Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo I

Historia de la revolución de nueva España. Libro IX

Texte intégral

  • 1 Véase supra, pág. [267].
  • 2 Notable ilustrado, lúcido exponente de las injusticias sociales en la Nueva España. Fue amigo de M (...)
  • 3 Aquí omite Mier un párrafo del "Bosquexo" (El Español, núm. 13, abr. de 1810, III, pág. 19).

1[p. 288] El señor Blanco, en el numero XIII de su excelente perió-dico El Español publicó desde la pág. 19 un bosquexo de la revolución de Nueva España escrito allí en 19 de noviembre 1810. Me consta la autenticidad de este papel, y su autor es un español europeo, por consi-guiente imparcial en orden a criollos, y cuyo testimonio prefiero por lo mismo alegar. Éste comienza diciendo : «Difundido en toda la provincia de Valladolid el descontento contra el supremo gobierno de España por varias causas, y entre orras por la protección dispensada a la facción que, tomando la voz del pueblo, prendió al Virey Iturrigaray, desde cuya época comenzaron la rivalidad y los zelos entre los europeos y americanos, principiaron, un año hace1, chispas del incendio que se preparaba. Esto era en el tiempo del vireynato del señor Arzobispo, y se tomaron providencias suaves y conciliatorias por la intendencia de Valladolid, de acuerdo con el obispo electo, D. Manuel Abad y Queypo2, para disipar las acusaciones y personalidades de que entonces se trataba.3

  • 1 De San Salvador, dice el texto, y sin duda es yerro de imprenta o manifiesta equivocación. Dolores(...)

2«En este estado de cosas se anunció la venida de nuevo Virey con órdenes Reales de jubilaciones, retiros, gracias y otras disposiciones, que incomodaron generalmente los ánimos de los americanos, porque efectivamente [p. 289] faltó política y discreción para hacer novedades de esa gerarquía en un tiempo tan crítico. Estos anuncios, publicados por todo el reyno, prepararon la revolucíon. Los autores de ella eran el cura del pueblo de Dolores1 y dos capitanes del regimento de caballería de la Reyna , D. Ignacio de Allende y D. Manuel de Aldama.

  • 4 Opinión de Miquel y Verges : «Miguel Domínguez trabajó por la Independencia aunque su conducta sea (...)

3«Hallábase éste en Querétaro a principios de agosto 1810 reclutando partidarios, y sus diligencias no fueron tan secretas que dexasen de descubrirse por algunos europeos, que lo avisaron a México, si bien cometiendo la equivocación de suponer prostituido y comprehendido en el proyecto al Corregidor de Querétaro, D. Manuel Dominguez.4

4«Llegan a México estas denuncias mandando todavía la Real Audiencia que succedió al Arzobispo. Pero aunque algunos de los Ministros las supieron, tuvieron por conveniente no comunicarlas al superior gobierno por razones injuriosas a la rectitud y fidelidad de otros Minis-tros de la Audiencia, y esta infundada desconfianza, junto a la esperanza del arribo de nuevo Virey, los induxo a guardar silencio, contentándose con aconsejar a los europeos de Querétaro la prisión de su Corregidor Dominguez, que verificó con efecto escandalosamente el Alcalde de primer voto, con grande aparato y misterio, a media noche, imitando en cierto modo el ritual observado en México en la prisión de Iturrigaray.

  • 5 Datos muy inexactos. Al corregidor no lo detuvieron hasta el 16 de sept., y el alcalde de Corte lo (...)

5«La del Corregidor Domínguez fue la señal de la insurrectión en tierra adentro.5 Ya por ese tiempo se hallaba en Vera Cruz el nuevo Virey, D. Francisco Xavier Venegas. [p. 290] Parece que en Perote (a medio camino) recibió su Excelencia los avisos de estas inquietudes, remitidos por los Ministros que eran sabedores de ellas. Aceleró el Virey su marcha, y precisamente entró en esta capital el 15 de septiembre, día mismo en que se levantó el estandarte de la rebelión en el pueblo de Dolores por su cura párroco.»

  • 6 Reanuda Mier el error de fecha de la pág. [247], nota. La fecha del 15 es casi exacta, ya que tomó (...)

6Hasta aquí, excepto el día en que rebentó la insurrection, que fue el 14 de septiembre6, el bosquexo del principio de la revolución es exacto, y sólo falta extender sus líneas, conforme exige la historia, para dar a conocer los autores.

  • 7 Abasolo nació en Dolores.

7Desde que los Oidores facciosos deshicieron el cantón de tropas, que Iturrigaray reunió y el Arzobispo comenzaba a reponer, dispersán-dolo a inmensas distancias, el regimiento de caballería de la Reyna, de que eran capitanes Allende, Aldama y Abasolo, fue destinado a Queré-taro, ciudad cercana al grande pueblo de Dolores, de que era párroco D. Miguel Hidalgo y Costilla, y no menos vecina de la populosa villa de San Miguel el Grande, de donde eran nativos7 los tres capitanes, como todo su regimiento, y en cuyo famoso colegio, dirigido por los Clérigos del Oratorio de San Felipe, habían sido educados.

  • 8 Véase la "Introduction".

8D. Ignacio Allende, en particular, era un sugeto bien educado, insinuante y fino, de tal fuerza que detenía un toro por las hastas, y oficial de tal valor y mérito que había merecido los elogios del Virey Iturrigaray, principalmente porque adiestrando éste el exército acantonado en las maniobras y ardides de la guerra, aquél le sorprehendió en una noche con toda su guardia. Se sabe la adhesión al General8 que semejantes elogios dados pública y oportunamente a los oficiales y soldados producen en los exércitos ; Allende, agradecido al Virey, juró, quando su prisión, morir o vengarla de los europeos, y para tener su palabra comenzó a [p. 291] tra-zar su plan en el lugar de su aquartelamiento, ganando primero a sus compañeros de armas.

  • 9 Más bien 9 000

9D. Miguel Hidalgo, natural también del Obispado de Valladolid de Mechoacán, había hecho en el Seminario de su capital sus estudios teológicos con tanto lucimiento que el Cabildo eclesiástico, su mecenas, en unas tesis que sostuvo pùblicamente, le regaló 4 mil pesos fuertes para ir a recibir el grado de Doctor Teólogo en México. Los malbarató antes del viaje, pero no dexó de obtener succesivamente dos curatos de los más pingües del Obispado, de que el último, de la villa de Dolores, poblada de 18.000 almas lo menos, le redituaba de 10 a 12 mil duros9. Su genio había sido siempre emprehendedor. Así había establecido en las escuelas de su curato lecciones, según dicen, de lengua francesa, acreditó una fábrica de bella porcelana y puso otra de texidos de seda de gusanos, que él mismo criaba, cosa allá tan rara como que estaba prohibida. El Obispo electo de Valladolid le solía llamar el cura de los curas, y aun en el mismo edicto (así llaman allá a las Pastorales de los Obispos) en que después le excomulgó confiesa que hasta el tiempo de la insurrection había tenido todo su aprecio y confianza. Se cuenta que pidiéndole nuevos gusanos de seda, porque los que le había enviado habían muerto, Hidalgo le respondió : «No se le dé cuidado a V. S. Ilustrísima, que dentro de dos meses le traheré acá tal gusanera que no ha de poder entenderse.»

  • 10 l° de octubre según un documento.
  • 11 Miquel y Verges no toma en serio este data. Bastaba con la traición de Mariano Galván y la denunci (...)

10Aludía sin duda a la revolución, cuyo plan concertaba con Allende. Quál fuese precisamente, no se sabe hasta hoy ; sólo se dice que el día 1° de noviembre10 del mismo año debía verificarse por una sublevación simultánea en toda la Nueva España ; proyecto atrevido, y que solo hubiera podido ocurrir a la imagination por existir apurado el sufrimiento de los regnícolas con la tiranía del gobierno peninsular y mexicano, que renovaron las heridas de 300 años y encendieron [p. 292] un odio increíble entre los europeos, siempre atendidos y privilegiados, y los americanos, siempre oprimidos y postergados, ahora insultados y maltratados. Pero abortó el plan por la confesión en el artículo de la muerte del Canónigo de Valladolid, Iturriaga, cómplice en la conspiración, al cura de Querétaro, Gil, criollo conocido por su sandez y mogigatería, que descubrió lo que sabía, y supieron los Oidores11.

  • 2 Su prisión, dixo él mismo a García Conde, se había resuelto por sólo haber hecho crítica de 2 Gazet (...)

11La prisión clandestina y misteriosa que éstos mandaron hacer a los europeos del Corregidor Domínguez alarmó a todo el mundo por ser de un criollo tan calificado y estimadísimo ; y Allende, que estaba en San Miguel el Grande, conoció su peligro por este murmurio público, o tal vez porque su mismo gefe, Canal, le aviso de la orden que había recibido de México para prenderle.2 No debía perder momento, y ganando a su favor 50 soldados de su compañía, salío con ellos, el día 13 de septiembre por la noche, de aquella villa para Dolores, reuniendo con sus discursos en el corto camino de siete leguas 800 hombres para ir, les decía, a libertar de la prisión al Corregidor Dominguez, y con los quales llegó al amanecer a la parroquia de Hidalgo.

12«Este hombre, dice el autor del bosquexo, que es astuto, hábil y atrevido, congregó el pueblo y los indios en la plaza. Persuadió la tiranía del actual gobierno, su ilegítima autoridad estando cautivo el soberano, la intencíon de subyugar este país a la Inglaterra o a la Francia, y con exclamaciones de viva Fernando VII y la Virgen de Guadalupe, cuya imagen se venera con particular devoción en este Reyno, procuró encen-der la tea de la discordia y horror a los europeos, aprovechándose astu-tamente de la aversión [p. 293] natural de todo criollo contra el europeo, declarando a éstos la guerra a sangre y fuego.

13«Consiguientemente fueron las primeras victimas de esta infame revolución los europeos del pueblo de Dolores, que fueron sorpre-hendidos ; y en seguida, reunido ya Allende al corto número de gente que pudieron sacar de aquel pueblo, se dirigieron a la villa de San Miguel el Grande, y la levantaron del mismo modo, cometiendo las mismas atrocidades.»

