Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Historia de la revolución de nueva españa. Tomo I

Historia de la revolución de nueva España. Libro VI

Texte intégral

  • 1 Sobre este personaje, sobrino de ricos comerciantes vascos de México (ver D. A.
    Brading, Mineros y (...)
  • 1 Pág. XLI.
  • 2 Pág. XLIV.

1[p. 167] Tenemos ya al toro en la plaza, quiero decir al héroe de Cancelada, D. Gabriel del Yermo1, que teniendo ya en sazón de obrar a su facción mercantil se puso a su cabeza para prender al Virey. Vimos ya los piadosos deseos con que los europeos se hallaban de matar le ; «pero, sigue ahora Cancelada1, se hallaban sin plan y sin caudillo ; eran mui débiles sus disposiciones. De qualquier modo que se intentase no ofrecía más resultado que el de correr la sangre inútilmente. En este estado de acaloramiento2 hubo quien dixese que era imposible dexar de estar ofendido el patriotismo de D. Gabriel del Yermo.»

  • 2 Véase la "Introducción".
  • 3 Llámólas nominales, porque lejos de enseñarse nada en la Uni versidad, se va a perder el tiempo. D (...)
  • 3 Mier menciona a menudo a su antiguo gran enemigo, Haro. Véase, infra, pág. [183], sobre todo págs. (...)
  • 4 Ibíd

2Dexemos a su panegirista elogiar su madurez, su modestia, sus escrúpulos de conciencia2, que dichosamente levantó su director. Este era un padre europeo del Oratorio de San Felipe, llamado D. Matías Monte-agudo por antífrasis, que como licenciado, doctor y catedrático sucesivamente de dos cátedras nominales33 de la Universidad, tenía prestados 4 juramentos de descubrir al Virey lo mismo que al Rey toda conspiración contra su persona. Pero ya se ve, urgía más el remedio para no perder la Nueva España, [p. 168] «Así se atrevieron a exponérselo a Yermo D. Santiago4 Echeverría y D. José Martínez Barenque y otros como más allegados. Al fin se resolvió y llamó a los conjurados, a quienes dixo que estaba pronto a ser su caudillo baxo las condiciones siguientes : 1-, que no se había de tratar de resentimientos, ni de otra cosa que de evitar el mal sin hacerlo a nadie ; 2a, que todo había de ser obra de una noche de las 12 en adelante, esto es, la de prender al Virey y de poner otro en su lugar de acuerdo con las autoridades togadas ; 3-, el gran sigilo por el riesgo de su persona y familia ; y 4a-, que fuesen intrépidos sin ser osados, particularmente con los Vireyes.Todos ofrecieron cumplir exactamente este plan, y manifestándole si sería suficiente el número dispuesto a sacrificarse, que apenas llegaba a 300 europeos y algunos criollos, todos los más del Comercio de la Capital y oficiales del Correo, respondió : Es bastante si Dios nos ayuda.

  • 4 Es Talamantes ; véase infra, pág. [186]. El relato de Cancelada, en realidad, parece bastante exac (...)

3«No se pudo executar el 14 de septiembre por inconvenientes, pero la noche del 15, a las doce y tres quartos, distribuido aquel pequeño esquadrón en trozos, se dirigió cada uno a cumplir la comisión que Yermo puso a su cargo. Fueron presos a un tiempo el Virey, sus hijos, su esposa, el Secretario de Cartas D. Rafael Ortega, dos Regidores, un frayle4 y dos canónigos. El Coronel primer confidente del Virey se escapó a la azotea al ir a prenderlo ; al otro día amaneció haciéndose el perniquebrado, y los europeos ya no trataron de llevarlo preso, de lástima. Mientras aquellas prisiones, conduxeron otros al palacio a los Oidores, al Arzobispo, al Mariscal de Campo D. Pedro Garibay. Después de haberlo declarado el Real Acuerdo succesor en el mando, dio las órdenes correspondientes para que viniesen a su presencia el Mayor de la plaza D. Juan Noriega y otros oficiales. Previno a todos lo que debían hacer para conservar la quietud pública ; [p. 169] mandó que el cuerpo de europeos presentado por Yermo (quien dixo estar concluida su comisión) se distribuyese a varios puntos importantes y a la custodia del Señor Excelentísimo Virey Iturrigaray, que con dos hijos se había puesto en casa del Señor Inquisidor D. Bernardo Prado.

  • 5 Mier cita prácticamente las págs. XLV a XLIX de la Verdad sabida.

4«Yermo, después que la luz el día 16 de septiembre le confirmó estar concluida su empresa sin efusión de sangre (porque no hubo más desgracia que la de un soldado empeñado en tirar balazos a los voluntarios la noche de la prisión, y fue menester retornarle otro que lo mató), se retiró a su casa. Previno antes a los voluntarios que nada executasen sin mandato de las legítimas autoridades ; que para proceder con más arreglo se dividiesen en compañías. Así lo hicieron, resultando D. José Martínez Barenque y D. Santiago Echeverría aclamados por Capitanes ; ignoro si las autoridades eligieron a los demás, ni tengo presentes todos los nombres de los que funcionaron ; hago memoria de haber visto recibiendo órdenes del Nuevo Virey y Real Acuerdo a D. Rafael Canalias, D. José Llayn, D. Ramón Roblejo Lozano, D. José María Landa y otros, todos ellos distribuidos en un servicio que la España no ha sabido apreciar hasta ahora, porque la embrolla aun desde México se ha empeñado en desfigurar el verdadero mérito de aquella acción hasta el extremo de querer calificarla de criminal, bien que sólo por apasionados de la independencia y por fatuos de anchas tragaderas.»5

  • 6 En realidad, su actitud fue de expectativa. En todo el final de este capítulo, Mier intenta implic (...)

5Nosotros las tendríamos verdaderamente si creyésemos a Cancelada sobre su palabra toda esta relación, que está mezclada de fábulas a favor de su partido. Pero según la regla del derecho el testimonio producido de la confesión de la parte contraria prueba plenariamente, y así no hay duda en que la conspiración fue de Yermo con las autoridades togadas6, y a sus órdenes Ondraita, García, Granados, Noriega, Salabarría, Echeverría, Lozano y otros aven[p. 170]tureros pasados de España por contrabando, criados de las tiendas o jugadores de profesión. Vamos ahora a oír sujetos verídicos y respetables para saber netamente la verdad de todo.

6«La expresión del Virey en la penúltima Junta (dice en sus apuntes el Ministro de aquella Audiencia, Villaurrutia) de que haría estar a cada uno en su lugar, y que no se extrañase si obraba contra alguno, con los chismes y enredos que ya había, alarmó a los que se creyeron compre-hendidos, tomaron fuerza los rumores, se formó partido por los desafectos y que se juzgaban agraviados del Señor Iturrigaray, se ofrecieron a darle preso a algunos Ministros de la Audiencia, a quienes se dixo quería quitar y aun ahorcar, y habiendo S. E. nombrado Mariscal de Campo a D. García Dávila, y dado la Administración de la Aduana con honores de Comisario Ordenador a Laso, todo interinamente y a nombre de Fernando VII, se enfervorizó el partido, diciendo que ya se había soltado en actos de soberanía ; fue admitida la oferta y se executó baxo la dirección y consultas de personas que no es del caso especificar ahora, aparentando que sólo fue movimiento del pueblo, siendo público y notorio que apenas concurrieron al hecho 200 europeos, que después se aumentaron con casi todos sus paisanos, muchos de ellos o la mayor parte engañados y persuadidos de que el Real Acuerdo tenía ya calificada la trayción.»

7El Virey en su Defensa dice que «muy al principio de estos movimientos se le presentó un joven que le esperaba y no conoció, al subir la escalera del Palacio, y le previno que la Audiencia trataba de prenderle, lo que no quiso creer, como se lo expresó al Señor fiscal Borbón, quien le aseguró del amor que le profesaba la Audiencia. Que un anónimo poco después fue enviado, al parecer de Tacuba, al Coronel D. Ignacio Obre-gón, que lo conserva y se lo [p. 171] enseñó, al qual se le avisaba en conciencia que los Señores Aguirre, Carvajal y Bataller estaban intrigando con los de Vera Cruz y México para sorprehenderle a él, a otro que no se acuerda, y al Virey.»

  • 5 Por este canal, aunque ya se recataban de él, supo el día 15 de septiembre que aquella noche iban (...)

8Yo conocí en Cádiz al joven que dice el Virey le descubrió la trayción que se le tramaba, y de que fue instruido porque siendo comerciante creyeron los europeos que era su paisano, y le convidaron a los Clubs subalternos que celebraban al efecto, y a que, me dixo, habían baxado unos 28 del Comercio de Vera Cruz, como estuvo a deponerlo ante el Juez que el Virey comisionó para averiguar estos movimientos clandestinos5 Que muchos de estos conventículos se tenían en el aposento del P. Monteagudo en San Felipe, el qual era confesor de Yermo, y que había dado este año a los pobres tres tandas de exercicios de San Ignacio en lugar de una que acostumbraba dárseles, conforme a la fundación de la casa, y que el tema de los sermones era la conformidad y paciencia en todo acaecimiento como venido todo de la voluntad de Dios. Que también huvo en los exercicios muchos comerciantes ; y quien recuerde que de ellos salieron los conspiradores en el siglo pasado contra los Reyes de Francia y Portugal verá que el medio no era tan malo.

9Pero para saber quiénes componían el gran Club que daba el tono a los subalternos del aposento del Director, &c, executores de sus órdenes, es necesario oír al que entonces era Regente de la misma Audiencia, anciano respetable, europeo catalán, D. Pedro Catani, en su in[p. 172]forme a la 2a Regencia de 29 de noviembre 1810. «Se proyectó y executó con el mayor sigilo la prisión y separación del Vireynato del Exclentísimo D. José Iturrigaray, que tan malas consecuencias produce al Estado. El principal autor, director y cabeza de aquel atentado fue D. Gabriel Yermo con su consultor en todas las maquinaciones, D. Guillermo Aguirre, Oidor Decano, y hoy Regente de esta Audiencia, auxiliados de pocos del Comercio y otros secuaces, los más caxeros (criados) de comerciantes de esta Ciudad, que executaron aquella prisión. Esto lo expongo como público y notorio en esta Capital, y que nadie lo ignora, y no dudo lo confirmarán los Diputados que van a Cortes o algunos de ellos como cosa la más sabida y constante. Dixe que aquella prisión ha producido malas consecuencias al Estado, pues todo hombre sensato, todo el Reyno conoce que todos los males actuales de la América nacen de aquel mal exemplo. ¿Y quién fue el autor de ellos?, ya lo he dicho, D. Gabriel Yermo, el Oidor D. Guillermo de Aguirre, el otro D. Miguel Bataller y el fiscal Sagarzurieta, Ministros inseparables de las ideas de Aguirre.» Habla en otra parte de las intrigas posteriores de éstos y del fiscal D. Francisco Robledo, protector de las ideas de Yermo, y dice que « fueron sostenidas y auxiliadas por un sugeto de esa Corte» que sin duda es D. Ciriaco Carvajal, Oidor antes de México, amiguísimo de aquéllos, a quienes ha adelantado, como derribado a quantos Ministros no fueron sus cómplices, habiendo ascendido por pariente del Regente Saavedra a Consejero y Camarista de Indias, o más bien, a oráculo del Gobierno de España en quantas providencias han emanado para las Américas, de que actualmente es Ministro interino, y lo será en propiedad.

