Version classiqueVersion mobile

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo I

Documentos

Texte intégral

NÚMERO I

Preguntas del Governador de la Sala del Crimen de México al Secretario de la Cámara del Vireynato, y respuestas de éste

1[p. i] El Real Acuerdo me ha comisionado para la práctica de algunas diligencias relativas a justificar en competente forma varios hechos y proposiciones producidas por el Excelentísimo señor D. Josef de Iturrigaray antes del arresto y separación del vireynato que sufrió en la noche del 15 al 16 de septiembre último, que parece lo motivaron, y conceptuando que la más sencilla y eficaz al efecto es la atestación de un sugeto que por razón de su empleo trataba con más inmediación que otros a S. E., concurriendo además en la persona de V. la qualidad de imparcialidad y pureza que, sobre ser notoria, he tenido motivo de observar en las presentes ocurrencias, espero que en contextación de este oficio, y a su continuación, me esponga quanto le conste, bien de propia ciencia o por noticia sobre las siguientes :

21a, Lo que hacía dicho señor Excelentísimo con la correspondencia pública, cuyos efectos parece eran que nadie recibía cartas de los barcos que llegaban al puerto de Vera Cruz.

32a. La resolución en que estaba de no defender aquella plaza, y que por eso omitió remitir las armas necesarias, sin embargo de habérsele mandado por S. M., a pretexto de que no las había, quando el mismo señor Iturrugaray, en el primer Acuerdo celebrado con motivo de las noticias infaustas que se recivieron sobre la invasión de nuestra Península, manifestó, entre otras cosas relativas al buen estado de defensa en que se hallaba este Reyno, que tenía siete mil fusiles.

4[p. ii] 3a. La demostración que pensaba hacer con los veracruzanos por resulta de las representaciones que le hacían sobre este y otros puntos.

54a. Si pensaba en la deposición o suspensión de quatro Ministros Togados, y los sugetos que quería substituir en su lugar, como también si tenía listas de gracias y agraciados en otros empleos.

65a. Últimamente si tiene V. noticia o ha oído que a la Excelentísima señora Da Inés de Jáuregui le daban algunos tratamiento de Magestad, y otro semejante a sus hijos ; y si por esto y otras cosas alusivas a este objeto estaba el público en el concepto de que quería coronarse en este Reyno ; manifestándome V. al mismo tiempo el que tiene formado de las ideas del señor Iturrigaray.

7Tengo por demás encargar a V. la reserva en materia tan delicada, y concluyo con manifestar que estimo conducente me diga si estará dispuesto a reconocer en caso necesario lo que me exponga bajo el juramento correspondiente . Dios guarde a V. muchos años . México, 24 de octubre 1808. Tomás Calderón. Señor D. Manuel Velázquez de León.

Respuesta

8Agradecido a la confianza que merezco a V. S. y a las apreciables expresiones con que se sirve honrarme en su antecedente respetable oficio, debo manifestarle, con la verdad, imparcialidad y pureza que corresponde, que sobre el primero de los puntos a que se contrae, nunca vi ni supe que el Excelentísimo señor Josef de Iturrigaray interceptase ni mandase interceptar la correspondencia pública de los barcos que llegaron a Vera Cruz, y que discurriendo sobre el motivo que puede haber fomentado una especie tan incierta como fácil de comprobar por las órdenes que necesariamente habían de haberse comunicado a la Administración de Correos de dicho puerto, creo que habrá sido la que expidió S. E. quando se recivieron las Gazetas de las abdicaciones, para que, en el caso de entrar buque que pudiese dar cuidado en las circunstancias, se asegurasen en la bahía, y se recogiesen y enviasen al govierno superior quantas cartas, papeles y documentos traxeran, lo qual a mi juicio dista mucho del concepto que se sirve V. S. indicarme sobre este particular.

9[p. iii] Acerca del segundo, hay en la Secretaría de Cámara del Vireynato un expediente con quantas constancias puedan necesitarse para la más cabal instrucción de la materia, y aún hago memoria de que estuvo en el Real Acuerdo por voto consultivo ; pero si no se tuviese por oportuno el examinarlo, diré a V. S. lo que pueda recordar sobre el asunto.