14Ya en estos §§ no es exacto el autor ; como escribió tan recientes los sucesos, siguió los rumores falsos que esparce siempre la fama, sin haber tenido tiempo de aclarar la verdad. Es cierto que el cura convocó al pueblo y le arengó, pero atacándole por el flanco débil, esto es, el recelo que tenía de ser entregado a los franceses por el gobierno de los europeos. «Hoy, decía, debía ser mi primer sermon de desagravios (especie de quaresma que se acostumbra en Nueva España comenzar el día 14 de septiembre), pero será el último que os haga en mi vida. No hay reme-dio, esta visto que los europeos nos entregan a los franceses, veis premiados a los que prendieron al Virey y relevaron al Arzobispo porque nos defendían, el Corregidor porque es criollo está preso, jadiôs religión!, seréis jacobinos, seréis impíos, ¡adiós Fernando VII!, seréis de Napoleón.

  • No, padre, gritaron los indios, defendámonos, ¡viva la Virgen de Guadalupe!, ¡viva Fernando VII!
  • Vivan pues, y seguid a vuestro cura, que siempre se ha desve-lado por vuestra felicidad.»

15Siguióle en efecto alguna cincuentena, y salieron todos con él y Allende para San Miguel, villa de más de 10 mil aimas ; pero es falso que en Dolores se procediese en nada contra los europeos. De allí a una legua el primero que sufrió la fuerza fue un vizcaíno a quien, en calidad de em[p. 294]préstito a que los obligaba la necesidad, exigieron 30 mil duros ; algún más desorden sobre esto dicen que huvo en San Miguel, no porque se autorizase, sino porque la multitud, que a cada paso y en cada lugar se multiplicaba con las arengas y discursos, siempre se desmanda al pillage que puede. En Zelaya estaba el regimiento de infantería de su nombre, y pensando en defenderse al modo que habían oído haberse practicado en la Península, comenzaron a formar ciertas murallas de paja y algodón ; .pero conociendo su futilidad, rogaron a su Coronel, que ama-ban, se retirase a Querétaro, adonde le fueron escoltando 200. El resto se unió a los insurgentes, como la mayor parte de otro de caballería del Principe, que creo estaba en Salamanca. De allí debían volver a Querétaro para libertar al Corregidor.

  • 12 Palabras añadidas por Mier. Ver El Español, núm. 13, III, pág. 21.

16«Ya lo estaba12, continúa el autor del bosquexo, porque el Virey, luego que llegó, tomó la providencia de despachar a Querétaro en la clase de juez comisionado al nuevo regente de Caracas, D. Juan Collado, porque se le persuadió a S. E. que esta medida era suficiente para sosegar las inquietudes. Pero quando supo los progresos que hacía el cura con Allende, y que catequizando los pueblos a toda priesa era ya necesaria la fuerza armada para perseguir y contener la insurreccíon, dispuso inme-diatamente que marchasen a Querétaro 3.000 hombres de infanteria y caballería con 4 cañones volantes, al mando del coronel Flon, conde de la Cadena, gobernador de Puebla.

  • 3 Es equivocación, el de Zelaya es de infantería. Zelaya es distante de México 60 leguas norueste, Q (...)
  • 4 Dista de México 60 leguas oeste norueste, y de ella al sudueste 7 Irapuato.

17«La prontitud con que estas tropas llegaron a Querétaro salvó esta ciudad (de 80 mil aimas) pues ya el cuerpo de insurrection, aumentado considerablemente y con el auxilio del regimiento de la Reyna, la mayor parte del de Celaya y del Principe, todos de caballeria,3 había tomado posesión [p. 295] de Salamanca y Zelaya, y la presencia de nuestras tropas los hicieron retroceder por Irapuato a Goanaxoato.4

18«Esta ciudad, cuya población excede de 80 mil aimas, y que es el real de minas más poderoso de todo el reyno (y de todo el mundo como prueba Humboldt), hizo por disposicíon de su Corregidor Intendente, D. Antonio Riaño, las más vigorosas disposiciones de defensa. Acercóse a ellos el exército de los insurgentes en número de 35 000 hombres, inti-maron por tres vezes la rendición, que fue resistida por Riaño, y verificado el asalto, y la muerte de este gefe y la de muchos europeos, que en número de 300 se refugiaron en la Alhóndiga, se hicieron dueños de Goanaxoato y del rico botín de más de cinco millones de pesos que había en plata efectiva y en barras.

  • 13 Error de copia. El "Bosquejo" lleva la fecha del 29 de sept. (Ibíd., pág. 22).

19«Sucedió esto el día 29 de diciembre13 ; y unos progresos tan rápi-dos por parte del enemigo, junto a la fermentation esparcida en todo el reyno contra los europeos, obligaron al gobierno a apurar todos sus recursos para repeler con la fuerza una insurreccíon que hubiera sido general e instantánea, si la feliz casualidad de haber llegado con tanta oportunidad el Virey Venegas no hubiese desplegado sus talentos mili-tares con la actividad, energía, secreto y fina política que ha acreditado en estos días de efervescencia y combustion con que ha comenzado su gobierno.»

20Esa misma hace inexacto al autor sobre lo ocurrido en Goanaxoato. Los insurgentes, sin haber hecho en ninguna parte los robos y atrocidades que se les levanta, porque yo las referma como mencioné el empréstito extorqüido al vizcaíno, llegaron a Goanaxoato, cuya posicíon entre rudas montañas es sumamente militar, y por lo mismo su defensa fácil con poca fuerza ; pero las tropas con que para aquélla [p. 296] contaba Riaño se pasaron a los insurgentes, y solo algunos pudientes europeos y criollos quisieron hacerse fuertes en la Alhóndiga, donde Hidalgo les intimó la rendición repetidas vezes, aun por escrito, porque dicen deseaba salvar la vida a Riaño, su amigo. El que le llevaba la carta fue muerto, y los atrin-cherados tuvieron la locura de responder a las intimaciones con fuego por las troneras. Correspondióseles, y, muerto Riaño (no se sabe porquién, si de afuera o de adentro de la Alhóndiga, donde se le encontró tendido, sin que otro de los suyos le acompañase en igual desgracia), se entregaron a discrecíon, y se les dexó en el mismo edificio a título de prisioneros, que después se aumentaron hasta el número de 200. No se derramó la sangre de éstos, sino de los que combatieron en el ataque, aunque fue poca, y ésta es la primera vez que corrió desde el principio de la insurrección, porque en ninguna otra parte se opuso resistencia, e Hidalgo mostró siempre un empeño constante en evitar su efusión, fuese de indígenas o europeos ; lo demás es calumnia.

  • 14 Duque del INFANTADO, Manifiesto de las operaciones del ejército del Centro desde el día 3 de dicie (...)

21Dexémosle estar en Goanaxoato, y disculpemos los elogios que el autor, escribiendo en México, no podía menos que dar al nuevo Virey, por si en tal tiempo le interceptaban la carta. Demasiado conocida, por desgracia de ambas Españas, es la parentela del Regente Saavedra. Quando aun no era sino miembro de la Junta provincial de Sevilla, sacó del retiro en que yacía con grado de teniente coronel a su pariente D. Francisco Xavier Venegas, capitán de milicias, para elevarlo a General, que perdió el exército del centro en las dos batallas de Tarancón y Uclés, que dio y perdió por su ineptitud, como consta del manifiesto del duque del Infantado14. Por su crasa ignorancia, impericia, envidia o malicia, probó también Cuesta en el suyo que perdió Venegas quizá para siempre la única ocasión de salvar a España quando la Victoria de Talavera, que, sobre sangrienta, fue inútil, porque él no quiso entrar en Madrid con el [p. 297] exército de la Mancha, conforme a las órdenes de aquel General en gefe.

  • 15 Venegas contestó al Duque (Contestation al manifiesto del Exmo Sr Duque del Infantado. Valencia, 1 (...)

22El manifiesto del duque llegó a México con Venegas, y la respuesta que éste publicó allí, habiéndola impreso en Cádiz15, y se reduce a no poder darla por falta de documentos que perecieron con su bagage, no era para grangearle concepto, como ni el envío de tal Virey para hacerle honor a la Regencia. Ha habido persona respetable que me diga haberle preferido su pariente porque trataba el gobierno de prepararse un asilo en México, para cuyo efecto se le dieron, con fecha de 10 de abril, las instrucciones correspondientes. Lo cierto es que los Diputados de Nueva España, por más que lo han solicitado en las Cortes, aún no han podido averiguar la extension de facultades que tiene, y de que no se encuentra constancia. Parece que verbalmente le transfundió la Regencia la soberanía de que ella carecía, pues no solo ha dado empleos y prodigado grados militares a su antojo, sino suprimido tributos, y aun nombrado predicadores del Rey, cosa tan inaudita que él mismo no los hacía sino a propuesta del Patriarca de Indias. Con tales facultades, no obstante, vea-mos las providencias que tomó.

23Desde luego a su llegada se publicaron las órdenes del gobierno que solo anunciadas habían levantado el Reyno : «Las órdenes, dice el Diputado de México a las Cortes, de remover o jubilar los únicos ministros de la Audiencia en quienes confiaban los pueblos por haberse ellos manifestado en los anteriores sucesos con firmeza e integridad. Fueron de este modo jubilados el Regente Catani, el Oidor Villafañe, el fiscal de Real Hacienda Borbón, y promovido el Alcalde de Corte Villaurrutia ; haciéndose reparable que al segundo y el último, siendo americanos, se les trató peor, porque al segundo sólo se dexó la quarta parte del sueldo, y al último, sin consideración a su numerosa familia, com[p. 298]puesta la mayor parte de hijos tiernos, le promueven para la Audiencia de Sevilla, quando de la de México sólo se pasa al Consejo, y sin reflexar tampoco en la larga y dilatada navegación ; siendo así que con igual inculpabilidad al primero se dexó todo el sueldo y al tercero la mitad. Con tal providencia, a más de indisponer los ánimos y perder la confianza pública, se acertó a gravar más al erario.»

  • 5 Martiñena.

24Como si se le espolease al intento, el día 16 de septiembre siguiente al de su entrada en la capital, celebró una Junta solemnísima «en que, sigue el Diputado, publicó la escandalosa concesión de honores sin proporción ni limites a muchos de los fautores de la prisión de Iturrigaray ; y a pocos días se verificó también la privacíon de empleo de Teniente Letrado de la Intendencia de México que obtenía con satisfaction pública, tanto por sus méritos y talento como por haberla servido algunos años sin sueldo y por nombramiento del Rey, el señor D. Fernando Fernández de San Salvador, español americano, todo sin causa, a lo menos sin audiencia ni hacerle cargo, y únicamente por colocar un abogado europeo ahijado de los mismos facciosos.5

25«En circunstancias tan críticas como delicadas aparece con los títu-los de Corregidor e Intendente por la primera Regencia D. Ramón Mazo ; y entonces el Ayuntamiento de aquella Nobilísima y Leal Ciudad se sorprehende al ver ultrajado y olvidado el privilegio que a expensas de la utilidad pública y un servicio particular consiguió, y estaba poseyendo poco menos de 20 años, de no ser el Intendente Corregidor ; y aunque el Ayuntamiento representó su derecho al Virey, y los innumerables perjuicios resultantes al público de esa reunión de empleos, se puso en posesión al tal Mazo. En otras circunstancias estos hechos eran injustos, y en las presentes son también impolíticos, expuestos, y solo propios para aumentar el disgusto, la desconfianza y rivalidades.»

