Hernán Cortés, dándole allí en señorío [p. 470] quatro villas, en que con los vasallos de otros lugares cerca de México contaba 23.000. Morelos atacó esta ciudad el día 25 de noviembre a las onze y media del día, y a la una ya los repiques anunciaron su triunfo. Por una relación detallada dada en Tuxtla al gobierno37 por un testigo presencial, y otras cartas de México, consta que «no hizo más daño aquel exército que poner el lunes inmediato en capilla al teniente general González Saravia, que de Presidente de Goatamela3875 pasaba a segundo del Virey, y a Régules Villasante, capitán comandante de las tropas de aquel rumbo, que fueron a los 3 días pasados por las armas en el mismo lugar del Llano de las Canteras donde habían sido ajusticiados los gefes patricios López y Armenta ; y al lunes siguiente sufrió la misma pena el brigadier Bonavía76 en la plaza de San Juan de Dios, en represalia de la que se había executado en Palacios y Tinoco. Morelos convidó para el entierro solemne que mandó hacer en la catedral de las cabezas y huesos de López y Armenta, que hizo recoger de los caminos y colocar en ricas caxas, paseándolas con gran pompa por la plaza mayor, y diciendo Morelos que merecían todo aquello dos gefes beneméritos que habían muerto por la patria. Los europeos, o viejos o que no habían tomado las armas, dando dos fiadores quedaron libres ; los mozos, que eran pocos, fueron llevados a Sacatula. Morelos nombró Ayuntamiento, cuyos individuos juraron obedecer77 a Fernando VII y conservar sus derechos defendiendo a la nación. Todos los empleados criollos [p. 471] ascendieron a gefes en el ramo de rentas. Morelos tenía su vicario general del exército, asesor, auditor de guerra, y tal disciplina y arreglo en quarteles, servicio y todo, como en el mejor exército. El mariscal Matamoros tenía diariamente academia de oficiales, así como los soldados su exercicio por mañana y tarde. Toda la provincia estaba a sus órdenes hasta Tehuantepeque39, donde mandaba el cura Cano. De toda ella se juntaban muchas riquezas, y sólo en la capital se habían juntado 3 millones fuertes, fuera de alhajas, plata, grana y ropas. Se alistaban soldados a toda priesa, y ya tenían de 7 a 15.000, con muchas armas de fuego.40

  • 78 Miguel Bravo, hermano de Leonardo y tío de Nicolás.
  • 41 Se llama San Diego, situado en su promontorio que sale al mar un tiro de mosquete. La ciudad, que (...)
  • 79 Esta frase y la anterior son una interpretación muy libre de una carta publicada en El Español; Mi (...)
  • 42 De 9 de marzo 1813.
  • 80 Autor: Jacobo de Villaurrutia (El Español, núm. 39, jul. de 1813, VII, nota págs. 70-71).

60«Allí recibió Morelos aviso de los gefes Méndez y Bravo78 de que en Río Verde atacaron al comandante Paris en acción que duró desde las 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde, en que aquél hizo una fuga vergonzosa y sólo se salvó embarcándose en Puerto Escondido.» «Ésta era la única división, añade una carta de México, que quedaba por el sur, en Ometepeque, y sostenía el castillo de Acapulco41, rigorosamente asediado por tierra, introduciéndole víveres por la mar, que se embarcaban en La Palisada ; ahora es preciso que se rinda.»79 Esto es lo último que sabemos de Morelos, [p. 472] de quien, dice la misma carta4280 de un togado respetable que «tiene ya un exército de 18.000 hombres, los 10.000 uniformados, regimentados y armados de fusiles, casi todos del Rey, tomados en diversos encuentros ; pues de 46 acciones que ha tenido entre grandes y pequeñas no ha perdido ninguna, porque su retirada de Coautla fue la más gloriosa, según ha dicho Calleja mismo.» No se puede hacer mayor elogio de este bizarro Teniente general.

  • 81 Según parte de Castillo y Bustamante (Gaceta del Gobierno de México, 18 de jun. De 1812, pág. 631) (...)

61Réstame decir lo último que sabemos también del Capitán general y Presidente de la Junta Nacional, licenciado D. Ignacio López Rayón, que dexamos al poniente después que salió de Zitáquaro. Para esto es necesario retroceder hasta junio, en que Calleja estaba enfermo en México de resultas de los trabajos del sitio de Coautla y había renunciado el mando, haciéndole el Virey Comandante general de las Provincias Internas sujetas al vireynato. Con su exército determinó el Virey auxiliar a la guarnición de la ciudad de Toluca, que había sido vigorosamente atacada por las tropas de Rayón (y que no fue rendida del todo por falta de pertrechos), nombrando a su comandante, D. Joaquín del Castillo y Bustamante, «gefe de la división para limpiar de rebeldes (así se explica éste en su parte al Virey de 14 de junio) que tenían inundado aquel valle y estaban fortificados en Sultepec, Sinancatepec, Metepec, Tenango y Lerma, teniendo interrumpida la comunicación con México y llenos los llanos de Salazar y Monte de las Cruces.» Salió pues de Toluca, y el 20 de mayo intentó forzar el paso por la pequeñita ciudad de Lerma ; pero fue rechazado, según su mismo parte, con pérdida de 24 muertos, 71 heridos y 13 contusos, habiendo sido él mismo herido en la cabeza y contuso en un costado.81

  • 82 Es el mismo parte de Castillo y Bustamante (págs. 634-635).
  • 83 Parte anterior del mismo (Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México, 8 de jun. de 1812, págs. 5 (...)

62[p. 473] El Virey reforzó la división con el batallón europeo de Lobera, 4 cañones, un obús de 7 pulgadas y 4 oficiales de artillería, a cuya vista los insurgentes desampararon a Lerma, y Bustamante pasó el día 2 de junio a vista del cerro y pueblo de Tenango del Valle (propiamente Teotenanco, distante de México 14 leguas sudueste), que estaban fortificados por Rayón. Desde ese día ya se gloria de haber matado una partida suya varios, y entre ellos a un músico de la Colegiata de Guadalupe. Otra partida fue atacada el día siguiente por la artillería, infantería y caballería del cura Correa, a quien le mató más de 70, entre ellos un coronel.82 En fin, el 6, envía desde Tenango su parte al Virey, digno de transcribirse porque éste es uno de los Callejas de Nueva España.83

  • 84 Gaceta del Gobierno de Méxicoañade : «con la economía de la sangre de mi valiente tropa» (pág. 597 (...)

63«Por más que los hombres perversos aguzen sus malignos talentos estudiando y dictando a estos infelices autómatas sus máximas para resistir a las armas del Rey, jamás lo consiguirán, por la protección que les dispensa la Divina Providencia. El cerro de Tenango, inaccesible, y memorable por esto desde la conquista, fortificado formidablemente y guarnecido con millares de hombres, ha caído en mi poder esta mañana a un tiempo con el pueblo, también foseado, parapetado y defendido con 12 cañones ; y aunque esta obra me ha detenido 3 días por combinar la seguridad de la acción84, ha sido executada en 8 horas, aparentando una división tomar el pueblo para que, mientras, la otra atacase el cerro, aprovechándose de la consternación de aquél quando hubiese tomado éste, y dividiese así la atención de los insurgentes. Sorprehendidos huían por todas partes y no hacían sino caer en manos de las partidas que los perseguían, y se ha hecho una carnizería espantosa. Puede ser que no baxen de 500 los muertos, y entre ellos el cuñado de Rayón, los coroneles Camacho, Álvarez y González, los licen[p. 474]ciados (abogados) Ximénez y Reyes, el padre Tirado, y por último un total de gentes todas decentes y de aspectos distinguidos.»

  • 85 Dios (ver la alusión a la Providencia divina en la frase anterior).
  • 86 Parte ya citado (Gaceta del Gobierno de México, 18 de jun. de 1812, pág. 638).

64En otro parte del 14, desde Toluca, detalla la acción diciendo que «tomó 25 cañones, todas sus municiones y papeles, y en ésa y todas, que tuvo la felicidad de no haber perdido un hombre, felicidad positiva que se hará dudosa a quantos conozcan la situación de aquellos puntos y su estado de fortificación ; pero tal es la bondad de la Providencia quando se digna derramar sus bendiciones. Él85 protege la justicia de nuestra causa.»86

65Según eso no la protegió ni bendixo en la acción de Lerma. Yo soy el primero que dudaría de la verdad del Señor Comandante (que, siendo en lo místico y feroz tan semejante a Calleja, se le ha de parecer en lo mentiroso), aunque no tuviera en El Ilustrador Americano los partes sencillos y por lo mismo verídicos de los insurgentes. «El día 2, dicen, entre las 2 y 3 de la tarde puso el enemigo su campo en la hacienda de San Augustín, frente del pueblo de Tenango, a más de tiro de cañón. Ya entrada la tarde se batió una avanzada de caballería nuestra con otra enemiga, y como la fuerza de ésta era superior en dos tercios, nos hizo 4 prisioneros ; en aquella noche colocaron en la hacienda de Guadalupe una batería de 2 cañones de a 8 y un obús. A las 6 de la mañana del 3 rompió el fuego, que duró sin interrupción hasta las 9, y sus 150 granadas y balas no hicieron otro daño que matar una mula. Al mismo tiempo destacaron una gruesa partida de infantería y caballería a atacar el cerro por la parte del Veladero, que defendía el Señor brigadier D. Manuel Correa, quien rechazó a los enemigos matándoles 4 hombres y un oficial, sin tener por su parte pérdida alguna. En la tarde salieron como 20 hombres de infantería, y avanzaron con tal denuedo, a pesar de la me[p. 475]tralla de sus 3 piezas, que las hubieran tomado a no haberlas reforzado el enemigo con más de 100 hombres. Por esto aquella noche mudaron la batería, y el día 4 a las 9 se batieron ambas caballerías, y murieron 2 hombres de su parte y ninguno de la nuestra. A la misma hora el enemigo arcabuceó a 2 de los 4 prisioneros que nos hizo el día 2. A las 12 del mismo día 4, creyendo estar fuera del alcance de nuestra artillería, comenzaron a poner su campo en la falda de una loma al oriente del pueblo ; pero disparando luego 40 tiros de la batería que teníamos por aquel rumbo, fueron tan bien dirigidos que todos abrían calle en lo que había ya puesto del campo contrario ; y aunque no hemos podido examinar la pérdida que sufrió, es de inferir fue de consideración. Por esto se retiraron inmediatamente, haciendo fuego con 4 cañones y 2 obuses, tan precipitadamente que abandonaron varias cosas... hasta acamparse a la orilla de la laguna.

