Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo II

Historia de la revolución de nueva España. Libro XI

Texte intégral

1[p. 365] Mientras llega Hidalgo al Saltillo, revolvamos nosotros sobre las provincias de Mechoacán y Xalisco, hoy Nueva Galicia. Éstas son aquellas que su primer conquistador, Nuño de Guzmán, halló tan pobladas y florecientes que les impuso el nombre de la Mayor España, sino que él mismo, después de haber asolado la provincia de Panuco, enviando en millares sus habitantes a vender por esclavos en las Antillas, arruinó también estas otras mucho mayores, atormentando, matando y quemando a los reyes, sus vasallos y sus pueblos.

  • 1 Estos datos sobre Nuño de Guzmán, el cruel presidente de la 1a Audiencia de 1526-1527, provienen d (...)

2El Rey Catzontzin, que había cedido voluntariamente su reyno de Mechoacán y bautizádose, salió a recibirle con gran fiesta, y el tirano, después de crueles tormentos para que descubriese el oro que no tenía, le quemó a fuego lento, desgracia que tuvieron otros Príncipes y Señores, y se dexa entender quál sería la suerte de sus subditos. En Xalisco, que tenía lugares de casi siete leguas de población, quemó 800 pueblos, atormentó a sus caciques, las mugeres mismas, obligadas a cargar el equipage de los es[p. 366]pañoles, no pudiendo llevar igualmente sus creaturas, las arrojaban a perecer por los caminos, las doncellas que resistían al estrupo eran asesinadas, los hombres aperreados, y cortados sus pies, manos y lenguas, aunque estaban de paz con los españoles, y hasta los niños a los pechos de sus madres eran herrados por esclavos. De los mismos 20.000 mexicanos que llevó forzados Guzmán para concurrir a sus horrores, no volvieron 200. Como si esto no bastase, vino después a completar la desolación aquel otro tirano de Alvarado, que había destruido los reynos de Goatemala y Nicaragua, &c, porque los indios, dice Casas en su Breve relación, reducidos por fin a la desesperación, viéndose perecer todos tan cruelmente sin haber dado causa alguna, se alzaron y fueron a los montes, y mataron muy justa y dignamente algunos españoles.1

  • 2 Cita aproximada de Zac, XI, 4 : «Apacienta las ovejas para el matadero, las que matan los comprado (...)

3«Y estos tristes ciegos, dexados de Dios venir a reprobado sentido, no viendo la justísima causa y causas muchas, llenas de toda justicia, que los indios tienen por ley natural, divina y humana de los hacer pedazos si fuerzas y armas tuviesen, y echarlos de sus tierras, y la injustísima y llena de toda iniquidad, condenada por todas las leyes, que los mismos españoles tienen para sobre tantos insultos y tiranías, grandes e inexpiables pecados que han cometido en ellos, moverles de nuevo guerra, piensan, dicen y escriben que las victorias que han de los inocentes indios asolándolos, todas se las da Dios porque sus guerras inicuas tienen justicia. Se gozan, glorian y hacen gracias a Dios de sus tiranías, como aquellos tiranos ladrones de quienes dice el Profeta Zacarías : Pasee pecora occisionis, quae qui occidebant non dolebant. Benedictus Deus, quia divites facti sumus.2 »

  • 3 En algunos lugares la población, especialmente la población india, intentó impedir la expulsión de (...)

4Al que para creer lo sucedido en dichas provincias no [p. 367] bastase que lo diga el santo Obispo Casas, a quien Herrera llama autor de mucha fe, lea al mismo Cronista Real en su Historia de las Indias, Década 4, cap. 1 y 2. En fines del siglo pasado todavía el visitador D. José Gálvez ahorcó en Mechoacán muchos indios, derrivó, aró y saló sus casas, privándoles de todos sus privilegios, porque se oponían a la expulsión de los Jesuitas que los educaban en sus Colegios de Pátzquaro, San Luis Potosí3, &c. Con todo, aquel reyno y el de Xalisco son hoy todavía lo más rico y granado de toda la Nueva España, aunque destinados siempre a ser la presa de las fieras más atroces. Sí, allí es donde ha soltado Venegas todas las peores suyas, y reyna en Valladolid, capital hoy de Mechoacán, con título de comandante general, aquel Truxillo que ya conocemos, y en Guadalaxara, capital de Xalisco, D. José Cruz, que vamos a conocer.

  • 4 Aunque dejó fama de hombre muy cruel, Cruz era probablemente menos grosero y cobarde de lo que pre (...)

5Desde luego con decir que fue sargento en España basta para suponer su grosería, la baxeza y brutalidad con que semejante gente se distingue generalmente desde a legua de los oficiales que han sido cadetes4. Escribía a la mano al General Cuesta, y aunque éste le mendaba como de costumbre a los de familia, dicen sus edecanes se quexaba de que Cruz era tan cobarde que nunca pudo obligarle a batirse.

  • 5 Véase supra, fin del Libro X.

6Sin este informe, ya lo hubiera conocido yo por sus partes y proclamas, que exceden (y es mucho decir) a las de Calleja en ferocidad, la qual, lejos de ser valor, es las más vezes hija de la cobardía, y siempre de la barbarie. Ésta es tan natural a su corazón que le pesa verse en circunstancias que le precisen a parecer civil y agradecido. Regresando de San Blas5, para cuya reconquista o sumisión del país contiguo habían cooperado los de Tepique con [p. 368] empeño, escribe al Virey que «está en ésta (hoy hecha ciudad en premio) muy incomodado por hallarse en la necesidad de tratar con miramiento a los habitantes de aquel pueblo por su fidelidad y los servicios que habían hecho a la causa del Rey.» ¿Qué hará este bárbaro donde él crea que está autorizado por la justicia a desplegar la fiereza de su carácter? La desolación, las llamas y la muerte marchan ante él contra miserables indios armados de palos y piedras ; y si la desesperación como antiguamente los subleva en pasando el cometa funesto, dice al Virey que va a revolver sobre pueblos, que él cita a docenas, para quitarles hasta las ganas de volverse a levantar, expresiones que en tal boca tienen todo el valor de un anatema judaico.

  • 6 No encontramos este bando en la Gaceta del Gobierno de México, aunque sí los artículos adicionales (...)

7El diputado de Lima, Felíu, en el discurso que hizo a las Cortes en 16 de agosto de este año para que se admitiese la mediación de Inglaterra, dice : «Bastaría para hacer ver la tiranía con que se trata a los habitantes de México presentar algunas de las medidas que todos los días toman aquellos gobernadores. Recordaré solamente los artículos 2° y 1l° del bando6 publicado en Guadalaxara por el brigadier D. José de la Cruz a 23 de febrero 1811, porque es el último que he tenido en las manos. El artículo 2° impone pena de muerte a toda persona de qualquiera clase y condición que dentro de 24 horas no entregue las armas que tenga, inclusos machetes y cuchillos. Prohibir que se ande con armas, aunque sea una pequeña cuchilla, se ha visto ya ; pero exigir aun los cuchillos de uso doméstico, y exigirlos baxo pena de muerte, es lo que no hizo ni Murat en Madrid, y ahora por primera vez llega a mi noticia. El 11° dispone que sean diezmados los habitantes de un pueblo o ciudad en que se den a un insurgente víveres, &c, o se tenga con él el menor comercio, aunque sean padres, hijos, &c. [p. 369] Pero qué, si el padre fiel habla a un hijo alucinado que pasa casualmente por su lugar, para atraherle a nuestro partido, ¿ha de morir este padre? Pero muera en buena hora, ¿no es lo último de la barbarie diezmar el pueblo?»

  • 7 La lucha ilustrada de la Corona española contra los fueros eclesiásticos, ya antes de la crisis de (...)
  • 8 Alude probablemente a la fundación en 1540 del seminario de San Nicolás en Pátz- cuaro por el famo (...)

8Y no se piense, no, que éstas son estériles amenazas. Ya había entregado a las llamas este Cruz del mal ladrón la villa capital y populosa de Irapuato, porque sufrió allí alguna resistencia, y conducido al patíbulo a seis sacerdotes de ambos cleros, sin ceremonia alguna que aligerase el escándalo de los pueblos atónitos de un espectáculo hasta entonces inaudito7. El que considere que los sacerdotes, considerados en América como órganos inviolables del Eterno, son los que en su nombre tenían encadenado un mundo a un ángulo de la Europa distante millares de leguas, deducirá las consecuencias de haber desbaratado el prestigio. Los sacerdotes mismos, que son llevados desde entonces a los cadalsos en todas partes como el más vil de los criminales, han de buscar su salud en las armas y ponerse a la frente de sus rebaños contra lobos rapaces que han de llamar sacrilegos y hereges. Los europeos escriben admirados del empeño con que los eclesiásticos han entrado en esta guerra como si fuera de religión, especialmente los de Mechoacán. Pero allí comenzó Cruz a hacerla tal con los suplicios de los ungidos del Señor, la ha continuado Truxillo en el mismo reyno, y Cruz en el de Nueva Galicia. En el primero estuvo al principio la Universidad de México, en el segundo hay otra muy floreciente8, y en ambas el clero tiene demasiadas luces para no electrizarse con tantos golpes y comunicar a los pueblos el choque de su venganza. Así en ambos Obispados nunca ha faltado ya la reacción contra la tiranía insaciable de aquellos monstruos, [p. 370] que el gobierno de Cádiz ha premiado, especialmente a Cruz, hasta con el bastón de General.

  • 1 Ésta es la población que les da en su ya citada Memoria el diputado de Coahuila, a saber, más de 7 (...)
  • 9 «El obispado de Monterrey que lleva el pomposo título de Nuevo Reino de León [...]» (A. de HUMBOLD (...)
  • 10 Véase supra, Libro V, e infra, Libro XIV.
  • 11 «El fuerte Clayborne, situado cerca de la antigua misión española de los Andaves [...] en el río C (...)

9Tampoco podía faltar la reacción en las Provincias Internas del Oriente desde que con la llegada de Hidalgo en enero de 1811 divisaron un punto abierto en el orizonte de la libertad. Llámanse Coahuila (por otro nombre Nueva Estremadura), Nuevo Reyno de León, Texas (por otro Nuevas Filipinas) y Colonia del Nuevo Santander. Las dos últimas son provincias modernas, las dos primeras se formaron a fines del siglo xvi con colonias tlaxcaltecas, de que aún restan seis, y mexicanas que se confundieron con sus pocos conquistadores españoles. Aunque las naciones indígenas belicosísimas de tobosos, gabilanes, &c, que antes las habitaban, hayan sido destruidas con la guerra de tres siglos, y especialmente con las viruelas, todavía la población moderna, casi enteramente española, asciende a unas 200.000 almas1910 y colindan con ellas muchas naciones nóma[p. 371]das de lipanes, comanches, apaches, &c, que los españoles como por ignominia llaman generalmente chichimecos o mecos, y se extienden hasta los Estados Unidos, cuyo Fuerte Clayborne dista 66 leguas del último presidio español, llamado Nacodoches11.

  • 2 La villa de San Felipe de Chiguagua, capital de la provincia Taraumara, poblada de 11.600 almas es (...)

10Aunque algunas tribus de lipanes y comanches suelen ser amigos de los españoles, como éstos, en virtud todavía de su chistosa Bula de la donación de las Indias, se creen legítimos dueños de todo el Nuevo Mundo y hacen guerra perpetua y muchas vezes pérfida, contra los pactos, a los indígenas, trayendo como rebeldes los prisioneros que no matan allá a perecer en las cárceles de México y San Juan de Ulúa (de lo qual se quexa Humboldt), aquellos infelices dueños del país, y especialmente los belicosos apaches, están siempre con las armas en la mano. Contra sus incursiones tienen los españoles en presidios fronteri[p. 372]zos algunas compañías de caballería veterana que, armadas de rodelas de cuero, cotas de malla y cueras o gabanes de camuza, algodón y lana, usan de fusil como de lanza, espada y pistolas, estando todo el resto de los habitantes de las quatro provincias matriculados en milicias, prontos al toque de rebato, y baxo un régimen militar. En las provincias del Nuevo Reyno de León y Nuevo Santander tiene el mando supremo el Virey de México, distante como 300 leguas de camino, y en las de Coahuila y Texas, el Comandante general que llaman de Provincias Internas, y ahora lo es D. Nemesio Salcedo, con facultades todavía más exorbitantes que las del Virey y enteramente absolutas, como que no tienen contrapeso en algún tribunal de orden superior, y reside en Chiguagua2, capital de una Provincia Interna del Poniente, distante de aquéllas desde 100 hasta 700 leguas.

  • 3 Dista de México 175 leguas rectas norte, y del Saltillo 25 leguas al poniente con alguna inclinaci (...)
  • 12 «El 6 de enero de 1811, Manuel Santa María, español, nacido en Sevilla y que desempeñaba el cargo (...)

11Ya diximos antes, hablando del Nuevo Santander, la arbitrariedad y despotismo militar que padecían todas ; y se debe suponer por consiguiente el deseo de abandonar la esclavitud, que había remachado aun en los eclesiásticos su actual y 4° obispo, europeo, Don Primo Feliciano Marín, residente en Monterrey3, capital del Nuevo Reyno de León, del qual lleva el título por no estar aún determinada su silla. Aun quando tratasen de oponerse a los insurgentes [p. 373] que llegaron con Hidalgo y penetraron por diversos puntos, el paysanage del Nuevo Reyno de León estaba enteramente inerme, y la tropa de las otras provincias se unió con aquellos, a causa de estar tan olvidados sus grandes servicios en España, que el mismo Comandante general, aunque europeo, y con valimiento en ella por su parentela, lleva 17 años de brigadier. El gobernador político y militar del Nuevo Reyno de León Santa María12, que era por casualidad nativo de México (donde su padre fue capitán de la Acordada, tribunal exorbitante contra ladrones que abraza todo el reyno), se pasó a Hidalgo, el de Nuevo Santander huyó, los de Coahuila y Texas fueron presos como otros europeos que no huyeron al principio de la conmoción, o no tomaron su camino hacia el puerto de Tampico, por donde se escaparon muchos, y entre ellos el Obispo con el canónigo Altolaguirre, bien que a estos dos los dexaron escapar de propósito, contentándose con retenerles la bolsa.

12Otros europeos se salvaron en los montes, y otros se aseguraron en Altamira, villa del Nuevo Santander, con la llegada oportuna del Coronel del fixo de Vera Cruz, D. Joaquín Arredondo, que a la poca tropa que llevaba y alguna artillería reunió 4 a 500 voluntarios europeos y criollos ; y después otros tantos soldados, que capitaneaban 3 o 4 frayles insurgentes, y él indultó a ruegos del cura de Borbón, que los había convertido.

13[p. 374] También Calleja marchaba en pos de Hidalgo, y ya se hallaba en San Luis Potosí. El Comandante general de las quatro provincias internas del Poniente mandó igualmente tropas con el capitán Ochoa, que amenazaban al Saltillo. Aunque esta villa, como está dicho, es la entrada única de carruages hacia las Provincias Internas del Oriente, y en sus contornos debía Hidalgo hacerse fuerte, sus tropas, a más de estar repartidas por aquellas provincias, eran pocas para resistir a las de Calleja y Ochoa, y sobre todo estaban faltas de armas. Para procurárselas en los Estados Unidos había adelantado al religioso franciscano Salazar y al Licenciado Aldama, que se hallaba entonces en S. Antonio de Béjar, capital de Texas, la qual con todos los demás lugares de aquella provincia y de la de Coahuila hasta la frontera de la Luisiana, estaban a devoción y en poder de los de Hidalgo. Éste determinó por eso ir avanzando hacia aquella frontera con su plana mayor, caudales, equipages y poca gente, muy ageno de la contrarrevolución que se había urdido, y de que iba a verificarse el desenlace de toda su comedia.

  • 4 Estas juntas se establecieron en todo el reyno desde 1808 con motivo de lo sucedido por la prisión (...)
  • 13 No hay Gaceta extraordinaria del 3 de abr. de 1811. Todos los documentos descritos (págs. [374] y (...)
  • 14 Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México, 25 de marzo.

14En efecto es tan cómica su catástrofe que, divulgado luego en todo el reyno, nadie podía persuadírselo, más bien lo creían en México una invención política para celebrar sin sobresalto los días de la Semana Santa. Para contar el suceso tengo el parte de Calleja al Virey dado desde San Luis en 5 de abril 1810, incluyendo el que recibió del capitán Ochoa desde el Campo de la Noria, hacia el Saltillo, de 28 de marzo, adjunta la relación de los gobernadores Herrera y Salcedo, y demás vocales de la Junta de Seguridad de Monclova4, [p. 375] todo publicado en las Gazetas extraordinarias de México de 3 y 9 de abril13, una carta de un familiar del Obispo del Nuevo Reyno de León escrita a ése desde Monclova en 29 de marzo14 e inserta en la Gazeta de México de 16 de abril, y otra larga y detallada de 30 de julio 1811, escrita a Cádiz por un europeo honrado que conozco y había escapado del Nuevo Reyno de León, donde está casado, y otras en fin de personas fidedignas de la provincia de Coahuila.

  • 15 En la lista de la Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México de 9 de abr. figura también Abasolo

15La Junta de Seguridad dice a Ochoa : «Es muy conveniente me facilite Vd. 500 hombres para conducir las presas de 204 insurgentes que aprisionó el capitán Bustamente, con los caudales del Señor Obispo y algunas bestias, y que con seguridad se conduzcan también los generales prisioneros Hidalgo, Allende, Aldama, Zapata, Ximénez, Lanzagorta, Aranda, Portugal, &c, &c.15, que se han apresado en Acatita de Baján (entre Saltillo y Coahuila) con todas las recuas en que conducían el oro, reales y plata, y muchos prisioneros que se les han hecho con toda su artillería , y son más de 200 de coroneles abaxo, a más de los que tomó el capitán Bustamante. En tal concepto, añade Ochoa a Calleja, he facilitado los 500 hombres de auxilio al cargo del teniente D. Facundo Melgares (vizcaíno), y con el resto de mi exército emprehendo mi marcha hoy a Patos con dirección de la reconquista del Saltillo.»