  • 16 Latinismo ; de crastino = mañana ; el verbo significa "aplazar al día suiguiente".
  • 17 Las Cortes se instalaron el 24 (y no el 22) y los suplentes americanos pidieron mayor representaci (...)
  • 6 Ved a Torquemada, Monarquía Indiana, t. 2, lib. 14, cap. 5.

26[p. 299] Lo más extraño es que Venegas, que las excitaba de esa suerte con las obras, pensase remediarlas con palabras en proclama que él hizo el día 23 de septiembre y mandó hacer. Su proclama se reduce a la sabida cantinela de que europeos y americanos son parte de una misma nación, lo que lejos de negar éstos les sirve de fundamento para quexarse de que se les desatienda. Que la Asamblea nacional se ocupaba u ocupa-ria prontamente de las reformas y nuevas instituciones para la prosperi-dad y seguridad de aquel Reyno. En efecto la Regencia, que, a pesar de su juramento para celebrar luego las Cortes, las procrastinaba16, había sido forzada por una sedición en la Isla de León a instalarlas el día 22 de septiembre con suplentes, esto es, representantes sin poderes, elegidos entre los pasageros que la casualidad había trahído allí. En el 23 mismo17 en que proclamaba Venegas, los suplentes americanos, en número de 26, protestaron que este número era inferior al derecho de su patria, y nunca pudieron conseguir la igualdad. Si se les concedió en los derechos como parte integrante de la nación, según exigieron en los días 25 y 29 de dicho mes, se les negó para la mitad de su población, como antes tene-mos repetido. En fin Venegas exhorta a confiar en la integridad y justification de la Regencia misma que había dado los injustísimos decretos de 14 de febrero y 28 de junio, y acababa de premiar a los facciosos aprehensores del Virey, apoyando su esperanza en ser uno de los Regentes aquel modelo del Obispado, el Obispo de Orense, el mismo que las Cortes han declarado indigno del nombre español, desterrándole de toda la monarquía y aun persiguiéndole en la de Portugal, adonde está fugitivo6

  • 7 Ved a Torquemada, Monarquía Indiana, t. 2, lib. 14, cap. 5.

27Hidalgo en vez de palabras ganaba al pueblo con obras. Ninguna cosa era más odioso a los indios, que en Nueva España ascienden a más de dos millones y medio, que el [p. 300] tributo impuesto desde su conquista, el qual, aunque no excede anualmente por cabeza de un duro por soltero y doble por casado desde 16 hasta 60 años, ha sido gravosí-simo por el modo y los abusos horribles con que se ha cobrado, obligán-doles a pagar en géneros, apreciados vilísimamente por los Alcaldes, para venderlos después a triplicado precio y enriquecerse con el sobrante del tributo pagado al Rey. Lo peor era su mismo nombre de tributo, que como pagado exclusivamente por los indios (pues aunque los mulatos estén sujetos a él por las leyes, son pocos en Nueva España y están confundidos según su color entre los españoles y los indios), éstos lo ven como una marca de conquistados, que tributan como esclavos a su Señor, en recompensa de haberlos despojado de todos sus antiguos bienes y reducido a una espantosa miseria. Hidalgo publicó la libertad de tributos, y los indios corrieron de todas partes a alistarse baxo de sus banderas azules y blancas, que eran los colores distintivos de los antiguos Empera-dores del Anáhuac.7

  • 8 La Gaceta del Gobierno de México del 9 de oct. de 1810 publió la supresión de los tributos indios (...)
  • 9 Ved El Observador, al día 2 de octubre 1810.

28Es verdad que Venegas, para contrarrestarle esta popularidad, publicó igual medida, asegurando que tenía orden de la Regencia para establecerla en caso necesario8, orden que no se ha encontrado en Cádiz, a lo menos en los términos que él la verificó, y en que ciertamente estaba tan lejos de pensarse, que la principal razón que alegaban en las Cortes los Diputados europeos, el día 2 de octubre del mismo año, para negarse a reconocer la igualdad de derechos en los indios, era la necesidad de continuarles los tributos.9 Pero la necesidad también fue la que forzó a Venegas a levantárselos ; y porque todos lo conocieron así, nadie se lo agredeció ; ni era mucho de agradecer, pues propuso a las Cortes susti-tuirles la horrible medida de los antiguos repartimientos, [p. 301] a que se opusieron con razón los Diputados americanos. Lo peor fue que se exhibió a los indios la lista monstruosa de los derechos a que en vez del tributo quedaban sujetos como los españoles. Los que no se habían albo-rotado para sacudirse del tributo se levantaron ahora para no pagar los derechos.

  • 18 Efectivamente, Venegas se quejó amargamente del egoísmo de los peninsulares de México que no querí (...)

29Se dice en América que los Obispos idos de España no cometen en los diez primeros años sino desatinos y errores, y que quando necesitaban los diez siguientes para trabajar en enmendarlos, entonces son promovi-dos a España. Lo mismo sucede a los demás mandones por la diferencia del clima, gentes, leyes y costumbres, pues como decía un europeo, nada había hallado allá idéntico a lo de España sino los huevos y los Jesuitas. Vese claro en la conducta de Venegas, que, aunque no quería sino acer-tar, no daba sino providencias erróneas. Levantó guerrillas de europeos para asegurar el país contra los progresos de la insurrección ; pero no conocía el espíritu de estos aventureros, que, en despecho de las leyes, han pasado a la América huyendo de la quinta, los castigos y la miseria ; y aunque tuvo la política de mudarles el nombre execrable de voluntarios (que Yermo quería continuarles hasta con sus antiguas chaquetas) en el de patriotas, no reflexionó que los partidarios del apresador de los Vireyes sólo eran capaces de hacer violencias. Y en efecto fueron tales los robos y saqueos cometidos sobre los pacíficos habitantes de los alre-dedores de Mexico (de que algunos quedaron ricos), los atentados y aun los asesinatos, que se vio precisado Venegas a suprimir luego aquellas gabillas de facinerosos18.

30¡Quién creería que él solicitaba otros para asesinar a Hidalgo, Allende y Aldama! Publicó un bando ofreciendo diez mil pesos al que le presentara una de sus cabezas, y aun adelantó dinero y armas a un oficial tuerto y gran jugador que ofreció ir a matar a Hidalgo, pues éste le reci[p. 302]biría sin recelo como que era su compadre. Yo no sé por qué semejantes invitaciones en secreto atribuidas a Napoleón se pintan con los negros colores que merecen, y ningún español desaprueba estos escándalos publicados por sus Vireyes, que, lejos de avergonzarse, los repiten, como veremos, y no contra enemigos extrangeros, sino contra españoles que reconocen a Fernando VII. ¡Viva la religión!, ¡viva Nuestra Señora de Guadalupe!, ¡viva Fernando VII!, ¡viva la América y muera el mal gobierno!, era el grito de los exércitos insurgentes.

  • 19 Los europeos de Zacatecas eran ricos, anticriollos y odiados (Véase supra, págs. [189], [207] y [2 (...)

31Éstos se vían ya germinar en puntos distantísimos, «pues la insurreccíon había cundido hasta el lugar de Lagos en la provincia de Guada-laxara (lugar célebre por una feria que se celebra allí cada cinco años y tiene de entrada 22 millones de pesos fuertes) y en la ciudad de Zacate-cas, mineral de los más ricos, cuyo Intendente, D. Francisco Rendón, huyó de allí con los Oficiales Reales y otros europeos19, llevándose los caudales en cantidad de 2 millones de pesos fuertes. Un cuerpo de insurgentes, al mando del Capitán de milicias Villagrán, ocupaba a San Juan del Río, Zelaya, Arroyozarco y otros puntos al norte de Querétaro mui cercanos de México.» Así prosigue el autor del bosquexo.

  • 20 También había "soldaderas", como en la Revolucíon del siglo xx.

32Hidalgo se había ocupado en Goanaxoato en dar alguna organiza-ción a su exército, para el qual nombró varios Oficiales ; en erigir casa de moneda, para cuya acuñación los hábiles mineralogistas que allí había construyeron máquinas tan perfectas, que después se traxeron a México para mejorar las del Rey ; y en proveerse de alguna artillería. Fabricaron en efecto algunos cañones de palo con abrazaderas de hierro ; como los indios son inteligentes en la fundición de campanas, fundieron también algunos cañones, pero tan delgados y débiles que se rebentaban luego ; sólo un cañón de a 12 salió bueno, y en él gravaron : El libertador de la América. Fuera de los fusiles [p. 303] que tenían los dos regimientos de Milicias que se habían agregado a los insurgentes, picas, cuchillos, hachas, trabucos, y algunas malas escopetas era todo el armamento del exército, ni mâs ni menos que uno de Somatenes en Cataluña ; ni entre los indios podían faltar buenas hondas y garrotes, que suelen ser sus armas favoritas. La multitud era inmensa y en cada pueblo se aumentaba, llevando consigo cada uno los víveres que podía haber, y presentando todo un aspecto de caravana turca.20

  • 21 El primer obispo Vasco de Quiroga, "Tata Vasco", quiso conservar cuidadosamente la artesanía india (...)

33No puede Napoléon, sin embargo de los aguerridos exércitos que conduce, gloriarse de hacer más rápidas conquistas. En menos de dos meses Hidalgo, que había comenzado con un puñado de gentes, se ense-ñoreô del grande y poblado reyno de los tarascos, llamado Mechoacán (tierra de pescado), el primero en su gentilidad después de México y su rival, el qual también cedió sin guerra a una sola intimación de Cortés enviada desde México con Embaxadores mexicanos a su rey Catzonzín. Habla el reyno la lengua tarasca, abundantísima en esdrúxulos, y sus pueblos conservan todavía mucha industria y comercio, a que los acos-tumbraron sus reyes, pues no permitiendo en cada uno sino un solo género de manufactura21, los obligaban a estar en continuo comercio recíproco para proveerse de lo necesario.