  • 7 Era cuñado del virrey. Mier lo menciona pág. [82], pero después no vuelve a hablar de él.
  • 8 No al fin, sino pág. [VII].
  • 9 Véase infra, pág. 136, y Lib. VII.
  • 10 Su fortuna es reciente : es la de su tío, con cuya hija (su propia prima) se había casado.

10El comisionado de Sevilla, Coronel D. Manuel Jáuregui7, en su informe dado a la Junta Central por orden del [p. 173] Ministro Cornel (documento número II, al fin8), sobre los servicios que el reloxero Lozano9 aseguraba haber contrahído en la prisión del Virey dice : «En la madrugada del 16 de septiembre se apoderaron los facciosos del Palacio. Llamólos facciosos, porque no era la comunidad de los habitantes de aquella Ciudad, ni menos la mayoría, sino 232 europeos ganados o pagados por un D. Gabriel Yermo, hombre rico y de nueva fortuna10, económico y mezquino, según oí, quando se trató de los donativos, quien de acuerdo con el Capitán de la guardia, la que había ganado antes, executa-ron el atentado. Mi compañero Javat, que sabía bien las instrucciones que yo llevaba caso de infidencia (que no hubo ni motivo para prender al Virey), ha blasonado de palabras y por escrito dándose por autor de tal hazaña.» Tenemos pues, en el gran Club director a Yermo, Aguirre, Bataller, Sagarzurieta, Carvajal (aunque éste según su estilo tira la piedra y esconde la mano), y si no era Robledo de los principales motores, era de los principales inteligentes, porque además de la protección dada a las ideas de Yermo, se sabe que sus dos hijos concurrieron a la prisión del Virey.

  • 6 Herrera, Historia de Indias, Déc. [en blanco]
  • 7 Garcilaso Inca, Comentarios, part. 2
  • 11 Véase el libro 4, enteramente dedicado al virrey Blasco Núñez de Vela.

11¿Y qué motivo, se preguntará, tuvieron todos estos conspiradores para semejante atentado? En los Oidores revolucionarios (porque ya hemos visto y veremos que no fueron todos los togados) obró la ambición que no sufre igual. La época de la introducción del despotismo en España concurrió con la del descubrimiento de América, y pasaron a ésta Vireyes y Oidores con las mismas ideas despóticas que los Reyes se habían arrogado en aquélla, y como no pueden caber, según el refrán, dos gatos en un costal, se originó una pugna perpetua entre los Vireyes, armados con la representación de alter ego, y los Oidores, protegidos del sello Real. La primera Audiencia de [p. 174] México6 persiguió quanto pudo a Cortés, y la primera de Lima depuso, prendió y envió a España al primer Virey del Perú, Blasco Núñez de Vela711, que pereció en la batalla que le dio el Gobernador alzado por los Oidores, que inundaron aquel Reyno en un mar de sangre. Ambas fue necesario quitarlas como rebeldes y tiranas, pero nada ha bastado a contenerlas, aunque las leyes de Indias se ocupan sin cesar de reglar los límites de su autoridad, prescribirles la obediencia que deben a los Vireyes y exhortar ambos a la concordia y harmonía. Pero a pesar de la dependencia en que ponen las leyes a los togados, como éstos son muchos, y compuesto de los mismos que en América han sido Oidores el Consejo de Indias, superior a los Vireyes, éstos han sido regularmente las víctimas, como Iturrigaray, a quien Carvajal no ha cesado de inmolar con todos los que no siguieron su partido, así como ha promovido a los facciosos. Entre éstos Bataller tenía particular ojeriza al Virey desde que, dexándole la Auditoría de tropas provinciales, dio la de las veteranas, que era más fructífera, al licenciado D. Josef del Cristo, que pagó con la prisión la preferencia que había obtenido y que perdió con la prisión del Virey, restitúyendose la Auditoría a su antiguo poseedor.

  • 12 John Brown (1735-1788), médico inglés, autor de una «teoría médica según la cual las enfermedades (...)

12Al santo del Yermo, caudillo de la execución, excitaron tres causas. La 1a le es común con todos los comerciantes y fue el deseo de extinguir la Caxa de Consolidación de Obras pías, como antes hemos contado. La 2a está contenida en este § de la representación del Regente Catani : «Debo manifestar a V. E. que Yermo tiene varias haciendas de azúcar, de cuyas mieles se fabrica el [p. 175] aguardiente, y sin duda por eso insta tanto (después de la prisión del Virey) en la rebaxa de sus derechos por su propia utilidad y conveniencia.» Este aguardiente es el de caña que llaman allá chinguirito, prohibidísimo antes por dar lugar a la venta del de España, con anatemas, confiscaciones, castillos, calabozos horrendos y destierros perpetuos, y permitido en estancos desde el marqués de Branciforte, que alcanzó esta gracia de su cuñado Godoy con la pensión de 6 duros en cada barril. Como su consumo en América, donde los licores fuertes son indispensables para reparar las sales que se filtran con el sudor, es inmenso, especialmente después de la introducción del sistesistema browniano12, los derechos resultantes de la pensión impuesta ascendían respectivamente a Yermo a unos 60 mil duros, que él no había pagado y que Yturrigaray le exigía como los 400 mil que debía de las Obras pías. La 3a causa sobre que ya recaían las otras es la notoria enemistad que Yermo tenía con él desde que llegó a México. Se le recibió como a todos los Vireyes con una corrida de toros que dura 8 o 15 días, y en que mueren algunos centenares de aquellos animales. Son del torero que los mata; pero por una antigua corruptela estaba obligado a venderlos en 4 duros precisamente (valiendo 8 o 10) al abastecedor de carnes, empleo lucroso en que Yermo ha sabido mantenerse muchos años por su desinterés. El Virey, viendo a un torero subir al palco de aquél luego que mató a un toro, se informó de la causa, y reprobó la costumbre mandando que el torero quedase en libertad de vender a quien quisiese la presa de su valor y destreza, o el abastecedor le pagase el justo precio. Pasó éste a reconvenir con avilantez al Virey, que le afeó la ratería en un hombre tan rico. Pero como sólo lo es por su muger, no puede encubrir la mezquindad de polizón aventurero. Otras aventuras tuvo además con el Virey, quien le justificó la introducción de ganado muerto de enfermedad en la [p. 176] Ciudad, cosa perjudicial a la salud pública. Ved aquí todo lo que acumuló su resentimiento para ponerse a la cabeza de los rebeldes.

  • 13 Puerto en la costa del Pacífico, muy importante entonces: zarpaban de allí los barcos para las Cal (...)

13Entre éstos como subalternos hubo también sus principales. Tales fueron Pasarín, que, considerándose como quebrado por el extravío de una memoria de géneros que arrivó a San Blas13, tuvo que acogerse baxo la protección de Yermo. Creo que Barenque había sido su caxero, y compañero en su resentimiento contra el Virey, porque respondiendo éste en su Defensa al cargo que se le hizo de haber exigido un peso fuerte por cada resma de papel que se compró para la fábrica de cigarros de tabaco, dice que «aunque tuvo la Comisión de la Junta de Real Hacienda al efecto, se la dio al Director de Tabaco, que corrió con todo, lo pasó a la Dirección general, y a éste le dieron las gracias, sin que el Virey hubiese tenido en ello otra parte que auxiliar con sus disposiciones para que el Comandante general de Campeche hiciese allí acopio de papel, porque un D. Antonio Barenque (éste es) quería ponerle la ley al Rey y sacarle un exorbitante precio aprovechándose de la necesidad, pues hasta se le llegó a pagar peso y medio cada resma más del corriente en México de la mejor calidad.»

14El tercero de los principales executores fue el tal Roblejo Lozano, a quien después envió Yermo a España en seguimiento de la causa contra el Virey, a quien dice éste en su Defensa se le han librado tres remesas de a 60 mil pesos, y a quien la Junta de Sevilla premió con la Cruz de Carlos III y el grado de Capitán de los facciosos que prendieron al Virey y se llamaron a sí mismos Voluntarios de Fernando VII, aunque el pueblo los llamó Voluntariosos. Este hombre, según los informes que se me han dado, había sido criado en Cádiz y soldado de Marina, enviado por un delito de homicidio a un presidio de América, y por otro (que unos dicen de robo y otros de poligamia, pues es [p. 177] casado en España) vuelto al castillo de Ceuta, de donde tuvo arbitrio de ir a México entre los criados del conde de Revilla Gigedo, avecindándose desde entonces con el título de reloxero. En este oficio quiso hacerse respetable colocando a la puerta de su oficina entre colgaduras el retrato de Napoleón, y el mismo incentivo de hacer figura y mejorar de fortuna, como lo consiguió, tuvo para entrar y distinguirse en la conspiración. Véanse al fin los documentos número II y III.

  • 8 Defensa del Virey
  • 9 Documento n°l al fin.

15Ya sabemos el motivo general que incitó a los comerciantes, pero los de Vera Cruz se distinguieron por su acaloramiento desde antes. El no haber querido Iturrigaray poner allí el cantón de tropas para que consumiesen sus géneros aunque consumiesen sus vidas, «y8 que dio lugar a representaciones petulantes de aquel Ayuntamiento, por las que la Audiencia misma había encargado al Virey velase sobre la conducta de sus miembros y diese cuenta a S. M., como lo hizo ; las providencias, prosigue el Virey, que por su orden se pusieron en la Gazeta con motivo de los escandalosos contrabandos que se hicieron durante la guerra anterior, y sobre que el Virey Marquina había procesado al Gobernador ; el expediente que formó sobre los millones de pesos fuertes que los conductores Peredo y Minchaus habían llevado a Vera Cruz en oro, y que fueron mar en fuera clandestinamente sin registrar ni pagar derechos, sobre lo que recayó providencia prohibiéndoles llevar oro a Vera Cruz, &c, habían enardecido de tal manera a los monopolistas de aquel puerto, que aunque el Virey les había perdonado la gran tropelía hecha con el Hospital y Religiosos Hypólitos, en que por dictamen fiscal salía multado el Governador en 100 mil pesos, y otros albo[p. 178]rotos», ya oímos de Cancelada el furor con que escribían para derribar al Virey. Y se ve por la declaración del Secretario del Vireynato9 que querían armarse al efecto a costa del Rey iludiendo al Virey con pretextos de patriotismo.