10Que el Excelentísimo señor D. Josef de Iturrigaray estuviera en resolución de no defender la mencionada plaza es en mi concepto una equivocación o, por mejor decir, falta de explicación en los primeros oficios librados sobre este punto, pues como se expresó en los posteriores constantes del citado expediente, su ánimo era defenderla por la parte de afuera, conforme estaba dispuesto en el plan del año de 1775, y en el que S. E. formó también siguiendo los dictámenes del señor Brigadier de Ingenieros D. Miguel Constansó, en que expuso la debilidad de los baluartes y de la muralla de la propia plaza, y el Acuerdo de la Junta de Guerra que convocó y presidió S. E. en el castillo de San Juan de Ulúa, lo qual, si no me equivoco, estaba aprobado por S. M. En quanto a la remisión de 5 mil fusiles que se pidieron con el fin de armar al vencindario, recuerdo que fueron varias las reflexiones que retraxeron a S. E. para no deferir a la solicitud, consistiendo las principales en parecerle excesivo el número, así con respecto al armamento existente y a la tropa efectiva que se había propuesto poner sobre las armas, como con atención al alistamiento que se hizo en la misma plaza durante el gobierno del Excelentísimo señor D. Miguel José de Azanza ; haberse repugnado entonces los fusiles que se bajaron, y no haberlos de otra clase ; pedirse con la precisa calidad de armar al paysanage en el único caso de estar el enemigo sobre la plaza ; y no creer S. E. que sin precedente instrucción pudiera ser de provecho en circunstancias tan angustiadas ; y finalmente el pretenderse de un modo subsidiario en defecto de las tropas que se solicitasen, teniendo la plaza y el castillo la guarnición que se graduó suficiente en dichos planes. Estas y otras consideraciones se manifestaron repetidas vezes al ilustre Ayuntamiento de dicha ciudad, y aunque no es de mi conocimiento calificar si fueron o no bastantes para la negativa, lo que sí debo observar es la equivocación con que se supone que insistiese [p. iv] S. E. en ella después de la segunda orden de S. M. en que se previno su envío, pues desde luego lo puso en execución, no habiéndolo hecho antes por no haber llegado a sus manos la primera que se le comunicó para el efecto, como lo expuso a S. M. en sus cartas relativas a estos puntos.

11En quanto al tercero de los comprehendidos en el oficio de V. S., jamás entendí que S. M. pensase en hacer demostración alguna con los veracruzanos por resultas de las representaciones que le dirigieron sobre esta y otras materias ; por el contrario me consta que su ánimo era mui diverso, pues habiéndome escrito confidencialmente el Regidor D. Juan Bautista Lobo que propusiese a S. E. una reconciliación por todo lo pasado, me mandó le contextase que aunque se le había desconceptuado con S. M. estaba dispuesto a darles (quando bajase a la plaza como lo estaba pensando) pruebas positivas de su aprecio y estimación.

12Sobre el quarto punto que se sirve V. S. indicarme, debo exponerle que nunca oí a S. E. la más leve insinuación de que pudiera inferir que pensase en la deposición o suspensión de quatro Ministros Togados, ni de consiguiente de que quisiese substituir en su lugar otros sugetos, como tampoco de que tubiese lista de gracias y agraciados en otros empleos.

13En quanto al quinto de dichos puntos, lejos de tener noticia o haber oído que a la Excelentísima señora Da María Inés de Jáuregui le diesen algunos el tratamiento de Magestad y otro semejante a sus hijos, supe y vi que S. E. ni el que le tocaba admitía de varias personas de carácter, y que sus citados hijos se trataban con la mayor llaneza y familiaridad con todos. Por consiguiente ignoro también el motivo que el público pudiera tener para estar en la creencia de que quería coronarse en este Reyno.

