Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo I

Historia de la revolución de nueva España. Libro VIII

Texte intégral

1[p. 246] La verdad de la historia, la compasión natural de un ilustre perseguido y la justicia debida a la inocencia calumniada me empeñaron demasiado largo tiempo en la defensa del señor Iturrigaray. En el libro anterior anticipé el éxito de su causa porque el lector desearía saberlo, e inútilmente lo buscaría en adelante, donde vamos a hablar de la insurrección de Nueva España. Aún no la hemos visto comenzar, y ya dexábamos al Virey preso en un castillo de Cádiz. Cancelada la atribuye a las providencias que había dado ; pero el lector las ha visto todas, y no adivinará quáles hayan podido tener este efecto, ni aquél las producirá jamás. Al contrario, las que sus héroes dieron contra el Virey son el verdadero origen de aquella espantosa catástrofe.

  • 1 Representación de la Diputación Americana impresa en Londres este año con notas, y reimpresa en El (...)
  • 1 Referencia equivocada ; se trata de El Español, núm. 23, marzo de 1812, IV, págs. 370-389, también (...)

2Así lo ha informado a las Cortes la Diputación americana informándoles en 1° de agosto 1811 sobre las causas de los disturbios de las diferentes provincias de America11. «En México la prisión del Virey D. José Iturrigaray, executada la noche del 15 de septiembre de 1808 por una facción de europeos, excitó la rivalidad entre ellos y los americanos, [p. 247] la que, difundiéndose sordamente por el Reyno y creciendo de día en día por la muerte de algunos de los últimos, por las prisiones de muchos de ellos, especialmente la del Corregidor de Querétaro, y por las gracias que llevó el Virey D. Francisco Venegas para los autores y cómplices de la facción, causó una alarma en tierra adentro, que comenzó

  • 2 Fecha errada ; es el 16 de sept., fiesta nacional de México ahora. Véase la "Introducción", e infr (...)

3en el pueblo de Dolores en 14 de septiembre 18102 y se extendió asombrosamente.» Testimonio tan auténtico, firmado por 33 Diputados, me dispensa de otros muchos que pudiera alegar ; y mi deber como historiador sólo debe reducirse a individuar los pasos por donde aquellas causas produxeron sus efectos.

  • 3 Véase pág. [133] y pág. [198], notas.
  • 4 Original : «se rectificaba más esta opinión».

4Desde luego para comenzar a desenvolverlas tengo otro testimonio auténtico, qual es la representación, ya antes citada, del Diputado propietario de México en principios de abril 18113 : «Seis millones de gentes que pueblan la Nueva España, sin excluir ninguna clase, se esforzaron en demostraciones de verdadero patriotismo y adhesión a la madre patria ; quando tuvieron noticia de los pérfidos sucesos de Bayona, todos estuvieron al instante decididos a sacrificarse en defensa de la justa causa de España. Se ratificaba más esta opinión4 por la seguridad de aquel país resguardado de un Exército acantonado en Xalapa, Villa de Córdoba y Orizaba, por el orden y subordinación a las autoridades establecidas, y sobre todo por la intervención de los pueblos en el gobierno, mediante las Juntas que comenzaron a establecerse en México.

5«Tan bella constitución desapareció en un momento por el capricho, egoísmo y, tal vez, interés particular de pocos individuos que, poco contentos de no seguirse sus opiniones, de exigírseles las pensiones establecidas, y temerosos de ser separados de sus empleos, meditaron, tramaron y executaron la prisión del Virey y la destrucción [p. 248] de las Juntas, apoderándose del gobierno del Reyno de México, que exercieron con un despotismo espantoso.

6«A pretexto de infidencia imputada al Virey D. José Iturrigaray turbaron la tranquilidad pública. Son incalculables las víctimas inocentes sacrificadas en nuestros días por la espada devoradora del fanatismo de gentes facciosas y sin discernimiento, y una de ellas fue el referido Virey. Esta es la opinión de toda la Nueva España. Doloroso, injusto y digno de una perpetua reprobación es el sacrificio de un individuo ; mas incomparablemente es más deplorable quando extiende sus horrores y la turbación en todo un reyno hasta hacerlo arder en guerras civiles. Sí, Señor, la prisión del Virey Iturrigaray es la causa, quando no total, sí de la primera influencia en los movimientos revolucionarios de algunas provincias de Nueva España, y tal vez de los acaecidos en otros reynos de América. Fue pésimo exemplo ver atacado e injustamente preso a un Vice Rey por solos 300 atolondrados movidos de unos quantos sediciosos por fines particulares. Fue peor ver a éstos no sólo impunes sino también premiados y distinguidos.

  • 5 Frase ya citada por Mier supra, pág. [198].
  • 6 Véase supra, pág. [185].
  • 7 Véase supra, págs. [234-236].

7«La Nueva España en aquel amargo día vio insultado a su gefe, substituido en su lugar un Militar anciano sin aptitud para el gobierno ni llenar la confianza pública. Todas sus operaciones se dirigieron por el voto de la Audiencia, en donde la resolución de algunos Ministros, principalísimos en la revolución, formaba la decisión. Así que, verificada la prisión del Virey, sus hijos y muger, se procedió por solo capricho, y por hacer creíble la supuesta calumnia de alevosía inverificable sin cómplices, al arresto de personas condecoradas y decentes. Se permitió a los jóvenes executores de esta verdadera alevosía el robo, la estafa, la embriaguez, los estrupos, aun dentro de lugar sagrado, y todo género de desórdenes5. Se autorizó el in[p. 249]sulto de los sacerdotes, la calumnia contra personas de todas clases, formándoles o no procesos y tratándolos como facinerosos. Los Religiosos sacerdotes Subástegui6, Franciscano, y Talamantes, Mercedario, puede ser incógnitos al Virey, fueron 7conducidos de México a Vera Cruz engrillados. Se tuvo la bárbara crueldad de no quitarles los grillos, ni aun adoleciendo, en el castillo de San Juan de Ulúa, de la enfermedad mortal llamada vómito prieto, ni aun en la última agonia ; y algunos añaden que después de muertos, para quitárselos, con el fin de examinar si eran verdaderos cadáveres, les quemaron los pies con planchas de hierro encendidas.

8«Fueron otros muchos víctimas de este furor ; gran número conducido a estos reynos y otros muertos en aquéllos de resultas del dolor de verse calumniados e insultados, como dichos Religiosos y el licenciado Regidor D. Francisco Verdad, preso al tiempo que el Virey, únicamente porque en las Juntas precedentes o en las del Ayuntamiento como Síndico procurador del común hizo las propuestas que tuvo por convenientes. Corrió semejante suerte de prisión el licenciado Regidor Azcárate por haber expresado su dictamen en los referidos congresos. Se le aprisionó en aquella ocasión, y de resultas ha sufrido ataques de epilepsia. Creo se le seguía molestando aún después de dos años de su prisión, quedando así las familias de ambos reducidas a la mendicidad.»

  • 2 Herrera, Historia de Indias, Déc. IV, cap. IX y X.

9De éste hablé ya pág. 237. Sigue el Diputado numerando otras víctimas de las que tenía presentes en Cádiz, entre ellos Curas respetables que habían sido trahídos a España cargados de grillos y que luego han sido jurídicamente absueltos, lo que prueba la injusticia con que se les había atropellado. ¿Pero acabaríamos jamás de contar las proscripciones con que en todo el tiempo de su despotismo colmaron los Oidores facciosos las cárceles y aun sepulcros [p. 250] de ambas Españas por la más ligera proposición o quexa de su violencia, sin examen ni proceso? Recuérdense los horrores de los primeras Oidores de México, quando en 1528, aunque recusados como enemigos por los procuradores de Cortés, le procesaron para mantenerle desterrado en España2. No quisieron oír sus descargos porque estaban bien probados los cargos con testigos de su facción. Los que se opusieron a ella, no subscribieron a sus calumnias, mantuvieron amor al perseguido o pronunciaron de algún modo su quexa, fueron presos, desterrados o muertos, privados de sus bienes y empleos, que se dieron a los partidarios ; las ordenanzas y leyes fueron despreciadas, el interés y la ambición decidieron de todo, la tiranía se estableció, 400 mil indígenas perecieron en solos tres años. Y para que nada llegase al trono sino en su favor, al mismo tiempo que enviaron ante éste con mucho dinero sus Procuradores, embargaron los demás buques, se apoderaron de los correos y no dexaron pasar otros informes que los suyos. Por fortuna un marinero, en una boya, según Torquemada, o un Cristo de caña en su pecho, según Betancurt, llevaron al Rey las cartas en que los Obispos de México y Tlaxcala avisaban que la Nueva España estaba en el momento de perderse. Es copia lo que hicieron los Oidores en México durante los diez meses que reynaron. «Insultaron, dice el Diputado, a toda clase de personas, derramaron el terror, perdieron la confianza de los pueblos y ganaron su aborrecimiento y execración.»

10Pero su providencia más desastrosa fue la disolución del cantón de tropas destinadas a la defensa del Reyno, que Iturrigaray mantenía en una disciplina severa. El pretexto fue que más de un millón de pesos fuertes que costaba sería mejor [p. 251] llevarlo a la Península, como si fuese indiferente la seguridad de aquel Reyno y su provecho en la circulación de aquel numerario antes de su extracción. Los campos, estériles antes, se habían ya cultivado en torno del cantón, y se vían caseríos donde antes desiertos y malezas. Volvamos a oír al Diputado de México : «Los pueblos de la América septentrional, siempre fieles, religiosos y unidos a la madre patria, oyeron con horror y escándalo los acontecimientos de Bayona y dudaron en aquellos momentos de la suerte de España. En el instante que llegaron las iniquas órdenes del duque de Berg para someterse a Napoleón, temieron ser comprometidos a sujeción tan infame, pero tuvieron la satisfacción de verlas despreciadas y rechazadas por el Virey Iturrigaray. Este sujeto, a quien tal vez se miraba con indiferencia, ganó por esta acción la confianza pública, creciendo más luego que con la convocación de las Juntas se aseguraron los pueblos de su seguridad, por su intervención en el gobierno, de no ser sacrificados a la perfidia francesa, o por el Virey, o por los pocos Ministros que componen la Audiencia, algunos de ellos intrigantes y de conducta sospechosa.» ¿Qué creerían los pueblos quando, después de ver preso al Virey y destruidas las Juntas, vieron también esparcir las tropas que guarnecían la costa, dexando expuesto el Reyno a una invasión?

  • 3 Espanol, n°1.
  • 8 Referencia imprecisa. Mier utiliza la "Representación del Consejo de Castilla a la Junta Central" (...)
  • 9 Mier utiliza El Español mucho más de lo que dice. El párrafo es un resumen de "Reflexiones general (...)

11Por fortuna se instaló la Central, a pesar del Consejo de Castilla, que hizo quanto pudo para evitar que se realizase. Tenía razón, no en pretender, como algunas Audiencias, exercer ellos la soberanía en ausencia del Rey, amalgamando en su mano monstruosamente todos los poderes, sino en pedir que se reuniesen Cortes conforme exigen las leyes y Fernando VII había mandado desde Bayona por decreto de 5 de mayo38. Había perdido el crédito por su debilidad o [p. 252] prostitución, y las Juntas que el pueblo había erigido bien o mal para representar en cada provincia a Fernando VII respondieron al Consejo con desprecio e insulto ; pero ellas mismas se creyeron ser el antiguo Rey todavía déspota, y serlo para siempre. A vista, no obstante, de un enemigo poderoso conocieron, después de mil debates mutuos, que era preciso unidad y harmonía para proceder con vigor y existir sin riesgo, y enviaron cada una dos de sus miembros a Madrid, como dos comisarios que no debían obrar sino por las instrucciones de sus comitentes y avisar a su soberano de lo que acordasen los otros. Reunidos, se burlaron de las Juntas e intitularon la suya única Soberana9.

  • 4 Jovellanos en su dictamen de 7 de octubre 1808, prop. 7.
  • 10 Manipulación. JOVELLANOS había estimado que la representación de la Junta Central estaba incomplet (...)
  • 11 Álvaro Flórez Estrada, economista y político español (1766-1853). Publicó su Examen imparcial de l (...)
  • 5 Examen imparcial de las disensiones de la América con la España, Introduccíón, pág. 17.
  • 12 El autor es Álvaro FLÓREZ ESTRADA. (B.A.E., t. CXIII, págs. 3-161). Mier lo cita infra, págs. [256 (...)