16Se notan aquí dos acciones, la segunda, del capitán Bustamante, y la primera, aunque el parte no dice de quien, lo cuenta la carta impresa especificando que «desde que llegaron a Monclova presos los Señores Gobernadores y demás Oficiales de Béjar, D. Ignacio Elizondo empezó a juntar tropas y amigos con mucho silencio para sacudir el pesado yugo de los insurgentes, lo que verificó auxiliado de los soldados de estos presidios que estaban en la capital (Mon[p. 376]clova) y vecinos de ella, teniendo ya prontos los auxilios de las demás tropas que estaban en guarnición en los otros ; al capitán Menchaca con 300 indios lipanes y al capitán Colorado con 300 soldados aquartelados, y a todos les avisó al ponerse en camino para socorrerle con la mayor brevedad.

17«En este intermedio el subdiácono Salazar (conocidísimo por sus contrabandos con los angloamericanos) formó en Béjar una contrarrevolución, ayudado de su vecindario y tropas, haciendo prisioneros al Licenciado Aldama y Padre Salazar, y a los que habían llevado presos a los gobernadores ; cuyo hecho acabó de animar a la gente ; y el día 17 de marzo, día destinado por Elizondo para el asalto, llegó a Monclova a la oración de la noche, y se estuvo oculto hasta las 11 de la misma noche, en que con cosa de 200 hombres, se hizo dueño de la artillería que eran 9 cañones, amarró al mariscal insurgente D. Pedro Aranda y demás oficiales y soldados, que por todos serían 150 poco más o menos, incluso el capellán Medina que conocimos en Santillana. Todo esto se hizo en cosa de tres horas, y sin haber habido un tiro ni un golpe.

18«Ya venía en camino la mayor parte del exército que estaba en el Saltillo, por lo que inmediatamente se cercó el camino con tropa para que no les fuera el aviso ; y así como venían inocentes, se les puso un lazo de aquel lado del pueblo de Béjar, que dista de ésta cosa de 14 leguas, que con 270 de a caballo y 30 individuos se agarró todo el exército, sin más que un herido en los nuestros, y en los suyos cosa de 40 muertos, y entre ellos el hijo de Allende por haber disparado su padre a Elizondo 3 pistoletazos desde el coche. (Esto querrá decir : mataron al hijo por la ofensa del padre). Todo el exército se componía de cosa de 1.500, los más gentes pobres, y pocos otros que venían de tropas que se dieron luego a estas armas ; pero los prisioneros son los [p. 377] 1.500, de los quales son como 60 de plana mayor, y de los cabezas el cura Hidalgo, que había cosa de 15 días que había renunciado el cargo de Generalísimo en Allende.

19«Éste, Ximénez, Abasolo, Zapata, Lanzagorta, Santa María, el que era gobernador de Monterrey, que andaba de quartel maestre, y otra punta de mariscales, brigadieres, coroneles y demás, 6 clérigos y 3 frayles carmelita, mercenario y franciscano, y también 13 coches y una volante. Sólo Iriarte escapó ; pero le van siguiendo, y no escapará, porque Melgares, que con 5.000 hombres estaba en Parras, ya habrá acometido al Saltillo para libertar al Señor Cordero. También se les quitaron 24 cañones, 700 y más barras de plata, y mucho dinero en plata y oro, que serán 2 millones de pesos, y esta feliz batalla fue el 21 de marzo.

  • 5 Real de minas al norte de Monterrey, de donde dista 24 leguas.

20«El día de ayer, 24, llegó noticia de que venían de Monterrey para ésta un trozo del exército que trahía el dinero de V. S. Ilustrísima ; pero el capitán Bustamante, que venía para ésta lo supo y los acometió en Boca de Leones5, y les quitó todo el dinero, y les hizo prisioneros 200 y tantos, que conduce a ésta.»

  • 16 San Pablo, ejemplo de conversión repentina, en el camino de Damasco.

21La carta del europeo de Xalapa acaba de descifrar todo el misterio diciendo : «Elizondo era insurgente, y con 120 hombres de su opinión pasó al presidio de Laredo de la Colonia del Nuevo Santander a prender a los europeos reunidos allí, y apoderarse de sus bienes ; pero malogró su viaje, porque, noticiosos, ellos se habían fugado y andaban esparramados por aquellos campos. Por haber llegado el nuevo Saulo16 a Laredo pasó allí la noche en casa del capitán Bustamante (natural de Sonora, siempre perseguido de sus gefes por sus [p. 378] continuas quiebras en las caxas de las Compañías), y aprovechando éste la ocasión, le persuadió a que volviese aquel celo y furia contra los mismos insurgentes, que se la habían infundido. Poco trabajo costó el convercerle de la injusticia, y se ofreció a quanto el capitán de Laredo determinase hacer ; en cuya virtud formaron su plan bien concertado, y se puso en execución con el éxito más feliz. Eran también insurgentes los capitanes Menchaca, Carrasco, D. Mariano Borrego, el teniente Uranga y otros muchos ; pero persuadidos por Elizondo se agregaron a la contrarrevolución y ayudaron a aquellas célebres prisiones.»

  • 17 La de 17 de oct. de 1811 que Mier no posee (véase pág. [505]). De todos modos la

22Ahora se entiende bien cómo fue la de Hidalgo. Caminaba descuidado como enteramente entre los suyos, sin noticia de la contrarrevolución armada en los pueblos adonde iba, y se dexó abordar de sus compañeros y amigos que le prendieron alevosamente. ¡Ah, traydores!, ésta dicen que fue su exclamación. No hay que preguntar si ellos castigaron como a tales a Hidalgo y su exército. Se han publicado listas de los que fueron fusilados luego sobre el campo de batalla, y de los que fueron pedidos a Chiguagua para sufrir con aparato muerte más afrentosa. En el Diario de La Habana de 26 de mayo se exhibe lista remitida de México de unos y otros contando sólo la gente de rango ; y los fusilados sobre el campo fueron 52, entre generales, brigadieres, &c, y personas principales y decentes. A Chiguagua fueron llevados 4 frayles y 6 clérigos, de éstos el Capitán general D. Mariano Balleza y el Generalísimo Hidalgo, que fue pasado por las armas el día 27 de julio, según Gazeta de México17, o el 31, según carta de Coahuila, mostrando morir muy arrepentido, y después de haberle degradado un canónigo y varios curas, exemplo inaudito en la Iglesia, porque sólo toca a los Obispos degradar a los que ordenaron.

23[p. 379] Los demás, entre los quales el Generalísimo Allende, los Capitanes generales Gómez, Aldama, Abasolo, &c, &c, antes que Hidalgo habían sufrido igual suerte con diferencia en los instrumentos ; y aunque no tengo presente el día, me acuerdo que por el bando que publicó en él el Comandante general para evitar la concurrencia de gentes, hice juicio que estaba poco asegurado del corazón del vecindario. En Monclova, día de San Simón y Judas, fue fusilado el P. Salazar.

24Otros muchos, por conexiones y amistades sospechosas, o por haber soltado alguna quexa, han sido presos, otros, y entre ellos curas, han sido desterrados ; la venganza ha obrado y se han cometido horrores. Las Provincias Internas inermes se habrían sosegado luego que pasó el torbellino que las había envuelto (ya que los insurgentes ni en El Saltillo quitaron la vida a nadie, según escribe el europeo de Xalapa) pero los españoles no saben perdonar, y la desesperación mantiene el fuego de la insurrección. «Increíble se le hará a Vd, escribe el dicho europeo a su amigo de Cádiz, que muchos curas (muchos, he dicho), conocidos y amigos de Vd y míos, se hayan comprometido decidida y públicamente, según se asegura. A nuestro modo de entender eran los más de ellos sujetos de probidad, y por ella merecían buena aceptación con todas las gentes ; mas ahora han descubierto el fondo de sus perversos designios, que ocultaban baxo un exterior modesto y virtuoso.» Ellos negarán que dexen de ser hombres de bien por querer libertar a su patria de la opresión, que los europeos no sienten porque ellos son los opresores ; y como no quieren dexar de serlo, no es extraño que se hallen todavía bastantes xefes de insurrección en la Colonia del Nuevo Santander. Combates sin cesar se cuentan en las gazetas por Matehuala y Río Blanco ; y está en fuego la Huasteca, poblada de chichimecas, oyéndose de [p. 380] todas partes las acciones feroces de los gefes españoles y sus vilísimas perfidias.

  • 18 Parte del capitán Blanco, de 21 de junio (no julio), en Gaceta del Gobierno de México, 31 de dic. (...)
  • 19 Son dos partes de Quintero (Gaceta del Gobierno de México, 28 de sept. de 1811, págs. 883-885). An (...)

25Para exemplo de aquéllas basta referir dos o tres de sus partes militares. El capitán Blanco en el de julio 1811 dice : Luego que entramos en Matehuala y los insurgentes se vieron atacados por los dos lados, y que observaron la mortandad que habíamos hecho en ellos, echaron a correr a refugiarse a las huertas, y otros por los campos ; pero mi tropa encarnizada comenzó a alancear hasta que no hallaron a quien.18 D. Cayetano Quintero, desde la hacienda de Amoladeras, en el Nuevo Santander, a 29 de agosto 1811 : Les he quitado un cañón, ha muerto mucha gente de los 5 a 6.000 hombres de Zárate y el indio Rafael, que tuvieron el atrevimiento de atacarme, porque en el ataque, que duró más de dos horas, no se dio quartel. Acaba de contar, desde Ciénega, en 11 de agosto : Perecieron más de 200 ; yo mandé arrasar con fuego sus rancherías, y después de la acción se me incorporó Garza, trayéndome 8 prisioneros, que aprehendidos quatro de ellos con sus armas he mandado ahorcar hoy, y sus cuerpos se colgarán, &c.19

  • 20 Este parte se halla en Gaceta del Gobierno de México de 14 de dic. de 1811, págs. 1175-1178. Lleva (...)

26Para exemplo de felonías sirva este otro del comandante Villaescusa, de 21 de diciembre del mismo año20 : Los rebeldes de San Ignacio, acaudillados por un antiguo oficial, pusieron bandera parlamentaria llamando a la tropa para tratar con ella, pues sólo se dirigían sus operaciones contra los europeos. Los nuestros respondieron que no querían tratar con excolmugados. El 29 volvieron a pedir parlamento, y habiéndose aproximado su gefe, el teniente Hernández, que deseaba hablar a Montano, General de los opatas (indios sujetos a los españoles), el soldado Manuel Ramírez se fingió serlo y le dixo que si quería hablar con él dexase las armas, que él haría otro tanto. Abrazó aquél el partido y se abrazaron, pero ya estaba de acuerdo con Montano de que luego que lo abrazase y le agarrase las manos, lo matase. Así lo ve[p. 381]rificaron entre ambos, de cuya muerte resultó que los inicuos en venganza de aquello salieron contra nosotros. ¡Inicuos! baxo este pie se trata siempre a los insurgentes, y se les degüella sin misericordia.

27En el Nuevo Reyno de León, cuyo gobernador, Santa María, fue fusilado en Chiguagua por haberse pasado a Hidalgo, luego que supieron su prisión se instaló una Junta patriótica interina de tres criollos, que «publicada, dicen al Virey en 10 de julio 1811, por los lugares de la comprehensión de su territorio, fue unánimemente obedecida, recibida y aplaudida. Los insurgentes creyeron que procedíamos con acuerdo de ellos en vista de lo sucedido en Coahuila, porque no podían persuadirse que teniendo contra nosotros al poniente 3.500 hombres con 22 cañones de todos calibres acantonados en la Villa del Saltillo, al mando del licenciado Rayón, y por el oriente 800, mandados por Benítez, Alvarez y otros, con 7 cañones, situados en la villa de Aguayo, los desafiásemos entre dos fuegos, no contando con otras armas para nuestra defensa que 5 escopetas no muy buenas y 23 hombres de lanza del fidelísimo pueblo de Guadalupe de Tlaxcala. No obstante, nuestra actitud guerrera acceleró la retirada del un exército y contuvo las operaciones del otro, de manera que ni entonces ni después se introduxo insurgente alguno en la provincia.»

28¿Por qué hasta el día no ha puesto allí Venegas alguno de sus matones por gefe?, por la misma razón que el Congreso de Cádiz, negándose a sancionar Juntas en América, aprobó la de Chile, esto es, no haber allí suficiente número de europeos con quienes contar para dividir los criollos. A éstos les obedecen todos, y para establecer allí un gefe despótico europeo, era necesario rodearlo de bayonetas que están ocupadas en otra parte. La Junta de Monterrey tiene todo en sujeción al Virey, y toda la América lo estaría a España [p. 382] si ésta acabase de conocer que la opresión y tiranía de sus empleados es lo que subleva a los tristes americanos.

29Por eso se engañaron los europeos creyendo, aun en México, que aquéllos se sosegarían y todo estaba concluido con haber preso a los primeros motores de la insurrección. El Virey se apresuró a enviar la noticia al gefe inmediato de la más numerosa partida, que era Villagrán ; pero éste respondió que nada tenía que ver con aquella desgracia, sino con la salud de la patria oprimida, a quien nunca faltarían defensores y cabezas, aunque cayesen todas las actuales. En toda insurrección nacional son como las de la Hydra, que renacen por más que se corten.

  • 21 l° de abr., según Gaceta del Gobierno de México.
  • 22 Este parte de Ochoa a Bonavía, aquí resumido, en Gaceta del Gobierno de México, 21 y 26 de dic. de (...)

30Allá mismo en Provincias Internas quedaba en el Saltillo otra mejor que la de Hidalgo en la de su secretario de Estado, el Licenciado D. José Ignacio Rayón. Sabida la prisión de aquél por Marte, que había huido, le hizo pedazos, porque no le había sostenido con la retaguardia que mandaba. Salió de allí retrocediendo para tierra afuera, y a 15 leguas se encontró con D. José Manuel de Ochoa, comandante de las tropas de la Nueva Vizcaya, que intentaba cortarle el paso, y fue derrotado el día 10 de abril21 en Puerto Piñón después de 6 horas de combate obstinado, como se ve por el parte que éste envió desde Aguanueva en 3 de abril al intendente de Durango, Bonavía ; aunque le cuenta que mató más de 400, entre ellos al general Ponce y al coronel Hermosillo, hizo 240 prisioneros, sino que teniendo ya 12 muertos, dos de ellos de sed, 36 heridos, 8 extraviados y un prisionero, se retiró por no poderse sostener contra los generales Rayón, Liceaga y Gascón, que mandaban un exército de 6 mil hombres, inclusos 2.000 de caballería, y muchos veteranos de Monterrey y Nuevo Santander, sin comprehender la fuerza que en la noche anterior les había reunido el frayle Villerías, que trahía en su compañía al angloamericano que sirvió la ar[p. 383]tillería en la batalla de Calderón. La que ahora tenían eran 24 cañones de 4 hasta 16, y 6 culebrinas, 3 de ellas sordas.»22

31Declinando Rayón con este exército el encuentro de Calleja, anduvo 150 leguas, y tomó la ciudad de Zacatecas, donde se ofreció nueva ocasión a los europeos de acabar con los males de la guerra, si deseasen sinceramente aliviar los de América, pues Rayón, aunque se hallaba ya a la cabeza de unos 40 mil hombres, según dicen, puso en libertad a tres prisioneros de rango para que fuesen a proponer de su parte al general Calleja un congreso de americanos y europeos a fin de arbitrar algún medio de conciliación. El fiero baxá le contestó que por su buena intención era digno del indulto que le concedería si se entregaba con todo su exército ; de no, marchaba a destruirlo y castigarle.

  • 6 Gazeta de México de 4 de junio 1812. Parte de 29 de mayo, de Chavarino.
  • 23 Parte de 28 (y no 29) de mayo de 1812 (Gaceta del Gobierno de México, pág. 581).

32Este indulto es el célebre olvido de todo lo ocurrido en la insurrección que las Cortes acordaron a petición de los diputados suplentes de América desde 15 de octubre 1810, cuya noticia había llegado a México desde diciembre. Advertimos a fines del Libro VI que los americanos pidiendo un olvido absoluto de todas las disensiones ocurridas evitaron aludir a indulto o perdón, porque ni ellos pensaban que tuviesen culpa sus paysanos, a quienes creían equivocados a lo más, ni éstos podían sino ofenderse con el término de perdón. Los europeos indianos sin embargo frustraron sus miras políticas, porque no acostumbrando a mirar a los americanos sino como esclavos baxo el nombre de colonos, ni tratándolos sino como a rebeldes, asesinos y ladrones, que ahorcan sin miramiento alguno, no han llamado al decreto sino indulto constantemente y perdón, aun quando incluyen el término de olvido. Y como los indultos llevan consigo excepciones de crímenes y plazos de tiempo para aprovecharse del perdón, al publicarlo ellos allá, como si [p. 384] fueran los soberanos que lo han concedido, unos exceptúan de él a los cabecillas, otros restringen su valor a solas 24 horas, otros no admiten en él a nadie que se presente sino con la zancandilla de no haber reclamo de tercero623, cada uno como dueño absoluto de las vidas americanas, y según la fuerza del exército insurgente.

  • 24 En realidad, la respuesta de Hidalgo y Allende fue «El indulto es para los criminales, no para los (...)

33Aun quando existía Hidalgo, Cruz le dirige el indulto desde Guadalaxara en 28 de febrero, que por lo mismo creo que ni llegó a su noticia24, en los siguientes términos, según la Gazeta de México de 16 de abril 1811 : «La piedad de nuestro Soberano el Señor D. Fernando VII, a quien representan las Cortes generales y extraordinarias en su ausencia y cautividad, se ha dignado expedir el adjunto indulto, para que haya un general olvido sobre todo lo pasado en los países de ultramar donde se hayan manifestado conmociones, haciendo el debido reconocimiento a la legítima autoridad soberana que se halla establecida en la madre patria ; y el Excelentísimo Señor Virey de estos reynos, D. Francisco Xavier Venegas, cuyas benéficas ideas acreditadas tan repetidamente, y cuyo piadoso corazón se horroriza siempre que le llegan noticias de que se derrama con lastimosa profusión la sangre de tantos alucinados que se han separado de la protección de las leyes, siendo rebeldes al Soberano que aparentan respetar y a quien insultan, ha querido hacerlo extensivo de un modo singular a favor de todos los que han seguido y siguen la insurrección que ha asolado este país tan fértil en otro tiempo.

34«Al comunicarlo en vista del superior mandato, y al intimarle que en el acto que reciba este aviso deberá cesar en [p. 385] las hostilidades y contestar dentro de 24 horas, todo según en la misma gracia se refiere, no puedo resistirme a hacer algunas reflexiones para que aproveche el preciso y quizá único instante de piedad que la suerte le prepara ; que considere es ya tiempo de hacer cesar los males que sus primeros imprudentes pasos han ocasionado a este reyno, y que la serie constante y no interrumpida de triunfos de los exércitos que peleamos por la paz (así dicen los franceses a los españoles) deben persuadir aun a los más insensatos de la visible protección del cielo a favor de la más santa y justa de todas las causas.