  • 10 Pág. LII.

16Cancelada, rabiando por aumentar el número de los facciosos, no sólo pone algunos criollos entre ellos, sin mentar ninguno, sino que al día siguiente admira que algunos se introduxesen entre las filas de los europeos a partir con ellos las fatigas del servicio militar.10 «De los últimos, dice el Virey en sus notas, no es de admirar, pues los fueron nombrando por barrios al efecto ; pero a la prisión, dice en su Defensa, no hubo siquiera un mexicano. Éstos pedían la cabeza del Oidor Aguirre y la de Bataller, quienes, decían, debían dar al público la causa por qué se había preso al Virey. El Sargento mayor, D. Juan Noriega, tenía dada la orden a los cuarteles anticipadamente aquella noche para que ninguno saliera de ellos, por cuya causa, por su misma seguridad, y porque temió, se fue a Vera Cruz con su muger y familia. D. Luis Granados, Comandante de la artillería, les dio las armas y venía a la cabeza de los amotinados ; él y los mismos artilleros que el Rey paga dispusieron la colocación de la artillería aquella noche, y al fin, temiendo al pueblo, se fue a Aca-pulco mui luego (y murió). Recomendando Cancelada en la Extraordinaria el mérito que en este suceso contraxeron varios, no se hace cargo de que el Capitán D. Santiago García, que estaba encargado de la Guardia del Virey, fue el que les abrió las puertas y les proporcionó la entrada hasta el cuarto ; que el oficial y tropa eran todos del Comercio ; que un Alférez de la Caballería Urbana (de [p. 179] los Panaderos), Olazabarría fue el primero que echó mano del Virey, el que guiaba a la gente por las habitaciones del Palacio hasta llevarlos a la de su recogimiento, y que los eclesiásticos salieron a sosegar al pueblo, porque éste, y particularmente los indios, querían sacar al Virey de la Inquisición, y para sosegarles fue preciso suponerles quería quemar la imagen de Guadalupe, y que por este motivo y estar conchavado con el Abad, a quien también prendieron aquella noche, lo habían llevado allí.»

  • 11 Quando llegó a México de Virey Venegas le pusieron a García este pasquín : Santiaguito ¿qué haces?(...)
  • 14 Era un verdadero edificio. Véase la pintura de la Plaza Mayor por Villalpando (1695), col. Lord Me (...)
  • 15 No encontramos confirmación de este dato.

17Para completar la relación sólo falta anotar la del Virey, a fin que todos la entiendan. La Guardia, dice, y el oficial eran del Comercio. Todo éste goza en México el fuero militar, porque pertenece al Regimiento de su nombre, cuya obligación es estar sobre las armas a su costa (lo que executan por paisanos criollos alquilones) para guardia del Virey y policía de la Ciudad, siempre que en España hay guerra y las tropas marchan por consiguiente hacia la costa de Vera Cruz. Tentaron los facciosos executar su plan el 14 de septiembre, pero D. Miguel Gallo, que era el Capitán de la Guardia ese día, aunque prometió guardarles secreto, no quiso ser él quien entregase al Virey. El día 15 entró de facción D. Santiago García, y como este miserable titubease por la suerte que le esperaba si se erraba el golpe, D. Salvador Ondraita (comerciante aventurero como todos), que era el oficial subalterno de la Guardia, enteramente vendido a los facciosos, le aseguró que ciertamente no fallaría sobre él un golpe de pistola si se resistía.11 Pero el oficial [p. 180] de la Guardia de Caballería que estaba en el 2- patio del Palacio era veterano, y no podía ganarse así. Ondraita le aconsejó que se recogiese respecto que él velaba y no había novedad. El otro hizo su visita de costumbre por lo interior de su patio y se reposó sobre la vigilancia de Ondraita. En el Parián o Lonja de mercaderes14, frontera al Palacio, habían acudido los europeos, a quienes se les pasó recado estuviesen allí a tal hora de orden superior, sin que muchos supiesen para qué. Así lo dice y prueba el Virey, y yo lo sé de personas fidedignas, como también que concurrió un mexicano como convidado para un baile, y no queriendo armarse le amenazaron de muerte, bien que escapó de la puerta del Palacio entre otros que huyeron de miedo, aunque poco antes había estado Yermo a animarlos. El Sargento mayor Noriega, que fue comprado con 30 mil duros, según la voz corriente en México, así como había mandado que las tropas no saliesen de los cuarteles, había mudado el santo y seña ; pero no se dio a la Guardia de la cárcel, creyendo por estar en el Palacio que dependía de la Guardia de él. Con este equívoco la centinela que aquélla acostumbraba poner en la esquina que cae a la de provincia hizo fuego sobre los amotinados hasta caer muerto ; y el granadero que guardaba la puerta de la cárcel, sin más armas que su sable hizo retirar a los cobardes chaquetas ; mas no hizo dificultad en acercarse al Capitán de artillería Granados, creyendo que éste le protegería en el cumplimiento de su obligación, la qual le pagó con un pistoletazo a quema ropa que le dexó tendido. Él estaba vendido, según la voz común, por 8 mil pesos. No obstante, los tiros de un centinela y los sablazos del otro costaron la vida a algunos rebeldes15 que no han vuelto a parecer. Onze dicen unos, otros nueve y otros siete, a quienes sus compañeros por ocultar la tragedia dieron después sepultura en la caballeriza del Palacio, digno fin de tan gloriosa hazaña.

  • 12 Tengo copia del Escrito y de la Certificación citados.

18[p. 181] Entonces avanzó el resto, y como García y Ondraita, a más de quitar las piedras a los fusiles y ocultar los cartuchos, habían encerrado a los soldados, entraron sin tropiezo luego que les abrieron las puertas, sorprendieron a la Guardia de Caballería, que hicieron prisionera, maltrataron e hirieron a uno de los dos alabarderos que dormían a la entrada de lo interior del Palacio, y, según se dixo, precipitaran al Virey por el balcón diciendo que él se había echado, si no los detuviese con una pistola D. José, hijo del Virey, a quien éste mandó estar quieto. Olaza-barría le agarró de la muñeca gritando a la turba : Aquí está ; pero él sin inmutarse les preguntó lo que querían ; y para probarles que no era traidor les entregó sus llaves para que registrasen sus papeles, en que no podía haber dolo, pues le cogían de sorpresa. Lozano en el escrito que presentó a la Audiencia pidiendo se le certificase el mérito que contraxo aquella noche dice que «fue el que se expuso echando mano a asegurar la persona del Virey; consiguiente le exigió las llaves de todos sus papeles, y lo mismo hizo con su sello de cartas por lo correspondiente a su exerci-cio y la Secretaría del Vireynato», y de facto certifica la Audiencia en 24 de octubre 1808 que «quando se presentaron en el Palacio los Ministros, conducidos a él la noche del 15 y madrugada del 16 de septiembre, D. Ramón Roblejo y Lozano fue uno de los primeros entre quienes se advirtió estar entendiendo en todas las cosas que ocurrían ; que así mismo presentó las llaves que había recogido y mantuvo en su poder por algunos días, hasta que se destinaron personas que reconocieran los quartos, papeles, dinero y alhajas, y que contribuyó con su expedición y prontitud a la translación del Virey y su esposa.» 12

19[p. 182] Ya se supone la escrupulosidad de los guardianes ; yo pudiera nombrar varios a quienes después se les vieron alhajas del Virey y sus hijos, y que confesaron haberlas cogido en el botín del Palacio. En el Diario de México de 9 de diciembre 1808 el Contador mayor del Tribunal de Cuentas, D. Pedro Monterde, Comisionado del gobierno para inquirir sobre lo que faltaba, avisó haberse extraviado en la noche de la prisión del Virey un hilo de perlas, valor de 5 mil pesos fuertes, y 10 calabacillas, y 680 granos de perlas, valor de 2.250 duros, todo comprado para la Reyna María Luisa ; y todo México atribuyó la falta a las uñas de Lozano, a quien me dixeron en Cádiz se le cogieron efectivamente varias perlas en un contrabando. Ni tuvo vergüenza de andar por la Ciudad de México con la capa blanca que el Virey se acababa de hacer, y que le entregaron para que la enviase a S. E., que estaba tiritando de frío en la madrugada del día 16 de septiembre a las puertas de la Inquisición, que tardaron mucho en abrirse, tal vez para disimular.

  • 16 Dice la Gaceta Extraordinaria de México : «trasladado [...] con el decoro correspondiente [...] do (...)

20«Como ya venía el día, dice el Virey en su Defensa, sin que las abriesen, previno al Señor Collado, Oidor, y a uno de los Oficiales que le acompañaban, por dónde lo habían de introducir para evitar que la tropa al salir de los cuarteles tomase a su favor partido contra los levantados, y sucediesen desgracias. No le llevaron a casa del Inquisidor Prado con el decoro correspondiente, sino con deshonor, escándalo y tropelía, para que le encerrase a él y sus dos hijos en las prisiones, y hallándose el Inquisidor con el Virey contestó que no lo podía hacer, porque tenía el tribunal una Real orden para que no se le pudiese encerrar allí, aunque el Virey delinquiese contra la fe, sin orden especial y expresa de S. M. Llevóle a su cuarto, donde estuvo rodeado de centinelas, hasta que en la madrugada del 18 se le llevó al Convento de Belemitas (legos Hospitalarios la mayor parte europeos), y admira dixese la Gazeta [p. 183] Extraordinaria del 19 que esta translación se hizo con el debido miramiento16

  • 17 «Suple la fe a la insuficiencia de los sentidos». Mier utiliza en son de broma un verso del himno (...)
  • 18 Véase infra, pág. [268], donde Mier corrige dos errores.
  • 19 Se llamaba Prado y Ovejero.
  • 20 No lo encontramos en la Gaceta de México.