12«No podía serlo4, porque esta manera de Poder ni era constitucional, esto es, conforme a las leyes de la nación, ni ésta estaba allí representada toda, pues la mayor parte estaba en ultramar, de donde no había venido miembro alguno.»10 «No conociendo bien, dice Estrada11/512, la plenitud de los derechos de los pueblos en una situación en que la nación había quedado sin pacto social, no echó de ver que nada podía hacerse legalmente, no siendo por un consentimiento igual de toda ella, el qual no podía verificarse sin completar antes con una perfecta igualdad la representación nacional. Exercer sin poderes de todos los pueblos las funciones de la soberanía en todos ellos era una verdadera usurpación, y era exponerse a todas las quejas y a todas las funestas consecuencias que naturalmente debían seguirse.»

13Con todo, el pueblo de España, cansado de sus pequeños y querellosos mandones provinciales, que habían como el antiguo gobierno excedido todos los límites, bañado en [p. 253] sangre los pueblos a título de castigar traydores (término oscuro que aún no se ha definido bastante) y vendido al parentesco, la intriga y la ambición los empleos, y principalmente los grados del Exército, consumiendo malamente los recursos del país, aplaudió a la usurpación de la Central, que hablaba desde Aranjuez, sitio de sus Monarcas. Siguió su voz toda la América, y México, que desde sus Juntas ansiaba por esta concentración del poder, quedó satisfecho y asegurado de los temores que le había causado Napoleón.

  • 13 Fecha equivocada. Se trata del decreto de la Junta Central del 22 de en. de 1809 (El Español, núm. (...)
  • 6 Ibid., pág. 29.
  • 7 Puede leerse en El Cosmopolita, núm. III y IV.
  • 14 El título exacto de este periódico era El político imparcial, ofrenda de un español cosmopolita a (...)

14Éste parece en persona dentro de la misma España, ataca, bate, derrota, dispersa nuestros Exércitos en Tudela, sorprehende a Madrid, y su entrada es celebrada en México con repiques para ocultar al pueblo tan tremenda desgracia. La Central, fugitiva, llega a Sevilla y, advertida por la adversidad, se acuerda que hay América y que ha menester sus socorros, da oídos a los americanos residentes en aquella ciudad y Cádiz, que le representan sus derechos y la necesidad de que las Américas tengan en aquel cuerpo representantes, como que son parte de la monarquía. Declara en efecto, a 26 de enero 180913, que no son propiamente colonias sino una parte esencial e integrante de la monarquía española ; pero en lugar de sancionar en ellas Juntas como en España para elegir dos representantes de cada provincia, remite a los cabildos la elección por suerte en terna de un solo representante por cada Vireynato o Capitanía general, que comprehende muchas provincias y millones de gentes, «lo que era, prosigue Estrada6, hacer sólo justicia a medias, y una contradicción de la anterior declaración.» Los americanos no pudieron menos que sentirla, y el Nuevo Reyno de Granada, poblado de dos millones, reclamó con una energía admirable.714 Logróse al menos que se mandara fuese na[p. 254]tivo de cada país ese único representante, pues ya los togados por su influencia habían obligado a los cabildos a elegir sus mayores enemigos. Mosquera, Regente de Caracas, estaba ya elegido por su representante, siendo natural de Popayán, y propuesto en México el europeo Aguirre, que tenía en las cárceles a sus Regidores y tantos otros mexicanos, de que muchos habían venido arrastrando sus hierros hasta la Península.

15Los clamores de estos infelices lograron que la Central diese una providencia feliz, y fue la de nombrar Virey de México a su Arzobispo, D. Francisco Xavier Lizana y Beaumont, que tomó las riendas del gobierno en agosto de 1809, diez meses después que los togados despotizaban baxo el nombre de Garibay. Aunque aquel prelado, por su pusilanimidad y cortedad de talentos, se había dexado arrastrar de los sediciosos quando la prisión de Iturrigaray, los conocía ya y detestaba. «Se le amaba por su virtud, dice el Diputado de México a las Cortes, por su religiosidad, patriotismo y fidelidad, y desde luego creyeron los pueblos que antes derramaría la última gota de su sangre que sujetarlos al tirano de la Europa.» Todo volvió al orden, menos el partido turbulento de los chaquetas y sus Oidores, que no hallaba, decía él, arbitrio de tener en sujeción. Por eso no solo conservaba, como Garibay, los cañones a las puertas del Palacio, sino que hizo venir a la capital el regimiento fixo de México, en cuyo gefe, Alonso, tenía toda confianza, y vivió con la precaución de tener alrededor patrullas y cuerpos de guardia para seguridad de su persona. No pudo, es verdad, para ser un prelado perfecto, superar el nepotismo y familiarismo, esto es, el empeño de colocar con preferencia a sus parientes y familiares ; pero este tropiezo inveterado se atribuía a la red del engaño ; y como no daba una exclusión constante a los americanos, y los igualaba en el trato con los europeos, estaban aquéllos [p. 255] más contentos que éstos, ofendidos por lo mismo. A pesar de todo, la inmensidad de donativos, préstamos, &c, que mandó a España, juntamente con todo el sueldo de Virey que cedió, prueban que era general la confianza que se tenía en su virtud y desinterés.

  • 15 Voto contra la Junta Central.

16En España todo era desconfianza mutua, discordia y desgracias. La Central, que debía a las Juntas provinciales su existencia, trató e arruinarlas, y ya que el miedo la contuvo, limitó sus atribuciones de un modo vergonzoso, al mismo tiempo que confirmó las monstruosas facultades del Consejo de Castilla. Éste, enemigo suyo como de toda autoridad popular, se aprovechó para volver al empeño de minar la de la Central ; y aquéllas, picadas en extremo, especialmente por haberles querido defraudar hasta el tratamiento de Excelencia, levantaron el grito de la libertad, reclamaron los derechos imprescriptibles del pueblo, la acusaron de continuar con el aparato las opresiones de los Reyes, de malversar los caudales de la nación, echándole en cara los desastres continuos de los Exércitos que ellas levantaran, y que por impericia y corrupción no atinaba a mantener ni dirigir. Distinguióse en esta oposición la Junta de Valencia, que había contribuido con más tropa y caudales, y cuyo manifiesto enérgico voló por toda la monarquía ; no corrió menos el voto, contra su autoridad ilegal, del marqués de la Romana15, por la celebridad de su autor, si acaso lo es, y no prestó su nombre al Consejo de Castilla, demasiado sospechoso para ser oído por sí. Mil otros escritos que la desacreditaban y que, en razón de la distancia, aumentaban todo el mal, llegaron a la América y le abrieron completamente los ojos.

17No se recurría a ésta sino para pedirle el dinero que malgastaban ; las aduanas, las gabelas &c., que en España se habían suprimido, subsistían allá en todo su vigor, y los Baxaes españoles, que no solían responder a las más justas [p. 256] representaciones de los americanos sino : Dios está mui alto, el Rey en Madrí yo aquí, oyendo ahora alrededor de sí tronar los ecos terribles y desconocidos de la libertad que resonaban en la madre patria, recelosos y desatentados, repartían palos de ciego, obrando en medio de la confusión verdaderamente como moro sin Señor. Toda la América ardía en chismes, espionage, delaciones, procesos, encarcelamientos y destierros, que recordaron todos los honores de los conquistadores, recrudecieron todas las llagas y excitaron un clamor general del Nuevo Mundo.

18Cortes, Cortes, era el de las Españas, voz la más terrible a un gobierno que, no debiendo ser sino provisional, no quería dexar de existir desde que se saboreó con el mando, ni aun variar sus individuos, cuya comisión estaba ya concluida según las instrucciones de sus comitentes. Si la Central se vio en fin precisada a convocar las Cortes en la Isla de León, alargó el plazo quanto pudo, aunque era suma la urgencia de salvar a la nación. Mientras el enemigo progresaba, la Junta confía el mayor Exército que teníamos a un General que le protestó su incapacidad para dirigir la masa de 60 mil hombres ; su completa derrota en Ocaña probó su sinceridad ; 50 mil franceses pasan casi sin resistencia por un punto de Sierra Morena, y los Centrales se apresuran a salir de Sevilla, separados unos de otros como fugitivos, baxo pretexto de ir a esperar los diputados de Cortes que un mes después debían reunirse en la Isla de León.

  • 8 Estrada, Examen, pág. 48.

19En el momento hombres poderosos (o perseguidos o delincuentes) que estaban arrestados pagan y conmueven al pueblo sevillano, persuadiéndole que los Centrales, de inteligencia con el enemigo, habían vendido la patria. «Un tumulto8 obliga a su Junta provincial a declararse Soberana, [p. 257] a circular órdenes por todo el Reyno para reunir diputados que elijan una Regencia, a enviar comisionados a Cádiz y a todos los puntos en donde presumían que podían hallarse los Centrales, con órdenes por escrito y verbales para que los prendan y asesinen, como a toda autoridad que trate de protegerlos. El Presidente y vice fueron presos en Xérez, y con dificultad escaparon la vida. Los que llegaron a Cádiz (que el duque de Alburquerque, adelantando sin orden de nadie su división, logró salvar de los franceses) tuvieron que permanecer ocultos de temor de ser asesinados, y salir clandestinamente para la Isla. Igual suerte cupo a los que llegaron al Puerto de Santa María y otros puntos. Las pasiones de sus enemigos, arrastrando la opinión de la multitud, que jamás reflexiona, desencadenaron entonces toda su cólera contra ellos. No hubo insulto con que no se les hubiese denigrado en los papeles que se escribieron en Sevilla en 24 y 25 de enero 1810, y que se circularon de intento a toda la monarquía.

  • 16 Es una cita-resumen, aproximada, de A. Flórez Estrada, Examen... (B.A.E., págs. 15-18), final del (...)

20«Cargados del odio y execración general, los Centrales, más débiles que culpables, a costa de grandes riesgos y dificultades, se reúnen en la Isla de León y, llenos de espanto y sin energía para resolverse a conservar el mando los pocos días que restaban para la reunión de Cortes según su convocatoria, en medio de la oscuridad y furtivamente, sin tener poderes especiales de la nación como necesitaban, eligen una Regencia de cinco individuos con el poco tino de ser uno solo americano, contentándose con exigirles juramento de verificar luego las Cortes. Sin tener valor para dar a conocer la Regencia la ponen a exercer sus funciones, y determinan todos salirse de aquel punto para evitar el furor popular. Todo contribuía pues a hacer creer que esta nueva autoridad soberana, creada sin poderes bastantes en medio del tumulto y el terror, no podía ser una autoridad legítima.»16

21[p. 258] Así fue que Cádiz creó una Junta y no quiso entonces reconocer la Regencia ; a su exemplo, como de la más instruida por su inmediación de lo que pasaba, obraron las demás provinciales ; y quando por evitar la anarquía se resolvieron a prestarle obediencia, y se abrió el puerto de Cádiz para enviar a América la noticia en buques de guerra, los mercantes, que salieron poco después, ya habían llevado a varios de sus puertos las malas nuevas de la destrucción del Exército del centro, ocupación de las Andalucías por el enemigo, la disolución de la Central, los anatemas de la Junta de Sevilla con su usurpación de la soberanía, y una proclama de la Junta de Cádiz a los americanos proponiéndoseles por modelo de las que deberían elegir para tener un gobierno digno de su confianza. Considérese el aumento que a estos desastres añadirían la distancia y las cartas particulares.

22No, no es de admirar que ésta sea la época de la erección de Juntas en América, sino la moderación y paciencia de sus habitantes, que no las formaron desde el primer sacudimiento de la metrópoli, que descuajó los cimientos de la monarquía, siendo ellos iguales a los peninsulares en derechos para representar a Fernando. La diputación americana, proveída en la Comisión Ultramarina de las Cortes de los documentos más auténticos, les informa así del principio de todas las Juntas :

  • 9 Pág. 5.

23«En Caracas9 las malas nuevas citadas causaron la revolución en que, sin efusión de sangre, depusieron las autoridades, en 19 de abril 1810, y crearon una Junta con el nombre de Suprema para el gobierno de la provincia por conservar su existencia, y ver por su propia seguridad, según se explican en la proclama que publicaron a este efecto. Las mismas noticias, comunicadas a Buenos Ayres por su Virey D. Baltasar Cisneros, permitiendo al pueblo [p. 259] reunirse en un Congreso para tomar las providencias oportunas de precaución y no ser envuelto en semejante desgracia, produxeron, en 25 de mayo 1810, una Junta provisional gubernativa de aquellas provincias, que tomó el mando hasta que se formase Congreso con diputados de todas ellas.