66«El día 5 no hicieron sino poner una trinchera y destacar por distintos rumbos dos partidas. El día 6 se vio que dividieron su fuerza en seis trozos y que a un mismo tiempo acometieron al pueblo y al cerro ; pero en todos los puntos que atacaron fueron rechazados, y en el del Veladero con pérdida notable. Siguieron no obstante haciendo un fuego vivísimo con todos sus cañones y obuses, y como nuestra gente era tan poca para cubrir el cerro en toda su circunferencia, que tendrá de 3 a 4 leguas, y por otra parte había una neblina tan densa que a mui corta distancia impedía el vernos los unos a los otros, por el punto menos guarnecido pudieron avanzar 200 hombres que, haciendo fuego repentinamente sobre los nuestros, lograron que sorprehendidos se pusiesen en fuga, abandonando el pueblo y cerro, adonde entraron los enemigos entre 8 y 9 de la mañana. Los americanos que cubrían ambos puntos no [p. 476] llegaban a 500, y en todas las acciones que hubo hasta el día 6 inclusive no perdimos 60 hombres entre muertos, heridos y prisioneros.»

67La Junta Nacional, que a consecuencia abandonó a Sultepec el día 14 y desde entonces no se fixa, coincide con este parte en su proclama ya citada del aniversario, y añade : «Mientras se efectuaba la retirada a Sultepec, los infelices prisioneros y quantos su mala suerte puso a discreción del vencedor fueron inhumanamente inmolados a la crueldad del despechado Bustamante. Cometiéronse excesos de todo género, y el desgraciado Tenango es teatro de atrocidades inauditas. El inocente infante, el venerable anciano, la muger respetable por la fragilidad de su sexo, y lo que es más, los ministros del santuario, los ungidos del Señor, sufren la muerte más bárbara que han visto los siglos, y clavados a las bayonetas sirven de trofeo a la victoria.»

  • 87 Está en Gaceta del Gobierno de México, 20 de jun. de 1812.
  • 88 Ibíd. (pág. 651).
  • 89 Mier cita, casi literalmente, los párrafos centrales del largo parte de Calvillo (Gaceta del Gobie (...)

68No es ponderación ; se infiere todo eso de los partes mismos que incluye Bustamante al Virey, de sus subalternos, dignos de aquel caribe.87 No cansaré con el de D. José Enríquez, europeo, comandante de Lobera, tan quixotesco que compara la corneta de sus cazadores a la trompeta del Juicio, como si ésta fuese para ahuyentar a los que han de ser juzgados, y concluye : «La mayor satisfacción que he tenido es la de haberse executado la acción con bastante derramamiento de sangre humana, sin que haya sido ni aun levemente herido soldado alguno.»88 El de D. Rafael Calvillo de Mendoza, coronel y comandante del fixo de México, datado de Tenango el día 7, servirá de comprobante.89 «La caballería, dice, al mando de Vildósola, logró penetrar en el pueblo e hizo detener 2 piezas de artillería que los rebeldes conducían hacia la plaza, la qual fue ocupada por mis tropas con tal presteza que muchos cabecillas, artille[p. 477]ros y demás canalla no tuvo tiempo para ensillar ni huir, refugiándose en casa del Señor cura y en otras de la plaza y pueblo, llegando su obstinación a hacer fuego desde estos puntos. Las tropas victoriosas, injuriadas de tal manera, allanaron la entrada de las casas y castigaron de muerte a quantos habían tenido tan temerario arrojo. Y estos valientes, como toda la caballería, siguieron el alcanze de los prófugos, que por la izquierda del cerro y pueblo intentaban escapar.

69«Se hizo también necesario allanar la casa de un otro eclesiástico rebelde, que estaba llena de cartuchos y mixtos, en su propia persona sin el menor distintivo de su respetable y profanada profesión, y mandé como a los demás prisioneros que fuesen fusilados, y habiendo dado a uno que se dixo clérigo algunas horas de tiempo para convertirse, escandalizó las leales y religiosas tropas del Rey no queriendo admitir los socorros espirituales (de una chusma de clérigos y frayles europeos que acompañan el exército enemigo a quienes él recomienda, y que exigen para la absolución el arrepentimieno de su propia defensa y la declaración de los cómplices) y teniendo en su pecho en lugar de rosarios, escapularios u otras muestras de cristiano a un asqueroso animal, a una ardilla ; y la recomendación para que se entregara a una muger fueron las prevenciones de su última voluntad.

70«Las tropas reales de mi mando ocuparon toda la población antes que fuesen tomadas las baterías del cerro, y dentro de ella 12 piezas de artillería, infinidad de municiones de boca y guerra, fusiles, escopetas, caballos, tercios de impresos insurgentes y mss. incendiarios, correspondencia de mucho interés ; y un soldado me presentó un hermoso cáliz que había hallado en el cerro. (¡Cómo si los insurgentes no tuviesen capellanes!) Tan sólo un cabecilla intentó escapar hacia Tenantzingo, y habiéndole trahído a mi [p. 478] presencia, conteniendo dentro de su sombrero varios estados de artillería rebelde, mandé fuese pasado por las armas después de permitirle el tiempo necesario para un acto de contrición. (¡Qué mezcla de hypocresía y de barbarie!)

71«Mi pérdida fueron dos soldados contusos y uno herido gravemente. Del enemigo no es posible que pueda presentar a V. S. con acierto el número de muertos que hubo en esta jornada por mi bizarra división ; han sido muchos dentro y fuera del pueblo, entre los quales se cuentan porción de cabecillas y gentes decentes muy conocidas dentro y fuera de la capital del reyno, así como un crecido número de desertores de todos los cuerpos del exército. Los prisioneros recibieron los auxilios espirituales y fueron pasados por las armas.»

72No sé qué admire más, si la frescura con que se da parte de semejante atrocidad al Virey, o la desvergüenza con que éste hace poner en las gazetas como digna de elogio tal barbaridad. ¿Puede ser vista tanta sangre de los padres, hijos, hermanos, parientes y compatriotas sin excitar el odio y la venganza? ¿Es de extrañar que a vista de tantas ferocidades toda la Nueva España horrorizada haya corrido a las armas para destruir estos monstruos? «Nuestras gazetas, escribía ya en 11 de mayo 1812 un europeo en su citada carta a Yermo, nuestra gazetas son otras tantas prendas para probar a los criollos y al mundo entero nuestras inconsequencias, nuestras injusticias y nuestros discursos. Tienda Vd. la vista por Huamantla, San Andrés Chachicomula, Nopaluca, Acajete, hasta jurisdicción de Orizaba y Córdova, y de todo el distrito de Puebla y Vera Cruz, deteniendo la consideración en los convoyes que hemos perdido. Descienda Vd de esos puntos a más de 12 minerales que a su satisfacción disfrutan los insurgentes en los reales del Doctor, el Oro, Tlaxpuxahua, Simapan, Tepantitlan, Atotonilco, Zacualpan, Angangueo, Pachuca y Real de [p. 479] Monte, &c, con la circunstancia de las muchas barras (de plata) que hemos perdido, armas de todas clases y prisioneros europeos.

73«Vuelva Vd los ojos a Cuernavaca, reales de Tasco, Sultepec, Temascaltepec, Tenango del Valle, Ixtlahuaca, Toluca y otras muchas poblaciones, y hallará en la realidad del hecho que la insurrección subsiste grandemente en todo el reyno con mayor energía, al paso que se da por concluida en las Gazetas ordinarias y extraordinarias de México, y que las siembras de cadáveres que expresan los partes dados han producido millares de insurgentes vivos y muertos. Veinte meses llevamos de estar oyendo gritos desaforados de Gazetas ordinarias y extraordinarias, que se agolpan por docenas, manifestando las victorias de nuestras armas y publicando la destrucción de los insurgentes ; y otro tanto tiempo contamos de haber faltado el gobierno a los pasos de esta suspirada época.»

  • 43 Está a los 277 grados 15 minutos de longitud y 29 grados 10 mipatínutos de latitud. Dista de San A (...)

74¿Qué diría él quando yo escribo, y que desde el golfo de Vera Cruz por toda la América septentrional hasta las Floridas no se oye sino un grito de guerra? Todo el mundo sabe de éstas; las gazetas han contado ya que los voluntarios angloamericanos conducidos por el coronel D. Bernardo Gutiérrez, en número de 800, habían tomado el último lugar de Nueva España, Nagodoches; yo tengo carta de Coahuila de que en 12 de noviembre estaban fortificados en la Bahía del Espíritu Santo.43 Yucatán, quieto hasta ahora, ya bulle en Tabasco, Mérida y Campeche, alborotadas, dicen las cartas europeas, por quatro clérigos ; y ya sabemos lo que quiere decir esto.

  • 90 Que el clan Osorno domine entonces los llanos de Apa(n) es muy cierto ; lo que está en tela de jui (...)
  • 44 Éste es el útimo convoy de que sepamos, que traxo a Vera Cruz 3 millones y medio fuertes, todos de (...)
  • 45 Y añade : «Vera Cruz se ha visto en tales apuros de hambre que habría tenido que rendirse sin los (...)

75«Todo el sur de México hasta Acapulco y la raya de Goatemala obedece a Morelos con sus 18.000 hombres. Por el [p. 480] norte está Osorno90 en Zacatlán de las Manzanas (villa capital distante de México 35 leguas leste nordeste) con 5 a 6.000 hombres armados y disciplinados, dominando los llanos de Apa, intermedios entre Vera Cruz y México, sin entrar en éste una carga de pulque (donde consumían diariamente 4.500). Por el lado del poniente, aunque por falta de armas no toman ningún pueblo grande medianamente defendido, no hay ninguno que no esté cercado e interceptadas todas las comunicaciones, y los vocales de la Junta separados están organizando cada uno un cuerpo. Por el oriente está D. Nicolás Bravo, que rechazó a Olazábal en el Puente del Rey el día 14 de enero, quando llevaba el convoy44 detenido desde noviembre 1811, y tuvo que rodear por las asperezas de Guatuzco (Coatuzco) para evitar otro encuentro. Llevó 2.000 hombres creyendo hallar en Vera Cruz 4.000 que se decían haber llegado de España en septiembre, y sólo habían sido 860 de Fernando VII y 300 de Zamora, creo, reducidos ya aquéllos a 400 y éstos a 60 por los muertos y desertados a los insurgentes.» Así escribe en 9 de marzo 1813 un grave magistrado de México.45

  • 46 Quando el exército de Calleja volvió a México, creyéndose hallar muchos aplausos por los mentiroso (...)
  • 47 Ved sobre esto las enérgicas reconvenciones al Virey en el periódico mexicano El Juguetillo.
  • 91 José Joaquín FERNÁNDEZ DE LIZARDI, apodado así por el nombre de su primer periódico, el Pensador M (...)
  • 48 Está el bando de Venegas en la Gazeta de México de 8 de diciembre 1812. Y lo peor es que la Regenc (...)
  • 49 Artículo 373.
  • 92 Es el artículo 375 definitivo de la Constitución. Mier apunta tal vez el número del art. en el pro (...)
  • 50 En el Juguetillo, tratándose de este escándalo y del Entredicho legal y remedio posesorio que p (...)
  • 51 Artículo 249.
  • 93 «Señor, no te importa si estamos a punto de perecer.» (Lucas, VIII, 24).