14He satisfecho, si no me engaño, los puntos contenidos en el precedente oficio de V. S., pero previniéndome que al mismo tiempo le manifieste el concepto que tengo formado de las ideas de dicho señor Excelentísimo, me haría reo de la más iniqua maldad si dexase de decir a V. S. que jamás advertí el átomo más ligero de infidelidad en S. E. ; que lo vi llorar muchas ocasiones quando se trataba de la alevosía con que el pérfido Emperador de los franceses se apoderó [p. v] de la sagrada persona de nuestro amadísimo Monarca el señor D. Fernando VII; que leyó repetidas vezes con los más vivos transportes de júbilo las plausibles noticias relativas a los heroycos esfuerzos con que nuestra Nación procuraba su deseadísima libertad y su restitución a su trono soberano, y que las celebró con las demostraciones públicas que son notorias ; que me consta el eficaz empeño con que solicitó los mejores retratos de S. M. ; que habiéndole presentado uno en que sólo había puesto su artífice (lo fue un oficial de la Secretaría del Vireynato) : Fernando VII Rey de España, añadió S. E. de su propio puño y de las Indias, y rubricado, lo colocó a la derecha de la silla de su despacho ; que tomó también el mayor empeño en que sin aguardar las matrices de la moneda, que debían esperarse de Madrid, se fabricasen aquí y se procediese a la acuñación con el busto de S. M., encargando mui particularmente que se construyera hermoso, con arreglo a las efigies que tenía por más parecidas ; y finalmente que fue inexplicable su regocijo en la proclamación que se hizo de S. M. y en quantos actos la precedieron y subsiguieron, hasta el caso de haberse expuesto a salir a caballo en uno de ellos hallándose con calentura y con un dolor en el costado que le embarazaba la respiración y los movimientos, como es bien sabido ; que a medida de su amor y lealtad a S. M. era el odio y aborrecimiento a nuestros enemigos, habiéndome manifestado uno y otro diversas vezes en varias contextaciones privadas ; que en sus providencias procedía con la más pura y sana intención ; que sus miras particulares estaban circunscritas a ir a disfrutar lo que tenía en la tranquilidad de su casa según se expresó en multitud de ocasiones, añadiendo que daría 50 mil pesos por verse en esta felicidad, relevado de un mando que ya lo agoviaba ; y finalmente que de estos y otros antecedentes y de quanto le oí siempre, también lo tuve y tengo por fidelísimo y amantísimo vasallo de S. M., incapaz de pensar ni hacer cosa alguna con intención que pudiera ni aun empañar siquiera este glorioso concepto.

15Explicado ya el que tengo de las ideas de S. E., como V. S. me previene, quedo dispuesto, como se sirve indicarme, a ratificarlo y reconocerlo bajo la sagrada religión del juramento, si se estimase necesario, como V. S. me advierte.

16[p. vi] Dios guarde a V. S. muchos años. México, 26 de octubre de 1808. Manuel Velázquez de León. Señor D. Tomás González Calderón.

NUMERO II

Real orden

17DE orden del Rey N. S. D. Fernando VII y de la Junta suprema de gobierno del reyno en su Real nombre, remito a V. S. la adjunta instancia de D. Ramón Roblejo y Lozano, vecino de la ciudad de México, en la que expone haber sido el que hizo de cabeza de los europeos que había en aquella ciudad para quitar el mando al Virey y depositarlo en el Real Acuerdo, habiendo formado para la tranquilidad del pueblo 8 compañías de paysanos con aprobación de dicho tribunal, y pide se le expida el despacho de Capitán de Voluntarios de Fernando VII, que es el nombre que se dio a dichas Compañías, mediante a haber justificado ser cierto todo lo expuesto ; sobre lo qual quiere S. M. informe V. S. lo que le parezca. Dios guarde, &c. Real Palacio del Alcázar de Sevilla, 15 de agosto de 1809. Cornel. Señor D. Manuel de Jáuregui.

Informe del Coronel Jáuregui

18Excelentísimo Señor. En cumplimiento de la Real orden que V. E. se sirvió comunicarme en 15 del corriente para que yo informe lo que me parezca sobre la adjunta instancia de D. Ramón Roblejo y Lozano, vecino de la ciudad de México, en la que solicita por lo que expone se le expida el despacho de Capitán de Voluntarios de Fernando VII, que es el nombre que se dio a las 8 Compañías de paysanos que se formaron de europeos para quitar el mando al Virey y depositarlo en el Real Acuerdo, debo decir a V. E., con la ingenuidad que me es característica, lo siguiente:

19Entre los hechos escandalosos que después de la conquista han acaecido en los vastos dominios que posee la nación española en [p. vii] ambas América, no se citará uno igual al último acaecido en México sobre el que quiere S. M. que yo informe. Un Virey de Nueva España, rodeado de todos los esplendores del trono, verse asaltado de noche y a deshora por una corta facción de europeos, entre los que había uno que otro hombre de consideración, y conducido con dos hijos suyos a la Inquisición, de donde lo removieron porque los Ministros de aquel tribunal no quisieron aherrojarlo en un calabozo de aquellas cárceles ; su remoción de aquel encierro, a donde estaba en el quarto habitación de D. Bernardo de Prado, uno de los Ministros del tribunal, rodeado por todas partes de centinelas y guardias a su favor, primero al convento de Betlemitas de la ciudad de México, y después a una fortaleza como es el castillo de San Juan de Ulúa ; haber dispersado su familia y encerrado a su muger con otros dos hijos en el convento de Monjas Bernardas, de donde después la trasladaron al mismo castillo de San Juan de Ulúa, son hechos todos que no pudieron obrarse sin grandes ruidos y mayor escándalo de los buenos vasallos de aquellos países, que desde luego temieron las fatales consecuencias que pueden y deben temerse de la mina que queda abierta.

20Siempre cuidaron nuestras leyes de imponer hacia la persona de los Vireyes un gran respeto entre la variedad de castas que pueblan aquellos países, lo que contribuye a mantener la obediencia a nuestros Monarcas, a los que consideran sus naturales como deidades quando los Vireyes, rodeados de una brillante corte, les tributan obediencia y veneración. Lejos de menguar y disminuir quanto contribuya a esta ilusión, se ha procurado mantener hasta el día 16 de septiembre, en que se apoderaron los facciosos de su Palacio. Llámolos facciosos porque no era la comunidad de los habitantes de aquella Ciudad, ni menos la mayoría, sino 232 europeos ganados y pagados por un D. Gabriel Yermo, hombre rico y de nueva fortuna, económico y mezquino, según oí, quando se trató de los donativos, quien, de acuerdo con el Capitán de la Guardia, la que había ganado antes, executaron el atentado. Así me atrevo a certificarlo, porque un partido extremo qual es el que se tomó sólo debió hacerse con causa tan grave que, apurados, los medios legales se encontrasen insuficientes y que no bastaban a contener un gran mal. Este mal no lo había, y caso [p. viii] que se hubiese averiguado, hubiera sido un partido justo el de asegurarse una fuerza, fácil de reunir en aquella sazón, y, requerido el Virey, no habiendo enmienda, proceder a su deposición en forma.

21No hay prueba más clara de que no hubo infidencia, motivo suficiente y única causa para aquel atentado, que el proceso formado allí, en que, según me dixeron, no se encontraba el menor rastro por donde pudiera presumirse, y que los mismos facciosos, para cohonestar con el pueblo su hecho, tuvieron que acudir a la grosera impostura de que el Virey intentaba despojar y quemar (para lo que tenía prevenidas hachas incendiarias y otros combustibles) el Santuario de Guadalupe, Santuario el más respetado y más venerado de aquel dócil pueblo. Quando se recurre a unas falsedades tan ridiculas como improbables, y llega el descaro a publicarlas, es porque no hay otra causa, y porque el odio, la venganza u otra ruin pasión dirige los procedimientos, y no la justicia. Pero aunque supongamos que hubiese una presumida infidencia, ¿era justo modo de proceder el que una facción particular, sin emplear y descuidando los medios legales, se conduxese a tal exceso?

22A mi partida, luego que fui nombrado a la importante comisión de que fuese a la América e hiciese reconocer por legítimo Soberano a nuestro mui deseado Fernando VII, exigí dos cosas antes de encargarme de ella. Fue la 1a que se me nombrase un acompañado que se me substituyese en caso de enfermedad, muerte u otro algún inconveniente suscitado por alguna intriga francesa que me estorvase llegar a mi destino ; la 2a, que se me diesen amplias facultades para deponer al Virey en caso de negarse a la jura de nuestro legítimo Soberano y al reconocimiento de la Junta de Sevilla, que era la que me comisionaba ; y también para usar de ellas en el caso de reynar allí algún disgusto con el mando de S. E. y de poder servir éste de pretexto para algún alboroto o sedición que acarrease a la España la pérdida de aquellos dominios. En efecto se nombró al Capitán de fragata D. Juan Javat, dándoseme por adjunto, y me extendieron las facultades más allá de mi deseo. Esto no lo ignoraban los facciosos, pues mi compañero, igualmente impuesto que yo en nuestras comunes instrucciones, ha blasonado de palabras y por escrito dándose por autor de tal hazaña.