24«El tratamiento imprudente del corregidor del Socorro en el Nuevo Reyno de Granada, hostilizando con tropas al pueblo desarmado (que por medio de oficios a él y representaciones a la Audiencia territorial procuró calmarle y evitar un rompimiento, sin conseguir otro fruto que la muerte de 8 hombres), le irritó, resultando la revolución de aquella provincia en 9 de julio del mismo año 1810, siendo el primer efecto de ella la prisión del mismo Corregidor y sus satélites.

25«En Santa Fe de Bogotá fue aún menor la ocasión del rompimiento. Pasaba por una tienda un particular, a quien el tendero europeo insultó con palabras injuriosas a los americanos, de lo que, ofendidos éstos, se amotinaron contra él y los que acudieron a su defensa, chispa que encendió el fuego de la disensión hasta instalarse, en 20 de junio de 1810, una Junta que gobernase el Vireynato, excluyendo muchos de los que antes mandaban. En Cartagena se instaló también otra Junta, cuyo reglamento se formó en 18 de agosto del mismo año, a lo que dieron ocasión los procedimientos de su gobernador y las odiosas diferencias que sembraba entre unos y otros españoles, europeos y americanos.

  • 17 La "Representación de la diputación americana", cuyo redactor era Alcocer, se inspira de El Españo (...)

26«En Chile, los atentados y extraordinarias violencias de su Capitán general, D. Francisco Carrasco, procesado en el Consejo, causaron tal sensación, y hostigaron de manera aquel pueblo, que el mismo General conoció la necesidad de renunciar, sucediéndole el militar más graduado, el conde de la Conquista. Después de lo qual se creó una Junta gu[p. 260]bernativa del Reyno, en 18 de septiembre de 1810, movida del exemplo de la Junta de Cádiz, en cuya proclama dirigida a los americanos apoyó su resolución. Esta Junta ha sido reconocida por el Congreso, y se le han dado las reglas convenientes.»17

  • 10 Tampoco habló de otras Juntas particulares. La de Popayán en carta oficial de 1811 a la de Santa F (...)
  • 18 Véase infra, págs. [387] y sigs., la nota en que Mier corrige este error.

27No habló la diputación americana ni de la Junta del Paraguay10, porque aún no había llegado a su noticia la existencia, ni de las antiguas de La Paz y Quito, que la habían perdido ; de esta última sólo dice que «la opresión de los Gefes había hecho formar una Junta en Quito18, sobre cuya escena es preciso echar prontamente un velo para no horrorizar a la humanidad.» En efecto sobre la noticia de las convulsiones de la Península y a su exemplo formaron una Junta, cuyos miembros se demitieron luego reconociendo a sus antiguos mandones europeos, cuya cabeza era Ruiz de Castilla, con quienes se pactó un olvido o amnistía general. Pero apenas llegaron tropas de Lima, recibidas con aplausos y parabienes fraternales, quando los miembros de la anterior Junta, que eran de las personas más distinguidas de la ciudad, fueron degollados aherrojados como estaban, y la ciudad misma entregada al saqueo ya ofrecido antes a las tropas en su marcha, al cuchillo y a todo género de desórdenes, atrocidades que el gobierno de España premió al Virey Abascal con el grado de Teniente general. La misma suerte tuvo la Junta de la ciudad de La Paz, y el grado de General fue dado también a su verdugo, Goyeneche ; pero la formación de su Junta procedió de otro incentivo general que ha habido en la América del Sur para erigir desde el [p. 261] principio Juntas, que han titulado conservadoras de los derechos de Fernando VII.

28La corte de Portugal tenía pretensiones, sostenidas a vezes con guerras crueles, sobre las provincias españolas vecinas del Brasil, de que aun en plena paz había usurpado grandes territorios, y sobre que estaban pendientes en 1808 acres contestaciones. Luego que fugitiva de Lisboa por la invasión de los franceses arrivó al Brasil la Princesa Carlota, a título de Infanta de España, cuya regencia decía pertenecerle con el otro Infante español, D. Pedro, que la acompañaba, por la prisión y cautiverio de sus hermanos y tío, armó para apoderarse de las provincias contiguas, e hizo tan vivas gestiones en todas las de la América del Sur para ser reconocida, que sus gobernantes europeos balancearon, por más que el Embaxador español en el Brasil, Caza Irujo, les previniese que los proyectos de la Carlota se encaminaban a conquista. Por esto, aunque ella quiso pasar personalmente a Montevideo, el gobierno mismo de la Península se opuso, y los de Buenos Ayres acceleraron la formación de su Junta.

  • 19 Entre los criollos, Mier no era el único en considerar a Goyeneche como un monstruo ; a veces se l (...)
  • 11 Por sugestión de un tío suyo residente en Cádiz.

29Los vecinos de la ciudad de La Paz, habiendo interceptado la correspondencia de su Intendente y Obispo, que habían resuelto reconocer a la Infanta, opusieron su Junta para conservar aquella provincia a Fernando VII, así como también otra los Oidores de Chuquisaca. Los Vireyes del Perú y de Buenos Ayres (al qual pertenecían estos territorios) enviaron contra ellos sus expediciones ; pero llegó primero a La Paz la del Perú, a cuya cabeza venía D. José Manuel Goyeneche. Este monstruo que, nacido en Arequipa de un padre mercader, fue educado en Sevilla19, y conocido por su ignorancia, había recibido comisión de Napoleón para ir a hacer reconocer a su hermano José en la América del Sur. Ya en Cádiz para embarcarse, delató su comisión11 a la Junta [p. 262] de Sevilla, quien con el grado de Brigadier le dio otra para ser allá reconocida ella misma. Goyeneche, desembarcado en Montevideo, aplaudió, como después la Central, la Junta erigida allí por los europeos para deponer a Liniers, Virey de Buenos Ayres ; pero en esta ciudad se unió a los americanos para oponerse a su deposición e impedir la Junta que, de acuerdo con los europeos de Montevideo, baxo Elío, intentaron establecer los europeos de Buenos Ayres baxo de Alzaga. Ahora que se hallaba en Lima, vino furioso contra la ciudad de La Paz, que ha asolado ya dos vezes. Tomóla por asalto, ahorcó sin tino ni discernimiento a sus vecinos, que tal vez eran acreedores a una corona, y entregó después el teatro ensangrentado a la expedición del Virey Cisneros (nuevamente enviado por la Central) como autoridad territorial.

  • 12 [p. 262] *Para muchos de estos particulares, entre informes de testigos presenciales y papeles, me (...)
  • 20 Se trata exactamente de : Manuel MORENO, Vida y memorias del Dr Mariano Moreno [...], Secretario d (...)
  • 21 Error en el apellido del autor ; se trata de John MAWE, Travels in the interior of Brazil, particu (...)
  • 22 Exacto. Bernardo de Velazco fue separado del poder en junio de 1811 (proclamación de la República, (...)

30Éste vertió más y más sangre de los que quedaron en las cárceles después del primer arrebato, hasta que la erección de la Junta de Buenos Ayres arrancó de entre las garras de esta otra fiera la última víctima, que era un sacerdote. No se portó con tanto rigor la expedición de Cisneros con la Junta de Chuquisaca ; como eran europeos se contentó con deponer y arrestar a los Oidores122021 ; ya antes Goyeneche había insultado de tal manera a su Regente, D. Antonio Boeto, europeo mui respetable, porque no [p. 263] quiso reconocer la soberanía de su comitente Sevilla, que murió de resultas. Posteriormente saben todos que los vecinos del Paraguay, habiendo resistido con mano armada a las tropas de la Junta de Buenos Ayres, erigieron la suya confederándose con aquélla, porque su Gobernador, Velasco, llamó tropas portuguesas para entregar aquel país a la Carlota.22

  • 13 Ibíd., pág. 26.
  • 14 Ibíd., part. II, pág. 68.

31Hasta aquí es difícil contestar la legalidad a estas Juntas y sus buenas intenciones para conservar las Américas a Fernando VII y cortar de raíz las repetidas injusticias cometidas allá por las autoridades despóticas del gobierno de España. «Si la Junta Central, dice Estrada13, hubiera establecido, o la Regencia confirmado, este gobierno paternal elegido por los mismos pueblos, el menos defectuoso, el más legítimo, y aquel que podía inspirarles más confianza, esta providencia hubiera sido suficiente para cortar una infinidad de abusos y para evitar toda facción ; pues la influencia de estos cuerpos bien organizados no se puede dudar que contendría a todos en su deber para con la madre patria, y el agradecimiento al gobierno, que de esta manera manifestaba el deseo de su mejora, sería más duradero. Pero14 si la Central no evitó el mal que aún no existía al descubierto, la Regencia lo fomentó y exasperó más y más quando ya había aparecido. Aquélla nada negó a los americanos ; ésta se negó a todo y por todo. Ni una sola providencia tomó desde su instalación que no manifestase o parcialidad o imprudencia.

  • 23 La carta de la Junta de Caracas al marqués de las Hormazas, de 20 de mayo de 1810, ha sido redacta (...)
  • 15 Vedla en El Español, n° IX, pág. 234.
  • 16 Ved sobre este punto la nota 7 en la 1aCarta de un Americano al Español sobre su número XIX. En lo (...)
  • 24 Estas citas de Flórez Estrada son, en efecto, resúmenes. Para elaborar la última larga cita (págs. (...)
  • 25 Sobre este decreto, que no hemos podido encontrar, véase infra, pág. [640], nota.
  • 26 Se trata de una obra en español y en inglés : Interesting Official Documents — relating to the Uni (...)
  • 17 Se dio a luz en el Seminario patriótico la representacíon de La Havana. Ved las reflexiones de los (...)
  • 27 Semanario patriótico, periódico liberal importante, dirigido por Manuel José Quintana. Salió en Ma (...)
  • 28 Cádiz, 1811, 42 págs. Mier tenía esta pequeña obra entre sus libros. Este Apéndice expone y refuta (...)

32«En lugar de precaver la guerra civil con Caracas, accediendo a las justísimas proposiciones que los vocales de aquella Junta hicieron en carta de 20 de mayo al ministro marqués de las Hormazas23/15, declara traydores a sus indivi[p. 264]duos, manda bloquear sus puertos y envía comisarios con facultades amplias para precisarlos a entrar en lo que los gobiernos despóticos llaman deberes de sus súbditos. Lo mismo hizo con Buenos Ayres. Si en 11 de mayo 1810 da un decreto para la libertad del comercio en América, que toda ella suspiraba para salir de la miseria en que la había sepultado la larga guerra con Inglaterra, y adquirir numerario para socorrer a la Península, por temor de la Junta de los monopolistas de Cádiz niega haberlo dado y decreta pesquisas contra sus autores, que sólo sirvieron para probar su vergonzosa flaqueza, la vanidad de las promesas hechas a los americanos, y la burla que se hizo impunemente de la ley en un punto tan capital.»16242526 Si la Junta [p. 265] Central, apartándose por las circunstancias para convocar las Cortes de la distinción de clases que antiguamente las constituían, llamó a toda la nación a un Congreso general que fixase las bases de su sociedad política, la Regencia, en el mismo decreto (citado ya pág. 156) en que llama un Diputado para cada 50 mil almas, elegido popularmente en la Península, llamó uno solo por millones de la América, elegido aristocráticamente, y no como quiera elegido por los ayuntamientos de los pueblos, sino por el de sola la capital, que sólo representaba a su vecindario, y que ni por éste ni por aquéllos podía transferir los poderes ilimitados que no tenía y se requerían expresamente en el Diputado, como uno y otro expuso sabiamente el Ayuntamiento de La Havana.172728 Aun al metropolitano de México vimos que la Audiencia le improperó que tomase la voz de los pueblos comarcanos para atestiguar su fidelidad y reclamar las leyes por la seguridad del Estado, y le dixo públicamente que no representaba sino sólo al vulgo de la capital ; ¡ahora puede dar poderes ilimitados por millón y medio que componen su provincia! Como que se habían empeñado los españoles en contradecirse perpetuamente y alborotar a los ultramarinos, hacerles ver que no se trataba sino de engañarlos con palabras, darles la ley arbitrariamente con las obras, y entregarlos, si era menester, atados a su carro, caso que lo montase Napoleón.

  • 18 Essai politique sur le Royaume de la Nouvelle Espagne, livre 6, chap. 14.
  • 29 Popularmente llamada "el Caballito", hoy está colocada en la calle de Tacuba, frente a la Escuela (...)