76En vano quieren los europeos alucinar al mundo con la quietud de esta capital, desarmada y oprimida con todo el número de los europeos acantonados en contorno del Virey, y con la Junta llamada de Seguridad Pública, tan terrible como la policía de Napoleón. México hace quanto puede para demostrar que su corazón está de acuerdo con sus hermanos que pelean por su libertad.46 Si no [p. 481] ¿qué quieren decir esos patíbulos que en esa y otras ciudades se levantan para los que se creen conspiradores sin otra prueba que la deposición del delator? ¿Cómo es que, a pesar del olvido y del indulto amplísimo publicado por las Cortes, Venegas no quiso incluir a la infinidad de infelices que por una sola sospecha o palabra equívoca tenía en las cárceles, y de acuerdo con su Audiencia consultó a las Cortes? ¿Qué significa que, a pesar de las Reales órdenes que fueron para suprimir esa tremenda Junta de Seguridad, subsiste, también con acuerdo de la Audiencia, aun después de publicada la Constitución, que prohibe ser juzgados por otros que los tribunales y sin los trámites de justicia?47 ¿Qué quiere decir haber puesto Venegas preso al Pensador91, obligado a huir, entre los insurgentes, según dicen, al autor del Juguetillo, y haber suprimido con acuerdo de 12 ministros (excepto el virtuoso criollo Foncerrada, que se opuso) la libertad de la imprenta48 en 5 de diciembre 1812, consultando a las Cortes, no obs [p. 482]tante que la Constitución4992 priva el deliberar sobre sus artículos hasta después de 8 años? ¿Qué significa ese bando de 25 de junio 1812 que ha privado al clero del fuero concedido por los cánones y nuestras leyes50, que no se ha revocado aun después de jurarse la Constitución, la qual le conserva su inmunidad51, y que obligó al clero de México a representar al Cabildo sede vacante con las palabras de los discípulos a Jesu Cristo quando su barca se hundía : Domine, non est tibi curae quia perimus?93 ¿Qué significa haber suspendido desde diciembre la elección de Ayuntamiento, y echar fuera de México los electores porque el pueblo los eligió todos criollos y 3 indios, porque el pueblo celebró su elección con repiques y regocijos, prohibir por bando aquéllos y toda reunión de gente, encargando a la tropa disiparla?

77Tal empeño hay en echar polvo a los ojos de la Europa, según la antigua costumbre del despotismo español en América, que, a pesar de alargarse demasiado este libro, voy a copiar el testimonio de los mismos europeos de México. En 16 de septiembre 1812 escribe uno a Cádiz para hacer variar de gobierno ; y cierto es tan rabioso contra los americanos que no haya miedo diga nada a su favor sino por la evidencia de la verdad.

  • 94 Referencia : "Carta de un Español, sobre la situación del reyno de México", 16 de sept. de 1812 (E (...)

78«Luego que Calleja en mayo, dice, renunció el mando del exército por su arruinada salud, a pesar suyo lo deshizo Venegas, diseminándolo en pequeñas divisiones que alternativamente han batido o sido batidas ; y al mes y medio, ya [p. 483] restablecido Calleja, le nombró comandante general de Provincias Internas del Oriente sin permitirle ir a su destino ni emplearle en otro. Los insurgentes se reunieron aprovechando la ocasión de la división del exército, que estaba disgustado.94

79«El cura Morelos batió las divisiones de Régules, Lavaqui y Maza, hizo prisioneros más de 2.000 hombres, se apoderó de igual número de fusiles y demás armas y artillería, sin perdonar a ningún español europeo ; tomó por asalto la villa de Orizaba con 700 hombres, la puso en contribución, robó más de 1.800 tercios de tabaco y reduxo a cenizas una gran parte de los 15.000 que allí existían, y que eran acaso el único artículo de que podía sacar el gobierno medios de subsistir ; interpuso algunos de sus cuerpos de Xalapa a Vera Cruz ; sitió esta plaza, y con otro se dirigió a la ciudad de Oaxaca, que rindió apoderándose de sus armas, artillería e inmensos caudales.

80«Durante este tiempo recibió el gobierno el auxilio de los batallones de Lobera, Asturias, Zamora, América, Castilla y Castilla de Campeche con alguna artillería, cuyo aumento de fuerzas no ha producido otro efecto que el de haber sacrificado en Vera Cruz una gran parte de ellas por falta de previsión para sacarlos de aquel país mortífero en el momento de su arribo, y la de una especulación mercantil consignada a un solo individuo baxo el pretexto de contrata de papel para la fábrica de cigarros, continuando absolutamente cerrado el camino sin haber recibido en 7 meses otras noticias de Vera Cruz que las que traxo hace 3 el convoy de papel.

81«En el entretanto que Morelos reúne tropas, caudales y recursos en el sur, toma ciudades, saquea haciendas, interrumpe los caminos, bate divisiones y se hace de armas que quita a nuestras tropas, Rayón hace lo mismo en el norte, [p. 484] y el actual estado del reyno es el más desgraciado y peligroso.

  • 95 Falta aquí: «en tiempo que gime baxo la opresión del tirano y que, con esfuerzos inconcebibles e i (...)

82«La insurrección que ha renacido de sus cenizas, y que ha acalorado con muchos incidentes la falta de previsión, de tino, de plan, de conocimientos y aun de justicia del gobierno, ha dexado caer la máscara y se ha propuesto por término, no sólo la independencia absoluta de la metrópoli95, sino el de asesinar a quantos españoles europeos establecidos, casados y enlazados con familias americanas existen en ella, sin que las victorias, también inauditas, obtenidas por las armas del Rey hayan hecho variar en un ápice el carácter con que empezó, alterado su plan ni disminuido su encono. Dos años de reflexión no han sido bastantes a amortiguar ni disminuir una ferocidad a la que no puede hallarse disculpa ni aun en los momentos de una efervescencia frenética. Las distinciones, las gracias, las liberalidades del supremo gobierno, las ha manejado de tal modo el de este reyno, que las ha convertido en nuevos motivos de quexa, de resentimiento y de venganza ; de modo que cada americano se propone en el secreto de su corazón llevar a efecto su plan por todos los medios que le sugiere su feroz encono ; cuya opinión casi general obra de un mismo modo, y sin necesidad de ponerse de acuerdo, en los campos, en los pueblos, en las ciudades, en las corporaciones, en las elecciones, en los púlpitos y en las conversaciones privadas, con más o menos recato según se presentan las ocasiones y según el mayor o menor atrevimiento de cada uno.

83«La resolución de todo americano, irritada por la arbitrariedad y animada por la obstinación y falta de plan del gobierno, es la de que el europeo ha de morir infaliblemente o, a buen librar, ha de ser su esclavo, única alternativa que se le permite, negándole aun la de trasladarse al país [p. 485] de su origen con alguna parte de sus bienes ; véase la propuesta que el doctor Cos en nombre de la Junta hace al gobierno. (Como el lector, quando la vea delante, ha de hallar precisamente lo contrario, le advertimos desde ahora que al enemigo como al presente sólo se le ha de creer lo que confiesa en su contra, o a favor de los americanos.)

84«El estado del país es el de una desolación casi completa y el de una miseria espantosa que dentro de la misma capital ha reducido a la mendicidad a la mitad de su población. El del gobierno, el de un desconcepto absoluto, agoviado de deudas las más urgentes y privilegiadas, agotado el erario y fondos particulares por falta de numerario, los caminos y comunicaciones interrumpidos, la capital del reyno aislada y sitiada hasta en sus goteras, las tropas viciadas, su espíritu corrompido por la seducción, descontentas, mal pagadas, peor asistidas, sin vestuario ni monturas, sin provisiones ni hospitales, desorganizados los cuerpos y sin disciplina, diseminados en pequeñas divisiones al cargo de oficiales de corta graduación y menos inteligencia, que retardan la pacificación de este reyno, que corrompen la opinión, que disminuyen la fuerza, que la sacrifican en acciones mal meditadas, que causan en los pueblos con sus desórdenes más males que bienes, que proveen de armas al enemigo, que en menos de 6 meses ha recogido más de 3.000 de nuestras divisiones batidas, y, por último, pasándose en el desorden a los insurgentes y privándonos de las ventajas de uno o más cuerpos fuertes que a un mismo tiempo impusiesen al enemigo exterior que nos hace la guerra con armas, y al pusilánime interior que nos la hace solapadamente con la seducción, la opinión, la dirección, los papeles y las noticias, y que proveyesen a nuestras urgentes necesidades por medio de conboyes, [p. 486] poniéndonos en estado de continuar la guerra, que no tendrá término si no se varía de medios.

85«Para salir de este estado, o para dar treguas a lo menos, se ve con claridad que no hay otros que el de la fuerza dirigida por la moderación y acompañada de la política propia de las circunstancias ; sin uno y otro el reyno se pierde y todo español europeo perece.

86«Una Junta de 3 o 5 individuos que inspirasen por su conducta y opinión confianza al pueblo, mitad europeos y mitad criollos (en número impar no puede ser), de la que fuese presidente uno de los primeros, que exclusivamente reuniese el mando de las armas como capitán general, haría desaparecer el odioso nombre de Virey, a que está anexo el de tirano.

87«Esta Junta dependería del Consejo de Regencia, a quien daría cuenta de todas sus operaciones, y debería estar revestida de todo el poder executivo, con las modificaciones y ampliaciones que conviene a la distancia de la metrópoli y al estado del espíritu público. Ella calmaría las agitaciones, inspiraría confianza, y por medio del exército conservaría a la madre patria un país sin el qual es difícil que subsista.»