23[p. ix] A pesar de esto tuvieron a bien apartarse de los legales procedimientos y atentar una vía tan nueva como peligrosa, como es el que un puñado de facciosos dispongan del Gobierno y se atrevan a prorrumpir en doctrinas tan arriezgadas como la que apunta en su memoria D. Ramón Roblejo quando dice que convocaron al Real Acuerdo, señor Arzobispo, &c.por haber recaído el Gobierno en el pueblo. ¿Pues qué?, aunque faltase el Virey , no hai Letras de ausencia, incapacidad o muerte que proveen en estos casos? Y si acaso no las hay, ¿no se encuentra en aquel Gobierno un orden gerárquico entre los varios poderes por el que legalmente se sustituyen unos a otros? ¿Estaba aquel vasto reyno en una anarquía tal que había el pueblo reasumido sus facultades naturales? Si el Virey era delincuente, ya estaba separado del mando, y éste debía recaer en su inmediato, según las órdenes que hubiese del Gobierno legítimo, o las leyes que suplan su falta. Sólo se culpaba de infidencia al Virey, aunque con tan poca razón como justicia ; a las demás autoridades no se les tacha. En el reyno todo no hubo otro desorden ni anarquía que la suscitada por esa turba mezquina y despreciable de facciosos ; pues ¿por qué había de recaer el gobierno en el pueblo?

24A esto se aspiraba, esto era lo que procuraban infundirle ; las intenciones Dios las sabe ; pero el fruto de semejante doctrina se vio mui luego, quando la noche del 30 al 31 de octubre D. Pedro Garibay, succesor del antiguo Virey, tuvo que tomar sus precauciones, quales fueron doblar las guardias y colocar artillería, porque la misma u otra facción no lo precipitase del puesto a que lo había elevado. Si estas hazañas son dignas de galardón, V. E. lo estimará; pero aunque lo sean, en todas ellas no aparece el D. Ramón Roblejo. Sólo sonó al principio D. Gabriel Yermo, y luego mi compañero Javat, y a quien movían y favorecían ocultamente (según se me dixo) alguno que otro miembro del Acuerdo. Ni debió hacer otra figura quien, sin conexiones ni amistad con persona alguna de carácter, no puede tener partido entre el vecindario de aquella ciudad. Todas sus distinciones se reducían a llamarse reloxero, por cuyo oficio parece que allí le conocen, habiéndolo visto en sus principios entre los criados del señor conde de Revilla Gigedo.

25[p. x] Con todo lo vemos premiado con el grado de Capitán y honrado con la pequeña cruz de Carlos III por la Junta de Sevilla. Si ésta no fue sorprehendida (a lo que me inclino), no alcanzo ni me meto a averiguar las razones que para ello tendría. Lo cierto es que está premiado, y con demasiada largueza, por un atentado de mal exemplo y peores consecuencias, en el que, a mi entender, el mayor mérito suyo es la poca parte que le cupo en la comisión. No contento con esto, elevando él mismo mérito, solicita la nueva gracia de que se aprueben unas compañías que él dice levantó, y se le nombre Capitán de una. Aun si solicitase ir al exército con el grado que ha conseguido, podía oírse su representación. Pero que intente volver a México con la cruz y grado militar empleado con distinción en una ciudad que lo conocen y donde saben que todo su mérito es haber sido un agente subalterno en una conmoción levantada por quatro facciosos, es lo mismo que ofrecer premios al desorden. Dudo que tuviese parte alguna en la formación de las Compañías, y aun me inclino a que son anteriores al atentado del 16 de septiembre ; mas aun quando él fuese el fundador de ellas, nunca sería conveniente volviese a la América un hombre faccioso, y que llevase la aprobación de una sedición injusta y de mal exemplo en un premio como el que ha obtenido, ni menos el nuevo que solicita.

26Es quanto se me ofrece exponer a V. E. en el particular para el debido conocimiento de S. M. que se dignará resolver lo que fuere de su soberano agrado . Dios guarde, &c. Cádiz 20 de agosto de 1809. Señor Cornel. Manuel Francisco Jáuregui.

NÚMERO III

Informe sobre el mismo Roblejo Lozano dado de orden del Consejo de Indias en 1811 por el diputado propietario en Cortes de la provincia y ciudad de México

27M.P.S.

  • 1 Este es el diputado propietario de la Ciudad de Goanaxoato, quien desde el tiempo que comenzaron l (...)
  • 1 Salió inocente después de más de 414 días de prisión.
  • 2 Alusión al famoso escarmiento perpetrado por Cortés en 1520. Este teniente de Moctezuma no murió e (...)
  • 2 Colector de la lotería de Puebla.