  • 10 70, dice el autor del Bosquexo, pero yo prefiero la relación al Virey del mismo García Conde.
  • 22 El Español, núm. 13,abr. de 1811, III, pág. 23

34«Venegas había promovido a Coronel de Dragones provinciales de Puebla a D. Diego Garcia Conde y enviádolo de Comandante militar a dicho reyno, haciéndolo salir el día 3 de octubre para su destino en compañía del Intendente interino, D. Manuel Merino, y el conde de Casa Rul, coronel de las milicias de Valladolid, su capital. Pero por una partida como de 200 hombres1022 destacada de la division de Allende y capitaneada por el torero Luna, [p. 304] fueron hechos prisioneros el día 5 cerca de Acámbaro, y heridos todos tres por haber opuesto una resistencia inútil ; y desde aquel momento siguieron en coche las marchas del exército hasta la batalla de Aculco, en que quedaron libres. Tengo la relacíon de lo ocurrido en todo el tiempo intermedio, que el mismo García Conde envió al Virey desde Goanaxoato en 13 de diciembre 1810, y de ella me aprovecharé corrigiéndola o explicándola, como la del otro europeo autor del bosquexo, según otros papeles y las mejores noticias que me he procurado de sujetos fidedignos que a la sazón se hallaban en México ; bien que de aquí adelante, ni la calidad de la materia, difícil de averiguar, ni la de los documentos permite igual certeza en el detalle de los hechos que en los libros antecedentes.

  • 11 Humboldt sólo le da 18.000 almas. Llamábase Guayangareo, y dista de México 52 leguas al ueste quar (...)
  • 12 [Mier escribe "251"] Lib. 6, tít. 3, ley 19.
  • 23 Referencia equivocada ; se trata del libro 3.
  • 24 Falta aquí el adjetivo «reales» (Ibíd., pág. 23).
  • 25 Ref. de este pasaje : "Bosquejo", El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, págs. 23-25.
  • 26 Paréntesis añadido por Mier

35Dice García Conde que «habiéndose reunido los exércitos de Hidalgo, Allende y Aldama en Indaparapeo, llegaron allí de Valladolid un canónigo por parte de la catedral, un regidor por el cuerpo de la ciudad, y un gefe militar por las armas a hacer entrega al cura Hidalgo de la ciudad, adonde se dirigieron al día siguiente.» «Éste era el 20 de octubre, dice el otro europeo, autor del bosquexo, y entraron en aquella capital poblada de 40 mil almas11 los vandidos en medio de mil aplausos del pueblo con repique de campanas, y fue recibido el cura Hidalgo baxo palio por el Cabildo eclesiástico (como se solían recibir en México y Lima los Vireyes, y se prohibió por las leyes de Indias).1223 Entonces ya habían abandonado aquella ciudad el Obispo electo y tres Canónigos europeos y el Teniente Letrado, que a medida que se acercaba el enemigo conocieron la funesta disposición de aquel vecindario ; y lo más sensible [p. 305] de este suceso fue la pérdida de un millón y 200 mil pesos que había en caxas24 y en las arcas de la Iglesia. La toma de Valladolid fortificó a los insurgentes con otros dos regimientos de milicias, el del mismo Valladolid y el de Pâtzquaro»25 (antigua capital de los reyes tarascos después de Tzintzontza) 26.

36«Tres días estuvieron allí, cuenta García Conde, y a la mañana del A- el P. Ballesa entró en el alojamiento de los prisioneros insultándolos porque habían hecho emponsoñar, según creía, el aguardiente de la tienda de un europeo que había sido saqueada, y que los indios se estaban muriendo en la plaza.» Esto no es nuevo, yo lo he visto hacer con un bote de vino, el único que había en un pueblo de Aragon, y causó la muerte a no pocos franceses.

37«El día 24 volvió el exército a Acámbaro haciendo mansión en Indaparapeo y Zinapécuaro, y allí se hizo la gran promoción, nombrando al cura Generalísimo de los exércitos americanos, a Allende capitán general, al Padre Ballesa, a Ximénez, a Arias y Aldama tenientes generales, a Abasolo, a Ocón y a los dos Martines mariscales de campo ; con cuyo motivo hubo Misa y Te Deum con repiques y salvas ; y después se pasó una revista al exército, reducida a formar regimientos de a mil hombres de a pie y a caballo, y pasaron de 80 mil.

38«Los nuevamente ascendidos se pusieron sus uniformes y divisas, siendo el de Hidalgo un vestido azul, vuelta, collarín y solapa encarnada con un bordado de labor mui menuda de plata y oro, un tahali negro, también bordado con todos los cabos bordados, con una imagen grande de Nuestra Señora de Guadalupe de oro colgada al cuello.

39«El de Allende, como capitán general, una chaqueta de paño azul, collarín, vuelta y solapa encarnada, galón de [p. 306] plata en todas las costuras y un cordón en cada hombro, que, dando vuelta en círculo, se juntaba debaxo del brazo, con un botón o borla colgando hasta medio muslo. Los tenientes generales con el mismo uniforme, pero sólo lleva-ban un cordon a la derecha, y los mariscales de campo a la izquierda. Los brigadieres, a más de los tres galoncitos de coronel, un bordado mui angostito, y todos los demás las mismas divisas de nuestro uso.

40«A todo el que presentaba mil hombres lo hacían coronel y tenía 3 duros diarios ; igual sueldo disfrutaba el capitán de caballería ; el soldado de a caballo, un duro diario, y el indio de a pie, medio. Los generales y mariscales de campo me decían que no tenían nada de sueldo, y que antes habían gastado quantos intereses tenían.»

  • 27 La cita reproduce el "Bosquejo" (El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, pág. 23).

41Mientras ellos marchan hacia México por Marabatío, Tepetongo, Jordana, Ixtlahuaca y Toluca, volvamos a Venegas, que, así como los gobernadores de Tlaxcala, quando se acercaban victoriosos los españoles, recurrieron a sus sacerdotes en solicitud de conjuros, que remataron en unos hilos colgados de unos árboles a otros para impedir el paso a los encantadores follones y malandrines, él solicitó a los Obispos e Inquisidores para evocar los monstruos del abismo y espantar a los insurgentes. «Entre orras providencias, dice el europeo del bosquexo, que tomó el Virey en los días anteriores, fue excitar al Arzobispo de esta capital, al tribunal de la Inquisition y a los Obispos de Valladolid y Puebla a que fulminasen excomuniones contra los autores de la insurrection y sus secuaces, lo que contribuyó no poco a imponer silencio a los revoltosos de México y otros puntos todavía libres del contagio.»27

  • 28 Está en CDHGIM [75], t. 3, núm. 138, págs. 705-708.

42También obligó a todos los cuerpos a escribir proclamas y manifiestos, y solicitó a varios particulares a [p. 307] componer diversos escritos contra la insurrección, a declamar en los púlpitos, confesonarios, &c. Por eso, en el día 28 de octubre, el Ayuntamiento de México dio a luz una proclama en que, insistiendo en su antigua y constante fidelidad, exhorta a todos los habitantes de Nueva España a continuar las mismas pruebas en obsequio de la madre patria, su paternal Regencia, buen Virey, y abandonar las rivalidades entre europeos y americanos. Ya en 3 de octubre había salido orra proclama de los diputados para las próximas Cortes, que compuso el de Valladolid y firmaron 6 de los 8 que había en México28. Insiste en que obren los insurgentes conforme a su grito de viva la religión y viva Fernando VII, pero que no es el camino que han tomado el propio para hacer morir al mal gobierno. El manifiesto que en 5 de octubre dio la Universidad se resiente de la mano que lo formó, quando dice que sin sacudir el yugo del Evangelio no podían sacudir el de la potestad soberana de la Regencia, que ciertamente nada tenía de legítima Soberana.

  • 13 Carta de un padre a sus hijos.

43Su autor escribió otros papeles, que tengo a la vista, en que asegura que13 «la potestad soberana temporal ha emanado inmediatamente de Dios no menos que la espiritual del Papa, y que las naciones tuvieron potestad de elegir el gobierno que más quisieron, como España el monár-quico, pero elegido una vez, ya no fue ni es lícito a la nación ni a ninguno de sus individuos negarle la obediencia, ni atentar contra su potestad, ni contra parte alguna de sus dominios. Y la razón es porque el pueblo sólo tuvo en aquel origen la potestad de elegir, pero la soberanía vino de Dios al electo» ; seguramente como vienen las pestes y las hambres a los reynos, o porque se la traxo algún profeta en un cuerno de [p. 308] aceyte, como en el Antiguo Testamento, o por revelación que tendría el autor.

44Estos desatinos y heregías políticas, condenadas por el mismo Congreso de la nación en su Constitución, pueden perdonarse al piadoso abogado que las bebió en algunas fuentes impuras, y que el buen varón cree a puño cerrado ; pero Beristáin, de quien cita el Discurso político-moral que había predicado en la Trinidad, es un proteo que hubiera predicado lo contrario el día que Hidalgo hubiese entrado en Tenochti-tlan. Es verdaderamente un poblano, como allá dicen para significar un falso adulador ; la canongía que tiene en México la obtuvo a fuerza de arrastrarse a los pies de Godoy, cuyo retrato colgó, luego que fue allá, entre cornucopias, a su balcón, en el día solemne que los habitantes cuelgan la imagen de Guadalupe, lo que dio lugar a mil epigramas y pas-quines. El Virey le solicitó para que escribiese unos Diálogos, que intituló patrióticos, y no prueban otra cosa sino que el temor de ser entrega-dos a los franceses, la parcialidad del gobierno a favor de los europeos y la opresión de los indígenas los habían puesto en insurrección.

  • 29 Véase supra, pág. [280].
  • 14 D. Manuel de Albuerne, Oficial de la Secretaría de Real Hacienda, en su Origen y estado de la caus (...)
  • 30 Referencia equivocada. En el documento 18, Albuerne afirma que el Consejo de Indias juró a José Bo (...)

45Ya los Obispos se habían anticipado. Desde el día 24 de septiembre el Arzobispo de México emitió una pastoral, y otra el 3 de octubre el Obispo de Puebla, conteniéndose ambos en los límites de una exhortacíon pastoral, sino que este segundo añadió un manifiesto en 3 de noviembre en que, como americano29 (único obispo que lo sea en Nueva España) que conocía mejor los motivos que habían levantado a sus paisanos, se empeña en disuadirles de que los españoles intentaban entregarlos a los franceses, con el juramento que tienen prestado sus Reyes en las leyes de Indias para no enagenarlas en todo ni en parte, como si todos no supiesen las cesiones recientes de Santo Domingo, la Luisiana y la Trinidad, &c, y la recentísima de todas las Américas en Bayona [p. 309] de Francia, mandada aceptar allá por repetidas órdenes del Consejo de Indias.1430

  • 15 «Llámolo abuso, dice el Real Consulado de Cartagena de Indias en su informe a la Junta de 1810, po (...)