21Más se admirará el lector de haber visto llevar el Virey a la Inquisición como si fuera algún herege. Hacérselo así creer al pueblo era el empeño de los europeos, que añadieron la especie ridicula de que había intentado quemar el reverenciadísimo templo de la Imagen de Guadalupe, patrona del Reyno, como ya dixo el Virey : todo a fin de contener la indignación que el pueblo concibió con su prisión. Y en efecto lograron detener su primer ímpetu, aunque no persuadirle el supuesto crimen, porque hubo hasta quien como el Carmelita americano Palacios se tomase el trabajo de recorrer todos los talleres de la Ciudad para hacerles conocer que todo era intriga de los europeos. No escapara sin embargo el Virey de las cárceles inquisicionales sin la Real orden que ha citado para no ser encerrado en ellas aunque deliqüente en la fe ; porque además de ser los Inquisidores con su inmensa turba de satélites europeos chaquetas, eran Inquisidores. Se sabe que para tales destinaban en los Colegios mayores de España a los colegiales que carecían de sentido común, para que, decían, praestet fides supplementum sensuum defectui17. Puntualmente en México lo eran D. Manuel Flores, que en más de 25 años que fue Secretario del Arzobispo Haro no mostró otra habilidad que la de exprimir las bolsas del clero y ayudar a su amo a perseguir con obstinación a los criollos, D. Isidoro Saénz de Alfaro, que no había tenido otro mérito para serlo, y Canónigo de Guadalupe, que ser sobrino18 del Arzobispo Lizana, y el tercero en qüestión y dignísimo decano de este triumvirato era D. Bernardo verdaderamente Ovejero de Prado19, que quando en la 1a Junta de México se leyeron las representaciones de la Ciudad y dixo su Síndico que faltando el Rey retrovierte la soberanía al pueblo, tachó la proposición de proscrita y anatematizada, y al voto [p. 184] del Señor Villaurrutia en la 2a Junta para que se convocase una, de subversivo y sedicioso. En una palabra, para que no quedase duda de su talento y ciencia, todos tres publicaron en 27 de agosto 1808 un edicto dogmático20 en que dicen que habiendo los Soberanos Pontífices, entre ellos Clemente XI, encomendado al Santo Oficio de la Inquisición de España zelar y velar sobre la fidelidad que a sus Católicos monarcas deben guardar todos sus vasallos de qualquier grado, clase y condición que sean... y asimisimo estimulados de su obligación de procurar que se solide el trono de nuestro augusto monarca Fernando VII, establecen como regla a que debéis retocar las proposiciones que leyereis u oyereis... que el Rey recibe su potestad y autoridad de Dios, y que lo debéis creer con fe divina... Para la más exacta observancia de estos católicos principios, concluyen, reproducimos la prohibición de todos y qualesquiera libros y papeles, y de qualquiera doctrina, que influya o coopere de qualquiera modo a la independencia o insubordinación a las legítimas potestades, ya sea renovando LA HEREGÍA MANIFIESTA DE LA SOBERANÍA DEL PUEBLO según la han dogmatizado y enseñado algunos filósofos, o ya sea adoptando en parte su sistema... Entre estos libros, papeles y conversaciones comprehende el Santo Oficio los que se dirijan contra los magistrados de la primera y alta clase y autoridad. Se prohibe todo, ya se supone, y manda delatar a los contraventores, baxo excomunión mayor, santas cárceles y sacra chamuzquina.

  • 21 Se trata de la famosa regla mnemotécnica utilizada en la enseñanza escolástica para recordar los d (...)

22¡Adiós Constitución española! ¡Pobres Cortes Extraordinarias si caían entre las garras de los Inquisidores de México! ¡Pobre Virey si no hubiese habido orden de los divinos Reyes que le exceptuase del cruento sacrificio! Se le inmolaría a la divinidad de Fernando VII como otros varios infelices que los europeos facciosos entregaron a los Santos Cíclopes, y éstos sepultaron en sus homicidas cavernas. Se habrá observado que el edicto se dio 18 días después de la [p. 185] 1a Junta de México, y por consiguiente que el objeto era condenar las opiniones que emitió el Ayuntamiento y castigar a los que las adoptasen, asimismo poner a los Oidores sus contrarios a cubierto de toda murmuración y ofensa baxo la egida sagrada de la fe. Éstos son los magistrados que dice de la primera y alta clase y autoridad. Los americanos inferían : luego siendo el primero de todos el Virey, los europeos que de palabra y obra se han dirigido contra él en su prisión están excomulgados. Tal era el silogismo que hizo a otro día el P. Fray Mariano Silva, religioso Franciscano, y aunque no estaba en barbara21, le pusieron al momento en la bárbara Inquisición. Yo no absolvería ninguno de los aprensores del Virey sin arrepentirse, dixo también el P. Subástegui, Franciscano, y él fue condenado a las cadenas del mismo tribunal hasta morir, como después contaremos. Estos teólogos no eran políticos, pues debieran advertir que si por magistrados de alta y primera clase se entendiera el Virey, los primeros excomulgados serían los mismos Inquisidores, pues andaban mezclados con los satélites en la maniobra de la prisión.

23La Vireyna misma me ha contado que la chusma mercantil entre denuestos insolentes la hizo vestir ante ellos, y como la sacasen llorando en la litera del Arzobispo, el Inquisidor Alfaro se llegó a ella en el Palacio y le dixo bruscamente : «Cállese Usted, que ya he rogado a estos Señores perdonen la vida a su marido» ; y no le volvió a dirigir la palabra, aunque estuvo conversando con los amotinados las largas horas que tardaron en abrir el Convento de las Bernardas, en donde la encerraron.

24Con el sobrino Inquisidor en la escena no podía faltar el tío Arzobispo que se dirigía por cabeza tan infeliz y que había sucumbido a sus persuasiones por su corto talento y timidez natural. La víspera le habían avisado de la conspiración para que expidiese orden de salir a contener el pueblo a las Comunidades eu[p. 186]ropeo-iliteratas de Carmelitas y Fernandinos, esto es, Franciscanos del Colegio de propaganda fide, que entonces se pudo llamar de propaganda seditione, porque no sólo salieron aquella noche como los Carmelitas a apaciguar al pueblo que temían se alborotase, sino que como directores que son de los comerciantes, de los quales también reclutan su Colegio, se habían ocupado de antemano en fabricarles cartuchos. El temor del Arzobispo aquella noche fue tal, que habiendo hecho cerrar todas las puertas de su palacio, él mismo recogió cuidadosamente las llaves, y reuniendo sus familiares los exhortó a confesarse como para morir y recibir el viático en la misa que celebró a media noche.

  • 22 Es la primera vez que Mier menciona a este personaje importante.

25Cosa de una hora después se oyó llamar a la puerta, y los facciosos se lo llevaron al Palacio vireynal, adonde hicieron como que los hacían ir algunos Ministros de la Audiencia, móviles principales de todo ; después fueron otros contra su voluntad ; pero a aquéllos de quienes les constaba con evidencia que no eran de su partido, como el Señor Villaurrutia, no los llamaron hasta las 6 de la mañana, en que todo estaba efectuado, sólo para que pareciese estarlo del cuerpo entero de la Audiencia. Antes, los Ministros turbulentos, que tenían a sus órdenes la fuerza armada de los comerciantes, las habían dado para prender algunos individuos. «Al P. Talamantes22, dice el Virey en su Defensa, prendieron como que escribía de su orden el modo de hacer independiente la América ; al Canónigo Beristáin (que en aquellos días no habían visto por estar enfermo en cama), porque se le imputaba que había ido a levantar gente en Puebla, su patria ; a los licenciados Regidores Azcárate y Verdad, porque querían poner en el trono al Virey ; a su Secretario de Cartas, Ortega, porque estaba incluido en los barcos neutrales que de orden del Rey comerciaban con los ingleses ; a su Capellán, porque era el confidente entre Talamantes y el Virey para la obra proyectada ; al Auditor de guerra, licenciado Cristo, porque estaba haciendo el código [p. 187] de leyes que habían de regir en coronándose el Virey, o cosa semejante ; al Abad de Guadalupe, ya diximos que para quemar aquel Santuario», por cuyo culto y celebridad se desvive aquel anciano, y cuya quema se había de efectuar con unos cirios de pólvora. «Impostura tan ridicula, dice el Coronel Jáuregui en su informe a la Central, que sólo sirve de probar no había verdaderos delitos que alegar.» Estas prisiones no se hicieron en efecto sino para figurar al pueblo la infidencia del Virey, que no podía existir sin cómplices ; aunque no fueron todos los dichos presos aquella noche, como dice Cancelada, sino los dos Regidores, que sacaron de su casa y llevaron ignominiosamente con las manos atadas por detrás, y a la mañana siguiente el Religioso y los dos Canónigos.

26Ésta es la pandilla que finge Cancelada. ¡Ciertamente era un grande acompañamiento para tamaña empresa como levantarse con el Reyno! ¡Los preparativos eran soberbios! Las armas que se hallaron, dice el Virey en su Defensa, fue un espadín en su quarto, tres escopetas en su despacho, una de ellas desarmada y cerrada con llave en una caxita, otra de dos cañones sin piedras en una funda de baqueta, y otra que usaba para la caza, sin más municiones que perdigones, y abajo en el quarto del arnez un par de pistolas, el Virey durmiendo con toda su familia en plácido sueño y muy distante de la agitación y terror que acompañaba a los criminales reboltosos, a quienes a cada paso tenían que arengar sus gefes para animarlos, como lo hizo Lozano aun ya en las escaleras del Palacio.

  • 23 Reproducción exacta de la Gaceta Extraordinaria de México, págs. 679-680, salvo las mayúsculas de (...)

27La verdadera pandilla era la de los Oidores, de cuyo conciliábulo en Palacio salió una proclama compuesta por Aguirre e impresa en letras garrafales, que apareció a las 7 de la mañana fixada en todas las esquinas : «Habitantes de México de todas clases y condiciones. La necesidad no está sujeta a las leyes comunes. El pueblo se ha apoderado [p. 188] de la persona del Excelentísimo Señor Virey, ha pedido imperiosamente su separación por razones de utilidad y conveniencia general; han convocado en la noche precedente a este día al Real Acuerdo, Ilustrísimo Señor Arzobispo y otras autoridades ; se ha cedido a la urgencia, y dando por separado del mando a dicho Virey ha recaído conforme a la Real orden de 30 de octubre de 1806 en el Mariscal de campo D. Pedro Garibay, ínterin se procede a la apertura de los pliegos de providencia ; está ya en posesión del mando. Sosegaos, estad tranquilos ; os manda por ahora Gefe acreditado y a quien conocéis por su probidad. Descansad sobre la vigilancia del Real Acuerdo ; todo cederá en vuestro beneficio. Las inquietudes no podrán servir sino de dividir los ánimos y causar daños que acaso serían irremediables. Todo os lo asegura el expresado Gefe interino, el Real Acuerdo y demás autoridades que han concurrido. México 16 de septiembre de 1808.»23 En algunas proclamas decía abaxo : Por mandado del Excelentísimo Señor Presidente con el Real Acuerdo, Ilustrísimo Señor Arzobispo, y demás autoridades. Francisco Ximénez.

