Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo I

Historia de la revolución de nueva España. Libro X

Texte intégral

1[p. 325] Así como los españoles, cortados con risa los hilos con que los sacerdotes tlaxcaltecas habían imaginado embarazarles el paso, avanzaron hacia su capital, el exército insurgente, sin secarse con las ipso facto incurrendas, llegó prósperamente hasta Ixtlahuaca, 20 leguas distante de México al sueste.

  • 1 No dista sino 3, pues dista de México 9 al oeste sudueste.

2Para ese mismo pueblo había enviado el Virey, con 1.000 infantes y 500 lanceros, a su edecán el coronel D. Torquato Truxillo, aquel buen católico que para ahorcar sacerdotes no se paraba en ceremonias, si es que debía mediar alguna. Pero, según el parte que después dio al Virey en 8 de noviembre, «supo el 27 de octubre por la fuga de una partida de dragones, la qual tenía destacada en el puente de Don Bernabé, que el enemigo avanzaba sobre Toluca (ciudad distante de México 12 leguas al poniente), donde entró efectivamente aquel día. Él se retiró a Lerma (ciudad tan pequeñita que sirve allá de apodo a los vanagloriosos), distante cinco leguas1, por ofrecérsele una buena posición en su [p. 326] puente, en la que, habiendo llegado a media noche, dispuso una cortadura y formó un parapeto en términos que un corto número de tropas pudiese sostener aquella principal avenida. Por ella se le presentaron los enemigos con bastante fuerza; pero conoció que el ataque era fingido y dirigían el verdadero para envolverle por el puente de Atenco, que él suponía cortado por órdenes que había dado al subdelegado de Tianquiztenco, quien lo executó mal, porque luego recibió aviso de que los enemigos lo habían forzado, antes que llegasen las tropas que envió con Argüelles para reforzar las que allí había. Por consecuencia dio las órdenes más activas de retirarse todos al Monte de las Cruces, paso indispensable para México, que con una marcha rápida se adelantaba a ocupar el enemigo, y él le ganó media hora.»

3Supongo que el lector sabe lo que son partes militares por lo común. Es una relación para enviar al General o Comandante en gefe, que por aproximación a lo ocurrido fragua el de la acción en su alojamiento, diciendo, para que se atribuya a su pericia, lo que debió hacer, si no lo hizo, para ganar la batalla, y si la perdió, fingiendo casualidades, achacando a otros la culpa, o al cansancio de sus tropas, aumentando las del enemigo, cuyos movimientos, concluye, le obligaron a la retirada, por supuesto en buen orden, y con una pérdida inferior a la de aquél. Especialmente después que Napoleón ha puesto en voga el burlarse así del mundo, los españoles en la América, por la semejanza de su causa, forman sus partes tan a la francesa que no merecen crédito alguno.

  • 1 En las páginas siguientes, Mier copia unos extractos de un larguísimo parte del general Truxillo : (...)

4En el caso presente lo cierto es que Truxillo estaba en Lerma mui ageno de que los insurgentes le iban a cortar la retirada; pero el cura, que supo por los paysanos habían pasado por Ateneo a su espalda, avisó inmediatamente a Truxillo, quien huyó por la noche para México, [p. 327] sino que, alcanzándole a las 8 de la mañana, le forzaron a presentarles batalla. Tampoco en México se había sabido la proximidad del enemigo hasta el día 29 de octubre, y el Virey envió a Truxillo dos cañones con la escolta de 50 patriotas dirigidos por D. Antonio Bringas, europeo, a quien para ensayarse en el camino se le antojó matar por su mano, porque los soldados no quisieron hacerlo, a un indio pacífico que pasaba corriendo cerca. Iban también con él 150 esclavos que el famoso Yermo traxo por fuerza de sus haciendas, entregó desprovistos, y el Virey armó de lanceros, todo al mando del teniente de navio de la Real Armada D. Juan Bautista Ustáriz, y todo llegado mui a propósito, porque aunque el fuego comenzó a las 8 de la mañana del 30, hasta las onze, dice en su parte1, no se presentaron los enemigos en columna de ataque.

5«A su frente trahían 4 piezas de artillería, siguiéndolas las compañías de infantería de Zelaya, el regimiento de la misma clase de provinciales de Valladolid, batallón de Goanaxoato, siendo éstos los que manejaban la artillería, y teniendo por costados y retaguardia al regimiento de dragones provinciales de Pátzquaro, Reyna y Príncipe, con toda su caballería compuesta de lanceros, y demás paysanage armado, precediendo a éstos por frente y costado gran multitud de indios, cuya confusa gritería creo no tenía otro objeto que el de intimidar mis valientes soldados.» No dice quál era el número de los enemigos, sino sólo que se lo habían exagerado. Yo creo que en efecto exagera también, la mitad quizás, García Conde, asegurando al Virey que pasaba de 80 mil, porque aunque tal se hubiese revistado en Indaparapeo, unas vezes había más y otras menos, porque los indios se volvían a sus pueblos luego que vían se alexaba mucho el exército. Comoquiera que sea, sólo entraron en acción las tropas regladas de los cuerpos de milicias, que [p. 328] eran unos 5 000 mil. La caballería reglada era poca; pero el número de los caballos era de 14 mil, montados por baqueros, o gentes del campo, que, a diferencia de la semejante de Europa, todos usan de caballo.

6Sigue a contar Truxillo que «forzado en todos los puntos, y rechazado con pérdida Bringas, a quien había encargado tomar un monte para flanquear al enemigo, él se replegó en el llano a la salida del Monte de las Cruces, y los insurgentes, principalmente de caballería, estuvieron subiendo por tres horas al abrigo de la espesura de los montes para atacarle por flancos y retaguardia. En esta situación (cópiole literalmente) estos cobardes me propusieron varias vezes fuese tan rebelde e infame como ellos, y hasta oficiales de mi mando, creídos en que sus proposiciones eran tan justas como la causa que defendíamos, me hicieron salir tres vezes el frente de mi línea para tratar con dichos rebeldes, acompañado del ayudante mayor del regimiento de las Tres Villas, D. José Maldonado, y oyendo sus disparates y seducción grosera, los acerqué hasta bien inmediato de mis bayonetas (debió decir hasta la boca de mis cañones), y recogiendo el teniente coronel D. Juan Antonio López un estandarte de Nuestra Señora de Guadalupe, que venía en las sacrilegas manos de estos infames (debió decir: y haciendo seña al teniente coronel para que recibiese de mano del oficial parlamentario la imagen como gage sagrado de seguridad y de paz), mandé la voz de fuego a la infantería que tenía, con lo que concluí con la canalla que tenía delante y las seducciones, quedando libre de que me volviesen o molestar para tales cosas.»

  • 2 Ved el discurso del Señor Argüelles sobre el Manifiesto de Lardizábal.
  • 2 Miguel de Lardizábal y Uribe, natural de Tlaxcala, Consejero de Estado, Regente antes de la instal (...)

7¡Y que rematando con esta infame, pérfida y sacrilega trayción contra el derecho de las gentes, cargue a los otros este baladrón de las injurias que él solo merece! Si en un parte que a sangre fría da al mismo Virey, escribiéndolo en [p. 329] la misma capital diez días después, se alaba de tal acción, ¿quáles serán los excesos que cometerán los europeos armados del Virey en los campos mismos de batalla y a distancias remotas de la capital? Todos los periódicos, aun de Cádiz, han reprehendido la atrocidad de aquel bárbaro, salvo uno que quiso dar la escusa, como venida de su parte, de que el parlamento había venido con malévola intención para envolverle mientras. Si la conoció, en su mano estaba no admitirle; pero recibirle para cañonearle es proceder de un hombre que no conoce los derechos de guerra y de gentes, de un cobarde libertino, como edecán de Venegas, que escogió para llevar a México, con escándalo de todos, hombres conocidos por su mala conducta. Su misma relación repugna la escusa, pues según ella ya estaba flanqueado quando admitió el parlamento, y él era el que debería pedirlo, o haberle antes admitido, para impedir, mientras, que le tomasen la retaguardia. Hidalgo lo pidió desde el principio para evitar la efusión de sangre, que siempre aborreció, y mucho más de la de sus compatriotas que componían el exército enemigo, y que precisamente debía creer forzados o engañados; pues él no peleaba contra Fernando VII, que aclamaban sus tropas y sus banderas, sino contra el gobierno opresor de los americanos (la Regencia), que ciertamente no era legítimo, como lo han confesado los mismos diputados europeos en las Cortes.22

8La resulta fue que, exaltadas las tropas con tan horrenda felonía, se arrojaron impávidas sobre los cañones, que no volvieron a disparar, los cabalgaron, y dexaron tendidos en el campo de batalla y en el de su fuga aquel puñado de [p. 330] miserables, de que sólo escaparon como unos 200 heridos, triste resto que pudo volver a México. Toda la ciudad los vio con sus ojos, aunque se clamoreó lo contrario en la Gazeta, y aun para hacerla creíble tuvieron la impudencia los europeos de Vera Cruz de acuñar una medalla de plata, que he tenido en mis manos, con los nombres de Truxillo, Bringas y Mendívil. El mismo parte citado concluye: «Graduando su pérdida, por no poder detallarla aún (después de diez días), a la tercera parte de su gente, entre muertos, heridos y prisioneros, y a dos mil la de los rebeldes, entre muertos y heridos (siendo así que aún ignoraba la de los suyos) y que le fue preciso retirarse por la falta absoluta de municiones, después de haber dado orden al comandante de la artillería, Ustáriz, de que fuese clavada, desfondada y luego despeñada, lo que supo fue executado conforme lo previno.» Por colmo de desgracia, el día 8 de noviembre, que la Gazeta publicó este parte, publicó también el de D. Félix Calleja sobre su victoria en Aculco contra los insurgentes, en que avisaba al Virey había represado los dos cañones que quitaron a Truxillo en el Monte de las Cruces. México se rio a carcajadas de estas indecentes farsas.

  • 3 Corrupción de Quauhnáhuac, villa distanta de México 14 leguas al sur.
  • 3 Este hecho muy notable era desconocido de muchos biógrafos. Lo menciona Morelos en una carta al vi (...)

9«Alarmado el Virey, dice el europeo del bosquexo, con la inmediación del enemigo por el lado de las Cruces, sabedor de que otro cuerpo de insurgentes compuesto de 4.000 hombres discurría por Ajusco a Cuernavaca3 y la costa caliente del Mar del Sur (éste sin duda era el cura Morelos, que en su juventud se dice haber sido sargento de artillería3, y hasta hoy es General jamás vencido), cortada la comunicación con el exército que se había desviado del enemigo en los momentos más críticos (ésta era la [p. 331] división de Cadena, fuerte de 3.000 hombres, que el Virey había reforzado quanto pudo), y receloso de que la gente que estaba por San Juan del Río se dirigiese también a la capital (era la gente del general Villagrán, que con otra división del general Sánchez, europeo, vino hasta Tlalnepantla, 3 leguas y media de México al norueste, combinando sus movimientos con Hidalgo), pensó seriamente en la defensa.»