33[p. 266] Por eso el Reyno de México, aunque ligadas ya las manos y desangrado por el cuchillo de la persecución, todavía se esforzó a levantar el grito para que se pusiese al país en defensa. El barón de Humboldt18 avaluaba el estado de las tropas de Nueva España en tiempo de paz, año 1804, (no incluidas Goatemala y Yucatán) en 32.200 hombres, de que los 16.000 de caballería, pero de éstas los 22.277 eran milicias provinciales y urbanas. Ni de todas tenía el mando el Virey, cuyo dominio, si no es en Real Hacienda, no se extiende a todas las Provincias Internas. En el Reyno de México propiamente dicho no había sino 6.225 de tropas veteranas, 18.631 de milicias provinciales, y 1.053 de urbanas. Se acababan de recibir 20 mil fusiles de Jamayca, pedidos en el tiempo de Garibay, y el Arzobispo, enviando 5 mil de ellos a España, se sirvió del resto para las tropas que comenzó a poner sobre las armas, aumentando desde luego el fixo de Vera Cruz con otros dos batallones para mejor guarnición de plaza tan importante y satisfacción del pueblo, y haciendo que las milicias tuviesen sus asambleas regladas. La Minería ofreció costear cien cañones de bronce para la defensa del Reyno, y comenzó a construirlos el mismo célebre Tolsá, que fundió de una pieza la estatua colosal equestre de Carlos IV que está en la plaza de México29, y que el sabio Humboldt prefiere a todo quanto en este género hay en Europa, excepto la de Marco Aurelio en Roma, por la perfección del trabajo. El costo de los cañones ha ascendido ya a 300 mil duros.

  • 30 El complot de Valladolid —hoy Morelia— reunía a varios militares, un cura párroco, el franciscano (...)

34No tomaba el Arzobispo, según decía, todas estas disposiciones porque se recelase precisamente de una invasión de los franceses, a pesar de que ya casi dominaban toda la [p. 267] Península, sino porque la rivalidad excitada entre criollos y europeos por la prisión del Virey, y fortificada por las violencias de la Audiencia contra aquéllos y las injurias que éstos les prodigaban con amenazas, había ya degenerado en disturbios parciales, especialmente en el Obispado de Valladolid30, los quales, aunque todavía giraban sobre personalidades, podían tener funestas consecuencias. El Tribunal de seguridad pública y buen orden, establecido desde Garibay, había absuelto a muchos de los que prendieron los Oidores por estas y semejantes disensiones ; el Arzobispo los puso en libertad, y usando con destreza de medios suaves y conciliatorios iba logrando cicatrizar los ánimos ulcerados. «En todo caso, proseguía él, teniendo las tropas reunidas baxo la inspección de gefes de mi confianza, las preservo de la seducción, quito el apoyo que pudieran prestar a los partidos, y con esta masa de fuerza caigo doquiera que se manifieste la menor novedad, y la sofoco sin recurso.»

35Miras juiciosas, que hubieran conservado la tranquilidad de aquel Reyno opulento, sin cuyos auxilios España no puede libertarse ; pero los europeos creían más desesperada que los americanos la causa de ésta, y como que las tropas reunidas y el Arzobispo mismo impedirían que México siguiese su suerte, se empeñaron en derribarle y volver el bastón a la Audiencia favorita.

  • 31 Arzobispo de México a partir de 1815. Se ausentó en 1822.
  • 32 Salmo 54 en la Vulgata, vers. 13-15 : «Que no es un enemigo quien me afrenta pues lo soportaría [. (...)
  • 19 Anteriormente le llamamos sobrino del Arzobispo dexándonos llevar del modo común con que lo llaman (...)

36En fines de abril había llegado D. José Luyando, natural de Guadalaxara en el Nuevo Reyno de Galicia, con título de Comisario Regio, para hacer reconocer la Regencia, en lo que no huvo dificultad de parte del Arzobispo Virey ; pero aquél sabía el plan de su comitente, y vimos por el informe de Catani que se unió desde su llegada con Yermo y compañía, y por consiguiente patrocinó como Javat sus miras, y fue para con la Regencia el órgano de los facciosos. Ya [p. 268] le habían precedido los informes de éstos contra aquel respetable prelado, y los que éste más sintió apresuraron su muerte, y a mi juicio los más eficaces fueron los del Canónigo Fonte31, como enviados a un pariente suyo de la Covachuela, antigua y verdadera árbitra de los destinos de la nación. Yo vi en Cádiz las cartas en que el Arzobispo se quexaba de su ingratitud con aquellos versos de un salmo, en que Jesucristo parece quexarse de Judas : Si inimicus meus maledixisset mihi sustinuissem utique : tu vero homo unanimis, dux meus et notus meus, qui simul mecum dulces capiebas cibos?32 En efecto Fonte es un familiar que había llevado de España, al qual hizo su Provisor, y para hacerle Canónigo de México cometió la injusticia de anteponerle a opositores que llevaban de doctores tantos años como Fonte de edad. Éste, informando a la Regencia contra su bienhechor, acusaba sus cortos talentos para gobernar en tiempos tan difíciles, y la corrupción moral de su primo19, el Inquisidor Alfaro, por cuyos dictámenes se regía y que había hecho gobernador y visitador de su mitra.

  • 33 Informe del diputado Beye a las Cortes. Véase supra, pág. [133] y pág. [198], notas. Mier suele in (...)

37Mucho mal debieron haber dicho del Arzobispo, quando la Regencia, teniendo elegido nuevo Virey, no aguardó siquiera a que llegara para remover su antecesor. Las órdenes llegaron en junio a México, y «fue removido no sin desaire el Arzobispo, dice a las Cortes el Diputado de México33, mandándose que sin dilación lo entregara a la Audiencia, providencia la más errada de quantas pudieran [p. 269] dictarse. Cabalmente de quien menos confiaba el público era de la Audiencia, por el partido y arbitrariedad de algunos de sus ministros en las anteriores revoluciones. La desconfianza pública se aumentó con las primeras providencias de aquel tribunal, y se acabó de perder todo. Mandó retirar las tropas que el Arzobispo comenzaba a poner sobre las armas, y con eso los nuevos sediciosos confirmaron la idea ya esparcida de entregar la Nueva España a la Francia.»

38«Se trató en varios Acuerdos, dice el Regente Catani a la Regencia, de retirar las milicias provinciales para escusar al erario el gasto de un millón de pesos fuertes al año. El Oidor Aguirre, con otros adictos a sus ideas, resolvieron su retiro ; yo, con otro Oidor, sostuve lo contrario, esto es, que no sólo debían mantenerse sobre las armas, sino que las que eran del pueblo A era necesario se trasladasen al pueblo B, y así de las demás, porque debía recelarse y temerse que no harían su deber si hubiesen de pelear contra sus parientes y paysanos, y que más valía gastar un millón al año que no exponerse a perder muchos. Lo mismo respondí al comisario regio Luyando, que vino a hablarme entre orras cosas (porque en todo se metía excediendo los límites de su comisión) sobre que no se procuraba la economía manteniendo tantas tropas sobre las armas. Así ha sucedido, que no han hecho su obligación sosteniendo a sus pueblos ; que no se han querido defender, sino que unos han huido, otros se han pasado a los insurgentes. ¿Pero qué podía hacer yo, aunque Regente y cabeza de la Audiencia, si este tribunal me había negado el absoluto mando de la capitanía general, desobedeciendo expresamente la Real cédula de 11 de marzo 1805, que decide que en quanto al mando de Capitán general se guardasen las [p. 270] leyes de Indias en caso de vacante del Virey, y que lo que éstas hablan del Oidor decano se entendiese del Regente?» El decano era Aguirre, cuyo voto con el de sus adherentes formaba las decisiones de la Audiencia, y así nada es de extrañar semejante inobediencia.

  • 20 Digo 28 de mayo porque tienen esa data, aunque fueron de junio, sino que como el Obispo de Orense (...)

39Antecesor de Aguirre en el decanato y partidario suyo era D. Ciriaco Carvajal, como ya antes diximos, promovido por su pariente Saavedra, Regente de España, al Consejo y Cámara de Indias. Arrivó a Cádiz en 2 de mayo 1810, y no sólo apoyó los informes siniestros de su Cuerpo, que habían extraviado a la Regencia, sino que, consultado como oráculo, la hizo dictar en el 2820 una lista de proscripciones y jubilaciones de los ministros más íntegros y beneméritos de México, y otra de gracias, ascensos, distinciones y premios de los europeos facciosos. Aunque el nuevo Virey, Venegas, debía llevar consigo estas mercedes y castigos, Carvajal, para que los agraciados le estuviesen reconocidos, anticipó la noticia a sus confidentes, que publicaron luego tan escandalosas novedades con el fin de mortificar a los americanos, cuya indisposición efectivamente llegó al extremo. No puede pintarse mejor que se hizo desde México en una carta anónima escrita a la Regencia en agosto, que copiaré, porque la indignación que sentía su autor era en esta época la general del Reyno.

40[p. 271] «Es mui regular, dice, que se hayan traslucido y tal vez circulado en esa plaza los manifiestos, avisos y contestaciones que la Junta de Caracas dirigió al Consejo de Regencia y a la Junta superior de esa ciudad, y es regular que la deserción política de aquella provincia hiciese mui grande impresión en ese vecindario. ¿Pero el gobierno supremo habrá fixado debidamente su atención sobre este infausto suceso?, ¿habrá meditado sobre las consecuencias que debe producir?, ¿habrá examinado y combinado las causas en que los caraqueños han fundado su revolución?, ¿habrá tratado de evitar que sus providencias económicas y gubernativas compelan a otros reynos y provincias de las Américas a substraerse también de su obediencia?, ¿habrá suspendido en razón de esto la publicación de las translaciones, jubilaciones y suspensiones que tenía acordadas contra varios Ministros, empleados públicos y otras personas distinguidas de este Vireynato, según se ha anticipado a avisarlo el Consejero Carvajal, haciéndose influidor o cooperador de estas condenas?, ¿habrá en fin conocido que las sugestiones de este antiamericano están en oposición con el verdadero sistema político que exigen las circunstancias del día?

41«Ciertamente se abisma el entendimiento al contemplar el plan de gobierno que ha adoptado la Regencia con respecto a esta América. En el corto espacio de tiempo que ha corrido desde su instalación hasta mediados de mayo, en que zarpó de ese puerto el navío británico Baluarte, es decir, en menos de quatro meses, ha tomado medidas tan precipitadas que es un milagro se haya conservado la tranquilidad pública en este Reyno ; pero los ánimos están exaltados, y es de temer que las materias combustibles que se van reuniendo y amontonando en [p. 272] estos senos políticos produzcan de repente volcanes inextinguibles.

  • 21 Éste fue un archivero de Secretaría que, teniendo licencia para pasar a México por dos años, instó (...)
  • 34 P. RIPALDA, Catecismo de la doctrina cristiana., 1591 ; P. ASTETE, Doctrina cristiana, 1599.

42«En otra ocasión se habló del disgusto y fermento que habían producido el relevo del Arzobispo Virey, la comisión del comisionado Luyando, la unión de éste al partido de los facciosos que depusieron a Iturrigaray, el ascendiente que habían tomado sobre él los Oidores Aguirre y Bataller, el fiscal Sagarzurrieta, el coronel Emparán (que vive con Aguirre) y el comerciante D. Gabriel Yermo, autores unos y cooperadores otros de aquel atentado. ¿Pues quáles habrán debido ser el descontento y exasperación de estos habitantes al ver que Aguirre se dice promovido a Regente, Emparán a Brigadier, Sagarzurrieta a fiscal de Real Hacienda, y el célebre Yermo condecorado con un título de Castilla? ¿Quáles al advertir que entre los innumerables agraciados con titulos, con grados y con honores, no se cuente un solo americano? ¿Quáles al oír que, sin otro fundamento que el de ser nativos de este suelo, se separa de la Audiencia a varios ministros, son llamados a España otros individuos de carácter, y que se trataba de no conferir los empleos de gefes sino a europeos? ¿Quáles al examinar el misterioso aparato de comisiones y encargos con que se nos han presentado el General Bustamante y un tal Yandiola?2134 ¿Quáles, en fin, al considerar [p. 273] que lo que no pudo obtener de Godoy el Inquisidor Arce para un hermano suyo, por respeto a las mociones de este Ayuntamiento, lo haya facilitado el Regente D. Miguel de Lardizábal para un compariente suyo, atropellando la consideración y gratitud que debiera conservar hacia un Cuerpo que le votó para su representante en la Central, aunque estuviese educado en España?