  • 25 La reproducción de este texto es bastante fiel, a pesar de que falta un párrafo. Las modificacione (...)

35«Cesen pues los males hasta aquí demasiado generales y comunes a todo el país alborotado y que ha sido el teatro de la guerra ; vuelvan los que aún siguen el estandarte de la rebelión, por temor del castigo que les amenaza, a sus casas y familias. La miseria y el terror están apoderados de multitud de infelices, víctimas del yerro de sus padres. Gimen en prisión esperando el último suplicio algunos miles de hombres aprehendidos por los exércitos del Soberano y presentados por los pueblos desengañados ; y finalmente el bien público exige que vuelva el orden en todos los puntos en donde falta. La vida de tantos americanos a quienes su mala suerte hizo ser víctima en las batallas no puede ya devolvérseles ; los que la ley tiene proscritos y están en prisión pueden todavía libertarse como se ofrece, si convencido su ánimo de los males que ha causado quiere con su arrepentimiento y presentación que no continúen, como sucederá inevitablemente si, pasado el perentorio plazo prefixado, no se executa lo que en sólo él se concede. Josef de la Cruz, general del exército de reserva, a D. Miguel Hidalgo y Costilla.»25

36¡Ha sido éste el olvido general e ilimitado en personas y tiempo concedido por las Cortes? ¿Qué conexión tiene la [p. 386] aceptación de Hidalgo con las casas y familias de los que lo siguieron, o con los miles de infelices que, se dice, están en las prisiones destinados al suplicio, para que dexen de participar del olvido? ¿Quién les hizo dueños de quitar las vidas a los que las dexa el Soberano, y prefixarles plazo que aquél no ha señalado? ¿Por qué no informarse si llegó este olvido a noticia de Hidalgo, o si éste lo comunicó a su exército, antes de proceder a degollarlo todo? ¿Por qué se les antoja calificar de rebeldes y castigar como traydores a los que el gobierno supremo de la Península no se atrevió a llamar tales, ni pueden serlo una vez que proclaman a Fernando VII?

37A la vista tengo una proclama que Venegas mismo dirige en 31 de diciembre 1810 a los habitantes de la Nueva Galicia, en que, después de llamarlos conspiradores, contumaces, criminales, y a sus gefes irreligiosos, ignorantes y cobardes (con la dulce educación aprendida en los ranchos de España), concluye : «Invariable en mis principios de equidad y en mis deseos de veros reducidos a la observancia de las leyes para el sosiego y felicidad de todos los habitantes de este reyno, prevengo a los comandantes generales de los exércitos hagan extensivos a ese reyno los bandos de indulto concedidos a los demás territorios, esperando que, penetrados de vuestros deberes y propia conveniencia, os apresuréis a implorar el perdón de vuestros yerros y a entregar al brazo de la justicia a los viles cabecillas que os han precipitado en los delitos. Si así no lo hiciereis, temblad por vuestra suerte y temed un escarmiento exemplar y terrible. Tal es la alternativa que mando observar a mis Generales.»

  • 26 Después de la batalla de Bailén (19 de jul. de 1808).
  • 27 Alusión al indulto general otorgado por el virrey Jáuregui a los últimos rebeldes indios, que fue (...)

38Está visto que cada Virey es un Soberano en América. ¿Y qué garantía tendrán los americanos, si se someten, de que cumplirán los sultanes de allá o los grandes señores de Cádiz su prometido olvido o sus capitulaciones? Si en España misma no se guardó la de Dupont26, que tanta utilidad [p. 387] les trahía, ¿qué harán en México si les resulta daño? Lo pasado responde de lo porvenir. No hablemos del tiempo de los conquistadores, que no eran españoles sino demonios encarnados en España para ir a hacer ver hasta donde puede llegar la crueldad y la alevosía. Acerquémonos a nuestros días, y veremos en 1782 el indulto solemne publicado baxo el seguro de la palabra Real a quantos hubiesen intervenido en los alborotos del Inca D. José Gabriel Túpac Amara. Su hermano D. Diego Cordorcanqui se presentó baxo tan alta garantía, y no obstante el perdón y un convenio formal firmado entre él y el General español en 26 de enero, fue luego descuartizado en Siquani ; murieron en los castillos de la Península los demás americanos indultados, exceptos algunos que aún vivían en ellos en 1808.27

  • 28 Véase supra, págs. [261-262].
  • 29 Véase supra, pág. [328].
  • 7 A la pág. 260 del libro VIII hablé de los sucesos de Quito aglomerando los hechos y épocas, porque (...)
  • 30 El marqués de Selva Alegre, padre de C. Montúfar, murió en 1818, exiliado en España.
  • 8 En El Español y principalmente en El Correo Brasiliense se encontrarán los oficios pertenecientes (...)
  • 31 Referencia: El Español, núm. 34, febr. de 1813, vi, págs. 159-164. Los documentos sobre la capitul (...)
  • 32 Continuación del título: for the South American Emancipation, during the last twenty-five years; e (...)
  • 33 Este diputado sevillano, Consejero de Indias y nada favorable a los americanos, fue tan violentame (...)

39No recordemos la perfidia con que Goyeneche28 rompió el armisticio de Castelli para destruir el exército de Buenos Ayres en Guaqui, ni la otra peor con que, concedida a Cochabamba la amnistía pedida por su Junta, luego que entró en la ciudad, el 27 de mayo 1812, pasó por las armas más de cien personas. Tampoco nos acordemos de la negativa de las Cortes a ratificar el convenio con que Elío logró levantar el sitio de Montevideo. Olvidemos los parlamentarios de Hidalgo con toda su comitiva fusilada, no obstante la imagen de María recibida en gage de seguridad29 ; corramos un velo sobre la carnizería de Quito contra la capitulación más solemne.730 Ahora acaba de violarse sin [p. 388] pudor la que se ratificó a nombre del Soberano el día 24 de julio de este año por D. Domingo Monteverde, comandante general de las armas de España, con D. Francisco [p. 389] Miranda, Generalísimo de Venezuela. Repetidamente se inculcó y ratificó que «se adoptaba el olvido general de lo ocurrido decretado por las Cortes ; las personas y bienes que se hallan en el territorio no conquistado serán salvas y resguardadas ; las referidas personas no serán presas ni juzgadas y menos confiscados sus bienes ; y se darán pasaportes para que salgan del dicho territorio a todas las personas de toda clase, estado, condición que sean, que no quieran allí permanecer, dentro el término de 3 meses, en los quales podrán disponer de sus bienes.» Cumplióse religiosamente todo por parte de la República ; pero apenas Monte[p. 390]verde toma posesión de Caracas, que manda prender 3.000 personas de toda edad y clase, según designa las víctimas la venganza de los europeos, y puebla con ellas, despojadas de todo y aherrojadas, los subterráneos húmedos e infectos de Puerto Cabello y La Guayra, incluso el Generalísimo que hizo la capitulación ; cinco padres de familia y el Dr Méndez mueren por el rigor de las prisiones. El de las confiscaciones de los bienes a todo patriota desuela millares de familias, que andan huyendo por los montes, y 8 personages atados a la barra de una goleta son enviados a España como principales, asegurando Monteverde a las Cortes les seguirá Miranda, preso ya en una bóveda en compañía de un mulato para ratificar la igualdad con éstos establecida en su Constitución. Desembarcados en Cádiz fueron conducidos a calabozos horribles de la cárcel pública, y [fue] gracias a la energía del benemérito diputado de Coahuila en el Congreso, contra la moción del diputado de Canarias, si no quedaron al arbitrio de la Regencia.8 3132 33

40[p. 391] ¿Y qué causa, se preguntará, tuvo Monteverde para faltar a la capitulación, cuyo cumplimiento, se dixo en ella, se dexaba a su honor y hombría de bien? Todo lo que envió al [p. 392] Congreso se reduxo a una sumaria de oficio, en que deponen 4 testigos haber visto en Caracas algunas caras tristes, añadiendo el uno haber oído decir que se habían visto juntas [p. 393] algunas personas cerca de la ciudad, sin mentar ninguna particular. ¡Quién creyera que esto bastaba para atropellar una capitulación en virtud de la qual (por artículo puesto por Monteverde y no por Miranda) se constituyó aquél Gobernador y Capitán general de la provincia, rebelándose contra el legítimo, Miyares, puesto por el gobierno de España, el mismo que le había cometido esta expedición, y al qual mandó salir de la provincia! La Regencia, que había poco antes ratificado a Miyares su gobierno, lo ha confirmado al intruso, a quien por serlo tan evidentemente no había querido reconocer la Audiencia, y que siendo, como natural de Canarias, extrangero según las leyes de Indias, es incapaz de obtener empleo en ellas, aun quando el Rey lo proveyese. Pero Miyares es criollo ; por serlo, el Regente Saavedra que, había estado en Caracas y conocía los sentimientos del país, le eligió Capitán general de Venezuela a fin de sosegar la insurrección al principio. Logró en efecto separar de ella a Coro y Maracaybo ahora que ya no es menester, fuera el criollo, aunque les consta que ningunos son más adictos a su [p. 394] partido que los criollos empleados ; testigo Regente Mosquera, que tanto se opuso y tanto mal hizo a los caraqueños. Así también se despojó de sus grados y divisas a los tristes negros que sirvieron para la reconquista de Santo Domingo y han tenido que ponerse a servir de criados para vivir en Cádiz, como lo ha reprochado a las Cortes el Diputado de Algeciras.

  • 9 Garcilaso Inca, Comentarios Reales, part. 2, lib. 8, cap. 17, 18, 19, 20.
  • 34 «Entre los poderosos y los válidos, es un error creer estar seguro ; moderación y probidad son tít (...)

41No nos cansemos ; si a los gefes españoles tiene cuenta, no necesitan ni pretextos para faltar a toda justicia en América, bien seguros de que en España han de quedar impunes, como siempre lo fueron, y aun de que se han de sostener sus providencias, por la regla favorita de su gobierno : que a lo lejos es necesario sostener las autoridades para que sean respetadas. El último Inca reconocido, Túpac Amaru, hijo de Manco y hermano de Sayri Túpac, estaba tan distante de incomodar a los españoles, que andaba fugitivo por las montañas de Villcampa. El Virey D. Francisco Toledo envió a cogerle, y él se presentó, bautizóse llamándose Felipe, y no obstante, por así conviene, le hizo decapitar en la plaza de su misma corte, el Cuzco, a pesar de la oposición de los españoles y los altos gritos del dolor de los indios. Treinta y seis Incas sus próximos parientes perecieron desterrados en otras provincias, y los hijos de los conquistadores cuyas madres eran coyas o princesas, después de sufrir inútiles tormentos para que confesasen una conspiración que sólo existía en la política de Toledo, vinieron a morir en la Península, sin haber tenido el Virey otro castigo que decirle el Tiberio de España volviéndole la espalda : Yo no os envié a ahorcar reyes.9 Inter potentes et va[p. 395]lidos, decía Tácito, falso quiescas, modestia enim et probitas nomina superioris sunt34.

  • 35 Gaceta del Gobierno de México, 23 de mayo de 1812, págs. 535-539. Pasaje citado : pág. 536. Mier o (...)

42Volviendo a Venegas, tarde ha conocido el triste efecto de los plazos, restricciones y excepciones con que inutilizó el olvido general concedido por las Cortes, pues, perdida la confianza de los pueblos, ha tenido que recurrir al Cabildo sede vacante de México para que certifique a los pueblos que las proclamas que les dirige son verdaderas y no dimanadas por política para engañarlos. «A cuyo fin, dicen en su pastoral dirigida a los curas en 17 de mayo 1812, S. E., digno y legítimo representante de nuestro católico y cristianísimo Rey Fernando VII, ha tenido la incomparable bondad y dignación, no sólo de autorizarnos a nos para que salgamos por fiadores y garantes del indulto y perdón general, sino para que os demos facultad, como por la presente os damos, venerables hermanos, para que en el nombre de la Trinidad Beatísima, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en el de la Santísima Virgen María de Guadalupe, patrona de este Reyno, y por lo que toca abaxo del cielo, en nombre del cristiano y católico Rey Fernando y de su Virey en este Reyno, ofrezcáis, prometáis y aseguréis el perdón e indulto a quantos dexando las armas y arrepentidos de sus pasados yerros se os presenten respectivamente en vuestros respectivos pueblos, dándonos aviso con individualidad de los nombres y días, para que, pasándolo a noticia de S. E., recibáis por nuestra mano el documento legal y justificativo que pueda servir de resguardo a los interesados.»35

43Tantas confirmaciones necesita el gobierno para ser creído, y antes de ellas obró con suma prudencia Rayón en no admitir el indulto que le ofreció Calleja si se entregaba con todo su exército, quando estaba en Zacatecas a su regreso de Provincias Internas.

  • 36 El autor es José María Fagoaga, según se colige de un informe de Blanco White al Foreign Office, d (...)
  • 10 La trahe El Español de Marzo 1812, pág. 366, y se verá adelante, en el libro XIII.
  • 37 Está también en Gaceta del Gobierno de México, 7 de sept. de 1811, que Mier extracta infra, págs. (...)

44[p. 396] Para contar lo sucedido desde allí, no tengo necesidad sino de copiar la carta de México de 29 de agosto 1811, que insertó El Español en el mes de abril del presente año, la qual poseo original, y es de un magistrado europeo36, sugeto sumamente respetable, que concuerda con otras igualmente verídicas de los mismos países. «Entró Rayón en Zacatecas, y sabiendo que Calleja salía de San Luis a atacarlo, la abandonó a los diez días y burlando a Emparán, destacado por Calleja a perseguirle, vino por Aguas Calientes a meterse en el Obispado de Valladolid, donde más que en ninguna parte se conserva el espíritu de la insurrección. En el intermedio un tal López había fortificado de algún modo a San Juan Zitáquaro, de manera que habiendo ido a atacarlo la división de Torre (memorable para siempre por las inauditas crueldades y excesos de toda especie que cometió en los valles de Toluca, Ixtlahuaca y Temascaltépec) logró derrotarla tan completamente que de toda ella apenas se salvaron seis soldados, que vinieran a comunicar la noticia, quedando muertos Torre y Mora, que eran los gefes, con algunos otros oficiales, y prisioneros todos los demás, entre ellos D. José y D. Pablo Obregón. Este contratiempo acaeció en 22 de mayo, y el 30 atacaron los insurgentes a Valladolid, llegando hasta las mismas garitas. Fueron rechazados, y Rayón vino a establecerse en Zitáquaro, para donde se preparó una expedición a las órdenes de Emparán, de más de 2.000 hombres de tropas regladas. Atacaron el 24 de junio ; pero hallaron tales disposiciones de defensa, y los recibieron con tanta firmeza que, perdidos todos los bagages y más de 800 hombres, tuvieron que retirarse a Toluca para curar los enfermos y heridos, y repararse de vestuario, municiones, &c, a cuyo efecto pasó el conde de Alcaraz a Toluca a tomar el mando, porque Emparán, o porque se le renovó la herida que reci[p. 397]bió en Calderón, o porque no conduxo a gusto la expedición, fue separado del mando. El conde despachó su comisión habilitando a 800 hombres para Valladolid, que fue atacado segunda vez el 23 de julio, habiendo llegado las tropas de Muñiz a entrar en las calles de la ciudad. La intimación que éste hizo antes de empezar el ataque1037, y la relación que ha dado Truxillo de la función me parece que llamarán la atención de Europa, pues manifiestan la insurrección en un estado mui diferente del que ha dado a entender este gobierno, y que se obstinan en sostener los europeos.

  • 11 Fue tomado en efecto.
  • 38 Acapulco no fue tomado antes de ag. de 1813 ; esta nota fue añadida después de la redacción del Li (...)

45«Morelos (el cura), establecido en las inmediaciones de Acapulco, ha sabido por el espacio de ocho meses imponer respeto a las tropas que baxo diferentes gefes han militado en su contra, rechazando siempre con conocida ventaja los ataques que se le han dado ; pero el 19 de este mes ha conseguido una victoria tan completa en Tixtla, que en muchos meses puede estar seguro de que nadie lo incomodará. El exército del Rey, a las órdenes de Fuentes, estaba acampado en Chilapa y resolvió atacar al de Morelos, situado en Tixtla, que dista 6 leguas. El éxito ha sido quedar en poder de Morelos más de mil fusiles, los cañones, en una palabra, quanto tenía Fuentes en su exército y en Chilapa, pues no quedó títere con cabeza, ignorándose aun adonde ha ido a parar el gefe, y Recacho, el Oidor de Guadalaxara que estaba con él. Entre tanto Acapulco padece las mayores necesidades, habiendo llegado a valer las gallinas 9 pesos, y un huevo 2 reales, y así de lo demás. La nao de Filipinas aportó allí el 17 del pasado, y visto el estado de las cosas se le dio licencia para ir a descargar a otra parte. No [p. 398] sabemos lo que hará ; pero después de esta última derrota de Fuentes, no quedándoles esperanza de socorro se mudarán sin remedio, pues no dudo que Acapulco se vea en la necesidad de entregarse.1138 Morelos queda dueño de toda la costa del sur, y si quiere extenderse por toda la provincia de Oaxaca (la más poblada de indios y rica por la grana) hasta Goatemala, no hay un solo regimiento que oponerle.

46«Por lo expuesto conocerá Vd que los insurgentes no huyen como a los principios a la presencia de las tropas del Rey, que resisten con ventaja sus ataques, y aun que están en estado de tomar a vezes la ofensiva. Por eso dixe que baxo cierto aspecto es más fuerte la revolución después de la prisión de sus autores... pues aunque no se pueda negar que es mucho menor el número de personas de consideración que la sostienen, es también indubitable que los gefes que han quedado se manejan con más circunspección y sus tropas con más orden y disciplina.