28Se reimprimió en Gazeta Extraordinaria de 16 de septiembre núm°. 97, a las 12 del día con este título : «Proclama fixada a las 7 de la mañana de orden superior» ; y al fin : « A las 6 de la mañana juró el nuevo Gefe supremo del Reyno en el Real Acuerdo con todas las ceremonias de estilo cumplir en un todo con lo que previenen las leyes de la materia. A las 11 fue reconocido como tal Gefe supremo de la Nueva España por todas las autoridades ; el pueblo se halla en la más satisfactoria tranquilidad.»

  • 24 «Así es el pueblo». Se repite, pág. [193].
  • 25 Este número de la Gaceta de México no es un número extraordinario. Mier lo reproduce con dos omisi (...)
  • 13 Pág. 65.
  • 14 Documento n° II al fin.
  • 26 Pág. [IX].

29Sí, «el pueblo que lo prendió», hic est populus24, amaneció escrito otro día sobre las puertas del Parían o Lonja de comerciantes. Cancelada lo confesó entonces y ahora. Entonces, porque en la Extraordinaria 25 del día 17, núm°. 98, añadió a esto : «La Nueva España sabrá con el tiempo lo [p. 189] mucho que debe a todo el Comercio de México por esta acción. Así sabe portarse la juventud española reunida para exterminar los malvados y proteger los hombres de bien. Los mismos comerciantes y dependientes (caxeros) continúan montando guardias y patrullando, &c.» Ahora, porque dando a luz la carta con que el Ayuntamiento europeo de Zacatecas, en 23 de septiembre, escribiendo al Real Acuerdo, elogia el heroísmo del pueblo mexicano en la prisión del Virey, que llaman ridiculamente acontecimiento superior en virtudes a quanto presentan los fastos de Atenas, España y Roma, anota13 : «Los zacatecanos no ignoraban que el Señor Yermo había sido el autor del suceso que elogian ; pero su política conocía que ni a éste ni al Comercio le interesaba otra cosa que la buena opinión del pueblo mexicano» , que al contrario estaba horrorizado del delito de los comerciantes : Hic est populus. Concuerda con Cancelada el reloxero Lozano, que, pretendiendo ante la Central el título de Capitán de aquellos bandoleros, que atentaron llamarse Voluntarios de Fernando VII, alegó1426 que convocaron aquella noche al Real Acuerdo, Señor Arzobispo, &c, por haber recaído el Gobierno en el pueblo, de los chaquetas sin duda, que quitaron al que estaba puesto por Fernando VII. Hic est populus.

30Oigamos sobre esta prisión al autor de un excelente papel que en defensa completísima de Iturrigaray fue dirigido el 7 de octubre a nombre del pueblo mexicano al Ayuntamiento de Vera Cruz, que también había escrito al nuevo Gobierno elogiando a aquel pueblo por la prisión del Virey : «Si el pueblo con una autoridad que sólo se ha hecho exequible en la barbarie de la Francia prendió a su Virey y solicitó imperiosamente la privación del empleo, ¿a [p. 190] qué fin se preparó la artillería y permaneció alarmada la tropa de los fatuos comerciantes contra el mismo vecindario? Iguales fueron las fingidas potestades que con el Real Acuerdo aprobaron aquella noche procedimientos tan injustos, quando es constante que no se citó a alguno de los Tribunales y Cuerpos de esta Corte.

31«Desde el principio se están palpando los embustes de los togados para levantar el edificio de sus traidoras maquinaciones, como si el común de los vecinos de México no tuviesen potencias para examinarlas. Saben mui bien que ellos son incapaces de tomar conocimiento de qualquiera delito que hubiera cometido el Señor Iturrigaray, porque la ley 45, tít. 16, lib. 2, de la Recopilación de Indias los priva de jurisdicción con estas voces : Ordenamos y mandamos que si los Vireyes y Presidentes cometieren delitos, los Oidores de nuestras Audiencias no conozcan de ellos ; y siendo Capitán general e imputándosele (aunque falsamente) crímenes de su clase, sólo podía ser juzgado por el consejo de guerra de Oficiales generales, conforme al tratado 8, tít. 7, de las Ordenanzas militares.

32«Sea enhorabuena que aquella decantada necesidad, urgencia y aprieto que se figuraba no diese lugar al verificativo de esta legal providencia en orden a la reunión de los Gefes generales del Reyno, ¿pero quién duda que debió suplirse con la Junta y convocación de todos los tribunales de la Corte, porque siendo los Oidores por sí solos incompetentes para el conocimiento de la causa, sólo de esta manera podría convalecer la resolución que se tomara?

33«Mas ya se ve que como el objeto era premeditado a consecuencia de la colusión del Real Acuerdo con los iniquos comerciantes, no era acomodado a sus ideas el voto y calificación de otros hombres juiciosos, que no habrían pasado, aun a costa de sus vidas, por una determinación tan indigna, contentándose con poner de espantajo la asistencia del [p. 191] Arzobispo, que por sus cortos talentos y pusilanimidad fue llevado por donde se quiso.

34«Por grave que hubiera sido la materia y pronto el remedio, siempre debía haber precedido la formación de sumaria, porque la Real cédula de 19 de febrero de 1775 previene que los Vireyes y Gobernadores y demás Jueces de América se arreglen a las leyes en la formación de procesos criminales, y no prendan ni sentencien a vasallo alguno sin formar autos y oírle conforme a derecho.

  • 27 «Más claras que la luz de mediodía».

35«Si esto está establecido para la prisión de qualquiera vasallo de estos dominios, no pudo lícitamente omitirse en el arresto del Gefe mismo del Reyno, imagen viva de la Magestad ; igualmente todo debió hacerse en el de sus reputados cómplices, sujetos todos de distinción y carácter. ¿Y dónde está la sumaria que, a pedimento de vosotros o de estos comerciantes, se formó antes para justificar con la debida exactitud los crímenes de primer orden que se adjudicaban al Señor Iturrigaray? ¿Son acaso bastantes hablillas y susurros de hombres locuaces, rivales y enemigos suyos? ¿Eran suficientes acciones indiferentes y mal interpretadas por el odio que vosotros le profesáis? ¿Son éstas las pruebas luce meridiana clariores 27 que exigen las leyes?» El Virey dice en sus notas que «estando preso en el convento de los Belemitas envió a llamar a Garibay, y a presencia de los prelados del Convento, de los centinelas y otros varios de la guardia que se habían acercado a oír, le dixo que mediante se estaba en el reconocimiento de sus papeles, aseguraba y verían que no había la cosa más mínima que causara desconfianza ; que lo mismo sucedería en todo lo demás que se acercaran a averiguar, y que con su cabeza lo afirmaba, que lo dixese así a los Señores de la Audiencia para que desengañaran aquellas gentes, y que si le permitían hablarles, ofrecía hacerlo completamente de [p. 192] modo que a ninguno quedase duda, y luego se retiriría a Tulantzinco ; pero no tuvo ningún efecto.»

  • 15 Discurso de Lizarza, pág. 81.

36¿Y cómo lo había de tener si, lejos de querer que se justificase, sus esfuerzos se dirigían a encontrar alguna apariencia de la supuesta infidencia? A este fin no sólo se echaron sobre los papeles de quantos prendieron, sino que se registraron los más recónditos archivos de la Ciudad. Publicaron luego un bando solemne para que acudiesen ante el Acuerdo quantos tuviesen algo que deponer contra el Virey, «bando escandaloso, dice el Diputado de México15, por falta de jurisdicción en los jueces, por ser posterior al insulto y prisión del Virey, y porque manifiesta que a ella se procedió y después se sostuvo por quienes debían sostenerlo, sin precedente sumaria necesaria para la prisión hasta del último subdito del Rey.» Ya veremos sin embargo el calibre de los que se presentaron ; ya hemos visto en el discurso de la Historia la futilidad de los cargos que le hicieron y produce Cancelada como testigo principal, y veremos que tuvieron por último el recurso desesperado de apelar a los papeles públicos, que son la mejor apología del Virey.

  • 16 Pág. LI.
  • 28 Se lee en el Diario de México del 22 de sept. : «Por graves fundamentos que ha tenido presentes el (...)

37Ahora veamos cómo cumplió el Real Acuerdo la promesa que hizo en su proclama al pueblo de 16 de septiembre de abrir el pliego de providencia. «Cada Virey, anota Cancelada16, ha llevado pliegos cerrados dirigidos a la Audiencia que no se abren hasta que muere, y por ellos se sabe quién es el succesor ; se llaman de providencia28 y de mortaja. Godoy, sin la política de nuestros mayores, había destruido esta buena máxima, sin embargo el pueblo no quiso que se abriesen los pliegos porque no apareciese otro ahijado suyo.» ¿Se habrá visto un mentecato igual a Cancelada? Si él [p. 193] dice que el pueblo no quiso que se abriesen, luego Godoy no había destruido la máxima de llevarlos. Lo que hay sobre semejante género de pliegos lo hemos advertido al lector desde el Libro I, nota a la pág. [14]. Y lo que hay de verdad sobre lo ocurrido con los pliegos que llevó Iturrigaray es que los Oidores sabían, por la relación del Virey en la Junta de día 9 de septiembre, que el Rey le había nombrado por succesores en caso de muerte a Someruelos o Saravia, según contamos pág. [100], y no querían sino al ochentón Garibay, pobre de talentos, de opinión y de bolsa, para tener un Virey de palo, como le llamaban después, y empuñar ellos el bastón a su nombre. Preguntaron pues los Oidores si se abriría el pliego, y Lozano, que estaba de acuerdo, a la cabeza de sus polisones armados, hic est populus, respondió que no se abriese, porque no apareciese otro ahijado de Godoy. A consecuencia, por Acuerdo del 17 (cuyo auto está en la Gazeta de México, núm°. 27) determinaron los Oidores nombrar por sí mismos al mismo Garibay Vi-rey, Gobernador y Capitán general.

  • 29 El "primer voto". Véase la "Introducción".
  • 30 «Mienten en provecho suyo» (Salmo 59 —58 en la Vulgata—, vers. 13).