43«Esto no es decir que el Cabildo secular de México no haya menester arreglo y cabeza. La necesita, sí ; pero choca que el nombramiento de Corregidor se resolviese en los momentos más aventurados, desatendiendo la oposición constante que ha hecho esta ciudad en todo tiempo ; choca que la elección haya recaído en un mozo que está generalmente odiado, y choca mucho más que lo uno y lo otro haya sucedido por influxo del vocal americano, y por el objeto único de favorecer a un deudo suyo.

44«Mas no es de admirar que este vocal se haya manifestado sin delicadeza en este punto, quando le ha faltado para otros de mayor entidad. Sólo se ha manifestado escrupuloso, y aun temerario, para adquirirse el vocalato ; y así que lo hubo conseguido, no sólo no ha mirado por los verdaderos intereses de los americanos, sino que parece se ha dedicado expresamente a deshonrarlos y abatirlos. De otra manera, ¿cómo era posible que se hubiesen intentado siquiera unos procedimientos tan impolíticos, tan degradantes y tan vergonzosos?, ¿cómo habría permitido que la libertad pública de sus compatriotas, la seguridad individual y el sagrado derecho de propiedad, tan garantidos en el bufete del gobierno, hayan sido hollados con la mayor impudencia, y que no haya un hombre que no se vea ex[p. 274]puesto a sufrir en su opinión, en sus bienes y en su persona misma los horribles efectos del despotismo?

45«La España tenía adoptadas ciertas máximas de política, acaso mal entendida, con respecto a sus colonias, pero siempre procuraba ocultarlas ; ahora se va corriendo el velo que las cubría, ¡ahora!, ¡en qué época!

  • 22 Los propios términos usó el Señor Albuerne, Oficial de Secretaría de Hacienda en su Origen y estad (...)
  • 35 Véase, infra, la nota de la pág. [309].
  • 36 Manuel de ALBUERNE, Origen y estado de la causa formada sobre la real orden de 17 de mayo de 1810 (...)
  • 37 El mismo confesor de Yermo. Véase supra, pág. [167].

46«Mas al fin insista, si quiere, el gobierno en su sistema. Diríjase por informes de sujetos como Carvajal, que, como hoy adula al Consejo de Regencia, adulará mañana a la Regencia de Argel223536, si conviene a sus fines particulares ; sostenga el partido revolucionario acostumbrado a deponer Vireyes ; escuche D. Miguel Lardizábal las relaciones que el hypócrita Felipense Monteagudo37 dicta en la Casa profesa a D. Rafael de Lardizábal, tan a propósito para demandante de los Santos Lugares como inepto para formar juicio de cosa alguna. Óigase con atención y deferencia quanto exponga el turbulento Columna. Desatiéndanse los americanos ; prémiese únicamente a los europeos ; venga en cada barco un Comisario Regio afectando reservas, importancias y favor ; por último óbrese en todas líneas como se crea más del caso para acabar de imprimir el sello de la degradación y esclavitud a seis millones de habitantes ; pero quando éstos hubieren despedazado las cadenas que los oprimen, no se impute este procedimiento a intrigas de Napoleón ni a una trayción infame, sino a la detestable política del gobierno.»

  • 38 Mier recoge la tesis de Blanco White, informado por el "Bosquexo" de José María Fagoaga. Una de la (...)

47Si, engaña a sus lectores Cancelada como siempre quando concluye su quaderno asegurándoles que la insurrección provino de no haber premiado el gobierno a los europeos aprehensores del Virey y castigado a los malos [p. 275] criollos, que no concurrieron a esta santa maniobra. Por el contrario precisamente ; la noticia sola de que el gobierno de España había verificado semejante injusticia fue la causa inmediata de la insurrección, que rebentó antes que Venegas llegase a México con los despachos correspondientes38.

  • 23 Essai politique sur le Royaume de la Nouvelle Espagne, livre v, chap. XII. Leedlo sobre todo en el (...)
  • 39 «Divide si quieres dominar». Ejemplo de tergiversación del testimonio del sabio alemán. Mier exage (...)

48Dixe causa inmediata de la insurrección, porque llovía ya sobre mojado. Las injusticias del gobierno de España con los criollos, su antigua y perpetua parcialidad a favor de los europeos, habían hecho nacer otra entre ambos, que y a habían observado todos los viajeros, vaticinando un rompimiento futuro en la ocasión, que privaría a la España de sus colonias. El barón de Humboldt es el último que ha observado esta antipatía, aunque observó también23 que la política del gobierno la entretenía para reynar mejor a sombra de la división, según la máxima de Tiberio : Divide , ut imperes39.

  • 24 Pág. 32.
  • 25 Las Cortes la han abolido por fin en el Perú, donde existía, a petición del diputado Castillo, de (...)
  • 40 El contenido de esta nota se aleja bastante de la realidad histórica.
  • 41 Véase supra, lib. V, e infra, lib. XIV.

49A lo menos, «es cierto, dice la Diputación americana a las Cortes24, que del mal gobierno ha resultado la opresión, y de la opresión el descontento general de los americanos.» No había desde luego que estrañarlo en los indios, que como conquistados han gemido hasta hoy baxo el peso de los tributos y de la mita desoladora2540, [p. 276] tratados, en una palabra, ya especulativa ya prácticamente como bestias de carga. Tampoco en las castas, no sólo sujetas a los mismos gravámenes y exclusión de hecho para todo, sino privados como brutos por las Cortes mismas de los derechos de racionales para ser representadas en el pacto social41. ¿Pero podía caber la aversión y un odio mortal entre españoles, padres, hijos y parientes? La naturaleza puede faltar en un hombre como en un monstruo, mas en millones de hombres es imposible, a menos que la hayan violentado agravios inveterados y horrorosos. Luego los han hecho los españoles a los criollos una vez que éstos los aborrecen. Esta consecuencia no admite réplica.

  • 26 Tales como sus 11 proposiciones presentadas a las Cortes en 16 de noviembre 1810. Comercio libre v (...)
  • 42 Citadas íntegramente en el Libro XIV, págs. [646-654].
  • 27 Leyes de Indias 18, tít. 18, lib. 4, 66 y 79, tít. 45, lib. 9, sobre todo la ley 79 del mismo títu (...)
  • 43 Referencia equivocada : en vez de la ley 79 debe decir la 78.
  • 28 Leyes 1 y 2, tít. 26, lib. 4. Real Cédula de 22 de febrero 1684.
  • 29 Ley 6, tít. 13, lib. 6 y 18, tít. 17, lib. 4. Reales Cédulas de 1596, 1601, 1610, 1802 y de 17 de (...)
  • 30 Hablamos antes sobre el chinguirito, metzcal, &c.
  • 31 El bacallao era prohibidísimo.

50Produxeron ya los más principales de sus agravios los diputados americanos en sus memoriales, en sus discursos, en sus opúsculos.2642 Tales como los estancos sobre tabacos y casi todos sus frutos, la prohibición de comercio libre no sólo con Europa, y de ella baxo pena [de] muerte, sino entre las mismas provincias de América2743, la de fábricas para vestirse28, [p. 277] del cultivo de las viñas y olivares29, de la venta y fábrica de sus vinos o cervezas regionales30, de la pesca de sus mares31, de la explotación del azogue para elaborar su plata, &c, males tan enormes que por el mismo exceso de su injusticia habrían desaparecido si los gefes y autoridades no hubiesen sido europeos, y si los europeos, apoderados en ambos mundos del monopolio de su patria, no se hubiesen opuesto a las vivas y continuas reclamaciones que dirigían al trono los americanos.

  • 32 Ley 24, tít. 6, lib. 1.
  • 33 Política Indiana, lib. 4, cap. 15 y 26.
  • 44 Dichos capítulos del libro IV, relativos a curas y religiosos, expresan únicamente la obligación d (...)
  • 34 Num° 12 del Memorial a Felipe V, en el tomo 7 del Semanario erudito.
  • 45 El tomo 7 del Semanario erudito (véase, pág. [54]) recoge varios escritos de Melchor de Macanaz. M (...)
  • 46 Representación que hizo la ciudad de México al Rey D. Carlos III, 1771. Véase CDHGIM [75], t. I, p (...)

51Sus mayores quexas han sido siempre sobre la exclusión que se les da prácticamente para los empleos. Españoles como los europeos, con mayor aptitud por el conocimiento del país, de sus leyes y costumbres, y con mejores derechos, pues las leyes de Indias32 les dan preferencia para todo en la tierra que ganaron sus padres, no pueden sufrir que advenedizos samaritanos estén en posesión exclusiva de disfrutar las aguas del pozo de Jacob. Los jurisconsultos célebres, como Solórzano3344, expresaron ya el resentimiento de los americanos por esta causa ; el Ministro Macanaz3445 exhortaba a Felipe V a remediar esta sinrazón para evitar los disturbios acaecidos al principio de su reynado ; y la Ciudad de México, a fines del siglo pasado46, representó con tal evidencia de razones los derechos de sus pueblos, que Carlos III mandó que ocupasen por mitad las Audiencias y coros de las catedrales.

  • 35 Ved todo esto comprobado en El Censor Extraordinario del Dr Alcocer, Diputado de los indios de Tla (...)
  • 47 Este aspecto de la "guerra" entre criollos y peninsulares era el más manifiesto ; por su valor sim (...)

52[p. 278] Todo fue inutil y lo será siempre, porque el cohecho en una Corte corrompida, la ignorancia de los beneméritos del país, las instancias de los pretendientes cercanos y con favor, las relaciones de los europeos indianos con los peninsulares, el órgano de los informes parcial por ser los gefes europeos, y el vínculo estrechísimo de unión que forman entre sí a larga distancia los compatriotas para ayudarse, servirse y colocarse, son obstáculos insuperables. Así35 de 170 Vireyes que ha habido en las Américas, sólo quatro han sido americanos, y ésos criados en Europa ; de 602 Capitanes generales, Gobernadores y Presidentes, solo 14 han sido criollos ; actualmente, quantos empleos lucrosos sobre honoríficos hay en México están ocupados de europeos. Cásanse con ellos las más ricas herederas, no solo porque el sexo sigue al partido de honra y provecho, sino porque sus padres europeos prefieren tener por yernos a sus paysanos47.

53Ni les basta ocuparlo todo, pretenden que nada debe confiarse a los criollos, sobre cuya fidelidad no cesan de acumular sospechas, a pesar de la sumisión profunda de tres siglos sin más tropas que las indígenas. El gobierno, no sólo por la práctica constante de la exclusión, sino por otros muchos caminos ha dexado traslucir sus recelos ; y esta ingratitud ha indispuesto los ánimos, como el de la muger, que se cree desconceptuada con su marido, piensa en el crimen que no habría imaginado sin su celo y opresión. Esta de la exclusión de los empleos es tanto más perjudicial, quanto es más visible la rapacidad de los empleados europeos. Hable el mismo gobierno español escribiendo a Emparán, [p. 279] Capitán general de Venezuela, en 15 de febrero 1810 : «Convencido el Consejo de Regencia... de que el favor, la intriga y la inmoralidad, al mismo tiempo que han tenido cerrada la puerta, de 20 años a esta parte, para toda clase de empleos a los sujetos de luces, patriotismo y verdadero mérito, la han franqueado a personas depravadas, inmorales o ineptas quando menos, con notable perjuicio de la causa pública ; considerando que ninguna cosa es más gravosa para los pueblos que la autoridad confiada a tales manos, que es justo, conveniente siempre poner en juego los resortes del premio y castigo, sin los quales ningún Estado puede tener buenos servidores, ni alentarse las virtudes del hombre público y privado, y queriendo remediar...»

  • 36 Leed esta respuesta y la orden de la Regencia en El Español, núm. IX, pág. 233.
  • 48 Desde «Engañar, diría mejor» hasta «pedir informes», todo este pasaje es inventado por Mier ; el r (...)

54«Engañar, diría mejor, le respondió la Junta36 de Caracas, pues todo el remedio que aplica era pedir informes a su Capitán general, europeo, prisionero de guerra comprehendido en la capitulación de Madrid, juramentado al gobierno francés, nombrado por Napoleón para el mismo destino, y confirmado por el Rey José, con el nombramiento que logró posteriormente de la Junta Central.»48 Tales son los empleados europeos que no han cesado de enviar a la América los nuevos gobiernos españoles, habiéndose aun las Cortes negado a las Juntas particulares de algunos patricios autorizados, que pidió la diputación americana para proponer la terna de criollos a la mitad de los empleos de su país, que también pidió y no ha podido obtener.

  • 49 Manuel González del Campillo, obispo de Puebla hasta su muerte en 1813, en que essustituido por Pé (...)
  • 37 El de Puebla, y por esta razón dixo Venegas al gobierno que le recomendaba en 2° lugar para la mit (...)
  • 50 «Dios les dio guías que los llevaron por un camino infeliz.»