10Este pensamiento no le vino, empero, sino después que recibió el 30 de octubre la noticia de la derrota por los pocos restos que entraron huyendo en México. Por eso fue «la terrible alarma, que cuenta huvo en México aquel día por haberse divulgado la voz de que entraba el enemigo.» Fue tal en efecto el trastorno, el susto y el desaliento al ver destruida la única fuerza en quien confiaban para detener a Hidalgo, que si continúa en seguida la marcha, como le aconsejaba juiciosamente Allende, todos convienen en que hubiera entrado en la metrópoli sin resistencia alguna.

11«Sosegóse, prosigue, el alboroto a las dos horas sin haber habido el menor desorden ni exceso del pueblo. Entonces fue quando el Virey acantonó las tropas que había aquí colectadas en número de 2.000 hombres en los paseos situados a las entradas más peligrosas de esta capital, situó la artillería en todas las avenidas, hizo cortaduras y dispuso que los voluntarios hiciesen el servicio de la guarnición, como lo han executado y siguen haciendo con mucho esmero y vigilancia. El siguiente día 31 fue el más crítico de México. Se presentó el enemigo, cuyas columnas se vían baxar claramente por los habitantes de esta ciudad. Todo fue confusión y asombro en aquel momento. Se alarmó por segunda vez el pueblo con la voz de que ya vienen los enemigos, y sólo era impertubable la serenidad del Virey. Púsose éste al frente de sus tropas, recibió un parlamen[p. 332]tario que despachó el cura Hidalgo con la intimación para que se rindiese la capital; y aunque nunca se ha publicado la intimación, ni la respuesta, ya se dexa entender que en ellas trataría este gefe con el menosprecio merecido las atrevidas amenazas de tan despreciable enemigo.»

  • 4 Si la ciudad hubiera manifestado una franca adhesión, la decisión de Hidalgo hubiera sido, tal vez (...)

12Este autor, como europeo, cuenta los sentimientos que entonces huvo entre los suyos, y adula al Virey, el qual, sé yo por quien entonces le acompañaba, estaba turbado en extremo, maldiciendo la hora en que le mandaron a tal vireynato. ¡Qué cortaduras eran las que en tan estrecho tiempo podía hacer en una ciudad abierta por todas partes? Los voluntarios que dice son los batallones patrióticos distinguidos de Fernando VII que, precedidas dos Juntas que celebró el Virey en su Palacio, mandó levantar desde el día 5 de octubre por bando «en que ordenó que todos los españoles habitantes de México, así americanos como europeos, desde la edad de 16 años, que tuviesen proporción para mantenerse a su costa y hacerse uniforme (que Yermo quería fuesen chaquetas) decente y sencillo, concurrieran a alistarse en prueba de patriotismo, esperando fuesen los primeros la nobleza y empleados de oficinas.» Se alistó en efecto todo el mundo, hasta frayles y clérigos y pasaron de 4.000; pero en el instante del peligro ninguno de los llamados compareció; y habiendo hecho pregonar el Virey que de no presentarse voluntarios alistaría los jóvenes en los regimientos veteranos, acudieron 600, entre europeos y criollos, a quienes se dio un armamento tan viejo e inútil que los más fusiles no tenían piedras, y las bayonetas eran garabatos. Con semejante y desusado aparato se reían de sí mismos; de algunos de ellos tengo estos pormenores. Los demás habitantes se encerraron en sus casas a esperar sus libertadores; pues aunque es cierto que éstos habían errado el medio, no es menos cierta la opresión tiránica de un go[p. 333]bierno ilegítimo. Ni era difícil adivinar sus votos por las demostraciones del populacho, que, encontrándose en las calles, miraban hacia las alturas de Santa Fe, de donde baxaban los insurgentes, y se apretaban la mano4.

13Es cierto que el Virey colocó la tropa de los 2.000 hombres por el camino principal, formando una línea al sudoeste entre los paseos de Bucareli y la Piedad. ¿Pero era difícil forzar tal línea, caso que los soldados no se pasasen al exército de sus paysanos para no sufrir lo que los de Truxillo? O por mejor decir, ¿había necesidad sino de entretenerla con guerrillas y escaramuzas, mientras entraba el resto por las otras frentes que de una legua presenta la ciudad a los quatro vientos, sin obstáculo ninguno en ella ni la llanura que la circunda, y más teniendo de antemano divisiones por el norte, norueste y sur? Venegas hizo sin duda de tripas corazón para salir a infundirlo en sus pocas tropas; pero tenía preparados sus caballos, como muchos europeos puestos los tiros a sus coches, y las órdenes dadas, para que reuniéndose todos los españoles en palacio efectuasen juntos su retirada a Vera Cruz.

14Hidalgo cometió la falta que Aníbal después de la batalla de Canas, y no supo aprovecharse de su victoria. Contra toda expectación se detuvo en Quaximalpa, 4 leguas de México, el día 30; y el 31 de octubre apareció en qualidad de parlamentario suyo el general Ximénez, en un coche escoltado de 40 caballos, y entregó un pliego para el Virey en la primera avanzada de éste, puesta a una legua corta de México, en Chalpultépec, donde Moteuhsomatzin tuvo su bosque de caza.

  • 5 Aquí Mier resume los comentarios de Blanco al Bosquejo (El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, pá (...)

15Hay quien dice que el Virey devolvió el pliego sin abrirlo; otros que nadie supo su contenido, aunque algunas personas respetables me han dicho que en él pedía Hidalgo la restitución del cantón de tropas hacia Vera Cruz [p. 334] para la defensa del reyno, la de las Juntas de las autoridades de México para dirigir mejor el gobierno, y que se enviasen socorros a la madre patria. ¡Hypocresía! han de gritar aquí los europeos, ¿pero no se ha de creer ni a sus mismos compatriotas distinguidos por su ferocidad contra los insurgentes? García Conde informa al Virey que los generales de Hidalgo no despreciaron la oferta que les hizo de ir a México a interceder con el Virey para evitar la efusión de sangre y entrar en una composición; que le dixeron antes de la batalla de Aculco que todos ellos habían hecho empeño con Hidalgo para que desde Ixtlahuaca le enviase de mediador, y que todavía instarían; que el general Aldama no cesaba de mostrar en todas sus conversaciones el deseo de entrar en una composición con el Virey, y que a este fin hizo que su muger misma le hablase; que todos se quexaban de que el Virey les hubiese cerrado las puertas y obligado a seguir con las armas el único partido que les restaba. Supongamos no obstante que faltaba sinceridad en las proposiciones de Hidalgo, ¿no sería mejor hacer del ladrón fiel, y aprovechar el tiempo para desenmascararle, prometidas cosas tan justas y fáciles, para conciliar los ánimos, reunir más tropas, ganar los suyos, cansar a los indios, que venían atropados con sus familias, y cortar una guerra tan destructiva de América como ruinosa a España por la falta de socorros que allá se invierten, los metales que no se sacan y los odios que se aumentan?5 Otras aberturas se han hecho, pacíficas, como veremos, sino que el orgullo de los europeos no admite medio: esclavos o nada.

  • 6 Véase supra, págs. [303], [304] y [319].

16Aun aconsejaban los europeos de México a Venegas que pasase al parlamentario y su escolta por las armas, a exemplo de su edecán Truxillo; y si no lo executó, fue por el temor de las represalias en Rui, Merino, García [p. 335] Conde6 y el Oidor Collado, que también había caído prisionero quando regresaba de Querétaro dexando restablecido al Corregidor en su empleo. Sólo les dio gusto en responder a los de Hidalgo que se fuesen enhoramala como indignos de ser oídos.

17Bravata impotente, que causó un acaloramiento extremo en el consejo de guerra que Hidalgo tuvo para deliberar, y en que dicen se irritó mucho con él Allende por la resolución que tomó de retirarse, como lo verificó el día 1° de noviembre, sin que se sepa positivamente el verdadero motivo de una determinación tan extraña. Unos quieren fuese su empeño por no derramar sangre, una vez que por la actitud en que vio a México de defenderse era preciso verter mucha inocente de sus paisanos. Ellos reciben sus víveres de afuera, y bastará quitárselos para que hasta nos llamen a la capital en su socorro, así dicen que habló; y con esos escrúpulos, o no debería haber comenzado la revolución, o debería prever que más se derramaría en su curso mientras no se tomase a la metrópoli. Necedad era esperar que le hubiesen salido a recibir como en otras ciudades en la residencia del Virey, donde se habían agolpado los europeos de las provincias. Tal vez se acobardó a la vista de una corte populosa de más de 140 mil habitantes, cuyas órdenes estaban acostumbrados todos a obedecer temblando, y cuyas internas disposiciones ignoraba, aunque no faltaron en México prisiones por sospechas de correspondencia con él.

18Otros añaden que dixo haber sabido que Marañón, a quien dexó gobernando en Goanaxoato, había pactado entregar al brigadier Calleja, que venía marchando de San Luis Potosí con tropas, aquella rica ciudad, y era necesario volar a su socorro. Tampoco podía ignorar el desgraciado ataque que acababa de dar el general Sánchez a Querétaro. [p. 336] Obstinóse en ir contra esta ciudad populosa, defendida con fosos, trincheras y tropa, fuera de su vecindario armado por disposición de su ayuntamiento; y habiendo el general Villagrán, para impedirle este arrojo, quitádole las tropas de su división, todavía fue con solos los indios desarmados, en quienes la artillería hizo gran destrozo en la Cañada. Enfurecido con esto Villagrán, general más antiguo, castigó su desobediencia con la muerte, que algunos dicen le dio en un desafío.

  • 7 Sobre la irresolución de Hidalgo ante México y sus motivos, el análisis de Mier presenta muchas an (...)

19Ya el día 28 de octubre se había reunido la división de Cadena, que había estado en Querétaro, a la susodicha brigada de Calleja, el qual, aunque no había recibido las órdenes que el Virey le envió para venir a su socorro, se había movido por sí, con su brigada, desde San Luis Potosí, distante 80 leguas al norte, y unido a ella un regimiento de caballería que el conde de San Mateo Valparaíso, marqués del Xaral de Berrio, americano, había levantado de acuerdo con Hidalgo para auxiliarle. El saber éste que aquel exército marchaba en su busca fue quizá el mayor motivo de retirarse a encontrarle, tomando una posición militar antes que sin ella el enemigo le cogiese entre dos fuegos a vista de la metrópoli7.

  • 8 Nombre indio de Cholula. El pueblo "alborotado" pasaba hambre a raíz de unas malas cosechas. En re (...)