88Yo lo creo ; pero no creo que los americanos se dexen ya engañar con palabras. El tal capitán general presidente, ¿en qué se distinguiría del Virey? Por ese encono que dice tienen los criollos a los europeos y la exclusión absoluta que el pueblo de México les acaba de dar en sus elecciones para elegir Ayuntamiento, ¿no acaban de conocer que ningún europeo les inspira confianza?, quanto menos el presidente y la mayoridad o mitad de la Junta europea? Es raro el empeño de mandarnos. ¡Mitad europeos, como si 70.000 fuese la mitad de 6 millones de americanos! Todo es necedad ; pero al menos ya se conviene en la nece[p. 487]sidad de una Junta, que es lo que siempre han propuesto los americanos.

89Oigamos todavía a otro europeo, magistrado de México, cuya carta original de 15 de diciembre 1812 tengo, y que es verdaderamente hombre de juicio.

90«Estamos encerrados y cercados en esta ciudad, sin arbitrio para salir de las garitas, en continua zozobra de que llegue el momento de una conmoción popular que inunde en sangre las calles de esta hermosa ciudad, careciendo de alimentos, y amagados de peste.....Es a la verdad mui doloroso que por falta de informes exactos dexen de tomar parte los ingleses por su mediación en una lucha cuyas consecuencias han de resultar necesariamente en su contra. Ya es cosa demostrada que el gobierno de España no ha de poder restablecer el antiguo sistema sino acabando con la mayor parte de la población del reyno ; el odio a la tiranía es cada día mayor, y mayor el número de las personas que lo profesan, y el gobierno es preciso que tiranize para resistirse al voto general de los pueblos. Así la tranquilidad será acompañada de la destrucción, y entonces ¿qué ventajas sacarán, o, por mejor decir, de qué bienes no se privarán los ingleses? Y si como es muy posible queda la victoria por los americanos, no esperen los ingleses ser recibidos como amigos ; jamás olvidarán los americanos que contribuyeron a su destrucción, o, quando menos, que pudiendo evitarla por su respetable influxo proponiendo medios que conciliasen los intereses de ambos emisferios, se mantuvieron espectadores indiferentes o no mostraron la firmeza correspondiente para que se aceptase su mediación. Esta América no ha querido separarse de España, ha querido permanecer unida, pero con condiciones iguales, compañera, no esclava como lo ha sido y lo es en el día. Se les habrá hecho creer a los ingleses para tenerlos en inac[p. 488]ción que este reyno está ya quieto o lo estará a poca costa ; que la insurrección fue obra de quatro perdidos que expiaron ya sus crímenes en un cadalso; que sólo han quedado quadrillas de bandidos prontos a ser exterminados ; pero 27 meses de cruda guerra ¿no son más que bastantes para desmentir semejantes proposiciones vaciadas en el mismo molde que las que vierte Bonaparte hablando de los españoles?

  • 96 La fuente es una carta de J.M. Fagoaga al marqués del Apartado de 15 de dic. De 1812, que conocemo (...)

91«Sea lo que fuere de los principios de la insurrección, cuyo examen no sufre una carta, la verdad es, y puede Vd desafiar a qualquiera a que pruebe lo contrario, que en el momento que escribo las tropas están odiadas y aborrecidas por todos los americanos sin excepción de ninguno ; que por una consecuencia natural este odio general las obliga a desertar en gran número ; que no pasará mucho tiempo sin que el gobierno se vea en necesidad de confiar solamente en las tropas que vengan de la Península ; y que no siendo posible vengan tantas quantas se requieren para cubrir este país inmenso, la insurrección es eterna, o se acabará quando se acabe el reyno. Vengan esos ángeles de paz a poner fin a unos males que no podrá leer la posteridad sin estremecerse, vengan, y se harán acreedores a la gratitud del género humano.»96

  • 97 Referencia imprecisa ; se trata del "Bosquexo de las sesiones secretas..." (véase supra, pág. [434 (...)
  • 98 Suplente por Soria, Procurador General del reino.

92Estos ángeles fueron a Cádiz en ese año enviados por su gobierno para entablar la mediación, y no parece sino que el autor de la carta estaba oyendo lo que dixeron en las Cortes los diputados europeos en los días 11, 12 y 13 de julio de 1812, en que se trató de ella y se negó precisamente, porque exigían los ingleses comenzarla por México. Un bosquexo mui verídico de lo que pasó allí imprimieron el Morning Chronicle, el Correo Brasiliense y El Español97. Se verá allí a García Herreros98, que no atribuye la existencia de la insurrección sino a falta de suficiente rigor. Éste [p. 489] mismo es el lenguaje de sus corresponsales de Vera Cruz. He visto un montón de cartas suyas acusando a Venegas de demasiada indulgencia, y pidiendo se le remueva como incapaz por su clemencia de dar cima a la insurrección, que no estriva sino en quadrillas de bandidos. Piden un Virey tan severo como Calleja, y que vaya acompañado de más tropa, y un tribunal executivo ambulante, esto es, una guillotina flotante que toque a degüello en las ciudades, porque allí están, y no en los campos de batalla, los principales insurgentes que los animan con sus aplausos, &c.

  • 52 30 de julio 1813.
  • 53 El Conciso de Cádiz del lunes 29 de marzo 1813 se explica así: «Dígase de una vez, pues ya no hay (...)

93Más tropas ya fueron y llegaron en septiembre. Ahora añadimos que en febrero de 1813 salieron también de Cádiz más de 2.000 hombres ; en todo hasta hoy52, desde noviembre 1811, unos 8 a 9.000 hombres, sin contar los americanos de Campeche. Y ¿lo diré?.....con un silencio propio de tiranos,53 y sin dar parte a las Cortes porque los diputados americanos no llegasen a las últimas extremidades, se despojó a Venegas y nombró a un caribe, se soltó a un monstruo, se autorizó a una fiera sedienta de sangre humana, Calleja ; el bárbaro Calleja es Virey de México desde 16 de septiembre de 1812. El duque de Alva manda en los Países Baxos. En caso de vacante va en segundo lugar nombrado el Cruz de Guadalaxara, aquel mal ladrón que a su ferocidad une un cúmulo de vicios ; y en tercero, D. Nemesio Salcedo, conocidísimo en México por su dureza desde que era coronel del Regimiento de la Corona, el que ahorcó a Hidalgo y su comitiva y desuela ahora las Provincias Internas.

  • 54 Se va pareciendo tanto la política de España con los americanos a la que se tuvo con los Países Ba (...)
  • 99 El título completo y exacto de esta obra anónima es An adioynder of sundry other particular wicked (...)
  • 100 El pasaje citado por Mier no está en El Español.
  • 55 Carta ya citada de un magistrado de México, de 9 de marzo 1813.

94[p. 490] Por estar interceptado el camino de México no llegaron los despachos del nuevo visir Calleja hasta el último convoy que regresó de Vera Cruz en febrero 1813, y el 4 de marzo tomó posesión, «prometiendo que revocará el bando de 25 de junio contrario a la inmunidad eclesiástica en quanto al privilegio del fuero5499 ; que restablecerá la libertad de imprenta ; que se harán las elecciones de Ayuntamiento suspensas, y que hará observar rigorosamente la Constitu[p. 491]ción.»10055 No hay tiranoque no comienze enflorando las víctimas que destina al sacrificio ; nada más liberal y magnífico que las primeras proclamas de Napoleón y sus satélites quando se apoderan de un país. Si el que escribe las promesas de Calleja llama a Venegas Tiberio, muy pronto llamará a aquél Nerón, cuyos principios también fueron hermosos. Se ha producido ya demasiado el carácter feroz [p. 492] de Calleja para que pueda engañarnos ; su alma está demasiado cauterizada con el asesinato y el robo para ser sensible a la humanidad y la justicia. El grueso del pueblo nunca se engaña en el juicio que forma, y yo creo llegada ya la infeliz época de que las calles de México se inunden en sangre. Está visto, por esta elección de un hombre tan odioso y tirano, que España no quiere sino esclavos en América, ni otros derechos que los de los conquistadores. No queda otro remedio a los regnícolas que la energía de la desesperación, como en los Países Baxos quando fue a sujetarlos el famoso duque de Alva ; y me parece que sabrán también decir los mexicanos como los habitantes de Leyden, quando reducidos a la última extremidad de hambre por el sitio respondieron a los españoles que les proponían condiciones de paz : Mientras tengamos una mano derecha para tener la espada y una izquierda para comer de ella, os cansáis en promesas inútiles ; quando la miseria nos arrastre, será para quemar la ciudad y ahogarnos antes que someternos a fieras de cuya perfidia tenemos tan lamentable experiencia. Así lo hicieron los antiguos mexicanos, y los españoles no ganaron sino ruinas de casas y hombres.

  • 101 Fecha equivocada ; se trata de la "Carta del Europeo" de 7 de marzo de 1812 (véase supra, pág. [45 (...)
  • 56 Ley 23, tít. 5, lib. 7.

95¡Caníbales inexorables!, ¿aun os parece poco lo que se ha hecho en los 3 años de Venegas? El Español imprimió en su número de junio 1812 parte de otra carta escrita por el mismo europeo magistrado de México, poco antes citado, en 9 de marzo101 ídem, y él puede testificar que en la parte que suprimió decía que «están cometiendo los europeos crueldades tales que la posteridad calificará de fabulosas, contra unos infelices que, por mucho que se tire la cuerda, no tienen más delito que equivocarse en los medios para hacer que se adopte otro sistema de gobernar estos dominios, libertándolos para siempre de la injusta desigualdad con que los hambrientos pretendientes y los ignorantes [p. 493] comerciantes quieren tratarlos.» Es una cosa auténtica que degüellan a quantos se les antoja sin compasión ni misericordia ; basta que a qualquier indio infeliz se le escape un ¡viva Nuestra Señora de Guadalupe! para matarle como un tigre montés, y el Provisor Eclesiástico de los Indios en México y el cura de Quauhtitlán (distante de México 7 leguas al sueste) se presentaron al Virey jurídicamente el año 1811 pidiendo que siquiera se les permitiese confesarse antes de matarlos ; porque en aquel pueblo se había establecido con otros europeos un marinero, a quien por la atrocidad de su cara tan odiosa como la de su alma llamaban D. Benito el Feo, que despoblaba todos sus alrededores sin causa ni proceso, hecho árbitro de las vidas. Bastó que un arriero avisase que en el camino se había unido a su recua un hombre que le parecía sospechoso, para que se le fuese a pasar por las armas con tal precipitación que al tirarle advirtió uno que siquiera se le preguntase su nombre para ponerlo en el parte. Era común en tiempo de los conquistadores mutilar a los indios de las orejas, las narizes y de las manos para enviarlos a infundir con su vista terror en los pueblos ; fue necesaria ley en el Código de Indias para prohibir que a los negros cimarrones o fugitivos se les cortasen los genitales56, y ahora todas las noticias de Nueva España están contestes en afirmar que a los indios que no se mata, para intimidar a los demás se les cortan las orejas, marcándolos así ignominiosamente como a los ladrones antiguamente en España, costumbre reprobada por las leyes de Partida. Todas concuerdan en decir ya desde principios del año 1812 que iban muertos más de 200.000 insurgentes.