47«Por lo que hace al espíritu público, se mantiene en el mismo pie sin embargo de los millares de infelices indios y no indios que con menos miramiento que a los toros del rastro han sido colgados en los árboles por doquiera han pasado las tropas del Rey. Así es que, además de los tres cuerpos que llevo mencionados, que podemos llamar exércitos organizados, y que dominan la parte del sur y poniente de esta ciudad, hay otros mil que, a manera de las guerrillas de España, corretean por todo el reyno, trayendo en continuo movimiento las tropas del Rey y estorvando las comunicaciones en términos que sólo en grandes convoyes se atreven los comerciantes a conducir sus efectos. En sola [p. 399] la Intendencia de México hay los cuerpos o partidas siguientes : Villagrán, situado a la entrada de la Huasteca, tiene en continua alarma a Zimapán, Pachuca, Ixmiquilpan y Meztitlán. Se ha fixado personalemente en el Real (mineral) del Doctor, y allí trabaja una mina razonable, con cuyas platas se mantiene al abrigo de todo ataque por la impenetrabilidad del terreno.

48«Cañas, situado en la serranía de la Villa del Carbón, se pasea libremente por Chapa de Mota, Xilotépec, Tepexi, habiendo llegado algunas noches a Quautitlán y Huehuetoca (es decir 7 y 10 leguas de México). Tiene en contribución a todas las haciendas de uno y otro lado de la Sierra, pero principalmente a las del valle de Ixtlahuaca.

  • 12 Tezcuco o Tezcoco, corte anterior a México del imperio aculhua, tenía la Universidad del Anáhuac, (...)

49«De pocos días a esta parte se ha establecido un Aldama en los llanos de Apa, con lo qual comienza a turbarse la tranquilidad de que había gozado el Obispado de Puebla y a interrumpirse las comunicaciones con Vera Cruz. Estos días llegaron hasta las inmediaciones de Tezcuco12 ; pero habiéndoles arrojado de allí han aparecido en San Juan de los Llanos y cercanías de Perote (único fuerte en todo el reyno camino de Vera Cruz).

50«Nada puedo decir a Vd. de las demás Intendencias, ni aun de Querétaro, porque faltan enteramente los correos, y sólo sabemos por los partes que nos comunica la Gazeta que, pues son diarias las victorias, son muchos los enemigos sobre los quales se logran.

  • 39 Este paréntesis reproduce una nota sacada de El Español, núm. 23, marzo de 1812, pág. 365.

51[p. 400] «La suerte de los que habitamos la capital es mui desagradable. No cabe ya la gente en las cárceles. Se ha establecido la policía más severa, organizando el espionage más extenso y elevando las delaciones a la clase de primera obligación del ciudadano. Con motivo de la conjuración que se supone debió verificarse el 3 de este mes, se aquarte-laron los patriotas (este nombre se dan allá los europeos que degüellan a los naturales del país)39, y toda la ciudad está llena de rondas y patrullas tanto de día como de noche. Para salir de las garitas, aunque sea un paso, es necesario sacar pasaporte, y el infeliz indio carbonero que se descuida en cargar con él va a la cárcel.

  • 13 Este Diario de México es el de 29 de agosto 1811, en que el Virey habla de la pretendida conspirac (...)

52«Incluyo a Vd. ese Diario para que se imponga en las justicias que se han hecho.13 La del licenciado Ferrer ha consternado generalmente, pues hasta el momento mismo de saber que le habían encapillado, creíamos que saldría libre, tanto más que la petición fiscal se limitó a 10 años de destierro. Se cuentan cosas mui raras del empeño que tomaron los europeos en que fuese sacrificada esta víctima. Lo cierto es que se le condenó a la pena capital en sumaria, y por sólo el testimonio del delator. Ahora estamos pendientes de las causas de los frayles cuya degradación ha pedido la Sala del Crimen por cómplices o fautores de la misma conjuración ; y como yo estoy persuadido a que las cabezas no se curan con castigos, me temo mucho que en vez de apagarse, se encienda más la hoguera.»

  • 14 Ved al Español del mes de abril, pág. 473.
  • 40 El motín salvadoreño más notable de aquel período es posterior: 11 de nov. de 1811.

53[p. 401] En efecto la venganza de tantos horrores sacude el fuego que estaba escondido en los pechos americanos, y de un cabo al otro de la América del Norte se forma un incendio general. Hasta el reyno de Goatemala, distante 400 leguas de México, comienza a verter chispas ; un español escribía así de México en 5 de enero 181l14 : «La insurrección de San Salvador40 parece que estaba preparada desde el mes de marzo, y causó ahora su explosión con motivo de haber sido llamado a Goatemala el cura de San Salvador, hermano de otro clérigo iluso que fue recluso. Comenzó la conmoción con el pretexto de defender a su cura, que suponían calumniado. La deposición y expulsión de los europeos, Juntas convocatorias a estilo caraqueño, todo fue obra de pocos días ; pero no ha habido efusión de sangre ni más que algunos robos. La provincia de San Salvador tiene 97 mil mulatos de armas tomar. Los indios, que son 65 mil, no se han mezclado hasta ahora en el fuego. Se destruyeron garitas y estancos (lo mismo que en España quando las Juntas), pero se respetaron las caxas reales. Las pretensiones de igualdad fundadas sobre los principios de la revolución francesa corrieron como exhalaciones. En una palabra, todas las chispas están echadas y muchos tizones han prendido. Los pueblos de Zatacoluca, Chalatenango, Usulutlan, Comtepeque, todos pueblos grandes, han sido teatros de más o menos excesos. Los indios no sólo están empeñados en no pagar tributos, sino en que es robo, y se les han de devolver los que han tributado desde que el Rey está cautivo. Fue enviado a San Salvador de Intendente interino y Comandante de las armas D. José de Ayzinena, y le recibieron bien ; pero por un lado hacían fiestas para obsequi[p. 402]arle y por otra fundían cañones. Parece que escribió al Presidente que con paciencia y algunos sacrificios se conseguiría la tranquilidad.» Efectivamente sabemos por noticias posteriores que la Junta de León de Nicaragua se deshizo cediendo a la dulzura y prudencia, y sobre todo a la religión, reconociendo a su Obispo por Gobernador Intendente.

  • 41 Referencia : El Español, núm. 24, abr. de 1812, IV, págs. 466-475 ; núm. 25, jun. de 1812, págs. 1 (...)

54Esto prueba que el exceso de la opresión y la desconfianza en sus gobernantes es la causa de la insurrección, pues quando tienen confianza, como en sus Obispos, y hay prudencia para aligerar el yugo, se someten a él. Como todo lo contrario se ha verificado en México, lejos de calmar, ha crecido y extendídose sin límite la insurrección. Los gefes de ella no pueden ya contarse, tampoco los combates, que son diarios, y no presenta el mapa lugar de donde no date algún parte militar ; las Gazetas de México están llenas de ellos sin interrupción, y el lector no tendría paciencia para leerlas, ni yo podría darle la verdad averiguada. Sólo le advertiré que las cartas particulares no están conformes con ellas, porque aunque las gazetas algunas vezes confiesan los triunfos de insurgentes, las más vezes, como las de España, cuentan por victorias propias sus mayores desgracias. Lo más verosímil de lo sucedido se contiene en las cartas que se han publicado en El Español de abril, de junio y agosto de este año 1812, porque, aunque son cartas de europeos, me consta de su juicio e imparcialidad41. Yo sigo a contar los principales acontecimientos de los dos cuerpos de exército principales, comandado uno por el General Morelos, y el otro por el General Rayón.

  • 42 Fecha inexacta : es el 28 de sept. Véase infra, y Gaceta del Gobierno de México, 21 de nov.de 1811 (...)
  • 15 Gazeta de México de 21 de noviembre 1811.

55A éste lo dexamos en Zitáquaro, después de haber derrotado o destrozado completamente a Emparán. Allí en fin, para dar un centro al gobierno, erigió una Junta [p. 403] que llamó nacional compuesta del mismo, el cura Dr D. José Sixto Berdusco y el General D. José María Liceaga, de la qual nos va a informar Calleja mismo en el bando que con fecha de 9 de octubre42 dirigió al Virey desde Goanaxoato15 : «D. Félix María Calleja del Rey, brigadier de los Reales exércitos, subinspector y comandante de la décima brigada de este Reyno y de las Provincias Internas dependientes, y comandante general del exército de operaciones del centro. Habiendo llegado a mi noticia que el rebelde Rayón y otros gefes de los bandidos insurgentes que existen en Zitáquaro han hecho publicar unos bandos, cuyo encabezamiento es a nombre de nuestro amado Soberano el Señor D. Fernando VII, profanando este augusto y sagrado título, y cuyo contenido es dirigido a manifestar que los citados cabecillas que firman componen una Junta nacional establecida en dicho pueblo de Zitáquaro para gobierno del Reyno, y a mandar que, reconociéndola por tal, los obedezcan baxo de varias penas, previniendo asimismo que se hagan demostraciones públicas de regocijo por la instalación de ella, declaro, para gobierno de las gentes a quienes por falta de instrucción y noticias pudieran únicamente alucinar dichos bandos, que este Reyno no tiene ni reconoce otra Junta que el Supremo Congreso nacional reunido en Cortes, donde se hallan los diputados de sus provincias, ni otra autoridad que la que dimanada del mismo Congreso soberano está depositada en el Excelentísimo Señor Virey de estos Reynos, D. Francisco Xavier Venegas ; y que todo lo contenido en los bandos de Rayón es una nueva falsedad y arbitrios con que este rebelde y sus compañeros, no satisfechos aún con la sangre que sin riesgo suyo han hecho derramar a sus compatriotas, pro[p. 404]curan seducir al ignorante e inocente pueblo para continuar los robos, saqueos y atrocidades que se executan en su beneficio por las partidas de salteadores que hacen la guerra en el día, reunir gentes que los defiendan, y por este medio dilatar el castigo que les amenaza de muy cerca, a semejanza del que acaban de experimentar en la villa de Chihuahua, capital de las Provincias Internas, el cura Hidalgo, Allende y demás caudillos que abortaron la bárbara, impolítica e injusta revolución que ha devorado al Reyno y que, a no haber sido por las tropas del Rey que lo han sostenido, habría quedado envuelto en sus ruinas a merced de qualquiera nación estrangera.

  • 43 En Gaceta del Gobierno de México: «superior».

56«Declaro asimismo que a consecuencia de las órdenes con que me hallo del Excelentísimo Señor Virey, debo moverme en breve con el exército de mi mando hacia el referido pueblo de Zitáquaro para castigar y destruir a los bandidos que se han reunido en él ; y deseando evitar en quanto sea posible la efusión de sangre, como lo ha solicitado ardientemente el anterior43 gobierno, valiéndose de quantos medios le han parecido oportunos al intento desde el principio de la insurrección, renuevo en favor del que presentare vivo o muerto al referido Rayón y qualquier otro de sus compañeros principales la oferta hecha anteriormente por el mismo superior gobierno de diez mil pesos por cada uno, indulto y entera seguridad de su persona. Y para que llegue a noticia de todos, mando se publique por bando en esta ciudad y en todos los lugares de sus provincias, dirigiendo exemplares a los inmediatos para su circulación. Goa-naxoato, 28 de septiembre 1811.»

  • 16 ¿No se les podría decir a los que siguen el partido del Congreso lo que el duque de Alva a la Reyn (...)

57Los europeos han conspirado secretamente en Venezuela, Chile y Buenos Ayres para degollar a sus Juntas y Congresos, pero en México con pública impudencia ofre[p. 405]cen premios por las cabezas de los que reconocen a Femando VII por su Soberano, único que sea de América, ya sea por título de conquista, ya por el pacto social consignado en el Código de las Indias. «Vosotros sois los rebeldes, podría replicarles la Junta, que obedecéis a un Congreso que ha despojado de la soberanía a Fernando VII, al qual insultáis llamándole todavía Soberano contra los decretos y la Constitución de este mismo Congreso, a quien dais igualmente el título de Soberano, como si una nación pudiese tener dos Soberanos. Decid más bien que no reconocéis a ninguno, o que vosotros sois los que tratáis de engañar al pueblo haciendo creer que reconocéis por Soberano a Fernando.16

  • 17 El reyno de Aragón celebró Cortes generales en 9 de junio 1808, de que fue Secretario D. Lorenzo C (...)

58«El pueblo en España erigió Juntas que llamó Soberanas baxo este Rey, desobedeciendo a los Vireyes y audiencias que él había puesto ; y sus Generales han celebrado Congresos y Cortes17 de los reynos en que mandaban quando lo han creído necesario ; nosotros, iguales en derechos como lo habéis reconocido, ¿por qué no podremos hacer lo mismo, quando las leyes de Indias nos conceden expresamente celebrar Juntas y Congresos de nuestros reynos? Tanto más que nosotros no hacemos sino continuar del modo que podemos las Juntas que, a petición del Ayuntamiento de México, instaló la legítima autoridad de Iturrigaray y sólo [p. 406] interrumpió una facción de europeos criminales? Los diputados que se ha querido nos representen en el Congreso de Cádiz no han cesado de pedir la erección o confirmación de estas Juntas en cada provincia y reyno ; y aunque los europeos se lo han negado, un acto de despotismo contra la mayor parte de la nación igual en derechos a ellos no puede invalidar las nuestras ni constituimos rebeldes.

  • 18 En su último decreto de 9 de enero 1810, que imprimió el editor del Español en su n° VI, de septie (...)
  • 44 Referencia completa : págs. 447-452. La fecha es equivocada : se trata del último decreto de la Ju (...)

59«Llamáis al de Cádiz Congreso nacional reunido en Cortes, y en eso mostráis vuestra profunda ignorancia. Abrid siquiera el diccionario de le lengua castellana, y veréis que las Cortes no son congresos de la nación, sino de sus estamentos o brazos, que no están en el Congreso de Cádiz, aunque lo mandó la Central.1844 Estaban sí en las Cortes de Bayona, donde todos aceptaron las renuncias de los Borbones, sin que hubiese otro reclamo que decir tres o quatro carecían de poderes. Todos firmaron la Constitución dada por Napoleón, juraron con ella a su hermano José, y aun hicieron proclama los Grandes a la nación para que le reconociesen : ¿por qué no obedecéis a esa resolución unánime de vuestras Cortes?

60«Tampoco es nacional ese Congreso de Cádiz, donde faltan los Diputados de la mayor parte de la nación, pues lo son las Américas, que ni fueron convocadas como iguales a la Península, ni la mayor parte reconoce a las Cortes, ni la reconocería ninguna si no estuviera baxo la horca de los Vireyes, porque es imposible que nadie entre sino por violencia en una compañía verdaderamente leonina. Congreso de la nación con suplentes es una invención ridicula con la qual no hay ángulo triste de la Monarquía que no pueda verificar congreso nacional ; y llamarle Congreso general [p. 407] de la nación española por 28 suplentes de la mitad del globo, no sólo sin poderes, pero muchos expresamente recusados, es burlarse del sentido común.

  • 19 Sanguis martyrum semen est Christianorum.
  • 20 Los títulos en todas partes son cadenas doradas con que los déspotas cautivan la ambición de los v (...)

61«Nuestra Junta es verdaderamente nacional, porque defiende la causa que reconoce la soberanía de Fernando VII, la que está siguiendo casi toda la América y que sostiene ha 3 años con torrentes de sangre toda la Nueva España. Todo lo que en ella no yace baxo la violencia de vuestras bayonetas nos obedece sin ellas ; los tenientes de policía de la misma capital se han venido a nosotros con otras muchas personas de todos rangos, y vosotros mismos soléis decir que los principales insurgentes están dentro de las ciudades que poseemos. Mal que os pese, la voluntad nacional americana está tan decidida contra vuestro gobierno como clamáis que está la española contra el de Napoleón. ¿Con qué argumentos podéis probar que lo detestan allá, que nosotros no podamos reproducir idénticos contra vosotros y aun mayores como lo son vuestras crueldades? En España siquiera vosotros tenéis armas que os ministra Inglaterra, generales y oficiales ya formados, gazetas y papeles con que animar al pueblo y precaver las seducciones de los de Napoleón ; tenéis a vuestro favor el resorte poderoso de la religión y el nombre mismo execrable del monstruo usurpador. Contra nosotros no sólo están las apariencias, porque reconocemos a vuestro mismo Rey y llevamos el nombre de españoles, sino que nada casi tenemos que oponeros, sino los pechos desnudos y resueltos a resistir la opresión de los que nos tiranizan a nombre del Monarca. De vuestra parte está el poder, las armas, la disciplina y pericia, la organización de la tiranía baxo el simulacro del antiguo poder y la sombra de los tribunales, los premios, los anatemas de Obispos e inquisidores, proclamas, escritos, gazetas seductoras, en fin [p. 408] el terror, las llamas, la muerte y el patíbulo mucho más espantoso. Y con todo, exércitos americanos se succeden a exércitos ; perece uno y resuscitan diez ; huyen como visónos y desarmados en una acción y vuelven a presentarse en otra ; abrasáis los lugares y no podéis apagar la llama de la libertad que inflama sus cenizas ; negáis quartel y degolláis los prisioneros, e innumerables corren a vengarlos ; parece su sangre semilla de guerreros, como la de los mártires decía San Cipriano a los tiranos que era semilla de cristianos.19 ¿Qué respondéis vosotros a esa nube inagotable de testigos de la voluntad nacional que se dexan degollar? Si el miedo y el egoísmo aún os retiene algunos americanos dentro de las ciudades, lo mismo ha sucedido con los ricos y principales en España20, y por eso habéis degradado a la nobleza ; el pueblo baxo es también acá el que pelea porque no está corrompido con el luxo y la molicie, y porque no consulta sino a su voluntad y al instinto de la libertad. Si tenéis tropas asalariadas, también José las tiene en España, y nunca faltaron almas venales para apoyar la tiranía, especialmente estando de antiguo organizada como la vuestra en América, e incierto el éxito de los liberales.

62«Vuestra causa es tan idéntica a la de Napoleón en España que hasta en los baldones e improperios que nos prodiga vuestra mala educación, sois ecos de los que os da [p. 409] Bonaparte, o los suyos lo son de los que vosotros dabais a los fieles vasallos de Quatemoctzin y Huáscar. Vosotros los llamabais, y él os llama rebeldes, insurgentes, asesinos, ladrones, salteadores, bandoleros, bandidos, quadrillas, gavillas, chusma, canalla &c, y nosotros os respondemos que semejantes apodos son elogios en boca de los tiranos, porque significan precisamente las virtudes contrarias.

63«Nos insultáis, como él os insulta, con nuestros clérigos y frayles Generales, y algunos otros de baxa extracción. Vosotros que habéis abatido a la Grandeza despojándola de sus señoríos y de la voz de su estamento en Cortes, y quitado en la nación todo acto distintivo de nobleza, vosotros que os gloriáis de vuestros Generales Merinos que son clérigos, Nebotes que son fray les, de vuestros Empecinados, Saorniles, Mancos, Chalecos, Príncipes, &c. &c, no sólo gentes ordinarias, sino muchos contrabandistas famosos, cómicos y hasta facinerosos escapados de la capilla. Entre hermanos hijos de Adán la nobleza se formó siempre por la espada.