20Entretanto que los exércitos marchan al norte de México, y el lector discurre lo que hubiera sido mejor, yo voy a darle idea de los nuevos actores que se presentan a ensangrentar la escena. El conde de la Cadena, llamado Flon, había sido largos años gobernador de La Puebla de los Angeles, ciudad de 70 mil almas, distante de México 22 leguas al este. Acompañando a Venegas en su entrada por los pueblos de su jurisdicción, el pueblo alborotado en Chololan8, la antigua Roma de las nahua-tlacas o habitantes de Anáhuac, pidió al Virey la cabeza de Flon, por lo que, para guardarle, éste le traxo consigo a México, y por tenerle a la mano la echó de él para enviarle con la primera tropa que pudo a [p. 337] guarnecer a Querétaro. La tierna despedida que hizo por bando a su benemérito vecindario el 21 de octubre, víspera de salir a unirse con Calleja, le da sobrado a conocer.

  • 9 Copia fiel en lo esencial: Gaceta del Gobierno de México, 26 de oct. de 1810, pág. 886.

21«El conde de la Cadena, comandante en gefe de la 1a división del exército de S. M. el señor D. Fernando VII9 por el Excelentísimo señor Virey, para aniquilar la gabilla de ladrones que han reunido los dos monstruos americanos, cura de Dolores y Allende. A los Ciudadanos de Querétaro: Queretanos, vuestro proceder durante la residencia de mi exército en esta ciudad, vuestra sumisión a las legítimas autoridades, vuestro empeño y eficacia en defender la ciudad y la buena causa me han llenado de satisfacción, noticiándoos que salgo mañana a convertir en polvo esa despreciable quadrilla de malvados. Es de mi obligación, y la cumpliré, el instruir al superior gobierno de vuestra fidelidad; pero algunos genios suspicaces quieren atribuir vuestra docilidad a las fuerzas que tengo en ésta; no pienso yo de esa manera, y en prueba de ello dexo la ciudad confiada a vosotros y a la guarnición valiente que os queda; vosotros habéis de ser también los defensores; pero si contra mi modo de pensar sucediere lo contrario, volveré como un rayo sobre ella, quintaré a sus individuos y haré correr arroyos de sangre por las calles.» Se debe confesar, en elogio de este y otros españoles, que aunque copian a cada paso las proclamas amenazadoras de Murat, Soult y otros caníbales transpyrenaicos, éstos, como franceses volubles, no tienen constancia para cumplirlas, pero aquéllos desempeñan su palabra con toda la honradez española.

  • 10 Esta Memoria que el Doctor D. Miguel Ramos de Arispe presenta al augusto Congreso. Cádiz, 1811, fi (...)

22Ya lo veremos prácticamente en el brigadier D. Félix María Calleja, condiscípulo, según dicen, del célebre general Blake. Para comenzar a bosquexar sus proezas, hallo en la Memoria estadística de las Provincias Internas del Oriente (que presentó a las Cortes este año e imprimió en Cádiz [p. 338] el digno diputado de Coahuila doctor D. Miguel Ramos Arispe, cura de Borbón, en la provincia del Nuevo Santander, pág. 15, que «en 1794 formó en ella Calleja un nuevo sistema de justicia y gobierno para afianzar el despotismo militar, estableciendo en cada pueblo una compañía de milicias, de que el capitán era en él juez perpetuo, el teniente y subteniente regidores eternos, el primer sargento procurador perdurable, y subtituyéndose según ordenanza, suele ser Justicia muchas vezes un cabo o un soldado, sin que los demás honrados vecinos tengan otro arbitrio que someterse al despótico mando militar.»10

23Ya desde San Luis Potosí, donde estuvo algunos años, debía haber producido tales pruebas del suyo, que García Conde informa al Virey que «saliendo prisionero de la Hacienda de Tepetongo, los indios le tomaron de su cuenta, amontonándose alrededor de él, diciéndose unos a otros: mira, mira, ese descolorido y descalabrado es el brivón de Calleja, ¡Ah, perro! ahora no te has de escapar, &c.» Él mismo va a continuar las líneas para concluir su horrible retrato.

24El 6 de noviembre sus avanzadas sorprehendieron en Arroyo Zarco (una jornada de México) las avanzadas de Hidalgo, tomándole dos dragones, según el parte de García Conde al Virey, aunque él le dice en el suyo de 18 de noviembre 1810 que les mató entonces 70 hombres y tomó otros tantos prisioneros. De este modo ambos exércitos se certificaron de su proximidad. Hidalgo determinaba declinar hacia Querétaro, mientras que Calleja pasaba con su exército a México, adonde le llamaba el Virey, según orden que interceptaron los insurgentes. Y esto era lo que ellos debieran haber hecho; pero García Conde cuenta al Virey que «previendo la victoria de tropas veteranas contra chusma, él fue quien les sugirió dar batalla, diciéndoles que no había [p. 339] de qué temer, pues aunque la batalla de las Cruces les dio entre muertos, heridos y desertores la baxa de 40 mil hombres, les quedaban aún 40 mil.» Calleja confirma estos números, aunque yo creo exagerado uno y otro; lo cierto es que Hidalgo pasó a tomar posición en Aculco.

25Calleja dice en su parte que «consistía en una loma casi rectangular que dominaba al pueblo y casi toda la campaña por los dos lados de oriente y norte, que abrazaba el exército español. Que su formación era la batalla en dos líneas, y entre ellas una figura oblonga llena de gentes, todas sobre la loma, y la artillería a los bordes de ésta. Desde el pueblo a la loma se descubría otra línea de batalla que desaparecía conforme aproximábamos, y, según han informado los prisioneros, tenían a su espalda una muchedumbre de gentes, y excedía de 40 mil almas entre soldados, gente de a caballo y miserables indios seducidos por el apóstata Hidalgo, con 12 piezas de artillería.»

  • 11 Mier habla como testigo de vista. Véase la "Introducción", e infra, pág. [362].

26Prosigue a contar que el día 7 al rayar de la mañana empezó su exército la marcha en cinco columnas; pero yo no quiero proseguir los detalles, porque no huvo tal batalla, ni duró el fuego sino 5 minutos, aunque él dice que duró una hora. Fue un espanto como el que tuvo en Belchite11 a 18 de junio 1809 el exército español a vista del francés, distante aún una legua. 400 hombres que guerrilleaban llevando un cañón, que incendió con una granada las del depósito de un obús, pusieron en fuga la más precipitada a 20 mil soldados mandados por Blake. Tuvieron más motivo los de Aculco, si es cierto, como ellos cuentan, que Arias, comandante de su artillería, disparando con pólvora sola para que Calleja aproximase, la volvió luego contra ellos. Sujeto de verdad, que se halló presente, dice que sólo tiraron de lexos algunos cañonazos, que por ser fijantes desde la altura no podían hacer daño, y luego echaron a correr en [p. 340] viendo avanzar el exército disciplinado en bellísima orden de batalla. Este espectáculo, junto al choque infeliz de Querétaro, al desaliento que siempre causa una retirada en los soldados, y al descalabro padecido en las Cruces de los únicos que lo eran y entraron en batalla, bastaba para desconcertar el resto de una turba armada de piedras y palos.

27Lo que admira es que, confesando Calleja que eran unos miserables indios seducidos, que al fin delante de Dios son los verdaderos dueños del país, permitiese a sus tropas cebarse a sangre fría en la de los fugitivos, pues no habiendo tenido, según su relación, sino un soldado muerto y 2 heridos, no admite la disculpa que sobre los campos de batalla ministra la cólera para la venganza.

  • 12 La cita del parte de Calleja es bastante fiel : Supl. a la Gaceta del Gobierno de México, 20 de no (...)

28«La pérdida, dice, de los enemigos excede ciertamente de 10 mil hombres entre muertos, heridos y prisioneros; según las noticias más exactas que se me han comunicado, posteriores a la acción pasa de cinco mil el número de los tendidos en el campo; y si a éste se agrega el de los heridos que habrán perecido por las barrancas, y el de cerca de 600 prisioneros que se hicieron en la acción, asciende su pérdida a un número exorbitante, que habría sido mucho mayor si las dos columnas de caballería que destiné a cortarles la retirada hubieran tenido facilidad de pasar, en cuyo caso habrían sido cogidos los cabecillas, cuya precipitada fuga favoreció la inmediación y aspereza de la sierra. Yo mandé a la infantería formar en batalla sobre la loma, para sostener la persecución del enemigo, sobrecogido del terror con sola nuestra marcha serena, por los cuerpos de caballería que succesivamente fueron llegando, no debiendo omitir que el primero que lo verificó con el suyo fue el señor conde de San Mateo Valparaíso. La caballería siguió por todas partes el alcanze de los enemigos en su precipitada fuga el espacio de dos leguas y media, hasta tropezar con barrancas y [p. 341] cerros impracticables, cogiéndoles en su retirada toda su artillería, que eran 14 piezas, municiones y equipages, dexando el campo lleno de cadáveres, y el espectáculo horrible que presentaba, y de que son responsables ante Dios y los hombres los traydores Hidalgo, Allende y sus secuaces, que han derramado tantas plagas en este hermoso suelo.»12

  • 13 Cita bastante fiel de El Español, núm. 13, abr. de 1811, págs. 32-33. Sin embargo, Mier escribe: « (...)

29«Acaba este degollador su relación, exclama sobre esto el sabio español Blanco, con una insolencia y crueldad más que francesa, haciendo responsables de esta carnizería ante Dios y los hombres a los que están al frente de la insurrección. Responsables serán acaso, porque sin los talentos o medios necesarios para hacer la revolución efectiva, han seguido el ciego impulso del pueblo que la apetecía, ¿pero por qué no serán responsables esos hombres que, por no ceder en lo más pequeño a su orgullo, por no escuchar las voces de los pueblos, por no conceder a tiempo un beneficio, han dispuesto los ánimos de esa inmensa población a que sigan el primero que les diga: Yo os conduciré a la venganza? Con el mismo derecho acusa Napoleón a los españoles que sufren para resistirle. No hay que hacer aspavientos; la historia es muy semejante; no recurramos a la comparación de las dos invasiones, tan cruel y tan injusta una como otra. Veamos el pormenor de los pasos ulteriores.»13

  • 14 Es el famoso “Requerimiento” dado en 1513 y no en 1510, y tan bien criticado por Las Casas en su H (...)
  • 4 Historia de las Indias, Década 1, lib. vii, cap. xv.
  • 5 Ídem, ibíd., cap. XIV.