96¿Pero qué necesidad hay de recoger noticias de matan[p. 494]zas y crueldades, si el gobierno mismo de México hace gala del sambenito? La confesión de parte releva de prueba ; el lector ha visto bastante en esta Historia, y si sumare las víctimas solas del año 10 hasta la muerte de Hidalgo, en las batallas del Monte de las Cruces, Aculco, entrada de Calleja en Goanaxoato, Puente de Calderón, su prisión en Acatita de Baján, batalla de Cruz en Zamora, con todos los estragos que éste hizo en los reynos de Xalisco y Mechoacan, &c, resultarán lo menos unos 40.000 americanos muertos, sin contar los que han perecido peleando en los exércitos del Virey, pues a excepción de unos 400 a 500 europeos, se componían exclusivamente de americanos, hasta que llegaron esos pocos que han ido de España en 1812. Así cuentan que los europeos en México al cabo de las batallas, después de preguntar ¿quántos han muerto de los insurgentes? y respondérseles por exemplo que 4.000, vuelven a preguntar ¿y de los nuestros? —100 —4.100 enemigos menos, concluyen, porque todos son americanos.

  • 57 Conciso de 1° de abril 1813.

97¡Ah! si yo tuviese todas las Gazetas del Gobierno de México, casi siempre llenas de partes militares desde que rebentó la insurrección! Con sólo extractarlos presentaría al lector la segunda parte de la Breve relación de la destrucción de las Indias por el santo Obispo Casas. Si según los mismos periódicos de Cádiz57 «las partidas españolas en la Península, regidas por gefes que ellos llaman héroes, son verdaderas quadrillas de bandoleros que asuelan los pueblos con sus exacciones y robos, estrupos, adulterios, raptos y una luxuria de sátiros ; que desorejan a los tristes castellanos viejos y los más honrados vecinos ; los marcan de T y R (traydor y rebelde) con un hierro ardiendo en la cara, y los fusilan sin causa ni proceso (en no teniendo dinero, o hijas bonitas que prostituir a su lascivia), prohi[p. 495]biendo que se dé sepultura a sus cadáveres desquartizados», ¿que harán los europeos en un país extraño, donde siempre han sido impunes, donde al odio que profesan de antiguo a los indios, los criollos y las castas se agrega hoy la rabia de la venganza y el furor del fanatismo atizado con las excomuniones y anatemas de los Obispos e Inquisidores? Unas pocas Gazetas de México tengo salteadas de los años 1811 y 12 (fuera de las referidas ya del año 10), y de ellas voy a dar un breve análisis, sin variar no obstante las palabras de los partes militares, para que por la uña se conozca al león.

Notes

1 Los artículos de la mediación los publicó El Español en el mes de agosto 1811. Ved allí sus hermosas reflexiones. Ved la primera Carta de un Americano al Español, principalmente en la nota 2a, y la Segunda Carta del mismo, desde la pág. 87.

2 Ved el bosquexo de lo que pasó en El Español de agosto 1812, pág. 324. Me consta que su relación es auténtica. Los artículos que propusieron los ingleses últimamente están en El Español de septiembre 1812, pág. 392, y son oficiales. Ved lo que dice El Español sobre todo esto en su respuesta a la segunda Carta del Americano, mes de agosto, íd., pág. 282.

3 En la sesión de Cortes de 15 de agosto 1812. Véase El Conciso del 16, o El Español de septiembre del mismo año.

4 Yo las copio de su extracto dado a la pág. 14 de las Quatro verdades útiles a la nación, impresas en 1810 en Mallorca, y reimpresas en Cádiz.

5 Ved los discursos de los americanos en los Diarios de Cortes en fines de enero y hasta 6 de febrero 1811.

6 Éstos eran en septiembre 1811, quando se trató de enviar tropas. Después han venido 2 de La Havana, uno de Santo Domingo, uno de Filipinas, uno de Guayaquil, 2 o 3 más del Perú, y el día que se juró, firmaron la Constitución 51 diputados americanos y 133 españoles.

7 Tengo copia de estas representaciones, a saber, la 1a de los del Nuevo Reyno de Granada en 25 de agosto 1811. Dos otras, íd., de 26 y 27, para que se insertase su protesta entre las actas; y la del 29 del conde renunciando los poderes que le dio el Congreso.

8 Ved las protestas sobre la nulidad de las Cortes de las Juntas de Barinas y Nuevo Reyno de Granada en El Español de agosto 1811, o la de este último reyno en El Cosmopolita, núm. II y III, enviado por su Ayuntamiento a la Central a consequencia de lo acordado en una Junta general del Reyno presidida por el Virey.

9 Ved el manifiesto que publicó en Filadelfia, muy digno de leerse por las curiosas noticias que contiene. Esta isla, llamada antes Haytí, tiene 120.000 almas; y unas 100.000 Puerto Rico, llamado antes Borriquen.

10 Ved al Cosmopolita escrito por los Diputados Mexía y Felíu, núm. II, pág. 40.

11 El elocuente diputado de Tlaxcala, Alcocer, hizo moción para abolir el comercio de esclavos a exemplo de los Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Venezuela, Buenos Ayres y Chile, que hasta emancipó los pardos. El diputado de Asturias, Argüelles, apoyó con vehemencia tan justa moción, que a nadie debiera importar más que a los americanos para no ver manchada su sangre; pero habiendo corrido la voz de que se trataba de abolir la esclavitud, y un mulato hecho creer a algunos negros de La Havana que aquel gobierno les ocultaba el decreto de su libertad, huvo una conspiración que expiró con el suplicio de algunos y dio lugar a la protesta de que hablamos en el texto. Con ella bastó para que España en compañía exclusiva de Portugal, digno socio en civilización, quedase con el privilegio de ir a robar hombres a África para apropiarse su sudor y el de su generación perpetuamente encadenada. Me pesa que siempre haya de haber caribes en las Antillas ; y quando considero que de 432.000 almas que, según Humboldt, tenía La Havana en 1804, los 108.000 son esclavos y 90.000 negros libres y mulatos, tiemblo de que, aumentándose aquéllos con el comercio, venga a reproducirse la tragedia de Santo Domingo. Un exemplo tal ha de influir poderosamente en la imaginación de los negros, que deben contar con el auxilio de sus compatriotas, y en la actual fermentación del globo la explosión está inminente. En vano cuentan para contrarrestarla con la robustez y actividad de los mulatos ; la Constitución ha levantado un muro de odio y división entre los blancos y las castas que les impide hacer causa común. Quando los mulatos vean cada año en la elección de los ayuntamientos que ellos no son ciudadanos como lo eran por las leyes (las quales no conocen más distinción que la de vecinos y naturales, que son todos los nacidos en el país con tal que sean libres, ley 12, tít. 12, Partida 4) y que sólo se les reconoce como españoles y parte de la soberanía nacional [p. 443] para hacerles más sensible la injuria de hacerlos infames de derecho, y sólo destinados a morir en los campos de batalla y llevar como caballos las cargas de la sociedad, quando palpen cada dos años en la elección de diputados para Cortes que están excluidos del censo español aun para ser representados como las mugeres, el odio los ha de separar de los privilegiados y reunirlos por la semejanza de suerte a los negros para la común y atroz venganza. El plan para dividir a los americanos ha sido bárbaro, pero es infalible.

12 Ved la Revolución de Valencia por el padre Rico. La Representación al Congreso de D. José Álvarez Acebedo, Diputado por [p. 444] 178 pueblos del Reyno de León, ambas obras impresas en Cádiz. Y el Manifiesto de D. José Álvarez de Toledo, Diputado de Santo Domingo.

13 Son los artículos 1 y 8 de las bases de mediación propuestos por Inglaterra. Se conocen los oficios con que el oficial [p. 445] Fleming alborotó la América del Sur afirmando que su Corte quería que se obedeciesen las Cortes de España en América sin igual representación. Pero léase en El Español de enero 1813, pág. 63, el oficio a la Junta de Buenos Ayres en que el Lord Stranford, Embaxador en el Brasil de Inglaterra, ha desmentido a Fleming en la forma más auténtica por orden de su Corte. Este oficial ha quedado privado del mando.

14 Véase en El Español de agosto 1812, pág. 323.

15 Todo lo que he dicho lo han alegado en otros términos los Diputados americanos en sus discursos para conseguir la igualdad de representación ; sus representaciones, discursos y protestas prueban que no reconocen al actual Congreso por legítimo ni nacional. Sobre todo la protesta que en el día 26 de diciembre 1811 presentaron los quatro individuos americanos de la comisión de Constitución al entregar al Congreso la última parte de ésta, protesta que apoyó toda la Diputación americana (vedla en El Español de marzo 1812) y se reduce a no admitir la Constitución como tal «hasta que las inmediatas Cortes, representando, dicen, más completa y uniformemente a toda la nación, la acepten y ratifiquen a nombre de la nación misma, que los haya autorizado para ello con especial poder. Porque es necesario poner la Constitución a cubierto de las armas de todos aquéllos que hoy o mañana quieran destruirla. Las actuales Cortes se congregaron del mejor modo posible en las tristes circunstancias en que se hallaba la nación ; pero éstas mismas impidieron que hubiese toda la perfección absoluta en la re[p. 446]presentación nacional. Es innegable que, aunque estas Cortes se instalaron bien y legítimamente, hubiera sido mucho mejor que hubiesen podido concurrir los Diputados de toda la nación elegidos uniforme y popularmente. Entonces sus mayores enemigos no tendrían por donde atacarlas, en vez de que ahora podrían alegar razones, aunque fuesen infundadas, para poner en duda la autoridad de la Constitución. Y si estas razones encontrasen apoyo por desgracia, la Constitución caería, sólo por haberla expuesto, digámoslo así, a la suerte y a las inconstancias del mundo, sin haberle prestado toda la consistencia que podría recibir y que era mui fácil darle. ¿Qué dirían los Diputados americanos sin el temor de los castillos, las bayonetas, los navios, y el populacho tumultuoso de Cádiz, sobre todo sin el acuerdo tomado en secreto el día antes de firmarse la Constitución declarando que todo Diputado que se niegue a firmar la Constitución y jurar lisa y llanamente el guardarla sería declarado indigno del nombre español, despojado de todos sus honores, distinciones, &c, y expelido de todos los dominios de España? Ved El Conciso de 16 de agosto sobre la sesión de Cortes del 15 (o El Español de septiembre 1812), en la qual se decretó : «Las Cortes generales y extraordinarias, visto el certificado relativo al juramento a la Constitución del Obispo de Orense, quieren que tanto este prelado como todo español que se halle en el caso de no querer jurar la Constitución en los términos prevenidos sea tenido por indigno del nombre español, despojado de todos sus empleos, sueldos y honores, y expelido del territorio español en el término de 24 horas. Baxo este anatema, en [p. 447] acabando de salir los franceses de un pueblo, entran los Generales y mandan jurar la Constitución a sus habitantes, ni más ni menos que los franceses han hecho jurar al mismo pueblo la Constitución de Bayona. ¿Quál de los dos juramentos vale? El pueblo en caso semejante creo que juraría el Alcorán si entrasen los moros, y todo valdría nada.