38¡Qué inconsecuencia! La Ciudad de México, que representa por ley al pueblo y por cédulas Reales29 toda la Nueva España, no puede provisionalmente y por la necesidad de evitar los fraudes del Corso pedir se designe por los Guardadores que manda la ley se pongan al Rey imposibilitado de gobernar, al mismo Virey nombrado por Fernando VII, exigiéndole el juramento y pleito homenage que la misma ley previene, y a petición de 232 criados de las tiendas que capitanea un faccioso aventurero, quatro golillas se creen autorizados a prender y deponer al Virey sin procesarle, a recusar sin necesidad el succesor nombrado por el Rey, y a nombrar otro Virey, cuyo nombramiento se tiene reservado a sí el Soberano como un gage de su soberanía sobre las Indias, sin que por ningún título otra persona pueda nombrarle! Mentita est iniquitas sibi30.

  • 31 Véase el Diario de México del 29 de sept., págs. 371-372. Se trata de atribuir al nuevo virrey la (...)

39[p. 194] Las razones que tuvieron para tan atrevido proceder dicen en auto que fueron parecerles así conveniente porque las circunstancias exigían que todos los ramos fuesen dirigidos por una sola mano, para que, revestido el Gefe superior de la mayor autoridad, fuese más respetado31. Esta razón sólo podía tener algún lugar caso que el Virey muerto o depuesto no hubiese llevado los pliegos de providencia, en cuyo único caso las Reales órdenes mandan que entre a comandar las armas el militar más antiguo, incluso el coronel efectivo, y el gobierno y capitanía general resida en el cuerpo de la Audiencia. Pero no puede tener valor para recusar al succesor que el Rey tenía nombrado en el pliego que existía, el qual bien podía y debía reunir en sí la administración de todos los ramos como verdadero y legítimo Virey. La otra razón que añaden por principal manifiesta la verdadera razón que tenían para obrar tan ilegítimamente, y es que Garibay había manifestado y acreditado su adhesión al Real Acuerdo, de suerte que con esta añadidura, como con la de vizcaíno que tenía el mayordomo del Gobernador Sancho Panza en la ínsula Barataria, no sólo era Gefe supremo del Reyno desde el día 16 de septiembre a la madrugada, como se dexó poner en la Gazeta, siendo éste el distintivo del que exerce la soberanía de la nación, sino que todo quanto en Iturrigaray era pecado de infidencia, en el intruso quedaba transformado en virtud de fidelidad.

  • 17 En México se dixo entonces haberse puesto a Garibay este pasquín : Quien prendió a Iturrigaray,
    sin (...)

40Aquél era infidente porque nombró con poder de la Junta y Oidores un Mariscal de campo y un Administrador de la aduana con honores de Comisario ordenador, interinamente y a nombre de Fernando VII, y porque viendo armarse extraordinariamente a los europeos mandaba venir a la capital un regimiento habiendo el del Comercio. Garibay era muy leal, porque con sola la autoridad delegada de quatro golillas «dio empleos militares a roso y belloso ; alteró el orden establecido para la succesión de [p. 195] mandos en la intendencia de Oaxaca ; declaró el tratamiento de señoría al Intendente interino que puso, siendo actualmente Contador de La Habana, ido a México sin licencia del Rey ; arrolló la autoridad de la Real Sala del Crimen determinando causas con sola la vista de los fiscales, quando a su antecesor se le decía que todo lo podía con el Acuerdo y casi nada sin él. Ya se ve que Garibay lo hacía todo de acuerdo secreto con Aguirre y el Secretario que le puso.» Con esta salvaguardia del Gefe de los facciosos también fue mui bien hecho «haber llevado a México la Columna de granaderos, los regimientos de la Corona, Nueva España, y los dos de Dragones veteranos (subsistiendo contra su institución el del Comercio) y la Artillería, y haber convertido el Palacio en una plaza de armas.» Todo esto lo calla Cancelada, pero lo dice así literalmente el Alcalde de Crimen Villaurrutia en sus apuntes. Hizo más Garibay : en la noche del 30 al 31 de octubre, dice el Coronel Jáuregui al Ministro Cornel, dobló las guardias y colocó artillería a las puertas del Palacio, porque el pueblo chaqueta, en quien había recaído el gobierno, le había tomado el gusto e intentaba hacer otra muestra de su imperio17, todo piadosa y patrióticamente por las Obras pías y el chinguirito, a cuya supresión de derechos tenía el santo del Yermo la más ferverosa devoción.

  • 32 Véase supra, pág. [168].

41[p. 196] Así era, y aunque su panegirista cohechado nos cuente que su héroe escrupuloso, terminada su primera fazaña con la ayuda de Dios32, se retiró al seno de su familia, el Regente de la Audiencia, Catani, informa a la Regencia : « El documento que acompaño con el núm°. 9 descubre con la mayor claridad las perversas ideas de D. Gabriel Yermo en la prisión y separación del Virey Iturrigaray, y las consecuencias que maquinaba. Con este documento (es copia sacada del original que tuve en mi poder, que certifico y juro) se presentó Yermo a la Real Audiencia el día 16 de septiembre de 1808, habiéndose executado la noche del 15 aquella prisión. Nada se resolvió entonces sobre el asunto, siendo falso lo que dice Yermo de que el Real Acuerdo accedió. Después de haberme instado verbalmente varias vezes el fiscal de lo criminal, D. Francisco Robledo, que diera curso a la solicitud de Yermo, de que no hice caso, me pasó el oficio de 23 de enero, núm°. 10, que original acompaño, y que acredita lo mismo que tengo referido. Le contesté el 26 del mismo que no podía dar cuenta sin que me pasase el expediente, que me remitió agregándole una representación del Intendente de Goanaxoato, de que hablaré después. Le contesté negándome a señalar día y a pasar tales papeles al Real Acuerdo por los motivos que expreso en mi citado oficio núm°. 11.

  • 18 Aunque tengo copia del Memorial de Catani que él mismo dio a un Diputado de las Cortes, no tengo l (...)

42«Observará V. E. unas gestiones tan impropias y agenas del ministerio fiscal de lo criminal, y que me dieron lugar a sacar las copias que tengo presentadas, que certifico y juro. En este estado quedó el asunto sin haberse atrevido a promoverlo, y mucho menos después que entró a gobernar el Excelentísimo e Ilustrísimo Arzobispo Virey, de quien no podían prometerse protección en tan desatinadas pretensiones. La penetración de V. E. inferirá quál puede ser el patriotismo y lealtad de este Yermo, quando el día siguiente a la prisión [p. 197] del Excelentísimo Iturrigaray se presentó al Real Acuerdo valiéndose de la voz del público con unas pretensiones tan opuestas a la legislación de estos Reynos, tan contrarias a la autoridad soberana y tan subversivas del orden.»18 Sigue luego con el § que copiamos arriba sobre su instancia para no pagar los derechos de su chinguirito, y concluye : «Éste es pues el vasallo que ha merecido por sus tramas e imposturas lograr honores a que jamás podía aspirar, lograrlos también para los Ministros enunciados, y para el Abogado licenciado D. Juan Martiñena, el forjador de las representaciones que primero ha dirigido a S. M. Este es el que con sus invectivas, falsedades y malignas suposiciones ha conseguido adelantar al fiscal de lo civil, D. Francisco Robledo, protector de las pretensiones iniquas de Yermo contra la autoridad Real. Éste es en fin el que contándome de avanzada edad y suponiéndome enfermo y sin aptitud para cumplir con mis obligaciones, quando me hallo con la mayor robustez, actividad y fuerza (todo constante en certificaciones que envío de todos los Cuerpos respetables), ha logrado mi jubilación para poder colocar en mi lugar al Oidor D. Guillermo de Aguirre, su digno amigo y favorecedor, sólo para contentar sus pasiones sin reparar los perjuicios que causa.»

  • 19 La Junta central en 6 de enero 1809, por el Ministro Saavedra.
  • 20 Discurso de Lizarza, pág. 56.

43¡El panegírico formado por este anciano respetabilísimo es sublime! La conclusión debe ser que, no sólo todo lo que pidió aquel día el pueblo chaqueta lo consiguió al fin, suprimiendo primero los Oidores la Caxa de consolida[p. 198]ción de Obras pías, y aprobándolo después el gobierno de España,19 sino que20 «de allí a pocos días Yermo por medio de un dependiente suyo pidió, y se le dieron, en lugar de dar él, 400 mil duros de la Cofradía de Tepozotlan.» ¡Éste sí que es patriotismo justamente premiado con un condado! Sin él la nación en tan terrible apuro hubiera tenido más de 20 millones fuertes cobrables en diferentes plazos de la Caxa de consolidación, y con él no hubiera tenido los 14 millones que Iturrigaray dexó en caxas, ni hubieran venido los 8 millones cuyo envío tanto cacarea Cancelada, y que aquél comenzó, sin poderlo acabar porque antes acabaron con él.

  • 33 33 Véase pág. [133], nota. No se ha podido consultar el original. Timothy E. ANNA ("Spain and the (...)
  • 34 En el Diario de México del 22 de sept., un Inquisidor afirma que no hubo mucho robo, y tal es la o (...)

44¿Y valdría más el patriotismo de los secuaces de Yermo o Voluntariosos de Femando VII? Hace su pintura el Diputado de México en su representación a las Cortes de abril 1811, aprobada por la Comisión ultramarina33. «A aquellos jóvenes, dice, ministros de la alevosía contra el Virey, se permitieron el robo34, la estafa, la embriaguez, los estrupos, aun dentro de lugar sagrado, y todo género de desórdenes... Los satélites de aquellas escenas, llenos de orgullo con el triunfo, se explicaban en todas ocasiones contra los americanos con ninguna reflexión y mucha so-verbia. A todos trataban de traydores asegurando serían entregados a los franceses si España se perdía, con otras especies del mismo estilo.» Este quadro, lejos de ser exagerado, omite los asesinatos que no faltaron, pues fue público y notorio que, estando en sus orgías bacanales en el quartel de Inválidos, dispararon un fusil y mataron enfrente un oficial que molía colores a la puerta de la carrocería de Guzmán. Por tal conducta consiguiente a su origen e institución, quando las tropas del Rey regresaron del Cantón, ni oficiales ni soldados quisieron alternar con tales Volun[p. 199]tariosos . Baste decir que el mismo Garibay, que les debía su elevación, se vio precisado a licenciarlos luego, y que ellos abandonaron sus chaquetas como un sanbenito ignominioso. Propuso Yermo a Venegas restablecerlos contra los insurgentes con el mismo nombre y vestuario, que algunos conservaban en sus casas, y este Virey le respondió : «Bastaría la chaqueta para que los matasen las tropas mismas del Rey, yel nombre de voluntarios para merecer la pública execración ; llámeseles patriotas .» Este es el origen de este nombre, que no se ha hecho menos arborrecible, ni puede convenir a extrangeros destinados a la matanza de los hijos del país.