30Él sigue a mostrar en éstos la identidad, y yo para hacer ver que no hacen sino remachar el clavo de la antigua conquista, copiándose hasta en el lenguage, recuerdo la intimación14, que de orden del Rey de España con acuerdo, dice, Herrera4, de Letrados, Teólogos y Juristas, debían hacer los conquistadores a los indios, la qual se dio desde 1510 a Alonso de Ojeda, a Cortés, &c. « Yo... criado5 de los muy altos y muy poderosos Reyes de Castilla y de León, doma[p. 342]dores de las gentes bárbaras... vos notifico y hago saber que Dios dio a uno que se llamó San Pedro el cargo de todas las gentes que crió y esparció por el mundo, y diole todo éste por su servicio y jurisdicción, para que de todos fuese señor y superior, a quien todos obedeciesen como a su cabeza doquier que viviesen, y de qualquiera ley, secta o creencia que fuesen; y como quiera que le mandó que pusiese su silla en Roma... también le permitió estar y poner su silla en qualquiera otra parte del mundo y juzgar y gobernar todas las gentes, Cristianos, Moros, Judíos y Gentiles... A este llamaron Papa, que quiere decir Admirable, Mayor, Padre y Guardador, porque es Padre y Gobernador de todos los hombres. A este Santo Padre obedecieron y tomaron por Señor, Rey y Superior del Universo los que entonces vivían en aquel tiempo; y ansimismo han tenido a todos los otros que después del fueron al Pontificado elegidos, y ansí se ha continuado hasta ahora, y se continuará hasta que el mundo se acabe.

  • 6 Con sobrada razón, porque fue simoniaco, incestuoso, pérfido, usurpador y ladrón todo en sumo grad (...)
  • 15 Jean-François Marmontel, escritor francés (1723-1799), autor de una novela Les Incas ou la destruc (...)

31«Uno de estos Pontífices pasados que he dicho (Alejandro VI, español, hijo de perdición como le llama el cardenal Baronio615) como Señor del mundo hizo donación [p. 343] de estas Islas y Tierra Firme del mar océano a los Católicos Reyes de Castilla D. Fernando y Da Isabel, y a sus succesores, nuestros señores, con todo lo que en ello hay, según se contiene en ciertas escrituras que sobre ello pasaron según dicho es, que podéis ver (si quisiéredes). Así que S. M. es Rey y Señor de estas Islas y Tierra Firme por virtud de dicha donación, y así les han obedecido todos en ellas sin resistencia, y ansí los mandó tratar como a sus otros súbditos y vasallos, y vosotros sois tenidos y obligados a hacer lo mismo. Por ende os ruego y requiero que reconozcáis a la Iglesia por Señora y Super-iora del Universo, y al Sumo Pontífice, llamado Papa, en su nombre, y a S. M. en su lugar como Superior y Señor y Rey por virtud de la dicha donación; y si ansí lo hiciéredes, vos dará muchos privilegios, exenciones y mercedes, y yo os dexaré libres, y a vuestras mugeres y hijos sin servidumbre.

  • 7 Merece leerse todo entero en Herrera este cúmulo increíble de necedades; pero toda la Europa creía (...)
  • 16 No es cierto. Francisco de Vitoria puso en tela de juicio el poder temporal del papa y no lo quema (...)
  • 17 «Dios es paciente porque es eterno.»

32«Si no lo hiciéredes, o en ello dilación maliciosamente pusiéredes, certificóos que con la ayuda de Dios yo entraré poderosamente contra vosotros, y vos faré guerra por todas partes y maneras que yo pudiere, y vos sujetaré al yugo de la Iglesia y de S. M. y tomaré vuestras mugeres y hijos y los haré esclavos, y como tales los venderé, y dispondré de ellos como S. M. mandare, y vos tomaré vuestros bienes, y vos faré todos los males y daños que pudiere, como a vasallos que no obedecen ni quieren recibir a su Señor, y le resisten y contradicen. Y protesto que las muertes y daños que de ello se recreciesen sean a vuestra culpa, y no de S. M. ni nuestra, ni de estos caballeros que conmigo vinieron. Y de como os lo digo y requiero pido al presente escribano que me lo dé por testimonio signado.»71617

  • 18 Se observa aquí cierta amalgama entre el segundo Concilio del clero constitucional y el Concordato (...)

33[p. 344] ¡Qué tal!, ¿copian los españoles en sus intimaciones a los franceses, o éstos a los conquistadores de América? [p. 345] Éstos no reconocen otro original que a Mahoma intimando con la cimitarra la creencia del Alcorán. Era una blas[p. 346]femia horrible intimar así el Evangelio de Jesu Cristo, que no prescribe otro medio que la persuasión, los milagros y las virtudes, ni promete otra recompensa a los que murieren por dar testimonio a su nombre que la posesión del cielo: Ecce merces vestra multa est in coelo. No, ciertamente, no era la fe la que se les intimaba, sino una heregía manifiesta, como han calificado con razón el señorío universal temporal del Papa los Concilios de París de 180118, en cuyo año Pío VII convino en que para recibir desde la tonsura hasta la mitra se jurase defender lo contrario en las 4 proposiciones del clero galicano, según artículo expreso de su concordato con Napoleón.

34El de la Nueva España, Calleja, confiesa que se le escaparon las cabecillas en Aculco, y seguramente no llegaron sin exército Hidalgo a Valladolid, Allende y Aldama al socorro de Goanaxoato. A esta ciudad también se dirigió inmediatamente Calleja, llamado de Marañón, americano que, infiel a Hidalgo, le prometió entregársela, e instruido de todos los pasos y providencias de los insurgentes por Camargo, su alcalde en Zelaya, que jugaba a dos barajas y manteniendo comunicación con ellos, la abrió con el Virey.

35La situación de Goanaxoato es elevada y su entrada un desfiladero, que obstruían una batería de cada lado. Calleja da parte al Virey desde allí el día 25 de noviembre a las doce de la noche: «El día anterior, a las 10 de la mañana, tomé las baterías y arrojé por todas partes al enemigo succesivamente, dominando por más de 3 leguas el camino que debían seguir con considerable número de gente y cañones, [p. 347] hasta que, vencidos los obstáculos casi insuperables del terreno, dueño de 25 piezas de artillería (entre ellos el libertador de América), fatigada mi tropa con 7 horas del combate más obstinado, entré a las cinco de la tarde en Valenciana (mina la más rica del mundo), adonde me dirigí con el objeto de ocupar un puesto que me proporcionase una entrada fácil en la ciudad. Ésta la verifiqué hoy a las 10 de la mañana, habiendo tenido de nuevo que combatir para arrojar al enemigo de otra altura que ocupaba con un cañón frente al parage por donde debía entrar, cuya obstinación y el atentado cometido por la plebe en la tarde de ayer de pasar a cuchillo a todos los individuos, así del país como europeos, que existían presos en la alhóndiga, y que habían conducido de varias partes los insurgentes, me obligaron a mandar a las tropas que entrasen a fuego y sangre en la ciudad; y en efecto muchos fueron acuchillados en las primeras calles; pero movido de sentimientos de humanidad tan conformes a las paternales intenciones del gobierno, y que no pereciese una multitud de personas honradas que en confusión salieron a favorecerse del exército, mandé suspenderlo.

36«Allende, Aldama y los demás cabecillas causadores de tantos males desampararon ayer tarde la ciudad luego que vieron la derrota y dispersión de su exército, cuyo número excedía, según las noticias, de 50 mil hombres, y el primero huyó disfrazado con dirección a San Luis Potosí, siguiéndole unos 40 hombres, y abandonando quanto tenía aquí... Su pérdida no puede calcularse; pero debe haber sido considerable por la osadía con que sostuvo muchos puestos hasta sufrir el golpe de nuestras bayonetas; la mía es tan corta que sólo se cuentan 4 muertos y 6 heridos.

37«He nombrado interinamente, y hasta la aprobación de V. E., de intendente corregidor de esta ciudad y su provincia al licenciado D. Fernando Pérez Marañón, que a [p. 348] sus notorias circunstancias de honradez, fidelidad y patriotismo, agrega la de obtener la aceptación y confianza de este insolente y atrevido pueblo, que aún se dexa ver por los cerros en gavillas tumultuarias.

38«De acuerdo con este buen vasallo seguiré tomando todas las providencias necesarias para organizar todo. Por lo pronto he publicado el bando de que incluyo a V. E. copia: Mañana y en los días succesivos haré pasar por las armas a una porción de reos del exército insurgente de todas graduaciones hasta la de brigadier, que se han aprehendido; y si esta demostración no bastare, V. E. se sirva decirme las demás que debo adoptar para dexar satisfecha la justicia.»

39Dexemos a este monstruo reunir por sí mismo los negros tintes con que está retratando su furor, y copiemos algo del bando que cita y publicó el día 25 de noviembre que se lee en la Gazeta extraordinaria del 28: «El horrible atentado de que se estremece la humanidad y que carece de exemplo aun entre las naciones más bárbaras, cometido a sangre fría sobre más de 200 personas que existían injustamente en la prisión de Granaditas, y que fueron pasadas a cuchillo al mismo tiempo que mis tropas, después de 7 horas de combate, habían ocupado las alturas de la ciudad, tomado la artillería que había en ellas y obligado a huir vergonzosamente los cobardes que las defendían, están pidiendo la más atroz y exemplar venganza.

  • 19 Hay aquí una omisión sumamente significativa. Faltan las dos palabras «o independencia» que contra (...)

40«Por un efecto de humanidad mandé esta mañana a mis tropas que suspendiesen el justo castigo que había decretado de llevar esta ciudad a sangre y fuego y sepultarla baxo sus ruinas; pero no debiendo quedar del todo impunes delitos tan atroces, ni participar de las gracias que el Virey ha dispensado a los pueblos que han depuesto las armas al presentarse las tropas del Rey, declaro lo siguiente: todo individuo que en el día de mañana no hubiese presentado [p. 349] las armas y municiones de qualquiera clase existentes en su poder, será pasado por las armas. Lo mismo el que no delatare las que sepa hay en otra parte. Lo mismo al armero o fabricante de armas que no presente las existencias que tuviere en metales o dinero para su compra. Entregarán todos al intendente los texos de oro o plata que hayan comprado por menos de su legítimo valor, so pena de perderlo todo y otras penas. Aunque todos tienen obligación de delatar o presentar a los que han favorecido o fomentado la insurrección propagando las perniciosas máximas que conspiran a ella, el que lo hiciere será perdonado. La tropa tiene orden de dispersar a fusilazos toda junta o reunión que pase de 3 personas; toda especie o conversación que conspire a la rebelión19 será castigada inmediatamente con la pena capital, sin excepción de personas.»

41Cruel Tiberio, Calígula o Nerón, de cuya boca copias semejantes decretos, ¿qué llamas rebelión entre los que están proclamando a Femando VII y sólo pelean contra la opresión de un infame gobierno y de un Virey puesto por la 1a execrable Regencia, cuyo poder era ilegítimo y usurpado? ¿Quién te ha de creer que en 7 horas de combate obstinado, contra 25 piezas de artillería en situaciones ventajosísimas y 50 mil hombres sólo has tenido 4 muertos y 6 heridos? ¿Cómo no podías calcular el número de muertos del enemigo, habiendo quedado dueño del campo de batalla? ¿Cómo dices que pasaron a cuchillo en sangre fría los 200 prisioneros, siendo así que fue el día de ayer, en que tú aún no habías entrado en la ciudad y se estaba en el calor de la batalla? ¿Cómo achacas esas muertes al pueblo que salía de tropel a ampararse de tu mismo exército? ¿Cómo elogias en fin tanto a Marañón y le premias, siendo el corregidor puesto por Hidalgo y teniendo la con[p. 350]fianza de ese pueblo insolente que aún amenaza desde los cerros armado?