16 Carta impresa en El Español de abril 1812, pág. 466.

17 Ciudad episcopal distante de México leste 22 leguas, poblada de 67.000 almas, antiguamente Cuetlaxcoapan.

18 Villa hermosísima distante de México al sueste 30 leguas.

19 Carta de un europeo, de México, de 5 de febrero 1812, en El Español de 30 de agosto, íd., pág. 320 [y no 820].

20 Así se llama el vino regional extrahído del agave mexicano, llamado en su lengua metl, y en la haytina maguey.

21 Carta impresa en El Español de agosto 1812, pág. 322.

22 Acaba de llegarme este Plan, que ha hecho tanto ruido en toda la Nueva España, en algunos números del Ilustrador Americano, [p. 456] y del Semanario Patriótico, ídem, periódicos que publica la Junta Nacional donde se halla. Adelante daré todo entero este interesante Plan, y hablaré de la prohibición ridicula que por empeño de Venegas hizo del Ilustrador el Cabildo sede vacante de México en 3 de junio 1812. Así como en Lima, preso el autor del Peruano, hizo Abascal escribir el Verdadero Peruano, así en México, prohibido El Ilustrador Venegas hizo a su comensal Beristáin, canónigo, escribir El Verdadero Ilustrador Americano, a que contesta entre los insurgentes Velasco, otro canónigo. Gracias a Dios que ya comenzamos a oír la otra parte de los combatientes para poder formar un juicio más exacto de los sucesos. ¡Quántas páginas me habrían ahorrado si antes hubiesen llegado estos papeles! También he recibido el primitivo periódico de la Junta, Ilustrador Nacional, impreso en Sultepec con letras de madera que los insurgentes fabricaron sin instrumentos, artífices niotras luces que las de la reflexión. Me ha admirado lo que puede el ingenio urgido por la necesidad, pues la letra es muy bonita y legible, aunque con tinta de añil. Ya no me admiro de que ellos se fabriquen sus cañones, fusiles y pistolas, &c.

23 Llamóse así, según Bernal Díaz, de un soldado de Hernán Cortés que puso allí una hostería, que después abandonó para meterse frayle.

24 Ved las cartas impresas en El Español de junio 1812, pág. 322 y [3]23.

25 Vulgarmente se escribe Quaútla ; Villaseñor escribe Coautla, no sé quál sea el legítimo nombre, que varía tanto de significado, como de lugar de palos, Quaútla, a lugar de mellizos o culebras, Coautla. En mexicano se añade una n al fin.

26 En El Ilustrador Nacional de Sultepec de abril y mayo se apuntan los partes que iba dando a la Junta el general Morelos, y [p. 463] dicen no sólo que siempre batió a Calleja en las salidas que hizo, sino que en la de 4 de abril le mató 400, y que en 26 de abril, que éste dixo haber quedado el campo sembrado de cadáveres, sólo faltaron a Morelos 2 individuos ; que en fin si quedó el campo cubierto de cadáveres el día de su retirada fue de los de Calleja, pues él con poca pérdida llegó a los volcanes. Quien vio, concluyen, contar en las gazetas por victoria la derrota absoluta del Monte de las Cruces, no se admirará de su descaro en mentir.

27 «Su fin, dice que era minar el gobierno y derribar al heroyco Venegas ganándose una absoluta confianza en las turbas de europeos necios con sus estudiosas máximas, tan vulgares como antiguas. Tal como la figurada carta de la Junta de Zitáquaro de 4 de septiembre [p.465] inserta en la anterior gazeta». (Que dimos al fin del libro precedente.) A la victoria de Zitáquaro la llama «expedición burlesca en que después de tanto traqueo y gastos incalculables vino a situarse la Junta perseguida en Sultepec con mayores ventajas de terreno y de opinión en su partido.» Esta memorable carta, aunque inserta en los números 6 y 7 del Ilustrador Americano, tiene visibles los caracteres de verídica, y su autor era de los europeos del partido de Venegas, que son enemigos jurados del partido y sistema callejero.

28 Carta de 19 de noviembre, impresa en el Redactor General de Cádiz de 13 de febrero 1813.

29 De 19 de noviembre, impresa el mismo Redactor de 14 de febrero 1813.

30 Distante 8 leguas quarta al sueste de su capital, la ciudad de Tepeaca (propiamente Tepeyac o junto al cerró), que dista de México al este 30 leguas.

31 El nombre de Vera Cruz se dio por Hernán Cortés al lugar de Misantla por haber desembarcado allí viernes santo de 1519. Después se trasladó 5 leguas más adelante, a Chalhiuican, dándosele el nombre de Nueva Vera Cruz. Ésta dista de México 80 leguas leste.

32 Dista de Vera Cruz media legua dentro de la mar, y se llamó así porque habiendo llegado allí antes de Cortés Juan de Grijalva el día de San Juan, y entendiendo los indios que les preguntaba de qué nación era aquella tierra, le decían culhua, culhua, esto es, mexicana.

33 Dista de Xalapan (esto es, lugar de arena y agua) 10 leguas al poniente, y Xalapa de México 50 leguas leste.

34 Villa distante de México 48 leguas leste nordeste. En su jurisdicción y la de Orizaba es donde únicamente permitía el Rey la cosecha de tabacos. Llamóse Córdova por haberse fundado en 1618, siendo Virey D. Diego Fernández de Córdova.

35 De 19 de noviembre, inserta en El Redactor General de Cádiz de 14 de febrero 1812.

36 Así consta del parte dado por Calleja en 6 de mayo 1812 al Virey, a quien los envió diciendo que «por su calidad, influxo y representación eran reos de los más interesantes».

37 En 28 de enero 1813.

38 El honor de un amigo, a quien este señor persiguió en Goatemala, me obligará a poner a lo último de la obra un par de documentos, que serán los últimos, o 2° y 3° del apéndice a ella.

39 Puerto a la Mar del Sur, por donde se ha proyectado comunicación con el del Norte. Es la última jurisdicción del obispado de Oaxaca, y dista de México 130 leguas norte con inclinación al sur.

40 El obispo, que era Bergosa, electo de México, huyó a Ciudad Real, y de allí baxando por Tabasco se embarcó en Villa Hermosa y vino a Vera Cruz.

41 Se llama San Diego, situado en su promontorio que sale al mar un tiro de mosquete. La ciudad, que es el más bello puerto del mundo en el Mar del Sur, dista de México 80 leguas sud-sudueste.

42 De 9 de marzo 1813.

43 Está a los 277 grados 15 minutos de longitud y 29 grados 10 mipatínutos de latitud. Dista de San Antonio de Béjar, capital de Texas, 104 leguas leste quarta al sudeste.

44 Éste es el útimo convoy de que sepamos, que traxo a Vera Cruz 3 millones y medio fuertes, todos de particulares, nada del Rey, y regresó en 15 de febrero 1813.

45 Y añade : «Vera Cruz se ha visto en tales apuros de hambre que habría tenido que rendirse sin los socorros de harinas de Nueva Orleáns.»

46 Quando el exército de Calleja volvió a México, creyéndose hallar muchos aplausos por los mentirosos partes de su general, se hallaron por todas las calles innumerables papeletas im[p.481]presas con imprentilla de mano, de las quales tengo una, y decían : A la maldita legión del CRIMINAL Calleja. Monstruos de inhumanidad, no creáis que esta Corte os reciba con aquel aplauso que acaso os habéis figurado. Está muypepenetrada de la justicia de su causa para dexar de ver en vosotros un objeto sólo de horror y execración. Sabe quáles han sido vuestros triunfos ; conoce vuestras falsedades e intrigas; y no hay ni un individuo que no quiera multiplicar vuestras heridas y acabar con esas almas negras, mercenarias, tan infames y viles como la de los perversos gachupines (europeos), a quienes servís con la mayor y más escandalosa ofensa de la Religión y de la Patria.

47 Ved sobre esto las enérgicas reconvenciones al Virey en el periódico mexicano El Juguetillo.

48 Está el bando de Venegas en la Gazeta de México de 8 de diciembre 1812. Y lo peor es que la Regencia de Cádiz, lexos de mandar al Virey cumpla el artículo, ha consultado al Consejo de Estado, [p. 482] y ya se dice que éste consultará a las Cortes no sólo la suspensión de la libertad de la imprenta en México, sino de toda la Constitución. Tanto peor para España.

49 Artículo 373.

50 En el Juguetillo, tratándose de este escándalo y del Entredicho legal y remedio posesorio que pidió el clero de México, se exhiben los cánones, leyes de España e Indias con la mejor erudición, acierto y tino.

51 Artículo 249.

52 30 de julio 1813.

53 El Conciso de Cádiz del lunes 29 de marzo 1813 se explica así: «Dígase de una vez, pues ya no hay por qué callar, que el general Calleja es Virey de México y ha remplazado al Señor Venegas. Debemos esperar muchas y prontas ventajas en favor de la justa causa en aquellas regiones.» Sí, de desolación y sangre.