55Ni aun Obispos han querido enviar sino europeos, a pesar de que solo aquel Obispado de Nueva España se había mantenido tranquilo en la presente convulsión, cuyo Obispo es el [p. 280] único criollo49/3750. Para que el lector no se admire quando vea después a los Eclesiásticos a la cabeza de la revolución y los Exércitos, le advertiré que esto no proviene sólo de que siendo ellos los más instruidos conocen mejor los derechos de los pueblos y sienten más sus agravios, sino de que han sido quitados también a los hijos del país los empleos eclesiásticos, único refugio de honor y provecho de que no estuviesen enteramente excluidos. Los europeos ocupaban el mando, el comercio, las rentas, los puestos civiles y militares, no quedaba otro asilo a la nobleza criolla que la Iglesia secular o regular, adonde habían acudido en tropel con los estudios correspondientes.

  • 51 Nótese aquí que Mier omite la condición expresada por la ley, «siendo igualmente dignos».

56En el número de los Obispos de América, aunque se leían los nombres de 703 europeos, se contaban también 279 criollos ; y bien que esto se hubiese verificado mayormente al principio, quando el gobierno estaba sin celos, los europeos [p. 281] eran raros, la navegación difícil, y las mitras al fundarse fuesen más de trabajo que de lucro, se vían aún algunos criollos en las Canongías, principalmente en las de oposición que requerían talento y luces ; y sobre todo eran suyos los Curatos, como que dice expresamente la ley de Indias 24, tít. 6, lib. 1 : Propongan para ellos los Arzobispos y Obispos tres, los más dignos y suficientes, prefiriendo siempre los hijos de padre y madre españoles nacidos en aquellas provincias51 a los demás opositores nacidos en estos reynos.

  • 38 Una porción de años estuve oyendo a los mexicanos repetir admirados que Haro había merecido recome (...)
  • 52 «Lleno de virtudes y de sabiduría». Este pasaje refleja bastante el resentimiento Personal del Dr (...)

57Ha más de 30 años, no obstante, que los Curatos más pingües comenzaron a darse con preferencia a europeos, idos ya clérigos de España, o criados en el Seminario Tridentino, destinado por la naturaleza de su institución para los nativos del Obispado. D. Alonso Núñez de Haro, natural de Cuenca, en la Mancha, habiendo ascendido a Canónigo de Toledo por haber trahído para Carlos III (amigo de Benedicto XIV) una de las recomendaciones de caxón3852 que éste [p. 282] daba a quantos españoles pasaban a verle desde Bolonia, su antiguo Obispado, obtuvo el de México, en tiempo que se buscaban para las mitras enemigos de los Jesuitas. Él lo fue de todos los criollos, a quienes excluyo en su palacio hasta del servicio de su cocina, y en 26 años de Obispado, acompañado de su Secretario, D. Manuel de Flores (hoy dignísimo Inquisidor de México), declaró guerra abierta a todo americano sabio, desairándolos, desterrándolos y persiguiéndolos como a follones y malandrines, con el mismo furor y encarnizamiento que su paisano D. Quixote a los encantadores. En todo su tiempo su palacio estuvo succesivamente ocupado de colonias europeas que mandaba llevar de España con el título de sobrinos, pages y mayordomos, que a todo trance, con mil escándalos, intrigas y atropellamientos colocaba con notoria injusticia de los criollos. Su odio era allá tan terrible como inexorable, y su influxo tan grande en España como las riquezas que prodigaba sobre su familia y sus agentes, Rivera, Flores y el pícaro Sánchez Tirado, que obstruían con el oro todos los canales de la justicia, comprando al venal Consejo y venalísima Covachuela de Indias, donde tenía el negociado de México [p. 283] aquel caribe D. Francisco Antonio León, criado antes en un convento de Granada con los mendrugos de un pobre frayle. No teniendo ya el Arzobispo que dar a los europeos, les dio los Curatos más pingües, y éste es el origen del descontento actual del clero secular.

  • 53 Desgraciadamente conocemos muy mal los años que vivió Mier en México como dominico. No es fácil va (...)

58Mucho más persiguió Haro al regular ; pero éste ya estaba de antemano en combustión.53 Consta de todas las historias la sangre y sudores con que los Regulares plantaron aquella viña evangélica, y que sus Conventos fueron (como decía un Virey a quien el Rey hizo cargo de no haber construido castillos) las mejores fortalezas para mantener en tranquilidad el país y aumentar cada día las conquistas sin costos ni sangre ; a consecuencia quedaron con las Parroquias que havían fundado ; y como si no fuese bastante para agraviarlos habérselas quitado de un golpe y con tropelía, los obligaron a llevar de España frayles que no habían menester, para que alternasen con ellos en los empleos, con la circunstancia agravante de llevar esta especie de colonos estériles a su propia costa. Daré un exemplo. Ha unos 50 años que los Dominicanos de México, por haberse separado de ellos la provincia de Puebla, vendieron el Colegio de San Luis, que en aquella ciudad tenían para su instrucción, en 52 mil pesos fuertes, y habiendo neciamente consultado a su General, que era español, sobre el destino que debía darse a aquel dinero, mandó que se impusiese sobre el Convento de Santo Domingo de México a rédito inextinguible de 5 por 100, que cobran infaliblemente al fin de cada mes dos frayles europeos para ir a España a reclutar frayles con que engrosar y sostener el partido que han formado en los Conventos de América, y alternar en los empleos con los criollos.

59En otros Órdenes a cada criollo siguen en turno un europeo hecho frayle en España y otro igual hecho en [p. 284] América, los quales saben elegir su sucesor americano el más inepto, para seguir ellos mandando. Unidos con los europeos de afuera, y fuertes por su propio partido en los Claustros, ocupan todo lo honorifico y provechoso, que exprimen con ansia para enviar a sus familias de España, dexando el trabajo del coro y del ministerio exclusivamente a los criollos, a cuyos jóvenes privan también de estudios, para que tengan, dicen, los padres de España burros que arrear.

  • 39 Ved a Solórzano, Política Indiana, lib. 4, cap. 26.
  • 54 Reconoce Solórzano, recordando el Breve "de alternativa", que los criollos son «muchas veces no in (...)

60Cada europeo que entra a mandar quiere que se guarden los usos y costumbres de su provincia o convento, diferentes entre sí, y como los Órdenes más se gobiernan por éstas que por sus leyes antiquadas, todo es confusión, desorden y anarquía, en que los europeos salen siempre impunes, y atropellados los americanos. Quien conozca que los frayles de España, tomados de entre las heces del pueblo, sin crianza y sin otra instrucción que algunos parrafotes arabescos e ininteligibles, son los verdaderos godos recién venidos del norte, y considere que todavía es el humor más pecante de sus Conventos el que cuela a los de América, no extrañará que digan allá los criollos no hay de que preguntar de qué ha muerto un frayle, porque es de pesadumbre y rabia.3954

  • 55 Véase supra, págs. [149-151].
  • 56 Véase nota pág. [277].

61Auméntanla en todas las clases los españoles con el insulto, los apodos, los sarcasmos y todo género de injurias. Toda la Europa tiene en proverbio la fiereza española ; pero no puede sentirse bien sino en batallas con ovejas como la que tuvo D. Quixote, en países de que ellos se creen amos a título de ser conquistados, sin que hagan distinción de los hijos de los verdaderos conquistadores. Porque en pasando el mar no pagan tributo como en su tierra, se creen ya nobles, y a todos van tratando de mulatos, siendo [p. 285] así que ellos o lo son55, o en lo general igual plebe incapaz de equipararse con la nobleza que hay allá de los Conquistadores y de lo mejor de España ; pues como probó a Carlos III la Ciudad de México56, no hay en España familia, aun magnaticia, que no tenga alguna rama en América. Como por ir jóvenes no han visto su patria con ojos racionales, creen superior quanto hay en ella, y no cesan de deprimir quanto ven en América. Aunque ni el mal exemplo de los extrangeros, ni los libros de los filósofos han podido introducir allá la corrupción que en España, ellos gritan y escriben que es la mayor del mundo, y es que ellos, criados en aldeas, sólo van a ver mundo en las ciudades ultramarinas. Así precisamente han logrado ganarse la aversión de los americanos.

  • 40 Propium generis humani est odisse, quem laeseris.
  • 57 Véase la "Introduction". Etapa fundamental de la vocación de Mier.
  • 58 Véase Prólogo, pág. [X], nota.

62Pero aún es mayor el odio con que ellos les corresponden, según aquella observación de Tácito : Es propio del género humano aborrecer ta aquellos a quienes hace daño40, y como lo han hecho y hacen cada día anto a los americanos, nada se puede comparar al aborrecimiento con que los miran y a la acerbidad de las injurias con que los maltratan. La prueba más evidente de las que dirán allá a los desvalidos indígenas estos hombres sin educación ni nacimiento es la representación enviada a las Cortes por el Consulado europeo de México57 a nombre del Cuerpo entero de europeos (la qual se leyó públicamente el día 15 de septiembre del año pasado), en solicitud de que los americanos no tuviesen en las Cortes igual representación que los europeos58.

  • 59 Ver supra, pág. [155], nota *.
  • 41 Ved esta historia en los Diarios de Cortes de 15 y 16 de septiembre 1811, y en la Carta de un Amer (...)
  • 60 No es cita exacta, sino un resumen bastante fiel, en el que Mier utiliza palabras y frases de la R (...)

63Es imposible retratar el quadro con que los pintan con una pluma teñida en sangre de caníbales, aglomerando contra América y sus aborígenes todos los dislates y dicterios que los mismos españoles dictaron a Paw y repitieron Muñoz y el traydor Estala59 en su Viagero universal, contra [p. 286] el testimonio de todos los historiadores de su nación. De los indios actuales dicen que41 «son tan brutos como al principio, ebrios por instinto, lascivos en todas las diferencias de este vicio, perezosos, ladrones, sin instrucción ni aun en la doctrina cristiana. Las castas tienen los mismos vicios, y son aún peores por el dinero que adquieren para fomentarlos ; sin embargo desnudos sin conocer la vergüenza, son floxos hasta la pereza e indignos de compasión. Los criollos son irreligiosos, hypócritas, dilapidadores del caudal paterno, nación enervada y holgazana, sin excepción de corporación alguna, pues ni los curas ni los religiosos cumplen con las obligaciones de su instituto, &c. Que una mitad puede reputarse pueblo baxo, sin carácter para el exercicio de los derechos de ciudadano ; la otra mitad propende a la independencia. A la sumo 500 mil, inclusos 74 mil europeos, pueden ser representados. Todas tres clases no componen sino cinco millones de autómatas o, a lo más de monos uranutanes. Que si los soldados han peleado al parecer con valor a favor de España, no es en realidad sino la apatía e insensibilidad propia del clima, que todo lo degrada. Que los Diputados americanos pintando a sus paisanos como hombres han engañado a las Cortes, y que los Cabildos deben ser electivos y elegir Diputados que deben también ser europeos.»60

  • 42 Ved la Segunda Carta de un Americano al Español, nota 7, pág. 173.
  • 43 Ved este pasage en la 1aCarta, ídem, pág. 44.
  • 61 Sobre la electividad de los ayuntamientos, véase infra, pág. [680], nota.

64El público mismo de Cádiz mostró tal indignación al oír tal texido de denuestos, que se mandó cerrar el puerto de Cádiz para que no saliese la noticia del atentado sin ir acompañada de la del castigo. Pero los Diputados americanos no pudieron conseguir el de las leyes con los libelos, [p. 287] esto es, quemarlos y hacer causa a sus autores. La representación de los europeos venía apoyada de 270 mil abogados de plata, y se les dio elogios por su celo en carta que les dirigió el gobierno.42 Cancelada quedó asalariado para continuar en su Telégrafo las injurias sobre América, contra cuyos Diputados, aunque inviolables, vimos el día de esta disputa (16 de septiembre) emplear las bayonetas de orden del presidente de las Cortes.43 Éstas accedieron a lo pedido por los Cónsules : la representación en Cortes será desigual a la población de América, pero ésta será igual a España en tener Ayuntamientos electivos ; esto es, América recibirá la ley en las Cortes, porque será inferior al de España el número de sus representantes ; y no habrá en , quien levante la voz contra las injusticias de los europeos, porque con la elección de Ayuntamientos acaba el único Cuerpo que se oponía a su despotismo, y que únicamente era de criollos en su mayoridad, porque habían comprado o heredado sus plazas61. ¿Quál es ahora la áncora que les resta para remedio de sus males?, el odio, la rabia, la desesperación.