  • 20 Esta interpretación favorable a los insurgentes es poco común entre los historiadores.

42Por lo mismo he copiado todos los papeles de este bárbaro caribe, para que me ayuden a patentizar la verdad. Ésta es que Marañón tenía pactado entregar la ciudad vendiendo al pueblo, y no sólo avisado a Calleja de la única parte por donde no estaba minado el terreno, sino que le previno avanzarse sin miedo, porque haría disparar por alto la artillería, como lo verificó. Por esta trayción sospechada de antemano no entraron en la ciudad Allende ni Aldama, que se retiraron el día anterior, como su exército, que vio la trayción. Entonces fue quando, indignados de ella, apuntaron un cañón a la alhóndiga, cuyo techo desplomándose20 mató a los prisioneros; y aun hay quienes digan no fue sino quando vieron la atroz carnizería comenzada por las tropas de Calleja.

  • 21 Es cierto. Los alumnos de la recién fundada Escuela de Minería eran la flor y nata de la inteligen (...)

43¡Qué habla este ignorante de acción inaudita hasta entre bárbaros! No referiremos las de los españoles en la conquista, ni referiremos todavía las suyas en la actual guerra. Sólo diré lo que qualquiera militar sabe, que el vencedor que no puede poner en salvo los prisioneros tiene derecho de quitarles las vidas; derecho cruel de la guerra, pero practicado entre las naciones civilizadas. Algunos franceses lo llevan en España al extremo ciertamente bárbaro de fusilar a los soldados que no pueden seguir su marcha por flaqueza o enfermedad; pero no habiéndola, unos y otros practican lo dicho si no pueden llevárselos. 500 prisioneros marchábamos a Zaragoza después de la dispersión de Belchite, de ellos 45 oficiales; y vistos en sus inmediaciones del otro lado del Ebro algunos paysanos armados como que intentasen salvarnos, se nos puso ante un cañón a metralla con mecha encendida, estando a punto toda la guardia para hacernos fuego en el caso. Aunque [p. 351] temblábamos y nos resolvíamos a hacer por nuestra parte un esfuerzo de desesperación, no dudábamos de su derecho sobre nuestras vidas; nosotros habíamos intentado otro tanto con los prisioneros que tomamos en el Molino de García, en Cataluña. Quando los franceses reconvinieron al comandante coronel Saraza sobre haber degollado 79 músicos el oficial que los conducía prisioneros a Lérida, respondió que, habiéndole hecho causa, le absolvió, porque habían intentado escaparse; y ya se ve que los músicos no eran combatientes para merecer tal rigor. En una palabra: ¿Es Calleja quien debe quexarse, quando a sangre fría y sin oírlos pasó en los días siguientes por las armas a todos los oficiales prisioneros, quintó los soldados y quitó la vida a quanto se le antojó, inclusos los tres célebres mineralogistas Chovel, Dávalos y Valencia, de cuyas luces, elogiadas por Humboldt, hizo el más rico mineral del orbe una pérdida irreparable?21

  • 22 Véase supra, Prólogo, pág. [XXV].
  • 23 En la segunda carta Calleja dice: «matamos muchos» (en una batalla).

44Cancelada con los 200 muertos de la alhóndiga alborotó toda España, esparciendo en toda ella su sedicioso papelucho Gritos de los europeos de la América22. ¿Por qué no les contó que éstos a ningún prisionero dan quartel, degollándolos a todos como asesinos y ladrones? ¿Por qué no les dixo que Calleja, habiendo entrado en Goanaxoato al día siguiente de haber evacuado la ciudad los insurgentes, tocó por dos horas a degüello sobre mugeres, niños, viejos y sacerdotes, los únicos que habían quedado, y salían a ampararse de su exército, y dexó tendidos 14 mil, según todos los informes de sujetos fidedignos? No se leerá tal de Napoleón ni sus satélites, ni aun en ciudades de extrangeros tomadas por asalto. Sólo los españoles pueden producir otro exemplo suyo reciente en Quito, y otros antiguos en México, como quando Alvarado degolló más de dos mil hijos de príncipes y señores, flor y nata de toda la nobleza [p. 352] mexicana, que danzaban descuidados en el templo celebrando la fiesta Texcatl. «Señor, escribía Hernán Cortés al Emperador en 30 de octubre 1520, matamos infinita gente en la ciudad de Tepeaca, e repartí por esclavos a sus habitantes, no obstante las órdenes de V. M. para no lo facer, porque también hay tanta gente que si no se ficiese grande y cruel castigo en ellos, no se enmendarían jamás.»23 Destruir para poder dominar es lenguage de tiranos, pero se entiende mui bien.

  • 24 Falta «perturbadores del sosiego público y atentadores de las propiedades y vidas de sus conciudad (...)

45El corazón sanguinario de Calleja sigue esta máxima; y no contento todavía con tal carnizería, consultaba al Virey si haría más horrores. Sabemos que Venegas los detesta, y si los ha consentido, es porque él mismo, rodeado de los europeos de México, se ve precisado a seguir su impulso. Se ve en su respuesta a Calleja una debilidad miserable, que no puede contentar ni al partido de las víctimas, ni al de su insaciable verdugo; le reprehende el degüello del pueblo, y le adula sobre la execución; le aprueba la muerte de los prisioneros, y le insinúa que debió preceder formación de causa. «Fue una justísima determinación la que V. S. tomó de que nuestras tropas entrasen a fuego y sangre en una ciudad que había cometido el horroroso asesinato de los infelices presos de la alhóndiga; pero no puedo tampoco desaprobar los sentimientos de humanidad que movieron aV.S. a suspender aquella providencia, así por lo que tiene en sí misma de repugnante, como por no incurrir en el inconveniente sensible de confundir a los inocentes con los culpados. Pero no siendo conforme a las leyes y ala vindicta pública que queden impunes los autores de unas atrocidades tan escandalosas y agenas de los humanos sentimientos, merece toda mi aprobación la execución que V. S. meditaba en los días succesivos, pasando por las armas del modo más ignominioso a los reos del exército insurgente de todas graduaci [p. 353]ones que se habían aprehendido, hasta la de brigadier, tratándose como más criminales a los que hubiesen desertado de las banderas para abrazar el infame partido de los enemigos de su patria24. Si es justa la clemencia a vista de los espectáculos en que se arriesga aniquilar al inocente, lo es también que la justicia, obrando fría y circunspectamente, examine los delitos y los castigue después de pesados en la balanza de la ley. Estoy sumamente satisfecho de la conducta patriótica y militar de ese benemérito exército... Publicará V. S. en la orden general las gracias que a nombre de nuestro soberano, de la común patria y en el mío propio, rindo a sus valerosos gefes, oficialidad, sargentos, cabos y soldados, por la heroica constancia con que han sostenido el honor de las armas y arrollado a los viles insurgentes que tuvieron la osadía de oponerles resistencia. Todo lo hago presente a S. M. por un correo que hago salir con este plausible motivo, que me proporciona el no menos lisonjero de elevar al supremo gobierno mi informe del discernimiento, pericia, actividad y valor con que V. S. conduce el exército. Apruebo el nombramiento interino que V. S. ha hecho de intendente corregidor de esa ciudad y su provincia en el licenciado D. Fernando Pérez Marañón, de cuyas circunstancias de honradez, fidelidad y patriotismo tenía yo anteriores noticias.»

  • 25 Ningún americano se opuso, en efecto, al menos abiertamente. Maniau y Pérez defendieron con entusi (...)
  • 26 «Un favor no se otorga contra la voluntad de la persona.»

46La Regencia dio a Calleja por tan bella fiesta de humanidad el grado de mariscal de campo, y las Cortes al Virey la gran cruz de Carlos III, a propuesta del diputado de Vera Cruz Maniau, que se la envió regalada. Como que se avergonzó Venegas de recibirla por tal causa, y la renunció; pero Pérez de la Puebla, apoyado de Maniau, instó para que se venciese a su humilidad mandándole aceptarla; instancia que se propuso en el día aniversario de la instalación de las Cortes, para que no se opusiesen los demás america [p. 354]nos25, que se preparaban a hacer valer el axioma del derecho: Beneficium non confertur invito26.

  • 27 En realidad, José Antonio Torres tenía ya la ciudad conquistada desde el día 11 de noviembre.

47Según todo esto, se había creído concluido el disturbio y destruido el exército de Hidalgo; pero éste llegó a Guadalaxara arrollando en combates parciales27 las pequeñas fuerzas que le opusieron, especialmente los Oidores de aquella ciudad, poblada de 61 mil almas, antiguamente llamada Xalisco, a la que, destruida por Ñuño de Guzmán, se dio el nombre de su patria en España, y es capital de la Nueva Galicia. Dista de México 150 leguas al poniente, en corta inclinación al norueste. Gobiérnala el Presidente de su Audiencia, que a la sazón era un buen militar, el brigadier D. Antonio Abarca. Su Audiencia se componía de 4 Oidores y un Fiscal; y los que ahora lo gobernaban todo a su arbitrio eran dos jóvenes europeos, ignorantes y escandalosos, D. Juan Hernández de Alba y D. Juan José Recacho, quien, por haber batido su padre las cataratas al ministro Caballero, fue promovido de capitán de Dragones a Oidor de Guadalaxara. Estos miserables tuvieron atrevimiento de declarar en carta al Virey Iturrigaray, de 3 de septiembre 1808, nula la Junta de las autoridades de México el día 9 de agosto, y con manifiesto cisma reconocieron a la Junta provincial de Sevilla. Ahora ellos mismos, luego que supieron de la insurrección de Hidalgo, depusieron a su presidente gobernador, erigieron una Junta provincial de 3 individuos, y Recacho marchó a la frente de las tropas que pudo reunir y la brigada que había en la ciudad, para oponerse a los insurgentes. Éstos le vencieron ignominiosamente en todas partes, y apenas pudo escapar él mismo, que se embarcó en San Blas y recaló en Acapulco, donde después le veremos igualmente desgraciado. El Obispo europeo, Cabañas, huyó también de la ciudad.

  • 28 Véase infra, pág. [363].

48Hidalgo, habiendo entrado pacíficamente en ella, mandó [p. 355] una división con el presbítero Mercado28 a aposesionarse de San Blas, puerto al Mar del Sur bastante fortificado, que se entregó por capitulación. Todas las provincias limítrofes obedecieron sin disputa, como la de Nueva Galicia y su capital, las órdenes de Hidalgo.

  • 29 No encontramos este parte en la Gaceta. Posiblemente se imprimió fuera de ella.
  • 8 Dista de México 143 leguas nor-norueste; de Guadalaxara 35.