45De estos últimos tenía dos compañías de granaderos el Coronel del Comercio Coya, europeo de Galicia, y después que anduvo observando, el día de la prisión del Virey, la artillería y los Voluntariosos que la defendían, exclamó sencillamente : «Déseme orden, y a pesar de sus cañones yo disiparé esta chuzma en un momento con solos mis granaderos.» La orden que recibió fue de que estaba suspenso de empleo. No se explicó con más miramiento su Sargento mayor europeo, D. Martín Angel de Micháus, añadiendo que era preciso formar causa al Capitán de la guardia D. Santiago García por haber entregado a su General. Era traydor, le respondieron, y el Real Acuerdo lo ha declarado por tal. Si los Oidores, replicó, tenían calificada la trayción, tenían más que darme la orden, y yo le habría prendido con mi tropa en medio del día y sin faltar a la disciplina militar. Como la réplica no tenía respuesta, el Sargento mayor fue encerrado en un Castillo.

46Todas las cárceles comenzaron a llenarse de quantos pronunciaban la desaprobación del hecho que todos sentían en su corazón. Por un poco de tiempo la sorpresa, los aparatos bélicos, la deferencia de los tribunales, el respeto sobre todo a la religión, en cuyo negro tribunal estaba el Virey, [p. 200] el exceso mismo del atentado contra el primer representante del Soberano, rodeado casi de los mismos destellos de magestad, embargaron los sentidos y potencias de los mexicanos ; pero luego comenzaron a formar combinaciones para libertarle, sino que sabían que estaba vivo a pesar de Aguirre, quien se quexaba de que no se hubiesen entendido bastante sus insinuaciones para quitarle de en medio. La orden para executarlo estaba dada en el momento de qualquier conmoción, y aun convenida la señal. Ésta debería ser quizá la de algún cohete o cañonazos, porque habiéndose oído éstos por la noticia (creo) de la victoria de Bailén, apenas el Virey asomó en su prisión de los Belemitas para preguntar el motivo, quando vio que apuntaban sobre él todos los fusiles de la guardia. Desde antes, por tanto, lo hubieran ya conducido al castillo de San Juan de Ulúa, media legua dentro de la mar frente a Vera Cruz, sino que temían que le libertasen las tropas acantonadas en el camino, y era preciso ganarlas.

  • 21 Ley 3, tít. 3, lib. 12, Recopilación de Indias.
  • 35 Referencia equivocada : el libro 12 no existe ; se trata del libro 3.
  • 36 Esta carta está en la Gaceta de México del 1° de oct., págs. 733-734. Véase también infra, págs. [ (...)
  • 37 Cancelada no cita textualmente esta carta del brigadier Costanzó en la Verdad sabida, sino en su C (...)

47Nada habían hecho los Oidores con haber prendido al Virey si el General y gefes del cantón hubiesen querido cumplir con su obligación. Una vez que según la proclama que publicó la Audiencia el 16 todo lo obrado era efecto de un amotinamiento del pueblo imperioso, la fuerza armada estaba en el deber de reducirlo a la sumisión y el orden, y proteger al gobierno. Si los Oidores, aunque obligados por las leyes a obedecer al Capitán general, como a la misma Persona Real so pena de traidores2135, habían cedido a la fuerza de los facciosos que los convocaron, el Exército debía marchar a libertar las autoridades y a su General. Esta respuesta, que se debía preveer como tan natural, habría bastado a disipar aquel puñado de comerciantes rebeldes. Pero ya se ve que como todo era trama [p. 201] de los Oidores, todo estaba prevenido por ellos. Consta por la carta que el Brigadier Costanzó36, Comandante de la artillería, escribió desde Xalapa en 22 de septiembre (y cita Cancelada)37 dando al Virey intruso el parabién de su ascenso, que los Oidores habían enviado de antemano al Exército, para seducirlo, su Acuerdo del 8 de agosto, contrario a la verificación de una Junta de las autoridades de México, y los pareceres fiscales leídos en la Junta del 9 de septiembre, opuestos a la convocación de un Congreso del Reyno, callando el resto de los debates para persuadir que el Virey era sospechoso de trayción o infractor de las leyes. Si esto no bastase, porque según ellas mismas ni los Oidores ni los Gefes subalternos del cantón eran jueces del Virey, pusieron a éstos en mutuo compromiso y a sus pasiones en movimiento con dos órdenes que Garibay les dirigió a un mismo tiempo. Ordenó a Dávila resignar el mando, restituyéndole el gobierno de Vera Cruz que deseaba, y al conde de Alcaraz tomar aquél, el qual apetecía tanto que estaba resentidísimo de Iturrigaray, porque siendo igual en graduación y superior en talentos, según su juicio, a Dávila, había preferido a éste y nombrádole General. Si Dávila en cumplimiento de su deber, o siquiera por gratitud a Iturrugaray, hubiese rehusado obedecer a Garibay, Alcaraz no le hubiera obedecido a él, y tendría por sí a todos los Gefes del Exército, enemigos siempre, como todos los oficiales, del que los obliga a estar en campaña pudiendo estar en sus casas, a que estaban ahora ciertos de volver, porque los Oidores eran opuestos a la existencia del cantón. Su disolución, que poco después se verificó, había de ser muy agradable a la tropa, especialmente a los milicianos que componían su mayor parte, y sobre todo a los Gefes, que eran europeos y decían como todos sus paisanos que estarían mejor empleados en socorro de la Península los caudales que se invertían en la manutención de las tropas [p. 202] acantonadas.

48Así fue que los gefes dieron la obediencia al intruso y tomaron precauciones, según veremos, para que ellas no pudiesen prestarla al legítimo Virey.

  • 38 Mier vuelve aquí a la Verdad sabida, citando las págs. LIII y LIV.

49Aseguradas así las cosas, «salió éste, sigue Cancelada38, para Vera Cruz el 21 de septiembre a las tres de la mañana en coche con sus dos hijos; su escolta, compuesta de 60 jóvenes del Comercio a las órdenes de Pasarín, y 50 soldados de caballería de Mechoacán a las del Capitán Cosío (el responsable de su persona fue el oficial Olasabarría corifeo en la prisión del Virey ), y todo esto fue necesario para conservarle la vida en el tránsito por los pueblos, particularmente en Perote. Apenas supieron sus vecinos la llegada, quando, arrebatados del odio que les inspiraba su presencia, corrieron en pelotones a tomar por sus manos una venganza que los mexicanos habían reservado para las leyes. Aquí se veían los hombres con palos y otros instrumentos querer avanzar a su persona para despedazarla. Allí un tropel de mugeres y niños armados de piedras gritando dicterios, &c. Sobrecogido, el Señor Iturrigaray pidió a los mismos que lo escoltaban cucardas de Fernando VII para vestirlas él y sus hijos, y no sabemos si fue acaso esta ocurrencia una de las esenciales para calmar al pueblo y libertarse de la muerte. De Perote a Xalapa se hallaba el cantón de tropas que él había formado. No faltó quien se recelase de alguna novedad al pasar por allí S. E... pero la fidelidad de aquellas tropas imitó en todo a las que se hallaron en Aranjuez quando la prisión del infame Godoy.»

  • 39 El lugar actual no es el mismo de la fundación por Cortés.

50A pesar de este infame paralelo propio de tan infame escritor, anota con paciencia el Virey : «Los mismos que él cita, tanto de particulares como tropa, certificarán que es falso quanto dice Cancelada en este §. No hubo tales niños, mugeres ni palos, ni tal petición de cucardas, salvo una que pidió a Pasarín su hijo D. José. Los comerciantes de la escolta eran los recelosos de que el pueblo los castigase, [p. 203] y así a bastante distancia antes de entrar a Perote y a su entrada, por temor de las tropas que había, llevaban la grita de viva Fernando VII y muera Iturrigaray, y sin embargo sólo se le oyó repetir a un soldado del Regimiento del Príncipe, a quien reprehendieron luego sus compañeros para que no lo repitiera. Si el Virey hubiese tenido por qué y querido escaparse, no necesitaba sino de hacer una seña a los Dragones, que hubieran estado muy propicios para acabar con aquellos 60 miserables. Los gefes habían encerrado a las tropas para que no supiesen la llegada del Virey ; pero si éste se hubiese presentado, no le faltaría partido entre sus subalternos», lo que es tan verdad como después veremos. «Lejos de pensar en eso, añade en su Defensa, advirtió a los acompañantes pernoctasen en la hacienda de Lucas Martín una legua antes de Xalapa, y dispuso su salida a la una de la noche por camino extraviado para no tropezar con el Cantón y alarmar 12 mil hombres que lo componían.» García Dávila, que había vuelto de gobernador a la Nueva Vera Cruz, salió a recibir a Iturrigaray hasta la Antigua39, y porque le dio un abrazo, ya trataron los de la escolta mercantil de tirar a Dávila un balazo ; pero el Capitán Cosío les advirtió que no estaban en México, donde eran déspotas, sino que sus Dragones estaban montados para pasar a cuchillo a los asesinos. Su gefe, Pasarín, quiso dar a Cosío en Vera Cruz un certificado del buen porte de su tropa, y el Capitán le mandó enhoramala. Todo esto lo sé por relación del mismo. Y aunque Cancelada concluye sus § § de mentiras diciendo que « el tiempo ha acreditado la importancia de aquellos servicios y la buena fe con que caminaban todos a una», el documento número IV, al fin, acreditará también que todos iban a una para su interés y consumir los recursos del erario necesarios a la defensa de España, pues estos acompañantes Voluntarios consiguieron orden superior en 11 de julio 1809 para que se les [p. 204] pagasen de la Real Hacienda los gastos que se les antojó decir habían impendido en tan importante acompañamiento, y los de solos 33 montaron 5 494 duros y medio. En el idioma de Cancelada esto se debe llamar donativo de los Voluntarios europeos a la patria.

  • 22 Pág. LV.
  • 23 El Virey en sus notas.

51Sigue él22 que «puesto el Virey en el castillo de San Juan de Ulúa salió de México su Señora esposa el 6 de octubre con la escolta de 50 Dragones, siendo sus custodios el oficial Gil de la Torre, y Aurizarena ; y reunida allí toda la familia se embarcó para España en el navio San Justo el 6 de diciembre de 1808 a las diez y media de la mañana.» Pero «calla Cancelada23 que la Vireyna fue también desde México a Vera Cruz presa, sin duda por infidente, y que sin embargo de que lo resistió no pudo escusar que, echando fuera a su camarera y la ama de leche, se le metiesen en el coche el tal Aurizarena y Gil de la Torre, que sin licencia había pasado de Vera Cruz a México para cooperar a la conjuración.»