46D. Manuel Abad y Queypo, aunque por otra parte hombre de mérito, como Obispo electo de Mechoacán, donde se había abierto el teatro de la insurreccíon, rompió antes que todos la campaña, armado todo de rayos y centellas. Él había ido de familiar con un Arzobispo de Goatemala, que le dio estudios allí y ordenó de sacerdote. Habiendo logrado después todo el favor del último Obispo de Valladolid, opto a una canongía de oposición sin que nadie se atreviese a hacérsela, sino un joven que, desechado por supuesto, apeló a Madrid, objetando la irregu-laridad de su coopositor, el qual, siendo un feto espurio y sacrílego, no debió ser ordenado sin dispensa pontificia, a que no alcanzaban las sólitas o facultades extraordinarias que Roma envía a los Obispos de América. Queypo fue llamado a la Corte, donde le halló la desventura de Fernando, y pescando a río revuelto regresó a Mechoacán, donde tenía muchos amigos, porque es propio para adquirirlos el empleo que había tenido de Juez de capella[p. 310]nías, por los quantiosos fondos que presta a réditos, fuera de poder colocar a los predilectos en las capellanías que por un abuso15 llaman de derecho devuelto. Hizo que estos amigos le pidiesen de Obispo a la Junta Central a tiempo que ésta, aturdida en su fuga, deseaba grangearse la voluntad de los americanos, y fue elegido ; aunque por el trastorno de las relaciones con Roma no ha podido recibir bulas para consagrarse.

47Éste es el Obispo que en el día 24 de septiembre escribe al Virey desde Valladolid : «Anoche supimos que el cura de Dolores y sus secuaces han ocupado a Zelaya, Salamanca e Irapuato. Y viendo la facilidad con que seduce los pueblos, me ha parecido conveniente excomul-garlo en los términos que se contiene en el edicto que formé esta mañana y acompaño a V. E. para que, si es de su agrado, se circule en la Gazeta de México.» En la extraordinaria de 28 de septiembre 1810, en que se publicó, se añade que S. E. recibió con la mayor complacencia esta justa resolución, tan propia de la sabiduría y zelo de tan digno y benemérito prelado, y se ha servido responderle con las expresiones correspondientes a una demostración tan brillante del zelo, virtud, fidelidad y patriotismo que le caracterizan.» Veamos pues la pica que el Obispo puso en Flandes para merecer estos elogios.

  • 31 Falta : «levantó el estandarte de la rebelión y encendió la tea de la discordia y anarquía» (Gacet (...)
  • 32 Falta una página donde Abad y Queipo se proclama americano de adopción después de 31 años de minis (...)

48«El cura de Dolores, D. Miguel Hidalgo (que había merecido hasta aquí mi confianza y amistad), asociado de los capi[p. 311]tanes del regimiento de la Reyna D. Ignacio Allende, D. Juan Aldama y D. José Mariano Abasolo31, seduciendo una porción de labradores inocentes les hizo tomar las armas y, cayendo con ellos sobre el pueblo de Dolores el 16 del corriente al amanecer, sorprendió y arrestó los vecinos europeos, saqueó y robó sus bienes ; y pasando después a las siete de la noche a la villa de San Miguel el Grande, executó lo mismo, apoderándose en una y otra parte de la autoridad y del gobierno. El viernes 21 ocupó del mismo modo a Zelaya, y según noticias parece que se ha extendido ya a Sala-manca e Irapuato. Lleva consigo los europeos arrestados, y entre ellos al sacristán de Dolores, al cura de Chamacuero y a varios religiosos Carme-litas de Zelaya, amenazando a los pueblos que los ha de degollar si le oponen alguna resistencia. E insultando a la religión, a nuestro soberano Fernando VII y a Nuestra Señora, que es un sacrilegio gravísimo, pintó en su estandarte la imagen de nuestra augusta patrona, Nuestra Señora de Guadalupe, y le puso la inscripción siguiente : ¡Viva la religión! ¡Viva nuestra Madré Santísima de Guadalupe! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la América! ¡Y muera el mal gobierno!32

  • 33 Falta aquí : «perturbadores del orden público, seductores del pueblo». Pasamos por alto otras modi (...)
  • 34 «Si alguien inspirado del demonio» ; es fórmula ritual, como infra «latae sententiae» («Ha fallado (...)

49«Usando pues de la autoridad que exerzo como Obispo electo y gobernador de esta mitra, declaro que el cura de Dolores y sus secuaces, los tres dichos capitanes, son33 sacrílegos, perjuros, y que han incurrido en la excomunión mayor del canon Si quis suadente diabolo 34 por haber aprisionado y mantenido arrestados al dicho sacristán, cura y religiosos. Los declaro excomulgados vitandos, prohibiendo que ninguno les dé socorro, auxilio y favor baxo la pena de excomunión mayor latae sententiae, en que desde ahora para entonces declaro incursos a los contraven-tores, como igualmente a la porción del pueblo que trae seducido con títulos de soldados y compañeros de armas, si no le desamparan y [p. 312] se restituyen a sus hogares dentro del tercero día siguiente inmediato al que tuvieren noticia de este edicto, y a todos los que volun-tariamente se alistaren en sus banderas o que de qualquier modo le dieren favor y auxilio. Item, declaro que el dicho cura Hidalgo y sus secuaces son seductores del pueblo y calumniadores de los europeos.»

  • 16 Más caritativo se mostró el europeo D. Pedro Gondeye, que, siendo Alcalde de Ixmiquilpan, sentenci (...)

50«Éstos, dice en otro edicto de 30 del mismo septiembre, son los únicos que los sediciosos procuran por ahora ofender, y es tal la prevencíon del pueblo contra ellos, que en todas partes ha sido un espectador insensible de sus males. Pero sabed que si proseguís en la insurrección y morís impénitentes en este estado, vuestras almas serán destinadas a las penas eternas del infierno16, y vuestros cuerpos privados de sepultura eclesiástica servirán de pasto a los perros y a las aves.» En lo que ha sido perfectamente servido el senõr Obispo, porque en atención a sus exco-muniones se han dexado insepultos los cadáveres de los insurgentes, &c.

51En otro de 8 de octubre renueva sus anatemas de 24 y 30 de septiembre y declara la insurrección manifiesta y notoriamente herética, y a todos los fautor es excomulgados vitandos e incursos en todas las penas de los perjuros, sacrílegos y hereges, sino que usando de indulgencia absuelve a todos los párrocos, sus tenientes y demás individuos del clero secular y del regular y a sus prelados incursos de qualquier modo en las referidas penas, de todo vínculo de excomunión, suspen[p. 313]sión, entredicho personal, &c, con tal que se arrepientan y satisfagan.»

  • 35 Celebrado en 1801 por la agonizanle Iglesia constitucional francesa. Bonaparte había favorecido es (...)

52¿Si creería este gobernador que estábamos en los siglos de barbarie, en que las excomuniones armaban unos contra otros a toda la cris-tiandad, destronaban los Reyes y bañaban en sangre los Imperios? Se ha embotado esta arma a fuerza de abusar de ella. Hágase un catecismo, decía por tanto un Obispo en el segundo Concilio national de Francia35, para instruir al pueblo sobre la excomunión y libertarle de este espantajo. Ya lo hizo un americano en la última nota de su primera Carta al Español.

  • 36 Henri Grégoire, presidente de dicho concilio.
  • 37 Las de San Pedro, símbolo del poder del papa.
  • 38 Hechos de los Apóstoles, XX, 2

53El buen sentido del pueblo de México le hizo decir que las excomuniones del Obispo eran nulas por no ser más que electo por la Junta Central de legos ; pero el Arzobispo de México declaró que eran válidas. Sí, segu-ramente, según este texido de inepcias que llamamos derecho canónico (así predicaba a dicho Concilio el célebre Obispo de Blois36), cuyo cimiento son las 101 fingidas decretales isidorianas ; pero embrollen quanto quieran a consecuencia los escolásticos, arrojar del seno de la Iglesia es el poder de las llaves37 incomunicable de otra manera que por la ordenación ; y ni la potestad civil puede dar lo que no tiene, ni el Papa suplir la potestad de carácter. El gobernador de una mitra por el Rey no es más que un magistrado civil. Aun quando fuese Obispo consagrado, según los verdaderos cánones no podía excomulgar sin acuerdo de su Presbiterio, esto es, los curas, que no el Obispo sino el Espíritu Santo, como decía San Pablo a los de Efeso, puso de superintendentes para regir su Iglesia38. Como quiera que sea, si es injusta o por motivos políticos, toda excomunión es nula y sin efecto ninguno.

  • 17 Sigue : «Y lo declaramos igualmente excomulgado, suspenso e irregular, y damos facultad al sacerdo (...)

54Si era zelo el que le movía ¿por qué no excomulgó al Virey, que tenía llenas las cárceles de eclesiásticos ; y el Cabildo sede vacante representó en vano el año pasado para [p. 314] que se le entregasen, al menos hasta que se les probase ser culpados? ¿Por qué no excomulgó al General Cruz, que en Irapuato, lugar de su Obispado, ahorcó sin ceremonia varios sacerdotes, escenas que han repetido muchas vezes los Générales españoles en Nueva España? El Comandante militar de su provincia, Truxillo, en oficio que le pasó en el mismo Valladolid a 8 de mayo 1812 le dice que «habiendo hecho prisionero al presbítero Salto, Vicario de Teremendo, a quien se le encontró la patente de coronel dada en 10 de abril por su capitán general, presbítero D. José Luciano Navarrete, y siendo notorios sus robos y asesinatos, tiene resuelto decididamente y sin demora que pague mañana en un suplicio, antes que expire por la grave-dad de sus heridas. Lo comunico a V. S. por si alguna ceremonia de la Iglesia o por escrito de V. S. tiene que mediar conmigo, o con la execución del reo, entendido que nada retardará la execución que tengo dicha.» ¡Buen católico17!