54 Se va pareciendo tanto la política de España con los americanos a la que se tuvo con los Países Baxos, que no será inútil copiar algunos de los 12 artículos que para sujetarlos formó la Inquisición en 10 de febrero 1568 y confirmó Felipe II, en 26 de dicho, los quales se refieren en An adio ynder of sundry other particular wicked plots and cruell, inhumane, perfidious, yea unnaturall practises of the Spaniard, 1624.
«Artíc. 5. Los vasallos de los Países Baxos se revolverán y moverán sediciones y tumultos agradables a todos, menos a nuestro partido.
6. Los príncipes y nobles, cabezas y autores de estas facciones con los vasallos, deben ser echados, y los otros reducidos a razón.
7. Se alquilarán a nuestras expensas ladrones y destructores de imágenes, cuyos delitos por algunos medios sutiles serán imputados por todo el mundo a los rebeldes, y así los venceremos.
8. Todo comercio, negociación, libertad y privilegios serán arrancados de raíz para que, reducidos todos a extraña pobreza, el reyno permanezca siempre en nosotros.
9. Ningún hombre de aquellos Países (si no es de nuestro partido) será juzgado digno de vivir, todos deben arrancarse, y quitarse todos los bienes, posesiones, artes y todos los órdenes, hasta que haya un nuevo pueblo y un nuevo reyno.
10. Para esto debe emplearse el sabio y valiente duque de Alva en persona, porque qualquier otro, aunque sea de la sangre Real [p. 491] o Príncipe no sirve de nada; de suerte que el que sea sospechoso aun en el más pequeño punto debe ser despachado.
11. Ningunos contratos, derechos, promesas, donaciones, juramentos, privilegios ni aserciones o tratados solemnes con los Países Baxos serán de fuerza alguna para con los habitantes, porque son reos de alta trayción.
12. Pero sobre todo debemos tener un especial cuidado de que en estos puntos de tan gran peso y momento no procedamos violentamente, sino por pasos y por grados, y discretamente, moviendo los príncipes y nobles y vasallos inferiores, para que al fin se amotinen entre sí mismos ; de suerte que se persigan y aun se executen uno a otro, hasta que el mismo verdugo sea ahorcado, porque no hay nación en toda la cristiandad más loca e indiscreta, y cuya ligereza e inconstancia pueda más bien ser engañada que ésta de los Países Baxos ; y así Dios los castigue.»
Otros artículos peores que éstos se hallaron en el quarto del Presidente Vargas y se imprimieron en Amberes; con lo que, quando en Leyden algunos ciudadanos por el rigor de la hambre exigían el rendirse, el Burgo maestre Adrianzon les dixo : "Queridos amigos, confieso que la hambre es grande y que algunos mueren por falta de alimento, pero convengamos más bien en comernos unos a otros echando suertes, comenzad desde luego por mí y divididme entre vosotros.»

55 Carta ya citada de un magistrado de México, de 9 de marzo 1813.

56 Ley 23, tít. 5, lib. 7.

57 Conciso de 1° de abril 1813.

Notes de fin

1 Entre ellos Simón Bolívar y Andrés Bello, que acompañaron a Luis López Méndez.

2 Fecha errada. Las Cortes aceptaron la mediación inglesa por decreto de 19 de jun. De 1811 (El Español, núm. 17, ag. de 1811, III, págs. 421 y sigs.)

3 La frase entera es un resumen de El Español, núm. 17, ag. de 1811, III, págs. 422-425

4 Exposición de los hechos algo confusa. Se trata aquí no de los debates de junio de 1811, como lo dejaría entender el párrafo anterior, sino de las sesiones secretas de las Cortes (10-16 de jul. de 1812).

5 Referencia : "Bosquexo de las sesiones secretas de las Cortes sobre la mediación de Inglaterra en la América española", 10-16 de jul. de 1812 (El Español, núm. 28, ag. de 1812, V, págs. 324-327 ; intervención de Alcocer, pág. 327).

6 Original : «ancara que» ; «encora que» tiene el sentido de la locución conjuntiva francesa encore que (aunque).

7 Referencia incompleta : "Decreto de las Cortes contra el obispo de Orense según el Conciso de 16 de ag. de 1812, y reflexiones sobre este punto. Sesión de las Cortes de 15 de ag. de 1812" (El Español, núm. 29, sept. de 1812, V, págs. 341-357, y 394-398). Mier alude a la intervención de Dueñas, diputado por Granada (ibíd., pág. 343).

8 Cuatro verdades útiles a la nación extractadas de algunos escritores españoles.
Publicadas por Isidoro de Antillón. Referencia y cita exactas.

9 Alusión a la "tea-party" de Boston (16 de dic. de 1773).

10 La revocación y anulación de los poderes de los suplentes caraqueños (Fermín Clemente y Esteban Palacios) por la Suprema Junta: en Gaceta de Caracas, 5, febr. de 1811. En general, los suplentes pensaban que no tenían poderes para participar en la elaboración de la Constitución.

11 Mier se refiere probablemente a una representación de la ciudad de Guatemala a la Junta Central de 30 de en. de 1810, en la que exigía que las Cortes no aprobaran nuevas leyes en ausencia de sus diputados electos. Véase JIMÉNEZ DE GREGORIO, La convocación de Cortes constitucionales en 1810 [173], págs. 314 y sigs.

12 Manifiesto, de Lardizábal; véase supra, pág. [329]. Éste afirmaba que los suplentes elegidos en Cádiz no habían recibido "encargos" de sus provincias y que no tenían poder para representarlas.

13 Se refiere a los diputados suplentes.

14 "Papeles de la América meridional", El Español, núm. 17, págs. 426-429.

15 Las representaciones de los diputados Mexía y Puñonrostro, cuyos originales están en el Museo Naval de Madrid (col. "Guillén Tato", mss. 1408), fueron capturadas, con un importante correo insurgente enviado de Londres a Venezuela y Nueva Granada, a fines de 1811. Hay motivos fundados para pensar que fue el propio Mier quien las envió y quien escribió la larga "nota" de remisión al gobierno de Cundinamarca (véase M.-L. RIEU-MILLAN, "Fray Servando de Mier en Londres..." [58]).

16 Véase pág. [253], nota 234.

17 José Álvarez de Toledo, teniente de navio, natural de La Habana, fue elegido en Cádiz para representar a Santo Domingo. Huyó a Londres en el verano de 1811, escapando de la justicia por aconsejar al gobernador de Santo Domingo que declarara la Independencia de la isla si las Cortes no satisfacían las reivindicaciones americanas. Escribió un Manifiesto que en justificación de su conducta... publica Don José Álvarez de Toledo. Filadefia, dic. de 1811. Mier utiliza bastante este texto que tenía entre sus libros. Véase infra, pág. [444], y Libro XIV, págs. [641], [644] y [647].

18 En efecto, el decreto de convocatoria a Cortes para América mandaba que eligieran un diputado los ayuntamientos de cada capital cabeza de partido. No hemos encontrado ningún texto oficial que rectificara este decreto ; el caso es que sólo eligieron diputado las capitales de provincia designadas por la Audiencia de México y por el Comandante general de Provincias Internas. Fueron designadas 22 ciudades, aunque sólo 15 pudieron enviar diputados.

19 Véase el Prólogo, pág. [XVIII], nota.

20 Las Cortes no debatieron siquiera las proposiciones de Guridi Alcocer y Argüelles ante la violenta oposición de los propietarios de esclavos cubanos, bien defendidos en las Cortes por el diputado de La Habana, Andrés Jáuregui.

21 En todo este "discurso", Mier se coloca efectivamente en la situación de diputado en Cortes. En los debates sobre la representación de los primeros meses de 1811, a los que Mier pudo asistir entre el público, el diputado peninsular Terrero dijo que la representación era «una ficción de derecho civil».

22 Mier dice lo contrario págs. [287] y [680], para oponerse a la elección de los regidores municipales.

23 Véase pág. [20], nota.

24 Referencia exacta: 1811. Álvarez Acevedo no era diputado a Cortes, sino vocal de la Junta leonesa.

25 Alusión a varios episodios sonados : sobre el diputado Valiente, véase supra, pág. [392], nota * ; el 17 de sept. de 1811, cuando se leyó en sesión la famosa Representación del Consulado de México, el Presidente, el manchego Giraldo, mandó cerrar las puertas para impedir que salieran los diputados ultramarinos.

26 Referencia inexacta : el oficio de Lord Strangford a la Junta de Buenos Aires está en El Español, núm. 33, en. de 1813, VI, pág. 65.

27 Referencia : "Extraordinaria Ministerial de Buenos Ayres", 27 de mayo de 1812 (El Español, núm. 28, V, págs. 323-324).

28 Referencia : "Representación de las Cortes por quatro individuos de la comisión de la Constitución". Cádiz, 26 de dic. de 1811, firmada por Mariano MENDIOLA, Vicente MORALES DUÁREZ, Andrés JÁUREGUI, Joaquín FERNÁNDEZ DE LEYBA (El Español, núm. 23, V, págs. 389-393).

29 Sobre este voto separado, véase supra, pág. [157], nota.

30 Véase supra, pág. [157], nota.— El obispo de Orense, Pedro de Quevedo y Quintana, fue requerido para participar en las Cortes de Bayona convocadas por Napoleón. Su respuesta negativa, escrita el 22 de mayo de 1808, fue una de las voces más enérgicas contra el poder de los franceses, y sirvió de manifiesto aglutinador de los patriotas. Cuando se instalaron las Cortes en sept. de 1810, el obispo era Presidente de la Regencia y se negó a prestar el juramento de fidelidad al Congreso (véase supra, pág. [422]). Finalmente tuvo que renunciar a su cargo de Regente y las Cortes le obligaron a jurar. Como obispo, ya en Orense, juró la Constitución en jul. de 1812, pero con numerosas reservas, lo que motivó este decreto.

31 Véase supra, fin del Libro XI.

32 Morelos se llamaba José María.

33 Este parentesco parece algo sorprendente ; tal vez sea un simple compadrazgo : la familia Bravo era muy rica, y la de Morelos pobre.

34 La batalla de Chiautla fue ganada por el propio Morelos. Después de la victoria mandó fusilar al valiente Musitú, hecho chocante en opinión de muchos biógrafos.

35 Referencia : "Noticias de México, desde el 30 de nov. de 1811, hasta el 8 de en. De 1812 según papeletas de un Español" (El Español, núm. 24, abr. de 1812, IV, págs. 446-475). Véase supra, pág. [413]. Aquí se trata de la "Carta de México", 7 de dic. de 1811, pág. 467.

36 Referencia : "Carta de 1° de enero de 1812" (El Español, núm. 24, abr. de 1812, IV, pág. 472). Taxco fue tomada por el general Galeana.