  • 24 Pág. LX.
  • 25 El Virey en sus notas.
  • 26 El Señor Villaurrutia en su representación al Virey Arzobispo.
  • 27 Discurso de Lizarza, pág. LXIX, y Edicto de la Inquisición

52Corona la suya nuestro autor diciendo24 : «En suma goze enhorabuena (por el indulto) de la libertad el Excelentísimo Señor Iturrigaray, viva en su patria, la Real Isla de León, queden perdonados los demás satélites suyos, pero no se den oídos a la embrolla ahora que están puestos en claro todos los sucesos por quien fue testigo de vista.» Mas si el testigo de vista está tan ciego del interés y el cohecho que en la suma echa dos mentiras tan solemnes como que el Señor Iturrigaray es nativo de la Isla de León, no siéndolo sino de Cádiz25, y que está libre por indulto, estándolo por [p. 205] Real orden mucho antes que las Cortes concedieren indulto alguno, ¿quántas otras habrá echado en el resto de la obra? Él sí es para quien el fiscal del Consejo, Castillo Negrete, ha pedido en 13 de febrero 1811 se le comprehenda en el indulto, porque vino a España baxo partida de registro, enviado por un Virey tan virtuoso como el Arzobispo Lizana precisamente por reo de calumnia grave, como dixo el fiscal Robledo en su informe de 19 de diciembre 1809, en que por tal pidió siguiese preso, como lo estaba por el Tribunal de Seguridad Pública y Buen Orden, hasta que se concluyese la causa y se le castigase . Este testimonio no lo puede recusar Cancelada, siendo de un amigo y protector acérrimo de Yermo. ¿Y puede valer el suyo siendo de un calumniador calificado, si aun arrancarles la lengua de raíz mandaban las leyes del piadoso Constantino, y la Iglesia piadosísima los excomulga y los condena a las penas corporales de infamia, azotes y privacion de oficio y beneficio? En ninguna legislación se admite el testimonio de un hombre que está sub judice como lo estaba Cancelada quando escribió, a más de ser un hombre procesado en casi todos los tribunales de Nueva España por mal hombre, impostor, detractor, turbulento, sedicioso26, sin que le falte el requisito de chamuzcado, pues en los elogios excesivos que estampó de Napoleón por haber resuscitado el Sanhedrín de los Judíos en París, la Inquisición le condenó con edicto solemne dos proposiciones por formalmente heréticas27, disculpando su intención por su grosera ignorancia.

53No resta pues sino atenernos a los documentos que exhibe, y vamos a examinar en el libro siguiente.

Notes

1 Pág. XLI.

2 Pág. XLIV.

3 Llámólas nominales, porque lejos de enseñarse nada en la Uni versidad, se va a perder el tiempo. Debiólas Monteagudo al influxo de su amo el Arzobispo Haro.

4 Ibíd

5 Por este canal, aunque ya se recataban de él, supo el día 15 de septiembre que aquella noche iban a prender al Virey, e hizo diligencias de avisarle. No pudo porque le acechaban; pero bastó la buena voluntad para traherle aherrojado a Ceuta donde ha estado tres años.

6 Herrera, Historia de Indias, Déc. [en blanco]

7 Garcilaso Inca, Comentarios, part. 2

8 Defensa del Virey

9 Documento n°l al fin.

10 Pág. LII.

11 Quando llegó a México de Virey Venegas le pusieron a García este pasquín : Santiaguito ¿qué haces?
¿a qué esperas?
¿Por qué no entregas
al Virey Venegas?

12 Tengo copia del Escrito y de la Certificación citados.

13 Pág. 65.

14 Documento n° II al fin.

15 Discurso de Lizarza, pág. 81.

16 Pág. LI.

17 En México se dixo entonces haberse puesto a Garibay este pasquín : Quien prendió a Iturrigaray,
sin hacer ruido ni fuego,
lo podrá hacer desde luego
con el viejo Garibay.
Y que él respondió con éste :
Quien prendió a Iturrigaray,
le cogió inerme y en cueros;
mas 600 granaderos
Defienden a Garibay.

18 Aunque tengo copia del Memorial de Catani que él mismo dio a un Diputado de las Cortes, no tengo los documentos adjuntos, que según lo que elogia Catani su contenido, debían incluir primores de patriotismo en el lenguage de Cancelada. Pero bien se ve que los puntos principales era sobre suprimir la Caxa de Consolidación y los derechos del aguardiente chinguirito.

19 La Junta central en 6 de enero 1809, por el Ministro Saavedra.

20 Discurso de Lizarza, pág. 56.

21 Ley 3, tít. 3, lib. 12, Recopilación de Indias.

22 Pág. LV.

23 El Virey en sus notas.

24 Pág. LX.

25 El Virey en sus notas.

26 El Señor Villaurrutia en su representación al Virey Arzobispo.

27 Discurso de Lizarza, pág. LXIX, y Edicto de la Inquisición

Notes de fin

1 Sobre este personaje, sobrino de ricos comerciantes vascos de México (ver D. A.
Brading, Mineros y comerciantes en el México borbónico [147], págs. 158,162, 449 y 451). Va a llevar, en el Consulado, la batalla contra el virrey Iturrigaray.

2 Véase la "Introducción".

3 Mier menciona a menudo a su antiguo gran enemigo, Haro. Véase, infra, pág. [183], sobre todo págs. [281-283], y el Apéndice.

4 Es Talamantes ; véase infra, pág. [186]. El relato de Cancelada, en realidad, parece bastante exacto.

5 Mier cita prácticamente las págs. XLV a XLIX de la Verdad sabida.

6 En realidad, su actitud fue de expectativa. En todo el final de este capítulo, Mier intenta implicar a los oidores en el complot, especialmente a Aguirre y a Bataller Véase (infra, "Documentos", pág. [IX]), el informe del coronel Jáuregui: «movían y favorecían ocultamente (según se me dixo) alguno que otro miembro del Acuerdo».

7 Era cuñado del virrey. Mier lo menciona pág. [82], pero después no vuelve a hablar de él.

8 No al fin, sino pág. [VII].

9 Véase infra, pág. 136, y Lib. VII.

10 Su fortuna es reciente : es la de su tío, con cuya hija (su propia prima) se había casado.

11 Véase el libro 4, enteramente dedicado al virrey Blasco Núñez de Vela.

12 John Brown (1735-1788), médico inglés, autor de una «teoría médica según la cual las enfermedades resultan de una falta o sobra de excitabilidad», según la definición de Littré.

13 Puerto en la costa del Pacífico, muy importante entonces: zarpaban de allí los barcos para las Californias.

14 Era un verdadero edificio. Véase la pintura de la Plaza Mayor por Villalpando (1695), col. Lord Methuen, Bath (Gran Bretaña).

15 No encontramos confirmación de este dato.

16 Dice la Gaceta Extraordinaria de México : «trasladado [...] con el decoro correspondiente [...] donde permanece con todas las precauciones correspondientes a la inmunidad de su persona y de sus hijos».

17 «Suple la fe a la insuficiencia de los sentidos». Mier utiliza en son de broma un verso del himno "Pange lingua..." dedicado a la Eucaristía.

18 Véase infra, pág. [268], donde Mier corrige dos errores.

19 Se llamaba Prado y Ovejero.

20 No lo encontramos en la Gaceta de México.

21 Se trata de la famosa regla mnemotécnica utilizada en la enseñanza escolástica para recordar los diferentes tipos de silogismos : "Barbara, Celarent, Darii, Ferio, Baralipton, etc."

22 Es la primera vez que Mier menciona a este personaje importante.

23 Reproducción exacta de la Gaceta Extraordinaria de México, págs. 679-680, salvo las mayúsculas de "Pueblo" y "Persona".

24 «Así es el pueblo». Se repite, pág. [193].

25 Este número de la Gaceta de México no es un número extraordinario. Mier lo reproduce con dos omisiones. Después de «acción», falta: «la cual se ejecutó sin efusión de sangre, sin maltratar a nadie», y después de «patrullando» falta : «con un regimiento de caballería. Todo sigue tranquilo». La carta de Zacatecas se reproduce más exactamente, salvo «España» en vez de «Esparta». También dio la enhorabuena la N. C. de Veracruz.

26 Pág. [IX].

27 «Más claras que la luz de mediodía».

28 Se lee en el Diario de México del 22 de sept. : «Por graves fundamentos que ha tenido presentes el Real Acuerdo de esta Audiencia, ha mandado que sin embargo de lo que se dixo en la proclama del día 16 de este mes, se suspenda por ahora la apertura de los pliegos de providencia, y siga el Exmo Señor D. Pedro Garibay encargado del mando que ha formado y jurado, haziéndose manifiesto en la gazeta y diario de esta capital.» (No se publica en primera página).

29 El "primer voto". Véase la "Introducción".

30 «Mienten en provecho suyo» (Salmo 59 —58 en la Vulgata—, vers. 13).

31 Véase el Diario de México del 29 de sept., págs. 371-372. Se trata de atribuir al nuevo virrey la superintendencia de Hacienda y la subdelegación de Correos.

32 Véase supra, pág. [168].

33 33 Véase pág. [133], nota. No se ha podido consultar el original. Timothy E. ANNA ("Spain and the Breakdown of the Imperial Ethos..." [141], págs. 254-272) da la referencia de este documento : Archivo del ex Ayuntamiento, México, Elecciones de diputados a Cortes, vol. 870, núm. 9

34 En el Diario de México del 22 de sept., un Inquisidor afirma que no hubo mucho robo, y tal es la opinión más común de los historiadores.

35 Referencia equivocada : el libro 12 no existe ; se trata del libro 3.

36 Esta carta está en la Gaceta de México del 1° de oct., págs. 733-734. Véase también infra, págs. [207], [220-221], y Doc. núm. 1, pág. [III].
Miguel Costanzó era un notabilísimo ingeniero militar, quien había llamado la atención del rey sobre el peligro que representaba el casi nulo poblamiento de la "Nueva California" (Véase su carta del 17 de oct. de 1794 en Marie-Cécile BENASSY, La sociedad colonial hispanoamericana. París, SEDES, 1975, págs. 135-137).

37 Cancelada no cita textualmente esta carta del brigadier Costanzó en la Verdad sabida, sino en su Conducta del excelentísimo Sr Don José Iturrigaray, que Mier conoció tardíamente (véase el Prólogo, pág. [XVIII] y nota). Hay que suponer que Mier compuso este párrafo y lo insertó después de haber escrito su libro, o que conoció esta carta por otro conducto.

38 Mier vuelve aquí a la Verdad sabida, citando las págs. LIII y LIV.

39 El lugar actual no es el mismo de la fundación por Cortés.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.