  • 39 La limitación de este fuero era uno de los proyectos de los Borbones de España. Los novohispanos ( (...)
  • 40 El oficio de Trujillo al obispo y la respuesta de éste : Gaceta de México, 11 de jun. de 1812 (181 (...)
  • 18 En las Gazetas de México, 1812, ved en la de 4 de junio los partes de Clavarino y de Ortega. En la (...)
  • 41 Véase infra, Libro XIII.
  • 19 Íd., de 16 de junio, parte de Tovar de 27 marzo.
  • 20 Íd., de 9 de abril, parte de Arredondo de 29 de enero.
  • 21 Íd., de 21 de noviembre 1811, parte de Castillo de 23 de septiembre.

55El Obispo responde en el mismo día que «respecto que la tranquili-dad del Reyno exige imperiosamente castigos exemplares en aquella porción del clero secular y regular que ha promovido y sostiene la insurrección, y que es incompatible con la salud pública la ceremonia de la degradación, porque para hacerla sería necesario remitir el reo a México o Guadalaxara, le declara desaforado y entrega lisa y llanamente a la potestad militar antes que expire, privado del fuero clerical39 y privilegio del canon.»40 ¿A una [p. 315] esquela se reduce la inmunidad eclesiástica, y basta para suplir la falta de degradación solemne, que detenía el brazo de los Reyes aun respecto de los verdaderos asesinos? Se llamó así y ladrón al presbítero Salto por los efectos de la guerra que los europeos, jueces y partes, califican de injusta. De otra suerte ¿por qué, lejos de ser excomulgados, sus gazetas están plagadas de elogios a los clérigos y frayles europeos del Carmen, de San Fernando, de México y Cruz de Querétaro, porque son los primeros en ir a la acción contra los insurgentes y animar la tropa, y porque hacen de soldados y artilleros?1841Alaban al cura D. Diego Bear llamándole Caudillo19, y citan con todo honor al M. R. P. Fray Pedro Alcántara Villaverde, capitán de la 1a compañía de patriotas del Nuevo Santander y la Huaxteca y comandante general de todas sus guerrillas.20 Recomiendan al cura de Tiríndaro, Pini, porque sirvió de Ayudante en la matanza de Acuitzio, y al capellán seráfico Fray Pasqual Alarcón, porque en ella mató a un insurgente por su mano.21 Las declamaciones de este Obispo excomulga[p. 316]dor, de que los Sacerdotes son ministros de paz ¿no se entienden con los europeos?

56Este bastardo sacrílego no obra sino como político que es, y así tiene atestadas las Cortes de proyectos para levantar y sustentar tropas.

57Allá publica que los españoles, como conquistadores, pueden privar a los hijos de éstos de los empleos, y escribe a las Cortes acá que aun los curas no deben ser sino frayles de España, adonde deben regresar a los diez años, trayéndose consigo a los niños americanos de esa edad.

  • 42 ¿Por el color de las velas de los autodafés?
  • 22 Mariana, Historia de España, lib. 24, cap. 17.

58Pero en este género de guerra por supuesto que había de señalarse al lado del Virey la Guerrilla de lo verde42, ese tribunal anti-evangélico que se estrenó en Castilla quemando dos mil hombres.22 Por supuesto también que, para los Inquisidores, Hidalgo y compañía eran hereges especulativo-práctficos de la heregía manifiesta de la soberanía del pueblo, y no les faltaba sino dar el paso todavía más ridículo de citarle a responder a la acusación de su fiscal, que publicaron, sobre una porción de opiniones irreligiosas (como la licitud de las poluciones, tan indigna de sostener como de publicar) de que diez años antes en santo secreto ya le habían formado causa, sino que el piadoso tribunal se había dormido por saber que vivia tan arrepentido que tocaba en la raya de escupuloso.

  • 43 «Quien no lo ha confesado todo

59Qualquiera sabe que las acusaciones de los inquisidores fiscales son de formulario, en que, exempli gratia, por la fragilidad de una poligamia se acusa al reo de todas las heregías posibles aunque sean entre sí contradictorias, y de ser a un mismo tiempo deísta, o que cree en Dios espíritu, materialista, o que cree en Dios materia, y ateísta, o que no cree en Dios alguno, con el ribete de diminuto confidente43, aunque en la confesión haya echado las tripas. Hidalgo, aunque no podía ser tan necio que se entregase [p. 317] a sus garras pío-despóticas, no dexó sin embargo de contestar con un manifiesto de su conducta, que sería curioso de leer, porque lo es un retazo que de él nos han transmitido los Inquisidores en otro edicto, en que lo condenan de rebeldía. Se me acusa, decía él, de negar el infierno, y al mismo tiempo de decir que está en él un Papa canonizado. Sería Gregorio VII, cuya bula de canonización recusa-ron solemnemente todos los parlamentos de Francia, y a quien la fe no nos obliga a reconocer por santo ; la canonización se funda en el testimonio falible de los hombres, y la Iglesia tampoco es infalible sobre hechos. Mucho menos lo es el Papa, autor de las canonizaciones, aunque éstas, hechas sobre severas calificaciones desde ahora 7 siglos y recibidas por todas las Iglesias, adquieren un alto grado de credibilidad piadosa, que es mucho menor en las beatificaciones. Se me acusa, prosigue, que soy lute-rano, y al mismo tiempo de que niego las Escrituras, en las quales, como divinas, fundaba Lutero sus heregías, &c. Concluye que no pueden serverdaderas las acusaciones, y sí sólo la pasión de un tribunal siempre diestro en sostener al despotismo que recíprocamente le apoya, y compuesto en México exclusivamente de europeos. No pueden ser éstos juez y parte, respondían los indios reconvenidos sobre la condenación de su gefe ; y hasta las mugeres en México no podían persuadirse que si el cura hubiese sido un lobo, qual se pinta en los edictos de la Inquisición, desde diez años antes, se le hubiese dexado como pastor de un pueblo numeroso, sólo porque se hubiese cubierto de una piel de oveja por miedo tal vez del mismo tribunal.

  • 44 Mier habrá encontrado el dictamen de Jovellanos en El Español (núm. 4, jul. de 1810,1, pág. 308, p (...)

60No por eso quiero decir que Hidalgo fuese un santo, ni santa la obra que emprehendió. Aunque escribo en un país donde es una ley que todos los pueblos oprimidos tienen el derecho de levantarse contra sus opresores, que en el reyno de Aragón en España la insurreccíon contra el [p. 318] gobierno que atacaba sus fueros y derechos era una parte de su Constitución, y en fin aunque el señor Jovellanos diga a la Central en su sólido dictamen de 7 de octubre 1808 que quando un pueblo siente el inminente peligro de la sociedad de que es miembro, y conoce soborna-dos o esclavizados los administradores de la autoridad que debía regirle y defenderle, entra naturalmente en la necesidad de defenderse, y por consiguiente adquiere un derecho extraordinario y legítimo de insurreccíon44, jamás un abismo semejante de males y crímenes me arrancará demasiados panegíricos, ni menos el hombre y secuaces que se pongan a su cabeza. Pero no por eso se les han de atribuir todos los males posibles. Déxese a la política retratar al vulgo en las gazetas monstruos que le espanten, y hacer tuerto a José Napoleón con sus dos ojos claros ; el historiador debe consultar a la verosimilitud y referir los hechos para que juzgue el lector sensato.

  • 45 Los excesos de los insurrectos se explican o se justifican por tres siglos de opresión. Recuerdo d (...)

61Sin duda toda reunión tumultuaria de hombres armados, y más si tienen tres siglos de esclavitud, opresión y maltratamientos que vengar, ha de cometer excesos y desafueros45, pero los insurgentes de México en ninguna parte hallaban resistencia, sino ayuda o, a lo menos, indiferencia. Y es verosímil que un pueblo católico que se levanta temiendo que se le arrastre a la irreligión, y que no puede haberla aprendido ni en el exemplo ni en los libros de los franceses, a los quales detesta, se abandone de repente a todos los sacrilegios e impiedades? Las sombras mismas de que se cargan los retratos en las relaciones españolas para hacérselos odiosos prueban que él las abomina. ¿Es creíble que un párroco hábil, de 56 años, que no tiene más autoridad que la que le da la opinión, atropelle sin política ni miramiento la de un pueblo religioso?

  • 46 Dado el tipo de reproches que se hacía a los insurgentes, el testimonio de García Conde es particu (...)

62Lo contrario muestra el grito de sus tropas, la inscripcíon de sus banderas y la imagen de Guadalupe que llevaba [p. 319] en ellas y al cuello, como uno y otro hacía Cortés con la de Concepcíon. Su promoción a Generalísimo y la que hace en su exército se celebró con actos de religión. En Valladolid da satisfacción sobre la prisión, que falsamente se le atribuía, de algunos eclesiásticos, y el gobernador de la mitra le absuelve de la excomunión. Responde a la Inquisición con un manifiesto de su conducta. El europeo García Conde, que tanto se ha distinguido después por su crueldad con los insurgentes, muere por acriminarlos en la relacíon al Virey ya citada. Y aunque se quexa de que la partida del torero Luna, por la resistencia loca que les opuso con el coronel Rul, el Intendente Merino y otros 3 hombres cerca de Acámbaro, le maltrató, dice que, llegando uno de sus mandones, les rindió el trato mismo que ellos le habían dado e hizo entrar a los prisioneros en el coche. Si el po-pulacho los insultó en Zelaya y les saqueó la ropa dexándoles sólo el colchón, también cuenta que les deparó Dios al licenciado D. Carlos Camargo, Alcalde puesto por Hidalgo, que los atendió en quanto pudo, facilitándoles buen cirujano con todos los ingredientes necesarios a su curación, les dio una muda de ropa a cada uno y cien duros para lo que pudiera ofrecerse. Allende los visitó muchas vezes, les habló Hidalgo, y todos los Generales no se negaron a verlos. El mismo refiere que oyó cañonazos al salir de Valladolid para impedir a la plebe saquease las casas. Era la tienda del tesorero del cabildo eclesiástico, europeo, y no obedeciendo la chusma a tres órdenes que se enviaron para contenerla, un cañón disparado a metralla de orden de Aldama dicen que mató algunos y restituyó el orden.46 También dicen que en Zelaya, a la quexa de una muger sobre estrupo, se siguió en el momento, de orden de Hidalgo, la pena de ordenanza, que es la muerte. Si, no obstante, todo no podía remediarse, aunque en presencia de García Conde reclamó [p. 320] Aldama que los indios habían cometido algunos estragos y si no se casti-gaban no habría remedio quando se quisiese poner, es por la razón que él cuenta le dio Hidalgo : Es menester tener prudencia ; no tenemos otras armas que nos defiendan, y si empezamos a castigar, al necesitarlos no los hallaremos.