37 Fecha errada. las "papeletas del Europeo" empiezan el 30 de nov. de 1811. El texto muestra cierta incoherencia al dar cuenta de un acontecimiento de 27 de dic. en una carta de 20 de nov. La carta que señala la toma del real de Taxco lleva la fecha de 1° de en. de 1812.

38 Manipulación ; dice el texto : «se cortará probablemente la comunicación con Vera Cruz como ya ha sucedido con el último correo general» ("Carta de México", 7 de dic. de 1811, El Español, núm. 24, abr. de 1812, IV, pág. 467).

39 La fuente es la misma.

40 Fuente : "Carta de un Europeo", 21 de dic. de 1811, El Español, núm. 24, pág. 470. La carta no lleva el mes. Mier añade de su costal 14 «de febrero», lo que es un disparate: es diciembre.

41 Nueva incoherencia entre la fecha y los datos. La fecha de esta batalla es 20-26 de febrero.

42 Véase Gaceta del Gobierno de México, 6 de febr., pág. 133. Hubo cuatro horas de desfile, arcos de flores, etc. La fuente de Mier es la pág. 320 (y no 820) de El Español, núm. 28.

43 Había mucha inquina entre el virrey y el victorioso y ambicioso Calleja. Éste, después de conseguir su lucido triunfo, ofreció su dimisión a sabiendas de que el virrey necesitaba de sus talentos y no la podía aceptar.

44 Referencia: otra vez el núm. 28 de El Español (págs. 320-321). A continuación Mier añade datos geográficos.

45 En realidad, los excelentes tenientes de Morelos se llamaban Galeana, Bravo, Matamoros, etc. Desde hacía dos meses, Leonardo Bravo estaba fortificando Cuautla ; a Calleja le sorprendió sobremanera la profesionalidad de sus nuevos adversarios.

46 Estas cifras figuran en un parte de Calleja de 19 de febrero.

47 Incoherencia cronológica : la "Carta de un europeo" del 22 de febrero no puede relatar acontecimientos del 23.

48 Gaceta del Gobierno de México, 21 de mayo de 1812, págs. 531-534. El pasaje entre comillas no es cita sino resumen.

49 Parte de Armijo (Gaceta del Gobierno de México, 25 de febr. de 1812, págs. 425-428). No es cita sino resumen.

50 Parte de Calleja (Gaceta del Gobierno de México, 2 de abr. de 1812, págs. 342-343). Resumen con algunas inexactitudes. El texto no habla de ejecuciones.

51 Fecha inexacta ; es en realidad el 28 de marzo.

52 Alejandro y no Nicolás, según El Español, núm. 28, V, pág. 321. Mier omite una frase que alaba la bizarría de Calleja.

53 El comandante Felipe Laylson era un francés ex maestro de equitación en México (Diccionario de Insurgentes). Véase infra, págs. [535].

54 Esta carta del 7 de marzo de 1812 puede ser de J.M. Fagoaga (comparar con un texto suyo sobre el mismo tema, infra, pág. [487]).

55 Referencia : "Carta de un Europeo de Vera Cruz" de mayo de 1812 (El Español, núm. 18, ag. de 1812, V, pág. 322).

56 Ver el Plan págs. [548-561], y la prohibición del cabildo de México, págs. [497-500].

57 A principios de ag. de 1813, Mier recibió de los insurgentes el prospecto del Ilustrador Nacional (luego Ilustrador Americano), con una nota manuscrita de éstos: "Imprenta de palo hecha por la necesidad y por la industria. Colección que se dedica al Dr Mier". Referencia : "Blanco White a Hamilton", 11 de ag. de 1813, FO 72/154, fols. 14-18.

58 Morelos tomó Orizaba mucho más tarde : 28 de oct. de 1812 (cf. infra, pág. [469]).

59 Desertores.

60 Cap. CCV. Fue el editor Remón de 1632 quien añadió al manuscrito «y se metió fraile mercedario».

61 Referencia inexacta. la carta es de 23 de abr. de 1812 (El Español, núm. 28, ag. De 1812, V, págs. 322-323). Mier añade : «a 3 leguas de Xalapa, y de Vera Cruz comenzó a estar bloqueada y carecer de toda comunicación».

62 28 de abr., en realidad. La larga cita de Gaceta del Gobierno de México, págs. 445-452, no es literal pero bastante fiel. Señalaremos a continuación las variaciones más significativas.

63 Mier es muy quisquilloso en cuanto a la ortografía de las voces de origen indígena ; en su Carta de despedida de 1821, ya defendía la necesidad de mantener la x.

64 Falta aquí: «a que les obligó la necesidad».

65 Falta aquí: «con la ventaja de haberlos sorprendido, y la de que su comandante, el capitán Don Manuel Murga, la manejó con valor y discernimiento», (ibíd., pág. 450).

66 La cita es prácticamente exacta (ibíd., pág. 461).

67 8 de mayo (ibíd., págs. 479-481). Cita bastante fiel. Se señalará la variación más significativa.

68 Falta aquí: «con el efecto de abultar, de entretener, de dificultar el alcance y de sacrificarlos a su seguridad personal, y la retaguardia la cerraba» (ibíd., pág. 479).

69 Efectivamente, la salida de Cuautla se ve como una de las mayores hazañas de Morelos.

70 Es sudeste. Mier trabaja sin mapa; hay que perdonarle sus errores geográficos.

71 El general que mandaba el ataque era Nicolás Bravo, hijo de Leonardo.

72 Gaceta del Gobierno de México, 9 de mayo de 1812, pág. 488.

73 El 14 de sept de 1812. Episodio memorable. La hacienda de San Gabriel pertenecía a Yermo. Las tentativas de canje de prisioneros no pudieron llevarse a cabo.

74 28 ; es exacto que el 25 había empezado el ataque.

75 Se trata efectivamente de un amigo de Mier, Eleuterio José de Torres, víctima, según él, de un abuso de poder del Presidente de Guatemala, González Saravia. Había pedido a Blanco White que publicara su defensa en El Español. Éste replicó que su órgano no podía servir para querellas personales (véase esta correspondencia, Manchester College, Oxford, BW, Mss I, B, 41-44).

76 Estos datos son exactos.

77 Eso es inverosímil. La fórmula más conocida de Morelos es : «Ya no hay Femando VII, porque él se quiso ir a su casa de Borbón a Francia y entonces no estamos obligados a reconocerle como rey, o le llevaron a fuerza, y entonces ya no existe [...]». La reseña de Mier además de inexacta es muy incompleta : omite los actos de saqueo que Morelos no pudo impedir, y sobre todo la actuación propiamente política.

78 Miguel Bravo, hermano de Leonardo y tío de Nicolás.

79 Esta frase y la anterior son una interpretación muy libre de una carta publicada en El Español; Mier añade de su costal «ahora es preciso que se rinda». Posterior a la redacción de este libro es la nota de la pág. [398].

80 Autor: Jacobo de Villaurrutia (El Español, núm. 39, jul. de 1813, VII, nota págs. 70-71).

81 Según parte de Castillo y Bustamante (Gaceta del Gobierno de México, 18 de jun. De 1812, pág. 631). El balance de muertos y heridos está en la Gaceta de 20 de junio.

82 Es el mismo parte de Castillo y Bustamante (págs. 634-635).

83 Parte anterior del mismo (Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México, 8 de jun. de 1812, págs. 597-598). Mier resume, suprimiendo toda referencia al valor y entusiasmo de las tropas virreinales.

84 Gaceta del Gobierno de Méxicoañade : «con la economía de la sangre de mi valiente tropa» (pág. 597).

85 Dios (ver la alusión a la Providencia divina en la frase anterior).

86 Parte ya citado (Gaceta del Gobierno de México, 18 de jun. de 1812, pág. 638).

87 Está en Gaceta del Gobierno de México, 20 de jun. de 1812.

88 Ibíd. (pág. 651).

89 Mier cita, casi literalmente, los párrafos centrales del largo parte de Calvillo (Gaceta del Gobierno de México, págs. 655-657).

90 Que el clan Osorno domine entonces los llanos de Apa(n) es muy cierto ; lo que está en tela de juicio es el vínculo que pueda tener con los demás insurgentes, y especialmente Morelos.

91 José Joaquín FERNÁNDEZ DE LIZARDI, apodado así por el nombre de su primer periódico, el Pensador Mexicano. El autor del Juguetillo (véase el Prólogo, pág. [XLVII], nota) es Carlos María BUSTAMANTE. Efectivamente, fue a reunirse con los insurgentes, y dirigió el Correo Americano del Sur, el periódico fundado por Morelos en Oaxaca y que, aparentemente, Mier no conoce.

92 Es el artículo 375 definitivo de la Constitución. Mier apunta tal vez el número del art. en el proyecto presentado por la comisión, según el "voto" separado de cuatro americanos publicado por El Español (véase pág. [157], nota). En todos los demás casos, Mier da la numeración definitiva de los artículos constitucionales.

93 «Señor, no te importa si estamos a punto de perecer.» (Lucas, VIII, 24).

94 Referencia : "Carta de un Español, sobre la situación del reyno de México", 16 de sept. de 1812 (El Español, núm. 39, jul. de 1813, VII, págs. 30-33). Resumen bastante fiel, salvo la alusión al robo. La carta dice : «Los insurgentes que divididos en pequeñas gavillas robaban las haciendas e interrumpían los caminos aprovecharon la ocasión de la partición del ejército ; éste se disgustó y aquéllos se reunieron» (pág. 30).

95 Falta aquí: «en tiempo que gime baxo la opresión del tirano y que, con esfuerzos inconcebibles e inauditos, se opone con suceso a las fuerzas colosales» (ibíd., pág. 31). El fin del texto es bastante fiel.

96 La fuente es una carta de J.M. Fagoaga al marqués del Apartado de 15 de dic. De 1812, que conocemos a través de una cita en traducción inglesa en un informe de Blanco para Hamilton.

97 Referencia imprecisa ; se trata del "Bosquexo de las sesiones secretas..." (véase supra, pág. [434].

98 Suplente por Soria, Procurador General del reino.

99 El título completo y exacto de esta obra anónima es An adioynder of sundry other particular wicked plots and cruell, inhumane perfidious, yea unnatural practises of the Spaniards, chiefly against the seventeen provinces of the Netherlands, gathered and translated out of several Dutch writers... by S. O., a lover of truth and equity. El autor es un tal Stephen Ofwod.

100 El pasaje citado por Mier no está en El Español.

101 Fecha equivocada ; se trata de la "Carta del Europeo" de 7 de marzo de 1812 (véase supra, pág. [455], nota).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search