65Sí, la ira estaba ya atesorada ; los sucesos de España no han prestado sino la ocasión favorable de sacudir el yugo insoportable ; la persecución de los criollos por los Oidores encendió la mecha, la impericia, parcialidad e injusticia del gobierno de España la sopló ; vamos a ver cómo se aplicó a la mina y resultó por fin la explosión.

Notes

1 Representación de la Diputación Americana impresa en Londres este año con notas, y reimpresa en El Español, n° XX, pág. 7 de aquélla.

2 Herrera, Historia de Indias, Déc. IV, cap. IX y X.

3 Espanol, n°1.

4 Jovellanos en su dictamen de 7 de octubre 1808, prop. 7.

5 Examen imparcial de las disensiones de la América con la España, Introduccíón, pág. 17.

6 Ibid., pág. 29.

7 Puede leerse en El Cosmopolita, núm. III y IV.

8 Estrada, Examen, pág. 48.

9 Pág. 5.

10 Tampoco habló de otras Juntas particulares. La de Popayán en carta oficial de 1811 a la de Santa Fe le da parte de haberse instalado porque Tacón, su Gobernador, había ofrecido la libertad a 30 000 negros con tal que destruyesen a los blancos criollos de su gobierno.

11 Por sugestión de un tío suyo residente en Cádiz.

12 [p. 262] *Para muchos de estos particulares, entre informes de testigos presenciales y papeles, me he valido de la Vida y memorias del Dr D. Mariano Moreno con una idea de la revolución de Buenos Ayres, de Caracas, de México, &c., escrita por D. Manuel Moreno, e impresa en Londres este año. Fue testigo de lo más que cuenta en la América del Sur. Sobre México esta inexactísimo respecto de atribuir la insurreccíon a solos los indios. Al fin del viage de Mr John Mawen intitulado Travels in the Interior of Brasil, publicado este año en Londres, se halla también un apéndice mui exacto sobre la revolución de Buenos Ayres.

13 Ibíd., pág. 26.

14 Ibíd., part. II, pág. 68.

15 Vedla en El Español, n° IX, pág. 234.

16 Ved sobre este punto la nota 7 en la 1a Carta de un Americano al Español sobre su número XIX. En lo demás he copiado, ya a la letra, ya al sentido, al Señor Estrada en su Examen imparcial. Sino que se equivocó en atribuir a la Junta Central el chocante decreto que limitó la representación americana en las Cortes, que fue parto digno de la Regencia. Erró mucho más en querer escusarlo diciendo que sólo designó la representación que correspondía a los criollos, pues no debía declarar que eran ciudadanos los indios, sino reservar la decisión a las Cortes. Sólo halla inescusable que la elección no fuese popular, sino por los cabildos, pues no puede llamarse libre el pueblo cuyos individuos todos no exerzan tan inagenable derecho. Esto último dígaselo a las Cortes, que han quitado a la mitad de la población de América compuesta de naturales y originarios hasta la representación de hombres; pero los indios no necesitaban que las Cortes los declarasen ciudadanos estando reconocidos por los Reyes en las leyes de Indias iguales a sus vasallos de Castilla, y con ciudades de voto en Cortes. Ni la Regencia manifestó en su decreto haber tenido cuenta alguna con el número de los criollos, que tampoco sabía, ni sabemos; pero que, excediendo largamente de tres millones, no podían corresponderles solos 28 diputados, como últimamente señaló en 26 [p. 265] de junio 1810, decreto que yo no sé por qué calla un Examinador imparcial.. Quizá lo ignoró como muchas otras cosas que lo hicieron mui parcial tocante a la insurreccíon de Venezuela, según le ha demostrado en un sólido y elocuente opúsculo el Secretario de su Legacíon.

17 Se dio a luz en el Seminario patriótico la representacíon de La Havana. Ved las reflexiones de los caraqueños sobre estos decretos en el Apéndice a las reflexiones histórico-críticas sobre la insurreción de Caracas.

18 Essai politique sur le Royaume de la Nouvelle Espagne, livre 6, chap. 14.

19 Anteriormente le llamamos sobrino del Arzobispo dexándonos llevar del modo común con que lo llaman en México; pero en realidad es primo. También se le llamó por equivocación Canónigo de Guadalupe, a la pág. 183, pues no es sino Racionero de la Catedral de México.

20 Digo 28 de mayo porque tienen esa data, aunque fueron de junio, sino que como el Obispo de Orense había llegado este mes, y nada quería firmar de lo que él no había determinado sin leerlo, se retrasó la fecha a mes anterior. La minuta de estas proscripciones se ha hecho perdidiza en la Secretaría; pero dicen en Cádiz que estaba puesta de letra de Carvajal.

21 Éste fue un archivero de Secretaría que, teniendo licencia para pasar a México por dos años, instó en ella por si se ofrecía algo que llevar. A sus instancias les ocurrió darle el 2° pliego para el comisionado Luyando. Con eso bastó para que éste le llamara en México su segundo, y él afectara importancia y reservas. ¡Cómo se burlan de los americanos! Lo más chistoso es que semejante impostor tuvo atrevimiento de escribir a las Cortes convenía cerrar allá todas las Universidades y Colegios, y no dexar a los criollos [p. 273] sino los miserables catecismos de Ripalda o Astete, porque los hombres instruidos propendían a la independencia. No sólo en Asia hay Mahomas. Ahora está provisto para ir de Oficial a la Secretaría del Vireynato de México.

22 Los propios términos usó el Señor Albuerne, Oficial de Secretaría de Hacienda en su Origen y estado de la causa sobre el comercio libre de América, impreso en Cádiz el año pasado. En el documento n° 18, nota a la pág. 1, dice que es togado digno de la época de Godoy.

23 Essai politique sur le Royaume de la Nouvelle Espagne, livre v, chap. XII. Leedlo sobre todo en el livre II, chap. VII.

24 Pág. 32.

25 Las Cortes la han abolido por fin en el Perú, donde existía, a petición del diputado Castillo, de Nicaragua, el día 21 de octubre de este año. Los incas trasladaban parte de sus súbditos nuevos para mejorarlos en terrenos, o de los antiguos para civilizar aquéllos, guardando la analogía del clima en estas translaciones, que llamaban mitac. De aquí llamaron mita los españoles a las contribuciones periódicas de indios que establecieron en los pueblos sin respeto al clima, para ir a sepultarse en minas mortíferas de donde nadie volvía, porque si no perecía, quedaba esclavo con toda su familia, como hizo ver el Intendente de Puno González Montoya. Porque desde [p. 276] que el indio se presentaba al trabajo, se le imponía como obligación del día tal tarea que no podía concluir, y de que quedaba deudor para el siguiente, y así progresivamente, de suerte que sólo era pagado la primera semana, y después como a deudor se cargaba lo indispensable para vivir. Deseoso de satisfacer agregaba a su trabajo su muger y familia, y todos sucumbían baxo el peso progresivo de la deuda. ¡Horrible invento de la avaricia! Había también otra mita de faltriquera, y el servicio personal, todo abolido ahora. Se pregunta ¿cómo podía ser tan grande la población de América como dice Casas? Yo replico ¿cómo podía ser menos, quando después de tantas invenciones para destruirla en 300 años, aún subsisten algunos millones?

26 Tales como sus 11 proposiciones presentadas a las Cortes en 16 de noviembre 1810. Comercio libre vindicado de la nota de ruinoso. Representación de la diputación americana a las Cortes, y los Censores del doctor Alcocer, que luego citamos, &c.

27 Leyes de Indias 18, tít. 18, lib. 4, 66 y 79, tít. 45, lib. 9, sobre todo la ley 79 del mismo título.

28 Leyes 1 y 2, tít. 26, lib. 4. Real Cédula de 22 de febrero 1684.

29 Ley 6, tít. 13, lib. 6 y 18, tít. 17, lib. 4. Reales Cédulas de 1596, 1601, 1610, 1802 y de 17 de enero 1774, que se renovó y circuló en la Gazeta de México en 6 de octubre 1804.

30 Hablamos antes sobre el chinguirito, metzcal, &c.

31 El bacallao era prohibidísimo.

32 Ley 24, tít. 6, lib. 1.

33 Política Indiana, lib. 4, cap. 15 y 26.

34 Num° 12 del Memorial a Felipe V, en el tomo 7 del Semanario erudito.

35 Ved todo esto comprobado en El Censor Extraordinario del Dr Alcocer, Diputado de los indios de Tlaxcala, contra El Telégrafo de Cancelada, y El Censor general del mismo de 3 de mayo 1812, obritas eruditas y solidísimas.

36 Leed esta respuesta y la orden de la Regencia en El Español, núm. IX, pág. 233.

37 El de Puebla, y por esta razón dixo Venegas al gobierno que le recomendaba en 2° lugar para la mitra vacante de México. Pero si éste es un mérito, y eso prueba que lo que aquieta a los americanos es la confianza que tienen en sus patricios, y al contrario, ¿por qué propuso en primer lugar al Obispo de Guadalaxara, fugitivo de ella por estar toda en insurreccíon?, porque es europeo; este mérito es decisivo por más que se subleven los pueblos. El Señor Carbajal, árbitro de la Cámara de Indias, tampoco dio gusto en eso a Venegas, sino que hizo Arzobispo de México al Obispo de Oaxaca, aunque por enfermo no podía administrar su Obispado sin auxiliar. Pero cada uno sabe su negocio, era su pariente de bolsa. El auxiliar, su amigo, fue promovido a Arzobispo de Goatemala, y se dio el Obispado vacante de Oaxaca al europeo Arancibia, a solicitud de Pérez de la Puebla, que debió a sus intrigas venir de Diputado a las Cortes para oponerse a quanto favorable a la América han reclamado sus Condiputados. ¡Qué contento para los americanos! Tradidit Deus gubernatores in reprobum sensum.

38 Una porción de años estuve oyendo a los mexicanos repetir admirados que Haro había merecido recomendación de un Benedicto XIV. Considérese mi sorpresa al conocer en Burgos al Arcediano Tomé, que vino de Roma recomendado con él, y que andaba en dos pies para oprobio de la humanidad, como él mismo decía con razón, riéndose a carcajadas del virtutibus et sapientia praeditus de la recomendación del Papa. Los mexicanos debían haber hecho más caso de las pastorales de Haro, cada una de diferente estilo, porque era de diferente mano. Mientras vivió el Dominicano Léón eran un texido de SS. PP. según estilo de aquel religioso; luego se vio la mano de un canonista puro, qual era Conejares. ¿Qué teólogo había puesto el edicto de las campanas que tienen virtud de ahuyentar los demonios?, ¿el otro para quitar los velos a las beatas, &c.? El del vestido del clero fue copiado de otro del Señor Beltrán, Obispo de Salamanca, tan a la letra que no supo variarle ni lo de los sombreros de canelón y [p. 282] su copa de vacín, cosas allá desconocidas y ridículas. El edicto sobre la historia de Guadalupe fue obra digna de Bruno y del Monte-agudo por antífrasis. Así la Real Academia de la Historia, habiéndolo largamente examinado, respondió en febrero de 1800 al Consejo de Indias que el tal edicto o pastoral era un texido de desatinos, de superstición y fanatismo obra mera de las pasiones, parto indigno de un prelado, y digno de recogerse como un libelo, pues el sermón del Dr Mier nada contenía que mereciese censura teológica, ni había negado la historia de Guadalupe, como se le calumniaba. Véase el documento 1° en el Apéndice de documentos al fin.

39 Ved a Solórzano, Política Indiana, lib. 4, cap. 26.

40 Propium generis humani est odisse, quem laeseris.

41 Ved esta historia en los Diarios de Cortes de 15 y 16 de septiembre 1811, y en la Carta de un Americano al Español, desde la pág. 39, y la nota 11.

42 Ved la Segunda Carta de un Americano al Español, nota 7, pág. 173.

43 Ved este pasage en la 1a Carta, ídem, pág. 44.

Notes de fin

1 Referencia equivocada ; se trata de El Español, núm. 23, marzo de 1812, IV, págs. 370-389, también citado infra, págs. [258-260].—Véase pág. [133], nota.

2 Fecha errada ; es el 16 de sept., fiesta nacional de México ahora. Véase la "Introducción", e infra, págs. [289-290].

3 Véase pág. [133] y pág. [198], notas.

4 Original : «se rectificaba más esta opinión».

5 Frase ya citada por Mier supra, pág. [198].

6 Véase supra, pág. [185].

7 Véase supra, págs. [234-236].

8 Referencia imprecisa. Mier utiliza la "Representación del Consejo de Castilla a la Junta Central" de 8 de oct. de 1808 (El Español, núm. 1, abr. de 1810,1, págs. 29-45) y el decreto de Bayona (El Español, núm. X, de 5 de mayo de 1810, pág. 35).