  • 21 El hecho es público, ni vale decir que había orden de Fernando VII para celebrar Cortes expedida p (...)
  • 45 Ejemplo de influencia oculta de Blanco White. Mier acusa a los europeos de México de ser rebeldes (...)

64«En una palabra, si a vuestras Juntas populares hijas de un tumulto, a vuestra Central erigida en soberana por usurpación contra los poderes que sus miembros recibieron de aquéllas, a vuestra Regencia creada sin ningunos en medio del terror y la anarquía, a vuestro Congreso instalado con suplentes mediante otro motín21, [p. 410] decís que los ha legitimado la necesidad de resistir a la opresión de los franceses, mayor es la necesidad que tenemos nosotros para organizar una Junta de gobierno que nos liberte de la tiranía de tres siglos, de la guerra cruel con que ha tres años nos estáis devorando sin querer admitir composición, y que es tanto más injusta quanto la estáis haciendo a los vasallos de Fernando y a la parte mayor de la nación.»45

  • 46 Manuel Ignacio González de Campillo, obispo desde 1803 hasta su muerte en 1813.

65Tal es el objeto de la Junta, y el General Rayón ha explicado su plan al Obispo de La Puebla, D. Manuel Ignacio46. Éste le escribe en 15 de septiembre 1811 «pidiéndole pasaporte para que vaya seguro ante él el cura D. Antonio Palafox, le lleve el manifiesto que ha formado, le comunique noticias en su nombre que pueden importarle para su propia conservación, de sus paysanos, y a la felicidad del reyno, protestándole que no es otro el objeto que intentar un medio de conciliación con el que se ahorre la efusión de sangre, que va a ser muy copiosa si Rayón tiene la desgracia de continuar en su sistema.» Éste recibió con la mayor atención y agasajo al enviado del Señor Obispo, y con él contestó desde Zitáquaro en 10 de octubre haberle sido muy grata la conferencia ; pero los papeles que le traxo «me inclinan, dice, a opinar que V. E. I. disimula sus conceptos o, como muchos conducidos de su buena fe, da entero asenso a quanto se refiere, sujetando toda crítica que ofenda el orgulloso concepto de un gobierno embustero, déspota y tirano.

66«El manifiesto toca puntos que desempeña el autor, pero otros labran sobre los más falsos supuestos. V. E. I., ignorando la realidad y estado de la nación, discurre muy diverso de lo que pensará, impuesto por el Comisionado. Estamos precisamente en tiempo, Señor Excelentísimo, que no se [p. 411] remedia el trastorno de la nación sino adoptando el sistema de gobierno que se pretende establecer.

67«Éste se reduce en lo esencial a que el europeo, separándose del gobierno que ha poseído tantos años, lo resigne en manos de un Congreso o Junta nacional, que deberá componerse de representantes de las provincias, permaneciendo aquél en el seno de sus familias, posesión de sus bienes y en clase de ciudadano. Que este Congreso, independiente de la España, cuide de sí, de la defensa del reyno, conservación de nuestra religión santa en todo su ser, observancia de las leyes justas, establecimiento de las convenientes, como de la tutela de los derechos correspondientes al reconocido monarca el Señor D. Fernando VII

68«La solicitud es la más justa, a todas luces la más conveniente en las presentes circunstancias, y la más útil a todo habitante de América. De criollos y europeos florecerá la industria, comercio y demás ramos que felicitan la sociedad del hombre. La estrechez del tiempo y angustia de las circunstancias no permiten exponer lo conducente. Así sólo diré a V. E. I. que no hay medio entre admitir esta clase de gobierno o sufrir los estragos de la más sangrienta guerra. La nación ha conocido sus derechos, está vulnerada, está comprometida y no puede desentenderse de ellos, y mucho menos de los clamores de la religión y de la humanidad.

  • 22 Esta carta es auténtica, y la imprimió El Español en su número XXX, de octubre 1812, pág. 461, así (...)

69«V. E. I., interesado en la pacificación del Reyno, debe estarlo principalmente en evitar la efusión de sangre que ya amenaza a su provincia, y en el concepto asentado de ser justificada nuestra solicitud, no hay más que proponerla al gobierno de México. Si la resiste como otras vezes lo ha hecho, no hay más que abandonarlo y declararse por la causa, persuadido de que la Junta nacional, de que [p. 412] tengo el honor de ser miembro, garantirá la propiedad y personas de esa demarcación y la pondrá a cubierto de los insultos del enemigo con la principal fuerza de sus armas.»22

  • 47 Alusión a la lectura en sesión de Cortes de la Representación de los diputados americanos de 1° de (...)

70Esta pretensión de Juntas es la misma en la América del Sur ; y tanta consonancia entre provincias incomunicadas no puede ser sino efecto de la misma necesidad y justicia. Ésta misma ha sido la de todos sus diputados en las Cortes desde su instalación, y sobre todo en l° de agosto 1811, quando los europeos, furiosos de oírla, saltaron todos en medio del salón gritando como frenéticos con un acaloramiento extraño, en que faltó muy poco para llegar a las manos.47

  • 48 A partir de «El cura Tapia...» (pág. [412]), Mier resume libremente unos documentos publicados por (...)
  • 49 Manipulación de la fuente : «se cortará probablemente la comunicación con Vera Cruz como ya ha suc (...)

71No hay que admirarse por tanto si Venegas aun más amostazado todavía contra la Junta de Zitáquaro, lo abandona todo al derredor de sí para conseguir arruinarla. Es necesario leer las papeletas que publicó El Español en su número de abril 1812, escritas por un europeo respetable de México, y que yo poseo originales, para ver el estado de apuro en que se hallaban México, sus contornos y principales ciudades, y graduar la vehemencia del empeño del Virey contra la Junta, que se había hecho demasiado célebre por la voluntaria sumisión de los pueblos, de manera que hasta los fabricantes de la pólvora del Rey se habían escapado de Santa Fe. El cura Tapia, fortificado en Tlapa, era dueño de toda su provincia, y numerosas divisiones de insurgentes se dirigían a invadir las provincias de Puebla y Oaxaca, quietas hasta entonces. Valladolid había sido invadido de nuevo ; Goanaxoato atacado dos vezes por D. [p. 413] Albino García, y aunque el vecindario honrado, dicen, se defendió bien, mucha parte del pueblo48 se arrimó a los insurgentes, y la ciudad no debió su libertad sino al socorro de tropas de León y San Luis, bien que la acción costó la vida a 22 europeos y varios goanaxoateños visibles. Zacatecas estaba amenazada de una porción de partidas ; en una palabra, las tropas del Rey estaban batidas en las cercanías de México por las tropas del cura Morelos, que tomaban rápidamente una infinidad de pueblos ; y en noviembre de 1811 habían faltado a un tiempo todos los correos del reyno, lo que hasta entonces no había sucedido desde el principio de la insurrección ; todos los caminos hasta el de Vera Cruz estaban interceptados o peligrosos.49

72Sin embargo San Juan Zitáquaro es el objeto principal del Virey. Ésta era una villa de 10.000 habitantes, distante de México al oeste 40 leguas, entre altas montañas cubiertas de pinos corpulentos, y cerca de sí la fuente de Purua, sobre cuyas aguas no puede sostenerse la madera más pequeña, y donde se forman las piedras bezoares más exquisitas. Rayón había fortificado el frente, y el Virey por eso envió artillería a Calleja, que la recibió en San Felipe a 8 leguas de Toluca y salió de allí el 17 de diciembre 1811 con ánimo de ir a atacar el cerro de Zitáquaro por la espalda, inutilizando así las fortificaciones.

  • 50 Palabra cuidadosamente tachada por Mier en el ejemplar de la B.N. de París. También supra, pág. [3 (...)
  • 51 Este parte de Porlier en GGM, 30 de dic. de 1811. Cita aproximada. La expresión «la canalla acaudi (...)
  • 52 Véase GGM, núm. 164,5 de en. de 1812, págs. 18-18 ; la copia es fiel.

73A fin de quitar la retirada a aquellos insurgentes caso que la intentasen, Porlier, americano50, Comandante de las armas de Toluca, «atacó a las 8 de la noche del 29 de diciembre 1811 el cerro de Tenango (propiamente Teotenanco, 14 leguas al sudueste de México), de que se aposesionó después de más de cinco horas de vivo fuego, conteniendo el que hacían las muchas piezas que tenía ventajosamente parapetadas en el cerro la canalla acaudillada por el cura [p. 414] Sánchez y Carmonal, y sosteniendo en el llano los fuertes ataques de su numerosa caballería. El fruto de esta acción, dice en su parte al Virey del mismo día, son 9 cañones y una mortandad horrorosa de la canalla.»51. «Ésta se hizo luego firme al otro lado de la profunda y escabrosa barranca de Tecualoya, donde los derrotó, dispersó y persiguió más de dos leguas en todas direcciones, haciéndoles mucha mortandad, tomándoles 3 cañones, y destruyendo sus fábricas de pólvora y cañones perfectamente establecidas y construidas en Tecualoya.» Así lo afirma en su parte de 3 de enero 1812 desde Tenantzingo52.

  • 53 Véase ibíd., págs. 17-19. La copia es muy incompleta. Damos a continuación las omisiones más signi (...)

74En el de 2 del mismo enero, que envió Calleja al Virey desde Zitáquaro, cuenta el resultado de su expedición sobre esta villa. «Son las dos53 de la tarde, hora en que las armas del Rey acaban de apoderarse, después de una viva resistencia de tres horas, del importante punto de Zitáquaro, situado entre las más ásperas sierras, circunvalado de reductos fortificados y de zanjas profundas llenas de agua, y defendido por un crecido número de piezas de artillería y un gentío inmenso recogido con anticipación de largas distancias con la indiada de 20 pueblos en circunferencia.

75«Los rebeldes habían añadido a todos los obstáculos multiplicados aquí por la naturaleza quantos pudieron subministrarles el arte, la desesperación y el trabajo no interrumpido de 8 meses, en que las desgracias de las dos expediciones anteriores habían dado a su entusiasmo una exaltación tan frenética que las mismas mugeres y muchachos concurrían a la defensa ; pero todo ha cedido al valor e intrepidez de este exército, cuyas fatigas y privaciones en los 9 días de marcha desde San Felipe aquí son inconcebibles y sólo pueden compararse a su constancia en sufrirlas.

  • 54 Falta aquí: «que componían la ridicula junta nacional creada a su arbitrio» Emplea Mier estos térm (...)

76«El enemigo, aterrado y confuso, huye en dispersión por los campos, que están cubiertos de sus cadáveres y [p. 415] heridos, y los cabecillas Rayón, Liceaga y cura Berdusco54 executaron lo mismo anticipadamente, como acostumbran, hacia el rumbo de Tazco ; sin poder destinar cuerpo alguno a su persecución por lo mui fatigada que está toda la tropa, y la suma dificultad que opone la aspereza de las sierras y barrancas por donde es preciso transitar.

77«Es inmenso el repuesto de municiones y pertrechos de toda especie que se han encontrado, y que haré recoger mañana con la artillería para puntualizar una noticia que dirigiré a V. E.; por ahora me reduzco a decir que los gefes, oficiales y toda la tropa de este exército han excedido esta vez su reputación por la impetuosidad con que executaron el ataque por los tres puntos que lo dispuse, debiéndose a su arrojo y a lo bien dirigido y servido de su artillería la brevedad de la acción y cortísima pérdida que han experimentado los cuerpos, según las noticias verbales que me han dado.

78«Me detendré en esta villa lo menos que pueda, y a mi salida de ella la haré desaparecer de su superficie, para que no exista un pueblo tan criminal y sirva de terrible exemplo a los demás que sean capaces de abrigar en su seno la insurrección más bárbara, impolítica y destructora que se ha conocido.»

  • 55 Falta aquí: «y de tantos avisos del gobierno legítimo y de personas ilustradas e imparciales de la (...)
  • 56 Falta aquí: «lo he suspendido en todos los pueblos en que han entrado triunfantes las armas del re (...)

79Sin duda no puede ser mayor barbarie que arrasar una villa de 10.000 habitantes ; pero por la matanza de Goanaxoato ya se sabrá quiénes Calleja. Su cara anuncia su alma, y la ferocidad de ésta se palpa en el bando que publicó en el mismo Zitáquaro el día 5 de enero, e inserta El Español de septiembre de este año, pág. 382. Comienza declamando sobre «el cobarde abandono que habían hecho de ellos en el mayor peligro los tres que se decían miembros de la ridicula Junta nacional que crearon por sí solos a nombre de [p. 416] nuestro adorado monarca el Señor D. Fernando VII Tanta ceguedad y tantos crímenes después de tanta indulgencia55 (éste es Robespierre arengando al pueblo sobre la existencia de Dios e inmortalidad del alma) no admiten ya disculpa alguna. Yo mismo, a quien la guerra y el peligro inmediato de ella daban derecho para usar del mayor rigor56, el día de mi entrada en este pueblo, sin embargo de la enormidad de sus atentados, impedí que el soldado, conducido de la venganza más justa, llevase al filo de la espada los vecinos que existían en él ; pero no debiendo quedar enteramente sin castigo para escarmiento de los demás que imiten su desleal conducta, en uso de las facultades que me están concedidas por el Excelentísimo Virey, ordeno lo siguiente :

  • 57 Falta aquí: «que tomaron partido con las armas en la mano en favor de los rebeldes, después de la (...)

80«l°. Quedan adjudicadas a la Real Hacienda las tierras y demás bienes pertenecientes en común o en particular a los naturales de esta villa y de los pueblos de su jurisdicción57 ; y los indios quedan embebidos entre los demás vasallos para ir a mantenerse donde puedan, sin el goze de las franquicias y privilegios que les había dispensado desde tiempo inmemorial la innata beneficencia del gobierno. (Así debemos estar agradecidos a los salteadores, cuya beneficencia nos dexa la piel siquiera.)

  • 58 Falta aquí «no indias».

81«2°. Quedan asimismo adjudicadas a la Real Hacienda las tierras y bienes de los vecinos españoles y demás castas58 que hayan abrazado el partido de la insurrección, seguido a los cabecillas en su huida o ausentádose a la entrada de las tropas del Rey. (Todos habían salido a excepción de muy pocos.)

  • 59 Falta aquí: «que inutilizó la perfidia de los malvados».

82«3°. Todos los que se presenten voluntariamente tanto indios como de las demás castas dentro de 8 días contados desde esta fecha, con sinceras muestras de arrepentimiento y con el objeto de trabajar en la reparación de caminos59, alla[p. 417]namiento de fosos, zanjas y baterías serán perdonados, pero sin derecho al recobro de sus tierras. (¡Es favor!)

  • 23 Véase a Villaseñor, Teatro Americano, lib. 8, cap. 11. Quando no lo fuese, no digo Calleja, pero n (...)
  • 60 Falta aquí: «donde se nombrará una justicia que ejerza la jurisdicción ordinaria unida a la milita (...)
  • 61 Falta aquí: «para cuidar de la tranquilidad pública de toda ella por el orden y reglas que prescri (...)

83«4°. La cabezera de esta jurisdicción se trasladará a Marabatío (siempre estuvo allí) 23/60 y se elegirá un justicia militar en calidad de comandante de armas con obligación de crear compañías vestidas, armadas, montadas y sostenidas a costa de los vecindarios y hacendados pudientes de la comarca61. (¡Ya escampa!)

84«5°. Debiendo ser arrasada, incendiada y destruida esta infiel y criminal villa, donde por tres vezes se ha hecho la más obstinada resistencia a las armas del Rey, donde no se encuentra vestigio ni señal alguna de amor al gobierno que les ha dispensado tantos bienes (¡Ya se ve!), sino, por el contrario, de odio y fiereza la más brutal, como lo acreditan las cabezas de varios dignos gefes y oficiales de las tropas del Rey que sacrificaron sus vidas en obsequio de la tranquilidad pública, colocadas en las principales entradas de la misma villa.» (Como si éstos no hiciesen peor hasta con las de los prisioneros. Éstas, que se hallaron sobre picas, fueron tres, de Torres, Villalba y Gallegos, muertos en batalla, bestias feroces como antes vimos, que ahorcaban a roso y belloso sin rastro de humanidad a quantos se les antojaba.) Sigue : «Todos sus habitantes de qualquiera condición, edad y sexo residentes en ella la evacuarán dentro de 6 días, permitiéndoles por un efecto de conmiseración que se lleven sus muebles y se avecinden en otro qualquier pueblo.

  • 62 Falta aquí: «para que no se confundan con los que habiéndose ausentado o seguido a los rebeldes, q (...)

85«6°. Todos los individuos y familias que salieren de [p. 418] esta villa llevarán un documento que exprese el nombre, filiación y número de personas de cada una, y el día de su salida62 ; baxo concepto que el que se encontrare sin este documento, o permaneciere en esta villa después de los 6 días prefixados, no teniendo impedimento grave que le obligue a ello, será tratado como rebelde y pasado por las armas. (¡El delito era gravísimo!)

86«7°. Todos los habitantes de esta villa que tuvieren en su poder armas o efectos procedentes de los robos y saqueos executados mientras existieron en ella los bandidos, los presentarán dentro del 3o día, baxo la pena capital, que se impondrá irremisiblemente a los que no lo hicieren.

87«Por el artículo 8° se remiten todos los eclesiásticos seculares y regulares a disposición del Obispo de Valladolid. Por el 9° se prohibe absolutamente volver a fundar en adelante pueblo alguno en aquel lugar, ni en ningún otro de los que merezcan ser arrasados. Por el 10°, todo pueblo que admita o abrigue a los tres individuos de la Junta o qualquiera comisionado de ellos, que no los entregue, o que haga resistencia a las tropas del Rey, queda sujeto a las mismas penas. Por el 11° queda encargado el coronel conde de Casa Rul de executar en Zitáquaro y demás pueblos que deban comprehenderse las citadas penas.»

  • 63 "Carta de un europeo de México", 5 de en. de 1812 (El Español, núm. 24, abr. De 1812, V.pág. 474).