28En debido cumplimiento de la orden de V. A. para que informe en lo que me es perteneciente sobre la instancia promovida [p. xi] por vuesto Oidor Honorario, D. Octaviano Obregón112, contra D. Ramón Roblejo y Lozano, debo expresar que es verdad quanto [p. xii] contiene la acusación comprehendida en el certificado que precede, y que el Roblejo Lozano, conocido en la Nueva España con el nombre de el Reloxero, que es el de su oficio, es un sujeto odioso y detestado generalmente. Él quiso hacerse expectable, quando estábamos en paz con la Francia, poniendo el retablo de Napoleón Bonaparte, en las funciones públicas, a la puerta de su casa entre colgaduras. Descubierta la trayción del Corso, detestada por toda la Nueva España y principalmente por el Virey D. José Iturrigaray, se formó un partido contra éste a pretexto de infidencia, pero verdaderamente por miras particulares, compuesto el partido como de 300 hombres que lo sorprehendieron, prendieron y se apoderaron del gobierno de la Nueva España al auxilio que tuvieron de unos quantos Oidores de aquella Audiencia. Estos revolucionarios sin autoridad legítima se eligieron y titularon Voluntarios de Fernando VII; de consiguiente con sólo titularse Roblejo capitán de ellos, se colige (quando no fuera notorio) que fue uno de los principales actores en aquella trayción, que su nombre es odioso a toda la Nueva España, que ha cooperado a todas las revoluciones que se han seguido, pues trahen su origen de la prisión del Virey ; que será escandaloso en la Nueva España ver a un hombre de su clase condecorado con los distintivos de caballero de la distinguida orden de Carlos III, con un empleo muy lucroso2, y con título de Capitán de unas compañías que, bajo el sagrado nombre de Fernando VII, fueron unos facinerosos a quienes tuvo el nuevo Virey Garibay (no obstante haber sido puesto por ellos) que retirar y destruirlos. Con efecto entre los robos que hicieron la [p. xiii] noche de la prisión del Virey se cuenta un hilo de perlas de la Reyna Da María Luisa ; y es fama pública que el ladrón fue el referido reloxero. Lo cierto es que este artesano repentinamente aparece caballero y rico. Es quanto puedo informar a V. M., &c.

NUMERO IV

Sumario de las cuentas presentadas por varios de los individuos del Comercio que condujeron al Excelentísimo señor D. José de Iturrigaray al castillo de San Juan de Ulúa de los gastos que cada uno impendió, mandados satisfacer por superior decreto de 11 del corriente mes en el expediente del asunto, que por ser muchas, ninguna justificada ni jurada, no se han testimoniado, y son las siguientes :