49Es Calleja mismo el que nos va a instruir de lo ocurrido, en su parte dado al Virey en 3 de febrero 1811, el qual se imprimió29 en México con el título de Detalle de la acción gloriosa de las tropas del Rey en el puente de Calderón. «El día 10 de diciembre último levanté el campo de las inmediaciones de Goanaxoato y me dirigí hacia la villa de Aguas Calientes8, donde, después de la derrota y dispersión del exército de los insurgentes en aquella ciudad, se habían reunido Allende, Huidobro, Marte y los demás cabecillas con gran número de los bandidos que los siguen. Pacifiqué al paso (pacificadores se intitulaban los conquistadores de América, para que el lector entienda la frase) las villas de Silao, León y Lagos, batiendo y arrojando las gavillas de rebeldes que las ocupaban, y organizé su gobierno, que estos malvados habían alterado (esto es, restituyó los europeos al mando y empleos.)

  • 9 Durango, o Guadiana, ciudad episcopal y capital de la Nueva Vizcaya, Provincia Interna del Ponient (...)

50«Estos objetos, y mi deseo de estrechar al enemigo de todas partes y de dar fin de una vez a esta guerra destructora me obligó a detenerme en aquellos pueblos, para dar tiempo a que, baxando por Durango9 y el Saltillo tro[p. 356]pas de las Provincias Internas de Poniente y Oriente, a cuyos gefes había escrito con repetición para que entrasen en Zacatecas y San Luis Potosí, acometiendo yo al enemigo por el frente y amenazando el exército al mando del señor brigadier D. José de la Cruz por Vallado-lid, se le estrechase hasta encerrarle en la provincia de Guadalaxara y exterminarle dentro de ella. (El exército al mando de Cruz eran 400 o 500 europeos de las tripulaciones del navio San Pedro Alcántara y fragata Atocha, surtos en Vera Cruz.)

  • 10 Esta villa dista de Guadalaxara leste nordeste 35 leguas.

51«Este plan, que V. E. se sirvió aprobar, tuvo efecto en parte, pues conociendo el enemigo su objeto por la lentitud de mis marchas, por la entrada que hizo el señor Cruz en Valladolid, y tal vez por algunos correos que interceptó de los que dirigí a Provincias Internas, se replegó a Guadalaxara, dexando en observación a Iriarte en Aguas Calientes con poca gente y algunas piezas de artillería, quien se retiró hacia Zacatecas luego que me adelanté a Lagos.10

52«Desde aquí despaché un destacamento a Aguas Calientes al mando de los capitanes D. Antonio Linares y D. Ramón Falco, que se apoderaron de varios cabecillas y pusieron en libertad algunos europeos que estaban presos, regresándose con felicidad al exército.

53«Acorde en mis ideas con el brigadier Cruz, y en vista de no recibir noticia alguna de los Señores gobernadores de Durango y Coahuila, determiné seguir mi marcha a Guadalaxara, para no dar tiempo a que el enemigo aumentase las grandes fuerzas que ya le suponían en hombres y cañones, y que noticias repetidas por varios conductos hacían subir a más de cien mil de los primeros y ciento de los segundos, número que me pareció siempre exagerado, hasta que la experiencia lo confirmó, como que traxo a grandes costos por montes asperísimos del puerto de San Blas 43 piezas, había fundido otras, hasta completar 130, y tenía [p. 357] todos los recursos de que son capaces las provincias de la Nueva Galicia, Valladolid, Zacatecas, parte de la de Sonora (Provincias Internas del Poniente) y toda la de San Luis Potosí, donde se obedecían sus órdenes.

  • 11 Villa distante de México oeste-norueste 90 leguas.

54«No era mi ánimo hacer el ataque con sólo el exército de mi mando, sino aguardar a que el señor Cruz concurriese a él; pero habiéndole sido preciso retardar su marcha por la brillante acción que sostuvo en las inmediaciones de Zamora11 (en la que pasó por las armas los prisioneros que hizo) y por las dificultades que encontró en el camino, yo seguí mi marcha, porque mis avanzadas sorprehendieron el día 15 de enero, en el pueblo de Tepatitlán, un correo que dirigía Hidalgo al salteador Marroquín, gefe de una división de 5 a 6 mil hombres y algunas piezas de artillería, que se hallaba en observación de mi exército, y le participaba con fecha del día anterior que el siguiente saldría de Guada-laxara con su exército a encontrar y batir el mío.

  • 12 Distante de Guadalaxara 17 leguas leste nordeste.

55«El 16 salí de Tepatitlán12 con ánimo de ir a ocupar el puente de Calderón, distante 6 leguas; pero el enemigo estaba ya apoderado de él, y sus partidas de descubierta empeñaron con las mías un fuego tan vivo que destaqué tropas con un cañón para sostenerlas, y que diesen tiempopara que se situase el exército al abrigo de una pequeña colina por acercarse ya la noche.

56«El día siguiente vi que la posición del enemigo era sobre una loma escarpada de bastante elevación, que corría a su izquierda en longitud como de 3 quartos de legua, hasta descender a otra inclinada de grande extensión, donde el enemigo tenía reunidas sus principales fuerzas, y en la parte superior una gran batería, apoyada su espalda a una profunda barranca, y flanqueada su izquierda por otras dos baterías menores que a distancias iguales la defendían [p. 358] y abrazaban toda la circunferencia del terreno por donde debía pasar el exército, intermediando además una barranca y arroyo profundo, que corría en la dirección de este a sudueste, sin otro paso que el puente descubierto a todos sus fuegos, lo que daba a su campo una posición formidable.

57«Mi plan de ataque se reducía a atacar con una columna fuerte la derecha del enemigo hasta desalojarle de la loma y baterías colocadas en ella; que otra igual avanzase por la derecha mía para llamarle la atención de ambos lados, y atravesase el puente o vadease el arroyo, cayendo a un mismo tiempo con todas las fuerzas sobre el centro.

58«La 1a columna, aunque sufrió un vivísimo fuergo, tomó la loma, replegándose los enemigos a sus baterías, y, tomadas, al centro de su exército. Había enviado tropas y cañones de refuerzo, pero retardaron su reunión un grande número de insurgentes que intentaron cortarle. Con eso la división de la izquierda, que había avanzado al centro sin aguardar el movimiento de la derecha, se halló sin municiones, y después de un porfiado y sangriento ataque tuvieron los europeos que replegarse. Retrocedían ya también los dos regimientos de Dragones de La Puebla y San Luis Potosí. Pero, llegado el refuerzo, cargaron el enemigo a la bayoneta, manteniéndose los granaderos al frente del infernal fuego de la gran batería, con lo que contuvieron hasta mi llegada el inmenso cuerpo de caballería e infantería, que, aprovechándose del momento, intentaron envolverlos.

59«De la división de la derecha avanzó la caballería por el camino viejo a coger el enemigo por la espalda, haciendo yo fuego sobre una batería de 7 cañones, de la qual desalojaron a los enemigos los granaderos y patriotas, pasando el arroyo con la agua a la rodilla, sufriendo el vivo fuego de su artillería y la lluvia de piedras y flechas de los [p. 359] enemigos, que baxaron a defender obstinadamente el paso, así como la batería. La caballería de Emparán fue cargada, pero fue socorrida por el batallón de granaderos, que, mezclándose con los enemigos, desplegó en batalla y a la bayoneta hizo una carnizería horrorosa.

60«Las columnas de derecha e izquierda no podían reunirse sin embargo, ni yo de aquélla pasar a ésta, que se sostenía con dificultad al frente de la gran batería y del exército enemigo, que allí había reconcentrado su fuerza. Por tanto, y para impedir el terrible efecto de 67 piezas, la mayor parte trahídas de San Blas, de calibre de 24 hasta el de 4, que, formadas en semicírculo, barrían la llanura, me encaminé a aquel punto por el puente mismo dando orden que me siguiesen las tropas de la derecha, y resuelto a un esfuerzo extraordinario, como era menester, reuní mis 10 cañones de batalla, y avanzando en este orden un batallón de granaderos, el regimiento de la Corona a su izquierda, y a la derecha el batallón de patriotas y la caballería en columna, prontos a desplegar en batalla al gran galope, fue obra de pocos minutos acometer la batería y apoderarse de ella, no obstante el inmenso número de insurgentes que la defendían y la resistencia que opusieron, sosteniéndose hasta el término de que las tres armas llegaron a un tiempo, y la artillería misma a tiro de pistola.

61«Mientras que la caballería seguía el alcanze del enemigo, García Conde atacó la última batería de la izquierda, que aún se mantenía haciendo fuego, le tomó 6 cañones de grueso calibre, y haciendo un gran destrozo en los insurgentes, que, rechazados por todas partes, se habían refugiado a aquel punto, completó así una victoria que había estado indecisa por 6 horas. El aspecto que presentaba el campo, cubierto de cadáveres, municiones, &c, llenaba de horror, contemplando el fruto de las maquinaciones de Hidalgo, Allende, &c.

  • 30 Es el general Flon.
  • 13 En toda esta pérdida no hubo sino 3 europeos muertos, ninguno herido, los demás son criollos.

62«No puedo calcular el número de los muertos del enemigo, pero, por las noticias que he recibido después de 8 días, [p. 360] era muy considerable el de los tendidos en el campo, y los heridos habrán muerto en las barrancas y fragosidades, por donde se dispersaban. Mi pérdida no excede de 50 muertos, entre ellos mi segundo, el conde de la Cadena30, con otros que le acompañaban, y 125 heridos13; lo que atendido su número y fuerza, pues los cañones tomados suben hasta 95, y tenían 7 regimientos vestidos y armados, debe atribuirse a la visible protección que el Señor de los Exércitos dispensa a la más justa de las causas.»

  • 14 En Izancánac. Uno de ellos fue el último Emperador, Quate-moctzin, a quien ya había quemado en Méx (...)

63¿Pues no? Con esta cantilena concluyen regularmente los opresores sus partes a exemplo del Corso, que hasta ha hecho gravar en contorno de su moneda: Dieu protège la France. Así hablaban los conquistadores de América, y la Virgen y Santiago andaban a vueltas, como Belona y Marte, para destruir los rebeldes indios que defendían su país contra los usurpadores tiranos. Así a Cortés se dieron por armas las coronas de los tres últimos Emperadores de México y las cabezas de los 7 reyes que ahorcó pies arriba en 152514, con este mote por orla: El Señor ha sido la fortaleza de mi diestra, mi protector y ayuda. ¡Qué insulto a la justicia de Dios!, ¡qué insolencia de blasfemias!

  • 31 Mier emplea aquí el galicismo " boletín ", muy usado por los periodistas hispanoamericanos de ento (...)
  • 32 «Conociendo a uno, los conoces a todos.» Cita aproximada de VIRGILIO, Eneida, II, 65,6.