88La rabia de esta fiera no provino ciertamente de su pérdida, pues, según carta del europeo que citamos impresa63, «no pasaron los muertos de 12, lo que, añade, no es de extrañar, pues siendo nuestra artillería de mayor alcanze, no es mucho que la del enemigo no ofendiese ; unos dicen que fueron 60 los cañones que se les cogieron y otros 48. Se considera que subía a 40.000 el número de los defensores de aquella plaza, pero aún se ignora el número y la calidad de los muertos.» Calleja tampoco dice aquél, porque debieron [p. 419] ser pocos ; y en efecto, en una carta que tengo, escrita en el mismo Zitáquaro el día 5 de enero, dice otro europeo que «como los insurgentes estaban bien parapetados tras de sus 12 baterías, apenas morirían 200, y en el pueblo no pasarían de 20, porque estaba y aún permenece solo ; que se les cogieron los 3 cañones que habían quitado a Torre y 44 suyos ; que la acción había comenzado a las diez menos quarto, rompiendo por una y otra parte los fuegos de artillería, que fueron sin interrupción hasta la una, en que poco a poco fueron cesando los del enemigo, hasta que a las 3 se hallaban todos dispersos y en camino para tierra caliente, y no se les dio alcance por los infinitos obstáculos que hay en los caminos.» Bastábales retirarse hacia los montes que a 4 leguas al oeste son elevadísimos e impenetrables, y se llaman de Púquaro. Como el cura Morelos era dueño de toda la costa del sur y se acercaba a México se creyó que la Junta iría a reunirse con él a Izúcar ; pero se estableció y fortificó en el real de Zultepec, distante de México 30 leguas al poniente, situado en lo más fragoso de un cerro, rodeado de muchos pueblos de indios, y conocido con el nombre de Provincias de la plata a causa de lo opulento que fue en sus primitivos tiempos por sus platas, todas de subida ley, su oro, cobre y plomo, aunque hoy sólo se trabaja la mina de Nuestra Señora del Carmen, por falta de avíos ; y sus habitantes se han dado a la arriería y fábricas de rebozos muy estimados, de algodón y seda.

  • 64 Este famoso catecismo del siglo xvi se utilizó durante tres siglos.
  • 65 Referencia y copia exactas (Gaceta del Gobierno de México, pág. 489). Este texto es muy famoso, y (...)

89Dexando ya la Junta en esta villa, donde ha permanecido todo el año, debiera concluir este libro si no perteneciese a ella, quando estaba en Zitáquaro, una carta que Calleja envió al Virey desde Coautlan de Amilpas en 4 de mayo, como que la hubiese hallado en la casa que habitó el general Morelos durante el sitio de que hablaremos en el libro siguiente, y que le había escrito la Junta reservada, [p. 420] «Habrá sin duda reflexionado V. E. que hemos apellidado en nuestra Junta el nombre de Fernando VII, que hasta ahora no se había tomado para nada ; nosotros ciertamente no lo habríamos hecho si no hubiéramos advertido que nos surte el mejor efecto. Con esta política hemos conseguido que muchos de las tropas de los europeos desertándose se hayan reunido a las nuestras ; y al mismo tiempo que algunos de los americanos, vacilantes por el vano temor de ir contra el Rey, sean los más decididos partidarios que tenemos. Decimos vano temor, porque en efecto no hacemos la guerra contra el Rey ; y hablemos claro, aunque la hiciéramos, haríamos muy bien, pues creemos no estar obligados al juramento de obedecerle, porque el que jura de hacer algo mal hecho ¿qué hará?, dolerse de haberlo jurado, y no debe cumplirlo. Esto nos enseña la doctrina cristiana (en el catecismo allá vulgar del P. Ripalda 64.) ¿Y haríamos bien nosotros quando juramos obediencia al Rey de España? ¿Haríamos por ventura alguna acción virtuosa quando juramos la esclavitud de nuestra patria? ¿O somos acaso dueños árbitros de ella para enagenarla? Lejos de nosotros tales preocupaciones. Nuestros planes en efecto son de independencia ; pero creemos que no nos ha de dañar el nombre de Fernando, que, en suma, viene a ser un ente de razón. Nos parece superfluo hacer a V. E. más reflexiones sobre este particular, que tanto habrá meditado V. E. Dios le guarde muchos años. Palacio nacional de Zitáquaro, septiembre 4 de 1811. Licenciado Ignacio Rayón. D. Josef Sixto Berdusco. Josef María Liceaga. Por mandado de la Suprema Junta Nacional Americana. Remigio de Yarza, Secretario. Señor teniente general D. Josef María Morelos»65.

  • 66 Se trata de Morelos.

90Esta carta sobre que tanto declama Calleja como la Gazeta de gobierno de 9 de mayo 1812, es visiblemente un invento para desacreditar la Junta, tan mal forjado como la [p. 421] mentira que en la carta se asienta de que nunca antes se había tomado el nombre de Fernando VII Si quando el Obispo de Puebla envió de propósito un comisionado a la Junta, Rayón le respondió él solo a su nombre, ¿pondríase toda ella a escribir de oficio una carta tan insulsa para advertir a Morelos que todo lo que hacía públicamente era para engañar y con objeto distinto de lo que sonaba? Quando más, esto lo hiciera Rayón en una carta de confianza y amistad. Sabemos que ni de eso había necesidad, porque la Junta se instaló con acuerdo de Morelos, y consta, por las mismas gazetas del gobierno, que proceden todos de acuerdo con la Junta y con un plan combinado. Rayón66 salió de Coautla por su voluntad quando le pareció conveniente, y teniendo meses para arreglar sus papeles no había de abandonar un oficio que podía ser de tanta consecuencia para el crédito de su causa. La verdad es que los españoles han puesto en la carta lo que ellos mismos escriben, hacen y publican.

  • 67 Tarragona, 1810, sin nombre de autor. Mier resume los artículos 34 a 43.
  • 68 «Porque cayó en tal situación que ya no podía recuperar el poder». La prudencia catoniana de la fr (...)

91Desde antes que se instalaran las Cortes el Contador de exército Elola escribió en Tarragona, y se reimprimieron en Valencia los Preliminares a la Constitución de España 67 ; y en ellos, después de probar por los antecedentes y consiguientes que la renuncia de Carlos IV en Napoleón fue voluntaria y sincera, probó que con ella había perdido sus derechos al trono de España toda la dynastía de los Borbones, según la ley catoniana : Quia incidit in casum a quo incipere non poterat68. Tanto más que la corona de España era esencialmente electiva como lo fue en efecto hasta el siglo xii, sin que la succesión después en una familia, hecha por conservar la regularidad, hubiese hecho prescribir el derecho de la nación, pues se conservaba en la jura de los Príncipes de Asturias. Y así que si Fernando era Rey, lo era sólo por la voluntaria elección de los pueblos que quisieron jurarle Soberano.

  • 69 El 24 de sept., día de la instalación de las Cortes, éstas declararon que la soberanía residía en (...)
  • 70 Varios personajes, de ideología política tradicional, se resistieron a prestar el juramento sobre (...)
  • 71 Se trata de España vindicada en sus clases y autoridades, de las falsas opiniones que se le atribu (...)

92[p. 422] Como tal juraron también las Cortes el día 24 de septiembre 1810, pero el mismo día mudaron el juramento declarando esencial la soberanía en el pueblo, y por consiguiente en ellas como su representante.69 Por tanto se negaron al nuevo juramento exigido en consecuencia el Obispo de Orense y el General Palacios, y fueron presos por eso, como el regente Lardizábal, que declaró haber hecho la Regencia por fuerza el juramento mandado en las Cortes, y que al fin no lo había hecho sino en caso de entenderse la soberanía en la nación con el Rey70. Se sabe los escándalos ocurridos sobre esto con el Consejo de Castilla, con el autor de la España vindicada 71, &c.

  • 72 Isidoro de ANTILLÓN (1778-1814), hombre político, periodista y célebre geógrafo español. Liberal y (...)
  • 24 Sec. sec, q. 89, art. 2.
  • 25 Jurabis in veritate, et in judicio, et in justitia. Jeremfas, cap. 4.

93El sabio Antillón72 en su Soberanía de la nación contra el despotismo y la hypocresía, impreso en Mallorca en el mismo año, respondió a los remitentes que efectivamente el juramento era diverso del que el pueblo prestó antes a Fernando VII como Soberano ; pero por las circunstancias no debió hacer otro, ni pudo por falta de ilustración en el conocimiento de sus derechos. Que es lo mismo que decir que el juramento era nulo por falta de juicio : Judicio caret juramentum incautum, como dice Santo Tomás24, y Dios ha mandado no jurar sino con verdad, juicio y necesidad25.

  • 73 Cádiz, 18 de en. de 1811, 26 págs., por José María PUENTE, corregidor de Salamanca. Cita bastante (...)

94De todo escrúpulo nos libra otro español dirigiéndose a las mismas Cortes de Cádiz, donde imprimió, año 1811, su Asilo de la nación española73. Éste lo coloca en la elección de un Príncipe de Inglaterra para su Rey ; y después de hacer ver que Fernando VII no ha de volver, porque Napoleón es soverbio y ha adjudicado ya definitivamente la España, o a la Francia o a su dynastía, y que la casa de [p. 423] Borbón es impotente para podernos ayudar, porque la casa de Braganza bastante tiene que hacer para mantener su rango y sus posesiones europeas, y el Rey de las Dos Sicilias no hará poco si sostiene las suyas, se pone a probar de propósito que no liga a los españoles ningún juramento con la casa de Borbón. «Sus derechos, dice ¿deberán ser preferidos a los de 25 y más millones de almas que se los prestaron, quando hay imposibilidad de que la nación rescate a su Rey? Fuera preocupaciones, el bien general es primero que el particular, es primero que una Casa. De aquí manan los principios que los Reyes son para las naciones, no éstas para ellos ; de aquí y de los imprescriptibles y sagrados derechos de los hombres el que los Príncipes son los constituidos y no los constituyentes ; de aquí que la Soberanía es de la universalidad reunida, no de otro particular ; de aquí no entrar, en mi opinión, los derechos de conquista sino quando los hombres libres han querido autorizarlos, porque aunque obren bien en obedecer, harán mejor quando puedan confundir y aniquilar al que los sujetó. Alegar derechos por la fuerza, exigir que por una especie de agradecimiento debemos estar sujetos, y más dependiendo del vencedor nuestras vidas, y que esta acción sea digna de reconocimiento, muchos lo juzgarán, pero yo por mis principios, no. Los hombres son iguales, y sólo por su bien deben buscar quien los conduzca y los guíe.

  • 26 Esta doctrina es expresamente de Santo Tomás, 2, 2e., q. 89, art. 2 : Si vero sit quidem possibile (...)
  • 74 «En el caso en que es posible hacer un juramento verídico. No se debería hacer cuando en sí el jur (...)

95«¿Una nación católica puede faltar al juramento quando en la observancia pierda la libertad, su existencia y religión? Entremos en la moral, españoles : lo sano de ella niega el supuesto ; me explicaré : no hay juramento, éste tiene que tener por circunstancia precisa y esencial, verdad, justicia y necesidad ; con uno de estos requisitos que falte, la moral toda conviene no hay juramento, pues [p. 424] aunque en el principio fue bien dado a nuestro Rey, como hoy no militan las mismas circunstancias, no podemos tener tampoco la misma obligación ; por ellas estábamos expuestos a que, empeñados en sostener el juramento, perdiésemos lo más sagrado de él, y por ellas romperíamos el bien universal, que es primero que el particular. La libertad, la existencia, la religión son los objetos que hoy tenemos que defender; juramento que lo impida no es juramento.2674

96«Además la Soberanía tiene facultad de irritar y anular todo voto o juramento que se oponga a su conservación, prosperidad y existencia, por lo que no hay embarazo en asegurar que toda la nación no está en la actualidad ligada con vínculo alguno para sostener los derechos de la casa de Borbón.»

  • 27 Artículo 173 de la Constitución española, cap. I.
  • 75 Habría que decir que las Cortes, con el apoyo de casi todos los diputados americanos, restablecier (...)
  • 28 Artículo 176, cap. II.
  • 29 Artículo 181,ibíd.
  • 30 Artículo 172, cap. I, restricción segunda.
  • 31 Ibíd., restricción duodécima.

97Así es que las Cortes dieron un decreto en l° de enero 1811, y a consequencia, el 9, un manifiesto a la nación, de que no obedecerían a Fernando VII si volviese casado con una parienta de Napoleón, o baxo su influxo, y si no jurase las leyes27que han establecido para reglar y limitar su poderío? No sólo han variado75 el orden de succesión llamando a las hembras de la línea con preferencia a los varones de otra28 sino declarado que «las Cortes deberán excluir de ella al heredero o herederos que crean incapaces de gobernar, o hayan hecho cosa por qué merezcan perder la corona? »29 [p. 425] En fin declaran que «el Rey la ha perdido por sólo elhecho de ausentarse del reyno sin licencia de las Cortes30 o si se casare sin su consentimiento»31 todo esto sin que les obsten los juramentos prestados.

98Tal es la doctrina y práctica de los españoles sobre ellos, que atribuyen a la Junta de Zitáquaro. Yo estoy cierto que los mexicanos no comenzarían sus protestas contra su juramento a los Reyes, sino por la violación que ellos hicieron en Bayona del juramento celebrado con los conquistadores y pobladores de América de no enagenarla en todo ni en la más pequeña parte, como ya protestó en toda forma el día 23 de julio 1808 la ciudad de México por sí y el reyno como su metrópoli. El juramento con que se promete guardar un contrato sigue su naturaleza, y anulándose éste por la falta de uno de los contratantes, aquél no subsiste más. Ni vale decir que los Reyes fueron forzados. ¿Lo fueron para la cesión de Santo Domingo, la Luisiana, la Trinidad, &c, &c? ¿Conque los vasallos no pueden abandonar a los Reyes que juraron, so pena de traydores y de muerte infalible e ignominiosa, aunque ellos la reciban a millones entre nublados de pólvora y balas, y los Reyes por sola una amenaza de muerte incierta pueden abandonarlos a un tirano sin perder los derechos que los mismos pueblos les dieron, y no obstante los juramentos que mutuamente les prestaron?

99¡Ah! en vano recurren los Reyes opresores a las promesas hechas a Dios para obedecerles, porque era insultar al autor de la libertad hacerle una ofrenda de la esclavitud. Todas las naciones han sido juramentadas a sus Reyes, los españoles a todos los que los han invadido, el pueblo de [p. 426] Dios a todos los que lo cautivaron ; y todos sin embargo aprovecharon el momento que pudieron para sacudir el yugo de la opresión, aplaudiendo y protegiendo la energía de su pueblo el mismo Dios que había enviado los Reyes de Siria y Babilonia para castigarle. Llenas están las Escrituras de semejantes pasages.

  • 32 Es artículo expreso del Santo en la 1a 2e.
  • 76 «No tuvieras ningún poder sobre mí si no te hubiera sido dado de lo alto.» (Juan, XIX, 11).
  • 77 «conchado» por «aconchado».
  • 78 Aunque existe algo semejante en el Evangelio de San Juan (la verdad es camino de libertad), la ref (...)
  • 33 In libertatem vocavit nos Dominus, Joannes, 3.
  • 34 Después de tantos siglos de engaño y de abuso de los textos sagrados no será inútil explicar el fa (...)

100Es por tanto un abuso intolerable el que se hace de ellas, y principalmente de San Pablo, para uncir las naciones como brutos al carro despótico de los Reyes que obran contra el bien de la sociedad, para cuyo mejor régimen fueron establecidos. Exhortaba el Apóstol a los particulares, como eran los pocos cristianos de su tiempo, a someterse a los Emperadores y Reyes como Jesu Cristo a las injusticias ; pero éste no había variado la naturaleza de los pactos sociales de las naciones, ni convertídolas en rebaños de cabras o greyes de fatalistas. Si les decía el Apóstol a los cristianos que tal era la voluntad de Dios, hablaba de su voluntad material, como nosotros quando exhortamos a un ahorcado a la conformidad y paciencia ; pero no estamos obligados a conformarnos con la voluntad material de Dios, como enseña Santo Tomás32, sino sólo con la final. Si estuviésemos obligados a obedecer los reyes porque su poder viene de Dios, estaríamos obligados a obedecer también a Napoleón y demás tiranos porque tienen poder, y según San Pablo todo poder viene de Dios :Omnis potestas a Deo. Jesu Cristo mismo hubiera estado obligado a obedecer a Pilatos, porque él mismo reconoció en éste el poder de Dios para crucificarle : Non haberes potestatem adversum me ullam, nisi tibi datum esset de super76. Sólo los [p. 427] bárbaros moros no se precaven de la peste porque viene de Dios, y se sujetan al primer asesino que se sienta sobre el trono de Túnez o de Argel porque Dios lo ha conchado77 así, como ellos dicen. Pero la voluntad final de Dios, única que nos obligue, no puede ser que se prive a los hombres de la libertad que él les dio, y que no procuren su felicidad, cuyo deseo gravó con su dedo irresistible en lo íntimo de nuestros corazones. A la libertad nos llamó el Señor78, dice el Evangelio33, y nada hay más contrario que la opresión o la esclavitud al amor del próximo y la fraternidad, que es el segundo principal de sus mandatos34 El verdadero vín[p. 428]culo y juramento inalterable de los subditos con los Reyes es que aquéllos hallen su felicidad en el gobierno de éstos, [p. 429] de otra suerte Dios no puede aceptarlo, él mismo se cree desligado en este caso de sus más firmes promesas.

  • 35 Lib. 3 de los Reyes, cap. 12.
  • 79 "I - Reyes, XII, 16" (según la clasificación de las Biblias modernas).
  • 80 Véase el Prólogo, pág. [XXVII], nota.
  • 36 Cap. 11, vers. 33.