29Importa la que exhibió D. Antonio Otaola 119.00

30Íd. la de D. Francisco Antonio de Oruña 128.00

31Íd. la de D. Juan José Revilla 118.00

32Íd. la de D. Mariano Hexcantas 115.00

33Íd. la de D. Miguel Arente 114.00

34Íd. la de D. Andrés Suárez de Sentano 123.00

35Íd. la de D. Manuel Marañón 125.00

36Íd. la de D. Antonio Vidigaray 111.00

37Íd. la de D. Pedro Solagaritúa 114.00

38Íd. la de D. Atanasio Imana 73.26

39Íd. la de D. Bernardo Rubacaba 114.00

40Íd. la de D. Cornelio Palacios 108.70

41Íd. la de D. Genaro Lombardi y D. Josef Francisco Rodríguez 178.70

42Íd. la de D. Juan Pedro Buquesa 126.00

43Íd. la de D. Manuel Trevilla 115.00

44Íd. la de D. Juan Antonio Oruña y D. Manuel Olloqui 145.00

45Íd. la de D. Francisco Antonio Alies 105.00

46[p. xiv] Íd. la de D. Juan Bazo y D. Joaquín Aller 118.00

47Íd. la de D. Nicolás de Zevallos 175.00

48Íd. la de D. Miguel Alonso Conejares 166.00

49Íd. la de D. José Joaquín de Iturralde 170.00

50Íd. la de D. Manuel Vivanco 111.16

51Íd. la de D. Luis de la Puente 119.00

52Íd. la de D. Manuel Alday 134.00

53Íd. la de D. José Pío de Echeverría 135.00

54Íd. la de D. José González del Corral 149.10

55Íd. la de D. José González del Peral 164.50

56Íd. la de D. José Arroyo de la Mora 166.00

57Íd. la de D. Plácido María Noriega 177.00

58Íd. la de D. Juan Tomás Iturralde 186.00

59Íd. la de D. Pelayo Suárez 190.00

60Íd. la de D. Marcos de la Puente 379.36

61Íd. la de D. José Suárez de la Serna 273.30

62Íd. la de D. Juan Madrazo 106.46

63Íd. la de D. Manuel Oviedo y Cosio 342.40

64Íd. la de D. Ventura García Piedra Redonda 102.50

  • 3 Por no faltar a l a exactitud del original no hemos omitido los dones, aunque son como el del aire (...)

65Íd. la de D. José María Manso3 87.00

  • 3 Suma errónea; en realidad es 5 484,44 pesos fuertes.

66Pesos fuertes: 5 494.403

67México, 15 de julio de 1809 = Laso = Vildósola.

Notes

1 Este es el diputado propietario de la Ciudad de Goanaxoato, quien desde el tiempo que comenzaron las Cortes representó a la Regencia para impedir que Lozano pasase a acabar de alborotar la N. E. y uno entre muchos de los documentos y certificados que ha exhibido es el presente que recogí quando su autor lo dio. Se le ha mandado sin embargo al diputado, según se me ha informado, afianzar de calumnia con 10 mil duros, quando el propio interés del Gobierno exigiría detener a semejante hombre. Es casado en Madrid y no obstante residente en México ha 20 años. Esto debería bastar para no dexarlo volver, pues por la ley 29, tít. 26, del libro 9 de Indias, ni a los mercaderes casados se les puede dar licencia para estar en Indias más de 3 años, ni se les puede prorogar, y una vez venidos, dice la ley 30 del mismo título, por ninguna vía ni forma se les permita volver. Este sujeto y Cancelada son los dos grandes testigos, por quienes se gobierna la Audiencia de Sevilla en Cádiz para sepultar en los calabozos sin comunicación a quantos Americanos llegan allí a disgusto de ese par de malvados. Llegó Dn. Ventura Obregón, herm°. del diputado, y para mortificar a éste, aunque el mismo Dn. Ventura, seguro de su conciencia, avisó en los papeles públicos su llegada por si se tenía algo que exponer contra él, fue arrebatado con gran escándalo a un calabozo de la cárcel pública donde está, y estuvo incomunicado 6 meses, porque Lozano y Cancelada dixeron haber oído que un Obregón fue Secretario de Amorós en Vizcaya, aunque éste nunca salió de Madrid. Así estuvo allí un año el sabio presbítero La Llave por haberse detenido en Madrid a concluir con Mociño la Flora Mexicana, que llevó al gobierno de Cádiz. Así murió en la cárcel este año de hambre y pesadumbre de verse tratar con tanta crueldad por los Oidores de Sevilla el desgraciado y virtuoso cacique Iztolinque a los 70 años de edad y más de 30 de estar peleando su cacicazgo asegurado con Cédula de Hernán Cortés, y con otra de Carlos 4°, el qual le tienen usurpado los Carmelitas europeos de S. Ángel, cerca de México. Su culpa fue que hallándose miserable en Madrid a la entrada de los Franceses, le aconsejaron que solicitase y consiguió en efecto del rey intruso una limosna para ir a Cádiz a proseguir su pleito, tan corta que apenas le alcanzó para llegar, y yo le conocí cavando en la cortadura del camino a la Isla para mantenerse. La verdadera culpa fue que acababa de ganar su pleito ante el Consejo de Indias, y quisieron impedirle fuese a incomodar a los Carmelitas europeos : así como antes de él para evitar lo mismo hicieron morir en la cárcel de México a su primo el cacique Quauhpopoca.

2 Colector de la lotería de Puebla.

3 Por no faltar a l a exactitud del original no hemos omitido los dones, aunque son como el del aire, pues todos los mencionados son criados de l a s tiendas.

Notes de fin

1 Salió inocente después de más de 414 días de prisión.

2 Alusión al famoso escarmiento perpetrado por Cortés en 1520. Este teniente de Moctezuma no murió en la cárcel sino que fue quemado públicamente ; la analogía es muy corta.

3 Suma errónea; en realidad es 5 484,44 pesos fuertes.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search