64Ya se ve que sin milagro no podía verificarse tan pequeña pérdida con una resistencia tan porfiada del enemigo, comprobada por los partes también impresos de los gefes subalternos, especialmente habiendo las tropas de Calleja, según el extracto publicado por el Mayor general, resistido el fuego violento de bala rasa y metralla despedido por la grande y formidable batería el largo espacio de hora y quarto, y que sin embargo to[p. 361]maron a la bayoneta. Pero como Dios no puede hacer milagros en apoyo de la tiranía, claro está que hay embuste; y para que el lector juzgue de la verdad de los demás boletines corso-hispanos31, me he dilatado en copiar éste sin exemplar. Ab uno disce omnes32.

  • 33 Parece que sea un juego de palabras por la batalla de La Barca que tuvo lugar poco antes (Gaceta d (...)
  • 34 El general español Blake intentaba reconquistar Zaragoza. Lo derrotó el general Suchet, pero tal v (...)

65Desde luego Hidalgo se fio demasiado en la muchedumbre, que el vestido no convierte en soldados, y se adelantó a dar batalla a 11 leguas de la ciudad, pudiendo detener mejor al enemigo en su río, entre el puente y la barca33. El número excesivo de cañones más embaraza que aprovecha, porque nada valen sin fusilería que los sostenga, y muy poco si son mal servidos. Los de Hidalgo lo eran tan mal que había cañones de a 24 puestos entre piedras, sin cureñas, algunas baterías se quedaron cargadas, y quedó así por último la gran batería, según el parte del comandante de la artillería. Sólo la última, que mandaba un angloamericano, cargó hasta con piedras por falta de municiones, y sus artilleros quedaron desnudos, porque atacaron hasta con sus vestidos. Sin embargo la infantería había rechazado por todas partes la del exército opresor, y sólo faltaba que completase la derrota la caballería; pero ésta (que dicen ascendía a 30,000) era de baqueros y corredores, no de soldados, y qualquier militar sabe que sirve de mui poco, aun la arreglada, si no es veterana, como exigen todas las armas de choque. Así fue que, recibida la de los insurgentes por Emparán con un quadro formado de los granaderos, arremetió a huir arrastrando consigo la infantería como regularmente sucede; ni más ni menos que 60 caballos polacos destacados por Suchet el 21 de mayo 1809 en María, junto de Zaragoza, pusieron en tal huida a 800 nuestros, que a tres quartos de legua todavía no pudo detenerlos el fuego que al efecto les hizo todo el batallón de Daroca, y que, arrastrando en su fuga 20.000 hombres de infantería, nos hi[p. 362]cieron perder con sola la batalla en perspectiva 2.000 hombres y 20 cañones, yo testigo34.

66¿Y cómo es que, 8 días después, Calleja, dueño del campo de batalla, aún no había podido calcular el número de los muertos ni expresa nada, aunque tan jactancioso, siendo así que en el extracto del Mayor general, el comandante de los granaderos, Jalón, dice que todas sus bayonetas estaban teñidas de sangre de insurgentes, y que los forragea-dores contaron más de 1 200 muertos, y que aún había muchos más ?, porque, como acostumbra suceder en los exércitos de la Península, vencidos los bisoños por la pericia de los veteranos y de sus gefes, se fueron retirando sin pérdida considerable en pelotones, que después se reunieron. Hidalgo llegó en su coche el mismo día a Guadalaxara y mandó repicar por su victoria, como se hizo, aunque él se retiró de la ciudad a media noche.

67Al día siguiente avisaron de ella a Calleja que podía ir adelante, porque no había quien le disputase la entrada, y allá le recibieron como habían recibido a Hidalgo. Levántale Calleja que se lisonjeaba de llegar a coronarse, habiéndose gratuitamente anticipado el pomposos título de Generalísimo, y el de Alteza Serenísima; pero estos títulos no lo prueban. Violos reunir en Godoy; las Juntas de España tomaron también el tratamiento de alteza, y éste, que era el antiguo de los Reyes, como el moderno de magestad, usaban todos los Consejos, a cuya autoridad no creía la suya inferior baxo el reconocimiento de Fernando VII Si Hidalgo hubiera tenido el talento que requerían las circunstancias, en vez de títulos y proclamas, hubiera erigido una Junta para dar un centro al gobierno, y apariencia de legitimidad en lo posible. Para hacerle odioso, añade Calleja que «había jurado un odio eterno a todo europeo y criollo honrado, y que sacrificó de ellos en sola aquella ciudad de [p. 363] 600 a 700, haciéndoles sacar entre las sombras de la noche en partidas de a 50 individuos para ser degollados en las barrancas»; es decir que nadie los vio. No tuvo ciertamente motivo para hacer tal cosa, porque en Guada-laxara no hubo resistencia ni alboroto, ni se contaban en toda la ciudad sino tres casas de modo opuesto de pensar. A europeos nombró de Oidores, y no hizo daño alguno aun a su antiguo Presidente y Gobernador que, depuesto antes por ellos, se le halló refugiado en un convento.

  • 35 Tal vez algunas Gacetas de febrero de 1811 (del 10, 12, 22 y 26) que cuentan la derrota del presbí (...)

68Calleja inmediatamente envió una división con Cruz para reconquistar a San Blas, que ya lo estaba quando llegó, por una contrarrevolución tramada por su cura para sorprehender los pocos insurgentes que allí estaban, baxo la dirección del presbítero Mercado. A éste se le halló muerto en un barranco, o porque se precipitó huyendo por la noche en que aquélla se efectuó, como han dicho las gazetas35, o porque le mataron. Todo lo merecía el descuido de aquella gente, pues habiendo entrado en aquel puerto, quando Mercado mandaba, una fragata de Guyaquil que venía huyendo de Acapulco por la proximidad del exército del cura Morelos, la dexaron salir como entró, despreciando a la fortuna que les brindaba con tan excelente recurso.

  • 36 Véase Brian R. HAMNETT, Roots of Insurgency [168], especialmente pág. 136: «In no sense did the in (...)

69Hidalgo con su exército ya reunido tomó el camino de Zacatecas, mineral riquísimo y ciudad de 33.000 almas, situada baxo el paralelo del Trópico de Cancro a 125 leguas de México ueste-norueste. Habiendo fundido allí cañones y acuñado moneda, pasó a San Luis Potosí ciudad mui bonita de más de 12.000 almas, distante de México, como ya diximos, 80 leguas al norte, sobrenombrada Potosí por un cerro distante cinco leguas, no menos rico en otro tiempo que el de igual nombre en la América del Sur. Estaba ya en poder de los insurgentes por traza del lego juanino Villerías, que la tomó en una noche con los presos de la cárcel, que tuvo [p. 364] arbitrio de soltar. Éste pereció después en Matehuala a manos de la partida insurgente de Samper, cura del Real de los Catorce, que le halló solo en sus calles. Por ahora se unió con su gente a Hidalgo, quien desde San Luis distribuyó por diversas partes varias divisiones, semillero de las guerrillas36 que cubren la vasta mesa del Anáhuac; y se encaminó con un trozo escogido de sus tropas a la villa del Saltillo, fundada en 1586, poblada de unas 12.000 almas y distante de México 150 leguas rectas norte sur. Este es el primer lugar de las provincias que llaman Internas del Oriente, y la única entrada en ellas con carruages, porque están separadas, así al norte de las provincias de México o de tierra afuera, como al sur de las Provincias Internas del Poniente, por la cordillera de los Andes, que allá se denominan Sierra Madre, y que sólo permiten otros tres o quatro pasages mui malos para caballería.

Notes

1 No dista sino 3, pues dista de México 9 al oeste sudueste.

2 Ved el discurso del Señor Argüelles sobre el Manifiesto de Lardizábal.

3 Corrupción de Quauhnáhuac, villa distanta de México 14 leguas al sur.

4 Historia de las Indias, Década 1, lib. vii, cap. xv.

5 Ídem, ibíd., cap. XIV.

6 Con sobrada razón, porque fue simoniaco, incestuoso, pérfido, usurpador y ladrón todo en sumo grado. Con la Bula de la donación de las Indias, que Marmontel llama el mayor de los crímenes de Borja, consiguió del Rey de España en recompensa el efectuar otros dos. El 1° fue el reconocimiento de su sacrilego y diabólico hijo César Borja por duque de la Romanía, a cuyos Príncipes despojó con la fuerza, el asesinato y el veneno. Y el 2°, que se aliase con él el Rey de España para destronar a su pariente Federico, legítimo Rey de Ñapóles, lo que logró con tan manifiesta injusticia que los alardes de piedad católica que al mismo tiempo ostentaba Fernando en Granada se miraron en Roma e Italia toda como artificios de un hypócrita.