101Ninguna más solemne que la que hizo a David y ratificó a Salomón de perpetuar el trono de Israel en su familia. Muere el último, y el pueblo reunido en Siquem35 para proclamar a su hijo Roboam, le dice : Tu padre nos gobernó con una dureza extrema, aligera un poco el yugo pesadísimo que nos impuso, y te serviremos. El Rey, habiendo pedido tres días de tiempo para consultar, recibió este consejo de los ancianos : Accede a las peticiones del pueblo tratándolo con dulzura, y te servirán siempre. Pero el Rey siguió el parecer de los jóvenes cortesanos que le aconsejaron responder con la altanería que suelen los Reyes ; y viendo el pueblo de Israel que el Rey no quiso oír su demanda, exclamaron : ¿Qué tenemos nosotros que ver con David, ni por qué hemos de ser patrimonio del hijo de Isaí? Cuide de su tribu de Judá, y vuélvase Israel a sus tiendas79. El soverbio Rey no creyó que el pueblo fuese capaz de desobedecerle, y envió a Adoram, prefecto de los tributos, para recogerlos ; pero aquél le mató a pedradas, reunió luego un Congreso, congregato coetu, y eligió por Rey de las diez tribus a Jeroboam, que había sido proscrito por Salomón. El [p. 430] Rey de Judá levantó de esta tribu que le quedaba y parte de la de Benjamín 180.000 guerreros escogidos para ir a reducir el reyno de Israel al hijo de Salomón. Entonces Dios envió al profeta Semaías a encontrar el exército, y éste le habló así : Dice el Señor que no vayáis adelante ni peleéis contra vuestros hermanos los israelitas ; cada uno vuélvase a su casa, porque yo he hecho esta cosa a causa de que no andaba Roboam en mis caminos ni cumplía con lo que era justo 80/36.

  • 81 «Si ahora te rindes a este pueblo y le complaces, habiéndole blandas palabras, te estará siempre s (...)

102Consideren los españoles el caso, que es demasiado idéntico a lo que está pasando con los americanos, y tomen el consejo de los ancianos : Si hodie obedieris populo huic, et servieris, et sermoni eorum cesseris, locutusque fueris ad eos verba lenia, erunt tibi serví cunctis diebus. Si prefieren oír los votos de los que les aconsejan de acá y allá dureza y guerra, Dios los ha cegado para que pierdan las Américas. Et non acquievit rex populo, quoniam aversatus fuerat eum Dominus81.

Notes

1 Ésta es la población que les da en su ya citada Memoria el diputado de Coahuila, a saber, más de 70.000 a ésta, 7.000 a la de Texas, más de 60.000 a la del Nuevo Santander, y sobre 70.000 a la del Nuevo Reyno de León (cuya capital, Monterrey, tiene 9.000), que ocupa 100 le leguas de longitud y como 50 de latitud. El barón de Humboldt sólo da a esta última provincia 29.000 almas, y se ríe de su nombre de reyno, sin hacerse cargo que quando se fundó con él comprehendía casi todas las Provincias Internas, pobladísimas entonces de indígenas ; que hasta poco ha no se separó de ella la del Nuevo Santander, que ocupa 540 leguas de largo y 70 de ancho ; y que en España, a cuya semejanza se dieron allá los nombres, se cuentan 22 reynos en las 140 leguas de ancho, 250 que tiene de largo. El lector advertirá que no sólo en esta población discordamos del sabio barón sino en la de Querétaro (a quien sólo da 35.000 almas), porque aquella ciudad se ha quexado [p. 371] de que en su cómputo se le rebaxaba más de la mitad de su población. A la ciudad de Guadalaxara sólo da 19.000, lo que tal vez es yerro de imprenta, porque ciertamente tiene 61.000. Estas faltas provinieron sin duda del padrón, que él mismo conoció era muy inexacto. No negaré sin embargo que las Provincias Internas están mui despobladas con respecto a su tamaño por los obstáculos increíbles que el gobierno opone a los matrimonios. Tales por exemplo son los exorbitantes derechos que por ellos tiene tasados al arancel del gobierno en toda la Nueva España para la manutención de los párrocos, que no tienen otra renta que la volante de bautismos, entierros y casamientos, porque el Rey cedió los diezmos a las catedrales, reservándose los quartos novenos. Otro obstáculo es la infamia de hecho en las castas, ahora hecha de derecho por la Constitución de las Cortes, &c, &c, que sería nunca acabar, porque todo se resiente del infernal despotismo.

2 La villa de San Felipe de Chiguagua, capital de la provincia Taraumara, poblada de 11.600 almas es Real de minas y dista de México 260 leguas nor-norueste, de la ciudad de Durango 120 leguas norueste.

3 Dista de México 175 leguas rectas norte, y del Saltillo 25 leguas al poniente con alguna inclinación al sur. Llamóse Monterrey porque la fundó el conde de Monterrey en 1599, siendo Virey de México. A 40 leguas de ella sueste está la villa de Linares, fundada por el Virey duque de Linares, y en ella se fundó el Obispado por un siniestro informe dado a la Corte, pues no tiene sino unas 14 casas y [p. 373] una capilla por parroquia, visto lo qual el Obispo se quedó en Monterrey, mandando la Corte llevase el título de Nuevo Reyno de León hasta determinarse la silla, por competencia de Monterrey y El Saltillo. Éste estando a la entrada solamente de las provincias, y careciendo de piedra para edificios (por lo que toda es de adoves), de maderas y leña, y aun de buena situación, no debiera entrar en paralelo con su antigua capital, bella ciudad construida toda en piedra con abundancia de todo lo necesario hasta para la magnificencia y el luxo.

4 Estas juntas se establecieron en todo el reyno desde 1808 con motivo de lo sucedido por la prisión del Virey, para velar sobre el buen orden y seguridad.

5 Real de minas al norte de Monterrey, de donde dista 24 leguas.

6 Gazeta de México de 4 de junio 1812. Parte de 29 de mayo, de Chavarino.

7 A la pág. 260 del libro VIII hablé de los sucesos de Quito aglomerando los hechos y épocas, porque siendo por incidencia no debía entrar en detalles sino atenerme al fondo y los resultados. Después he reflexionado que tal confusión podría atribuirse a falta de veracidad y perjudicar al resto de la Historia, por lo qual advierto que las prisiones a que dio lugar la suspicacia del gobierno, [p. 388] aumentando el horrible peso de su despotismo, ocasionaron sin efusión de sangre la erección de una Junta en 10 de agosto 1809, que luego se dimitió, resignando el mando en las antiguas autoridades del presidente Ruiz de Castilla y Oidores, baxo la garantía solemne de una amnistía general. Con esto quando llegaron las tropas de Lima, enviadas por su Virey, Abascal, fueron como de hermanos recibidas con arcos triunfales, y lo mismo las que luego vinieron de Santa Fe, comandadas por el americano Dupré. Pero a unos 20 días de la entrada de las tropas de Lima fueron presos sin motivo los 40 individuos de la Junta anterior, que eran de los principales de la ciudad, y se les formó una causa voluminosa. Esto, los sarcasmos de los europeos sobre que un zapatero de España tenía derecho de mandar a los americanos, y sobre todo los robos e insultos sin número de las tropas de Lima, compuestas de 200 soldados y 300 mulatos, toda gente indisciplinada y verdaderos facinerosos (que su gefe, Arredondo, joven recién ido de España y sin conocimiento del país, ni podía ni sabía contener), exacerbaron de tal manera a aquel pueblo, que Ruiz de Castilla, viejo autómata movible sólo por las sugestiones del fiscal Aréchaga, temiendo un alboroto dio la bárbara orden de asesinar en el caso a los susodichos presos del quartel. No lo huvo ciertamente, sino la desesperación de quatro personas ordinarias que, exaltadas con la insolencia de las tropas, fueron al quartel el día 2 de agosto 1810, se apoderaron de algunas armas de la guardia, y mataron al oficial Garú, que acaso vieron por allí. Su hijo, cadete, gritó entonces a las armas como que existía conmoción en el pueblo, y sus conmilitares degollaron a los presos, que, según el parte que dio el oficial de la guardia, Zelis, dormían entonces, ignorantes de todo ; tiraron a metralla sobre el pueblo que había concurrido al ruido del asesinato de la flor de sus vecinos ; soltaron en la ciudad a los soldados como fieras, que la saquearon toda, mataron, estruparon y [p. 389] llevaron al colmo todo género de desórdenes. El infeliz pueblo al fin se armó como pudo, daba como recibía la muerte, y no quiso deponer las armas hasta que las autoridades todas firmaron el decreto de amnistía y de la salida de las tropas de Lima, que poco después se verificó.
En 1811 llegó de Comisario regio enviado por la Regencia D. Carlos Montúfar, hijo del marqués de Selva Alegre, que se dijo ser uno de los asesinados, y habiendo sido recibido en triunfo por sus paisanos, erigió la segunda Junta, siendo su presidente el mismo Ruiz de Castilla. Pero la Regencia nombró a Molina, europeo que estaba en Lima, hombre tan hipócrita y cobarde como perverso y sanguinario. Los de Quito prometieron recibirle si venía con el olivo de la paz; pero él llevaba la espada, pues al mismo tiempo envió a Guaranda, que es la raya, las tropas de Lima que permanecían en Guayaquil y las que allí levantó : así comenzó la guerra.
Aquella Junta reconoció a las Cortes, y éstas a ella, mandando a Molina cesar en las hostilidades ; pero éste prosiguió diciendo que la Real orden era nula por obrepción y subrepción. Si llega a entrar en Quito saciará su ferocidad para cubrir las deudas de que está lleno, y visto lo de Caracas, las Cortes aprobarán y premiarán su rebelde conducta y sus atentados.

8 En El Español y principalmente en El Correo Brasiliense se encontrarán los oficios pertenecientes a la capitulación de Miranda con Monteverde, y la sublevación de éste contra su capitán general. Las atrocidades que ha hecho constan del memorial que los 8 que envió presos dirigieron a las Cortes desde la bahía de Cádiz en 19 de diciembre : así todo es auténtico. Si yo me atuviera a informes extrajudiciales, diría que varios patriotas de los presos fueron asesinados de Caracas a La Guayra, otros en las calles de aquélla por la noche, y que otros se han visto desaparecer de las cárceles ; que sacan a trabajar los prisioneros a las calles de La Guayra atado del brazo negro con blanco para insultarlos sobre su igualdad, refinamiento de barbarie que no se me hace nada extraño en europeos ; que los angloamericanos que, de orden generoso de su gobierno por la calamidad del terremoto de Caracas fueron a llevar víveres y saciar la hambre de sus desgra[p. 391]ciados habitantes, han sido insultados y maltratados como haciendo un comercio ilícito. En una palabra, que como todo el año han seguido los temblores en Caracas aunque esté ya en poder de los españoles, que predicaban era castigo del cielo por su separación, responden que durarán los temblores hasta que ellos hayan acabado de matar a los patriotas.
¡Desgraciada provincia!, ninguna era más excusable, porque a ninguna declaró el gobierno de España más solemne e injustamente la guerra, ni hostigó más con bloqueos. Ninguna ha sido más provocada a la independencia por las potencias extrangeras. En An Historical Survey of the Foreign Affairs of Great Britain,for the years 1808, 1809, 1810, by Gould Francis Lechie, se lee entera, pág. 561, la proclama del General Picton, gobernador de la Trinidad, en 1797, a los habitantes de Venezuela, incluyendo una carta de oficio de 8 de abril del Ministro de negocios extrangeros Dundas ofreciéndoles todos los recursos y protección del Rey de la Gran Bretaña para resistir a la autoridad opresiva de su gobierno y constituirse independientes, sin ninguna pretensión a soberanía de parte de S. M. En South American Emancipation, Documents historical and explanatory, shewing the designs which have been in progress, and the exertions made by General Miranda 32. By S. M. Antepara, London, 1810, pág. 25, se cita otra circular del Ministro Lord Merville, y que las mismas tropas que, venidos los diputados de Asturias, fueron para España, estaban ya en el puerto Cork con el mismo Lord Wellington a su cabeza para ir a emancipar a Venezuela.
En la carta que traxeron a S. M. británica los diputados de Caracas, su fecha l° de junio 1810, le dice la Junta que desde el primer momento que la irrupción de las tropas francesas en España hicieron temer la incorporación de los pueblos del nuevo hemis[p. 392]ferio baxo el yugo de la Francia, los representantes de S. M. en el Archipiélago de las Antillas les hicieron a su Real nombre las más generosas ofertas de contribuir con todos los medios posibles a substraherse del peligro, &c.
Hasta aquí llegaba esta nota quando se mandó al impresor, pero su lentitud me ha dado tiempo para añadir que, habiendo la Regencia resuelto enviar los 8 presos de Caracas (4 son europeos) a Ceuta, ellos recurrieron a las Cortes ; y nombrada una comisión de 3 europeos y 2 americanos, estos 2 dieron su voto a favor de su libertad por no resultar culpables como particulares en nada y estar comprehendidos en la capitulación. Toda la diputación americana sostuvo este dictamen con energía en tres días de debates reñidísimos en que así de los diputados europeos como de las galerías recibieron todo género de insultos. Su voto es nulo por ser el de la minoridad, y los europeos, el 10 de abril 1813, aprobaron el voto de Asnares, europeo de la comisión, quien dictaminó que «si alguna falta podía imputarse al general Monteverde era la de la indulgencia, debiendo haber pasado por las armas a los 8 que trató con suma benignidad ; que ni a la dignidad española ni a la magestad de las Cortes (aunque trataron con el populacho de Cádiz amotinado para matar al diputado Valiente 33) está bien tratar de validar o no la capitulación de unos malévolos insurgentes ; que qualquiera medida de indulgencia que se tomara sería un nuevo impulso al espíritu de independencia que se halla en la masa de la sangre de América ; así que debían los 8 ser confinados a Ceuta (ya lo fueron) hasta que el General Monteverde envíe nuevo proceso que justifique el envío de estos 8 ; que en lo demás ha obrado bien, pues no le obligaba la Constitución por no estar jurada en Caracas, aunque él la había jurado y hecho jurar a los demás pueblos con tal publicidad que ella fue la principal causa que desarmó a los caraqueños.»
¡Oídos ahí! Está decidido por el Congreso de la nación el caso que se debe hacer de las capitulaciones de sus mandatarios y Generales ; los de los insurgentes están ya precisados a usar con sus tropas la harenga de un antiguo General: ¡Soldados! debemos dar gracias a Dios de habernos puesto en situación que nos precisa a vencer. Aquí no hay retirada para los cobardes. ¿Y qué señal más clara de la protección divina que habernos colocado entre la victoria y la muerte? «Ya se ha vuelto a desplegar, escribe un inglés de Jamaica, la bandera de la insurrección en Venezuela para no plegarse jamás ; y sentimos decir que esto se debe a los horrores de los españoles que, faltando a la capitulación, han sacrificado los más ilustres patriotas para satisfacer su venganza ; el reyno del terror no puede ser duradero.»

9 Garcilaso Inca, Comentarios Reales, part. 2, lib. 8, cap. 17, 18, 19, 20.

10 La trahe El Español de Marzo 1812, pág. 366, y se verá adelante, en el libro XIII.

11 Fue tomado en efecto.

12 Tezcuco o Tezcoco, corte anterior a México del imperio aculhua, tenía la Universidad del Anáhuac, una biblioteca de geroglíficos inmensa, un observatorio astronómico, que vio Torquemada, 4 leguas de extensión y 140.000 casas quando Cortés hizo allí sus bergantines para tomar a México, de donde dista 7 leguas leste-nordeste.

13 Este Diario de México es el de 29 de agosto 1811, en que el Virey habla de la pretendida conspiración (pues no fue sino invento para infundir el terror por el miedo que tiene), la qual debía efectuarse el 3 de agosto, y, para castigarla, el 29 fueron ajusticiados seis, otros 6 a presidio en Puerto Rico por 10 y por 5 años, y perpetuo destierro de toda América. Dos mugeres, una noble depositada y otra a reclusión.

14 Ved al Español del mes de abril, pág. 473.

15 Gazeta de México de 21 de noviembre 1811.

16 ¿No se les podría decir a los que siguen el partido del Congreso lo que el duque de Alva a la Reyna Da Isabel, quando llamaba traydores a los Señores castellanos que seguían el bando de la Beltraneja, dos vezes jurada Princesa de Castilla : Ruegue V. A. a Dios que venzamos nosotros, porque si ellos vencen, nosotros hemos de ser los traydores?

17 El reyno de Aragón celebró Cortes generales en 9 de junio 1808, de que fue Secretario D. Lorenzo Calvo, representante después en la Central.

18 En su último decreto de 9 de enero 1810, que imprimió el editor del Español en su n° VI, de septiembre del mismo año.44

19 Sanguis martyrum semen est Christianorum.

20 Los títulos en todas partes son cadenas doradas con que los déspotas cautivan la ambición de los vasallos. Por eso obraron con heroismo los de Buenos Ayres rehusando los 12 títulos de Castilla que les envió Carlos IV por su triunfo contra los ingleses. Azara, admirado de la igualdad que allí reynaba, había predicho esta renuncia.

21 El hecho es público, ni vale decir que había orden de Fernando VII para celebrar Cortes expedida por el Ministro Ceballos. Sé de su boca que la quemó éste mismo por no hallar arbitrio de enviarla a España ; y la orden era para Cortes, no para Congreso popular, inaudito en los fastos de la nación.

22 Esta carta es auténtica, y la imprimió El Español en su número XXX, de octubre 1812, pág. 461, así como la del Señor Obispo a Rayón.

23 Véase a Villaseñor, Teatro Americano, lib. 8, cap. 11. Quando no lo fuese, no digo Calleja, pero ni Vireyes ni Audiencias pueden variar las cabezeras principales so pena de nulidad, y es punto de residencia. Ley 6, tít. 8, lib. 4, Recopilación de Indias.

24 Sec. sec, q. 89, art. 2.

25 Jurabis in veritate, et in judicio, et in justitia. Jeremfas, cap. 4.

26 Esta doctrina es expresamente de Santo Tomás, 2, 2e., q. 89, art. 2 : Si vero sit quidem possibile fieri ; sed fieri non debeat, vel quia est per se malum, vel quia est boni impeditivum, tune juramento deest justitia, et ideo non est servandum.