63El Obispo Queypo se dexó arrebatar de rumores falsos quando, en su primer edicto, afirmó que Hidalgo, cayendo sobre el pueblo de Dolores el 16 de septiembre con una porción de labradores seducidos, sorprendió y arrestó los vecinos europeos, porque en el edicto, para culparle, dice que desde las dos de la tarde supo Hidalgo el escándalo de Dolores ; lo pudo detener y reprimir, y lo dexó correr con la mayor indiferencia. Si él fue quien sorprehendió al pueblo, no había por qué culpar sólo la omisión de oponerse. Ya vimos que Hidalgo probó ser falsa la prisión de los sacerdotes por su orden, que fue el principal fundamento de la excomunión, y vimos que el empréstito forzado de 30 mil duros a un europeo cerca de San Miguel fue la primera violencia que se cometió.

  • 23 Ruina de la Nueva España si se declara el comercio libre, pág. 81 y 82.
  • 47 La frase en cursivas no es una cita exacta. Resume las ideas de Cancelada, págs. 81-83. En la pág. (...)
  • 48 Más tierras pertenecían a los criollos.

64En dicho edicto de 30 de septiembre anda el Obispo arañando algunos exemplares de europeos robados en trigo y dinero. Pero ellos son los que lo tienen, y si no se les daba, de algo había de subsistir la muche-dumbre. Digan los pueblos de España si los soldados españoles no destruyen a vezes, roban y saquean más que los franceses, a título de que es menester vivir para defenderlos, o sólo para que no se lo lleven los franceses. Los indios creen que las tierras y todo es suyo en América, usurpada por los españoles, sobre quienes pueden hacer una justa repre-salia. Cancelada mismo, creyendo que son criollos los que poseen las tierras, hace declamaciones fuertes a la faz de las Cortes para que se restituyan a los indios, sus dueños. La razón [p. 321] dicta, dice2347, fueron de los padres, son de los hijos, a quienes los conquistadores injustamente se las quitaron. Pero como en realidad sus poseedores son en la mayor parte europeos, y uno de ellos su patrón, Yermo, cuyos padres tampoco las conquistaron, habría esa más razón en los indios para exigir su restitución y los intereses. Los criollos todos creen que contra sus derechos han acumulado los europeos48 las riquezas por el monopolio del comercio, que ellos solos exercen, por el de los empleos y mandos, que exclusivamente ocupan, por la prohibición de la industria manufacturera, de la pesca, viñas, olivares, &c, y las gabelas de los estancos de todos sus frutos, de las aduanas, &c.

  • 49 Mier cita las págs. 22 y 23 de la representación, colocando las frases en un orden diferente. No e (...)
  • 50 Ref.: El Español, núm. 13,abr. de 1811, III, pág. 28.

65«Si los periódicos y otros papeles, especialmente de Cádiz, dice la Diputación americana a las Cortes, atribuyen a influxo de los franceses la convulsión de las Américas, es para hacerla más odiosa, y contrariándose a la máxima que dan por asentada de que aspiran a la independencia, pues ésta no podría verificarse baxo el despotismo de Napoleón, mayor que el del anterior gobierno de que se quexan. Pero hasta ahora no se ha descubierto impulso alguno del brazo de Bonaparte, y está tan distante del corazón de los americanos como la situación de Francia de la de aquel continente. Bonaparte se ha valido de varios españoles en calidad de sus agentes para atraher las Américas a sí ; pero éstas, unánimemente sordas a su voz, a pesar de las promesas halagüeñas que la acompañan, han ajusticiado a los agentes que han podido haber a las manos, y han detestado el gobierno de que proceden. ¿Qué más puede decirse, sino que se han revolucionado por no ser entregados a los franceses? Por cadacabeza de éstos han ofrecido mil pesos los de Caracas en sus gazetas.»49 El eu [p. 322]ropeo del bosquexo dice desde México : «Se temió al principio que alguna mano oculta de los franceses estaría al frente de ella ; pero el orden feliz de los sucesos ha acreditado que no hay cabeza alguna bien organizada c.»50

66«En ella, dice el Diputado de México a las Cortes, Cancelada por no dexar de mentir afirmó que el hijo criollo mata al padre europeo, le saca los ojos y le arroja de su compañia, pues no hay un solo caso de tales atrocidades. Si es que entiende que todos los europeos que pasan a México son padres de todos los mexicanos, es falso ; por el contrario hay también muchos americanos padres de los europeos, que los engendraron casándose en España o viniendo casados de allá. Si el sentido es que aquellos malos criollos han muerto algunos europeos, descendiendo de éstos, será verdad, como en toda revolución civil, que los individuos de una misma nación se matan mutuamente.» Yo digo que si eso se llama matar a sus padres, los españoles mataron a los suyos en los moros y los están matando en los polacos e italianos, esto es, godos y romanos de quienes descienden. Los criollos tampoco podrán matar a los indios ayudando a los europeos, porque aquellas colonias españolas fueron de hombres y mui raras mugeres ; tomaron las suyas en las familias Reales y nobles, y sería mui difícil a un criollo probar que no corre en sus venas la sangre pura de los aborígenes.

  • 51 Gaceta de México, 19 de dic. de 1811. Parte de Rebollo (t. 2, págs. 1192-1193). Las cursivas indic (...)
  • 52 Gaceta de México, 21 de nov. de 1811 (t. 2, pág. 1088).
  • 24 Historia, lib. III.

67Hablando a la letra de la acusación de Cancelada, yo no sé de otros atentados de esa clase que los que he leído con sumo escándalo mío aplaudidos en las Gazetas del gobierno de México. En el parte que desde Querétaro da al Virey D. Ignacio García Revollo en 23 de noviembre 1811 le recomienda al sargento de Sierra Gorda José Francisco Montes, que ya había recomendado en 8 de octubre, por ser digno de colocarse de oficial, pues, entre otras valerosas hazañas, hizo [p. 323] la de matar en una accíon a un sobrino suyo que se hallaba con los insurgentes51, y dándose a conocer en el mismo acto, le respondió el esforzado sargento : Yo no tengo ni reconozco sobrinos insurgentes. El coman-dante Castillo y Bustamente, en su parte al Virey desde Pátzcuaro, en 23 de octubre 1811, concluye así las recomendaciones de los que se distin-guieron : Recomiendo a V. E. el dragón Mariano Ochoa, que persi-guiendo a los insurgentes se le presentó un hermano suyo pidiéndole la vida, y se la quitó por su mano52. ¡Verdadero dragón! La Gazeta del gobierno, que es la de 21 de noviembre, tiene cuidado de advenir que el Virey dio gracias y elogios a cada uno de los que intervinieron en la acción. Tácito24 no halla entre todas las guerras civiles de los romanos gentiles sino dos casos semejantes, uno en la batalla de Janículo contra Cina, que un soldado pompeyano mató a un hermano suyo ; pero conocida la maldad se mató a si mismo, tan grandes eran, dice, entre los antiguos el arrepentimiento de un yerro y la estimación de la virtud. El otro fue en las guerras de Vespasiano, que un soldado ligero, alabándose de haber muerto en la última facción a un hermano suyo, pidió el premio a los capitanes, pero no permitiendo, prosigue, la justicia humana honrar tal homicidio, ni la razón de la guerra civil castigarlo como merecía, hallaron arbitrio para sepultarlo en el olvido. Entre nuestros cristianos europeos se pregonan tales horrores por orden del gobierno, que los elo-gia, y los mismos capitanes son los que exigen el premio. Luego son capaces de hacerlos ellos mismos ; y yo creeré sin dificultad quanto se me diga de sus atrocidades.

68Tampoco huvo entonces, como se supuso en España, auxilio alguno de los Estados Unidos, salvo si se mezcló [p. 324] algún particu-lar aventurero. Desde luego Hidalgo envió emisarios para procurarse su alianza ; pero Letona, a quien envió a los principios, fue descubierto en la Huasteca a pesar de su disfraz por la finura de su camisa, y aunque dicen se dio luego a sí mismo la muette con veneno luego que le cogieron los despachos, lo más cierto es que murió en la cárcel de en-fermedad. Después enviô al Pe. Salazar, Franciscano, que fue ajusticiado en Coahuila. Así ningún comisionado llegó a los Estados Unidos, ni los angloamericanos hicieron sino alegrarse de la nueva energía de sus hermanos continentales.

69Perdóneseme esta digresión, necesaria para contrarrestar un diluvio de imposturas que el partido europeo, dueño de las prensas y de la correspondencia con Europa, ha divulgado en ella, a fin de excitar la animosidad de sus paysanos y cubrir la suya contra los regnícolas. Demasiados maies trahe consigo toda guerra civil, sin que la calumnia necesite aumentarlos.

  • 53 «Los hermanos nacidos de la tierra se dirigen mutuamente unos golpes mortales. Caen en una guerra (...)
  • 25 Ovidio, Metamorphosis, lib. 6.

Terrigense pereunt per mutua vulnera fratres,
Civilique cadunt acie.5325

Notes

1 De San Salvador, dice el texto, y sin duda es yerro de imprenta o manifiesta equivocación. Dolores pertenecía antiguamente al curato de San Miguel el Grande, que dista de México 51 leguas norte quarta al norueste.

2 Su prisión, dixo él mismo a García Conde, se había resuelto por sólo haber hecho crítica de 2 Gazetas del gobierno.

3 Es equivocación, el de Zelaya es de infantería. Zelaya es distante de México 60 leguas norueste, Querétaro dista 42 leguas.

4 Dista de México 60 leguas oeste norueste, y de ella al sudueste 7 Irapuato.

5 Martiñena.

6 Ved a Torquemada, Monarquía Indiana, t. 2, lib. 14, cap. 5.

7 Ved a Torquemada, Monarquía Indiana, t. 2, lib. 14, cap. 5.

8 La Gaceta del Gobierno de México del 9 de oct. de 1810 publió la supresión de los tributos indios promulgada en la Isla de León por la Regencia el 26 de mayo.

9 Ved El Observador, al día 2 de octubre 1810.

10 70, dice el autor del Bosquexo, pero yo prefiero la relación al Virey del mismo García Conde.

11 Humboldt sólo le da 18.000 almas. Llamábase Guayangareo, y dista de México 52 leguas al ueste quarta al norueste.

12 [Mier escribe "251"] Lib. 6, tít. 3, ley 19.