7 Merece leerse todo entero en Herrera este cúmulo increíble de necedades; pero toda la Europa creía en ese tiempo como artículo [p. 344] de fe el dominio temporal del Papa en todo el mundo, y el que lo hubiese negado habría sido tostado por los Inquisidores. Ved la nota 3, pág 142 de la Segunda Carta de un Americano al Español. Pase el engaño en una opinión; pero son inescusables las dos imposturas de hecho: que San Pedro en su tiempo fue reconocido por Señor del Universo y todos sus succesores, y que toda la América reconoció en su vez al Rey de España voluntariamente en virtud de la Bula y escrituras que sobre ello pasaron.
Más ridículo todavía hubiera sido el hacérselas ver; y por eso no se curaron de tal formalidad los conquistadores, sino que, según se averiguó en el primer Concilio mexicano, año 1545, lo que hacían era que uno con un tambor, por la noche, dentro del real, y en castellano decía: Indios, os hacemos saber que hay un Dios y un Papa que os ha dado por esclavos del Rey de España; y así venid a darnos la obediencia en su nombre, porque si no, os entraremos a sangre y fuego. Al quarto de alva, prosigue Remesal (lib. 7, cap. 17, pág. 413) daban en el pueblo inmediato, que dormía ageno de tal farsa, lo incendiaban, y lo que escapaba de las llamas o el cuchillo era herrado por esclavo. Sólo el bachiller Enciso hizo saber la cosa a unos indios de Nueva España de manera que lo entendiesen en estos términos: Sabed que hay un solo Dios, un Papa que ha dado estas tierras al Rey de España que se las pidió, y un Rey de España que nos envía a tomar posesión de ellas. Con igual precisión militar respondieron los indios: En quanto a que hay un solo Dios, nos parece mui bien y así debe de ser; en quanto a ese Papa, que ha dado estas tierras al Rey de España, debe ser algún loco pues da lo que no es suyo; y en quanto a ese Rey de España, que no le va en zaga pues pide y toma en merced lo que es ageno, que venga acá y pondremos su cabeza sobre un palo.
No había entonces rey, teólogo ni letrado capaz de dar una respuesta tan sólida.... Pero yo no sé por qué los escritores de Europa se han encarnizado tanto después contra el pobre frayle Valverde, [p. 345] porque en un tono todavía menos áspero que el que se les mandaba, dixo a Atahualpa claramente a lo que iban. Estimo mucho más su ingenuidad que no la perfidia de Cortés, quien, aunque ya había escrito al Emperador su amo, desde Villarica, que iba a México a coger a Moteuhsoma y enviárselo vivo o muerto, a éste no cesaba de protestarle que el Rey de España, noticioso de él y su gran poder, le enviaba de embaxador sólo para tratar de amistad. —Según esas noticias que tiene de mí, le respondió Moteuhsoma, debe de ser nuestro Señor Quetzalcóhuatl, que traxo aquí todas estas gentes, y no queriéndole acompañar quando se volvió a su natural, nos prometió enviar a sus descendientes para sujetarnos y gobernarnos; lo que nosotros siempre hemos esperado. Si es así, estáis entre vuestros parientes, y si es que no trahéis en eso algún engaño, estad seguros de que os serviremos y obedeceremos. Cortés replicó: Estad cierto, Señor, que aquel gran Señor que esperáis es el Rey mi Señor, del linage y tierra de tus antepasados. Herrera, ubi supra, cap. VI, Década II, lib. VII.
Sobre este engaño hizo Cortés a Moteuhsoma, después que lo tuvo preso en su poder, reconocerse por feudatario del Rey de Castilla en una Junta de sus grandes, aunque al pronunciarlo rebentó en llanto, según cuenta Cortés mismo, quien dice que la escritura se le perdió después. Sobre este reconocimiento incierto de feudo, sobre engaño cierto y atroz violencia, se erigió después un título de justa adquisición, que han pendoleado las plumas y autenticado las armas, como las de Napoleón podrán (¡Dios nos libre!) hacer muy valederas las actas de Bayona, que fueron verdaderas renuncias, y no condicionales, ni lloradas por Carlos IV. ¿Qué cesión podía hacer Moteuhsoma de su imperio que era puramente electivo? El Imperio, lejos de aceptarla, se puso sobre las armas en el momento, a su frente los Electores; eligieron otro Emperador, tratando a Moteuhsoma de infiel y cobarde; y quando Cortés lo echó muerto en Tevayoc, no le quisieron hacer honras, ni sepultar con los otros emperadores. Es verdad que a los dos [p. 346] siguientes, Cuitlahuatzin y Quatemoczin, no los reconocen los españoles, que sólo pagan pensiones a los descendientes de Moteuhsoma por la cesión; pero tampoco Napoleón reconoce a Femando VII. ¡Altos juicios de Dios! Dominus patiens quia aeternus, dice San Agustín.

8 Dista de México 143 leguas nor-norueste; de Guadalaxara 35.

9 Durango, o Guadiana, ciudad episcopal y capital de la Nueva Vizcaya, Provincia Interna del Poniente. Dista de México nor-norueste 176 leguas y contiene 12.000 almas. Allí, como en España contra los franceses, se comenzó a levantar una cruzada eclesiástica con bandas en que se leía: ¡Viva Fernando VII y muera el herege Hidalgo! ¡Qué miseria! Esto inferían de los edictos ridículos de la Inquisición y Obispo electo de Valladolid.

10 Esta villa dista de Guadalaxara leste nordeste 35 leguas.

11 Villa distante de México oeste-norueste 90 leguas.

12 Distante de Guadalaxara 17 leguas leste nordeste.

13 En toda esta pérdida no hubo sino 3 europeos muertos, ninguno herido, los demás son criollos.

14 En Izancánac. Uno de ellos fue el último Emperador, Quate-moctzin, a quien ya había quemado en México a fuego lento los pies ungidos con azeyte, tormento en que expiró su primer Ministro, Rey de Tacuba (Tlacopan). Torquemada, Monarquía Indiana, t. 1, lib. 4, cap. 103 y 104.

Notes de fin

1 En las páginas siguientes, Mier copia unos extractos de un larguísimo parte del general Truxillo : Gaceta Extraordinaria de México, 8 de nov. de 1810, págs. 921-928.

2 Miguel de Lardizábal y Uribe, natural de Tlaxcala, Consejero de Estado, Regente antes de la instalación de las Cortes y más tarde Ministro de Indias de Fernando VII.

3 Este hecho muy notable era desconocido de muchos biógrafos. Lo menciona Morelos en una carta al virrey Venegas : «aquel conocimiento que tuvimos en España, estando yo en el real cuerpo de artillería», Cuernavaca, 5 de febr. de 1812. Véase J.M. MORELOS, Documentos inéditos de vida revolucionaria, ed. Carlos Herrejón Peredo. Zamora, El Colegio de Michoacán, 1987, pág. 200. Es decir que el prócer había recibido un mínimo de formación militar. Véase la “Introducción”.

4 Si la ciudad hubiera manifestado una franca adhesión, la decisión de Hidalgo hubiera sido, tal vez, distinta. Véase infra.

5 Aquí Mier resume los comentarios de Blanco al Bosquejo (El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, pág. 14).

6 Véase supra, págs. [303], [304] y [319].

7 Sobre la irresolución de Hidalgo ante México y sus motivos, el análisis de Mier presenta muchas analogías con el de Blanco White. Véase su informe al Foreign Office : A Sketch of the Disturbances in the Kingdom of México since July 1808. P.R.O., FO 72 / 156, fols. 15-24.

8 Nombre indio de Cholula. El pueblo "alborotado" pasaba hambre a raíz de unas malas cosechas. En realidad Flon era un funcionario ilustrado que no carecía de méritos. El juicio de Mier no es ecuánime.

9 Copia fiel en lo esencial: Gaceta del Gobierno de México, 26 de oct. de 1810, pág. 886.

10 Esta Memoria que el Doctor D. Miguel Ramos de Arispe presenta al augusto Congreso. Cádiz, 1811, figuraba entre los libros de Mier. La cita es aproximada.

11 Mier habla como testigo de vista. Véase la "Introducción", e infra, pág. [362].

12 La cita del parte de Calleja es bastante fiel : Supl. a la Gaceta del Gobierno de México, 20 de nov. de 1810, págs. 966-969.

13 Cita bastante fiel de El Español, núm. 13, abr. de 1811, págs. 32-33. Sin embargo, Mier escribe: «este degollador», mientras que Blanco había escrito: «el general que los degolló».

14 Es el famoso “Requerimiento” dado en 1513 y no en 1510, y tan bien criticado por Las Casas en su Historia de las Indias. Influencia oculta de Blanco White en este paralelismo entre el siglo de la Conquista y la guerra de Independencia (El Español, núm. 9, dic. de 1810, II, pág. 251).

15 Jean-François Marmontel, escritor francés (1723-1799), autor de una novela Les Incas ou la destruction de l'empire du Pérou, que tuvo bastante éxito.

16 No es cierto. Francisco de Vitoria puso en tela de juicio el poder temporal del papa y no lo quemaron. Este gran profesor de Salamanca es un hermano de hábito a quien Mier olvida completamente, especialmente en el tercer párrafo de la nota.

17 «Dios es paciente porque es eterno.»

18 Se observa aquí cierta amalgama entre el segundo Concilio del clero constitucional y el Concordato firmado por Pío VII y Bonaparte.

19 Hay aquí una omisión sumamente significativa. Faltan las dos palabras «o independencia» que contradicen la tesis de Mier. Fuera de este pasaje, la copia de los partes de Calleja es bastante fiel : Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México y Suplemento, 28 de nov. de 1810, págs. 993-995 y 996-997. En el último párrafo, Mier modifica el orden de las frases.

20 Esta interpretación favorable a los insurgentes es poco común entre los historiadores.

21 Es cierto. Los alumnos de la recién fundada Escuela de Minería eran la flor y nata de la inteligentsia novohispana (Véase supra, pág. [302]). Como sucede a menudo en casos semejantes, la represión arrebató a la futura nación los cuadros que más hubiera necesitado.

22 Véase supra, Prólogo, pág. [XXV].

23 En la segunda carta Calleja dice: «matamos muchos» (en una batalla).

24 Falta «perturbadores del sosiego público y atentadores de las propiedades y vidas de sus conciudadanos» (Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México, 29 de nov. de 1810, pág. 1000). Las demás modificaciones son intrascendentes.

25 Ningún americano se opuso, en efecto, al menos abiertamente. Maniau y Pérez defendieron con entusiasmo al Virrey. Intervinieron otros diputados mexicanos (Guridi Alcocer, Guereña, Mendiola) para que las Cortes reconocieran también los méritos contraídos por los propios mexicanos en la victoria, que se creía definitiva, contra los rebeldes (sesión de 29 de abr. de 1811).

26 «Un favor no se otorga contra la voluntad de la persona.»

27 En realidad, José Antonio Torres tenía ya la ciudad conquistada desde el día 11 de noviembre.

28 Véase infra, pág. [363].

29 No encontramos este parte en la Gaceta. Posiblemente se imprimió fuera de ella.

30 Es el general Flon.

31 Mier emplea aquí el galicismo " boletín ", muy usado por los periodistas hispanoamericanos de entonces y que evidencia el prestigio de los de Napoleón (35 000 ejemplares, amén de las traducciones). Por lo general, Mier es más castizo y dice " parte ".

32 «Conociendo a uno, los conoces a todos.» Cita aproximada de VIRGILIO, Eneida, II, 65,6.

33 Parece que sea un juego de palabras por la batalla de La Barca que tuvo lugar poco antes (Gaceta del Gobierno de México, 19 de febr. de 1811). Una vez más se manifiesta el genio festivo de Mier.

34 El general español Blake intentaba reconquistar Zaragoza. Lo derrotó el general Suchet, pero tal vez el ejército español no se haya portado tan mal como lo cuenta Mier. Leamos la reseña de un historiador del siglo pasado:
Suchet «attendit à Maria l'armée de Blake, qui arrivait confiante et renforcée, accepta la bataille dans une position défensive bien choisie, et puis, après avoir laissé s'épuiser l'ardeur des Espagnols, passant de la défense à l'attaque, il les culbuta dans d'affreux ravins, et leur causa une perte considérable. Sûr désormais de ses troupes, il suivit l'armée espagnole à Belchite, la trouva de nouveau en bataille et disposée à résister, l'assaillit vigoureusement, lui enleva toute son artillerie et plusieurs milliers de prisonniers.» (Adolphe THIERS, Histoire du Consulat et de l'Empire, t XII, 1855, pág. 216).

35 Tal vez algunas Gacetas de febrero de 1811 (del 10, 12, 22 y 26) que cuentan la derrota del presbítero Mercado y, en general, lo ocurrido en Tépic y San Blas.

36 Véase Brian R. HAMNETT, Roots of Insurgency [168], especialmente pág. 136: «In no sense did the insurrection cease: it became a long insurgency difficult to erradicate.» En la región el apoyo a la rebelión de las clases populares siguió siendo considerable, pero, desde luego, muchos cabecillas obraban por su cuenta, y es totalmente inexacto afirmar que en ese momento el propio Hidalgo «distribuye varias divisiones».

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540