9 Mier utiliza El Español mucho más de lo que dice. El párrafo es un resumen de "Reflexiones generales sobre la Revolución española" (El Español, núm. 1, abr. de 1810, 1, en particular págs. 12-13, 18-19, y 18 n.). Comparar, p. e., la última frase con «[...] los centrales se erigieron en soberanía, burlándose de las Juntas» (Ibíd., pág. 19).

10 Manipulación. JOVELLANOS había estimado que la representación de la Junta Central estaba incompleta, pero no había mencionado las provincias de ultramar. «No se puede por tanto dar a su representación el título de nacional ; pero aunque la que tiene procede de origen legítimo, ni la tiene completa, ni la tiene constitucionalmente.» ("Dictamen a la Junta central", 7 de oct de 1808, proposición 7, pág. 309). Mier añade una idea que no estaba en el texto : «la mayor parte [de la nación] estaba en ultramar» ; tema de la ideología criolla independentista, presente en las notas de la Gaceta de Caracas a la proclama de la Regencia (6 de sept, de 1810) : «lo más importante de la nación» (El Español, núm. 12, marzo de 1811, II, pág. 425).

11 Álvaro Flórez Estrada, economista y político español (1766-1853). Publicó su Examen imparcial de las disensiones de América con España... en Londres en 1811 (publicado en la B.A..E., núm. 113, t. 2, págs. 3-161). Mier poseía este libro. Flórez Estrada justifica en gran parte la creación de las primeras juntas autonómicas en América y defiende la total libertad de comercio. Critica duramente la política errada de la Junta central y de la Regencia con respecto a América. Mier encuentra también en este libro un análisis del caos político peninsular, utilizado como justificación de la emancipación americana.

12 El autor es Álvaro FLÓREZ ESTRADA. (B.A.E., t. CXIII, págs. 3-161). Mier lo cita infra, págs. [256-257], y [263-264]. Cita aproximada ; no procede de la introduccíon sino del cap. II de la 1a parte : "Descripcíon del gobierno de la Junta central".

13 Fecha equivocada. Se trata del decreto de la Junta Central del 22 de en. de 1809 (El Español, núm. 6, sept, de 1810, I, págs. 454-456, que cita la Gaceta del Gobierno del 5 de jun.de 1809).

14 El título exacto de este periódico era El político imparcial, ofrenda de un español cosmopolita a la indisoluble unión fraternal de España y sus Américas. Editado en Cádiz, 1811, probablemente por algunos diputados americanos. No fue posible encontrar este periódico, dedicado a la publicación de documentos. Mier cita varios números, muy utilizados sobre todo en el Libro XIV ; estaba entre sus libros confiscados por la Inquisición. En varios casos hemos podido localizar, por otros medios, los documentos publicados en el Cosmopolita.

15 Voto contra la Junta Central.

16 Es una cita-resumen, aproximada, de A. Flórez Estrada, Examen... (B.A.E., págs. 15-18), final del cap. III, parte primera : "De la disolución de la Junta central".

17 La "Representación de la diputación americana", cuyo redactor era Alcocer, se inspira de El Español, para el relato de los acontecimientos, la documentación y la argumentación. Véase A. PONS, Blanco White... [195], 3a parte, cap. 1, págs. 1106-1107. Mier cita correctamente ; sin embargo, modifica un poco el texto que lleva al principio : «En Caracas la noticia de la invasión de las Andalucías por los franceses y disolución de la Junta Central causó la revolución [...]» (El Español, núm. 23, marzo de 1812, V, pág. 372).

18 Véase infra, págs. [387] y sigs., la nota en que Mier corrige este error.

19 Entre los criollos, Mier no era el único en considerar a Goyeneche como un monstruo ; a veces se llega incluso a compararlo con Napoléon. Aquí Mier intenta hispanizarlo lo más posible.

20 Se trata exactamente de : Manuel MORENO, Vida y memorias del Dr Mariano Moreno [...], Secretario de la Junta de Buenos Ayres, con una idea de su revolución y de la de México, Caracas, etc. Londres, 1812, 8°. Texto raro ; un ejemplar se encuentra en la British Library (B.L. 615. i. 20) ; sólo existe otra edición: Buenos Aires, 1910.

21 Error en el apellido del autor ; se trata de John MAWE, Travels in the interior of Brazil, particularly in the gold and diamond districts [...] including a voyage to the Rio de la Plata, and an historical sketch of the revolution of Buenos Ayres. Ilustrated with engravings. Londres, 1812, 4° (British Library 982. i. 24).

22 Exacto. Bernardo de Velazco fue separado del poder en junio de 1811 (proclamación de la República, el 12 de oct. de 1812).

23 La carta de la Junta de Caracas al marqués de las Hormazas, de 20 de mayo de 1810, ha sido redactada por Bello (El Español, núm. 9, dic de 1810, II, págs. 234-242). Lo recuerda el mismo Bello en su carta a J. M. Gutiérrez de Santiago, 9 de en. de 1846 (A. BELLO, Epistolario [51], vol. II, pág. 114).

24 Estas citas de Flórez Estrada son, en efecto, resúmenes. Para elaborar la última larga cita (págs. [263-264]), Mier sintetiza pasajes diferentes de la obra (Parte 1a, cap. II, y Parte 2a, cap. II).

25 Sobre este decreto, que no hemos podido encontrar, véase infra, pág. [640], nota.

26 Se trata de una obra en español y en inglés : Interesting Official Documents — relating to the United Provinces of Venezuela — viz.— Preliminary Remarks — The Act of Independence — Proclamation — Manifiesto to the World of the causes which have impelled the said Provinces to separate from the mother country — together with the Constitution framed from the Administration of their Government — In Spanish and English — Printed for Longman and Co, Paternoster Row ; Dulau, Soho Square. Harding St. James Street, W. Mason, N° 6, Holiwell Strand, 1812. Todo deja pensar, como lo indica Mier, que las "Observaciones preliminares" fueron escritas por Bello (PI SUNYER, “Sobre la atribución a Andrés Bello de una obra publicada en Londres en 1812” [129], págs. 211-233). La edición y la traducción al inglés fueron confiadas a Walton por López Méndez, quien las subvencionó (Ricardo CAILLET BOIS, "Noticias..." [56] pág. 125).

27 Semanario patriótico, periódico liberal importante, dirigido por Manuel José Quintana. Salió en Madrid (1808), Sevilla (1809) y Cádiz (1810-1812). La larga representación de La Habana fue publicada en los núms. 36 (13 de dic. de 1810), 37 (20 de dic.) y 38 (27 de dic).

28 Cádiz, 1811, 42 págs. Mier tenía esta pequeña obra entre sus libros. Este Apéndice expone y refuta los argumentos de los caraqueños en favor de la independencia..

29 Popularmente llamada "el Caballito", hoy está colocada en la calle de Tacuba, frente a la Escuela de Minería.

30 El complot de Valladolid —hoy Morelia— reunía a varios militares, un cura párroco, el franciscano F. Vicente de Santa María, etc. Varios historiadores (Brian Hamnett, La Torre Vilar, etc.) lo toman muy en serio y hacen notar que los conjurados hacían propaganda entre los indios (exención de tributo, etc.). Fueron aprehendidos el 21 de dic. La benignidad del arzobispo-virrey disgustó mucho a los peninsulares.

31 Arzobispo de México a partir de 1815. Se ausentó en 1822.

32 Salmo 54 en la Vulgata, vers. 13-15 : «Que no es un enemigo quien me afrenta pues lo soportaría [...] Pero eres tú un hombre como yo, mi familiar y mi conocido, con quien gustaba de compartir las dulzuras de la vida.»

33 Informe del diputado Beye a las Cortes. Véase supra, pág. [133] y pág. [198], notas. Mier suele introducir las citas a este texto con la frase : «dice el diputado de México a las Cortes».

34 P. RIPALDA, Catecismo de la doctrina cristiana., 1591 ; P. ASTETE, Doctrina cristiana, 1599.

35 Véase, infra, la nota de la pág. [309].

36 Manuel de ALBUERNE, Origen y estado de la causa formada sobre la real orden de 17 de mayo de 1810 que trata del comercio de América. Cádiz, 1811. Cita y referencia exactas.

37 El mismo confesor de Yermo. Véase supra, pág. [167].

38 Mier recoge la tesis de Blanco White, informado por el "Bosquexo" de José María Fagoaga. Una de las causas inmediatas de la insurreccíon fue que el gobierno español recompensó a los autores del golpe contra el virrey y castigó a los criollos que sostenían a éste (El Español, núm. 13, abr. de 1811, III, pags. 19-35). Causa que recogió la historiografía posterior inspirada de la Representación del 1° de ag. de 1811, de El Español y de la Historia de Mier.

39 «Divide si quieres dominar». Ejemplo de tergiversación del testimonio del sabio alemán. Mier exagera, en forma polémica, una observación de HUMBOLDT que había notado la responsabilidad del gobierno español en la persistencia de los antagonismos raciales (Ensayo sobre el reino de Nueva España [118], Lib. II, cap. VII, pág. 76, y Lib. V, cap. XII, págs. 450-456).

40 El contenido de esta nota se aleja bastante de la realidad histórica.

41 Véase supra, lib. V, e infra, lib. XIV.

42 Citadas íntegramente en el Libro XIV, págs. [646-654].

43 Referencia equivocada : en vez de la ley 79 debe decir la 78.

44 Dichos capítulos del libro IV, relativos a curas y religiosos, expresan únicamente la obligación de elegir a los más dignos e idóneos, sin hacer ninguna distinción entre americanos y europeos.

45 El tomo 7 del Semanario erudito (véase, pág. [54]) recoge varios escritos de Melchor de Macanaz. Mier se refiere probablemente a una Representación a Felipe V, págs. 158-204, más concretamente a la pág. 201.

46 Representación que hizo la ciudad de México al Rey D. Carlos III, 1771. Véase CDHGIM [75], t. I, pág. 427, núm. 195.

47 Este aspecto de la "guerra" entre criollos y peninsulares era el más manifiesto ; por su valor simbólico era muy sensible, incluso para un soltero de profesión como Mier.— Las ideas aquí expuestas proceden de la Contestación de Guridi Alcocer a Cancelada (véase el Prólogo, págs. [XI], e infra, págs. [625-629]).

48 Desde «Engañar, diría mejor» hasta «pedir informes», todo este pasaje es inventado por Mier ; el resto de la cita es bastante fiel.

49 Manuel González del Campillo, obispo de Puebla hasta su muerte en 1813, en que essustituido por Pérez. Sobre este tema, véase infra, págs. [625-626] y [706].

50 «Dios les dio guías que los llevaron por un camino infeliz.»

51 Nótese aquí que Mier omite la condición expresada por la ley, «siendo igualmente dignos».

52 «Lleno de virtudes y de sabiduría». Este pasaje refleja bastante el resentimiento Personal del Dr Mier... ¡aunque el libro se firme José Guerra! En la pág. [282], se menciona la «guerra abierta a todo americano sabio». Francisco Antonio León (pág. [283]) es otro enemigo personal.

53 Desgraciadamente conocemos muy mal los años que vivió Mier en México como dominico. No es fácil valorar los pesares que le haya acarreado la inquina de unos europeos. Hay que situar esta cuestión en un clima de acentuada decadencia de la orden dominica entonces, decadencia común a bastantes órdenes regulares masculinas.

54 Reconoce Solórzano, recordando el Breve "de alternativa", que los criollos son «muchas veces no inferiores en virtud, observancia religiosa y prudencia, letras y calidad a los vecinos de España», pero añade que «los que van de España son más observantes de sus reglas e institutos, y más a propósito que los criollos para governarse», lo que no concuerda con el juicio de Mier.

55 Véase supra, págs. [149-151].

56 Véase nota pág. [277].

57 Véase la "Introduction". Etapa fundamental de la vocación de Mier.

58 Véase Prólogo, pág. [X], nota.

59 Ver supra, pág. [155], nota *.

60 No es cita exacta, sino un resumen bastante fiel, en el que Mier utiliza palabras y frases de la Representación. El Consulado no llega a comparar a los americanos con «monos oran-utanes», pero dice : «El paralelo entre el español y el indio ¿no sería la comparación de una manada de monos gibones con una asociación o república de hombres urbanos?»

61 Sobre la electividad de los ayuntamientos, véase infra, pág. [680], nota.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.