13 Carta de un padre a sus hijos.

14 D. Manuel de Albuerne, Oficial de la Secretaría de Real Hacienda, en su Origen y estado de la causa formada sobre la Real or den de 17 de mayo 1810, que trata del comercio de América, publicado en Cádiz el año pasado, en el documento n° 13 prueba sin réplica que «el Consejo de Indias juró al Rey José y su Constitución de Bayona.» Y cita «la Gazeta de Madrid de 13 de agosto 1808, que trahe una circular del Consejo de Indias, en que se previno a los dominios de América que quedasen sin efecto las Reales cédulas de 20 de mayo, 16 y 17 de junio del propio año, en que se les había comunicado la renuncia de la corona hecha por el Señor D. Fernando VII, la de éste en el Emperador de los franceses, la proclama del mismo Emperador declarando por Rey de España y de las Indias a su hermano José, y la aceptación de éste.»

15 «Llámolo abuso, dice el Real Consulado de Cartagena de Indias en su informe a la Junta de 1810, porque extinguidas las familias de los fundadores son del público, y con notoria injusticia poseen la mayor parte hoy forasteros.» Ésta es la gran mina de los Obispos de América para su familia, y así cuentan que el sobrino del Arzobispo de México Haro se volvió a España con sesenta mil duros de capellanías.

16 Más caritativo se mostró el europeo D. Pedro Gondeye, que, siendo Alcalde de Ixmiquilpan, sentenció a un indio a cinco años de purgatorio. Parecióle a éste la sentencia cruel, según le habían pintado los honores del purgatorio para obligarle a comprar la bula de la Cruzada, y apeló a la Audiencia de México, quien deseó conocer a Gondeye e hizo comparecer a este juez de vivos y muertos, apodo que le ha quedado y con que se le conoce en México. ¡Qué jueces van a las Indias!

17 Sigue : «Y lo declaramos igualmente excomulgado, suspenso e irregular, y damos facultad al sacerdote que le asista para que lo absuelva de estas excomuniones si arrepentido pidiere la absolution.» Esto es, declaramos que le ponemos fuera de la Iglesia y le admitimos dentro de la Iglesia. ¡Qué mentecatos! Yo creo que ni el cura necesitaba absolución, ni el sacerdotc asistente necesitaba in articulo mortis que el Obispillo le dièse facultad de impartírsela. [p. 315] El cura creía que éste la necesitaba más bien, porque Truxillo en su citado oficio le dice que «hecho el cerco de la cueva donde estaba Salto, se le intimó que se rindiese, y él contestó que ¿quién se le mandaba? Se le dixo que las tropas del Rey ; y dixo que ¿de qué Rey? , porque las que había en Valladolid y las que iban a allí pertenecían a Napoleón, y nos llamó hereges napoleonistas.» He aquí la creencia en que están los americanos respecto a los españoles europeos.

18 En las Gazetas de México, 1812, ved en la de 4 de junio los partes de Clavarino y de Ortega. En la de 16 de abril el parte de Régules.

19 Íd., de 16 de junio, parte de Tovar de 27 marzo.

20 Íd., de 9 de abril, parte de Arredondo de 29 de enero.

21 Íd., de 21 de noviembre 1811, parte de Castillo de 23 de septiembre.

22 Mariana, Historia de España, lib. 24, cap. 17.

23 Ruina de la Nueva España si se declara el comercio libre, pág. 81 y 82.

24 Historia, lib. III.

25 Ovidio, Metamorphosis, lib. 6.

Notes de fin

1 Véase supra, pág. [267].

2 Notable ilustrado, lúcido exponente de las injusticias sociales en la Nueva España. Fue amigo de Miguel Hidalgo hasta el estallido de la revolución. Véase infra, págs. [291] y [309].

3 Aquí omite Mier un párrafo del "Bosquexo" (El Español, núm. 13, abr. de 1810, III, pág. 19).

4 Opinión de Miquel y Verges : «Miguel Domínguez trabajó por la Independencia aunque su conducta sea en alguna oportunidad contradictoria, por lo menos en apa-riencia.» (Diccionario... [185], p. 175).

5 Datos muy inexactos. Al corregidor no lo detuvieron hasta el 16 de sept., y el alcalde de Corte lo restituyó poco después en su empleo. Más tarde (1813) fue procesado con su famosa esposa, gran independentista ella.

6 Reanuda Mier el error de fecha de la pág. [247], nota. La fecha del 15 es casi exacta, ya que tomó su decisión Hidalgo en la noche del 15 al 16.

7 Abasolo nació en Dolores.

8 Véase la "Introduction".

9 Más bien 9 000

10 l° de octubre según un documento.

11 Miquel y Verges no toma en serio este data. Bastaba con la traición de Mariano Galván y la denuncia de Joaquín Arias (Diccionario... [185], pág. 302).

12 Palabras añadidas por Mier. Ver El Español, núm. 13, III, pág. 21.

13 Error de copia. El "Bosquejo" lleva la fecha del 29 de sept. (Ibíd., pág. 22).

14 Duque del INFANTADO, Manifiesto de las operaciones del ejército del Centro desde el día 3 de diciembre de 1808 hasta el 17 de febrero de 1809. 1809. Venegas estaba a las órdenes del Duque en las batallas de Tarancón y Uclés.

15 Venegas contestó al Duque (Contestation al manifiesto del Exmo Sr Duque del Infantado. Valencia, 1810) y al general Cuesta (Vindicación de los agravios... con que el capitán general Gregorio de la Cuesta ha intentado manchar la reputación del teniente general y virrey de Nueva España D. Francisco Xavier Venegas... Cádiz, 1812). Sobre el Manifiesto de Cuesta, véase supra pág. [83, nota 67]. Los altos mandos del ejército peninsular intentaban hacer recaer sobre otros la responsabilidad de las derrotas.

16 Latinismo ; de crastino = mañana ; el verbo significa "aplazar al día suiguiente".

17 Las Cortes se instalaron el 24 (y no el 22) y los suplentes americanos pidieron mayor representación el 25, como dice Mier más adelante. No sabemos qué puede ser esta protesta del día 23.

18 Efectivamente, Venegas se quejó amargamente del egoísmo de los peninsulares de México que no querían ir al frente. Lo de los robos es un error cierto.

19 Los europeos de Zacatecas eran ricos, anticriollos y odiados (Véase supra, págs. [189], [207] y [209]). «The panic precipitated the popular insurrection» (B. R. Hamnett, Roots of lnsurgency [168], pág. 126). El relato de Mier es exacto.

20 También había "soldaderas", como en la Revolucíon del siglo xx.

21 El primer obispo Vasco de Quiroga, "Tata Vasco", quiso conservar cuidadosamente la artesanía india y organizó esta division del trabajo.

22 El Español, núm. 13,abr. de 1811, III, pág. 23

23 Referencia equivocada ; se trata del libro 3.

24 Falta aquí el adjetivo «reales» (Ibíd., pág. 23).

25 Ref. de este pasaje : "Bosquejo", El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, págs. 23-25.

26 Paréntesis añadido por Mier

27 La cita reproduce el "Bosquejo" (El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, pág. 23).

28 Está en CDHGIM [75], t. 3, núm. 138, págs. 705-708.

29 Véase supra, pág. [280].

30 Referencia equivocada. En el documento 18, Albuerne afirma que el Consejo de Indias juró a José Bonaparte. En el documento 20 (pág. 102), el abogado de Albuerne, José de Alva, se refiere a la Gaceta de Madrid de 19 de ag. de 1808 que cita las cédulas de 20 de mayo, 14 y 17 de jun. Por lo demás, la cita es exacta.

31 Falta : «levantó el estandarte de la rebelión y encendió la tea de la discordia y anarquía» (Gaceta Extraordinaria del Gobierno de México, 28 de sept, pág. 807).

32 Falta una página donde Abad y Queipo se proclama americano de adopción después de 31 años de ministerio. Mier ha omitido también el largo preámbulo que recuerda los horrores de "Saint Domingue" en 1791, y la conclusión, de tema político.

33 Falta aquí : «perturbadores del orden público, seductores del pueblo». Pasamos por alto otras modificaciones u omisiones no trascendental

34 «Si alguien inspirado del demonio» ; es fórmula ritual, como infra «latae sententiae» («Ha fallado el tribunal»).

35 Celebrado en 1801 por la agonizanle Iglesia constitucional francesa. Bonaparte había favorecido esta reunión para presionar a Roma en su negociación del Concordato (16 de jul.). Mier estaba en París y afirma haber participado en él. Para este pasaje, véase la "Introducción".

36 Henri Grégoire, presidente de dicho concilio.

37 Las de San Pedro, símbolo del poder del papa.

38 Hechos de los Apóstoles, XX, 2

39 La limitación de este fuero era uno de los proyectos de los Borbones de España. Los novohispanos (y no sólo el mismo clero) reivindicaban la conservación de éste. Mier escoge un caso muy significativo Véase infra, pág. [369].

40 El oficio de Trujillo al obispo y la respuesta de éste : Gaceta de México, 11 de jun. de 1812 (1812, t. 1, págs. 611-613). Las citas no son textuales.

41 Véase infra, Libro XIII.

42 ¿Por el color de las velas de los autodafés?

43 «Quien no lo ha confesado todo

44 Mier habrá encontrado el dictamen de Jovellanos en El Español (núm. 4, jul. de 1810,1, pág. 308, proposición 2a).

45 Los excesos de los insurrectos se explican o se justifican por tres siglos de opresión. Recuerdo de la tesis de Blanco White (El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, pág. 32). Este argumente será recogido también por Alcocer : ver su "Representación de la diputación americana a las Cortes" del 1° de ag. de 1811, opúsculo editado por Mier en Londres.

46 Dado el tipo de reproches que se hacía a los insurgentes, el testimonio de García Conde es particularmente precioso : los insurgentes saben perdonar la vida.

47 La frase en cursivas no es una cita exacta. Resume las ideas de Cancelada, págs. 81-83. En la pág. 83, Cancelada desca que los indios «puedan disponer de un territorio que la naturaleza misma con su imperioso grito dice : fue de sus padres... es de sus hijos...».

48 Más tierras pertenecían a los criollos.

49 Mier cita las págs. 22 y 23 de la representación, colocando las frases en un orden diferente. No es un caso único en la obra.

50 Ref.: El Español, núm. 13,abr. de 1811, III, pág. 28.

51 Gaceta de México, 19 de dic. de 1811. Parte de Rebollo (t. 2, págs. 1192-1193). Las cursivas indican un resumen, no una cita.

52 Gaceta de México, 21 de nov. de 1811 (t. 2, pág. 1088).

53 «Los hermanos nacidos de la tierra se dirigen mutuamente unos golpes mortales. Caen en una guerra civil.»

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site