27 Artículo 173 de la Constitución española, cap. I.

28 Artículo 176, cap. II.

29 Artículo 181,ibíd.

30 Artículo 172, cap. I, restricción segunda.

31 Ibíd., restricción duodécima.

32 Es artículo expreso del Santo en la 1a 2e.

33 In libertatem vocavit nos Dominus, Joannes, 3.

34 Después de tantos siglos de engaño y de abuso de los textos sagrados no será inútil explicar el favorito de los déspotas y sus partidarios : Date quae sunt Caesaris Caesari, et quae sunt Dei Deo, palabras de Jesu Cristo en el capítulo 22 de San Mateo. Dice éste que los fariseos envidiosos tuvieron consulta para sorprehender a Jesu Cristo en sus discursos, y acusarle a los romanos, como al fin lo executaron, de que prohibía pagar los tributos al César, que entonces era Tiberio. Enviaron pues a sus discípulos con los herodianos (es decir, los oficiales públicos puestos por Herodes para cobrar los tributos), y aquéllos, hecho un preámbulo zalamero, le preguntaron si era lícito o estaban obligados a pagar el tributo al César. El lazo era sutil, porque si respondía que sí, la réplica era evidente de que un pueblo libre, qual era el de Dios, no podía estar obligado a pechar a tiranos que lo habían usurpado por la violencia de las armas. Si respondía que no, los herodianos debían prenderle como perturbador y enemigo del César. Jesu Cristo, conociendo la malicia, les respondió : ¿Qué me venís a tentar, hypócritas? Mostradme la moneda que se paga de censo. Presentáronle un denario (esto es, dos dracmas, o 3 reales de vellón) — ¿De quién es esa imagen e inscripción gravada en ella? — Del César — Dad pues al Cé[p. 428] sar lo que es del César, y a Dios lo que es Dios (esto es, los diezmos, oblaciones, & c , mandadas en la ley de Moysés).
Yo digo : Si estas palabras de Jesu Cristo probasen algo a favor de los Reyes, probarían, lo 1°, que así como Dios estamos obligados a dar sin réplica lo que manda en la ley, estaríamos obligados a pechar a los Reyes lo que mandasen, y esto es tan falso que no sólo por la nueva Constitución española, sino por las leyes antiguas, a pesar de la supresión pérfida que hizo de ellas el ministro Caballero en la Novísima Recopilación, nada debemos dar al Rey sino por la voluntad del pueblo en Cortes, sin que él tenga arbitrio de imponerle ningún pecho. Probarían, lo 2°, que los españoles están obligados a dar a José Napoleón toda la moneda que hay en España acuñada con su busto y nombre. Probarían, lo 3°, que al Rey intruso y no a Femando VII era a quien se debía pechar, porque Jesu Cristo como hijo de Dios o de David era el Rey legítimo de los judíos, y los Césares no sólo eran intrusos en el pueblo de Dios, sino en la misma república romana, de cuyo imperio se apoderaron por la violencia de las armas.
Tan ridículo es el argumento que a favor de los Reyes se quiere deducir de ese texto para oprimir a los pueblos. Jesu Cristo cortó con destreza el lazo que le tendían, habló con los que le preguntaban como unos particulares, y los exhortó a someterse con paciencia al pago del censo ; pero ni hablaba de la nación ni de obligación. Así, quando llegó el caso de exigirle a él el tributo, le dixo a San Pedro, según el mismo San Mateo, cap. 17 : ¿Qué te parece Simón? ¿De quienes reciben el tributo o censo los Reyes de la tierra, de sus hijos o de los agenos? — De los agenos — Luego los hijos están libres de esa obligación. Pero para que no escandalizemos a los cobradores, ve y da por ti y por mí las dos dracmas. Es decir : Como hijo de Dios y de David no estoy obligado a pagarlas ; pero por evitar el escándalo si nos negamos estando de particulares, sometámonos a sufrir la injusticia.
[p. 429] Sólo la extravagancia de los kuákaros no distingue los preceptos de los consejos del Evangelio, que sólo obligan, como dicen los teólogos, en la preparación del ánimo ; y porque Jesu Cristo dixo : Si os hirieren en una mexilla, presentad la otra, se dexaban degollar como cameros en la Pensilvania sin defenderse ; siendo así que el mismo Jesu Cristo, quando le dio una bofetada el siervo del Pontífice, lejos de presentarle la otra mexilla, le reconvino sobre ofensa tan injusta. La letra mata y el espíritu de ella da vida.

35 Lib. 3 de los Reyes, cap. 12.

36 Cap. 11, vers. 33.

Notes de fin

1 Estos datos sobre Nuño de Guzmán, el cruel presidente de la 1a Audiencia de 1526-1527, provienen de la Brevísima relación de la destrucción de las Indias de Bartolomé de Las Casas (principio y fin del capítulo "De la Nueva España y Panuco y Jalisco"). Mientras la fuente dice «quince o veinte mil hombres», Mier dice 20 000

2 Cita aproximada de Zac, XI, 4 : «Apacienta las ovejas para el matadero, las que matan los compradores impunemente, mientras sus vendedores dicen ¡Bendito sea Yavé que me ha enriquecido!»

3 En algunos lugares la población, especialmente la población india, intentó impedir la expulsión de los jesuitas. En San Luis Potosí, hubo verdaderas batallas campales. José de Gálvez ordenó unas represalias sangrientas : 50 ejecuciones, mientras hubo 13 en Pátzcuaro y 9 en Guanajuato.

4 Aunque dejó fama de hombre muy cruel, Cruz era probablemente menos grosero y cobarde de lo que pretende Mier. Estudiaba en Salamanca cuando estalló la guerra de Independencia.

5 Véase supra, fin del Libro X.

6 No encontramos este bando en la Gaceta del Gobierno de México, aunque sí los artículos adicionales del 25 de jul. (Gaceta del Gobierno de México, 13 de ag. de 1811, págs. 715-718): «dexando en todo su vigor mi bando del 23 de febrero de este año» (pág. 718).

7 La lucha ilustrada de la Corona española contra los fueros eclesiásticos, ya antes de la crisis de Independencia, fue muy impopular.

8 Alude probablemente a la fundación en 1540 del seminario de San Nicolás en Pátz- cuaro por el famoso obispo de Michoacán Vasco de Quiroga, y trasladado a la nueva capital Valladolid después de su muerte. La Universidad propiamente dicha fue fundada en 1792.

9 «El obispado de Monterrey que lleva el pomposo título de Nuevo Reino de León [...]» (A. de HUMBOLDT, Ensayo político... [118], L. III, cap. VIII, pág. 184.

10 Véase supra, Libro V, e infra, Libro XIV.

11 «El fuerte Clayborne, situado cerca de la antigua misión española de los Andaves [...] en el río Colorado, es el establecimiento de la Louisiana [sic] que hoy día está más cerca de los presidios de la provincia de Texas ; sin embargo, desde el presidio de Nacodoches al fuerte Clayborne, hay todavía cerca de 68 leguas.» (A. de HUMBOLDT, Ensayo político... [118], Libro III, cap. VIII, pág. 184).

12 «El 6 de enero de 1811, Manuel Santa María, español, nacido en Sevilla y que desempeñaba el cargo de gobernador de Nuevo León, pasóse a los insurgentes y toda la provincia siguió el ejemplo de la capital.» (Diccionario de Insurgentes].

13 No hay Gaceta extraordinaria del 3 de abr. de 1811. Todos los documentos descritos (págs. [374] y [375]) están en la Gaceta del 9 de abr., y son muy cortos: esta Gaceta sólo tiene una página. Lo que Mier llama partes de Calleja y de Ochoa son dos cortas noticias de remisión del informe de la Junta de seguridad. Mier no poseía la importante documentación oficial que quiere aparentar. Su relato del arresto de Hidalgo procede únicamente de fuentes privadas. Los partes sobre el apresamiento del jefe revolucionario están en la Gaceta del 25 de abr., y Mier no los cita porque no tiene esta Gaceta.

14 Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México, 25 de marzo.

15 En la lista de la Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México de 9 de abr. figura también Abasolo.

16 San Pablo, ejemplo de conversión repentina, en el camino de Damasco.

17 La de 17 de oct. de 1811 que Mier no posee (véase pág. [505]). De todos modos la

verdadera fecha es la otra: 31.

18 Parte del capitán Blanco, de 21 de junio (no julio), en Gaceta del Gobierno de México, 31 de dic. de 1811, págs. 1234-1236. Cita fiel.

19 Son dos partes de Quintero (Gaceta del Gobierno de México, 28 de sept. de 1811, págs. 883-885). Antes de «yo mandé» falta «El ardor de la tropa fue excesivo, y la obcecación de los rebeldes les hizo sufrir dos horas de fuego en que...».

20 Este parte se halla en Gaceta del Gobierno de México de 14 de dic. de 1811, págs. 1175-1178. Lleva la fecha de 3 de febr. y cuenta acciones ocurridas entre el 20 y el 29 de en. de 1811. El pasaje en cursiva es un resumen, no una cita.

21 l° de abr., según Gaceta del Gobierno de México.

22 Este parte de Ochoa a Bonavía, aquí resumido, en Gaceta del Gobierno de México, 21 y 26 de dic. de 1811, págs. 1199-1218 y 1218-1222.

23 Parte de 28 (y no 29) de mayo de 1812 (Gaceta del Gobierno de México, pág. 581).

24 En realidad, la respuesta de Hidalgo y Allende fue «El indulto es para los criminales, no para los defensores de la patria.» (Diccionario de Insurgentes).

25 La reproducción de este texto es bastante fiel, a pesar de que falta un párrafo. Las modificaciones no son importantes; citemos «preciso» en vez de «precioso».

26 Después de la batalla de Bailén (19 de jul. de 1808).

27 Alusión al indulto general otorgado por el virrey Jáuregui a los últimos rebeldes indios, que fue duramente censurado por el ministro Gálvez y por el Rey, y provocó la destitución del virrey del Perú (Ver Jean-Pierre CLÉMENT, "La opinión de la corona española sobre la rebelión de Túpac Amaru", Acta Luterana Academiae Scientiarum Hungaricarum. Budapest, 1981, L 23, n° 3-4, págs. 325-334).

28 Véase supra, págs. [261-262].

29 Véase supra, pág. [328].

30 El marqués de Selva Alegre, padre de C. Montúfar, murió en 1818, exiliado en España.

31 Referencia: El Español, núm. 34, febr. de 1813, vi, págs. 159-164. Los documentos sobre la capitulación de Miranda estaban muy poco difundidos ; la Gaceta de Caracas había dejado de publicarse con la caída de la república.

32 Continuación del título: for the South American Emancipation, during the last twenty-five years; el libro consta de X-299 págs. Se sabe poco del autor José María (y no «S.M.») Antepara, nacido en Guayaquil, que formaba parte del equipo de redacción de El Colombiano en 1810.

33 Este diputado sevillano, Consejero de Indias y nada favorable a los americanos, fue tan violentamente abucheado por el público de las galenas en el salón de sesiones que tuvo que ponerse a salvo en un barco. ¡Las Cortes no intentaron traerle de nuevo al Congreso, ni defenderlo.

34 «Entre los poderosos y los válidos, es un error creer estar seguro ; moderación y probidad son títulos que convienen a quien está arriba.» No hemos podido localizar la cita.

35 Gaceta del Gobierno de México, 23 de mayo de 1812, págs. 535-539. Pasaje citado : pág. 536. Mier omite un pasaje intermedio en el que el cabildo menciona el «espíritu real y verdaderamente evangélico, humano y español» del virrey que, dice, desea restablecer la paz. La primera firma es... Juan de Mier y Villar. La fecha es el 22 de mayo, y no el 17.

36 El autor es José María Fagoaga, según se colige de un informe de Blanco White al Foreign Office, de 11 de marzo de 1812, y una carta de Mier a Iturribarria (14 de abr. de 1812). La referencia resulta equivocada : es El Español, núm. 23, marzo de 1812, IV, págs. 361-365.

37 Está también en Gaceta del Gobierno de México, 7 de sept. de 1811, que Mier extracta infra, págs. [500-501].

38 Acapulco no fue tomado antes de ag. de 1813 ; esta nota fue añadida después de la redacción del Libro.

39 Este paréntesis reproduce una nota sacada de El Español, núm. 23, marzo de 1812, pág. 365.

40 El motín salvadoreño más notable de aquel período es posterior: 11 de nov. de 1811.

41 Referencia : El Español, núm. 24, abr. de 1812, IV, págs. 466-475 ; núm. 25, jun. de 1812, págs. 137-138 ; y núm. 28, ag. de 1812, págs. 320-323.

42 Fecha inexacta : es el 28 de sept. Véase infra, y Gaceta del Gobierno de México, 21 de nov.de 1811, págs. 1088-1090.

43 En Gaceta del Gobierno de México: «superior».

44 Referencia completa : págs. 447-452. La fecha es equivocada : se trata del último decreto de la Junta Central, expedido el 29 de en. de 1810.

45 Ejemplo de influencia oculta de Blanco White. Mier acusa a los europeos de México de ser rebeldes a Fernando VII, ya que obedecen a las Cortes que han despojado al rey de su soberanía. No hace más que desarrollar una idea sugerida por la "Carta al americano sobre la rendición de Caracas» (El Español, núm. 30, oct. de 1812, V, págs. 414-415), utilizando los argumentos de Blanco White : legitimidad de las Juntas americanas, ilegitimidad de las Cortes, carácter nacional de la guerra, despojo de la Grandeza, ilegitimidad de las Juntas populares y de la Junta central, guerra injusta ya que se hace a los vasallos de Fernando VII.

46 Manuel Ignacio González de Campillo, obispo desde 1803 hasta su muerte en 1813.

47 Alusión a la lectura en sesión de Cortes de la Representación de los diputados americanos de 1° de ag. de 1811.

48 A partir de «El cura Tapia...» (pág. [412]), Mier resume libremente unos documentos publicados por Blanco White : "Noticias de México, desde el 30 de noviembre de 1811, hasta 8 de de enero de 1812, según papeletas de un Español" (El Español, núm. 24, abr. de 1812, IV, págs. 466-475). Pero aprovecha la ocasión para tergiversar las fuentes. Escribe «mucha parte del pueblo» cuando el texto llevaba «de la plebe» ; suprime una frase significativa : «es un dolor que un Real de Minas tan importante se vea tan expuesto a los insultos de la canalla» (pág. 468).

49 Manipulación de la fuente : «se cortará probablemente la comunicación con Vera Cruz como ya ha sucedido» (ibíd., pág. 467).

50 Palabra cuidadosamente tachada por Mier en el ejemplar de la B.N. de París. También supra, pág. [388], nota, está tachada cerca del apellido Dupré. Otras veces Mier sigue confesando la procedencia de ciertos jefes realistas.

51 Este parte de Porlier en GGM, 30 de dic. de 1811. Cita aproximada. La expresión «la canalla acaudillada por el cura Sánchez y Carmonal» procede del parte siguiente (ibíd.,pág. 1231).

52 Véase GGM, núm. 164,5 de en. de 1812, págs. 18-18 ; la copia es fiel.

53 Véase ibíd., págs. 17-19. La copia es muy incompleta. Damos a continuación las omisiones más significativas.

54 Falta aquí: «que componían la ridicula junta nacional creada a su arbitrio» Emplea Mier estos términos infra.

55 Falta aquí: «y de tantos avisos del gobierno legítimo y de personas ilustradas e imparciales de la misma América que han escrito sobre la materia y procurado desengañar a sus alucinados habitantes.»

56 Falta aquí: «lo he suspendido en todos los pueblos en que han entrado triunfantes las armas del rey, y aun en este Zitácuaro».

57 Falta aquí: «que tomaron partido con las armas en la mano en favor de los rebeldes, después de la entrada del cabecilla Rayón ; y dichos naturales quedan embebidos en la clase general de los demás vasallos, para mantenerse en cualesquiera pueblos donde acomode a costa de su personal trabajo sin el goce».

58 Falta aquí «no indias».

59 Falta aquí: «que inutilizó la perfidia de los malvados».

60 Falta aquí: «donde se nombrará una justicia que ejerza la jurisdicción ordinaria unida a la militar, en calidad

61 Falta aquí: «para cuidar de la tranquilidad pública de toda ella por el orden y reglas que prescriben en el reglamento político-militar publicado por mí el 8 de junio último, de que se le acompañará un ejemplar».

62 Falta aquí: «para que no se confundan con los que habiéndose ausentado o seguido a los rebeldes, quisieren gozar del mismo beneficio sin haberse presentado en dicho término».

63 "Carta de un europeo de México", 5 de en. de 1812 (El Español, núm. 24, abr. De 1812, V.pág. 474).

64 Este famoso catecismo del siglo xvi se utilizó durante tres siglos.

65 Referencia y copia exactas (Gaceta del Gobierno de México, pág. 489). Este texto es muy famoso, y los historiadores suelen considerarlo como auténtico.

66 Se trata de Morelos.

67 Tarragona, 1810, sin nombre de autor. Mier resume los artículos 34 a 43.

68 «Porque cayó en tal situación que ya no podía recuperar el poder». La prudencia catoniana de la frase es dudosa.

69 El 24 de sept., día de la instalación de las Cortes, éstas declararon que la soberanía residía en la nación y, al mismo tiempo, juraron a Fernando VII como rey de España.

70 Varios personajes, de ideología política tradicional, se resistieron a prestar el juramento sobre la base de la soberanía nacional. Véase infra, págs. [435], [446].

71 Se trata de España vindicada en sus clases y autoridades, de las falsas opiniones que se le atribuyen (Cádiz, 1811), panfleto reaccionario cuyo autor es José COLÓN, decano del Consejo de Castilla.

72 Isidoro de ANTILLÓN (1778-1814), hombre político, periodista y célebre geógrafo español. Liberal y patriota, redactó con Blanco White el Semanario patriótico de Sevilla (1809), cuyo censor, nombrado por la Junta Central, era Manuel José Quintana. Fue magistrado de la Audiencia de Mallorca, diputado a Cortes en 1812, y autor fecundo. No hemos podido encontrar esta obra citada por Mier.

73 Cádiz, 18 de en. de 1811, 26 págs., por José María PUENTE, corregidor de Salamanca. Cita bastante fiel de las págs. 24 y 25.

74 «En el caso en que es posible hacer un juramento verídico. No se debería hacer cuando en sí el juramento es malo, o es obstáculo al bien. Entonces no hay justicia en el juramento y no se debe respetar.»

75 Habría que decir que las Cortes, con el apoyo de casi todos los diputados americanos, restablecieron el orden de sucesión tradicional, en contra de la ley sálica introducida por los Borbones en el siglo anterior.

76 «No tuvieras ningún poder sobre mí si no te hubiera sido dado de lo alto.» (Juan, XIX, 11).

77 «conchado» por «aconchado».

78 Aunque existe algo semejante en el Evangelio de San Juan (la verdad es camino de libertad), la referencia exacta es San Pablo, "Epístola a los Galáteos", V, 1.

79 "I - Reyes, XII, 16" (según la clasificación de las Biblias modernas).

80 Véase el Prólogo, pág. [XXVII], nota.

81 «Si ahora te rindes a este pueblo y le complaces, habiéndole blandas palabras, te estará siempre sujeto (véase supra); «Desoyó, pues, el rey al pueblo, porque así lo disponía Yavé.» ("I - Reyes", XII, 7 y 15).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540